Tendido cero La 2

Tendido cero

Sábado a las 14.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5009323
No recomendado para menores de 7 años Tendido Cero - 23/02/19 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Buenas tardes, estamos enfilando la recta final del mes de febrero.

Y esta semana, los últimos días,

se ha hablado de dos plazas y dos ferias,

la de Sevilla y la de San Isidro en Madrid.

La de Sevilla porque ayer se presentaron los carteles.

Una feria que va a tener como base

a José Antonio Morante de la Puebla

Juli, Roca Reyes, José María Manzanares.

Una feria en la que va a estar ausente Enrique Ponce

y una feria también en la que hay que destacar,

la vuelta de dos rejoneadores.

Diego Ventura, que el año pasado no estuvo en el círculo hispalense,

lo va a hacer en una corrida mixta.

Y Pablo Hermoso de Mendoza,

que llevaba años sin torear en Sevilla.

Y va a darle la alternativa a su hijo.

Y también hay que destacar el gesto de Sebastián Castella,

de enfrentarse a los toros de Miura.

Una feria llamativa esta de Sevilla, 2019.

En Madrid, hay que hablar solo de 10 puestos,

los que se sortearon el pasado jueves.

Lo más llamativo, precisamente que Andrés Roca Rey

lideará la corrida de Adolfo Martín.

Hablaremos de ese sorteo novedoso de la Feria de San Isidro.

Javier, buenas tardes.

Buenas tardes.

No está en Sevilla, va a estar en Madrid

el domingo de Resurrección.

Suponemos que también en la Feria de San Isidro.

Un torero que el año pasado con una sola actuación, encandiló.

Sí, Juan Ortega encandiló al público de Madrid,

que está desacostumbrado o poco habituado,

a ver un toreo tan clásico.

De ahí que el clasicismo le pareciera novedoso.

Aquello sucedió el 15 de agosto pasado,

el día de la Virgen de la Paloma en Madrid.

Hacía dos años que Juan Ortega no pasaba por esta plaza.

Y lo hizo para aliviar una corrida de Valdefresno,

cortó una oreja al segundo de la tarde,

gustó su concepto del toreo por el temple

y el ritmo que imprimió al mismo.

Un toreo al natural, caro y de fina factura.

Hasta esa fecha,

Juan Ortega no había tenido festejos en la temporada

y después de ese triunfo, me parece que tuvo uno en Sacedón,

provincia de Guadalajara.

Poco rédito, desde luego,

pero no le sorprende porque está habituado

a que el sistema funcione de esta manera,

sabe que los contratos cada vez son más difíciles de conseguir.

Bueno, eso sí que le valió para repetir en Madrid

y vuelve el Domingo de Resurrección

a lidiar una corrida del torero

junto con David Galván, y el otro compañero que es Pablo Aguado.

Un cartel que ha encantado.

Ha encantado con estos tres toreros jóvenes

y con corte realmente atractivo.

Por supuesto, estaremos en América,

tanto en Colombia como en México.

Buenas tardes, Belén. Buenas tardes.

Hablamos muchas veces de la pasión que ponen los ganaderos

en la crianza del toro bravo.

Hoy tenemos un ejemplo de la pasión con mayúsculas.

Sí, esa pasión está personificada en un hombre,

Salvador Gavira,

un hombre y una personalidad bohemia y sencilla

y el digno heredero de la sapiencia de un ganadero

romántico y carismático, como fue su padre, Antonio Gavira.

Salvador se desvinculó de sus hermanos a finales de 2014,

cuando se dividió la ganadería familiar.

Inició andadura en solitario,

con un nuevo hierro, con el nombre de Salvador Gavira.

Y en la Isla de Vega Blanquilla, que es una finca de enorme belleza,

de una riqueza medioambiental inmensa.

Salvador tiene las ideas muy claras,

tiene una fe ciega en una sangre muy antigua

que maneja, la de Marzal,

que compró su abuelo hace seis décadas

y que su padre moldeó para buscar el toro que él siempre soñaba.

Hay que decir que esa pasión que Salvador pone en todo lo que hace,

la transmite al hablar.

Y esa pasión se refleja en un reportaje muy bonito

que vamos a ver.

Hay más temas, más contenidos que vamos a abordar

en este "Tendido Cero".

Empezamos por la capital de Colombia, comenzamos por Bogotá.

"Paseíllo de esta segunda corrida de la temporada,

en la Santamaría de Bogotá,

se iba a lidiar una corrida con fama de torista,

como es Javier Lares Mondoñedo, procedencia Contreras,

para dos toreros españoles y un torero de Colombia."

"Ahí vemos la ceremonia de confirmación de alternativa

en Bogotá de Octavio Chacón.

Se la confirma Fernando Robleño en presencia de Juan de Castilla,

torero colombiano.

Vemos el primer toro, el toro de la confirmación,

que no dio demasiado juego,

pero que Octavio Chacón estuvo firme con él,

aguantando esas embestidas dudosas..."

"Le faltó pujanza al toro, le faltó fuerza".

"Le hubiera cortado una oreja pero no estuvo acertado con la espada.

De ahí que se saldara su actuación con unas simples palmas.

Y luego, el otro toro de la tarde, que lidió en quinto lugar,

solventó también con técnica las asperezas

que presentó el astado

pero sin conseguir mandar muy al aire del toro

dejándole que embistiera a la manera que el animal quería.

Bajó la intensidad aquello,

le faltó transmisión y después de un pinchazo hubo silencio.

Este es el segundo de la tarde.

Bueno, tan manso que fue imposible picarlo.

El público protestó y pidió que se le colocaran banderillas negras.

Pero creo que eso es algo que ya se ha quitado del catálogo,

del reglamento."

"Permitió ver esa madurez

que lleva demostrando hace tiempo Fernando Robleño.

Hablábamos antes del cartel del Domingo de Resurrección,

él va a estar el Domingo de Ramos con la de Victorino Martín."

Robleño aprovechó la mansedumbre de este toro

para imponer su firmeza.

Hizo una faena de oficio, mató bien

y dio una vuelta al ruedo.

Y al otro toro de la tarde, jugado en cuarto lugar,

porque era director de lidia,

sacó genio este toro y él se propuso torearlo

cuando el toro tuvo movilidad.

Después, se fue aplomando cada vez más,

lo atacó con decisión, con torería

y extrajo algunos muletazos de calidad.

A medida que el toro se fue poniendo peligroso,

la faena fue decreciendo, pero al meter la espada,

el presidente sacó el pañuelo blanco,

y Fernando Robleño paseó la oreja."

"Voluminoso contrapié el pañuelo que se asoma en el palco."

"Es un banderín."

"Es un banderín que se asoma en el palco de la Santamaría de Bogotá.

Vamos con el torero colombiano, con el torero de la tierra,

Juan de Castilla."

El tercer toro se movió, se desplazó claro.

Creo que fue el mejor del encierro.

Por lo que se ve en las imágenes, ya que no hemos estado ahí.

Este toro sí que sirvió, él toreó por los dos pitones,

quizá un poco separadito,

y con estas manoletinas de última hora,

consiguió meterse al público."

"Un toro con un encaste muy de Contreras

tanto por capa como por tipología."

Y este es el sexto, al que sí cortaría una oreja.

"Es verdad que en el toro anterior lo pinchó y, por eso, no pasó nada.

Al toro se le aplaudió en el arrastre.

Y este fue el sexto, que sí le cortó la oreja,

un toro que también se movió

y estuvo más decidido Juan de Castilla

y más acertado a la hora de envainar el estoque

y recibió la oreja en premio."

"Pues es lo que sucedió en esta segunda corrida de la temporada,

en la Santamaría de Bogotá

con esos siempre esperados toros de Mondoñedo.

En esta ocasión, en general decepcionaron

una ganadería que siempre es de las predilectas

de los aficionados más toristas de Colombia.

Estamos en unas fechas en las que todavía queda

algún torero en América,

pero la mayoría están preparando la temporada española.

Por tanto, están en nuestro país y de ahí,

que se retomen las entregas de premios.

Hace unos días, ha tenido lugar precisamente

la 24 entrega de trofeos de la Feria de San Isidro

del prestigioso premio del Casino de Madrid.

Una gala en la que no estuvieron presentes dos de los premiados,

ni tampoco representados,

hablamos de Alejandro Talavante como triunfador

y Cayetano como mejor quite.

Sí estuvieron los miembros de distintas cuadrillas,

tanto de plata como de a caballo.

Vicente Ruiz y Agustín Romero.

También estuvieron representados Octavio Chacón, precisamente,

por ser el protagonista del mejor quite.

Dos ganaderos, José Escolar como un homenaje,

y Adolfo Martín,

por haber lidiado el mejor toro de la Feria de San Isidro.

El mejor novillero, Toñete,

ahí está precisamente quien representaba a Octavio Chacón,

Juan Bautista,

protagonista de la mejor estocada

de la última edición de la Feria de San Isidro.

Y Diego Ventura, que estuvo representado por su esposa,

mejor rejoneador también para este jurado

de los Premios Casino de Madrid, 24 edición.

Por tanto, el próximo año,

cumplirán nada más y nada menos que las bodas de plata

de uno de los premios más prestigiosos que se conceden

una vez concluida la Feria de San Isidro.

Muchas veces ven aquí reportajes del campo bravo.

Pero suele haber una trastienda que no le contamos.

Pero a veces también hay situaciones

que nos quedamos entre nosotros, pero que sería bueno describirlas.

Porque tanto Javier, Belén, como yo,

hemos pasado situaciones de apuros con los compañeros

que iban con nosotros.

Sí, más de un susto nos hemos llevado.

Yo recuerdo dos ocasiones,

sobre todo, una de ellas con un compañero,

estábamos grabando un tentadero a campo abierto en el campo.

La vaca se estaba tentando y se arrancó hacia nosotros,

no hubo manera de que nadie pudiese cortarla ni quitarla,

y el compañero se quedó con el ojo pegado al objetivo,

no vio la vaca hasta que no estaba encima

y acabaron todos por el suelo, cámara, trípode, él...

Y también otro,

grabando en el campo también, un toro se arrancó,

todos corrimos... En Martelilla era, ¿no?

Una corrida que se iba a lidiar en Madrid.

Sí, esa fue otra que también iba a contar.

La de Martelilla, estábamos haciendo el embarque,

yendo hacia los toros que se iban a embarcar.

Había uno pegado al camino,

el ganadero paró el coche e inmediatamente según bajó

nos dijo: "Subid todos porque este toro se arranca".

Se arrancó, no dio tiempo, el toro llegó,

dio un golpe al coche, lo sacó del camino...

El problema es que uno de los compañeros de sonido

estaba afuera al descubierto y él fue el que pasó miedo.

Javier.

Yo también tengo alguna no muy lejana en el tiempo.

La última fue en la ganadería de Ana Romero,

con el representante de la ganadería, Lucas Carrasco.

Nos subimos con el cámara a la cabina de un tractor

en una plataforma trasera, muy cercana al suelo.

Íbamos viendo cercados, y el Mayoral,

en lugar de avisarnos por el toro, le preguntamos,

porque en uno de los corrales había un toro solo.

Nos llamó la atención que estuviese solo ahí.

Dijo: "No, es que a ese toro lo han pegado, está herido.

Pero esta mañana han venido a las 6 de la mañana a darle de comer

y tranquilos que no hay problema".

Caramba, el toro, a medida que íbamos cruzando,

a una distancia prudente,

se encampana el toro, se levanta y le digo al cámara:

"Mario, agárrate que no me gusta".

Dicho y hecho, se arrancó,

el primer meneo, la rueda delantera del tractor salió volando...

Claro, perdió equilibrio y el Mayoral dando vueltas

sobre el terreno.

Se nos viene el toro a la plataforma bufando,

estaba muy cerquita,

pegando garrotes y Mario con una cámara en la mano, y agarrado,

se me puso blanco como la cera.

Cuando el toro pegó una oleada y se fue, dice:

"Yo ya me he cortado la coleta".

Fíjate lo que le pareció a nuestro compañero Agustín Arjona,

hace poco en una ganadería.

Estuvo un tiempo recuperándose de ese percance.

El toro en el campo también impone muchísimo respeto,

eso que dicen algunos que no,

que el toro en el campo no tiene peligro,

Está muy equivocados.

Recuperamos lo que llamamos "anécdotas de campo".

Van a escuchar una que pasó

en la ganadería del Marqués de Albaserrada.

Un toro que se hizo el dormido.

(Música)

Recuerdo un toro de un utrero,

que le habían pegado una cornada y vino al veterinario.

Decidió intervenir, y tuvimos que dormirlo.

Lo durmió, esperó el protocolo normal de los 15 minutos,

se bajó, él iba con su todoterreno y yo detrás con el mío.

Se bajó del todoterreno, se acercó por detrás del novillo,

le dio una palmada en el culo, estaba dormido, parecía,

y se levantó el utrero.

Se dio la vuelta, fue detrás de él,

el veterinario se dio la vuelta a su todoterreno,

el toro se cargó a su todoterreno entero,

y me veo a mi veterinario corriendo a campo abierto,

con el utrero detrás y la primera...

Entonces, en ese momento, yo, mi coche nuevo,

escuchando las voces de mi mujer y mis hijas:

"Papá, este coche no lo metas en el campo".

Y ya, la supervivencia hizo que arranqué, le corté al toro

y el toro me destrozó el coche.

Y el toro, galopando detrás del coche.

Recupero al veterinario

debajo de una encina, blanco, blanco, y me dice:

"He dormido a más de 100 toros, de 500,

lo que ha hecho este toro es imposible,

yo he visto a toros levantarse con la dosis de anestesia

un poco grogui,

pero lo que ha hecho de destrozar dos coches y correr más de 500 m,

este toro lo que hacía es que se hacía el dormido".

Era el 15 de agosto del año pasado

cuando un torero llegaba a Las Ventas

con tan solo una actuación en los últimos meses.

Algunos no conocían a ese torero.

Al terminar la corrida, todo el mundo hablaba de él.

Su nombre, Juan Ortega,

y fue, lo decíamos antes, un soplo de aire fresco.

Era tauromaquia vintage, que era totalmente novedosa.

Sí, el toreo clásico de siempre.

Realmente tampoco fue una sorpresa, sí para los que no le habían visto.

Pero los que le habíamos visto,

no supuso una sorpresa porque en su época de novillero,

ya se le habían visto esas buenas cualidades que tenía,

ese poso de toreo clásico.

Y bueno, tuvo un gran ambiente en esta época de novillero.

Lo único que, cuando tomó la alternativa en 2014,

tuvo ese temido parón que tienen muchos toreros.

Ha habido muy pocas oportunidades de haberle visto.

Ahora sí,

supone una ilusión para todos los buenos aficionados

que le vieron en Madrid el pasado año

y que van a tener oportunidad de verle esa temporada.

Y, bueno, desde hace dos temporadas,

también le acompaña un matador de toro sevillano,

Pepe Luis Vargas,

con él ha formado un binomio muy bueno porque los dos,

de alguna manera, hablan, se puede decir, el mismo idioma,

con él se entiende perfectamente

y le está ayudando a profundizar en su toreo.

Nosotros les acompañamos en una jornada de su día a día,

en sus entrenamientos diarios, en la Venta de Antequera,

también en su preparación en el campo

en la ganadería de Buenavista.

Y con ese compendio de cosas elaboramos un reportaje.

Pues sí,

porque nos interesa mucho fijarnos en toreros

que torean poquito, pero creemos que pueden ser atractivos,

en este caso, para la temporada 2019.

Juan Ortega estuvo tiempo esperando, tuvo paciencia.

Ahora, quien espera a Juan Ortega son los aficionados.

(Música)

"Desde muy niño,

Juan Ortega eligió el toreo para formar parte

de su vida y su futuro.

Entroncado en una familia ganadera

y vinculado a la localidad alcarreña de Checa

por sus raíces familiares.

Nació y creció en Sevilla.

Su padre le transmitió su pasión por el toreo

y este ejerció sobre él una fuerza mayor que cualquier cosa."

A mí la afición me viene principalmente por verlo en casa.

Yo he mamado y he sentido el toreo en casa.

Sobre todo, por mi padre.

Y es verdad que mi padre, aunque lleva 40 años en Sevilla,

es de un pueblo de Guadalajara, de Checa,

y, en el fondo, los primeros contactos

que empecé a tener con el mundo del toro,

o con ese ambiente taurino, fue en Guadalajara.

Los encierros, las vacas por las calles,

las novilladas que se hacían y se hacen por los pueblos.

"Además de las primeras enseñanzas de su padre,

Juan se forjó en la escuela de Sevilla y Córdoba,

donde vivió por motivos de estudios,

ya que allí cursó la carrera de ingeniero agrónomo."

Decido irme a estudiar a Córdoba,

y justamente me coincidió con mi etapa

de novillero sin caballo.

Y para poder participar,

concretamente en el certamen de novillada televisada

que organizan aquí en Canal Sur,

tenía que estar inscrito en una escuela.

Por eso, me inscribí en la escuela taurina de Córdoba.

El tema de estudiar o de tener una carrera,

en mi caso me lo tomé como algo más personal,

de formación personal.

Como que la sociedad te lleva ahora a eso,

a tener unos estudios, una formación,

algo que puedas afrontar la vida con cierta preparación.

Pero yo la verdad que siempre tenía claro

que me iba a dedicar a los toros.

"Su etapa de novillero fue una época libre de presiones,

en la que, a pesar de conocer la dureza de la profesión,

no percibió la dificultad de no torear.

Fue triunfador de destacados certámenes,

y tuvo un excelente ambiente

hasta que tomó una alternativa de lujo en Pozoblanco en 2014.

Fue entonces cuando le sobrevino el parón

tras el que asegura haber madurado."

Mi etapa de novillero,

la verdad que toreé las cuatro temporadas

que estuve de novillero, con caballos toreé bastante,

pisé muchas plazas y en el fondo,

fue tomar la alternativa y sí, me quedé parado.

Fue algo como que no me esperaba,

algo que no había vivido nunca.

Y la verdad que a mí me sirvió para poner un poquito los pies

en la tierra y para saber que esta profesión es más difícil

de lo que yo, en aquellos momentos, me imaginaba.

Sí es verdad que me sirvió mucho

para madurar y para enfocarme en lo que yo quería de verdad.

"Tras su confirmación de alternativa en Madrid en 2016,

quiso dar nuevos aires a su carrera.

Y lo hizo de la mano del maestro Pepe Luis Vargas,

que le ha ayudado a encauzar su concepto de toreo

y a entender muchas cosas de su profesión.

Junto a él ha formado el binomio perfecto."

Siempre tenía una cosa clara, que cuando las cosas no salen,

es porque hay algo que no estás haciendo bien.

Si todo lo estuvieses haciendo bien,

estaría funcionando y todo correcto.

Entonces, yo le daba vueltas, y decía:

"¿Qué me está fallando?".

En el fondo, corregirse uno cuesta mucho trabajo.

Y yo pensaba:

"Necesito una persona que a mí me desgrane el toreo,

que me hable de los toreros,

de la historia del toreo.

Cosas que yo sentía que me faltaban.

Y así fue.

Llegué... Algo totalmente fortuito,

llegué a una novillada en Guillena,

que toreaba un amigo mío

Y a la salida de los toros,

me encontré al maestro y fui a saludarle.

Y mi sorpresa fue que el maestro empezó:

"Juan, hace mucho tiempo que no te escucho,

no estás toreando, ¿qué te pasa?

un torero como tú... ".

Y yo le digo: "Maestro, esto está muy difícil".

Y me dijo: "Mira,

apunta mi teléfono y si algún día te apetece

hablar de toros o tomarte un café

o lo que sea, me llamas y yo vivo hay en la Macarena".

Total, que pasaron unos días y estando en mi casa digo:

"Lo voy a llamar por teléfono".

Y nada, quedamos,

nos tomamos un café,

nos tiramos toda una mañana hablando de toros.

Y a mí, con la...

con la pasión con la que me hablaba,

y lo que él me transmitía,

dije:

"Esto es lo que yo necesitaba".

"Cada mañana, Juan acude al sevillano barrio de la Macarena,

donde vive el maestro de Écija.

Allí,

después de realizar una visita a la Virgen

y tomar un café en amena charla taurina,

se desplazan a la venta de Antequera

para llevar a cabo sus entrenamientos.

Con Pepe Luis Vargas se siente identificado,

porque ambos hablan el mismo idioma: el respeto,

el clasicismo, la belleza, la estética y la pureza."

Todo lo que hagas, procura hacerlo con pureza.

Pureza en el toreo es como la pureza en todo.

La pureza es lo que no está corrompido, viciado,

lo que es como el agua del manantial.

Entonces es igual,

la pureza radica en enganchar a los toros

con la panza de la muleta,

con el vuelo, vuelos, no con el pico, no de otra manera,

sino con el vuelo, traerlo metido en la panza,

en el vuelo de la muleta,

torearlo dándole el pecho,

arrastrar la muleta y meterlos atrás.

Es difícil, pero el toreo, la grandeza no está en la facilidad.

Sino en hacer lo que no es capaz de hacer nadie.

Yo te pudo decir cómo se torea,

cómo yo he aprendido del maestro Pepín,

que fue uno de mis maestros.

Pepín Martín Vázquez, lo que Pepe Luis me decía,

Manolo Cortés, el maestro Ordóñez, cuando me apoderaba a mí.

Pero son cosas que yo he aprendido.

Cosas que sé que te puedo transmitir a ti.

Pero tú siempre tienes que torear como tú.

Tú tienes clase y condiciones.

Pero tienes que sacar a Juan Ortega.

Es lo que me motiva a luchar por ti y a llevar las cosas.

Que en ti veo un torero con personalidad.

Que es muy importante.

"En su preparación,

profundizan en ese concepto clásico y puro del toreo,

que nunca pasa de moda.

Y al que Juan,

aporta su sentimiento y personalidad."

Los públicos van cambiando, el toro va cambiando,

los toreros vamos cambiando.

Pero luego, esa...

lo de toda la vida,

el toreo de toda la vida o el hacer las cosas con esa entrega

y pureza, eso, hasta el menos aficionado

que se sienta en el tendido lo capta.

Es curioso, pero lo ves en una plaza de toros.

Llega un tío y se pone de verdad y hace las cosas de verdad

y se pone todo el mundo de acuerdo.

El que está comiendo pipas deja de comer pipas

y se ponen de acuerdo.

Soy de la opinión que verdaderamente transmite,

y lo que verdaderamente llega.

Al final, es lo que cada uno le ponga a lo que hace.

Ya no es un concepto u otro,

sino que tú le pongas pasión a lo que hagas.

Y... tú lo sientas.

Si encima esas cosas las haces bien, las haces con poder,

las haces en condiciones mucho mejor.

Pero siempre cuando le pongas pasión, eso siempre llega.

"Precisamente ese concepto fue el que caló

en la afición de Madrid la pasada temporada,

cuando cortó una valiosa oreja en la corrida del 15 de agosto.

Los años de inactividad,

no impidieron a Juan Ortega aprovechar la oportunidad

y más allá del propio conseguido,

dejó el poso de ese toreo clásico y atemporal.

Y aunque no se tradujo en contratos inmediatos,

sí hizo que su nombre saliera reforzado."

Pensaba que me iba a servir un poco más.

Aunque es verdad que ya un 15 de agosto,

prácticamente las ferias están hechas

y las corridas cerradas,

pero yo pensaba que alguna sustitución,

alguna cosa podría haber enganchado.

Y eso como que me... frustró un poco.

Pero luego, al acabar la temporada, pues...

ya, enseguida,

al poco de terminar,

la propia Plaza de Madrid se puso en contacto con nosotros

para volver el año que viene.

Y el tema del apoderamiento con Roberto Piles.

Enseguida empecé a notar el triunfo de Madrid.

"Ahora su nombre está en esa baraja de toreros jóvenes

que despiertan ilusión entre los buenos aficionados.

Lo que le ha llegado a afrontar el invierno con otras expectativas.

Su vida gira en torno al toro

y no tiene ningún momento de desconexión.

Complementa los entrenamientos de salón con el campo,

cada animal le ayuda a crecer y profundizar en su concepto.

Como pudimos comprobar al verle lidiar

dos toros en la ganadería de Buena Vista."

Es algo que yo siempre añoraba

y siempre me lo echaba yo en cara a mí mismo.

Siempre decía:

"A ver si para la temporada que viene estoy

entre esos toreros nuevos que irrumpen".

Es algo que siempre iba buscando.

Y te da mucho gusto el ver que...

en alguna entrevista

o reportaje o alguna cosa,

los aficionados y sale tu nombre,

eso ya para mí ha sido un triunfo importante.

Y bueno, de cara a esta temporada,

el planteamiento gira entorno a Madrid.

Madrid el domingo de resurrección.

Otra tarde en San Isidro.

Y bueno, gira todo un poco en torno ahí.

"Hoy en día esta nueva generación de toreros, como Juan Ortega,

tiene la responsabilidad de enganchar a un público nuevo,

más desconectado de la tauromaquia."

Ha pasado todas las épocas del toreo,

los que vienen por detrás,

tienen que ser novedad, tienen que ser un revulsivo.

Y a lo mejor habrá gente o aficionados

que necesitan esa novedad

para volver a reengancharse.

O en el caso de la gente joven,

que al final, uno tiende a hacer un icono

de algo que lo sientes como alcanzable

de algo que es de una edad parecida de una edad similar tuya,

y al final,

los toreros de mi generación o los que vienen por detrás mía,

tenemos la obligación de ser atractivos

Tenemos que ser contemporáneos con las circunstancias.

(Música)

Siendo niño, Juan Ortega, soñaba con tomar la alternativa

y confirmarla en Madrid,

y en la Monumental de México.

Hoy, a sus 28 años, con esos tres sueños cumplidos,

busca completar una biografía de leyenda.

Una cosa que me a mí me haría ilusión,

que lo vi una vez en casa del maestro Joselito,

que tenía una vitrina con el vestido

de la Puerta del Príncipe de Sevilla,

un vestido de la Puerta Grande de Madrid,

un vestido de la Monumental en México...

Pues me encantaría, me encantaría tener en mi casa esas tres vitrinas.

El toreo de Juan Ortega posee argumentos

más que suficientes para completar esas vitrinas.

A día de hoy,

solo necesita oportunidades para poder mostrarlos.

(Música)

La historia de la ganadería mexicana

empieza ya a ser cada vez más amplia,

empieza a tener más capas de historia.

Es el caso de la ganadería que vamos a visitar hoy,

su hacienda es del siglo XVI

y es Patrimonio Histórico de México.

Una ganadería, y no es metáfora en este caso, que es de película.

Allí se han rodado bastantes películas

en la ganadería de Santa Lucía.

Fue fundada por Ildefonso Marcos Zaragoza,

hace ya más de 80 años.

Lo hizo, precisamente, para surtir de reses

aquellas plazas donde organizaban festejos taurinos.

Llegó a ser empresario

de la plaza Nuevo Progreso de Guadalajara.

A decir verdad, la ganadería está cerca de Guadalajara.

Y es una ganadería

que está formada con reses de "La Punta",

de la ganadería Valparaíso y de Zacatepec.

Después se le añadió simiente

de la ganadería de Fernando de la Mora,

que es una ganadería que tiene un sistema

de reproducción genética muy moderno

y todavía continua en manos de la familia Marcos Zaragoza.

Son ahora los nietos de Ildefonso los que están al frente.

Precisamente, una nieta del fundador de la ganadería

es un top model muy conocida,

que reivindica, allí por donde va,

los toros, la tauromaquia.

Es una de esas historias que, con acento y pasión mexicana,

nos narra y nos describe Juan Antonio Hernández.

(Música)

"Sumamente alentador

ha sido descubrir en nuestra última aventura

que existen ganaderías, aunque poco conocidas,

que poseen una riquísima historia cercana al siglo de existencia.

Tal es el caso de la ganadería jalisciense de Santa Lucía,

cuya fecha de fundación data del año 1938.

Esta casa ganadera fue fundada

por el doctor Ildefonso Marcos Zaragoza

en la afamada hacienda Santa Lucía.

Histórico casco, Patrimonio Artístico de la nación.

Cuya construcción data de 1591".

(Música)

"Para la creación de este hierro

fueron adquiridas 40 vacas de "La Punta",

y otras tantas de Valparaíso.

Mas un semental de cada uno de estos mismos hierros,

y un tercero, de Zacatepec.

El doctor Zaragoza, un destacado empresario taurino,

gestionando, principalmente por tres décadas,

la antigua Plaza Progreso de Guadalajara,

desde 1922, en un principio

de forma independiente, y posteriormente,

en sociedad con don Ignacio García Aceves.

Además, el destacado médico tapatío,

fue organizador de un sin número de novilladas

alrededor de la perla de occidente.

Por lo que, para abastecerse de esos novillos,

para sus festejos menores, a bajo costo,

fue el que decidió fundar su propia ganadería.

En esta hacienda, Santa Lucía,

que hasta antes de la primera reforma agraria,

llegó a poseer más de 20.000 ha de extensión".

(Música)

"A la muerte del afamado médico,

la ganadería pasó a manos de su hijo,

don Humberto Zaragoza Torres,

quien vio por el ganado, hasta el año 2000, cuando,

apreciando la profunda visión de sus hijos,

Marcos, Ildefonso y Humberto, decidió heredárselas.

Desde ese momento, los hermanos Zaragoza,

decidieron hacer una importante inversión

adquiriendo un semental berrendo capirote

de la línea genética de Fernando del Amor,

más otro, de la genealogía de Valparaíso, llamado Chamuco.

(Música)

Marcos y Humberto,

conscientes de la importancia que tiene para la antigua divisa

poder entrar a las plazas de importancia

y gusto de las figuras, han impuesto,

no solo una importante inversión económica en la ganadería,

sino también de un sistema de reproducción

y selección genética.

Las aguas de la presa Santa Rosa,

provenientes del río Grande de Santiago,

Bañan los abrevaderos de esta divisa esmeralda en plata.

La belleza natural de la zona, con sus extraordinarios paisajes,

aunaba la riqueza arquitectónica

que guarda el casco de esta hacienda Santa Lucía,

La han hecho ser elegida como localización

de varias películas de Hollywood.

Y algunas teleseries.

Tal es el caso de la cinta 'The Bullfighter and the Lady',

de 1951.

Protagonizada por Katy Jurado y Joy Page.

(VITOREAN)

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

(CANTA)

"Además, de la cinta Evita Perón, en 1981,

con Faye Dunaway y James Farentino.

Algo sumamente alentador

para el futuro de esta casa ganadera,

es que los propietarios Marcos, Ildefonso y su esposa Adriana,

han sabido inculcar la pasión por la crianza del toro bravo

a su primogénita.

La top model internacional Mariana Zaragoza".

(Música)

"La que recorre el mundo de las pasarelas internacionales,

orgullosa de sus raíces y de su amor por la tauromaquia, manifestándola

en cada una de las entrevistas o escenarios que pisa

como una de las más importantes modelos del mundo en la actualidad.

Es así como descubrimos

esta página empolvada de la importante historia ganadera

del Estado de Jalisco, la ganadería Santa Lucía".

(Música)

Plaza de toros Nuevo Progreso,

feria del aniversario, segunda corrida.

Se lidiaban toros de la estancia, por Antonio Ferrera,

Octavio García "El Payo" y Diego Silvestre.

Una corrida que salió tirando a mala.

Sí, dieron poco juego.

Hay que destacar el quinto de la tarde.

Porque el resto de los ejemplares,

tanto los que lidió Antonio Ferrera, al que vemos,

como los de Diego Silveti,

pues apenas tuvieron casta, emoción,

tuvieron que intentar sacar lo que podían,

tanto Ferrera como Silveti,

que fueron ovacionados en sus toros.

Ese es el torero español que está haciendo

una intensa campaña en ruedos mexicanos,

y este es Diego Silveti, corriendo bien la mano.

También logró algunos momentos brillantes con el capote,

pero fueron momentos aislados,

tanto con la franela como con el percal.

Y de ahí que se fuera de vacío el torero mexicano.

El mejor toro, con mucha diferencia, el quinto,

un toro que sería premiado con el arrastre lento.

Un toro que toreó francamente bien Octavio García "El Payo",

solo que con la espada no estuvo a la altura

de lo mismo que había hecho con la muleta.

Si un toro salva una corrida, parece ser que este quinto,

al que se le premió con el arrastre lento,

fue el único de los destacados de ese encierro.

Y Octavio García "El Payo",

que está haciendo una gran temporada en México.

Está triunfando por donde va.

Y aquí, en España, estuvo temporadas atrás

y creo que ha hecho méritos

para que alguien le pudiera repetir y poder verlo otra vez.

Creo que es uno los toreros con más personalidad de México.

Tanto Sergio Flores, como Octavio García "El Payo",

son posiblemente dos toreros, entre otros,

que merecerían mucho ver en España.

Ojalá los podamos contemplar,

esos toreros que están destacando en México.

Esta semana también, ha habido un momento muy especial,

era la entrega de la medalla al mérito de las Bellas Artes,

a un grande del toreo a título póstumo.

Dámaso González, fallecido en agosto de 2017.

El galardón que fue recogido, ahí vemos las imágenes,

por su viuda Feli Tarruella, de mano de los Reyes de España.

Que presidieron un acto que contó con más de 300 invitados

y que se celebró

en el Palacio de la Merced de Córdoba.

Hay que recordar que, desde 1996,

cuando se entregó a Antonio Ordóñez

la primera medalla de oro a las Bellas Artes,

que se concedió a algún torero, con la excepción del año 2012,

siempre ha habido algún premiado

dentro de este arte de la tauromaquia.

No va a estar en este 2019

porque son de las disciplinas, que de momento,

ha prescindido el Ministerio de Cultura.

Lo cual, creemos que hay que lamentar.

Vamos a hablar de otro torero de los años 60,

que hoy cumple 50 años de su confirmación de alternativa

en la plaza más grande, en la Monumental de México.

Vamos a hablar de Gabriel de la Casa,

el hijo de Manolito de Talavera.

Emiliano de la Casa, Morenito de Talavera,

efectivamente, fue un niño prodigio

junto a su hermano José Luis.

Torearon juntos los primeros años.

Debutaron en Ávila en el año 60, pero, curiosamente,

de novillero hizo más campaña americana,

porque toreó por Colombia, Perú, Ecuador, etc.

Luego, tomó la alternativa en el año 67, en Manzanares,

se la dio Manuel Benítez "El Cordobés".

Cortó en aquella corrida cuatro orejas y un rabo.

Confirmó el Día de San Isidro en Madrid, en el año 68,

el padrino fue "Serranito".

Y el testigo "Tinín".

Y ha sido un torero, como digo,

que ha toreado más en América que en España.

Creo que en el 71, quedó triunfador de la feria de Manizales.

Luego también se encerró con algún encierro en solitario,

él toreó en solitario algunas reses,

lo que fue en la plaza de Vistalegre de Madrid

y también en San Sebastián de los Reyes.

Ha tenido una larga trayectoria,

pero quizá los más jóvenes, los que no le han visto,

recuerden a Gabriel de la Casa

porque fue empresario de una corrida que se organizó en China,

en Shangai,

donde torearon José Ignacio Ramos,

Iván García y un torero guayaquileño,

que era Guillermo Albano.

Gabriel de la Casa, una historia francamente interesante, además,

con una limitación física que tenía, polio.

Nunca se le notó y consiguió tardes y triunfos muy importantes.

Recordamos hoy esa confirmación de alternativa

en la Monumental de México,

porque fue el 23 de febrero de 1969.

(Música)

Esta plaza de toros de la capital mexicana tiene vista por fuera

un cierto aspecto funcional, con aires de estadio.

A la cual, la afición acude, como en todas partes,

cuando se le ofrecen buenos carteles.

Ahora van a torear Raúl Contreras

y el español Gabriel de la Casa.

Los toros que se lidian son de Torrecilla

y pelearon con bravura y celo.

Finito, que reaparece después de su gravísima cogida,

tiene su mejor actuación en su segundo toro,

mostrándose muy tranquilo durante toda la faena.

(Aplausos)

La actuación de Caleserito es desigual

y no llega a convencer al respetable.

Nuestro compatriota Gabriel de la Casa,

confirma su alternativa.

Luego, brinda a toda la concurrencia.

El primer astado de su lote es tan solo regular,

pero Gabriel muestra en todo instante su arte, valor,

voluntad y deseo de complacerle.

En un achuchón, el toro le alcanza y le propina un puntazo.

Pero Gabriel, sigue su faena sin amilanarse,

rematándola con un artístico desplante.

A la hora de la verdad,

cobra una estocada un poco caída que hace doblar a su enemigo.

Es premiado con la vuelta al ruedo.

(Música)

Como les comentábamos al principio del programa,

ayer se hicieron públicos y oficiales los carteles

de la temporada en Sevilla.

Una temporada muy atractiva.

Y curiosamente,

tres de los toreros que son base de esa feria de Sevilla,

presumiblemente,

no van a estar en San Isidro, no van a estar en Madrid.

Estamos hablando de Morante de la Puebla, del Juli,

y de José Mari Manzanares.

¿Por qué?

Porque no están de acuerdo con el sorteo de esos 10 puestos,

con esas 10 corridas que tuvo lugar el pasado jueves.

Y que levantó muchísima expectación.

Bueno, ha habido otros toreros que sí que han querido.

El resto de los toreros considerados figuras.

Y cuando se ha celebrado el sorteo,

es lo que tiene el sorteo.

A Roca Rey le ha tocado la corrida de Adolfo Martín,

que es una corrida, no sé si a priori la querría él.

Desde luego, no ha toreado ninguna en Madrid de este hierro.

Yo creo que ninguna vez en España.

O sea, que se va a estrenar en San Isidro.

Me consta que Roca Rey barajaba,

como gran sorpresa,

haberse apuntado a Adolfo Martín.

Ahora ya, pierde digamos cierto valor,

porque ha sido por el sorteo, pero lo estaba barajando.

Se puede cubrir de gloria, si la corrida funciona,

y él está como suele estar...

Podría destacarse mucho más.

Vamos a recordar cómo han quedado el resto de distribución.

Bueno, entraron en el bombo otros dos encierros de Alcurrucén

que han sido; uno, para Paco Ureña y el otro, para Diego Urdiales.

A Castilla le ha correspondido la ganadería de Jandilla,

la de Montalvo para Ginés Marín.

A Enrique Ponce, Juan Pedro Domecq,

para Miguel Ángel Perera ha sido la de Fuente Ymbro,

que creo que también es un buen emparejamiento.

Es un nombre habituado a lidiar en esta casa ganadera.

López Simón va a lidiar la de Parla de Ferrera

la de El Puerto de San Lorenzo, y Álvaro Lorenzo la de Garcigrande.

Esas 10 corridas se completarán, luego, lógicamente,

con dos toreros más en ese cartel.

Y luego, las 27 corridas,

el total de esas 27 corridas de la feria de San Isidro,

más las novilladas y rejones.

Belén, la próxima semana escucharemos algunos compañeros.

Porque les transmitimos esa pregunta,

Y es si realmente va a compensar el atractivo

que ha tenido el hecho del sorteo,

va a compensar el que no haya tres figuras

como las que hemos nombrado.

Y claro, por fuerza mayor,

Alejandro Talavante, que está retirado.

Claro, yo creo que a priori falta ese gran

atractivo de esas tres grandes figuras.

Y cuando la gente va a sacar la entrada, lógicamente,

sí que quiere esos nombres los carteles.

Al faltar ese gran atractivo, creo que previamente,

va a haber mucha gente que se retrotraiga

o que no quiera hacerlo.

Por supuesto está el atractivo de Roca Rey,

con esa corrida de Adolfo Martín.

Que el resto de espadas y ganaderías son más previsibles.

Pero el atractivo de ver a Roca Rey,

con la corrida de Adolfo Martín,

pero creo que sí, que va a limitar que no estén otros nombres

dentro de los carteles del abono.

Todavía queda tiempo para estar los carteles.

Ojalá algunos de esos toreros pueda entrar

en alguna de esas corridas que están fuera del bombo.

También, bueno, pues siempre, cualquier cosa cuando se inicia,

hay que experimentarla y probarla para ver si funciona o no.

Estas fueron algunas de las cuestiones

que le trasladamos a la máxima cabeza visible

de la empresa Plaza 1, Simón Casas,

precisamente antes de empezar, minutos antes de empezar el sorteo.

(Música)

-Simón Casas,

¿esperaba el número de toreros que se han apuntado al final,

esos 10 nombres, esperaba más, esperaba menos?

-No, francamente, estratégicamente,

tenía muy claro quién podía venir o no venir.

Y más o menos al 100% ha salido lo que pensaba.

Que es capacidad profesional de visión.

Yo quería al maestro de los maestros, Enrique Ponce.

Y quería la figura emergente con más fuerza que Roca Rey.

Entre estos parámetros,

quería un torero de Puerta Grande de Madrid.

Quería también otra cosa,

no quedarnos en el esquema habitual

que los toreros eligen en su corrida.

Sí de plena legitimidad una figura,

puede seleccionar los hierros que más le gusten.

Los hierros. Pero no a piñón fijo.

-Hace un mes, en el portal Cultoro,

Simón Casas decía que no había que vulgarizar el bombo.

Estaba muy bien para otoño, pero que lo importante en San Isidro

es que hubiera la máxima calidad

y que vinieran todas las figuras y que, posiblemente el bombo,

podría disuadir a esas figuras.

¿Qué le hizo cambiar a Simón Casas de idea?

-Una noche se me encendió la luz.

Dije: "Solo van a sortear 10 ganaderías,

que son habitualmente algunas de máxima figura,

y otras, como Adolfo Martín, Fuente Ymbro,

que no son, digamos, nunca viene la figura, casi nunca,

como no sea para hacer una gesta en San Siro,

solo llegan a la ganadería 10 toreros de plena legitimidad.

De hecho, sumamos casi 30 puertas grandes

de los 10 toreros del bombo de San Isidro.

Y la empresa remata los carteles, la parte creativa.

Los equilibrios artísticos los hace la empresa.

Entonces, me di cuenta aquella noche, en mi sueño,

que este bombo no alteraba para nada

lo que tiene que ser una feria de San Isidro,

con la toma en cuenta de la ganadería de las figuras,

de los emergentes, de los toreros de Madrid.

No lo alteraba para nada porque la empresa,

después del sorteo,

va a tener, y lo voy a hacer esta tarde,

la misión de hacer los carteles en función de sus gustos.

Sé que el San Isidro 2019,

va a ser mucho más apasionante

que los habituales San Isidro.

Va a haber más carteles de interés, más contenido.

Y cuando me di cuenta,

después de pensarlo mucho y medirlo mucho.

Pensé: "Para adelante con ese sorteo",

que no es ni más ni menos que hacer lo que se hizo la historia

de la tauromaquia con los sorteos de los toros de cada corrida.

-Simón, el bombo,

lo que hace es disuadir a una serie de toreros de venir a San Isidro.

Toreros tan importantes como el Juli, Morante, Manzanares.

Si a eso añadimos que Talavante se ha retirado,

¿por qué esta feria sobre el papel

va a ser más interesante y va a tener más atractivos

que la del año pasado?

-Esta feria va a tener más atractivo porque presenta más novedades.

Faltan algunas figuras, y lo digo respetuosamente.

Pero no están porque no hayan querido venir,

porque podría entrar en San Isidro o por la vía del sorteo,

de la ganadería del bombo,

o simplemente eligiendo,

sin necesidad de pasar por el sorteo,

otra ganadería que también son de figuras.

El Pilar, Zalduendo, Ramblas.

El que hubiera querido entrar

sin necesidad de sortear,

hubiese podido hacerlo.

De hecho, hay un torero, Emilio de Justo,

que lo ha hecho.

Eligiendo directamente Victorino y Baltasar Ibán,

tendrá una de las ganaderías de las mejores,

sin necesidad de haber pasado por el sorteo.

Lamento que no estén grandes figuras que respeto mucho

como el Juli, Morante y Manzanares,

pero creo que la frescura ahora mismo,

en el estado actual de la tauromaquia,

vale tanto que cualquier figura del toreo.

-Al final será precisamente el público, los abonados,

los que avalen definitivamente esta fórmula.

¿El sorteo ha llegado para quedarse

o va a ser el público el que decida

si es un experimento puntual o permanente?

-Estoy investigando, creando,

estoy trabajando, no soy dogmático.

No soy revolucionario.

Considero simplemente lo que es de considerar

para cualquier sector de actividad.

Y, sobre todo, de actividad artística,

que lo que no evoluciona, desaparece.

Por lo tanto, estoy haciendo experimentos.

Bien medidos, sospechados,

como ha salido, por ejemplo, la feria de otoño

que fue todo un éxito.

Y, otra cosa, admiro a las figuras,

pero, si nos quedamos siempre con las mismas figuras

y en vez de hablar de los que nacen,

de los que llegan, de los que pueden ser,

siempre hablamos de los que han sido,

¿dónde vamos?

Como se va a seguir hablando los próximos días

de lo que ha deparado este sorteo.

La próxima semana volveremos para escuchar a algunos compañeros

de la prensa hablar al respecto.

Nos vamos a la parte más lúdica de "Tendido cero".

Vamos al campo,

a una de las ganaderías más bonitas de España.

Sí, la de Salvador Gavira,

que como decíamos al principio del programa,

es un hombre que ha heredado prácticamente

todo de la personalidad de su padre.

De un ganadero muy romántico como fue Antonio Gavira.

Salvador cuando se dividió la ganadería familiar,

se desvinculó de alguna forma de sus hermanos,

inició una andadura en solitario,

con la casi totalidad de las vacas nodrizas,

y con un hierro nuevo,

y se enfrentó al reto de salir adelante partiendo casi desde cero.

Porque tenía una finca muy bonita,

pero en la que no tenía apenas instalaciones para el manejo

del ganado bravo.

Sin camadas.

Pero él confió en toda esa experiencia

que había adquirido al lado de su padre.

También la ayuda que le prestó la gente del toro.

Confío en la sangre que manejaba.

Y ha salido adelante.

Este año tiene una camada preciosa,

cuatro corridas de toros, muy en el tipo de la casa.

Una de ellas va a ir a Azpeitia.

Las otras todavía no tienen destino.

Pero, probablemente, van a ser plazas importantes

y con carteles muy rematados.

Hace unos meses les contamos una de las partes

en la que se había fragmentado la ganadería de Gavira,

y van a ver esa segunda parte, la de Salvador.

Un ganadero, que habla con una pasión

producto de las reflexiones

y de lo que aprendió de un ganadero de referencia, su padre.

(Música)

"La isla de Vega Blanquilla es una finca de enorme belleza

y de una riqueza medioambiental inmensa.

Está situada en el corazón del Parque de los Alcornocales,

cerca de la localidad gaditana de Alcalá de los Gazules

y en pleno pantano de Barbate.

En sus 400 hectáreas de terreno, completamente rodeadas de agua,

los toros y vacas de Salvador Gavira

habitan entre las orillas del pantano

y el monte de alcornoques y acebuches."

(Música)

"Anteriormente en este hermoso paraje pastaron los utreros

y erales, de su padre Antonio Gavira.

Antes de que este comprase la finca Soto de Roma.

Y primeramente, los toros de Baltasar Ibán

en la época de esplendor de ese viejo cortijo que,

ahora, en tiempo de sequía, emerge de las profundidades del pantano."

Este cortijo que ahora está hundido, era un cortijo impresionante.

El más emblemático de la zona.

Aquí, pastaban los toros de Baltasar Ibán

y vivían don Baltasar.

Esta finca de Vega Blanquilla,

siempre decían las personas de la zona,

que tenía algo especial.

Que tenía alma.

Cuando...

don Baltasar se la arrienda a mi abuelo,

"el gitano de Casares", don Salvador Gavira,

Pues, mi abuelo entra con mucha ilusión.

Con la ganadería que había comprado...

en el centro de España,

y se trae esas vacas desde la parte de Valladolid,

se las trae aquí a la provincia de Cádiz.

Cuando pasan los años,

mi padre puede llegar a comprar

las 100 hectáreas que quedaron de esa magnífica finca que ahora,

está bajo aguas, junto con su cortijo.

El cortijo de Vega Blanquilla y la finca de Vega Blanquilla.

Es un paraje impresionante.

Un ecosistema lleno de toda especie de aves.

Y por supuesto, es el corazón,

el pleno corazón del Parque de los Alcornocales.

"Cuando el 31 de diciembre de 2014,

la ganadería de Antonio Gavira se divide

entre los tres hijos del fallecido ganadero,

nueve años atrás,

Salvador se desvincula de sus hermanos

y decide iniciar su andadura en solitario

en esta finca de Vega Blanquilla.

Con la casi totalidad de las vacas nodrizas

y con un nuevo hierro con el nombre de Salvador Gavira."

En el año 2015,

el 1 de enero,

llego a un acuerdo familiar,

para el histórico hierro de Antonio Gavira,

con la sangre del encaste Marzal,

se lo queden mis dos hermanos,

y yo, me quedo con todas las madres,

o con el 90% de las madres de la ganadería.

Todos los machos y una cuota de hembra

se la quedan mis dos hermanos.

Yo, arranco, con un lote de vacas viejas.

Unas 120 aproximadamente.

Pero sin camada, no tenía ningún macho que venderte.

Al final,

sabía que, cuando parieran esas vacas,

esperando tres años,

iba a poder comenzar mi andadura normal como ganadero.

Pero ¿cómo viví yo esos tres años?

¿Cómo emprendía una partición sin tener ingresos a tres años?

Pues sencillamente,

con la cultura de saber los oficios que me enseñó mi padre.

Aprovechando la corcha, aprovechando la leña,

haciendo la gestión holística donde se...

se guardan las parcelas,

se secuestran las parcelas para la producción de heno.

Aprovechando el coto, midiendo alguna novillada.

Y de pronto, han pasado tres años,

y me encuentro con que ya empiezo a tener corridas de toros.

Pero claro,

con la sangre de la vaca y del toro de Antonio Gavira.

"En ese momento,

el reto que se planteó a Salvador no era fácil

porque partía de cero, en una finca totalmente virgen.

Que no disponía de ninguna de las instalaciones necesarias

para el manejo de ganado bravo.

Pero la experiencia adquirida al lado de su padre,

le dio seguridad y confianza."

Para tener una ganadería ahí arriba y competir,

tienes que tener una gran finca.

Yo la tengo, gracias a Dios.

Esta Isla de Vega Blanquilla, es un ecosistema increíble.

Con muchos recursos.

Pero, no tenía las instalaciones para el bravo.

Con una piara de vacas mansas, con una piara de cabras,

me era mucho más fácil gestionar.

Introducir aquí, criar aquí los machos,

suponía una dificultad

porque necesitaba una inversión superior.

Una inversión que, jamás, lidiando corridas de toros,

se puede llegar a pagar y amortizar convenientemente.

¿Cómo se hace esto?

Lo primero que tienes que tener es un proyecto para las fincas.

Estudiarlas. Hacer maquetas.

Saber dónde van a ir los cerrados, cómo vas a aprovechar el monte.

En mi caso el arma es el agua.

Yo puedo utilizar el monte con todos sus recursos

para que mi vaca brava, mi novillo bravo y mi toro bravo,

patee el monte, coma la bellota, la carrasca,

la mentedura del acebuche, y, sin embargo,

solo con la gestión de alambrado,

puedo hacer que a una hora determinada,

salga a beber.

Para contarlo o encerrarlo.

Teniendo claro

cómo son las querencias de los animales,

Tienes que tener un diseño

de todos los cercados que quieres hacer.

Una vez que tienes eso,

pasas a la parte más arquitectónica.

Los corales,

la casa, las instalaciones,

es importante.

Porque no es lo mismo

la exigencia para lidiar en primera,

donde tienes que pesar los toros cada 15 días,

si ves si estás haciendo la ganancia,

tener un poco de mentalidad incluso de ganadero de manso, increíble,

que el ganadero de bravo actual tenga que pensar como el manso.

Porque nuestra exigencia de la báscula es tan enorme

que tenemos que saber si nuestra inversión en el toro,

nos va a permitir llegar a los 500 kilos

y llegar a Madrid, o a una plaza de primera.

A la par de eso, viene el entrenamiento.

La exigencia, con la duración que le pedimos al toro,

tiene que ser rigurosísima.

En los tiempos de entrenamiento.

No llevar a una plaza importante el animal

que no te está cumpliendo, el poder en el entrenamiento.

En mi caso,

tengo unos corrales que no están adecuados

ahora mismo para el toro de 500 kilos,

que entra y que es capaz de romper una chapa,

o hay que manejarlo

desde un sistema de puertas correderas

y compuertas abatibles y cuerdas como antiguamente.

Pero se hacía antiguamente. Mi educación ha sido ahí.

He embarcado muchas corridas de toros con mi padre

e incluso con mi abuelo.

¿Cómo manejan en esta ganadería,

en esta finca tan enorme los ganados?

Sencillamente siendo un buen conocedor.

Me he criado con los mayorales, como lo hizo mi padre.

He vivido el toro día a día.

A caballo.

Tengo golpes por todo el cuerpo.

Cojeo de una pierna, me duele este hombro,

pero solo la afición

y la fe en que voy a lograrlo,

me quita todos esos dolores.

Al final, hay una tradición oral, a mí me han enseñado,

me han enseñado mayorales y vaqueros muy buenos.

"Hoy por hoy, todavía no posee plaza de tientas en la finca,

pero gracias al apoyo de las gentes del toro,

Salvador realiza sus pruebas de bravura en tentaderos públicos,

o en otras casas ganaderas."

Mis becerras, las tientan las escuelas taurinas.

Porque el director de la escuela mediante la Diputación,

hace ciclos para enseñar a los jóvenes.

Llevo ya casi 35 años trabajando en esto,

tengo mucho que enseñar.

Y ahora lo hago,

tentando mis becerras con alumnos de las escuelas de Cádiz,

en este caso.

Me paseo por todos los pueblos, promociono el mundo del toro.

No me importa no tener la plaza todavía.

Consigo hacer el tendedero,

en este caso a través del tendedero público.

Cuando tengo que torear algún toro a puerta cerrada,

o sacar algún semental, tengo la ganadería de Torrestrella,

de don Álvaro Domecq,

Tengo la de Fuente Rey, de Fermín Bohórquez.

Ellos me ayudan.

"Una selección en la que las hechuras,

tanto del toro como de la vaca,

tienen un papel muy destacado para él."

Para ser estricto en la selección,

te lo tiene que permitir tu bolsillo y cartera.

Eso es fundamental.

Si tienes 150 vacas y quieres tener 250,

o compras por fuera, que en mi caso no va a ser así,

porque quiero guardar la pureza

Tengo que abrir un poco la mano.

Para después retroceder.

En mis mejores tiempos de ganadería Gavira,

le daba tanta importancia al comportamiento

como a las hechuras.

Se desechaban vacas con ocho y nueve de nota,

porque no estaban en el toro de raza morucha.

Estrecho de sienes, tocado arriba, un poco degollado y la desechaba.

Porque al final,

tenía muy claro

que el toro que transmite más bravura,

es el que está en las hechuras de mi casa.

Aunque le iba a ganar más dinero a un toro grande, con más pecho,

más palurdón, que coja los 500 kilos antes,

que me permita un entrenamiento sin obsesionarme con esos kilos,

y, sobre todo, con toros de plaza de primeras.

La transmisión de bravura dentro de mi encaste,

está en una morfología muy concreta.

Subir poco a poco en musculatura y tamaño,

sabía que me iba a costar la vida entera.

Pero poco a poco, creo que lo voy logrando.

"Salvador tiene una fe ciega en la longeva sangre que maneja,

la de Marshall.

Una vacada que su abuelo compró hace seis décadas

y que su padre moldeó en busca del toro que soñaba.

Y por el que siente verdadera pasión."

Según el estudio del genoma de esta ganadería

que hizo Julio Fernández,

fantástico veterinario de la Unión de Criadores,

descubrió que a todos los niveles celulares, mitocondriales,

del plasma, etc.,

esta ganadería tenía una distancia genética increíble.

Como los encastes más puros.

Entonces, sobre esa base científica,

tenía que investigar hacia atrás por qué.

Por qué tenía esa distancia genética tan grande.

Esta ganadería se cruza con un toro del torero en el año 85.

En el año 30,

se le echan dos toros de Pablo Romero,

y uno del Conde de la Corte.

Precisamente por este Marshall, que compró la ganadería.

¿Qué hay más atrás?

¿De dónde viene esa pureza?

Si uno ve el cuadro de encaste,

primero ve que Gavira no está, esta Marshall,

pero ve que hay una línea directa con el encastre castellano.

Se supone que está extinguido.

¿Por qué yo tengo esas diferencias en mi ganadería

en todos los niveles del ADN,

que encaja perfectamente con la explicación

de que aquí hay sangre de ese encaste perdido?

Los ganaderos hablamos mucho, pero el ADN no engaña.

Esas marcas del ADN son imborrables.

Cierto es que todos los propietarios de este encaste,

se arruinaban,

Tenían la ganadería 15, 20 o 30 años.

No podían competir con otros encastes más bravos.

Morucho castellano, era una cosa mezclada, impura.

Y, sin embargo, cómo el refresco de sangre,

le daba un equilibrio durante una década,

para que el ganadero pudiese subsistir.

No conseguía la reformulación y vendía la ganadería.

Hasta que llega mi padre.

Y da con la fórmula exacta donde, con un 15 o 20 por ciento,

con el toro de Salvador,

consigue un toro capaz de competir con otros.

Yo creo que tengo una raza en peligro de extinción.

A mí no me importa que ahora no me lo reconozca

el Ministerio del Interior.

Ya lo hará, porque la marca genética

no se va a borrar.

Soy capaz de aumentar la pureza de este encaste. Soy capaz.

Yo estoy enamorado del toro Antonio Gavira.

Tocado arriba...

es que así tenemos los dibujos del toro castellano.

Así es.

Tiene futuro este encaste, ¿se ha perdido?

No se ha perdido, está en la casa de Gavira.

"Hoy por hoy el joven ganadero tiene las ideas muy claras

con respecto a sus propósitos de futuro."

Mi objetivo principal

es que la rentabilidad de la finca

hable por sí misma,

tengo que ser una empresa productiva.

Esa es la parte que me conecta con la realidad.

Es evidente que sigo en este oficio, no solo por afición,

tengo una devoción a mis mayores, sobre todo a mi padre.

Entonces, ahí viene la parte pasional,

la parte del bodeguero.

del criador de galgos, de caballos

Hay una recompensa

porque sueñas un toro con unas hechuras,

sale en una plaza, embiste como tú quieres,

y eso no lo cambias ni por el torero que lo torea.

Porque sabe que el esfuerzo no ha sido instantáneo,

ha sido un esfuerzo o un recorrido de 10 años, 20 años,

y ese pequeño momento a veces es el pago de una vida entera.

"Salvador es heredero

de la sapiencia de un ganadero romántico

y carismático como fue su padre, Antonio Gavira,

quien supo inculcarle el amor a la ganadería brava

y le dejó una herencia de valores que no ha querido perder.

Algo que pretende transmitir a sus hijos."

Cuando ven llegar a su casa,

mi hijo Salvadorito o mi niña Lucía,

o Blanca, fijaos qué buena vaquera me ha salido,

Y me ven muy cansado o dolorido, o trabajando los fines de semana,

ahora ellos no lo entienden.

No entienden por qué su padre no lleva una vida normal,

con vacaciones, horas libres, no lo entienden.

No entienden que, para pasar más rato con la familia,

tiene que ser la familia la que venga al campo.

Y estar al lado de su padre.

Incluso que trabajen junto a su padre,

para pasar más tiempo. Ahora no lo entienden.

A mí me pasó lo mismo.

Cuando yo estaba junto a mi padre, no lo entendía.

Me revelaba.

Resulta que en esta sociedad, el valor del compromiso,

Es algo que hay que eludir, porque da dolor de cabeza.

O porque duele.

La educación en el trabajo y la laboriosidad es esencial

para conseguir los objetivos que uno se traza en la vida.

Fundamental.

Cuando ellos sean mayores,

se darán cuenta que la dedicación que tenía su padre,

Y que tuvo su abuelo Antonio Gavira,

y que tuvo su bisabuelo Salvador Gavira,

el gitano de Casares.

Ese ejemplo vital en el trabajo,

será una huella imborrable

donde no sean capaces de eliminar

ya a tres generaciones conservando una raza.

Que eso les pese.

Pero solo lo voy a lograr si doy la vida entera por ello.

Solo, hablando con mi día a día y trabajo,

podré convencerlos

de que en el futuro ellos también sean ganaderos.

"En la personalidad sencilla y bohemia de Salvador Gavira

hay mucho de su progenitor,

del que ha tomado el testigo hasta sus últimas consecuencias.

Destilando pasión por los cuatro costados,

por la ganadería brava.

Un apego y devoción que parece tener continuidad

en las nuevas generaciones de la familia,

que comparten con él, su enorme afición."

Admirable siempre la labor de los ganaderos.

Precisamente esta semana se ha presentado en Madrid

lo que se llama Alianza Rural,

que reúne a varios sectores importantes

como son la agricultura, la caza, la pesca,

los circos y la ganadería.

En la ganadería está representado con el toro bravo

con la Unión de Criadores de Toros de Lidia.

¿Qué pretende Alianza Rural?

Trasladar al mundo urbanita la realidad del campo,

del mundo rural,

que representa a más de 10 millones de personas en nuestro país.

Dentro de poco, a las 17:30 de la tarde,

primera corrida de toros de la temporada en Madrid.

Lo que se denominó la Feria de Invierno

en el Palacio Vista Alegre,

y se va a dilucidar un mano a mano entre Manuel Jesús, el Cid,

y Emilio de Justo, con reses de tres ganaderías.

Parladé, Victorino Martín y el Puerto de San Lorenzo.

Con respecto a América, ¿qué destacamos?

Sobre todo tres festejos que tienen lugar

mañana en la Santa María de Bogotá,

van a actuar Ponce,

Castella y Ramsés, con toros de Ernesto Gutiérrez.

También en la plaza mexicana de Guadalajara,

van a hacer el paseillo Arturo Macías,

Joaquín Galdós y Leo Valadés,

Con toros de Pozo Hondo.

Y el penúltimo cartel de la temporada,

que es el 90 aniversario de la Plaza de Mérida,

donde se anuncian el rejoneador Emiliano Gamero,

Antonio Ferrera y El Payo.

Han visto en este programa distintas plazas de toros,

vamos a terminar con una plaza, pero no es una plaza más,

es la Plaza Mayor de Madrid,

que está celebrando su 400 aniversario.

Porque hubo toros, fíjense, desde su inauguración.

Desde aquel 1619 hasta 1846.

225 años.

Luego hubo un festejo en 1970, de manera anecdótica.

Con esa Plaza Mayor,

con ese vídeo, "maping" que ha servido

para conmemorar este 400 aniversario,

hoy, les decimos adiós.

Nos vemos dentro de siete días, buenas tardes.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tendido Cero - 23/02/19

Tendido Cero - 23/02/19

23 feb 2019

‘Tendido Cero’ recoge lo sucedido en el innovador sorteo de diez puestos para San Isidro, que tuvo lugar el pasado jueves, y entrevista al empresario Simón Casas, promotor de la idea. Esta, junto a los carteles de la feria de Sevilla, han sido las noticias generadoras de más comentarios los últimos días.

Dos reportajes ocupan distintos segmentos del programa. El primero, centrado en la ganadería de Salvador Gavira, donde la pasión es el principal motor del ganadero. El segundo, se acerca a Juan Ortega, un torero que ha despertado gran interés de cara a la temporada, después de encandilar en Madrid el pasado 15 de agosto.

En la órbita americana se sitúan los festejos celebrados en las plazas de Bogotá y la mexicana de Guadalajara, así como la ganadería azteca de Santa Lucía, que dispone de una hacienda del siglo XVI que forma parte del patrimonio histórico de México y en la que se han rodado numerosas películas.

La Medalla al Mérito de las Bellas Artes, entregada a título póstumo a Dámaso González, y las bodas de oro de la confirmación en la Monumental de México de Gabriel de la Casa, completan los contenidos.

ver más sobre "Tendido Cero - 23/02/19" ver menos sobre "Tendido Cero - 23/02/19"
Programas completos (566)

Los últimos 573 programas de Tendido cero

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios