www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4396158
Para todos los públicos MasterChef Junior 5 - Programa 3 - 30/12/17 - ver ahora
Transcripción completa

Muy buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Júnior".

Esther, vais a elegir lo que vais a cocinar

en este reto tú y tus compañeros.

Desde el restaurante Argos,

con una Estrella Michelín, Álvaro Salazar.

Le veo algunas lagunas, Gonzalito, a esto.

Está bastante cruda la cosa.

El punto perfecto. Un plato muy rico y muy jugoso.

No se puede comer. Te he dado el consejo más grande,

pero no has hecho lo que te he dicho.

Bienvenidos a Disneyland París.

Ponte a hacer el curry. -¿Qué haces? ¿Pasearte?

¡Que te pongas a hacerlo!

-¿Qué tal va la masa de galletas? -¡Bien!

-¡Ostras! -¡El brownie se ha caído!

¡Cogemos las bandejas y a la sala! ¡Rápido! ¡Vámonos!

Ya está. Ya se ha acabado todo. -¡Hemos acabado!

El equipo ganador de la prueba es... ¡el equipo azul!

En este reto, nos acompaña

el ganador de "MasterChef V" Jorge Brazález.

Si decidís destapar más cajas, deberéis incorporar

obligatoriamente esos ingredientes en vuestras elaboraciones.

¡Pero qué locura! ¡Que la mate alguien!

¡Me va a dar algo! -¡Ah!

Buen sofrito, buen caldo, perfectamente ejecutado.

No es un plato propio de una niña de nueve años.

Los tres aspirantes que tienen que decir adiós a esta aventura

son Rubén, Santiago y Hugo.

(Sintonía)

(Música navideña)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef Júnior".

Se acaba el año en el que estas cocinas

nos han dado muchísimas alegrías y satisfacciones.

¡Hola, Eva! (TODOS) ¡Hola!

¡Hola, Chefito!

De momento, se están cumpliendo los sueños

de los diez pequeños cocineros que están entrando por esa puerta,

dispuestos a enfrentarse

a tres nuevos retos llenos de sorpresas.

¡Anda! Vas de bailarina. -La Cenicienta.

Guapísima bailarina. Va de bailarina.

-La Cenicienta. -Qué guapa.

¡Feliz Navidad, Eva! Feliz Navidad.

Feliz Navidad. -¿Y los jueces?

-Y la pastilla. -¿Y los jueces?

(NÚRIA) No había la pastilla.

No había los jueces. Y yo me he quedado...

Estoy yo. ¿No os valgo o qué?

(NIÑOS) ¡Sí! Y Chefito.

No nos valéis para cocinar. Bueno, para cocinar, sí.

Y, además, él y yo valoramos superbién.

Él no prueba y yo casi tampoco...

Decís que todo el mundo ha ganado. Claro.

¡Bien!

¡Olé, Eva! (RÍE)

Bueno, recuerdo que los marcadores se vuelven a poner a cero.

Todos tenéis las mismas posibilidades

de conseguir la máxima puntuación

y aseguraros así vuestra permanencia

una semana más en estas cocinas.

Así que, chicos, suerte a todos.

(NIÑOS) ¡Gracias, Eva!

Una pregunta, Eva.

¿Los jueces son siempre tan impuntuales?

¡Huy, Chefito! Y muchísimo más, hijo.

Eso sí. Cuando entran, lo hacen sobre ruedas.

¿Sobre ruedas? -¿Qué?

¡Mirad, mirad!

(GRITAN)

¡Lo sabía! ¡Lo sabía!

Y representando a la España más cañí...

¡Samantha Spain!

(VITOREAN) -Está supernavideña.

Muy bien, muy bien. ¡Olé, Samantha!

¡Qué guapa! -¡Qué mona!

¡Bravo! (VITOREAN)

(J.A.) Samantha ha venido por la puerta guapa y creo

que le va a robar a Eva el puesto de Miss España.

A ver. Aquí falta más gente.

¿Dónde está Pepe? ¡Pepe! (NIÑOS) ¡Pepe!

(EXCLAMAN)

¡Bien, Pepe!

¡Bravo! ¡Oh!

Madre mía, qué vergüenza. ¡Madre mía!

Qué guapo va. -Qué guapo.

¿Qué pasa, eh?

Pepe skate.

(Aplausos) Bravo, Pepe.

(NÚRIA) Viene vestido muy raro. Parece un domador de leones,

o esos de la gimnasia con ese palito

ahí, rodando.

Te voy a decir una cosa. Esto va de mal en peor, eh.

Miedo me está dando la entrada de Jordi.

¡Ay, mi madre! ¿Lo llamamos, a ver si viene?

(NIÑOS) ¡Jordi! ¡Jordi!

¡Ay, verás! -¡Jordi!

(Risas) ¿Hola?

(RÍEN)

¡Qué cosa más triste! ¡Pero bueno! ¿Qué te pasa?

¡Guapísimo, eh, Jordi! ¡Guapísimo!

A ver. Ven, ven, ven.

(RÍE) No sabe.

¿Tú sabías que esto iba de patinar?

Lo he probado. ¿Lo has intentado?

Me he dado cuatro tortas.

(RÍEN)

¿Pero, entonces, por qué te vistes así?

Si lo peor no es el no patinar. Lo peor es esto.

No, no. Que se te vea el cuerpito.

Una vuelta, por favor. Una vuelta.

(Vítores) ¡Elvis Presley!

Y decía yo que daba vergüenza lo de Pepe.

Por este programa, hago lo que haga falta. Lo he intentado.

Que conste que lo he intentado.

Incapaz de mantenerme de pie, casi me mato.

Yo es que he practicado mucho este fin de semana en Hawái.

Sí. Yo también. También te digo.

Me he metido con Jordi porque viene sin patines.

Pero tú vienes con un monopatín.

Había que venir rodando y yo he venido rondando.

Y Jordi ha estado a punto de venir rodando también.

Bueno, cuando hayáis terminado

ya con vuestras gracietas, me avisáis, ¿vale?

Porque nosotros estamos deseando descubrir

el nuevo escaparate. ¿Sí? (NIÑOS) ¡Sí!

Pues no vamos a esperar más. ¡Mamá!

¡Mamá, mamá! Pepe.

¡Mamá! ¡Mamá! -¡Ay!

Mira Pepe, tío.

¡Pepe! ¡Pues que se abra la puerta!

(NIÑOS) ¡Bien!

¡Ay, ay!

¡Hala! -¡Son niños!

(Suena "All I want for Christmas") ¡Me encanta!

¡Hala, cómo mola!

¡Qué guay! O sea, lo estoy flipando.

¡Dios! ¡Qué guay!

¡Cochecito!

¡Dios! ¡Qué guay!

¡Qué chulo!

(Suena "All I want for Christmas")

¡Guapos! -O sea, lo estoy flipando.

¡Bravo! (VITOREAN)

¿Pero esto qué es? ¡Invasión de elfos!

Gracias. ¡Bueno, bueno, bueno!

¿Qué te ha dado? ¡Qué chulo! -¿Qué hay?

-¿Pero qué está pasando? -Cuánto niño, chaval.

¡Uh! ¡Samantha!

Y mira Samantha.

¡Qué guay! ¡Uh!

¡Olé, Samantha! ¡Bien!

¡Elfos! Muchísimas gracias por venir.

¡Y feliz Navidad! ¡Feliz Navidad a todos!

¡Adiós! ¡Adiós!

¡Gracias! (NIÑOS) ¡Adiós!

¡Adiós! Es flipante, Lucía.

¿Pero qué hay aquí? Bueno, aspirantes,

menudo regalito, ¿no? Sí.

Ah, bueno, que todavía no sabéis lo que es.

Abridlo. ¿Y cómo se abre esto?

Esto no se abre.

¡Jo! Vaya bolsas nos han dado los duendecitos. Cuesta abrirlas.

Oye, ¿cómo se abre esto?

Mira. María ya lo ha abierto. ¡Una manzana!

Ya está. Ya casi, casi.

¡Un plátano! Mira.

Una banana. Ya lo estoy consiguiendo.

Una manzana verde.

¡Eh!

También me ha tocado una manzana, creo.

-Ojalá sea por parejas. -¡Ojalá! Una naranja.

-Un limón. -¡Limón!

#Don Melitón tenía tres gatos,

#que los hacía bailar en un plato.#

#Y por las noches, les daba limón.#

#¡Que vivan los gatos de don Melitón!#

Bueno, como estáis viendo, hay dos naranjas,

dos plátanos, dos manzanas, dos limones y dos peras.

Así que, por favor, poneos juntos los que tengáis la misma fruta.

¡Fernando!

Nos ha faltado el "kiki".

Oye, María, ¿qué has dicho, que he escuchado yo por ahí?

¿Que estás muy contenta con Diego

porque sois novios? ¡Es mentira!

Es un juego. Núria también es su novia.

Oye, pues con la broma, con la broma...

Diego, sales ganando, eh.

¡Nos ha tocado juntos! A ver.

¿Hay alguna otra pareja que yo no tenga controlada?

¡Sí!

¡Que no, que no! ¡Que no es Mara!

¿Mara y Fernando? ¡Que no, que no!

Que no somos novio, tío. Mara, no te enfades.

Es que está diciendo una mentira y no quiero.

(LUCÍA) Es que Mara se pica. Le dijo Fernando:

"¿Quieres salir conmigo?" Y dijo Mara: "Sí".

A mí me lo dijo Fernando y yo se lo dije a Diego.

Como nos enteramos todos,

le fastidia que lo digamos. -Claro.

Núria, ¿tú estás contenta con tu pareja?

¿No te gusta? Más o menos.

(GONZALO) Lo tienen muy difícil Núria y Juan Antonio.

Porque no se llevan muy bien.

Núria es pequeña y ya tiene las ideas claras.

Y Juan Antonio es mayor y no las tiene. Entonces, ahí...

Antes de conocer en qué consiste el primer reto de la noche,

nos vamos a cambiar y dejar las ruedas.

Los que tenemos ruedas o los que sabemos ir sobre ruedas.

No te cambies, Jordi. -Mira Jordi.

Jordi, por favor, no te cambies.

Es que Samantha echa de menos los tacones.

¡Oh!

¡Cuánto humo mágico!

Chefito, tú y yo nos quedamos aquí, que para eso estamos ideales.

¿A que sí, chicos? (NIÑOS) ¡Sí, Eva!

Y Chefito.

(Exclamaciones)

¡Qué guapos! -¡Qué guapos!

¡Qué elegantes! -¡Estáis muy guapos!

¡Guapos! Pero ya has terminado de patinar.

¡Oh! Me gustaba tanto.

Aspirantes, ya sabéis que vais a cocinar en parejas.

Ahora falta saber el qué. Verás.

Esta noche nos va a tocar hacer algo navideño con naranja,

pero lo vamos a superar porque...

Porque somos media naranja y nosotras lo valemos

¿Qué va a ser? ¿Qué va a ser?

-¿Qué es eso? -¿Qué?

Un postre diseñado por mí para una buena causa.

Este postre estará disponible en el supermercado

de El Corte Inglés y la recaudación se entregará a UNICEF.

Gracias, Pepe, por traérnoslo.

Pepe me parece que está haciendo

algo muy bonito, muy grande que poca gente hace.

Los elfos os han dejado unas cestas en las cocinas

con los ingredientes y la receta. Qué bien.

Es un cremoso de yogur griego

y vainilla con frutos rojos sobre

una galleta de pistachos. ¡Qué rico!

Hay que hacer de más para después comérnoslos.

Os voy a enseñar cómo es por dentro.

(EXCLAMAN)

(Exclamaciones)

¡Pero no te lo comes! ¡Hala, qué rico!

Yo quiero. -¡Qué bueno!

Sabe a poco. ¿A poco?

¡Adiós!

Se lo va a zampar entero.

Se lo zampa entero. ¿Qué te apuestas?

El reto consiste en hacer una réplica exacta de mi postre.

¿Exacta, exacta? Para ello, tenéis 80 minutos.

¡Adiós! ¡Qué poco!

Es tiempo más que suficiente. Sí.

Vale. Perfecto.

Y a mí se me está ocurriendo otra idea.

A ver. Oye, ya que están en parejas,

¿por qué no cocinan por relevos?

Por relevos. Buena idea. (NIÑOS) ¡No!

Que no. Queremos cocinar juntos.

Cada uno de vosotros cocinará ocho minutos

y su compañero seguirá con la receta

en el punto justo donde lo haya dejado el otro.

Venga, va. Que podemos. Esmeraos al máximo

porque la pareja que mejor lo haga, tendrá un regalo.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Una masterclass en el obrador de El Corte Inglés.

(GRITAN) -¡Qué guay!

Haciendo y comiendo todos los postres.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Hay que ganar, María. (AMBAS) ¡Somos las mejores!

¡Y vamos a ganar!

Y el tiempo para empezar a cocinar comienza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

¡Venga! -¿Pero dónde está la cocina?

-¿A cuál vamos? A esta. -¡Ostras! ¡Chocolate blanco!

Venga, Esther. -¡Va, va, va!

¡La banqueta, por favor! -La banqueta para María.

María, rápido. ¡Más brío, María!

Jordi, venga. Es para ti.

¿Para mí? Pon las gelatinas a hidratar.

Pues me viene bien.

Bien. Gracias, Samantha. Hombre, por fin tenemos

un jurado de altura. Que me veía aquí tan solo.

Vamos, niño, que lo estás haciendo muy bien.

Vale. Saca las gelatinas y ponlas. -Que sí.

¡Tiri, tiri, tiri!

Aquí te lo dejo. Venga.

Gracias.

Qué lentitud. -Luego haz lo de la mousse.

-Que sí. -Todo. Como si hicieras cupcakes.

-¡Genial! -Ya la ha liado.

-¿Qué pasa? -Que tenemos el día hecho.

Todo, todo, todo. Bien, María.

El queso crema. Todo.

-El chocolate, Estherita. -Tranquila.

Sí. Si yo estoy muy tranquila.

-Haz la mousse. -Que sí, que la estoy haciendo.

-Muy bien, Esther. -Ahora me voy a poner

a montar la nata. -¡Corre, corre!

¿Las gelatinas cómo van?

-Luego vas a por la nata, ¿vale? -Sí.

¡Hala! -¡Venga, Fer! ¡Vamos, a tope!

-¡El cable! -Enchufa.

Atención, aspirantes. Primer cambio de cocinero. ¡Vamos!

Los que están dentro de cocinas, salen.

Juan Antonio, sal ya.

Al cinco, eh. Venga. -Haz un corte más ancho.

Olvídate. -Puedo, puedo, puedo.

¡Eh! ¡La leche hirviendo!

-Sí. Más, más. -Que no hay más.

-¡Vamos, Núria! -Que sí, que sí.

¡Madre!

-¿Cómo se abre? -Núria, tira y entra. Venga.

¡Olé, Núria!

-¿Dónde está la nata? -¡Mara, venga, va! ¡Corre!

¡Tía, que te esperes! ¿Qué haces?

-La nata. -En la nevera.

-¿Dónde está? -La primera nevera.

¡Mara, corre! ¡La nata!

-¡Ahí! -¡Date brío!

Cuántas familias van a comer ese postre de El Bohío tan rico,

hecho por ti, por Navidad. Y encima, solidario.

Ojalá que lo coman mucho por el fin que tiene tan importante.

¿Cómo se hace ese postre? Tienes que hacer la mousse

con chocolate blanco, con queso crema,

una nata semimontada, un poco de yogur.

Y rápido hay que congelar y lo bañamos en la gelatina vegetal

que llamamos en los restaurantes.

Y luego, hay como una galleta. Y ya está.

¡Lucía! ¡Lucía!

Es un buen postre para navidades.

Me alegro de que te mojes y hagas cosas solidarias

y que estén ricas para que todos disfruten.

¡Léete la receta! -A ello voy.

¡Vamos, Diego, no pierdas el tiempo!

Déjame leer. Cálmate.

-¡Que estás perdiendo el tiempo! -Vale.

No estoy perdiendo el tiempo. Estoy haciendo todo igual que tú,

solo que sin gritar y sin ponerme nervioso.

Tuerce un poco el bol. ¡Ahí! ¡Venga!

Movimiento envolvente.

(CANTA)

¡Así no! ¡Diego, Diego! ¡Así se corta!

-Así es justo cómo no se corta. -Listillo.

Tranquila. Hay que calmarse un poco.

Es que me pones nerviosa.

¡Lucía! La hoja de gelatina en la leche hirviendo.

Ya. Espérate, porque no están hidratadas.

Cuidado al fundir el chocolate, que no se queme.

Eso, Núria, creo que ya está fundido.

-Aún hay un barrote. -¡Esa Núria, cómo mola!

¡Se merece una ola! ¡Eh!

-¡Juan Antonio, cállate! -¡Vamos!

Bien, bien.

-¡Venga, Lucía, que tú puedes! -Genial. Vas superbién.

Aspirantes, ¿hay ganas de cambiar? (NIÑOS) ¡Sí!

Cambio de cocinero. Tienes que meter

las gelatinas en la leche y luego todo con el chocolate.

María, muy rápido. ¡Va, tía!

¡Venga, Esther! ¡Tú puedes!

Con las varillas, Esther. -No. Con la lengua mejor.

Vale. -¡Va, Fer! ¡Vamos!

-Va, María. Móntala, tía. -Espérate, que estoy recogiendo.

-Pues recoges luego. -No.

Vas muy lenta. -Yo no voy lenta.

Lo que tú estabas dejando manga por hombro,

yo lo estaba recogiendo.

Móntala. ¡Ya! ¡Venga, María!

Cuando acabes, lo pones en los moldes. ¿Vale?

(NÚRIA) ¡Vamos, Juan!

Meter los cremosos en el abatidor

para que se enfríen. -¡Hola, Chefito!

¡Tía, venga, que Juan Antonio y Núria ya lo tienen!

-Vale, vale. -¡Dale sin miedo, María!

Hay que darle con gas.

¡Dios! ¡Esto no está no congelado!

¡Está lo siguiente de congelado!

¡Que no lo has cerrado!

¡Claro que está cerrado!

Mara, eso no se hace.

Perdón.

Recuerda no llenar los boles hasta arriba.

-Que sí. -Ya, Esther. Ya.

-Vale, vale. Tranquila. -Venga, va.

Vale, María. Hasta arriba no.

Dale ahí, María. Dale. -¡Va, María!

-¡Que ya voy! -Que sí. Venga.

¡Fer, con cuidado! ¡Con cuidado!

Muy bien, Esther. ¿Lo tienes ya?

-Sí. -Llévalo al congelador.

Mantequilla. El azúcar.

Primero, mezcla la mantequilla. Solo la mantequilla.

¡Venga, Esther! ¡Ciérralo rápido!

Calla, que no coge la bandeja.

Y ahora tenemos el problema del abatidor. Como siempre.

Cuando más lo abren, menos enfría. ¡Vamos!

¡Atención, aspirantes! ¡Cambio de cocinero!

¡Va, Fer! ¡Vete, vete, vete!

¡Rápido, rápido! Vas muy despacio. Vas muy despacio.

-Coge un bol y echa la harina. -Déjame.

Mezcla la mantequilla y el azúcar en el robot.

¡Clávalo! -¡Que ya voy!

-¡Venga! -Es muy importante

que la mantequilla tenga el punto de la pomada.

Tienes que hacer la mezcla de harinas en otro bol.

-¿Dónde está el azúcar? -Lo he echado ya.

¡Corre!

¡Venga! ¡La mantequilla y el azúcar!

(NÚRIA) "¡Vamos, Núria! ¡Vamos!

¡Vamos, Núria, ponte a hacer esto!"

¿Tú crees que yo soy tu esclava? Parecía un burro.

¡Venga, el azúcar! ¡Quita la cinta y se abre!

Ahora.

Mete el dedo, a ver si es el chocolate.

No es.

Que sí.

Échale la mitad de la masa. ¡La mitad!

Recuerda. Un huevo, la mitad y cuatro huevos.

-¿Qué falta? -La sal.

Dale lo más fuerte.

Bájalo, bájalo.

Ahora échalo entero y el pistacho.

(GRITA) -Tranquila.

A Lucía le ha pasado algo con la máquina.

Tú pones la máquina a toda pastilla y sale el polvo blanco

por todos lados. Navidad, Navidad.

Coge un bol y mezcla lo de la harina.

Tú haz la harina. Cual sea. Venga.

¡Vamos! ¡Un bol!

Juan Antonio, habla bien a tu compañera.

Vale. Sois un equipo. Hay que estar

relajado y decir las cosas bien. Vale.

¿Has echado el bicarbonato y la sal?

-Sal. -Y el bicarbonato.

Que ya lo he puesto todo.

Ah, vale. Vale.

-¡Corre, rapidito! -Es que no hay hueco.

Pues te aguantas.

Que te calles, pesado de la vida.

Eso lo podías echar poco a poco con una cuchara.

-¡Bien! -¡Lucía, venga, que tú puedes!

¡Que eres una campeona!

¡Aspirantes, cambio de cocinero!

Busca otra bandeja más grande y mételo.

-¡Lo has hecho supermal! -Voy a hidratar estas hojas.

-¡Va, va, va! ¿Lo has leído? -Sí.

-¡Pero recoge! -Estoy echando el pistacho.

¡Que se te sale la masa!

-Qué masa más dura. -Tía, Esther...

La masa de las galletas. ¡Muy bien, María!

Mézclalo bien. Primero, con la mano.

Mézclalo bien.

¿Qué tal, María? Bien.

¿Qué estás haciendo? La masa de las galletas.

Pero Diego me ha dejado el marrón. ¿Por qué?

No. -Porque Diego... ¡Cállate!

Es que se rompe en la máquina.

A todos les ha quedado bien la masa, menos a mí.

Tengo que ir poco a poco.

¿Qué tal Diego como pareja?

Es bueno, pero es muy tranquilo. No se da vida.

No la trabajes mucho porque si luego la mantequilla

está muy blanda, es más difícil de trabajar. Cuidado. ¿Vale?

Vale. Adiós, Samantha. Adiós.

¡No, no, no! ¡Recoge, recoge!

Por favor, dejad de comer, que os estoy viendo.

Esther, ¿cómo vas, tía? -Bien.

-Bien finitas, eh. -Muy finito.

¡Vamos, Juan!

Esto ahí. ¡Atención, aspirantes!

¡Nuevo cambio de cocinero! ¡Dale, dale, dale! Déjame.

-Está muy finita, eh. -¿Pero qué has hecho?

-Pues una masa. -Pon el papel de horno.

Ya, ya. Pero se ha pegado.

Yo creo que eso estará ya bien.

Sobra una barbaridad.

Esto sobra. -¡Diego, que lo pongas!

-¿Te quieres calmar? -¡Tú te calmas o te calmo!

Le ha dicho: "¿Te callas o te callo?"

Yo me estaba quedando impresionada.

Porque no le pegaba a María.

¡Que quites las galletas! ¡A ver!

Hazlas y la masa la quitas.

¡Que te relajes ya!

¡Venga, corre! Que no tenemos todo el día.

Lee la receta. Recuerda. ¿Qué te toca hacer ahora?

-¡El baño de cereza! -Primero va el papel.

Perdona, Gonzalo. Es verdad. Me estoy poniendo histérico.

Acuérdate cómo era. Era, más o menos, así de fino.

Creo que dos milímetros de grosor. Dos milímetros o algo así.

Mete más galletas al horno por si se rompen.

-No. -Meteré cuatro al horno.

¿Te da tiempo a hacer una más?

-Esto va al horno. -¿Cuántas metiste?

-Cuatro. -Vale.

Oye, ¿cómo es lo de aguantar a Juan Antonio?

Eso es lo peor, ¿verdad? Sí.

Qué tío. Qué pesado. Qué voces.

¡Núria! ¿Qué? Tantas voces que dabas.

Si lo lleva ella fenomenal. Fenomenal.

Vale. Ahora la otra, venga.

¿Y qué más te queda ya? La mousse, creo.

Núria, cuando avise Eva de que queda 30 minutos,

creo que el "mouse" estará ya.

¿El "mouse"? El mousse.

-El "mouse". -Que yo hablo mal. Ya está.

Creía que es como ratón en inglés.

Y es mousse.

Tienes que poner ahí la pulpa de cereza.

-Hay que tranquilizarse. -¡Hombre! ¡Ya era hora!

-Voy a recoger. -¡Muy bien, Lucía!

Recoge. ¡Corre!

María, no me estreses, guapa.

-¿Qué hay que hacer? -Las gelatinas,

cuando estén, escurrirlas y echarlas.

¡Atención! ¡Cambio de cocinero!

Cuando estén blanditas. Tienes que esperar.

-¿Has disuelto la gelatina? -Sí.

(RESOPLA)

Ahora sí que vamos guay.

¿Habéis metido la gelatina? -Todo.

María, no has hecho ni la gelatina. Tú lo flipas.

Superlenta. A mí no me gusta eso, porque siempre me pongo nerviosa.

¡Que esa es la mía! -La mía es esta.

-Esa es la mía. -¡Cierra!

¡Era la de abajo del todo la tuya, Esther!

¡Fernando, vigila eso!

¡Las galletas! -¡Que voy!

-No. Esta es la mía. -Lo que tú digas.

Tiene esto.

¡Genial, genial, genial!

Mara, que no puedes mirarlo. -¿Y Fernando qué?

Fernando está trabajando en su turno.

-Antes lo he visto. -¿Cuándo? Si no ha visto

ni el abatidor ese. -Venga, Esther. Muy bien. Muy bien.

Quiero ver unas semiesferas perfectas.

-¡Genial, Esther! -No me lo creo.

-¿Qué vas a hacer? -Pues hidratarlas.

-¿No las has hidratado? -He hidratado las otras.

-Está perfecta. -Vale, pero...

-Mira. -Perfecta textura.

María, recoge.

Muy bien, María. Muy bien.

-¿Están hechas? -Yo creo que sí. Vamos a ver.

¡Va, Fer!

Muy bien, María. -Prepárate, que toca cambio, María.

-¿Qué? -¡María, rápido, tía!

-Creo que nos sobra tiempo. -No vayas de sobrado.

¡Aspirantes, cambiamos de cocinero!

¡Venga, va! ¡Voy yo! -Enfría eso.

Dale vueltas. -¡Uf!

Remuévelas, hasta que quede disuelto.

Si ya se ha "disolvido".

-Dale. Dale bien. -Voy a ir sacando la mousse.

¿Cuál es? -La última. Esa.

Esta.

¡Oh, qué frío! ¡Quita, quita!

-¿Cuál es el nuestro? -La que está manchada de cereza.

Manchada de cereza. -No puedes venir.

¡Núria, que está ya la mousse!

Juan Antonio, que tú no puedes mirar la mousse.

-¿Dónde está? -Ahí, la del medio.

-Vale. -Dame un abrazo.

Te quiero. -Perfecto.

Que ya tenemos la mousse.

-¿Qué tal vas? -Bien.

Aspirantes, para hacer perfectamente la capa

de la gelatina vegetal, pasadlo dos o tres veces.

(NIÑOS) ¡Sí, chef!

¡Ah! Menos mal que sobraba.

-¿Está bien? -No.

-Eso está todo flama. -¿Cuál está bien?

Pero, Mara, lo tienes que saber tú.

Es que es impresionante.

Tú, encima, no te metas.

Bien.

Me estoy poniendo nerviosa.

Ya queda mejor, María.

-Esther. -Te quiero.

Escucha, Núria. Voy a darte como una idea de emplatado.

Cogemos un plato... -Juan, no me hables

cuando se me puede caer.

-Échale bien de salsa. -Las dos galletas que tienes

más cerca, son para elegir entre ellas.

¡Cambio de cocinero! Haz lo que te he dicho.

Haz lo que te he dicho. -Sí.

-Cambio de cocinero. -Ya no le voy a echar más.

-Sí, sí. Échale más. -Que no.

-No te escucha. -Vale, vale.

Que se vea muy poquito lo blanco.

Tienes que bañar eso hasta que yo te diga, ¿vale?

Déjalo. -Vale.

Venga. Muy bien. Genial.

En la de en medio, Esther. ¡Muy bien!

Pon el más oscuro, eh.

O sea, el que te quede mejor.

Juan Antonio es el primero en montar la galleta y el pastel.

Van todos parecidos, pero ellos van los primeros.

Pon la que mejor esté. No me pongas la de las grietas.

-Si no se verá. Mejor, la más fina. -Sí, vale, vale.

Muy bien, María. La que esté más chula.

¡Vamos, venga! Va, genial.

Mira cómo chupa la... Está bueno.

Ha puesto la huella dactilar.

Juan Antonio, luego, los que llevemos a El Cortes Inglés

los llevaremos chupados por ti.

Y con tu dedo. ¡Hum! Está bueno.

Así. Muy bien, Esther.

¡Atención, aspirantes! ¡Último cambio de cocinero!

¡Déjalo, déjalo! El cocinero que entre ahora,

tiene que dejar el postre perfecto para presentarlo a los jueces.

Jo, Esther. -Toma. Arréglalo.

Sí, claro. Arréglalo, ¿no? Me ha dejado el marrón,

porque al echarlo, lo ha echado en otro lado.

Yo lo tenía que mover para ponerlo en el sitio.

-Vuélvelo a emplatar. -Se te ha roto un poco.

¡Échale! ¡Ahí! ¡Y los polvos!

Lucía, gracias.

Más pistachos de esos no.

-¿Te callas, María? -No, por favor.

Está todo flama.

¡Que ni siquiera has puesto las hojas!

¿Estás mal de la chota? -Si rompes el emplatado...

Ahí. ¡Olé cómo emplatas!

¿Has puesto la plata? La está poniendo.

No lo toques con la mano.

-¡Date brío! -¡Ay, no es mi culpa!

-¡Date brío! -¡Que ya voy!

Aspirantes, ahora sí, último minuto.

¡Queda un minuto! ¡Venga! ¡La otra!

¡La otra! ¡Ahí! ¡Ya está! No toques más. No toques más.

Cállate, Juan Antonio, por favor.

Esto está malísimo, eh.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno. Uno.

¡Arriba! ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

¡Venga, hasta Chefito! Y tú, Juan Antonio.

El cocinado bien.

Pero he mandado mucho a Diego

y me he pasado un poco con él. -Sí.

Aspirantes, habéis consumido los 80 minutos.

Ahora les toca a los jueces probar esos postres solidarios.

Empezamos con María Arias y Mara. ¿Lo llevo yo?

-¿Me perdonas? -Sí, venga.

Vamos, chicos, que queremos ver vuestro lado más dulce.

Mara, ¿qué te pasa? Traes mucho miedo, eh.

Cuidado, que está ahí al bordecico.

Bueno, Mara y María Arias, ¿qué tal ha sido trabajar

la una con la otra? Bien.

¿Seguro? Sí.

No te veo muy de acuerdo. Es que hemos tenido una riña.

¿Qué pasó en ese conflicto, en esa riña?

Que decía que yo iba muy lenta. O sea, que tú llevabas el mando.

Es que yo creía que ella iba un pelín más lento,

pero no quiero ofenderla ni nada. Con cariño.

Las galletas estaban...

Y tienen que... ¡Ta, ta, ta!

Es que... lenta.

Lo que pasó, pasó. La apariencia... bueno, regulera.

Hace unas aguas raras. Mira lo que tenemos aquí.

El que he hecho yo, todo era rojo. La gelatina estaría muy fría.

Aparentemente. Se cuaja antes de caer.

La galleta está muy gruesa.

No es una base delicada para un postre de alta cocina

dirigido por el gran chef Pepe Rodríguez Rey.

No está bañado del todo...

También tiene un pequeño problema en el interior.

El equilibrio entre la nata, que hace de base, el yogur

y el chocolate blanco tiene que ser perfecto.

Aquí tenemos mucha nata, lo hace un poco graso y pesado.

Le falta, lo más importante para mí en un postre,

el sabor.

Bueno, parejita, delante de cocinas.

Vamos a ver Fernando y Gonzalo

cómo se han acoplado haciendo este postre.

-Vamos, chicos. -Muy bien, chicos.

-Está bien, ¿eh? -Creo que sí.

-Mola. -Y me he currado el emplatado.

-Está "to" chulo.

-A ver qué pega le ponéis a ese postre,

porque desde aquí se ve riquísimo.

¿Qué tal habéis trabajado juntos? (AMBOS) Bien.

¿Ningún problema? -No.

-Bueno, la limpieza, tal vez. Después la hemos arreglado.

Al final ¿has limpiado la encimera con el delantal?

No, lo he limpiado con la servilleta.

Bueno, te diré que de aspecto está bastante, bastante bien.

Muy bien glaseado, con un rojo brillante.

Con un buen grosor.

Hum... ¡Sabor!

Tiene potencia; tiene sabor a yogur griego, ¿no?,

que es lo que le faltaba al anterior;

tiene sabor a vainilla; a chocolate blanco.

Me encanta. Os ha salido muy bien.

-Gracias, chef. Chicos, seré breve:

Si Pepe abre este, al principio, no habría pasado nada.

Muy parecido al que ha presentado Pepe.

-Gracias. -Gracias, chef.

Por ponerle una pega, venga, ya que no es el mío,

ya que no es el mío, me has dado donde me duele.

Un poco más compacta la mousse, una rayita por debajo del mío.

Pepe, ¿no te gusta que te copien? Sí, por eso he dado la receta.

A ver si aprendes de los chavales, que no cuesta nada.

(AMBOS) ¡Vamos, pelo largo!

¿Qué te pasa?

Que estoy triste.

-Unos días se hace mejor y otros peor.

Mira yo el día del carpaccio. -Ya, pero...

A Mara le diría que la próxima vez estuviese un poco así, porque...

Han dicho... -Que cambie de actitud.

-Hala, ya está.

Bueno; Esther, Lucía. ¿Qué?

¿Quién mandaba en el equipo?

-Ninguna. -No sé, ninguna, las dos.

¿Un trabajo de equipo, equipo? Sí.

¿Satisfechas del trabajo? (AMBAS) Sí.

A simple vista se ve una galleta un poco gruesa

y un glaseado un poco irregular. Ya.

¿Cómo es eso de seguir una receta tan profesional?

Bien. No es tan difícil, ¿no?

Estaba bien explicada, entonces...

Hombre... Me he devanado los sesos

para que todo estuvieses muy claro.

El escriba. ¿Quién llevaba la voz cantante?

¿Habéis tenido algún pique? -Un poco, ¿no?

-¿Un pique de qué? -Yo qué sé, no...

-Pique es que te has enfadado. -No.

Vamos a probar.

El sabor está maravilloso,

la textura de la mousse es muy suave, muy suave.

Qué pena que no lo hayáis bañado perfecta.

-Gracias. -Gracias.

Glaseado irregular, galleta gruesa pero en conjunto; rico.

Vale. Sabor parecido a la de Pepe.

Buen trabajo, chicas, felicidades.

(AMBAS) Gracias, chef.

(LAS DOS) ¡Un, dos, tres; naranjitas, oe!

¿Queréis dedicar este plato a alguien?

Sí, yo sí. ¿A quién?

A mi amiga Marta. -Yo a mi hermana Teresa.

A tu amiga Marta, ¿por qué? Porque sigue mucho "MasterChef"

y le han hecho un trasplante de corazón hace poco,

entonces, se lo dedico a ella para que se mejore.

Para ella va, hala. Muy bien. ¿Y Esther?

Porque quiero mucho a mi hermana... Y le dedicas el postre y ya está.

Ya. Me parece muy bien, muy bonito.

-Vamos, chicas.

-La felicidad...

Qué bien, dice que está bueno. Diego...

Calla, calla. A ver cómo han ido esos novios.

-Vamos, chicos. -¡Vivan los novios!

Chicos, os tengo que pedir perdón porque, claro, no sabía

estas relaciones sentimentales y he traído un postre pequeñito.

Tenía que haber traído una tarta de tres alturas

con dos muñecos encima.

Uno más grande, otro más pequeño. Somos novios de mentira.

¿Quién es de verdad, Núria? -No, ninguna.

-Kaitin. -Kaitin...

-¿Por qué? Sois unos bocas.

¿Kaitin...? Pero es de la temporada pasada.

¡Es verdad! Que había ahí una relación...

-Diego es un ligón, pero lo de Kaitin...

-Eso... -Le mosquea mogollón.

Bueno, ¿qué ha pasado al final que os he visto discutir?

Él iba muy lento y yo muy rápida;

él se ponía nervioso conmigo y yo con él.

Bueno, aparentemente, el glaseado se ve muy grueso,

como si le hubieseis echado demasiadas capas y la estética

ha fallado un poquito para que estuviese más perfectito.

Está muy oscuro el glaseado. Poco brillante.

Está compacto. Pero está bueno de sabor.

-Gracias.

No está mal de sabor, la galleta se ha quedado cruda en el centro,

tendría que haber estado tres minutos más, lo peor el glaseado.

Vamos, un caos. Hablábamos de equilibrio.

Hay algo de más; el chocolate no se puede notar, es mousse de yogur.

El glaseado está oscuro, mate, algo no se ha hecho bien,

porque tiene que ser semitraslúcido y muy brillante, semiexpresivo.

Lo veo un poco sucio el trabajo.

Es que... Te hago una pregunta, Diego:

¿Volverías a trabajar con ella? Si no grita tanto

y no se pone histérica, sí. -Di la verdad.

Si pudieras elegir pareja, ¿a quién elegirías?

-A Núria. -Gracias.

Siendo tus dos novias, me parece feo lo que has hecho.

Vamos a ver qué ocurre.

Delante de cocinas, chicos.

¿Qué han dicho? No me he enterado.

-Que está falta. -Ven conmigo.

-Qué mierda de plato. -Vamos, compañero.

-Diego, lo habéis hecho genial, el postre era complicado.

-No, no lo era.

Diego, cariño, ¿qué pasa?

Que no nos ha salido bien.

No os podéis olvidar de lo más importante de todo en "MasterChef".

-Pasarlo bien.

No, es que esto es un juego, ¿vale?

Y lo tenemos que disfrutar y tenemos que reír mucho.

Y lo más importante es que todos sois ganadores,

no quiero ni una cara triste más, ¿eh?

Esto va por Mara y por Diego, ¿de acuerdo?

En fin, vamos con la última pareja de la noche.

-Vale, llévalo tú. -No, no.

-Que sí, que se me va a caer.

-Toma, que no se te cae. -Que lo lleves.

Claro, que lo lleve uno. ¿Por qué no quieres tú?

¿Ves cómo se han movido las galletitas?

¿Cómo ha sido eso de trabajar juntitos?

Hemos trabajado fenomenal, nos hemos com... compenetrado.

¿Estamos de acuerdo, Núria? Sí.

Como te daba muchas voces al principio, te he visto así...

Sí, porque me decía "gua, bla...". Y me liaba.

Te daba órdenes a lo loco. Más o menos.

Me lo dice mi madre y todo; soy mucho de chillar.

¿Contentos con el acabado?

-Sí. -Muy contento.

Solo que la gelatina se ha escapado un poco por ahí.

Es verdad, parece que hay un mordisco, no se ha bañado del todo.

La galleta un poco suela de zapato, un poco gorda, ¿no?

Sí. Todo más gordo.

Sí.

Bueno, eso que me contáis que os habéis compenetrado mucho

y que todo muy bien, muy bien... No lo veo aquí...

En el resultado final.

-¿No? -¿No?

Ha quedado un poco mazacote, no sé si es por la gelatina ¿o qué?

Demasiado sabor a nata y me falta el sabor a yogur y chocolate,

y no está, del todo, bien glaseado.

Todo lo que estás diciendo está aquí el culpable.

¿Tú? Exacto.

Núria lo ha hecho bien, yo he echado la gelatina en la olla

y, luego, lo de los sabores, yo... -Lo del mazacote...

Lo he hecho yo, lo del rodillo. -Lo del rodillo sí.

Es importante trabajar ordenados y rápido al hacer mousse

porque tenemos tres elaboraciones: una nata, es el cemento;

unos saborizantes, el chocolate blanco y yogur;

y la gelatina con almíbar.

Hay que tenerlo todo a punto y mezclar con cuidado.

Han quedado los sabores mal mezclados y, en este caso,

el que sale y apaga los otros, es la nata. Y lo hace pesado.

-Núria, no... (NÚRIA LLORA)

¿Qué le pasa a mi Núria? Si la culpa es mía,

si no has hecho nada. ¿Qué ha pasado?

Si está muy rico. Tiene cositas, pero está rico, hazme caso.

No te pongas así.

No llores.

Oye, qué rápido le has quitado la lágrima.

Mi Núria es más fuerte que el vinagre.

¿Ha sido abrazate con Jordi y se te quita la tristeza?

(LOS JUECES RÍEN)

A ver esa sonrisa.

Ahora. Así me gusta.

Gracias, chicos, buen trabajo.

(CHEFITO) Arriba esos ánimos que habéis trabajado mucho.

-No pasa nada, por una vez que dicen algo malo;

lo del queso estaba bueno, todo estaba rico.

Has ganado una prueba por equipos, ¿qué quieres más?

Bueno, aspirantes, la cata ha terminado y eso significa

que hay que repartir los puntos.

Para eso, nuestro jurado tiene que deliberar. Adelante.

-El nuestro estaba peor, tía, porque tenía una parte cortada.

-Y el nuestro, guapa.

-Parecía que tenía un mordisco.

-Me dan peni. -A mí, también.

Venga. Vamos.

Por favor...

Aspirantes, tengo que deciros que estoy muy orgulloso

de cómo os habéis tomado este reto.

Os he visto trabajar sin descanso y me encanta que haya sido

para replicar un postre que es tan especial para mí.

(TODOS) Gracias, chef. -Ole.

Aunque hayáis cocinado por parejas

en esta prueba vamos a evaluaros individualmente.

De diez puntos a uno.

La pareja que ha replicado con mayor exactitud el postre

ha sido la formada por...

Gonzalo y Fernando.

Los diez puntos son para Gonzalo, que ha estado pendiente

en todo momento del cocinado y los nueve para Fernando.

Vale, chef. Vosotros seréis quienes vais

a disfrutar de la masterclass en el obrador de El corte inglés.

-Muy bien, chicos. Felicidades.

(CHEFITO) Felicidades, lo habéis hecho genial.

(TODOS) Gracias, Chefito.

La segunda mejor pareja ha replicado, también, el postre

con garantías, con gran éxito. Esos aspirantes son...

Esther y Lucía.

Esther y Lucía.

(CHEFITO) Felicidades, vuestro trabajo ha sido recompensado.

Gracias, Chefito.

Los ocho puntos son para Esther.

Que no ha descansado ni un momento, mientras que las siete, para Lucía.

Gracias, chef.

Muy contentas. -Sí, pero quería eso del obrador

porque siempre he querido entrar en un obrador.

La tercera mejor pareja ha trabajado mucho y no ha dudado

en repetir elaboraciones hasta conseguir el resultado

que querían. Y esos dos aspirantes son...

Mara y María.

Diego y María.

Está bien, María.

Los seis puntos son para María. Bien.

Y los cinco para Diego.

A Diego le ha sentado un poco mal que le diesen cinco.

Quizá los jueces han premiado

el punto chisposo que tengo en la cocina,

porque en la cocina tampoco puedes estar así...

"Muy bien, muy bien, sigue"

La pareja que se va a llevar cuatro y tres puntos

es la formada por...

-Juan Antonio y Núria. -Sí, sí, espérate.

Núria y Juan Antonio.

-¿Ves? -Que no pasa nada.

En el cremoso habréis cometido un error

porque no se percibe bien el sabor del yogur y chocolate,

y pensamos que es un por exceso de nata.

Núria...

Pero Núria, ¿qué te pasa?

Nada. Está muy bien la puntuación,

Núria, no puedes ser tan exigente contigo misma.

Está llorando de alegría.

No, no lloro de alegría, tío.

Hombre, quiero tener las mejores puntuaciones, no la peor,

porque no me quiero ir de "MasterChef".

Quien se lleva los cuatro puntos es Juan Antonio

y los tres puntos son para Núria.

Yo me conformo con mis puntos y Núria, también, ¿a que sí?

-No. -¿No?

No me digas que no te conformas. -A ver, jolín,

con la mejor puntuación que me saca siete puntos...

¿Voy a estar contenta?

Y, por tanto, los últimos puntos son para Mara y María Arias.

María, te hemos visto desesperada, dándole órdenes a Mara,

pero los fogones no son todo dar órdenes, hay que saber hacer

tu parte de trabajo, lógicamente, además de mandar.

Por tanto, los dos puntos son para Mara y el punto para María.

Dos está muy bien, la verdad.

Y esta prueba ha sido muy difícil.

-Ya...

(CHEFITO) Chicos, que no decaigan esos ánimos,

la carrera no ha hecho más que empezar.

Ya habéis oído a Chefito, no pueden decaer esos ánimos, ¿eh?

Ahora nos vamos a toda velocidad

porque nos espera una prueba en la que vamos a vivir

una descarga de adrenalina espectacular.

Fiu.

Hoy hemos querido que nuestros aspirantes conozcan

la competitividad y trabajo en equipo de primera mano

y, por eso, nos hemos trasladado hasta Alcañíz, en el Bajo Aragón.

Aquí tiene lugar el Gran Premio Movistar de Aragón de MotoGP,

el octavo que se celebra en Motorland,

un circuito de velocidad que acoge varios

de los campeonatos más importantes del mundo.

Aspirantes, bienvenidos a la ciudad del motor.

Nos encontramos en el circuito de velocidad de Motorland.

España es un gran destino para los seguidores del motociclismo,

nuestro país puede presumir con mucho orgullo

de tener grandes campeones como Sito Pons, Álex Crivillé,

Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo o Marc Márquez.

¡Marc Márquez!

Y, por supuesto, al mejor piloto español de todos los tiempos.

Ángel Nieto. Él abrió el camino de todos ellos

y ayudó a conseguir que España fuera un país clave en el mundial:

Ángel Nieto. 12+1.

Un héroe recientemente fallecido que nos enseñó que el triunfo

no es producto de la suerte, sino que es un verdadero oficio.

Por todo eso, nos gustaría dedicar esta prueba a su memoria.

Grande, Ángel. -Guapo.

Para mí fue el mejor piloto español de toda la historia,

además, de que era supersimpático y muy buena gente.

Aspirantes, hoy trabajaréis divididos en dos equipos

de cinco aspirantes cada uno.

Gonzalo, Fernando; vosotros fuisteis los mejores

en la prueba anterior, por lo tanto, seréis los capitanes.

El enfrentarme a una nueva capitanía me gusta, pero si me pasa

lo que me pasó en la otra el equipo será un desastre.

Sin embargo, en esta ocasión no seréis vosotros

los encargados de elegir a vuestros compañeros,

sino que serán ellos, el resto de aspirantes,

los que decidan con qué capitán quieren cocinar.

Así no te pones en dilema.

Elegiréis en función de los puntos que tuvisteis en la otra prueba

y en el momento en el que haya un equipo con cinco aspirantes

el resto pasará a formar parte del equipo del otro capitán.

La primera en elegir será Esther.

¿Con quién quieres trabajar; con Gonzalo o con Fernando?

Con Gonzalo.

La siguiente en elegir será Lucía. Quiero ir con Gonzalo.

La siguiente en elegir será María.

Voy a elegir a Gonzalo porque he trabajado con él

y pienso que es tranquilo a la hora de cocinar.

Gonzalo, se te está llenando el equipo de momento.

Sí. Diego.

Me voy a ir con Fernando porque... como en la prueba

de Disney fue con él, creo que se quedó con las ganas de hacer más

y espero que demuestre que puede hacerlo mejor de cómo hizo la otra.

Juan Antonio, ¿a quién eliges?

A Gonzalo, porque a mi opinión, lo siento, Fernando,

Gonzalo creo que es mejor capitán que tú.

-Hala, hala.

-Respeta mucho a sus compañeros y Fernando no es...

En la prueba de Disney me enteré de que no es así de...

De respetar a sus compañeros.

Juan Antonio, ¿no piensas que todos necesitan otra oportunidad?

Eh, sí lo pienso. También te has equivocado, ¿no?

Ahora que lo pienso, es verdad.

Creo que el que va a causar problemillas en Juan Antonio,

que me encanta como es y me llevo superbién,

pero como habla mucho, es muy nervioso, está para acá

y para allá todo el tiempo... Creo que va a liar alguna.

Bueno, pues ya hay un equipo formado.

El equipo de Gonzalo tiene cinco miembros.

Núria, Mara y María Arias, tanto si habíais pensado elegir

a Fernando o no, os toca ir con él.

¿Contentas? No.

María Arias, sí. Yo sí.

Mara. No.

Porque, a veces, grita y porque, a veces...

No lo sé.

El problema que hay entre Fernando y Mara es que Fernando estaba

por Mara y Mara por Fernando, aunque aseguran que no,

y, no sé, se han enfadado.

Hoy los colores de cada equipo esconden dos ventanas muy poderosas

que si las usáis bien pueden condicionar el resultado de hoy

y llevaros hasta la victoria.

Así que, azafatos, por favor.

Gonzalo. Voy a elegir el azul,

creo que Pepe nos dará suerte.

Hasta la victoria, Gonzalo.

Ay, Jordi, qué poquito querido eres, hijo.

Cómo te entiendo, Fernando.

Bueno, vamos a ver. Gonzalo, eres el capitán azul

y podrás congelar al equipo Rojo durante cinco minutos en el momento

del cocinado que decidas. Perfecto.

A todos menos al capitán, que tendrá que trabajar solo

durante el tiempo que dure la ventaja.

-Vale. -Qué chulo.

Me encanta la ventaja de congelar al otro equipo

porque cuando estén tranquilos, tranquilos; el congelado.

Muy bien, Fernando, irremediablemente, sois el Rojo.

Así que, Jordi, léeles la ventaja.

Fernando, eres el capitán del equipo Rojo y podrás robar

a dos miembros del equipo contrario durante cinco minutos.

¡Toma! Trabajarán a tus órdenes

y, junto a tu equipo, hasta que el tiempo termine.

Creo que la ventaja que nos han dado a nosotros

es mucho mejor que la otra.

Teniendo dos compañeros más vamos a trabajar más rápido.

Entre los invitados para los que vais a cocinar hoy

hay pilotos de alta competición que, como vosotros,

se juegan mucho en cada carrera.

Confiamos en que seréis capaces de asumir esta responsabilidad

y servirles un menú absolutamente perfecto.

Tendréis que preparar... Oh...

Verás. Un entrante.

-Qué va a ser, qué va a ser. -Ay, madre.

Ensalada de borrajas con trufa.

-Qué bueno. -Esa es muy fácil.

Un primero, pasta de espelta con verduras salteadas.

Eso lo quiero hacer.

Un segundo, salmón con patatas panaderas.

-Qué rico. -Está genial.

Y un postre, melocotón en almíbar.

Quiero el postre.

Cómo veis predominan productos de temporada y alta calidad

como el melocotón de la Denominación de Origen Calanda

o el aceite del Bajo Aragón.

Gonzalo, dime qué platos quieres que cocine tu equipo.

Voy a elegir la pasta y el melocotón,

nos ha gustado a todos esa opción y vamos a utilizarla.

Fernando, tu equipo cocinará la ensalada de borrajas y el salmón.

Vale. ¿Contento?

Sí. Te veo tan serio, que no parece.

Está bien. El menú nuestro aunque parezca difícil es fácil

y creo que vamos a hacerlo muy bien.

Tendréis cien minutos para cocinar vuestros platos

y para que los dos contéis con el mismo tiempo

empezaréis a trabajar escalonadamente.

Eso significa que el entrante saldrá en el minuto setenta,

el primero en el ochenta y cinco, el segundo en el cien

y el postre en el minuto ciento quince.

¿Está claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Cocinaréis para un total de cincuenta comensales;

entre pilotos de élite, técnicos y profesionales del motor.

Queremos que el cocinado de hoy sea un homenaje para ellos,

pero, especialmente, para los hijos de Ángel Nieto,

Pablo Y Gelete, que han tenido la gentileza de acompañarnos hoy.

-¡Dios, Gelete, Gelete...!

Gelete, quiero ver a Gelete. -Ya, ya, ya, ya...

Recordad que nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no uséis a comedores sociales.

Aspirantes, ¿preparados para lograr las mejores marcas en cocina?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a cocinas en tres, dos, uno... ¡Ya!

-Gua. -Vamos, vamos.

(Gritos de los aspirantes)

-Venga, vamos. -Va, va, va.

-Va, chicos. -Vamos, equipo.

-Hola, Jordi.

-El gorro, venga. -Sí, sí.

-Madre mía. Equipo Rojo.

Seréis los primeros en empezar, ¿de acuerdo?

(TODOS) Sí, chef.

El equipo Azul lo hará quince minutos después.

Equipo Rojo, vuestro tiempo de cocinado empieza

en tres, dos, uno. ¡Ya!

La ensalada de borraja me voy a poner yo con Núria y María, ¿eh?

-Vale. -El salmón con patatas panaderas

se va a poner Mara con la cebolla y tú con la patata, Diego.

-Venga, va. (TODOS) ¡Equipo Rojo, oe!

-Vamos, chicos, venga.

-A ver, primera borraja. Ay...

-Madre mía las patatas.

-¿Cómo se pela, tío?

-Núria, Núria, coges desde abajo, haces un pequeño escalón

y tiras para arriba, van a salir unos pelitos.

-Muy corto me ha quedado.

-Mira el equipo Rojo está demasiado tranquilo.

-Vamos a ver cuándo lo congelamos, ¿al empezar nosotros?

-No, cuando nos cojan a los dos aspirantes les congelamos.

-No lo vamos a hacer así porque es pensar sin cabeza.

Imagina que nos cogen en un momento que van genial,

venga, tiene que ser estratégico.

-Vale, perfecto.

-¿Qué tal vais, chicos? -Llevo cinco peladas.

-Vale, no está mal.

(RÍE) Me quedan mil quinientas pero voy guay.

-Mara, ¿qué tal la cebolla? -Muy bien.

-Más finito. -Vale, más fino. Oído.

Cuando deje de hacer seto te ayudo, Diego.

-Vale, guay. -Okey.

-Antes de ponerlas en la bandeja báñala con aceite y sal.

-Lo sé.

Equipo Rojo. Hola.

Fernando. Hola, Jordi.

Capitán, ¿cómo vas? Bien.

¿Cómo has organizado las tareas? He puesto a Mara y a Diego

con el salmón y las patatas.

Y he puesto a María, Núria y yo con la ensalada de borraja.

Vale. El pescado, ¿cuándo lo haremos?

Como solamente es marcarlo. Sí.

Cuando metamos las patatas al horno nos ponemos con el pescado.

Vale, vamos cortando y colocamos en fuente, que no hay espacio.

Mara. ¿Qué, dime?

¿Qué haces? Mira. Cortar cebolla. Dime.

Cortas la puntita, la mitad. Sí.

Y ahí, pero que se mueva el cuchillo. ¿Vale?

Oh... Lol. Qué crack. Gracias. Toma.

Venga, equipo Rojo, lo quiero todo de diez, ¿vale?

Que curremos organizados y con mucha alegría.

Capitán, a darlo todo. Venga, anima a tu equipo.

Venga, chicos. Con más energía.

La otra capitanía, como era mi primera me puse muy nervioso

y tuve que empezar a gritar y no me gustó nada,

pero creo que voy a rectificar mis errores.

Equipo Azul, está a punto de empezar vuestro tiempo de cocinado.

(TODOS) ¡Sí, chef!

Así me gusta. A cocinar en tres, dos, uno. ¡Ya!

Esther, Lucía, venga, os ponéis con los melocotones.

Juan Antonio y María os ponéis con las verduras, ¿vale?

La pasta más adelante para que no se nos vaya.

-Vale. -Va, venga.

(TODOS) ¡Un, dos, tres; equipo Azul, oe!

-Va, chicos, venga.

Aquí tenemos la caja, apartamos y tenemos para pelar.

Perfecto, Juan Antonio. -No me ocupes las dos tablas.

Primero los espárragos, hay que escaldarlos.

-Pero son dos minutos de escaldar. -Da igual da igual.

-Pelo las zanahorias y pelo los espárragos.

-¿Así está bien? -No, mira,

tienen que ser más o menos del tamaño del macarrón.

-¿Me das uno de comparación? -Llévatelo.

Creo que voy a tener que estar encima o de María,

porque esté muy a su rollo y tenga que ponerle las pilas,

o de Juan Antonio, que se despiste.

Venga. ¿Qué tal se pela eso?

-Fatal. -Pues fatal.

Ay, Dios, se me va a caer, es que resbala mazo.

-Ya. -Hay que darse mucho gas, madre...

Lo que nos queda. ¿Estaremos muy tranquilos, a lo mejor?

-Sí, chicos, hay que ir a cascoporro.

-Me voy a poner con la cocción de esto, cuidado, que voy.

-¿Tenéis el agua hirviendo? -Sí.

¿Qué tal mi equipo Azul?

¿Todo bien, controlado? Sí.

¿Cómo has organizado?

Ellas dos van a hacer el melocotón en almíbar

y nosotros tres, primero vamos a empezar con las verduras

y si necesitan ayuda con el melocotón, les ayudo.

Vale, vais muy bien, bastante bien organizados

pero ojo, no hay que despistarse. Vale.

Venga. Gracias, chef.

Voy a empezar con los espárragos para dar brío.

-¿Yo solo con los pimientos? -Sí, Juan Antonio,

tienes que darte un poco más de brío, si puedes.

-Vale, okey, un pimiento más y ya está.

-Nos ponemos con el almíbar, ¿vale?

-Vale, ve poniendo tú y voy pelando.

-Voy a coger un rondón, un poco más.

-Voy con las vainas. -Y la canela, Esther.

A ver, capitán. Hola, Jordi.

Tienes una borraja para sacar, lleva mucho hirviendo.

Sí. ¿Sabes que podemos...?

Sí, pero si cojo ahora a dos aspirantes

ellos nos van a congelar. Un momento,

¿quieres quitar a dos cuando te congelen?

-Sí. -Queremos congelar.

-Espérate, no. -Que sí.

-No, porque está Jordi y ayuda. Que no.

Cuando se vaya Jordi, pensemos. -Cuando se vaya Jordi.

Equipo Rojo, capitán. Sí.

Hay que ponerse las pilas a tope.

-Congelación ya. -¡Espérate!

¡Espérate, Lucía, que sigue Jordi, por favor!

Quiero un poco de sangre, que estamos muy relajados

y muy apagados y muy... flojales. ¡Venga!

Venga, va, va. Capitán, dámelo todo.

-Venga, chicos. -Fer, ¿qué?

Van a entrar las patatas panaderas al horno.

-Vale. -Muy bien, muy bien.

-Esta borraja a cascoporro.

-¿Yo? -Sí, tú.

Me voy a poner yo con la lechuga.

-Chicos, vamos a congelarles.

-Pepe. -Pepe.

A la orden de usted. Vamos a congelarles.

¿Vamos a congelarles? Encantado.

¡Equipo Rojo! Desde ahora y hasta dentro de cinco minutos

quedáis congelados, así que un pasito atrás todos

los aspirantes menos Fernando.

-Voy a usar mi ventaja, ¿vale?

Chicos y nosotros corriendo, ¿eh? -Va, venga, chicos, vamos.

-Ya está el brécol, ahí, buenas.

-María, venga, tienes que cambiar vamos mal.

-Vale.

Fernando. No renta, no renta.

¿Quieres usar tu ventaja? -No.

-Justo cuando lleguen ellos la uso para que seamos siete.

Vale. Vamos el doble de rápidos.

-Creo que puedes sacar las hojas. -¿Tú crees?

-Vale, venga, rápido, rápido, el tiempo es oro, es oro.

Capitán, ¿estás solo? Dale caña. Sí.

-Muy bien, Fer, dale duro. -Vamos, tío, vamos.

-Ay, Dios, qué nervios.

-Tienes ahí borraja, tienes ahí todo, va.

Corramos aquí, ¿eh? Fenomenal. Venga, chicos.

-¿A la borraja cuánto le queda? -Yo... qué sé.

(TODOS) Ese, Fer, cómo mola se merece una ola. ¡Eh!

Otra ola, eh. Un tsunami, eh, eh, eh.

(Núria) ¡Una hecatombe! Uh, uh.

Me he quedado sola. -Dale, Fer, muy bien.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno. ¡A cocinar!

Vamos todos. Muy bien, Fer, muy bien.

Venga, se nos ha ido la ventaja, hay que correr.

Venga, fenomenal, esas aguas de las pastas.

-Juan Antonio, abre. -Venga.

Hirviendo. -Ponles contigo con las borrajas.

Fernando, ¿qué? Quiero usar mi ventaja, Jordi.

¿Quieres tu ventaja? Sí.

¿A quién quieres del otro equipo? A Gonzalo y a Lucía.

Vale, vale, vale, muy bien. Equipo Azul, mucha atención.

El capitán de mi equipo Rojo va a usar su ventaja ahora mismo,

quiere que durante los próximos cinco minutos Gonzalo y Lucía

trabajen con él. Chicos, venga, seguid, vamos.

A darlo todo, ¿eh?

-¿Qué hacemos? -Con la borraja a cascoporro.

-¿Qué hacemos, la picamos o qué? -Tenéis que hacer así

y quitarle los pelitos. -Vale.

-Y esto lo cortas en trozos.

-No lo hagáis mal a posta, genios.

(GRITA DESESPERADO) -¡María!

-No pasa nada. -¿Qué no...?

-No pasa nada, Juan Antonio. -¿Qué no?

-Que no, mira, lo recojo y punto.

-María, por Dios santo bendito.

-Juan Antonio, no te cabrees y sigue haciendo lo que sea.

(GRITANDO MUCHO) -¡A ver, ha tirado la pasta!

-¡Juan Antonio, que saltees la verdura!

-Aquí, que no, no estés allí, aquí.

-Estoy en los dos lados. -No puedes estar en los dos.

-Has liado la del desmadre.

Como no haya pasta suficiente... -Que sí que hay.

-Te mato. -Juan Antonio está más pendiente

de mis errores que de los suyos.

Había un momento que la cabeza me hacía así... Puf.

Pero ¿qué es esto? ¿Qué es esto?

-Se ha caído la pasta. -Doña María.

-Juan Antonio, tío...

Lo primero hay que recoger. -Venga, recogemos.

A la basura eso, María. Vale.

Se trabaja en equipo y si alguien comete un error

hay que solucionarlo entre todos. ¿Vale? Es un trabajo de equipo.

¿Oído? ¡Sí, chef!

Recogedme rápidamente lo del suelo.

Venga, yo me voy con el melocotón.

Dios, está perdiendo la calma nuestro equipo.

¿Te das cuenta que ha sido

desaparecer nosotros y se fue la calma?

Gonzalo, Lucía, por favor, a cascoporro.

No, si yo lo estoy haciendo lo mejor que puedo.

Gonzalo, Lucía, ¿qué tal vais?

(AMBOS) Bien.

Lo estáis haciendo bastante bien.

Ahora sois como mi equipo.

No, vosotros sois de nuestro equipo.

Dios, cómo pican, ¿eh?

Cachi en la mar.

Equipo rojo, se ha acabado el tiempo de vuestra ventaja.

Está bien, chicos, la hemos aprovechado.

Venga, a vuestro equipo.

Oye, ¿aquí qué ha pasado? -Que se le ha caído la pasta.

Da igual, Juan Antonio, da igual que se le caiga.

Dame la araña. ¿Ya estás?

Sí, ya estoy. ¿Ya te has ido

con la competencia o qué? ¿Y qué tal te ha ido?

Pues bien. ¿Lo has dado todo?

¿O has trabajado a medias? No, lo he dado todo.

¿Sí? Sí, es lo que hay que hacer.

Capitán. ¿Sí?

¿Les has visto currar? Sí.

Tienes que apretarlos, que han limpiado dos borrajas.

Sí, pero no puedo hacerles más.

¿Cómo que no? Ahí caña, caña, caña.

¿Y esta lechuga qué hace aquí? ¿Esto para qué es?

Para la ensalada. Vale, consejito:

Si tienes un agua fría y un agua tibia

primero pones la lechuguita en el agua tibia

y después en la fría y te quedará muy crujiente.

Vale. Capitán, que estás mustio.

Mete los melocotones y calcula bien el tiempo.

A partir de ahora 20 minutos.

Cuidado con el punto de la pasta.

Okey, voy a ir probándola.

Muy bien, vamos. Yo os dejo trabajar solos.

Gracias, Samantha. -¿Dónde lo escurrimos?

Ahí afuera. -Va, va, va.

Tío, Lucía no lo ha hecho bien.

Mira las ramas enteras.

La que la liado, tío. -Nuria, ¿vas bien?

Es que mira lo que ha hecho Lucía, ponía ramas enteras.

No las limpiaba nada bien. -Es que flipa, tío.

¿Crees que no lo ha hecho mal a propósito?

Lo ha hecho mal a propósito, obviamente.

Ahora no estéis frustrados con eso. Ya lo hablaremos.

Yo creo que Lucía nos ha intentado un poquito perjudicar

más que ayudar. Gonzalo no, le he visto bien.

Pero Lucía más o menos.

¡Venga, chicos! -¡Va, chicos, venga! ¡Va, va!

Y todavía me queda un bol entero de lechuga.

El problemilla es que el salmón...

El salmón lo tienes que hacer ya.

Ya, pero estoy con esto. -Tío, Lucía...

Tú tranquila.

Tranquila, que lo tengo que arreglar.

A ver, vamos bien.

Genial. -Venga, va.

Tío...

Dame una cuchara para probar, porfa, Gonzalo.

¿Está bien? -Tengo que probarlo, Gonzalo.

Juan Antonio, no tengo cucharas.

Pues la dejo en el plato. Venga, a ver.

¿Qué tal van los melocotones?

Tenemos 44 por ahora. -44 y 45.

¿Cómo van los macarrones, chicos?

Perfecto, ya está.

¿Cómo vamos por aquí, equipo azul?

¿Esto ya está? ¿Lo habéis probado?

No, eso aún le falta un minuto.

Esta es la que está, Pepe. ¿Esa es la que está por qué?

¿La has probado? Sí.

Bueno, pero hace bastante. Esto ya está.

Y la otra igual. ¿Dónde tenemos para escurrir?

Dadme el escurridor. Mira.

Venga. A ver si te haces daño.

Oye, está perfecta la pasta, ¿eh?

Le he medido yo el punto.

Muy bien. ¿Dónde vamos haciendo las verduras ya?

Aquí. Quiero ya, rehogándolas.

Escurrimos bien. Venga, lo tenemos aquí.

Aquí tenemos ya pasta cocida, ¿vale?

Vale, chef. Pues ahora según estén

todas las verduras cocidas, salteadas o tal

echaremos aquí una tanda y en otra olla otra tanda.

Y aliñamos todo perfectamente. ¿Vale?

Vale, chef. Venga, escurro esta.

Llevamos toda la prueba pelando melocotones.

Me duele la mano ya de agarrar el melocotón.

El calabacín, que no está cortado.

¡Me pongo con los calabacines que no están cortados!

Juan Antonio, el calabacín.

¡Me voy a cagar en todo! -Pues parte tú judías, anda.

Tenemos ya toda la pasta, chicos. ¿Vale?

Gonzalo, 20 minutos tienes para sacar los platos. ¿Oído?

Sí, chef. Organiza bien al equipo.

¡Ay!

Me cago en... -¿Te has quemado?

Sí, me has quemado.

Perdón.

¿Falta alguna tanda entera para hervir? No, ¿no?

Ya tengo mucho, mira.

Son 50, ¿eh?

Sí, aquí hay para 50 y para más.

Ahí no hay para 50 y para más.

Tío, hay demasiada lechuga y muy poca borraja.

La ensalada es de borraja, no de lechuga. Recuérdalo.

Espera, déjame terminar esto.

Fernando, va a entrar la segunda fuente.

Vale.

Perfecto, me voy a poner ya con el salmón.

A ver, por favor, el calabacín. ¿Está?

Ayudadme, es que yo sólo no puedo con todo.

El calabacín no va a poder con nosotros.

El brócoli, ¿cuándo lo necesitáis?

Lo último. -¿No es lo último el calabacín?

El brócoli es más duro.

No, el brócoli espérate.

¿No? ¿Todavía no? Bueno, bueno.

Bien, quipo, vale. Tranquilización, por favor.

Hay que hacer todos los toppings.

Tampoco son tanto, ¿eh?

Vale, pero son. -Chicas, voy a meter el último.

¡Vamos, vamos!

Coge una mitad. -Ya, sí.

Y entonces ya... -Que sé hacerlo.

Así, olé. -Que lo sé hacer.

Que no soy una niña de 3 años.

Vamos a rehogar verduras, vámonos.

Tía, ¿cómo lo estás haciendo tan rápido?

No sé. -Qué mal lo estoy haciendo.

Mira todas las que llevo.

Ya tienes toda, venga.

Equipo azul, equipo rojo, mucha mucha atención.

Están a punto de entrar en cocina

tres pilotos fuera de serie.

¡No!

Dos de ellos además son hermanos.

¡No! Todos sienten pasión

por lo que hacen y además compiten juntos en MotoGP.

¡Hala! -¡No me digas!

¿Queréis conocerles? (TODOS) ¡Sí!

Pues, hala, por favor.

Hola. Hola, ¿qué tal?

Encantado, un placer.

¡Sois unos genios!

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Increíble, cuando han entrado los pilotos casi hago así.

Aspirantes, tenemos con nosotros

a Pol Espargaró, que llegó a la categoría reina en 2014

con el título de Moto2 debajo del brazo.

Y a Álex Espargaró, que ese mismo año

logró su primer podio en MotoGP,

al lograr la segunda posición.

¡Genios! Y también tenemos

a Maverick Viñales, que comenzó a competir

nada más y nada menos que con 3 añitos.

Y que en 2013 se proclamó campeón del mundo de Moto3.

(GRITAN CONTENTOS)

Señores, ¿queréis entrar en cocina a ver a los chicos?

No me los pongáis muy nerviosos.

A ver si aprendemos algo. Visualizar lo que están

haciendo porque es lo que vais a comer.

Venga. -¡El rojo, sí, el rojo!

Bueno, chicos. Hola.

¿Cómo vais por ahí? Os cuento qué están haciendo.

Están haciendo una ensalada de borrajas con trufita.

Y un salmón asadito bien rico

con una patatas panaderas con hierbas y tal.

Todo revisado por nutricionista

para que no pilléis grasa pero tengáis energía.

Pero a mí no me engañéis, ahora os vienen a ayudar.

No. -¿Lo hacéis vosotras solas?

No me lo creo. Y esto, y esto.

Claro. -Ostras.

Vais más rápido cortando que mi hermano en moto.

Qué bien huele, ¿eh?

No sé si harán muy buena marca hoy, ¿eh?

Mara. ¿Qué?

Que a ti te encanta. ¿No les dices nada?

(RÍEN)

Le he dicho que te quiero, y que es muy guapo.

Y que le quiero, y un besito y todo eso.

Equipo azul, que os traigo aquí a tres campeones.

¡Hola!

(GRITAN CONTENTOS)

Sin despistarse del cocinado que se nos queman las cosas.

¡Hola!

Vamos, que vamos tarde.

Eh, sin despistarse del cocinado, ¿eh?

Cada uno a lo suyo.

Hombre, las verduras huelen muy bien, ¿eh?

Sí, estos tienen muy buena mano.

Bueno, ¿cómo lo veis? Bien, ¿pero esta tapa

no es un poco pequeña para la olla?

No, porque hay que aplastarlo.

Es para aplastar los melocotones.

Es que tú la cocina...

Lo tuyo es la moto, está claro.

Si pones la tapa grande empieza a hervir

y se nos sale el agua.

Y así hundimos los melocotones, todos cuecen igual.

Ah, bien. -Sí, muy bien.

Esto es una pasta integral que vamos a hacer

con unas verduritas salteadas, un buen aliño de una vinagreta.

Para que nos dé potencia.

Y ellos hacen el postre que es un melocotón

de aquí de Calanda en almíbar.

Lo tenemos pesado para que tengáis esos figurines

que tenéis de atletas, ¿eh?

Y no os pongáis como Jordi, que está hecho un oso.

(Risas) Y lo dice él.

Equipo azul, desearles suerte, que nos vamos.

Adiós. -Adiós, que vaya bien.

Adiós. -Qué majos, tía.

Juan Antonio, añade los espárragos.

Bueno, chicos, muchas gracias por venir.

Y ha sido un orgullo para "MasterChef"

que estéis aquí. Gracias.

Y a seguir cosechando éxitos,

que sois unos máquinas los tres.

Muchas gracias. Que sigáis dando tantas

alegrías como nos dais, ¿eh? Muchas gracias.

¡Vámonos a toda pastilla! Vámonos.

¡Va, chicos!

Hala, ¿y esto?

Diego, hay que ponerse con esto, tío.

No lo hemos visto. -Dale, dale.

Sí, me voy a poner duro duro.

Pero durísimo.

María, abre la cacerola, porfa.

Que no, ya no podemos abrir más veces.

Eo, las almendras, que hay que darles un toque de horno.

¡Ostras!

Tío, si es que...

Sujeta aquí, así.

Y tensa, tienes que tensar.

Ah, me has hecho pupa. -Perdón.

¡Eh, los tomates cherry!

Fernando, tío, la ensalada no va bien. Venga.

Mara, los cherry. -¿Qué hago con los cherry?

Pártelos en cuartos.

Vale. -¿Pero sabes lo que es rápido?

Sí. -Pues eso no, 5 veces eso.

Estas verduras están ya. -Vale, pues tráetelas aquí.

¿Para qué querías una perola?

Para ver si nos da tiempo a hacer más verdura.

Pero esto lo tienes que hacer rápido.

Trae esta aquí, Juan Antonio. -Me tiene que ayudar alguien.

Joder, Juan Antonio. -Yo no puedo.

Cógelo tú. Mira qué fácil.

Ah, vale. -Más verdura.

Cuidado, que quemo.

Aspirantes, mucha atención.

Queremos que conozcáis a tres de los mejores pilotos

del motociclismo español.

Calla, calla. ¿Queréis conocerlos?

¡Sí, chef!

Todos comenzaron como vosotros siendo muy pequeños.

Y desde entonces no han dejado de conquistar títulos.

¿Queréis saber quiénes son? (TODOS) ¡Sí!

Adelante, pilotos. Adelante, por favor.

(GRITAN CONTENTAS)

Hola. -¡Márquez!

¡Te quiero, Márquez!

¿Qué tal, señores? ¿Qué pasa? ¿Cómo va?

¿Qué tal? Un placer.

¡Pedrosa!

Tenemos con nosotros a Marc Márquez.

(GRITAN CONTENTOS)

Dos veces campeón del mundo

en las categorías de 125 y en la de Moto2.

Y nada más y nada menos

que 4 veces campeón del mundo de MotoGP.

Casi nada, chicos.

(Risa de Marc) ¡Qué guay!

Y Dani Pedrosa. ¡Dani Pedrosa!

Suma ya 16 temporadas consecutivas

logrando como mínimo un triunfo en el mundial.

Un récord que nadie ha logrado

en la historia del motociclismo.

Una bestia. ¡Grande, Pedrosa!

Y también tenemos con nosotros a Alex Rins,

que aterrizó en la categoría reina después de 5 años

en el Campeonato del Mundo.

Casi nada.

¡Márquez!

Que estoy flipando porque he visto a Marc Márquez.

Y a mi tía, a mi primo,

a toda mi familia le gusta Marc Márquez.

¡Y estoy súper contenta!

¿No os suena la moto que llevan en los gorros?

¡Hombre, vaya detallazo!

Doce más uno ahí. Prueba muy especial,

ecuador del programa y ya que estábamos aquí

estamos haciendo un pequeño homenaje al grande,

al maestro, a Ángel. Claro, claro.

¿Queréis darles algún consejo vosotros que sabéis ganar?

A ver, venga, va. -Empieza, Dani.

Venga, al loro. Lo más importante,

si os divertís siempre saldrá bien.

Hay que divertirse y hay que pasarlo bien

y hay que disfrutar. ¿Estamos de acuerdo o no?

Sí, chef. Ah. Gran consejo.

Bueno, otro consejo importante es...

La limpieza. -El trabajo en equipo.

O sea, sólo no llegas a ningún sitio.

¿Sí o no? -Sí.

Qué razón tienes, crack. El rojo, ¿vale? El rojo.

Rojo, rojo. Me los llevo al azul. Vámonos.

Madre mía, hemos visto a Márquez.

Dejadme con los campeones. A ver ese equipo, ¿qué?

(GRITAN CONTENTOS)

Ay, mi madre, mi madre...

Me he vuelto loca porque Márquez es mi favorito.

Le he dado un abrazo ahí con todas mis ganas.

Porque vamos, verle, pues es un privilegio.

Bueno, Álex, ¿qué consejo les darías?

Porque tú empezarías como ellos o más pequeño incluso, ¿no?

Cocinando no sé si yo empezaría con esta edad.

Creo que aún me cuesta cocinar.

Pero nada, lo importante es que trabajen en grupo.

Escuchad, aspirantes, lo que está diciendo

un gran campeón. Sí, sí.

Pero te tienes que concentrar. ¿Porque si no luego qué?

¿Tus compañeros qué? Escucha, Juan Antonio.

Si no te concentras después se caen las cosas.

Vale. Juan Antonio, concentración,

como han dicho los cracks, ¿vale?

Dani Pedrosa y Marc Márquez me han dado un consejo

que es de estar relajado y concentrado.

Porque ahora mismo no estoy muy relajado.

Señores, un placer teneros en "MasterChef".

Gracias por venir, sabemos que estáis súper ocupados.

Es un lujo para nosotros.

Y un lujo para nuestros chicos, que se reflejan en gente

como vosotros que os dejáis la piel cada día.

Mucha suerte, muchos más títulos,

que nos hacéis grandes. Gracias.

Muchas gracias a vosotros.

Un placer. Chicos, un aplauso que se van los campeones.

¡Adiós! -¡Te quiero!

Gracias. ¡Adiós!

¡Adiós! -¡Hasta luego!

¡Qué bien huele, chicos!

Panaderas. Oye, Fer, que las panaderas ya están.

Y la almendra creo que también.

Ah, bien, ¿la habéis metido?

Sí, las he metido. -¿Les queda mucho? No, ¿no?

No, no mucho.

Cuidado no te quemes, por favor.

¿Hay más? -Sí.

Echarlo ya.

Fernando, no las estoy haciendo mucho porque luego

les vamos a dar un golpe de calor en el horno.

Vale.

Equipo azul, equipo rojo, espero que estéis listo,

porque en 10 minutos empiezan a salir los platos.

Equipo rojo, empezáis vosotros con la ensalada de barrajas.

En 5 minutos hay que empezar a emplatar.

¿Lo tenéis claro? Sí, chef.

Pues yo no lo veo tan claro. Sí, chef.

¿Qué tal vas con los tomates? -Muy bien.

No lo hagas así. Dame esto, anda.

Déjame a mí los tomates.

¿Corto cherries?

Voy a poner esto aquí en medio

y a cortar cherries a cascoporro. ¿Vale, Nurita?

Yo ya, yo sacaría todos los platos. Ya estamos.

Eso no está todavía creo yo. -Sí está.

Sí está, tío. -Vamos a sacarlo, venga.

¿Habéis contado?

Ahí hay 26.

27, 28, 29, 30, 31...

Oye, veo mucha tranquilidad en este equipo azul.

¿Qué pasa, que vais muy bien o qué?

Sí, los melocotones ya están

y la pasta ya está aliñada y todo.

¿Qué vais a hacer con el almíbar?

Lo vais a poner luego, ¿no? Sí.

Una jarrita para luego emplatar, ¿no?

Claro. Vais muy bien de tiempo.

Así que hacerlo bonito.

Capitán, ¿estás solo emplatando?

Deberíamos estar todos.

¡Nuria! -¿Qué?

Ven conmigo a emplatar. -Vale.

Fernando, que sea bonito. -Sí.

Toma estos cherries.

Capitán. ¿Qué, chef?

Te lo explico una vez y basta, ¿eh?

Cuando esté bien aliñada dices: "Ya está."

Una cantidad pequeñita de esto, ¿vale?

Ahí. Después, pequeña cantidad de tomates con la borraja

y las almendras. Aquí encima.

Tiene que llegar para 50, no nos pasemos.

Y para terminar, chicos, muy importante.

Puedes meterla así o la puedes rallar finita

con el rallador, que es más rápido y también queda bien.

Gracias, chef. Venga, plato limpio.

Las flores. Fernando, sabes que estás

trabajando con trufa negra de Teruel,

una trufa maravillosa.

¿Vale? Oro puro.

Gracias, chef. Venga.

Comensales, bienvenidos a "MasterChef Júnior".

Estamos muy contentos de poder dedicar esta prueba

a la memoria de Ángel Nieto.

Y además de poder hacerlo

en pleno Gran Premio Movistar Aragón.

He de confesaros que nuestros aspirantes están

un poquito nerviosos, cosa que tampoco nos extraña.

No todos los días se puede dedicar el cocinado

a la figura del campeón que hizo del motociclismo

español la envidia del mundo.

Muchísimas gracias a todos

y espero que disfrutéis del almuerzo.

(Aplausos)

Juan Antonio, cuidado. -Ponlo al final.

No, al final no, en el medio. -¿Cuántos hay?

2, 4, 6, 8, 10, 12.

¿Y estos? -14, 15, 16...

Cuidado que no se caiga ninguno, chicos.

Capitán, mete cera. Venga, vamos con retraso.

Tengo los camareros esperando.

Venga. Vamos, Mara, con el tomate,

por favor.

Con fuerza. Mara, venga. Vamos con retraso.

Venga.

Contar los platos, chicos.

Pero que quede mono, ¿eh? Vale, ¿cómo vamos aquí?

Muy bien, Pepe. Maravillosamente emplatado.

Oye, el equipo rojo lleva ya 10 minutos de retraso.

Yo no quiero que esperen los comensales.

Lo mismo tenemos que sacar estos platos ya.

Quiero que vayáis llenando más platos.

Haced hueco aquí, ¿vale?

Y vamos metiendo aquí otro plato.

Venga, quiero rapidez,

quiero toda esa línea puesta ya ahí.

Venga, dirige, capitán. Chicos, esta tercera línea

mirad cómo tiene que estar.

A ver, ¿cuántos llevamos? -Tráeme platos.

Toma, toma. Equipo rojo, equipo azul,

hay que emplatar 52 raciones, ¿vale?

Okey.

Como si el equipo rojo no tuviese suficientes

problemas con su retraso. Madre mía.

Mara, a emplatar. Muy, tengo tomate.

¡Jordi! Venga, rápido.

¿Qué haces? Coge el bol.

¡Jordi! ¿Qué?

¿Me has oído? No, ¿qué dices?

Dos platos más. Sí, 52.

O sea, a los 10 minutos de retraso ponle 12 más.

¡Oído, chef! ¡Oído, chef! Pues vuela, muévete.

52 platos, chicos.

Con tomate. Capitán, es muy importante...

¡Mara!

El tomate, Mara. ¿Pero por qué gritas?

Pues porque Mara no está haciendo ni caso.

Tomate, aquí hay más. Mara, vámonos a ayudar. Venga.

Eh, estáis poniendo mucho y son 52 platos.

No pongáis mucho.

Hay 19 platos en la mesa. Si terminamos ese habrá 20.

Nos faltarán 32. ¡Mara, no lo ensucies!

¿Pero qué dices? Si no lo estoy ensuciando.

Pero di la cosas bien, amigo mío.

El cocinado hemos empezado genial,

sin gritos, todo con calma.

Hasta que ha llegado el emplatado

y se ha desmoronado un poco.

Se nos ha echado el tiempo encima.

Y ahora está muy complicado, mucho.

Oye, Jordi, vamos a ver, por favor.

No podemos tener a 10 camareros aquí.

Venga, hay que correr. Yo tengo ya los platos.

¿Quieres que saque la pasta primero?

No, Jordi, no. Si hace mucho rato

que esperan sí. Diego, yo si quieres te espero.

Vas tú a los comensales y les dices:

"Van a esperar ustedes media horita más."

Que vayan cogiendo ya. ¿Y los demás?

Que saquen la pasta, y luego vais haciendo.

Oye, sácala rápido y ya está.

Camareros, por favor, a cocina azul.

Sale primero la pasta, no pasa nada.

Vamos a intentar que las ensaladas estén perfectas.

¿Lo tenemos aquí, chicos? Sí.

¿Podemos ir sacando? Sí.

Camareros, por favor.

Ahora sí, vamos sacando.

Pero no paramos, ¿eh?

Nos quedan unos poquitos platos y lo tenemos.

Fenomenal, eso es. Perfecto, Gonzalo.

Bueno, comensales, pues parece que los nervios

empiezan a hacer estragos en nuestros aspirantes.

Debería salir el plato del equipo rojo,

pero han tenido algún que otro problemilla en cocinas.

Así que vamos a adelantar el plato del equipo azul:

pasta de espelta con verduras salteadas.

Espero que os guste.

-Muy bien. Tiene buen color, tiene buena pinta.

Hola, chicos. ¿Me puedo sentar

aquí con vosotros? Por favor.

Gelete y Pablo, bienvenidos. Bueno, falta uno.

Falta Hugo que no ha podido acompañarnos hoy. ¿No es así?

Sí, Hugo está con la academia de Rafa Nadal,

que está jugando al tenis y demás.

Y le hubiera encantado estar aquí con nosotros,

pero estamos nosotros en representación.

Y tanto, y vaya buena representación

a este pequeño homenaje que desde "MasterChef"

queremos hacer a vuestro padre, a Ángel Nieto,

una figura sin la que el motociclismo mundial

no se puede entender, ¿verdad?

Bueno, yo creo que sí, ¿no?

Mi padre ha sido una persona muy reconocida en este mundo.

Es un homenaje estar compartiendo estos momentos.

Hace unos meses por Castellana veía esa concentración

de motos tan espectacular. Fue alucinante.

¡Uf! Cuando empezamos a subir

por la Castellana con los autobuses

me di cuenta de lo mucho que se quería a mi padre.

Hay un Ángel nieto sólo. Y sólo habrá uno.

Sólo habrá uno. -Sí, sí, sólo habrá uno.

Vamos a hablar un poco de comida.

Porque yo aquí me lío a hablar de Ángel

y me llevaría horas y horas.

A mí me ha gustado mucho.

Le falta un pelín de sal, pero ya por rizar el rizo, ¿eh?

Es que los chicos yo creo que a todos nos ven mayores.

Y claro, dirán: "No vaya a ser que tengan

un problema con la sal."

¿A ti qué te ha parecido, Gelete?

A mí la verdad es que me gusta.

Además, está muy bien presentado.

Se lo han currado y está muy buena.

Eso se lo trasladaré a los jueces.

Perfecto. Vosotros trasladar todo

el cariño que "MasterChef" da a vosotros

y por supuesto a Ángel. Gracias, muy amables.

Hasta siempre, chicos. Gracias.

Chicos, ¿puedo sacar ensaladas?

Sí, ya puedes ir sacando, chef.

Camareros, por favor, adelante.

Chicos, hay que hacer más tomates cherries.

Capitán, ¿qué nos queda de borrajas?

Nada.

Nos quedan 20 ensaladas por emplatar.

Pero no te vayas. ¿Qué hacemos?

Capitán, escúchame, que te voy a dar una solución, amigo mío.

Hay un problema, ¿verdad?

¿Qué hay que hacer cuando hay un problema?

Sencillo, te tranquilizas y lo solucionas.

¿Qué tenemos? Muchas lechugas, almendras, vinagreta y trufa.

¿Se puede hacer una ensalada con eso?

Nos vamos a eliminación. Venga, al lío.

A ver, chicos, quiero a gente cortando tomate.

Aquí estamos.

Las almendras ya con la ensalada.

A lo loco, pam. Te libero espacio.

Vinagreta. Tiqui, tiqui, tiqui.

Capitán, organiza, porque ahora mismo estamos dispersos.

Ya le he puesto vinagreta, sólo hay que mezclar.

Hala.

Te acabo de decir que ya lleva vinagreta.

Echa. Echa todo, echa todo.

Genial, genial.

Chicos, venga, genial.

Y el equipo rojo no ha sacado ni su primer plato.

Olé. -Uf, menudo desastre.

Qué bien vamos, Gonzalo. No me lo creo.

Creo que va a ser la primera

vez que gano una prueba de exteriores.

Camareros, según tengan trufa nos vamos.

Fernando, que este no tiene relleno.

Le veo muchas lagunas a esto. Que se lo lleven ya.

Capitán, ven aquí. Ya lo sé.

Y este también, y este también...

¿Sabes que estás derrotado toda la prueba, amigo mío?

Da igual si ganamos o perdemos.

Pero tienes que hacer un buen trabajo.

Sí, pero me voy a la eliminación.

Pero si no hemos terminado de currar.

Saca un salmón de diez.

Y si te vas a eliminación que sea por un detalle,

no por haber hecho un derrota terrible.

Dalo todo y sácame un salmón maravilloso. Venga.

A ver, todo el mundo ya con el salmón.

Ya, el salmón está hecho ya.

Por fin podemos servir el plato del equipo rojo.

Es una ensalada de borrajas con trufa.

Espero que esté buena.

Buenas, chicos. Álex Márquez y Tito Rabat.

¿Me puedo sentar? Claro.

Contadme, ¿cómo está eso? ¿Ha merecido la pena la espera?

Para ti creo que sí, ¿no?

Porque te has comido todas las borrajas.

-No, si no había ni una. ¿Qué dices?

Aquí hay una pequeñita. Pero bueno, está rico.

Madre mía. Te pido disculpas. -No pasa nada.

Lo mismo se han despistado un poco

y le han puesto a Tito muchas.

Me las han puesto todas a mí. ¿Pero están ricas, Tito, o no?

Muy ricas. Tienen un toque un poco raro.

Al principio como a colonia y después como a madera.

Como a madera, de verdad.

Colonia y madera. -Está todo muy bien.

Menos mal que en la MotoGP te va bien.

Sí. Hala, chicos, chao.

Gracias. Hasta luego.

Equipo rojo, 15 minutos y quiero un salmón de diez.

Esto está súper sucio. Habría que pasar un pañito.

Lo pongo yo, ¿vale? -Tienes que pasar un paño.

Escucharme.

¡Es que con Mara me pone de los nervios!

¿Por qué? Si está currando como una bestia.

Está trabajando muy bien Mara. Limpia, limpia.

No se dicen así las cosas, amigo mío.

Capitán, ven aquí. No te puedes rendir, tío.

Capitán. Sí, ¿qué quieres que haga?

Decir las cosas bien, que no cuesta nada.

No pierdas los nervios. Acuérdate lo de Disney.

No lo repitas. Se dicen las cosas bien.

"Mara, a limpiar, por favor." Y te lo hace igual.

Chicos, hay que dejar espacio aquí.

Fernando. Fernando. Voy.

Fer, tío, que te está hablando. Escúchale.

Fernando, yo desisto.

Eres el capitán, pero yo desisto.

Chicos, este espacio vacío, ¿vale?

Porque tenemos que colocar una fuente con el salmón

y una fuente con patatas que quema, ¿vale?

En menos de 15 minutos saco el plato.

Capitán, te dejo con la organización.

A ver, ¿escucháis a Jordi? Ha dicho: "Ahí dejad un espacio

porque vamos a poner las fuentes."

Pero bueno, venga...

Fer, ahí, así...

Todavía tenemos 15 minutos por delante. Así que relax.

Gonzalo, dame. -Cuidado con lo que echas.

Lucía, espérate. No hagas así que se te cae

la mitad por el camino.

No lo hagas así que se te cae la mitad por el camino.

Ven aquí. Trae aquí las copas.

Pero que es para agilizar el trabajo.

Si todavía no han sacado ni el segundo.

Gonzalo, que seas el capitán no significa...

¿Es que si se nos cae medio almíbar por el camino qué?

Si tenemos una... -Importante es la limpieza.

Es que es importante también la limpieza.

Huy, qué hambre tengo. Quiero un salmón.

Chicos, ¿dónde colocaremos la patata?

Si os digo: "Dejarme espacio aquí para las bandejas."

Ya, es lo que les he dicho a ellos.

Claro. ¿Tenemos espacio? No, ahora tenemos que ir

con una fuente que quema un montón aguantándola

y nos vamos a quemar. Y esto va a ser un desastre.

A ver, chicos, esto para allá. Yo me rindo, ya está.

Capitán. Sí.

Ven. Esto va al centro.

Patatas van al centro con la cebollita y tal.

Y el pescadito va encima.

¿Vale? Ahora con mucho cuidadito la ponemos la lado

para no tener que repetir todo esto.

Organiza, capitán. ¿Vale? Levántala, Fer.

Como eres tan capaz, te dejo solo.

Fer, levántame un salmón, que voy a poner la cama.

¡No lo hagas con la mano!

Que no, que han dicho que al lado.

Tío, yo dimito. Ya está, venga.

Fernando, ¿estás de broma?

Al principio del cocinado sí lo he hecho bien.

Sólo que cuando han empezado los gritos

y me han empezado a dar en la cabeza

y ya ahí me he derrumbado.

Da igual, venga, pues sin capitán.

Da igual, va. -Pues tú eres el capitán.

Levántalo. Espera, espera.

O sea, es que no me lo creo.

Muy bien, Diego.

6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20.

¡Hay 52! ¡Hemos acabado!

(GRITAN CONTENTOS) ¡Hemos terminado!

¡Hemos terminado!

A ver. -¡Hula hop, hula hop!

María, María, vamos.

¿Te puedo dar un consejo, amigo mío?

Tu equipo te necesita. Ahora deberías ir ahí y decir:

"Chicos, lo siento, he tenido un momento malo.

Vamos a sacar el pescado."

Pero tenemos que ir a la eliminación.

Lo que estás haciendo es una tontería.

Levántate. Este es mi consejo.

A partir de ahora haz lo que quieras.

Tú eliges tu destino.

Equipo rojo, tendrían que haber

salido todos los platos de salmón.

Está en ello. Camareros, por favor,

como estén los platos.

Por favor, no, no. Ya está, se acabó.

Equipo rojo, cocinas limpias.

Va, chicos, que podemos.

Sin Fernando, pero podemos.

Nunca voy a elegirlo como capitán.

Porque me parece muy mal capitán.

Seguimos con otro plato del equipo rojo.

Es un salmón con patatas panaderas.

Espero que os guste.

Hola, Héctor, Álvaro.

¿Me puedo sentar con vosotros? Por supuesto, claro.

Héctor, no te ha gustado nada. Nada.

Por lo que veo el salmón estaba malísimo.

O lo mismo tú tenías mucha hambre.

Para mí ha sido el mejor plato de los tres.

¿Ah, sí? Este del equipo rojo.

De los platos que hemos probado hasta ahora

es el que más me ha convencido a mí.

Las patatas no tanto, ¿no? Los dos os las habéis dejado.

La patata hay alguna que está muy tostada,

otras que están menos.

Y en general el menú para personas como vosotros,

deportistas, ¿es un menú adecuado?

Tiene hidratos, tiene proteínas.

Y bien, para coger energía es lo mejor.

Verduritas para mantener la línea también,

que lo necesitamos. Que vais a ganar.

Vamos a luchar. Así me gusta, chicos.

Muchísimas gracias. De nada.

(CANTAN) #Un, dos, tres, un pasito pa'lante, María.#

#Un, dos, tres, un pasito pa'trás.#

Gritos del equipo azul.

¡No, que se cae!

¡Sacadme de aquí!

(LLORA)

Los otros jugando porque han acabado

y el otro que lo ha dejado.

O sea, no sé...

Que os calléis, tíos, que me va a dar algo.

Vamos, Esther, vamos a jugar.

¿Pero qué hacéis? Jugar con las ruedas.

Son divertidas.

Nunca hay que cantar victoria antes de tiempo.

Chequear que está todo perfecto

y luego ya os pondréis a jugar.

Camareros, todo. -Todo, venga.

En cuanto salga el último postre dejáis las cocinas

como los chorros del oro.

Cuando sale el postre en un pase...

Mira, ¿ves? ¿No tenéis uno más?

No, eran 52 justos. Vamos a arreglarlo.

Almíbar, almíbar, almíbar.

¿Veis como no se puede cantar victoria antes de tiempo?

Lo está limpiando Lucía. Tened cuidado, ¿eh?

"Joer", Lucía, tía.

Eres la mejor de todas, ¿eh?

Y para terminar un regalo para los más golosos.

Es del equipo azul

y es un melocotón el almíbar.

Espero que os guste.

Hola, chicos. Hola.

¿Qué tal, Joan, María? Muy bien.

¿Cómo va la cosa por aquí? Bien.

María, ¿cómo es vivir

en un mundo tradicionalmente de chicos?

Bueno, toda la vida he corrido con ellos.

Y se portan bien y nos llevamos todos bien.

Sí, ¿no? Porque si no, Joan, te tiro de las orejas.

Sí, sí, sí.

Bueno, contadme, ¿cómo estaba ese melocotón?

Estaba un poco dulce. Pero bien, bien.

Bueno, es que es en almíbar. Sí, sí.

¿Y a ti María qué te ha parecido?

Estaba rico.

Muchas gracias, chicos. Y sobre todo suerte.

Muchas gracias.

Lo hemos hecho mal, no pasa nada.

Fernando, yo segundas oportunidades doy.

Terceras ya no, ¿eh?

Como capitán nos ha decepcionado

un poquito porque iba genial.

Y al final no lo ha acabado

como parecía que lo iba a acabar.

Comensales, nuestro homenaje ha llegado a su fin.

Pablo, Gelete, espero que os llevéis un buen sabor de boca.

Al menos un poquito de ese buen sabor de boca

que vuestro padre nos dejó a nosotros y que lo tendremos

siempre en la memoria.

Yo recuerdo muchas veces aquella frase que dijo él de:

"Soy español. ¿A qué quieres que te gane?"

Y eso yo creo que se puede

hacer extensivo a todos vosotros.

Muchísimas gracias, pilotos,

gente del mundo del motociclismo.

Gracias y hasta siempre.

(Aplausos)

Aspirantes, ha llegado el momento de la verdad.

Y como siempre, pero hoy especialmente,

quiero daros mi enhorabuena

porque sé que lo habéis dado todo en cocinas.

Y habéis trabajado con la energía y la pasión

con la que pilotaba nuestro queridísimo Ángel Nieto.

Gracias por homenajearle como se merece.

(Aplausos)

Equipo rojo, vosotros habéis empezado muy bien.

Fernando, has empezado dirigiendo el grupo

con calma y organización.

Sin embargo cuando ha llegado la hora de emplatar

y las ensaladas de borrajas se han retrasado

te has venido abajo.

Tu equipo te ha perdido

y ya no te ha vuelto a recuperar.

A partir de ese momento todo ha ido de mal en peor.

Ya sé que es difícil superar los obstáculos.

Pero es ahí donde un capitán tiene que crecerse.

La frustración no sirve de nada,

sólo hace que te bloquees y te impide seguir trabajando.

Eso es un problema que tienes que aprender a gestionar,

sobre todo por ti, que lo pasas mal.

Pero también por tus compañeros que sufren contigo.

Tienes buenas intenciones, pero tiras la toalla

cuando las cosas no salen como esperas.

Y eso dentro y fuera de cocinas

está prohibido, amigo.

Diego, hoy te he visto calmado,

ayudando a tus compañeros y muy concentrado.

Y quiero darte mi más sincera enhorabuena.

Gracias.

¡Bien Diego!

No sólo por tu trabajo en cocinas,

sino también por tu manera de minimizar los problemas

y de motivar a tu equipo.

Incluso has cubierto a Fernando cuando él se ha venido abajo.

A pesar de todo vuestro esfuerzo no habéis conseguido

sacar a tiempo la ensalada,

ni habéis calculado bien la cantidad de borraja.

Como consecuencia 20 platos han salido sin borraja.

Sin embargo el salmón estaba perfectamente asado

y muy bien marcado.

Aunque a las patatas les faltaba aliño

y estaban bastante irregulares.

Pero bueno, en general y a pesar de los pequeños

problemas quiero destacar vuestro esfuerzo.

Sois unos luchadores y sólo peleando hasta el final

se puede conseguir la victoria.

Bien, chicos. ¿Entendido?

(TODOS) Sí, chef.

Yo me he esforzado al máximo,

pero yo esperaba muchísimo más del capitán.

Equipo azul, el vuestro ha sido un cocinado tranquilo,

sin mucho conflicto, probablemente, porque vuestro

capitán ha sabido mantener la tranquilidad en todo momento.

Gonzalo, me gusta cómo lideras. Gracias, chef.

(Aplausos)

Ole, Gonzalo.

Tú eres el mejor capitán del mundo.

Tanto, que os ha sobrado tiempo y habéis sacado el primer plato

antes que el entrante del equipo rojo.

El control del tiempo es clave en cocinas

y parece que eso lo tienes superado.

Eso sí, a vuestra pasta quizá le ha faltado

un poco más de verduras y os relajasteis demasiado

en el emplatado del postre.

Mientras el servicio siga abierto, siempre hay cosas

que hacer en cocinas, no podemos estar

con los brazos cruzados.

Esto va por ti, Juan Antonio, sigues teniendo una actitud pasota.

No solo eso, además pierdes el tiempo señalando el fallo

de tus compañeros y con eso no se ayuda a nada.

Como os ha dicho Marc Márquez lo importante es trabajar

en equipo y a ti eso no te entra en la cabeza.

Solo no se llega a ningún sitio, Juan Antonio, y mucho menos

en una prueba de exteriores como esta.

Es que estaba muy nervioso, iba como loco

y tengo que estar más tranquilo y que si alguien se equivoca

en algo, tranquilizarme y ayudarle.

Fenomenal. Bien, bro.

En cualquier caso, equipo azul, vuestros platos han salido

más que a tiempo y los comensales

han quedado muy contentos.

Gracias, chef. Así que fenomenal.

(APLAUDEN)

Equipo azul, vuestro postre salió en tiempo aunque Gonzalo

y Lucía se pusieron un poco nerviosos en el emplatado.

Lo bueno es que a pesar de la tensión llegasteis

a un acuerdo amistoso y eso me gusta.

Gracias, chef. Además, los comensales

han disfrutado mucho el postre

y nos han pedido que os demos la enhorabuena.

Gracias, chef.

Por todo esto, el equipo ganador de la prueba de hoy es...

Dios, qué tensión.

-Pues sí.

-Ay. -No.

-Ay, eso qué es.

Ay, que nos atropella.

(Gritos y aplausos)

¡El equipo azul!

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Ha sido una satisfacción gigantesca porque ganar

y que encima te lo enseñen con una moto así

no se ve todos los días.

Equipo azul, enhorabuena.

(TODOS) Gracias, Eva. Sois los ganadores de la prueba

y eso significa que cada uno de vosotros obtiene seis puntos.

(APLAUDEN)

Bravo, bravo, bravísimo. -Ra.

Equipo rojo, vosotros conseguís tres puntos cada uno,

pero aún queda mucha carrera por delante y la posibilidad

de ganar muchos más puntos en plató

así que yo no quiero esas caritas tristes, eh, estamos los cuatro

muy orgullosos de todos.

Bueno, ¿qué os parece si como premio al esfuerzo

que hicisteis todos vosotros

vais a conocer el superhotel de Gelete Nieto?

(GRITAN DE ALEGRÍA)

¡Gelete!

Donde descansan pilotos como Dani Pedrosa,

que os enseñará su habitación.

(GRITAN)

¡Te quiero, Gelete!

A pesar de haber perdido esta visita nos ayuda

a irnos un poco más contentos.

(GRITAN) ¡Dani Pedrosa!

¿Qué, cómo ha ido?

Bien, muy bien. -¿Queréis subir?

(TODOS) ¡Sí! -Pues venga, va.

-Ay, qué bien. -¡Vamos!

-¿Os gusta? -Está que flipas.

-Aquí es donde me quedo a descansar después de los entrenos

y también donde hacemos el masaje

para estar superfuertes para la carrera.

-¿Cuántas horas entrenáis a la semana más o menos?

-Pues al día suelen ser unas 4 o 5 horas.

Sí, pero no todos los días son de moto, muchos días

son de gimnasio, bicicleta, correr...

Cuando ya se acaban los entrenamientos,

aquí vengo a dormir y para descansar toda la noche,

pero luego tengo la otra zona en el box y ahí hay unos camiones

donde tengo mis monos, mis cascos, ¿queréis verlo?

(TODOS) ¡Sí!

Yo creo que mis amigos fliparán con las cosas

que estoy viviendo en "MasterChef".

Qué chulada. -Ya ves.

-Por aquí, por aquí.

-¡Mira eso!

-Es un privilegio el premio de haber visitado

el box de Dani Pedrosa

porque eso no lo puede hacer cualquiera.

Esto está hecho especial a mi cabeza.

-Y nos ha dejado tocarle

el casco y, bueno, alucinante, es supermágico.

Espero que os haya gustado ver este camión y el otro

y suerte hasta el final, pero, sobre todo...

(TODOS) ¡Igualmente! -Muy contentos.

¡Viva Pedrosa! -Venga.

-¡Viva!

Vuelven los campamentos "MasterChef".

Si tienes entre 8 y 16 años, te apasiona la cocina,

la naturaleza y quieres vivir una experiencia inolvidable,

no te puedes perder nuestros campamentos.

Además, convivirás con los concursantes

de "MasterChef Júnior".

No lo pienses más, este verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

Salimos a toda velocidad de estas cocinas

para disputar el reto por equipos

y regresamos con la adrenalina por las nubes.

Sobre todo, los aspirantes que saben que en este reto final

tienen que emplearse a fondo si quieren seguir una semana más

en "MasterChef Júnior".

Bua. -Anda.

-Mira eso. -Hala.

-Anda. -Hala.

-Anda. -Tres, cuatro...

-¿Pero esto qué es? -Hola, Eva.

Qué guapa.

-Es muy "lol".

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a estas cocinas.

(TODOS) Gracias, Eva.

Bienvenidos, aspirantes. (TODOS) Gracias, Chefito.

Fernando, segunda vez como capitán, ¿qué has aprendido?

Que no hay que gritar tanto en las cocinas,

que uno no se pone cuando se pone nervioso

no consigue lo que quiere.

¿Te gustaría que hubiese

una tercera vez? No.

Mara, no querías estar en el equipo de Fernando

y eso que antes había, vamos a llamarlo,

buena sintonía entre los dos. Había "love".

-"Feeling".

-Que no, qué pesada.

-Fernando y Mara están picados su amor.

¿Había "love"? Que no, Eva, que no.

(TODOS) "Love" y sigue y sigue.

-Que no, tío. Bueno, yo solo digo

lo que ha dicho Lucía. Pero que es mentira.

A ver, cuéntame entonces

por qué no querías estar en el equipo de Fernando.

Porque no me gusta cocinar con él.

A mí tampoco me gusta cocinar con ella.

Se enfadaron entre ellos, no sé por qué, y entonces ahora

Mara no quería ir con él en la prueba y después

de lo que pasó ahora están un pelín picados.

Bueno, lo importante es que vayáis aprendiendo

de todas las experiencias que vivís aquí

en "MasterChef Júnior".

Así que en este reto os quiero a todos

bien arriba de ánimos.

¿De acuerdo? (TODOS) ¡Sí, Eva!

Antes de comenzarlo

tenemos que hacer recuento de puntos.

Con cuatro puntos: María Arias.

Con cinco: Mara.

Seis puntos tiene Núria.

Ocho puntos tiene Diego, 10 puntos Juan Antonio,

12 puntos María Blanco y Fernando

13 puntos Lucía,

14 tiene Esther y 16 puntos tiene Gonzalo

a la cabeza de la clasificación.

Por lo tanto los dos aspirantes que tenéis más puntos,

Gonzalo y Esther, no vais a cocinar en este reto.

Muy bien, Esther. Os aseguráis una semana más

en "MasterChef Júnior".

Así que venga, al sitio que más os gusta, a la galería.

Cuando nos dicen que subiéramos a la galería,

no tienes la tensión de: "Ay, ay, esto, ay, lo otro...".

Estás relajada.

Sentada a gusto.

Qué a gusto se está ahí, eh.

Se está bien ahí arriba, eh, chicos.

(AMBOS) Sí. Bueno, el resto ya lo sabéis,

debéis luchar para conseguir la máxima puntuación

y seguir en "MasterChef Júnior".

Muchísima suerte a todos.

(TODOS) Gracias, Eva.

Aspirantes, no hace falta que os recuerde que para tres

de vosotros esta aventura se termina esta noche.

Sé que todos queréis seguir

y también sabéis que no regalamos nada.

Como habéis visto al entrar hemos redistribuido las cocinas.

Ya ves.

Mara, ¿qué crees que va a pasar?

Pues que, a lo mejor, viene los aspirantes que no han entrado

a la repesca o algo de eso.

Ay, qué mona. Dios.

En "MasterChef Júnior" puede pasar de todo

porque lo que más nos gusta es sorprenderos.

Os vais a enfrentar a las batallas de "MasterChef".

Bata... ¿qué? No me digas que somos romanos ahora.

Es una prueba en la que ya se han medido los adultos.

Vemos tanto nivel en vuestros cocinados

que consideramos que estáis preparados

para realizarla.

Ay. -Dios.

Cuando han dicho: "La batalla de MasterChef", digo:

"Mamma mía, mamma mía".

En la primera batalla vais a cocinar los ocho,

repartiremos puntos y los dos que sumen más

se salvarán y podrán subir a la galería.

Dios. Los otro seis se enfrentarán

a una segunda batalla.

¡Uh! Con la que seguirán acumulando

puntos y con esa puntuación haremos el recuento final.

Dios santo bendito de la madre.

Por favor, colocaos en los últimos puestos de cocina

porque empieza la batalla de "MasterChef Júnior".

¿Será posible?

Yo me quedo muerto.

Si esto es la muerte. -Vamos, María, conmigo.

-Lucía, Lucía. -Quiero abrir las campanas.

Como veis, cada uno tenéis delante tres campanas.

María, ¿por qué creéis

que tenéis tres campanas en cada puesto?

Yo creo que vais a pedir que levantemos una

y la que toque, tocó.

O un menú. -Bien dicho.

-Pues tres son muy malas.

Yo creo que es entrante, primero y postre.

Cada uno de vosotros deberá elegir una de las tres

campanas, descubriréis los ingredientes principales

para elaborar vuestro plato.

Mamá. Pensad muy bien

lo que vais a hacer porque de ello dependerá

vuestra permanencia en "MasterChef Júnior".

Por favor, que sea esferificar, por favor.

Aspirantes, ¿estáis listos? (TODOS) Sí, chef.

Venga, manos sobre la campana,

una, dos y tres.

¡No!

-Bien, toma, toma, toma.

Me ha tocado jengibre y unas zanahorias raras

y una cebolla... buah.

-¿Qué es esto? -Esto dime

que es lechuga, por favor, Dios.

Lechuga, por favor. -Esto son espinacas.

-¡No!

-Dios, te ha tocado... Bueno, a mí me ha tocado yuca.

Es superfácil hacer un plato con yuca.

-¿Pero esto qué es?

Menos mal que no estoy abajo

porque no sé son esos ingredientes.

Lucía, ¿qué hay debajo de tu campana?

Unas verduras raras, bueno, el jengibre lo conocía,

pero las otras, no.

Has elegido la campana de las raíces,

en esa campana tenéis zanahoria que, curiosamente, las primeras

eran amarillas, blancas o violetas

y en el s.XVII los holandeses crearon la variedad anaranjada

para homenajear a la casa real de Orange.

Guay. Hay también jengibre,

una raíz que va poco a poco metiéndose en la cocina española.

Es originaria de La India

y muy apreciada por su aroma y sabor picantes.

Sí. Y por último, remolacha.

Al principio solo se aprovechaban sus hojas, el jugo de la remolacha

nos ayuda a mantener el rendimiento físico mejor

que cualquier bebida energética.

Esa campana la tenéis Lucía y María Blanco.

Mara, lo que tienes en la mano qué es.

No sé qué es. Pues Núria, Mara, Diego,

Juan Antonio y María Arias,

habéis escogido las verduras de hoja.

La hemos cagado. Hay tres tipos diferentes,

las espinacas que son la comida favorita de Popeye,

las podemos comer crudas en ensaladas o batidos verdes.

Nos aportan muchas vitaminas, minerales y fibra.

También tenéis acelgas, son muy ricas en vitamina A

que nos ayuda con la vista, la piel y el cabello.

Y lo que no conocéis, eso que tenéis en la mano ahora,

eso es pak choi ¿Esto qué es?

-¿Papchoi? Se usa mucho en la cocina asiática

y poco a poco se está introduciendo

en el resto de cocinas.

Aunque parece una especie de acelga en realidad es una col.

¿Una col? -¿Y yo qué hago con esto?

-¿Cuál es cuál?

Fernando, ¿y debajo de tu campana qué había?

Yuca, calabaza y patata.

Caray, has elegido la campana de los tubérculos

y no es calabaza, es boniato.

Conocido también como batata, camote o cumara, su sabor es suave

y muy dulce y cuanto más lenta y larga es la cocción,

mayor será su dulzor. Hay también la patata

que la conocéis todos. Es originaria de América del Sur

y llegó a Europa después de El Descubrimiento.

Cada español consumimos

más o menos unos 26 kilos de patata al año.

¿Qué? -Pues sí que somos gordos.

Y por último la yuca. Es una planta nativa de Brasil

rica en hidratos de carbono, proporciona mucha, mucha energía

y es la base de la alimentación

de 800 millones de personas en el mundo.

Ahí es nada. Te ha tocado patata

con la batata es muy fácil.

La yuca no es fácil.

Acabáis de descubrir los ingredientes principales

con los que cocinaréis en este reto, pero

no son los únicos, nosotros tenemos otro alimento

que debéis incorporar, obligatoriamente.

Dios, cuál es.

-Dios.

La achicoria.

No, la achicoria, no. -La achicoria es roja,

¿os acordáis del juego? -Sí, del juego.

Ah, la achicoria.

La achicoria la conocía del juego de "MasterChef",

pero era achicoria roja y he dicho:

"A ver con eso qué se puede hacer porque..."

Proviene de la raíz de la endivia, es un producto natural,

diurético, antioxidante y con alto contenido en fibra.

A día de hoy la forma más extendida del uso de la chicoria

es como infusión y se puede tomar a cualquier

hora del día ya que no tiene cafeína

y ayuda a conciliar el sueño.

Vosotros vais a cocinar en este reto con achicoria

en su forma soluble. ¿Qué?

-En su forma "solublia".

Soluble, que se puede disolver en el agua, eso es.

Como la manzanilla. Como ingrediente culinario

es muy versátil y se usa tanto para platos dulces

como salados, tiene una gran capacidad

de potenciar los sabores de otros alimentos en los guisos

y le da un toque especial

a bizcochos, flanes, helados y al tiramisú.

Es que no sé qué hacer.

Pero con el de Fernando, el de Núria, Diego...

Yo creo que un bizcocho con una achicoria.

Pero antes de empezar a cocinar

tenemos otra sorpresa para vosotros.

Cuál. Pero esta estoy segura

de que os va a encantar.

(GRITAN)

Es una de las aspirantes

que más guerra nos ha dado en estas cocinas.

¿Quién? Nos dio mucha guerra,

pero también nos dio grandes momentos y risas continuas.

¿Quién? Adelante, Anabel Alonso.

(TODOS GRITAN) ¡Oh, Anabel!

(Aplausos)

¡Anabel!

¡Anabel!

¿Eh? Hola. -En la primera prueba

de exteriores la lió buena.

(ANABEL RÍE) Hola, chicos.

Qué tal. ¡Ay!

Muchas ganas de bajar a abrazarla es que tiene mucha gracia.

Anabel, bienvenida, cómo estás. Gracias, muy bien,

muy contenta y bien tranquila

viendo aquí la cosa desde el otro lado.

-Ay, qué mona. Anabel, sé sincera,

¿qué sientes al entrar otra vez a estas cocinas?

Oye, pues un poco de bulle, bulle...

-¿Bulle? -Volver al plató cada vez

que entrabas era: "Dios mío, qué pasará,

que habrá en las campanas". Estoy tranquila en ese sentido

y además con semejantes concursante, pero sí que hay

un poco de... Pues, mira, ahí donde los ves

son más tranquilos en las cocinas

que vosotros los "celebrities".

Son mucho más pacíficos que nosotros.

Dónde va a parar. No dan un ruido.

Es que vosotros dabais mucha guerra.

Ya, ya. ¿Les quieres dar algún consejo

antes de empezar a cocinar?

Bueno... ¿Estás seguro que dé

consejos Anabel?

(RÍEN)

Oy... Anabel,

están esperando escucharte, dale, dale.

Bueno, ya lleváis algunas semanitas y lo principal

es respirar hondo, estar tranquilos,

confiar en vosotros, divertíos

y probar cosas.

¡Crack!

Chicos, tenéis 45 minutos para hacer un plato

que os lleve, directamente, a la galería.

¿45? -45.

Antes tendréis dos minutos para entrar en el supermercado

y completar los ingredientes con los que vais a cocinar.

Para complicar más la prueba en vuestros puestos de cocina

no tenéis hornos ni enchufes para conectar electrodomésticos.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo para hacer la compra comienza

en tres, dos, uno, ya.

¡Vamos! -Venga, venga.

Bueno, qué avalancha.

La achicoria que se me olvida.

Lo primero que tenéis que coger

que no se os olvide, la achicoria. Ya, ya.

-Quita, quita, María.

A ver, que tengo las cigalitas buenas,

los langostinos. Creo que no me he dejo nada.

¡A cocinas, venga!

-Vamos, Juan Antonio. -Venga, Juan Antonio.

-Núria, vamos, Diego.

-María, vamos. Mira qué cosa.

Ay, ay, ay. -Es que es más grande que yo.

Todo es más grande que tú en esta cocina.

(AMBOS) ¡Vamos, chicos!

Me entra un estado de tensión.

-Es que hay poco tiempo, eh. -Sí.

-Es que creo que he hecho mal al elegir.

-Eso con ella tú puedes, venga.

Yo estoy tranquila.

Voy a hacer un pollo al curry, en un bol pongo el pollo crudo

y le meto la achicoria y el curry.

Hosti...

Dios, es que está dura, eh.

Mecachis.

Que no le puedo quitar el cerebro.

Mira, tenemos ahí a Núria que tiene un pimiento rojo

que es más grande que ella, ¿lo ves?

Va el pimiento rojo y detrás ella. Es verdad, solo se ve su cabecita.

Bueno, tenemos un productazo que es la achicoria

que no es demasiado común en estos tiempos,

pero es verdad que existe.

Es la primera vez que veo el producto así al natural

que es así como un bulbo. Sale de la raíz de la endivia.

¿Ah, sí? Que lo sepas.

Ah, no tenía ni idea. ¿Y qué ocurre? Que se lo damos

granulado como si fuese un café soluble.

Ostras, está superbueno.

Me imagino que habrán pensado en hacer algún tipo de salsa,

de batido, de jugo donde puedan introducir

esa achicoria y le dé el sabor

porque le exigiremos que aparezca ahí el gusto.

Buah, es "fuertísimo", chaval.

-Lo he probado ya, es fortísimo.

-Es superfuerte. -Es igual que el café.

-¿A qué sabe? -A café.

-A café.

-Conocía todos los ingredientes menos la achicoria solubre

y también no conocía el pak... no sé qué.

Venga, chicos, vamos.

-Todavía hay mucho tiempo, lo vais a hacer genial.

Tía, con esto de carne me vale, ¿no?

-Ostras, pues sí.

La pasta la voy echando ya.

-La achicoria, la achicoria.

-Qué concentrados están todos.

Es bonito verde además utilizar productos que no son

demasiado comunes para ellos. Me acuerdo de la prueba

que hicimos con el caracuqui,

la faneja y el...

¿Caracuqui, qué es el caracuqui? Y el sacaroco "queque".

Aquellos eran productos que en la vida los habíamos visto.

Pues sí, las pruebas de los pequeños son tan complejas

como la de los mayores. A ver, que se escurra esto.

Yo he hecho alguna vez pasta, pero lo demás, no.

Es una batalla de eliminación que ya estamos cocinando

como los mayores, prácticamente.

Voy a hacer una tortita rellena de zanahoria.

He puesto carne en tiras,

cebolla, pimiento rojo y pimiento verde.

-Se le está quemando a Lucía.

-Uf.

-Vamos, chicos.

Venga, que vais genial.

-Muy bien, chicos, ahí animando.

-Hola, Samantha. Bueno, bueno,

qué se cuece por aquí. Qué bien huele.

Qué pasa, Miss Valladolid, cómo estamos.

Pues muy bien, estoy haciendo una ensalada

de pasta y con pencas

y espárragos trigueros salteados con ajo.

-¿Y la achicoria, qué hacemos con ella?

-La achicoria la echaré al final.

Por encima. Para darle sabor.

¿Y tú, Fernando?

Yo estoy haciendo un pescado con chips de yuca.

Ah, muy bien, y los chips de yuca,

¿los fríes tú? Sí.

Le pones un poco de sal al sacarla y la escurres bien.

No quiero sacar el salero en la cata de hoy,

¿me habéis oído? (TODOS) Sí, chef.

Bueno, mucha suerte a todos, eh. Ánimo.

¿Cuánto falta? Aspirantes, últimos 15 minutos.

Dios, estoy supermegaultradesordenado.

Buenísima.

-Está rico, ¿no, María?

-Buenísimo. -¿Por qué no me traes un platito?

-No sé, no sé yo.

Hola. Muy bien chicos, cómo va la cosa.

A ver, Núria, qué plato estamos haciendo.

Una ensalada con espinacas, cebolla, champiñones

y calabaza. ¿Y tú, Diego?

Yo es un poco de ensalada con espinaca y unas gambas.

¿Y cómo incluiréis la achicoria?

Mientras salteaba, espolvoreé un poquillo.

¿Y tú, Núria? La voy a "expolvorear".

Vale, vamos a ver a Juan Antonio que hace...

Vale, uh.

Ya ha emplatado y todo.

¿Qué es, Juan Antonio? He hecho una sopa

y he echado un poquitín de una salsa picante

va a arrasar la boca. ¿Este es el caldo?

Muy poco, muy poco.

Jordi, que te pica la boca.

Ay, que te arrasa.

No pica tanto, Anabel. A ver.

-¿No pica?

Pica como un demonio.

Sí.

(RÍE)

Vale. -Escúchame, ya no me va a saber

nada a nada nunca. -La salsa le echado

una poquita cucharada.

Vale, vamos a ver a Mara, rápido.

Hola, Anabel. -Hola, cariño.

Aquí tenemos a Mara, es de las mejores académicas

que tengo en la escuela online de "MasterChef".

Se leyó todos los cursos incluso los que hacemos nuevos

los ve y los aprende todos, ¿a que sí?

Sí. ¿Y qué haces?

Estoy haciendo un wok de verduras y gambitas.

Gambitas, langostinos. Langostinos...

Vale, vale, ¿y la achicoria?

Se la he añadido cuando estaba salteándolo.

Bueno, bueno, no lo toques mucho que te quedó bonito,

remátalo bien, venga, vámonos. Venga.

-Gracias. -Mara, ¡bien!

¡Qué pinta! Atención, aspirantes,

acabamos de entrar en los últimos cinco minutos.

Vamos, chicos.

Me gustan los platos llenos de color.

No sé cómo me va a salir esto, eh.

-Lucía, qué bonita la fajita.

-Ahí.

Yo creo que ya estoy terminado.

-Uf.

Oye, que se me ha abrasado.

-Y se le va a quedar muy seco.

-Se me ha quemado el pescado,

le voy a dar la vuelta a ver si los jueces no se enteran.

Aspirantes, ahora sí, último minuto.

Vamos, chicos, genial, venga. -¡Muy bien!

-Ostras.

Corre, corre, corre.

Mira qué mierda de emplatado me ha quedado.

Pero bueno.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco,

cuatro, tres,

dos, uno, tiempo, manos arriba. Manos arriba.

-Yo creo que mi plato me ha salido bastante bien,

he hecho un plato creo que bastante bueno

con nivel, pero no muy complicado de hacer.

Si quieres aprender todo lo necesario para saber

de cocina, tenemos una novedad. En la escuela online

de "MasterChef" verás más de 100 nuevas recetas

donde podrás convertirte en un auténtico "MasterChef".

Además, encontrarás nuevos trucos para sorprender a amigas

y amigos con deliciosos platos.

Ya lo sabes, entra en la escuela "MasterChef".

Bueno, aspirantes, el tiempo de esta primera batalla

ya ha terminado. Ahora los jueces y Anabel

van a catar vuestras elaboraciones.

Eh... Espera un momento, Eva, pasa una cosa, me lo he pasado

muy bien, ya les he cogido cariño, me parecen todos muy tiernos

no me siento capaz de juzgarles, ya sabéis que soy muy de llorar

en las catas... Qué floja.

Sí, soy floja, pero entre tu mirada penetrante,

tus juicios críticos y luego mi Samantha

que también le da caña,

pues yo no quiero presenciarlo.

Ay, ¿que te vas así y ya está? Sí, quiero que me recuerden

con cariño, que digan: "Qué maja es Anabel, ¿a que sí?

(TODOS) ¡Sí! Así es, adiós, chicos.

(TODOS) Adiós. Venga, un aplauso para Anabel.

(Aplausos)

(Risas)

Anabel, hija mía, por allí, ahí.

Ahí. Perdón, oy.

Bueno, pues ahora sí, aspirantes,

empieza la primera cata de esta prueba.

Os recuerdo que están en juego muchos puntos, ¿de acuerdo?

Vale. -Sí, Eva.

Vamos a empezar por María Arias y Lucía.

¡Suerte!

-Qué pintón.

María, ¿cómo se llama tu plato? Es una ensalada de pasta templada

con unos espárragos trigueros salteados y ajo.

¿Ves que le haya aportado algo la achicoria a tu plato?

Creo que le aportó sabor.

Lo veo un poco sencillo.

Teníais 45 minutos y es un plato de pasta

con cuatro verduritas que has cortado y salteado.

La achicoria casi ni la siento

y creo que puedes hacer bastante más si quieres.

Sí, es que al final es un plato de pasta y, claro, al levantar

la campana, ¿qué era lo que había? Acelgas, espinacas, pak choi

y yo aquí todo lo que veo es pasta.

Encima luego no le echamos mucha achicoria,

pues no me sabe mucho a... eso que queríamos integrar

en el plato para darle un sabor,

totalmente, diferente.

Lucía, nombre del plato. Salteado de zanahoria,

pimiento rojo, pimiento verde, cebolla y luego le he añadido

la carne, lo puse en una fajita. ¿Y la achicoria?

Está por dentro de la tortita. Vamos a probar.

¿Qué teníais que utilizar? He usado zanahoria.

Pero tenías jengibre y otros elementos interesantes.

Si tengo que adivinar cuál es el producto principal

que tenías que trabajar

te diría otros, el último, serían las raíces.

Hombre, lo bueno que tiene es que está bien presentado,

pero sí, es más un plato de pisto con carne que un plato de raíces

que tuviese un poquito más de trabajo.

Me he sentido supermal porque me lo había currado mucho

y me han dicho que es un plato muy simple.

Bueno, María, cuéntame, ¿qué has hecho de plato?

Es un pollo al curry estilo mamá Sarita,

pero es un pollo al curry con arroz.

Me la enseñó media parte mi primo y media parte mi madre.

Y a Núria también.

Me gusta mucho tu plato, María. Gracias.

Pero tiene algún defectillo, el punto del arroz, para mí

un poco más hecho de lo normal, pero el gusto que te dejó

la achicoria y todo, eso está maravilloso.

Gracias. Y creo que aquí

la achicoria sí que se nota.

Ya está bien, es un pollo con curry.

Chicas, las que estáis ahí tiqui, tiqui, esto es un plato

de 45 minutos bien trabajado.

Ha reducido una salsa, puso el curry perfecto,

tiene sal perfecta, la cocción de arroz está divina.

Después diréis que la valoramos mejor porque es pequeñita o...

Fernando, nombre de tu plato.

Pescado con chips de yuca.

La yuca está muy dura para cortarlas entonces

pues me salieron algo más gordas.

¿Estás contento con el plato que has presentado?

No. Yo tampoco, esto está seco

superfrito, el pescado está crudo y quemado a la vez.

Es demasiado.

Vamos a probar.

Amigo, Fernando, cuando aprendes a hacer algo, la siguiente vez

que lo vuelves a hacer tienes que hacerlo igual

o un poquito mejor.

No es un buen plato, para nada.

Me han hecho pum: "Te tienes que poner las pilas".

Yo he hecho unas espinacas con pasta y gambas.

La achicoria la puse mientras salteaba las gambas

con las espinacas, eché una pizca de achicoria.

Es un plato muy similar al de María Arias, ¿no?

Sí, pero por lo menos hay más verde.

Y con un poquito de gambas.

Diego, el plato está bien, quizá una lástima que no integres

todos los elementos un poco más

porque hiciste un rehogado de espinacas, la cabecita

de la gamba la hemos desechado, no la usamos y hacer que todo

esté un poco más integrado.

No suma el plato,

pero pienso que podrías haber hecho un poquito más.

¿Qué te pasa? Núria, tranquila,

que todavía no te han dicho nada.

(RÍEN)

Estamos en una escuela, estamos enseñando cosas,

diciendo cosas buenas y malas pero no te pongas tan triste.

(Risas)

Juan Antonio, ¿eso te hace gracia?

La has cagado, Juanito.

Siempre que lloran tus compañeros, tú te partes la caja.

La has cagado. -Pues ahora para de decir:

"La has cagado". Gracias.

Ya es que ha llegado un nivel de pesadez

que no puedo más.

-Es que la has cagado.

-Perdón, Núria.

Te doy las gracias por dejarme en vergüenza

delante de cuatro millones de espectadores.

Muchas gracias.

-De nada. -Ay, por Dios, ay, por Dios.

Muy bien, vamos a seguir, Núria, dime el nombre de tu plato.

Ensalada de pasta.

Lleva espinacas, pimiento rojo, calabacín, cebolla

y eso... ¿Y el otro?

¿Cómo se llamaba?

-(EN VOZ BAJA) Achicoria. -Achicoria molidita.

Vamos a probar. Sí.

Solo con pimientitos, espinacas y poquita cosa

hacer un plato que esté rico tiene bastante mérito.

Sí que la achicoria de esta en polvito le echaste poca.

Es que no quería que picase.

No pica, hay que probar las cositas para saber la cantidad

que tienes que añadir. Vale.

Mara. Wok de verduras con marisco.

¿Qué plato te había tocado? El de las espinacas, las acelgas

y el pak choi, ¿y qué has elegido?

Las acelgas. ¿Nada más?

Y el pak choi. Acelgas.

No, el pak choi ya está.

(RÍEN) Me estoy liando.

Era verde y abajo blanco.

El pak choi. Sí.

Vale, ¿y cómo integraste al achicoria en tu plato?

Muy bien.

(RÍEN)

Qué graciosa, por favor.

La verdad es que es un plato que a mí me encanta.

Cada verdura está, perfectamente, cocinada

con la cocción perfecta y luego, un poquito

de achicoria que le da un toque especial y diferente.

Para no saber decirlo, qué bien lo has utilizado, hija.

Gracias, chef.

¿Me cuentas tu plato? Taco marinero

con una sopa de ramén y la espinaca.

¿Cómo se come esto, me lo puedes explicar?

Si eres una de alta cocina, lo partes con el tenedor

y el cuchillo y te lo comes

o coges con la mano y a la boca.

O sea, que hay que ponerse serio contigo, ¿no?

Eh... si os ponéis... es vuestra opinión.

Hay que ponerse serio para que nos hagas dos platos buenos.

Tiene mucho gusto, la sopa está expresiva, rica...

No sé de dónde sacasteis las recetas,

pero están muy bien conseguidos. Del libro que me regalaste.

¡Ah, lo estás usando! Cocina mexicana

y, luego, cocina china. "Recetas del mundo".

Eres el único que ha hecho dos platos con trabajo y demás.

Lo que no me gusta es que te rías mucho,

pero... cocinando lo has hecho bien.

Bueno, pues como postre no está nada mal esta valoración.

¿Contentos...?

-Sí, muy contento. Pues delante de cocinas.

(TODOS APLAUDEN) -Bien, Juan Antonio y Mara.

-¿Me das la mano?

Bueno, aspirantes, la cata ha terminado, ya sabéis qué toca.

Reparatir puntos y para eso nuestro jurado

tiene que pensarse muy bien cómo hacerlo.

Vamos a deliberar.

-Yo creo que los ocho puntos se los lleva Mara.

-Suerte.... -Vas a subir ahora.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-¿Por qué no has oído lo que te dicen?

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Yo quiero que María Blanco no suba.

Mara y María son las que peor me caen.

(LOS JUECES TERMINAN DE DELIBERAR)

-Que vienen... -Vienen, vienen.

Pues, chicos, vamos allá con la repartición de puntos.

Suerte. (TODOS) Gracias, Eva.

Los ocho puntos son para un plato con mucho trabajo, rico

y un emplatado bonito.

Mara. (TODOS APLAUDEN)

Enhorabuena. -¡Muy bien, Mara!

Los siete puntos son para un aspirante

que ha arriesgado y aprovechado muy bien el tiempo.

Juan Antonio... Juan Antonio.

(Aplausos) Una semana más, chaval.

Se desmaya...

Gracias, chef. Los seis puntos

son para María Blanco.

¡Muy bien, María! -¡Lo que yo quería!

Los cinco puntos son para Núria. (TODOS APLAUDEN)

-¡Núria, Núria! -¡Nurita, Nurita!

Núria, Núria, Núria...

-Por favor, que venga Diego. -Diego...

Los cuatro puntos son para Diego.

-¡Muy bien, Diego! -¡Genial, Diego!

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Los tres puntos son para...

Lucía.

(TODOS) ¡Muy bien, Lucía! Los dos puntos son para...

María Arias. (TODOS) ¡Muy bien, María!

Y el último punto es para...

Fernando.

No pasa nada, Fer. -Bien, Fernando.

-Yo es lo que quería. -Sí...

Fernando, como hemos dicho, sabemos que puedes cocinar mejor

y queremos verlo. Sí, chef.

-Sentirme de los fuertes y que me den la peor puntuación

es como un ascensor: subes y bajas.

Y... yo quiero estar arriba.

Pues vamos a hacer recuento de puntos, sumamos los puntos

que ya teníais del primer y segundo reto

a los puntos de la primera batalla.

El resultado es el siguiente...

Con seis puntos, María Arias. 11 puntos tiene Núria.

12 puntos tiene Diego. Fernando y Mara tienen 13 puntos.

16 puntos tiene Lucía. 17 Juan Antonio.

Y, por último, a la cabeza de la clasificación,

están María Blanco con 18 puntos.

Oh... quería cocinar.

Pero, María qué te pasa,

¿estás triste por estar en primera posición?

Es que quería cocinar.

A ver, quería cocinar pero sin irme.

Hazme caso... Y aprovéchalo.

Y aprovéchalo, porque María y Juan Antonio

seguís una semana más en "MasterChef Júnior"

y vais a ver la siguiente batalla desde la galería.

(Aplausos y gritos)

¡Vamos, Juan Antonio!

(JUAN ANTONIO) Estreno galería y Fernando

se ha recomido de envidia, digo yo.

Fernando, yo arriba y tú abajo.

No sabemos qué pasará, no te deseo mala suerte.

No quiero ver esas caras de abatimiento,

no hay nada decidido.

Los seis tenéis una nueva oportunidad

de conseguir una mayor cantidad de puntos

y darle la vuelta al marcador;

así que ocupad vuestros puestos de cocina.

Lucía... que tienes 16 puntos, mujer, son muchos.

He dado un bajón increíble porque...

estás con un pie en la salida del programa y con otro dentro.

-Venga, chicos, que aún no está todo decidido.

-No sabes lo nerviosa que estoy.

O sea... Aspirantes, de nuevo tenéis

tres campanas cada uno. María Arias...

¿Qué te gustaría que hubiese en las campanas?

Yo... me gustaría

que hubiese fruta. Fruta...

Dios, fruta estaría superbien. Pues igual que antes

debéis elegir una campana

y la levantaréis cuando cuente tres.

(TODOS) Sí, chef. -Dios...

-Todos van a levantar la misma.

-La vamos a liar. -Suerte chicos y chicas.

-A ver si las campanas...

No me hacen pasarlo mal porque a ver qué hay ahí abajo.

Uno, dos y tres.

-¡Dios...!

-¿Eh...? ¿Pero qué...? Nueces, almendras...

Y lo que sea lo otro. -Jobar... tío, qué morro.

Qué morro, qué morro...

¿Te digo la receta? Es superfácil lo tuyo.

-Pero ¿qué es eso? -¿Qué es eso con pelos?

-Y qué hago yo con esto...

No había visto esas frutas en mi vida.

(LLORANDO) Es que... no sé ni qué es.

Núria, ¿qué hay en tu campana?

Nueces, almendras y lo que sea esto.

Nueces, almendras y avellanas. Frutos secos.

Tienes la misma campana que María Arias.

-¿Ah, sí? ¡Qué bien! A todas luces

es uno de los elementos más ricos en omega3,

comiendo cada días un puñado de nueces podemos reducir

hasta un 50% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

También hay avellanas, contienen nutrientes importantes

para la salud como vitaminas, minerales,

proteínas, fibra y grasas saludables también.

Por último, las almendras promueven la actividad cerebral

y proporcionan nutrientes al sistema nervioso,

con su consumo reducimos el riesgo de enfermedades degenerativas,

como por ejemplo el alzhéimer. Los frutos secos son saludables,

hay que comerlos con moderación, porque aportan muchas calorías.

Vale. -Vale.

-¿Te ayudo? Ya tengo plato. Diego...

¿Tú qué tienes? Veo fresas, no es melocotón...

-¿No? Nectarina. -Eso, nectarina.

¿Y qué más? Ciruela...

Pues, efectivamente, tienes frutas carnosas.

Hay ciruelas que, además, de ser rica en vitamínas

es conocida por el gran aporte de fibra que supone.

La nectarina recibe, también, el nombre de pavía o fresquilla,

es una variedad del melocotón que ya existía hace 2000 años.

Por último las fresas,

existen más de mil variedades de esta fruta.

Es rica en vitamina C e interviene en la formación de huesos

y dientes y favorece la absorción del hierro.

Recordad que es importante consumir cinco raciones

de fruta y verdura al día.

(SUSURRANDO) Repostería no... Fernando, ¿tú qué tienes?

Esto creo que es paraguayo y esas dos no sé qué es.

Paraguayo o... Lucía ¿qué crees? Tienes lo mismo.

Yo creo que es mango... Fernando, no te rías tanto.

Porque tampoco has acertado. Yo tampoco.

Mara, ¿sabes lo que es? Ya sé cuál es la fruta verdosa.

¿Cuál? Maracuyá.

Bueno, pues a vosotros tres os ha tocado...

La campana de las frutas exóticas. Exótico...

Qué pena que se fuera Anabel, porque os habría dicho

cómo se llama esa fruta que tiene pelos.

Es rambután. ¿Qué?

(TODOS HABLAN) ¿Qué es esto?

Muy parecida a los lichis.

Lichis... está buenísimo. Es una fruta dulce

y de consistencia similar a la uva.

La más grande es la papaya. ¡Eso!

Es una fruta originaria de Centroamérica.

Tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud,

entre ellas su alto contenido en vitamina C.

Es que es de locos. Por último tenéis mangostán.

Ay, mi madre... Una de las frutas exóticas

más cotizadas y apreciadas por su exquisito sabor.

Es originaria de Asia y es bautizada

como la Reina de la Fruta.

Entre otras cualidades,

atento Pepe, previene el envejecimiento.

Qué bien me viene. Pues sí.

Es que no sé ni qué hacer, tío, es de locos.

-Esta prueba es un marrón y tiene su tela porque...

Menuda prueba.

En esta última batalla tenéis 30 minutos

para elaborar un gran plato con los ingredientes descubiertos.

Los puntos conseguidos en esta batalla

se sumarán a los que tenéis acumulados hasta ahora.

Así que aún no hay nada decidido.

Tenéis tres minutos para hacer la compra en el súper

y elegir el resto de ingredientes para vuestra elaboración.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Y el tiempo para entrar

en el súper empieza en 3, 2, 1... ya.

Vámonos, chicos, a por la última batalla.

Hay tiempo en el súper, no quiero carreras.

Qué rápidos sois todos. -Lucía, quita.

-Quita tú. -El calabacín.

-A ver... harina de trigo.

El que haya terminado puede ir a cocinas.

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES)

Aspirantes, aunque sea el segundo cocinado hay que darlo todo.

-Núria, ¿te ayudo? -Sí.

-Calma, calma... puedes tú sola.

-Va, vamos... -Creo que he tenido suerte,

porque este plato es muy... va a ser chulo.

Y... va a ser divertido y creo que lo voy a dar todo.

-Me he cortado. -Lucía, tranquila, cariño.

-Estoy perdiendo tiempo.

De los nervios... resultados.

-No lo abre... -A ver cómo le va.

-Con los dedos, cariño... -Con los dedos,

mete un dedo y para afuera todo. -¡Vamos, Lucía!

-Muy bien, Lucía. -¡Olé, campeona!

-Nunca en mi vida he utilizado estas frutas,

aun así voy a hacer un plato para triunfar.

No me pienso ir ni de broma.

-Voy a hacer unos crêpes rellenos de fruta y chocolate.

Yo creo que este plato sí lo voy a sacar a tope

y creo que lo voy a hacer muy bien.

-No creo que hagan mucho en media hora,

se lo han puesto justico, ¿eh?

-Vamos, quítate... Oye...

Esto es un prueba con trampa, porque es muy sencilla

pero, a la vez, es muy complicada.

Muy justo de tiempo, 30 minutos y tampoco hay horno,

con lo que hay que darle vueltas a la cabeza.

Mira... esta masa de Mara creo que va a venir fenomenal.

No sé qué va a hacer.

-Hojaldre a la sartén. -Oh, claro...

-Vamos... costilla, voy a hacer unas costillas

con una salsa de queso

y unas nueces, almendras y...

Almendras y avellanas...

Avellanas ralladas.

-Yo estoy haciendo unos tomates rellenos

con espárragos, manzana, puerro y cebolla.

De los frutos secos usaré las almendras

y las nueces. -La idea está genial

pero lo podría mejorar, ¿ahí sabes qué me faltaría?

-¿El qué? -Una salsa.

Aspirantes, habéis consumido la mitad del tiempo.

Es decir, solo quedan 15 minutos.

-¡Lucía que tú puedes!

Montando la nata a mano y dejándose el cuerpo.

-Vamos, Diego... -¿Cómo hago la salsa?

No hay trituradora aquí...

-Diego, ¿esto es normal? Nunca he hecho una así.

-Se ha cortado, tenías que haber dejado que se derritiese más.

-Se me quema... -María, ponte con otra cosa,

ponte con otra cosa, hay que freír la costilla.

-Un poco más caliente.

Estoy intentando arreglar la salsa.

Y... no lo consigo, entonces decido

no ponerla porque es perder tiempo

y tengo más cosas que hacer.

Hombre, yo venía a verla a usted para darte una cosita.

El nuevo libro de "MasterChef Júnior",

"Recetas del mundo para flipar".

Es un viaje por las cocinas de Europa, América, Asia,

África... con recetas fáciles y divertidas

en las que tú puedes incluir muchos de los ingredientes

que hemos encontrado en este reto bajo las campanas.

Vas a dejar a toda tu familia con la boca abierta.

Yo te doy una cosa que es este libro, ¿y tú qué me das?

Y un abrazo, ¿quieres? Hombre, quiero todo yo.

¡Ay, Dios mío! Hala...

Disfruta del libro, ¿vale? Me voy a ver a otra señorita.

¿Y Lucía qué está haciendo? Pues minitortitas.

¿De qué las vas a rellenar? ¿De todas las frutas que tenías?

No, menos esta. Tiene arándanos y frambuesas.

Arándanos, más frambuesas y el rambután.

Sí. ¿Un poco de nata montada veo?

Sí, he hecho nata montada dulce.

Vale, yo le daría un poco más para que monte bien

porque se te puede caer.

¿Y Mara qué dice? ¿Qué estás haciendo?

Brochetas de plátano y fruta y... tortitas.

Tú solo quieres que la pieza de fruta esté bañada en chocolate.

Vale, quieres poner esto en un plato y frutas de chocolate.

Coge un plato más chiquitín y vas mojando y dejándolas ahí.

Vale, gracias, chef. Claro...

Piensa con esa cabeza,

corre, se va el tiempo. No quiero que se vaya...

Por lo que más quiera. En este segundo cocinado

no me he encontrado bien y me he puesto supernerviosa...

Y no he llegado.

¿Qué pasa, Diego? ¿Qué estamos haciendo?

Una ensalada de frutas, iba a hacer una salsa de fresas

pero no hay enchufe para triturar.

Anda... Lo he picado mucho

lo he juntado con leche y lo he colado.

Échale más frambuesas, ponle hierbas, ponle algo mono.

Venga, dale un poco más de complejidad.

Bueno, chicos, os dejo, suerte.

Me da la sensación que Diego pierde el tiempo,

debería hacer un sirope de fruta, le saca el jugo

y ya le añade la leche.

-Sí que está tierno...

Aspirantes, ahora sí... último minuto.

Ya a emplatar... no, tío.

Oh... no me lo creo, tío, se me ha caído el agua.

Ya se ha ido a la mierda... 10...

9, 8, 7, 6...

5, 4, 3, 2, 1... tiempo.

Manos arriba.

Este segundo cocinado me ha salido fatal

porque he hecho algo muy fácil

y, encima, cuando quise limpiar se me cayó agua encima...

Y me ha salido muy mal.

-Mara, tú te quedas. -¿Yo?

Aspirantes...

¿Estáis preparados para la segunda cata?

(TODOS) Sí, Eva.

Pero antes tengo que advertiros que como sois seis,

vamos a repartir puntos de 6 a 1.

Dios... Vamos a empezar con Núria y Diego.

Adelante, chicos. ¡Vamos, chicos!

Diego, cuéntanos cómo se llama tu plato.

Es una ensalada de frutas y le he puesto hierbabuena y menta.

He hecho, también, una salsa de fresas con leche...

¿Y por qué tiene ese toque tan aguado la fruta?

Como si estuviese muy tocada, ¿qué le pasa?

Es que se me ha caído agua encima, lo he secado pero...

¿No te ha dado tiempo volver

a emplatar o algo? No.

Es poca cosa, ¿verdad? Ya... sí, ya sé.

Superbásica, una fruta cortada más o menos,

un agua que se nos ha caído que lo ha aguado.

Esa leche que lo agua aún más.

Está rico, porque la fruta está rica, pero hay poco trabajo.

Maríname un poco la fruta antes en un bol con limón,

azúcar, hierbabuena y ya lo colocas.

Pero un poco más, queremos más cocinado.

Hoy he estado por debajo de lo que suelo estar...

Y Núria, ¿qué nombre le va a poner a su plato?

Tomates de Núria.

Mi abuela los hace con otros ingredientes

y, entonces, me lo he inventado.

O sea que no son los tomates de Núria la abuela,

sino de Núria la nieta. Sí.

¿Se llama Núria tu abuela? No.

Se llama Gertrudis. Lleva cebolla, puerro,

calabacín, manzana,

orégano, nueces y almendras para decorar.

Bueno, vamos a probar los de Núria.

¿Está bueno? La idea es muy buena.

El acabado... se ha quedado así un poco...

¿Por qué? Al estar unas cosas pochadas otras cosas crudas

pues se forma ahí dentro una mezcla así... batiburrillo,

que me falta que encaje. Vale.

Está rico, es muy buena idea...

Pero le falta... chispa.

Bueno y le falta, a lo mejor, ¿60 años más?

Claro... ¡Muy bien, chicos!

Muy bien... chicos. -Núria...

Grande, Diego... también. -Ánimo...

Chicos, no siempre podemos acertar.

-Me duele la garganta de la tristeza.

María Arias, cuéntanos.

Pues... este plato se llama Costilla Vallisoletana.

La hacen la costilla asada,

pero en este caso como no he tenido horno...

Pues la he hecho a la plancha.

-Ay, mi vallesoletana. -Olé, qué arte.

-Este se come con las manos. Ya...

¿Los tres? Lo iba a hacer yo.

Qué tío...

Se lo come ahí, tan a gusto.

Tiene mérito, siempre, ver a un peque lograr

una costilla que se pueda comer, solo eso tiene mucho mérito.

Lo que pasa es que la prueba era de frutos secos.

Me hubiera gustado algo de sabor, una miel, algo que enlazase

esa costilla con el fruto seco.

Iba a hacer una salsa de queso, pero se me ha cortado.

Esa salsa de queso con las nueces y los frutos secos

hubiese tenido algo más de sentido. Vale.

Lucía, cuéntanos un poco tu plato.

Pues la he llamado tortitas frutales.

He hecho la masa de tortitas y, luego,

le he puesto, menos la papaya, lo demás.

Luego, arándanos y frambuesas,

he hecho nata montada azucarada. ¿No tenías cuchillo?

¿Para qué? Para cortar un poco la fruta.

Sí... ¿Sabes que hay una semilla gorda?

Es que en mi vida lo había probado. Pues lo cortas, lo pruebas,

lo catas... claro. Es como una uva muy dulzona.

Aquí tenemos el trabajo de las tortitas

que se quedan un poco apelmazadas, pero están hechas.

El trabajo de montar la nata que está rica también,

pero la idea es buena pero nos pasa un poco lo mismo,

coges la fruta y la dejas caer sin ningún tipo de protagonismo.

A lo otro sí le saqué los gajos, pensaba que era

como una uva que te la metes... No es pensar,

es probar, es catar... "yo pensaba que...". No nos vale.

Me quedo con lo positivo: la fruta no está muy tocada

y lo bueno es que has hecho la masa de las tortitas,

todas igualitas, pequeñitas y la nata azucarada

está muy buena. Gracias, chef.

El plato me ha salido bastante bien

y yo creo que puede que me quede porque he hecho un buen plato.

Fernando, ¿qué plato has hecho?

He hecho un crêpes de frutas con chocolate.

Lleva mango, papapaya y rambután. ¿Con qué está hecha la crêpe?

En vez de con leche, con leche de coco...

Uhm... muy buena idea haber hecho

la crêpe con leche de coco, no sabes cómo está

de sabrosa... Cómo me gustaría poder catar

esa comida. (RÍE)

-Se lleva todos los puntos. -Yo me la juego mucho también.

-Porque me han dicho que estaba "vaya, vaya...".

Eres un figura, ¿a que trabajando contento...?

Se consigue más. Así te salen las cosas mejor.

Está muy bien hecho, muy bien dorado,

la fruta perfecta, el chocolate riquísimo...

Ya está, eso es lo que pedimos, nada de bloquearse

y ganas de pasarlo bien y hacerlo bien.

Fenomenal. Yo creo que mis compañeros

sí me ven como un rival fuerte

porque soy muy bueno.

-De momento, la mejor puntuación

se la lleva Fernando y la segunda Lucía.

Y Mara qué me va a decir de su plato.

Pues son tartaletas de frutas con chocolate.

¿De qué está hecha la masa? He cogido hojaldre

y como no había... horno,

lo he hecho en la sartén. ¿Qué frutas lleva?

Plátano, papaya, el rambután y pera.

Está rica. Gracias, chef.

Sobre todo, lo importante aquí es la idea:

no tengo horno, cojo una pasta brisa o una masa de hojaldre

y lo hago en una sartén, ¿por qué no?

También se puede hacer, ha quedado una torta crujiente

que te vale para apoyar ahí cualquier cosa.

La fruta bien puesta, mojada en chocolate está muy bien.

Si ese chocolate, bates una nata y lo mezclas haces mus de chocolate,

lo redondeas del todo y haces un plato de diez.

Así se me queda en un notable alto. Gracias, chef.

Bueno, chicos, delante de cocinas. (TODOS) ¡Muy bien, chicos!

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Pues ahora sí que sí, chicos, la cata ha terminado

y veo a uno que otro con los deditos cruzados.

Así que vamos a cruzarlos todos,

porque los jueces tienen que deliberar.

A ver qué pasa.

Jueces, adelante. Así es, Eva.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-Gonzalo, cruza por mí, por mí... -Los cruzo por todos.

-La verdad es que me llevo con todos muy bien,

pero me gustaría que se quedasen Diego y Núria, nos llevamos bien.

(LOS JUECES DELIBERAN)

-María ya se va.

-Pero no quiero que se vaya. -Ni yo quiero.

Ahí vamos, chicos. -Suerte, chicos...

-¡Mucha suerte! -Vamos...

Jueces, tenemos un veredicto. Lo tenemos.

Antes de anunciaros nuestra decisión,

queremos deciros que estamos muy orgullosos;

porque habéis encadenados dos cocinados sin casi descanso.

Y os hemos visto luchar hasta el último segundo.

Con este reto nos habéis corroborado

lo que ya sabíamos: estáis al nivel de los adultos.

Enhorabuena. (TODOS) ¡Gracias, chef!

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(Aplausos) -¡Sois unos cracs!

Los seis debéis estar muy contentos por lo que habéis hecho

en las cocinas, independientemente del resultado.

Los puntos que consigáis ahora se sumarán a los acumulados.

Sí, chef. Empezamos con el reparto.

Los seis puntos son para un aspirante

que ha llegado derrotado a estas cocinas;

pero que ha tomado nota de todo lo que hemos dicho antes,

ha cogido fuerza y ha conseguido hacer un gran plato.

El aspirante es...

Fernando. (TODOS APLAUDEN Y ANIMAN)

Enhorabuena. -Muy bien, Fernando.

Los cinco puntos son para un aspirante

que, también, hemos visto flaquear a lo largo de la noche;

pero ha conseguido hacer

un buen postre trabajando muy concentrado.

Un postre... Y ese aspirante es...

Mara. ¡Bien!

-¡Muy bien, Mara!

Los cuatro puntos son para alguien

que nos sigue demostrando que nunca hay que darse por vencido.

Diego... Un aspirante que no ha quedado

contento con el plato de la primera batalla

y ha hecho borrón y cuenta nueva. Ese aspirante es...

Lucía, por favor...

Lucía. (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

Los tres puntos son para un aspirante

que ha hecho todo lo contrario.

En la primera batalla le dijimos que esperábamos

mucho más de él y ha vuelto a hacer un plato sencillo

en esta segunda batalla. Ese aspirante es...

Diego. (TODOS APLAUDEN)

Bien, Diego... -De verdad, no llores.

Los dos puntos son para... Núria.

Núria, tu idea era muy buena... pero no para esta prueba.

Teníais limitaciones de horno... y de electrodomésticos.

Y, por tanto, el último punto es para...

María Arias. María, quizá los nervios

te han jugado una mala pasada.

Al no conseguir la salsa de queso, tu plato ha quedado reducido

a una costilla con frutos secos por encima, muy poquito.

María... no pasa nada.

Por tanto, los tres aspirantes que tienen menos puntos

y se bajan en esta parada de "MasterChef Júnior" son...

María Arias, Diego y yo. María Arias, Núria...

Y Diego.

(NÚRIA LLORA DESCONSOLADAMENTE)

Te quiero mucho, Núria.

-Me da pena dejar aquí a mis amigos.

Chicos, podéis bajar. -Diego...

-Me quiero dedicar, obviamente, a la cocina y más ahora.

Y cocinar aquí... es la leche.

-Núria... (LOS NIÑOS LLORAN)

-Eres un crac, Juan... -He vivido una experiencia genial

con vosotros. -Siempre serás mi amiga.

Siempre os llamaré las veces que haga falta.

-Me da un poco de pena dejar las cocinas de "MasterChef"

porque es una experiencia increíble

y un lugar en el que te lo pasas genial.

-Lo has hecho genial y te lo has pasado genial

estos días, mira quién está aquí.

Tenéis que estar orgullosos de llegar hasta aquí, jolín.

(Llantos) Vaya trofeo que te llevas.

(HABLAN ENTRE ELLOS EN CATALÁN)

Jordi, ¿me la das? Te dejo con Eva un rato.

¿Te vienes conmigo, mi vida?

Gánalo, Gonzalo, llega a la final.

Bueno, aquí tengo una pequeñaja necesito a otra pequeñaja

que se llama María Arias

y un superchicarrón que se llama Diego.

No pasa nada.

De momento este trofeo es el más importante de mi vida.

¿Me das un abrazo?

Núria... ¿qué te pasa? ¿Quieres abrazos todo el rato?

¿Sí? Pues vente aquí.

Así estamos una con la otra todo el rato abrazadas

y así estamos un poquito menos tristes.

¿Me pongo aquí? Ponte aquí, claro,

así estamos más juntitos todos.

Porque quiero que os enteréis muy bien, a lo mejor así,

cerquita, os enteráis mejor

de lo muy, muy orgullosa que estoy de vosotros tres.

Habéis conseguido un montón de cosas buenas

en este programa y lo más importante

es que habéis conseguido el sueño que teníais

que era entrar en "MasterChef", ¿no te parece, María Arias?

Sí, yo estoy muy orgullosa de mí misma

de haber podido llegar hasta aquí.

-Yo no lo soñaba, pero lo deseaba. Ah...

Es que yo creo que se parece bastante soñar a desear, fíjate.

Y lo deseabas muy fuerte y por eso lo has conseguido.

¿A que sí? ¿Y a que te lo has pasado genial?

Sí... Merece mucho la pena

estar en "MasterChef".

¿Y tú, Diego? Bueno, sí...

Bueno, ahora estamos un poco tristes, ¿no?

Pero ¿a que se va a pasar? ¿A que cuando tú pienses,

en tu casa, hasta dónde has llegado en "MasterChef"

vas a estar superorgulloso?

Y supercontento. Sí.

Mi sueño tampoco era ser ganador de "MasterChef Júnior"

porque ni lo pensaba,

estaba como muy lejos, pero llegar hasta aquí

ya es un sueño cumplido.

Verás ahora lo bien que os lo pasáis con el montón

de cosas que tengo para vosotros.

A ver, voy a empezar, ¿vale? Os lleváis seis meses

de acceso ilimitado a la escuela de cocina online

de "MasterChef", tiene un montón de recetas nuevas, ¿eh?

Además, os lleváis el juego oficial de "MasterChef Júnior"

que yo estoy segura de que vais a jugar en casa

con vuestros hermanos,

vuestros amigos, vuestros padres y lo vais a pasar genial

y les vais a dar a todos una paliza.

(RÍE)

Además, nuestro patrocinador de electrodomésticos Bosch

os regala un fantástico horno de vapor

para que sigáis practicando todo lo aprendido aquí,

en "MasterChef Júnior" ¿qué os parece?

Muy bien. Ahora falta el regalo

de nuestro patrocinador el Supermercado de El Corte Inglés.

Así que, por favor, los azafatos y azafatas

que me he buscado que me traigan el regalito de Núria.

¿Para quién es esto? ¡Para Núria!

(TODOS) ¡Núria...! Mirad qué bonita con su cesto,

mirad qué bici más mona.

Para mis duatlones. ¿Haces duatlones?

Cuéntame eso, cómo es. Correr, bici, correr.

Qué chula...

Creo que para María Arias también tenemos algo.

(TARAREA) ¡Dios...!

-¡María! -¿Qué te parece?

-Si esto es una tele gigante.

-Que chula la tele... María, ¿te gusta?

Sí... ¿Qué te parece?

Pues chula...

Bueno, pues ya hemos terminado con los...

Ah, no, que me falta Diego.

¿Hay algún regalo para Diego, azafatos?

Madre mía... Soy el único que patina bien.

Hace snow y todo el rollo...

Regalazo. Gracias... madre mía.

Bueno, chicos,

¿cómo están los ánimos ahora? Genial...

¿A que estáis contentos? Sí.

Y esos pequeñajos que hay ahí que siguen luchando por el título

de "MasterChef Júnior"

van a ser para siempre vuestros amigos.

¿Quién crees que va a ganar, Diego?

Yo veo a Gonzalo o a Lucía muy fuertes.

-Pues yo a Lucía y a María.

¿Y tú, Nuri? Lucía, Fernando...

Y Gonzalo. Bueno, pues tendremos que esperar

para saber qué pasa.

Y ha llegado el momento de despedirse;

aunque, la verdad, yo no me acostumbro

a despedirme de ellos.

Y eso que sé que lo han disfrutado y han aprendido muchísimo.

Antes de irnos, quiero desearos a todos que entréis

en el 2018 con buen pie.

Y que disfrutéis de estos días de fiesta,

nos vemos en el siguiente programa, mientras ya saben...

¿Me ayudáis?

(TODOS) ¡Pónganle... sabor a la vida!

(Gritos y aplausos) ¡Feliz Año Nuevo!

Aspirantes, bienvenidos a una de las ciudades

más bonitas del mundo...

San Sebastián. Hemos pedido ayuda

a unos cocineros muy especiales.

(Gritos) ¡Vamos, chicos!

Adelante, Pedro Subijana y sus tres nietos.

(TODOS) ¡Pedro Subijana!

-Juan Antonio, la tortilla. -Los veo muy metidos en el papel.

-¡No, no, no! -Se nos ha quemado.

-Ahora, cógela... ¡hala! -Mira...

Esto es una cerdada. -No hay más... jolín.

Buenas noches y feliz Año Nuevo. -¡Los Reyes!

-Jordi creo que es Juana la Loca. Adelante el ganador

de "MasterChef Celebrity II" Saúl Craviotto.

(Gritos)

Vienen fuerte este año. Comienza la subasta

de "MasterChef Júnior", 50 minutos Fernando, 55 Mara.

¿Yo cuánto tengo...? -¡Vamos, chicos, va!

(JUAN ANTONIO) A lo campesino, fíjate.

-No sé si la mezcla es demasiado buena

y me pongo algo nerviosa.

Esa patata que debería ser la protagonista

está mal utilizada. Sabías qué echar

a las lentejas, ¿qué más se puede pedir?

Los dos aspirantes que se bajan

en esta parada de "MasterChef Júnior" son...

MasterChef Junior 5 - Programa 3 - 30/12/17

30 dic 2017

MasterChef Junior rinde homenaje al piloto Ángel Nieto, en el circuito de velocidad aragonés MotorLand. Un grupo de elfos tomarán las cocinas de MasterChef Junior con una importante misión. Los aspirantes cocinarán por parejas, y por relevos, un postre solidario diseñado por Pepe Rodríguez Rey para estas navidades. En la prueba exterior, elaborarán un menú para pilotos de élite, técnicos y profesionales del mundo del motor que tienen que reponer fuerzas en plena competición. Entre los invitados estarán Marc Márquez, Dani Pedrosa y los hijos de Ángel Nieto, Pablo, Gelete y Hugo. En la última prueba se enfrentarán a las batallas de MasterChef Junior. Primero cocinarán un plato con raíces, verduras en hojas o tubérculos, además de incorporar achicoria. Los mejores, se salvarán mientras que los que queden en la cuerda floja tendrán que preparar otro plato con frutos secos, carnosos o exóticos.

Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2018.

ver más sobre "MasterChef Junior 5 - Programa 3 - 30/12/17" ver menos sobre "MasterChef Junior 5 - Programa 3 - 30/12/17"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 82 programas de MasterChef Junior 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Yasmine

    Que pena mas grande me ha dado Nuria i marina arias pero la q mas Nuria ella se ha ido por la culpa del Juan Antonio q o sino ella aun estaría. Bueno espero q vuelva i entre otarvez en la repesca ojalaaaaaaa ...¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

    02 ene 2018
  2. joaquinfranco

    Totalmente injusto. Que continue Fernando después de la que ha liado en exteriores, totalmente injusto.

    02 ene 2018
  3. Gregorio

    Jo... Que pena me ha dado que se fuera Nuria. Era una grande aunque pensándolo bien, ha hecho lo que ha podido y para ser tan pequeña lo ha hecho fenomenal. Además, lo que la ha hecho flaquear ha sido la prueba de exterior donde ha recibido la menor puntuación por la culpa de su capitán, quien se ha quedado. Bueno Nuria, con tu edad se que vas a ser grande de verdad ¿¿¿¿¿

    31 dic 2017