UNED La 2

UNED

Viernes a las 10.00 h., Sábados y Domingos a las 07.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5080938
Para todos los públicos UNED - 22/03/19 - ver ahora
Transcripción completa

¿Es posible realizar una exposición

sobre un artista del que se desconoce

su verdadero nombre e identidad,

un autor de grafitis de fama mundial

que prefiere mantener su anonimato?

En el programa de hoy

vamos a acercarnos a la obra de ese misterioso artista urbano

y, para ello, hemos visitado la exposición

"Banksy: ¿genio o vándalo?",

dentro del Espacio 5.1 de Ifema, de Madrid.

La figura de este artista es muy importante, porque logra...

cerrar una especie de distancia que ha habido

entre el arte callejero, el arte basado en el grafiti...

y su reconocimiento en instituciones de alta cultura,

como galerías, museos, etc.

Esto es importante y peligroso, a la vez.

Es importante porque, de alguna manera,

reconoce las energías creativas que están en la calle,

pero, por otro lado, las cierra,

las acota y las limita a unos pocos representantes.

De hecho, los grafitis de Banksy valen una millonada,

pero los de cualquier otro grafitero son un delito.

Ahora se utiliza dinero público para organizar sus exposiciones,

pero, hubo un tiempo en que ese dinero se empleaba

para borrar sus grafitis,

como el que apareció aquí, en este muro,

junto a esta oficina de correos, en Londres,

y que fue eliminado a los pocos días sin contemplaciones.

La exposición recorre la obra de Banksy,

a través de 70 obras originales

cedidas por coleccionistas internacionales y galerías privadas.

Aunque su identidad es un misterio,

se piensa que nació en Bristol, alrededor del año 1973,

y comenzó a pintar en las calles, junto con otros grafiteros,

a partir de los años 90 del siglo pasado.

Su técnica más utilizada se basa en la creación de plantillas

sobre las que, después, aplica pintura con aerosol.

Él rompe con la tradición de lo que se considera el arte,

de lo que se considera comúnmente que es el arte.

Y lo que se considera comúnmente que es el arte

es el conocimiento de una determinada técnica,

una técnica artística que sirve para representar la realidad.

Lo importante de su arte no es la imagen en sí,

no es cómo ha fabricado, no es su valor artesanal,

sino son otros dos elementos que me gustaría incidir en ellos,

que son el aspecto conceptual de su arte y el aspecto contextual.

Contextual quiere decir que lo hace en un determinado contexto,

un contexto geográfico.

Es decir, cuando Banksy hace una obra,

lo hace en un sitio, siempre, por algún tipo de razón.

Es un posicionamiento, podríamos decir, político y sociológico,

el que dicta dónde hace la obra.

Sabemos que ha hecho obras en Palestina, en Belén,

ha hecho obras en lugares abandonados,

la parte de la ciudad abandonada a las clases menos privilegiadas,

lugares que están, muchas veces, ruinosos...

y, luego, con una intención política clara.

Me ha gustado, sobre todo, esta obra, porque...

transmite como la paz es tan efímera

en sitios tan conflictivos como Palestina,

porque representa la paloma, el chaleco,

el punto de mira en sitios de conflicto, de guerra,

y cómo la paz se vuelve tan efímera.

En esta exposición fluye la dialéctica entre...

la autorización y la no autorización.

Por ejemplo, Banksy, no la pide a la hora de pintar en la calle.

Juega con el factor sorpresa, con lo prohibido.

En este sentido, los visitantes somos partícipes

de una aparente doble transgresión:

la del artista, al realizar el grafiti en la calle

sin consentimiento de los propietarios de la pared,

y la de ser obras expuestas en museos

sin el aparente consentimiento del autor.

Me gusta la originalidad de Banksy,

la creatividad y el contraste entre...

un señor que simula ser un guerrillero,

que lo que está pregonando es el amor,

una flor, una paz... y no una bomba, simplemente.

Muy imaginativo, muy creativo, realmente... deslumbrante.

Lo que yo quiero pensar que es o lo que...

para mí es, que la religión es un veneno... y poco más.

Me ha impactado, es mi pensamiento sobre el tema.

Digo "me lo llevo al salón", no, porque no puedo, pero...

No sé, para mí la religión es la causa...

de las mayores barbaridades de la humanidad,

y yo quiero que signifique eso, para mí.

Me gusta la obra porque...

muestra cómo se legitimiza a las fuerzas del estado, a veces,

para registrarnos o coartar nuestra libertad

en aras de la libertad general o de la protección de la gente.

Creo que debemos estar seguros y protegidos,

pero no sobre vigilados o que se vaya un poco en contra del ciudadano.

Una de las cosas que más me inspira es...

lo que realmente quería reflejar Banksy en esta obra,

que es la libertad, como con todas,

y, luego, aparte, lo que me tira es...

cómo quiso interpretar a través de esas barras de labios rojas,

fusionar la pintura, sacar la experiencia y decir:

"una mujer no necesita más que una barra de labios

para sentirse vestida, por eso muchas iban desnudas,

se tapaban con sábanas o ni eso,

y una barra de labios las vestía literalmente".

Fundamentalmente trabaja convirtiendo en iconos...

porque cuando tú coges una figura, como la foto del Che Guevara,

y la transformas en dos tonos, en blanco y negro,

y la conviertes en algo susceptible de ser extensilado,

de ser convertido en grafiti, le das una potencia icónica mayor.

Banksy, desde el principio, en toda su obra,

incluye figuras que son apenas como sombras, como iconos.

Esto facilita la comprensión, facilita la recepción de la obra,

no te pierdes en detalles,

tampoco entras en grandes profundidades,

sino que genera como una especie de reconocimiento rápido

y de enganche rápido del espectador con esa obra.

A partir de ahí, el artista tiene que darte algo,

porque si ha simplificado la figura,

la ha convertido en una especie de sombra proyectada,

tendrá que darte algo,

y lo que te da es otro mecanismo relativamente habitual en el arte,

que es el del extrañamiento.

Banksy coge figuras que son inmediatamente reconocibles

y las coloca en un contexto, las monta de una manera...

que genere una especie de extrañamiento, de rareza.

Esa rareza es la provoca...

cuando ves a los antidisturbios corriendo por un campo de flores,

dando saltitos cogidos de la mano,

reconoces a los antidisturbios, reconoces el prado de flores,

es la sintaxis, el ponerlos juntos, lo que genera extrañeza.

Y es lo que te hace sonreír

o lo que te hace pensar en la maniobra que hay detrás.

Esto se llama tergiversación,

y, bueno, los situacionistas en los 60 ya predicaron sobre ello,

y buena parte de la industria publicitaria

sigue trabajando sobre ello.

La verdad es que... yo he venido a ver la exposición

por otro tipo de obras que ya conocía de este autor.

Ésta, la verdad es que no la había visto tan detenidamente,

y ha sido verla y me ha impactado mucho.

La verdad es que... de las obras que me van a dar el día, porque...

me da una tristeza y una impotencia ver esta obra

que no puedo con mi alma.

Y, además, por lo real que es.

Es que... yo estoy viendo lo que me quiere decir

y, la verdad, que me evoca sentimientos nefastos,

de verdad que sí.

Realmente tiene una agenda política y social,

y una agenda de levantamiento ciudadano,

de incitación a la rebelión ciudadana

y, en ese sentido, su arte es muy claro de leer por todo el mundo.

Es decir, cuando digo conceptual,

no quiero decir que sean conceptos muy complicados, al contrario,

él utiliza una de las técnicas del arte,

que existe desde el románico, cuando la gente no sabía leer,

y se decía que los muros de las iglesias eran para los iletrados,

contaban la biblia y contaban la historia sagrada

para que todo el mundo lo pudiese leer.

Ese concepto del arte para la gente... entra en el siglo XX,

y tenemos a los muralistas mexicanos, por ejemplo,

que hacen esos grandes murales para que las personas corrientes,

las personas que no tengan una gran capacidad intelectual,

o incluso los analfabetos, puedan recibir un mensaje,

y Banksy sigue en esa tradición.

Que es una tradición poco apreciada,

sobre todo por aquellos que quieren hacer dinero del arte,

que quieren convertirlo en una cosa puramente académica,

que quieren encerrarlo en los museos,

y, por eso, el arte de Banksy está en la calle

y está ligado a la calle,

y ligado a ciertas zonas de la ciudad,

y ligado a ciertas ciudades del mundo.

En el caso de las poéticas como las de Banksy, que son muy anchas,

es decir, que admiten a muchos espectadores y...

y, de alguna manera, excluyen a muy poquitos,

se la juegan en la continuidad de esa poética.

Una vez visto el chiste del extrañamiento,

tienes que ir avanzando en él,

tienes que ir haciendo que ese extrañamiento cada vez...

tenga más caras y vaya ganando en complejidad.

Si el primer paso es siempre un paso de lo reconocible y de lo sencillo,

el segundo paso es un paso de meterle complejidad

y, entonces, lo que hace Banksy es ir incrementando esa complejidad,

con obras con más implicaciones

y es cuando lleva sus piezas a entornos interiores o a una galería,

o genera una instalación, o sea, un espacio...

donde la gente pueda interactuar de otra manera que en la calle.

No es tampoco que el grafiti no tenga una determinada técnica,

ellos distinguen entre el tag, que es la firma,

que es lo primero que ocurre,

en el caso, por ejemplo, de Basquiat, firmaba SAMO,

y cuando se convirtió en un artista y tuvo éxito,

entonces escribió SAMO is dead, SAMO ha muerto, en varios lugares,

primero fue la firma y luego fue la obra.

Pero la obra, en el caso de casi todos los grafiteros,

tiene un carácter también de interacción,

de hecho, muchas de las obras de Banksy han sido luego pintadas,

hay gente que ha añadido cosas,

por ejemplo, en la famosa niña del globo, alguien añadió:

"No pierdas nunca la esperanza", o algo así.

Que incorpora, dentro de su obra,

y también, a veces, son vandalizadas con manchas,

pero es que es un arte que invita a la participación,

aunque parezca que es una participación agresiva o negativa

pero, sin embargo, es un diálogo.

Un diálogo a través del arte.

No el arte como consideramos siempre,

el arte de los museos, el gran arte,

pero, a mi modo de ver,

es otro tipo de diálogo que merece un reconocimiento

y un análisis, desde luego,

desde el punto de vista de la Academia y de la Historia del Arte.

La exposición hace un repaso

a los temas más importantes para Banksy:

la crítica al consumismo,

la obsesión por la seguridad y la vigilancia de la población,

la guerra, las armas, el muro...

e incluye también el proyecto Dismaland,

un parque temático siniestro y crudo.

Me gustaría comentar, así de pasada y muy rápido,

dos obras de Banksy que son, a mi juicio, relevantes.

Una es esta intervención que hizo

sobre una puerta de una casa derribada en Gaza, en Palestina,

en la cual se ve una especie de figura, un pensador,

que está ahí en su actitud pensativa, como corresponde,

y era parte de un proceso

de intervención de Banksy sobre el terreno,

en el cual, se suponía, que él daba visibilidad a lo que es...

el campo de concentración más grande del planeta ahora mismo.

Donde más gente presa, de hecho, porque no pueden salir ni entrar.

Están restringidos derechos como...

hasta el de tener un saco de cemento para reconstruir tu casa.

Entonces, el hecho de que Banksy le diera visibilidad

a través de intervenciones como la que hizo en esta puerta...

aunaba, de alguna manera, muchos hilos de su poética.

Pero, ¿qué pasó con esta puerta?

Pues que, evidentemente, pasadas un par de semanas o tres,

alguien la robó, la arrancó de ahí y...

para desolación del dueño de la casa derribada

que encima que se había quedado con su casa en ruinas,

le habían robado hasta la puerta,

generando un beneficio económico para alguien que,

desde luego, no era ni la autoridad palestina, ni Hamás,

ni el dueño de la casa siquiera.

Aquí hay un pequeño problema de cálculo de Banksy

respecto a las consecuencias de sus intervenciones.

Pero, para ser justos, me gustaría hablar de otro proyecto,

de otra obra de Banksy,

que ahora mismo está en su propia página web muy destacada,

que es el hotel que ha construido, junto al muro, en Belén.

Este es un hotel en el que te puedes quedar,

es un hotel que está lleno de obras de artistas palestinos,

de una pequeña galería, y del propio Banksy,

por supuesto, los artistas tienen ego, como los filósofos y...

es una construcción que está caracterizada...

por ser el hotel con las peores vistas del mundo,

porque las ventanas dan al muro, directamente, de separación.

Es una especie de experiencia, de vivencia,

que te metes dentro de lo que supone esa especie de dualidad,

estar en una habitación relativamente lujosa,

con obras de arte valoradas en miles y miles de euros

y, a la vez, tener las perspectivas cortadas...

por el muro éste gris y las torres de vigilancia.

La obra más famosa de Banksy quizá sea "Niña con globo",

pintada sobre muros en la ciudad y también en formato de serigrafía.

En tiempos recientes ha cobrado actualidad

gracias a la performance del artista, en Sotheby's,

la famosa casa de subastas de Londres.

Allí, parte de la obra se hizo trizas, en directo,

justo después de ser adjudicada a un comprador.

La obra semidestruida aumentó su valor de mercado,

gracias a esta intervención.

Siempre juega con esa dialéctica, entonces,

elige una niña que es lo más, por así decirlo,

una figura que sale totalmente de lo que es...

el discurso dominante político o social...

o, desde luego, de la Historia del Arte,

una niña como protagonista de ese globo en forma de corazón,

claro, por supuesto, tiene unas referencias

que alguno puede encontrar cursis,

pero que tiene también ese toque sentimental y, a la vez,

tiene este toque que luego va a ser increíblemente irónico

cuando en Sotheby's la obra, en 2018, o sea hace unos meses,

la obra desaparece.

Desaparece ante la vista de sus compradores

y de todo este mundo tan absolutamente elitista,

que representa... elitista y de clase, de la pintura más...

nuestra nueva Academia, por así decirlo,

que nuestra nueva Academia es el mercado, desgraciadamente.

Y son los valores del mercado

los que determinan sus artistas más valorados.

Entonces, él juega con esto y la destruye.

Que en realidad hay mucho...

por supuesto, está la referencia dadaísta,

o lo que decíamos antes, la tradición del escándalo,

del ready-made, de Duchamp, sobre todo, el famoso urinario.

Yo creo que una de las claves del trabajo de Banksy

y de cualquier otro artista que quiera vivir de su arte...

es llamar la atención en un mercado global y diferenciarse.

En ese sentido, Banksy, ha ido dando pasos...

que le han llevado más allá de lo que ya era,

y cuando ya era un referente en el arte salvaje

y usaba el anonimato y usaba la calle...

entonces, de repente, decidió empezar a permitir

que se subastaran piezas suyas, como la de Sotheby's del otro día.

Con lo cual, como que...

llevaba el escándalo respecto a su propia obra un paso más allá,

en una maniobra de marketing, evidentemente, brillante.

La cuestión, para mí, no es tanto moralizar...

sobre si está bien o mal que Banksy haya llevado una obra a Sotheby's,

o si es más o menos listo

por haber hecho esta especie de cosa de la destrucción,

al fin y al cabo, fallida de la obra, sino...

por qué lo hace, para qué lo hace.

Porque si lo hace para tener dinero para construir un hotel en Gaza

y seguir haciendo un trabajo que, sin duda, cuesta más dinero...

que no hacer un grafiti en la pared, pues me parece hasta interesante,

porque, de alguna manera, mantiene su cota de visibilidad,

mantiene su ventana abierta al mundo pero, a su vez, le permite...

porque con dinero se hacen algunas cosas interesantes,

le permite generar trabajos como éstos.

¿Cuál es el problema?,

pues cada vez, también, se separa de su propia poética

y en este mundo, como en tanto otros,

el que se cree el más listo de todos...

es el que más fácilmente meterá la pata,

y eso es lo que no podemos saber,

ni nosotros ni nadie, ni Banksy tampoco lo sabe.

Lo de Sotheby's no es un acto aislado,

no es la obra, es el mensaje.

Es eso, no es una obra material,

es algo de lo que él está hablando que puede desaparecer.

Lo que nos quiere dejar es esa especie de impronta

de una posición ética frente a los males del mundo,

males que todos conocemos:

el poder del dinero, que es lo tradicional,

la falta de preocupación ecológica,

con que se rigen los problemas del mundo,

la falta de igualdad y los problemas de clase y de género.

Él se posiciona frente a todo ello con una increíble postura ética.

Y yo creo que, por eso, muchas veces eso de Banksy,

decían que se llamaba Robin Banks, robando bancos,

y desde luego creo que hay algo en él de Guillermo Tell del arte,

del que roba a los ricos para dárselo a los pobres.

Hay esta postura absolutamente ética y, por eso,

yo creo que muchas de las críticas que recibe también son...

de los holdings artísticos

y del mundo del arte que entra al trapo...

y que él de alguna forma está logrando eludirlo

y, a la vez, aprovecharlo para crear su propia reputación.

Tiene una postura muy interesante

y ciertamente nada simple frente al imperio del mercado.

La visita provoca reflexiones...

sobre qué es ser artista en el siglo XXI,

qué es ser coleccionista

y sobre el propio mercado global del arte.

Son obras que captan...

las contradicciones e ironías de la época actual.

Banksy siempre juega con el equívoco, con la paradoja,

con el trampantojo ideológico, la sátira.

Parece intentar sacar los colores al capitalismo global,

a la vez que sus obras son integradas,

sin problema, por el propio sistema.

¿O quizás no sea así?

La muestra podrá visitarse hasta el 19 de mayo

en el Espacio 5.1 de Ifema, en Madrid.

El pasado mes de febrero,

se presentó en el Centro Asociado de Escuelas Pías de la UNED,

el libro "El duelo revelado", de Jorge Moreno Andrés,

miembro del proyecto Mapas de Memoria

con el departamento de Antropología Social y Cultural de la UNED.

El libro abre la puerta a los itinerarios que siguieron

las fotografías de las víctimas del franquismo.

Es un libro que se pregunta sobre cómo se construye el recuerdo,

de qué materia está hecha,

y eso lo analiza a través...

del viaje que tienen varias fotografías a lo largo del tiempo.

Son fotografías, principalmente, de personas que fueron asesinadas

por el régimen franquista, presas o exiliadas.

Entonces, en función del tipo de represión,

en función del tipo de violencia,

se usa la fotografía de una o de otra manera.

-Este de aquí es mi padre, este es mi "Pirri",

y este era mi primo hermano.

-¿Quién es tu padre? -Este es mi padre.

-¿Y tu "Pirri"?

¿Y cómo se llamaba tu "Pirri"?

¿Y de apellidos? -Rojas.

La importancia que tienen estas fotografías

para las familias es fundamental.

Deberemos pensar que muchas de ellas,

cuando asesinan a su padre, a su hermano,

no saben dónde está enterrado.

Entonces, en ocasiones,

el asesinato lo que provoca es un desconocimiento y, digamos,

un desplazamiento inverso, un desplazamiento hacia otro lugar.

El lugar al que van es...

a un sitio donde poder encontrar una fotografía con la que,

a partir de ese momento, relacionarse, tener un lugar...

con el que relacionarse con esa ausencia que ha quedado.

El acto contó con la presencia

de diferentes personalidades, académicas y culturales.

El momento más emotivo de esta presentación llegó...

cuando los familiares de las fotografías analizadas en el libro,

nos contaron, en primera persona,

la historia de resistencia doméstica

que suponen dichas imágenes.

En una ocasión, cuando estaba haciendo trabajo de campo,

me quedé a dormir con dos mujeres,

dos personas mayores a las que había entrevistado,

y dijeron que me quedara en lugar de en un hotel,

si estaba haciendo allí trabajo de campo, me quedara en su casa.

Me quedé a dormir en la habitación que me prepararon y, de repente,

me sorprendió ver que estaba durmiendo

en una habitación como muy antigua,

y cuando le pregunté a ellas de quién era esa alcoba,

me dijeron que era de la hermana de la persona...

que había sido asesinada y por la que yo estaba preguntando.

Me dijeron que la habitación se conservaba tal cual como estaba

y que, digamos, la primera fotografía que uno veía...

al estar tumbado, yo cuando me tumbé y miré,

la fotografía que veía de manera directa,

era la fotografía de la persona que había sido asesinada.

Ellas me decían "la primera mirada de mi madre era siempre para mi tío,

la primera y la última,

cuando se despertaba y cuando se iba a acostar".

Entonces, ella le tenía puesto en su habitación... en la pared

y, luego, al lado, tenía a mis abuelos,

que eran los padres de mi tío.

Y ella... le parecía que siempre le tenía... con eso, porque...

tenía la costumbre, todas las mañanas, de despertar,

y lo primero que hacía... "¡Ay!, un día más estamos juntitos".

Siempre, ella cada día que amanecía,

le decía "un día más, Pablo, estamos juntitos".

Cuando le metieron en la cárcel que se terminó la guerra, claro,

porque esto no fue en tiempo de guerra,

eso fue ya... en la paz, cuando lo hicieron,

pues le encarcelaron, simplemente, porque era rojo, claro, era por eso.

Y, entonces, estuvo en la cárcel metido

y le hicieron muchas cosas malas.

"¡Bueno, mi madre, mi hermano, bueno, bueno!".

Mira que no pisaba él la iglesia, para nada,

y pasó aquello y aquello ya... la iglesia para nosotros está de más.

Y mira, se murieron sus padres...

y no fue al cementerio, ni con mi padre.

Y se murió su... o sea, le mataron al hermano,

como nos tenían en una finca, fue allí y todo,

a ver dónde estaba su hermano... y no fue para mi padre.

La universidad desempeña un papel absolutamente fundamental.

Y, ¿cómo?, dedicando un día como hoy, sobre todo,

un premio de investigación como el de Elisa Pérez Vera,

la primera mujer rectora,

y que, además, como he dicho esta mañana en mi intervención,

una mujer que ha servido de ejemplo de muchísimos valores

que hoy reivindicamos y que hoy, también, celebramos.

En realidad, este premio,

para mí fue una sorpresa cuando se estableció hace ya 21 años.

Yo creo que lo más importante del premio es su permanencia,

porque demuestra el compromiso de la UNED

con la defensa de los derechos de la mujer.

Después de establecerse el premio,

se ha creado el Centro de Estudios de Género,

que para mí es importantísimo también,

porque es el que le da contenido material al premio.

Mi trabajo sobre las mujeres ibicencas en la Segunda República,

me interesaba conocer...

en esa época que fue tan importante para los derechos de la mujer,

cómo les podía haber afectado a las mujeres de allí

y el grado de implicación que habían podido tener

en todos los movimientos sociales que hubo en esa época.

El conocer el pasado es fundamental

para poder seguir avanzando día a día.

No podemos, ahora, ponernos a reivindicar

sin conocer todo el proceso histórico

de las reivindicaciones de la mujer a lo largo del tiempo.

La época de la Segunda República fue fundamental para eso,

conseguimos los derechos políticos, el derecho a voto,

pero también fueron muy importantes a nivel de derechos sociales.

De hecho, muchos de los derechos

que hoy seguimos reclamando las mujeres,

ya se estaban reclamando hace 85 años.

Yo recuerdo una frase que se ha hecho viral,

precisamente, en WhatsApp, de Simone de Beauvoir diciendo:

"no hay derechos que estén definitivamente adquiridos".

Ese es un mensaje que yo creo que he trasmitido en estos 21 años

cada vez que he intervenido.

"No os confiéis, esto hay que ganar cada batalla,

la guerra se gana sólo al final y, aun así, después de la guerra,

hay que seguir batallando para conservar los derechos."

La exposición surge a finales del año pasado,

cuando la noticia de la desaparición de Laura Luelmo

llega a los medios de comunicación,

y pensamos que no podía ser una exposición nuestra, tampoco, sino...

algo que veíamos que estaba... conmoviendo a todo el país,

y nosotras decidimos abrirlo a la participación de todo el mundo,

también de los jóvenes que están en los institutos,

de los alumnos como los que hubiera podido tener ella.

Es verdad que, claro, cada vez que hay un avance, hay una reacción.

Entonces, también hay grupos muy activos

de resistencia contra la igualdad, también los hay,

pero, bueno, a mí me gusta ser optimista.

Entonces, yo creo que lo que hay que hacer, realmente, es...

incluir estos temas... pero, desde que nacen,

no cuando llegan a los 15 años o cuando llegan a la universidad,

no, no, es que esto tiene que ser desde la guardería,

porque ya antes de nacer están condicionados.

Ya están condicionados, ya en su familia les están esperando

de distinta forma si son niños o si son niñas.

Es una selección de cuentos.

Cuentos populares y cuentos literarios,

donde las protagonistas son las mujeres.

Son cuentos que, además, curiosamente,

es de los primeros que seleccioné yo, porque...

hay que hurgar muchísimo para encontrar...

material donde los protagonistas,

las heroínas o no heroínas sean las mujeres.

"Entre aquellas tribus había una mujer que llevaba un pesado fardo.

Al cabo de muchas horas de camino se le rompió una de las correas,

al rato se le rompió otra..."

Siempre pensamos que los derechos humanos...

es como volver a la Arcadia feliz, no es cierto,

en la Arcadia feliz el más fuerte siempre se imponía al débil.

Es un producto cultural el que nos hace defender...

a los más débiles frente a los más fuertes.

En la medida en que no tengas elementos para posicionarte

frente a lo que te dice tu instinto,

lo lógico es que el instinto se terminé imponiendo.

El Instituto-Escuela

fue un proyecto de la Junta para la Ampliación de Estudios, la JAE,

fruto del espíritu regeneracionista

de las primeras décadas del siglo XX.

Desde su creación en Madrid, en 1918,

funcionó como un laboratorio pedagógico.

Constituyó un centro experimental,

cuyos objetivos eran la reforma de la enseñanza secundaria

y la formación de los profesores que la llevarían a cabo.

Con la crisis de final del siglo XIX,

se produce un cierto consenso

entre todas las fuerzas políticas en España,

para darle prioridad a la reforma de la educación

como uno de los elementos que han fallado

y que se necesitan para la regeneración del país.

El maestro de José Castillejo,

que fue el fundador de la Institución Libre de Enseñanza,

Francisco Giner de los Ríos,

comentaba que una de las deficiencias del pueblo español

era la carencia de un sistema sólido de segunda enseñanza.

Continuando, entonces, las reflexiones de su maestro,

José Castillejo convence al ministro Santiago Alba

para crear este centro, experimental e innovador,

que ayudó a renovar la enseñanza secundaria española

hasta la Guerra Civil.

Mi padre era Fernando Salas Viu,

y él hablaba con muchísima frecuencia del Instituto-Escuela,

porque para él y para mi tío Alfredo, que también...

era el hermano pequeño que habían ido juntos,

había sido una de las épocas más importantes y más felices de su vida

y, además, consideraban que era la base de su formación,

tanto para la carrera que ejercieron posteriormente

como a lo largo de toda su vida.

Aunque mi padre estuvo pocos años como profesor del Instituto-Escuela,

sólo tres cursos, como he dicho,

la huella que le causó el Instituto

y las gentes con las que allí convivió

fue, sin duda, una huella muy profunda.

Yo creo que es muy interesante recordar aquí

un artículo que publicó en 1928, cuando era profesor del Instituto,

y, aprovechando eso, dice:

"bueno, pero es que aquí estamos asistiendo a algo más que un colegio,

aquí hay un intento de implantar en la vida española,

la alegría y la claridad".

Reformar la enseñanza secundaria

suponía un cambio en la práctica pedagógica,

en los métodos de enseñanza y aprendizaje.

El Instituto-Escuela

asumió la herencia de la Institución Libre de Enseñanza

y se interesó por innovadoras experiencias pedagógicas

llevadas a cabo en diferentes países de Europa.

Su plan de estudios incrementó el número de horas lectivas,

redujo el número de alumnos por clase, suprimió los exámenes

y combinó los aprendizajes en el aula

con actividades más experimentales.

El resultado fue una pedagogía más activa.

Los métodos pedagógicos

que utilizaba el Instituto-Escuela en la enseñanza,

tenían en común el procurar una enseñanza activa

para que los alumnos pudieran tener un aprendizaje autónomo y reflexivo.

Por ello, recurrieron...

al diálogo continuo entre el profesor y los alumnos,

a la supresión de los exámenes

y su sustitución por los cuadernos de clase,

sin desdeñar la utilización de libros de lectura y de consulta,

a la supresión, también, del examen final único,

y su sustitución por la valoración de los ejercicios de los alumnos

a lo largo de todo el curso,

por las visitas y excursiones, para que pudieran ver, in situ,

todas las cosas que tenían que estudiar,

por los intercambios para el aprendizaje de los idiomas.

Es decir, que querían hacer una enseñanza más comprensiva

y menos memorística que la que se daba en los institutos de la época.

En el Instituto-Escuela,

la enseñanza de las ciencias dio un salto cualitativo.

Uno de los puntos que podemos decir más importantes es...

la experimentación por parte del alumno.

Se dejaron atrás, un poco, las experiencias de cátedra,

solamente en algún caso en química,

pero, además, hubo otro punto muy importante,

que eran las salidas al campo.

Las salidas al campo para observar la naturaleza,

sobre todo, además, en geología,

interpretar el paisaje era fundamental para comprenderla

y, además, se completaba con las excursiones o visitas

al Museo de Ciencias, al Jardín Botánico...

o bien los de química, a fábricas, al Observatorio de Astronomía...

Mi padre tenía un cariño,

un respeto y un recuerdo fabuloso del Instituto-Escuela, él decía:

"cómo era mi colegio, que maravilla,

no teníamos exámenes, no teníamos notas,

la máxima calificación era seguir con regularidad

la marcha de sus estudios, no usábamos libros,

tomábamos directamente, en apuntes, las explicaciones de los profesores

y, luego, lo pasábamos a limpio en cuadernos".

Mi padre tenía un carácter muy de hormiguita, era muy de guardar cosas,

lo que pasa es que estos cuadernos casi nadie los guardó

por un doble motivo, primero, porque el material escolar,

en general, no somos muy de guardarlo

y, en segundo lugar, porque era un material relativamente peligroso.

Es decir, en cualquier tipo de intervención policial

que hubiera habido en la casa de cualquiera,

y hubieran encontrado ese material,

por lo menos un problema lo hubieran tenido con toda seguridad.

Pues este material lo guardó él, ya digo,

con mucho respeto y con mucho cariño,

pero lo tuvo que guardar protegido,

escondido en las cubiertas de otros volúmenes de la época que,

afortunadamente, entonces,

prácticamente todos eran de tapa dura,

pues, algunos libros, por ejemplo, de Derecho Romano,

yo me acuerdo que había algunos que les había vaciado el contenido

y dentro había un puñado de estos cuadernos,

y así los tuvo prácticamente hasta los años 70 largos, años 80,

cuando ya los sacó de ahí sin mayor problema.

Claro, ya de vez en cuando,

no podíamos por menos... que tirarle de la lengua...

"pero estos cuadernos tan bonitos, tan espectaculares,

esto lo hacíais en el colegio".

"Sí, en el Instituto-Escuela".

Digo: "bueno, si es que mi colegio no tiene nada que ver,

lo que hacemos o dejamos de hacer".

Con el tiempo... de hecho, una de mis hermanas que trabaja en la enseñanza,

ha utilizado mucho esos cuadernos como material didáctico

y como modernización de las clases que da,

y con los grupos de trabajo que tenía.

Él había sido discípulo de Elías Tormo,

con el cual había aprendido que el arte hay que aprenderlo in situ

y, entonces, mucho más allá de los libros de texto,

que había que hacer excursiones

y que había que ver las cosas de las cuales se hablaba,

no simplemente hablar de ellas y saber de oídas.

Y ese espíritu,

que yo creo que había recibido también en las clases de Tormo,

encajaba perfectamente con lo que era el espíritu institucionista...

de subrayar las excursiones y el de estar en contacto...

con las cosas de las cuales se hablaba en la enseñanza.

El material que nosotros hemos conservado,

son cuadernos de los viajes, de las excursiones,

de las excursiones que hicieron en los últimos cursos,

porque hacían muchas excursiones de un día,

pero, luego, en los dos últimos cursos,

hacen excursiones ya creo que de como de una semana o diez días.

En el caso de mi padre hizo una por Andalucía y otra a las Baleares,

estuvo en Barcelona y en Alicante, hizo cuadernos de estos viajes,

ilustrados además con...

tiene mucha gracia porque son cuadernos muy pulcros,

escritos a pluma, por supuesto, con una letra muy clara,

porque en el colegio se insistía mucho en la presentación,

y luego se ilustraban, normalmente,

con recortes de los folletos del Patronato de Turismo,

o con postales, o incluso con fotografías que hacían ellos.

Vamos a ver, la música, efectivamente, para ellos,

y aquí hablo en plural, tenía mucha importancia.

En el plano individual de mi padre,

la verdad es que no tenía ni oído ni voz, entonces,

él no era muy musical, pero siempre hablaba, efectivamente,

del elemento cohesionador que suponía esa enseñanza de música.

Era un hombre que también cantaba

y, entiendo, que también había aprendido aquí.

En las reuniones aquellas del Instituto-Escuela,

con sus compañeros, siempre acababan cantando...

la canción que decían que era la canción del Instituto-Escuela,

que era "Ya se van los pastores a la Extremadura".

"Ya se van los pastores... ya se van marchando...

más de cuatro zagalas... quedan llorando...

más de cuatro zagalas... quedan llorando..."

El plan de estudios del Instituto-Escuela no fue rígido.

Era evaluado constantemente por los profesores,

tras su aplicación, para realizar los ajustes necesarios.

El alumnado del instituto estaba formado,

casi a partes iguales, por alumnos y alumnas,

aunque estudiaron en sedes distintas

hasta que la Segunda República implantó la coeducación.

Hay que tener en cuenta que estudiaron en el Instituto-Escuela

los hijos de los investigadores

de los laboratorios de la Junta de Ampliación de Estudios.

Y, bueno, más o menos, la mentalidad de los padres,

era una mentalidad progresista,

y querían que las mujeres, sus hijas,

estudiasen carreras, también, como los hijos, al mismo nivel.

Esto da lugar a que, en el Instituto-Escuela,

el 45% o más del alumnado fuesen mujeres,

una cosa que contrasta muchísimo con los otros institutos de la época,

que no llegaba ni al 20%.

El valor del Instituto-Escuela

es que se da cuenta de que es necesaria esa...

comunidad entre chicos y chicas,

y a pesar de las críticas y de las ideas agoreras

de que eso no iba a funcionar, pues funcionó sin problemas.

Y los alumnos aprendieron a respetar...

y a valorar a sus compañeras, a sus alumnas.

Les fijaron incluso objetivos para emularlas,

puesto que eran también, muchas de ellas,

tan inteligentes o más que ellos.

A mí me gustaría destacar

el papel que tuvieron las antiguas profesoras y alumnas,

el papel que tuvo la mujer en el Instituto-Escuela,

no sólo por lo novedoso que fue, en su momento, la coeducación,

sino porque tal y como se desarrollaron los acontecimientos,

con la guerra y la posguerra,

ellas desempeñaron un papel importantísimo en la recuperación...

no sólo el colegio-estudio que fue este experimento,

como para volver a reagrupar a todos los que habían

quedado después de la guerra, sino también en la recuperación

de la actividad de las antiguas instituciones.

El conflicto bélico,

provocado por el Golpe de Estado del general Franco,

acarreó el cierre del instituto,

y dio lugar a que muchos profesores y padres de alumnos

fueran perseguidos, encarcelados y sancionados.

Vidas rotas que sufrieron el exilio en muchas ocasiones.

Los que optaron por permanecer,

guardaron la memoria de la experiencia vivida

en el Instituto-Escuela.

Los planteamientos didácticos de este experimento pedagógico

se mantuvieron durante el franquismo

en centros privados como el Colegio-Estudio

y, ya en la etapa democrática,

se incorporaron a los planes de estudio

de todos los centros públicos.

Gran parte de los profesores del Instituto-Escuela

estaban comprometidos con los valores republicanos,

no ha de extrañar, por tanto, que un sector considerable...

se exiliasen o sufriesen el exilio interior.

Entre los que se exiliaron,

quiero destacar a Francisco Barnés, catedrático de Historia y Geografía,

que había sido ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes

en varios momentos de la Segunda República.

Entre los alumnos,

es cierto que muchos se quedaron durante la época franquista

y llegaron a tener destacadas posiciones como, por ejemplo,

el que fue ministro de Industria y Asuntos Exteriores,

Gregorio López Bravo, pero otros varios se exiliaron,

sobre todo, aquellos que eran hijos

de destacados científicos de la Junta de Ampliación de Estudios,

o hijos de destacados políticos republicanos.

La sección Retiro del Instituto-Escuela,

se convertirá, con el franquismo,

en el Instituto Isabel la Católica de enseñanza secundaria,

que fue un instituto para mujeres nada más,

y sólo a partir de los años 80 se convertirá en un instituto mixto,

donde estarán estudiantes, chicos y chicas.

Empieza la guerra teniendo ellos 18 años,

y ahí se rompe esa amistad, porque están luchando...

muchos alumnos en bandos opuestos,

muchos son de ideología republicana como sus padres,

la Institución Libre de Enseñanza, de ideología republicana,

los profesores, muchos marcharon al exilio,

se rompe esa gran amistad,

pero también hay que decir...

que conservan ese espíritu de tolerancia

que le ha inculcado el Instituto-Escuela,

y muchos retomaron, incluso en la posguerra, contacto.

Le abrieron la puerta, salió, se puso enfrente de mi padre...

él, claro, ya sabía a quién venía a ver, pero mi padre no lo sabía...

no dijeron ni media palabra, o sea, fue cuestión de segundos,

se abrazaron, se pusieron a llorar los dos...

estamos hablando, pues eso, mi padre en aquel momento...

había nacido en el año 18, debía tener setenta y muchos años,

y el otro debía de andar, más o menos, por la misma edad...

estuvieron ahí, en plena calle, abrazados durante cinco minutos,

que no había quien les separara... pues eso, emocionados, llorando...

y, luego, cuando ya se separaron, entraron y demás...

pues, claro, yo en aquel momento me enteré de poco,

porque se pusieron a hablar de ellos, de un montón de cosas...

y, luego, cuando se marcharon...

bueno, ya antes me enteré, lógicamente, de quien era...

era el hijo de Juan Negrín, del presidente de la República,

era una persona que había sido aviador...

creo que la familia se marchó a México,

él, luego, estuvo luchando en la Guerra Civil,

en la Segunda Guerra Mundial, como aviador...

pues, lógicamente, primero contra el bando franquista,

contra los rebeldes rebelados...

y, luego, contra el ejército de Hitler y demás,

y se había tenido que marchar, lógicamente, pues eso,

cuando se marchó toda la familia desde Valencia...

pues estaríamos hablando del año 39.

A mi padre no le había vuelto a ver desde entonces.

Mi padre era pésimo reconociendo caras, como yo,

se podía cruzar con su mejor amigo por la calle y no reconocerle...

y, sin embargo, a esta persona, después de 50 años de no verle,

le basto medio segundo para conocerle...

y, yo no tengo muertos de la Guerra Civil,

pero ahí es donde me di cuenta de que la mortalidad de la Guerra Civil

tenía muchas facetas y muchos detalles...

y, la verdad, es que fue un momento verdaderamente emocionante.

Una de las muchas novedades que introdujo el Instituto-Escuela

fue la participación e implicación de los alumnos en su funcionamiento.

Por ello, cuando terminó la primera promoción de alumnos, en 1924,

éstos constituyeron la Asociación de Antiguos Alumnos,

para seguir manteniendo el contacto entre ellos y con el centro.

Se reunían semanalmente, tomaban el té...

y asistían a conferencias o a otras actividades del instituto.

Después de la Guerra Civil, el Instituto-Escuela quedó suprimido

y la Asociación de Antiguos Alumnos, lógicamente, desapareció...

y no se volvió a constituir hasta mediados de los años 60.

Entonces, los alumnos volvieron a reunirse

y siguieron manteniendo algunas actividades en común...

comidas, excursiones, cantos corales, por supuesto...

y lo mantuvieron hasta que estos alumnos fueron ya demasiado mayores

como para poder acudir a esas citas.

Mi tía, como digo, entró en el Instituto-Escuela en 1924,

se quedó allí de profesora hasta 1934,

es decir, estuvo unos cuantos años,

hizo allí unas excelentes amistades, tanto de alumnos como de profesores.

Nos sorprendía mucho el cariño que mostraba mi padre siempre

cuando hablaba del Instituto-Escuela y de sus compañeros,

y, de hecho, venían muchos a verle.

Mi padre trabajó en Valladolid, prácticamente toda su vida laboral,

y venían muchos compañeros de Madrid a verle.

La familiaridad o la cercanía con la que se comportaban,

y habían sido compañeros, ya no hacía falta nada más.

Es decir, todo lo que hubiera que hacer el uno por el otro,

se hacía sin preguntar, sin mirar consecuencias y sin nada,

o sea, era un vínculo que, verdaderamente, ya digo,

sólo se extinguió con su fallecimiento

y fue, verdaderamente, muy, muy importante.

Además, luego, en los años 70,

se creó la Asociación de Antiguos Alumnos, que todavía...

contribuyó a reforzar más estos lazos.

Al principio, cuando se reunían, tenían problemas de seguridad porque,

claro, para el franquismo, la Institución Libre de Enseñanza

y el Instituto-Escuela eran bestias negras.

En aquellas reuniones si se homenajeaba a algún compañero,

pues él era el que hacia una semblanza de aquella persona,

y la hacía en ripios.

Entonces, le llamaban "el pastor poeta",

porque como se había dedicado al tema de ganadería,

y todo aquello, siempre entendimos, que era algo que le venía dado...

de su experiencia de los años que pasó en el Instituto.

Y, luego, le sorprendía con que seriedad, en determinados momentos,

se ponían de píe a cantar determinadas canciones,

entre ellas un villancico que,

según ellos, no les pegaba ni con cola,

porque, claro, les tenían como una peligrosa secta de...

de anticatólicos o de antisistema,

y les sorprendía mucho y les llamaba la atención.

"Eres alta y delgada... como tu madre,

morena salada, como tu madre..."

Yo creo que para muchos, la Asociación de Antiguos Alumnos,

fue muy importante, por lo que muchos habían...

o una gran parte de ellos habían mantenido siempre la relación,

también sirvió para aglutinar a otros muchos

que estaban volviendo del exilio, que vivían fuera de Madrid,

que habían perdido el contacto,

y, luego, además, para ellos, fue como volver a revivir

todo lo que habían hecho y que añoraban tanto,

y que se había cortado de una manera tan brusca con la guerra.

El Instituto-Escuela tuvo un éxito extraordinario

durante su ejemplar puesta en marcha.

Se puede considerar una de las mejores escuelas

de ensayo y reforma en la enseñanza oficial de Europa.

Por ello, se hace necesario traer a la memoria

a los que fueron protagonistas de esta gran innovación educativa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • UNED - 22/03/19

UNED - 22/03/19

22 mar 2019

1.- Banksy, sin permiso.
2.- Noticias. Presentación de El duelo revelado.
3.- Noticias. La UNED celebra el Día Internacional de la Mujer.
4.- Recuerdos del Instituto Escuela.

ver más sobre "UNED - 22/03/19 " ver menos sobre "UNED - 22/03/19 "
Programas completos (673)
Clips

Los últimos 2.331 programas de UNED

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios