Enlaces accesibilidad

Más Isabel - Nuevo personaje: Isabel de Solís

Por
Isabel - El secuestro de Isabel Solís

El capítulo de hoy nos ha traído un buen número de nuevos personajes, entre ellos a Isabel de Solís. ¡La pobre muchacha secuestrada por las tropas musulmanas justo cuando se iba a casar!

¿Es cierta esta historia? Sí, pero con alguna que otra licencia. El equipo de guión de la serie ha colocado aquí esta trama aunque como Teresa Cunillera reconoce, el secuestro se produce unos cuantos años antes... pero en esencia, se parece bastante a la realidad.

¿Quién era la futura Zoraida? Le preguntamos a Irisarri: "Era la hija del comendador de Martos, se dice que había salido de la población con otras doncellas a coger flores y que, a poco, llegaron unos moros en algara y se llevaron cautivas a todas las jóvenes".

Y continúa desvelándonos su futuro: "Isabel fue vendida en el mercado de esclavos de Granada y comprada por la sultana Aixa, la madre del rey Boabdil. Sigue la historia con que un día la cautiva Isabel, llamada Zoraida en aquellas latitudes, estaba lavando unas camisas y que entró el rey Muley Hacén en el lavadero y se prendó de ella, enamorándose apasionadamente, porque era bella como un ángel. Tanto es así que, una vez que Isabel renegó de su religión y adoptó la musulmana, el rey se casó con ella y la hizo su primera esposa y de su matrimonio tuvo dos hijos".

¿Era normal esto de que las tropas musulmanas secuestraran a muchachas cristianas?

Pues según nos cuentan nuestros asesores históricos eran frecuentes los secuestros en general: "Tanto en el bando cristiano como en el musulmán eran habituales las correrías, aunque hubiese tregua". Y añade Villarroel cuál era el objetivo: "Conseguir un beneficio económico". Y debía ser un buen negocio porque según Cunillera tanto en un bando como en otro: "Había muchísimos cautivos".

¿Y si no había dinero con el que pagar el rescate? Villarroel nos plantea la opción B: "Quedaban como esclavos, de prestigio. Ahí tenemos a Isabel de Solís que acaba como reina". Pero no siempre estaba todo perdido: "En el bando cristiano surgen órdenes religiosas que recogían dinero para liberar a cristianos que no podían ser liberados por sus familias, la Orden Mercedaria por ejemplo".