Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1031639 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

Es uno de los órganos más sofisticados del planeta,

pero el cerebro humano, como cualquier otro producto

de la evolución, tiene sus limitaciones.

Conocerlas es el gran reto de la Neurociencia de hoy

y es lo que va a permitir paradójicamente

una drástica revolución de nuestra sociedad.

El neurofisiólogo, Carlos Belmonte,

presidente de la Organización Internacional de Investigación

sobre el cerebro, nos acerca en Redes

a los descubrimientos que cambiarán nuestro sistema judicial

nuestro educación y nuestra economía.

Estamos en la Llotja de Mar.

Es la antigua lonja.

Durante siglos, se vendía pescado aquí

y después fue Bolsa, antes de que nos diera cobijo

para hacer nuestra entrevista a Carlos,

nuestra reflexión conjunta,

no tanto, como hemos hecho tantas veces,

sobre el pasado del cerebro y sus patologías y sus tropelías,

como para hablar un poco del futuro.

Lo que quiero preguntarte porque eres

el gran experto en estas cuestiones,

lo que me gustaría es que habláramos un poco,

que reflexionáramos sobre el impacto social

de la nueva, llamémosla “neurociencia”.

Has mencionado y te he leído

que uno de los espacios más afectados va a ser

el de la Administración de Justicia,

en el sentido de que estamos aprendiendo

determinadas cosas del cerebro que nos llevan a no fiarnos,

en absoluto, del testimonio de un testigo

que, en un juicio, se supone que tiene que decidir,

en un sentido u en otro, la Justicia.

¿Qué hay de esto?

Yo estoy de acuerdo,

el cambio va a ser casi dramático.

Creo que la Justicia del futuro se tiene que orientar

no a castigar al que ha actuado de una determinada manera,

porque ha actuado de esa manera que se considera mala socialmente,

sino a entender cuál es el problema que determina esa conducta

en términos biológicos, de funcionamiento cerebral

y saber si es reversible o no.

Si se puede arreglar, se arregla.

Si tenemos las herramientas para modificarla,

pues se arregla y si no... ¿Y si no?

Pues habrá que aislarlos pero no nos venguemos de ellos.

En los Estados Unidos, se estima que cada año se condenan

a 4.250 personas por error en la identificación de los testigos.

No es mala fe, los testigos son sinceros,

pero su cerebro se ha contaminado con semillas de pensamientos ajenos.

Debido al estrés del ataque, la víctima puede presentar problemas

para recordar lo que ha pasado

y, además, el cerebro tiende a rellenar huecos

de los que no tiene información con razonamientos posibles.

Nuestra memoria también puede verse influenciada por las sugerencias

y las preguntas guiadas de los interrogatorios,

asumiendo hechos no ocurridos como ciertos.

Algo que ya demostró la investigadora,

Elizabeth Loftus, con un famoso experimento.

Con información aportada por familiares,

se mostró por escrito a los participantes tres sucesos

que habían tenido lugar en su vida,

junto a otro, que nunca les había sucedido,

perderse en un centro comercial, cuando tenían 5 años.

Cuando se les preguntó, el 29% de las personas dijeron

que recordaban total o parcialmente el incidente en el centro comercial

e incluso un 25% del total lo seguían recordando

en entrevistas posteriores.

El incidente se había quedado grabado en su mente.

Bajo las circunstancias correctas es fácil deslizar recuerdos

en las personas, que luego adornarán con detalles nuevos.

No debe asombrarnos,

porque, ¿quién no ha manipulado alguna vez a alguien cercano,

dejando que la idea introducida la hagan suya

o haciéndoles dudar de su veracidad?

He visto hace poco una cifra que me ha alarmado,

un 30% de los internos en las cárceles...

En las prisiones, sí.

En las prisiones, en Estados Unidos, resulta que son psicópatas

en el sentido de que tienen alguna alteración.

En la órbita.

En la órbita frontal.

¿Es cierto?

Absolutamente.

Ese es el problema y probablemente estamos afinando poco.

Es decir, son personas que por razones diversas,

el desarrollo de su corteza orbitofrontal en particular,

del lóbulo frontal de las áreas del cerebro que se encargan

de la empatía, de la valoración de nuestras conductas,

de la inhibición de nuestras conductas,

etcétera, están mal...

Los circuitos están mal gestionados.

No funcionan adecuadamente o, simplemente, ha habido daños

o se han organizado de una manera que socialmente es inaceptable,

entonces esas personas van a tener una conducta patológica

pero, claro, yo creo que es importante ser capaces

de distinguir eso, ver que determinadas conductas

son casi imposibles de controlar por la propia,

porque es el mismo cerebro que funciona mal

el que tiene que controlar eso y lo que falla son esos sistemas.

Mi pregunta sobre esto es la de saber si existe

una tabla de salvación, para mucha gente

que, probablemente, no tienen empatía

o, mejor, no la gestionan bien porque nadie les ha enseñado nada.

Entonces, aquí tenemos una falta de empatía por falta de educación.

Seguramente, es mi pregunta:

¿Cabe educar a alguien en los temas de empatía y de otras emociones?

El cerebro es muy plástico, afortunadamente,

es decir, tiene mucha capacidad de aprendizaje.

Los períodos infantiles son críticos en ese desarrollo

porque, al final, estamos hablando de formación de circuitos

y conexiones que, por supuesto, tienen

una plasticidad a largo de la vida, pero limitada en el desarrollo

y, sobre todo, cuando cruza uno la frontera de los 22, 23 años,

que es cuando se produce el recorte final

de las conexiones sinápticas en el cerebro, a partir de ahí,

circuitos con una base emocional profunda

y que son muy primarios, en nuestro desarrollo del cerebro

y, por tanto, son muy dependientes genéticamente,

es decir, están muy preimpresos.

¿Me estás diciendo que, a los 25 años, termina

la fabricación de este...?

Tanto como terminar no,

pero, en gran medida, sí,

los grandes trazos de..., pero, en fin,...

Esto es importantísimo.

Tampoco hay que ser muy drástico.

Una de las cosas que se ha visto es

que en esa interpretación de las caras, de la empatía,

aumenta con la edad

a medida que uno se va haciendo mayor,

lo hace mejor.

Ves.

O sea que se está aprendiendo

durante períodos mucho más tardíos dela vida.

La edad a la que me refiero,

la adolescencia, es un momento muy crítico

en la conformación de lo que va a ser

la estructura de la corteza orbitofrontal en el sentido amplio,

cercana a los grandes valores de cómo se organiza.

Por eso, la adolescencia es un período tan crítico.

Es una crisis.

El 90% de los asesinos en serie son psicópatas,

casos extremos de una especie de egoísmo y narcisismo tal

en el que mentir, manipular o cometer delitos es

asumido como lícito,

por lo que no sienten remordimiento, ni culpa.

Los psicópatas tienen dañada la corteza orbitofrontal

y no saben evaluar la expresión facial de las emociones,

lo que podría explicar la incapacidad para reconocer

y reaccionar a la angustia del otro y así frenar sus impulsos agresivos,

dado que no muestran empatía.

Los psicópatas asesinos presentan, además, un extenso cuadro de abusos

y violencia desde edades muy tempranas,

clave para que la tendencia violenta se dispare.

Tener la estructura cerebral y genética de un psicópata,

no nos condena a desarrollar tendencias asesinas,

si hemos tenido una buena infancia en la que nos hemos sentido

seguros y amados.

Afortunadamente, no somos sólo el fruto de nuestros genes,

sino, también, el de nuestro entorno y nuestra experiencia vital.

Una de las primeras cosas de las que me he dado cuenta

al reflexionar sobre el futuro del cerebro, nuestro cerebro,

es que el consumo de analgésicos de los ciudadanos

aumenta a una tasa inverosímil,

corrígeme si estoy equivocado, del 20% anual.

O sea que, si esto es cierto,

resulta que el dolor de cabeza en este caso o de lo que sea,

se ha convertido realmente en un problema social,

en algo que debiéramos pararnos y pensar un poco,

qué hacemos con el dolor de la gente.

Es que ha sido siempre un problema,

lo que pasa es que frente a la incapacidad de resolverlo

pues las doctrinas religiosas y sociales predicaban la resignación.

Eso.

Y ahora yo creo que la ciencia lo que dice es que el dolor es

básicamente innecesario.

Una vez ha cubierto su objetivo principal

que es avisar de que hay algún problema,

que hay una lesión, un daño, pero una vez se sabe eso,

el dolor hay que eliminarlo.

La actitud científica hoy día es:

"eliminemos el dolor siempre que sea posible".

Lo que pasa es que lo padece un 15% de la población,

es decir...

Vamos a ver, Carlos,

cuando me duele una muela, lo primero, supongo,

es que la supuesta inflamación en la muela,

es transmitida como una señal de alarma al cerebro.

Efectivamente.

Y dice: "Eduardo, atención, tienes dolor, haz algo".

Y lo que tú me estás diciendo es que, antes, lo que decíamos es:

"Lo siento, resígnate.

No lo toques. Hasta es bueno para la otra vida".

Y ahora, en cambio, podemos combatir ese dolor y debemos combatirlo.

¿Cómo?

Bien, efectivamente, podemos y debemos, porque tú lo has dicho,

una vez se ha cubierto ese objetivo de alarma,

el dolor sostenido, el dolor crónico acaba convirtiéndose

en un problema per se,

es decir, llega un momento en que la causa original

deja de tener importancia y el problema es el dolor.

Y, hoy día, el dolor más grave es lo que se llama

el "dolor neuropático", que es el dolor que se deriva

de un mal funcionamiento del sistema de dolor en el sistema nervioso.

¿Ah sí?

Y eso, es el gravísimo problema,

el peor resuelto de los temas de dolor

porque es verdad que, hoy día, tratamos de manera satisfactoria

un gran número de dolores.

Tú has dicho: "te duele la muela, Eduardo",

perote tomas una aspirina o un analgésico inmediatamente.

Yo diría que el 70% de los dolores y todos los dolores triviales,

se quitan con fármacos que actúan fundamentalmente

a nivel más periférico, tipo los antiinflamatorios,

todos los antiinflamatorios no esteroideos,

que son los más frecuentes

y algunos con una acción central pero que no son opiáceos.

Pero tengo un amigo médico que me dice que podríamos utilizar

en mucha mayor medida la morfina.

Cierto.

Y que el único peligro que tiene la morfina,

no sé si eso es cierto,

es que, en un momento dado, te puede provocar un corte en la respiración.

¿Es verdad eso?

Sí.

El problema de la morfina dada de manera crónica.

Primero, es diferente cuando se toma para tratar el dolor

que cuando se toma como una droga de abuso o de recreo.

Claro.

Y entonces los dos problemas son la tolerancia,

cada vez hay que dar más para obtener el efecto

y se llega a producir y luego empieza,

a partir de unas determinadas concentraciones,

a tener efectos secundarios,

incluyendo que deprime la respiración,

reduce mucho la actividad gastrointestinal,

es decir, tiene problemas,

pero por razones casi más culturales que médicas,

los médicos hemos tenido una cierta resistencia a utilizar la morfina.

La OMS ha advertido de la falta de uso de morfina,

sobre todo, en dolores terminales,

dolores crónicos muy intensos, dolores cancerosos,

que no se está dando, ni en las concentraciones adecuadas,

ni con la rapidez adecuada.

Hay una gran parte del dolor que es innecesario,

porque podríamos aliviarlo,

podríamos suprimirlo e, incluso, los médicos tienen

una cierta reticencia heredada a...

Es cultural. Insisto, nuestra...

Sí, es esto.

Tradición en la manera de resolver un problema que era irresoluble,

es decir, eso de alguna manera, te dignifica el dolor.

Lo has comentado tú, la posición judeocristiana ha sido esa.

Entonces, el sufrimiento nos sirve para trascender.

Desde un punto de vista científico, no estamos de acuerdo

con esa aproximación.

Y una cosa que también me fascina y que hace todo esto posible

es ver que frente a incitaciones o móviles externos,

la gente reacciona igual o de forma muy parecida,

es muy curioso ver, constatar, la similitud

en el cerebro de la gente a pesar de lo distintos

que suelen ser.

Muchas de nuestras respuestas,

sobre todo, esas que todo el mundo responde igual

es que, al final, si uno lo analiza,

estamos respondiendo a las presiones evolutivas.

Es decir, somos animales que estamos respondiendo

a las dos grandes direcciones de supervivencia y reproducción,

que es lo que guía al final a todas las especies.

Entonces, en determinadas situaciones,

cuanto más se acercan a eso, más homogéneas son las respuestas.

Y además más resonancia hay entre los miembros del grupo,

porque se están manejando los mismos elementos.

Evolutivos.

Claro, y cuanto más primarios, más elemental es la reacción

frente a la amenaza, el peligro, el miedo, todas esas sensaciones

o emociones muy primarias dan lugar

a respuestas bastante estereotipadas dentro de todo.

Ni las mentes que se suponen mejor entrenadas para confrontar el miedo,

son inmunes a la reacción inconsciente

e instintiva del cerebro, básica para asegurar

la supervivencia humana

y previa a cualquier comportamiento consciente y aprendido.

El policía y entrenador, David Berengueras,

quien también está preparando su tesis en neurología,

nos explica que, frente a una agresión sorpresiva,

lo primero que un policía hace,

es asustarse e instintivamente echarse atrás,

como cualquier persona normal.

Las primeras reacciones, si hablamos de agresiones sorpresivas,

son instintivas, del ser humano,

esas serían las primera reacciones.

Después, a medida que va pasando la agresión,

va aflorando o despertando la faceta profesional del policía.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

¡Quieto!

Justo antes de que aparezca el profesional,

el circuito cerebral del miedo, con sede en la amígdala,

nos prepara para luchar o escapar y se disparan

una serie de reacciones neurológicas y fisiológicas

que, aunque naturales, pueden poner en peligro a la Policía y a terceros.

El efecto túnel significa que mi visión, ahora periférica,

yo te estoy mirando, pero tengo mis manos aquí,

yo las veo, sé que están ahí,

esa visión desaparece y se convierte en una ventana

y solo puedo ver esta ventana.

No solo existe el efecto túnel, sino el efecto de profundidad,

si yo te veo a ti como amenaza, todo lo que viene después,

desaparece de mi campo visual, no lo tengo en cuenta.

Por tanto, todas esas personas que estén detrás

de esa amenaza, no voy a ser capaz de verlas.

¡Conductor, baje del vehículo y venga hacia aquí

con las manos donde las pueda ver!

¡Venga hacia aquí!

Manos donde las pueda ver.

¡Ven aquí! ¡Ven aquí!

Pero los movimientos que ejecutan los policías

alrededor del agresor, poco tienen que ver con los que aprendieron

en la Academia, ya que se ven condicionados por los de éste,

al que siguen en todo momento.

Hemos visto cómo uno de los dos policías

se ha dado cuenta de que, en el interior,

había otra persona que esgrimía el arma de fuego.

En este caso, el policía se ha ido de un lado a otro

y que ha cruzado con su arma de fuego la parte de atrás del compañero.

El movimiento que hace el policía está condicionado

al movimiento que hace el sujeto.

Si entráramos en su cabeza y le preguntáramos

que por qué hace eso, nos diría que él no ve nada,

ve una columna.

Para él no es importante.

Lo importante es lo que está sucediendo con el otro individuo.

Lo otro pierde sentido e importancia.

Su supervivencia depende de lo que haga con ese sujeto,

lo otro pasa a un segundo término.

Cuando tú lo ves, te choca, piensas que no podría pasar,

debería de dejar de apuntar y seguir el proceso.

Y en el caso de tener que disparar, la mayoría lo hace hacia abajo,

como si la posición de la pistola entre los ojos del policía

y el delincuente para apuntar,

les entorpeciera la visión,

haciéndoles perder la concentración sobre el agresor,

al que no desean perder de vista.

Al tener los dos brazos estirados y el arma, en la mano,

hace que los dos pies estén clavados en el suelo, como un raíl,

pero el centro de gravedad se desplaza

y, en muchos casos, cuando ocurre eso el policía ese cae al suelo.

Son instantes vitales tanto para el policía

como para la posible víctima,

que están a merced de la actividad automática del cerebro.

Algo que habría que contemplar al evaluar judicialmente

algunos supuestos errores en la actuación policial:

disparos accidentales a compañeros o transeúntes,

o en el caso de suicidios pasivos, frecuentes en los Estados Unidos,

en los que el supuesto agresor puede que no esgrima

más que un teléfono móvil,

imposible de percibir en ese estado.

Tal vez lo más curioso

sea que, tras estos experimentos, los policías son

los primeros sorprendidos cuando se ven reaccionar

en los vídeos, ya que, como todos los demás,

no son conscientes de muchas de las formas

en que nos la juega el cerebro.

Muy bien.

El inconsciente se las trae, que tiene una fuerza,

que puede protagonizar procesos cognitivos

de una complejidad que ni habíamos soñado

y eso da cauce al neuromarketing y a la neuroeconomía

y todo lo que quieras.

Déjame preguntarte otra cosa:

¿Qué o cuáles son las conexiones entre el cerebro y las máquinas?

Es un nuevo campo, uno de los grandes caminos

que se le abren a la neurociencia desde muchos puntos de vista.

Entender el cerebro implica encontrar los circuitos que sustentan

nuestros procesos más complejos:

cognitivos, emocionales, sensitivos, de todo tipo.

Y para poder entender cómo 100 mil millones de neuronas,

que se conectan entre sí casi mil veces unas con otras,

están interaccionando en niveles de milisegundos,

sólo se puede comprender en términos cuantitativos

utilizando ordenadores, es decir, hay que pensar

que el futuro de la investigación del cerebro,

a medida que vayamos profundizando en identificar los circuitos

y en ver cómo funcionan sus diferentes elementos,

la manera de modelizarlos va a tener que ser

a través de máquinas, de ordenadores.

Registrando actividad dentro del cerebro.

Eso, por una parte, pero, luego, hay otra que es fundamental,

que el cerebro es una máquina que funciona

con impulsos eléctricos que se pueden registrar

y es posible conectarlos con una máquina exterior

y creo que la interacción entre el cerebro manejando máquinas,

es decir, sustituyendo o aumentando sus capacidades,

conectándose con máquinas que pueden ser

desde mecánicas hasta ordenadores,

pues tiene unas posibilidades brutales

y ya las está empezando a tener, es decir, se están empezando a hacer,

registrando 50 neuronas, en la corteza cerebral de un mono,

se consigue que maneje un brazo artificial con la misma destreza

con la que manejaría su propio brazo.

¿Yo podría un día, dentro de cien años,

saber lo que estás pensando ahora en este momento?

Soy muy poco partidario de hacer profecías en Ciencia.

Sí, pero...

Uno se equivoca pero, en principio, estar pensando,

lo que, para mí, quiere decir

es que una serie de circuitos en mi cerebro están funcionando,

si tenemos la capacidad de registrar esa actividad y procesarla

por un sistema coherente como sería un ordenador,

por supuesto, que se podría, hacer el equivalente a mi pensamiento

porque, luego, ya la experiencia subjetiva es algo

que es imposible de transmitir, pero si yo consigo reproducir

en una máquina exactamente lo mismo

y las respuestas son las mismas, pues es el nivel de análisis

al que puede llegar la Ciencia en esto y en otras tantas cosas.

Estaba pensando qué sería de los políticos y de la política

si hubiera esta facilidad de...

Ya sabes que uno de los grandes temas,

hablabas antes de la Justicia y de la influencia de la Justicia,

es la utilización de recursos mecánicos,

para ver si un sujeto miente o no miente

y es un tema que está muy candente.

Ha habido algunos registros utilizando imagen cerebral,

en los que se puede detectar que una persona miente,

viendo que, cuando se le presentan detalles de una situación

que sólo él puede conocer, pues se iluminan

determinadas áreas cerebrales, lo cual quiere decir

que se puede saber que eso lo sabía, aunque él niegue que lo sabía.

Hay una gran discusión de hasta dónde se puede llegar

con el uso de este tipo de técnicas.

Hoy en día, no podemos darles una fiabilidad del 100%.

No.

Lo que pasa es que nos vamos acercando asintóticamente

a la realidad, es decir, que se utilizan

como pruebas más o menos sólidas los detectores de mentiras,

cuya posibilidad de acierto es de un 50%

y bueno, la imagen cerebral probablemente ya

con todas las limitaciones que tiene todavía,

pues se acerca más a detectar con mayor precisión

determinado tipo de cosas.

No si miente o no miente, pero si vio o no vio una situación,

por ejemplo, cosas así.

Es fascinante, ¿no?, ver cómo se ha avanzado

en el conocimiento del cerebro.

Es espectacular, realmente, es espectacular.

No hay otro campo igual, realmente.

Yo creo que no.

En este momento, es el gran desafío y el gran avance

y creo que va a ser el gran cambio de la sociedad del siglo XXI.

Subtitulación realizada por Azucena Maire Montero.

Redes - Antes y después de conocer el cerebro

28:09 27 feb 2011

Es uno de los órganos más sofisticados del planeta, pero el cerebro humano, como cualquier otro producto de la evolución, tiene sus limitaciones. Conocerlas es el gran reto de la neurociencia de hoy, y es lo que va a permitir, paradójicamente, una drástica revolución de nuestra sociedad. 

Carlos Belmonte, neurofisiólogo del Instituto de Neurociencas de Alicante y presidente de la Organización Internacional de Investigación sobre el Cerebro, dialoga con Eduard Punset sobre los hallazgos científicos que pueden cambiar desde la Economía a las normas jurídicas, pasando por el sistema educativo.

Es uno de los órganos más sofisticados del planeta, pero el cerebro humano, como cualquier otro producto de la evolución, tiene sus limitaciones. Conocerlas es el gran reto de la neurociencia de hoy, y es lo que va a permitir, paradójicamente, una drástica revolución de nuestra sociedad. 

Carlos Belmonte, neurofisiólogo del Instituto de Neurociencas de Alicante y presidente de la Organización Internacional de Investigación sobre el Cerebro, dialoga con Eduard Punset sobre los hallazgos científicos que pueden cambiar desde la Economía a las normas jurídicas, pasando por el sistema educativo.

ver más sobre "Redes - Antes y después de conocer el cerebro" ver menos sobre "Redes - Antes y después de conocer el cerebro"

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más