www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5482278
No recomendado para menores de 12 años Versión española - Hermanos del viento - ver ahora
Transcripción completa

(Música clásica)

Érase una vez,

en el viento,

un águila.

Esta historia pertenece a esa ave

y a un chico.

Yo solo fui una pequeña parte de ella,

pero, de alguna manera también es mi historia.

(Música clásica)

Soy Danzer,

el guardabosques.

Cuido de todo ser salvaje que habita en estas montañas.

Hubo un tiempo en el que formé parte

de la vida de un águila.

Pero... voy demasiado rápido.

Eso es ir directamente al final.

Empecemos por el principio.

HERMANOS DEL VIENTO

(Crujido)

Vino a esta mundo... un príncipe,

así es como yo lo veía.

(Graznido)

Porque para mí sus padres eran los reyes de mi valle.

(Graznido)

Llegaría el día en el que tendrían que legar su reino.

Pero no se lo legarían a él,

ya que fue el segundo en nacer.

Había alguien mayor que él y más fuerte

esperando ese momento.

Así que, desde el principio, no fueron solo hermanos,

sino rivales por el trono.

(Música clásica)

Su padre también tuvo un oponente.

(Ladridos)

Un hombre llamado Keller.

(Chasquido)

(Disparo)

(Disparo)

¡Scout!

(Ladridos)

(Graznido)

(Piídos)

(Viento)

(Piído)

No conocían nada en este mundo,

excepto la paz y la abundancia.

Pero un día apareció el peligro

y, con él, algo cambió para siempre.

(Graznido)

(Piídos)

Ella sabía que él no volvería.

¿Y qué sería de ellos?

Sin padre,

¿cómo sobrevivirían?

(Piídos)

(Pisadas)

Parece que están por encima de tus cuidados, Danzer.

Nadie está por encima de nadie. La vida es cruel.

Para todos.

¿Cómo está Lukas?

El viento es frío.

Demasiado para esta época.

Lukas...

es un chico raro.

Solo habla con la naturaleza.

¡Scout!

¡Lukas!

¿Adónde vas?

(Piído)

Tal vez el chico fuera como aquella pequeña águila,

sin haberla conocido.

Su hogar no era agradable.

(Piídos)

Así que la batalla entre los hermanos comenzó.

Este fue un día el hogar de Lukas,

pero ahora era su lugar secreto,

donde venía a esconderse

de su padre,

del mundo.

El lugar al que venía a recordar.

Donde los recuerdos quemaban.

¡Lukas!

(Música clásica)

(Puerta abriéndose)

Un plato especial

para una ocasión especial.

Para cuando acabemos la valla.

Un urogallo,

como los que preparaba tu madre.

(Gemidos)

Llegó el tiempo de decidir.

Estando sola,

solo podría encargarse de uno para que fuera rey.

Después, llegó el momento de los cuervos,

portadores de desgracias.

(Gorjeos)

(Gorjeos)

(Música dramática)

(Graznido)

(Música clásica)

(Piídos)

Lo oía llorar, pero...

tenía otras obligaciones.

(Piídos)

(Música clásica)

(Viento)

(Graznidos)

Ese debería haber sido su último día,

pero en realidad solo fue el comienzo.

(Ladridos)

(Resuello)

(Quejidos)

(Ladridos)

¡Scout!

No tengas miedo.

(Quejido)

Tendrás frío.

No te haré daño.

Vamos.

(Música clásica)

Tu hermano te ha echado, ¿eh?

No te preocupes, te haré un nido. Uno para ti solo.

Eh.

Estarás muerto de hambre.

(Piídos)

¿No te gusta el pan?

No tengo nada más.

Volveré pronto.

Con... mucha comida.

(Puerta cerrándose)

(Ronquidos)

(Gruñidos)

(Música clásica)

(RÍE)

No, no.

Espera, espera.

Espera.

(Música clásica)

¡Mira, mira!

(Trueno)

(Ladridos)

(JADEA)

(Graznidos)

Lo siento, yo...

te he estado observando.

Las águilas son difíciles de alimentar.

El salchichón

es muy malo para él.

Mira lo que tengo:

hígado de pato.

Esto es bueno para él.

¡Toma!

Tu padre se estará preguntando dónde estás.

¿Por qué lo provocas, Lukas?

Lo de no hablarle. Eso lo irrita bastante.

Además, él...

él no comprende su propio silencio.

Nunca le he oído hablar sobre aquel día.

Lo tiene enterrado en lo más profundo.

Y tú también.

Pero un día tu voz se oirá.

(SUSPIRA)

Oh, te gusta leer.

"Hermanos del viento".

Ya.

Luz solar,

esencial para el desarrollo de las plumas.

Eh, ¿adónde vas?

¿Has olvidado el urogallo?

¡Vamos!

¡Eh! ¡Eh, Lukas!

¡Te estoy hablando!

¿No tienes hambre? ¿No?

¡Necesitas más trabajo para abrir el apetito! ¡Vamos!

¡Coge eso!

(Cacareos)

¡Lukas!

¡Lukas!

¡La cena está lista!

(Gruñidos)

(Ladridos)

(Alboroto)

(Música dramática)

¡Mierda!

¡Lukas!

¡Lukas!

(Golpe metálico)

(Graznidos)

¡Fuera!

¡Marchaos! ¡Fuera!

Esto está mal. Pero nos ha dado algo bueno.

Esto es para ti.

Creces rápido, ¿eh?

(Música clásica)

Puede que el libro se abriese por esa página por casualidad,

pero sus dedos la encontraron.

La historia de los dos hermanos

condenados a enfrentarse.

El mayor, Caín, decidido a derrotar a su hermano Abel.

Y así, encontró un nombre para su águila,

la llamó Abel.

Esta vez Lukas le daría a la historia su propio final:

Abel sobreviviría.

De alguna manera, Lukas supo que Caín era alimentado,

formado y entrenado para ser el rey de estas montañas.

Abel, aquí.

Aquí. Mira.

Ven aquí. Vamos.

Tienes que aprender a volar.

Aún es muy joven, aún tiene que cambiar las plumas.

Abel.

Su instinto lo guiará.

He hablado con tu padre.

¿Sabes?

Ya viene el verano y...

necesitaría un par de manos más.

Podrías quedarte conmigo,

hacerme compañía en ese viejo caserón.

Y tengo más comida de la que necesito.

Suficiente para los dos.

Suficiente para todos.

Lukas.

(RÍE)

Átale esto a la pata, así podrás cogerlo.

¡Lo has hecho!

(Música clásica)

Y ahora...

así.

Puedes dormir aquí si quieres.

Podrías usarlo para entrenar al águila.

Lukas, puedes elegir el sitio que prefieras para dormir.

(Graznidos)

(CHISTA)

¡Lo tengo!

Es para ti, Abel.

Ten.

Es para ti. Vamos, puedes comértelo.

Tienes que cogerlo.

¡Ay!

Abel, tienes que ser más rápido

o nunca te los comerás.

Aprender requiere coraje...

y enseñar, la paciencia de una madre.

Ella sabía que para que su hijo saltase,

la tentación tenía que ser grande.

La veía a menudo,

siempre a la espera.

No descansaría hasta que lo viera dar ese salto.

Lukas carecía de instinto,

pero... era un chico.

Y eso va unido a la imaginación.

¡Abel!

¡Abel!

¡Ven!

¡Salta, vamos!

Salta.

Vamos, salta, Abel.

Abel,

tienes que hacerlo.

Tienes que saltar.

¡Tienes que mover deprisa las alas

o nunca aprenderás a volar!

¡Venga, Abel,

abre las alas!

Sí, así.

Vamos,

tienes que volar.

Eso es, eso es.

Puedes hacerlo. Abel, puedes hacerlo.

¡Vamos! ¡Salta!

Puedes hacerlo. ¡Vamos! ¡Abel, salta!

(Música clásica)

Muy bien.

Bien, buen chico.

(Música clásica)

(Viento)

¿Abel?

¿Abel?

¡Abel!

¡Abel!

¡Sí, lo has conseguido!

¡Abel!

¡Sí, Abel! ¡Lo has hecho!

¡Abel!

¡Abel!

¡Abel!

Me dijo

que solo encontró una pluma.

Y en sus ojos pude ver el miedo.

Aquello podría ser lo último que le quedara de Abel.

Intenté reconfortarlo diciendo que Abel volvería,

que solo necesitaba probar la libertad.

Pero en realidad

no sabía qué destino le esperaba.

Como un niño que corre libre,

Abel descubriría que su aventura podría costarle la vida.

(Graznidos)

En los días siguientes,

apenas vi a Lukas.

Siempre buscando,

sin descanso.

Su temor por Abel nunca lo abandonaba.

Sabía que había dos peligros.

(Disparo)

El mayor era la escopeta de su padre,

que siempre tenía a mano.

El otro era Caín.

Siempre fue el más fuerte.

Y ahora...

era cazador.

Tres días.

Para Lukas, toda una vida.

Y ni una señal.

¡Abel!

Te estaba esperando.

Pensé... que nunca volverías.

Pero...

estabas volando.

Volando por fin, Abel.

(Música clásica)

Abel aprendió a volar.

Y Lukas aprendió que la esperanza nunca muere.

¡Vamos, Abel!

Una lección para recordar.

Pero el chico sabía

que aún tenía mucho que aprender.

Abel tenía que aprender a cazar.

Cazar requiere velocidad y ritmo.

Y así es como le enseñaremos.

El águila verá el pellejo

atado al final de la cuerda.

Esperaremos a que empiece a descender.

Y cuando esté a punto de atraparlo, tiraremos.

Y como una marmota en su madriguera...

Se ha ido.

¿Trabaja él para ti o tú para él?

¿Te ha dejado sus juguetes?

Trampas.

Diseño propio.

Eres un hombre muy listo.

Durante el verano, Danzer.

Ese era el trato. No quieras ser más listo que yo.

¿Así que ahora te interesas por él?

Es mi hijo.

Nunca lo olvides.

(RÍE)

(Música clásica)

¡Has sido rápido, pero él lo ha sido más!

¡Ahora más deprisa!

(Ladridos)

¡Scout!

¡Scout!

¡Scout!

¡Scout!

(JADEA)

¡Su primera caza de verdad!

Pensé que iba a por el perro.

Es el momento, Lukas.

El verano ha acabado.

Tienes que volver con tu padre.

Y tienes que devolver a Abel a su sitio.

¡No!

A su mundo... por fin.

Abel tiene instintos,

tiene recuerdos de lo que significa ser salvaje.

Si te lo quedas,

todo eso desaparecerá.

No será capaz de volver a la montaña.

Nunca será libre.

¿Es eso lo que quieres?

(Viento)

Tuvimos que llevarlo lejos, a las montañas,

donde su hermano Caín no reivindicaría su reino.

Le dije a Lukas:

"Aquí Abel tendrá una oportunidad de encontrar su propio camino".

(Música clásica)

Envidiaba la fe del chico.

En mi corazón, me despedí en silencio.

Sobrevivirás.

Volverás.

Nos volveremos a ver.

(Música clásica)

(Graznidos)

(Piído)

Temía que aquel invierno fuera el final de la historia de Abel.

La nieve aquel año fue muy cruel.

Hasta el ojo de un águila podía equivocarse.

El cielo y la nieve

se fundían en uno.

La nieve mantuvo a Lukas en casa,

incapaz de escaparse a su lugar secreto.

Estaba atrapado,

tendría que esperar al deshielo.

Y si no podía conocer el destino de Abel,

podría ayudar a otros... a vivir.

(JADEA)

(Música clásica)

(Quejido)

¡Abel!

El verano conmigo se quedó solo en un recuerdo,

pero bajo su abrigo

sabía que llevaba el guante de cetrero que le di.

En su corazón aún había esperanza.

(Música clásica)

(Crujido)

(Música clásica)

(Música dramática)

(Gruñido)

(Gruñido)

¡Ay! ¡Ay!

(SE QUEJA)

Lukas...

¡Lukas!

¡Ay!

(JADEA)

(Disparo)

¡Lukas!

¡No te muevas!

¡Cuidado!

Sí.

(Chasquido)

Cuidado, cuidado...

Ya estoy aquí.

Ya estoy aquí.

Lukas...

Tranquilo.

Aquel momento para mí marcó el final de una etapa.

(Música clásica)

(Piídos)

Pero la naturaleza es sabia.

No era una etapa que acababa,

sino una que comenzaba.

Abel había vuelto al valle,

pero el desafío aún no había terminado.

Aquí, en el lugar donde nació,

su hermano lo aguardaba.

Era el hermano que lo echó del nido.

Caín,

el mayor,

el más fuerte.

El tiempo diría quién sería el rey.

El tiempo iba pasando.

El invierno, de nuevo, dio paso a la primavera.

Y la pierna de Lukas se curó por fin.

Pero la herida entre su padre y él no parecía cerrarse.

"Había una vez dos hermanos,

los hermanos del viento.

La tristeza y el silencio continuaron.

Aunque él era más fuerte que su hermano.

Pero hay muchas formas de vencer.

Su historia, al parecer,

estaba escrita."

Y...

¿cómo acaba?

No hay nada más.

Pero, ¿qué pasa después?

Aunque tuviésemos la última página,

me temo que no nos diría cómo les fue a los dos hermanos.

Y... ¿necesitamos un final?

A veces en la vida, Lukas,

tienes que escribir tus propios finales,

contar tu propia historia.

Fue como si Abel hubiese oído aquellas palabras.

El capítulo final entre él y Caín se acercaba.

(Música dramática)

Y estaba a punto de contarse.

(Música de percusión)

(Graznido)

Hay muchas formas de vencer.

Con coraje, puede ganarse uno el respeto.

Lukas sabía lo que significaba ser valiente,

pero no le quedaba respeto.

Y el chico sintió el instinto de marcharse,

de avanzar.

(Música clásica)

Aquel día

vi algo maravilloso.

Vi a un príncipe y a su hermano

en paz.

Me pregunté

si podría esperar otro milagro,

que el retorno de Abel evitara que Lukas se marchara.

(Música clásica)

Encontrar a su amigo,

esa era la razón por la que metió sus pertenencias en una mochila.

Pero yo creo que buscaba algo más.

Aquí es donde vienes.

Cuando se quemó, lloraste, pero ahora no puedes abrir la boca, ¿eh?

Recuerdo su voz.

¿Puedes imaginarte cómo lloré?

Enciende una cerilla.

¡Venga!

¡No, no, no, no!

¡Mírame!

¡Lukas!

¡Lukas!

¡Abel!

¡Abel!

¡Ah!

(GRITA)

(Música clásica)

(Graznido)

(DEBILITADO) ¿Abel?

No.

Soy yo.

Lo siento.

Lo siento mucho.

(Viento)

(JADEA)

Estoy bien.

¿Lo ves? Soy fuerte.

Siempre fuiste más fuerte que yo.

Esto tiene que acabar. No lo encontrarás.

¿Eh?

Está aquí,

en algún sitio.

¿Cómo puedes saberlo?

No necesito saberlo, solo tengo que creérmelo.

Abel murió en la tormenta.

¡No! ¡Fue su hermano!

Abel sobrevivió.

Abel se ha ido, tienes que aceptarlo.

¿Eh?

El sueño de que volverá,

olvídalo,

quítatelo de la cabeza.

Levanta el brazo, Lukas.

Levanta el brazo.

(Música clásica)

(Graznido)

(Graznido)

Lo encontré.

Él te encontró a ti.

Nos hemos encontrado. ¿Eh?

(ASIENTE)

¿Qué estás haciendo?

Ahora es libre.

Para siempre.

Hubo un día en el que se le rompió el corazón

por dejar libre a Abel.

Pero entonces, Lukas entendió que dejarlo marchar

significaba ser libre.

Libre del pasado,

libre para creer que los destinos pueden cambiarse.

El libro de la vida

debemos escribirlo nosotros.

Vamos.

(Graznido)

(Graznidos)

Versión española - Hermanos del viento

12 ene 2020

Esta es la historia, contada por el guardabosques de las montañas de los Alpes Italianos, de la amistad entre un águila y un niño. Todo comienza cuando Lukas encuentra un polluelo de águila, desterrado del nido por su hermano mayor.

Contenido disponible hasta el 27 de enero de 2020.

ver más sobre "Versión española - Hermanos del viento" ver menos sobre "Versión española - Hermanos del viento"
Programas completos (84)
Clips

Los últimos 959 programas de Versión española

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios