Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4868981 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - El Salvador: el futuro es femenino - ver ahora
Transcripción completa

"El Salvador está en el puesto 109 del índice de desarrollo humano.

El 45 por ciento de las familias que viven en zonas rurales

están por debajo del umbral de la pobreza.

Con un alto porcentaje de analfabetismo

que afecta especialmente a las mujeres.

Manos unidas lleva más de 30 años financiando proyectos de desarrollo

humano en este país centroamericano.

Las carreteras de El Salvador no son precisamente autopistas,

y menos en las zonas rurales

donde viven más de 3 millones de personas.

Con la lluvia la dificultad

de acceso a estos lugares es todavía mayor.

Manos Unidas apoya varios proyectos

en diferentes comunidades campesinas de Salvador".

Podemos apoyar a las mujeres con emprendimiento,

podemos enseñar a leer y escribir al que lo necesite,

por eso necesitamos siempre apoyar

y contar con los socios locales para lograr

un mayor futuro en estas comunidades.

"Para acercarse a esta realidad del mundo rural

la ONG de la Iglesia católica cuenta con la ayuda de CIDEP:

asociación salvadoreña que trabaja

por el derecho a la educación de todas las personas".

Hay distintas problemáticas.

Una de ellas es el tema de la educación.

Desde la primera infancia.

Jóvenes, adultos también.

Para nosotros es muy importante contar con organizaciones

como CIDEP,

ya que gracias a ellos podemos entrar

en las comunidades más empobrecidas.

"La mujer campesina está relegada a los quehaceres del hogar

y al cuidado de los hijos.

Muchas mujeres nunca fueron a la escuela.

Formar y empoderar a la mujer en 24 comunidades campesinas

pertenecientes a los municipios de Chirilagua

o Jucupa, en el oriente del país,

es uno de los objetivos de la ONG española

para el desarrollo".

Son importantes los recursos naturales.

"Miriam es profesora de primaria y da clase a un grupo

de nueve mujeres.

Su madre es una de las alumnas".

Mi madre me lo agradece, porque haber aprendido a leer y escribir,

ya que la hija le enseñó,

y yo me siento satisfactoriamente enseñándole a mi madre.

Así como lo hago con ella, lo hago con los demás.

"Nunca es tarde para aprender a leer y escribir.

En las clases de alfabetización hay mujeres

de todas las edades que por una razón

o por otra quedaron fuera del sistema educativo.

Ahora tienen la oportunidad

de recuperar los estudios perdidos".

Yo sentí una gran alegría de poder escribir.

Me decía la gente:

"No lo hagas, usted está muy anciana.

¿Para qué? No aprendió esto joven.

¿Para qué va a aprender ahora las letritas?

Ya es de balde que vaya".

Pero yo dije: "Dios me va a ayudar.

Y mi hija va a estar enseñando a más personas.

Allí me voy a añadir yo.

¡Cómo no me va a enseñar mi hija!".

"Cuando la lluvia arrecia

se acomodan en el interior de las casas,

convertidas en aulas,

que en vez de restar multiplican las ganas de saber.

Manos Unidas proporciona los materiales,

e incluso en caso necesario,

les compran gafas para que puedan ver las letras.

Algunas personas tienen familiares

emigrados a Estados Unidos que les enviaban dinero,

pero el banco no se lo daba porque no sabían firmar.

Ahora no pasa porque ya saben leer y escribir".

Trabajamos con estas personas e igual, les hacemos la orientación,

la verdadera importancia que es el salir del analfabetismo

y tener la oportunidad de poder escribir su nombre, hacer su firma.

En algunos casos, a leer la Biblia o enviar mensajes de texto.

La verdad es que hay muchos asociados que tienen un teléfono

pero no lo pueden utilizar porque no conocen

las letras ni los números.

Tienen ese problema. Entonces dicen:

"Quiero aprender a leer y escribir

para mandar textos a mis familiares y saber cómo están".

Eso es muy importante.

"Más de 400 personas de las comunidades de Chirilagua

y Jucuapa han aprendido a leer y escribir en el último año.

Cuando finalizan los cursos reciben un certificado del ministerio

de educación de El Salvador

que las acredita para poder seguir estudiando".

Tener hijos e hijas...

es una...

-Gran. -Gran...

Responsabilidad.

"Juan León trabaja como albañil en Chirilagua".

Debe decidir cuándo...

"Aprendió a escribir y leer gracias al empeño

de su hija Naira,

que lo tuvo en los su clase como un alumno más".

Y emocionalmente...

Yo fui una persona beneficiada con esto, yo estudiaba,

y me impartía las clases con otras personas.

Entonces, yo empecé a formarme,

empecé a desarrollar mis estudios,

a leer, las matemáticas,

ha sido así como hasta ahorita trabajo en construcción.

Me sirve mucho la matemática.

Antes había un sistema acá que decía que del estudio nadie vivía.

Nadie comía, nos sometían nomás a trabajar a la agricultura.

Allí vivíamos. Para mí siempre el estudio ha sido una ventaja.

La responsabilidad de los niños es de los dos.

"La igualdad de género entre hombres

y mujeres es otra asignatura

pendiente en el mundo rural salvadoreño.

El maltrato físico y psicológico a la mujer por parte de la pareja

o del esposo está a la orden del día".

Nunca la violencia me ha gustado.

Detesto el hombre que es machista.

Yo de mi papá he aprendido mucho.

Yo siento que la educación que mi papá nos ha dado,

yo siento que aquí ha sido incomparable.

Yo siempre les digo:

"Hay que saber convivir, hay que ponerse de acuerdo

en los hogares.

Hay que respetarse porque el respeto

en la pareja es una de las partes principales".

Vamos a ponernos los hombres aquí

y las mujeres de este lado, por favor.

"Los talleres de sensibilización

sobre derechos de igualdad de género entre hombres

y mujeres tienen como objetivo cambiar las actitudes machistas

que aún imperan en la sociedad salvadoreña.

Particularmente, en el mundo rural".

Hay violencia en la familia,

hay hombres que no permiten a las mujeres

que puedan participar de actividades

o participar en algún tipo de proyectos que se realicen

porque la mujer siempre se ha identificado con el hogar.

"Miriam también tuvo que aprender

a combatir el machismo en su propio entorno familiar".

Siempre que mi esposo me decía:

"No, no tiene que salir porque la mujer está para que lave trastos,

barra, esté aquí, no debe de salir".

Le digo yo: "¿Por qué no voy a salir si tengo mi oportunidad?".

Ahora se ve que ya el hombre permite a la mujer,

él se puede quedar cuidando los niños, llegar de trabajar,

puede hacer el almuerzo, puede hacer la cena,

puede hacer el aseo del hogar.

Adquirir nuevas responsabilidades que recaían sobre la mujer.

Nosotras valemos tanto en el hogar como en cualquier otro lugar.

No me gusta cuando veo maltrato en otras mujeres.

"Uno de los frutos del programa de alfabetización es la panadería

"La Esperanza" en la comunidad de Vista Hermosa.

Gracias a los talleres vocacionales

y a los cursos básicos de capacitación técnica,

las mujeres han tomado la iniciativa

y ahora son emprendedoras.

Dora, igual que sus compañeras,

no sabía hacer pan ni dulces y ahora tienen su propio negocio

y afrontan el futuro con esperanza.

De ahí su nombre".

No sabía nada.

De panadería no sabía nada. Absolutamente nada.

La capacitación me ayudó

a aprender a laborar los pastelitos de piña,

este,

el volteado de piña,

elaborar otros dulces.

Así aprendimos.

"Las mujeres panaderas

de "La Esperanza" son autónomas económicamente

y no están sometidas a nadie.

En la panadería pueden hablar con libertad

y compartir sus vidas y sueños de futuro.

A pocos metros de la panadería vemos

a Juan Antonio, don Toño,

que es agricultor.

Actualmente lidera una de las asociaciones

para el desarrollo comunitario conocidas allí como ADESCOS.

Don Toño tiene puesto todo su empeño en mejorar

y establecer lazos de solidaridad

entre las comunidades rurales de la zona".

Allí había 25 personas, y no solamente tomamos de aquí,

sino que también vinieron de otros sitios,

dándoles la oportunidad también a ellos para que se animen.

Entonces, lo hicimos, e hicimos la primera parte.

Viene CIDEP y nos da CIDEP con Manos Unidas, por supuesto,

es el gran apoyo que nos han dado.

Nos dan el capital semilla.

El capital semilla consiste en todo el equipo

que ellos necesitan,

por ejemplo, si estaban en el taller de panadería,

se le estaba el horno, el clavijero,

se les daba el gas, con su base,

todo lo necesario.

Harina, manteca, jalea,

se les daba todo ese tipo de material

que ellos iban a necesitar como una base

para que empezaran a emprender.

Manos Unidas nos ha venido a ayudar con bastantes cosas

que hicieron posible para nosotros alcanzar

a comprarla, porque...

El cilindro, nosotros no conocíamos el cilindro.

De primeras no lo conocíamos.

Solo lo habíamos visto así, por televisión, de mentira.

Entonces, ya teníamos noticia que sí,

tendríamos el cilindro,

todas nos alegramos mucho, ¿verdad?

Vinieron personales de Manos Unidas

y nos hicieron entrega del cilindro y también de una motocicleta.

Antes se hacían 30 dólares.

Ahora se hacen 50 o 60 dólares.

Ellas lo venden, cuando traen la venta,

sacan ganancias y estas ganancias repartidas entre ellas.

Se reparten entre ellos pero a la vez

que están repartiéndose ese dinero entre ellos,

invitan a las demás personas a que formen

parte de la panadería y que puedan también aprender lo que ellos hacen.

"Yamileth ganaba un dólar y medio al día recogiendo leña.

Desde hace un par de años la calidad de vida de su familia

ha cambiado radicalmente gracias a la panadería".

Antes nos cansábamos mucho, dolían los pies,

nos cuesta un poquito,

porque estamos de pie allí casi hasta la mediodía,

pero es menos cansado.

"El mayor cambio social se está produciendo entre las mujeres.

Ahora saben lo que quieren y luchan por sus derechos.

Su dignidad y la igualdad con el hombre.

Se hace camino al andar y ellas ya han empezado a caminar.

Cuando el pan sale del horno,

lo meten en bolsas y un motorista hace el reparto por la zona".

Nosotros estamos viendo ya el perfil del negocio,

ya casi lo tenemos terminado, ya tenemos el local buscado,

la idea es tener una tienda

para apoyar también en parte a la panadería.

Tener la harina y todo.

¿Para qué vamos a ir a comprar allá, es mucho más caro?

Además, tenerlo nosotros, tener la materia.

"El objetivo es ampliar la panadería

y abrir una tienda para reforzar el negocio.

Los pestiños agradecen tener diariamente pan recién horneado,

pero todavía no tienen cubiertas otras necesidades tan básicas

como el agua potable.

Y si importante es el pan, tanto o más el agua.

El agua potable es muy escasa.

Llega dos veces por semana a través de un camión cisterna

que surte a las 70 familias de la comunidad de Vista Hermosa.

A cada familia le corresponde un barril

de unos 150 litros de agua para beber y cocinar.

No dejan que se pierda ni una gota porque les va la vida en ello.

Otro de los frutos del programa

de alfabetización es el taller de La China y Bodrero Seco.

Dos comunidades que trabajan los proyectos

conjuntamente con el apoyo de Manos Unidas.

Carmen es una de las beneficiarias

del taller de costura de la comunidad de La China.

Lleva tiempo en el taller y está encantada.

Viene cuatro días a la semana y cuenta con el apoyo de su esposo

y su familia".

Nos sentimos muy orgullosas porque antes no podíamos hacer

pero ni una falda para nosotras, en cambio ahora,

cualquier cosa que se nos ocurre,

lo hacemos y tenemos muchas más posibilidades

de seguir adelante y seguir haciendo más cosas nuevas.

"Carmen ha descubierto que gracias a la formación

que está recibiendo se han abierto nuevos horizontes en su vida.

Lo mismo sucede con sus compañeras".

Gracias a eso tenemos la oportunidad de aprender

algo nuevo y si hay alguien que se anime,

enseñarle nosotros también y ayudarle en lo que podamos.

"El taller ha reforzado la autoestima de la mujer

y le ha proporcionado un espacio para la convivencia

y la amistad entre compañeras".

Aprendemos a convivir con más personas, a llevarnos bien,

a no ser egoístas,

y tener más amistades

y también nos aporta en el bolsillo, como decimos.

"Marta es instructora en el taller de corte

y confección desde hace 10 años.

En este tiempo ha visto cómo gracias a la formación

se ha producido una gran cambio en la mujer campesina,

los frutos de su trabajo están a la vista".

Ha merecido el esfuerzo porque ellos están ya viendo el fruto

de lo que están haciendo.

Y el motivo de que vengan para ver ese fruto,

que ya lo están compartiendo con su familia.

Este tipo de talleres a ellas les ha favorecido

para ser una mejor persona,

tener una entradita en su hogar, para que su familia viva mejor.

"Los beneficios del taller de costura

se reinvierten en la compra de máquinas de coser.

En capital semilla ha dado frutos de cooperación,

solidaridad entre personas y comunidades".

Doña María, ¿cómo conoce la comunidad?

De la Iglesia.

Allí lo dimos a conocer, con todos allí para trabajar.

Dentro del grupo emprendedor, ¿quién lleva la Tesorería?

Soy yo.

Y de todos los encargos que habéis tenido,

¿lo que habéis ganado cómo lo estáis gestionando y manejando?

Lo manejo para comprar más tela,

invertirlo en hilo y si se nos arruina la máquina,

repararla del mismo dinero que estamos recogiendo con el grupo.

En el capital semilla somos tres las participantes y gracias a Dios,

tenemos una máquina cada uno, porque fueron tres

las que nos dieron.

Y tenemos días que nos reunimos para trabajar todas juntas.

A nivel comunitario hemos tenido muchos logros.

Impacto, porque la familia...

Se les ha dotado de equipos, material, de capital semilla,

también ha salido adelante porque ha mejorado el nivel académico,

la organización comunitaria también.

"La lluvia dificulta los desplazamientos,

pero aún así los técnicos

del proyecto quieren conocer de primera mano,

en primera persona, las necesidades de las comunidades campesinas".

Conozcamos un poco la realidad en la que vive la gente,

que nos cuenten la problemática que ellos tienen con los proyectos

que tal vez podríamos apoyar.

Sí,

porque ahora no estamos trabajando con las comunidades

que están más cerca de Cuzco.

"El trabajo en clave de solidaridad ha hecho

que las comunidades campesinas de Chirilagua y Jucuapa

mejoren sus condiciones de vida y sus expectativas de futuro.

La formación ha roto el techo de cristal de las mujeres.

El futuro de estas comunidades es femenino".

Cuando hablamos del cambio de liderazgo

a nivel de comunidades hablamos

de que tenemos que fortalecer las capacidades de los jóvenes

para que puedan tener visión,

que puedan tener capacidades para poder

identificar los problemas de su comunidad

y las necesidades de esos y a la vez tener

la capacidad de gestionar con cualquier institución

y solventar los problemas de su comunidad.

Cuénteme qué es lo que creen ustedes que podríamos hacer para apoyarles.

"El apoyo de Manos Unidas y el deseo de superación del pueblo

salvadoreño han servido para empoderar a las mujeres

y reducir el analfabetismo en el mundo rural

que está en desventaja con el mundo urbano".

Cuando hablamos de empoderamiento de las mujeres estamos haciendo

referencia fundamentalmente al derecho de las mujeres.

A que ellas mismas sean conscientes de la dignidad

que tienen por ser mujer.

Y a través de habilidades, formación y conocimiento,

lo que vamos a mejorar es su nivel de participación,

toma de decisiones, en la familia y en la comunidad.

En la medida que vayamos ejecutando proyectos,

creo que tienen un futuro muy prometedor.

Y en la medida que la gente se apropia de esos pocos esfuerzos

que vamos haciendo, también,

creo que vamos a salir adelante en el ámbito educativo,

organizativo y de emprendimiento.

O economía familiar.

Ahí vamos a ir mejorando la situación

y las condiciones de las comunidades y de las familias.

Crecer no solo económicamente,

sino también crecer en experiencias y si algún día...

La idea es luchar, que los hijos sigan,

que los padres quieran que los hijos sigan,

esa es la lucha,

hay muchos jóvenes que están capacitados.

"Las mujeres campesinas son la esperanza silenciada

que está saliendo de la marginación para brillar con luz propia.

Aunque han avanzado en empoderamiento

y liderazgo en la gestión comunitaria,

todavía queda mucho camino para lograr

la transversalidad en igualdad de género

y en igualdad de oportunidades".

Gracias por la ayuda que nos dan.

Si no fuera por su apoyo no habríamos cambiado nuestro vivir.

Sin la ayuda de ustedes, no sería nada el proyecto.

Gracias a Manos Unidas,

la verdad es que nos han ayudado muchísimo

y esperamos que nos sigan apoyando todo lo que puedan.

Finalmente, agradecer a Manos Unidas esa solidaridad, por nuestro país,

por las comunidades y por el trabajo que estamos haciendo.

Gracias.

(Música)

# Gracias a la vida

# que me ha dado tanto

# me dio dos luceros # que cuando los abro

"Las comunidades campesinas del oriente salvadoreño

están resurgiendo de las cenizas que dejaron la violencia

y la masacre de la larga y cruel

guerra de los años 80 del siglo pasado.

Ahora las comunidades luchan pacíficamente por el respeto

a los derechos humanos de todos,

sin excepción, algo que todavía no se ha conseguido.

Muchos hombres y mujeres perdieron la vida en el intento,

pero muchos otros tomaron el relevo.

# Gracias a la vida # que me ha dado tanto

# me ha dado la risa

# me ha dado el llanto # así yo distingo

# dicha de quebranto

# los dos materiales # que forman mi canto.

# Y el canto de ustedes # que es mi propio canto.

# Gracias a la vida # que me ha dado tanto. #

Pueblo de Dios - El Salvador: el futuro es femenino

23:13 02 dic 2018

Manos Unidas trabaja en El Salvador para formar y empoderar a la mujer en 24 comunidades rurales. Visitamos los programas de alfabetización y talleres vocacionales puestos en marcha en el oriente del país centroamericano.

Manos Unidas trabaja en El Salvador para formar y empoderar a la mujer en 24 comunidades rurales. Visitamos los programas de alfabetización y talleres vocacionales puestos en marcha en el oriente del país centroamericano.

ver más sobre "Pueblo de Dios - El Salvador: el futuro es femenino" ver menos sobre "Pueblo de Dios - El Salvador: el futuro es femenino"

Los últimos 522 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 27 Ver más