Dirigido por: Miguel Ángel Coleto

Documentos RNE ofrece a la audiencia un espacio dedicado a profundizar en personalidades y acontecimientos destacados de nuestra historia reciente, abriéndose también a temas de interés actual, sociales, culturales o científicos. De manera complementaria a la emisión radiofónica, cada lunes incorporamos a la web un programa de la etapa 2001-2008 procedente del Archivo de RNE, siguiendo un orden cronológico hasta completar la serie documental.

Documentos RNE en sus ya más de dieciséis años de historia, desde que nació en 1999 como Fin de Siglo, ha logrado convertirse en un referente de los espacios documentales en la radiodifusión española.

Marcado por la excelencia en el contenido y en el tratamiento sonoro, Documentos RNE tiene en la cuidada elaboración del guión y en el esmero de la realización, sus principales señas de identidad. Gracias a ello, se ha hecho acreedor de importantes premios y distinciones radiofónicas; entre otros, dos Premios Ondas, una Antena de Plata o los galardones del Club Internacional de Prensa y de la Academia de la Radio de España.

Cada lunes incorporamos del Archivo de RNE un programa de la etapa 2001-2008, siguiendo un orden cronológico hasta completar la serie documental.

FICHA TÉCNICA:

Emisión: Radio Nacional, sábados, de 15:00 a 16:00 horas. Reemisión por Radio Exterior de España

Dirección: Miguel Ángel Coleto

Redacción: Modesta Cruz, Mamen del Cerro, Miguel Molleda y Antonio Buitrago (guionistas fijos). Julia Murga, Álvaro Soto y Ana Vega (guionistas ocasionales).

Narración: Modesta Cruz

Realización: Mayca Aguilera y Miguel Ángel Coleto

Contacto

Escriba al programa Documentos RNE: documentos.rne@rtve.es

Los últimos 429 documentales de Documentos RNE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 55:48 pasado sábado Concha Espina fue una escritora muy conocida en las primeras décadas del siglo XX. Aunque empezó escribiendo poesía, su fama le vino por novelas como “La esfinge maragata”, “El metal de los muertos”, “La rosa de los vientos” o “La niña de Luzmela”, que fue el libro que la dio a conocer. Sus novelas fueron traducidas a otros idiomas y la convirtieron en una especie de autora de best-sellers de la época. Nacida en Santander en abril de 1869 dentro de una familia acomodada, Concha Espina, tuvo que luchar para conseguir una estabilidad económica ya que, primero, su padre se arruinó; y posteriormente, su marido, Ramón de la Serna, con el que se estableció en Chile después de la boda para atender su patrimonio familiar, tampoco tuvo suerte con los negocios. La escritora, que para entonces tenía cuarenta años, no se amilanó con la situación; se separó de su marido y decidió trasladarse a Madrid con sus cuatro hijos y su primera novela bajo el brazo, para emprender la aventura literaria. Fue una de las primeras mujeres que consiguió vivir de la literatura: publicaba libros, colaboraba en periódicos y mantenía una tertulia literaria en Madrid. Sus relaciones sociales le ayudaron en su carrera, mientras que ser mujer, y separada, le impidió ingresar en la Real Academia Española y optar al Nobel, premio al que estuvo nominada en más de una ocasión. Las mujeres son las protagonistas de su obra, mujeres que se debaten siempre en una encrucijada entre lo que la sociedad les impone y lo que realmente desean. Mujer moderna, decidida y trabajadora, recibió con agrado la República, que le permitió conseguir el divorcio de un marido del que llevaba más de veinte años separada. Pero, muy católica, terminó inclinándose hacia la Falange, por influencia de dos de sus hijos, y apuntándose a la Sección Femenina. Al terminar la Guerra Civil, Concha Espina tenía setenta años, se había quedado ciega y, aunque siguió escribiendo, lo mejor de su literatura había quedado atrás. Después de una vida de éxitos, de haber viajado a América en tres ocasiones, conferencias en universidades y premios literarios, Concha Espina muere en Madrid en 1955, a los 86 años, y después el olvido cayó sobre ella. Un olvido que tiene que ver con un cambio en el gusto literario y con la posición política final de la escritora. Para conocer a Concha Espina, Modesta Cruz ha entrevistado para Documentos RNE a dos estudiosos de su obra, los profesores Juan Carlos Ara Torralba y Cristina Fernández Gallo. También contamos con Belén Yuste y Sonia Rivas-Caballero, comisarias de la exposición “Mujeres Nobel” en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid, y con la nieta de la escritora, la actriz Carmen Sainz de la Maza. Además, junto a fragmentos de sus obras, se muestra el testimonio de la propia autora hablando de una de sus novelas más emblemáticas, “El metal de los muertos”, y el de su hijo, Luis de la Serna.

  • 55:39 10 feb 2018 Orson Welles trabajó y vivió en España durante varias décadas. Tras morir en 1985 en Los Ángeles, sus cenizas reposan en Ronda en la finca de su gran amigo, el torero Antonio Ordoñez. El genial cineasta norteamericano sintió una especial pasión por España, aquí disfrutó de la vida y realizó películas y, al final, quiso descansar en donde fue feliz. La vinculación de Welles con España se inició en 1932, cuando siendo adolescente residió durante unos meses en Sevilla. Aquí quedará cautivado por el flamenco, los toros y la buena comida. A su regreso a Estados Unidos, Welles comenzó una ascendente trayectoria profesional en el teatro, la radio y el cine. Consiguió la fama por trabajos tan emblemáticos como la adaptación radiofónica de “La Guerra de los Mundos” o con “Ciudadano Kane”, película que dirigió y protagonizó con tan solo 25 años, y que está considerada como una de las obras maestras de la historia del cine. Sin embargo sus posteriores largometrajes enturbiaron su relación con la industria de Hollywood. Orson Welles fue catalogado de director difícil y caprichoso, que no se amoldaba a las reglas y exigencias de los productores. En 1949 terminaría por salir de Estados Unidos a causa de problemas con Hacienda, y por el acoso de la industria de Hollywood y del FBI, que le acusaba de comunista. Emigró a Europa y desarrolló parte de su carrera cinematográfica en varios países. Pero fue en España donde trabajó más a gusto. Entre 1953 y 1976, concibió varios proyectos cinematográficos en nuestro país, aunque solo logró realizar cuatro películas:  “Mister Arkadin”, ”Campanadas a medianoche”, “Una historia inmortal” y “Fraude”. El ánimo exigente y perfeccionista de Welles, unido a la falta de autonomía en sus proyectos y los limitados recursos de producción, hizo que nunca terminara algunas películas. Su adaptación de “El Quijote” fue una de ellas cintas, aunque, en 1992, Jesús Franco realizó un montaje con el material rodado que fue muy criticado. Otro tanto sucede con el rodaje incompleto de “La otra cara del viento”, completado para su estreno cuarenta años después. Durante su estancia en España, Orson Welles fue un maestro para muchos actores y técnicos españoles que pudieron aprovechar su peculiar forma de trabajo. Documentos RNE, con guión de Antonio Buitrago, reconstruye su paso por España con los testimonios del propio Welles y de algunos de los profesionales que convivieron con él; la actriz en “Mister Arkadin”, Amparo Rivelles; el productor de “Campanadas a medianoche”, Emiliano Piedra, o su montadora, Marta Jaumandreu. Además, el recorrido se ilustra con los comentarios de; Esteve Riambau, director de la Filmoteca de Cataluña y autor de varios libros sobre Orson Welles; Jesús Franco, su amigo y ayudante de dirección; Carlos Heredero, director de la revista “Cuadernos de cine” y profesor de Historia del Cine Español; Juan Cobos, crítico de cine y asistente personal de Orson Welles; y Luciano Berriatúa, restaurador de una copia de “Campanadas a medianoche” para la Filmoteca Española.   Documentos RNE se emite los sábados, de 15 a 16 horas, por Radio Nacional.

  • 56:19 03 feb 2018 El 11 de agosto de 1492, Rodrigo Borgia se convierte en el papa Alejandro VI, el cuarto español en ocupar la silla de San Pedro en la historia de la Iglesia. A punto del descubrimiento de América y en un mundo en transformación desde la Edad Media al Renacimiento, Rodrigo Borgia inicia un papado caracterizado, principalmente, por su empeño en conseguir el control real de todos los territorios pontificios. No hay que olvidar que en ese tiempo el papa era un monarca más, con ascendencia espiritual pero también con un enorme poder terrenal en competencia con las demás potencias políticas. Además, un monarca electivo, lo cual se convertía en una desventaja respecto de los estados europeos que nacían con potencia en torno a dinastías fuertes, como España o Francia. Rodrigo Borgia desplegará una decidida política centralizadora y, para lograr sus propósitos, empleará toda su capacidad diplomática para llegar a acuerdos con las principales fuerzas del momento. En este sentido, no durará en pactar con sus enemigos o enfrentarse a sus aliados. Pero además utilizará a su familia, concretamente a sus hijos, para alcanzar sus ambiciones; a César lo orienta hacia la carrera eclesiástica, y con los demás, Juan, Lucrecia y Jofré, practica una política matrimonial que le empareja con las principales cortes. Durante los 11 años de papado de Alejandro VI, él y su familia se verán envueltos en una leyenda negra de asesinatos, corrupción e incestos que, como los historiadores han ido desmontando, en la mayor parte de los casos se trata de una leyenda sin fundamento urdida por sus enemigos. En Documentos RNE nos acercamos a la vida y a la leyenda de Alejandro VI de la mano de Mamen del Cerro. Para ello contamos con tres de los especialistas que más han indagado en la vida y obra de este papa español; Óscar Villarroel González, profesor de Historia Medieval en la Universidad Complutense de Madrid y autor de Los Borgia. Iglesia y poder entre los siglos XV y XVI; Álvaro Fernández de Córdova, profesor de Historia de la Iglesia en la Universidad de Navarra, y el periodista y escritor José Catalán Deus, autor de varios libros sobre los Borgia entre ellos, El papa Borgia. Entre todos ellos nos ayudaran a entender a esta figura de la Historia que, si bien pudo servirse de su poder en la Iglesia para el beneficio de su familia, sentó las bases políticas de la Iglesia en un momento importante de evolución hacia los estados de la Edad Moderna.

  • 55:54 27 ene 2018 Marcelino Camacho ya era, mucho antes de su fallecimiento, un símbolo de la lucha obrera contra la dictadura de Franco. Murió nonagenario, el 29 de octubre de 2010, dejando tras de sí una vida de compromiso, cárcel, libertades recobradas y hasta desencuentros con algunos dirigentes del sindicato que ayudó a fundar, Comisiones Obreras. Con motivo del centenario de su nacimiento, el 21 de enero de 2018, Documentos RNE recupera el espacio que dedicó al líder sindical. Con guión de Elvira Marteles, se hace un recorrido por su vida, desde sus primeras acciones antifranquistas hasta su salida de la presidencia de CCOO. Sus múltiples arrestos, su lucha desde prisión, sus huelgas de hambre, su huída a Argelia, su compromiso con la causa comunista y su permanente combatividad por los derechos sindicales y democráticos. El documental cuenta con su propio testimonio y el de su mujer, Josefina Samper, unidos a las voces de destacados compañeros y amigos: los ex secretarios generales de CCOO y UGT, José María Fidalgo y Nicolás Redondo; el abogado laboralista Nicolás Sartorius, compañero de banquillo de Marcelino Camacho en el Proceso 1001 –el gran juicio franquista contra el movimiento sindical-; María Luisa Suárez, abogada y compañera en los primeros años de lucha contra la dictadura; y sus compañeros sindicalistas, Julián Ariza y Agustín Moreno. Marcelino Camacho fue el primer secretario general de CCOO. La fidelidad a sus principios sindicales le acarreó importantes divergencias con destacados compañeros. Ya en la democracia, abandonará su escaño por el PCE en 1981 como consecuencia de su desacuerdo con el Estatuto de los Trabajadores. En 1987, decidió abandonar la secretaría general del sindicato, y en 1996 fue apartado de la presidencia del mismo a propuesta del sector renovador. Terminaría como afiliado de base en el sindicato que ayudó a fundar en la dura época franquista, pero siempre le acompañó un halo de honorabilidad. En sus últimos años, mantuvo su asistencia a las reuniones del Consejo Federal de CCOO, y participó en numerosas manifestaciones y actos sindicales. Recibió numerosos homenajes, distinciones y galardones, y sólo la enfermedad le hizo ceder en su activismo y compromiso. Marcelino Camacho falleció a los 92 años pero su figura mantiene un enorme prestigio entre la clase obrera como ejemplo de lucha, integridad y fidelidad a los principios democráticos y de justicia social.

  • 00:38 25 ene 2018 Marcelino Camacho ya era, mucho antes de su fallecimiento, un símbolo de la lucha obrera contra la dictadura de Franco. Murió nonagenario, el 29 de octubre de 2010, dejando tras de sí una vida de compromiso, cárcel, libertades recobradas y hasta desencuentros con algunos dirigentes del sindicato que ayudó a fundar, Comisiones Obreras. Con motivo del centenario de su nacimiento, el 21 de enero de 2018, Documentos RNE recupera el espacio que dedicó al líder sindical. Con guión de Elvira Marteles, se hace un recorrido por su vida, desde sus primeras acciones antifranquistas hasta su salida de la presidencia de CCOO. Sus múltiples arrestos, su lucha desde prisión, sus huelgas de hambre, su huída a Argelia, su compromiso con la causa comunista y su permanente combatividad por los derechos sindicales y democráticos.

  • 57:25 20 ene 2018 Documentos RNE se adentra en la Sierra de Guadarrama, unas montañas situadas en el centro de la Península Ibérica repletas de historia y cultura propias que son, al tiempo, símbolos de la identidad histórica y cultural de España. Un espacio geográfico de gran valor natural, vital para el área de Madrid que, sin embargo, ejerce sobre su entorno una presión demográfica y urbana que pone en peligro su equilibrio ecológico. El documental, de Miguel Molleda, parte de su propio topónimo, Guadarrama, término de origen árabe que menciona a un río arenoso, o a las montañas que se elevan en torno a él. Estas montañas, cuya génesis abarca cientos de millones de años, desde el Paleozoico hasta el plegamiento Alpino, dividen a la meseta en dos partes y de sus dos vertientes nacen corrientes de agua que fluyen hacia sus principales ríos, el Duero y el Tajo. Con la ayuda de los catedráticos de Geografía, Eduardo Martínez de Pisón y Nicolás Ortega Cantero, se trazan los orígenes de estas montañas, núcleo palpitante de la propia cultura española. La Sierra del Guadarrama forma parte significativa de la Historia del país, con lugares y monumentos que interpretan el periplo nacional desde la Reconquista, hasta la España Imperial o Monárquica. Desde los crueles conflictos bélicos a los intentos por hacer un país ilustrado, hasta llegar al país moderno y contradictorio de nuestros días. Transitadas ya por el Arcipreste de Hita en la Edad Media cuya memoria, huyendo de sus hielos, dejó impresa en su “Libro del Buen Amor”, su puesta en valor hubo de esperar unos siglos más. Será en las décadas finales del siglo XIX cuando el profesor y pedagogo reformista, creador de la Institución Libre de Enseñanza, Francisco Giner de los Ríos, descubrió el valor ecológico y paisajístico de la Sierra de Guadarrama. El paraje se convirtió en espacio de investigación científica y en lugar de rutas y escaladas para los montañeros de las pioneras escuelas de alpinismo españolas. Además, Giner de los Ríos, sacó a la luz su valor cultural y simbólico dando motivo de inspiración a escritores y pintores, y de estudio para historiadores y geógrafos. El desarrollo económico de España traería su uso turístico, lo que comenzó a ponerla en peligro. El Guadarrama, es la gran reserva natural de Madrid, sus pulmones y su fuente. Sin embargo, sufre desde mediados del siglo XX una excesiva presión demográfica y urbanística. Científicos, como el profesor Jesús Fidel Rouco, miembro del Panel de Investigación del Cambio Climático de la ONU, o el geógrafo del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), Thomas Schmid, nos advierten de las amenazas que existen sobre unas montañas donde el ser humano debería entrar con respeto. Ya en el siglo XXI, la Sierra de Guadarrama ha sido declarada Parque Nacional para poder asegurar la protección de un entorno natural que comparten Madrid y Castilla y León. Sobre los retos de la administración y gestión de este parque, vital para el clima de Madrid y atravesado por carreteras y rutas turísticas, hablan para Documentos RNE sus dos codirectores, Patricia Riquelme y Pablo Sanjuanbenito.

  • 56:40 13 ene 2018 Documentos RNE se adentra en la figura del autor mexicano Juan Rulfo, una de las figuras más personales de la narrativa iberoamericana del siglo XX, que con la publicación en la década de los cincuenta de sólo dos libros, la colección de cuentos El llano en llamas, y la novela Pedro Páramo, dio un giro trascendental a las letras hispánicas. En su retrato fiel de la sociedad mexicana, Rulfo supo tratar temas universales como la soledad, el desarraigo, la violencia o la injusticia. Mito y realidad se conjuntan de manera magistral en una obra despojada de todo adorno superfluo y dotada de enorme coherencia. Rulfo expresó su pensamiento a través de su obra tanto literaria como fotográfica, campo en el que también dejó un importante y clarificador catálogo. El programa de Ana Vega Toscano, “Juan Rulfo, voz universal de México”, nos aproxima tanto a la vida como a la obra del autor en sus distintas vertientes, desde sus dos primeras obras magistrales, El Llano en llamas y Pedro Páramo, hasta su tercera novela, El Gallo de oro, así como su creación fotográfica, su acercamiento al mundo cinematográfico y su intensa labor en el terreno editorial de estudios indigenistas. Rulfo, Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1983, visitó España en numerosas ocasiones, y realizó un amplio número de entrevistas y declaraciones a RTVE que se guardan en nuestro Archivo. Su voz es base fundamental del documental, tanto por las entrevistas propias como por las lecturas de sus obras grabadas para la UNAM por el mismo autor. El espacio cuenta con la participación de José Carlos González Boixo, catedrático de literatura hispanoamericana de la Universidad de León y autor de varios estudios de la obra de Rulfo; Eduardo Becerra Grande, profesor de literatura hispanoamericana de la Universidad Autónoma de Madrid y coordinador del homenaje al autor realizado en la Casa de América en el centenario de su nacimiento. Una visión que se completa con la intervención de Victorino Polo, catedrático emérito de literatura hispanoamericana de la Universidad de Murcia; de Ascensión Martínez Riaza, profesora de historia hispanoamericana de la Universidad Complutense de Madrid; y del hijo del autor, el pintor Juan Pablo Rulfo. Además, se incluyen fragmentos de la obra, Pedro Páramo, quasi una ópera radiofónica, creación del compositor mexicano Julio Estrada inspirada en el universo sonoro de Rulfo, ganadora del Concurso de Creación Radiofónica de Ars Sonora 1992 de RNE. También se muestran testimonios de homenaje a Juan Rulfo de destacadas figuras de las letras hispanas, como la escritora y académica brasileña, Nélida Piñón; el escritor y académico mexicano, Fernando del Paso; Premio Cervantes 2015, y del Premio Nobel de Literatura 1982, Gabriel García Márquez.

  • 55:37 16 dic 2017 A finales de agosto y principios de septiembre de 1977 se lanzaron las dos naves Voyager y aún se mantienen viajando por el espacio. Estas sondas robóticas se han convertido en los ingenios más longevos fabricados por el ser humano que están más lejos de la Tierra. Con un instrumental obsoleto y con ordenadores de menor capacidad que los actuales teléfonos inteligentes, las Voyager I y II recopilan información sobre el universo y, a la vez, hacen historia al situarse en los confines del sistema solar y en el espacio interestelar. La misión es un proyecto de la NASA operado por el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL. Jet Propulsion Laboratory), creado para explorar los planetas externos del sistema solar situados más allá del cinturón de asteroides, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno, y sus satélites. Según se fueron cumpliendo los objetivos, la importancia de los éxitos alcanzados por ambas naves hicieron que la misión se ampliara.  En 2013, los científicos del JPL anunciaron que por primera vez un vehículo construido por el ser humano, la Voyager I, había salido de nuestro sistema solar. Actualmente navega por el espacio interestelar a más de 21.000 millones de kilómetros de la Tierra. Por su parte, La Voyager II con una trayectoria algo distinta fue la primera nave en explorar Urano y Neptuno, y se sitúa algo más cerca de nuestro planeta. En el transcurso de este gran viaje, las sondas Voyager han realizado descubrimientos que han modificado el conocimiento astrofísico. Han logrado hitos como captar decenas de miles de imágenes cercanas de los astros, como nunca antes se había conseguido, o analizar directamente sus atmosferas. Asimismo, han descubierto 48 nuevas lunas, numerosos anillos y actividad volcánica y géiseres en diferentes astros. Debido a la enorme distancia a la que se encuentran y al tiempo transcurrido, la efectividad del instrumental ha disminuido y los once experimentos que las sondas inicialmente eran capaces de realizar se han reducido. España tiene un papel relevante en el seguimiento de las sondas. El Complejo de Comunicaciones de Robledo de Chavela, como centro integrante de la Red del Espacio Profundo junto con los de Camberra y Goldstone (EEUU), participa en la recepción y tratamiento de las señales de radio que las sondas envían. En estos cuarenta años de misión ha habido momentos de gran valor simbólico como cuando, en 1990, la Voyager I tomó una fotografía de nuestro planeta a una distancia de 6.000 millones de kilómetros. La Tierra era un pequeñísimo punto azul pálido en medio del universo. No era una prueba científica sino más bien romántica pero los investigadores querían visualizar el lugar que ocupamos y lo insignificante y frágiles que somos. Una vez que la energía de estos vehículos espaciales se agote, cuando llegue a su fin el combustible nuclear que las alimentan, y las sondas se apaguen y se pierda el contacto con ellas, en ese momento, se convertirán en cápsulas del tiempo a través del cosmos a la espera de que otras civilizaciones extraterrestres las puedan encontrar. Con ese propósito cada una de ellas porta un disco de oro con información sobre la vida en la Tierra: imágenes, audios, músicas y textos identificativos sobre nuestro planeta. Documentos RNE recorre la historia de esta odisea de la mano de Antonio Buitrago con la participación de los Jefes de Operaciones del Complejo de Comunicaciones de Madrid, Ángel Anaya y Carlos González Pintado (jefe entre 2001 y 2011), y Rafael Bachiller, astrónomo y director del Real Observatorio Nacional de Madrid.

  • 55:57 09 dic 2017 Augusto Roa Bastos es una de las figuras esenciales de la literatura hispanoamericana del siglo XX y, probablemente, el escritor paraguayo más internacional. Roa Bastos indaga en la raíz indígena para desvelar las claves de la identidad paraguaya. En su obra fusiona la estirpe guaraní con el legado colonial para ofrecer un arquetipo nacional del Paraguay, recreando los mitos de su personalidad colectiva. Con su participación en la Guerra del Chaco, que enfrentó a su país con Bolivia entre 1932 y 1935, y después con el exilio, forzado por su defensa de los derechos humanos durante el intento de golpe de estado que sufrió Paraguay en 1947, Roa Bastos acrecentó la visión trágica de su país. El poder, la dictadura y la violencia, unidos al anhelo por la patria, trazarán las líneas básicas de su narrativa que culminará en su afamada trilogía compuesta por las novelas, “Hijo de hombre”, “Yo el Supremo” y “El fiscal”. Hondamente afectado por un sentimiento de desarraigo y expatriación, el exilio le dotó de una visión externa y general con la que observar la realidad de su país. Su universo literario reconstruye su memoria paraguaya y ahonda en las raíces del ser humano y en las grandes temáticas del poder; su fuerza, su alcance y su relación con las personas, expuesto desde diferentes puntos de vista y registros literarios. Aunque Roa Bastos perteneció a la importante generación de escritores surgidos en Hispanoamérica durante el siglo XX, catalogada por el mundo editorial como Boom de la literatura latinoamericana, no se sintió identificado con esta etiqueta. Siguiendo su propio impulso, decidió a mitad de los años sesenta guardar un silencio editorial que abarcará una década. Durante ese tiempo continuó desarrollando una importante labor como guionista de cine y televisión, y como profesor de guión, ocupaciones que fueron su principal sustento material. Tras recibir en 1989 el Premio Miguel de Cervantes de Literatura en Lengua Castellana, Roa Bastos pudo volver a su Paraguay natal con la caída del dictador Alfredo Stroessner. Allí moriría en 2005 a la edad de 88 años. Julia Murga conduce este número de Documentos RNE a través de la voz del propio autor. Acompañan el recorrido por su vida y su obra los escritores y catedráticos de universidad en Literatura Hispanoamericana, Francisco Tovar Blanco y Vicente Cervera Salinas, junto al profesor y director del Máster de Edición de la UAM, Eduardo Becerra Grande.

  • 56:31 02 dic 2017 En un tiempo anterior al de nuestras sociedades hiperactivas y en un lugar alejado de la urbe, donde el bosque aún era el estado natural de los paisajes, el árbol constituía el centro de la vida de las comunidades. Ubicados en lugares estratégicos, a veces plantados por remotos ancestros, otras elegidos y adoptados como seres totémicos, los venerables Árboles de junta ejercieron de primitivos parlamentos, ayuntamientos e incluso juzgados. Su valor simbólico es evidente en casos como el de Guernica, cuyos robles sagrados llevan incontables siglos recogiendo el juramento de quienes aspiran a gobernar las tierras de Vizcaya y, más recientemente, del conjunto del País Vasco. El árbol es nexo emocional entre generaciones, es testigo insobornable del acuerdo y del conflicto desde mucho antes del nacimiento de las instituciones que gestionan la convivencia humana; antes incluso de la generalización de la escritura. Documentos RNE se detiene ante estos magníficos ejemplares, símbolos del orden natural y del respeto al valor colectivo. La geografía española está repleta de huellas, relatos y tozudas realidades que siguen remitiendo a la dendrocracia, es decir, a esta suerte de gobierno de los árboles. Celebrados hasta no hace mucho bajo monumentales olmos, tejos, encinas o morales, los concejos (juntas, consells, consellos, conceyus o batzarres) han venido rigiendo el día a día de los pueblos. Todavía puede seguirse su rastro en muchas zonas de España, con especial concentración en la cornisa cantábrica. Su herencia –a veces ya sin árbol y sentimentalmente unida al toque de campana– sigue viva en las entidades locales menores que aún funcionan, no exentas de problemas, en pequeñas poblaciones donde una junta vecinal o un concejo abierto maneja con eficacia las cuestiones del día a día. El documental de Álvaro Soto 'Árboles de junta, guardianes de la palabra' plantea una vuelta al bosque, un recorrido por España para recoger las historias –en peligro de extinción– de sus individuos vegetales más sobresalientes. Guían el camino el naturalista Ignacio Abella, autor de 'Árboles de junta y concejo. Las raíces de la comunidad' (editorial Libros del Jata); el botánico, experto en árboles monumentales, Bernabé Moya; el investigador de la historia del Árbol de Guernica Joseba Iribar; la ingeniera técnica agrícola Mar Verdejo; la economista Ana López, autora del censo de tejos monumentales de Asturias; el secretario general de la Federación de Concejos de España, Carlos González-Antón; y la periodista María José Parejo, directora del programa 'El bosque habitado' de Radio 3. El programa recoge también voces de vecinos, convertidos en cronistas de los milenarios árboles concejiles de sus pueblos, como los asturianos Manolo Corces, residente en San Esteban de Cuñaba, y Ana María Moradiellos, vecina de Sotres de Cabrales.

  • 56:51 25 nov 2017 Documentos RNE se centra en la figura de Gerardo Diego. Poeta, miembro de la denominada Generación del 27, siempre se alejó de encasillamientos por lo que, aunque contribuyó a su cohesión, él prefirió llamar Grupo del 27. Gerardo Diego nació en Santander en 1896 en una familia de clase media muy religiosa pero donde existía un profundo espíritu de libertad. Gerardo siempre agradeció a sus padres que le dieran libertad para jugar, para pasear por una ciudad luminosa y abierta al mar, que para él será motivo de inspiración. Libertad es palabra importante en su biografía; siempre defendió por un lado su propia capacidad de elegir y, por otro, la de los demás a la hora de decidir su camino. Estudió Filosofía y Letras en Bilbao y Madrid, y en 1920 aprobó las oposiciones a cátedra que le llevarán a Soria, Gijón, Madrid… Escribió sus primeros versos a los 19 años, para una novia que vivía en Bilbao y su primer libro de poesía “El romancero de la novia” –que él mismo publicó con su primer sueldo- tras su primer desengaño amoroso. En las tertulias madrileñas conoció a Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, León Felipe, Eugenio Montes o Ramón Gómez de la Serna. Gerardo Diego, que ya había dado una conferencia sobre “La poesía nueva”, se adentra en el camino de las vanguardias en compañía de su gran amigo, Juan Larrea, y alentado por Vicente Huidobro que le invitó a París. A partir de entonces, como él mismo contaba, empezaron a funcionar los “dos Gerardo Diego” que se mantendrán hasta el final de su vida: uno clásico, que escribe en un estilo tradicional, y otro vanguardista, al que le gustaba aventurarse en la poesía experimental. En la década de los veinte irá conociendo a Salinas, Guillén, Dámaso, Alberti y Lorca, con el que tocaba el piano en la Residencia de Estudiantes. Un grupo de poetas y amigos que se va a cohesionar en 1927, con motivo del Homenaje a Góngora, en el que Gerardo tuvo un papel fundamental. La Guerra Civil fue una prueba de fuego para el grupo del 27. La mayoría emprendieron el camino del exilio, Gerardo Diego, como Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre, permanecieron en España, pero conservaron la amistad por encima de todo, como atestigua la abundante correspondencia que mantuvieron durante las largas décadas de franquismo. La música fue su otra gran pasión, además de intérprete y crítico musical, Gerardo Diego dedicó muchas horas a dar sus conocidas conferencias-concierto por toda España. Fue elegido académico de la Lengua en 1947 y recibió el Premio Cervantes en 1979, ex aequo con el escritor argentino Jorge Luis Borges. Documentos RNE, con guión de Modesta Cruz, entra en la personalidad y en la vida de Gerardo Diego acompañado de su propio testimonio. Además, contaremos con Elena Diego, hija mayor del poeta y albacea; Pureza Canelo, poeta y directora de la Fundación Gerardo Diego; y el profesor Francisco Javier Diez de Revenga, editor de los dos volúmenes de las Obras Completas del autor. Documentos RNE se emite los sábados, de 15 a 16 horas, por Radio Nacional.

  • 57:33 18 nov 2017 El 8 de junio de 1954, el matemático británico Alan Turing es encontrado muerto en su casa de Manchester. La policía halla, junto a su cama, una manzana mordida y rociada con cianuro. Durante décadas se ha especulado si su muerte fue un suicidio o un accidente, como sostiene la familia. Lo cierto es que con su desaparición se fue una de las mentes más brillantes del siglo XX, tal como recogió la revista Time en 1999. Gracias a este hombre de aspecto tímido y desaliñado, se logró descifrar, durante la Segunda Guerra Mundial, el sistema de mensajes secretos de Hitler. La conocida como Máquina Enigma. Este hallazgo facilitó la victoria de los aliados en la guerra, acortándola en dos años y ahorrando decenas de miles de muertes. Además, fue el inventor del concepto de ordenador actual y está considerado, nada menos, que el padre de la Inteligencia Artificial. El pequeño Alan ya dio muestras de ser un niño precoz, sus compañeros de colegio le llamaban “Mr. Brain” (Sr. Cerebro) por su formidable capacidad para las ciencias y para el ingenio. A los 19 años entra en el King’s College de Cambridge, una de las mecas del conocimiento científico. Será aquí donde desarrolle las investigaciones matemáticas que le llevarán a diseñar la conocida como Maquina Turing, un ingenio capaz de determinar funciones matemáticas y que ya contiene los fundamentos lógicos de las computadoras. Gracias a este éxito viaja a Princeton, en Estados Unidos, para escribir su tesis doctoral. Pero el comienzo de la Segunda Guerra Mundial le hace volver a su país donde ingresa en el servicio de espionaje para descifrar los mensajes secretos de los alemanes. A pesar de las dificultades, el ingenio de Turing fue capaz de descubrir la configuración de Enigma. Aunque Turing recibió la Orden del Imperio Británico, el éxito quedaría oculto por la decisión del gobierno de destruir todas sus máquinas al finalizar la guerra. Pero a pesar de su notable contribución a la ciencia y a su país, Alan Turing cometió un grave delito: era homosexual y ejercía como tal. Esto provocó su ostracismo social en una Inglaterra de rígida tradición moral. Tras destaparse su caso, Turing fue juzgado, acusado de ultraje a la moral pública y condenado. La castración química a la que fue sometido, según las leyes de la época, le sumió en una profunda depresión de la que no saldría. Murió con apenas 41 años. Su rehabilitación pública tendría que esperar 60 años, en 2013, cuando la reina le concedió el perdón. Documentos RNE se sumerge en la vida y en la mente maravillosa de Alan Turing de la mano de Mamen del Cerro, gracias al relato de Manuel de León, fundador del Instituto de Ciencias Matemáticas y autor del libro “Vida y legado de Turing”; Ricardo Peña, catedrático de la Facultad de Informática de las Universidad Complutense de Madrid, nos guiará por la peripecia vital del genial matemático inglés; y Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación de Inteligencia Artificial del CSIC, nos ayudará a comprender sus genialidades, entre otras, la llamada Maquina Turing.

  • 56:31 11 nov 2017 Documentos RNE se adentra en la biografía de uno de los principales científicos españoles de la actualidad, el biólogo molecular, Ginés Morata Pérez, miembro extranjero de la Royal Society del Reino Unido y Premio Príncipe de Asturias a la Investigación Científica y Técnica. Ginés es un investigador destacado en Biología del Desarrollo, que estudia en la mosca Drosóphila melanogaster mutaciones y regeneraciones celulares, y que ha logrado significativos hallazgos en fenómenos de “Competición Celular”, relacionados con las mutaciones que desencadenan el cáncer. La lectura de un libro de uno de los grandes investigadores, Linus Pauling, Premio Nobel de Química 1954 y de la Paz 1962, que versaba sobre la estructura de las proteínas, modificó la inicial afición de Ginés Morata por las Matemáticas y la Física y lo convirtió en uno de los científicos más importantes del mundo en Biología. Asegura Ginés que investiga por curiosidad y que investigar es para él hacer preguntas a la naturaleza. El documental “Ginés Morata: Explorando las Claves de la Vida”, con guión de Miguel Molleda, recorre la biografía del científico almeriense de la mano de su propio testimonio, desde sus primeros días en su localidad natal de Rioja, su época de estudiante de Biología en la Universidad Complutense de Madrid, la preparación de su tesis doctoral, dirigida por el destacado biólogo español Antonio García-Bellido, creador de la Escuela Española de Biología del Desarrollo Genético, hasta su periodo de formación en el extranjero en el Laboratorio de Genética de la Universidad de Oxford y, fundamentalmente, en el Laboratorio de Biología Molecular de la Universidad de Cambridge, meca mundial de las investigaciones biológicas. Será precisamente en este reputado centro donde, de la mano del científico británico y amigo personal de Ginés Morata, Peter Lawrence, el investigador español sorprenderá a eminencias de la biología molecular como Sydney Brenner o Francis Crick, en las explicaciones sobre su tesis doctoral y sus averiguaciones junto a otro científico español, Pedro Ripoll, sobre los genes Bithorax en la mosca Drosophila. Tras su periodo internacional, Ginés Morata regresará a España donde se convertirá en uno de los principales investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, y del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, donde sigue investigando en la actualidad con su equipo científico. Es en nuestro país donde Ginés ha logrado sus principales descubrimientos sobre el diseño genético de la mosca que suponen una aproximación novedosa al entendimiento de los destructivos mecanismos biológicos del cáncer. Regeneración celular y mutación celular, que es tanto como decir la exploración de las claves de la vida y de la muerte, son los dos principales campos actuales en los que investiga Ginés Morata, convencido de que en este siglo los hallazgos biológicos serán tan importantes que harán de la mutación genética y de la prolongación de la vida humana hechos incuestionables.

  • 56:34 04 nov 2017 El cardenal Cisneros fue un hombre de Iglesia y un mecenas cultural que tuvo un papel fundamental en un tiempo clave de la historia de España, cuando transitaba de la Edad Media a la Edad Moderna, en medio de una grave crisis política y dinástica dando muestras de su importante dimensión política.  Gonzalo Jiménez de Cisneros nació en la localidad madrileña de Torrelaguna en 1436. Aunque sus primeros años son poco conocidos, se sabe que estudió leyes en Salamanca y que luego pasó unos años en Roma, donde se ordena sacerdote. A su vuelta, y con el apoyo del influyente cardenal Mendoza, llegó a ocupar el cargo de capellán mayor de la catedral de Sigüenza. Sin embargo, una crisis religiosa, motivada por la búsqueda de una espiritualidad más profunda, le lleva a ingresar como simple fraile en la orden franciscana donde adopta el nombre de Francisco. Tras siete años de vida monacal, le proponen ser confesor de Isabel la Católica y, poco después, arzobispo de Toledo, la poderosa archidiócesis primada de España dotada con una renta anual de ochenta mil ducados y responsable de la administración de un territorio importante de Castilla. Cisneros, que no perseguía su enriquecimiento, acepta a regañadientes movido porque desde esta posición podía abordar la reforma de las órdenes religiosas que tanto él como la reina querían llevar a cabo. Austero en lo personal, dedicó buena parte de las grandes riquezas del arzobispado toledano a dos proyectos culturales de enorme calado, que pretendían elevar el nivel cultural del clero: la creación de una universidad en Alcalá de Henares que formase teólogos versados en Humanidades, y la edición de una Biblia Políglota que corrigiera los errores de traducción que se habían ido acumulando a lo largo del tiempo. La intervención en la vida política de Cisneros, y su prestigio como hombre de Estado, tiene lugar en dos momentos importantes de la historia de España: primero, a la muerte de la reina Isabel, y después, tras la de su yerno Felipe el Hermoso. En torno a los setenta años, Cisneros se hace cargo de la regencia en ambos momentos, desde donde preservó a la institución monárquica frente a las ambiciones de los nobles y fue fiel a su ida de la defensa del interés general. Con guión de Modesta Cruz, Documentos RNE se acerca a la figura histórica del cardenal Cisneros con el testimonio de los catedráticos Miguel Ángel Ladero y Antonio Alvar Ezquerra, del profesor José Luis Gonzalo Sánchez-Molero, y de la directora del Centro Internacional de Estudios Históricos Cisneros de la Universidad de Alcalá, Dolores Cabañas. Además, se muestran las opiniones del hispanista y premio Príncipe de Asturias, Joseph Pérez.

  • 55:41 28 oct 2017 Este legendario marino guipuzcoano, de fuerte carácter y aspecto terrible, a consecuencia de las graves mutilaciones que sufrió, sería determinante para el futuro del orden mundial al vencer a los ingleses en el asedio a Cartagena de Indias y frenar su avance en la América hispana. Blas de Lezo nació en Pasajes de Aquende –actual Pasajes de San Pedro- el 3 de febrero de 1689, y su vida quedará marcada por los importantes acontecimientos históricos que le tocó vivir. Aunque en su biografía se mezcla la realidad y la leyenda, se sabe que perteneció a una familia hidalga dedicada al comercio marítimo y que recibió su primera formación en la Marina Francesa. Con la llegada de los Borbones, España se verá envuelta en la Guerra de Sucesión en los primeros años del siglo XVIII. Blas de Lezo participó en ella como Guardiamarina a pesar de su corta edad. En la batalla de Vélez-Málaga tendrá su primer contratiempo serio, la herida producida por un proyectil le provocó la amputación de la pierna izquierda con tan solo quince años. Posteriormente, en sucesivos combates navales, sufrirá la pérdida del ojo izquierdo y la inutilización del brazo derecho. Su leyenda se iba forjando. A la par, en el bando inglés, otra figura emblemática, Edward Vernon, alimentaba su rivalidad con el marino español hasta que años después, ambos fueran los protagonistas en Cartagena de Indias. Acabada la Guerra de Sucesión, Blas de Lezo llegará por primera vez a América para defender las costas del Pacífico de piratas y corsarios. La falta de medios y su fuerte carácter le llevan a enfrentarse con el virrey por lo que termina renunciando en 1728. Tras unos años en la Escuadra del Mediterráneo, asume el mando de la Flota de Indias en 1737. Nada más llegar surgirá la guerra con Inglaterra, será la llamada Guerra de la Oreja de Jenkins. Comandados por Vernon, los ingleses planean tomar Nueva Granada y hacerse con Cartagena de Indias para controlar el rico comercio del virreinato del Perú. Tras entrar en Portobello, en el istmo de Panamá, sin casi resistencia, Vernon se dirige a Cartagena de Indias al mando de una gran fuerza compuesta por 190 navíos y 28.000 soldados. Blas de Lezo apenas cuenta con 6 buques y unos 2.000 hombres para defender la plaza. Sin embargo, a su favor están las magníficas murallas de la ciudad y el dominio de las excelentes particularidades del terreno para su defensa. A pesar de controlar el perímetro exterior, el ejército inglés se ve obligado a sitiar la ciudad ante su fortaleza defensiva. El cansancio y las enfermedades hacen mella en la tropa y Vernon decide un ataque terrestre al Castillo de San Felipe. Sería su final ante la fuerte posición de las defensas españolas. Sin embargo Blas de Lezo tendrá una amarga victoria. Unos días después morirá mientras Felipe V le destituye al hacer caso a un informe del virrey Sebastián de Eslava en el que se arrogaba todo el éxito de la victoria. Posteriormente, el rey restituirá su honor al llegar un segundo informe elaborado por el propio marino, concediendo el título de Marqués de Oviecos a su hijo mayor. Perseguido por su leyenda, se desconoce dónde fue enterrado y tampoco se sabe a ciencia cierta de que murió, aunque parece que fue a consecuencia de una infección provocada por una herida en la pierna sufrida durante el asedio. Documentos RNE, con guión de Julia Murga, reconstruye la vida y los escenarios del bravo marino español con la participación de, Manuel Gracia Rivas, Coronel Médico en la Reserva de la Armada Española;  José María Blanco Núñez, Capitán de Navío, historiador y profesor; y Gonzalo Quintero Saravia, diplomático e historiador, autor del libro “Don Blas de Lezo”.

  • 55:14 14 oct 2017 Ava Gardner vivió en España algo más de 14 años, entre 1953 y 1968. En un país sin libertades la estrella, paradójicamente, fue libre. Hizo cuanto se le antojó, con el beneplácito de una dictadura que miraba para otro lado ansiosa por transmitir una imagen de apertura. Aprovechando los acuerdos bilaterales con Estados Unidos, Hollywood descubre nuestro país como plató de cine, en virtud del bajo coste de producción. La actriz vino por primera vez a nuestro país en 1950, en concreto a la Costa Brava, para el rodaje de la película de Albert Lewin "Pandora y el holandés errante". Tenía 28 años y aceptó dar el salto a Europa porque no se sentía satisfecha en Estados Unidos. La actriz quería esquivar el férreo control de los poderosos estudios de la RKO y huir de la campaña de desprestigio que la sociedad puritana norteamericana lanzó contra ella, debido al idilio que mantuvo con Frank Sinatra. La estrella descubrió una España atrasada, pero alegre y divertida. Cautivada por el flamenco y los toros, y envuelta en fiestas y alcohol, como antídotos contra su profunda soledad, Ava sintió libertad para amar. Su idilio con el galán y torero Mario Cabré acaparó el interés de una sociedad que sentía cómo el glamour de Hollywood podía llegar hasta ella. Una vez terminado el rodaje de la película, Ava Gardner regresó a Estados Unidos, donde prosiguió la relación apasionada y borrascosa con Frank Sinatra. Se casaron en 1951. Dos años después Ava Gardner regresa de nuevo a España para romper con los demonios que, de nuevo, la perseguían. En Madrid conoce al torero Luis Miguel Dominguín. Una de las mujeres más guapas del mundo y el seductor personaje de la sociedad madrileña, vivieron algo más que una aventura entre 1953 y 1954. Ava Gardner dio rienda suelta a sus excesos. Era famosa y hacía lo quería, mientras seguía protagonizando películas para mantener el nivel de vida que llevaba. Era habitual de bares, clubes nocturnos y tablaos flamencos, y cuando cerraban estos locales, la velada seguía en su casa de la calle Doctor Arce hasta altas horas de la madrugada. Entre películas y fiestas nocturnas, entre alcohol y amantes, la etapa española de Ava Gardner llegó a su final en 1968. Después de que fueran más frecuentes sus viajes a Londres y, en especial, tras los problemas fiscales que tuvo con la Hacienda española, la actriz decidió abandonar el país e instalarse en la capital británica. Allí vivió recluida y apartada del cine y del mundo. Murió en 1990 a causa de una neumonía. Tenía 67 años. Documentos RNE, con guión de Antonio Buitrago, muestra la vida de la estrella y los sonidos que la acompañaron. Lo hacemos de la mano de Juan Tejero, escritor, periodista y crítico de cine; Francisco Reyero, periodista y autor del libro 'Sinatra: Nunca volveré a ese maldito país'; Marcos Ordóñez, periodista y crítico teatral, autor del libro 'Beberse la vida. Ava Gardner en España'; Andrés Amorós, ensayista, crítico literario y taurino; Nieves Herrero, periodista y autora del libro 'Como si no hubiera un mañana: La pasión de Ava Gardner y Luis Miguel Dominguín'; Isaki Lacuesta, director del documental sobre Ava Gardner 'La noche que no acaba.

  • 56:28 07 oct 2017 El 2 de julio de 1937, Estados Unidos contiene la respiración, su aviadora más famosa, Amelia Earhart, ha desaparecido en medio del Océano Pacífico cuando está a punto de culminar la primera vuelta al mundo sobre el Ecuador. La joven piloto y su ayudante, Fred Noonan, no logran aterrizar su Lockheed Electra en la isla de Howland, un pequeño islote en mitad del Pacífico que es la última parada antes de alcanzar la costa norteamericana. Amelia se desvaneció en el mar y desde entonces el mito se convirtió en leyenda. Hoy en día, 80 años después, se siguen buscando indicios, pruebas que expliquen qué ocurrió. Si su muerte se ha convertido en un misterio, su vida es una historia épica. La de una joven de Kansas que descubre la pasión de volar y que logra hacer realidad ese sueño a pesar de las dificultades. En el documental, con guión de Mamen del Cerro, recorremos las vivencias y las hazañas contadas por la propia Amelia Earhart. Escucharemos su voz comentando algunos de los vuelos que le dieron más fama y, sobre todo, los últimos mensajes desde el avión Electra antes de que se sumergiera para siempre. Además, la piloto Mercé Martí Inglada, campeona de la Vuelta al Mundo en 1994, nos ayudará a comprender la aventura de volar. Javier Permanyer, conservador del museo de la Fundación Infante de Orleans, nos trasladará hasta esos aviones de los años 20 y 30, y de la mano de Darío Pozo, piloto y gran especialista de la Historia de la Aviación, recorreremos la vida de esta auténtica pionera. Documentos RNE vuela alto con una de las leyendas de la aviación. Amelia Earhart sigue siendo un referente para muchos pilotos y un ejemplo de persona tenaz e intrépida que superó casi todos los retos personales y profesionales en una época difícil para las mujeres y convulsa para la Humanidad.

  • 55:49 30 sep 2017 Documentos RNE se adentra en la figura de Miguel Induráin Larraya, uno de los principales ciclistas españoles y mundiales de todos los tiempos que ha conseguido ganar cinco Tours de Francia consecutivos. Un récord único y hasta ahora no superado por ningún otro ciclista. Además logró, durante dos temporadas consecutivas, vencer en el mismo año en dos de las principales y más duras pruebas por etapas del mundo, el propio Tour de Francia y el Giro de Italia. El documental, Miguel Induráin: El señor del Tour, de Miguel Molleda, indaga en la biografía del extraordinario deportista navarro desde sus inicios ciclistas, en su pueblo natal de Villaba, cerca de Pamplona. Allí comenzó Induráin a dar sus primeras pedaladas con una bicicleta de segunda mano que le había comprado su padre, agricultor navarro aficionado al ciclismo. Miguel Induráin ayudaba en las tareas del campo y era especialmente hábil en la conducción del tractor. Ya desde niño destacaban sus cualidades físicas, era fuerte y ágil, “calladico y tímido”, según recuerdan sus compañeros de colegio. Primero en el Lorenzo Goicoa de Villava y después en el Larraona de Pamplona, centro con el que llegó a competir con acierto en pruebas de atletismo en el famoso concurso de deporte escolar de TVE, Torneo, en los años ’70. El testimonio de quien fuera su primer preparador deportivo en el Club Ciclista Villava, Pepe Barruso, es fundamental a lo largo de este documental dedicado al pentacampeón español del Tour. Con Barruso Induráin aprendió a hacerse ciclista desde niño. Además de Barruso se escucharán los testimonios de su hermano y compañero de equipo, Pruden Induráin, y del aficionado, conocedor como pocos de la biografía deportiva del corredor, Carlos Tigero. El documental cuenta con los sonidos y testimonios de sus éxitos deportivos a los largo de su trayectoria profesional extraídos del Archivo de RTVE, entre ellos del propio Miguel Induráin. Las narraciones de sus grandes escapadas y de sus logros, especialmente a lo largo de sus cinco victorias en el Tour de Francia entre los años 1991 y 1995. Las hazañas en los Alpes y en los Pirineos, o su dominio en las etapas contrarreloj, serán glosadas por los periodistas especializados en ciclismo, Carlos Arribas y Sergi López-Eguea. Así como los motivos de su retirada, tras su fracaso en la ronda gala de 1996, reflejados, en conversación para Documentos RNE, por el principal de sus preparadores en los equipos profesionales, Reynolds y Banesto, José Miguel Echávarri. También aparecerán las declaraciones exclusivas de Federico Martín Bahamontes, el primer ciclista español que consiguió ganar la “Grand Boucle” francesa en un ya lejano 1959.

  • 55:29 23 sep 2017 En una España asfixiada por la censura, donde la dictadura construía su relato de la realidad, las radios internacionales resultaron clave en la difusión de noticias veraces y valores democráticos. El servicio en español de la radiodifusión pública francesa, popularmente conocido como Radio París, fue una de las principales vías de información para cientos de miles de hogares. Tras la guerra civil sus antenas, a través de onda corta y onda media, sirvieron como ariete contra el franquismo. Pasados los años, con el reconocimiento internacional del régimen, el tono de la programación atemperó su beligerancia, aunque nunca dejó de ser la voz del exilio. Su papel fue complejo, pues hubo de compaginar la oposición a la dictadura con su carácter de emisora de estado. Durante mucho tiempo la escucha de Radio París –y de otras estaciones como la BBC, Radio Moscú o Radio España Independiente– fue prohibida por las autoridades españolas. Las duras crónicas del escritor Salvador de Madariaga y del Padre Olaso (seudónimo del sacerdote vizcaíno Alberto Onaindía) fueron puntales de su programación tras la Segunda Guerra Mundial, en una etapa dirigida por el periodista francés Christian Ozanne. En su amplia nómina de colaboradores figuran nombres como Rafael Alberti o Mario Vargas Llosa. Otro gran valor residía en sus entrevistas: durante los años sesenta y primeros setenta pasarán por Radio París casi todos los escritores, artistas, intelectuales y políticos presentes en la capital francesa, desde el entonces príncipe Juan Carlos hasta el escritor Miguel Delibes o el pintor Pablo Ruiz Picasso.  Tras la victoria electoral de 1959 Charles de Gaulle reforzó sus emisiones, dirigidas también a América Latina. Un año antes había tomado las riendas el hispanista André Camp, quien priorizó temas culturales y sociales, con especial atención al teatro de autores exiliados y a la realidad de los inmigrantes españoles que malvivían en Francia. Los locutores Julián Antonio Ramírez y Adelita del Campo –pareja ante el micrófono y en la vida– fueron dos de las voces más visibles en este período. El final de la dictadura fue más fácil para Radio París, que sumó a sus emisiones la producción de programas distribuidos en disco para ser radiados desde diversas emisoras españolas. El documental de Álvaro Soto “Radio París, una voz ante el franquismo” plantea un recorrido histórico a través de emisiones reales, rescatadas y donadas a la Universidad de Alicante. En el marco del proyecto Devuélveme la voz, esta institución ha catalogado cientos de horas de grabación, ahora disponibles para su escucha en https://devuelvemelavoz.ua.es. Intervienen en este programa la directora de la biblioteca de la Universidad de Alicante, Reme Blanes; el coordinador de Devuélveme la voz, José María García Avilés; y su historiador, investigador de la censura en España, Francisco Rojas. Participan también Carlos Ramírez –hijo de Adelita del Campo y Julián Antonio Ramírez– y el periodista de Radio Nacional de España, experto en emisoras clandestinas, Luis Zaragoza. Además se ha recogido en París el testimonio de los hispanistas Gérard Malgat –investigador del exilio republicano español en la Universidad de Nanterre– y Max Renault, director de documentales sobre esta misma temática.

  • 56:30 16 sep 2017 En junio de 1922 la ciudad de Granada acogió una iniciativa cultural en torno al flamenco que tuvo una singular trascendencia en la vida intelectual del momento, y una gran repercusión posterior. Sus promotores fueron dos figuras fundamentales en la creación artística española del siglo XX, Manuel de Falla y Federico García Lorca, que unieron sus esfuerzos en una empresa que desde su gestación alcanzó una amplísima resonancia. La coincidencia de ambos en Granada activó aún más la intensa vida cultural y social de una ciudad que representaba, ya entonces, un símbolo artístico internacional. La convocatoria que realizaron de un concurso sobre el “Cante Jondo” o “Canto primitivo andaluz”, que fue la expresión finalmente utilizada, surgió como un llamamiento de ambos ante el peligro de desaparición que auguraban al repertorio flamenco. En su imaginario se encontraba un concepto de tradición como tesoro a preservar, pero también, Falla y Lorca buscaban rescatar los cantes puros primitivos como fuente de creación innovadora para los nuevos lenguajes desde una óptica regeneracionista. Desde el primer momento la controversia acompañó a esta iniciativa, en la que acabaron por reflejarse las distintas formas de pensar y de situarse ante el patrimonio cultural y artístico heredado. Las más destacadas personalidades de la vida intelectual de la época apoyaron la convocatoria, que contó incluso con la presencia activa de muchos de ellos: Zuloaga, Rusiñol, Edgar Neville, Gómez de la Serna o Andrés Segovia fueron sólo algunos de esos nombres. Igualmente las más destacadas figuras del flamenco de la época estuvieron presentes en Granada durante esos días del concurso, con un jurado presidido por Don Antonio Chacón, uno de los mayores creadores de toda la historia del flamenco. Documentos RNE se acerca, en este programa de Ana Vega Toscano, a las distintas vertientes de este acontecimiento único, que supuso una expresión especialmente representativa de la realidad española del momento. Para ello se cuenta con la participación del poeta y musicólogo José Ramón Ripoll, autor de un estudio sobre el concurso; del investigador y periodista Jorge de Persia, responsable de una monografía también sobre el mismo; y del escritor e investigador del flamenco, José María Velázquez-Gaztelu, autor de los programas de RTVE “Nuestro Flamenco” y “Rito y Geografía del Cante”. También se rescatan distintas grabaciones históricas, y una amplia selección de textos de la época, para ofrecer así el retrato sonoro de este acontecimiento gracias a inestimable apoyo del Archivo Manuel de Falla de Granada.

Mostrando 1 de 22 Ver más