Anterior Chaz Davis gana la primera carrera en Lausitzring Siguiente Rohan Dennis del BMC es el primer líder de la Vuelta Arriba Ir arriba
Ferrer se agiganta en París
Tenis | Masters 1000 de París-Bercy

Ferrer mantiene a raya a Janowicz para coronarse en París-Bercy

  • Victoria de 'Ferru' por 6-4 y 6-3 frente a la revelación del torneo

  • El tenista español consigue su ansiado Masters 1000 a la cuarta

  • El alicantino lleva siete títulos esta temporada en ocho finales

  • Datos y estadísticas del partido David Ferrer - Jerzy Janowicz

  • Vuelve a ver la final de París-Bercy en "A la carta"

|

David Ferrer gana el Masters de París-Bercy, el primer Masters 1000 de su carrera tras tres intentos frustrados anteriores. Lo ha hecho frente el polaco Jerzy Janowicz (6-4 y 6-3), un jugador desconocido hasta la fecha, pero que a la vista del torneo que ha realizado no resta méritos al triunfo del tenista español.

A sus 21 años, Janowicz puede presumir de haber dejado en la cuneta a jugadores de la talla de Gilles Simon y sobre todo Andy Murray, que fue su victoria más sonada. Su paso por París le ha valido el apelativo de "matagigantes". Pero eso no vale ante Ferrer, porque no es gigante: es David.

La constancia del alicantino le dio de nuevo el fruto deseado, como en semifinales frente a Michael Llodra, un jugador de características similares por su juego de saque y volea.

Al polaco le fallaron los nervios en momentos clave, mientras que Ferrer hizo valer su experiencia y veteranía. Empezó más tranquilo que su partido de semifinales, puesto que no tuvo tantos problemas como con Llodra para mantener su saque.

Ambos se estudiaron en los primeros juegos, tratando de ver los resquicios que dejaban en sus intercambios de golpes. Pronto se vio que Janowicz iba a abusar de las dejadas para forzar los cambios de ritmo y descolocar a 'Ferru' del fondo, donde se suele encontrar más a gusto con su tenis defensivo.

Pero a Janowicz la estrategia le salió mal debido a sus errores no forzados. Otros fallos venían motivados también por la necesidad de asumir riesgos. Pero también la experiencia jugó un papel decisivo, como en el noveno juego.

Ferrer supo defender la única pelota de rotura de Janowicz hasta ese momento en el partido. Con 5-4 y resto todo indicaba que se iba a alargar el set, pero en ese momento apareció la mejor versión del alicantino para sorprender a Janowicz y romperle el servicio. El polaco ayudó algo con una doble falta inoportuna.

El joven finalista del torneo no se dio por vencido y ofreció en el segundo set un buen recital de golpes, incluso ganando algunos intercambios largos. Demostró que se le debe tener en cuenta como algo más que un "pistero" de saque y volea.

Ferrer remonta en el segundo set

Sin embargo, la faltó acierto en momentos clave. Ferrer supo aprovechar sus fallos para dar la vuelta a una situación adversa con rotura en el tercer juego del segundo set. El de Jávea sacó lo mejor de su estilo férreo para devolverle el 'break' en un disputadísimo cuarto juego, que se resolvió en casi diez minutos de intenso peloteo.

A partir de ahí el español aprovechó su mejor "momentum" para irse definitivamente a por el partido. En el siguiente, aún más largo, Ferrer tuvo que levantar dos intentos de rotura de Janowicz, pero acabó cerrando el parcial con un saque directo para poner las cosas en su sitio.

Mentalmente le pasó factura al bravo jugador polaco, pues al siguiente regaló el 'break' con una doble falta al final. Ya tenía la ventaja en la mano Ferrer para dedicarse a defender su saque y no volver a sufrir más.

'Ferru' celebró el título con lágrimas en los ojos sobre el duro suelo de la pista de París-Bercy. La capital francesa se consagra como uno de los escenarios favoritos de los españoles, ya que Nadal ganó su séptimo Roland Garros en primavera.

Ahora la gloria es para su amigo Ferrer, quien a sus 30 años lo celebra con alegría frente a un "jugador extraordinario", como le dijo a Janowicz en el discurso tras recoger el trofeo. Él mismo le recordó que con 21 años tiene todavía mucho tiempo para ganar títulos.

"Sin duda este es el mejor año que mi carrera tenística. He ganado más títulos que los demás, pero también es verdad que los de los demás son más importantes", reconoció al 'speaker' sobre la pista. "Quedan dos títulos muy importantes, la Copa de Masters y la Copa Davis, pero quiero disfrutar de este momento que es muy especial para mí", concluyó.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente