www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5185498
Para todos los públicos Órbita Laika - Programa 8: Mares y océanos - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Aplausos)

Buenas noches.

(Aplausos)

Buenas noches, bienvenidos, bienvenidas a "Órbita Laika".

¿Cuál es el origen de la vida?

Es uno de los mayores misterios de la historia de la humanidad,

el interrogante que nos trae a los científicos de cabeza.

Hay teorías que dicen que la vida vino del espacio exterior,

en un meteorito, en cambio, hay otras que dicen

que surgió directamente en nuestro planeta.

Esta pregunta, por ahora, no tiene respuesta,

pero de lo que estamos seguros es de que para llegar a ella,

tendremos que mirar hacia los mares.

Acompañadme en un viaje al fondo del planeta,

a los abismos del océano Pacífico.

Donde ni siquiera llega la luz.

En estas profundidades, a unos 2500 m,

se han descubierto las llamadas fuentes hidrotermales,

grietas del fondo oceánico de las que emergen

grandes chimeneas con chorros de agua a 400 °C.

Fluidos ricos en minerales disueltos como sulfuros o hierro.

A esta profundidad, sin luz, sin oxígeno, sin alimento,

pensaríamos que la vida es escasa, pero no,

alrededor de estas chimeneas hidrotermales,

se ha encontrado una densidad de microorganismos

100.000 veces mayor que en cualquier otro lugar del planeta.

Aquí habita una de las formas de vida más antiguas

descubiertas hasta la fecha, un tipo de bacteria

que metaboliza el hierro,

y que surgió hace unos 4200 millones de años.

Aparecieron poco después de la formación de los océanos,

que fue hace 4400 millones de años.

O de la propia formación de la tierra,

hace 4500 millones de años.

Y es que está claro, el océano tiene muchas papeletas

para ser uno de los lugares donde podamos aprender finalmente

qué es eso de la vida.

Constituye casi tres cuartas partes de la superficie del planeta,

y en él habitan más del 90 % de las especies conocidas.

En 2010, un estudio confirmó que no habíamos explorado

ni el 5 % del océano, que las especies marinas conocidas

eran 250 000, y las desconocidas, están estimadas en más de 1 millón.

Como dijo el escritor Arthur C. Clark,

"Sería más apropiado llamar al planeta Tierra

por el nombre de planeta Océano", y no le faltaba razón,

quizás estas fuentes hidrotermales acaben dándonos esa respuesta

a cuál es el origen de la vida, quién sabe.

Lo único que sabemos es que lo que oculta el mar

es tan misterioso como fascinante.

Esta noche, en "Órbita Laika", nos sumergimos en mares y océanos.

¿Sabías que el Mediterráneo es el mar más contaminado del mundo?

¿Y que las mareas son provocadas por la fuerza gravitatoria

entre la Tierra y la Luna?

El ecosistema marino es diverso y sorprendente,

podemos encontrarnos con peces que se creían extintos

desde el Cretácico con especies que cambian de sexo

según la necesidad, e incluso, con machos que dan a luz.

Y eso no es nada, a los 4000 m de profundidad

empieza la llamada zona abisal. Aquí apenas hay oxígeno,

la presión es extrema, y no se ve nada de nada,

pero eso no quiere decir que no haya vida,

la hay y mucha, como estos organismos

que han desarrollado bioluminiscencia

oxidando una proteína llamada luciferina.

Eso les ayuda a defenderse, a atraer presas y a procrear,

pero lo más sorprendente es que en estos fondos

circula la cinta transportadora oceánica,

una corriente que conecta todos los océanos

y regula la temperatura del planeta. Durante la próxima hora

te explicaremos por qué el mar está caliente por la noche,

descubrirás cómo contaminan los plásticos,

y te presentaremos a algunos de los más alucinantes bichitos

del fondo marino. Haz el petate, porque esta noche,

"Órbita Laika" se hace a la mar.

(Música)

Con el paso del tiempo,

hemos convertido nuestros mares y océanos

en auténticos vertederos de residuos plásticos.

Hasta ahí no os descubro nada nuevo, ¿verdad?

¿Pero cuánto plástico hay en el mar? ¿Cuál es la cifra?

En 1975 se realizó la última estimación,

nos dijeron que el 0,1 % de la producción mundial de plástico

acababa en el mar, pero la revista "Science"

ha publicado un estudio que nos muestra una realidad

muy distinta, unos 8 millones de toneladas de residuos

acaban en el fondo del mar cada año,

o sea, más del 3 % de la producción mundial de plástico.

Para que os hagáis una idea, si sacáramos todo ese plástico

del mar y lo metiéramos en bolsas del supermercado,

cubriríamos todas las costas del planeta

colocando 5 bolsas en cada 30 cm de costa.

Además, calculamos que todo ese plástico

puede tardar unos 450 años en biodegradarse.

¿Qué opciones tenemos?

¿Debemos dejar de utilizar materiales plásticos

o existen nuevos plásticos que ayuden a cambiar esta tendencia?

Hoy viene dispuesta a aclararnos estas preguntas

nuestra química, Deborah García.

(Aplausos)

Hola, Edu. Hola.

Deborah, ¿qué estamos haciendo con el plástico?

Pues lo estamos tirando por todas partes

y tarda muchísimo en biodegradarse.

Lo primero que empieza a ocurrir con el plástico, por eso

nos puede dar la sensación de que desaparece,

es que empieza a erosionarse y se generan microplásticos.

Ah, que no desaparecen, no se biodegrada, sino que se reduce.

Claro, y además, no se disuelve en el agua, de hecho,

vamos a ir por aquí porque te voy a explicar una cosa al respecto.

Nosotros decimos plástico, pero los químicos, no.

Los químicos no decimos plástico, porque plástico es un adjetivo,

lo que utilizamos son polímeros, y hay un tipo de polímero

que son plásticos, eso quiere decir que tienen plasticidad

en el sentido de que si tú los deformas,

mantienen esa forma, como la plastilina,

pues exactamente así.

Bueno, estos polímeros no se disuelven en el agua,

entonces, para disolverlos,

podríamos disolverlos en disolventes orgánicos,

por ejemplo, te he traído este, que es poliespán.

(CANTA) "Poliespán, poliespán, qué invento el poliespán".

Como la canción. Poliestireno expandido.

Como dice la canción.

Pues en agua sabemos que esto no se disolvería,

pero he traído un disolvente orgánico, que es acetona,

es acetona concentrada, o sea, esto no es la acetona

de quitarnos el esmalte de las uñas, esto es concentrado, y por eso

me estoy poniendo guantes para manipularla.

¿Por qué es más irritante? Sí, es irritante e inflamable.

Esto, si lo echamos al agua, no se disuelve.

No se disuelve, entonces, vamos a ver qué ocurre

con este disolvente orgánico. Con acetona concentrada.

Con acetona concentrada. Voy a cerrar esto bien.

¿Esto se va a disolver ahí? Pero esto es mucho.

Bueno, un poquito. Bueno, vamos a ver qué pasa.

Vamos a irlo introduciendo. ¿Qué dices?

Sí, sí, mira. ¿Pero se calienta?

Estas burbujas, ¿qué es? No es una reacción química,

esto es una disolución, igual que cuando disuelves sal en agua.

¿Y esas burbujas? Son el aire,

porque el poliestireno expandido, más del 90 % es aire, entonces,

se está librando el aire, pero no es una reacción química,

es una disolución. No está caliente ni nada de eso.

Vale, vale. Qué fuerte, entra todo. Sí.

(Risas)

¡Madre mía! Oye, un aplauso a la acetona esta,

¡Madre mía! ¡Madre mía! Hasta el final.

Y podríamos seguir, ¿eh? Ya te veo, ya.

Y no se disuelve, parece que se disuelve guay,

pero en realidad, quedan estos restos,

mira, que es como una cosa pegañosa y asquerosa.

Podríamos haberlo hecho con otros disolventes mejores,

por ejemplo, el tolueno, pero no os queremos intoxicar a todos,

entonces, empleamos acetona. Mejor.

Vale, no se disuelven. ¿Qué tipo de polímeros

utilizamos habitualmente? Por ejemplo, el de las bolsas,

que las bolsas de plástico son de polietileno,

y, claro, tarda mucho en degradarse, pero tenemos opciones mejores

para el medio ambiente, por ejemplo, está de aquí encima,

es polietileno, pero es oxobiodegradable.

Oxobiodegradable. ¿Tiene que ver algo con oxidación?

Contiene metales de transición y estos hacen que se generen

radicales libres, y entonces, que se pueda oxidar fácilmente,

que lo puedan atacar microorganismos y hongos, y que se biodegrade,

entonces, a mí me parece una propuesta muy interesante.

Hay otros polímeros, por ejemplo, el de las botellas de refresco.

Todas tienen algún tipo de pictograma,

que nos indica qué tipo de polímero es y cómo reciclarlo.

Y hay unos códigos, ¿no? Sí, en ese tipo de pictogramas,

aparece un número que nos dice, en este, por ejemplo, es un PET.

Que es el número 1. El número 1, entonces todos

los que son del polímero número 1 se reciclan de la misma manera,

y ahora vamos a ver cómo se reciclan, pero para eso, necesito

que te lleves esto a otra mesa, porque es inflamable,

y voy a utilizar calor. Pues vamos a tener cuidado.

Un aplauso para mi ayudante de laboratorio.

(Aplausos)

Me han ascendido a ayudante de laboratorio.

Pues esto... Muy bien, fenomenal, es maravilloso.

Si acercamos una fuente de calor al PET, uno de las cosas que ocurren

es que se contrae. Eso quiere decir...

¿Veis? Empieza a contraerse. Eso quiere decir que este polímero

es lo que le afecta, hace este efecto de contracción.

Luego tenemos otros polímeros habituales,

como por ejemplo, esto de aquí, que es polietileno de alta densidad.

Esto tiene un proceso de reciclaje diferente, porque al ponerle calor,

sí que se ablanda hasta licuarse, y entonces lo podemos convertir

en otras cosas. Estos son polímeros plásticos,

plásticos que los podemos deformar. Luego tenemos otros polímeros

elásticos, que recuperan su forma, esa es la diferencia

entre unos y otros. Pues vamos a ver cómo se puede deformar

este polímero, entonces, tengo este mechero,

necesito un poco más de calor, regulo la llama, suficiente.

Y vamos a ver qué ocurre. Le doy así, por el lateral.

Se reblandece. Empieza a reblandecerse.

Entonces puede llegar a licuarse. Se va poniendo bastante líquido,

y ocurre lo siguiente.

Y esto que tenemos aquí es polietileno de baja densidad,

es decir, el polietileno de las bolsas.

Con lo cual, este tipo de recipientes los podemos reciclar

para generar bolsas, de alta densidad a baja densidad.

Y darle otra vida. Hay otros polímeros

que no los utilizamos solamente para envases,

que están presentes, por ejemplo, en los cosméticos.

Cosméticos exfoliantes, que tienen estas partículas que van erosionando,

pues esas partículas, en algunos casos, son polímeros.

Se utiliza mucho el polietileno, y tiene sentido que se utilice

porque los polímeros no son tóxicos, la mayoría de ellos son inertes.

No reaccionan con nada, entonces, son fabulosos,

y además, puede ser justo al tamaño de la partícula y demás,

entonces, están muy bien. ¿Qué ocurre? Eso va por el desagüe,

llega al mar y eso no se filtra por ninguna parte.

Con lo cual, medio ambientalmente, no es lo más óptimo.

¿Y hay alternativa? Hay alternativa. De hecho,

muchos laboratorios lo que han hecho es cambiar ese polietileno

por otras alternativas biodegradables o minerales, por ejemplo, la perlita,

utilizando cáscaras, celulosa, o sea que hay opciones.

¿Y eso es porque les obliga la ley a hacer este cambio?

No, porque eso es lo que está guay, que en realidad, la legislación

todavía permite utilizarlos, pero, claro, si un laboratorio

suficientemente importante empieza a establecer estos cambios,

que hace años que empezaron a establecerse, pues los demás

lo hacen en consecuencia. ¿Cuál es la razón que les mueve?

La razón es que ser responsable medioambientalmente, vende.

Ah, vale. Y el hacer que eso venda en parte es responsabilidad nuestra.

Es la responsabilidad nuestra, nosotros compramos

esa responsabilidad medioambiental. Como consumidores,

tenemos un cierto poder sobre estas cosas.

Efectivamente. Muchísimas gracias, Deborah.

(Música)

A ver, siempre nos da este tipo de toques.

Hasta hace poco, el único mapa del fondo marino que existía

databa de los años 70, y estaba dibujado a mano,

pero eso se acabó, estamos en el siglo XXI,

y gracias a un equipo de la universidad de Sídney

tenemos el primer mapa digital de la geología del fondo marino.

Para hacerlo, los investigadores tuvieron que analizar y catalogar

casi 15 000 muestras recogidas durante más de medio siglo.

Bueno, ¿pero para qué sirve tener un mapa del fondo marino?

Pues para empezar, este mapa nos ayudará a comprender mucho mejor

cómo reaccionan los océanos a los cambios ambientales.

Para hablarnos de todo esto, tenemos con nosotros

desde el Instituto de las Ciencias del Mar del CSIC

a la geóloga Gemma Ercilla.

(Aplausos)

Gracias.

Gemma, bienvenida a "Órbita Laika", estamos encantados de tenerte.

¿Cómo es el suelo marino? ¿Es igual que el resto del suelo de la tierra?

¿Qué diferencias y qué similitudes hay?

El suelo marino es bastante más espectacular

que lo que tenemos en tierra, de hecho, nosotros, para estudiarlo,

lo que hacemos es dividirlo en regiones. Lo mismo que un país

se divide en regiones, el fondo del mar lo dividimos en regiones,

y hay tres grandes regiones. La plataforma,

que llega hasta unos 200 m de profundidad,

el talud, que tiene pendientes muy altas, y llega

hasta unos 2000-3000 m de profundidad,

y las llanuras abisales.

Nosotros lo estudiamos en planta y en perfil,

para ver lo que hay en el subfondo, y lo que vemos es que hay

unas morfoestructuras que son espectaculares.

En la plataforma, tenemos playas antiguas,

que se han llegado a formar durante los últimos 10 000 años,

hasta casi los 3000 años.

Nos encontramos con el acúmulo de sedimento de los ríos,

de decenas de metros, depositados justo en la desembocadura.

El talud continental es impresionante,

allí tenemos los deslizamientos más grandes que hay en el planeta,

están en el medio submarino. Llegan a tener dimensiones

de las comunidades como Castilla y León.

Tenemos valles submarinos como cañones,

el más profundo de todos, el cañón de Avilés,

en el Cantábrico, que arranca casi de 90 m

y llega hasta los 4800 m de profundidad.

Y las llanuras abisales son las extensiones planas

más amplias que hay en el planeta, pero allí nos encontramos

con volcanes. Hay 40 000 volcanes en el planeta Tierra,

pues el 75 % están bajo el mar.

Los océanos, hemos visto, o sabemos que tienen

una sensibilidad al cambio climático al nivel del agua, su dinámica.

¿También en el suelo marino se percibe esto?

De hecho, el registro de los fondos oceánicos

es el mejor archivo para estudiar el cambio climático del pasado.

¿Por qué? Primero, nos permite retrotraernos

en la escala del tiempo geológico, pero nos permite observar

los cambios climáticos a diferentes escalas temporales,

desde millones de años a cientos de miles de años,

o escala centenaria y milenaria. Y nosotros esto lo vemos

a través de pruebas indirectas o directas.

Las pruebas indirectas, que nosotros trabajamos mucho en el equipo,

es la arquitectura estratigráfica, ¿y por qué?

Porque el clima condiciona subidas y bajadas del nivel del mar.

En un período glacial, baja, en un período interglaciar, sube.

Y eso vosotros lo notáis. Eso lo vemos, pero luego está

el sedimento, y ahí, los foraminíferos

nos dan mucha información sobre la temperatura.

¿Qué son los foraminíferos? Son unos organismos muy pequeños

que viven o bien en la columna de agua o bien sobre el fondo.

Tienen un caparazón de carbonato cálcico,

y podemos realizar estudios de isótopos de oxígeno.

Son testigos de este cambio. Hay organismos

a los que les gusta vivir más en períodos cálidos,

otros en períodos fríos, entonces, no solamente su cantidad

o la aparición o desaparición de especies, sino también,

estudios isotópicos que te permiten determinar la temperatura

del agua superficial o la profunda,

el volumen o la extensión de las masas de hielo,

incluso la paleocirculación que había en el pasado.

Con esto que hemos hablado antes de las placas tectónicas,

uno de los fenómenos más espectaculares son los tsunamis.

¿En qué capacidad tenemos de predicción o que nos afecte,

por ejemplo, en las costas españolas?

En España tenemos mar, tenemos riesgo sísmico,

tenemos riesgo volcánico y tenemos riesgo de deslizamiento.

Pues no nos falta de nada. Pues sí. Entonces nos da,

es verdad, no nos podemos comparar con Japón, ¿no?

Pero el riesgo lo tenemos. ¿Dónde lo tenemos?

Sobre todo, en el golfo de Cádiz, en el mar de Alborán,

en las Islas Canarias y en la zona de Baleares.

En el golfo de Cádiz y en el mar de Alborán,

porque ahí tenemos una dinámica de interacción de placas.

La placa africana se mete por debajo de la placa euroasiática

y eso hace que se generen estructuras que rompen el fondo,

y que pueden dar lugar a tsunamis, o que se levante mucho el fondo,

y entonces, el material que hay deslice, y los deslizamientos

pueden llegar a generar tsunamis.

En Canarias está la actividad volcánica,

pero también hay muchos deslizamientos en sus flancos,

pero nosotros no solo miramos lo que pasa en nuestro mar,

también miramos lo que tenemos enfrente, Marruecos, Argelia.

Existen estructuras debidas a la dinámica de interacción de placas

que generan tsunamis, y suelen llegar a Baleares,

como la que hubo en 2003, en mayo de 2003.

Desde luego, está claro que nos merece mucho la pena

conocer el suelo marino para conocer también qué ocurre

en nuestro planeta. Muchísimas gracias, Gemma, bienvenida,

muchas gracias.

(Aplausos)

A veces es difícil imaginarse hasta qué punto dependemos

de los mares y océanos. Lo hacemos a nivel biológico,

pero también, a nivel industrial, económico, médico.

Solo por el hecho de que ahora seamos animales terrestres

no debemos olvidar dónde están nuestros orígenes,

como un pueblo llamado Bajau Laut, que vive por y para el mar.

Lo vemos en nuestras preguntas frecuentes,

una sección de la cátedra de cultura científica

de la Universidad del País Vasco.

Este es Am Yakasim, y pertenece al pueblo Bajau Laut,

mundialmente conocidos como los nómadas del mar.

Su pueblo vive literalmente en el mar,

en torno a las costas de Filipinas, Indonesia, Malasia y Brunei.

Llevan viviendo así desde hace, como mínimo, 1000 años,

y es posible que tú te preguntes: "Espera un poco,

¿cómo es eso de que viven en el mar?". Bueno,

pues para que te hagas una idea, muchos de los niños y niñas

de este pueblo aprenden a nadar antes que a caminar.

Claro que eso no es lo más sorprendente de todo,

resulta que los miembros del pueblo Bajau Laut

son capaces de descender a pulmón hasta 10 m,

y lo que te preguntarás ahora es: "Espera un poco,

¿cómo es eso posible?". Cuando nos sumergimos,

sufrimos lo que se llama el reflejo de inmersión,

la frecuencia cardiaca baja, y los vasos periféricos se cierran.

Además, el bazo se contrae y expulsa a la sangre

los glóbulos rojos oxigenados que contiene en su interior.

Bien, pues el pueblo Bajau Laut presenta una mutación

en el gen PDE10A, gracias a la cual tienen... ¿Lo imaginas?

Bazos más grandes. Tu bazo tiene un volumen de 110 cm3,

mientras que el de "Amja" tiene entre 170 y 280 cm3.

La humanidad, ya lo ves, es profundamente asombrosa.

(Música)

Los mares y océanos han reaccionado al calentamiento global

de forma mucho más sutil y silenciosa

que el entorno terrestre, pero que una reacción sea sutil y silenciosa

no significa que no sea grave. De hecho, lo es,

el CO2 liberado a la atmósfera produce unos acontecimientos

que desembocan en el calentamiento y acidificación de las aguas.

Os pongo un ejemplo de lo que esto puede suponer, el krill.

Con el aumento de las temperaturas, estos pequeños crustáceos

se están reproduciendo en cantidades muy inferiores

a lo que venía siendo habitual, lo cual supone que animales

como los pingüinos o las focas tendrán en el futuro

menos alimento, lo que provocará a su vez escasez

para los depredadores superiores.

¿Pero cómo podemos explicar la reacción física

que están sufriendo nuestros mares? Es lo que viene a contarnos

nuestro físico, el gran Javier Santaolalla.

(Música)

¿Qué tal, Javi? Muy bien, Eduardo.

¿Qué nos cuentas de la física de los mares?

Me encanta hablar del mar, me encanta el mar, la playa,

a quién no le gusta un paseíto por las canteras, unas olitas,

unas gaviotas, ¿verdad? El mar es increíble,

pero seríamos mucho más fans del mar si supiéramos lo importante que es

para tantísimos procesos. Hemos hablado aquí del pulmón,

también hablamos de lo importante que son los océanos

para la biodiversidad que hay detrás, incluso también,

cosas como el clima. ¿Sabías que el clima de la Tierra

está regulado de forma muy importante por los océanos?

Por ejemplo, se nota la diferencia entre vivir en Madrid o Málaga,

en términos de suavidad del clima. Con menos contrastes.

Esto es debido a tres cosas fundamentalmente.

La primera es la superficie del planeta está plagada de agua,

agua por todas partes. Agua, hay.

Hay, y bastante. La segunda, la movilidad, es un fluido,

está continuamente en circulación, lo que hace que la energía,

este movimiento de batidora de agua, está ocurriendo continuamente

en nuestro planeta, y hay una tercera muy importante,

la capacidad calorífica. Capacidad calorífica, definición.

Esto se define como la cantidad de energía

que tienes que aplicar a una cierta sustancia

para que aumente su temperatura en 1°. Más capacidad calorífica,

más difícil es que aumente la temperatura, más energía

que tienes que aplicar. Comprendido, ¿verdad?

Ahora hace falta verlo. ¿Nos vamos a la mesa de experimentos?

Vamos por aquí, Eduardo. ¿Qué tenemos aquí?

Tenemos esta mesa con la que vamos a ver este concepto,

capacidad calorífica, comparado entre dos grandes masas,

que son fundamentales para el clima, el aire, la atmósfera,

contra el agua de los océanos.

Entonces, tenemos un globo lleno de aire,

y otro globo que tiene una cantidad importante de agua.

Vamos a ver lo que ocurre cuando reaccionan con el fuego.

Vamos a poner unas velitas y les vamos a poner fuego.

A ti te da un poco de miedo. A mí, siempre.

Pero bueno, me la voy a jugar, en este programa

suelo romper cosas, pero esta vez, puedo romperlas.

Vamos a ver qué pasa. Esto explota enseguida.

(RÍE)

Ha sido como un pedo mal tirado. Tranquilo, tranquilo.

Un aplauso al pobre. No pasa nada.

Este ya lo voy a hacer yo. Venga, sí, porque...

¿Creen que va a estallar o no? ¿Qué creen que va a pasar?

Este ya lo voy a hacer yo. Apártate si te da miedo.

Venga, venga. Lo coloco donde la vela.

Ahí está. Quemando el globo, tan tranquilo,

no pasa nada, no estalla, ¿nos han engañado? No.

Ya explico más tarde por qué no está estallando.

Ver por aquí, porque mientras, vamos a seguir profundizando

en este concepto de capacidad calorífica.

Tenemos aquí dos matraces, con nombre de señora mayor,

nunca me acuerdo del nombre. Matraz Erlenmeyer.

Ese, muy bien. Erlenmeyer.

Señora mayor... Señora Erlenmeyer...

Bueno, una está llena de aire y otra de agua,

y vamos a ver con esta pistola de portales

qué temperatura tienen, ¿no?

Esta está a 23°, una temperatura estupenda, aquí la ven,

y este de aquí, el que tiene aire, está a 22,8°.

Es una temperatura similar.

Vamos a ver qué ocurre cuando ambas son sometidas

a una misma fuente de calor.

Ahora mismo las estamos llevando de Burgos a Benidorm en verano,

entonces, esto es mucho calor que está incidiendo

sobre los dos a la vez. ¿Qué ocurrirá?

Lo vamos a ver en un rato. Vale.

Luego vendremos aquí, vamos a dejar que se calienten,

que hagan sus cositas. Piensen que la capacidad calorífica

es diferente. Aquí el agua está comiendo energía, comiendo energía,

pero no aumenta de temperatura, porque tiene mucha capacidad

de almacenar, mientras que el aire tiene menos.

El globito, que no ha explotado. Ahí está quemándose.

¿Por qué? Porque aquí, la energía de la vela,

el calor de la vela, está siendo utilizada por el agua

para aumentar la temperatura, pero de forma gradual, despacito,

es decir, ahora mismo está aumentando la temperatura del agua,

pero no está llegando la temperatura en la cual romper el plástico.

Se gasta mucho en calentar el agua. Tardas mucho más tiempo en conseguir

alcanzar esa temperatura. Y si pusieras fuego

donde está el aire, ¿explotaría o no?

Eres un hacker de los experimentos. Pues vamos a ver qué pasa,

tú sabes que estas cosas es mejor probarlas que contarlas.

Te voy a dejar que lo hagas tú, que sé que te gusta.

Bueno, vamos a ver. ¿Qué creen, estallará o no?

¿Sí, sí? Bueno, vamos a probar. Voy a quemarlo, Eduardo.

¿Preparados, a la de 3? 1, 2...

Leches.

Efectivamente.

Pero tal, al instante. Al instante.

Vamos por aquí. Al instante. Instantáneo, tío.

Sí, vamos a verlo. Lo que ha ocurrido

es que el aire sí ha aumentado su temperatura rápidamente,

consecuentemente, el plástico, también,

y finalmente, ha roto. Vamos a verlo en cámara lenta,

porque esto ha sido capturado por una cámara

que permite ver esto en cámara lenta.

Ahí está, muy bueno. Bien, que no sale mi cara de pavor,

de "ah", ha sido un detalle por su parte.

¿Cómo va? A ver cómo ha avanzado este tema.

Pistolita por aquí, eh...

El agua está a 26°, el agua a 26. Ha aumentado un poquito.

De 23 a 26, 3°. Y el aire está a...

30°. O sea, has visto, ¿no? Un montón.

Cómo, efectivamente, misma fuente, mismas condiciones,

el uno aumenta de temperatura más rápido que el otro.

Esto explica muchas cosas, Eduardo. ¿Por ejemplo?

Explica, por ejemplo, por qué los climas oceánicos son más suaves

que los continentales. Explica por qué, por ejemplo,

en la misma latitud, Toronto y París, hace mucho más frío en Toronto,

y explica que agosto sea el mes más caluroso del año en Europa,

mientras que en junio es donde incide el sol desde más alto.

¿A qué se debe? Pues que tarda el mar,

que es el regulador climático, el océano está actuando

como un regulador, como un climatizador,

haciendo que tarde un tiempo en responder

a esta influencia del sol. Muy bien. Un concepto muy sencillo

que explica muchísimas cosas. Muchas gracias, Javi.

(Música)

Yo siempre he querido vivir en la costa. De hecho,

siempre que puedo me escapo para estar cerca del mar,

y como me gusta tanto, hoy os he traído

un juego matemático ambientado en un lugar costero imaginario.

Para resolverlo, voy a necesitar a un voluntario o voluntaria.

Alguien que venga por aquí. ¡Uy! Madre, cuánta gente.

Ver por aquí, tú que estás en la primera fila.

Muy bien, ven por aquí, tengo un micrófono.

Ponte aquí, junto a la pizarra. ¿Cómo te llamas?

Jorge. ¿Qué tal tus dotes "ingenieriles"?

Bueno, ahí, ahí. A medias, ingeniero aficionado.

Aficionado, sí. Está muy bien.

Mira, tenemos esta situación, tenemos que construir un puerto

en esta zona costera, tenemos aquí la línea de costa.

Vamos a construir en algún punto de esta línea de costa,

vamos a construir un puerto. Te voy a dejar que lo construyas,

pero tenemos una condición que tiene que cumplir el puerto,

que es que la carretera que vaya desde A a ese puerto

más la carretera que vaya desde B hasta ese puerto

tienen que tener entre las dos longitud mínima.

Claro, si tuviéramos que unir A y B, pues una línea recta las uniría,

pero como tiene que pasar por el puerto,

pues tenemos que minimizarla de otra forma,

así que te voy a dejar este puerto, y lo pones en algún lugar

de la costa, donde a ti te parezca que va a ser mínima

la distancia total. Vamos a darle tiempo, 10 segundos.

(TODOS) 10, 9, 8, 7, 6,

5, 4, 3, 2... (PÚBLICO) 1...

Antes de tiempo, muy bueno, un aplauso para él.

(Aplausos)

Lo has colocado en ese punto, ¿por qué?

Pues a ver, he pensado que el pueblecito B

está más alejado, y el A, pues para fastidiar un poco

a los dos de la misma manera para llegar al puerto.

Muy buena, es buena idea, vamos a comprobar.

Ya te puedes sentar, muchas gracias, un aplauso para él.

Muy bien, vamos a hacer...

Vamos a ver cómo podríamos explicarlo.

Es verdad que la línea recta es lo que uniría a los dos

más rápidamente, pero no podemos hacerla recta,

salvo que modifiquemos un poquito.

Vamos a poner aquí una ciudad gemela a la A,

a la misma distancia de la costa de la que está A,

pero imaginariamente, dentro del mar, ¿no?

Si A está aquí, aquí está la costa, y esta otra distancia

pondríamos la ciudad imaginaria.

Entonces, entre estas dos ciudades,

la línea recta sería la más corta entre ambas.

Pues puedo poner esta línea recta, ¿verdad?

Muy bien. Pongo esa línea recta.

Pero... esta distancia no es real y, sin embargo,

yo voy a colocar mi puerto donde esa línea recta corta la costa.

¿Por qué?

Porque si yo voy desde A hasta aquí,

veis que esta distancia es la misma que esta.

Por tanto, la distancia total es la misma que esta línea recta.

Cualquier otro punto que yo coloque se va a alejar más.

Por ejemplo...

Imaginad, lo voy hacer más extremo que lo que ha hecho él.

Entonces, si lo hiciera así, por ejemplo aquí, más extremo,

si lo colocara aquí...,

yo me vengo desde aquí hasta aquí y esta distancia va a ser más larga

que la línea recta. La suya también, un poquito más larga que la mía.

Y así es como, con las matemáticas, podemos ayudar a la gente

de la ciudad, al ecosistema, al construir esta carretera.

Muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

¿Sabíais que algunos corales del océano profundo

pueden llegar a vivir más de 4000 años?

De hecho, tienen el privilegio de ser

los seres marinos más longevos que conocemos.

Estos corales fueron encontrados por un equipo de investigaciones

de la Universidad de Stanford a cientos de metros

bajo la costa de Hawái.

Aplicando la técnica del carbono-14, dataron uno de estos corales

con una edad de 4265 años. O sea, para que os hagáis una idea,

cuando los egipcios construían la pirámide de Guiza,

ese coral ya estaba ahí.

Sabíamos que las especies que viven en las aguas profundas

tienen un metabolismo muy lento por las bajas temperaturas.

Y, por lo tanto, viven mucho más tiempo.

Pero no nos podíamos imaginar que fuera tanto.

Este es solo uno de los miles de misterios

que nos guardan las profundidades. Vamos a ver si nos desvela

algunos más nuestro extraordinario biólogo Ricardo Moure.

(Aplausos)

(Música)

¿Pero qué me habéis dejado aquí?

¿Qué pasa? Me dejáis siempre cosas en medio,

tiene síndrome de Diógenes.

Anda, déjalo aquí. ¿Ahí no te molesta?

Ahí no me molesta. Vale, muy bien, señorito.

Oye, el fondo del mar, todos... Ay, es que me encanta este tema,

estoy supercontento. ¿De qué vienes a hablarnos?

Estoy la mar de contento.

Mátame, por favor.

Pues vengo a hablar del pulmón de la tierra.

¡Del Amazonas! ¡No! El Amazonas no, el océano.

Bueno, la branquia de la tierra. Mátame otra vez más, por favor.

A ver, vengo a hablar del mayor productor de oxígeno que hay,

que es el océano. ¿Es el océano?

O sea, se produce más oxígeno en el océano

que en bosques y selvas. Más. Un poco más del 50 % del oxígeno

se produce ahí, en el océano. Porque en el océano

también hay fotosíntesis. Guau...

¿Cómo se produce la fotosíntesis en el océano?

Fíjate, ¿ves eso verde que hay ahí? Sí.

Pues eso es fitoplancton. Son miles de millones de millones

de pequeñas algas microscópicas que están haciendo la fotosíntesis.

Vale... Igual que las plantas del Amazonas,

tienen clorofila, que es el verdadero pulmón de la tierra,

que es de lo que vamos a hablar hoy. Cuando yo hablo de la clorofila,

es que me flipa. O sea, tú fíjate, estoy emocionado,

es que me emociono fácil. Allá tú con todo, venga.

Me emociono. Fíjate la magnitud de la molécula

de la que vamos a hablar hoy que, cuando aparece la clorofila

en la Tierra hace 2400 millones de años,

produce la extinción de la mayoría de los seres vivos que había.

¿Cómo? En ese momento,

en la Tierra no había oxígeno. O sea, ahora es "supermainstream",

pero es que el oxígeno lo empezó a producir la fotosíntesis

gracias a la clorofila. ¿Y qué pasa?

En aquel momento, ningún organismo estaba adaptado.

De hecho, el oxígeno es supertóxico, o sea, nos van matando

desde que nacemos, aunque lo respiremos.

Pues se cargó a todos. Y no solo eso,

sino que produjo un cambio climático que convirtió a la Tierra

en una especie de bola de nieve durante unos 200 millones de años.

Una Tierra "frozen". "Frozen", sí.

Cómo sabes lo que me gusta.

Bueno, ¿clorofila entonces? ¿Hablamos de la clorofila?

Vamos a hablar de la clorofila, así que, mira, vente conmigo

que tengo aquí un pequeño laboratorio.

Un "clorofilódromo", es la clorofila de los chicles.

Ah, como los chicles, es verdad. Este pequeño laboratorio

nos lo han cedido del Centro Nacional de Biotecnología.

De verdad, muchas gracias por darnos cositas.

(Aplausos)

Pues la clorofila está dentro de las hojas de plantas, como esta,

y de las algas y del fitoplancton dentro de como unos saquitos

que se llaman los cloroplastos, que son supermonos.

Son monísimos, sí. Son superbesables, me encantan...

Y lo que hace la clorofila es que obra el milagro,

convierte materia inorgánica en orgánica.

O sea, es la entrada de energía y de alimento al mundo vivo.

Pero dilo despacio y otra vez. Vale, es que queda muy solemne.

La clorofila es la entrada de alimento y energía

al mundo vivo. ¡Vale! ¡Viva la clorofila!

(Aplausos)

Nunca habían aplaudido tanto a la clorofila, ¿eh?

Sí, se está aplaudiendo a la clorofila.

Tenemos un público friki.

Bueno, la clorofila coge dióxido de carbono,

agua y luz del sol y crea planta, crea comida.

Crea planta que se come la vaca que te comes tú.

Eso es lo que está haciendo la clorofila

y lo hace gracias a una propiedad tiene la clorofila

que es la capacidad de excitarse...

Bueno... Tú también la tienes, ¿verdad?

Desarrolla ese tema. Yo cada mañana.

No me refiero a esa excitación, me refiero a que la clorofila

es capaz de absorber energía. Se excita porque coge energía

y se empiezan a mover sus electrones. Se pone todo "horny".

Sí, se pone todo "horny".

Entonces, gracias a esta capacidad de excitación que tiene la clorofila,

puede hacer tres cosas...

La primera es que puede disipar calor.

Por eso, en el césped estás fresquito o las plantas de la terraza

dan fresquito. No solo es por la sombra,

es también por la clorofila. Ajá, vale.

La segunda cosa que puede hacer la clorofila al excitarse

es la fotosíntesis, ¿vale? Coge la luz del sol,

se excita, coge energía del sol y, entonces, esa energía

se la pasa a otras zonas del cloroplasto

que hacen las reacciones químicas que convierten dióxido de carbono

en planta, en comida que te vas a comer tú.

Muy bien. Y la tercera cosa que puede hacer

la clorofila es... hacer fluorescencia.

Pues yo eso no lo he visto. No, no lo has visto, ¿verdad?

Es difícil de ver. Para ver la fluorescencia de la clorofila,

tenemos que trolearla un poco. Vale.

Si quieres, ve poniéndote guantes. Guantes.

Porque lo que vamos a hacer... ¿Por qué nos ponemos guantes?

Pues porque cuando tocas cosas del laboratorio,

siempre hay que ponerse guantes. Eso es así.

Porque no sabes las guarrerías que puede haber.

Entonces, me he ido adelantando. Si no, no íbamos a acabar nunca...

Porque entre que me enrollo como un tonto, hablamos de "Frozen"

y no sé qué... Pues claro... Entonces, tú coges unas hojitas

de estas, como estas, que son de planta de tabaco

y, con el mortero, vas machacando. "Placa-placa-placa"...

Y vas echando alcohol para que te ayude a disolver...

Echas alcohol, un poquito...

Luego, este potingue, que se ha hecho una especie de puré alcohólico...

Esto no te lo... No me lo tomo.

No, no, esto te mueres. Entonces, esto se filtra aquí

con papel de filtro y lo que nos ha quedado abajo

es alcohol con clorofila. Vale, muy bien, buenísimo.

Y esto de aquí es un transiluminador, que emite luz ultravioleta.

Entonces, tenemos que protegernos más aún.

Poneos esto.

El público... Bueno, se pondrán morenitos.

El público está lejos.

Jo, qué cabeza más grande tengo, es que no me cabe.

Madre mía... Vale, así. Parecemos "Breaking Bad"...

Mola un montón.

Entonces, en unos momentos, voy a encender esta lámpara, ¿vale?

Emite ultravioleta, entonces, vosotros casi no vais a ver luz

porque los humanos no podemos ver el ultravioleta.

Si fuéramos abejas, sí; pero no lo somos.

Si no, nos pasaríamos el día vomitando miel

para dar de comer a una reina. Entonces...

Vais a bajarme las luces. Cuando yo encienda este aparato,

o sea, vais a flipar en colores. Vale.

Bueno, en colores no, que eso no es visible,

vais a flipar en ultravioleta.

Le voy a dar.

¡Olé!

(Música misterio)

¿Qué ha pasado? Sí... Qué bonito...

Muy bonito.

(Aplausos)

Y si le echamos más alcohol, igual hasta brilla un poquito más.

Mola mucho. Porque si está muy concentrado...

Sí, sí. Brilla bien, brilla. Oye, ¿por qué se produce eso?

¿Cómo se produce? Como te he dicho, hemos troleado.

Dejemos de hablar con esto puesto.

Ah, sí, es verdad. Bueno, voy a apagarlo.

Vale. ¿Qué ha pasado aquí? ¿Cómo se produce eso?

Mira, el ultravioleta ha excitado a la clorofila.

La ha puesto así, en estado. ¿Qué pasa?

Que toda esa energía que tiene, pues ya no tiene a quien pasársela

porque la hemos separado del resto de cloroplastos.

No puede continuar la reacción de la fotosíntesis.

Entonces, ¿qué pasa? Está excitada... ¿Qué hago?

Disipa toda esa energía en forma de fluorescencia.

Es un poco como un "coitus interruptus", ¿sabes?

Se ha quedado con dolor de cloroplastos.

(RÍE) Con dolor de cloroplastos...

Es un poco como... Tú, que eres profe,

cuando los estudiantes terminan el último examen,

que están como superarriba de la de cosas que voy a hacer...

Voy a ir al gimnasio, voy a hacer coladas...

y, a las dos horas, se están tocando la huevada en el sofá.

Pues es igual. Ocurre.

La clorofila se ha venido arriba... Oh, voy a traer energía

al mundo vivo. ¡Plas! ¡Fluorescencia!

Ha pasado.

(Aplausos)

Oye, Ricardo, pero...

Vale, clorofila, muy importante para la vida...

¿Qué está ocurriendo ahora en los océanos con esto?

Claro, es verdad, que esto iba de océanos...

Casi se me olvida. ¿Qué pasa?

Que nos estamos cargando el fitoplancton.

¿En qué sentido? Por culpa del cambio climático

está disminuyendo la cantidad de fitoplancton en el mar.

Mira, ahora vamos a ver unos mapas de la Tierra.

El que está así, rosita, que nunca sé izquierda-derecha...

Entonces, el que está rosita, esa es la temperatura

de la superficie del océano. Cuanto más rosa y blanquecino esté,

más caliente está el océano. Y la otra es un mapa

que muestra la densidad de clorofila. Lo que es más verde,

más clorofila, más fitoplancton. Entonces, se ve que según aumenta

la temperatura de ciertas zonas del mar,

disminuye la cantidad de fitoplancton.

Y esto es porque el fitoplancton solo puede vivir en la superficie

porque es donde le llega la luz del sol.

Igual que una planta, necesita nutrientes.

Tú, cuando tienes una huerta, le echas abono.

O sea, le das caca, sus nutrientes. Entonces, el fitoplancton

necesita nutrientes y estos vienen del fondo del mar.

¿Qué pasa? Con el cambio climático, se están alterando

ciertas corrientes marinas. Entonces, hay zonas...

Son las que llevan... Las corrientes que tienen que subir

lo que hay en el fondo del mar hacia arriba,

pues hay muchas zonas donde dejan de funcionar

y no le llegan los nutrientes al fitoplancton. Pobrecito...

Bueno, es una llamada de atención para cuidar la clorofila.

Mandamos este mensaje, ¿no? Menos coches, más bicis...

Salvemos la clorofila. Exacto.

Bueno, muchas gracias, Ricardo. Muchas gracias.

(Aplausos)

(Música)

¿Sabéis lo que es una sal? ¿Lo que le echáis a la ensalada?

Bueno, error.

A eso lo conocemos como sal común. En química,

una sal es cualquier compuesto que obtenemos

cuando hacemos reaccionar a un ácido con una base.

De hecho, la sal común, de nuestras ensaladas,

está compuesta por dos elementos, cloro y sodio.

El sodio es un metal blando que al echarlo al agua explota

y el cloro un gas venenoso. ¿Qué os parece?

O sea, a partir de ahora os vais a cortar aliñando la ensalada, ¿no?

Bueno, es broma.

El cloro y el sodio unidos en la sal común,

el cloruro de sodio, no son peligrosos para la salud,

a no ser que os paséis y seáis hipertensos.

El mar es una disolución enorme de cloruro de sodio

y para obtenerlo usamos las salinas, depósitos de poca profundidad

donde se acumula el agua y se va evaporando

por la acción del sol y del viento. Así, al final,

solo nos queda la sal común.

En "Órbita Laika" tenemos muchos ingredientes,

pero si quitáramos el que viene ahora...,

nos quedaría más soso, las cosas como son.

Viene... Raquel Sastre.

(Aplausos)

(Música)

Eh... ¡Pum!

"Aparcao". Raquel...

¿Cómo me vienes así? Esto es un programa serio,

esto es un programa de ciencia y me vienes de sirena.

Las sirenas no existen, Raquel. Lo sé...

Sé que en el guion ponía de bacalao, pero así voy más guapa.

Eso sí, vas muy mona. Además, tú tranquilo

que huelo exactamente igual que de bacalao.

De maquillaje para acá, me han salido quince gatos

y un tigre de Bengala.

De hecho, parecía el flautista de Hamelín versión salmonete.

Por cierto, los quince gatos están ahí fuera

por si te quieres llevar ahora uno a casa...

y no sentirte tan solo.

(PÚBLICO) Oh...

Oye, flautista, tú no habrás venido a tocar la flauta, ¿no?

(SUSPIRA) Un poco los platillos.

Está muy bien esto de vestirme de sirena porque a mí

me viene de casta por si no lo sabías.

¿Por qué? Siempre he sido

de una familia muy atractiva. Ah...

De hecho, las sirenas tenemos tal capacidad de atracción

que ríete tú de un imán de neodimio. ¿Te acuerdas de lo de Ulises?

Sí. Con la sirena.

Que se ató. Que se ató al palo...

Era mi abuela. ¿En serio?

De hecho, me estoy asustando un poco porque tú no estás atado

a ningún sitio y estás mirándome con cara de querer comerme el sushi.

Por cierto, ¿has visto que llevo gafas?

Sí. ¿Por qué gafas? Porque cuando están dentro del agua,

la luz entra en la retina de los peces y se enfoca ahí.

En cambio, cuando están fuera del agua,

la luz se enfoca justo antes de la retina, como a los miopes.

Por eso, cuando estoy fuera de agua, en tierra, soy muy cegata.

Ah, y te pones gafitas. Por eso,

a lo mejor no paro de decirle que si quiere una ración de omega 3.

Hablando de omega 3 y de fuentes inagotables, el salmón.

¿Sí? ¿Tú sabías que los salmones nadan

contracorriente para reproducirse? Lo sabía.

Que esos miles de kilómetros que recorren río arriba

lo hacen sin parar a comer, van tirando de reservas de grasa

y, luego, tiran de las reservas de proteínas.

Ah, mira, se quedan finolis. Se quedan ahí...

En vez de llamarlo operación bikini,

tendrían que llamarlo operación salmón.

Vale, estupendo. Además, mola mogollón.

Tontos no son. Porque llegan ahí a aparearse

con tipín ahí superguapo, ¿no?

Tú ya sabes, ¿no? Uno, cuando va a reproducirse...

Bueno, tú qué vas a saber...

La cosa...

Gracias. La cosa es que esta semana

he cogido mi forma humana para ir a aprender todo lo que pueda

sobre embarcaciones y tú deberías ver este reportaje.

¿Sabes por qué? ¿Por qué?

Porque tienes que aprender dónde te tienes que atar en el barco

porque me estás mirando con cara de querer hacer

un cruce murciano-riojano... ¡Uf! Y no sé si tengo ganas.

No, eso sería el apocalipsis, mejor que no.

¡Dentro vídeo!

¿Cómo flotan los barcos? ¿Y cómo se mueven?

Dicen los filósofos que es más importante hacer preguntas

que responderlas. Así que ya sabéis,

si estáis en alta mar y hay peligro de zozobrar,

tirad por la borda a los filósofos. De todos modos, aprovechando

que me he puesto filosófica en estos momentos,

voy a intentar buscar respuesta a una pregunta que me hago

desde pequeña...

¿Cómo puedo hacer para que mi barquito flote?

Por eso estoy aquí, en el lugar indicado.

(Música)

"He quedado con Jesús Valle en el CEHIPAR,

el Centro de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo,

que pertenece al INTA, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial.

Vamos a hablar de sistemas de propulsión

y de estabilidad en embarcaciones".

Este es el laboratorio de dinámica del buque,

donde tenemos capacidad para reproducir el mar en miniatura

generando olas con un generador que tenemos al fondo.

Luego, aparte, también tenemos un canal en el que no generamos olas,

que ese es el canal de aguas tranquilas,

en el que hacemos otro tipo de ensayos.

Como trabajamos con modelos a escala, en función de la escala del modelo,

esa ola puede crecer todo lo que nosotros queramos.

-Trabajáis con escala, modelos pequeños...

¿Qué diferencia hay con trabajar a modelo real?

-Trabajar a modelo real sería carísimo.

Hay que hacer los ensayos con situaciones más o menos baratas.

Aparte, tenemos otros beneficios. Los barcos aquí se mueven

mucho más deprisa de lo que se mueven en la realidad

porque son efectos de escala y eso nos permite jugar también

con el tiempo y hacer, por ejemplo, poder reproducir qué le pasa

a una plataforma durante muchos años.

(Música)

Bueno, en el tema de los barcos, nosotros la eficiencia la vemos

desde dos puntos de vista. Por un lado,

tener las mejores formas posibles en el barco y, luego,

el otro apartado es buscar el propulsor óptimo.

Para eso, tenemos una instalación también muy especial

que se llama túnel de cavitación.

(Música)

Donde vemos que los propulsores sean las hélices,

que estén lo mejor diseñadas posible y eviten un fenómeno

que existe de cavitación que produce ruidos, vibraciones...

y que tenemos que evitar que se produzca en nuestros barcos.

(Música)

Nosotros llevamos ya bastantes años colaborando

con la Real Federación Española de Piragüismo

para optimizar sus piraguas. Ahora, estamos con una K4 aquí,

en el canal de aguas tranquilas. Y también hacemos otros tipos

de estudios para el deporte. Por ejemplo,

estuvimos haciendo saltadores de trampolín para evitar cavitación.

Bueno, nos metemos en todas esas guerras también.

-Bueno, llevo desde pequeña intentando hacer que un barco

de papel flote más de tres segundos. ¿Puede darme alguna indicación?

-Utiliza buen papel. En cualquier caso,

nos lo traes a nosotros que te hacemos un barco fantástico.

-Intento 9324. ¡Deseadme suerte!

¡No!

Pues nada, no voy a conseguir hacer que flote el barquito

ni un solo segundo. ¿Sabéis qué es lo peor?

Que consiguieron que un barquito de papel navegase durante 15 minutos

en el Tajo y con una persona a bordo. ¡Y yo no lo consigo!

Bueno, aunque ellos usaron 150 kilos de papel

de 1 km de cinta adhesiva.

(SUSPIRA) Estaréis pensando: "Bueno, pero es peligroso,

a lo mejor te hundes...". Mira, ¿qué quieres que te diga?

Antes me monto en un barquito de papel en el Tajo

que subirme a un crucero vacacional a hacer monólogos con familias,

con los abuelos, los niños... Mira, eso sí que te hunde.

(Aplausos)

(Música)

El nivel del mar ha subido 8 cm de media desde 1992.

Una tendencia que va a mantenerse durante los próximos años.

¿A qué se debe este ascenso? Os lo podéis imaginar.

El calentamiento global está derritiendo los glaciares

y las grandes masas de hielo en los polos.

Al aumentar la temperatura del agua, este hielo se expande

y todo esto no lo digo yo, lo dice la NASA.

Y, cuidado, no se quedan ahí. El incremento en el nivel del mar

pone en riesgo el futuro de muchísimas ciudades

y pueblos costeros, además de amenazar con borrar del mapa

una enorme cantidad de islas.

Así que hoy queríamos preguntarnos qué podemos hacer.

¿Tenemos alguna solución para este lío?

Es lo que va a intentar explicarnos nuestro genial meteorólogo...

¡José Miguel Viñas!

(Aplausos)

(Música)

Eduardo, ¿qué tal?

José Miguel...,

el calentamiento global sube el nivel de los océanos.

¿A qué es debido? Bueno, podríamos pensar

que a la fusión del hielo que, en parte, sí;

pero la principal causa que genera ahora mismo la subida

del nivel del mar es la expansión térmica de los océanos,

del agua de los océanos. Hablamos mucho

de calentamiento global, el calentamiento global

afecta a la atmósfera, pero también afecta al agua

que está en contacto con ella, sobre todo, en la capa superficial.

En consecuencia, al calentarse, aumenta el volumen.

Como las cuencas oceánicas son una gran cubeta oceánica,

que es rígida, pues ese aumento de volumen tiene como implicación

que sube el nivel del mar. Ajá.

De hecho, ahora mismo, de promedio al año está subiendo 3 mm

a escala de toda la Tierra. Prácticamente la mitad

es debido a ese factor. A continuación,

vendría el hielo en Groenlandia. La fusión de hielo en Groenlandia

contribuiría también bastante a esa subida.

Posteriormente, los glaciares de todo el mundo están perdiendo masa

prácticamente en los cinco continentes.

Y, finalmente, también en la Antártida.

Hasta hace poco, no parecía que allí la señal del cambio climático

fuera muy clara, pero ya en la Antártida occidental

también se está notando cómo se está perdiendo mucho hielo.

Vamos, entonces, me estás diciendo que lo que más contribuye

a ese ascenso del nivel del mar no es el deshielo,

sino la expansión de esto. Exacto.

Vale... Y los "icebergs", los icebergs, por ejemplo,

¿eso también contribuye? Bueno, pues... no.

Fíjate, no contribuye ni 1 mm. Y esto es así por Arquímedes,

al que bien conoces. Ah.

Porque un iceberg tiene la mayor parte sumergida;

pero, aunque se funda totalmente, no contribuye nada a subir

el nivel del mar. De hecho, lo podemos ver haciendo

una demostración. No la vamos hacer aquí

porque tardaríamos un poquito de tiempo,

pero la hemos hecho. Vamos a ver este vídeo...

Nada, es tan sencillo como un recipiente

que lo hemos llenado de agua y hemos puesto justo

un bloque de hielo con el nivel del agua justo al borde.

Vale, muy bien. Aplicamos el calor

y vemos cómo, poco a poco, se va fundiendo ese bloque de hielo,

ese iceberg y llegará un momento en el que desaparece,

pero vemos que, en ningún caso, desborda agua por los bordes

del recipiente. Por lo tanto, esta es la demostración práctica

de que un iceberg, aunque se funda, no contribuye a subir

el nivel del mar. No están contribuyendo nada.

Nada. Pero en los icebergs

sí que tienen sus peligros... Sí, sobre todo,

para la navegación en las regiones polares

porque iceberg, en su mayor parte, como he dicho,

está sumergido, tiene aproximadamente un 15 %

por encima de la superficie del nivel del mar...

Todo está por debajo, se va erosionando

por las corrientes marinas debajo del mar,

se va erosionando por el viento por encima

y esa erosión genera pérdida de masa y el sistema, todo el iceberg,

tiende a equilibrarse y, de vez en cuando,

tiende a voltearse. De manera que, si tenemos un barco cerca...

Hay icebergs que tienen kilómetros de longitud,

pues te puedes imaginar... Es una masa enorme

que es si se da la vuelta, es muy peligrosa.

Claro, genera incluso un tsunami a una escala local.

Vale, hemos hablado de 8 cm de subida en el nivel del mar.

Honestamente, no me parece demasiado,

pero imagino que sí que los efectos de algo tan pequeño son grandes.

Ya se están notando en algunos sitios.

Las proyecciones climáticas apuntan a que esos 8 cm, dentro de poco,

van a ser superados y con creces. De hecho, nos movemos

en varios escenarios. Vamos a ver también una gráfica.

En ella, se observa que si nos movemos en el escenario

de bajas emisiones, que sería el deseable,

hacia final de siglo, tendremos en torno a 40 cm de subida

a nivel global del mar. Ya es.

Bueno, con 40 cm va a haber impactos claramente;

pero, en ese tiempo, hasta final de siglo

nos iremos adaptando fácilmente a ellos.

Son soportables. Claro.

El problema es si nos vamos a un escenario peligroso,

un escenario que como el 8.5 que plantea el IPCC.

En ese caso, lo vemos aquí en color rojo,

la subida global podría estar en torno a 1 m, es decir,

que había zonas de la tierra, costas, donde podría haber subidas

fácilmente de tres, cuatro, cinco metros y, aparte,

el efecto de la marea, es decir, que eso ya sí

que tendría un impacto bastante importante.

Sobre todo, hay lugares especialmente vulnerables a eso.

Claro, por supuesto, islas que hay por ahí.

Ahora mismo, están al límite de que pueda seguir subiendo

el nivel del mar. Yo, por ejemplo, no sé si tú te comprarías

un apartamento en Malé, que es la capital de las Maldivas.

Porque, fíjate, ahora mismo esa isla, con el turismo

que tienen las Maldivas, cómo está, totalmente llena de edificios.

Aquí, que suba unos pocos centímetros el nivel del mar,

pues va a tener un impacto muy importante.

Además, puede haber temporales que, con unos pocos centímetros más

del nivel del mar, sus efectos sean muchísimo más devastadores.

Es decir, a veces decimos que van a ser unos pocos milímetros,

unos pocos centímetros, pero es que un temporal con 2-3 cm

más del mar tiene un impacto muchísimo mayor.

Y tenemos millones de personas viviendo en ciudades

a nivel del mar, ciudades costeras... Nueva York, ciudades asiáticas...

Y, claro, ahí el impacto de esa subida va a ser muy serio.

Vale, me has dicho que si nos portamos bien

estaremos en el escenario, digamos, soportable.

Si nos portamos mal, pues vamos a tener más dificultades.

¿Qué significa portarnos bien? ¿Qué podemos hacer?

Bueno, "portarnos bien" es lo que ya te están demandando

los científicos desde hace bastante tiempo,

pero parece que no hacemos caso. Y es que cambiemos muchos hábitos

y, sobre todo, que reduzcamos drásticamente nuestras emisiones

de gases de efecto invernadero porque eso es lo que está disparando,

por así decirlo, el calentamiento global.

Y ese calentamiento, entre otras cosas,

lo que está provocando es esa subida del nivel del mar.

Así que tenemos que intentar... Nuestra aspiración

tiene que ser llegar a un escenario de bajas emisiones y, bueno,

el nivel del mar seguirá subiendo, pero yo creo

que nos podremos adaptar a ello. Bueno, pues a ver si lo conseguimos.

Hay que conseguirlo. Muchísimas gracias

a José Miguel Viñas. Gracias.

Quédate. Quédate conmigo.

(Aplausos)

Quédate para despedir conmigo.

Cuando os sentáis delante del mar, no tenéis la sensación

de que el tiempo se detiene. Quizá esa sensación

de inmensa belleza que nos producen nuestros mares y océanos

sea porque todos nosotros... La vida misma nació ahí.

Ellos no solo nos dieron la vida, sino que nos permiten conservarla,

así que si queremos ser mínimamente agradecidos, al menos,

cuidemos de ellos como ellos cuidan de nosotros.

Nos vemos la semana que viene.

(Aplausos)

(Música créditos)

(Vítores)

(Continúa la música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8: Mares y océanos

Órbita Laika - Programa 8: Mares y océanos

06 may 2019

¿Cuál es el origen de la vida? Hay teorías que dicen que la vida vino del espacio exterior. Otras que surgió del interior terrestre. Y otras dicen que la vida surgió en el mar.
El caso es que, como dijo Arthur C. Clark, “sería más apropiado llamar al planeta Tierra por el nombre de Planeta Océano”. No le faltaba razón.
Tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta es agua y, en ella, habita más del 90% de las especies. Sabemos que no hemos explorado ni el 5% del océano, que las especies marinas conocidas son, más o menos, 250 mil y las desconocidas, más de un millón.
Quizá los mares acaben dándonos la respuesta a cuál es el origen de la vida. Quién sabe. Ponte el bañador y prepárate para un auténtico chapuzón científico, porque Óbita Laika se zambulle en los “Mares y Océanos”.

ver más sobre "Órbita Laika - Programa 8: Mares y océanos" ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 8: Mares y océanos"
Programas completos (62)
Clips

Los últimos 471 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. M A

    Muy buen progama!!!

    21 may 2019