www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5068078
Para todos los públicos Para todos La 2 - 16/03/19 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal?

Bienvenidos al que ya es el último fin de semana de invierno.

Mientras esperamos a que llegue la primavera astronómica,

en "Para Todos La2" haremos un viaje a la sabiduría

por partida doble.

Primero porque hablaremos con Antonio Fornés,

que ha titulado así su último libro:

"Viaje a la filosofía".

Y segundo, porque después, Jorge de los Santos cuestionará

si estamos a tiempo para rebelarnos.

Antonella Broglia nos traerá

su dosis de innovación solidaria semanal

pero antes nos fijamos en otra cuestión.

Según un estudio de la Universidad de Salamanca

y la Federación "Plena incursión",

en España hay 65.000 personas con grandes necesidades de apoyo

por su discapacidad intelectual.

La asociación PAUTA,

que defiende para ellos un modelo de vida adulta,

ha puesto en marcha una iniciativa pionera en Madrid.

Qué hecho un grupo reducido de jóvenes con autismo,

comparte piso supervisado por un equipo de profesionales.

"Como cada tarde, Alberto,

Xhulia, Daniel, José Luis, Miguel y Carlos,

acompañados por sus profesionales de apoyo,

llegan a su casa.

Han pasado la jornada en el centro de día

y ahora toca retiro.

Estos jóvenes tienen autismo y este es su hogar.

Es uno de los recursos que la entidad PAUTA,

de apoyo a personas con autismo tiene en Madrid."

Nosotros, como servicio,

como modelo nuevo, digámoslo así,

defendemos que las personas con autismo

que ya alcanzan una juventud tienen derecho a independizarse

y dejar de vivir con sus familias.

Y también defendemos que las familias tienen derecho

a que sus hijos estén atendidos

sin que llegue el momento de urgencia,

que muchas veces tendemos a esperar a ese momento de urgencia

para dar el servicio a las personas.

Están seis personas viviendo con grandes necesidades de apoyo.

Estamos 365 días al año abiertos, siempre hay un equipo con ellos,

durante el día dos profesionales y durante la noche un profesional...

Es un modelo que a ellos les resulta más fácil de entender

como vida independiente.

Es mucho más sencillo pasar de su casa u hogar

a un hogar de estas características donde hay pocas personas,

donde los profesionales podemos atender

en una atención más directa, de uno a uno,

que a una macrorresidencia o modelo residencial como tal visto.

-¡Corre, ayúdame, ven!

Venga. Mete. Mételo.

Muy bien.

No solo les recogemos en el centro de día

de la asociación, en PAUTA,

hacemos el camino hasta Versalles, hasta aquí hasta su casa, y,

¿qué se hace?

¿Qué harías tú en un día cuando llegase trabajar?

Pues te pones cómodo, ropa cómoda,

las cuatro cosas que tengas que hacer de poner una lavadora,

o recoger la ropa,

merendarnos que es parte fundamental y le gusta mucho,

y luego tiempo libre que es lo que también demandamos

todo el mundo cuando llegamos a nuestra casa.

Los fines de semana es cuando ya cambia un poco más,

o vienen visitas,

vienen sus padres o a visitarles o se los llevan a sus casas,

casa de sus padres.

¿Verdad?

"La relación con las familias de los jóvenes es estrecha.

Consideran que todos forman parte del mismo núcleo."

Mi mami Ayanda nos selló este finde como andará,

si se cogerá con fuerzas o no, y según como la vea,

pues vendré a por Xhulia

para llevarla el fin de semana a casita.

-De todas maneras, si al final se queda,

cuando nos digáis, podemos organizar una salida de ocio

como hicimos el fin de semana pasado.

Para que ella no esté tanto tiempo en casa,

que a lo mejor eso la cansa más.

-Además, ya sabes que Xhulia, lo que sea salir a la calle,

ella encantada de la vida. -Fenomenal.

-Las fotos que nos mandasteis de la semana pasada,

se le ve totalmente feliz.

La suerte de mi hermana,

aparte de que es un amor y que es buenísima

y que conductualmente es maravillosa.

Se comunica muy bien con lengua de signos.

Ella entro en el cole de mi madre que es un colegio de niños sordos

y ahí se le enseñó un mínimo de lengua de signos.

Mi hermana es capaz de expresarte perfectamente, sobre todo,

sus intereses.

Mi hermana, con lengua de signos,

es capaz de decirte lo que quiere y lo que no.

Las personas con autismo necesitan de espacio pequeño,

estructuras muy marcadas.

Y en residencias en las que hay 100 personas,

es muy difícil que ella recibiera la atención específica

que necesita que la que recibe aquí.

Lo hemos visto en ella,

hemos visto cómo en la otra residencia lo pasaba mal

y en cuanto entró aquí,

recuperó gran parte de las capacidades que había perdido

y sobre todo, anímicamente, se le ve que está muchísimo mejor.

"Hay todavía pocas experiencias

de este tipo para personas con autismo en España.

Esta tiene un convenio con la Comunidad de Madrid.

Y es la primera de la capital.

Plena Inclusión apoya el modelo."

Nosotros veníamos haciendo un viaje de transformación

intentando evolucionar de un modelo residencial

a un modelo de vivienda como es el caso de PAUTA,

desde que están las personas en esta vivienda en 2015,

han crecido gradualmente en su bienestar.

Es un modelo que ya está probado que funciona mejor.

Aumenta la participación de las personas en la comunidad,

que la persona utilice el metro de su zona,

vaya a comprar el pan.

Que tenga una vida lo más plena, un proyecto de vida lo más plena,

un proyecto de vida digno y un proyecto de vida en un contexto

lo más normalizado posible.

Visibilizando su realidad

y educando un poco al entorno sobre qué es,

digamos, la diversidad.

Antes hablábamos de "Campeones", ¿qué ha hecho?

Trasladar al entorno

cómo son las personas con discapacidad.

En esa película vemos que cada persona es un mundo.

Como tú y como yo.

Jesús que recogió el premio a actor revelación

no tiene nada que ver con Sergio, que también ha participado.

Son personas diferentes, son personas únicas.

Y lo que tenemos que hacer es, a personas sobre todo jóvenes,

que viven en esta vivienda,

darles una oportunidad real de tener un proyecto de vida pleno.

Porque son personas que tienen entre 30 y 40 años, o menos,

cuando salen de la etapa educativa, y tienen toda la vida por delante.

¿Tenemos expectativas con este reportaje?

-Sí,

cuando pedíamos autorización a las familias

para realizar este reportaje una de las mamás nos decía

que a ver si después de emitirlo nos daban un Goya,

que también nosotros decimos que subvención estaría mejor

que un Goya. -Que nos lo den todo.

-Equilicuá, equilicuá.

Cosas como estas son necesarias porque hay que dar a conocer modelos

y hay que dar a conocer situaciones como esta.

Las personas con grandes necesidades de apoyo

tienen que tener más opciones para vida adulta

que las que actualmente tienen o se les ofrecen.

"El azul es uno de los símbolos del autismo, y con él,

cada 2 de abril, su día mundial, se lanzan deseos al cielo

y se iluminan monumentos emblemáticos

en todo el mundo para recordar el mensaje de Naciones Unidas

a favor de la mejora de la calidad de vida

de las personas con autismo."

La filosofía es un viaje y sus enseñanzas una guía

para vivir de forma plena y crítica.

Antonio Fornés es filósofo y en su último libro nos propone

hacer el trayecto acompañados de grandes pensadores universales.

¿Qué tal? Bienvenido al programa, Antonio.

Gracias, encantado de estar con vosotros.

Podríamos decir aquello de: "Abróchense los cinturones

y pongan sus dispositivos en modo avión",

que vamos a empezar este viaje a la sabiduría.

De entrada, por subtítulo,

"Historias filosóficas con moraleja".

¿Nos cuesta darle a la filosofía esa razón, ese motivo para pensar

que es para todos?

Sí, en general tenemos la tendencia a pensar

que la filosofía es como algo muy aburrido,

algo de personas muy doctas

que viven como en una cueva ahí escondidos,

pero en realidad yo siempre intento demostrar que la filosofía,

para empezar, es algo divertido, entretenido,

porque trata sobre la vida y sobre las personas.

Y sobre todo, es algo que nos concierne a todos.

La filosofía no es para profesionales de la filosofía.

Porque la filosofía habla sobre el hecho de existir,

el de qué hacer con nuestra vida, qué sentido tiene nuestra vida.

Y eso nos interesa a todos, no solo a los profesionales.

Tú viajas mucho, si te puedo tutear, Antonio,

viajas mucho.

Y relacionas un poco eso con tu programa en Radio Nacional

que se llama "Viaje al centro de la noche",

con el título de este libro.

El concepto "viajar" se puede entender como irse,

negar el ahora, el estar aquí presente.

Yo me quiero ir...

¿Sabes lo que pasa?

Que en realidad la idea del viaje es una metáfora muy buena

de lo que es la filosofía porque es un camino

que se inicia con el conocimiento y, digamos, no tiene fin.

Al final el conocimiento, la sabiduría

es como la línea del horizonte,

algo hacia lo que caminamos pero nunca alcanzaremos.

Es un viaje transformador

que es la parte que a mí me interesa.

Heidegger es un gran filósofo alemán,

ponía el ejemplo del niño que aprende a ir en bicicleta.

De repente, el padre le quita los ruedines a la bicicleta,

él empieza a dar las primeras pedaladas,

al principio un poco dubitativo y al final hace 50 m en línea recta.

Heidegger dice: "Ese niño es igual de alto,

igual de guapo, con los ojos del mismo color,

pero se sabe diferente, se ha transformado".

Eso es lo que yo propongo con el libro

y con la metáfora del viaje.

Empezar un camino transformador hacia una marea más plena

que es la del conocimiento.

Tienes otro libro que has publicado que se llama "Reiníciate".

También invitas a reflexionar y a cambiar.

Tenemos demasiadas pesadumbres, demasiadas cargas.

Estamos esclavizados.

El problema que tenemos actualmente

es que vivimos en una sociedad, digamos,

con una tecnología muy poderosa con un ritmo de vida terrible

que realmente nos aliena absolutamente.

Vivimos fuera de nosotros mismos continuamente.

Yo lo que siempre hago, comento en mis libros,

es que debemos, de vez en cuando,

parar y escucharnos a nosotros mismos.

En el sentido de decir

que es verdad que nos pasamos la vida huyendo

pero nos pasamos la vida huyendo de nosotros en cierta manera.

Yo reivindico la idea de parar, detenerse,

tomar distancia con las cosas y escucharnos a nosotros mismos

siempre entendiendo que lo propio del hombre

es estar insatisfecho, estar, digamos, inquieto.

Por eso también suelo decir que el hombre es felizmente infeliz

porque ha de buscar continuamente su camino

y ha de preguntarse por las cosas, eso es la plenitud de la vida

y lo que nos diferencia del animal en ese sentido.

¿Qué es lo que diferencia la filosofía

del concepto de autoayuda?

¿Del concepto de la psicología que está tan de moda

y le es tan útil a las personas?

En realidad, y muy modestamente,

yo diría que la auténtica autoayuda es la filosofía

porque la filosofía trata de tres cosas muy sencillas

que es el hecho de existir, qué es la existencia,

qué sentido tiene mi vida en esa existencia

y qué he de hacer con mi vida.

¿Qué hago cada día?

Y sobre eso han pensado los grandes filósofos,

los grandes genios de la historia en los últimos 2500 años.

Hombre, es soberbio, por decirlo de alguna manera,

no pararse un momento y escuchar lo que han pensado

los grandes pensadores sobre este tema.

Entonces uno tiene la sensación de que ya está ahí.

Las respuestas están ahí, han pasado 2500 años,

seguimos haciéndonos preguntas pero las respuestas ya están ahí.

Yo diría que es justo lo contrario.

La autoayuda, precisamente, es eso.

Autoayuda digamos a una escala normal, sería eso.

En 150 páginas, cómo ser feliz.

Ahí están las respuestas pretendidamente para ser feliz.

Lo que nos dice la filosofía es que más que respuestas

lo que hay son preguntas.

Porque eso es el sabio.

Al final, ¿cómo nace la filosofía? Con Sócrates.

Sócrates lo que hace es salir a la calle

y empezar a preguntar a la gente y a descubrir

que la sabiduría está en las preguntas.

En un mundo como el actual en el cual, continuamente,

se convierte el lenguaje en una estrategia de poder

en lo que todos son discursos,

que parece que el sabio es el que no para de hablar,

y yo soy un mal ejemplo,

las preguntas son lo realmente importante.

Y por eso la filosofía lo que pregunta

son las cuestiones hacia las que avanzar.

Por eso decía que es un viaje sin fin, en ese sentido.

Para que cada uno busque su propio viaje

porque no hay respuestas cerradas para cada persona.

En ese viaje individual.

¿Hay que anteponer la felicidad propia a la de otros?

Es una pregunta difícil porque primero tendríamos que ver

si realmente podemos conseguir la felicidad.

La felicidad también es otra línea del horizonte,

otro camino hacia el que nunca llegaremos.

Es un estado de ánimo.

Hay que conseguir el equilibrio, digamos.

Pero, incluso,

para conseguir la felicidad de los demás

hemos de empezar por estar equilibrados

con nosotros mismos.

Uno de nuestros problemas actuales

es que estamos tan volcados en los demás,

en la familia, en los hijos, etc. Que nos olvidamos de nosotros

y eso provoca un cierto estado de malestar

en lo que nos rodea.

Lo que nos rodean quieren vernos equilibrados y sanos mentalmente.

Es muy difícil ser coherente, estar bien en todo...

Y sobre todo pensando en los filósofos

a los que se recurre porque decían unas cosas

pero muchas veces la realidad, su realidad, era otra, era cruda,

eran personas un poco de:

"haz lo que yo diga pero no hagas lo que yo haga".

Efectivamente, efectivamente.

¿Sabes lo que pasa?

Que uno tiene la impresión de que los filósofos poderosos

de la Antigüedad eran como santos que se portaban muy bien.

El filósofo es una persona que piensa profundamente

sobre grandes cuestiones,

pero la historia lo dice, al final son personas normales.

Y de hecho hay filósofos terribles como Rousseau

que abandonó a sus cinco hijos,

o más contemporáneamente, Heidegger.

Que si preguntamos a cualquier filósofo,

es el gran filósofo del siglo XX, el gran metafísico del siglo XX.

Y fue un nazi convencido que abandonó a sus alumnos judíos.

Entonces, ¿cómo puede ser que el mayor filósofo del siglo XX

fuese al mismo tiempo un nazi? Son dos cosas distintas.

Es lo que tú decías, al final,

el filósofo piensa respecto a la vida y qué hacer con la vida,

pero eso no significa que él sea ningún ejemplo de nada,

muchas veces, justo al contrario.

Ese viaje a la sabiduría, ¿qué destino final tiene?

Yo volvería al principio a transformarnos.

La filosofía no nos va a hacer más ricos,

no nos va a hacer más guapos ni más altos.

Va a hacer algo más importante que es hacernos humanos.

Vivimos en un tiempo en el que todo es tecnología,

en el que todo es inmediatez.

Y la filosofía recupera el hecho de la humanidad.

Las cosas que nos hablan a nosotros mismos.

Y que nos elevan en la dignidad porque al final,

Pascal ya dijo: "¿Qué es lo que es el hombre?

¿Qué es lo que hace digno al hombre?

La razón", dice.

Porque al final, el universo, infinito,

es poderosísimo y nos puede aplastar en cualquier momento.

Pero el universo no sabe que existe. En cambio, nosotros sí.

Pues Antonio Fornés.

Hemos llegado felizmente a nuestro destino.

Gracias por compartir estos momentos,

gracias por este viaje a la sabiduría.

No, gracias a vosotros.

Seguimos, es momento ahora para la innovación social ciudadana

con Antonella Broglia.

(Música)

Estamos ante las estatuas de mármol de Tiberio y Livia,

expuestas en el patio romano

del Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Pero hemos venido hasta aquí, Antonella,

para hablar de inclusión social

de las personas con alguna discapacidad.

Concretamente,

nos quieres exponer la innovación de un emprendedor social en Suiza.

Cuéntanos, Antonella.

-Sí, para entender su trabajo, el trabajo de Jonas Staub,

es interesante ver cómo Suiza ha ido evolucionando

a la hora de mirar la relación de la sociedad

con las personas con discapacidad.

La fase, digamos, previa, era la de la separación.

Somos diferentes, así que tú, que tienes discapacidad,

tienes que estar en otro tipo de escuela, de oficina, de casa.

-Escuelas especiales para personas con discapacidad.

-Exacto, y Suiza, es muy importante entender eso.

Se hiperespecializó en esto.

Y estos tratamientos diferentes, lo hacía realmente muy, muy bien.

Máxima calidad.

-Y fue de los primeros países en aplicarlo.

-La separación, y de hecho, de hecho,

cuando sale la nueva declaración de los derechos de las personas

con discapacidad de las Naciones Unidas

de 2006 que habla mucho más de integración y de inclusión,

Suiza tarda en incluir este concepto

porque estaba hiperespecializada en el anterior.

Es muy lenta la transformación a la integración.

El primer paso que tú sabes qué es:

los unimos, ya no hay espacios separados.

Personas con y sin discapacidad, están juntas en ambientes que,

sin embargo, están diseñados para las personas sin discapacidad.

Por tanto, la persona con discapacidad

hace lo que puede para incorporarse

y disfrutar de una vida social normal.

Realmente, no puede.

Pero el verdadero paso interesante,

la verdadera evolución es la inclusión.

Total, es decir,

estamos juntos con esa discapacidad

en espacios que están diseñados desde el principio

de una manera que ya incluye las necesidades

de personas con discapacidad.

-Que se compartan para las mismas personas.

-Exactamente, para que la inclusión social

sea real.

Y eso digamos es la aspiración.

¿Pero qué sucede?

Dice Jonas que este entorno de la inclusión ha sido dominado,

controlado por los especialistas, por los trabajadores sociales,

por los que sabían hacer estas cosas.

Él dice que eso impide la realización

de lo que él llama la inclusión auténtica,

que es la que la persona con y sin discapacidad

realiza aunque hay otro que es diferente

y entre todos, de una manera compartida,

aprendemos a vivir juntos.

Esa es su aspiración.

Y mucho antes de que Suiza ratificara la convención

de las Naciones Unidas que fue en 2014, mucho antes,

10 años antes,

lanza una organización que se llama Blind Spot

donde trabaja para la inclusión auténtica

empezando desde la infancia, 10 años o por ahí,

y empezando desde el deporte,

que es un entorno que él controla y donde él ve

que están las oportunidades de verdad de estar juntos

sin que un trabajador social intermedie,

sin que le diga a la persona con discapacidad

lo que tiene que hacer.

Entonces hace varios programas

pero los excelentes son un campamento de verano

que hace en Berna para chicos de 10 a 19,

que es un campamento de cultura y deporte

donde no hay intermediación.

Niños con y sin viven juntos en un proyecto

maravillosamente diseñado,

es impresionante lo que hacen, donde desde el inicio saben

que está otro, desde el inicio cocrean las actividades,

y desde el inicio saben cuál es el rol de cada uno.

Disfrutan de que hay una diversidad en este mundo.

Este es uno,

el otro es un programa de esquí que hace en los Alpes suizos

para chicos de 10 a 30 que también es una maravilla de programa

donde sí hay monitores individuales para chicos ciegos,

pero todo lo demás es en grupo... -Es compartido.

-Es compartido de una forma codiseñada

donde desde el inicio, antes de empezar a esquiar,

ya nos ponemos de acuerdo sobre quién es quién y por qué.

Lo hace un día,

hace muchas cosas pero luego hace un día nacional de las escuelas

donde hace un programa de visibilización,

va a la escuela pública,

a las escuelas de todo tipo en Suiza

y hace, digamos, un día de sensibilización

sobre la importancia de estar juntos,

son chicos con y sin, para desde el inicio,

desde que eres muy pequeño,

incluir a este otro como normal en tu vida.

Es un chico muy interesante que estuvo peleando

con las autoridades desde que era pequeño.

Su padre tenía una empresa de jardinería

para chicos que habían pasado por la cárcel

y habían tenido otras actividades delictivas

y él estaba muy impresionado sobre cómo el padre trataba

a estos chicos que en principio eran la escoria

de la sociedad suiza.

Luego empieza a trabajar en diferentes organizaciones,

va al extranjero,

luego se pone a trabajar en instituciones

para personas con discapacidad,

tanto funcionales como intelectuales.

-De voluntario. -Sí.

Y se da cuenta que el trabajador social

es el gran protagonista.

Porque le está diciendo al chico o la chica

lo que tiene que hacer.

Un día hace un experimento.

Entra en la sala donde están estos chicos

con los que tiene que tener actividades,

y en lugar de decirles qué tienen que hacer,

coge el periódico y se pone en una esquina a leer

sin hacer nada.

Y descubre dos cosas.

Primero, que todos estos chicos se ponen a trabajar

y a jugar juntos y luego van a hablar con él

para que él participe.

Tienen mucha más autonomía de la que pensamos.

Y segundo, que los directores de la institución

se enfadan muchísimo porque él ha querido cambiar

los procedimientos.

-Bueno, que no está trabajando.

-Exacto, se supone que está leyendo el periódico.

Y se da cuenta, y dice:

"¿Pero cómo es posible que el trabajador social

siempre esté diciendo a la persona con discapacidad

lo que tiene que hacer?". Entonces se deprime,

decide abandonar esto porque dice que no tiene ningún impacto

y luego dice: "No, no, yo lo voy a hacer".

Y crea Blind Spot que es como se llama su organización

donde trabaja para la inclusión auténtica.

-Pues perfecto, gracias, Antonella por esta iniciativa social.

-Muchas gracias a vosotros.

Todo depende del cristal con que se mire,

hay quien cree que este mundo ya no tiene solución,

que todo se va al garete,

y otros prefieren pensar que en lugar de lo peor,

lo mejor está todavía por llegar.

¿En qué mundo vivimos, Jorge de los Santos?

¿Qué tal? Buenos días, Marta.

Te preguntas hoy si todavía podemos rebelarnos.

¿Crees que estamos a tiempo?

¿Crees que ya no estamos a tiempo?

La cuestión esta complicadita.

La verdad es que hay muchas cuestiones

que dificultan el que todavía se pueda producir, digamos,

una verdadera revolución

en el sentido de un cambio de sentido,

o sea, de compresión de esas relaciones significantes

que nos permiten comprender el fenómeno, o sea,

lo que está pasando en el mundo, está complicado.

Yo, quizás, de partida,

Marta, tomaría una frase del norteamericano este,

Fredric Jameson,

este estudioso de la literatura que se ha hecho

como bastante celebérrimo, que viene a decir algo así

como que es más fácil pensar en el fin del mundo

que en el fin del capitalismo.

Ahí no se trata tanto del capitalismo

porque estamos hablando de una ideología que posiblemente,

aunque haya mamado, haya surgido de este modo de producción concreto,

ya la sobrepasa y por más que la califiques de neoliberal,

parece que ha, incluso, fagocitado todo aquello.

¿Es verdad que ni siquiera ya podemos imaginarnos

una alternativa ideológica a esta que se está haciendo?

Y es un tema recurrente hoy en día,

se menciona con frecuencia y que incluso ya marca tendencias

dentro de lo que es

las posibilidades de una revolución distintas.

Siempre se ha creído, por ejemplo, que la revolución ocurría,

es el planteamiento de Marx,

es el planteamiento ilustrado

y es el planteamiento de las escuelas ilustradas

como la escuela de Frankfurt, que eso, si tiene que pasar,

tendría que pasar dentro de la historia.

Un fenómeno dentro de la historia que, poco a poco,

un día se haría explícito pero saldría.

Pero ahora hay planteamientos como era por ejemplo el de Althusser

y como es el de Žižek que dicen que no,

que ya tiene que ocurrir fuera de la historia.

Tiene que ocurrir fuera de algo improbable e impensable

como es el marco ideológico.

Que tiene que ser una especie de milagro

que convierta la política en una especie de épica

para que verdaderamente se produzca ese cambio.

Esa noción de acontecimiento en estos autores.

Pero tú, ¿a qué revolución te refieres?

¿Una revolución como fueron en su día la revolución francesa

o la rusa?

Esas revoluciones están periclitadas hoy completamente.

Esas revoluciones modernas,

esas revoluciones de la modernidad hoy en día es impensable.

Y son impensables por una serie de cuestiones,

una serie de cuestiones bastante elementales para todos.

En primer lugar, porque nosotros hemos cambiado.

Ese sujeto de la historia ha cambiado.

No somos los mismos que somos antes.

Hemos sido operados, construidos de una manera distinta.

Es decir,

no tenemos la misma capacidad de reacción

que tenían nuestros padres o que tenía nuestros abuelos.

Te refieres a la humanidad entera.

Me refiero a la humanidad, sí,

me refiero a la construcción de los sujetos,

a los procesos de subjetivación,

que son ideológicos y que vienen dominados

por esta ideología

que nos hace ver el mundo de determinada cosa

y no rebelarnos contra él, pues el sujeto de la historia

ha cambiado, no es el mismo.

O sea, no sirve para nada.

Otro segundo elemento que dificulta enormemente

el que hoy en día se pueda producir eso,

aparte de ese cambio del sujeto,

es que faltan unas estructuras vinculativas

y unas herramientas de lucha para enfrentarse a la ideología

con la que tendríamos que enfrentarnos hoy en día.

¿Porque todo está impregnado o por qué?

Todo está impregnado, efectivamente.

Es todo está subsumido a esa propia ideología,

no hay nada exterior a esa propia ideología.

Claro, cuando empleamos, o sea,

soluciones decimonónicas para la rebelión, en este caso,

soluciones ideológicas como las que tú decías,

como las que llevaron a la revolución francesa

o la revolución rusa.

Cuando quieres operar en contra de esto

a través de mecanismos como ideologías,

toma el comunismo, toma el fascismo,

toma los nacionalismos extremos...

Que son reacciones, o sea,

reacciones propias de un nihilismo reactivo

que hoy en día se emplean, más o menos enmascaradas

pero están ahí.

Esto es inútil. Esto es tan absurdo como pretender con un ciclo hostil

combatir con Twitter.

Es imposible que tú, una revolución,

la organices imprimiendo en tu casa papelitos

y no por Twitter.

Frente a una ideología que tiene ya una digitalización,

que tiene unas tecnologías convergentes

que apuntan hacia un puesto humanismo,

esa es una segunda causa que hace que sea...

No tenemos herramientas,

no tenemos herramientas suficientes ni maneras de estructurarnos

como para afrontar eso.

Entonces te podría alguien decir que la revolución es eso.

Sí, precisamente, precisamente la revolución sería

el encontrar en un primer momento todas esas herramientas.

O sea, ¿qué se utiliza contra el tomahawk?

Porque lo que no vas a utilizar es una lanza.

Ni mucho menos volver a las pedradas.

No vas a poder contra un misil tomahawk contra eso.

Luego estaba,

hay un tercer elemento que es el que tú apuntas

y es que el enemigo no es externo,

no hay un tirano que decapitar ahora mismo.

El enemigo es interno, es decir, todos nosotros estamos engullidos,

irradiamos esa ideología.

Somos el tirano que de alguna manera

está condicionando a los demás ciudadanos

a que participen de esa ideología.

De alguna manera,

tendríamos que luchar contra nuestros modos, o sea,

contra nuestra forma de realizarnos, contra nuestra forma de entendernos,

contra nuestra forma de reconocernos

y contra nuestra forma de satisfacernos.

Entonces, para responder a la pregunta con la que empezamos.

¿Estamos todavía a tiempo de rebelarnos?

¿Sí o no?

Es necesario, o sea, si estamos a tiempo, no lo sé.

Es complicado porque ya te digo que se ha empobrecido

extraordinariamente

gracias a esta ideología nuestra capacidad simbólica,

nuestro lenguaje, los mecanismos de nuestro deseo,

hemos supeditado la ética a otros intereses

de orden economicista,

nuestro ser erótico y de relación con los demás

se ha roto extraordinariamente, es decir,

pero es absolutamente necesario porque todas estas cuestiones,

precisamente, son el motivo de lo que exige una revolución,

que es luchar por nuestra dignidad,

no solo por unas condiciones que también económicas

y unas condiciones laborales y de modo de producción,

sino además de eso, por preservar nuestra dignidad,

que es la resistencia a perder nuestra condición humana.

Y eso es lo que hoy en día se está perdiendo

si no ponemos freno a eso.

O sea, es un tema de órdago.

¿Nos estamos dando cuenta? Yo creo que sí.

Creo que nos estamos dando cuenta y está subyaciendo eso ahí.

El sordo tejer de espíritu, que diría Hegel,

está ahí funcionando,

lo que pasa que hay que saber interpretarlo

y crear que es otra de las cosas que nos faltan,

la capacidad creativa.

Sea como sea,

esto es lo que ha dado de sí este sábado para todos.

Jorge de los Santos, muchísimas gracias.

Gracias a ti, Marta.

Nos vamos, en siete días volvemos ya de primavera.

Adiós, invierno. Adiós.

Saludos.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 16/03/19

Para todos La 2 - 16/03/19

16 mar 2019

Inclusión. Un grupo reducido de jóvenes con autismo comparte piso en Madrid supervisado por un equipo de profesionales.
Según un estudio de la Universidad de Salamanca y la Federación Plena Inclusión, en España hay 65 mil personas con grandes necesidades de apoyo por su discapacidad intelectual. La asociación PAUTA que defiende para ellos un modelo de vida adulta, ha puesto en marcha esta iniciativa pionera en Madrid. Reportaje

Filosofía. Entrevista al filósofo Antonio Fornés que acaba de publicar Viaje a la Sabiduría. Nos propone hacer el trayecto acompañados de grandes pensadores universales La filosofía es un viaje, y sus enseñanzas una guía para vivir de forma plena y crítica.

Emprendedores sociales. Antonella Broglia nos presenta a Jonas Staub, un emprendedor suizo que trabaja para la plena inclusión de las personas con alguna discapacidad. Pretende que la sociedad pase de integrar a incluir.

En qué mundo vivimos. Jorge de los Santos se pregunta que con todo lo que está pasando en el mundo ¿por qué no nos rebelamos?

ver más sobre "Para todos La 2 - 16/03/19 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 16/03/19 "
Programas completos (1257)
Clips

Los últimos 8.013 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos