Música y significado Radio Clásica

Música y significado

Viernes de 23:00 a 00:00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hacia el Renacimiento

Música y significado - Hacia el Renacimiento - 31/01/14

31 ene 2014

(A ver si hoy evitamos apostrofar a Schoenberg.) Repasamos el recorrido del motete: desde el Códice de las Huelgas hasta el motete franconiano, el petronio, y Dufay. También la técnica del conductus: las danzas sagradas del Llibre Vermell. Motete versus conductus: contrapunto versus homofonía. Pero bajo todas las voces subyace el estricto gregoriano, el rígido orden de la Iglesia. La teología medieval lo domina todo, religioso, profano, festivo... igual que en la Divina Commedia. Primeras emancipaciones: el rarísimo Solage y el "Ars Subtilior". ¡Ya salió Schoenberg!: ¿la historia de la Música "avanza"... hacia la disonancia? Muy simplista la concepción de Schoenberg. Muy mal. Hacia el Renacimiento: la misas pueden usar canciones profanas. El gran Guillaume Dufay y su Misa de "El hombre armado". Cambios en las posiciones del coro. El gregoriano ya no es la base armónica. La cadencia de dominante. El camino queda abierto, amigos-as.

ver más sobre "Música y significado - Hacia el Renacimiento - 31/01/14" ver menos sobre "Música y significado - Hacia el Renacimiento - 31/01/14"

Los últimos 287 programas de Música y significado

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Ramón Martín Montoya

    Estimado Señor de Benito, 'así debe ser' y más vale hacer caso e ir silbando melodías seriales, que de un hombre 'que podía ver a través de las paredes cualquiera se fia!. Ahora en serio, Felicidades por el magnífico programa, un espacio de conocimiento que enseña al profano y ayuda enormemente al músico.

    12 abr 2014
  2. Luis Ángel de Benito

    Estimado Sr. Schoenberg: Le agradezco su atención. En realidad es usted una de las principales motivaciones de mi vida, y sin usted no tendría apenas actividad pública. La verdad es que yo me gano la vida hablando de usted y de sus pretensiones, y no sé qué va a ser de mí cuando esto se acabe. Porque yo, al contrario que usted, no entiendo de teologías, sino de datos y cosas prácticas. Ya veo que usted sigue teniendo una concepción religiosa del quehacer musical: "...era mi deber". Su deber ¿hacia quién?... Desde luego, no hacia la gente de este mundo, que es la que lo rechaza. Entonces, ¿hacia quién?... ¿Hacia la Música?... ¿Hacia la Historia?... ¿Hacia el Progreso?... ¿Hacia alguna otra entelequia que se escriba con mayúsculas?... Trabajar para entes supra-humanos es asunto delicado, porque puede llevarle a usted al totalitarismo, como ha hecho su ahijado descastado Boulez. No obstante, admiro su famosa integridad, su honestidad personal, que nunca pudo ser comprada, y sé que eso le habrá contado como mérito para acceder al Parnaso, aunque sea algo lejos de Beethoven y Mahler. Ojalá ahora usted ahora esté empleando su mucha sabiduría en componer algo digno de las Esferas. Ojalá cuando escuchemos rumores incitantes pero armónicos en la noche, podamos sentir: "El maestro Schoenberg ha encontrado su lugar", y podamos ser transfigurados, Un saludo muy amistoso. Luis Ángel

    01 feb 2014
  3. Arnold Schoenberg

    Estimado señor de Benito: estoy empezando a pensar que me está usted tomando algo de manía. Yo hice lo que consideré que era mi deber; me hago cargo de que no todo el mundo tiene por qué darme la razón. Y no necesito decir que de lo que hayan hecho otros en mi nombre, incluso después de mi muerte (por cierto, ¿no hubo un francés, tan alopécico como yo mismo, que declaró entonces aquello de "Schoenberg est mort"?), no me corresponde a mí responder. No olvide que yo mismo dejé escrito que había aún mucha música estupenda en Do mayor esperando ser compuesta. En fin, parece ser que la gente no va por ahí silbando temas seriales... Espero que llegue usted a apreciar alguna obra mía además de "Verklärte Nacht", a la que veo ha dedicado uno de sus programas, y que deje de atribuirme el supuesto fracaso de los músicos que siguen mis propuestas (y el mío propio, que pongo en duda, pues si siguen hablando de mí aunque sea para criticarme...) Reciba un afectuoso saludo. Atentamente, Arnold Schoenberg.

    01 feb 2014