Adaptación para TVE de la novela homónima de Leopoldo Alas 'Clarín'. Narra la vida de Ana Ozores mujer joven y de gran belleza, hija de un militar librepensador, cuya boda con el ex regente de la audiencia, don Víctor Quintanar, la permite entrar en la mejor sociedad de Vetusta, una imaginaria ciudad de provincias.

Ana vive atormentada con un continuo sentimiento de pecado debido a la educación recibida en su infancia. La fuerte presión social a la que se ve sometida hará que busque apoyo en tres hombres: su esposo, su confesor, el magistral don Fermín de Pas y el jefe del partido liberal, Álvaro Mesías. Su esposo, mucho mayor que ella y más preocupado por sus inventos y aficiones, le profesa un amor paternal. Esta situación provoca que Ana encuentre dos estímulos diferentes: la exaltación religiosa y los deleites del amor. La religiosidad de la regenta se convierte en una morbosa enfermedad, fomentada por el magistral que acaba enamorándose de Ana. Esta, al descubrirlo, se entrega a don Álvaro. El adulterio es descubierto y desemboca en un duelo entre don Víctor y don Álvaro. Este mata a don Víctor y huye de la ciudad. Ana queda sola con el único apoyo de Frigilis, amigo del regente, y de su médico.

La adaptación-resumen de la obra de Clarín corrió a cargo de Fernando Méndez-Leite, un proyecto personal que perseguía desde su época de estudiante. El escritor y director confesó que le había dedicado una completa atención a la serie durante más seis años y que había llegado a escribir doce versiones distintas del guión. Una de ellas, su preferida, se desarrollaba en diez capítulos, pero el recorte de tiempo y presupuesto impidió que se pudiese llevar a cabo.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4175579
La Regenta - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

Mi amigo Frígilis también tiene sus defectos, se cree superior a mí.

No le niego ciertas ventajas: es constante en el trabajo, sabe de...

..arboricultura, pero ¿tirar mejor que yo? Eso nunca.

Es torpe de dedos y tardo de ingenio. Es un rutinario.

Si usted lo dice... Yo le trato poco.

¡Claro! Con usted la amistad es otra cosa. Podemos jugar...

..al ajedrez, al dominó... podemos hablar de teatro.

¿Sabe que a Frígilis no le gusta el teatro?

¡Ahí llegan los cómicos! Me voy. Mi amigo Perales no me perdonaría...

.. que no le acompañara a la fonda.

Señora, está aquí Don Alvaro Mesía, pero viene a ver al señor.

Hazle pasar.

Anita... ¿No sale esta tarde?

No. Quintanar se fue a recibir a los cómicos.

Y yo vi pasar tanta gente camino del cementerio, que perdí...

..las ganas de ir a ninguna parte.

Lo entiendo. Los días de difuntos son siempre muy tristes.

Y más en esta ciudad, siempre lloviendo.

Ha aparecido usted tan a tiempo.

Le confieso que en Vetusta me ahogo.

Este es el peor de los poblachones posibles.

Sí, no se ría. Parece como si fuera a acabar hoy el mundo, por hastío,

por culpa de la estupidez humana. No puedo soportar que nos aburramos

todos de común acuerdo.

Yo no he ido al cementerio. Estoy aquí y no me aburro.

Yo tampoco,no lo decía por nosotros.

¿Sabe usted lo que me viene ahora a la memoria?

¿El día en que nos presentaron en casa de los Vegallana?

¿Cómo lo ha adivinado?

¡Qué sé yo!

Cuando he salido a la calle, no recordaba que era el día de Santos.

Salí porque me gusta el campo en otoño y sentía como una opresión.

También yo voy al campo cuando me siento mal.

¡A ver si ahora vamos a tener gustos idénticos!

Tal vez. Me gusta la naturaleza, el aire libre...

Pero detesto las campanadas que recuerdan a los muertos.

Yo también.

LOS ACTORES INTERPRETAN DON JUAN TENORIO.

CONTINUAN CON LA REPRESENTACIÓN.

LA REGENTA SUEÑA QUE ELLA Y MESIA SON LOS PERSONAJES.

"Empezó por una apuesta, siguió por un devaneo,

engendró luego un deseo, y hoy me quema el corazón".

¡Pero esto es divino!

Pues claro.

¡Silencio!

CONTINUA LA REPRESENTACIÓN.

"Otras noches, complacida, sus palabras escuché,

y de esos cuadros tranquilos, que sabe pintar tan bien,

de esos placeres domésticos la dichosa sencillez

y la calma venturosa me hicieron apetecer

la soledad de los claustros y su santa rigidez.

Mas hoy la oí distraída, y en sus pláticas hallé

si no enojosos discursos, a lo menos, aridez".

¡Fantástico! Anita está entusiasmada.

Me parece que no adelantas nada.

¿Ya estamos con ésas?

A pesar de que sigues asediándola, ella está en las nubes.

Ahí dentro la tienes, se nos ha vuelto una romántica.

Pero una cosa es que Anita esté en las nubes y otra cosa es que...

..tú no te atrevas a dar el paso.

¡Bah! Sigue muy distante.

¡Tonterías! Juraría que sueña contigo todas las noches.

O con el Magistral... ¿quién sabe?

Quizás en la época de Don Juan, Vetusta fuese divertida; habría...

..amantes atrevidos, trovadores... Todo sería dramático, y no como...

..ahora,suciedad,tristeza y fealdad.

En los dramas todo está idealizado, pero algo de verdad habría.

Claro, en el teatro el amor es como una locura mística,huir es imposible

Y hay que saborearlo con todos sus venenos.

Ahora silencio. ¡Déjeme usted oír!

CONTINUA LA REPRESENTACIÓN.

Es que... no sé si debo despedirme.

No, ¿por qué?

Porque no sé si estorbo... Si habrá sitio aquí...

Sitio sí, Quintanar está allí.

Gracias. Ahora a callar.

CONTINUA LA REPRESENTACIÓN.

"...o arráncame el corazón o ámame, porque te adoro".

"¡Alma mía! Esa palabra cambia de modo mi ser,..."

Álvaro...

¡Álvaro...!

Mucho he dormido, ¿por qué no me has despertado antes?

Como pasó mala noche...

¿Yo?

Sí, hablaba y soñaba a gritos.

¿Yo? Sí, alguna pesadilla.

Y tú... ¿me has oído?

Sí, señora, es que no me había acostado todavía; me quedé...

..a esperar por el señor. No, él no oyó nada; no quiso...

..entrar por no despertar a la señorita. Yo volví a ver si dormía.

Creí que era una pesadilla, pero no me atreví a despertarla.

¿Una pesadilla? No recuerdo haber tenido una pesadilla.

Pesadilla mala no sería, porque sonreía y daba vueltas.

Y...¿qué decía?

No se entendía bien...

Palabras sueltas... nombres...

¿Qué nombres?

Llamaba... al amo.

¿Al amo? Sí señora.

Decía: ¡Víctor! ¡Víctor!

¿Víctor? Nunca le llamo así.

Tiene razón, pero el teatro me aburre, además me constipo.

Me horrorizan las corrientes de aire, me siento mejor en la campiña,

que no tiene puertas. Si uno quiere ser bueno, hay que cuidarse.

La bondad nace de la salud.

Usted es un poco materialista.

¡Y un cuerno! Solo creo en la bondad de la naturaleza, por eso...

..no me gusta el teatro.

Usted se lo pierde. Respeto su vocación por la naturaleza y...

..la envidio, pero no tiene por ello que evitar al resto de la humanidad.

No estoy en contra de la humanidad, que es mala pero no tiene la culpa.

Pero sus amigos los vetustenses son envidiosos e ignorantes.

En Vetusta lo mejor son los árboles.

Lo que pasa es que usted siempre ha hecho lo que le ha dado la gana.

En la medida de lo posible.

Sin contraste entre su oficio y sus aficiones.

Perdono los extravíos y huyo del contagio, por eso no voy al teatro.

En cambio,yo voy a llegar a viejo...

..sin saber cuál es mi destino en la tierra.

Creo que he nacido para aficionado de teatro casero, y aquí me...

..tiene, corroído por la envidia de ver cómo usted disfruta...

..con sus semillas. Quiero mandar algunos ejemplares...

..a la exposición de floricultura.

No le molesto más. Me voy a despedir a Perales.

Tenía que haberle visto ayer:

RECITA UNOS PÁRRAFOS DE LA INTERPRETACIÓN DE PERALES.

¡Ay, Quintanar! Pregúntele a Anita, hasta lloraba.

La señorona ésa, tu hija predilecta de confesión, fue anoche al teatro.

Alardeando de no respetar el día de Todos los Santos.

Y a mí qué me importa.

Pues debería. La gente habla, y murmura, de la escasa fuerza...

..que el Magistral ejerce sobre sus penitentes.

Ayer, día de difuntos, estuvo en el teatro; y era día prohibido.

Ya no me acordaba...

La verdad... No pensé... Es natural, Anita.

Para usted era natural, pero la Vetusta devota mira como escándalo..

..la infracción de ciertas costumbres piadosas.

Precisamente ayer, en el teatro, sentí un entusiasmo casi religioso.

El mal no está en que su virtud peligrara, sino en mi orgullo...

..de médico del espíritu. Un enfermo que se me rebela.

Han murmurado que mis confesionarias no deben tener su manga tan estrecha

cuando asisten al "Tenorio", en vez de rezar por los difuntos.

¿Le he puesto en ridículo?

¡Esa imaginación domínela! A mí no pueden ponerme en ridículo más...

..actos que aquellos de que soy responsable. Usted es inocente.

Creo que la eficacia de nuestras conferencias sería mayor si...

..habláramos fuera del confesionario con mayor intimidad.En la iglesia...

..soy juez y usted no habla con la libertad necesaria para que yo...

..entienda todo lo que quiere decir. Nosotros también necesitamos...

..la verdad hermosa, no solo la fea. Sus confidencias amistosas...

..son las que echo de menos.

Tiene razón. Necesito una palabra de amistad cuando siento este...

..desabrimiento que me arranca las ideas buenas y deja solo las malas.

Ese tedio se puede curar, y de eso se trata.

Me entiende usted tan bien...

Lo que no entiendo es cómo pensó en Dios con "Don Juan Tenorio".

Cuando vi a la novicia caer en brazos de Don Juan...

Ya ve usted qué situación tan poco religiosa.

..sentí lástima de aquella inocente enamorada, y eso me hizo sentir...

..a Dios muy cerca. Todo eso raya el pecado.

Si dejamos que vuelva a suceder eso, caerá en el vicio, créame Anita.

No es bueno, ni santo, que al ver a un libertino en la celda de una...

..monja, usted se dedique a pensar en Dios. Eso es malo.

Necesita ocupaciones que la satisfagan, y eso lo logrará con...

..una vida prosaica, como una mujer piadosa, incluso "beata".

Lo que usted necesita para calmar esa sed de amor infinito...

..es ser "beata".

Ahora compréndame. La forma es fondo, y parece natural que Dios...

..le diga a una mujer que pretende amarle: "Hija mía, no debes...

..necesitar ver los amores de una monja y un libertino;ven a mi templo

y encontrarás el lugar para la meditación y los actos de fe,

esperanza y caridad que son todo mi culto".

¡Caramba! Debe ser muy tarde; nos hemos entretenido mucho hablando.

¡Ah, se me olvidaba! El mejor lugar para vernos es en casa de Petronila.

Bien.

¡Coño! ¿Quién ha andado aquí?

Tú, pécora, ¿qué obispo entra aquí por la noche a destrozarme...

..las semillas? -¿Qué dice usted?

Digo que ayer dejé unas semillas envueltas en un papel y ahora...

..me las encuentro en el suelo, y este guante canónigo.

-¿Quién ha estado aquí anoche? -Usted sueña. A ver ese guante.

Toma.

Lo que entienda usted de modas... un guante de canónigo.

-¿Pues de quién es? -De mi señora.

¿No ve que es de una mano pequeña?

-¿Y se usan guantes morados? -Pues claro, con ciertos vestidos.

Bueno... pero mis semillas, ¿quién las ha tirado?

El gato, el mismo que habrá traído el guante.

¿El gato? ¡Qué gato!

OYE A LOS PÁJAROS.

¡Ese jilguero!

Don Fermín...

-Hoy tampoco ha venido Anita. -Estará indispuesta.

Como me dijo que me ayudaría en mis obras piadosas, la estuve esperando.

A ver si usted, con su benéfica influencia, consigue animarla.

¿Le apetece un chocolate? Sí, pero... me es imposible.

Me esperan. ¡Ay... qué caro se vende usted!

Pero en fin, no insisto.

¿Qué quieres?

Abajo está Don Álvaro, pregunta si puede verla.

¿No le has dicho que mi marido había salido?

Preguntó solo si estaba Doña Ana.

Pues dile que me he ido a la calle.

La señora no se encuentra bien. Le ruega que la disculpe.

-¿Está enferma? -No señor, sus cosas...

Gracias, Petra.

Se pierde usted, Anita.

Eso que me cuenta hoy ya se lo he oído. Damos vueltas sobre lo mismo.

Tenemos que salir de ese círculo. No soy el capellán complaciente...

..que sirve a los grandes de lacayo espiritual; soy el padre del alma.

Decídalo usted: seguirme o dejarme.

No diga eso. Me desgarra el alma.

Es verdad, siento una cierta repugnancia por ir a casa de...

..Doña Petronila. He sido una ingrata con usted.

Sí. No soy un saco para dejarlo arrimado a una pared, la piedad...

..no es cosa de juego. Creía que había encontrado un espíritu...

..compañero, un hermano menor, de sexo diferente; había soñado...

..que Vetusta ya no era una cárcel fría, sino el lugar en que habita...

..un espíritu noble, puro y delicado, que me guiaría a mí...

..también por la vía de la salvación Pero no, usted desconfía de mí.

No. Sí, y para satisfacer esas ansias...

..de amor ideal que siente, tal vez ya busca en el mundo quien...

..la comprenda y pueda ser su confidente.

No. ¡Silencio! Y de ahí esos sueños,

que usted no se atreve siquiera a recordar.

¡No! Le prometo comenzar una nueva vida, seguirle a usted.

¿Quiere usted que hoy mismo le acompañe a casa de Doña Petronila?

Sí, eso será lo mejor.

¿No me da usted la absolución?

EL MAGISTRAL LE DA LA ABSOLUCIÓN.

Amén.

Pasa al salón rosita.

No puede imaginarse cuánto le agradezco esta resolución.

Hubiera usted hablado antes. Bastante he hablado, picarilla...

Pero nunca me dijo que le hacía un desaire por no venir. ¡Llovía tanto!

Yo me siento enferma, a pesar de mi aspecto. Pero aun así hubiese...

..venido. Sí, Don Fermín, yo seré cualquier cosa,pero no desagradecida

Sé lo que le debo, y nunca podré pagárselo.

Apareció en mi vida y... Vendré a esta casa; haré lo que quiera.

No se trata de eso. ¡Sí, sí!

Quiero volver a ser una niña, empezar mi educación... a veces...

..me vuelvo loca y me pregunto si no será Dios este peso doloroso...

..que me parece sentir en el cerebro cada vez que me esfuerzo...

..por probarme a mí misma su presencia.

¡Anita! ¡Calle! Sí hay peligro, pero nos salvaremos.

Anita, usted es buena y yo daría mi vida por sacarla de esas aprensiones

Esto es serio, necesitamos medios enérgicos.

Sí, Don Fermín, tiene usted razón.

Bueno, bien... Y ahora, hablando de mí, ¡si pudiera penetrar en mi alma!

Sé que jamás podré pagarle esta hermosa resolución de esta tarde.

Pero, al fin, vida nueva, ¿verdad hija mía?

Sí, padre mío, vida nueva.

Señora mía, será testigo de que la oveja ofrece al pastor...

..no separarse jamás del redil que escoge.

¡Primavera médica! No hay que alarmarse.

Reposo y que le traigan un caldo. Mañana volveré y todos fuera de aquí

Petra, puedes retirarte, yo cuidaré de la señora.

Pero si la señorita me necesita...

¡Perdone!

Si hay novedad avíseme. No deje que entre Doña Visitación, la aturde.

¡Tu Quintanar del alma! ¿A quién se le ocurre irse de caza y dejarte?

¿Qué sabía él...?

Se fue antes de que me despertara, como hace siempre.

Es tan bueno... Lo es todo para mí.

Bueno, bueno, no te sofoques. Pero ¿tú no te quejabas anoche?

No. Ese Frígilis tiene la culpa. Quien anda con ése se vuelve loco.

¿No decía que nuestros abuelos eran monos?

Sí, sí, él es. Valiente mono mal educado.

Ni siquiera viste decentemente.

Será solo unos días. Cuide a la pobre Anita. Ya tendremos tiempo.

La idea de no salir de casa en muchos días me aterra.Por lo pronto,

adiós al teatro. Menos mal que viene la zarzuela, género híbrido.

¡Pero hombre! Ahora tiene que pensar en su mujer.

Pensará usted que soy un egoísta...

¿No? ¡Pobrecita de mi alma!

El ideal del caldo nunca lo realizan las criadas.

No puedo tragarlo. Tienes que alimentarte.

Ya te lo dijo Somoza: Si no comes, no hay mejoría posible.

¿Hiciste hoy de vientre?

Pero, ¡claro, si no comes!

Somoza tiene que conocer todos estos pormenores.

El yodo, señor.

Me he permitido traerle estos libros piadosos.

Gracias; si no hubiera sido por la lectura, no sé qué habría sido de mí

El médico me lo prohibió, pero en cuanto tuve fuerzas...

..me dediqué a Santa Teresa.

Pero si el médico lo prohíbe, tiene usted que ser obediente.

Al principio las letras saltaban y cambiaban de color por mis dolores,

de cabeza; descansaba y luego volvía, así hasta que lo conseguí.

¡Cuidado, Anita! Las recaídas son siempre peligrosas.

Ya estoy mejor. Ahora solo pienso en seguir a Santa Teresa. Cuando...

..pienso en ella siento un deseo de haber vivido en su tiempo.

Esos arrebatos religiosos tiene que aprender a convertirlos en oración.

No me riña. ¿Qué hubiera sido de mí si no llego a encontrarle?

He tenido mejor suerte que Santa Teresa. Ella tardó 20 años...

..en encontrar al confesor que la convenía. Yo le tengo a usted.

Buenas tardes Don Fermín. Buenas tardes tenga usted.

Perdóneme Usía, ahora le doy su teja.

La señorita me dice que no puede recibir al señor... está fatigada.

Dile que volveré mañana.

¿Estás contenta con los señores? Sí señor. Doña Ana es un ángel.

Ya lo creo. Adiós.

No, no, sube, que aquí hay muchas corrientes y tú estás coloradilla.

No vayas a ponerte mala.

"La señora tiene fiebre"... "La señora no recibe"...

¡Y así ya van 15 días seguidos! No me dejan verla; eso sí,

el Magistral la ve cuando quiere. Y no son rumores, ¡yo lo he visto!

¡Hombre, Alvaro, es su confesor!

¡Qué confesor ni qué niño muerto! Es el primer hombre,¡y con faldas!,

que me disputa una presa...y con trazas de llevársela. Tal vez ya.

No disparates. Tú sabes que no hay quien te gane en esa lucha.

Ya te lo he dicho muchas veces: Anita está enamorada de ti.

Tal vez la labor del confesionario haya podido más que mi prudencia.

Yo he puesto el cerco, pero ¿quién sabe si él ha entrado por la mina?

Alvarito... Ahora sí que te veo fuera de tus casillas.

Que no es eso. Pero me irrita pensar todo lo que he tenido que...

..aguantar a Quintanar con el teatro, ¿y para qué? Para que...

..el diablo haga meter en cama a esa señora,tomarle miedo a la muerte

y convertirse en arisca, timorata y mística. ¿Y quién la ha puesto así?

El Magistral, sin duda.

¡Ladrones!

¡Vaya borrachera que trae el bueno de Don Santos!

¡Bandidos...!

Perdón, señores. No va por ustedes. Los ladrones son el Magistral...

..y su señora madre... Ellos son los culpables de mi desgracia.

Pero bueno, Don Santos...

-...estas no son horas... -¿Horas de qué?

Las verdades no tienen hora. No me han dejado ni el reloj.

¿Qué estás leyendo? "El castigo sin venganza".

¿Otra vez? Tú nunca has leído vidas de santos, ¿verdad?

Sí, y autos sacramentales también. Pero eso son libros vanos,mentiras.

Yo prefiero los libros de meditación ¿Sí? Pues toma el Kempis,

"La imitación de Cristo" Lee y medita.

¿Lo vas a leer? Sí.

¿Me lo prometes? Descuida.

LEE UNA CARTA.

"Hermano mayor querido: Ya tengo el don de lágrimas, ya lloro de amor,

amigo mío. Vi el infierno en las pesadillas de la fiebre. Sepa que...

..mucho debo al afán de no serle ingrata, esta voluntad firme...

..de hacerme buena".

"Recibí el amparo de Dios por mano de quien quisiera llamar a mi padre

y prefiero que no le llame sino hermano mío; me complazco en...

..llamárselo, feliz porque a la primera ocasión en que tuve idea...

..de ser buena, hallé quien me ayudara a serlo.

¡Y cuánto tiempo tardé en entenderle del todo!

"Usted dirá por dónde hemos de ir; yo iré ciega. De esa confianza...

..cariñosa de que usted hablaba el otro día, estoy también enamorada".

"Yo soy pecadora, aunque ningún hombre hizo el mal que aquella...

..mujer del clérigo hechizado, del que habla Santa Teresa; sólo...

..quise a mi marido; y de éste, sabe usted de qué modo estoy...

..enamorada. En esto he mejorado mucho, ya voy poniendo más esmero...

..en cuidar a mi Quintanar, y en quererle como usted sabe que puedo.

Y, por cierto, tengo el proyecto de convertirle poco a poco y...

..hacerle leer libros santos, en vez de patrañas de comedias.

Algo he de conseguir, que él es dócil y usted me ayudará.

CANTAN.

¿Vio qué satisfecho estaba el Magistral?

Es que ya no tienes vergüenza; se ha puesto el mundo por montera.

Quiere seducir a la Regenta, a mí no me la da.

-Debe haber pasado algo gordo. -¿A qué crimen alude usted?

-Al del adulterio. -Creo que... todavía están verdes.

Sin embargo, por él no quedará.

A fuerza de sincero creo que me salvaré; pero los santos escritores,

lo ponen tan difícil que... ¿habré sido lo bastante bueno?

No hay que pecar por excesivo escrúpulo.

Sí, pero lo de salvarse es serio. ¡Muy serio, no lo dude!

Ya sé que hay que pensar en eso, pero ya, con la jubilación me...

..costó bastante pensar en cómo arreglar los papeles.

Y la jubilación, al fin y al cabo, es algo temporal, ¿no?, fíjese...

..usted, con la salvación del alma, es la jubilación eterna.

Lo mejor para la salvación eterna es la oración.

Eso me dice Anita, y que piense en las penas del infierno, pero es que

cada vez que me pongo a pensar en eso del fuego...

Pero el fuego no es material, ¿no?, es simbólico.

¿Tú crees que será pecado mortal dudar de la infalibilidad del Papa?

Otro coñac.

No beba usted más, que luego pasa lo que pasa.

¡Otro coñac, he dicho!

Allá usted.Luego la emprenderá con "La Custodia de Oro", y cualquier...

..día le denunciarán. -¡Cómo la autoridad va a tomar...

..medidas contra mí, después de haberme arruinado!

Bueno; recuerde aquello del cántaro y la fuente.

He leído que Jesucristo no fue más que una constelación.

Yo no soy sospechoso, porque siempre he sido buen católico,pero como...

..ese monopolio mal disfrazado de competencia ha labrado mi ruina,

he tenido que replantearme todo. Y si blasfemo por lo de la...

..constelación, que la responsabilidad caiga sobre Fermín.

LA REGENTA REZA.

Dos cosas temo: el magnetismo y el éxtasis. Yo creo, aquí entre...

..nosotros, que Anita se nos hace santa si Dios no lo remedia.

Claro... que... ¡será un honor para la familia! Pero también eso...

tiene sus molestias. Sobre todo le tengo miedo a lo sobrenatural.

Una buena tronada me basta para reconocer que exista un Juez Supremo

Y lo que yo digo:al que no le convence un rayo,no le convence nada

En eso tiene razón. Pero no me preocuparía.

¿Cree que Anita tendrá apariciones?

Ana está enferma, pero no sé clasificar su enfermedad.

Es como si un árbol gasta toda su savia en echar flores y no deja...

..de echarlas, hasta que sus raíces se secan.

¡Caramba! Así no me saca de dudas.

Así es la enfermedad. En cuanto al contagio...lo atribuyo al Magistral.

Eso me temía yo.El clero es absorbente. No es beneficioso...

..el clero dentro del hogar. Sobre todo, este Don Fermín, que...

..es un poco jesuita. Por cierto, ¿usted sabe si...

..las señoras usan guantes morados? No sé, ¿por qué?

No, por curiosidad.

Las trazas del amor son casi siempre malas artes. Y quien piense lo...

..contrario es un soñador. Por amor puro, pocas mujeres se entregan.

¡Más hace la ocasión que la seducción!

Ya vale de frivolidades, pero aquí nos hemos reunido para celebrar...

..el nacimiento de una sociedad, que pretende arrancar de la sociedad...

..de Vetusta las sanguijuelas místicas que chupan la sangre.

¡Señores!¡Guerra al clero usurpador!

¡Muera el alto clero...! ¡Muera el señor Magistral!

¡Muera!

Teresina, mañana me voy a Matalerejo a cobrar rentas. Te quedas de ama...

..de casa, cuida al señorito. Que tenga la ropa limpia y la comida...

..a su hora en punto. Sabes que le gusta la puntualidad.

Descuide, nada le faltará.

Señor, está aquí Don Álvaro Mesía. Que pase inmediatamente.

¡Cuánto tiempo sin verle! Llama a la señora.

Querrá usted verla, ¿no?

Bueno... si está ocupada... Mejor que no la moleste.

No... Siempre está ocupada y desocupada. ¡Llámala! Siéntese.

Gracias.Vengo a despedirme me voy de viaje unos días y luego a Palomares.

Le noto a usted triste. ¿Ha estado malo?

¡No! ¿Tengo mala cara? Dígamelo con franqueza.

No, nada de eso. Pero le veo menos alegre, más preocupado...¡qué sé yo!

¿Ha leído usted esto? ¿Qué es eso?

Kempis, "La imitación de Cristo". ¿Usted? ¿También usted?

Es un libro que quita el humor. Le hace a uno pensar unas cosas...

La vida es bien triste. Todo el mundo se va, en menos de 15 días...

..Vetusta se quedará sola. Quedan los pobres y nosotros.

Consuélese, de vez en cuando aparecerá el sol.

Yo prefiero el invierno, la lluvia, el agua... Pero ¿qué le pasa a Ana?

No me extraña.

Buenas tardes, Álvaro.

Buenas tardes. Me marcho mañana y he venido a decirle adiós.

Nosotros nos quedamos en Vetusta. El médico me ha dicho que...

..el aire del mar me perjudicaría.

Vetusta se pone muy triste en verano

Que se divierta, Álvaro.

¡Tú no puedes tener un rival!

TERESINA CANTA.

¡El chocolate!

Buenos días, Teresina. Buenos días, señorito.

TERESINA SE VA CANTANDO

Usted nunca me habla de sí mismo. ¿De mí? ¡Para qué!

Tengo la mitad de la vida entregada a la calumnia, al odio, la envidia,

que la devoran y hacen de ella lo que quieren.

No puede ser. Sí, Ana, sí. Se me persigue,

hasta han fundado una sociedad secreta que quiere derribarme...

..de lo que ellos llaman el poder.

¿Qué haría yo si usted no estuviese?

Le aseguro que aquí solo traigo mi otra mitad, la que vive de la fe,

acompañada de almas nobles, como la de una señora que usted conoce y...

..a quien no aprecia en todo lo que vale.

De modo que se le calumnia... ¡Y usted sin decir nada a su amiga!

¿Es que yo no puedo consolarle? Usted es mi hermano mayor del alma.

Sentémonos aquí. Yo también quiero confesarme con usted.

¿Cree que soy perfecto?

Sí.

No. ¿Cree que no hay pasiones debajo de esta sotana?

Las hay, por desgracia. Pero se desvanece para poder salvar almas...

..buenas, como la suya.

Tiene que cuidarse.¡Buena la haríamos si usted se me muriese!

No, no me voy a morir porque tengo que salvarla y usted a mí.

¡Soy tan feliz! A veces me reprendo por robar a Dios muchos pensamientos

para consagrarlos al hombre que escogió para salvarme.

El mundo, sin su amistad, era un páramo inhabitable. Pero hoy,

los dos, hemos abierto una ventana con vistas al cielo.

Ya no hay nada que temer.

REZAN EL ROSARIO.

Santas y buenas, señores. Muy animados les veo.

Al contrario, señor Arcipreste. El pobre Don Santos se muere.

-¡Vaya por Dios! -¿Y de qué dirá usted que se muere?

-De borracho. -No. ¡De hambre!

El rival mercantil de "La Custodia de Oro", la víctima del monopolio...

..ilegal de Doña Paula y su hijo, se muere de hambre.

-No le consiento a usted... -La ciencia no acusa a nadie.

El alcohol influye, pero una buena alimentación lo habría retrasado.

Además, el pobre ya no tiene dinero ni para emborracharse. Y aunque...

..no lo crean, la privación del alcohol le precipita la muerte.

-¿Cómo es eso? -Explíquese.

Don Santos, necesita más alcohol para tirar algunos meses más.

Pero, ¿cómo puede ser eso?

Veamos, ¿sabe usted lo que es el poder hipotérmico del alcohol?

¿Sabe usted con qué se come el poder diaforético del alcohol?

No. No sabe usted una palabra...

Hola, hijo. ¡Hola, madre!

Teresina, ocúpate del equipaje.

¡Vaya viajecito! ¡Ahí venía ése!

LEE EL PERIÓDICO.

"Dicen los numerosos amigos de Don Álvaro Mesía que nuestro distinguido

correligionario, está dispuesto a iniciar una campaña sensatamente...

..liberal en el orden político, moral y religioso"

EL MAGISTRAL LEE TAMBIÉN ESE ARTICULO.

"Cuente con nuestro apoyo para vencer los obstáculos tradicionales

que aquí opone al verdadero progreso un despotismo teocrático,

del que está ya todo Vetusta hasta los pelos, como se dice vulgarmente"

Pero... ¿tú has oído? Aparta esto de mi vista.

¡Imbéciles! Llévatelo.

¡Madre!

¿Qué haces ahí, Fermo?

Nuestro poder se tambalea...

¿Qué quieres decir?

Esos miserables me están minando el terreno.

¿Por la Regenta? No, madre, no... no vuelva otra vez.

Desde que enfermó Don Santos he notado cosas, algunas señoras...

..liberales han dejado de confesar conmigo.

El "Alerta" venía hoy lleno de insidias.

Si cuando yo decía... Ese Don Álvaro anda en el ajo.

Eso no es lo grave. El Obispo me mira con ojos fríos, como si...

..quisiera preguntarme algo y no se atreviese. En el Espolón cuchichean.

Bueno, basta de lamentos, pasemos a la acción. Lo primero es deshacerme

de los géneros de "La Custodia de Oro", para que no nos sigan cargando

con la enfermedad de Don Santos. No me van a coger desprevenida.

Y te diré: Eso que La Regenta no tiene nada que ver con todo esto,

vamos a verlo. Te tiene loco, ciego.

Pero madre... No, no me interrumpas.

Sé lo que ha pasado este verano. Si no me haces caso, estás perdido.

Quién sabe si no tendremos que salir de Vetusta, pero yo me voy...

..de aquí llevándomelo todo por delante. Y ahora a dormir.

Tu madre se ocupará de lo que tú no sabes ocuparte.

¡Dios sabe qué habrá pasado durante mi ausencia en el Caserón Ozores!

Bueno... mañana pensaré en ello.

Padre, están aquí Don Custodio y Doña Petronila.

¡Fuera de mi casa! ¡Yo les echaré!

Y ese cura... Es el Magistral, el que me ha despojado...

..y ahora viene a burlarse.

Tranquilícese, no es el Magistral.

Sí es. ¡Entre usted, so bandido...!

¡Pero qué está usted delirando!

-¡Grandísima hipócrita!¡Pécora! -Don Santos tranquilícese.

Este hombre se ha vuelto loco.

Y está aquí también tu Don Custodio, el que te me ha robado...

¡Jesús, vámonos de aquí!

Váyanse, alcahueta de la iglesia. Y yo muero por falta de alcohol.

Esto lo tiene que saber el Obispo.

Don Santos se niega a recibir al Señor y a confesarse.

¡Por Dios, Fermo! ¡Por Dios te pido que me dejes ir!

¿Qué? Quiero verle yo.

A mí me obedecerá.Iré en coche si no quieres que me vean.

¡Locuras, señor! Pero Fermo,es un alma que se pierde.

No hay que salir de aquí.

¡Ir el Obispo a ver a un hereje! Por lo mismo, Fermo.

Don Santos es un borracho insolente que le escupiría. ¡Absurdo ir allí!

¡Señores, con sus convicciones, Don Santos acaba de expirar!

¿Rezamos?

Es una contradicción, pero Vetusta no está preparada para...

..un entierro civil. Ha muerto como un perro por culpa del Magistral.

EL CORTEJO COMIENZA A REZAR.

UN PERRO LADRA.

QUINTANAR LEE EN VOZ ALTA.

¿Quién anda ahí? Petra, ¿eres tú?

Si ahora Álvaro se presentase aquí y me abrazase,qué haría sino perder...

..el sentido en sus brazos...

Teresina.

Señorito...

Está usted tan flaco...

Estoy tan solo. ¿Solo? No entiendo.

Mi madre me adora pero no es como yo, ella quiere mi bien por...

..un camino,y yo no quiero seguirlo. Usted sabe todo esto, Ana.

Pero, ¿por qué está usted solo? Y... ¿los demás?

Los demás... no son mi madre. No son nada mío.

¿Qué la sucede? Llamaré...

No, no... un escalofrío. ¿A ver si va a ser un ataque?

No... Es frío... Deje usted.

¿Qué sucede aquí?

Necesito saberlo todo, tengo derecho, creo que tengo derecho.

Sí, todo lo sabrá usted, en la Iglesia. Mañana... temprano.

No, no. ¡No! Esta tarde.

Pero, ¿qué pasa? Por caridad, por compasión.¿No ve usted cómo tiemblo?

¿Qué debo temer? Ya sé que la gente murmura de nosotros. De su honra,

de Don Álvaro y usted...de mi rival. Sí, la calumnia ha llegado hasta ahí

Sí, señora, les pesa nuestra amistad, quieren separarnos,

y así podrán conseguirlo. Echan lodo en medio, y se acabó.

No me ha comprendido usted... Yo soy la que está sola y usted...

..es el ingrato. Su madre le querrá más que yo, pero no le debe tanto...

..como yo. Yo he jurado a Dios morir por usted si hace falta.

Me arrojo a los pies de usted a confesarle mis secretos más hondos.

No sospechaba que hablasen de mi honra, pero que hablen.

¡Ya sé para qué nací yo! Para estar a los pies del mártir que calumnian.

¡Silencio! Anita... que viene esa señora. Ana...

..esta tarde en la Catedral. Sí, hasta la tarde, y tranquilo,

casi todo lo que le tenía que decirle, está dicho.

¡Pero ese hombre! De ese hombre nada.

Está hermosísima.

No comprendo la discusión. Es una costumbre de este círculo celebrar

el baile de lunes de carnaval. ¿Por qué este año no?

Porque este año está muy desanimado por culpa de los misioneros.

Los misioneros pueden decir misa. Bien saben ustedes que yo creo en...

..todo lo que diga la iglesia, pero de eso a que el cielo tenga que...

..ser una contemplación eterna de la divinidad... ¡eso es pesado!

Yo me contento con pasar la vida eterna sin trabajar.

La verdad es que nos exponemos a un desaire. La mayor parte de...

..las señoritas están entregadas en cuerpo y alma a los jesuitas,

creo que hay muchas que traen cilicio debajo de la camisa.

¡Qué horror!

El Magistral no puede tanto. No ha conseguido que sus confesionarias...

..usen esas invenciones diabólicas. -Porque no se lo ha propuesto.

Tiene razón Mesía. La flor y nata de la conservaduría, que son los...

..que animan esto, no vendrán: los conozco bien. Ahora son místicas.

Hagamos que los socios que tienen relación con las familias más...

..distinguidas se enteren de si las niñas vienen o no.

Si ellas asisten, las demás también.

Me temo que si el Magistral no da su aprobación muchas no vendrán.

Yo respondo de traer a mi mujer; no baila, pero hace bulto.

¡Oh, gran adquisición!

Si se hace público que viene La Regenta esto se llenará con lo mejor

Si Doña Ana viene, será un gran ejemplo.

Señor Quintanar, se le declara a usted benemérito del Casino...

..si consigue traer a su señora. Señor Foja, en mi casa,

una ligera insinuación mía es un decreto sancionado.

Pero, ¿y si se empeña en que vaya? Es muy débil...Si insistimos cederá.

¿Y si no cede? Pero, ¿por qué?

Porque es así. No sé quién se lo ha metido en la cabeza, dice que...

..le pongo en ridículo si no voy. Dice que él no es el amo de la casa,

que se la gobiernan desde fuera.

Bueno, si se obstina... entonces... tendremos que ir a ese baile.

No hay que enfadarle. Después de todo, es quien es.

Y el otro,¿tan amigote siempre?¿No? Ya se sabe que a casa no le lleva...

¿Es de etiqueta el baile?

Creo... que sí... ¿Y hay que ir escotada?

No. La etiqueta es para los hombres. Ellas van como quieren, algunas...

..completamente tapadas.

Nosotros iremos... ¡tapados! Sí...Si quiere,

ahora mismo podemos verlo. ¿Cómo puede ser eso?

Siendo... Son cosas de mujeres, señor curioso. El cuerpo se separa

de la falta... y como voy a ir oscura, he traído el cuerpo...

..a confesar, veremos el cuello al retirar la mantilla.

Y quedaremos satisfechos.

-¡La Regenta! -¡Pobre Magistral!

-¡Y qué hermosa! -Pero, ¡qué sencilla!

Buenas noches Anita. Buenas noches Doctor.

¡Ronzal! ¡Qué pillín! Qué callado se tenía que era la pareja de ella.

La Venus de Milo,que diría Trabuco.

La Virgen de la Silla...

Cuando la vea Alvaro, ¡se va a quedar de piedra!

Por fin nos honra con su presencia la hija pródiga de la Sociedad.

¡Hija mía, gracias a Dios! Ya creía que era el desaire ciento uno.

No me diga usted eso, señora. Siempre haciéndome sufrir...

MÚSICA.

Gracias Ana. Ha sido un placer.

A mi edad ya no se pueden hacer estas diabluras.

Vamos, no sea modesto, que todo el mundo sabe que es un gran bailarín.

Y ahora todos a cenar, Trabuco nos tiene reservado el salón de lectura.

QUINTANAR SE PONE A RECITAR.

¡Por Dios! Cállese usted Quintanar.

QUINTANAR CONTINUA RECITANDO.

¡Escandaloso!

Este Don Víctor con una copa de más se pone francamente pesado.

Este hijo mío ha salido a su padre, que siempre ha sido muy mujeriego.

Siempre digo: en una buena comida, primero mar y pimienta y después...

..fantasía y alcohol.

Me han dicho que ha estado unos días en Palomares.

¿Se divirtió usted mucho? Como ya no se digna a visitarme...

Ya sabe usted lo que son los viajes a Palomares.

Pues algo me han contado a mí... Habladurías...

Yo no estaba para muchas aventuras. No se dice eso en Vetusta...

Bueno, conocí a una mujer codiciada por muchos, pero no quise porque...

..desde que me enamoré...El amor es otra cosa, Anita, usted lo sabe.

¿Se acuerda de aquella excursión de la primavera pasada?

-¡Esto está que arde! -¡Qué colorada está Anita!

Claro, entre la proximidad de Alvaro y las tonterías de Quintanar...

Basta de hablar. ¡A bailar! ¡A bailar todo el mundo!

Ana, ¡a bailar! Alvaro, ¡sáquela usted!

¡Ana!

¡Anita se ha desmayado! ¡Anita, hija...! ¿Qué tienes?

-¡La Regenta se ha desmayado! -¡Un coche! ¡Pronto!

Vamos Ana. Por favor. ¡Abran paso!

-¡Se desmayó! -Pero, ¿así, de repente?

-¿La Regenta? -Sí, señor, sí.

Doña Ana Ozores,la mismísima Regenta se desmayó en brazos de Mesía.

¡Qué escándalo! Si está visto...

¿Qué es esto? Lo que yo quería, que nos viésemos.

Yo estoy loca; esta noche creí que me moría... Ayer...

No necesito historias. Lo sé todo.

¿Qué es todo? Lo de ayer. El baile, la cena...

¿Qué? ¡Me emborracharon! ¡Qué sé yo! Es que tengo miedo... Mi cabeza...

Que alguien se apiade de mí. Yo no tengo madre... estoy sola.

¿Qué ha sido? A mí me han dicho... A ver...

Anoche tuve imágenes espantosas y recuerdos del baile...

La idea del mal que había hecho me horrorizaba...

Esta mañana, al sentir en el lecho la misma flaqueza de que tantas...

..veces he hablado a usted, vi como a la luz de un fogonazo,el espejo...

..de mi propia miseria, creí enloquecer,y me invadió una duda...

..espantosa. Dios no era para mí más que una idea fija, una manía...

¡Quiero salvarme! Quiero volver a hablar con usted de Dios.

Quiero que mi hermano me salve, que Santa Teresa me ilumine,...

quiero confesar... Fermín, aquí... no importa el lugar.

Eso quiero yo, Ana; saberlo todo. Yo también padezco, también creía...

..morirme mientras esperaba ahí sentado desde hace una hora,

ahí donde tantas veces hablábamos del cielo y de nosotros. Sí, Ana,

yo soy de carne y hueso también; yo también necesito un alma hermana,

pero que sea fiel, no traidora...

¿Morir por ser yo traidora? Sí... Sí...

Hay que decirlo todo... pronto.

Yo no fui, me llevaron a la fuerza. No sé por qué cedí.

No acusemos a los demás. Los hechos, quiero los hechos. Ese hombre,

Mesía... ¿qué pasó con ese hombre?

Yo no le amo. Pero anoche... ¿Qué hubo?

Bailé con él.

Fue Quintanar... Lo mandó él.

¡Disculpas no, Ana! Eso no es confesar.

Bailé con él porque quiso mi marido. Me hicieron beber, me mareé...

¿En los brazos de ese hombre? ¡En sus brazos! ¡Fermín!

Bien. Así lo oí yo. Quiere decir... bailando con él.

No recuerdo.

¡Canalla! ¡Fermín! ¡Por Dios!

¡Silencio! No hay que hacer aspavientos, no me como a nadie.

¿Doy espanto, verdad? ¿Por qué? Mi poder es espiritual...

Y usted esta noche no creía en Dios. ¡En mi Dios! Fermín, por caridad...

Sí, usted lo ha dicho... Yo sin Dios no pinto nada.

Ana, esto se acabó;estoy en ridículo Vetusta entera se ríe de mí.

Mesía me escupirá en cuanto me vea. El padre espiritual es un pobrecillo

Y ahora, ¿a qué esperas?

No hay que apresurarse, dejaré pasar la Cuaresma, Anita es beata.

El mundo después de la Resurrección de Cristo, parece más alegre,

y los placeres más lícitos. ¿No crees?

Te veo muy litúrgico esta tarde. ¿No estarás envejeciendo?

Quizás. Estoy agotado. Ya sabes... las exageraciones de las mujeres...

..vencidas están siempre en razón directa...

..del cuadrado de las distancias. -Si no te explicas mejor...

Pues que cuanto más lejos está una mujer del vicio, más exagerada...

..es cuando llega a caer en él. -Pues prepárate porque La Regenta,

si cae, va a ser exageradísima.

Esta carta es para el señorito. La ha traído Petra.

¿Quién llamaba? Un pobre. Nada.

Pero, ¡hijo! ¿Vas a levantarte con esta fiebre?

Sí, madre. Tengo que salir.

"Fermín: Necesito ver a usted; quiero pedirle perdón."

A la Plaza Nueva... a la Rinconada. A escape.

Dios ha querido iluminarme otra vez. Pensé en ir yo misma a su casa,...

...pero temo que sea indiscreción. ¿Dónde le podré hablar?

Estoy segura de que por caridad no dejará sin respuesta a mi carta.

Y si la deja, iré a su casa. Su mejor amiga, su esclava,...

...según ha jurado y sabrá cumplir."

¿Cómo he podido dudar de mi hermano mayor del alma?

Fermín, he pecado, sí, pero estoy dispuesta a reparar... ¡Nunca más!

Anita, ¡por Dios!, levántese. Volveré a ser suya...seré su esclava

Ahora tiene usted una buena ocasión de hacerlo.

Se acerca la Semana Santa, que es tiempo de penitencia, hija mía.

Saldré en la Procesión del Viernes Santo. ¡De Nazarena!

Haré ver a toda Vetusta que La Regenta es la sierva de su confesor.

Si yo tuviera aquí una bomba, se la arrojaba sin inconveniente...

..al señor Magistral cuando pase triunfante por ahí debajo.

¡Calma, Don Víctor! Esto es el principio del fin. Estoy seguro...

..de que Ana está muerta de vergüenza en estos momentos.

Nos la han fanatizado, qué le vamos a hacer, pero, ya abrirá los ojos.

¡Ya llega!

-Va hermosísima. -¡Pero se necesita valor!

Parece una santa.

Yo creo que va muerta. ¡Qué pálida!

-Parece de escayola. -Va muerta de vergüenza.

Lo de ir descalza ha sido una barbaridad.

Va a estar en cama 8 días con los pies hechos migas.

Dígase lo que se quiera, estos extremos no son propios...

..de personas decentes.

Todo esto es indigno. Solo sirve para dar alas al Magistral.

La mujer casada, la pierna quebrada y en casa.

Sin contar con que esto se presta a exageraciones y abusos.

El año que viene vamos a ver a Obdulia descalza de pie y pierna.

¡Lo juro por mi nombre honrado! ¡Antes que esto, prefiero verla...

..en brazos de un amante!¡Mil veces! ¡Búsquele un amante, sedúzcamela!

¡Cualquier cosa antes que verla en brazos del fanatismo!

¡Nunca más, nunca más!

La Regenta - Capítulo 2

20 ago 2017

Los últimos 10 programas de La regenta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios