Enlaces accesibilidad

Diana Navarro invita a los milenials a escuchar copla con 'Inesperado'

  • 15 años de carrera y seis álbumes de estudio, Diana Navarro vuelve con Inesperado
  • Entre los temas del disco, Encrucijada, una versión trap de la copla de Marifé de Triana

Por
Solamente una vez - La nueva Diana Navarro

Todo empezó con sus sobrinos escuchando trap.Diana Navarro nos presenta Inesperado, un disco con el que precisamente pretende ofrecer una nueva faceta de esa voz que lleva acompañándonos 15 años.

Ella define su estilo como "neocopla flamenca sinfoelectrónica" y convierte este género en su bandera: "No hay que recordar la copla como la banda sonora del franquismo", apunta.

Su intención es traerla al siglo XXI la ha llevado a fusionar a Marifé de Triana con el trap, hablamos de Encrucijada el single con el que en julio de 2019 nos traía un adelanto de Inesperado. El disco sale a la luz el 1 de noviembre y ha venido a presentarlo a Solamente una vez.

De La leyenda del tiempo a Jesus de Medinaceli

Aprovechando su visita al programa hemos hecho un recorrido por  las influencias de la malagueña. Diana recuerda esos viajes en coche a ritmo de Camarón y se atreve a entonar la melodía de Casta Diva, el aria principal de Norma.

Sobre sus inicios recuerda esos primeros meses en Madrid en los que se encomendó a Jesús de Medinaceli con la ilusión de labrarse un futuro profesional en la música. El pasado cinco de octubre tuvo la oportunidad de cantarle una saeta en su salida extraordinaria, "todo un honor" para la cantante. 

Para todos los públicos Los conciertos de La 2 - Coplas de Zarzuela: Diana Navarro - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

(Continúan aplausos)

(Aplausos y vítores)

(Música)

Cuando clava mi moreno sus ojazos en los míos,

todo mi cuerpo se me enciende y se me pierde el sentido.

Cuando clava mi moreno sus ojazos en los míos,

todo mi cuerpo se me enciende y se me pierde el sentido.

¡Ay!

Y después que ha sucedido, ¿qué?

Me da frío.

Porque saben lo que quieren, las cosas que pueden hacer.

¡Ay!, ¡ay!

Los ojazos de un moreno clavados en una mujer.

Los ojazos de un moreno clavados en una mujer.

Cuando un hombre soso y feo y además tonto perdido,

camela con fatiguitas a una mujer de sentido,

así siempre ha sucedido...

Ángel mío,

que ella le tira el anzuelo, que él lo muerde como un pez.

¡Ay, ay! ¡Ay, ay!

Y así se ven en el mundo las desgracias que se ven.

¡Ay, ay! ¡Ay, ay!

Y así se ven en el mundo las desgracias que se ven.

(Aplausos)

(Música)

(Silencio)

(Música)

(Aplausos)

(Música)

Al pensar en el dueño

de mis amores,

siento yo unos mareos

encantadores.

Bendito sea

aquel picaronazo

que me marea.

A mi novio yo le quiero porque roba corazones

con su gracia y su salero, salero, salero.

Porque roba corazones con su gracia y su salero.

A mi novio yo le quiero porque roba corazones

con su gracia y su salero, salero, salero.

Él me tiene muy ufana porque hay muchas que le quieren

y se quedan con las ganas, las ganas, las ganas.

Porque hay muchas que le quieren y se quedan con las ganas.

Él me tiene muy ufana porque hay muchas que le quieren

y se quedan con las ganas, las ganas, las ganas.

Y se quedan con las ganas.

Caprichosa yo nací,

le quiero solamente, solamente para mí.

Ay, solamente para mí, ay.

Que quitarme a mí su amor es lo mismo que quitarle

las hojitas a una flor, ay.

Las hojitas a una flor, ay, las hojitas a una flor.

Ay.

Las hojitas a una flor.

Yo me muero de gozo

cuando él me mira,

y me vuelvo jalea

cuando suspira.

Si me echa flores,

siento el corazoncito

morir de amores.

Porque tiene unos ojillos que me miran entornados,

muy gachones y muy pillos, muy pillos, muy pillos,

que me miran entornados, muy gachones y muy pillos.

Porque tiene unos ojillos que me miran entornados,

muy gachones y muy pillos, muy pillos, muy pillos.

Y me dicen: "Ay, lucero",

que por esa personita me derrito yo y me muero,

me muero, me muero.

Que por esa personita me derrito yo y me muero,

y me dicen: "Ay, lucero",

que por esa personita me derrito yo

y me muero, me muero, me muero.

Me derrito yo y me muero.

Caprichosa yo nací,

le quiero solamente, solamente para mí, ay.

Solamente para mí, ay.

Y quitarme a mí su amor es lo mismo que quitarle

las hojitas a una flor, ay.

Las hojitas a una flor, ay, las hojitas a una flor.

Ay.

Las hojitas a una flor.

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

(Música)

Como nací en la calle de la Paloma,

ese nombre me dieron de niña en broma.

Y como vuelo alegre de calle en calle,

el nombre de Paloma siguen hoy dándome.

Aunque no tengo el cuello tornasolado,

siempre está mi cabello limpio y rizado.

Y aunque mi pobre cuerpo no tiene pluma,

siempre está fresco y blanco

como la espuma.

En lo limpita paloma soy,

y salto y brinco por donde voy.

Y a mi nombre de Paloma siempre fiel,

ni tengo garras, ni tengo garras, ni tengo garras, ni tengo hiel.

Como está mi ventana cerca del cielo

y por él las palomas tienden el vuelo.

Cuando veo en mis vidrios que el alba asoma,

tender quisiera el vuelo cual las palomas.

Pero al ver que las venden en el mercado

y que las pobres mueren en estofado,

digo mitad en serio, mitad en broma:

"Hay sus inconvenientes

en ser paloma".

En lo que arrullo paloma soy,

que siempre canto por donde voy,

y a mi nombre de Paloma siempre fiel,

busco un palomo, busco un palomo, busco un palomo.

¿Quién será él?

Ay, a mi nombre de Paloma siempre fiel,

busco un palomo, busco un palomo, busco un palomo.

¿Quién será él?

¿Quién será él?

(Aplausos y vítores)

(Música)

(Aplausos)

(Continúan aplausos)

(Música)

Pobre chica la que tiene que servir,

más valiera que se llegase a morir,

porque si una no sabe por las mañanas brujulear,

aunque mil años viva, su paradero es el hospital.

Cuando yo vine aquí lo primero que al pelo aprendí

fue a fregar, a barrer,

a guisar, a planchar y a coser,

pero viendo que estas cosas

no me hacían prosperar,

consulté con mi conciencia y al punto me dijo:

"Aprende a sisar, aprende a sisar,

aprende a sisar".

Salí tan mañosa, que al cabo de un año

tenía seis trajes de seda y satén.

A nada que ustedes

discurran un poco,

ya se han figurado y han adivinado

de dónde saldría para ello el parné.

Yo iba sola

por la mañana a comprar

y me daban seis duros para pagar,

y con sesenta reales, gastaba treinta o poco más,

y lo que me sobraba me lo guardaba un "melitar".

Yo no sé cómo fue

que un domingo después de comer,

yo no sé qué pasó,

que mi ama a la calle me echó,

pero al darme el señorito

la cartilla y el parné...

(RÍE)

Fue y me dijo por lo bajo:

"Te espero en Eslava tomando café,

tomando café, tomando café".

Después de este lance serví a un boticario,

serví a una señora que estaba muy mal.

Me vine a esta casa

y aquí estoy al pelo,

pues sirvo a un abuelo que el pobre está lelo

y yo soy el ama,

y punto final.

Y punto final.

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

(Música)

La tarántula es un bicho muy malo,

no se mata con piedra ni palo.

Que huye y se mete por todos los rincones

y son muy malinas sus picazones.

¡Ay, mare! No sé qué tengo, que ayer pasé por la era

y ha principiado a entrame el mal de la temblera.

Será que a mí me ha picado la tarántula dañina,

y estoy "toíco" enfermado por su sangre tan endina.

Te coman los mengues, maldita la araña

que tiene en la barriga pintada una guitarra.

Bailando se cura tan jondo dolor.

¡Ay, ay, ay! ¡Mal hallada la araña que a mí me picó!

No le temo a los rayos ni bala, ni le temo a otra cosa más mala.

Que me hizo mi padre más guapo que el gallo,

pero a ese bichito lo parta un rayo.

Ay, mare, yo estoy malita, me están entrando unos sudores

que me han "dejaíto" seco y comido de picores.

Será que a mí me ha picado la tarántula dañina,

y por eso me he quedado más delgado que una sardina.

Te coman los mengues, maldita la araña

que tiene en la barriga pintada una guitarra.

Bailando se cura tan jondo dolor.

¡Ay, ay, ay! ¡Mal hallada la araña que a mí me picó!

(Aplausos)

(Música)

(Aplausos)

(Música)

Yo que siempre de los hombres me burlé,

yo que siempre de los novios me reí,

yo que nunca sus lisonjas escuché,

hoy en busca de un amante vengo aquí.

Quiero ver si me ha olvidado el muy bribón.

Quiero ver si su palabra cumple fiel

y si guarda en su amoroso corazón

el amor que guarda el mío para él.

¡Ay de mí, ay de mí!

Si acabaré llorando, yo que siempre reí.

¡Ay de mí, ay de mí!

Si acabaré llorando, yo que siempre reí.

Ay.

En mi pecho el amor jamás sentí.

El inquieto y angustioso palpitar.

Mas incauta entre sus redes me prendí,

¿Qué he de hacer si no lo puedo remediar?

No está bien que con engaño y sin rubor,

atrevida busqué al novio en el cuartel.

Pero es tanto mi cariño a ese pastor,

que al infierno si es preciso iré por él.

¡Ay de mí, ay de mí!

Si acabaré llorando,

yo que siempre reí.

¡Ay de mí, ay de mí!

Si acabaré llorando, yo que siempre reí.

¡Ay de mí, ay de mí!

¡Ay

de mí!

Si acabaré llorando,

yo que siempre reí.

Si acabaré llorando,

yo que siempre reí.

Ay.

(Aplausos)

(Continúan aplausos)

(Música)

(Aplausos)

Apoyada en el quicio de la mancebía,

miraba encenderse la noche de mayo.

Pasaban los hombres y yo sonreía,

hasta que en mi puerta paraste el caballo.

"Serrana, ¿me das candela?"

Y yo te dije gaché:

"Ven y tómala en mis labios

que yo fuego te daré".

Dejaste el caballo y lumbre te di

y fueron dos verdes luceros de mayo

tus ojos para mí.

Ojos verdes,

verdes como la albahaca,

verdes como el trigo verde,

y el verde, verde limón.

Ojos verdes, verdes, con brillo de facas

que se han "clavaíto" en mi corazón.

Para mí ya no hay soles,

luceros, ni luna,

no hay más que unos ojos

que mi vida son.

Ojos verdes,

verdes como la albahaca,

verdes como el trigo verde,

y al verde, verde limón.

Vimos desde el cuarto despertar el día,

y anunciar el alba en la torre de la Vela.

Dejaste mis brazos cuando amanecía,

y en mi boca un gusto de menta y canela.

"Serrana,

para un vestido yo te quiero regalar".

Yo te dije: "Estás cumplido.

No me tienes que dar nada".

Subiste al caballo

y un beso te di

y nunca otra noche más bella de mayo

he vuelto a vivir.

Ojos verdes,

verdes como la albahaca,

verdes como el trigo verde,

y al verde, verde limón.

Ojos verdes, verdes, con brillo de facas

que se han "clavaíto" en mi corazón.

Para mí ya no hay soles, luceros, ni luna,

no hay más que unos ojos

que mi vida son.

Ojos verdes,

verdes como la albahaca,

verdes como el trigo verde,

y al verde,

verde

limón.

(Aplausos y vítores)

(Música)

¿Por qué se viste de negro, ay, de negro,

si no se le ha muerto nadie?

¿Por qué está siempre encerrada,

ay, por qué, como la que está en la cárcel?

¿Por qué no tiene familia,

ni perrito que la ladre,

ni flores que la diviertan,

ni risa que la

acompañe?

Del por qué de este porqué,

la gente quiere enterarse,

cuatros suspiros responden

y no los entiende nadie

y no los entiende

nadie.

Yo soy la otra,

la otra

y a nada tengo derecho,

porque no llevo un anillo

con una fecha por dentro.

No tengo ley que me abone,

ni puerta donde llamar,

y me alimento a escondidas

de tus besos y tu pan.

Con tal que vivas tranquilo,

qué importa que yo me muera,

te quiero siendo

la otra,

como la que más te quiera.

¿Por qué no fueron tus labios? Ay, tus labios,

que fueron las malas lenguas,

las que una noche vinieron, ay, ¿por qué?,

a leerme la sentencia.

El hombre que te ofrecía

ya no es tuyo, compañera.

De azahares y velo blanco

se viste la que

lo lleva.

Como fue tu voluntad,

mi boca no te dio queja,

cumple con lo que has firmado,

que yo, que yo no valgo la pena,

que yo no valgo

la pena.

Yo soy la otra,

la otra,

y a nada tengo derecho,

porque no tengo un anillo

con una fecha por dentro.

No tengo ley que me abone,

ni puerta donde llamar,

y me alimento a escondidas

de tus besos y tu pan.

Con tal que vivas tranquilo,

qué importa que yo me muera,

te quiero siendo

la otra,

como la que más te quiera.

No tengo ley que me abone,

ni puerta donde llamar,

y me alimento a escondidas

de tus besos y tu pan.

Con tal que vivas tranquilo,

qué importa que yo me muera,

te quiero siendo

la otra,

como la que más te quiera.

(Aplausos y vítores)

No quería ser maleducada,

pero quería seguir el protocolo de estos repertorios maravillosos.

Buenas noches a todos, gracias por venir aquí.

(Aplausos)

Gracias por...

Gracias por apoyar la cultura de nuestro país,

nuestra música, nuestra sangre.

Esto no se puede perder, esto es un regalo

y quiero, por favor, que le deis un aplauso,

por supuestísimo, al maestro Cristóbal Soler

y a cada uno de los componentes de la sinfónica de RTVE.

Maravillosos.

(Aplausos)

Y a mí la copla siempre me gusta vestirla con un buen mantón.

Por eso venía yo así un poquito para "Ojos verdes".

Vamos a finalizar, gracias de corazón,

con "Campanera".

(Aplausos)

(Música)

Por qué han pintado en tus ojeras

la flor de lirio real.

Por qué te has puesto de seda,

¡ay, campanera!, por qué será.

Mira que todo el que no sabe

cuál es la llave de la verdad,

dicen que no eres buena

y a la azucena te pudieran comparar.

Dile que pare esa noria,

que va rodando, pregonando lo que quiere.

Que por saberla tu historia,

la están buscando el cómo y cuándo, ver qué hiere.

Ay, campanera,

aunque la gente no quiera,

tú eres la mejor de las mujeres

porque te hizo Dios su pregonera.

Por qué se para la gente,

nada más la ven de pasar.

Porque es alondra valiente,

que alza la frente y echa a cantar.

Dicen que si un perseguido

que anda escondido la viene a ver.

Cuentan que amante espera la campanera

con la ronda de las tres.

Ya era corona de gloria,

para aquel revuelo del desvelo por amores.

Cuando el rodar de la noria

tapó con velo todo aquel cielo de colores.

Ay, campanera,

aunque la gente no quiera,

tú eres la mejor de las mujeres porque te hizo Dios

su pregonera.

Ay, campanera,

desde el amante que espera,

con la bendición de los altares,

como manda Dios,

su compañera.

(Aplausos)

(Vítores)

Me gustaría dedicaros

y dedicarle a ellos una capela

de la "Salve marinera".

(Aplausos)

Que os traiga paz, amor y que os bendiga a todos.

Muchísimas gracias, estoy verdaderamente emocionada.

(Aplausos)

(CANTA) "Salve,

estrella de los mares,

de los mares iris

de eterna ventura.

Salve,

oh, fénix de hermosura,

madre

del Divino Amor.

De tu pueblo

a los pesares

tu clemencia

dé consuelo.

Fervoroso

llegue al cielo,

y hasta ti, hasta ti,

nuestro clamor.

Salve, salve,

estrella de los mares.

Salve,

estrella de los mares.

Y fervoroso

llegue al cielo

y hasta ti, hasta ti

nuestro clamor.

Salve, salve,

estrella de los mares,

estrella de los mares.

Salve,

oh, salve,

salve, salve".

(Aplausos)

Muchísimas gracias.

Un abrazo a cada uno de vosotros.

Fuerte aplauso para ellos, por favor.

(Continúan aplausos)

(Vítores)

(Continúan aplausos)

Los conciertos de La 2 - Coplas de Zarzuela: Diana Navarro - ver ahora

Diana recuerda también su casting para la primera edición de Operación Triunfo . A pesar de no ser seleccionada agradece al destino que la llevase por otro camino. Tiempo después de ese casting "fallido" llegaría Sola y el inicio de su carrera.

Muy serena, la artista invita a los jóvenes talentos a la paciencia "todo lo que ocurra es positivo", asegura. Insiste a la vez en la necesidad de cuidarse mentalmente para subsistir en el mundo actual. "Hay que aprender a fracasar y a casarse con uno mismo", concluye. 

Para finalizar la entrevisa hemos escuchado Cuando venga el amoruna emotiva canción que dedica a su marido y a ese concepto de destino del que nos hablaba. Esta y otras canciones podrán escucharse a partir del 1 de noviembre en Inesperado. 

Además, Diana Navarro estará firmando discos el mismo 1 de noviembre en Málaga y el 7 de noviembre en Sevilla. Para verla en directo habrá que esperar al 8 de noviembre en Cáceres y al 8 de diciembre en Málaga.

Radio

anterior siguiente