www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
1183786
Para todos los públicos Abuela de verano - A de adiós - Ver ahora
Transcripción completa

Ruido de cubiertos.

Hoy es sábado 30 de julio.

El último día de vacaciones en la masía...

...y vivimos un ambiente de nerviosismo.

Contentos por irse de vacaciones con los padres...

...pero también un poco tristes por separarse.

Y sorprendidos de que el tiempo haya trascurrido tan deprisa.

-Para. -Suelta.

Te has puesto dos veces y casi no quedan.

-Bueno, ¿y qué quieres que haga? -Que pienses en los demás.

-Sólo puedo pensar que tengo hambre, no tres cosas a la vez.

-¿Queréis parar? -Sois unos animales.

¿Qué pasa? -Nada.

-Gustavo sólo piensa en su estómago.

-Es que no me lleno. No quiero discusiones.

Y menos hoy que es el último día.

-Es que estamos nerviosos porque esto se acaba.

Mira, ¿ves? -Oye...

Venga, ¿qué pasa? Ven aquí.

Esto se acaba pues... hasta el año que viene.

Sí, cariño, y ahora empiezan las vacaciones con vuestros padres.

-Ya, pero separarse ahora da un poco de palo.

-A lo mejor no nos volvemos a ver hasta navidades.

-Pásame la mermelada. -No quiero irme.

-Ni yo. -¿No podemos quedarnos...

...hasta que empiece el colegio? Huy, no, Miguel, cariño.

No lo aguantaría.

-¿Cansamos mucho? Sí, mucho, mucho, mucho.

Pero también me cargáis las pilas para todo el año.

Lo que pasa es que en este mes yo duermo poco. Estoy mucho de pie.

Y tengo unos ataques de miedo pensando que os puede pasar algo...

-¿Y qué harás ahora sola? Iré a Madrid a trabajar.

-Las abuelas no trabajan.

Oh, ya lo creo que trabajan. Bueno, muchas, la mayoría, en casa.

Pero hay abuelas que son médicos, abogados, ministros...

...maestras, estudian.

-Las abuelas son pobres porque trabajan gratis.

¿De dónde sacas tú eso? -¿Nos echarás de menos?

Claro que os echaré de menos, claro que sí.

¿Eh? Pero se me ha ocurrido una idea. A ver qué os parece.

Tenéis que hacerme un regalo sorpresa cada uno.

No vale comprarlo.

No vale pedir ayuda a los padres para que lo traigan.

Tenéis que hacerlo vosotros.

Cuando os marchéis...

Yo solita abriré los regalos y pensaré en cada uno de vosotros.

-Ta, y si a alguien no se le ocurre nada, ¿qué pasa?

A un nieto mío a la fuerza...

...se le tiene que ocurrir algo estupendo.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Lunes, O.K.

Martes... O.K.

Miércoles nueve... en la editorial y aún no he escrito el artículo.

Bueno, las 17...

-¿Qué, señora?

¿Otra vez con la cabeza... en otro sitio?

Bueno, intento volver a mi rutina. A vestirme de notario...

...y pasarme los días hablando con gente adulta y seria.

-Eso te gusta.

En realidad lo que me gusta es escribir.

-Ahí fuera hay un señor que quiere hablar contigo.

¿Un señor?

-Sí, lleva un coche caro...

Y va con traje y corbata.

Lo dices que da miedo, ¿eh?

-Traje y corbata el 30 de julio.

A las diez de la mañana, aquí en el campo...

No puede ser bueno.

Bueno, vamos a ver lo que quiere.

-Su masía.

Quiero su masía.

Sé que suena fuerte, pero no me gusta andar con rodeos.

Ni a mí. ¿Para qué demonios quiere mi masía?

-Para un campo de golf.

¿Qué?

-Claro, ya sé que es usted ecologista.

Amante de la naturaleza y de su tierra.

Pero le haré una oferta que no podrá rechazar. ¿Se la digo?

No, no me la digas. -Sí, se la digo.

Mejor dígame a quién se le ocurre levantar un campo de golf...

...en un terreno destinado a explotación agrícola y ganadera.

-El terreno se ha recalificado.

Seamos realistas, a penas quedan payeses viviendo por aquí.

Las masías están ocupadas por gente como usted.

Que tienen dinero para mantenerlas todo el año...

...aunque sólo las disfruten en verano.

Y eso les da derecho a destrozar el paisaje y suplantarlo...

...con falsas colinas y setos de plástico.

-Mire.

Usted es uno de los tres últimos cuadraditos que me quedan...

...para el campo de los 36 hoyos.

No le he entrado antes porque ya me advirtieron que era una mujer...

...difícil. No, en este caso soy inalcanzable.

-No, no hay nada inalcanzable.

Y menos en cuanto a mujeres se refiere.

He estado casado tres veces y sé lo que me digo.

Gracias, pero no vendo.

-Tómese su tiempo, Eva. Madúrelo.

En el dorso viene una oferta. No se moleste, no vuelva.

Porque yo no vendo.

-Sólo una cosa supera la determinación de no vender.

Es el ansia compulsiva de comprar. Sé lo que me digo.

Sí que lo sabe, adiós. -Ah, para sus nietos.

¿Aires de vida? ¿Qué es esto?

-Buenos días.

¿Dónde has estado anoche?

-¿Yo?

Sí, tú.

No podía dormir, me desperté a las seis de la mañana...

...y no estabas.

No has parado hasta que no lo has conseguido, ¿verdad?

-¿Conseguido el qué?

Al muchacho.

-Ha sido muy bonito.

¿Sabes? Muy bonito.

Pero tú lo haces muy feo.

-¿Qué, qué hacéis?

-Yo dibujo mi muñeca.

-Yo había pensado en una maqueta de la masía. ¿Por qué?

-Nada, sólo preguntaba.

-Gustavo, sonríe.

Mira, estoy montando un reportaje fotográfico. Mola, ¿eh?

-Yo voy a escribir una poesía. -¿Una poesía?

-Sí, de las que hacen llorar.

-Me parece muy buena idea. Voy a escribir una poesía también.

-No puedes. -¿Por qué?

-No vale copiar. No se pueden repetir regalos.

-¿Quién ha dicho eso? -Yo.

-Tío, tiene razón.

Cada uno le regalamos una cosa. Ha de ser un regalo original.

-Es que no me gusta esto de los regalos. Es una tontería.

-Menos cuando los recibes, ¿no? -Pues no.

A veces me regalan calcetines y pijamas y no me hace gracia.

-¿Qué haces?

¿Y a éste qué le pasa?

-Que no tiene imaginación.

-Parece que os haga ilusión que se acaben las vacaciones...

...y no nos volvamos a ver nunca más.

-¡Eva!

¡Eva! ¡Sí!

-Ah, hola. Hola.

-Te devuelvo la llave de la ermita.

Hoy ha sido el último ensayo. ¿Volvéis en septiembre?

-No lo sé. Ya veremos.

¿Qué pasa?

¿La moral por los suelos? -Qué va.

Soy fuerte, luchadora. Encajo bien los golpes.

Ajá. -De momento me voy sola...

...de viaje a la India. Oh, te va a encantar.

Allí verás que la mayoría de tus problemas son de risa.

(RÍE)

Me han hecho muy buena oferta por la casa.

Igual la vendo.

El promotor ese del... -Sí.

Pero no me riñas, ¿vale? No, ¿pero no te da pena...

...que conviertan esto en el paraíso de los señores...

...con pantalones a cuadros haciendo posturitas?

-No me riñas. No te riño, pero...

-Intentas que me sienta culpable. No te canses. Me siento culpable.

El dinero es el dinero. -Lo que tengo que hacer...

...es salir corriendo de aquí. (SUSPIRA)

-Y la pobre Petra...

¿Qué harás con ella? -Se la dejo a María Antonia.

Si le falla el médico tendrá con quien hablar.

Qué desastre... ¿Y sabes de alguien más que...

...quiera vender? -Los Bruguera seguro.

¿Los Bruguera? -Están en edad de jubilarse.

A sus hijos no les gusta la payesía y el mayor...

...será gerente del campo de golf.

Eso quiere decir que...

...cuando vuelva por Navidad no estarás aquí.

-Puede. Buah...

(SUSPIRA)

-En cualquier caso, que sepas que...

...has sido muy buena vecina...

...a pesar de todo.

(TOSE)

-No vamos a llorar, ¿vale?

No, que se nos corre el rimel. (RÍEN)

(SUSPIRA)

-¡Padres, llegan los padres!

Campana. ¡Los padres, los padres!

¡Los padres, los padres!

-Anda, Julia, que llegan los papás.

-Ya los veré. Estaré todo el verano con ellos.

Ah, déjala. Ya tiene su propio ritmo.

-¿Hueso se escribe con G o con H?

(AMBAS) Con h.

Todas las palabras que empiezan por "ue" se escriben con h.

Por ejemplo... huevo.

-Hueco.

Huelga.

-Huella. Huésped.

-Huérfano.

-Ya lo he entendido. Ya, ya...

Es el regalo para la ta.

Es una poesía. ¿Queréis que os la lea?

¿Es muy larga? -Un poco.

(LEE) Yo soy toda músculo y nervios.

Yo estoy detrás de mis huesos.

-¿Ya está?

-¿Os gusta?

-Sí, cariño, es muy bonita.

Um... Es muy bonita.

-No, no es bonita, es profunda.

Ah...

¿Y de dónde la has sacado?

-Mirando para adentro.

-Ah...

-Mercedes, ¿crees que a ta le gustará con un dibujo al lado?

-Seguro que sí. -Entonces voy a por más colores.

-Carmen, ¿has llorado porque nos vamos?

¿Tú cómo sabes que he llorado? -Mirando para adentro también.

-Huy, a ésta le va a pasar lo que a mí.

¿Qué?

-Que le va a ser muy difícil encontrar novio.

-No me molestes que...

-¡Mamá! ¡Hola, papa!

-¡Hola!

(GRITAN)

-¿Qué tal? -Hola.

-¿Y los demás? -Preparando los regalos para la ta.

-Decidles que estamos aquí. -he tocado la campana.

-¡Hola!

No, Joel, te estoy viendo.

¡No, ay...! ¡Qué pesado es!

¡Baja, baja!

¿Que no ves que estoy muy pesada para ti?

-Hablando del tema, "gorda", ¿qué hay de comer?

Esto...

Um... gazpacho y... arroz negro.

(TODOS) Um...

-¿Qué tal la tropa?

Mustia, un poco tristes por tener que separarse, pero...

¿Eh, qué hay, señora? -Hola.

¿Cómo lo llevas? -Pues muy bien. Estupendamente.

¿Sabes algo de Alex?

-Me ha llamado 2 veces esta semana. ¿Te lo puedes creer?

Sí, hay hombres que...

...les gusta mucho sentirse fecundos a cierta edad.

-Yo soy superfecundo, pero como no veo a Nuri...

-¿Nuri no viene?

-Sigue de gira, y entre eso y el postparto...

Hago vida de monja. -Como nosotros.

También hacemos vida de monja.

-Cuando los problemas crecen todo se encoje.

(RÍEN) Están arruinados.

(RÍE) Lo dices como si te hiciera gracia.

-Me hace cierta gracia, sí, pero...

(TOSE) No sé por qué.

-Porque eres absurdo. Venga, va...

Eh... ¿Has vendido tu cuento?

-Sí. Si me han pedido más.

-Bien. Esto merece un brindis.

-Como no nos vamos a ir a ninguna parte,...

...tendré el verano para escribir. Ya.

¿No os ibais a una playa del sur de Italia?

-Íbamos a ir, pero... -Como no le pidamos...

...trabajo a la mafia. ¿Lo saben los niños?

-Sí. -No, tendrán que acostumbrarse...

...a la nueva situación. -Ya que estamos...

En un momento de buenas noticias, quiero deciros que...

...mi película se ha ido al carajo. -Oh... ¿Brindamos?

(RISAS) ¿La de los zombies rumiantes?

-Mutantes, mutantes...

Pero voy a montar mi propia productora.

Tengo una silla, una mesa y un teléfono.

(RISAS) -Bueno, bien, ¿no?

-¿Qué ocurre? -Es genial.

¿Qué es genial, nena? -La vida.

Éstos sin empresa, tú sin trabajo y yo sin marido.

Jóvenes otra vez. (RÍE)

Pobrecita. Es el síndrome de la embarazada madura.

(RÍE) -¿Brindamos?

Venga. Con la izquierda. Mirando a los ojos.

Con la izquierda todos. Bien. Venga.

Aquí, aquí... A los ojos...

(SUSPIRA)

-Hola.

-¿Qué haces?

-Necesito hablar contigo.

-Pensaba que te habías ido de vacaciones con tus padres.

-El viaje se anuló. Mi padre se ha metido...

...en no sé qué negocio de un campo de golf.

Decía: "éste se ha ido sin enviarme ningún mensaje."

-He tenido una bronca muy fuerte con mi padre esta mañana.

Muy fuerte.

Me ha pegado una bofetada que casi me rompe la cara.

-¿En serio? -Mira.

¿No lo notas?

Hinchado. (ASIENTE)

-Um... ¿Puedo quedarme aquí?

-¿Aquí?

-En mi casa no puedo estar. A mi padre no quiero verle más.

-Es que no sé.

A mi abuela no le va a hacer ninguna gracia que tú...

-No tienen por qué saberlo.

No tienen por qué saberlo.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

-Hola, mamá.

Uno de los hombres que más me hace sufrir!

Estoy bien, mamá, estoy bien.

Horrible lo de Sudán, ¿no? -Una pesadilla.

Y los atentados de Londres.

El polvorín de Irak. Incendios por todas partes...

Un mes de julio espantoso. -Bueno.

Bueno, ¿y qué, te han dado mucha guerra los niños?

Oye, Alberto, tienes que hablar con Bioy, para animarle, sabes.

Está enamorado con la pasión del primer amor.

-Qué tontería, si tiene 15 años.

Tenías su misma edad cuando te enamoraste...

...de la profe Matemáticas, la señorita Esperanza.

-No, Constanza.

Pero fue distinto. Su marido era piloto, se sentía muy sola.

Y te pasaste varias noches llorando cuando la destinaron...

...a Vigo. -No, a Ponferrada.

Míralo, se diría que sigues enamorado de ella.

-Yo sigo enamorado de todas las mujeres de las que me he enamorado.

Incluso de mi auténtico primer amor, que no fue la de mates.

¿No? ¿Quién fue? -Tú.

Ya ves tú. -Sí.

Sí.

Sabes, esta mañana, en el desayuno...

Bioy y yo nos hemos mirado un momento a los ojos.

¿Te digo una cosa, amigo? El día 1 julio me trajiste a un niño.

Hoy te llevas a un hombre enamorado.

-Ya, pero es que no sé cómo hablarle.

Ah.

-Bueno, bueno, está bien, hablaré con él.

¿Nos vamos a quedar el resto del verano en Barcelona?

-Sí. -¿Por qué no vamos de vacaciones?

-Ya te lo he dicho, nos quedamos sin dinero.

-Somos pobres.

-¿Cómo de pobres? -Pobres no.

Sólo debemos más dinero del que tenemos.

-Habéis gastado más de lo que habéis ganado.

-Más o menos. -¿Y cómo calculasteis tan mal?

-Porque tu padre y su socio invirtieron en un negocio...

...que pensaban que iba a ir mejor. -¿Y no?

-No, les ha salido competencia.

Una empresa que hace piscinas más baratas.

-Serán peores.

-Sí. La gente compara presupuesto y eligen lo que le viene mejor.

-¿Y ya no podremos comprarnos el DVD para el coche?

-Claro que no, Iñaki. Tenemos que apretarnos el cinturón.

-¿Pero iremos a nuestro colegio no? -Sí.

-Y viviremos en nuestra casa. -Por ahora sí.

-¿Por ahora? -¡No lo sé, Feli!

-Y cuando salga la Play 3... -¡No!

Y ahora, por favor, acabad de hacer la maleta que ya sois mayorcitos.

-Buenos días.

¿Qué, ya ha hablado con su vecina?

Hombre, qué pasa. ¿No descansa nunca?

-No, soy adicto al trabajo. Y muy cabezota.

Yo también.

-¿Qué le ha parecido la oferta? Un disparate.

-¿A la alta o a la baja?

Un disparate que demuestra que nos hemos vuelto locos.

-Bien, eso es a la alta. El dinero no me impresiona.

Es un papel que va de mano en mano.

-Un papelito que puede solucionar muchas cosas.

Sí, como un campo de golf, porque el hambre del mundo...

-El mundo padece hambre desde hace siglos, eso no tiene arreglo...

...y usted lo sabe.

La voy a seducir con un disparate aún mayor que el anterior.

No insista. Le prometía a estos árboles que mientras...

...yo viviera cuidaría de ellos.

-Y yo le prometo que nosotros los cuidaremos incluso mejor que usted.

Mire, detrás de todo esto hay inversores de la zona.

A nadie le interesa perder tanta belleza.

Me voy. La dejo sola para que le dé la vuelta a la tarjeta.

Llévesela, porque no le voy a dar la vuelta.

-Mujer, con lo fácil que es.

Mañana la llamo.

-¿Y tú? -¿Yo qué?

-¿En serio tienes pensado instalarte aquí?

-Pues claro.

-¿A qué edad te empezaste a afeitar?

-No sé, hace un par de años.

-¿Con máquina eléctrica o cuchilla? -Eléctrica.

Con cuchilla me destrozo la cara.

-¿Y te depilas?

-Me depilé una vez. Pero duele un montón.

-Tengo unos colegas que se depilan y queda guapo.

-¿Sí?

-Eh... ¿cuándo fue tu primera vez? -¿Mi primera vez de qué?

-Ya sabes. -¿Completa?

-¿Completa, de qué?

-Completa, ya sabes.

-Eh, completa, completa, el año pasado.

-¿Tan tarde? -Completa sí.

A medias un montón de veces.

-¿Qué haces? -¿Ya lo has hecho no?

Ayer me levanté a las 5 para ir al váter y no estabas.

-Porque tenía calor. -Sí, por eso te vi con Teresa...

-¿No espiaste? -Os tengo aquí.

Que es coña, hombre. -¿Quién es Teresa?

-Una de 20. -No tiene 20, tiene 19.

-¿Relación... completa?

-Sí...

-Qué guay, tío. Cuenta...

-¿Qué crees que eso se puede contar como un capítulo de "Perdidos"?

-Sí. -Sí.

-Bueno, vale. ¡Una pasada! Como si volase sobre el bosque.

-Como la lechuza de Harry Potter.

-Es como la montaña rusa.

Es como las tres partes juntas de "El señor de los anillos".

-Chicos, fuera, ya. -¿Qué pasa?

-Nada, cosas nuestras.

-¿Estás bien? -No.

-¿Qué bicho te ha picado? -No es un bicho. Fuera.

-Es su primera regla. -Ay.

-Es horrible, todo cambia a mi alrededor, pero yo sigo igual.

¿Qué haces aquí solo?

-¿Eh? Nada.

¿Tienes hambre? -No.

¿Te has peleado con alguien? -No, no.

¿Te duele algo?

-Me duele irme.

Mira, Gus... Las vacaciones se terminan.

Como la escuela se termina. Todo se termina.

Y luego empiezan otras cosas.

-No, si ya lo sé. Pero es que no me gustan las despedidas.

Pues no lo hagas. Das un beso y di: ¡Hasta luego!

-Además, es que es muy raro.

¿Qué es lo que es raro?

-Que todo siga aquí, pero yo no.

¿Tú?

-Todo; la masía, Abdel, Mercedes, Teresa, Carmen, los perros,...

...los burros... Me gustaría llevármelo todo a casa.

¿Y cómo harías eso?

-Enrollándolo, como si fuera una lámina del cole.

Mira, Gus, las cosas que queremos no nos dejan nunca.

Van siempre con nosotros.

-¿Enrolladas? Sí, enrolladas y guardadas...

...en algún rincón de la memoria y cuando las necesitas...

Aparecen.

-Eso es soñar, que no es lo mismo.

Tienes razón, no es lo mismo.

Por eso escribo, por si me falla el rollo de la memoria.

¿No vas a salir a dar una vuelta? -No, me quedo aquí.

Yo tengo que hacer algunas llamadas.

-¿Sabes dónde puso Carmen los palillos?

Los necesito para la maqueta.

-Ah, Ernesto. ¿Puedo ayudarte?

-¿A buscar? Claro. -No, a la maqueta.

Podríamos compartir regalo.

-Quedamos en que los regalos eran individuales.

-Ya lo sé, pero...

-Venga, va, lo hacemos juntos. -¿Sí?

Eres el mejor primo, tío.

-Juanfra es mi hermano. -Ya ves.

-¡Ay!

Tranquilos.

En mi país, los mejores amigos van cogidos de la mano.

-Es que no sé que hacer con Bioy.

Por un lado, sé que tiene que vivir esto, pero no quiero que sufra.

Claro. Yo tampoco quiero que Teresa sufra.

-Es que lo veo muy pequeño. Siempre les veremos pequeños.

-Claro.

Si yo a su edad...

¿Tú te acuerdas de los 15?

¿Cómo se llamaba el tuyo?

-Ramón Biarnés.

¿Y tu madre qué dijo? -No se enteró.

Esa es la diferencia.

Esta historia no va a ninguna parte, Ana.

Cada uno volará por su cuenta.

-¿Bioy?

¿Está Bioy por aquí? -No.

-¿Y sabes dónde está? -No, qué va.

-Ya.

-Bueno, me alegro mucho de que te hayan soltado...

...los secuestradores y todo eso.

-Por suerte, no nos secuestraron.

Pero estoy acostumbrado a estos sustos. Es mi trabajo.

Oye, tengo entendido que Bioy y tú sois muy amigos.

-Bueno, muy amigos... Somos amigos.

-Ya, ya.

Mira, Teresa, sé que no es fácil, pero...

-Tengo mucho trabajo, ¿sabes? -Ya.

Sé que Bioy tiene mucha personalidad...

...y que parece mayor, pero es un crío.

-Me tengo que ir. -Teresa, no me evites, da la cara.

-No te evito, tengo mucho trabajo, te lo he dicho.

Además, habla con tu hijo.

-La responsabilidad es tuya. Tú eres la mayor.

-¿A trocitos pequeños? Bueno, no hace falta, pero...

Lo importante es que no quede piel. -No queda.

¿Cuántos hacemos? Todos. Somos muchos.

-Mamá. -¿Qué os pasa?

-Es Feli. -Tienes mala cara.

Estás muy pálida.

-Es que le ha venido. -¿La regla?

-Sí. Ya le hemos dado compresas.

-¿Y tu madre? -No la encuentro.

-¿Te has tomado algo? ¿Te duele? -No.

Sólo me siento un poco rara.

¡Ay! Bienvenida al club.

-Ser chica es un rollo.

-¿No es lo que queréis, haceros mujeres enseguida?

-Es bastante asqueroso. -Y humillante y doloroso.

-Y los tíos se libran. Ellos tienen sus cosas.

-Mejores que nosotras. -Hombre, chica, no creo.

¿Te imaginas vivir con una cosa colgando ahí?

¡Ay, no, Feli! -Seguro que los tíos también...

...lo pasan mal a la hora de crecer.

-Lo siento. -Es que está un poco sensible.

-¿Qué pasa? -A tu hija le ha venido la regla.

-¡Ay, Feli, cariño!

¡Ay!

-A mí me vino a los 12.

Mi madre casi lo publicó. Me sentó como un tiro.

Pues a mí la mía me felicitó y después, me pegó un bofetón...

...que casi me salta las muelas. Todavía me pregunto por qué.

-Supongo que has terminado las libretas de verano.

Aquí falta acabar páginas. ¿Por qué?

-Porque son aburridas.

-En esta vida, encontrarás muchas cosas aburridas...

...y las tendrás que hacer.

-¿Qué cosas? -Ir al dentista.

-Comer verduras. -Limpiar el trastero,...

...y hasta hacer la declaración de Hacienda.

-¿Ser mayor es ser aburrido?

-No, hay muchas cosas divertidas, por ejemplo, empezar la Primaria.

-Yo también empiezo primero. -Y yo tercero.

-Si, pero este año será más difícil porque es cosa de mayores.

Ya se acabó la educación infantil y todo ese rollo.

-Yo no quiero ser mayor. Me quiero quedar siempre pequeño.

-Sí, como Pulgarcito. -¿Quién es Pulgarcito?

-¿Cómo "quién es Pulgarcito"? Díselo, Katia.

-No tengo ni idea.

-¿Pulgarcito sale por la tele? -No. Creo que no.

-Entonces...

-¿Cómo quieres que sepamos quién es si no sale por TV?

-Claro. Lo que no sale por la tele no existe.

-Sí. Pues claro que he hecho la reserva.

¿Cuándo, yo qué sé cuándo?

Pues porque tengo muchas cosas en la cabeza.

¿El miércoles? Pues no sé, podría ser el miércoles.

¿Que sólo me pusieron en lista de espera?

¿Cómo que nos quedamos sin vuelo?

Bueno, pero tiene que haber otras formas de ir a Menorca, ¿no?

Ah, tampoco tenemos hotel. Ya.

Paula, Paula, no te pongas así... ¡Me ha colgado!

¿Quién? -Paula.

Bueno, siempre te gustaron las mujeres con carácter.

-¿Sabes qué pasa? Que acabamos de quedarnos sin viaje a Menorca.

Según ella, por mi culpa. ¿Y lo es?

-Sí, pero bueno, tampoco tiene que enfadarse tanto.

Bueno, quizá tenía ya preparado el equipaje.

-Está negra, ¿eh? Está fatal.

¿Sabes qué pasa? Yo creo que necesito fósforo.

Es fósforo, ¿no? Porque tengo la cabeza que se me va todo de ella.

Bueno, pero eso no es nuevo.

-Ah, mamá, y una cosa.

He visto un cartel muy raro en la entrada del camino.

¿Un cartel? -Sí.

Dice: "Próxima construcción de un campo de golf".

¿Tú sabes algo de esto?

Teléfono. Eh... No...

Sí, dígame. Sí, yo misma.

Sí. ¿Molins? ¿Quién es Molins?

Ah, la madre de Molins.

Pues no sé si está en mi casa su hijo porque como somos tantos.

Sí, no puedo darle ningún mensaje porque no sé si está en casa.

¿Cómo dice?

Ah, bien, sí, sí. Si le veo, se lo diré.

No pase cuidado. No, no, de nada.

¡Vaya! Tenemos polizón a bordo.

-¿Ah, sí, de qué está hecha? (AMBOS) Bueno, de todo.

-La queremos pintar. Está quedando genial.

-¡Una maqueta de la masía habéis hecho!

-Sí, idea de Ernesto. Se nota que es hijo de arquitecto.

-Está escondida. ¿Quieres verla? -Claro.

-¿Y Paula? -Pues se quedó en la oficina.

Tenía no sé qué del cierre de temporada y eso.

-Papá. -¿Qué?

-El tiempo que Gustavo se venga con nosotros a Menorca...

-¿El qué? -A Menorca, si puede venirse.

-Verás, hijo, es que me parece que lo de Menorca no podrá ser.

-¿Qué no podrá ser? -Lo de Menorca.

Es que un amigo menorquín me ha dicho que habrá tormentas.

Tal como está el asunto del tiempo, lo mejor será...

...que cojamos el coche...

...rumbo norte y a la montaña, ¿vale?

-Pero Paula quería mar. -¡Mira, Ernesto!

Paula siempre quiere mar y siempre tiene mar.

Por un año que decida yo...

-Pues Ernesto se viene con nosotros a Marruecos.

-¿A Marruecos? -Venga, enróllate un poco, papá.

-¡No! ¿Qué Marruecos? -No será verdad, ¿verdad?

-¿Qué pasa? -Esto de que van a vender la masía.

Será una leyenda, como lo de los cocodrilos...

...que salen del lavabo, aunque a mí me salió uno.

-¿Vender la masía? ¿No estarás hablando del...?

-Sí, es que todos los de por aquí quieren venderla...

...y hacer el campo de golf, incluso Dora.

Pero lo de Dora es normal, por lo de mi lío con M Antonia.

Pero la señora escritora no ha tenido ningún problema...

...amoroso ni ningún desengaño.

Conociéndola como la conozco, creo que antes pediría limosna...

...que vender la masía, ¿no?

¡Hola!

¿Está bueno? -Hola. Es que...

No. Come, hijo, no te cortes.

-Gracias. Tu madre me ha llamado...

...y me ha dicho que te has ido de casa.

-Me he largado para siempre. Huy, eso es mucho tiempo.

¿Y te has instalado aquí?

-Sí. Sin permiso.

-Es provisional. Ya. Tu madre está muy contenta...

...con tu decisión.

-No entiendo. A ver, que tus padres están...

...de acuerdo en que vivas solo, en que ya tienes edad.

-¿Me han echado de casa? -Bioy no está.

Prometió ayudarme con los burros.

No está Bioy, pero tengo recambio. ¿Te sirve este?

-¿Él? Sí. Porque necesita ayuda.

Ha decidido emanciparse...

...y necesita que alguien le dé un empujón.

-Está fuerte.

Tiene brazos... para trabajar.

Y yo le doy el empujón. Bien.

-Oye, andando, vamos. -¿Dónde?

-A limpiar los establos.

-¿Qué? -¿No sabes qué significa establos?

Casa de animalitos.

Y a la tarde, vamos al huerto, llega época de echar estiércol.

Estiércol es caca de animalitos...

...para abonar campo, ¿eh?

-Vamos.

Andando.

Señora Molins.

Soy Eva Sagués.

El pájaro está en la jaula.

-¡Oh!

-No te he visto en toda la mañana. -Tengo una idea.

-¿Has hablado con tus padres? -He quedado.

-Tienes que hablar con ellos tarde o temprano.

Lo saben, Bioy.

Y ya no quiero más broncas, tengo suficiente con mi madre.

-No importa.

-Cuando llega la hora de la verdad eres un crío.

-No lo soy, te lo voy a demostrar. -¿Cómo?

-Si me escucharas.

Tengo una idea y esa idea te incluye a ti.

Si todo sale como pienso, este invierno vivimos juntos.

-¿Tú y yo? -Sí. ¿No quieres?

-No te van a dejar. -Verás como sí.

-¿Y de qué vamos a vivir, si puede saberse?

-Pues de tu trabajo y del mío, como todas las parejas del mundo.

Una puerta se abre. (MIGUEL) ¡Papá!

-No entiendo nada, buzón de voz.

Tu madre vive desconectada.

-¿Crees que a la ta le va a gustar este regalo?

-¿Un arco y una flecha? -Sí. Lo he hecho yo solito.

-Muy bien. Pero ¿qué va a hacer ta con esto?

-A la ta le gusta pelearse con todo el mundo.

Es una abuela guerrera. -Bien pensado.

Pero a ta no le gustan ni las guerras ni las armas.

-No es un arma, es una metaflora.

-Se dice metáfora.

Pero ¿a ti quién te ha enseñado esa palabra?

-Julia. -Ya.

Pues si es una metáfora seguro que le gustará mucho.

-¿Verdad que no tenemos vacaciones?

-No, nos quedamos en Barcelona. -¿Y por qué no aquí?

-Miguel, ¿no puedes esperar a que termine?

-¿Tú sabes algo?

-¿De qué? -De lo del campo de golf.

-Le han ofrecido a mamá comprar la masía.

-Y es que está vendiendo todo el mundo, incluso Dora,...

...y sólo falta la escritora y el payés que está fatal.

-¿Y esta asamblea la tenemos que tener estado yo aquí sentado?

-Le ofrecen mucho dinero. -Sí.

-¿Y?

-Hola. -Dichosos los ojos.

-Llevamos media mañana buscándote.

-He estado dando una vuelta, quería despedirme de todo esto.

¿No me crees? -Lo intento.

-Nunca me crees. -No es verdad.

-Siempre piensa que le oculto cosas.

Este año está obsesionado conque empecé a fumar.

-Me equivoqué. -Es que estás en una edad...

-No quiero irme a EEUU a estudiar, no me obliguéis a ir.

-Hemos pagado la matrícula. -Os devuelvo el dinero.

-¿Cómo?

-Tengo un dinero ahorrado para el carné de conducir.

-Ya no quieres aprender a conducir. -Sí, cuando me toque.

De aquí a tres años.

Ahora quiero quedarme en Barcelona y ponerme a trabajar.

-No tienes edad. -Dentro de dos meses cumplo 16.

-¿Y los estudios? -Estudiaré y trabajaré a la vez.

Puedo hacerlo. -¿Y por qué trabajar?

¿Hay algo que quieras que no tengas?

-Muchas cosas, tengo proyectos y no quiero esperarme a los 18.

-Pues ni hablar, ¿me has oído?

Está todo arreglado, te repito que hemos pagado...

...la matrícula y el billete está comprado.

Te vas la semana que viene. -Si me obligáis...

-¿Qué? -¿Qué tiene que ver Teresa en esto?

-Nada. -Claro.

-Ella me quiere a mí y yo la quiero a ella y punto.

-Si te quiere, sabrá que lo mejor para ti es que te vayas.

-Es una decisión mía.

-Pues olvídate, eres menor de edad y aquí las decisiones...

...las tomamos nosotros. -Eres un dictador.

-Me da igual lo que me llames. -Tanto rollo con ser libres.

-Hay cosas que no.

-¿Me puedes decir por qué es mejor irme...

...a un lugar lleno de pijos que trabajar y estudiar?

-Que hay cosas que no y se acabó.

-¿Ves? -Veo que tienes mucha prisa.

¿Has hablado con Bioy?

-¿Hablar?

Perdona, son 12 niños que hay que controlar.

Yo creí que Bioy espabilaría solo. -Es evidente...

...que se ha espabilado solo. Estaba al tanto...

...de lo de Teresa, pero no creí que pasara de ahí.

-Yo ya no sé qué hacer, mamá, es otra persona.

Ahora dice que quiere trabajar. Bueno.

Pues que trabaje.

-Pero es que tengo que permitir que haga lo que le dé la gana.

Si le pones muchas barreras, las saltará todas.

-Tú te pasas de moderna y así te va.

¿Ahora tengo la culpa yo?

-¿Es que no podías habernos llamado?

¿O haber enviado a Bioy a casa?

No creí que las cosas llegaran a ese punto.

-Pues han llegado.

Crees que puedes con todo, que eres omnipotente...

...y no es así.

A ver qué haces el año que viene con Aurora...

...y luego con Coral y Diego. No te preocupes.

Igual no hay año que viene.

(SUSPIRA)

-Diego no ha dado un palo al agua.

Pues ha subido a hacer los deberes igual que todos.

-Aquí tienes sus deberes.

-¿Tu hijo recorta la prensa? -Recorta sudokus.

-No está mal, por lo menos ha pensado algo.

Otra cosa que he hecho mal.

-¿Qué dices? Tenía que controlar...

...que hicieran los deberes. -No te cargues de culpa,...

...que estoy todo el año con Diego y controlo menos que tú.

Esta casa.

Es una lástima que no se use durante todo el año y...

Los cambios de estaciones, la luz. -¿Qué pasa, mamá?

Nada, no pasa nada.

-¿No tendrá nada que ver con la oferta?

¿Cómo te has enterado? -El cómo da igual.

Lo que espero es que no piques.

Yo sólo he dicho que... esta casa es muy grande,...

...que se usa poco y que genera muchos gastos.

-¿De cuánto estamos hablando? De mucho.

-No será para tanto. Pues daría para hacer una película.

-¡Joder! ¿Tanto?

Cuidado, según qué película. Para el "Titanic" no alcanza.

-"El dinero sólo es dinero", dices siempre.

Y una casa sólo es una casa.

Y a mí, cada vez, se me hace más cuesta arriba...

...controlar a 12 niños durante un mes.

-Aurora te ha dado problemas. No, no es Aurora.

-Bioy, ha sido Bioy.

Los chicos no tienen la culpa de crecer.

Soy yo. Soy yo. ¡Qué culpa!

-Oye, oye... Eso no habrá querido decir...

...que vende la masía, ¿no?

-Yo qué sé.

Una puerta se cierra.

-¿Vamos a perder la masía? -Ya te lo había dicho.

-¿Peor se acabó todo? -Que no, cada verano volvemos.

-La masía es como el nido de la abuela.

-Tranquilos. Nadie podrá con ella, ¿vale?

-¿Pero y si la hemos hecho enfadar mucho y ya está cansada?

-Yo no la he hecho enfadar mucho.

-¿Que no? Acuérdate de cuando llegaste.

Le hiciste al vida imposible. -A ella no, a todos.

-Pues eso. -Yo organicé el partido...

...en el que le partieron la cara.

-¿Es verdad que nos vamos a quedar sin masía?

-¡Esto es el fin del mundo!

-No va a pasar nada, ya veréis. El pueblo se está organizando.

-Están comprando a casi todos para que se callen.

-Perdona, Abdel, pero eso es una tontería.

¿A ti te han comprado?

-No. -Pues a mí tampoco.

¿Os imagináis que Eva vende?

-Está en su derecho. Es su casa.

Ya, pero nos tendría que decir algo antes. Darnos tiempo.

-Mamá, te haces un lío con esto. Si Eva tiene que vender, venderá.

Y os dirá lo que os tenga. Sois sus empleados no sus amigos.

-Somos más que gente que trabaja para ella.

-Esa es la ilusión que os hacéis. ¡Qué pena me das, hija!

Tan joven y ya no crees en la buena fe de la gente.

-Bueno, yo iría buscando sitio.

-¿Y tú, ya lo tienes? En Barcelona, ¿no?

-¿Qué, vais a colgar una pancarta: "Teresa ha seducido a Bioy"?

-Hija, tampoco es para ponerse así. -Pues igual me voy a Barcelona.

Aquí no pinto mucho. ¿Sí? Pues ya te estás marchando.

Cuanto antes mejor, eh.

-Tranquila, Carmen. Cualquier cosa que pase, tú te vienes conmigo...

...y las dos tan felices.

-Barcelona no es un buen sitio para ti.

Yo fui una vez. La gente no mira el cielo ni la tierra.

Viven en calles llenas de cemento; hablando con móvil y mirando reloj.

Campana.

-Venga, que quiero comer.

-Que no me metan prisas, no me encuentro bien.

-Ni que fueras la única.

-¿Pero te das cuenta?

Estaré enferma una vez al mes un montón de años.

Y cuando se me retire, estaré deprimida por no estar enferma.

-Mujer, visto así... -Es como hay que verlo.

-Ay, qué es la nueva moda fashion-cutre.

-¡Estás que rompes, tío! -Muy graciosas, me parto la cara.

-Ten, ponte algo limpio. -¿Qué es?

-Ropa, tío. Le falta la marca, pero sigue siendo ropa.

-No me pongo esto ni flipado. -Tú verás.

¿La quieres o no? -Bueno, es una emergencia.

-¿Pero antes no deberías ducharte? -Pensaba hacerlo, lista.

-Pues llegarás tarde a comer.

-¿Pero os vais? -Ah, no, pues cámbiate aquí.

Delante de nosotras. -Diego y Bioy lo hacen.

Estamos acostumbradas.

-¡Anda ya! -Venga. ¿Te vas a cortar?

-¡Ay, qué horror! -¡Ay!

-¡Vamos! -¡Vamos!

Ah, ta, dicen los demás que si bajas a comer.

Bajaré luego. Iré a tomar café.

-¿Qué miras? El bosque.

Me gusta mirar el bosque.

-Pero si sólo es bosque, árboles y bichos.

¿Ves estos árboles? Han visto pasar a mucha gente.

Caballeros, soldados, payeses...

¡Bandidos! -Y a nosotros.

Dicen que, por aquí, venían a buscar oro.

-¿Por aquí hay oro? Bueno, eso decían.

-Imagina que encontráramos oro. ¿Qué pasaría?

-No haría falta que tú vendieras la masía.

¡Vaya, cómo corren las noticias!

-Yo quiero volver el año que viene.

¿Qué te parece si la cambiamos por un viaje a Grecia o a Italia?

-¿Vendrían todos?

Los mayores ya tendrán otros planes.

-Ya, ¿pero Teresa, Carmen, Andrés, vendrían?

Por qué no. -¿Y los perros, los burros?

Sí, y las gallinas, las hormigas. -Ya, pero yo prefiero aquí.

Anda, ve a comer.

-Mira, si hace falta, yo mismo me pongo a buscar oro.

-Bueno, ya está todo, ¿no? -Sí.

Oye, ¿la mamá no baja o qué? -No da señales.

-Está en su habitación. -¿La manzanilla para Feli?

-Mamá, no me gustan las hierbas. -Feli, haz caso, te sentará bien.

-Y tú, papá, me miras raro. -¿Yo?

-Sí. -No sé. Es que creces tan rápido...

Hace poco gateabas y ahora ya eres una mujer.

-Idos preparando para ser abuelos. -Lo dices ahora, pero ya verás.

-Espero que mis hijos tengan la sensatez de esperar bastante.

-Voy a tumbarme un rato. -Bueno.

Nosotros no esperamos mucho. Qué edad teníais con Bioy.

-Yo tenía 21. -Y yo 23.

-Yo a Miguel también 23. ¿Pero por qué?

-Pues debemos llevar un gen que nos obliga a reproducirnos rápido.

-Quiero café.

-¿Toma café? -Por qué no me lo preguntas.

-Ay, perdona. -¿Vas a ser igual de borde?

-¿No puedo? -Contesta.

-¡Ni café puedo tomar!

¿Yo tampoco tomar café? -Sí, sí.

Bueno, para que no le demos más vueltas,...

...debo informaros que llamé al promotor para aceptar su oferta.

Soy partidaria de dar las herencias en vida.

-Pero vamos a ver, mamá...

-No hay mejor herencia que reunirnos aquí...

...y tirarnos los trastos. Cada cosa tiene su momento.

Y lo de pasar un mes con los niños en la masía... se acabó, es así.

-¿Pero por qué? Por muchas cosas, Tano.

Todos los vecinos venden. Qué hago rodeada de pelotas de golf.

-Esta masía es tu vida. De aquí salieron varias novelas.

-Y por nosotros no te preocupes. Somos igual de cabezotas que tú.

Quizás me compre algo más pequeño.

-¿Por aquí?

No lo sé. Aún no lo he pensado.

-Ya, mamá, pero si es pequeño, no cabremos todos.

Pues venís de tres en tres. -No es lo mismo.

-Pues claro que no.

Tú eres el motor que nos une. Este motor tiene la batería baja.

-No digas tonterías, mamá. No acostumbro a decir tonterías.

Ya es hora de que piense en mí.

-Has pensado mucho en ti siempre. Pues quiero pensar más.

-¿Vamos a acabar discutiendo como siempre?

-Es típico de esta familia.

Discutir antes que reconocer que hace las cosas por los demás.

Siempre he pensado en mí, ¿no?

¿Por qué iba a variar ahora?

Si voy a llegar o no.

Si voy a llegar o no.

Si realmente voy a ser lo que tú querías ver.

Si te volveré a ver.

Si te volveré a ver.

O será la última vez, o será la última vez.

Ya no hay...

Hay...

Hay...

Tiempo.

Niños hablando.

-¿Quién quiere ayudarme a buscar oro?

-¿Oro?

-Me rindo. No hay oro, sólo barro y cacas de perro.

-Paciencia, Ernesto. Para encontrar oro, hay que tener paciencia.

-Aquí... ¡Veo algo que brilla, oro, oro!

No es oro. Es una moneda de dos euros.

-Es mía.

-Qué va, la encontré yo, es mía.

-Es mía. Mira, tengo el bolsillo del pantalón roto.

-La encontré yo, es mía.

Además, yo necesito más dinero que tú porque mi padre...

...se ha arruinado y el tuyo no.

-¿Y no te da miedo ser pobre? -¿A mí? Mucho.

Antes de que te adoptaran, eras pobre, ¿no?

-Sí, pero no me acuerdo.

-No te preocupes.

Si te hace falta algo, te vienes a mi casa.

-Bueno, o a la mía, que yo duermo en una cama nido.

Nos podremos arreglar. -Vale.

¿Eso quiere decir que te vas?

-Sí, va a ser lo mejor.

¿A Barcelona? -A Madrid.

He hablado con la tía Emilia, que el primo se va de Erasmus...

...y queda su habitación libre.

¿Entonces, ya lo tienes decidido?

-Piénsalo, mamá. Es una gran oportunidad para mí.

¿Y de qué vivirás?

-Trabajaré en la tienda con ella hasta que encuentre algo mejor.

No quiero que vendas pan. -Ni yo.

Me llevo el violín.

Voy a hacer las pruebas para el conservatorio.

¿Y si no sale bien? -Pero saldrá bien.

Ya sabes que a cabezota no me gana nadie.

Bueno...

Esto tenía que pasar antes o después.

-Me gustaría irme esta tarde.

¿Tan pronto? -Sí, para ver la habitación.

Me han invitado.

No me apetece estar aquí cuando se vayan todos.

Tengo algo de dinero ahorrado.

Le pondré una transferencia a la tía.

-No hace falta.

A mí sí que no me hace falta y ese dinero es tuyo.

Lo he ido metiendo poco a poco en una cartilla por... Bueno...

-Pues mira, he pensado que cuando me instale,...

...si todo va bien,...

...si tú aquí no estás a gusto, te puedes venir.

¿A Madrid?

Bueno, ya... Ya hablaremos.

Pero yo estoy aquí, ¿eh?

Y si algo no va bien, vuelve.

-Qué buena madre eres.

Bueno, ¿ahora nos vamos a poner cursis?

-No, pero es verdad.

Sólo una cosa: ¿te vas por Bioy?

-Me hubiese ido de cualquier forma.

Me pasa como cuando voy a escribir una novela nueva.

No sé cómo empezar.

-Cuando la voz es triste,...

...no hay buenas noticias.

¿Vas a vender?

Sí.

Pero... Lo que se obtenga,...

...se va a repartir y vosotros entráis en el reparto.

-Eso es lo de menos, Eva. Lo de menos.

En cualquier caso, quiero que lo sepáis.

Voy a negociar con los promotores...

...que os den un puesto de trabajo en las instalaciones.

Van a construir un restaurante, un bar...

Habrá un jardín que cuidar.

¿Y qué pintamos en un campo de golf?

-¿Y los animales?

Habrá que buscarles un sitio.

-¿Y los perros? Ya habrá tiempo de pensar.

Hasta finales de año, no se formaliza el contrato.

Lo que es la vida.

En un día, se marcha mi hija y me quedo sin casa.

¡Pues lo siento!

-¿Te lo has pensado bien?

Lo siento.

-Así que a Madrid.

-¿Quién te lo ha dicho? -Tú, pero no a mí.

-Tu plan es una locura, Bioy, y lo sabes.

-Me ves como me ve mi padre. Da igual lo que pasara.

-Eres un imbécil si crees que me resbala.

-No vamos a volver a vernos nunca.

-Bueno, pero hay teléfonos, cartas... Está Internet.

-Eso no es vernos.

-Pues te llevas el ordenador y pones una webcam.

-Desde América me costará un pastón.

-Pues ahorras.

-No te voy a olvidar jamás, pase lo que pase.

-Bueno, tú no te cebes a hamburguesas,...

...que luego te salen espinillas.

-¿Qué haréis en agosto?

-Mi padre quiere que vayamos con él y su novia a Portugal.

-Va a alquilar un coche con DVD. -Te hace ilusión cada cosa.

-Por qué no, si mola. -Y mamá aquí sola, ¿no?

-Igual necesita estar sin nosotros dándole el coñazo.

-¿Y tú? -Íbamos a ir a Menorca.

Pero mi padre se ha hecho un lío con las reservas.

-Hola. Vengo por mi ropa.

-Está en el baño en una bolsa. Olía fatal.

-¿Qué hago con esto? -¿Y tú qué vas a hacer?

-Vuelvo con mis padres. -Qué fuga tan corta.

-Les he dado el susto.

-A ti lo de trabajar en el campo como que no se te da bien.

-Me caes regular, ¿vale?

Me cambio y te la devuelvo. -¿Vas a volver así de sucio?

-Les daré más pena. -Joder.

-Ya no me gusta. -A mí nunca me ha gustado.

-Entonces no estabas enamorada. -¿Que no?

-Un amor de verdad no se olvida.

-A saber cuánto va a durarte lo de Teresa.

-A mí lo de Teresa me va a durar toda la vida...

Hasta que me muera.

-Me parece que me estoy enamorando de Bioy.

-Me he enamorado hasta yo.

-¿Qué?

Adiós, abuela. Adiós, mi vida.

Chao, chao, chao.

¿Te gustó, eh?

-Llamamos al llegar. Sí.

-Adiós. -Adiós.

-Se acabó. Ya está. Venga o cogeremos caravana.

Aparta el bicho.

-Te llamo cuando lleguemos. Sí.

-Bueno, el año que viene vuelves.

(IMITA UN MOTOR)

-Adiós. Adiós, Julia.

¿Uno? ¿Y si fueran dos?

-Un abrazo. Oh...

Ya está.

-Mirad, esto.

Oh...

Adiós.

(RÍEN)

Sube.

Miguel, ¿qué pasa?

Ay, mi cosita. Mi cosita.

-¡Ah! ¡Oh!

¡No!

Ay, ay. Sálvame.

¡Adiós!

Corre.

Es mío, es mío.

¡No, se queda aquí! -¡Es mío!

¡No, es mío!

-¡Ta, adiós!

Adiós. Adiós.

Dame un abrazo.

-Eh, señora escritora.

¿Qué? ¿Estirando las piernas o los pensamientos?

Hombre, la pareja del verano. -Sí.

-No queremos ser pesados, Eva, pero no vendas.

Vendo, M Antonia. ¿Tengo que decirlo 30 millones de veces?

-Bueno, esto será un bajoncito encefálico.

No lo dude.

-Casi convencimos a Dora de que no vendiera...

...y se entera de que vendes.

Tendrás que ayudarme a colocar los animales.

-Todo menos perros, que Dora nos ha dado a Petra.

-No le quiere nada. Le ladra. -Me muerde el culo.

Seguro que la entrenan para eso. Y qué culo tengo.

-Emilio, por favor.

Quería decirte que estamos haciendo un grupo anticampo de golf.

Me parece muy bien. Yo haría lo mismo.

-Nos pasaremos el verano luchando contra la especulación...

...y practicando sexo duro. ¿Y es compatible?

-Por qué no te unes... -No, a lo del sexo...

-A lo de la especulación.

Si yo quiero mucho todo esto, M Antonia,...

...pero soy egoísta y lo primero son mis hijos.

-¿Vienes a cenar? Hoy cocino yo. Con microondas.

-No, eso es época pasada. Ahora hago wok. Cocina oriental.

Es una oferta tentadora, pero, muchas gracias, no.

-Hasta el verano que viene, señora escritora.

Dale. Señor doctor. -Gracias por todo.

-Hasta luego. Adiós.

(LEE) Para que no vendas la masía.

Sueño son ahora la casa, el paisaje, los niños, los hijos.

Sueños que vivo y contemplo pensando...

...que no los he disfrutado lo suficiente.

¿Cuántas veces he pensado también lo mismo de mi vida?

Y, en cambio, otras me he convencido de lo contrario.

De que por pasarme la vida haciendo caso al imprevisto...

...y al espíritu había perdido una vida de orden y de paz...

...como dicen que desean todos los mortales.

Sé que en un rato caeré rendida y que mañana me despertaré...

...y me levantaré en paz, como amanece un paisaje...

...después de una lluvia intensa.

Dispuesta a leer las notas de este diario...

...y a comenzar a trabajar en él, recuperando la dulce y tierna...

...historia de mis vacaciones de abuela.

¿Has dejado a la niña en el tren? Sí.

Me dijo adiós desde la ventana y me pareció más pequeña que nunca.

¿Cenamos algo?

Yo no tengo mucha hambre. (SUSPIRA) Sed sí.

Pues tengo una botella de vino buenísima en la bodega.

Pues venga.

Hay que mirar hacia delante.

Carmen.

-Eva. ¡Ah! Antonio.

Haberme llamado para decirme que está aquí.

Te dejé un recado en el contestador.

Llego y encuentro a mi ex marido con su señora en mi cama.

De lo más normal.

Y quiere reunir a toda la familia. Claro.

¿Sabes que tu padre está aquí? -Yo le animé a lo esta noche.

¿Qué pinta aquí el día que voy a firmar la venta?

-Qué bien, señora.

-Que... No queremos que vendas.

¿Bien qué? -Que no venda la casa.

Está asumido. El dinero está colocado. Lo necesito.

¿Quién te ha dicho eso? -Su marido.

-Véndemela a mí.

-Deja de ocuparte de los demás y que se ocupen de ti.

-Prometiste vivir en esta masía un mes con tus nietos.

-Julián, un amigo de Madrid. -Hola.

-Intenté explicárselo, pero no se entera.

-Yo he estado pensando constantemente en ti, ¿sabes?

-Me voy a separar de Laia. En mi situación soy un estorbo...

...para ella, para los niños. Vuelvo a Argentina.

-Si volvieran, no venderían la masía.

Y pasaríamos el verano aquí.

-Disfruta de lo que tienes sin parar.

¿Disfrutar viéndote hacer de pater familias?

Si nunca lo fuiste. -Tú te fuiste de casa, no yo.

-¿Nos llegaremos a enterar de por qué le dejó?

-¿Y ese sobre?

Será el contrato. -¿No tenéis curiosidad?

Por saber cuánto le han dado.

Hay cosas que no deberían tener precio y esta es una.

¿Qué pasa? ¿Tú tampoco quieres que venda?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • A de adiós

Abuela de verano - A de adiós

26 ago 2012

En la masía se vive un ambiente de tenso nerviosismo ya que es el último fin de semana que los nietos de Eva estan juntos: las vacaciones con la abuela se han acabado y ha llegado hora de despedirse.

Histórico de emisiones:

27/08/2011

ver más sobre "Abuela de verano - A de adiós" ver menos sobre "Abuela de verano - A de adiós"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 14 programas de Abuela de verano

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • A de abuelo Completo 1:05:34 100% 26 ago 2012
    A de abuelo 26 ago 2012 31 de Octubre, puente de Todos los Santos. Han pasado 3 meses desde las vacaciones de verano y Eva vuelve dispuesta a formalizar la venta de la masía.Histórico de emisiones:27/08/2011
  • A de adiós Completo 1:06:00 100% 26 ago 2012
    A de adiós 26 ago 2012 En la masía se vive un ambiente de tenso nerviosismo ya que es el último fin de semana que los nietos de Eva estan juntos: las vacaciones con la abuela se han acabado y ha llegado hora de despedirse.Histórico de ...
  • A de afortunados Completo 1:15:52 100% 25 ago 2012
    A de afortunados 25 ago 2012 Hoy es un día especial. Eva se despierta con un mal presentimiento. Su hijo Alberto esta en Sudán cubriendo un reportaje y el periódico anuncia disturbios en la zona. Pero su nuera la tranquiliza. No está en ese ...
  • A de alcalde Completo 1:04:51 100% 25 ago 2012
    A de alcalde 25 ago 2012 El alcalde del pueblo pide a Eva que escriba y lea un discurso con motivo de la celebracion de las fiestas del pueblo. Pero Eva apenas tiene tiempo para dedicarse ya que en la casa se produce una repentina gastro...
  • A de aguacero Completo 1:12:21 100% 19 ago 2012
    A de aguacero 19 ago 2012 La lluvia llega a la masia y afecta de igual manera a niños y a adultos. Los nietos no pueden jugar fuera de casa ya que la lluvia se prolonga durante tres días. Histórico de emisiones:13/08/2011
  • A de amador Completo 1:11:42 100% 18 ago 2012
    A de amador 18 ago 2012 Sorpresa en la masía. Eva anuncia a los niños la llegada de un tractor que facilitará las labores del campo a Abdel. La alegría es mayúscula y los mayores se comprometen a ayudar en su reparación. Pero el tractor...
  • A de Ariadna Completo 1:10:34 100% 18 ago 2012
    A de Ariadna 18 ago 2012 Todo parece tranquilo en la masía hasta que las abejas se revolucionan. De repente y sin que nadie entienda los motivos, comienzan a picar a algunos de los niños. Mientras, Joel aparece con el bebé porque su muje...
  • A de Amarcord Completo 1:03:58 100% 22 jul 2012
    A de Amarcord 22 jul 2012 Alberto, el hijo periodista de Eva, convence a su madre para que acceda a ser la protagonista de un reportaje para el dominical del diario en el que trabaja. Histórico de emisiones:30/07/2011
  • A de avestruz Completo 57:45 100% 22 jul 2012
    A de avestruz 22 jul 2012 A primera hora de la mañana, Eva batalla con unos operarios que vienen a instalarle un poste telefónico en medio del jardín. Justo en ese momento irrumpe en la masia Nicolás, un ex novio de Eva que va camino del ...
  • A de árbitro Completo 1:03:06 100% 21 jul 2012
    A de árbitro 21 jul 2012 Es viernes. Esto significa la visita de los padres de los niños. Gustavo, empeñado en que jueguen un partido de futbol, consigue convencer a su abuela para que sea el árbitro del encuentro que se celebrará al día...
  • A de agua Completo 1:00:22 100% 21 jul 2012
    A de agua 21 jul 2012 Es viernes y los niños están nerviosos porque llegan los padres. Joel, agobiadísimo por un guión que su madre ha perdido, se ofrece a llevarlos a los toboganes, la gran atracción del verano. A cambio Eva debe lee...
  • A de animales Completo 1:03:38 100% 15 jul 2012
    A de animales 15 jul 2012 Hoy se presenta un dia especial. Eva tiene una sorpresa para los niños: ha decidido comprar dos burros. A partir de ahora estos dos nuevos miembros formaran parte de la familia. Todos reciben la noticia con emoci...
  • A de abuela Completo 1:10:19 100% 15 jul 2012
    A de abuela 15 jul 2012 Eva, una mujer en la plenitud de sus sesenta y pico años se embarca en una aventura que repite cada año: llevarse a sus 12 nietos a una casa de campo que tiene en el Emporda durante el mes de julio. Históric...
  • Abuela de verano - Primeros minutos Fragmento 4:21 50% 06 sep 2005
    Abuela de verano - Primeros minutos 06 sep 2005 Así comenzaba la serie protagonizada por Rosa Mª Sardà que se emitió en TVE en 2005.Mira el primer capítulo entero.Mira todos los capítulos.

Añadir comentario ↓

  1. ana

    segunda temporada,YA!!

    08 ene 2012
  2. flori

    Laestoiviendoen internet, ya que en tve la ví anunciada pero noconseguí verla, es una pena que series que de verdad aporten no continuen o no las repongan. que vuelva es genuial

    20 dic 2011
  3. Angela Garcia

    espero q alla mas serie porq me a encantado,espero q utrera se case con la veterinaria. Y espero q empiezen un pocomas tranquilitos q si no lo llebva claro Eva(la ta)

    31 ago 2011
  4. MARÍA

    Me acrodaré siempre de TODOS Uds. por la música de la serie, de los cantos de Feli, y de vuestras voces. Y del "Dr. Utrera" que ha devenido en ESCRITOR.Supongo que os imagináis que tan lejos SE LOS VE. de países lejanos. Y PETER PAN, una OBRA DE ARTE.--- Algún día no muy lejano, me encontraré recorriendo como Eva su masía, mi casa con sus árboles(palta, higuera, ceibo, plumerillo, jazmines, malvones, geranios, y pájaros que quedarán. (ALGO de árboles y plantas me pienso llevar.).-----Y tomaré la idea del árbol-mesa, para la sombra.--Tiene años de grabado, pero es un REMANSO de verano. Besos MARÍA (Uruguay)

    29 ago 2011
  5. Sergi Mir

    Enhorabuena a todos, como espectador me habéis parecido una verdadera familia. Me da mucha pena que ya no hayan más capítulos y espero que el Año que viene os volváis a reunir en la Masia para continuar la serie. ¿Qué tal el viaje de novios del Dr. Utrera con la veterinaria?. Felicidades y un fuerte abrazo. Sergi e Inma.

    28 ago 2011