Reportero de la historia La 2

Reportero de la historia

Lunes a viernes a las 11.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4694563
Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 7 - ver ahora
Transcripción completa

Nos encontramos en Montsonís,

un pueblo de tan solo 50 habitantes

situado a 3 kilómetros de Artesa de Segre,

en la provincia de Lleída.

Recortada en el paisaje,

la silueta de su castillo medieval evoca una época de conquistas

y reconquistas,

en que la lucha por el control del territorio

era sinónimo de normalidad.

Tiempos de marca hispánica, y de dos mundos opuestos:

el de los reinos cristianos del norte

y el del Califato de Córdoba, al sur.

Levantado en el año 1.024 por el entonces Conde de Urgell,

Hermengold II el Peregrino,

el castillos de Montsonís sigue con la bandera izada,

casi diez siglos después.

Su actual inquilino, el Barón de Albi,

descendiente directo de los primeros señores de la fortaleza,

trata desde hace años de acercarnos la realidad de aquellos tiempos,

mostrándonos como vivían y por qué luchaban.

¿Cuándo se decide construir el castillo

y cuál es el contexto histórico del primer momento del castillo?

El primer momento es cuando llegan los cristianos aquí,

con los dos condes, conde de Urgell y conde de Barcelona,

que, por cierto, cuando se conquistan los castillos,

pues, 3 castillos son para el conde de Barcelona,

y uno para el conde de Urgell, en relación con los soldados que llevan.

Bueno, éste le corresponde al conde de Urgell,

y el gran mariscal era Arnauld Mir de Tost

¿Cómo era la vida en esos primeros momentos del principio del castillo?

La vida en estos castillos era de defensa.

En principio, estos castillos solo servían para defenderse

y que no volvieran los árabes otra vez a conquistarlos.

Desde el punto de vista de la tipología, ¿cómo es el castillo?

este castillo del Montsonís.

Los castillos de esta zona se parecen bastante

porque son unos castillos cuyo barón, el barón jurisdicional,

tenía los poderes como un juez, como un jefe de gobierno de la zona,

y, entonces, tenían ellos unas zonas para recoger los diezmos,

que es la décima parte de las cosechas,

y unos grandes depósitos para tener trigo,

cobraban los peajes para pasar el río Segre,

y luego, un horno de pan con monopolio,

que todos los campesinos tenían que venir a cocer sus panes

al horno del barón, al horno del castillo.

Esto le beneficiaba al barón y a cambio, tenía unos 10 o 12 soldados

siempre disponibles,

porque a veces el conde se los pedía para alguna conquista.

Para mantener la seguridad de la zona.

Sobre todo, para asegurar a los campesinos.

A lo largo de toda su historia,

muchas han sido las eminentes familias

que han gobernado el castillo.

La primera de ellas en llegar, fue la de Los Cabrera,

quienes a finales del siglo XI casaron a uno de sus miembros

con una hija del por entonces señor de Montsonís:

Arnau Mir de Tost, conocido como El Cid catalán,

Mir de Tost fue uno los caballeros más importantes

de toda la alta edad media.

Su fama de guerrero invencible

y un patrimonio que llegó a incluir hasta 50 castillos,

le convirtieron en toda una leyenda de la época.

El Castillo es también un archivo histórico,

¿cuál sería el documento más antiguo que conserva?

Sí, hay uno de 1.180 que ya se data, en vez de poner la fecha,

que entonces no se sabía en que fecha se estaba, los notarios decían:

el año que reinando el Rey de Francia Luis,

sin decir cuál era..., hacía 9 años que reinaba el rey de Francia Luis.

Entonces, por esta señal se sabía la fecha.

Hace ahora 20 años,

esta fortaleza se convirtió en el primer castillo privado de España

en abrir sus puertas al público.

Pasos como éste,

ensanchan la distancia que separa el olvido

de la conservación del patrimonio cultural e histórico.

Pero todavía queda mucho por hacer.

¿Estamos al nivel de Europa en el uso y conservación de castillos?

Estamos en el camino.

Europa empezó hace muchos años,

después de la Segunda Guerra Mundial a restaurar su patrimonio,

a ponerlo en valor, a hacer cosas para que la gente los conociera,

y a rehabilitarlos.

Aquí teníamos otras necesidades.

Primero los ayuntamientos de los pueblos,

se han preocupado de arreglar las infraestructuras más básicas,

las calles, que todos tengan agua, luz, teléfono...

Estábamos un poco más atrasados.

Y poco a poco, han sido poniendo los ojos en el patrimonio

y en los castillos.

Ahora estamos en la línea, estamos en el camino,

estamos un poco más atrasados que están en Europa,

pero bueno, pienso que estamos en el buen camino

y hemos avanzado mucho.

Aquí se ha utilizado la música como reclamo.

Cuando empezamos las actividades

desde la Fundación Castillos culturales de Cataluña,

empezamos con la música.

El ciclo "Música en los castillos" nos dio mucho aire

para llegar a muchísimas fortalezas y a muchísimo público a la vez,

De hecho hace ya más de 20 años que hacemos este ciclo,

es un ciclo itinerante que viaja por 30 castillos cada año,

y a través de este ciclo se dan a conocer los castillos, el patrimonio.

Aquí había un buen espacio para la música, siempre es al aire libre,

y se empezó con esta actividad porque es una forma de darnos a conocer,

y todavía se está haciendo, y se está promocionando los castillos

a través de la música.

Jornadas de reconstrucción histórica, mercados medievales,

cosas de este tipo, ¿se hacen también?

Sí, de hecho aquí en Montsenís,

fue el segundo mercado medieval que se montó en Cataluña.

Primero era en Montblanc, se hacía allí toda una semana medieval,

después aquí durante cerca de 10 años se hizo cada año un mercado medieval,

y había un momento en que en este pequeño pueblo

se reunían casi 17.000 personas.

La vida en el interior de los castillos era monótona

y hasta aburrida.

Torneos y cacerías solían ser motivos de distraccción,

pero nada como la guerra para combatir el tedio.

No en vano sus inquilinos vivían por y para ella.

De aquel estilo de vida, de asedios interminables y cruentas batallas,

ya no queda nada,

pero no por ello los castillos han dejado de ser un lugar privilegiado

para vivir.

¿Cómo es tener a la familia viviendo en un castillo?

Es muy agradable, porque hay mucho espacio,

entonces uno puede tener a sus hermanos, a sus hijos,

porque es la obligación del heredero.

Sabe que la costumbre catalana

era que solamente uno de los hermanos fuera el responsable del castillo.

Pero que tenía la obligación de invitar

siempre que quieran los familiares asistir al castillo.

Un castillo debe ser algo muy costoso de mantener, ¿no?

Sí, desde luego, sobre todo tenerlo siempre limpio,

que no caigan ningunas paredes ni las almenas,

pero esto es una afición que tenemos

y una obligación los que lo hemos heredado.

En Montsonís destaca la cuidada fachada exterior

o rincones como el oratorio privado para seguir los oficios,

el calabozo, o un pasadizo secreto escondido en la bodega

que se utilizaba para huir del enemigo en caso de necesidad.

El castillo tiene bandera, armaduras,

¿Cuál es el equilibrio entre la fidelidad histórica, la realidad,

y el atrezzo, la escenografía que se puede colocar

para atraer a la gente?

Realmente, es una frontera difícil y peligrosa.

En países como Francia que tiene una tradición de visita de castillos,

de muchísimos años de una cultura de visita,

pueden permitirse algunos lujos que aquí no nos podemos permitir.

Allí pueden hablar tranquilamente de fantasmas,

incluso se atreven a proyectar imágenes holográficas

sobre un fantasma que existió o que no existió.

Nosotros, las visitas a castillos las basamos en hechos históricos.

Obviamente, para atraer al público, tenemos que bajar un poco el listón,

no podemos hablar a nivel muy científico o muy histórico

solamente del castillo, tenemos que hablar de hechos

y anécdotas históricas, y a partir de ahí, el atrezzo es importantísimo.

Las personas que visitan un castillo

necesitan visualizar cómo era una armadura,

cómo era una ballesta, como era un arco, como eran las armas.

Es más fácil de fijar la idea, lo que intentas transmitir,

y lo que se trata es que la gente visite los castillos,

aprenda de nuestra cultura, por tanto cuanto más atractivo lo hagamos,

sin caer en temas fantasiosos, es buena.

¿Y qué futuro les aguarda a nuestros castillos?

Bueno, a nuestros castillos les aguarda un futuro bueno,

si se sigue en el ritmo que estamos ahora.

Porque hemos pasado de estar en un total abandono,

sin que nadie se preocupara de ellos,

a una situación en que hay una preocupación por los castillos,

se está dinamizando, se están haciendo actividades, visitas,

conciertos...

Pienso que el futuro es bueno, siempre y cuando se entienda

que estas actividades sirven para que el castillo no se caiga,

pero la forma de dar un sentido al patrimonio es que se use,

es el modelo europeo,

así podemos hacer que nuestros hijos y nietos también lo disfruten.

Deambular por el interior de estos muros

produce una sensación ambivalente.

El paso de los siglos se hace evidente en cada rincón

pero el recuerdo, la esencia de los que lo habitaron,

sigue estando muy presente.

Imaginar aquel mundo oscuro, aquellos señores de la guerra

velando la espada mientras vigilaban el horizonte,

nos hace pensar que la lucha por el poder es inherente al ser humano

desde siempre.

Tras el éxito de su nueva Historia de España,

José Enrique Ruiz Domenech ha condensado en un breve volumen

su visión de un asunto de gran actualidad.

De actualidad, de hecho permanente en los últimos 177 años.

Desde el fin el absolutismo hasta hoy mismo.

Los encuentros y desencuentros entre Cataluña y España.

Frente a la óptica sesgada por el interés político inmediato,

Ruiz Domenech lo presenta desde el sosiego del historiador

y la lucidez que muestra como Cataluña y España

han vivido su relación entre la memoria que transforma los hechos

y el olvido que los borra.

La construcción del Estado es la parte más difícil

que ha tenido España en estos 177 años.

Y la parte que más ha costado en las relaciones entre Cataluña y España.

En 1833, la política liberal, liberándose del absolutismo,

creyó en la posibilidad de un estado centralizado,

y, naturalmente, con capital en Madrid,

siguiendo un modelo

afrancesado en parte.

Es curioso que era un modelo que venía de la izquierda,

porque la cultura liberal,

para oponerse un poco a las tendencias disgregadoras

que interpretaban, como el carlismo

que eran más bien tendencias disgregadoras.

Pero, a lo largo de estos 177 años,

este modelo político de organización del estado no funcionaba,

no solo porque ha habido numerosas monarquías,

ha habido dos repúblicas, ha habido muchísimas asonadas...

militares, ha habido algunas guerras civiles,

incluida la terrible Guerra Civil del 36,

ha habido demasiadas formas políticas

para tratar de organizar un estado centralizado

que no han funcionado ninguna.

Ni desde la derecha ni desde la izquierda.

Por lo tanto, creo como historiador poder decir

que la parte más imaginativa que tiene el país enfrente de sí

es la búsqueda de una organización del estado diferente a esta.

La clave de todo está, una vez más,

en que el origen de esta historia de encuentros y desencuentros

tiene como matriz el romanticismo,

y el romanticismo inventa la nación.

Es verdad que la invención no significa

que se trabaje siempre sobre falsos o sobre elementos inexistentes,

sobre ficciones,

la invención es la construcción de elementos preexistentes

maniobrados para dar una explicación concreta.

La matriz romántica genera ese tipo de acciones sobre el pasado.

De ahí que muchas veces en la renovación de la historia en Cataluña

por el malogrado y admirado Jaume Vicens Vives,

celebramos ahora el cincuentenario de su muerte,

era un asalto, como decía el propio Vicens,

contra la historiografía de matriz romántica.

Uno de los problemas básicos

que unifica España y Cataluña,

pero en lo malo, ¿no?, es la unificación que a veces se tiene,

es que,

a la muerte de Vicens en 1960,

la revolución historiográfica no estaba consolidada.

La falta de liderazgo provocó una especie de disolución

de aquel gran procedimiento, aquella gran idea que lideraba aquel hombre,

muchas veces irrepetible,

y entonces, llegaron los ..., en fin...,

el gran movimiento cultural...,

que fue el mayor movimiento de transformación del siglo XX

que fue..., son los años 60.

que culminaron en el famoso 68.

Entonces la historiografía aquí, tanto en Cataluña como en España,

se sintieron inmediatamente atraídas por esos aires

que eran básicamente revolucionarios y contestatarios,

con algunas notas no muy relevantes de marxismo,

un marxismo más bien táctico que cultural o que incluso metodológico,

aunque si que había algunos grandes marxistas metodológicos,

en el campo de la historia como en el campo de la filosofía,

pero fundamentalmente era táctico,

y que se generó en los años 70, los años de la gran transición,

con la complicación que fue derribar el régimen, y la crisis económica

en la que nos dejó el régimen de Franco, etcétera,

todo eso, nos hizo olvidar...

la...

la transformación que se estaba produciendo en Europa y en los EEUU

de la historia.

De manera que nos alejamos de las nuevas corrientes.

Porque quizá no hubo la sensibilidad que había tenido Vicens,

en los años 50,

de percibir por dónde iban las nuevas tendencias,

y aquí los que de algún modo percibieron

las nuevas tendencias de la historiografía,

la historiografía de las mentalidades o la historia cultural,

la nueva historia económica,

la historia de las redes de comunicación

en fin, una serie de campos

que se desarrollaban en la mejores universidades del mundo,

aquí fueron recibidas con recelo,

y solo las capitanearon personajes periféricos,

eso que a veces llaman marginales,

es decir, que no estaban consolidados

en..., digámoslo así, no eran mandarines del orden universitario,

con lo cual no consiguieron crear escuelas,

y ahí perdimos una oportunidad extraordinaria,

puesto que la historia...,

los laboratorios de historia se enquistaron

en una historia un poco atrasada, hasta casposa, yo diría,

frente a las tendencias que venían de fuera,

y eso nos ha dificultado un poco.

De manera que generaciones y generaciones de estudiantes

han estudiado una historia de mala calidad,

y eso ha afectado enormemente a la conciencia colectiva

que se tiene en Cataluña y que se sigue en España,

e incluso, mucho desencuentro es por la historia de mala calidad

que se hace en ambos lados.

Yo lo que propongo es crear una historia de buena calidad,

para que se forjen los puentes,

y se determine

qué nos ha unido a lo largo de la historia, de verdad,

y qué nos ha desunido, pero de verdad.

Hurgar en la entrañas de la tierra, prueba nuestro espíritu curioso.

Desenterrar el pasado es entenderlo y aprender de él,

de los que nos precedieron, de sus habilidades y sus métodos.

Es la tarea del arqueólogo,

siempre en búsqueda de la huella de nuestros antepasados.

Un trabajo arduo que a menudo reserva momentos únicos,

tan solo al alcance de algunos privilegiados.

Así lo siente el equipo encargado de intervenir el espacio

que hoy visitamos.

Es el Patio de los Leones de la Alhambra en Granada.

Nunca pensé que se pudiera intervenir en el Patio de los Leones.

En más de 30 años de experiencia, jamás creí

que llegáramos a ver que es lo que había debajo del Patio de los Leones.

Es como el cometa Halley,

que pasa una vez en el horizonte,

y la generaciones que tienen la ocasión de verlo,

pues tienen esa fortuna.

Es una ocasión histórica,

y..., es así, puesto que hace más de 100 años que no se excava en el patio

también, hace ya mucho tiempo, casi más de 100 años,

que no se interviene con una metodología científica,

como se está haciendo ahora,

y además, también significa poder avanzar en el conocimiento

de esta pieza, y consecuentemente, por la propia metodología

y por el propio concepto de intervención integral en el patio

y en el palacio de los Leones.

La intervención arqueológica tiene su origen en 2007,

cuando se decide restaurar los leones

y la taza que ocupaban en el centro del patio.

El sol, el hielo, y sobre todo, la mala calidad del agua,

habían empobrecido su aspecto

y deteriorado el conjunto de canalizaciones que surten la fuente.

El paso del tiempo no perdonaba y era necesario actuar.

El sistema hidráulico estaba en unas condiciones deplorables,

claramente,

porque con el paso del tiempo

se han venido obstruyendo todas las canalizaciones.

Entonces, estaba prácticamente fuera de servicio.

La acumulación de problemas había determinado

que no fluía el agua con continuidad

que las interrupciones por obstrucción

eran cada vez más frecuentes,

y que, además, pues, el deterioro que alcanzaban los elementos

que estaban relacionados con el agua, eran cada vez más importantes,

si quiera progresivo, ¿no?, que saltaba,

sino que iba claramente en ascenso el deterioro.

Las causas a nosotros nos pareen evidentes,

o sea, porque se ha comprobado un poco a partir de los deterioros

que podía estar en el origen de ese problema tan generalizado.

El problema estaba en el agua, fundamentalmente en el agua,

a parte de los cambios térmicos que tienen lugar en esta ciudad

que son muy importantes.

Dado que es un surtidos, pues, eh, todo lo que es el suministro del agua

pues, llega en un estado de tratamiento precario,

porque la propia infraestructura hidráulica de suministro,

pues, así lo determinaba.

Por otro lado, también,

esa mala calidad el agua había recubierto la superficie

tanto de la taza como de los propio leones

de una capa de carbonato cálcico que le impedía poder ser valorada

como una fuente de mármol blanco de Macael que así es como se hizo, ¿no?,

y se programó.

Por otro lado, igualmente, ese sistema hidráulico presentaba,

no solamente fugas,

sino también una serie de reparaciones a lo largo del tiempo

que necesitaban una actualización, y sobre todo, una adaptación

a un contexto de conservación preventiva

que es lo que ahora mismo pretendemos.

Tras descartar la depuración del agua fluvial

que abastecía al conjunto,

se ha decidido usar agua potable

que se irá tratando y reciclando para garantizar la sostenibilidad.

Paralelamente, y para combatir las heladas,

se han previsto la regulación de la temperatura

y el vaciado de la instalación al acabar el horario de visitas.

Gracias a ello, y al uso de nuevos y resistentes materiales,

la buena salud del sistema hidráulico queda garantizada.

Lo que se mete es un tubo de silicona armado

que tiene la suficiente flexibilidad para ir recorriendo todo el león.

Con lo cual el agua nunca pasa por el león.

Y nosotros modulamos la presión del agua

para que el agua salga exactamente con la intensidad que queremos.

Y luego, todo el sistema va embridado de forma que el león puede sacarse,

restaurarse, quitarse del conducto

y meterle, a lo mejor, un tubo de nueva generación

que dentro, imagínese que dentro de 20 años

pues resulta que hay un tubo que cumple las condiciones

mucho mejor que el que hemos metido

o que el que hemos metido tiene algún deterioro,

se le saca y se le mete otra vez.

igual que se hace en cirugía, ¿no?

La excavación de este espacio, levantado a partir de 1377

por orden de Mohamed V, perseguía dos grandes objetivos.

Saber cómo se había construido y descubrir que había con anterioridad

La respuesta fue el descubrimiento de la cimentación

de la Sala de los Reyes.

Realizada mediante escalones en mampostería encintada

y de restos de un antiguo palacio o zona residencial.

Cuando uno lleva ya muchos años dedicado a la arqueología

está preparado, prácticamente, para todo.

Incluso, como solemos decir nosotros, hasta que aparezca un pitufo.

Pero, en este caso,

la..., la constatación de lo que personalmente yo sospechaba

ha sido la satisfacción más grande par mí.

Es decir, yo estaba convencido de que el Patio de los Leones

estaba edificado sobre una construcción anterior

que el Patio de los Leones se hizo

porque esa construcción anterior es modificada,

porque se apropia de todo el conjunto que había aquí,

y

eh..., no es algo nuevo.

Lo que sí me ha sorprendido bastante es la morfología del terreno.

No esperaba estos saltos tan grandes

de apenas unos 20 cms en un extremo del patio,

4 metros casi en el otro extremo.

Y, dentro de todo, lo que me sorprende siempre en la Alhambra

y no estoy curado nunca de esa sorpresa,

es la enorme habilidad silenciosa que tienen a la hora de construir.

Es decir, nadie puede pensar lo que hay hasta que lo ve.

Una cosa tan difícil de ejecutar, con estos desniveles tan profundos,

con la necesidad de hacer homogéneo todo el espacio

para que se pueda construir, nadie puede sospecharlo

qué cantidad de obra de ingeniería hay

para construir después el Patio de los Leones que se ve como normal.

Mientras el subsuelo del patio revelaba sus secretos,

los leones y la taza eran restaurados minuciosamente.

El proceso ha sido difícil y laborioso,

pero el resultado compensa sobradamente el esfuerzo.

En este proceso que se ha llevado de restauración

que a su vez también es un proyecto de investigación

que también lleva paralelo,

se ha estado trabajando en colaboración

con diferentes equipos de ingeniería.

Uno de los elementos importantes ha sido estudiar

la compatibilidad de los materiales utilizados en la restauración.

En este caso, la restauración de los leones,

se han estudiado diferentes materiales metálicos

que fueran compatibles con la piedra,

y, por una parte, por ejemplo, para hacer el cosido

de algunas de las piezas que estaban fragmentadas,

se han utilizado dos materiales distintos,

por una parte, el titanio, una serie de grapas,

tiene una disposición en horizontal, y unas varillas en acero

en aquellos elementos de unión que ha habido que hacer de forma vertical.

Las boquillas de acero que se han diseñado en base a unas boquillas

con materiales compatibles con el resto de comportamientos

de todos los materiales intervenidos,

y que, además, su diseño permite un buen control del agua

para evitar que el agua una vez que se corta pueda fluir por el león

y pueda dañarlo,

de forma que siempre se está buscando,

puesto que los leones van a volver al patio,

van a volver a su funcionalidad,

que el daño que pudieran sufrir sea el mínimo posible

y totalmente controlado

desde el punto de vista de la conservación preventiva

que llevará el proceso aparejado.

Yo creo que una de las cuestiones primeras que te sorprende, ¿no?,

cuando empiezas a ver un poco, cuando se hace la primera limpieza,

es comprobar la calidad del material con el que está construido,

con el mármol con el que están hechas estas esculturas,

este mármol de Macael,

con unos bloques en los que se pueden apreciar perfectamente ese veteado

que de alguna manera ayuda a darle volumen a las esculturas,

es una cosa que te llama la atención,

porque en algún momento alguien se pensaba

que no eran ni siquiera de mármol de Macael que era de otro material, ¿no?

Después, comprobar que cada león es distinto.

Todos pertenecen a un mismo tipo, mismo modelo,

que al final hace que cada uno sea individual.

No hay ningún que sea exactamente el mismo ni en tamaño

ni en detalle de su..., de sus elementos que están definidos

como pueden ser la melena, como puedan ser, por ejemplo, las colas,

el rostro, por ejemplo.

Está individualizado cada uno de los leones

aunque pertenecen a un mismo modelo que se va repitiendo, ¿no?

Tras 4 años de intensos trabajos,

la intervención del Patio de los Leones entra en la recta final.

Quizá, solo percibamos el renovado aspecto

de su conjunto escultórico central,

pero los cambios van mucho más allá.

Las columnas y los elementos de madera del patio,

han sido limpiados y el sistema de canalizaciones restaurado.

El agua, evocadora y relajante,

tan presente en cada rincón de la Alhambra,

fluirá de nuevo por boca de los 12 leones

como lleva haciéndolo durante siglos.

En cuanto a los restos encontrados,

se documentarán y catalogarán debidamente

para luego volver a sepultarlos bajo tierra,

donde siempre habían estado

Nosotros hemos tenido el privilegio

de poder ver lo que hay debajo del Patio de los Leones.

Ese privilegio se acabará con nosotros.

Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 7

14 ago 2018

El documental expone el estado del patrimonio de castillos y fortalezas dándoles un uso para actividades culturales como la música. Entrevista con José Enrique Ruíz Doménech sobre la historia de un desencuentro entre Cataluña y España. Visitamos el Patio de los Leones, la restauración de un símbolo.

Histórico de emisiones:
08/06/2013

ver más sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 7" ver menos sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 7"

Los últimos 40 programas de Reportero de la historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios