www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5406348
No recomendado para menores de 7 años Acacias 38 - Capítulo 1114 (2ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

Un caso de nuestro abogao.

Qué callado se tenía el compadre que es un menda más bragao

que el general Esparteros. -Efectivamente.

No habrá muchos civiles en la ciudad

capaces de meterse en la boca del lobo.

-Y, como los héroes clásicos, el destino le juega una mala pasada.

-Bien dice usted, doña Bella. El destino con nombre de Santiago.

-Pobrecillo...

-¿Qué saben ustedes de Cinta? Empezaba hoy a rodar, ¿no?

-Digo. Más contenta que unas castañuelas que iba.

¿Se quieren creer que me he sentido más que orgullosa al verla marchar?

Tan guapa, tan dispuesta a comerse el mundo.

-Hablando de comer,

¿no les apetece a ustedes unos boquerones rebozaos o unos callos?

-Jose, por Dios,

que son las 11 de la mañana y te acabas de comer dos panes

con un dedo de manteca colorá.

¿Dónde lo metes? -Exagerá.

(RÍEN)

-Cuénteme, Bellita, ¿Cinta ha ido sola?

-No, Camino la ha acompañado, y Arantxa

ha ido a buscarlas -Muy bien.

-Espero que haya hecho una compra abundante,

que seguro que la niña vuelve con hambre.

El cinematógrafo, como un tablao, abre mucho el apetito.

-¿De veras es un oficio muy esforzado?

¿Las jornadas de trabajo son muy largas?

-Perdonen que me entrometa,

pero las jornadas han de ser lo más largas posibles,

siempre que la luz sea suficiente.

El cinematógrafo es, además de arte,

industria y, hay que rodar en el menor número de días posibles.

-Sí que está uste enterao.

-He leído un poco sobre el asunto.

-Emilio, no le des la lata a los señores.

-Lata ninguna.

Nos ilustraba sobre la manufactura de las películas.

-Siéntese un ratillo con nosotros, doña Felicia,

y hablamos un poco de nuestras niñas.

-No, gracias, ya tengo yo bastante película en la cocina.

-A las buenas. -Muy buenas.

-Estarán ustedes que no caben de gozo con la niña, ¿verdad?

-Con el debut de la niña, quiere decir.

-Yo estaría que no cabría por la puerta.

Dicen que tiene madera.

-Madera por el talento, hierro en la voluntad y mimbres en la cintura.

-Ole. Muchísimas gracias.

Ni qué decir tiene que estáis invitados al estreno.

-Gracias. -(AMBAS) Muchas gracias.

-Va a ser una estrella,

se lo dice uno que reconoció a la más grande y sin telescopio.

¿Qué va a salir de una estrella? Otra estrella.

Van a tener que hacer los carteles más grandes pa que quepa Cinta.

(RÍEN)

-Acompáñeme un momento, madre.

Dígame qué cantidad de pimentón se le pone al escabeche.

-Señores, nos vamos.

No les molestamos más.

Uste llévese los chicharrones,

y si no le gustan, me los devuelve y tan amigas.

Estos chicharrones son tan frescos,

que pondrían en celo a un verraco alelao. Agradecida.

Pa 200 gramos que se ha llevao, ¿eh?

-Yo no es por discutir,

pero no deberías hacer símiles

con verracos, no es de buen gusto.

-Lo que tiene que estar bueno es el chicharrón, lo demás es mi carácter.

¿Has visto lo bien que sale don Felipe?

A ver si esa miaja de fama le distrae un poco.

-Lo que pasa con la fama es que es efímera;

lo que es para siempre, para toda la vida son los nombres propios.

-Ya.

¿No me digas que le quieres poner "Efímera" si es niña?

Trinidad me parece mucho más fino, y ya lo habíamos hablao.

-Yo insisto en que no es por discutir,

pero me refería más...

a lo de Abundio.

-Abundio. -Sí.

-Abundio se ha portado muy bien hoy.

Y no creas que no sé por dónde vas, que me he hecho la lela,

pero si has cambiao de idea, aquí me tienes.

-Vamos a reflexionar, porque reflexionar es bueno.

Los buenos padres reflexionan por el bien de sus hijos.

Juntos vamos a reflexionar.

Eres consciente de que dentro de unos años

se seguirá usando la expresión de: "eres más tonto que Abundio", ¿no?

-¿Y tú sabes que si se pone de moda: "eres más tonto que Antoñito",

yo por eso no voy a llamarte Ricardo?

-Me voy a ir, porque no se puede hablar contigo,

así que hablamos en otro momento. -Coge los huesos.

Los huesos.

-Vaya.

No parecía muy contento el páter familia.

-Es que, cuando se le mete algo entre ceja y ceja...

¿Qué quiere, Servando? Tengo unos chicharrones...

-No, no, de la compra se encarga hoy Fabiana.

-Como siempre.

-Yo venía a contarte una historia.

-Uh... Dese prisa, que tengo que airear los quesos.

Son de Asturias y, si te despistas, les salen manchas azules.

-No, si voy a ser muy escueto.

Yo te quería hablar de un primo que yo tenía.

Canuto se llamaba el pobre.

-(RÍE) ¿Canuto? ¿De verdá se llamaba Canuto?

-Sí, sí.

-¿Y en qué estaban reflexionando sus padres?

-Ahí está el meollo de la cuestión. Pero por una tradición familiar,

al pobrecillo le encasquetaron el Canuto.

Y mi primo era un tío espabilao y capaz,

podría haber llegado a ser cartero,

porque se le daban bien las letras.

-¿No quiso estudiar? -Si querer quiso,

pero se cansó del colegio de tanto que le pinchaban

con el puñetero nombrecito.

-Servando, seamos justos:

qué niño se resiste a reírse de alguien que se llama Canuto.

-Pues la cuestión es que el tal Canuto...

le cogió tirria a la escuela y no acudió más,

y se tiró la vida cargando sacos y maldiciendo a sus progenitores

por la elección del apelativo.

-¿Y?

-Y que ahora viene la moraleja:

Un nombre, un simple nombre

puede traer consecuencias muy, pero que muy perniciosas.

-Sí que da que reflexionar, sí.

-Bueno, pues entonces...

vamos a más, ¿cómo le fue en la vida a tu abuelo Abundio?

-Le mató un burro antes de cumplir los 40.

-Vaya, otra desgracia.

-Pero no fue por el nombre, Servando.

-Bueno, quién sabe, quién sabe, ¿eh?

Que las desgracias nunca vienen solas, nunca, ¿eh?

Tú... ¿Eh?

Aquí está todo resumido.

Nuestro barco ha atracado en Marruecos

y están subiendo a bordo al primer contingente de heridos.

En cuanto termine el embarque, pondrá rumbo a la península.

Quiero verles en un hospital español

atendidos como se merecen.

Me temo que no tardará mucho en poder a saludarles.

¿Hemos avanzado en la captación de nuevos donativos?

Estoy a la espera de un par de respuestas,

pero creo que pronto podremos fletar otro vapor.

Ojalá pudiéramos tener un servicio permanente,

una especie de línea de orilla a orilla del Estrecho.

No me parece imposible si usted se lo propone.

Está haciendo una magnífica labor, Liberto, puede estar satisfecho.

Tal y como está Felipe, no sé que habríamos hecho sin usted.

¿Le ve muy mal? Sí.

Y puede ir a peor si no le dejan cerrar en paz sus heridas.

¿Lo dice por la noticia del periódico?

Ojalá el juicio de Andrade no se eternice.

Felipe debe abandonar esta historia.

Y cuanto antes, pero viendo a Marcia todos los días en la calle,

no le va a resultar fácil.

Lo mejor que le podría pasar es que Marcia se fuera de aquí.

Con un poco de suerte, eso sucederá pronto.

¿Por qué lo dice?

Le he conseguido un trabajo a Santiago, de mozo,

así reunirán dinero y podrán empezar de cero en otro lugar.

Lejos de Felipe. Así es,

pero no lo sabe nadie, ni siquiera Santiago,

así que le ruego que me guarde el secreto.

No se preocupe, así lo haré. Menos mal que la tiene a usted.

En fin, Genoveva, debo marcharme.

Que tenga buena tarde. Gracias.

Con Dios. Con Dios.

Disculpe, señora.

No he podido evitar escuchar su conversación con Liberto,

es más que evidente que está usted ayudando al tal Santiago,

y él sí que amarga la vida a don Felipe.

¿Cómo tengo que decírselo? Limítese a hacer su trabajo.

Lo haré, descuide. No tendrá queja.

Pero más temprano que tarde,

me enteraré de lo que se trae entre manos.

Ayer, sin ir más lejos,

hablé con "nuestro" protegido...

y parece que le he caído bien.

¿Cómo ha dicho? ¿Ha hablado con Santiago?

Sí, quéjate. No me quejo.

Solo digo que vivirán como reinas, pero se lo ganan.

¿Cuántas horas llevas rodando?

Las suficientes como para no sentir los pies.

Por no hablar de las escenas entre toma y toma.

Mi abuela ya me habría hecho un corpiño de punto.

¡Venga, venga, vayan pasando! ¡Vamos, que hay prisa!

¡A sus posiciones, vamos, rápido! ¡Vamos!

¡Venga, cada uno a su posición!

Muy bien.

¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos, vamos, no hay tiempo que perder!

Venga, adelante.

Muy bien.

Perfecto, todo listo.

Seguimos en la taberna, ¿de acuerdo?

Muy bien. Y no se beban el alpiste, ¿eh?

Llévense las copas a los labios, pero actúen,

solo, ya está, ¿eh?

Si alguien bebe, a la próxima lleno los vasos con vinagre.

¿De acuerdo?

Venga. ¿Qué hago yo, don Alfonso?

Bailar, bailar, pero ahora con público, como querías.

Ah, y no te detengas si yo no te lo digo.

El único que aquí dice "corten" soy yo.

¿De acuerdo? Sí.

Muy bien. ¿Equipo listo?

¿Todo preparado?

Muy bien. Figuración,

ahí estamos, ¿eh?

Venga, muy bien. ¡Cuadro!

Cámara rueda...

¡Y acción!

¡Corten!

¡Magnífico, una obra de arte!

Don Alfonso, si no he dado un paso cabal.

No puede ser. Una de las tablas se movía.

-Yo lo he visto, casi se parte un tobillo.

Es mejor que afirmen la tabla y repita la toma.

-¿Repetir?

Qué poco conoces este negocio, querida.

Has estado sublime. Está todo perfecto. Confía en mí.

No lo entiendo, don Alfonso.

He bailado más desangelada que una marioneta

y, el público ni me miraba. Ni se nota.

El cinematógrafo es como es, tiene sus propias reglas.

Confía en mí, los espectadores solo tendrán ojos para ti.

Por muy cegatos que estén los espectadores,

se darán cuenta de que los parroquianos no aplaudían.

Y si he bailado con arte, la gente de la taberna debería aplaudir.

-A rabiar. -O sea,

que conocéis el guion mejor que yo.

No. Vaya...

No, no, no queríamos insinuar eso.

Lo sé, es solo desconocimiento, impericia,

que sois bisoñas en este mundo.

Pero no te preocupes,

lo tengo todo controlado.

La película está aquí. Será un éxito,

confía en mí. A cambiarse, venga.

Venga, vestuario, rápido, rápido. Sí, sí.

Venga, seguimos.

A ver, raro, raro es.

Pero lleva razón, él es el que tiene la experiencia.

Sí. Bueno, es un mundo mágico, ahora sí que me lo creo.

El director tiene magia, ¿no? Hace magia.

¿Vamos? Sí.

¿Es que nunca se va a resignar a ser lo que es, una criada?

¿Quién le dio permiso para hablar con Santiago?

No se preocupe, señora,

se negó a admitir que la conocía.

Está muy bien aleccionado.

¡No vuelva a insinuar que tuve algo que ver!

Puede confiar en mí.

Eso sí, solo si conozco a fondo la historia,

si no, podría meter la pata.

Sí, intente separar a Felipe de esa muerta de hambre, pero no funcionó.

No tuve que ver con la llegada del marido.

¡No sabía que tenía marido!

¿Ha sido todo una casualidad? Azar, suerte, como prefiera,

pero yo no lo traje.

Y ahora, lárguese. Vuelva a su cocina.

Santiago ha recalado aquí sin mi ayuda.

Terminó la conversación.

Barquillos de la sabiduría.

¡Mejor que un libro del filón de Sofía!

¡Mejor que la gramática parda!

¡La sabiduría al alcance de todos!

Hace bien cogiendo los que lleva. Eh, eh, eh.

Si se los zampa después de la cena,

se irá al catre sabiendo un par de cosas más.

Con Dios.

-Madre mía, Jacinto, qué éxito. -Todo, todo,

Las he vendío todas. Me las quitan de las manos.

Se venden como rosquillas.

-Como barquillos, Jacinto, que algo tendrán que ver los barquillos.

-Sí, de los dos, el mérito es de los dos.

Siempre bien aveníos, como carnero y oveja.

-¿Os habéis decidido a vender las galletas?

-Barquillos, y rellenos de sabiduría.

Y no se me da mal.

¿Queda alguno por ahí pa que lo pruebe el Servando?

-Tengo un par, se los regalo a los buenos clientes.

Eh, uno. -Uno, uno, uno.

Ahí.

-(JACINTO RÍE)

"Un hombre sin suerte es como una borrega patosa,

que siempre pisa la boñiga más hermosa".

-Sabio, ¿eh?

-Debo decir que tienes un don para la metafísica.

-Y Marcelina pa los barquillos.

Nos los quitan de las manos, y antes de leer los versos.

-Pero luego repiten.

-Hagamos entonces tres partes. -Ah, no.

¡Yo al cura no le doy na!

-Qué cura ni qué cura.

La tercera para el chache, que fue quien os dio la idea

para venderlos.

-¿Cómo dice?

-Pal chache.

¡Qué ricas están las pastas! Se nota que las ha hecho usted.

¿Las has probado, Jose?

-Varias veces. Y no pienso dejar de probarlas.

-Mire, Felicia, vamos a ser claros, si la hemos invitado a merendar...

-Bueno, tanto como a merendar... Yo he puesto las pastas.

-Es una forma de hablar, mujer.

-Ea.

Si estamos aquí reunidos es porque hemos creído notar

que no se sentía usted muy cómoda esta mañana

cuando hablábamos del estrellato de mi niña.

-Quiere decir del rodaje.

Mire,

sentimos mucho que Camino no vaya a hacer la película,

pero esa circunstancia no debería afectar

a la relación entre nuestras familias.

-Vamos a ver, si ustedes son claros, también lo podré ser yo.

Si mi Camino no hace la película

es porque ustedes han puesto su apellido y fama por delante.

Todo el mundo sabe que mi hija es mejor artista que la pobre Cinta.

-¿Qué ha dicho?

¿Mejor? Mira, Jose,

que tenemos aquí a una crítica de cine consagrada.

¿Dónde dice usted que escribe? -Haya paz y sosiego.

Nosotros no hemos utilizado el apellido de mi esposa.

Un artista debe ganarse su nombre por sí mismo.

-Pero que no hay discusión posible.

El señor Carchano hizo una prueba

y escogió a la que le pareció más apropiada, con más salero.

A la que le pareció mejor para esa película.

Habrá muchas y diferentes,

De todos modos,

yo mismo fui a mediar para que Carchano metiera a su Camino

en la producción. -Ustedes pueden decir misa.

Nunca creeré que no hayan utilizado sus influencias.

-¿Me está llamando marrullera? -Usted se lo dice todo.

Pero, vamos, que tampoco me dolerían prendas.

No hace mucho que usted me llamó a mí camarera con ínfulas.

Y eso es peor.

Buenas tardes.

-Buenas tardes.

-¡Me ha dejado con la palabra en la boca!

-Quizá sea mejor así.

No te hagas mala sangre, princesa.

Pronto, Felicia comprenderá que no tiene razón.

-Cinta es buena, ¿verdad?

-Mucho. Y nos dará muchas alegrías,

ya lo verás.

Es más, puede que también Camino nos las dé.

Don Ramón, me gustaría pedirle disculpas.

-Supongo que lo dice por lo de ayer tarde,

cuando vine a informarle de las palabras de Santiago.

-No era mi intención ofenderle, créame.

-No lo hizo.

-Me alteré y a punto estuve de hacer lo que más odio:

pagar mi frustración con el mensajero.

-Comprendo su ofuscación, no se preocupe, me hago cargo.

Sabrá usted que se ha convertido en un héroe en todo el barrio.

-¿Lo dice por la entrevista?

No sabía que me hacían una entrevista.

Me preguntaron y aproveché para hablar.

Supongo que fue una forma de decirme a mí mismo

que no solo lo hice por Marcia; también por las otras mujeres.

-Pues, voluntariamente o no, ha realizado usted una gran labor.

A partir de hoy, mucha gente sabe qué tipo de hombre era Andrade,

lo que hacía, y lo que merecen los de su calaña.

-Espero que caiga sobre él todo el peso de la ley.

-Esa esperanza debería servirle para insuflarle nuevos ánimos.

-No dejo de pensar en ella.

Y no dejo de arrepentirme

de no haberla perdonado cuando me lo pidió.

No creía que ella no sabía que su marido seguía vivo.

-Yo estoy convencido de ello.

Marcia es inocente.

Ni por un instante creo que tratara de engañarle a usted.

-Ya nada se podrá hacer.

Jamás podré tenerla.

(Puerta)

¿No abre usted? No se mueva, ya voy yo.

-¿Qué está haciendo aquí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 1114 (2ª parte)

Acacias 38 - Capítulo 1114 (2ª parte)

09 oct 2019

Susana se imagina feliz con Armando y tras haber hablado con Rosina decide darse una oportunidad con él, pero algo para a la sastra en seco, Armando es un divorciado.
Cinta comienza el rodaje de la película sin entender el papel que interpreta mientras Emilio se instruye sobre el cine. Bellita es felicitada por todos los vecinos para la rabia de Felicia y aunque Jose intenta suavizar la situación la hostelera no da su brazo a torcer.
Genoveva confiesa a Liberto que está ayudando en secreto a Santiago para que se marche de Acacias. Y a Úrsula que no tiene nada que ver con la llegada del marido de Marcia. Más tarde el que fuera el capataz de Andrade se presenta en casa de Felipe.

ver más sobre "Acacias 38 - Capítulo 1114 (2ª parte) " ver menos sobre "Acacias 38 - Capítulo 1114 (2ª parte) "
Programas completos (1122)

Los últimos 3.686 programas de Acacias 38

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Aleja

    Gracias Santi

    pasado viernes
  2. Santi

    https://www.youtube.com/watch?v=YyU8dN3dqSc Ahí podeis verla segunda parte del 1114 y el 1115 seguidos

    pasado viernes
  3. Eliana

    Este capitulo 1114 2da parte, nunca se pudo ver

    pasado jueves
  4. Aleja

    Es verdad Liliana, se queda en el 02:22....una pena

    pasado jueves
  5. Liliana

    Ayyy, por favor corrijan esto, que no se puede ver! Se detiene siempre en el mismo lugar apenas comienza. Gracias

    pasado jueves
  6. jose

    Capítulo 1114 (2ª parte) , tiene muchos errores de reproduccion

    pasado miércoles