www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5151691
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 493 - ver ahora
Transcripción completa

-¿Cómo dices que te has hecho esto?

¡Es tu padre!

-¿Quién eres para hablarme así?

-¿Y tú, para apagarle cigarrillos en la espalda?

-Ya hablaremos tú y yo.

-Cuando quieres mucho a la persona que te maltrata,

no es fácil denunciarlo.

Y a veces la policía no es la mejor opción.

-¡Vamos! ¡Para adentro! -¡No, no!

-Ese chaval necesitaba nuestra ayuda.

¿Te cuesta entender eso o qué?

-Cometisteis un delito

del que no sacaremos ningún beneficio.

-¡No todo se hace para sacar tajada! -Lo hicimos por compasión solamente.

-¿Alguien te ha hecho

las barbaridades que le han hecho a Dani?

-Me llevé unas cuantas palizas de pequeño, sí.

-¡Tu padre! -No podía contártelo, mamá.

Ese cabrón acabó con mi autoestima.

-¿Por qué la tomó contra ti?

-No era el tipo de hijo que él quería tener.

-¿Has hablado con tus tíos?

-Hay un problema para irme a vivir con ellos.

Como soy menor, quieren llamar a mi padre para pedirle permiso.

-No te pongas chulito, a ver si voy a denunciaros.

-Saldrá a la luz que eres un maltratador.

Tú tienes mucho más que perder.

Hay un sospechoso y vamos a hacer una rueda de reconocimiento.

(MONTSE) ¿Un sospechoso de...? Podría ser el estrangulador.

Quiero que incluya un nombre: Pablo Baeza.

Vale, pero no le tratamos como sospechoso.

Sí, estoy cruzando una línea roja. Si tuviera una orden,

pues no estaría hablando contigo.

Solo te he pedido la wifi de Ferreterías Damián.

(FEDE, PARA SÍ) "Ya eres mío, chaval".

¡Quieto!

-¿Cómo me has localizado?

(FEDE GIME, HERIDO)

Estamos a punto de empezar.

¡Claudia! ¿Qué pasa?

Me debí de cruzar con su asesino.

Es verdad, tú ibas a ese centro comercial.

Sí, aparqué en el "parking".

El crimen se produjo el mismo día

que íbamos a hacer la rueda de reconocimiento.

¿Y si el estrangulador temía que Ibarra le reconociese?

Solo tendría sentido

si el estrangulador fuera

uno de los participantes en la rueda.

¿Dónde estuvo Pablo ayer por la mañana?

Sí, salió a hacer un par de arreglos a domicilio.

Tenía algo por la tarde.

Pablo no hizo ninguna chapuza.

He llamado a las casas que tenía que visitar y no estuvo.

Eso sí que parece determinante.

Además, me he pasado por su casa. Si está allí, no abre la puerta.

¿Qué pasó la noche que asesinaron a Mónica Llorens?

Yo eso no lo sé.

Pero es verdad que Pablo no estuvo conmigo.

-"Espe, he programado este vídeo

para que te llegue en 24 horas.

Siempre he sospechado de Pablo...

y, por desgracia, estaba en lo cierto.

Si ves este vídeo es que...

algo malo me ha pasado". (ESPE LLORA)

"Siempre te llevaré en mi corazón".

(SE ESFUERZA EN RESPIRAR) -¡Chist!

Chist, tranquila, tranquila.

(Música emocionante)

¿Qué hay en esta caja?

Es material. Se equivocaron y está para devolver al proveedor.

Se lo he dicho.

Si hubiera aquí algo, yo lo habría visto.

Se sorprendería: cuando buscas de verdad, encuentras.

Si yo prácticamente vivo aquí, ya habría visto algo.

Solo hacemos nuestro trabajo.

¿Hay alguna trampilla o algún almacén aparte de este?

No, lo que hay es lo que están viendo.

A ver qué es esto.

(Música de tensión)

Una cámara de fotos instantánea.

Con una como esta, el estrangulador hizo las fotos que nos mandó.

Un momento.

Aquí hay una libreta.

Yo no tenía ni idea de que esto estaba aquí:

ni la cámara ni la libreta. Ya lo comprobaremos.

Pero es lo que menos nos importa ahora.

Hay fotos de las mujeres asesinadas.

"Rita Blanco, se negó a la maternidad".

(PASA PÁGINAS)

"Carolina Fuentes, asesinó a su hijo".

"Susana Huertas.

Abandonó a su hijo".

Esta es la foto de Mónica Llorens.

"Alardeaba de sus delitos como mujer".

Hay que ser un monstruo para hacer esto.

Claudia, todavía hay más.

"La mujer que no da su fruto y no ejerce de madre

debe ser arrancada como la mala hierba...

Debo impartir justicia, solo yo puedo hacerlo.

Si no cumplen con el sagrado poder de la maternidad,

tendrán que pagar.

¿Acaso los niños no tienen derecho a nacer?

Entonces tú no tienes derecho a vivir".

Es suficiente.

Emilio, estamos en la ferretería. Pablo Baeza es nuestro hombre.

Tienes que emitir una orden de búsqueda.

Claro, por supuesto. Ahora mismo te llevo las pruebas.

Díganos dónde podemos encontrar a Pablo en estos momentos.

Lo último que sé es que se marchó ayer después de trabajar.

Esta mañana me ha dicho que no venía porque estaba enfermo.

Espero que nos diga la verdad.

¡Sí! Bueno, ella vio el mensaje esta mañana. ¿Verdad?

Oiga, tiene que creerme. Yo en esto no mentiría nunca.

Claudia, aquí hay más.

"Gracias, Señor, por enviarme a una mujer como Espe.

Ella me dará muchos hijos para formar una familia".

Espe está en peligro.

Si está en este diario no es buena señal.

¡No lo coge!

¡Javi, Marta!

Encargaos de recoger las pruebas, por favor.

Y usted no se mueva de aquí. Tiene que estar localizable.

(Música de tensión)

(Música más tranquila)

¡No trabajes tanto, hombre! ¿No sabes que eso acorta la vida?

-El trabajo no acorta la vida. Para eso están las preocupaciones

que te traen algunos a tu oficina.

-¿Y quién las tiene,

con la cuenta del banco llena de cuartos?

Conmigo solo tendrías que ocuparte de cómo gastarlos.

-Nogueira, ayer ya te dejé las cosas bastante claras.

¿A qué demonios has venido?

(SUSPIRA) -Mañana me marcho para casa

y no quería irme sin traerte otro regalo.

Licor café, lo destila mi primo en su casa,

con orujo de Porto Marin. "Non probaches una cousa igual".

-No hace falta que te molestaras.

Con la caja de marisco que trajiste el otro día

ya tuve bastante. Todavía huele la oficina.

-Me gusta ser embajador de mi tierra, y más con mis amigos.

¿Qué te parece si sacamos unos vasos

y brindamos para quedarnos con buen sabor de boca?

-Podemos abrir esa botella y bebérnosla entera si quieres,

y cantar una muñeira, pero no cambiaré de opinión.

No haré negocios contigo, que te quede claro.

Búscate a otro.

-Pero ¿por qué sois tan chulos los de "Madriz"?

Uno viene aquí con sus mejores intenciones,

te trae su mejor licor café... Relájate un poco,

y disfruta de las cosas buenas que te pone la vida delante.

-Yo tengo todo lo que quiero en la vida,

por eso no quiero hacer negocios contigo,

por eso estoy fuera de este negocio. Y te lo repito: búscate a otro.

-Que te quede una cosa clara: nunca se sale.

Por mucho que ahora andes a político y a ciudadano honrado,

lo que fuiste está ahí.

Demasiados contactos, demasiada información

mucha gente a tus espaldas... ¡Qué va!

También yo di mis pinitos en política,

pero, ya ves, no sirvo para "pailán".

Me acostumbré a estar en la cima. -Pues toda para ti,

porque yo no la quiero.

Y ahora, si no te importa, tengo demasiadas cosa que hacer

y no puedo perder el tiempo, así que será mejor que te largues.

(SE LAMENTA)

-¿Es tu última palabra? (SIN DUDARLO) -Sí.

Es mi última palabra.

-Te equivocas, Fernando Quintero.

Y los errores se pagan.

(Se cierra la puerta)

-¿Va todo bien, papá? -Sí, va todo bien.

-¿No me presentas o qué? -Claro que sí:

Julio, te presento a Anxo Nogueira, es un empresario gallego.

Ha venido para una reunión, que ya estábamos terminando.

Y ya se iba, ¿verdad?

-Un placer, Julito.

Mira, le traje un poco de licor café a tu padre. Aquí lo dejo.

Si queréis más, una llamadita y se trae.

-Que tengas buen viaje. -"Ata loguiño!"

¡Quinteros!

(SE CARCAJEA)

-¿Qué hace este tío aquí? ¡Dijiste que le pararías los pies!

-Es lo que estoy intentando, pero no me resulta nada fácil.

Te dije que esos gallegos son muy cabezones.

-Pues espero que te deje en paz de una vez.

-No te preocupes, que ese tío no podrá conmigo.

¿Tú qué haces? ¿Te vas ya?

-Sí, he quedado con Olga en el centro comercial.

¿Necesitas algo? -No, no.

Estoy bien. Vete con Olga y pasadlo bien.

Yo tengo que terminar unos asuntos que tengo pendientes.

-Venga, pues luego te veo. -Hasta ahora.

(Música de tensión)

¿Espe?

¡Espe!

Silvia, creo que Espe se ha dejado el teléfono.

Es muy raro.

A lo mejor ha bajado a comprar y se lo ha dejado.

Desde que está en la UFAM no se deja el móvil.

Bueno...

"(VOZ DE FEDE, CARRASPEA)"

¡Claudia!

(FEDE) "Espe,

he programado este vídeo para que llegue en 24 horas.

Si lo estás viendo es que no me ha ido muy allá.

(RÍE) Pero, bueno, al grano.

Siempre he sospechado de Pablo,

y, por desgracia, estaba en lo cierto..."

(Música de tensión)

Menos mal que siempre recuerdas dónde aparcamos. Estoy perdido.

-Como en la tienda. -Oye, no seas mala.

Me di cuenta de que esa señora se quería colar,

pero pensé que debía de tener prisa.

-Bueno, me parece estupendo que tenga prisa,

pero que pida permiso.

Luego dirán que los jóvenes no tenemos educación.

-Cuando te pones así, me recuerdas a la inspectora jefe.

(RÍE) -Pero ¿qué dices?

(Música amenazante)

-Oye, ¿qué pasa?

¡Eh, eh, tranquilo!

No vamos a oponer resistencia, baja eso.

-¡Eh, eh! ¡Eh, suéltala!

(Golpe)

(JULIO GIME)

-¿Qué queréis? ¿Dinero? Toma.

Acabo de sacar, quédatelo todo.

(Patada)

¡Que la sueltes!

(GIME)

-Un saludo de Anxo Nogueira.

¿Estás bien? ¿Seguro? ¿Sí?

Este vídeo prácticamente nos asegura

que Pablo es el autor de la muerte de Fede.

Fede localizaría a Pablo cuando se disponía a matar a Ibarra.

Hay que localizar a Espe como sea.

¿Y esto?

Cloroformo.

Entonces ha sido Pablo.

Pablo tiene a Espe.

Hay que encontrarla antes de que sea demasiado tarde.

Bueno, tranquilízate.

Si quería matarla, lo podría haber hecho aquí.

Además, recuerda lo que hemos leído en el diario:

Pablo está enamorado de Espe.

A saber cuándo escribió eso. Da igual cuándo fuera,

para él, Espe es la mujer ideal, la perfecta madre de sus hijos.

Eso nos da un margen.

Hasta que vea que no tiene posibilidades con ella.

Y cuando ese suceda, no sabemos cuál será su reacción.

Vamos a encontrar a ese monstruo antes de que suceda.

Hay que apretarle las tuercas a Damián,

a ver si sabe a qué sitio la ha podido llevar.

Coge el portátil...

y el móvil. Y nos vamos.

(DESANIMADA) Esto lo analizaría Fede.

Ya, pero no te preocupes, nos apañaremos. ¡Va, ánimo!

(Piar de pájaros)

(Piar lejano, música sombría)

(Se abre una puerta)

Hola, cariño.

¿Cómo te encuentras?

-¿Qué es este lugar?

¿Dónde estamos?

-Chist, no tengas miedo.

Tranquila, yo estoy aquí contigo.

-¿Y qué es esto?

(ATURDIDA) ¿Por qué me has traído aquí, Pablo?

-Es nuestra casa.

-Pero...

eso no puede ser.

Suéltame, por favor. Yo no quiero estar aquí.

-Bueno, ya sé que está un poco llena de trastos

y algo sucia,

pero entre tú y yo la vamos a convertir en nuestro hogar.

Ya lo verás.

-Eso no puede ser, porque...

porque yo no quiero estar aquí, Pablo.

¡Me has traído por la fuerza!

-No me has dejado otro remedio, mi amor.

Pero en un par de días que estemos juntos

ya verás como cambias de opinión.

Si tú y yo estamos hechos el uno para el otro.

Ah, por cierto, mira.

¿Te acuerdas de esta foto?

Es de cuando fuimos al cine,

a ver esa película de Hugh Grant que tanto te gustaba.

Por cierto, te he puesto los zapatos.

Pero te he traído tus zapatillas de estar por casa

y tu pijama, para que te sientas cómoda.

Bueno, te voy a dejar descansar.

Si necesitas algo, me llamas.

(Música tétrica)

(La puerta se cierra)

(Música inquietante)

¿Estás mejor?

-Sí. Fue buena idea pasarnos por aquí antes que por comisaría.

¿Y tú? ¿Te duele mucho el estómago?

-No, no. Estoy mucho mejor también.

Pensando en lo que podrían habernos hecho,

el susto y el dinero que nos robaron no tiene importancia.

-Es verdad, pero creo que tendríamos que denunciar.

¿Tú crees?

Con el día que deben de tener hoy buscando al estrangulador,

y al asesino de Fede...

igual lo último que necesitan es otra denuncia ordinaria.

Tú misma me has dicho lo agobiada que está tu madre.

Si se entera de que te han atracado, imagínate cómo se pondrá.

-¿Qué, pareja?

-Hola.

-¿Qué pasa? ¿Por qué esa cara tan larga?

-Nada.

-Venga, cuéntamelo.

-Nada, nada.

-Venga, Olga, que tú no eres de tomar tila.

Déjate de chorradas y cuéntame lo que os pasa.

-Vale, pero no se lo cuentes a mi madre.

Ya se lo cuento yo cuando esté más tranquila.

-Vale, de acuerdo. ¿Tan grave es o qué?

-Nos han atracado en el "parking" del centro comercial del polígono.

Dos tíos a punta de navaja.

-¿Cómo? ¿Y os han hecho algo?

-Se han llevado el dinero y a Julio le han pegado.

-No ha sido nada, Elías.

En cuanto les di el dinero, se fueron. Solo querían intimidar.

-Claro, pero ¿no has ido al centro de salud a que te miren?

-No, porque estoy bien.

-¿Y os han quitado algo más que el dinero?

-A Julio el reloj y el dinero. Las tarjetas están intactas.

-Vaya, qué detalle.

-Pero, no sé, me parece un poco raro.

Pensé que nos habían seguido desde el cajero, pero ahora no.

Es que nos salieron justo al paso delante de tu coche.

-Olga, eso no lo podemos saber.

Igual nos vinieron siguiendo en paralelo

y al verme abrir el coche se plantaron delante.

Íbamos distraídos hablando de nuestras cosas.

-Oye, pues igual deberías añadir esas sospechas a la denuncia.

-¿No habéis puesto una denuncia?

-Te he dicho que no quiero preocupar a mi madre.

Además, supongo que estaréis con mucho lío, con lo de Fede.

-Sí, lo de Fede ha sido un palo y es terrible,

pero la vida sigue, ¿no?

Yo tengo que seguir investigando, y vosotros debéis denunciarlo.

-Lo íbamos a hacer mañana, que estarán las cosas más calmadas.

-Lo importante ahora es que cacéis a ese asesino.

-¿Y quién os dice que no eran ellos?

No sabéis hasta dónde podrían haber llegado.

Olga, parece mentira que siendo hija de una inspectora,

no sepas que existen estos peligros y cómo evitarlos.

-Solo quería evitaros un quebradero de cabeza.

-Mira, tú nada.

Lo que tenéis que hacer es ir a poner esa denuncia.

Así que, venga, andando.

-Hola.

(LE BESA Y SUSPIRA)

¿Quieres un trocico?

Aunque no sé cómo me habrá salido, tengo la cabeza en otro "lao".

Estoy muy revuelta con lo de Fede.

-Yo tampoco tengo hambre. Mejor ponme un cafelito solo.

A ver si damos ya con ese malnacido.

(Música sombría)

Cariño, ¿tienes frío?

Te he traído tu mantita, ¿eh?

Que me acordé de lo mucho que te gusta estar acurrucada

viendo películas.

Y te he traído tu colección de películas románticas.

(TIRITANDO) -¿Y esto?

-El candado.

Nuestro candado del amor.

¡No me digas que no te acuerdas!

¡Pero si fue mi primer regalo, mi amor!

-¿Cómo pude estar tan ciega?

Tendría que haberle hecho caso a Fede.

Llevaba días, ¡días!,

diciéndomelo y diciéndomelo y yo no le hice caso.

Le tendría que haber hecho caso. -Bueno, por fin estaremos solos.

Eso no es un problema. (GRITA) -¡Eres un monstruo!

-¡Mi amor, no te pongas así!

Tú no lo entiendes.

Yo no quería hacerlo, él no me dejó otra opción.

Se interpuso entre nosotros.

-Él solo quería protegerme de ti.

No quería que acabara como las otras mujeres, muertas.

Las que tú mataste.

Él me quería de verdad,

no como tú.

-No digas eso, no es cierto.

Yo te quiero.

Y no tienes que tener miedo.

Las otras mujeres merecían el castigo,

por no querer ser madres, pero tú eres diferente.

Tú... Tú eres la elegida.

Vas a ser la madre de mis hijos.

Y yo te amo por encima de todas las cosas, mi amor.

-¿Cómo puedes decir que esto es amor?

Este candado no es el símbolo de ningún amor.

Nadie puede querer a nadie atado a nada.

¿Dónde aprendiste a amar así, eh?

¿Dónde?

¿Dónde?

(GRITA) ¡Contéstame!

No te quedes ahí parado, contéstame. ¡Te he hecho una pregunta!

-Ayúdame, mi amor.

Ayúdame, por favor.

Enséñame a amarte.

Enséñame.

Tú no me vas a dejar.

¿A que no?

Tú no eres igual que ellas, ¿verdad?

Tú no me vas a abandonar.

-¿Igual que quién?

¿Las mujeres a las que mataste?

-Igual que mis madres.

-¿Tus madres?

(SOLLOZA) Igual que....

que mi madre biológica

y que mi madre adoptiva.

La primera me abandonó nada más nacer.

Era una yonqui, que prefirió

dejarme en la puerta de un orfanato antes que ocuparse de mí.

Yo apenas la conocí.

Sí, pero tuve suerte, ¿sabes?

Porque mis padres me acogieron rápido.

Me sacaron de allí

y yo apenas tengo recuerdos de ese sitio.

Crecí como un niño normal.

Mis padres me querían

y me trataban bien.

Pero yo siempre tuve miedo de que me abandonaran.

Y un día ocurrió.

Mi padre se murió,

y ella,

mi madre, empezó a beber.

-¿Por qué me cuentas todo esto? ¿Qué quieres, darme pena?

-Ella fue la primera.

(ASUSTADA) -¿Qué?

Yo no quiero escuchar más.

¡Yo solo quiero salir de aquí! ¡Solo quiero salir de aquí!

(GRITA) ¡Socorro!

¡Socorro!

-Chist...

-Yo no te he hecho nada.

(SOLLOZA)

-Ella me abandonó y no debió haberlo hecho.

Estaba alcoholizada.

No pensaba más que en beber y beber

y se pasaba todo el día borracha.

Hasta que un día

se olvidó de mí.

Yo era el que le recogía la basura, le traía las botellas...

¿Tú sabes cuánto me dolía que ella me abandonara?

¡No lo sabes!

Así que lo hice.

-¿Qué hiciste?

-Una noche ella había bebido tanto que estaba inconsciente

y empezó a vomitar.

No era capaz de incorporarse.

Yo la oí toser, tosía fuerte.

Me acerqué a su habitación y la vi ahí,

ahogándose en su vómito.

Yo entendí que no tenía que hacer nada,

solo dejarla morir. (ESPE SOLLOZA)

-Ese sería su castigo, ¿sabes?

Su castigo por haberme abandonado.

Yo sé lo que estás pensando.

Tú crees que...

que yo me sentí mal, ¿no?

No.

Yo hice lo que tenía que hacer.

-Yo sé que has sufrido mucho,

pero yo no puedo hacer nada.

-Sí... -Suéltame, por favor.

-No. Yo te he contado todo esto para que sepas

por qué estás aquí.

Tú me vas a ayudar a romper esta maldición

que lleva tantos años torturándome.

(Música inquietante)

(LIJA CON FUERZA)

(FEDE) "Si ves este vídeo es que...

algo malo me ha pasado.

Dale todas las pruebas a Miralles y a Bremón

y que tiren del hilo.

Y tú aléjate de él,

porque él es el estrangulador, Espe.

Él es el estrangulador, y te lo dije.

Bueno, está claro que Fede siguió los pasos de Pablo Baeza

para intentar detenerle.

¿Por qué no pidió refuerzos?

Tenía que habernos avisado, no debió ir solo.

Supongo que por lo que cuenta en el vídeo.

La información la obtuvo de manera ilegal

y no querría implicarnos. Por eso lo intentó solo.

¿Sabemos algo del paradero de Espe? No, nada.

Por casa de Pablo no han aparecido.

Silvia ha ido a la ferretería,

a ver si a Damián se le ocurre algún sitio.

Tenemos que encontrarla.

No quiero que Espe termine como esas cuatro mujeres.

No podemos perder a nadie más, joder.

Yo confío en que solo la tenga secuestrada.

Por lo que hemos leído en ese maldito diario,

Pablo siente un amor obsesivo por ella.

Es un psicópata despechado. No nos fiemos de lo que escribió.

Claudia, quiero a todo el mundo buscando algo sobre Baeza,

que se doblen turnos, que vuelvan los que libren hoy.

Quiero a todo el mundo, sin excepción.

No te preocupes. Es su compañera, la gente está volcada.

Si es necesario, que vayan puerta por puerta preguntando.

Voy a llamar a Jefatura para que le den máxima prioridad.

Tenemos que buscar los últimos movimientos

de este psicópata

y revisar las cámaras de seguridad cercanas a la casa de Espe.

No te preocupes, la encontraremos. Confía en tu gente.

Pero, sin Fede, estamos cojos.

¿En qué estás pensando?

En convocar a los medios. Vamos a difundir la foto de Pablo.

Ya. Pero ¿estás seguro?

Todo esto nos demuestra que no nos equivocamos.

Él es el estrangulador.

Pero deberíamos pensarlo bien.

No sé cómo reaccionará si se siente acorralado. Es imprevisible.

Mató a Fede porque sabía demasiado.

Y a estas alturas ya debe de saber que vamos a por él.

Es lógico que piense que tenemos la información que recabó Fede.

Vale.

Vale, pues eso ya está.

Ahora pasaremos a la descripción de los asaltantes. ¿De acuerdo?

¿Estatura?

-Como él, más o menos.

-1,82 o 1,83.

-El que me agarró a mí era más bajito. Sería 1,70.

-Vale. ¿Algún acento especial?

¿Algún rasgo físico característico?

-Bueno, que no parecían chorizos.

-¿Qué quieres decir?

-Pues que no parecían los típicos rateros.

Muy bien.

¿Algo más? -No, nada más.

Si pudiéramos irnos, se lo agradecería.

Tengo ganas de llegar a casa. -Sí, claro.

Si recordáis algo más, lo podemos añadir en otro momento.

Os hago una copia, la leéis y, si estáis de acuerdo, firmáis.

Merche, necesito urgente... ¿Qué hacéis aquí?

Es que hemos tenido que venir a denunciar

porque nos han atracado en el centro comercial.

¿Estáis bien? Sí, solo se han llevado el dinero.

Bueno, le han dado unos puñetazos. -No ha sido nada, Claudia.

Ni siquiera lo íbamos a denunciar.

Ya sabemos lo liados que estáis con lo del estrangulador.

Dice que os han amenazado con una navaja.

Pero en cuanto se llevaron el dinero, salieron corriendo.

-Una vez pasado el susto, no ha sido para tanto.

-Disculpa, debía de estar en la impresora.

-Ese es Pablo, el ferretero.

Tenemos pruebas de que es el estrangulador.

Le buscamos para interrogarle.

No puede ser. Parece buena persona. Sí, eso parecía.

No te puedo dar más detalles porque aún no es público.

Ve a casa y descansa. Dile a Julio que te acompañe

y no me esperes. Llegaré muy tarde.

Vale. Pero ¿estás bien? Estaré bien si sé que estás bien.

Y no te preocupes, pillaremos a los atracadores.

Ahora te tengo que dejar, tengo muchísimo trabajo.

Merche, cuando termines con ellos vienes a mi despacho,

que tengo que hablar contigo. Olga, llámame cuando llegues.

Aquí están todos los cargos que pesan sobre Pablo Baeza.

No me lo puedo creer. Es algo que parece increíble.

Cinco homicidios, una tentativa de homicidio

y un posible secuestro.

O empieza a contarme algo

o le cargo la acusación de cómplice.

Oiga, no. No puede hacer eso.

Le juro que no sabía absolutamente nada.

Se lo puedo asegurar. Es más, no sé ni por qué estoy aquí.

Lo único que sé es que dio cobertura a un asesino:

mintió y le dio una coartada a Pablo.

Eso ya se lo he contado:

él me dijo que era importante para él,

que así salvaría su relación. Me mintió, ¿qué quiere?

Usted no me conoce, yo jamás haría algo así.

Demuéstrelo: dígame dónde encontrar a Pablo.

¡No lo sé, ya se lo he dicho! Oiga, yo tengo una hija.

¿Cree que me gustaría que le hicieran algo así?

Yo tengo todo el tiempo del mundo, ¿sabe?

Puedo esperar.

Igual cambia de opinión y nos dice algo, como esta mañana.

¿Quiere que avisemos a alguien, para que no le esperen?

No, no hace falta. Vivo solo.

-No hacía falta que te quedaras.

Tú también has tenido un día duro.

-No ha sido para tanto.

Además, yo al ferretero solo lo conocía de vista.

-Aunque lo hubieses conocido, nunca habrías sospechado de él.

Cuando pienso en las horas que me he pasado con él

arreglando cacharros en la ferretería...

-¿En serio? -Sí.

Parecía amable, simpático, buena persona...

Es que nunca hubiese sospechado de él.

-Al final es como dice mi padre:

uno no se puede fiar ni de su sombra.

-Desde luego. Tú ves a los tíos de esta tarde por la calle

y no piensas que nos van a atracar.

-¿Es sensación mía o no te interesa hablar mucho del tema?

Porque en comisaría tampoco te he visto muy colaborador.

-Es que estaban desbordados buscando al Pablo ese.

Y lo nuestro no era tan importante.

-¿Seguro que era solo por eso?

-¿Por qué iba a ser, si no?

-No sé, no me ha parecido un atraco normal.

Se podrían haber llevado las tarjetas, los móviles,

incluso el coche.

-Está claro que solo les interesaba el "cash".

No querían complicaciones: efectivo y a correr.

Seguro que mi reloj se lo llevaron porque les gustó.

-No sería el reloj que te regaló tu padre.

-No, no, no.

-¿En qué piensas?

¿En lo que te he dicho sobre esos tíos?

-Que no. Que no, de verdad.

Es que me acabo de acordar

de que hay unos contratos pendientes de firmar.

-¿No pueden esperar a mañana?

-Prefiero dejarlo cerrado.

Me voy a pasar por la oficina.

¿Te importa si me voy? ¿Vas a estar bien?

-Sí, voy a estar bien. -¿Sí?

-Julio, estás un poco raro.

¿Seguro que no tienes nada que contarme?

-No hay nada que contar. Si yo soy así, raro.

¿O no te habías dado cuenta? (OLGA RÍE)

-Venga, cuídate, ¿vale?

(Teléfonos)

-¿Dónde está Espe?

¿Por qué lo pregunta?

Le mentí. Me gustaría disculparme con ella.

¡Sabe de sobra donde está Espe

y por qué nos corre tanta prisa encontrar a Pablo!

No sé qué quiere decirme.

Que ya sabemos que Pablo tiene retenida a Espe,

así que deje de encubrirle. ¿Cómo dice?

No se haga el despistado. ¡Solo empeorará las cosas!

Le juro que yo no tengo ni idea de nada de eso.

Ya les he dicho dónde vive Pablo. Yo no sé dónde está él ni ella.

Tiene que creerme. Yo quiero colaborar.

Si ayer hubiera dicho la verdad, esto se hubiera evitado.

¿Reconoce a la quinta víctima?

¡Dígame dónde podemos encontrar a Pablo

y quizá no lamentemos una sexta!

Yo no sé nada más, se lo juro.

Orestes, es suficiente.

Deme quince minutos más... y quizá confiese.

Comisario, he confesado todo lo que sé, toda la verdad.

Este hombre no sabe nada. Déjale ir, anda.

La inspectora va a redactar su declaración

y cuando la haya firmado podrá irse a casa.

Muchas gracias.

Yo solo quiero dejar claro que yo no sabía nada

y que si le puse una coartada fue porque me engañó.

Y que estoy a su disposición, quiero colaborar en todo.

Tranquilo, eso es precisamente lo que queremos.

Por favor, haga memoria.

Cualquier dato que recuerde,

por insignificante que sea, puede llevarnos a él.

Pasaron muchas horas juntos. Seguro que le habló de algún lugar.

No dejo de darle vueltas, intento buscar algún dato.

De cualquier forma, si me viene a la cabeza cualquier cosa,

se lo hago saber. De acuerdo.

Necesitaremos que esté localizable.

Por supuesto.

(Puerta cerrándose)

(Llaman a la puerta)

¡Julio! Pero ¿qué haces aquí?

¿No tendrías que estar cenando con Olga

después de haber ido al centro comercial?

-Sí, esa era la idea.

Pero ha pasado algo que tienes que saber.

Nos han atracado a punta de navaja.

-¿Cómo que os han atracado? ¿Dónde ha sido?

-En el "parking" del centro comercial.

Dos tíos se acercaron cuando íbamos hacia el coche.

Uno de ellos acorraló a Olga contra el maletero

y la agarró del cuello.

Y el otro se encargó de darme unos cuantos golpes.

-¡Me cago en la madre que los parió!

Tú no te habrás resistido, ¿no?,

porque lo mejor es darles lo que te pidan.

-Se llevaron la pasta por joder. Lo que querían era darme un recado,

o mejor dicho, dártelo a ti.

-¿A mí, un recado? ¿De qué narices estás hablando?

-Uno me dijo al oído: "Saludos de Anxo Nogueira".

-¡Maldita sea!

¡Sabía que este maldito gallego estaba preparando algo,

pero no imaginaba que fuese a llegar tan lejos!

Olga no escucharía nada de lo que dijeron, ¿verdad?

-No. -Bien, bien.

¡Es que lo tendría que haber visto venir, joder!

¡Tanto regalito y tanta visita de las narices!

-Todavía hay más, papá. -¿Qué?

-Olga se empeñó en denunciar y fuimos a comisaría.

-¿Cómo?

-Tranquilo, yo no he dicho nada de Nogueira.

-Bien hecho, hijo. Y muchas gracias, de verdad.

De esto me tengo que encargar yo y sin policía de por medio.

-¿Estás seguro? -Sí, claro que estoy seguro.

Y no te preocupes, ese maldito gallego

no es más que un chiquichanca, un fanfarrón.

Comparado con los colombianos o con el ruso,

no tengo nada que hacer.

-No quiero que vuelvas a meter... -Tranquilo.

No voy a volver a cometer ninguno de los errores del pasado.

-¿No sería mejor avisar a la policía de todo esto?

-Julio,

déjame hacer esto a mi manera.

¿De acuerdo? Y no te preocupes.

-Está bien. Pero vete con cuidado y no te fíes, ¿vale?

-¿Qué pasa? ¿No confías en tu padre?

-Sí, pero no quiero que hagas negocios con ese narco.

-Te estoy diciendo que no te preocupes, hombre.

Te doy mi palabra de que no voy a hacer nada de eso.

No me voy a comprometer a nada.

-Está bien.

Me voy a la cafetería a picar algo.

-Sí, será mejor que vayas bajando y así te relajas un poco.

Yo iré dentro de un rato. Tengo algunas cosas que terminar.

¿Anxo? Sí soy yo.

Tenemos que hablar, es urgente.

-Es por una consulta que he hecho hace un rato.

¡Que no espero más!

Necesito saber las propiedades a nombre de Pablo Baeza Rodríguez.

Pero ¿qué datos? Se los he dado a su compañera.

¿Alguna novedad?

Nadie los ha visto.

Mis confites están avisados y tienen los ojos bien abiertos.

¿EL móvil de Pablo continúa sin actividad?

La última posición que devolvió fue a 20 m de la casa de Espe,

pero antes de secuestrarla. Desde entonces no emite señal.

-Pablo se habrá deshecho de la tarjeta SIM,

conoce nuestras técnicas de trabajo.

Miralles y Orestes están registrando la casa de Pablo.

El coche. ¿Habéis enviado los datos a Tráfico?

Sí, pero el coche es antiguo y no tiene GPS de serie.

Me temo que no tenemos por dónde tirar.

Desde Central están vigilando las cámaras de seguridad

cerca de la casa de Espe.

Esperamos poder hacer un mapa con su recorrido.

Pero eso puede tardar horas. ¡No tenemos tiempo, comisario!

Miralles ha hablado con los medios para difundir la imagen de Pablo.

En este punto lo único que faltaba era pedir la ayuda ciudadana.

La última vez que agitamos a los medios con este caso

perdimos a Fede.

Elías, no nos queda otra. Pablo sabe que vamos a por él.

¿Y si en su huida se adelanta y mata a Espe?

Nacha, eso no va a ocurrir.

Vamos a encontrar a Espe con vida, métetelo en la cabeza.

Por favor, vamos a centrarnos en nuestro trabajo.

Quiero que indaguéis en la vida de Pablo: meteros en su piel,

y en su cabeza. ¡Venga, a trabajar!

Muy bien.

¡Toni, Toni! ¿Has conseguido algo con la llamada?

Dicen que no hay propiedades a nombre de Pablo Baeza.

Bien, gracias.

Científica no ha encontrado nada en el registro del domicilio.

¿Por qué no te vas un rato a descansar?

No. Hasta que no sepa el paradero de Espe no me muevo.

Yo tampoco.

(Música de tensión)

(Llaman a la puerta)

Llegas tarde.

-Aunque no lo creas, soy un hombre muy ocupado.

Pero te tenía reservado un hueco. Sabía que entrarías en razón.

Esto habrá que celebrarlo.

Tendrás algo en condiciones para brindar.

Si estás buscando el licor de café, olvídate.

En cuanto saliste de allí, lo tiré a la papelera.

-Nandiño, no me harías venir aquí solo para insultarme.

-No, hombre, no te he hecho venir para insultarte.

Si te he hecho venir

es para saber por qué cojones, si tienes algo contra mí,

no tienes los huevos de venir a decírmelo a la cara

y tienes que enviar a un tipo para que amenace a mi hijo

y a su novia a punta de navaja.

-Pero ¿quién te ha dicho que yo quiero ir en contra de ti?

Yo quiero hacer negocios contigo.

Todo lo contrario, darte cuartos a ganar.

-Escúchame bien, imbécil.

Ya te he dicho que no voy a hacer negocios contigo

porque yo estoy fuera del negocio.

Así que será mejor que te busques a otro.

¿Lo has entendido ya o tengo que repetírtelo en gallego?

-Sí, te entendí perfectamente. A mí el oído me funciona muy bien.

De lo que no estoy tan seguro es de que te funcione bien a ti,

porque deberías saber

que, cuando a un gallego se le mete algo en la cabeza,

no para hasta conseguirlo.

-Será porque ese gallego todavía no se ha encontrado cara a cara

con Fernando Quintero.

Te advierto una cosa, Nogueira,

si vuelves a tocarle un solo pelo,

¡un solo pelo!, a mi hijo o a su novia,

te juro por Dios que te arranco la piel a tiras.

¿Te queda claro?

-Quizá ese es el Fernando Quintero que estoy buscando

y no al acojonado que tengo delante.

Ese habría aceptado a la primera mi oferta

sin poner en peligro a los suyos.

Tú mismo, Quintero.

(Música de tensión)

(Grillos)

(TROPIEZA CON LA CADENA)

(PABLO) ¡Cariño, te traigo la cena!

(Se abre la puerta)

Perdóname, es que todavía no tenemos gas

y te he preparado una cena fría.

Cosas que te gustan.

Y para festejar esta primera noche en casa, champán.

-¿Con todas tus víctimas hacías esto?

-¡Mi amor!

¿Sigues pensando que te voy a hacer daño?

No, por favor, deja de pensar esas cosas.

Pero si yo solo te he traído a nuestra casa.

Si aquí es donde vamos a engendrar a nuestros hijos,

donde vamos a ver crecer nuestra familia.

¡Hasta he terminado de arreglar la cuna!

Va a ser precioso.

Por favor, confía en mí.

-Me pides que confíe en ti,

pero tú no confías en mí.

-¿Tú crees que a mí no me duele verte así, atada?

A mí me hubiera gustado que lo nuestro hubiera funcionado.

Pero es que eres muy cabezota, Espe, ¡mucho!

Y no me has dejado otra opción.

-¿A esto vas a reducir nuestra relación,

a tenerme encadenada?

-No, claro que no. Esto es solo para el principio.

Hasta que tú... Bueno, hasta que estés preparada.

Yo sé que tú ahora mismo estás confundida

y sé también que te tengo que dejar un poco de tiempo

para asimilar todo lo que te he contado.

Es normal.

-Me conoces muy mal si crees que voy a olvidar que mataste

a cuatro mujeres y a mi mejor amigo.

(PABLO SUSPIRA) -Solo veo eso cuando te miro.

-"Matar, morir"... Deja de pensar esas cosas.

Tú estás aquí para dar vida, cariño.

Y vas a ser una madre perfecta.

-Creo que me estás sobrevalorando.

Yo no soy tan especial ni tengo tantas cualidades.

-Sí, claro que sí las tienes, y yo lo sé.

He estado esperando por ti y, ahora que estás aquí,

por fin le has dado un sentido a mi vida.

Vamos a formar una familia maravillosa.

-¿Y qué vas a hacer? ¿Forzarme?

Yo no quiero estar aquí,

No quiero seguir con tu plan ni tener hijos contigo.

-Es cuestión de tiempo.

Al final volverás a quererme,

y disfrutarás, como yo lo hago contigo.

Como lo hemos hecho siempre tú y yo.

-Prefiero estar muerta antes de que me toques.

¡Me das asco!

¡Eres un monstruo!

(ESCUPE)

(Música sombría)

(SUSPIRA CONTENIÉNDOSE)

¡Ay!

Cuando te tranquilices, cenamos, ¿vale?

(SOLLOZA)

(GIME ASUSTADA)

-Volviendo a lo de la denuncia:

la he repasado y hay cosas que no me encajan.

-¿Ah, no?

-Tengo la impresión de que iban a por ti

y de que el motivo es tu padre.

Fernando, sé que estás haciendo un gran esfuerzo por cambiar,

pero los dos somos animales de costumbres

y también sé que hay cosas difíciles de abandonar.

-Mis compañeros me estarán buscando y, cuando me encuentren,

todo habrá terminado para ti.

-¡Socorro!

¡Que alguien me ayude!

Grita conmigo, cariño: ¡Socorro!

¡Me tienen secuestrada!

¿Qué sucede? Volvemos a comisaría.

Damián quiere hablar con nosotras.

Igual nos ha estado ocultando algo y quiere contárnoslo.

Espero que nos dé una pista para localizar a Espe.

¿Le dijo el nombre del pueblo donde estaba la casa?

A las afueras de Segovia.

Por mi culpa, siguió matando. Tendré que vivir con eso.

Bueno, por favor, intente recordar algo que le hubiera dicho

y que nos ayude a encontrar esa casa.

Bueno, que vivió allí con la madre.

Busca propiedades a nombre de la madre.

¿Qué vamos a hacer? Nos vamos a tirar una foto.

Y la vamos a poner en la portada

y que cuando nuestros hijos la vean, digan....

-Espero que haya servido de algo.

Y yo, porque no tenemos otro hilo del que tirar.

Tengo un imán para los criminales. ¿Por qué dice eso?

Por lo del otro día, que me atracaron en la ferretería.

Ya lo sabe.

Sí, y también sé que no denunció.

(LUIS) El ferretero, habló varias veces con Mónica.

La pobre pensaba que era un fan suyo.

Lo haría para que se confiase. -Tenemos que localizarlo.

Quiero que pague por la muerte de Mónica.

-¿Cómo no te diste cuenta de que es un asesino?

¿O le viste las orejas al lobo y preferiste mirar a otro lado?

-Que no, ¿cómo iba a imaginarme que era un asesino?

Parecía una buena persona...

-¡No me vengas con historias! ¡No me vengas con historias!

Un tío que va matando gente tiene que dejar alguna pista.

Si Pablo retiene allí a Espe hay que ir con mucha cautela.

Sí, no hay que hacerle perder los nervios.

No sabemos en qué condiciones tendrá a Espe.

Ni siquiera sabemos si... No nos pongamos en lo peor.

Por lo que sabemos, Pablo está obsesionado con Espe.

Aunque no nos guste, es probable que eso la mantenga con vida.

Ahora es completamente imprevisible y si se ve acorralado aún es peor.

¿Qué has hecho?

¿Me has envenenado?

-No, yo no podría hacerte eso nunca.

-¿Y qué había en esa botella?

-Una droga que te convertirá en una mujer sumisa

para que hagas lo que tu marido te pide.

-¿Qué clase de droga?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 493

Servir y proteger - Capítulo 493

17 abr 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 493" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 493"
Programas completos (537)
Clips

Los últimos 1.670 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 534 Completo 55:48 84% hoy
    Capítulo 534 hoy La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 533 Completo 55:30 87% pasado viernes
    Capítulo 533 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 532 Completo 56:35 87% pasado jueves
    Capítulo 532 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 531 Completo 55:54 84% pasado miércoles
    Capítulo 531 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 530 Completo 53:57 97% pasado martes
    Capítulo 530 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 529 Completo 53:32 96% pasado lunes
    Capítulo 529 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 528 Completo 55:09 87% 07 jun 2019
    Capítulo 528 07 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 527 Completo 54:22 85% 06 jun 2019
    Capítulo 527 06 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 526 Completo 55:30 83% 05 jun 2019
    Capítulo 526 05 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 525 Completo 55:12 97% 04 jun 2019
    Capítulo 525 04 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 524 Completo 55:11 98% 03 jun 2019
    Capítulo 524 03 jun 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 523 Completo 56:53 88% 31 may 2019
    Capítulo 523 31 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 522 Completo 57:46 88% 30 may 2019
    Capítulo 522 30 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 521 Completo 56:05 85% 29 may 2019
    Capítulo 521 29 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 520 Completo 55:40 99% 28 may 2019
    Capítulo 520 28 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 519 Completo 54:19 100% 27 may 2019
    Capítulo 519 27 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 518 Completo 56:48 90% 24 may 2019
    Capítulo 518 24 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 517 Completo 56:12 90% 23 may 2019
    Capítulo 517 23 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 516 Completo 53:34 86% 22 may 2019
    Capítulo 516 22 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 515 Completo 56:14 89% 21 may 2019
    Capítulo 515 21 may 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. Maria Luisa

    María Visto que Damián se ha quedado sin dependiente, podía contratarme a mí que estoy parada. Curso de fontanería y electricidad, tengo, por lo que haría un buen papel, conozco las herramientas, aunque no sea actriz.

    22 abr 2019
  2. José

    Todas las veces que se ha llevado Pablo a alguien a algún sitio, no le ha visto nadie, como si cargar con un cuerpo dormido fuera fácil. La serie no quiere da detalles del procedimiento de transporte.

    19 abr 2019
  3. juan

    espe--- que es experta en la ayuda de personas mal tratadas?? sea incapaz ella de protegerse asi misma y llevar el caso de pablo calmadamente llevarle para que tenga una caida y salir libre siendo policia la espere poco que desear lo otro las dos tontonas nada que hacer en la seria olga y paty-- que se vayan luego

    18 abr 2019