'200¿ es una serie de cuatro programas que ofrece el privilegio de visitar el Museo del Prado de noche y disfrutar en exclusiva del espacio y sus obras cuando está cerrada al público. El del Prado es un museo distinto al resto de grandes museos europeos de pintura antigua y en '200' veremos qué lo hace tan especial. El programa desnudará muchas de sus obras maestras para desentrañar todo lo que esconden y sacará algunos cuadros del museo para acercarlos a un nuevo público.

Además, el programa será testigo de un misterio que Ramón Gener tendrá que resolver con la ayuda de los cuadros del museo. Él será el único capaz de oír sus voces e interactuar con ellos para conseguir su objetivo: liberar a una reina atrapada en su retrato.

5450622 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
200. Una noche en El Prado - Museo de símbolos - ver ahora
Transcripción completa

Entre nosotros hay voces falsas que intentarán hechizarte

como las sirenas lo intentaron con Odiseo.

Como esa música que andas siguiendo.

Veo que alguien te está pidiendo ayuda.

Se trata de una reina atrapada en su retrato.

¡Sombras de huesos! Los esbirros de Fernando VII.

(PIENSA) "Es un mapa mágico del museo.

Por algún motivo la reina no puede hablar,

algo la mantiene atrapada y me está pidiendo ayuda".

Diga lo que diga ese mapa faccioso,

mantén tus manos plebeyas lejos de ese cofre.

-¿Qué es esto? ¿Unas perlas?

Qué extraño. Tal vez sean alguna pista.

Majestad, creo que ha perdido algunas cuentas. Con su permiso...

-¿Sabéis quién querría ayudar a una reina encerrada?

Otra reina encerrada.

Yo creo que la llave la tiene usted.

A lo mejor es esa que tiene justo ahí, al lado de la...

¡Silencio!

(SUSURRA) Ya están aquí. No te muevas, no respires.

¡Uf! Qué peligro.

Pero... ¿y la llave? Mira en tu bolsillo.

-Eureka, está sí es la llave.

Un pincel, claro.

Sin duda, debe ser el pincel de la reina Isabel de Braganza.

Tal vez, si consigo completar el mapa, pueda llegar hasta la reina.

(Música)

"Seguimos celebrado el bicentenario del Museo del Prado.

Seguimos buscando sus particularidades,

aquello que lo hace único y distinto.

En capítulos anteriores hemos visto que se trata de un museo

del busto de los reyes y un museo de pintores.

Hoy descubriremos que se trata también de un museo de símbolos.

Las paredes del Prado están repletas de historias

y personajes mitológicos religiosos.

Historias como las que nos cuenta la Biblia, La Odisea, La Ilíada

y todos los libros de la antigüedad que son el pilar de nuestra cultura.

Estas historias son la fuente de la que beben

muchas de las obras maestras del museo.

Historias como estas.

"El señor es mi pastor, nada me falta".

-"Más fácil es a los valientes quedar salvos que muertos".

-"Si yo hablase lenguas humanas y angélicas,

más no tuviera caridad...".

-"Y sin pensárselo dos veces, Edipo se puso en camino

para consultar el oráculo...".

-"En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Y la tierra estaba desordenada y vacía...".

-"Canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles,

cólera funesta que causó infinitos...".

-Háblame, oh musa, de aquel varón de multiforme ingenio...".

-"Y tuviese toda la fe de tal manera que trasladase los montes,

más no tuviera caridad, nada sería".

"Hoy vamos a intentar explicaros cómo estas maravillosas palabras

se traducen en imágenes en los cuadros del museo.

Cómo los grandes pintores les han dado forma, color y emoción,

y no va a ser fácil.

La cantidad de obras de temática religiosa y mitológica

que hay en el museo es absolutamente abrumadora.

Un paseo por el Museo del Prado es como un paseo por la historia

de la cultura occidental, con todos sus protagonistas representados".

El 16 de julio de 1782 se estrenó en Viena la ópera

"El rapto en el serrallo" de Wolfgang Amadeus Mozart.

Al final de la representación, el emperador José II de Austria

se acercó a hablar con Mozart,

le felicitó por la ópera y le dijo que le había gustado mucho,

pero que le había parecido que la música tenía un pequeño problema.

Según él, había demasiadas notas.

Mozart, si inmutarse, le pidió que si era tan amable

de decirle qué notas sobraban, él las retiraría gustoso.

Bien, hoy me siento un poco como el emperador José II de Austria,

demasiadas notas.

Es que pretender explicar y comprender toda la obra religiosa

y mitológica del Prado en un programa de televisión es,

para qué vamos a engañarnos, es prácticamente imposible.

Demasiados cuadros.

El Museo del Prado es un museo de símbolos,

un museo lleno de historias antiguas maravillosamente representadas.

Cualquiera de estos cuadros de temas mitológicos,

como todos estos de Rubens que me rodean,

tienen distintos niveles de lectura.

El primero, el nivel 1.0 es accesible a todo el mundo.

Se trata del nivel de lectura emocional del cuadro.

Un nivel en el que no hace falta tener ningún conocimiento previo.

Basta con tener capacidad de emocionarnos,

y eso es algo que todos podemos hacer.

Para acceder a los otros niveles de lectura,

hace falta un poquitín más de esfuerzo.

Hace falta, por así decirlo, como un manual de instrucciones.

Una especie de filtro traductor que nos permitirá descubrir

todas las magníficas historias que se cuentan

en las paredes del museo.

(Música)

"Vamos con la primera muestra del nivel 1.0 de los cuadros

del Museo del Prado.

Todos estos cuadros que vemos son maravillosos.

Para entenderlos en profundidad necesitaríamos saber

quiénes son los personajes, qué están haciendo,

pero, incluso sin saber nada de lo que explican,

es posible conectar con ellos

y saborear las emociones que transmiten.

(Música)

(PIENSA) "El mapa de María Isabel de Braganza

sigue indicándome el camino.

Fue increíble cómo absorbió el pincel de la reina.

Y ahora me marca otra de las cosas que necesito para liberarla.

Una partitura... Bueno, tiene sentido.

Isabel de Braganza era una mujer culta, llamaba a la música,

tocaba el clave y cantaba, y según indica el mapa,

la partitura... tiene que estar por aquí.

Claro, "Santa Cecilia" de Nicolas Poussin,

muy apropiado".

Perdone... Disculpe un momento.

Perdone que la interrumpa, doña Cecilia.

No sé si usted podría atenderme un momentito.

A ver, niños, callaos un momento.

¿En qué podemos servirle, buen hombre?

Mire, no sé si usted estará al corriente.

Estoy intentando ayudar a la reina Isabel de Braganza.

Una cristiana devota y amante de la música, además.

Llegué a escucharla cantar. Tenía un bonito color de voz.

(A LA VEZ) -Bonito color de voz.

Sí... Ella precisa una partitura y el mapa me dice que la partitura

está aquí, en este cuadro...

(Ruidos)

Supongo que debe ser esta de aquí. No, siento deciros que surgió

un problema con la partitura de la reina.

Esta no es la que buscáis. (A LA VEZ)-No, la que buscáis.

Pero es que el mapa me dice que está aquí.

No, buen hombre, estuvo aquí. (A LA VEZ) -Estuvo aquí.

-Pero Fernando VII mandó a sus fuerzas malignas

a confiscarla, así que tuvimos que esconderla.

(A LA VEZ) -Esconderla. ¿Y dónde la escondieron?

¿Dónde la escondisteis, niños?

-Yo te la di a ti. -Yo se la di a los angelitos.

Angelitos, ¿dónde escondisteis la partitura?

Rápido, que me parece que se acercan los esqueletos.

No os dirán nada.

Los ángeles que velan por mí, solo responden a mi música.

Oye, Cecilia, creo que vienen la fuerzas del mal.

Las fuerzas oscuras. Tranquilo, buen hombre.

Quédese petrificado y no le verán. Ni siquiera respire.

Espere a que pasen los esqueletos y le diré lo que...

(Música tensión)

(SUSURRA) Doña Cecilia...

Doña Cecilia... Niños...

Angelitos...

(PIENSA) "Vaya, no contestan.

Es como si los malditos esqueletos hubieran silenciado sus voces.

A ver si el mapa dice algo.

Nada, el mapa no indica nada más.

Es como si se hubiera colgado.

¿Y ahora cómo demonios voy a saber dónde está la partitura de la reina?

En fin, mientras se me ocurre algo, seguimos con el museo de símbolos.

Recordad que tenemos la misión casi imposible de intentar explicar

todas las obras religiosas y mitológicas del museo.

Para el siguiente paso, vamos a sacar un cuadro a la calle

para acercarlo a la gente.

Hemos escogido una obra de Rubens, un auténtico genio

con una capacidad increíble de plasmar historias en imágenes.

Hoy descubriremos uno de sus cuadros más espectaculares".

Con este cuadro queremos pasar del nivel 1.0 al nivel 2.0 de lectura.

Es decir, pasaremos de las emociones que a todos nos despierta

la contemplación del cuadro, aunque no sepamos absolutamente nada

sobre él, al placer de conocer a sus protagonistas y su historia.

(Música)

No sé si conocéis el cuadro, si conoces...

Sí, ¿"Las tres Gracias"?

No es examen, no es examen. Vale, vale, porque soy de 5.

-A mí me causa una impresión estupenda.

Es un cuadro precioso.

-Me impacta el realismo que tiene. Veo muchísima profundidad.

-Pienso que los hombres están bastante más tapados que las mujeres.

¿Sí o no? Sí.

Vamos a intentar enumerar todas las cosas que vemos.

Por ejemplo, de izquierda a derecha. Primero...

Al fondo un paisaje idílico...

Si sigues hacia la derecha ¿qué más ves?

Ovejas. Después hay dos personajes.

Uno más pobre y el otro más rico. Uno más pobre y el otro más rico.

Muy bien visto. El pastor, ¿no?

El pastor. Tú has deducido que es un pastor.

Sí. Okey.

Pero nos hemos dejado lo más importante del cuadro.

¿La manzana? ¡Eco!

La manzana es lo más importante.

¿Qué más hay? Mujeres.

¿Cuántas? Tres.

¿Alguna idea de quiénes son?

Por el aspecto, tendrían que ser diosas.

Tendrían que ser diosas.

Si tuvieras que decirme en una palabra:

"Mira, Ramón. Yo cuando veo el cuadro siento...".

Pureza. Qué bonito.

Belleza y paz.

-Sí, belleza y cierto misterio. Ajá...

Me transmite algo de duda. Quizás porque hay mucho personaje y,

de alguna forma, me desconcierta. A la vez que me gusta, me...

¿Queréis que os cuente lo que pasa en el cuadro?

Por favor.

Estoy deseándolo.

El cuadro se llama "El juicio de Paris".

Te tengo que poner un poco en antecedentes.

El Olimpo de los dioses. Mitología griega.

Se celebra una boda, un bodorrio superbestial.

Todo el mundo está invitado menos una persona,

la diosa Eris, que es la diosa de la discordia.

Yo tampoco la invitaría.

Pero ella, igualmente se presenta.

Se presenta en la boda y se presenta con algo en la mano.

La manzana. Con una manzana, exacto.

Porque la manzana es el símbolo de la discordia.

Y coge la manzana y la tira encima de la mesa

donde están todas la diosas y dice:

"Esa manzana va a ser para la más bella de las diosas".

¿Y entonces qué sucede?

Que todas la diosas que están en el banquete dicen:

"La manzana es para mí porque yo soy la más bella".

Así que Zeus, que es el que debería elegir, no lo hace.

Echa balones fuera, no quiere lío ni el marrón de tener que escoger.

Así que, echando balones fuera, dicen:

"Vamos a intentar encontrar a alguien que sea puro,

alguien que sea imparcial, para que decida".

Es él, Paris. Es un pastor o cree ser un pastor,

porque en realidad es príncipe de Troya, pero él aún no lo sabe,

para que elija. Qué listo es Zeus.

Envió a Hermes, que era su emisario, su dios helgado,

con la manzana, para que Paris pudiera ver a las tres diosas

y pudiera decidir cuál de las tres era la más hermosa,

así que las tres se presentaron frente a él.

Tenemos a la de la derecha, que es Hera,

diosa del matrimonio y de la familia.

En medio Afrodita, diosa del amor.

Diosa también del deseo.

Por eso, como tú muy bien has dicho...

El amorcillo. Tiene el amorcillo.

Ese dios Eros, o ese dios Cupido.

A la izquierda Atenea, diosa de la sabiduría y de la guerra.

Por eso la armadura.

¿Sabes lo más curioso de todo? ¿Lo más divertido de todo?

Es que cada una de las diosas le ofreció a Paris algo a cambio.

Si tú me escoges a mí,

yo te daré algo a cambio.

Era le ofreció dominar el mundo. Mola.

Mola mucho.

Afrodita le dice: "Si me escoges a mí, yo haré que la mujer

o el hombre más maravilloso y más hermoso del mundo

se enamore de ti".

Y Atenea le ofreció toda la sabiduría del mundo.

Saber todas las cosas y además, vencer en todas las batallas.

Con ese percal... ¡Qué eliges!

¿Qué eliges?

Parece que gana Afrodita, ¿no? Porque tiene la corona.

O sea, que tú ya has visto que el pintor, que es Rubens...,

nos está advirtiendo de cuál va a ser la vencedora.

(ASIENTE)

Afrodita. Afrodita.

O sea, que lo que escoge él es...

el amor. Error.

¿Error?

¡Claro! ¿Tú no hubieras escogido el amor?

Yo hubiera escogido a Atenea. -Atenea... sin dudarlo.

La sabiduría.

(ASIENTE)

¿Tú también? Con la sabiduría...

Bueno, él no sé, yo sí, desde luego. Tú sí.

Clarísimo. -Yo no porque la del medio es...

Afrodita. Yo creo que...

Creo que es la elegida en este caso. El amor.

Sí, sí. -¿Por qué elegiríamos a la sabiduría?

El amor al amor... seguro. Lo tienes clarísimo.

Yo sí.

O sea, tú tienes clarísimo que una mujer escogería distinto

de un hombre... Sí.

Lo mejor de todo es que la decisión de Paris después...

Claro, la mujer más hermosa del mundo era Helena...

(ASIENTE)

Madre mía...

Esa elección fue lo que desencadenó la guerra de todas las guerras,

las batallas de todas las batallas, que fue... la guerra de Troya.

Ah, lo habías visto en una película. ¡Sí! En la película "Troya".

(RÍE) Lo habías visto en una película...

Sí, también. Bueno, pues todo esto es lo que pasa

antes de la película. La precuela.

Exacto, exacto. Después, la película.

-La precuela. Exacto.

(Canción en inglés)

Alberto, ¿a quién habrías escogido?

Si te viene Hermes y te da la manzana...

Hera...

El poder de...

El poder de todo el mundo...

La sabiduría que te hubiera dado Atenea o...

el amor de Afrodita. Difícil,

pero... yo creo que Afrodita. Ah, el amor.

Sí. ¿Y eso?

(RÍE) Es un poco...

Creo que... creo que yo también... Afrodita.

Sí, creo que yo también estaría de acuerdo en eso.

(Ruido)

Oye, y el ruido este que hace el camión aquí delante... ¿qué?

No. ¿Cómo que no?

No creo. Aquí.

¿No es del motor? No.

¿No es? Nada.

¿No? No.

¿Y aquí? Para, para, para... ¿No será de la caja?

No. ¿Cómo que no?

¿No lo oyes? No, yo no escucho nada.

A ver si se ha soltado el cuadro...

Difícil... ¿Sí?

¿Puedo bajar a verlo? Sí, sí.

Yo oigo un ruido ahí como un cloc, cloc, cloc...

¿Tú no? Yo... nada.

A ver...

(Motor)

(Música misterio)

(Golpes)

"Siempre llevo algunas manzanas de más por si las moscas;

Paris, a menudo, las pierde. Se queda embobado con las diosas

y ya se sabe". ¿Hermes?

A su servicio para envíos y mensajes en general.

Seguridad y rapidez es mi lema. Estupendo saberlo

por si tengo que enviar un mensaje. En este caso,

tú no eres el remitente, sino el destinatario.

Ah, que tengo un mensaje de los dioses.

¡Eso es! De parte de los mismísimos dioses del Olimpo,

los peces gordos. Ah, eso es una maravilla, un honor.

Sí, ya... Espera a conocer el mensaje y las condiciones.

(MURMURA) Ah, claro... El mensaje tiene condiciones.

Bueno, eso, en realidad, es cosa mía.

Verás, es que me tienen frito. Llevo milenios con sus mensajitos

de aquí para allá... Sin vacaciones,

tengo agujetas hasta en las alas.

Eso... eso es explotación laboral. Uf... Ya te digo.

En fin, hasta aquí hemos llegado. Si no me tomo un descanso,

no entrego ni un mensajito más... Ni el tuyo.

Hombre, yo qué culpa tengo. Mira, chaval, lo siento mucho,

pero necesito un "break", que decís los mortales.

Un par de días, no pido más. Consígueme eso

y yo te entrego encantado el mensaje.

Yo... yo no puedo hacer eso. ¿Cómo voy a hacer eso?

Yo te tengo que devolver al Museo del Prado.

Mira, si quieres recibir tu mensaje, llévame a un hotel de lujo.

Ah, y con piscina.

(Música)

Bueno, Hermes, pues aquí estamos, como habías pedido...

Piscina, hotel de lujo... Todo de primera.

Bueno, solo te puedo dejar aquí dos días porque, en el museo,

me están llamando, están reclamando a ver si volvemos

y, además, el hotel no es barato para nada, ¿eh?

Nada, será suficiente. Muchas gracias, mortal.

Vale. ¿Y el mensaje qué? Yo creo que ahora ya he cumplido

todos tus deseos, ahora me podrías decir el mensaje.

Escucha... Ahí va.

(CARRASPEA) Para descubrir dónde se halla lo que buscas,

deberás antes superar una prueba como lo hizo Hércules.

¿Y ya está? "Una prueba como lo hizo Hércules".

¿No podrías ser un poquitín más claro?

Bueno, ya sabes, mortal... A los dioses nos gusta ser

crípticos y misteriosos, es parte de nuestro glamur.

Sí, ya... Parte del glamur de los dioses,

ya lo sé... Pero sí, claro, Hércules no hizo

ni un trabajo ni dos, hizo doce trabajos.

¿Cómo voy a saber cuál es el que tengo que hacer?

¿Y yo qué quieres que te diga? Pues habla con Hércules y averígualo.

(RÍE) Por cierto, ¿puedes ponerme un poco de "bossa nova" antes de ir?

(SUSPIRA) Voy, vale.

(Música)

(TARAREA)

Gracias, majete.

(Continúa la música)

"Volvemos al museo y seguimos con las obras mitológicas del Prado

y vamos con otro gran contador de historias, Diego Velázquez.

En uno de sus cuadros más famosos, 'Las hilanderas',

nos presenta la historia de Atenea y Aracne en diversos planos.

Primero, vemos una imagen casual de un taller de tejidos,

pero quiénes son la anciana y la joven hablando a la izquierda.

La joven es Aracne, la anciana es la diosa Palas Atenea disfrazada.

Fijaos en su joven pierna, que asoma bajo la ropa.

Aracne lleva tiempo presumiendo de ser mejor tejedora que la diosa

y esta, disfrazada, le aconseja humildad.

Como la joven no cede, Atenea le reta a tejer un tapiz.

En este punto, nos tenemos que ir al fondo de la escena.

Ahí cuelga el tapiz que teje Aracne, 'El rapto de Europa',

donde Velázquez reproduce el cuadro de Tiziano sobre este tema.

Y, delante del tapiz, vemos a la diosa, sin disfraz,

castigando a Aracne por su osadía y soberbia.

Y también porque el tapiz de la humana es mejor,

cosa inadmisible. Por eso, Atenea convierte a Aracne

en una araña condenada a tejer su tela... para siempre".

(Música intriga)

"Por cierto, estamos hablando de la mitología griega,

pero todas las civilizaciones tienen su propia mitología,

incluso una tan joven como la americana.

En los años 30, creó sus propias formas mitológicas

y lo hizo a través de los cómics. 'La fábula de Aracne' se podría leer

como la de un mortal que adquiere propiedades de araña,

un héroe con poderes sobrehumanos que puede volar por los rascacielos

gracias a sus telarañas".

(Música suspense)

"En la mitología, Diana cazadora era una luchadora incansable,

poderosa, capaz de vencer a quien se le pusiera por delante.

En los cómics, esa guerrera incansable

podría ser... Wonder Woman".

(Continúa la música)

"Qué decir del forzudo Hércules.

Un héroe con propiedades divinas que le otorgan

una fuerza sobrehumana.

Eh... ¿Os suena esa historia?".

(Continúa la música)

"Los griegos también tenían la historia de Helicaón,

el rey de Arcadia que mataba a los viajeros

para servirlos como comida y a quien Zeus castigó...

convirtiendo en lobo.

Los americanos y otras culturas antes que ellos...

tienen al hombre lobo,

que se convierte las noches de luna llena

para devorar carne humana.

Mito y superhéroe,

dos caras de una misma moneda,

dos maneras de venerar a dioses y diosas,

a seres superiores que nos ayudan a dar una explicación

a un mundo... más o menos real".

(Música)

Ramón, por... Ramón, no... -¡Corten!

¿Qué pasa? Para una secuencia que tenemos sin ti

vas y nos pisas el plano. ¿Qué hacéis?

Oye, perdona... Bueno... ¿Qué estáis haciendo?

Oye, lo siento, que no lo sabía. Perdonad...

Perdón, perdón. ¡Vamos a primera!

Es que estoy buscando los cuadros de Hércules y me he despistado, ¿eh?

A este tío se le va, ¿eh?

(Respiración agitada)

(Latidos)

A ver...

Hércules tiene que estar por aquí.

Exacto.

Ostras... En la misma sala que "La rendición de Breda"...

Bueno, en fin, aquí están "Los doce trabajos de Hércules"

pintados por Zurbarán.

Hércules llevó a cabo doce gestas increíbles

con las que se redimía de sus faltas.

No sé, a ver si...

si me aclara cuál de los doce trabajos

es el que yo tengo que hacer para conseguir la partitura.

Te veo muy tirillas, chaval. Hércules...

Te falta músculo. Deberías tomar más proteína

y hacer ejercicio. Pesas, muchas pesas.

En fin, supongo que has venido por el mensaje de Hermes.

Entonces, tú puedes decirme dónde está la partitura de la reina.

Date la vuelta y verás lo que tienes que hacer para conseguirla.

No veo ninguna partitura. ¡Claro que no!

Recuerda que tienes que superar una prueba, como lo hice yo.

Pues esa es la prueba, mi décimo trabajo.

¿"Hércules vence al rey Gerión"?

Eh... ¿Qué me estás diciendo? ¿Que tengo que vencer al rey?

¡Exacto!

Solo venciendo al rey, destruirás su poder

y encontrarás la partitura. De hecho, él ya viene a tu encuentro

para batirse en duelo contigo. ¿Cómo que viene a mi encuentro

para batirse en duelo conmigo? ¿Pero estamos locos o qué?

¿Qué me estás contando? Esto no se puede arreglar así,

dijéramos, como...

¿de modo civilizado? Tranquilo, tirillas.

Tú haz lo que yo te diga. Guárdate ese mapa

a la altura del corazón. Escóndelo

y, cuando llegue el momento, cierra los ojos y confía en mí.

(MURMURA) ¿Cierra los ojos y confía en mí?

Bueno, no sé, si él lo dice...

(Música intriga)

Aunque, claro, eso es muy fácil de decir si eres Hércules.

Bueno, no queda otra,

de algún modo tengo que salir de este lío.

(Sonido metálico)

Así que...

Bueno, ahí voy.

(Música tensión)

Vamos allá...

(RECUERA) "Cierra los ojos y confía en mí...".

(MURMURA) Confía en mí, confía en mí...

Todo saldrá bien, sí, claro...

Has sido advertido hasta la saciedad, plebeyo, ha llegado tu hora.

Ahora, vete para no volver jamás y no supliques clemencia.

Mire, oiga, yo...

Yo tengo que grabar un programa de televisión, ¿sabe?

Y, además, tengo que liberar a la reina.

¡Entonces muere!

(Música misterio)

¿Qué es esto?

¿Qué has hecho, plebeyo? ¡Maldita sea! ¡Me has engañado!

¡Era una patraña! Y os la habéis tragado entera.

Eres un loco si crees que me has vencido.

Y te digo más... Con la que te va a caer encima,

vas a echarme de menos. Ya verás cuando ella llegue.

(RÍE MALICIOSAMENTE)

"Bueno, pues al final no ha sido para tanto.

A ver el mapa...

Ostras, vuelve a funcionar. Hércules, tenías razón.

Ha sido cuestión de cerrar los ojos, confiar y el mapa ha absorbido

la espada de Fernando VII y el rey se ha desvanecido.

Menos mal...

Por fin, me he quitado de encima al felón.

Ah, mira, ahí está la partitura.

Me parece que ya sé dónde la tienen escondida.

Pero...".

(Viento silbando)

"¿Eh? Ostras, esto no va a ser nada fácil.

Porque, además, yo diría que esto...

Creo que hay que bajar al almacén".

(Teléfono)

(RESOPLA) Y ahora quién es.

Uh, es verdad, el rodaje.

"No, no... Paso, paso...

Pero cómo me voy a ir al rodaje ahora.

A ver el mapa, ahí está.

Sí, sí, sí. Hay que bajar al almacén.

El mapa me indica que ahí está el cuadro

en el que se esconde la partitura, pero también me indica...".

(Teléfono)

(PIENSA) "No, no... Otra vez no, por favor".

(Continúa el teléfono)

Oye, a mí no me cuelgues el teléfono, que te estoy llamando.

Ya, ya. Te estamos esperando

para lo de la autopsia. ¿Dónde te metes?

Ya... ¿Tú estás bien o qué te pasa?

Eh... Pues que me están pasando unas cosas increíbles.

Ah, ¿sí? Sí.

(SUSURRA) Me están pasando unas cosas que lo flipas.

¿Qué cosas? Bueno, pues que...

Que me he encontrando con Fernan...

No, no.

Estoy bien, estoy bien. ¿Ves? Lo que yo te digo.

Estás muy raro, Ramón. Mira, vamos a hacer una cosa.

Vamos a ir a grabar la secuencia de la autopsia del cuadro del Bosco.

A ver si así te centras un poquito... Vale.

Perfecto. Vale.

Pero me tienes que dar cinco minutos. Es que...

tengo que resolver un tema superurgente, ¿vale?

(GRITA) ¿Pero cómo te voy a dar cinco minutos? ¡Que no me escuchas!

Que nos están esperando desde hace media hora. ¡Venga!

Ya... ¡Venga, tira!

Un poco en las ojeras, las ojeras... Ahí. Gracias...

Secuencia doce, ¿no?

Vale.

"Vale. ¿Preparados para grabar?". Venga. Preparados.

3-SIM-12-B, 1. Primera.

Hasta ahora hemos visto

los dos primeros niveles de lectura de un cuadro.

El nivel 1.0, que es el nivel emocional,

y el nivel 2.0, el nivel argumental.

Ahora vamos a pasar al siguiente nivel, el nivel 3.0,

porque en un cuadro todos los elementos que aparecen

significan alguna cosa. A veces pueden tener un significado oculto,

pero todos los elementos que aparecen en el cuadro

aportan una riqueza al contenido de la obra.

¿Cómo vamos a averiguar qué significan todos esos elementos?

Pues haciendo una autopsia.

(Música suspense)

Empiezo la autopsia del sujeto.

"La adoración de los magos", de El Bosco.

Aspecto general de la obra: bueno.

Escena... que se representa... la llegada de los magos,

de los Reyes Magos de Oriente al establo de Belén.

Procedo... con la primera incisión.

"Estoy delante de un sujeto especialmente difícil de interpretar

porque nadie sabe con seguridad qué quería decir El Bosco con sus obras.

Por eso es tan emocionante realizar esta autopsia, porque la riqueza,

complejidad y fantasía de sus dibujos no tiene límite.

Aquí va una posible interpretación del cuadro.

Empiezo extirpando el personaje semidesnudo

con una capa roja sobre sus hombros. Se trata del Anticristo.

Y representa, o puede representar, la continua amenaza del mal.

Me fijo ahora en la presencia del búho.

Escondido, difícil de ver.

Podría tratarse de un autorretrato.

Parece ser que el pintor solía retratarse a sí mismo

bajo la apariencia de una de estas aves.

Procedo ahora a recortar uno de los regalos de los Reyes Magos.

Una estatuilla dorada que podría representar el sacrificio de Isaac.

Una referencia al Antiguo Testamento.

El tercer rey lleva un presente con una figura del Ave Fénix,

símbolo de la resurrección, seguramente.

Siguiente extracción: un mono que monta un asno.

¿Cuál es su significado? Podría ser la imagen de la lujuria.

Y se dirige a algún lado...

Veamos... Veamos a dónde...

Una casa coronada con un palomar,

con un símbolo de un cisne en la puerta.

Seguramente se trata de una señal de deseo sexual, de perversión,

es decir, esa casa... podría ser un burdel.

Sigo con una nueva incisión.

Estos hombres a caballo podrían ser las tropas de Herodes

que buscan al niño recién nacido para matarle.

Y finalizo la autopsia con esta pequeña estatua de Marte

justo aquí en medio... ¿Qué significa?

Quizás que en esta tierra se adoraba a ídolos paganos

antes de la llegada de Jesucristo".

Autopsia finalizada.

Bien, el cuadro de El Bosco explica y narra, efectivamente,

la adoración de los Reyes Magos ante Jesucristo...

Pero yo creo que también podría estar advirtiéndonos del mal

que ya sabéis que acecha peligrosamente

o incluso de los peligros de la lujuria.

El Bosco habla de la Biblia, habla de la tradición,

pero a mí me parece que en este cuadro

también nos habla muy especialmente

de la preeminencia de la fe cristiana

frente a los dioses paganos.

"La autopsia que acabo de realizar con el cuadro de El Bosco

se podría hacer con la mayoría de los cuadros mitológicos

y religiosos del museo... y descubrir mil cosas,

como que la paloma que está representada

en todas las anunciaciones es el Espíritu Santo

O que el reloj de arena en las manos de la muerte

de 'Las tres edades' de Baldung

es el tiempo que pasa por todos nosotros y que un día acaba.

Los ciervos con los cuernos en alto de Tiziano, por ejemplo,

pueden ser una señal de virilidad.

O la fuente con el pavo real podría mostrar erotismo y fertilidad.

En la pintura religiosa, el dragón simboliza el demonio.

Aquí vemos a san Miguel luchando contra uno.

En este caso, Lucifer o Luzbel.

En cambio José María Esquivel pintó el mismo tema,

pero esta vez le dio a Luzbel el aspecto de un ángel caído".

Si la mitología ha inspirado muchos superhéroes,

las historias bíblicas de ángeles caídos son aún mejores

inspirando supervillanos.

Pensad en Lex Luthor, en el Dr. Octopus o en Darth Vader.

Todos ellos son ángeles caídos.

Personajes que empezaron con buena intención,

pero que en algún momento se acabaron torciendo.

Bien fuera por celos, por ambición o porque la fuerza no les acompañó,

todos se pasaron al lado oscuro.

Y, claro, un supervillano no es nadie

si no tiene asociado un gran leitmotiv musical,

es decir, una pequeña célula musical que sirva para identificar

y caracterizar a un personaje.

Los leitmotiv que tenemos más frescos son los de las películas,

pensad, por ejemplo, en el leitmotiv de Darth Vader,

antes Anakin Skywalker, compuesto por el gran John Williams.

(Leitmotiv Darth Vader)

O el de "Tiburón", también de John Williams.

(Leitmotiv "Tiburón")

Fantástica música. ¿O qué me decís del de Norman Bates

en la famosa escena del asesinato en la ducha?

(Música "Psicosis")

Una música muy reconocible,

superalucinante, de Bernard Herrmann.

Ya lo veis, los grandes compositores de bandas sonoras de cine

han usado en muchas ocasiones la técnica del leitmotiv

para identificar a los malos malísimos, pero...

de entre todos los ángeles caídos del cielo,

de entre todos los ángeles que pierden sus alas

y se convierten en villanos, mi preferido es Satanás,

Lucifer, Luzbel, Belcebú, Samael, Mefistófeles

o como queráis llamarle.

El ángel caído, el demonio que se dedica a corromper almas

y que consigue hacerse con el alma del hombre más sabio,

el alma de Fausto.

El mito del mortal que vende su alma al Diablo.

Mefistófeles tiene infinidad de músicas.

Muchísimos compositores se han esmerado

para ilustrar musicalmente a este ángel caído,

pero de entre todos ellos yo me quedo

con el compositor francés Charles Gounod.

Una música que suena así.

(Música)

(Canto lírico)

"Según me indica el mapa,

para recuperar la partitura tengo que bajar a los almacenes.

Me parece a mí...

que va a ser como bajar a los infiernos

porque quien esconde la partitura es el mismísimo Mefistófeles".

(Continúa la música)

"Ahí está, la partitura en el cuadro de Fortuny inspirado en 'Fausto',

custodiada por el demonio, por Mefistófeles.

¡Vamos! ¡Rápido! ¡Debo intentar atraparla!

No, no, no, no funciona... Maldita sea...

El poder de Mefistófeles me impide absorber la partitura, pero...

Un momento... El mapa... ¡El mapa me indica algo!

¡Es eso! ¡Claro! ¡La espada! Con la espada de Fernando VII

puedo anular el poder de Mefistófeles.

Exacto, tengo la partitura.

He conseguido completar el mapa, pero...".

(Música)

"Un momento... Reconozco esas notas.

Es la música, la música de la reina, la música con la que me llamaba.

Claro, quizás usando su música pueda ponerme en contacto con ella".

(Continúa la música)

(Música suave)

"Pero no nos olvidemos del museo de símbolos.

Seguimos profundizando en los niveles

de lectura de los cuadros hasta el nivel 4.0,

el de los colores, porque todos los colores tienen su significado

y hoy nos vamos a concentrar en el color azul,

el favorito de los occidentales.

Un color que no siempre ha sido tan querido.

En la antigüedad, por ejemplo, era el color de los bárbaros

y no fue hasta mucho más tarde

que se le otorgó un papel mucho más positivo.

en los siglos XII y XIII la iglesia quiso buscar un contrario al rojo,

el color del demonio, y escogió el azul,

y la Virgen se convirtió en la principal promotora del azul,

en la imagen perfecta de la pureza y la santidad.

Por eso todas la vírgenes llevan mantos azules.

Visten el color de la pureza y de la virginidad.

Muchos siglos después el azul se ha teñido de un tono...

mucho más melancólico, el del blues.

¿Qué pasaría si le cambiamos la banda sonora

a las vírgenes de El Prado? ¿Cómo sonaría...

"La Inmaculada Concepción" de Murillo con un blues?".

(Música blues)

(Música suave de piano)

"Ahora que hemos visto los distintos niveles de lectura de una obra

os propongo aplicarlos todos a un solo cuadro

y explorarlo a fondo para ver hasta dónde podemos llegar".

Estamos ante una de las grandes obras maestras de El Prado.

Un óleo sobre tabla del sigo XV del artista flamenco Van der Weyden.

Trata, ya lo veis, una deposición. Un tema que ha sido representado

muchas pero que muchas muchas muchas veces en la historia del arte.

Pero esta deposición es, desde mi punto de vista, es única,

es distinta y es absolutamente fascinante.

Para empezar, vamos a hacer un repaso rápido

de quiénes son los personajes, así que..., si os parece,

vaciamos todo el cuadro, quitamos todos los personajes,

exactamente así, y empezamos, naturalmente, con Jesucristo.

Su cuerpo a medio caer ocupa el espacio central del cuadro.

Detrás de él, sosteniéndole, Nicodemo, doctor de la ley judaica,

que pagará el embalsamiento de Cristo.

Encima un criado subido a una escalera.

Ha desclavado los clavos de la mano de Cristo para descolgarlo.

A su lado, ahí lo tenéis, José de Arimatea.

Otro personaje rico y judío

que ofrecerá su sepulcro para enterrar a Jesús.

A su derecha, María Magdalena.

Y detrás otro criado que aguanta un tarro

con el aceite con el que María Magdalena

ungirá los pies de Jesús.

A este lado, desmayada, aquí la tenéis, la Virgen María,

rota por el dolor por la muerte de su hijo.

Y, claro está..., vestida de azul.

Detrás de ella, sujetándola, probablemente, María Salomé,

hermanastra de la Virgen.

Y a su lado, aquí, Juan Evangelista, también sujetándola.

Por último, la mujer que llora, aquí, en el rincón de la izquierda,

podría ser María Cleofás, otra hermanastra de la Virgen.

Ahora que ya sabemos quién es quién,

vamos a fijarnos en los pequeños detalles,

Van der Weyden es un maestro de los detalles.

Mirad las lágrimas en la mejilla de la Virgen,

aquí hay una lágrima que está a punto, a punto de caer.

Fijaos en José de Arimatea, lo lujoso de su manto,

pero también se ve otra cosa: el manto está desabrochado,

los corchetes están desabrochados.

Y otro detalle, la barba incipiente.

Si fuéramos Sherlock Holmes, la deducción sería fácil:

ha salido de casa apresuradamente.

Más detalles fantásticos: las venas en los pies de Jesús;

la sangre que pasa por detrás del velo blanco;

la herida del costado; la barba.

¿Y el espacio?

¿Donde están todos estos personajes?

Están metidos en una especie de caja,

una caja que da una sensación de claustrofobia.

Esa cruz, los brazos de la cruz, ¿por qué son tan cortos?

¿Y la pierna de la Virgen? Es demasiado larga,

no es creíble que el pie de la Virgen, fijaos,

llegue hasta aquí, hasta el pie de la cruz.

Es una perspectiva muy extraña, muy forzada.

Esas formas, esas perspectivas,

están forzadas para que los personajes quepan en la caja,

o mejor dicho, para que ocupen toda la caja,

y eso le da un sentido de irrealidad que, combinado con los detalles

hiperrealistas de los personajes,

da un resultado muy inquietante.

Ahora vamos a ver las líneas que trazan los personajes,

porque ya lo veréis, son pura armonía.

Para empezar, este cuadro estaba pagado por el gremio de ballesteros

de la ciudad de Lovaina, para la iglesia local.

¿Qué forma tiene el cuerpo de Jesús?

Exacto, tiene forma de ballesta.

Es como si ya que los ballesteros son los que pagan el cuadro,

Van der Weyden quisiera que quedaran contentos.

Pero más allá de esta anécdota, fijaos qué líneas tan bellas.

Juan Evangelista y María Magdalena forman dos eses,

como formando unos paréntesis a lado y lado del cuadro,

para mantener todo el conjunto recogido y cerrado.

La línea del cuerpo de Jesús

se copia exactamente en la línea del cuerpo de su madre,

de la Virgen María.

Y si seguimos la postura de sus brazos,

vemos que forman

una escalera que une a madre e hijo.

Si partimos de la espalda de María Magdalena,

se forma una preciosa curva, una parábola casi perfecta

que llega hasta la cabeza de Cristo.

Fijaos una vez más en los personajes,

fijaos en todos los personajes:

todos están a punto de caer.

Es como si el pintor congelara la acción

en el momento previo a la gran caída.

La Virgen se ha desmayado, va a caer.

Juan intenta sostenerla, pero tiene un pie, este pie,

lo tiene en el aire, parece que tampoco vaya a poder con ella.

El cuerpo de Cristo está bajando de la cruz,

y eso provoca que José de Arimatea

tenga que hacer un movimiento extraño,

aquí lo veis, para mantenerse en pie, así.

Fijaos en sus pies, los ha cruzado de una manera extraña,

una pierna por delante de otra,

para aguantar el peso que le llega del cuerpo muerto del Mesías.

Todo el cuadro muestra un momento concreto,

es como si hubiéramos apretado el botón de pausa de una película,

y se hubiera quedado la acción totalmente congelada.

Van der Weyden pinta el instante,

el microinstante de un movimiento.

No es solo Cristo quien desciende, todo desciende,

todo cae, todos los personajes caen,

las miradas caen, las lágrimas caen.

Yo creo que el movimiento que describe el cuadro es un movimiento

al mismo tiempo espiritual, pero también físico,

es el movimiento de nuestro cuerpo,

como si todo el cuadro no fuera en realidad más que...

más que un suspiro, un hondo, un profundo,

un largo y un pesado suspiro.

Ese suspiro que viene después de la tensión, del sufrimiento,

ese suspiro que llega cuando dejas de luchar,

cuando te dejas llevar, cuando finalmente aceptas la realidad,

por muy insoportable que esta sea.

(Música suave)

"Llegamos al final del programa, y como ya habíamos supuesto,

nos han quedado muchísimas historias por contar,

y muchísimos cuadros del museo por explicar.

En fin, ya sabíamos que era una misión casi imposible.

Pero no me gustaría terminar sin que viéramos una última historia,

la de Pablo de Tarso,

el aguerrido soldado romano que se convirtió a la fe

tras ver a Cristo y caer del cabello.

Porque yo creo que todos deberíamos caernos del caballo,

así que, os invito a hacerlo, y a aceptar la fe.

Pero me refiero a otro tipo de fe, la fe en la cultura y en el arte,

y os aseguro que no hay ningún lugar mejor para hacerlo

que en el Museo del Prado".

(Música suave)

"Ya tengo el pincel y he conseguido la partitura,

he logrado completar las dos casillas del mapa,

y creo que usando la música de la reina,

podré conseguir que me hable, que me indique lo que necesita".

(Piano)

Mi reina, es vuestra música,

escuchad.

(Piano)

¿Podéis escucharla?

"Sí, eso es. Exacto, es ella".

Eso es, decidle... Sí, os escucho, seguid.

(Piano)

Os escucho.

(Continúa piano)

Decidme cómo os puedo ayudar.

(Continúa piano)

Decidme: ¿qué puedo hacer?

(Continúa piano)

(Truenos)

(SUSURRA) Mi reina,

¿seguís ahí?

Escuchad, es nuestra música.

(Piano)

(SUSURRA) Mi reina,

¿no podéis escucharme?

(Truenos)

(ASUSTADO) "¿Quién anda ahí?

Si el rey ya no puede amenazarme.

¿La muerte?,

¿a eso se refería cuando me ha dicho que le iba a echar de menos?".

(Música tensión)

"¡El mapa, me ha arrebatado el mapa, no puedo liberar a la reina!".

Sara, ¿puedes venir, por favor? Sí.

María Francisca de Bragança, voy un momentito a verlo, ¿vale?

(Música intriga)

No sé, yo que es la muerte la que se ha llevado el mapa.

"Tienes que bajar a sus dominios, al inframundo."

Sí, bueno, ¿y qué le llevo?

Un mensajero ha traído esto de parte de tu mamá.

¿Te has olvidado la merienda? Qué graciosa.

"No pareces muy difunto". ¿Suficiente para un viaje al Hades?

Me han dicho que con esto... "Magnífica idea".

-Te presentas en mi casa sin ser invitado,

¿no temes que te condene a quedarte aquí con las demás almas?

(Música)

Empieza.

-La última grabación, y el tío desaparece.

"Me tiene harta, llevo tropecientos días haciéndole de niñera,

y cada día está peor".

Parece que te necesitan al otro lado.

Ni todas las almas del Museo juntas podrían derrotarme.

Piensas que no somos adversarios para ti,

pero te has confiado, has arriesgado mucho en tus posiciones.

¿Dónde estabas? Llevamos media hora esperándote.

¡Vamos, se nos echa el tiempo encima!

Exacto, se nos echa el tiempo encima.

Me alegro de que estemos de acuerdo, vamos.

(Música)

200. Una noche en El Prado - Museo de símbolos

53:53 21 nov 2019

En las paredes del museo del Prado se cuentan infinidad de historias preciosas relacionadas con la Biblia o con la mitología. Intentaremos repasar las más bonitas y significativas y ver cómo presentan diversos niveles de lectura que las hacen incluso más interesantes de lo que aparentan.

En las paredes del museo del Prado se cuentan infinidad de historias preciosas relacionadas con la Biblia o con la mitología. Intentaremos repasar las más bonitas y significativas y ver cómo presentan diversos niveles de lectura que las hacen incluso más interesantes de lo que aparentan.

ver más sobre "200. Una noche en El Prado - Museo de símbolos" ver menos sobre "200. Una noche en El Prado - Museo de símbolos"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Celia

    Me ha encantado! ha sido un forma muy bonita, original y creativa de acercar nuestro museo, pinceladas de nuestra historia y del mundo del arte a todos. Mis hijas de 9 y 12 años lo han seguido muy ilusionadas. Bravo!

    pasado sábado
  2. Pablo

    Genial capitulo. Deberían hacer el análisis de cada cuadro del museo, me parece fascinante.Ah, y a mi si me ha gustado el blues junto al cuadro de la Inmaculada.

    24 nov 2019
  3. María

    Una estupenda idea para acercarnos y hacernos amar, aún más, nuestro patrimonio. Contenido ameno e interesante, que despierta y sacia a la vez la curiosidad. Me ha encantado el análisis de los cuadros, que, para personas no expertas, pero interesadas, como yo, ha sido muy revelador.

    23 nov 2019
  4. Manuel

    Pablo de Tarso nunca fue un "aguerrido soldado romano". Sí fue ciudadano romano, pero nada más. Persiguió a los cristianos como judío que persigue a los herejes. Y lo de aceptar la fe en la cultura y en el arte... ha habido demasiados artistas al servicio de los tiranos; mejor la fe en Dios. Por cierto, el blues con la Inmaculada de Murillo no pega ni con moco. Saludos cordiales. Una lástima el dinero que ha costado producir esta cosa.

    22 nov 2019

Los últimos 4 documentales de 200. Una noche en El Prado

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Museo de reflejos

    Museo de reflejos

    52:30 28 nov 2019

    52:30 28 nov 2019 Desde el día de su inauguración en 1819, el Museo del Prado se ha convertido en un referente para centenares de artistas de todo el mundo. La historia del arte es una cadena de artistas que miran hacia atrás para poder abrir nuevos caminos. Y en esta cadena, el Prado tiene un lugar privilegiado.

  • Museo de símbolos

    Museo de símbolos

    53:53 21 nov 2019

    53:53 21 nov 2019 En las paredes del museo del Prado se cuentan infinidad de historias preciosas relacionadas con la Biblia o con la mitología. Intentaremos repasar las más bonitas y significativas y ver cómo presentan diversos niveles de lectura que las hacen incluso más interesantes de lo que aparentan.

  • Museo de pintores

    Museo de pintores

    55:07 14 nov 2019

    55:07 14 nov 2019 El Museo del Prado no es un museo de pintura, es un museo de pintores. Su magnífica colección tiene una particularidad que lo diferencia de otros museos: el Prado tiene la máxima cantidad de Goya, de Rubens o de Velázquez del mundo, pero solo tiene un Rembrandt.

  • Museo del gusto Real

    Museo del gusto Real

    57:03 07 nov 2019

    57:03 07 nov 2019 El museo del Prado es el fruto de las colecciones reales de la monarquía española, es el resultado del gusto de los reyes y las reinas a lo largo de los siglos. Ramón Gener nos presentará el álbum familiar de los reyes de España, que cuelga de las paredes del museo, y nos descubrirá sus tesoros.

Mostrando 1 de 1