Presentado por: José Antonio Labordeta Dirigido por: José Antonio Labordeta

Serie documental divulgativa que aproxima al espectador las tierras y la sociedad de España. ''Un país en la mochila'' está conducido por José Antonio Labordeta, que realiza su particular crónica viajera y propone un viaje a través de sus impresiones sobre la economía y las representaciones artísticas del mundo rural español. Algunos de los recorridos que ofrece esta serie son las sierras del Segura en Andalucía; el Moncayo en Aragón; de Panes a Potes por Asturias y Cantabria; la Gomera en las Canarias; el Alto Tajo o el Señorío de Molina en Castilla La Mancha o el Duratón en Castilla León. José Antonio Labordeta es conocido por su faceta de cantautor y poeta. Pero su condición de historiador y profesor le confiere los conocimientos para describir las costumbres, paisajes y personajes de cada región.

5396406 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Un país en la mochila - El Maestrazgo de Teruel - ver ahora
Transcripción completa

Aragón toca a poco más

de 25 soledades por kilómetro cuadrado.

Cada cual campa libre en el hueco que le tocó en suerte.

Un poco perdido, un poco solo en general.

Una de las peores heridas de esta piel sin curtir es

la emigración.

La de esos que antes de sentirse abandonados

deciden abandonar sus pueblos y dejarlos vacíos.

Es el caso de Montoro donde el único milagro es

que atardece a todas las horas.

Los escasos habitantes que quedan no tienen ningún interés

en hablar con los forasteros ni ganas de hacerlo entre ellos.

-Que no, que no. Que no me parece bien.

Quizás este rechazo sea una digna respuesta

al duro destino que les tocó vivir.

Pero no conviene confundirse, los que quedan están bien vivos

y demuestran tal sensatez que uno, que llega como redentor,

sale de allí con la sensación de ser un inútil invasor.

¿Y el túnel ese estaba hecho? -No.

¿Entonces cómo salían del pueblo? -Por abajo.

Por el estrecho que hay cerca del río.

¿Por allí abajo se metían? -Sí.

¿Y cuando bajaba el río crecido? -Nada.

¿No iban por aquí? Lo de -Una noche me quedé al otro lao.

Porque había crecido el río y no puede pasar.

¿Qué hizo dormir en otro lao? -Ahí en una cueva.

¿En una cueva toda la noche? ¿Y la familia qué pensó?

-No sabían que estábamos allí.

No estaba sola, estábamos más chicas.

Éramos jóvenes. ¿Y qué venían, andando?

-Sí, andando, andando. Pues nada. Aquí la dejamos.

No se preocupe que no pasa nada.

-Ahora ya pasan todos. Sí.

Hala, muchísimas gracias.

Hasta luego. -Hala, adiós, adiós.

No muy lejos, en medio del campo, tiene su masico Salvador.

Un mozo viejo y pastor de profesión.

Explota una pequeña punta de ganado,

unas 40 ovejas y unas pocas cabras.

De tanto convivir solo con ellas, sus ovejas son caprichosas

e incluso un poco más tontas de lo normal.

No es consciente de ser uno de los pocos testigos

de una época en trance de desaparición.

El torbellino actual no considera rentable ni al pastor

ni a sus ovejas, y cuando repite su monotonía diaria,

soporta el convencimiento de que su imagen sólo produce

burlas entre la gente de la ciudad.

No, no le parece bien descubrirnos su intimidad que,

en estos parajes solitarios, intimidad es

hasta lo que en la luz del día se hace.

Queda Salvador mirando al cielo mientras seguimos nuestro camino

hacia los órganos de Montoro, puerta natural del territorio

que hemos elegido para este viaje:

El maestrazgo turolense.

Arrimado a la carretera y aprovechando las aguas

del Guadalope hay un molino.

Dejó de funcionar hace tiempo, pero está restaurado

y muestra toda la belleza de su arquitectura.

El mundo da tantos giros al revés que a veces da uno a derechas.

Gracias a la saturación de las ciudades,

fresco el recuerdo de los pueblos, muchos regresan

a sus lugares de origen aunque sea temporalmente

y dan vida a la casas.

La visión de los órganos de Montoro,

fascinante espectáculo rocoso,

invita a meditar sobre el lugar que vamos a recorrer.

La altiva dureza de estas paredes es un digno preludio

para esta comarca de agrestes tierras y difíciles comunicaciones.

Poco terreno para una agricultura que aprovecha la tierra

abancalando las lomas de los riscos

de una cultura ganadera, terminan por definir

este paisaje serrano habitado por unas gentes de apariencia

sobria, pero no seca, y partidaria del gesto preciso

para que el tiempo, duro aquí, no se derroche.

Desciende brusca la carretera que nos conducirá a Villarluengo.

Después de un túnel en la propia roca,

aparece el Hostal de la Trucha.

Un amplio edificio que reposa junto a una piscifactoría

al lado del río Pitarque.

Es un bello lugar con aire de reposo.

Nadie mejor que su dueño, Miguel Gargallo,

nativo de estas tierras, para contarnos la historia

de este edificio transformado de antigua fábrica en hotel.

¿Y esto qué era en principio? -Esto en principio,

sobre el s. XV o XVI, fue la primera fábrica

de papel moneda que tuvo el gobierno español.

¿Lo fabricaban aquí? -Se fabricaba aquí el papel.

Entonces se transportaba en burros a Madrid,

había 24 burros en nómina.

¿Eran funcionarios los burros? (RÍEN) -Funcionarios.

Con 32 burreros, echaban 27 días o 28 días de viaje.

¿Ahora qué es? -Es una ciudad de descanso.

Es un hotel de descanso. Estamos lejos de todas partes.

Pero es importante que aquí os abastecéis de todo.

Aquí el cordero es vuestro, el cerdo, la trucha es vuestra.

¿Qué es lo que compráis de fuera realmente?

-Pues compramos el vino, que aquí no se tira vino ya.

De Calanda. -Compramos la sal y poco más.

Oye, ¿por qué tenéis truchas? Quiero decir,

¿cuál es la razón de que se llame el Hostal de la Trucha?

-Aquí, que es una maravilla verlo,

tenemos el nacimiento del río Pitarque.

La trucha solamente quiere aguas limpias, puras y frías.

Por ejemplo, en la piscifactoría que tenemos la explotación,

el día de más calor de verano llega el agua a 11 C.

¿A cuánto está el nacimiento del Pitarque de aquí?

-Sobre 4 km de Pitarque y 4 al Pitarque, 8 km.

O sea, una hora y pico andando. -Una hora y pico o dos.

¿Y merece la pena ir a verlo? -Es una de las bellezas de España.

Sin duda es el paisaje lo primero que sorprende

en esta tierra tan poco conocida, tan alejada de todo.

Sin sucesión de continuidad a cumbres tan agresivas

como la de los Órganos, se suceden valles

de una belleza reposada como Montoro o Pitarque.

Siguiendo los consejos de Miguel Gargallo,

decidimos ir a ver el nacimiento del río.

Atrás queda el pueblo y discretas señales de montañeros

nos indican el sendero a seguir.

La antigua garita de una pequeña central eléctrica

nos recuerda lo frecuentemente que estas tierras

fueron aprovechadas por quienes querían la guerra

a costa del esfuerzo, la vida y el trabajo de las gentes

de estos contornos.

(TARAREA) He venido mayor, bienvenido sea

¡Jodó, qué caminatica!

(TARAREA)

Merece la pena el paseo.

Poco a poco el valle se angosta y las paredes ganan altura.

De pronto las rocas forman chimeneas

por donde el agua sale en tropel.

Lo inunda; se convierte en luz y dibuja el paisaje.

El camino nos lleva hasta Villarluengo.

Primer pueblo cuya pertenencia al Maestrazgo es plena.

Hoy es un día gris, como muchos de los que les toca

vivir a estas gentes.

La niebla acaricia los tejados de este hermoso nido de águilas.

Han pasado ya algunos años desde que hice esta ruta.

Ante tanta soledad como encontré

ante el desmedido tamaño de la plaza y la iglesia dudé,

por unos momentos, si no había saltado en espacio y tiempo

a otras lejanas culturas.

Hoy, de regreso, muchas cosas han cambiado para bien.

Las casas van siendo recuperadas; la vida vuelve a tomar pulso.

-Otro basto.

-Se acabó.

Y gente joven como la médico, el forestal

o el dueño del flamante supermercado

luchan por dar vida a este lugar.

Hola, buenos días. -Buenos días.

¡Vaya tiempo que hace para ser mayo!

-Es que San Marcos tiene cuarentena.

¿Y eso qué significa?

-Que 40 días después de San Marcos hace el mismo tiempo que ese día.

¿Y fue malo? -Fue de todas maneras.

Hizo frío. ¿Todo el mes de mayo malo?

-Y 27 días más. Llevamos 13

Oye, ¿y cuánta gente estáis en el pueblo?

-Unos 230 habitantes. ¿Y gente joven?

-20 ó 30.

¿Y pa pasar los fines de semana, qué hacéis, vais a Cantavieja ?

-A Cantavieja, Alcorisa ¿Hasta Alcorisa os bajáis?

¿Y luego de madrugada cuando volvéis qué pasa?

¿Por esa carretera ? -Los del pueblo se la conocen.

Ya tenéis domesticado el coche.

-El problema lo dan los forasteros. Siempre la culpa a los forasteros.

-Que no se la conocen, le tienen miedo al precipicio.

Se van por el lado contrario ¿Y los roces se los meten ellos?

-Ellos o los forasteros a los del pueblo también.

Oye, dame queso de Tronchón.

¿Conoces la historia de Tronchón,

que tienen una mano que dicen

que es de un inocente que mató Herodes,

y que cuando hay tronada, la sacan para espantar la tormenta?

Y dicen los de Tronchón que aquí decís, cuando viene la tormenta:

"Ya han sacao la manaza". ¿Es verdad?

-Pues no sé nada. ¿No sabes nada?

Pues habrá que investigarlo. Lo cuenta la gente de Tronchón.

Poco importa si el pueblo recupera el pulso que las tradiciones

que las tradiciones que hablaban de las maldades, sean reservas.

Claro que, hoy como ayer, el gaitero, o toca mal

o toca siempre lo mismo. De ahí el dicho:

"El gaitero, forastero".

Aquí, además de nosotros, forasteras son las dos maestras

que comparten la entrega a los críos con sobrecogimiento.

No os podéis quejar, tenéis hasta estufa, ¿no?

-Sí, estufa y leña.

¿Y es duro este oficio de estar aquí, funcionario joven?

-Sí, es bastante duro. Las editoriales no nos visitan.

La inspección nos visitó el mes de septbre.

O sea que, agradecemos cualquier tipo de visita.

A ver si os visitan más, ¿no? -No nos importaría.

¿Y tenéis hijos de gentes de las masías?

-Sí, bastantes. Casi una cuarta parte.

¿Y se nota la diferencia entre los chicos de las masías ?

-Sí, cuando vienen, lo hacen con ganas de jugar.

No están acostumbrados a jugar con críos. Les cuesta más.

No tienen ganar.

Dejar de estar con los animales, los papás y los abuelos.

Y no estar con los chavales, los compañeros, colegas.

-Y poder ir con la bicicleta por el pueblo

y compartir chicles

Y a enredar con el forestal. Pero seguro que los queréis mucho.

-Claro. Aparte no tienes otra cosa a quien querer en un pueblo así.

Las masías, casas de campo aisladas, eran lugares

donde habitar y cobijo para animales de unas gentes

mitad labradores,

mitad pastores.

Su obligada autosuficiencia económica convertía la masía

en una patria para la familia masovera.

Este aislado modo de vida acabó dando un prototipo

de hombre y mujer que se caracterizó, sobre todo,

por su sobriedad, su temple, sus gestos sencillos,

sus convivencias restringidas, sus desesperanzas duras

y sus mudas hasta en el vestir,

distintas a las de los habitantes de los núcleos rurales.

¿Y usted lo pone encima del monte?

Francho, la familia Alloba desde cuándo son masoveros,

desde qué año.

-Pues según escritos que tengo desde 1711.

¿Y en qué parte ?

-Está en el término de Tronchón, sierra de Palomita.

Tengo entendido que esa sierra es una zonamuy alta,

una zona que tiene mejores prados de toda esta parte.

-Tenemos el pico más alto, la cota a 1750.

¿Y qué hay ahora fundamentalmente? -Pues antes había ganadería,

labor, cereales. Pero ahora ganadería,

la mayor parte vacas.

Esta parte, como es tan quebrada y aislada,

mucho tiempo ha sido zona

de guerrilleros, bandoleros, de carlistas.

Y a usted le toca la época del maquis.

¿Cómo fue esa época? ¿Desde cuándo ?

-Pues fue dura. ¿Y desde qué año?

-Desde el año 44. ¿Hasta qué año?

-Hasta el 52. ¿Y qué pasaba? Es decir,

qué sucedía.

Yo entiendo qué sucedía. ¿Pero ustedes cómo lo vivieron?

-Pues, claro, ibanvenían a nuestra casa

vinieron una vez a robar.

Nos cayó aquello mal, después ya fue otra forma, pero muchos

si no estaban con unos, estaban con otros.

Si no castigaban los maquis, era la Guardia Civil.

Usted qué dice que estaban entre dos fuegos, ¿no?

-Hombre claro. ¿Tuvo usted algún enfrentamiento

con los maquis o ? -Sí, algo tuve.

¿Fuerte o ? -No, no, fuerte no, pero

Pero bueno, una época desagradable.

-Sí, hombre, venían a robar qué íbamos a hacer.

Hay que defender lo tuyo, lo poco que tenían.

-Lo que teníamos. La vida cuando era usted

crío era muy dura por aquí. -Sí, era.

Me ha dejado usted un escrito muy gracioso,

lo que valían las cosas en 1905 y valían en 1990

y hay una cosa muy curiosa, la anualidad de una sirvienta

valía 100 pesetas entonces

y, ahora, usted ha visto que vale 480 000 en el 90.

Y, luego, hay una cosa que no tiene respuesta ahora

que son las limosnas de los viernes, eran 50 pts

de limosnas los viernes, eran familias ricas.

¿O era una vez al año esas limosnas?

-Esas limosnas eran todos los viernes.

Sí, pero las daban pocos. ¿Qué costumbres tenían allí?

Cuando llegaba el invierno tan duro, ¿qué hacía?

¿Qué era eso de los buleros?

-Pues un rato nos juntábamos entre todos, cuatro o cinco,

y hacíamos fiesta por la noche.

¿Y hacían bromas pesadas o no? -Sí, algunas.

¿Sabe alguna broma pesada? -Sí, por ejemplo,

si alguno se excusaba de no venir era para hacerla.

Se subía al tejado y por la chimenea echaba

unos pantalones y zapatos colgando y cuando

llegaban abajo y lo veía la gente salían por donde podían.

Estaba marchando a la escuela, yo tenía ocho años por ahí

y como nos diferenciaban a los del pueblo,

porque llevábamos albarcas, pantalón de pana, en fin

Y pasaba por una calle y tocaban a muerto

y una vecina me preguntó: "¿Quién se ha muerto".

Y dice: "Nadie, un masovero".

Llegar a Tronchón es llegar a un pueblo que soporta

el sello de la historia, un intenso caserío

recogido sobre sí mismo avala con su presencia y silencio,

el prestigio de este pueblo cuando contaba con más

de 300 artesanos que trabajaban para unas haciendas ricas

en ganado, en lana y en carne. Hoy, al caminar por su calle

los ecos de este esplendor pasado se apresuran

a esconderse, tras muchos de sus muros cerrados a cal y canto.

Antonio, el párroco, es un hombre solo ante el peligro.

Siente en sus espaldas la responsabilidad

de mantener este patrimonio, sabiendo que si

a la hora de exigir su recuperación estamos todos,

a la hora de echar una mano, es difícil encontrar alguien.

-Y eso se nota, después gente del pueblo que trae

a otros y gusta de enseñar su pueblo.

Pedazo de puerta tienes aquí. -La puerta da gusto.

El problema es abrirlas, ¿no? -De poco a poco

Hay veces que no hay manera. No hay manera,

no se abren ni a la de tres.

De todas maneras, cuando uno ve estas iglesias, se acuerda

de las palabras de Gonzalo Borrás,

dice que la maldición

de la historia es tener patrimonio y cuidarlo.

-En eso le doy la razón. ¿Y tú cómo cuidas esto?

-Como se puede, con la colaboración de la gente.

¿Tienes algún sistema de alarmas? -Bueno, tenemos los cerrojos

que están muy bien planeados desde que se construyó.

Luego tenemos un sistema de alarmas, ahí está la campana

de la alarma, para evitar facilidades.

Pero la realidad es que lo único que dan es guerra.

¿Te dan algún susto? -Pues pájaros que entran

Algún gato que ha entrado, a las cuatro de la mañana te levantas,

organizas un safari, vienes aquí y qué.

Si hay alguien qué pasa. Nada, a esperar.

-Pasa. Pasa tú, pasa tú.

Buena madera, ¿eh?

Esa puerta qué te la hizo el herrero de Mirambel ¿o qué?

-Seguramente sería algún artesano de aquí.

Había muchos.

Custodia bonita, ¿eh? ¿De cuándo es?

-1419 de Santalínea, morellano.

Tenemos el punzón en el pie de la custodia.

Y seguramente es el único más completo que le queda

a este orfebre morellano.

Bien bonito, ¿eh?

-Los esmaltes labrados, los cuerpos bajos sin labrar

y arriba que le falta un cuerpo de esmalte, seguramente.

Oye, ¿y la reliquia? -Ahora la vemos.

¿De qué es la reliquia? -De la mano de los inocentes.

Fueron, de eso nos hemos dado cuenta, hay un retablo

también de la mano de los inocentes.

Y esto lo sacáis los días de tronada, dicen, lo sacaban.

-Lo sacaban los días de tronada y decían que eran las tronadas,

como aquí se dice, de granizo.

¿Y las mandabais a Villarluengo? -Eso dicen los de allí.

Dicen que no saben nada, dicen: "No, no sabemos nada".

Ponen una cara como muy inocente. -Eso es

Ponen más cara de inocente, que el inocente de la mano.

-La mano, desde luego, es de un inocente.

Y el niño que está aquí

-Ya no tenemos idea, no tenemos documentación escrita.

Esto es plata. -Eso es plata y por eso

Como reliquia y plata se guardan

Pues tenéis dos reliquias preciosas aquí, ¿eh?

Aunque no por culpa de la mano inocente, también

han desaparecido de Tronchón las viejas tradiciones artesanas.

La última en hacerlo fue la de los sombreros

de piel de conejo y el queso

famoso por ser reconocida su calidad en el "Quijote".

-Mira, esto es un queso de Tronchón, el queso

de aquí es de cabra u oveja o mezcla de los dos,

no lleva nada de vaca, una de las cosas típicas

es el cráter que tiene en forma de volcán que tiene

procuramos hacerlo artesanalmente,

procuramos adaptarnos a la misma tradición que se usaba antes

para adaptarlo lo mejor posible al queso que probó Cervantes

cuando lo nombra en el "Quijote".

El inconveniente que tenemos en esta zona es que

es una fábrica tiene un año escaso y la gente no está

hecha a ordenar el ganado, por tanto tenemos una producción

muy limitada de leche y la producción de queso es limitada.

Bueno, eso es lo bueno, ¿no? Que la producción sea limitada

-La artesanía, una de las cosas que prima es la escasez.

-Con un vaso bebíamos todos A estas alturas,

nadie puede dudar de que las tradiciones orales nacen,

crecen, mueren o se deforman. Cuentan, por supuesto,

gentes que no son de Tronchón que alguien de este pueblo,

no se sabe bien quién, vendió un día la patente

del queso a algún valenciano a cambio de un televisor

para el teleclub y como nos lo dijeron, lo decimos.

-Esto es la hierba cuajera que llamamos aquí.

Yo pienso que es la alcachofa pero silvestre, en bruto.

Entonces esto, por aquí por el centro, más o menos

en agosto, echa un tallo saca como una alcachofa arriba

que es lo que se usa para hacer la cuajada.

¿Y tú eres de aquí, del pueblo? -Sí, yo nací aquí.

Y la gente de aquí, ¿de qué vive fundamentalmente?

-Vive de la agricultura, pero poco, son parcelas pequeñas.

Normalmente vive de ganadería, lo que más se hace,

normalmente vacuno, deja menos.

Oye, ¿tú crees que recuperar estas cosas así

como la artesanía, por aquí o la leche por ahí

puede ser una solución para la comarca o una medida ?

Hay lugares tan ensimismados en la contemplación

de su ombligo que acaban ignorando que el mundo

continúa más allá de los muros que las encierran.

Mirambel cayó rendida sobre sí misma en la época de esplendor

hace varios siglos y ya no volvió a salir

de sus murallas.

Hoy la mayoría de sus casas, los palacios, los conventos,

son de gentes que viven y vienen de fuera.

Ellos se guardan la llave y también la vida del pueblo.

Reducido el paseo a una sucesión de fachadas pulcramente conservadas.

Aunque a veces no exista nada detrás de ellas,

uno tiene la sensación de moverse dentro de un decorado.

Hoy más que nunca es válida la frase con que Pío Baroja

definió este pueblo:

"Mirambel parece un hermoso animal muerto dentro de su concha".

Dejamos Mirambel al fondo con su silencio,

con sus cientos de bancales abandonados conforme

se ha ido yendo la gente.

Los que están alrededor del pueblo se cultivan,

el resto vuelve a sus orígenes, a la montaña mismo.

Seguimos hacia Cantavieja, erguida sobre una roca,

y hacia La Iglesuela, territorios ambos que

han sobrevivido junto al tiempo hasta el día de hoy.

Pueblos que tienen la energía suficiente para seguir

hacia adelante.

En este bastión tan defendible encaramado a más de 1300 metros

de altura, buscaron cobijo para su defensa, según cuentan

las historias, desde los cartagineses hasta

los templarios, carlistas y maquis.

Nos interesa conocer los restos monumentales que dejaron,

¿pero queda algo en el espíritu de estas gentes

del sentido de la independencia de los templarios,

de la foralidad carlista o del sentido libertador del maquis?

Quizás en la fuerte personalidad de Alejandro Tena,

el cura párroco, nativo de estos lugares,

podríamos intuirlo.

(RÍE) -Vamos allá. La habéis hecho como la puerta.

-Sí, maja.

-Vale. -Tenga cuidado, José Antonio.

Agárrate bien. Joder

Vaya escalerica que tenéis aquí pa bajar.

-Que pesan los años, trabajando de alambre.

Sí, sí. Está duro esto, ¿no?

-José Antonio, nos encontramos en la iglesia más vieja

de Cantavieja, esto era un lugar de enterramiento,

una cripta de bailes y de maestres.

Queda como representativo este sepulcro de un doncel

que es precioso.

Oye, ¿y estos escudos que hay por aquí?

-Estos escudos son los escudos de los maestres y bailes

que existían o que hubo en esta plaza de Cantavieja.

Oye, una etapa importante de Cantavieja es la historia

de los carlistas, ¿no? ¿Hasta qué punto crees tú

que un poco la influencia de aquel período sigue

produciéndose todavía actualmente en esta tierra?

-Bueno, los carlistas nos han dado un poquito de fama a Cantavieja,

el tigre del maestrazgo. En la gente sí que ha quedado

un poco pues la bravura, la valentía

y un poquitín pues casi como el paisaje

que teneos en estas tierras, es el tipo de hombre

que conservamos.

Oye, ¿cuándo te arreglan, por cierto, la escalera y el coro?

Porque aquí llevas tiempo y no hay manera, ¿qué pasa con eso?

-Esto que va por organismos oficiales va muy despacio.

Dicen que se ha terminado el presupuesto,

hay un carpintero que lo tiene hecho y sólo falta, eso, terminar.

Pero dice que hasta que no le paguen él no viene

y lo coloca. Lo coloca.

De todas maneras, cuando uno recorre estas tierras

acaba convencido de que el cordón que os une

al resto del territorio sois los curas y el heraldo.

¿Tú qué opinas? -Algo más habrá.

Pero sí que es verdad que estamos bastante dejados

en esta comarca y entonces haría falta

más gente que se acercara.

Pero sobre todo Cantavieja ostenta la capitalidad

de la comarca, ofrece sus servicios y en sus calles

los ruidos vuelven a cobrarse en los viejos, los niños,

los jóvenes que se sienten a gusto en los carasoles,

las plazas o el trajín del trabajo diario.

(TODOS HABLAN A LA VEZ)

Y quizás gracias al tradicional turismo y el exquisito

restaurante Buj forma parte también

de esa vida cotidiana.

En él todos los días su dueña lee con cierto aire

de distanciamiento la sorprendente oferta culinaria.

-Hay una tarta de puerros, que es el relleno de puerros

con una crema

y hay patatas rellenas típicas de aquí, de casa,

que están rellenas de un queso que se fríe y se funde

y se sirven dos por comensal rebozadas

y hay unos crepés de salmón ahumando

que son unas tortitas y llevan una salsita cremosa

y un poquito de caviar.

Eso como primero. Yo patatas rellenas.

-De la boca me lo has quitado.

-Pues bueno, muy bien, van muy bien avenidos.

Y para segundo hay medallón de pierna de cordero

en su jugo, que es la pierna deshuesada y está en el horno

y se sirve con el jugo y acompañada de unos buñuelos

de manzana y unas verduras.

Y hay perdiz en adobo, faisán, que servimos medio,

conejo y chuletas, todo esto con la misma guarnición.

Ustedes verán. Pues yo faisán.

-Yo chuleticas de cordero.

-Pues, hala.

Ya está. Pues nada, coman con gusto

y mi hija les servirá la bebida y los postres.

-Gracias. -Hala.

Gracias.

Alejandro, un restaurante así como el de Buj en esta zona,

¿qué pasa? Es un poco raro, ¿no?

-No, raro, no, es fino. Ajá.

-Aquí la gente así como los amiguetes míos

que vienen de Monreal

no los puedes llevar porque se quedan con hambre, pero

Es delicado. -Pero es fino.

¿Han cambiado mucho las costumbres desde

que tú eras seminarista o han cambiado poco?

-Me parece que ha cambiado más el cura que la gente,

pero Pero los arrastras, los arrastras.

-No, no arrastro, lo que se intenta es que

la gente se una pues para defender sus economías

y para ser más felices Yo leí que lo que hacen aquí es

Con problemas de comunicación o sin ellos, aunque se pierdan

las tradiciones, sigue sobrando humor

y respeto a las formas.

Y como ejemplo queda este aleluya que cada año cuelgan de la pared

de la iglesia los quintos tras ofrecer una misa

a San Lamberto, su patrono, un campesino martirizado

que no tuvo reparos para acudir a su tumba

con su propia cabeza en la mano.

Centurión indignado

con este marxicristiano.

Le dio un tajo en la cabeza y se la puso en la mano.

Le dio un tajo en la cabeza y se la puso en la mano.

Y el milagro de Lamberto fue anti imperio romano.

Andó unas cuantas leguas con la cabeza en la mano.

Andó unas cuantas leguas con la cabeza en la mano.

¿Cómo os divertís en el pueblo?

Cuando llega fin de semana, ¿qué hacéis?

-Si no estamos aquí, nos vamos a los pueblos de alrededor.

¿A qué pueblos vais? -A Villafranca o Forcall.

A Forcall. Es un pueblo muy marchoso.

Allí hay fiestas casi todos los meses.

-Sí. Tenéis ahí verbenas.

-Desde el mes de junio hasta septiembre.

¿Y venís mucho a la discoteca?

-Todos los fines de semana.

¿No te gustaría hacer la mili aquí, por ejemplo?

-A mí, si pudiera, pero como no puedo.

Aquí, en Cantavieja. En tu casa, con tu madre.

Que te tocara la corneta tu madre por las mañanas.

Que te dijera: Venga, levántate.

-En Zaragoza. En Zaragoza. ¿Y tú?

-Sí, yo aguanto más el cambio.

Las gentes del Maestrazgo para sobrevivir al clima,

a la geografía, a la difícil vertebración

del territorio, sacan adelante las masías que son

ni más ni menos que núcleos familiares

donde la vida se desarrollaba por completo.

Hoy, mejorada las comunicaciones, pocas, muy pocas,

guarda una firmeza y plenitud que la familia Porcal

ha sabido mantener la suya aceptando además

las nuevas tecnologías, pero manteniendo de la tradición

aquello de lo cual ellos están convencidos

que es mejor que lo que la vida actual les ofrece.

Joaquín, ¿cuántas masías quedan por aquí por Cantavieja?

-Hombre, justamente todas, todas no las voy a decir,

pero yo creo que quedarán sobre unas 22 masías o por ahí.

Oye, ¿y cuántas masías había antes?

-Pues 250. 250.

¿Y cuáles son los productos que vosotros producís

fundamentalmente? -¿Lo que más? Ovino y vacuno.

Y yo lo que veo por aquí es que muchas masías

están poniéndose delante granjas. ¿Tú cómo ves esto?

-Hombre, el cerdo. El cerdo normalmente son

la gente que no tiene campos grandes.

¿Tú, Joaquín, en tu época se han hecho bureos

o tú ibas con bicicleta?

-No, yo fui juventud de a pie. Sin hacer bureos.

Nosotros hemos sido una época de las que,

lo siento mucho y a lo mejor lo van a sentir el clero, pero

nosotros fuimos una juventud dominada por los curas.

Que nosotros hacíamos bailes, una cuadrillita

de amigos que habíamos,

y hacíamos baile un domingo por la noche,

porque los demás días se trabajaba.

Y al domingo siguiente nos sacaban por el púlpito.

Y aquí está otro Joaquín que acaba de recoger

la nota menos. ¿Sigue usted saliendo al monte?

-¿Eh? ¿Sigue usted saliendo

todavía a llegar las ovejas por ahí?

Y a pesar que hacía frío esta mañana se ha ido usted

a llevar las ovejas y los corderos.

-Pues ahora se tiene que sacar a los animalicos

pa que pasten.

Y si no los sacas, pues lo sienten.

¿Cuántos hijos ha tenido?

-SieOcho. Ocho hijos.

-Me viven siete. Le viven siete.

¿Y sigue todos los fines de semana o cada 15 días

viene una hija a hacer el pan con usted?

-Sí, señor.

¿Y por qué? ¿Le gusta más este pan que el que hacen

en las panaderías? -Pues sí.

Pues sí, señor.

¿Y la leche también es de ustedes o la traen de fuera?

-No, no. La leche es de las cabras.

Que tenemos unas cabras y

las guarda aquí mi marido y

Y los nietos vienen tan contentos a estar aquí con ustedes

los fines de semana. -Los fines de semana.

Después tienen que ir al colegio.

Cuando uno llega a vuestra masía, se encuentra una placa solar.

Tú te produces tu electricidad más o menos.

Y, bueno, tú eres un hombre que quieres estar

junto a la civilización.

Y entonces tú has pedido pediste un día

un presupuesto a Telefónica. Y yo tengo una carta aquí

que me he quedado asombrado.

Te pedían por instalar el teléfono 12 400 000 pesetas

más IVA, más un impuesto de 15 000 pesetas.

¿Qué dijiste tú cuando te llegó esta carta?

-Yo, perdone, que no soy ninguna persona

de los adelantaos.

Y eso me parece excesivo.

Excesivo porqueyo voy a contar un chiste.

Que es lo que hemos tenido la juventud.

Es ser tonto como Abundio.

Vender el coche pa comprar la gasolina.

Yo na más le puedo decir esas cosas.

O sea, que te quedaste asombrao de

-Asombrao totalmente. Mire se me

me encontré asombrao, porque me fui a Telefónica,

a Castellón, y me presenté dentro de Telefónica

y no me querían dejar entrar.

Porque quizás aquel día les habían robado ahí

según me dijeron.

Y yo llegué allí, el guardia jurado que había

no me quiso dejar entrar. Y yo le dije:

"Oiga, yo no vengo aquí a secuestrar a nadie..

ni a robarle ni nada. Yo vengo a entregarle esta carta

para que vean ustedes lo que hay que hacer,

ya que dicen que es una zona rural protegida".

Muchas gracias, Joaquín.

Muchas gracias a la abuela por habernos sacao el pan

y habernos dejado entrar en su casa,

que no es muy corriente eso.

-No. Ha sido usted muy amable.

-Si no hubiera sido este.

A mí ya me han robao una vez. ¿Ah, sí?

-Sí, señor. -Cualquiera hoy

en estos tiempos deja entrar a la gente desconocida.

Cuando las tierras que rodean a la masías son escasas,

sobre ellas se han levantado granjas para estabular

los distintos ganados.

En estos momentos la mayoría de estas granjas

se dedican a la cría del ganado de cerdo.

50 000 cabezas de este provechoso animal son la esperanza

de la recuperación industrial de una tradición

a punto de perderse. El clima, la mano de obra

y la tradición chacinera están convirtiendo

a esta zona en una más a tener en cuenta

por su riqueza de los productos.

Hum, está muy rico, ¿eh?

Oye, ¿cómo un jamón llega a tener la denominación

de origen de Teruel? -Bueno, el hacer

la denominación de origen se pensó en un principio

porque el jamón de Teruel tenía fama de ser bueno.

Últimamente no era como otras veces.

Se pensaba hacer un jamón a partir de la base

de unos cerdos especiales y de una raza

que se saca más grasa

para las infiltraciones dentro de ellos.

Más tiempo de vida.

Más tiempo de curación.

Unos piensos especiales.

Todo eso controlado por el Consejo Regulador

de Denominación de Origen.

Cuando el jamón ya ha reunido las condiciones

de tamaño, de grasa, de salinidad, de altura,

el Consejo Regulador

lo marcan con la señal de Teruel, con la estrella al fuego.

Entonces tienen ya la vitola correspondiente al jamón.

Va numerada. Consejo Regulador de Denominación de Origen de Teruel.

Y es cuando usted adquiere un jamón con toda la garantía

que es un jamón auténtico de Teruel.

¿Cuántos jamones secas tú al año, más o menos?

-Hacemos muy poquitos. Hacemos 5 o 6000 jamones.

Es que lo hacemos de artesanía.

¿Que matáis solamente de noviembre a febrero?

-Solamente salamos de noviembre a diciembre y febrero.

Curación natural.

¿Y por qué son tan buenos los jamones en esta zona?

-Lo más importante es el clima que tenemos.

A 1227 metros de altura sobre el nivel del mar.

Y luego con el viento este fresco que tenemos.

Luego, el invierno, la nieve.

Esas temperaturas es la gracia del jamón.

Amada, ¿cuáles son los platos típicos que usted prepara

en esta casa? -Bueno, por ejemplo estas judías.

Las tenemos todos los días, porque ya se hacían siempre.

¿Estas judías son de esta zona?

-De estas zonas. Las traen de una masía.

Prácticamente me las hacen a mí.

¿Y los garbanzos cómo son? -Eso también.

Porque también más bien se hacía cuando se hacía una fiesta.

El día de la matanza se hacían del año anterior

que quedaban unos pocos de residuos de huesos

y se guardaba,

y se hacían platos fuertes para el mediodía.

Y por la noche se comían morcillas y lo del cerdo.

Pero a mediodía se hacía el plato fuerte de garbanzos

con ajo y aceite. Pues nada.

¿Hoy qué voy a comer en esta casa?

-Pues las judías.

¿Y de segundo? -Y de segundo un ternasco.

Pues me quedo con las judías y el ternasco.

Y luego por la tarde a ver qué pasa.

La Iglesuela fue fortaleza templaria y rico bastión

de los aragoneses en la reconquista de Valencia,

como lo demuestran los grandes palacios que asoman

sus fachadas a las calles medievales.

Pero hoy, una serie de industriales combaten duro

por la consecución de una artesanía

que va desde la cura del jamón a los viejos telares de los Puig

o a la excelente restauración de la fonda.

Todos ellos intentan que este hermoso lugar no sea sólo

una villa de historia pasada sino que también

se encare hacia el futuro con la esperanza

de mucha gente joven que se siente orgullosa de ser de aquí.

Entonces, el poncho este qué pasa, ¿es para cuando llega

el otoño, podáis recoger las ovejas?

-Exacto. En otoño es cuando hace el tiempo ese de humedad

y esa cosa. Así, ya se lo colocan

y ya empapa la humedad que hay y tienen un movimiento de acción

¿Y estas máquinas de dónde las sacasteis?

-Pues, mira, esta la compramos en Noguera.

Y esa de ahí en el Rubielos.

Y son de la época primeros de siglo de la época

de la saga de los Ríos.

¿Y aquí arriba qué tenéis ahora?

-Aquí están los telares de madera, siglo XVIII y XIX.

Son ya inmediato a la Revolución Industrial.

Oye, Fernando, por aquí por La Iglesuela

qué tipo de obradores había hace años

-Cuando estaban todos funcionando, por lo que he oído,

había como 60 ó 70 telares funcionando en el pueblo.

Y luego ya, después que han ido cerrando, nosotros

hemos ido recopilando

Tenéis que hacer todo

Oye, ¿y quién enseñaba el oficio realmente, en el auge?

-Los oficios aquí siempre los aprendimos de los abuelos.

El abuelo, porque ya estaba más pesado y experimentado,

a través de él se enseñaba a los nietos.

Fernando, estas casas señoriales cómo surgen.

-Estas casas surgen después de la Reconquista.

Los nobles que se quedaron por esta sierras frías,

fundaron sus mansiones. Tienes esta, por ejemplo, de

La Casa Grande, fundada por Aliaga,

que este fue virrey en Nápoles y funda su casa aquí.

Y la de Mirambel son gemelas.

Las dos iguales. Se construyen igual.

-Sí, claro, la cultura se quedó aquí en el medievo alto ya y..

Gritos.

¡Ah, mira! Oye, ¿y este juego cuál es?

-Esto es la morra.

(AMBOS GRITAN REPETIDAMENTE NÚMEROS)

-Se trata de adivinar, cada jugador ha de adivinar

el número de dedos que saca el otro.

Míralo, ya verás cómo Vamos a verlo un ratico.

¡Esta divertido esto!

-¡Ocho! -¡Siete!

-¡Cuatro! -¡Cinco!

Gritos.

¿Y por qué dicen que esto es de juerguistas?

-Pues mira, como se juega a mitad de la tarde.

Ya da lugar, con el vino,

y olivas y bacalao salao

Pues con eso se da algún chaparrazo.

Con los gritos, se calienta la garganta, ¿no?

-Se calienta la boca.

Oye, es muy divertido. -¿Qué te parece?

Muy divertido. -Pues aquí se pegan la tarde

con un poco de vino y unos cacahuetes.

¿Y ahora pa dónde echas el cuerpo?

Creo que me voy pa Mosqueruela.

-Ah, pues si vas pa allá, pásate por La Estrella.

¿Ah, sí? -Es la fiesta en breve.

¿La romería o qué? ¿Pero es de Castellón o de Teruel?

-No eso de Teruel es de Mosqueruela

Cántico popular.

El último domingo de mayo los habitantes de Mosqueruela

y de toda la redolada bajan en romería

desde los 1500 m en que se halla la villa

hasta el santuario de la Virgen, en el barrio de La Estrella.

Y que se encuentra a 700 sobre el nivel del mar.

Los peregrinos hacen un alto, primero en la fuente Aparicio,

donde el ayuntamiento invita a huevo duro y rosca de pan.

Cuando los ánimos están recuperados, se continúa.

La Estrella parece que surgió como lugar de invernar

de las damas de Mosqueruela que apetecían del clima del lugar.

La Estrella está entre Mosqueruela,

Villafranca del Cid y Vistabella.

Estas dos últimas de la Comunidad Valenciana.

Y se refleja en ella ese sentido pragmático de lugares

de frontera, donde distintas culturas y hasta lenguas,

como es este caso, conviven con la mayor naturalidad.

Repique de campanas.

Al llegar los romeros, la Virgen sale a recibirlos

entre cánticos de petición de agua y paz.

Cántico del pueblo.

Luego, por la noche, se baila y se canta y al día siguiente

vuelta de nuevo a Mosqueruela por trochas difíciles,

empinadas sendas y vericuetos pedregosos

de difícil recorrido.

De noche, bajo el fuego de las teas y antorchas, se entra al pueblo.

Cántico del pueblo.

Explosiones de cohetes.

Aquí, en el mismo linde del puerto,

donde termina la bailía de Cantavieja

y se intuyen hacia el fondo

Linares, Mora, Alcalá y Rubielos,

decimos adiós al territorio recorrido y dejamos atrás

los vientos de cuarto pelado,

las aguas del Pitarque,

el fuego de los toros y la dignidad de sus gentes;..

lo riguroso del clima y del paisaje

que, si ya de por sí, son duros para vivir,

todavía nuevos expolios lo hacen más difícil.

Y con su sonido e imágenes en el recuerdo

los guardo en el fondo de la vieja mochila

para seguir con ellos camino por nuevas veredas y horizontes.

(Música de tensión)

Un país en la mochila - El Maestrazgo de Teruel

53:14 26 sep 2019

Jose Antonio Labordeta recorre España en un caminar que es al tiempo una serena y reflexiva mirada sobre la vida y las gentes con los que se va encontrando en las diferentes comarcas recorridas.

Histórico de emisiones:
14/10/1995
13/03/2009

Jose Antonio Labordeta recorre España en un caminar que es al tiempo una serena y reflexiva mirada sobre la vida y las gentes con los que se va encontrando en las diferentes comarcas recorridas.

Histórico de emisiones:
14/10/1995
13/03/2009

ver más sobre "Un país en la mochila - El Maestrazgo de Teruel " ver menos sobre "Un país en la mochila - El Maestrazgo de Teruel "

Los últimos 30 documentales de Un país en la mochila

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • El Duratón

    El Duratón

    53:17 10 oct 2019

    53:17 10 oct 2019 Recorremos el río Duratón, uno de los más emblemáticos de Castilla y León. Histórico de emisiones: 18/03/2009

  • Sierras de Segura

    Sierras de Segura

    54:52 09 oct 2019

    54:52 09 oct 2019 Recorrido por las sierras del Segura (Jaén). A través de los rasgos culturales, geográficos y económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 30/03/2009

  • De la Tramuntana al Pla

    De la Tramuntana al Pla

    56:07 08 oct 2019

    56:07 08 oct 2019 Recorrido por la Tramuntana ( Mallorca), a través de los rasgos geográficos, culturales y económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 26/03/2009

  • El valle del Roncal

    El valle del Roncal

    57:50 07 oct 2019

    57:50 07 oct 2019 Recorrido por el valle del Roncal (Navarra), a través de los rasgos geográficos, culturales y económicos que lo caracterizan. Histórico de emisiones: 25/03/2009

  • El Priorato

    El Priorato

    57:06 04 oct 2019

    57:06 04 oct 2019 Jose Antonio Labordeta recorre la comarca de El Priorato en Cataluña.

  • La Rioja

    La Rioja

    53:53 03 oct 2019

    53:53 03 oct 2019 José Antonio Labordeta recorre los rincones con más encanto de La Rioja. Histórico de emisiones: 23/03/2009

  • Sierra Norte de Madrid

    Sierra Norte de Madrid

    52:49 02 oct 2019

    52:49 02 oct 2019 Recorrido de Jose Antonio Labordeta por la Sierra Norte de Madrid. Histórico de emisiones: 20/03/2009

  • La ruta del mármol

    La ruta del mármol

    52:31 01 oct 2019

    52:31 01 oct 2019 Recorrido por la zona comprendida entre la sierra de los Filabres (Almería prov.) y la sierra de las estancias (Almería prov.). A través de su geografía y economía, basada en la riqueza, de sus yacimientos minerales, sobre todo de mármol. Histórico de emisiones: 19/03/2009

  • De Panes a Potes

    De Panes a Potes

    51:18 30 sep 2019

    51:18 30 sep 2019 Recorrido por la Liébana ( Cantabria), a través de los rasgos geográficos , culturales y económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 17/03/2009

  • La Vera de Cáceres

    La Vera de Cáceres

    55:23 27 sep 2019

    55:23 27 sep 2019 Recorrido por la comarca de la Vera (Cáceres) a través de los rasgos geográficos, culturales, económicos que la caracterizan. Histórico de emisiones: 15/10/1995 16/03/2009

  • El Maestrazgo de Teruel

    El Maestrazgo de Teruel

    53:14 26 sep 2019

    53:14 26 sep 2019 Jose Antonio Labordeta recorre España en un caminar que es al tiempo una serena y reflexiva mirada sobre la vida y las gentes con los que se va encontrando en las diferentes comarcas recorridas. Histórico de emisiones: 14/10/1995 13/03/2009

  • Campo de Calatrava

    Campo de Calatrava

    53:09 25 sep 2019

    53:09 25 sep 2019 Recorrido por el campo de Calatrava (Ciudad Real), a través de los rasgos geográficos, culturales y económicos que lo caracterizan. Histórico de emisiones: 25/11/1995 27/03/2009

  • La Gomera

    La Gomera

    56:25 24 sep 2019

    56:25 24 sep 2019 Hay lugares en donde la naturaleza transciende normal, sin apretujos ni estremecimientos pero en la Gomera todo está en contra de la normalidad. Histórico de emisiones: 04/05/2009

  • Por tierras de Cantabria

    Por tierras de Cantabria

    59:05 23 sep 2019

    59:05 23 sep 2019 Las tierras del rio Saja guardan memorias de árboles casi olvidados y secretudos, pueblos y envevidas miradas desde el nacimiento no tan lejano del rio Ebro en las altas tierras cantabras. Histórico de emisiones: 03/07/2016

  • Valle de Andarax

    Valle de Andarax

    57:00 20 sep 2019

    57:00 20 sep 2019 Desde las altas tierras de Sierra Nevada el rio Andarax vivifica las tierras de este valle que a brusco paso van descendiendo hasta las cálidas tierras de Alhama de Almería. Histórico de emisiones: 30/04/2009

  • 54:32 19 sep 2019 Un día estas hermosas tierras arroceras desaparecerán si el hombre no lo remedia bajo la mar salada que a golpes de brazo va entrándose a contra corriente. Histórico de emisiones: 29/04/2009

  • El Moncayo

    El Moncayo

    55:35 18 sep 2019

    55:35 18 sep 2019 En mitad de la llamada Peranera del valle de Ebro se alza esta cumbre misteriosa y mítica como testimonio vigilante de la dura expresión de vida que por estos lugares se arrastra. Histórico de emisiones: 28/04/2009

  • Aliste

    Aliste

    56:37 17 sep 2019

    56:37 17 sep 2019 Pocas tierras tienen en su interior el misterio de esos paisajes acunados a la raya portuguesa y encerrando dentro de sí todo lo que de campanas para espantar el nublo, la tormenta veraniega, merece ya un homenaje de emoción. Histórico de emisiones: 27/04/2009

  • Baixo Miño

    Baixo Miño

    55:30 16 sep 2019

    55:30 16 sep 2019 Desde que en Friera el rio se hace libre hasta A Guarda donde sus aguas dan al mar manso, desciende el Miño abrazando esas suaves colinas en las que los viñedos y las parras recrean las uvas que darán los olorosos caldos de esta tierra, los famosos albariños. Histórico de emisiones: 07/11/2000 24/04/2009

  • Alto Tajo

    Alto Tajo

    54:43 13 sep 2019

    54:43 13 sep 2019 Todo en esta comarca es épico todo es grandioso desde el silencio de Chequilla hasta las rejas de Alustante o el enorme castillo de Molina. Histórico de emisiones: 05/11/2000 22/04/2009

Mostrando 1 de 2 Ver más