Enlaces accesibilidad

Keanu Reeves, el estilo del silencio

  • El actor presta su imagen a la nueva campaña de la casa Saint Laurent
  • Las fotografías son intimistas y potencian su condición de 'antiestrella' 

Por
Reeves es la nueva imagen de la casa Saint Laurent.

Lleva toda la vida luchando. En su vida personal lo hizo contra la adversidad y el dolor causado por la muerte de sus seres más cercanos (su mujer y su hija, y su amigo, River Phoenix) y la enfermedad de su hermana pequeña Kim, que está internada en una clínica de Italia en la que que lucha contra el cáncer. En la ficción se ha enfrentado a terroristas, asesinos, ladrones, vampiros e incluso al mismísimo Lucifer. 

Su papel más popular es Neo, en Matrix, pero ahora llena los cines con la saga John Wick, de la que se estrena ahora la tercera entrega. Keanu Reeves tiene Hollywood pero a él parece no interesarle ni la fama ni las mieles del éxito. Es la antiestrella y ha elegido vivir al margen del star system. 

Reeves deja sus huellas en el Teatro Chino de Los Ángeles.

Pero, muy a su pesar, es una estrella y como tal ha quedado inmortalizado en el icónico Teatro Chino de Los Ángeles. Allí la gente ya hace cola para hacerse un selfie junto a su firma y las huellas de sus manos y suelas de sus botas marrones. Un complemento del que no se desprende nunca y que incluso 'osa' combinar con traje oscuro y esmoquin negro. Lo que podría tildarse de ‘crimen de estilo' se ha convertido en su caso en una seña de identidad. 

El estilo 'antiestrella' de Keanu Reeves.

Hablamos de un rara avis de Hollywood, un tipo que es alérgico a las fiestas y eventos del cine y la moda, que adora pasar el tiempo libre leyendo en la enorme biblioteca que tiene en su casa de Los Ángeles y que compagina su trabajo en el cine con la música y su empresa Arch Motorcycle que fabrica motos. Se negó a hacer la segunda parte de Speed para hacer teatro. Una decisión que pagó cara ya que estuvo 14 años sin trabajar para la Fox.  

Tiene 54 años y mantiene intacato su estilo, aparentemente descuidado, con esa mezcla de aires grunge y rock (la música, sobre todo el metal y el punk, es otra de sus pasiones)De su armario cuelgan prendas cómodas, sobre todo vaqueros: camisetas, camisas amplias, sudaderas y cazadoras de cuero de aire motero, porque cabalgar a dos ruedas es su gran pasión. Y todo en color negro. De negro riguroso se viste cuando acude a los estrenos de sus películas. A excepción, como no, del detalle de sus botas.

Reeves en la portada de GQ y en el póster de Jon Wick.

Por todo ello se ha convertido en un icono de estilo. Muchas revistas de moda le han llevado en sus portadas. Siempre serio, desafiante, distante. Siempre atractivo, seductor, fascinante. Y es que tiene un magnetismo especial que se potencia con esa aversión a la fama y ese deseo, tildado por algunos de excesivo, por proteger su intimidad. Vive en una burbuja que abandona en contadas ocasiones. Ahora, como está de promoción, ha hecho una entrevista para la revista GQ que va acompañada por unas estupendas fotografías de Daniel Jackson en la que lleva prendas de Tom Ford, Brioni y Louis Vuitton. Imágenes que personifican al nuevo dandi y que acompañan un texto titulado 'La leyenda de Keanu Reeves'. ¿Pero es el actor un hombre legendario?

Dos imágenes de la campaña de Saint Laurent.

Lo es para Para Anthony Vaccarello. Por eso el director creativo de Saint Laurent le ha escogido para la campaña de otoño e invierno 2019/20. Las fotografías, hechas en blanco y negro por David Sims, potencian la personalidad de Reeves. En este caso no se ha 'vestido' al personaje con el estilo de la casa. Al contrario. Se ha escogido la ropa adecuada para subrayar el estilo del actor. Le vemos con chupa de cuero y gafas de sol oscuras para esconder su mirada. E incluso cuando no lleva gafas evita mira a cámara. Tan solo una de las fotografías capta el brillo de sus ojos, y la imagen llega a ser inquietante.

En su rostro todavía queda la sombra del dolor. Un dolor interior que parece que nunca ha sido llorado. Keanu Reeves se viste de silencios y ha convertido el luto de su armario en un arma distinta a la que usa en las películas, un arma de estilo.

Noticias

anterior siguiente