www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5392516
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 600 - ver ahora
Transcripción completa

Los pacientes pagaban sobresueldos a médicos

y a técnicos de compañías de seguros con tal de conseguir bajas laborales

o informes de incapacidad laboral.

-¿Qué es esto?

Si querías saber por el calvario que tuve que pasar en Canarias,

solo tenías que preguntarme.

Te corroe la envidia que me tienes. -¿Sabes lo que te corroe a ti?

El dinero, porque sé perfectamente lo que estás haciendo.

-Hola, doctor Torres.

-Fernando.

-Vengo a hablarle de Salcedo.

-Queda usted detenido por un delito de estafa, falsedad

y cohecho contra la seguridad social. -Tiene que haber un error.

-Pues si hay una equivocación, nos lo puede explicar en comisaría.

-Si no coges este negocio,

nunca podrás ser el verdadero amo del barrio.

Moverías alcohol adulterado

y podrías introducir materiales más lucrativos.

-Pero ¿crees que ese desgraciado se merece hacer negocios contigo?

-A veces es mejor dejar al enemigo intacto,

y no acabar con él enseguida,

si sabes manejarlo.

-Si tú lo dices.

(Móvil)

Dime.

¿Un cadáver? ¿Dónde?

-No me lo puedo creer. -¿Qué pasa?

La policía ha encontrado el cadáver de Carvajal.

Murió a causa de un disparo por la espalda.

Entonces, estamos hablando de un asesinato.

Efectivamente. Y el arma homicida fue una de las dos que encontramos

en el pozo. Lo que no encaja es que estuviera en Costa Rica

y haya aparecido ahí.

¿Ricky Soler?

El mismo.

Oye, ¿y cuándo se le ha tomado una muestra de ADN a Ricky?

La semana pasada.

Y gracias a esa prueba, ha saltado ahora la coincidencia

en la base de datos.

La colilla apunta a que Ricky Soler, por lo menos,

participó en la ocultación del cadáver de Carvajal.

Llegados a este punto, lo mejor que puedo hacer

es ir a la comisaría a entregarme. -Ni se te ocurra.

La ventana de la galería estaba abierta.

Si sigue mintiendo, se buscará un problema.

Antes, cuando hemos estado aquí, Ricky estaba en la casa

y aprovechó que fuimos a por la orden judicial

para que él huyera.

¿De qué vas? ¿Esto qué coño es?

-¿Ha ido todo bien? -Todo bien.

Tengo.... tengo la documentación y le he entregado la pasta a Álvaro.

-"¿Has comprobado que esté todo lo que te dije?"

-Sí, sí.

Está todo. Tengo todos los contactos con sus teléfonos.

-"Bien, bien. Me lo tienes que pasar y cuanto antes."

-¡Es una trampa!

(Disparo)

(Música emocionante)

Menuda carnicería.

Pues sí. Cuatro cadáveres. Tres de ellos, achicharrados.

Y gracias a que estaban fichados

porque sin el ADN, hubiera sido muy difícil

identificarlos.

¿Los tres trabajaban para Santos Mercader?

Los dos que hallamos en el exterior del coche que explotó

eran conocidos como Tango y Cash.

Eran personal de seguridad.

Más bien, diría yo matones.

Pues sí. Antes trabajaban como porteros de discotecas

y con una larga lista en su haber de altercados, agresiones,

palizas, etc.

Un currículum digno de los guardaespaldas de Mercader.

¿Y qué es lo que sabemos del tercero?

El tercero era el dueño del vehículo y fue atado al volante del mismo

antes de que explotara.

¿Vivo o muerto?

Según el informe preliminar de la autopsia,

no hay ninguna herida de bala ni ningún signo

que nos haga pensar que murió por otro motivo

que no fuera el de la explosión.

Era conocido como Cote. Vecino de Carabanchel.

Y también estaba fichado como traficante a pequeña escala.

Sí, le conocía. Le vi una vez junto a Toni, en la calle.

Sí, efectivamente. Ríos lo identificó

como el camello que iba a su instituto

a venderle a los chavales.

Es probable que ahora trabajara para Mercader.

Mira, al final, cambió Carabanchel por Distrito Sur,

tal y como sospechaba Toni.

En cambio, a Mercader lo ajusticiaron.

Está claro que él era el objetivo de los asesinos.

Acabaron primero con sus colaboradores

para llegar hasta él.

Tendremos que esperar al informe definitivo

de la Científica. Pero van a tener bastante trabajo.

No estamos acostumbrados a este grado de violencia.

En Jefatura están de los nervios.

Y espérate a que salga el caso en los medios.

Claudia, no podemos permitir que el cártel de Jalisco

actúe con sus procedimientos habituales

en nuestro distrito.

Bueno, pero no estamos seguros de que hayan sido ellos.

¿Quién, si no?

El escenario del crimen lleva su sello.

Hasta han puesto su firma al cortar la mano derecha

de Mercader, ¿no? Ya, pero ahí hay un matiz.

¿Cuál?

Según el informe preliminar de la autopsia,

la amputación se produjo "post mortem"

y, en el caso de la chica que apareció en el Manzanares,

la amputación fue previa.

Pero, Claudia, ¿te queda alguna duda de la autoría

de esta masacre?

Pues sí, tengo bastantes. Para empezar,

el móvil del asesinato.

¿Por qué el cártel de Jalisco iba a matar a Mercader

cuando era su enlace en Madrid

y cuando estaban montando la maquinaria?

Bueno, a lo mejor, ya había terminado su trabajo

y no lo necesitaban más o sabían que le estábamos persiguiendo.

Al fin y al cabo, hemos descubierto a su topo.

Ya, pero Font está en busca y captura.

Está en paradero desconocido. A ver,

no suponía ningún peligro para ellos.

Tal vez Mercader se volvió ambicioso.

Intentó jugársela a los mexicanos

o cualquier otro motivo personal que desconocemos.

Además, estos mafiosos no necesitan grandes argumentos

para poner en marcha una "vendetta".

Sí, puede ser, pero no me puedo quitar de la cabeza

a los Soler. ¿Por qué?

Pues porque ellos sí tenían motivos para la venganza.

Ellos culpaban a Mercader de la muerte de Luis.

A ver, Claudia, por favor,

es evidente que los Soler no tienen ni la capacidad ni el estómago

para hacer una barbaridad así.

Y, menos, ahora, que Ricky está fugado.

Y, por lo que sabemos del otro hijo,

Álvaro no tiene ninguna experiencia como criminal.

¿Quién lo ha hecho? ¿Elvira sola?

Sí. Desde luego cuesta creer que esa mujer

lo haya podido organizar sola, pero...

no sé, sigo pensando que hay algo raro

en la muerte de Mercader.

Claudia, de verdad, no voy a ser yo quien dude de tu instinto.

En cualquier caso, esta investigación tiene

máxima prioridad.

Tenemos que encontrar algún indicio que nos lleve

a los asesinos de Mercader y su gente.

A ver qué dicen las pruebas.

¿Qué sabemos del explosivo?

Pues que era de fabricación casera

y que lo explosionaron a distancia.

¿Era una cantidad pequeña? Sí, una cantidad pequeña,

pero habían situado dos bidones de gasolina

en el asiento de atrás del vehículo

para multiplicar los efectos de la detonación.

¿Lo ves, Claudia? Eran auténticos profesionales.

Bueno, tenemos que determinar qué tipo de explosivo era

para que podamos rastrear su origen.

Eso sí sería una buena pista, Científica está en ello.

(Móvil)

Del juzgado.

¿Dígame?

Sí.

De acuerdo. No se preocupe, yo lo comunico.

Eso espero. Muchas gracias.

El juez.

Han dado luz verde al registro del Moonlight

y la casa de Mercader. No hay tiempo que perder.

Vale, pues organizo ahora mismo dos equipos

para que vayan inmediatamente. Te dejo todo el informe.

Hola, soy Bremón.

Llamaba para informar, señor.

Acabamos de recibir las órdenes judiciales.

Sí, yo también espero que este registro

termine con la estructura de Mercader.

No, no vamos a permitir que nadie herede el negocio.

Policía.

Tenemos una orden judicial para registrar este local.

Tendré que avisar al dueño.

Claro, llámale.

Aunque no creo que Santos Mercader te coja el teléfono

porque está muerto.

¿Muerto?

Ocurrió ayer en una zona abandonada del polígono.

Le mataron junto a tres de sus hombres,

dos matones y un tal Cote, ¿te suena?

Nacha,

procede con el registro.

Me quedaré hablando con Juan.

Tendrá una teoría muy interesante sobre la muerte de su jefe.

Muy bien. Vamos, equipo.

Has tenido mucha suerte. Podrías haber sido tú.

Ayer te lo advertí, que te buscases otro trabajo.

¿Qué vas a hacer ahora?

Juan, deberías contarnos todo lo que sabes.

No creo que a tu jefe le importe.

Pase, inspectora, pase.

Es la única que quedaba por venir a verme.

Siéntese, por favor. Gracias.

Si viene a buscar a Ricky, no está aquí.

Aunque supongo que eso ya se lo habrán dicho

los agentes que tiene abajo vigilando mi casa.

Menudo derroche de efectivos, ¿no?

Ricky es muy listo. No va a volver por aquí.

Si de verdad fuera listo, se entregaría.

¿Qué clase de vida cree usted que le espera como fugitivo?

Y más, en las circunstancias en las que está.

¿A qué se refiere?

Verá,

hemos estado investigando dónde podría estar su hijo.

No nos íbamos a limitar a vigilar en la puerta de su casa.

Y hemos averiguado

que en los últimos días ha estado ingresado por sobredosis.

A eso me refería.

¿Cuánto tiempo cree que va a tardar Ricky

en meterse lo primero que le ofrezcan por ahí?

Eso fue una recaída puntual. Le afectó mucho la muerte de Luis.

Imagino.

Y también lo de Marga

y que Damián quisiera vengarse de él y estuviera a punto de matarlo.

Su hijo Ricky está pasando por mucho estos días.

No me diga.

¿Y cree usted que lo va a superar él solo?

Mire, no me cuente cómo está mi hijo.

Sé mejor que nadie lo que está sufriendo.

Ojalá pudiera ayudarle. Y puede.

Convénzale para que se entregue.

En prisión podría seguir un tratamiento de desintoxicación.

Podrían ir a visitarlo.

Solo y huido en la calle

puede acabar muy mal.

No sé dónde ha ido ni tengo contacto con él,

así que difícilmente puedo convencerle de nada.

Y si lo supiera, tampoco me lo diría, ¿no es así?

Está perdiendo el tiempo, inspectora. Si no tiene nada más que decir...

En realidad, sí.

En realidad, sí tengo algo más que decirle.

Tengo novedades sobre Santos Mercader.

Ah... Ya.

¿Qué ha hecho ahora ese desgraciado? Morirse.

Lo han asesinado.

Mira,

el que se creía intocable.

Entiendo que se alegra.

Bueno, Santos Mercader mató a Luis, ya se lo dije.

Y, si ustedes no pensaban hacer justicia,

me alegro de que alguien le haya dado su merecido.

¿Y por casualidad no sabrá quién ha sido el justiciero?

Pues no le niego que me hubiera gustado

hacerlo yo,

pero seguro que a Santos Mercader le ha matado uno de los suyos.

El mundo de la droga es así.

Muy probablemente.

Y sea quien sea quien le ha asesinado,

se la tenía jurada, pero bien.

No se ha limitado a pegarle un tiro.

Además, le ha cortado la mano derecha

y se llevó por delante a tres de sus hombres.

¿Está bien, Elvira? ¿Le ocurre algo?

Sí, sí, estoy bien.

Es solo que...

que me ha impresionado.

No estoy acostumbrada a este tipo de noticias,

por muy mala imagen que tenga de mí y mi familia.

Pues siento haberle impresionado,

pero era mi obligación preguntarle por eso.

Y no se preocupe que seguiremos investigando

para averiguar

quién ha sido el autor de esa carnicería.

Tienen mucho trabajo por delante.

Tenía muchos enemigos.

Seguramente sí,

pero no dude que lo esclareceremos.

En fin,

si su hijo Ricky se pone en contacto con usted,

convénzale de que se entregue.

Es lo mejor para él, se lo aseguro.

Hasta luego.

Hasta luego.

Correcto.

Dile a Betanzos que es urgente.

Vale.

¿Qué, te lo has pensado mejor?

Tenemos los ordenadores de Mercader y me apuesto lo que sea

a que esta vez no nos vamos con las manos vacías del registro.

Compañeros, ayudadme aquí, por favor.

Mira, tu última oportunidad de contarnos voluntariamente

todo lo que sabes sobre sus actividades ilegales.

Ya no puede protegerte ni te puede amenazar.

Y seguro que has visto muchas cosas de primera mano.

Vale, peor para ti.

Vamos a descubrirlo de todas formas.

Después, no digas que no te lo advertí.

Bingo.

¿Qué tenemos?

Esto es solo una pequeña muestra de lo que hay ahí dentro.

Estaban escondidos en un doble fondo que tiene el frigorífico

cubiertos por un montón de hielo.

Por fin podemos demostrar

que Santos Mercader utilizaba en Moonlight

para distribuir la meta.

¿Y en la casa han encontrado algo más?

Pues dos armas, dinero en efectivo y material informático

que ya está de camino a la UIT.

Creo que eran dos ordenadores y varios discos duros.

Eso estará bien en manos de Ángela.

Seguro que ella saca a la luz todo este entramado.

Y este ¿qué? ¿Te ha dicho algo?

Pues no ha abierto la boca.

Y te aseguro que no sé de qué le va a servir

serle fiel a un jefe muerto.

De momento, te vas a venir con nosotras a comisaría.

Detenido, claro.

Nacha, ¿te importa?

Claro.

Juan, ¿te pones de pie, por favor?

Juan Gil, queda detenido por tráfico de estupefacientes.

Tienes derecho a guardar silencio, aunque veo que ya lo aplicas

bastante bien.

Tienes derecho, también, a solicitar la asistencia de un letrado.

Y venga, derechito a comisaría que la tenemos a un pasito.

Chicos,

continuad con el registro al almacén y esperad a la secretaria judicial.

El Moonlight por fin queda precintado.

Aquí está.

A ver si dicen algo de nosotros. -No creo, ¿no?

"10 detenidos y 30 investigados por un fraude millonario

a la Seguridad Social".

-Madre mía, cuánta gente implicada, Dios.

-Entre médicos, especialistas y pacientes,

a saber cuánto dinero nos han robado.

Unos, para vivir a todo trapo y otros, para vivir del cuento.

-Menos mal que convenciste a ese hombre

para que delatara a Salcedo.

-Es irónico, ¿sabes?

Ahí Salcedo se cavó su propia tumba intentando venderle

una baja fraudulenta a Fernando Gómez.

-¿Por qué lo dices?

-Porque es de las pocas personas que quedan honestas.

No sabría vivir con ese remordimiento de conciencia.

Hay gente buena todavía. -Tampoco te quites mérito

porque si tú no le abres los ojos, él seguiría tranquilito

y calladito con su baja, ¿eh?

-Lo importante es que todo ha salido bien.

-Bueno,

voy a mirar porque es que no me creo

que no nos dediquen ni una sola línea. A ver.

"La trama operaba desde hacía una década

en Canarias y en Madrid, y se están investigando

posibles ramificaciones en Castilla-La Mancha y Cataluña".

Ah, mira, aquí nos mencionan.

"El desmantelamiento de la trama fue posible

gracias a la confesión de un paciente arrepentido

y por la colaboración de dos trabajadores

de la sanidad pública".

Oye,

¿qué pasa, ni nombres ni nada?

Pues vaya...

-No hemos hecho esto buscando notoriedad, ¿no?

-No, ni por el sueldo tampoco.

Anda, recuérdame qué hacemos en la sanidad pública.

-Pues trabajar mucho. -Exacto.

-Doctor, qué contento le veo. -No me llames doctor.

Hay confianza. Llámame Antonio.

Él es uno de los policías que detuvo a Salcedo.

Y ella es Andrea, la enfermera que estaba asignada a su consulta.

Me ayudó a descubrirlo. -Hola, un placer, Toni.

-Igualmente. Pero, bueno, el mérito de llegar hasta el final

es de Antonio, la verdad.

-El mérito ha sido de todos. Es un trabajo en equipo.

Por cierto, estábamos leyendo la noticia,

pero me dijo Claudia que había delatado

a todos los miembros de la trama con tal de rebajar su condena.

-Sí. En cuanto se vio acorralado, cantó como un pajarito.

Se le va a pasar el bronceado en la cárcel, ya verás.

-A mí, en el fondo, me da pena, ¿sabes?

Es un buen médico.

-Bueno, podrá ayudar en la enfermería de la prisión.

¿Te lo imaginas? -Me cuesta, la verdad.

-Con la de empresarios y políticos que hay en Soto del Real,

igual se monta una clínica privada. -Eso me cuesta menos imaginarlo.

-Me voy a volver a comisaría que empieza mi turno.

Un placer, encantado. -Igualmente.

-Hasta luego. -Adiós, Toni, adiós.

Nosotros también nos tenemos que ir, ¿no?

-Sí, sí. Hoy nos espera un día duro.

Han reasignado a todos los pacientes de Salcedo

entre el resto de médicos.

Así que vamos.

-A ver a quién nos han puesto para ocupar su plaza.

-Yo, si te digo la verdad,

prefiero que sea una mujer. -¿Por qué?

-No soporto a los babosos que intentan ligar en el trabajo.

-Bueno, yo soy un hombre y no soy baboso, ¿no?

-Ahí te doy la razón.

¿Has conseguido que hable el camarero?

Su abogado tuvo mejor mano que yo para hacerle entender

que era lo mejor para él.

Y admitió que conocía el verdadero negocio de Mercader.

y que la descarga de drogas y las visitas de camellos

eran en su presencia.

¿Nos ayudará a identificar a esos camellos?

Revisará con Nacha las fichas de los sospechosos habituales.

Muy bien.

Hay algo más.

Juan se ha retractado de la declaración

que hizo la tarde que murió Luis Soler

y admitió que Luis salió del pub con Mercader.

¿Y cómo justifica que nos mintiera? Porque Mercader se lo ordenó.

Así que cuando salió con Luis del pub,

ya lo tenía planificado.

Eso refuerza la teoría

de que Mercader se llevó a Luis para matarlo en el hotel

y fingir un suicidio.

Fue la última persona que lo vio con vida.

La hora encaja.

Mercader se fue con Luis del pub una hora antes de su muerte

según la autopsia.

Me alegro de aclarar los hechos de la muerte de Luis.

Le prometí a Elvira que descubriríamos la verdad.

Le hice una promesa parecida a Álvaro.

Aun así me da la impresión de que les hemos fallado.

No sé, siento...

Siento una especie de culpa por la muerte de Luis.

Silvia, tu actuación en este caso ha sido impecable.

No te puedes responsabilizar

de que tu compañero sea un corrupto. Pasé muchas horas con él.

Llegamos a un grado de intimidad que...

Que me parece increíble no haberlo notado.

Ni tú ni nadie.

No te martirices, lo atraparemos.

Le he pedido a Ángela que me tenga al tanto de...

cualquier rastro en el ordenador de Mercader sobre Font.

Si le ayudó a huir, quizá haya algún dato que nos ayude

a saber por dónde buscar. Muy bien.

Detendremos a cualquiera que haya trabajado con Mercader.

Que haya sido su empleado.

Así que,

no quiero que queden ni las cenizas

de ese negocio.

(Puerta)

Ya estoy, ¿qué tal los registros? Bien.

Ponte con las diligencias.

Esas pastillas deben llegar ya al laboratorio.

Entendido, permiso.

¿Las pastillas?

¿Eso quiere decir que por fin hemos encontrado metanfetamina?

Eso parece. Estaban bien escondidas en el almacén del Moonlight,

junto con una gran cantidad de dinero.

¿Y qué hay del registro del domicilio de Mercader?

Más dinero y dos armas cortas. Ni rastro de droga.

Tenemos que fiarlo a los ordenadores y discos duros

que Ángela está destripando.

En cuanto lo tenga que me avise. Vale.

Espera, espera. ¿No se te olvida algo?

¿El qué?

¿No tienes nada que contarme?

No estoy para acertijos,

que llevo toda la mañana al teléfono, ¿qué pasa?

A ver, Paula Bremón.

Nueva agente en prácticas destinada a Distrito Sur.

Si no me equivoco es tu sobrina, ¿no?

Sí. Lo es.

Es la hija de mi hermano Mateo.

Perdóname, se me olvidó comentártelo.

Además, no tengo la cabeza para asuntos familiares.

¿Con un asunto familiar bajo tu mando estarás a gusto?

¿Por qué no? ¿Qué tiene que ver que sea mi sobrina?

Quiero que sea tratada igual que otro agente en prácticas.

No podemos pedirles a los demás que traten como una más

a la sobrina del comisario. Eso es imposible.

Pues habrá que hacer posible lo imposible.

Te voy a pedir algo.

Quiero que la dirijas tú igual que has hecho con Toni.

Y ningún trato de favor.

Que nadie diga que es una enchufada.

Por mí no va a quedar. Ya sabes lo que pienso de los enchufes.

(RECUERDA) "Álvaro, esto lo podemos arreglar tú y yo.

Tú no eres como tus hermanos. Tú eres listo.

Por eso quiero hacer negocios contigo.

-Ni se te ocurra hablar mal de mis hermanos.

-Pero si yo aprecio mucho a los Soler.

Tu hermano Luis me gustaba.

Estaba enamorado de él, de verdad.

No he amado a otro hombre como a él.

-Eres un mentiroso.

Luis te odiaba con toda su alma por todo lo que nos has hecho.

Nos quitaste el Moonlight, humillaste a mi madre

e hiciste que Ricky volviera a las drogas.

-Álvaro, eres buena persona.

-¿Sabes lo que soy?

Un Soler.

Y los Soler no perdonamos. Hiciste daño a mi familia

y no voy a parar hasta acabar contigo".

Hola.

Silvia.

Traigo noticias.

¿Sobre Ricky?

No, no lo hemos encontrado.

Aunque le iría mejor si se entregase.

Dices que me traías noticias.

Sobre Santos Mercader.

Te prometí que lo detendríamos pero...

Pero no va a poder ser, lo siento.

Le han asesinado.

¿Asesinado?

Me extraña.

La última vez que lo vi llevaba guardaespaldas.

Que han muerto con él y un camello.

Entonces se lo merecían.

Son buenas noticias.

¿Cómo dices eso?

Santos Mercader mató a mi hermano Luis.

No me da pena que le hayan matado.

Pero de ahí a alegrarse.

Los mataron a sangre fría.

Los responsables no son mejores que Santos.

Si tú lo dices.

¿Y quiénes se supone que son los responsables?

¿Los habéis cogido ya? No, aún no.

Caerán, no dejaremos que el cártel de Jalisco

imponga su ley en Distrito Sur. Venga ya, Silvia.

No vengas con promesas que no puedes cumplir.

Sabes perfectamente

que se os da mejor esposar a delincuentes de pacotilla.

Los narcos de verdad

utilizan sus propias leyes.

Eso no es verdad.

Es lo que piensas para ir a trabajar todos los días, ¿no?

Pues tú misma.

Pero no me pidas que confíe en la justicia.

Pensé que preferirías que...

que le juzgasen por todo eso.

Ya veo que no nos vamos a poner de acuerdo, ¿no?

No.

Ni en esto, ni en ninguna cosa.

Pero gracias por venir a decírmelo, me has alegrado el día.

Álvaro. ¿Qué?

Sé que lo estás pasando mal con lo de tu familia.

La muerte de tu hermano Luis, la huida de Ricky, la enfermedad...

No hace falta que me lo recuerdes, gracias.

Sé perfectamente que mi familia se hunde.

Pero estoy dispuesto a hundirme con ellos.

Es que no hace falta.

Quiero que cuentes conmigo, que te apoyes en mí.

Silvia, no vayas por ahí.

Estoy cansado.

Y no necesito tu apoyo.

No lo quiero.

¿Por qué ya no?

Porque se acabó.

¿Crees que no hablaba en serio el otro día?

Ya veo que sí.

Pero es que no lo entiendo.

No entiendo por qué...

por qué has cortado conmigo.

Estábamos ilusionados con un futuro juntos

y de repente... De repente...

mataron a mi hermano mayor.

Y yo me alegro de que el responsable se pudra en el infierno.

Esa...

es una de las muchas razones que nos separan.

Eso lo dices porque estás lleno de dolor y de resentimiento.

No. Pero...

Lo digo porque lo siento.

Lo siento hoy.

Lo sentiré mañana.

Y lo sentiré durante muchos años.

No tenemos ningún futuro juntos.

Esto se acabó y no vamos a volver.

Veo que lo tienes claro.

¿Querías verme? Sí.

He empezado a descubrir cosas muy interesantes sobre este caso.

Oye, ¿estás bien?

Cuéntame tú, anda.

Bueno.

A ver...

Acabo de empezar a investigar a Santos Mercader

y enseguida he descubierto que es muy metódico.

Es algo que juega a nuestro favor.

He descubierto que tenía...

paraísos fiscales con diferentes empresas pantalla

desde las que hacía su actividad criminal.

Los de la UDEF están investigando más a fondo.

Lo que te puedo decir es que movía montañas de dinero negro.

Genial.

¿Algo para mí?

Tenía un archivo encriptado donde apuntaba todo,

entradas y salidas de dinero. Y en muchos de esos documentos

aparecen las siglas AF.

Alejandro Font.

Sí.

Lo he comprobado y coincide con los viajes de Font a Suiza.

Se ve que tenía una cuenta oculta donde ingresaba dinero,

pero casi siempre en pequeñas cantidades.

La gran mayoría del dinero se lo quedaba en "cash".

A saber cuánto costarían los hotelitos en los que se quedaba.

¿Cuándo fue la primera vez que aparecieron esas siglas?

Aproximadamente una década.

El goteo de ingresos ha sido constante.

Se ve que ya lo tenía como segundo empleo.

Con un sueldo mucho más jugoso.

¿Font cobraba del narcotráfico desde que entró en la UDYCO?

Sí.

Mi teoría es

que Mercader le fichó en ese momento cuando empezaban a poder.

Así que siempre ha sido un corrupto.

Si te sirve de consuelo, te diré que el juez ha bloqueado sus cuentas.

No va a poder tocar ni un céntimo de ese millón.

¿Un millón de euros? ¿Tanto?

1 200 000 para ser exactas.

¿La cuenta en Suiza de Font está intacta? ¿No ha desviado nada?

No. Los compañeros de la UDEF me lo han confirmado.

¿No te parece extraño que...

no intentase acceder a sus cuentas?

Lo lógico hubiese sido hacer una transferencia.

Es lo que yo haría si quisiera huir.

Con una conexión a Internet segura le basta y le sobra.

Es que siempre hemos pensado que Mercader le ayudó a huir.

¿Y si Font no ha salido de Madrid?

¿Estás insinuando que Santos Mercader ha matado a Font?

Tendría lógica.

Ahora era un problema y una boca más que alimentar para callarlo.

Precisamente cuando se descubre que era policía.

Probablemente se ha querido deshacer de él.

Tendría sentido eliminarlo.

¿No se ha encontrado en su casa ningún indicio de asesinato?

Tú lo has dicho.

Mercader era metódico, ordenado. Muy maniático.

No he encontramos nada y dudo que los lupas lo hagan.

Si había evidencias, se ha deshecho de ellas.

Y sin cuerpo y con el supuesto asesino muerto...

El final de Font...

va a quedar en suposiciones.

Aunque fuera un corrupto y te haya traicionado

de la peor manera, me imagino cómo debes estar.

¿Tú sabías que Font y yo...?

Obvio. Sí.

¿Sabes?

Pensaba que tendría ese momento con él en calabozos

para poder decirle cara a cara todo lo que pienso.

No imagino para él...

Ya.

Haya pasado lo que haya pasado, él se lo ha buscado.

¿Quién se pone a sueldo de un narco?

Esos tipos no te mandan una carta de despido cuando no te necesitan.

Desde luego.

Voy a informar a Miralles.

Vale. Oye, Silvia, ánimo. Cualquier cosa que necesites,

sabes que aquí me tienes.

Gracias. De nada.

-Hola, hijo. -Mamá.

No te había escuchado entrar.

-Es que te he visto tan concentrado

que no quería interrumpirte.

-Pensaba.

Le he estado dando vueltas al negocio

y creo que puedo reducir los gastos en el transporte,

para que el alcohol adulterado sea más rentable.

-Me sorprende que puedas pensar en eso.

-Te dije que me ocuparía del negocio.

Estoy haciéndolo.

-Y lo que decidas estará muy bien, pero...

Después de lo que hiciste ayer...

¿Seguro que estás bien?

-Lo estaré.

Solo necesito tener la cabeza ocupada.

-La inspectora Miralles me ha contado

los detalles de la masacre.

No me lo podía creer.

-Mejor así.

Habrá visto que tu sorpresa era más auténtica.

-Sí, la verdad que sí.

Tú me dijiste que habías terminado con el asunto, pero...

No me hablaste de una carnicería.

-Solo hice lo que tenía que hacer, mamá.

Nada más.

-Y lo hiciste por nosotros y no te voy a juzgar.

Pero me preocupo por ti.

¿Seguro que estás bien? No pareces tú.

-Es curioso,

Silvia acaba de estar aquí y me ha dicho exactamente lo mismo.

Es la primera vez que os ponéis de acuerdo.

-¿Silvia ha estado aquí?

¿Sospechan de ti? -No, no te preocupes.

He hecho las cosas tan bien para que pareciera

un ajuste de cuentas de la gente de Santos.

Esa fue la parte más desagradable, pero ya está.

Asunto zanjado.

-¿Ya está? ¿Asunto zanjado? ¿Así de fácil?

A ver, Álvaro, pero...

Aún me acuerdo de lo de Carvajal que...

te quedaste aquí...

bloqueado delante del cadáver e ibas a llamar a la policía.

-Y si me hubierais hecho caso,

Ricky no tendría que huir.

No te preocupes, no es un reproche.

No sé.

Me habré convertido en lo que iba a ser mi destino.

Ser un criminal. -No, no, no.

Tú no eres un criminal.

Eres un buen hijo que lo ha dado todo por su familia.

-Sí.

Lo he hecho por mi familia.

Pero prefiero llamarlo por su nombre.

Mamá.

Llevo años

en contra de vuestros chanchullos, pero ahora...

Me he convertido en un asesino a sangre fría.

Ayer maté a cuatro personas y no me arrepiento.

-Ojalá no hubiéramos llegado a esto.

-No hay marcha atrás.

Ahora hay que pensar en el futuro.

-¿En qué futuro? -En el tuyo.

Y sobre todo en el de Ricky.

Necesitamos dinero para cuidarle.

Estaría más tranquilo si entrara en un centro de desintoxicación.

Sea donde sea.

Tenemos que ahorrar.

Vas a necesitar cuidados a diario.

-¿Ves? Yo también me he convertido en lo que más odiaba.

Ser una carga para vosotros. -Eso no es así.

Somos una familia.

Y cuidar los unos de los otros no es una carga.

-Estoy tan orgullosa de ti.

(SUSPIRA)

Si esta enfermedad me lo permite,

voy a ayudarte en todo lo que pueda.

-Ya lo haces.

Sigues siendo la cabeza pensante de la familia.

-Ya tengo quien me sustituya.

¿Seguro que quieres seguir por este camino?

-No hay otro.

-Hola.

-Hola.

¿Qué te pongo? -Un café para llevar, por favor.

-¿Nada más? -No.

Bueno, sí.

-¿Sí? ¿Quieres un pincho? ¿Una tostada?

-No, solo quería decirte que voy a pedir Distrito Sur como destino.

-¿Y ese cambio de opinión de repente?

Con lo empeñado que estabas en irte a la costa.

-Porque no sé si voy a ser un paquete con una tabla de surf.

No me voy a comer la playa todo el año.

-¿Podrías hablar en serio por una vez en tu vida?

Lo que no quiero es que si te quedas discutamos cada dos por tres.

-No vamos a discutir cada dos por tres.

-¿Seguro?

-Seguro, seguro en la vida no hay nada.

Que no, en serio.

Lo he pensado y no voy a dejar de estar en Distrito Sur

por no verte con ese chaval, ¿sabes?

Es importante y tengo que tener en cuenta

criterios profesionales. Y ya está.

-O sea, que esta decisión es exclusivamente profesional.

-Sí, sí.

Me gusta Distrito Sur, estoy cómodo en la comisaría.

Estoy aprendiendo mucho, me gustan mis compañeros.

Y ya está. Y es eso lo que te quería decir.

-Me alegro de que no renuncies a todo eso por mi culpa.

-Vaya, pensaba que te ibas a alegrar de perderme de vista.

-¿Por qué dices eso? Pues claro que no.

Sé que te he hecho mucho daño

y también sé que no puedo cambiarlo ni volver atrás.

Pero...

De verdad que espero que con el tiempo pues...

podamos volver a ser amigos y tener el buen rollo de antes.

-Igual, con el tiempo.

-Buenas.

-Hola, Espe. ¿Qué te pongo?

-¿Me pones un zumito de piña? -Ahora mismo.

-Y yo estoy superenfadada contigo, ¿eh?

-¿Conmigo? ¿Por? ¿Qué he hecho ahora?

-¿Cómo puedo ser la última en enterarme

que vas a pedir destino en Distrito Sur?

-Ah, por eso.

Tienes razón, tenía que habértelo dicho la primera.

Porque me ha ayudado mucho la conversación que tuvimos.

-Ah.

Pues me alegro mucho de que me hayas hecho caso.

No se pueden tomar decisiones profesionales

por motivos sentimentales. ¡Mira!

Merche también me hizo caso y ahí está, tan feliz en Tailandia.

-Ya.

Lo único tener que ver

a mi exnovia con el nuevo italiano con el que se está enrollando.

Pero no pasa nada. Que lo estoy trabajando

y ya lo estoy superando.

Así que...

-Te duele todavía, ¿no?

-Un poco, un poquito. Pero...

Estoy muy contento de quedarme. Me flipa Distrito Sur,

estoy contento con vosotros, con mis compañeros,

y aún tengo que aprender mucho, y es lo que importa.

-Si al final, con las prácticas, has madurado, ¿eh?

-Pues puede ser, puede ser.

Deberías decírselo a mi padre, que me trata como si tuviera 12.

Me piro que me está esperando Nacha.

Chao.

-Estas son las nuevas condiciones.

O las tomas o me busco otro transportista.

Pues es lo que hay.

Y espero tu respuesta esta tarde porque tengo prisa.

-¡Álvaro!

-¿Ricky estás loco? ¿Qué haces aquí?

-No me eches la bronca que he entrado por el patio para que nadie me viera.

-¿Estás bien?

Tienes un aspecto horrible. -No estoy bien,

necesito meterme algo. -Deja ya las malditas drogas.

¿No ves que no te dejan pensar?

¿Qué haces aquí?

-Por eso estoy así, porque no me dejan pensar.

Cuando me meta un tiro estaré bien.

-Ya pero es que no lo entiendo.

Deberías haber cruzado la frontera.

-Es que no está siendo tan fácil.

He ido a Atocha, pero está plagado de maderos.

-Pues cógete un bus, es más discreto.

-Lo he intentado, he ido a la estación del Sur,

pero también está hasta arriba de maderos.

¿Qué quieres? Me he agobiado y no sabía qué hacer.

-Y te has metido en la boca del lobo.

¿No te das cuenta que aquí te conocen todos?

Está lleno de policías. En casa, han venido aquí.

-Joder, joder. -Vale, ¡eh, eh!

Calma. Voy a cerrar la persiana, y vengo, y encontramos un plan.

-Vidal.

Sí, soy yo, eso es.

Escucha, necesito pedirte un favor. Sí, necesito uno.

Estupendo.

Mira. -¿Se puede saber qué haces?

-Cállate. -Lo vas a empeorar.

-¡Cállate!

Vidal.

Necesito pedirte un favor, no me lo puedes llevar a casa.

¿Me lo puedes traer al taller de mi hermano?

Eso es, Motor Soler.

Sí, en la calle de los Cerezos, eso es.

Gracias, tío. Por favor, date toda la prisa que puedas.

Gracias. Chao, chao.

Tranquilo, ¿vale? Me lo trae enseguida y está solucionado.

-¿Tranquilo?

Si Luis estuviera aquí, te partiría la cara.

-Pero es que no está.

¿Vale? No está.

Y Vidal es el único que tiene lo que me puede calmar ahora.

-Muy bien.

-Bueno, entonces, ¿no te vas?

-¿Dónde voy a estar mejor que en Distrito Sur?

-Estaba a punto de celebrar que te iba a perder de vista.

-Sí, ¿no? Mira la sonrisilla que se le escapa.

Si te he alegrado el día. -Está bien, lo reconozco,

pero solo por una razón.

Me voy a encargar de convertirte en un poli hecho y derecho.

-Un poli hecho y derecho, estás flipando.

Si me queda una semana para jurar el cargo.

Encima con notazas.

-Venga ya, no te vengas arriba.

Esto de jurar el cargo es como sacarse el carné de conducir.

Apruebas el examen, te dan el carné,

pero la experiencia la ganas con kilómetros en el coche.

Es lo mismo.

Solo serás un buen policía

cuando tengas muchos kilómetros de experiencia.

-Que sí, Nacha. -¿Ves cómo te queda por aprender?

Es lo que te intento decir y no entiendes.

-Ya, estoy en el lugar perfecto para eso.

Lo que no pase en Distrito Sur, parece el Bronx esto.

-En eso te doy la razón

porque lo del asesinato de Mercader y los suyos

parece sacado de mi tierra, suerte que no hay muchos casos.

-Sí, por cierto que me han dicho que estaba detrás el cártel de Jalisco.

-Es una posibilidad, es una hipótesis.

-A ver, el coche estaba reventado, una bomba, tres hombres muertos,

Santos Mercader que tenía la mano por un lado y el cuerpo por otro.

Está clarísimo.

-¿Te das cuenta que te queda por aprender?

Si te aferras a una hipótesis y descuidas pistas que lo contradicen

donde ahí puede estar la verdad del caso.

Tienes que tener los ojos abiertos, los oídos abiertos

y seguir tu intuición, pero también abrir la mente.

Nacha, escucha, parece ser que Ricky está en el barrio,

he recibido un soplo.

Quiero que vayáis inmediatamente. Muy bien, ¿adónde?

Al taller mecánico de su hermano.

Vale, ¿alguien lo ha visto entrar? No.

He recibido la llamada de Distrito Tres,

están en medio de un operativo antidroga.

Tenían pinchado el teléfono de un camello, un tal Vidal

y ha llamado un cliente citándolo en Motor Soler.

Ricky. Tiene que ser él.

Vale, te vienes conmigo, conduce.

Llevaos refuerzos y que no se escape, por favor.

Muy bien. Hasta luego.

A ver, Ricky, céntrate.

Tenemos que planear tu huida.

Estoy mirando coches que vayan directamente a Portugal.

-Estás fatal.

-¿Tienes un plan mejor?

-Pues no, Álvaro.

Tienes razón. ¿Quién va a meter en su coche a un yonqui como yo

con esta mala pinta?

-Vale, quizás es mejor que te quedes aquí hasta la noche.

-Sí.

-Veré la forma de sacarte sin dar el cante.

-Creo que es la mejor idea.

Así Vidal me trae las cositas y ya está.

-Ricky.

No te das cuenta que no va a solucionar nada.

-Álvaro,

cuando me meta un tiro se me pasará el dolor de cabeza y podré pensar.

-Sí, pensarás en la próxima raya.

A ver,

mamá y yo hemos hablado y creemos que

lo mejor es que te metas en un centro de desintoxicación en el extranjero.

Estés donde estés.

Podemos darte una identidad falsa.

Por el dinero no te preocupes, yo me encargo.

-Gracias por apoyarme pese a todo. -Siempre.

Voy a estar para todo lo que necesites, ¿me oyes?

-Es lo mismo que decía, Luis.

Joder.

No me puedo quitar de encima la sensación

de que va a aparecer para darme un abrazo.

-No te preocupes.

Mercader pagó por todo el daño que le hizo.

Se lo dejé bien claro antes de volarle la cabeza.

-¿Le hiciste confesar? -¿Y sabes qué?

Luis no suplicó por su vida.

Y Mercader sí.

(Puerta)

Policía, abran la puerta.

-Sal por el patio, yo les entretengo.

-Abran la puerta o tendremos que entrar a la fuerza.

-Ya voy.

¿Se puede saber qué pasa? ¿Por qué tanta prisa?

-Álvaro, sabemos que tu hermano está aquí, ¿dónde está?

-¿Ricky? Ya os he dicho que no lo veo desde ayer.

-Ah, ¿no? ¿Y por qué está el taller cerrado a estas horas?

-Porque me da la gana. Soy autónomo.

Puedo cerrar el taller cuando quiera sin dar explicaciones.

-Muy bien, vamos a proceder a un registro del taller.

-¿Tenéis una orden? -No hace falta.

Tenemos sospechas fundadas de que ocultas a un fugitivo.

(RADIO) -"Objetivo avistado, es él. Solicitamos refuerzos.

Se dirige a la plaza de La Parra." -Recibido, vamos para allá. Vamos.

-¿Todo bien, doctor?

-Estaba viendo el último informe de su neurólogo.

Le ha cambiado la medicación.

-Sí, bueno, lo pedí yo.

Es que las pastillas que tomaba me producían mucha jaqueca.

Estas me sientan mejor.

-¿Ha tenido más episodios de desorientación o lapsus?

-Bueno, sí, el otro día.

Pues... estuve a punto de preparar la cena para mis tres hijos.

-Me hago cargo, la mente humana es la gran desconocida,

es un misterio.

Pero lo que le iba diciendo, no debería abusar de los somníferos.

En su caso son contraproducentes.

-Si no descanso, mal.

Y si duermo mucho, peor.

No hay quien entienda a los médicos. -Bueno.

Sé por lo que está pasando, pero convendría

que volviera a sus hábitos normales de sueño sin medicación.

-Lo sé.

-Sus quehaceres diarios, todo es más sencillo si está en orden.

-Sí, de hecho quería pedirle

que me apuntara más ejercicios de aquellos de...

(DUDA)

Estimulación cognitiva. -Cognitiva.

-Eso, agüita con el nombre.

-La próxima semana le traeré cuadernos para que los rellene.

-Y, por favor, me apunta también

el nombre del centro que me comentó.

-Sí, claro, está en la calle Montesa.

A pesar de estar diagnosticada, puede irse por ahí

para seguir trabajando en el ordenador.

-Sí.

Voy a hacer todo lo que esté en mi mano para estar bien.

-¿Soy yo o la veo más peleona que nunca?

-No, yo siempre he sido una mujer muy luchadora.

Y ahora mucho más que nunca.

Mis hijos aún me necesitan. -Eso está muy bien.

Que encuentre motivaciones por las que luchar. Aférrese a ellas.

Es muy importante en su caso tener objetivos.

-Tengo mi objetivo muy claro, doctor.

Gracias.

-Cuídese.

-Joder, joder.

-¿Qué haces, tronco? ¿Estás loco? ¡Ricky!

Alto, ahí. ¡Alto, ahí!

-No, no. (SISEA)

-No, no. ¡Toni!

-¡Suéltala! O te juro que te reviento la cabeza.

Ricky, no hagas tonterías, por favor.

Pues deja que me marche. Sabes que no puedo hacerlo.

Ricky, por favor, suéltame, te lo pido por favor.

-Cállate, ¡cállate!

Ricky, mira a tu alrededor.

No tienes escapatoria.

Entrégate. No te muevas.

No os acerquéis que la mato.

-Que la sueltes hostia. ¡Suéltala! ¡Quieto!

Que no se mueva nadie.

Mantened la calma.

Ricky, sé que no quieres hacer daño a Paty.

-Pues no me obligues. -¡Ricky!

-No puede pasar, no puede pasar, señora. Está armado.

-Es mi hijo.

-¿No ve que está fuera de control? Quieta, por favor.

Ricky, escúchame.

Quiero que ahora pienses en Marga.

Joder.

Sé cuánto te arrepientes

de no ayudarla aquella noche en Salamanca.

Por favor,

no hagas lo mismo con Paty.

Es inocente.

Suéltala.

Por favor.

Toni, llévate a Paty a la comisaría dentro.

-Toni, llévatela dentro, corre.

Lo has hecho muy bien, Ricky, lo has hecho muy bien, tranquilo.

Venga.

Ahora lo vamos a arreglar.

Baja el arma muy despacito.

Baja el arma, por favor.

Y ahora, ¿qué?

¿Qué pasa ahora?

Te prometo que vas a tener un juicio justo.

Cariño, tendrás el mejor abogado.

-No, mamá.

Tú no quieres que vaya a la cárcel.

Y yo no quiero un juicio justo.

Yo voy a pagar por lo que he hecho.

Ricky.

Ricky, deja el arma en el suelo, deja el arma en el suelo, por favor.

Necesito que vengas conmigo a comisaría.

Solo te voy a hacer unas preguntas sobre Marcos Carvajal.

Y después pasarás a disposición judicial.

Yo lo maté, ¿vale?

Fui yo.

Vino a pedirme dinero, yo estaba drogadísimo.

Se me fue de las manos y le pegué un tiro por la espalda.

Después lo tiré a un pozo.

Lo siento mucho, mamá.

Ricky, dame tu arma.

Dame tu arma y ven conmigo a comisaría.

No compliques más las cosas, por favor.

Mamá.

¿Te he dicho que te quiero?

-¡No!

¡No! ¡No!

¡No! ¡Ricky!

-Joder, cómo duele.

-Solicito una ambulancia urgente.

-Aguanta, Ricky. Aguanta, cariño. (TOSE)

Ricky. Ricky.

Ricky, cariño.

-Mamá, mamá. -Sí, aguanta, mi vida.

-No quiero vivir con esta culpa. -No.

-Le jodí la vida a Marga.

-Y yo, ¿qué voy a hacer sin ti?

¿Qué voy a hacer sin ti, cariño?

-Lo siento. -Aguanta.

-Lo siento, mamá. Te quiero.

-Y yo a ti, cariño mío.

No, no, Ricky, Ricky, no. (LLORA)

No.

¡No! ¡No!

Lo siento, Elvira.

No me toques, asesina.

Has matado a mi hijo. ¡No, no!

-Entiendo que siendo su hijo la llame asesina y cosas peores,

pero sinceramente si piensa que es culpa de Miralles está equivocada.

No es así.

-Se veía venir que Ricky iba a acabar mal.

No paro de pensar en el momento del disparo.

Debió de ser terrible para esa mujer ver...

morir a su hijo de esa forma.

Igual si hubiera hecho las cosas distintas,

ahora sería diferente.

-No te sientas culpable, cariño.

La única culpable

de que esta tarde enterremos a tu hermano

es Claudia Miralles

y te juro que no voy a parar hasta que pague por lo que ha hecho.

Me puse en su lugar, ¿sabes?

Por un momento no fui la policía que disparó,

sino la madre que abrazaba a su hijo muerto.

Y en ese momento me odié.

Su actuación se ajustó en todo momento al reglamento.

Hasta tú mismo lo podrás comprobar.

Eso he venido a investigar y a fondo.

Disparar en la vía pública pudo ser una medida desproporcionada.

En el cuerpo no queremos policías de gatillo fácil.

Por favor.

Miralles disparó para evitar un mal mayor.

Hasta tú tendrás que reconocerlo.

No pego ojo en toda la noche.

Estoy preocupado por si esto puede afectar en la enfermedad

y es lo que nos faltaba.

-El problema es que la enfermedad causa problemas de sueño.

-¿La enfermedad? Venga, doctor.

Sabemos que no es el alzhéimer lo que le quita el sueño a mi madre.

-Qué bien que has vuelto, de verdad.

-Cariño.

-Tanto tú como Miralles pensabais que era un criminal, por eso disparó.

Pero Ricky era buena persona y sobre todo buen hermano.

No quiero echar leña al fuego, pero...

Pero ¿qué?

Pero sí era un criminal.

Vale que tu hermano era más que un delincuente,

pero dentro de todas sus caras,

esa era una y formaba parte de él.

-¿Cleo? ¿Qué haces aquí? ¿Estás bien? -Sí, he venido a verte.

-Después de tanto tiempo. -Ya, ya lo sé.

Es que vi la entrevista que diste explicando lo de tu cambio.

-Mi transición.

-Eso, eso, sí.

El caso es que me pareció supervaliente por tu parte.

-Ya.

¿Paula cómo se ha tomado eso de que os mudéis con ella a Madrid?

Bien, ¿cómo lo iba a tomar?

Después de un año en la Academia de Ávila,

creo que agradecerá volver a casa con las cosas hechas.

A ver,

tú sabes que quiero a Paula, pero no esperes

ningún trato de favor por mi parte hacia ella.

Yo nunca te pediría algo así.

Igualmente, me la cuidarás, ¿no?

-Este año en prácticas en la policía puede ser duro para ella.

-Seguro que agradece tener a sus padres cerca.

-Eres demasiado protectora con ella.

-Tú te anotas el tanto de soltarle el dinero que te pide

y yo quedo como la mala de la película.

-No digas eso porque tu hija te adora.

-Sí, pero me caen los reproches ¿y sabes por qué?

Porque fui yo quien intentó quitarle de la cabeza la idea de ser policía.

-Déjame adivinar. A que has pagado con la tarjeta de la clínica.

Igual que mi viaje desde Mallorca, la habitación.

Así no te arriesgas a que tu mujer mire los gastos de la tarjeta.

-Además de guapa, inteligente.

-Lo mismo digo.

-Tú también ibas sobre seguro.

En aquel congreso había muchas eminencias médicas,

pero ninguno tan guapo y encantador como yo.

-Eres un creído. -Lo sé, pero ¿a que te gusta?

-Me encanta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 600

Servir y proteger - Capítulo 600

20 sep 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 600 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 600 "
Programas completos (619)
Clips

Los últimos 2.080 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. María

    Hace unos días comenté que esto parecía el Bronx pero ya ni el lejano oeste con sus indios y vaqueros. Es de traca.

    25 sep 2019
  2. yo

    Pues yo espero que Álvaro también la palme, porque se ha vuelto un asesino sanguinario, peor que su familia. Deberían de pagar por sus crímenes.

    21 sep 2019
  3. Isabel

    Era una gran personaje Ricky, qué tristeza su muerte. Desde luego que me habéis emocionado. Ahora sólo espero que no les pase nada ni a Álvaro ni a Elvira, creo que son los mejores personajes actualmente. Elvira parece Dannerys Targaryen, que ya ha perdido a dos de sus dragones, pero por favor que no acaben mal ni ella ni su hijo, que puedan salvarse. Veremos como se presenta la cuarta temporada. Y Quintero, gracias también que sigue vivo. Esos tres son ahora mis personajes favoritos. Enhorabuena por la serie, hacéis un gran trabajo, es la mejor serie española del momento.

    21 sep 2019
  4. María Luz Port González

    No me gusta que últimamente se "liquida" fácilmente a cualquiera. Ya fue duro ver cómo eliminaban a Luis, el apoyo y guía de la familia Soler. Pero también acabar con el pobrecito Ricky!!! Me parece la serie ya más que una tragedia. No me gusta, termino el capítulo compungido. Qué horror!! Y, sobre otro punto: no se suponía que Quintero estaba pendiente de juicio? Y una persona en esa situación puede salir de España libremente con su pasaporte? Incoherente, no? No me gusta el cariz que toma la serie que se acerca a su final.

    20 sep 2019