MasterChef 7 La 1

MasterChef 7

Martes a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5274381
Para todos los públicos MasterChef 7 - Programa 11 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Está en juego el delantal dorado.

¿Ya empezó el tiempo? -Haré un libro de cocina

y venderé más que el ganador. El único ganador de aquí es Carlos

lo dijo él. No tengo cojones de hacerlo.

Te pedimos un plato de carne

y te obsesionas en capsular el aceite.

Está muy bien sirve para hacer un gran plato.

El aspirante que se pondrá el delantal dorado es...

Teresa.

(APLAUDEN) -Ay, gracias, gracias.

-Tere, en esas satenes. -No, no.

-Capitana, por aquí. -Un momento.

-Que es el entrante, cari. -¡Teresa!

-No te vayas, Teresa, hay que emplatar.

-Se me salió el almíbar.

¡Saca la olla y ponla y ya está bien de dudar!

Madre mía, cómo chilla Samantha. Se nota la mano, Carlitos.

¿Qué mano? ¿Te sienta mal que diga

que hoy está rico lo que hizo Carlos?

No es justo y cuando no lo es se dice

Teresa, mereces estar en la prueba de eliminación

y demostrarnos que vales. Estoy de acuerdo.

El único aspirante que se libra de la prueba de eliminación es...

Carlos. (APLAUDEN)

Aspirantes, os diré

que en este reto cocinaréis en duelos.

Me reto con Aitana. Poco sabor a albahaca

y le falta ese poquito de sal. Con quien te bates en el duelo.

El más fuerte creo que es Aleix. -No puse la vaina de vainilla.

No sabe a vainilla. Elijo a Valentín.

No me gusta nada el puré. No me gustaba la textura.

No sabes de qué es, qué pena. Venga, fuerza, fuerza.

Ya está blanqueada, ya está. Habéis hecho dos platos perfectos

en una eliminación y no queremos echar a nadie.

(Aplausos)

(Sintonía)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef",

los seis aspirantes que luchan por ganar llevan tres meses

sin ver a sus familias. Nos hablaron de ellos,

nos contaron cuánto les echan de menos,

lloraron recordándolos

y hoy no se imaginan la sorpresa que les espera.

Ay, qué guapa. -Qué de cajas.

-Qué guapa, hala, qué cajas.

Prepárense porque estamos seguros que las lágrimas

serán uno de los ingredientes principales

de nuestros platos. Buenas noches.

¿Por qué hay dos cajas? -Pues no lo sé.

Aspirantes, bienvenidos una semana más a estas cocinas.

(TODOS) Gracias. Estar en "MasterChef" no es fácil,

muchos cocineros aficionados lo intentan y solo unos pocos

como vosotros, lo consiguen, así que os imaginaréis

que semana tras semana, el nivel de exigencia crece.

Ya, sí. Y en este reto la exigencia

se duplica por dos cajas misteriosas.

(RESOPLA) Empezamos por la grande.

Bien. -Ay, qué guay.

A la de tres, destapadla todos a la vez.

Qué nervios. Una, dos y tres.

(TODOS SE SORPRENDEN)

Mi postre favorito. -Ah, es de calabaza,

pues es mi postre favorito.

-Creo que es tarta Sacher, como tenga que hacerlo, me muero.

Merengue, me encanta, merengue. Aleix, cuéntanos qué tienes tú.

Tengo rosquillas. Roscos.

Me recuerda a mi casa un montón porque mi madre, al hacer frío,

nos hace siempre esto. Son más grandes,

pero los hace tan buenos. Carlos, qué tienes tú.

Creo que brownie con una quenelle de helado de vainilla.

Es un "coulant" con helado de vainilla.

Cada vez que salgo por ahí me pido esto, lo pido, no lo hago.

Teresa, ¿qué encontraste, mujer? Yo aquí, este hojaldre maravilloso

con merengue es que yo lo compro en una pastelería muy guay

que hay en Santiago y entonces hago tardes de merengue

y champán con mi amor. (TODOS) Oh,

Con su amor. Oh, qué bonito, Teresa.

Es una combinación muy guay, el merengue y el champán.

(RÍEN) Samira.

Yo creo que es una tarta Sacher, me encanta, pero me da miedo

porque como la tenga que hacer nunca la he hecho.

Oh, yo tengo suerte porque tengo esto.

Todavía nos queda otra caja.

La receta. A la de tres,

levantadla todos a la vez.

Una, dos y tres.

(GRITAN)

Yo quiero que venga, por favor. -Jo, otro programa que lloro.

Tu peque ya la he visto. (AITANA RÍE)

-Que te lo robo. -Me muero, ni se te ocurra.

Valentín, cuéntanos, con quién estás en esa foto.

Mi abuela, es genial.

Mi abuela Lola es todo, todo, es quien me apoyó siempre,

la que me riñe cuando me tiene que reñir,

es una insumisa, con un espíritu joven brutal.

Aprendió a nadar con 65 años. A mi abuela le debo la vida

porque mis padres me tuvieron muy jóvenes

y no fue la infancia más fácil.

Seguramente, mi futuro hubiese sido más oscuro

sin mi abuela Lola.

(LLORA)

Teresa, te veo muy emocionada. Jo, es que...

Es mi amor, bueno,

ay, Dios, me muero de ganas de verlo, por favor.

Cuéntanos cómo os conocisteis José Luis y tú.

Ay, nos conocimos de una manera muy poco romántica,

fue en una discoteca. Yo iba vestida de leopardo entera.

Era carnavales y la gente pensaba que iba disfrazada,

pero no, iba de normal, ¿me entiendes?

Y no me gustó nada, pero a las tres horas

estaba como muerta de amor, ay, qué fuerte.

Aitana, ¿qué significa para ti esa foto?

Es el amor de mi vida, la persona más increíble,

más fuerte, más luchadora, más positiva y la mejor persona

que he conocido nunca. Llevamos muy poco,

pero fue muy intenso. Desde el primer momento que le vi

me enamoré, perdidamente, y es el mayor tiempo

que estuve separada de él. No estuve separada más de dos días.

Samira, quiénes están en esa foto, por favor.

(LLORA) Qué mal.

Mi marido y mi hija, los amores de mi vida.

Cómo os conocisteis Carlos y tú. Entra a trabajar y, bueno,

yo tenía pareja y fue un flechazo,

pero yo no quería nada con él, pero él hablando conmigo

día tras día con mucha paciencia, al final nos enamoramos

y seis años llevo ya con él. Carlos, cuéntanos

con quién estás en esa foto. Estoy con Sandra,

la mujer más maravillosa del mundo, para mí, mi reina.

¿Pero tu reina no era yo? Eres mi princesa.

Princesa, tienes razón, perdona. ¿Y lleváis juntos?

10 años, yo era muy descarado, me intentaba trajinar llevándola

a mi casa para invitarla a cenar. ¿Y no quería?

Que va porque decía que ella tradicional.

Sabía lo que le esperaba. Aleix, ya sólo quedas tú,

con quién estás en la foto. Estoy con mi vida entera

que es mi madre. No tengo pareja y tengo una madre

que me hace de amiga, de pareja, de madre, de padre,

de todo. La persona que me echó para delante

desde pequeño con la falta de mi padre

y lucha cada día para que yo y mi hermana

tengamos una vida buena. Vi la foto de ese viaje

tan precioso que hicimos en Tailandia y es un poco bajón,

dentro de la alegría es un poco, un puf, joder, macho,

no estás aquí conmigo.

Aspirantes, el primer reto de la noche

consiste en reinterpretar el postre que descubristeis

en vuestra caja. Es decir, vuestro postre favorito

aplicando lo que aprendisteis en estas cocinas.

Y para ello tenéis 75 minutos. ¿Sólo?

Estamos en el programa 11 y sabemos que os esforzaréis

para ser el mejor en esta prueba, pero por si fuera poco

tengo una noticia que daros. Vienen ellos.

En la partida de postres de ABaC nos falta ayuda

y si el ganador le apetece y desea, será un placer incorporarle,

el tiempo que él quiera, en el equipo de la casa.

Oh, ¿en el ABaC? -Muchas gracias.

-Qué premio más guay.

Es que eso es un honor y privilegio, pero el nivel

de exigencia será muy alto

porque Jordi no se anda con chiquitas.

Trabajar en el ABaC, los alcaldes trabajaban allí,

así que, es un premio muy gordo.

Tenéis 75 minutos para hacer este postre

y tres más para entrar al supermercado y hacer la compra.

No os olvidéis ningún ingrediente porque no podréis volver.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

(AITANA) Vamos.

-Telita. -Dios, que no me olvide nada.

Venga, a ver, por orden. A ver.

Galletas, azúcar. -Justin Cage, Justin Beiber.

Ah, vamos a coger alguna cosita vamos a jugar.

¿Estáis listos, tenéis todo?

Diez... Vale, creo que lo tengo.

Nueve, ocho...

Siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos... La leche.

¿Tenéis todo? Gluco y alginato lo tenéis, ¿no?

Sí, lo tiene Valentín. Uno, tiempo.

No sé por qué cojo la leche. -Se puede compartir.

Aitana, tu cesta y a cocinas.

Voy. -Qué nervios.

¡Ah!

Ah, mi amor. -Oy, oy, oy.

¿No te lo esperabas? -No.

Ay, qué guapo estás.

Déjale respirar un poco.

Qué rojo se pone, mira qué guapo. -Dios mío, Dios mío.

Un poco agobiado le veo yo.

Álvaro, ¿estuviste a gusto en casa? Sí, pero le echo mucho de menos.

Ahora conseguí terminar de ver una película yo solo entera.

Álvaro, qué tal se te da la cocina. Jo, pues yo soy de cositas

muy breves y mejor mandado que por iniciativa propia.

¿Pero hicisteis algún curso juntos? Sí, cuando empezamos a salir,

él me regaló un curso de repostería.

Aitana, hablo con Álvaro, no te pregunté a ti.

Vale, vale. -Aitana es una chica muy llevable

que también va a 4500 vueltas. -No quiero quedar como la pesada

del mundo porque no lo soy. -Qué tonterías,

es una chica encantadora, eh. (RÍE)

¡Ah! -Qué tal.

Que te como.

Qué bien, no voy a llorar, será la primera vez que no llore

porque llevo llorando todo el programa.

-No me gusta que llores, ay, mi niño, qué guapo, Dios mío.

-La Lola. -La Lola se va a los puertos.

Ole tú. Valentín, qué significa

para ti tu abuela Lola. Ella es todo

porque es una campeona y es genial y me ayudó mucho

porque tuvimos momentos dificilillos, ¿verdad?

-Pues claro, pero se pasaron. -Y me ha hecho una persona mejor,

a mí me gustaría pensar que si soy lo poco buena persona

que sea es gracias a ella. Lola, es verdad que me dijo

un pajarito, que a usted más que cocinero

le habría gustado que Valentín fuese otra cosa.

Ay, que hubiese sido cura. (RÍEN)

Porque digo: "Qué cura más guapo va a ser".

-Abuela, si fuera cura, no puedo... -Ya, bueno.

(Risas) Siempre me decía o torero o cura.

-Porque vas a misa. (RÍEN)

Él ha sido siempre muy bueno, un poco cabezón, pero bueno

y yo no soy de las que van a diario

a misa, eh, pero me gusta.

-Ahí está Sami. -Oh.

(LLORA) Mi amor.

(SAMIRA LLORA)

-Qué guapa estás.

-No te vayas.

Samira, tienes aquí a Carlos, con las ganas que tenías de verle,

estarás contenta. Mucho, mucho.

Mi amor. Creo que él está preocupado

de verte llorar tanto. Es que soy muy sentimental

y cuando me acuerdo de que él me apuntó

y me dijo: "Tú puedes" y le digo: "No me llamarán",

y estoy aquí en el programa 11.

Y él está aquí conmigo. Carlos, eras su jefe, ¿sí?

Yo me fijé en ella desde el primer momento,

de hecho, con los otros jefes de equipo

yo les decía: "Esa chica tiene que ser mía"

y, al final, lo conseguí.

Con el tiempo me he ido enamorando más

porque lo que me faltaba en la vida era ella.

Oh, qué bonito. Ha sido muy difícil su ausencia

porque se nota un montón, pero estoy contento,

mi hija está contenta y dice que tú vas a ganar,

ya lo sabes. -Mi nena, mi reina.

-Y yo creo lo mismo, así que, da todo.

(VALENTÍN) Mira, mira este, va a flipar, flipa.

(ALEIX) Ay, Dios.

Aleix, qué significa que esté aquí tu madre Marta.

Es la persona más importante que tengo en mi vida,

la que más luchó y creo que luchará

hasta que yo sea grande.

Marta, Aleix, nos contó que tuvo que dejar de estudiar

en la escuela de hostelería por motivos familiares,

¿pensaste que ahí terminaba su sueño de dedicarse a la cocina

o seguiría intentándolo? No, pensé que acababa

porque al ponerse a trabajar en el negocio familiar,

pues daba por hecho que esa faceta había terminado.

Está pesadito con el tema.

Es muy tozudo. -Soy supercabezón con las cosas.

¿Y qué ha aportado Aleix al negocio familiar,

a la pescadería? Frescura.

¿Van más mujeres ahora a comprar? Claro.

(Risas) Qué niño más majo tengo, por favor.

Marta, desde el día que nació,

Aleix dio pistas de cómo sería su vida, ¿no?

Sí, cuando nació, nació de culo. ¿Y qué quieres decir?

Que dicen que los que nacen

de culo, llevan la suerte en la frente.

Yo también nací de culo.

-¿También? -Me lo decía mi madre.

-Y pensé, desde que nació, que sería un niño afortunado.

Creí que tenías muchos números para llegar al número uno.

-¿Tú crees? -Sí.

-Poderme poner esa chaquetilla de finalista y ganar la final

sería lo más grande que hay.

(TERESA) ¡Ah! -Teresa.

-Amor.

-Estás guapísima, estás guapísima.

Teresa, tu amor.

Nunca había estado tanto tiempo separado

desde que nos conocemos, nunca.

Te quiero. José Luis, nos dijo

que os conocisteis en carnaval, que ella iba de leopardo

y tú con un traje. A mí me gustan mujeronas,

la mujer, mujer y ella con su 1,80,

melena negra, leopardo y demás, pues no pude evitarlo,

pues tuve que conocerla.

-Ahora te diré que el vestido lo tengo en casa

todavía y en nuestro aniversario me lo pongo cuando salimos a cenar.

Oh, qué bonito, qué romántico.

Te quiero. -Estás fantástica.

-Mi amor. Te quiero, necesitaba esta visita, mi vida,

pero es que ahora te veo en el balcón de la final.

Me voy a venir arriba y prepara modelito para el balcón.

-Bien, estaremos a todo.

(VALENTÍN) Dale caña, venga, sin miedo.

-Mira qué monos, mira, mira, mira.

Mira, mira, los perritos.

Qué pasa.

(Risas)

Carlos, estás como Amparito,

la taconcitos de "Maestros de la costura".

Sí, sí. Quién te hace más ilusión,

¿tus perros o tu mujer? (RIENDO) Los perros, sin duda.

Sandra, por qué no te atrevías a ir a cenar a casa de Carlos.

Porque iba directo, directo. Directo...

Cuando lo conocí me pidió el teléfono

y solo me invitaba a cenar a su casa y vente a cenar...

Y digo: "¿Este chaval no me lleva a un restaurante como todos?"

Contadme, qué tal pareja hacéis en la cocina.

Malísima porque nunca entro en la cocina con él,

no hay quien lo aguante en la cocina.

Me manda mucho y no me gustan que me manden.

-La estoy malacostumbrando, me iría una vez cada dos meses.

-Me dio coraje porque cogió a los perros

y yo: "Hola, estoy aquí".

Aspirantes, como sabemos que teníais muchas ganas

de ver a vuestros familiares,

queremos que sigáis juntos y bien avenidos.

Ay, gracias. Porque vais a cocinar con ellos.

(GRITAN Y RÍEN)

Qué bien, eh. -Tardes de merengue y champán

vamos a hacer. -Qué bien.

Lo siento, pero los chihuahuas no se quedarán a cocinar contigo.

Sí. Despídete de ellos

que nos los llevamos ahora mismo. Qué monos, adiós.

Yo no soy muy hábil en la cocina y Aitana

no es muy hábil en la dirección.

Si ella es caótica, si sumamos a otra persona

a la ecuación de la cocina, pues la cosa se pondrá peliaguda.

Aspirantes, pinches, ahora sí, comienzan los 75 minutos

para hacer la reinterpretación de vuestro postre favorito.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Vamos, primero ponemos los ingredientes fuera.

-Sácalo, pero con cuidado. -Los huevos.

-Sí. -Esto es para el bizcocho,

esto es el relleno. -Cógeme un cacharro para pesar.

-Tiene que ser exacto, amor. -Perfecto.

Creo que habrá compañeros un poco estériles

porque como pinches no sabrán qué hacer,

Álvaro tiene esa pinta. En dados iguales, mejor.

-No hace falta, bueno, sí, está atemperada, es fácil.

-¿75 me dijiste? -Sí, más o menos.

Me preocupa mucho Carlos con su chica.

Corta así. -Me pongo aquí.

-Ponte tú ahí.

No hay más que verla cómo se desenvuelve en la cocina.

Espera, está en libras, ¿tocaste ahí?

Privilegiados tenemos a Aleix y a Valentín.

Sobra un poquito. -Sobra un poquito, quítale.

Porque Lola seguro que la receta la domina y, sobre todo, Aleix.

Hacer roscos con mi madre en "MasterChef".

Sí, porque los roscos los hace Marta, Aleix se los come.

Nunca los ha hecho. Claro.

Dos... -Cuánto sobraba.

-Un puñadito, un poquito. -Un puñadito no es una medida

muy reglamentaria, abuela. -Tres de harina.

-Añado la harina. -Sí, tres de harina.

Y al otro Carlos, la pareja de Samira,

le veo voluntarioso, le veo ahí, bueno...

¿Sabes separar claras de huevos de yemas?

(JOSÉ LUIS) ¿Yo? Hay dos personas

que no hicieron la tarta, Carlos y Teresa,

los de mi equipo no cocinan, compran las cosas hechas.

(RÍEN)

Sin que hierva, lo calentamos y así se infusiona,

ya está, perfecto. Ya aprendimos a infusionar.

Mi amor. -¿Y no se le echa aceite ni nada?

-No -¿Esto qué es?

-Un "crumble", mi amor, dame besitos.

A ver si va a salir, Aitana, el postre muy almibarado.

Demasiado empalagoso, ¿no crees? Yo no soy empalagosa.

¿No? No.

Uh, que no. -Me da igual que me nominen,

estaré así todo el rato, no, no me da igual,

pero es que me apetece tanto

estar con él, no quiero que se vaya.

-Ya no queda nada, apretemos para ir...

Álvaro, si tienes que respirar, hazlo.

Es que al pobre le pone nerviosa la tele.

Sí, la tele, tú. No, yo no.

-Bueno, también me pone un poco nervioso de guapa.

-Que no te pongo. -De guapa.

-Ah, de guapa, pero nervioso de bien.

Ay, mi amor, estás aquí conmigo. -Vamos, que ganamos.

Vale, ahora hazle una bola y lo metes en film.

Mira doña Lola echándole una buena mano al nieto.

Qué masa buena ha hecho. Mi abuela me cuido mucho,

entonces, para mí es un referente y es una persona esencial

en mi vida. -Es mi nieto, igual para mí.

¿Así, Valentín? -Perfecta.

-¿Así? -Es la primera vez

que toco tantos huevos juntos. -Lo sé.

Oye, tenemos que ganar. -No, eso se lo dije yo a Sandra.

-Te viniste arriba con las frutas, ya te veo.

-Creo que lo haremos bien, a ver si ganamos la prueba

y me voy al restaurante de mi amigo Jordi.

Aunque no soy muy amigo suyo, creo que me lleva en el corazón.

-Pongo esta placa así, luego me dará tiempo para otra.

-¿Son como los de casa estos? -Ay, qué buenos.

-Jordi flipará cuando los pruebe, te contratará a ti

para pastelera del ABaC. -Sí.

-Sabía que si venía mi madre a cocinar tendría una pinche

cañera y casi soy yo su pinche. -Metemos una fruta aquí.

-Esto con churros tiene que estar de categoría.

-Mueve para que espese.

Lo cierro al vacío, lo prenso y coge el sabor...

-Del anís. -Exacto.

¿Hace falta más cantidad o no? -No, perfecto, lo metemos al horno.

-Cuánto cacao le echo aquí. -A ojo, que quede oscurito.

-Cómo a ojo, Samantha siempre dice que la repostería...

-El cacao sí, va a ojo. ¿Me echas de menos?

-Sí. -Pues dímelo muchas veces

porque me he enfadado y te dejo. -Uh.

Mira, mira, Aleix. -Qué pasa.

-Uh, vaya dos. -Mi amor, cómo me vas a dejar.

-No, este no.

Es una pasada lo bien que lo haces.

-Ponemos 200. -Lo haces genial.

-Gracias, mi amor. -Quedará la mejor

tarta Sacher del mundo. -Ojalá.

-Al final montamos el restaurante. -¿Esto para qué es, Carlos?

-Para hacer el interior del bizcocho.

-Vamos a hacer un almíbar

y después lo metemos aquí. -Perfecto.

-Teresa. -Qué.

-Tengo a la máster de los roscos.

-De verdad, esto ha sido un enchufe importante.

-Yo te digo que vamos a triunfar. -Haremos un postre precioso.

-Me doy miedo en la cocina, como me remangue,

la octava edición está ahí. Guapa. -Guapo.

-Dios, no tienes una bayeta. -Ay, no seas pirri.

Bajo presión no puedes cocinar tan limpio.

-Sí, se puede. -Que no.

Métela aquí arriba, es un congelador,

pero congela superrápido. -Dime, qué hago.

-Mira, haremos unas tejas con este huevo.

No, por Dios, esto es malísimo. Alvarito.

Aquí andamos. Cómo estás.

A las órdenes de la chef. Cómo lleváis el brownie.

Lo que quiero hacer es un brownie que simule unos bombones,

bombones de brownie. Un follón.

No, no, me parece bien. Si no, hay plan B,

una espuma de chocolate con base de crujiente de galleta.

Esa es mi idea. ¿Y tu aportación?

No sé cuál es, estoy un poco perdido.

Mano de obra. ¿En casa es igual?

Intensa, sí, esto es el día a día,

así que tengo un vacío en mi vida ahora inaudito.

¿Visteo como se frota el chocolate? ¿Por qué haces eso?

-Porque no tengo para limpiar. -Coge papel.

¿Te doy el negro y así no se ve tanto?

No. -No fastidies.

-Hoy no, que hoy es un día bonito.

Te preparo el delantal negro por si acaso.

Es un canalla. -A ver, qué haces.

-Voy a probarlas, si no funciona, pasamos al plan B.

-Dale una forma bonita. -La artesanía no es exacta.

-Vamos a hacer la supercrema catalana, varias texturas

y quedará bueno y riquísimo.

-¿Esto lo saco? -Ahora vuelvo.

-Dos, cuatro, cinco, seis. -Hola.

-Hola, Aitana. -Hola.

-Tendrás, ¿no? -Sí, sí.

-Mira este, desastre. -Qué bobo.

-Yo creo que esto está casi.

-Ostras, ay, Dios, qué tonta, que no pinché el hojaldre

y ahora es como un bollo gigante.

Espera. -¿Qué le pasa?

Le ha dado un parraque. -Parece un bollo preñado.

-¿Qué has hecho? Ah, es el hojaldre.

-Ay, que me parto.

Teresa, te pedimos hojaldre con merengue, no un pan gallego.

Ay, que me parto. -Una boina de hojaldre

que es alto típico. Dele usted con el bisturí

a la boya esa. Ya sabía que me iba a desconcentrar

aquí conmigo porque hace tanto que no lo cato que me desconcentra.

Es normal, tenéis que entenderlo.

-Yo reivindico que ese bollo preñado

que salió del horno, rellenito de jamón, queso y chorizo

está glorioso. -A la segunda, va la vencida,

cariño, no te preocupes. -Hoy mando yo.

-Vale, vale, sabe el que sabe.

-Valentín está encantado con la abuela.

-Hombre, Valentín y su abuela son geniales.

# La Loles, el conejo de la Loles.

# La Loles tenía un conejo... # Ay, que lo tiro.

-¿Sabes qué pasa? Yo de postres...

-Amor, puede que te salga bien, sé positiva.

-No sé, más azúcar. -Pínchala así mucho.

Sí. -No hincha, pero seguro

que no hincha. -Ni hincha ni de coña.

-Vamos. -Hombre, Pepe.

Hombre, cómo está el nieto y la abuela.

Qué pena. Qué pena por qué, mujer.

Porque yo ya soy muy torpe. Pero qué va a ser usted torpe.

Bueno, cuénteme qué está haciendo, por favor.

Un pastelito muy rico de calabaza.

Calabaza, en versión mini por lo que veo.

Como mi abuela, pequeñita. Pequeña, pero grande.

Sí, pequeña, pero grande. ¿Y esta hierbabuena

en este pastel? Haremos un gel de hierbabuena

para decorar solo con unos puntitos.

¿Entiende usted lo que dice? Un gel de hierbabuena.

Cuando me lo coma diré... Ahí lo entenderemos todos.

Qué rico que está, Lo que ha perdido el seminario.

Madre mía. -No me echéis a cura,

no me gusta. Yo la castidad... Y la obediencia tampoco.

La obediencia tampoco

se me da tan bien. -Pues pórtate bien.

¿Está contenta de cocinar aquí con él?

Sí, de verte así porque en la tele

no se ve tan guapo como sois. Me lo dicen todos,

no sé qué tienen las cámaras que no me sacan bien.

Oye, a mí sacadme guapa. Usted sale guapa siempre.

Muchas gracias a todos. Pepe, tú, tu abuelo.

-Pepe, si yo no soy Pepe. -Creo que estoy con el abuelo.

-Tú fardas que limpias mientras cocinas.

-Amor, en casa limpio, ya sabes.

-Lo revuelves ahí hasta que sea más clarito esto

-Vale. -Vamos a clarificar.

113, 113. -Cuando llegue a 80

lo retiras y que se enfríe.

Los familiares deben estar impresionados

de lo que evolucionaron los aspirantes

en las últimas 10 semanas y no me extraña porque además,

de lo que aprenden en estas cocinas y de los chefs que nos visitan

reciben clases magistrales impartidas por los profesionales

del Baque Culinary Center, una institución pionera

en el mundo de la gastronomía que ofrece una enseñanza

universitaria para formar a los mejores chefs del mundo.

Se me ha pasado, porras, se me pasó, lo haré otra vez.

Vamos a volver a hacer el almíbar.

Está de categoría. -Sí.

-Venga, abatidor. -Venga.

-Allí. -Échale más huevos.

-Hay que echar huevos.

-Se me abren, peque, necesitamos plan B,

no salió el uno, no sale la idea.

Es que se me abren.

Tenemos que darnos una vida... -¿Qué tengo que hacer?

Echar galletas aquí. Báteme esto, "por fi".

Esto para el sifón. Mi idea es la masa del "brownie".

No sé si ponerla al horno o ponerla a modo espuma.

-Lo tienes que saber ya. -Ya.

Me vas a enseñar a cocinar.

El bizcocho no está todavía.

Mira. El bizcocho está crudo. No está.

Entonces, esto, en cuanto esté a 110, vamos a poner esto,

porque tiene que ir coordinado esto con esto,

a ver si no se me pasa.

Tengo un jaleo del copón. ¿Sabes qué pasa?

Que las ideas no las tenía claras. -Ya.

Carlos, ¿esto es al horno? -Sí. Muy bien.

-¿Así? -Así vale.

¡Venga, hombre! ¡Enróllate, cremita!

Ya va yendo. -No puedo más.

¡Te veo que no haces nada!

Va a hacer una cosa muy importante ahora,

que es probar, listillo. Toma.

¡Ah! Que tú eres el catador.

¡Pero esto es gloria bendita!

-¿Está buena? ¿Nos ha salido guay? -¡Oh!

Le falta fuego. -Vale. Te lo pongo al tope.

Bueno, qué suerte hemos tenido, ¿verdad?

Marta es la que controla la receta.

Vaya. Como un anillo en el dedo, oye.

Aleix, ¿la medida es esta para hacer?

De grande, sí. No más grande. No hagas ver

que él opina, que lo estás haciendo todo tú.

Él tiene que hacer como lo que yo he hecho

con mi madre. Sus maravillosas recetas

bien aprendidas. Y a partir de ahí, lo que sea.

También le recomendé la Escuela Online.

260 cursos tiene para aburrirse.

¡Ay! ¿Qué ha pasado aquí?

El "crumble". ¿Se te ha quemado?

No, no. -Y tanto.

A verlo. Sí. Está quemado, chef.

Está quemadito. ¡Ay, ay, ay!

Mientras haya rosquillas buenas...

Tengo todo para repetirlo.

Suerte. Gracias. Hasta ahora.

Tú atenta de esto. El horno, mírame el horno.

-El horno está bien. -¡Ay, qué culo tienes, coño!

¡Aspirantes, familiares, os quedan solo 30 minutos!

(AMBOS) ¡Oído, chef! ¡Gracias, Teresa!

¡Gracias, José Luis!

Están felices.

Amor, mira. Está crudo todavía.

-Le falta. -Todavía no.

Muy bien. Esto, te pones ahí y lo partes, como si fuera arena.

¿Así, mi amor? -Sí. Un poco quemado. ¡Mierda!

¡Uf! ¡Qué horror! Justo el día

que vienes tú. Aquí huele a chamusquina.

Sí. Se me quemó un poquito.

Un poquito dice. Huele a quemado.

Ten cuidado. -No soy yo.

Estoy viendo por ahí que hay muchas cosas quemadas.

Al final, vamos a ganar. (RÍE)

Venga. 85, 89...

90... -Bien.

¡Qué estrés! ¿Vivís así todo el día?

Ellos no. Ellos son más tranquilos.

Me estoy poniendo de los nervios.

Yo te pongo nervioso, seguramente.

¡Que no, mi amor! No eres tú.

¡Cuidado, que se cae! Se te ha caído.

¿El bizcocho dónde está? -Allí. Lo tengo que pasar

en una manga. Voy a prepararla. -¿Una manga qué significa?

Al abatidor.

¡Oh, maravilla!

Este ha quedado chachi.

¿Qué es eso? -Vale. Eso es para la tartaleta.

Nos va a quedar fatal.

¡Oh, perfección, perfección!

¡Oh, te queda superchachi! -Gracias.

Voy a por el sifón.

-¿Esto lo cuelo? -¡Sí, por favor!

¿Qué tal? ¡Qué horror, eh! -Bien. ¿Y tú?

¡Fatal, fatal, fatal! O sea, el peor día.

¿Siempre vais igual, corriendo? -Siempre.

Y a veces nos chocamos. -A veces, mucho más.

Vale. ¿Lo tienes colado? -Ajá.

Aitana tiene un caos ahí. Sí.

Tiene al Alvarito loco.

Yo voy a empezar a llorar.

-Y yo. Ahora es cuando te quieres ir.

No hará un "brownie". Hará texturas de "brownie"

con no sé qué. Ha hecho tejas. Las quemó.

Le dio un sifón. Le dio la vuelta. No comeremos "brownie".

Hay poco, eh.

La familia te tiene que dar seguridad,

transmitir confianza, aportarte unos valores.

Les están desestabilizando enteros.

Hay que sacarlo ya o si no, no vamos a presentar nada.

Pero si no está el bizcocho hecho...

Ten cuidado, corazón. -Gracias.

Te ha dicho "corazón", eh.

¿Has visto? Me trata mejor que tú.

¿Qué estás haciendo, Valentín? -Una esferificación.

Me he puesto muy moderno yo hoy. -Ya te veo.

¡Me estoy quemando muchísimo! ¡Ah!

¿Cómo vas? Más finita, abuela. -Es que más fino se rompe.

No pasa nada si se rompe.

¡Qué horror, mi amor! -Ya.

Justo que vienes tú y lo estoy haciendo fatal.

No suelo hacer mucho mejor, eh.

Este es el de cítricos.

97...

Que se me va a pasar.

¿Una bolita? -Sí.

Ya. ¡Ciérralo, ciérralo!

¿A que pone nervioso esto? -Sí, pero vamos...

¡Perfecto! Es lo que quería.

¿Sí? -Sí. Mira.

Como rocas palomitas. No sé yo bien lo que es.

¡Jolín! Nos va fatal. Espera. Voy a por un plato.

¡No os va a ir fatal! ¡Drama!

-Voy yo. -No. Ya voy yo.

Esto lo metemos aquí... Hacemos así...

Y nos sale una bolita.

¿Eso qué vas a hacer? -Lo estoy apretando

y sale todo el jugo.

Mi amor, mira, ven. Échame nitrógeno aquí.

-¿Nitrógeno? ¿Eso es buena idea? -Sí.

¡Vaya unas cocinas! Todas tienen pitos.

Me pasa con la mía. Nada más que me arrimo la teta...

¡Hala! Nada más que me arrimo, ya está chillando.

(Pitido) ¡Ahí va! ¡Muy bien, muy bien!

¡Oh, qué bueno!

¡Rápido, rápido! ¡Más! ¡Mucho más!

Necesita mucho nitrógeno. ¡Me cago en su padre!

Vale.

¡Aspirantes, familiares, últimos cinco minutos!

¡Oído! -¡Oído!

Qué bueno. -Di tú "oído" también.

Vale, vale. ¡Perfecto, perfecto!

Necesitamos emplatar.

¡Vamos, venga, que falta poco!

Vamos a desmoldar ya

porque no nos da tiempo. -Venga.

¡Ay, Dios! -Es un pasote.

Es un pasote lo bien que lo haces.

Vamos a rellenar una manga para pintar un poco.

¿Una manga ahora? -Una manga pastelera.

Se me ha ocurrido todo ahora.

Es que no pue... Mira. ¡Qué mal!

El hojaldre está riquísimo. ¡Dios!

Están todas abiertas. ¡Me cago en su madre!

¡Ay, Dios!

¡Qué mierda!

¡Qué estrés!

Es "diver", pero es estrés.

Me está encantado verte cocinar.

¿Estás disfrutando? -Muchísimo.

Mi amor, yo no quiero que te vayas.

Tienes harina. Te quiero. -Y yo.

Pobre.

Echa, echa. -¡Que no, abuela!

-Alrededor del plato. -¡Que no!

¡Uy, qué rebelde estás!

Están geniales. Muy bien, muy bien.

¿Tanto chocolate? ¿No es más fino un poco?

Tú que eres de menos es más, puedes repetir, eh.

-Has dicho: "Hazlo tú". -Puedes repetir.

Haces un emplatado y yo otro.

El que mejor quede... -Venga.

Se tiene que secar.

Cerramos. -Ese para ahí.

¡Bueno, bueno, bueno!

Al final, no hemos hecho ni el helado.

Sí. El helado es la palomita.

El aire va después. -Vale.

¿Y si lo pongo así? Mira.

Creo que el mío va a quedar más mono.

-El que tú elijas. -Este está bonito.

¡Aspirantes, familiares, ahora sí

habéis entrado en el último minuto! ¡Oído!

Un minuto, Valentín. -Voy, abuela.

No me pongas nervioso.

¡Eres una crac! ¡Aitana!

-Ayúdame a elegir. -Hola, Álvaro.

-¡Es Aleix! -Encantado, Aleix.

-Que no me presentas. -Le he dicho quién eras.

¿Qué hago? -No sé, mi vida.

¿El resto de cosas ya están? -Sí. Ya está.

¡Lo has hecho genial! (RÍE)

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Qué caos, ¿no?

Guapa, un beso. -Te quiero.

(TERESA) Yo estoy superorgullosa y supercontenta.

Yo sé que no es la innovación del siglo, pero está tan bueno...

Lo perfecto es enemigo de lo bueno.

¡Me encanta esta frase! Me la voy a apuntar.

Si quieres convertirte en un auténtico MasterChef,

en la Escuela MasterChef Online

vas a encontrar una oferta imbatible.

Técnicas, trucos, cocina internacional,

cocina de aprovechamiento

y más de 260 recetas de platos deliciosos

que sorprenderán a tu familia y amigos.

Cocina con la Escuela MasterChef Online.

Ha quedado rico.

¡Aspirantes, comienza la cata!

Sandra y Carlos, seréis los primeros.

Para adelante.

Ahora viene el trabajo duro.

¿Qué te pasa, Carlos? ¿Por qué tiemblas?

Porque está mi mujer al lado. Ah, vale.

Cuando tú no estás, él no tiembla.

¿Cómo se llama tu postre?

Con Sandra, con amor. ¿Y os habéis llevado bien

o habéis reñido? Nos hemos llevado bien.

No ha sido muy... Antes de empezar, le avisé.

Escúchame, no me vayas a reñir ni me vayas a pegar una voz.

Se ha portado bien. Bueno, cuéntame qué has hecho.

He puesto en vacío

frutos rojos, con anís para dar contraste de sabor.

El helado de vainilla lo puse con hierbabuena.

El "coulant" es la primera vez que lo hago

y es me ha abierto. Bueno, Carlos... Bueno, Carlos...

Un poco cuajado de más. No sé si entiendes

lo que es un "coulant". Es una masa de bizcocho

que tú metes en un molde y dentro metes una bola helada.

Para cuando metas al horno, se va cuajando el bizcocho,

la bola se queda fluida, rompes y sale el chocolate.

No te gusta que te lo sirvan así de seco en el restaurante.

Te ha fallado, justamente, la técnica más importante,

que es conseguir que chorree ese chocolate

y no lo has conseguido.

Es una pena.

Creo que te has ceñido al guión.

Hay defectos que los podías haber escondido más.

Que no está "coulant" y tú lo sabes,

pues te haces una salsita de chocolate y lo terminas.

Y es anecdótica esa grosella con el toque de anís,

que, por lo menos, está bien que la grosella sabe a anís.

Por lo tanto, es un aprobado. Creo.

Vas a tener que traerte más veces a Sandra, eh.

Estás irreconocible. Entre Sandra y Bibi.

Cuando te acompaña una mujer fuerte,

te vienes para arriba.

Yo de pinche no me he visto muy mal.

No lo he hecho muy mal, ¿no? -Hombre...

Nos ha salido un poquito seco el bizcocho.

Pero, bueno, no ha estado mal. De sabor, estaba muy bueno.

No nos ha salido mal, ¿no?

Por lo menos, no estaba soso, que es lo importante.

Bueno, pues ha llegado el momento de que os despidáis.

Carlos, despídete de la señora. ¿Ya está?

¡Ay, no, por Dios! Así que...

Escúchame. Que lo vas a hacer genial.

Vas a conseguirlo, eh. Lo puedes conseguir seguro, seguro.

¡Ay, ay! Está palpándole el micro. ¿Dónde puedo meter el micro?

(RÍEN) Gracias, Sandra.

Encantado de conocerte. ¡"Agur", Sandra!

(VALENTÍN) ¡Hasta luego! ¡Adiós, guapa!

(AITANA) ¡Ay, qué pena, eh!

¡Mi amor, no quiero que te vayas! -Yo me quedo.

He hablado antes con ellos.

Teresa, José Luis, es vuestro turno.

¡Qué bonito! -¡Ah, mira! Parecen helados.

No son helados. Es hojaldre y crema.

Cuando vayas a casa,

ya haremos algún bizcocho. -Vale.

¿Qué nombre le pondríais a vuestro postre?

"Pa" merengue, yo.

Porque he estado muy babosa toda la prueba

y cero concentrada. Le dije: Llegas a estar aquí

y no paso del programa uno.

Yo, normalmente, estoy más concentrada.

He sido un poco desastre.

José Luis, ¿cómo ha sido cocinar con Teresa?

Aún lo estoy asimilando. Porque no lo haces a menudo, ¿no?

No. No paso de la puerta, para no molestar.

Muy bien. Pues vamos a probar.

¡Hum!

Ha quedado mono.

Si tuviéramos ahora champán... -¡Oh!

Ya sería maravilloso. Hacíamos un trío,

con lo que me gusta el champán.

(RÍEN)

El resultado está muy rico. No hay pegas.

Sabe a merengue, sabe a crema. Todo está equilibrado.

Solo falta el... el champancito y a gozar.

Muchas gracias. No he probado

el de la pastelería de Santiago,

pero... este está muy rico.

Seguro que lo podrían vender ahí. A lo mejor te piden la receta.

Menos mal que no te has concentrado.

El postre está de diez. Gracias.

Equilibrado, crujiente, sabroso, bueno...

Es que la gente de mi equipo es así.

(RÍEN)

Gracias. -Enhorabuena, mi vida.

-Te quiero. -Eres la mejor.

(CANTA) # "Pa" merengue yo. "Pa" merengue yo-o-o. #

Así desde que la conozco. Así desde que la conozco.

# "Pa" merengue yo. #

Vamos a triunfar. -Claro que sí.

Te quiero. Te quiero, amor.

¡Ay, qué mono es! Gracias. Hasta luego.

¡Adiós! -Gracias.

Teresa, delante de cocinas.

(GRITA CONTENTA)

¡Qué guay! -Un día bueno, eh.

Sí. ¡Por Dios! Lo necesitaba, de verdad. ¡Qué guay!

De verdad, me hacía falta.

Aleix, Marta, es vuestro turno.

(Aplausos)

Qué madre más guapa, Aleix. -Gracias.

Parece tu hermana, más que tu madre.

¡Bah, bah! No, no. "Bah", no.

Palomitas. (LOLA) ¿Qué son las palomitas?

(VALENTÍN) Una grasa. Y eso con el sifón lo echas

encima del nitrógeno líquido,

que es un líquido que está congelado.

(LOLA) Algunas veces, eso lo dan en la tele

y empieza a echar como humo.

Cuéntame, Aleix. ¿Cómo se llama el universo

que gira en torno a la rosquilla? Familia,

porque los roscos en mi casa se han comido siempre

cuando estamos juntos todos.

Le hemos dado una vuelta. El clásico es

el de en medio. Hemos bañado uno con cítricos

y menta. El otro está bañado

con fresas. Lleva un helado de crema catalana,

unas palomitas de crema catalana

y una espuma de crema catalana. ¿te puedo hacer una pregunta?

¿Ha hecho alguno durante el cocinado?

¿De rosco?

¿Liado? No.

Deberías haberlo hecho.

He dejado a la experta hacer los roscos.

Ya. Pero ya sabemos que eres experta.

El aspirante y el que está aquí para aprender, eres tú.

Lo que pasa es que él se dedicó

a la parte más moderna. Yo no hubiera hecho esto jamás.

Esto es tirar muchas cosas técnicas encima de una rosquilla.

Eso no quiere decir tampoco hacer un plato, ¿vale?

Me haces esto y te lo compro exactamente igual.

Ya está.

Vamos a probar las rosquillas.

Marta, sigues una semana más en "MasterChef".

(Risas)

Hombre, lo más rico del postre son tus rosquillas.

Es que tenía que serlo.

No. Lo que debía brillar en este cocinado,

es tu trabajo, no el de tu madre.

Ella ha hecho lo que pedíamos y tú muchas cosas

que no nos interesan, porque no tocan.

Lo interesante es que sepas hacerlo

y entiendas cómo aplicar esos conocimientos.

Y no hacerlo a lo loco, que es lo que has hecho ahora.

Estoy en "MasterChef" y pienso que, claro,

¿cómo no voy a dar todo lo que tengo dentro aquí?

Y se me va un pelín de largo. -Bueno.

Está todo dicho. Ha llegado el momento

de despedirse. Madre e hijo. Qué lástima.

Te quiero. -Nos vemos pronto.

Tarde, muy tarde. Nos vemos muy tarde.

Gracias, Marta. Adiós.

"Adeu", Marta. -Hasta luego.

¡Qué mona tu madre! -Ha hecho

con toda la buena intención del mundo las rosquillas...

Estaba muy bonito el plato.

Samira, Carlos, es vuestro turno.

¿Qué nombre le vas a poner a la tarta?

Pues el postre del amor. ¡Oh!

El amor es ciego. Lo dicen muchas veces.

Tú tenías que hacer una tarta "sacher", ¿no?

Sí. ¿Y dónde está?

No se me ha acabado de hacer el bizcocho.

Estaba nerviosa por el tiempo y todo el rato abría el horno.

Claro. Se escapaba el calor. Y en el último minuto,

He tenido que pensar cómo emplatarlo.

De sabor está rico, yo creo. Esperemos, esperemos.

¡Coño! Qué duro es el amor.

Espérate, que le voy a arrear al amor,

que se va a quedar todo loco. ¡Toma!

¡Madre mía! ¡Toma amor! ¡Venga amor!

¡Hay amor a lo loco! Jordi...

¡Venga cariño! ¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa, Jordi?

Es algo que tienes tú con el amor raro.

¿Qué te ocurre? ¿Se ha roto el amor?

Hay que ser más suave. Esto es un torrezno.

(Risas) Es un torrezno.

¡Ay, pobre Sami!

¿Qué más da si está duro, si no se puede cortar,

si no sabe a lo que es una tarta "sacher"?

¿Eso qué más da, si nos queremos?

Esto es lo principal en la vida.

¡Viva el amor! (TODOS) ¡Viva!

Cuando viene Carlos, porque está Carlos.

Cuando viene no sé qué, porque no sé qué.

Los nervios, los nervios. Todavía no te he visto

decir un día: He cocinado fenomenal.

Yo pensaba que con Carlos

lo ibas a hacer bien. No pasa nada.

Sé fuerte, ¿vale? -Vale.

Me has dado la energía que necesitaba para seguir.

Pero me da pena. -Bueno, mi amor.

Lo primero que te he dicho cuando te he visto: No te vayas.

Bueno, es normal. No te preocupes.

Tú sigue luchando, que eres una guerrera.

Gracias, Carlos. Gracias.

(Aplausos)

Qué mal.

Lola y Valentín. A por ello.

Bueno, Valentín, cuéntanos.

Nombre de tu postre. Pues abuelos.

Porque son tres, como mis abuelos que me han criado.

La alta puede ser mi abuela Feli.

El grandote mi abuelo Pepe.

Y la chiquitita tú. -Yo soy la menudica.

No sé si comerme al abuelo o a la abuela.

(Risas) Vamos a probar.

¡Ataca al que sea!

Dais para las tres,

el que sea más comilón, el grande.

Ella quiere que le haga un bizcocho

para sus amigas de natación. -Muy dulce.

Hoy en día, la gente tampoco tiene ganas de cosas tan dulces.

A mí me parece que está muy rica y muy bien.

Y me parece buena la idea de que vaya en pequeño.

Buena la idea. Y está muy rico.

Muy sutil y muy agradable el sabor de la calabaza.

Gracias.

¿Lo habéis catado todos? Daba gusto verla trabajar.

A él hoy también. Normalmente, se pone muy intenso.

Se pone a discutir durante los cocinados.

Discute con Pepe, con el otro... Hoy le he visto serio.

A mí no me gusta que discutas con nadie.

Ha discutido hasta con Carlos. ¡Madre mía!

La aportación técnica me interesa más o menos,

porque pueden ser otras cosas. Tiene pocos o ningún defecto.

Muchas gracias. Buen trabajo.

Se lo agradezco. -Bien.

(Aplausos) ¡Bien!

Y da gusto verte con tu abuela. Es que la quiero...

Se lo agradezco mucho. Te da mucha tranquilidad

y ha sido maravilloso veros cocinar juntos.

(LOLA) Yo esta noche me lo he pasado bomba.

Así que tú... para adelante

y sin llorar y valiente. Como tú eres.

Vale. Hecho.

Lola, ha sido un placer conocerla. Gracias por venir.

Muchas gracias. Me ha gustado mucho veros aquí.

Se va a despedir de vosotros, no de mí.

Hasta luego. -Estáis muy guapos todos.

¡Adiós, eh! Dime "adiós". -Baja.

Acompáñala, acompáñala hasta la puerta.

Adiós, Lola. Muchas gracias a todos.

Un beso, anda. Da besos a la tía.

Qué mona, Valentín.

Aitana, Álvaro, si no os molesta... Sí.

Con vosotros acabamos la cata.

(Aplausos) Gracias.

Cuidado, no te quemes, Álvaro. -No.

-Yo te cuidaría mejor, Álvaro. -¡No!

Es que Aitana siempre está con lo de la subasta

y los familiares y yo ya he pensado

que esto era la subasta de los familiares.

Y tú estabas pujando todo el rato. ¡Claro!

Oye, una maravilla de marido.

(AITANA) ¡Ay, gracias, Val!

Mi plato favorito: el "brownie". Sí, ¿no?

Tengo unas ganas de que lo traiga...

¿Lo tienes en el horno?

No. Es una reinvención del "brownie".

Yo te podía haber hecho un "brownie" superrico...

Un momento, un momento.

¿Qué estás diciendo, que no hay "brownie"?

No. O sea, todo está hecho con la masa del "brownie".

Las palomitas están hechas con la masa del "brownie".

¿Que eso es el "brownie"? Sí.

¿Y cómo se llama tu plato? Palomitas amorosas

de "brownie" y galleta. A mí me parece original y bonito.

Pero la idea que tenía al principio no me ha salido bien.

Quería haber hecho bombones.

La forma de un bombón pero que fuera un "brownie".

Las he congelado pero no lo suficiente

y en el horno se me han desparramado.

Al final hice con la masa del "brownie"

unas palomitas de "brownie", de galleta,

una tierra que se me ha derretido...

Ahí tienes el "brownie". Ahora vas y lo cascas.

¡Jo, peque!

El "brownie" de la Mari "La Cochina", eh.

Porque cómo has trabajado. Totalmente de acuerdo.

Hoy lo he hecho fatal. Sí.

Cuando cocinamos un "brownie", en el horno pasan muchas cosas.

Se producen muchos procesos químicos

y mucho tostadito e historias que generan un sabor,

una textura. Y cuando versionamos una elaboración,

es importante no desdibujar, como mínimo, el sabor,

y, en muchísimos casos, la textura,

porque es identificativo de esa elaboración.

Esto es: Aquí había un "brownie", me lo he comido y esto ha quedado.

Aitana, entre que no tienes ganas de ir al ABaC, seguro...

¡Ah, bueno, claro! No, no. Olvídate.

(Risas)

Olvídate, vamos. ¡Jo, no me acordaba! Te lo juro.

Te diré por qué. En mi cocina, estamos acostumbrados

a la higiene, al silencio, la tranquilidad,

el sosiego y la calma.

Tú eres un hombre sosegado. Sí.

Deberías equilibrarla. Me ha intentado echar un cable

y me ha intentado reconducir, pero no puedes pedir

peras al olmo. Si por mí misma ya soy

un poco caótica, hoy teniéndole aquí, con las ganas

que tenía, se me fue la cabeza a otra parte.

¿Qué quieren que haga? Bastante que he cocinado algo.

Si algún día viene mi chico, estaré así todo el rato.

Bastante que ha cocinado algo. -Yo decía: Si vienes,

que me den el delantal negro, pero yo voy a estar así.

Si nos llegamos a organizar,

hubiésemos terminado en 20 minutos. -Sí.

¡Ay, mi amor!

Valentín, ¿te quieres despedir?

Oye, yo me despido encantado, Álvaro.

Nos vemos pronto. Te voy a dar un abrazo.

Nos vemos. -Chicos.

Hasta luego, Álvaro.

Álvaro, vuelve a la tranquilidad. Chicos, un placer.

Gracias. -¡"Agur", mi amor!

(Aplausos)

Me da pena ahora. -¡Uy! Hueles a tu marido.

Más que al "brownie".

Aspirantes, la cata ha terminado.

Y ahora tenemos que deliberar para elegir al mejor de este reto.

(SUSPIRA) A ver.

Yo creo que está entre Valentín y yo.

Prepárate para el ABaC, que te toca.

Lo llego a saber y hacía un "brownie" al uso.

Es que siempre me pasa lo mismo.

Qué veneno, ¿no? "Lo llego a saber

y hago un "brownie" al uso". Es que tú no has hecho nada.

No has innovado. En cambio, Aleix, que ha innovado un montón...

Sí, sí.

Pero es lo de siempre, Teresa. Es lo de siempre.

Quien lo ha clavado, has sido tú.

Has hecho lo que tenías que hacer y estaba rico.

Perdónales, Señor, porque no saben lo que hacen.

Como metan a Teresiña...

Trabajar con vuestros familiares es lo que nosotros llamamos

una prueba de presión, porque sabemos que la tensión

que supone estar casi a las puertas de la Final,

hemos sumado la emoción de cocinar durante 75 minutos

codo con codo con vuestros familiares,

a los que lleváis sin ver casi tres meses.

¡Ay, sí! Es un montón.

Algunos habéis estado tan emocionados

por volver a reencontraros con vuestros familiares,

que os hemos visto más despistados de lo habitual.

¿Verdad, Teresa? Sí. Verdad.

Algunos nos habéis demostrado que formáis un buen tándem

cocinando en armonía,

como Valentín y Aleix.

No os quejaréis de vuestros pinches.

¡Qué va! -Unas campeonas.

Para mí, la crac de los roscos.

A otros no les ha quedado más remedio

que seguir vuestras instrucciones al pié de la letra

y no se han atrevido a decir ni pío.

Quizás, si les hubierais dejado

ayudaros un poco más, a lo mejor conseguiríais

un resultado mejor. Sí.

Tenemos que elegir al mejor aspirante en este reto,

que, además, se podrá incorporar en la partida de postres

del restaurante ABaC a las órdenes de Jordi Cruz.

¡Jo, la partida de postres! ¡Qué guay!

Los mejores postres en este reto han sido

los elaborados por...

Teresa y Valentín.

(Aplausos) Felicidades a los dos.

Y de los dos, el mejor aspirante ha sido...

¡Teresa! Enhorabuena.

(Aplausos)

Me vas a aguantar.

Te veo muy contenta de ir al ABaC.

¡Claro que sí! Me hace mogollón de ilusión.

A Jordi no lo veo tan contento, pero bueno.

No te confundas. Sé que eres muy curranta

y si quieres, tienes la posibilidad de aprender un montón.

Gracias. Me encanta. Muchísimas gracias.

Tengo un equipazo que te pondrán en tu sitio en cinco minutos.

Pero si yo soy superseria y me van a adorar.

(TERESA) Lo de poder hacer un "stage" en el ABaC

me parece la leche. Jordi de jefe yo te digo

que va a ser un superjefe.

Seguro que tiene más paciencia que aquí.

Aspirantes, después de este reto tan apasionante,

en el que hemos comprobado que vuestros corazones

son capaces de resistir las emociones más fuertes,

vamos a demostrar la importancia de la relación

entre la alimentación y nuestra salud.

¡Qué guay! ¡Qué bien! -Eso me gusta.

Nos quedamos en Madrid porque queremos que los aspirantes

aprendan algo muy importante: la alimentación es salud.

Una mala alimentación no solo provoca

el envejecimiento prematuro de la piel,

sino que también puede favorecer la aparición de enfermedades.

Hoy vamos a aprender cómo proteger nuestra piel

a través de la alimentación.

Aspirantes, bienvenidos

a la Clínica Dermatológica Internacional.

Este centro es el único hospital de la piel que existe en España.

De hecho, ha sido elegida por tercer año consecutivo

por el monitor de reputación sanitaria

como la mejor clínica dermatológica de nuestro país.

Qué bien.

Supongo que os preguntaréis qué hacen unos aspirantes

como vosotros en una clínica como esta. Pues muy sencillo.

Quien crea que cuidar la piel es solo una opción estética,

se equivoca. La piel es un órgano vital

y, por tanto, necesita que le aportemos los nutrientes

y minerales necesarios para estar sana y protegida

de los agentes nocivos externos.

Qué bien. -Perfecto.

Aunque, bueno, Teresa, en tu caso, creo que no los vas a necesitar,

porque como presumes de tener una piel espectacular...

A ver. No es que presuma de tener una piel espectacular.

Es que me la cuido mucho porque tomo poquito el sol,

me hidrato bastante. -Y no fumas.

No fumo, que es muy importante. Muy bien, Aitana. Gracias.

(TERESA) Es importante porque somos lo que comemos.

Eso se refleja en la piel inmediatamente.

Aspirantes, los ganadores de esta prueba por equipos

se convertirán automáticamente en los semifinalistas

de la séptima edición de "MasterChef".

¡Claro, claro! Porque la Semifinal es

la semana que viene, ¿no? -¡Ah! Ya no vas a Eliminación.

¡Ostras!

Imagino que sois conscientes de lo mucho que os jugáis

en esta prueba, ¿verdad? Sí.

-Mucho. -Eso es.

¡Ay, joder!

Teresa, Valentín, por haber sido los dos mejores

de la prueba anterior, os corresponde ser los capitanes.

Y elegiréis aspirantes alternativamente.

Vale.

Empezamos contigo, Teresa.

Dinos con quién quieres trabajar y por qué.

Yo voy a coger a Carlos porque equipo Samantha

ha muerto de principio a fin y no hay nada que me gustaría más

que llegar juntos a la Semifinal. Así que vamos a luchar.

¿Y a quién voy a coger yo, si ya lo sabes?

-A Aleix. -Ya que lo dice Teresa,

le voy a hacer caso. Cojo a Aleix. -Muy bien.

Pues yo voy a elegir a Samira porque ha tenido

una evolución en el programa muy buena

y, además, así vamos a hacer un "selección Jordi"

resto del mundo, que me hace mucha gracia también.

(Risas)

Te vas a dar contra un muro, Teresa.

Nunca se sabe. Intentaré tener un buen coche y unos airbags.

Valentín. Iba a elegir a Aitana,

porque sé que, últimamente, se cree que no confío en ella

y para que sepa que confío al máximo.

Y no te quedaba nadie más. Y no me quedaba nadie más.

Pero me hubiera gustado cualquiera de las dos.

Hubiera estado contento. Tú ánimo, hija.

(Risas) ¡Pero vamos a ver!

¡Pero si ella está encantada con nosotros!

(VALENTÍN) El otro equipo es una bomba de relojería.

Con Carlos y Teresa cogiendo a Samira, ¡madre mía!

Pobre Samiriña. Si luego la ponen verde.

Cocinaréis un menú dermosaludable.

La piel necesita: Uno; vitaminas A, B, C y E,

grandes antioxidantes;

Dos; proteínas para formar colágeno y elastina.

Tres; ácidos grasos para las membranas celulares.

Y cuatro, mucha agua para eliminar toxinas.

OK. Así que preparados, porque hoy

serviréis un menú de doce platos.

¿Qué? -¿Doce platos?

Comenzamos con las seis elaboraciones

a las que se tendrá que enfrentar el equipo azul.

Consisten en...

Huy, qué chulo. -Qué mona.

Vichyssoise con mejillones y espirulina,

crudités con espuma de queso azul,

tataki de salmón con guacamole y chip de plátano macho,

tajine de carrillada ibérica,

piña osmotizada con tequila y espuma de coco.

(ALEIX) ¡Olé! Y rematamos con bizcocho

de cúrcuma con helado de sésamo negro.

Son un montón de elaboraciones. Me encanta, ¿eh?

Es precioso además.

Veamos ahora las seis elaboraciones del equipo rojo.

¡Hala, qué monada! -Qué chulo también.

Melón con apio y hierbabuena.

Salmorejo picante con manzana ácida y mojama.

Ceviche de vieiras. Ah, qué rico.

Atún encebollado con papa arrugá.

Mola. Mini cheesecake.

Qué mona. Y para terminar

sorbete de mango con crumble.

Teresa, por haber sido la mejor de la prueba anterior

te corresponde a ti elegir qué elaboraciones quieres

que cocine tu equipo.

Las seis rojas.

Bueno, por tanto vosotros, Valentín, Aleix, Aitana,

cocinaréis los seis platos azules.

Muy bien. -Genial.

Como veis, aspirantes, las doce elaboraciones

están pensadas para un servicio tipo cóctel.

Hemos invitado a 50 médicos que luchan a diario

por encontrar cura a todas las enfermedades de la piel.

Disponéis de 140 minutos para preparar

las seis elaboraciones.

Ya podéis organizaros bien, porque pasado ese tiempo

arrancará el cóctel e irán saliendo

todos los platos seguidos, seguidos, seguidos.

Plato que no esté a tiempo, plato que no sale.

(TODOS) ¡Sí, chef!

Como siempre nuestro supermercado

proveedor de alimentos os facilitará los ingredientes

necesarios para cocinar y donará el excedente

que no utilicéis a comedores sociales.

Aspirantes, si queréis ser finalistas

vais a tener que sudar, y mucho.

Nos vamos a dejar la piel. Más os vale.

Coged vuestros delantales y todos pitando

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno... ya.

¡Vamos, chicos! -¿Qué haces?

Que se lo lleva esta. -Ya no sé ni qué equipo soy.

¡Vamos! ¡Venga, vamos!

Vamos, vamos, vamos. -¡Vámonos, vámonos!

Hola, Pepe. Hola.

¿Cómo estamos? Hola, Pepe.

Hola, Pepe. ¿Qué tal, señores?

¿Preparados para aseguraros un puesto en la semifinal

de "MasterChef"? (TODOS) ¡Sí, chef!

Equipo azul, equipo rojo, preparaos porque la prueba

comienza en tres, dos, uno, ya.

¡Vámonos!

Teresa, voy metiendo la papas y que vayan cociendo.

Vale, y después el salmorejo, andaluz mío, ¿no?

Muy bien. -Nos vamos a quitar la espina.

La espina del gazpacho.

¿Dónde te dejo el atún? ¿Te lo pongo aquí?

Aquí mismo. -Venga.

Para el canapé de atún Carlos limpiará y cortará

al atún que acompañará con papas arrugás.

Vamos a ver, los trocitos.

Venían tres trozos. Voy a cortar lomos.

Sí, cortado en lomitos y luego en tres.

¿Qué, cómo estás de ánimo? -Yo a tope.

Porque después de la visita de mi marido

estoy a tope de power.

Para elaborar el ceviche de vieiras

Teresa las marinará con lima, cebolla y cilantro.

Oye, este menú me encanta porque es súper mega sano.

La verdad que comer así de limpio

tendrá beneficios para la piel.

Por ejemplo, el melón es muy bueno

porque tiene mucha agua. -Claro.

Y la piel necesita agua.

Y el pescado también. Dicen que hay que comer

más veces a la semana pescado que carne.

Ay, no le he echado el agua. -Échale un poco de agua.

¡Venga, niños, metámonos caña!

Vega, Samira, vámonos.

Vamos, chicos. ¡Vamos!

Aitana, yo te quiero hoy con tu energía de siempre

pero sin gritar, ¿vale? -OK.

Para el bizcocho de cúrcuma del postre

Aitana tiene que separar las yemas que luego mezclará

con harina, azúcar y cúrcuma.

Vale, las yemas ya están.

Vale. -¿Os cuidáis mucho la piel?

Yo nada. Y con la comida menos. -Yo tengo un problema,

con la piscina de casa me tiro al sol sin protección.

No, pues hay que llevar protección

porque los cánceres de piel salen mucho y son muy malos.

¿Sabéis en qué mejora la piel la carrillera?

Yo no. -Tiene muchísimo colágeno.

Es como el salmón, el Omega 3 es genial.

¿Sabes para qué es súper bueno?

Para no chillar. -Para el colesterol.

Ah, pensaba que era para no chillar.

Las carrilleras van casi limpias, menos mal.

Es que están geniales.

Las voy a ir sellando.

Valentín, estoy haciendo la vichyssoise.

Lo que estoy haciendo es rehogar la cebolla,

voy a poner el puerro, pero voy a hacer

que no se dore mucho porque la queremos clarita.

Metes el puerro y luego ya el calabacín, la patata.

Cubrimos con agua y empezamos a cocer, ¿vale?

Genial, a por ello.

Compañeros, he traído mi bolsita con mis pelotitas

favoritas para que esto sea azar puro,

para que no haya trampas, que estéis los dos contentos.

Vamos.

¿Cuál es la más calentita?

¡Rojo!

Rojo. Estoy contento,

yo quería ir con mi equipo.

Vaya confianza, yo estoy encantado. Samira...

Pepe, equipo rojo. Jordi, equipo azul.

Todo el mundo contento, pues vámonos.

Hala.

Venga, niños.

¿Cómo vais? -Pues que estoy estresada,

porque el tiempo vuela, ¿eh? -Sí.

Y no quiero que me pille el toro.

¿Qué dice el equipo rojo? Buenas, Pepe.

Quiero hablar con la reina de los postres

de un restaurante muy famoso de Barcelona, el ABaC.

Va a ser muy fuerte eso. Bueno, pero muy fuerte.

Dime cuándo vas a estar allí para no ir yo.

¿Tú sabes en el lío que te has metido allí?

Qué malo. Pudiendo venir al Bohío.

Eh, con tranquilidad. Ibas a ser la reina.

Tú no me invitaste. Porque antes de empezar

brindamos con champán

para que el servicio salga bien.

Ese es mi sitio. Te has equivocado de sitio.

Tú no me invitaste. Oye, lo soluciono en un minuto.

Llamo a Jordi, renuncias al cargo y te vienes al Bohío.

A mí Madrid me queda mucho mejor, te lo digo.

Si es que lo estás diciendo todo.

Pero antes voy a enterarme cómo has organizado al equipo.

Samira la sopa de melón y luego va a hacer un postre.

Yo estoy con el carpaccio de vieiras y luego otro postre.

Y Carlos está haciendo el atún y el salmorejo,

porque se quiere quitar la espina...

La del gazpacho.

Madre mía, has puesto a la zorra a guardar gallinas.

Esto me da un miedo de mucho cuidado.

Pero hay que tener confianza.

Sí, yo tengo mucha confianza, pero no el Carlos.

Pepe, con lo bien que hablo yo de ti.

Este melón parece un pepino. Esto sabe a poco.

No ha echado agua ni nada. Sí, agua.

Siempre que se hace una sopa de melón nunca se echa agua.

Sami, lo vuelves a hacer. No podemos fallar aquí.

No, no, no. Una sopa de melón

tiene que saber a melón. Vale.

Esto es aguachirri. Vale, perfecto.

Me vais a quitar la afición.

Vamos a ver, ¿esto qué era? Ceviche.

Ya lo ha puesto con el...

¿Qué ha pasado? ¿Cuánto falta para que salga?

Más de dos horas. Ah, vale.

¿Qué ocurre? Que se hace demasiado.

Es que lo vas a cocer.

Esto es muy importante, si tú haces un ceviche

dos horas antes de servirlo,

perdóname, pierde todo el atractivo.

Sí, sí, sí. ¿Vale?

Lo rectificaré. Venga.

Gracias, Pepe. Suerte. Dale.

Gracias, chef. -Gracias.

Dale caña, dale caña.

Qué desastre. Menos mal que lo podemos rectificar.

Venga, chicos, metámonos caña.

Voy a probar un segundo la masa.

¡Mira qué bueno el bizcocho!

No chilles, Aitana.

Bueno, equipo azul. Hola, Jordi.

Oye, estoy muy contento, hoy "Team Jordi" a tope.

"Team Jordi" a tope. -Felices los cuatro.

Totalmente. Hoy hay que arrasar

Eso espero.

Valentín, ¿cómo has organizado el equipo?

Pues Aitana se va a poner con el postre de bizcocho

y también va a estar haciendo las crudités.

¡Valentín! ¡Valentín!

Está hablando con Jordi.

Por favor, déjale un poco tranquilo.

¿Después del postre que ha hecho le das postres?

Hombre, claro. -Sí, porque confío en ella.

Y necesito que Aitana sepa que confiamos en ella.

¿Y el otro postre quién lo haces?

Yo. La piña con el yogur.

Sí, una espuma de coco.

Las carrilleras son tuyas. Sí.

¿Qué más? Aleix tiene tanto el salmón

como los mejillones.

Lo vamos a sacar, ¿no? Lo vamos a sacar de diez.

Lo sacaremos bien, ¿verdad? De diez.

Equipo azul, habéis pedido semana tras semana

que os supervise vuestro mentor.

Sí. Aquí estoy, ¿vale?

Como no metáis caña y no hagamos un buen cocinado

os aseguro que os vais a arrepentir

de meterme en vuestras cocinas.

Lo vamos a hacer. -Prometido.

¿Oído? Oído.

Prometido, prometido. Pues a currar. Al lío, venga.

Gracias. -Gracias, chef.

Venga, vamos.

¿Con un sifón nos dará? Bueno, voy a probarlo.

Muy bien, haz una prueba ya.

Vale, voy a por el microondas a ver.

Caña, caña.

Ya están con el postre. yo me estoy estresando,

no he hecho el crumble.

Teresa. -¿Qué?

¿Te pones tú con esto? -Venga, me pongo yo.

Venga, vamos a hacer la espuma.

Esto lo voy a poner para la gelatina, ¿vale?

Ya está. -Lo vas a meter dentro, ¿no?

Sí. -Olé mi Teresiña, coño.

Ay, la verdad...

Teresa, ¿cómo quieres de grande, por la mitad?

Más finitos. -Más finitos, vale.

¿Y qué medida? -¿Ya está hecha la sopa?

Casi, me toca colar eso,

pero estoy haciéndolo todo la vez.

Samira, te vas a llevar pelando melón todo el día.

Te metes con todo el mundo, hijo.

Yo no me meto con todo el mundo.

Oye, a mi Sami ni media, ¿eh?

Siempre se mete con los más débiles.

Cago en la mar, niño. -A ver, ya me pongo yo

aquí en medio de vosotros dos para que reine la paz.

Es que, de verdad...

Sigo el postre, ¿vale?

No quiero que se me despiste esto.

Venga, niños, vamos a por ello.

Tú estás terminando. -Yo termino ya.

Vale, esto ya va a estar también. No me quiero pasar.

Teresa, pruébalo y me dices, porque aquí hay más apio.

Vale, vamos a ver.

Vale. -Ay, muy bueno.

¿Más apio? No. ¿Te pones con el crumble?

Sí.

¿Qué tal vas, Aleix? -Me voy ya con el salmón.

Para el tataki de salmón con guacamole

tendrán que marcar el salmón para después marinarlo.

Oye, vamos a empezar a poner la quinta directa ya.

¿Cómo vamos, chicos? Muy bien. Hola, Samantha.

Marcando el salmón para marinar y haciendo la vichyssoise.

Aitana, ¿qué estás, con el postre?

Sí, estoy poniendo los bizcochos aquí

que estos me han quedado muy llenos.

Entonces he rellenado menos estos y luego me pongo

con el helado de sésamo.

No os olvidéis del otro postre de la piña osmotizada.

Voy a por ello. Pero por favor, corred.

Bien organizados, caña y vámonos.

¡Caña! Gracias, Samantha.

Vale, voy a ponerme con la piña inmediatamente.

Voy a hacer una cosa.

A por ello. Vámonos, chicos.

Que esto tiene que salir impecable.

Para el helado de sésamo negro Aitana tiene que mezclar

nata, azúcar y pasta de sésamo

para después llevar a ebullición.

¿Sabéis de quién me he acordado mucho estos días?

¿De quién? -De Gloria.

¡Ay, yo también de mi Glori!

Nos acordamos mucho de ella.

Valentín, estás muy bien arropadito.

Todo el mundo echándote cuenta, ¿no?

Oye, deja a Valentín en paz que lo tengo muy concentrado.

No, no, para allá. -Voy a hablar con él.

Déjame hablar con el capitán. -Que no.

Ven, capitán. No, espérate.

Que está muy concentrado. -¿Guardaespaldas tiene?

Oye, echa para allá. -No te dejan.

Hasta luego, Carlos. Ha sido un placer.

(Risas)

Venga, vamos a hacer el sorbete de mango.

¿Cómo vamos por aquí?

¿Qué tal estáis? Teresa, Carlos, ¿cómo vamos?

Muy bien. -Muy bien.

Vengo a probar ese salmorejo maravilloso.

¿Se puede probar? Sí.

Lo tengo que probar todavía. Es que no lo he probado.

¿Y cuándo lo piensas probar?

Sí. ¿Sí qué?

Que está bueno. También te gustó tu gazpacho.

Ese es el problema. Es que tú no eres

el hombre del criterio. No.

Tengo que echar más pan, ¿eh? Lleva más pan.

Le falta un poquito de todo. Está tontón.

Aceite de oliva virgen extra,

esa gotita de vinagre, ese poquito de sal.

Pero claro, probad vosotros. Voy, voy.

Teresa, ¿tienes todas las recetas claritas?

Sí. Señores, nos estamos jugando

la prueba de eliminación. Sí, sí.

Vamos a ponernos las pilas.

Qué desastre. Venga, Carlos, ponte.

Venga, vámonos.

Samira, ¿cómo vas con el crumble?

¿Sigo con esto o te ayudo a algo?

Nos falta hacer el cheesecake.

Pésame las galletas y la mantequilla.

Vale. -Déjame ahí reservada

porque hay que amasarlo, ¿sabes?

Vuela, Samira, que ya vamos exprés.

Me estoy estresando ya. -Tranquila.

Carlos, el sorbete va en el abatidor, ¿no?

Sí. -Vale.

¿Me dejas? -Sí, claro.

Gracias, cariño. -Tuyo, ¿eh?

Sí.

Venga, vamos. Vamos, equipo.

Aitana, ¿cómo vas? -Bien, estoy con el helado.

¿Cómo llevas las crudités?

Ahora me pongo, en cuanto deje esto a 85”.

Acaba ya el helado y si no que te ayude Aleix o yo.

Sí, sí, sí. -Venga.

Capitanes, os informo que acabáis de superar

los primeros 60 minutos de cocinado.

¡Venga, a por ello! -¡Vámonos, vámonos!

Yo de vosotros empezaría a meter caña a los aspirantes.

Sí, oído. Porque a este ritmo no llegáis.

¡Sí, chef!

¡Daos caña, dos vida! Si necesitáis ayuda decídmelo.

Aitana, tú sobre todo, si necesitas ayuda

con las crudités vamos a por ello.

OK, no te preocupes.

Dilo sin miedo, sin vergüenza y sin nada.

Venga, chicos, volad, que nos quedamos atrás.

Samira, ¿lo de la cheesecake está pesado?

Sí. -Venga, dale caña, Samiriña.

Venga, venga, niños. Venga, que vamos.

Samira. Dime.

¿Tú crees que las galletas se mezclan con la mantequilla?

No. ¿Y para qué las pones juntas?

No, era sólo para pesarlo esto.

¿No lo puedes pesar en un cacharro para triturarlo?

A ver, vais muy mal de tiempo, las elaboraciones

no están hechas y como empieces a hacer

pasos inadecuados vamos fatal.

Vale, Samantha, oído. Teresa, por favor,

la responsabilidad es tuya. Ya lo sé, lo sé.

Vamos, rápido. Me estoy poniendo súper nerviosa.

Que es una cheesecake, que es súper fácil

pero lo estáis haciendo súper complicado.

Carlos, no tendré que decirte que te pongas con el postre.

Ah, que estás con el salmorejo.

¿Qué pasa con el salmorejo que no sale?

¿Qué dices, Aleix? A ver si no ha salido bueno.

Bueno, hay un antes y un después.

Está bueno, ¿no? Sevilla, Carlos sabe hacer

el salmorejo. Felicidades.

Con el salmorejo ya me quedo tranquila.

Pero el cheesecake y tus compañeras...

Si ves a las chicas despistadas te coges las riendas

del postre y lo bordas. Perfecto, oído.

Oído, chef.

Tampoco va a ser para eso.

¿Las limas están cortadas? -No, ni las patatas.

Vale, las patatas las corto ahora mismo.

Y yo, pero tengo que hacer diez millones de cosas.

Vale, vale.

Yo creo que ya está. -Vale.

Y lo metemos al horno, ¿vale? -Vale.

Corta limas a la mitad. Cincuenta mitades de lima.

Vale, perfecto.

Venga, que vamos en tiempo.

Enseguida hay que ponernos con las crudités.

Sí, ya las tengo. La espuma la tengo hecha.

Solo falta cortar las crudités. -Bueno, no está.

Está ya medido todo, solo falta subirlo a 85.

Hasta que no esté, no está. -¡Venga, equipo!

Ahora le voy a echar el queso.

La vichyssoise se sirve fría.

Un golpe de abatidor yo le daría, ¿eh?

Yo lo pondría fuera, no vaya a ser que se nos congele.

¿Cómo se va a congelar todo esto?

Bueno, por si acaso.

Melón está, ¿verdad? -Sí.

¿La mojama está cortada? -No, la corto yo.

Cojones. -Sí, cojones, pero...

Estoy pasando lista. -Sí, pues pasa lista.

Vale. -Presente.

Presente. -¿Qué voy a decir?

Samira, no hay que despistarse del...

Del crumble.

¡Ah, que se está quemando! ¡Sácalo, sácalo!

Ay, que se les quema.

¡Ah! -Cuidado, Samira.

Hay que volver a hacerlo, me cago en tal.

Yo creo que no está tan mal.

Lo que está un poco quemado es más...

Venga, hacedlo de nuevo.

No, esto no vale.

Carlos, acuérdate de... -Las papas las voy a hacer.

Perfecto. -Ahora hago las papas.

Mira. -¿Va con piel?

Va con piel. -Vale, vale.

¡Venga, Samira, dale caña que llegamos!

Tiene que salir súper bien.

Nosotros no nos conformamos con un resultado mediocre.

Por eso, si se hace mal hay que repetir.

Vuela, Samira, que tiene que ir al horno.

Vale. -Venga, niños, que nos vamos.

¡Vamos, patatiña! ¡Vamos, patatiña!

Ya he cortado, ¿vale? -Perfecto.

Samiriña, no lo perdemos de vista.

¿Vale, reina? -No.

Venga, que me voy con la piña.

¿Tienes que repartir? -Sí, entre todos.

Pues ya. ¿Cuántas bolsas hay? -Cinco.

Pero con cuatro sirve.

Huy, cómo huele de bien el tequila este.

Venga, muy bien. Da para todas perfecto.

Capi, tengo la espuma de las crudités ya.

Listo. Muy bien, venga. -Vale. Valentín, ¿me echas?

Voy. ¿Está bien? -Pero sírvemelo.

Si lo echas en el colador lo hacemos más rápido.

Venga, va.

A por ella. Dale, dale. Tú dale sin parar.

No pares, no pares. -Venga, va, perfecto.

Vamos. -Vale, se está cayendo fuera.

Ya he apagado la olla exprés. -Vale.

Huy, mirad las carrilleras. Mira, mirad.

Buah, qué pintón.

Esto veréis cuando reduzca qué maravilla.

Me pongo con las crudités de mientras.

Muy bien. Vamos, vamos, vamos.

¡Equipo azul, equipo rojo! ¡Sí, chef!

Los comensales están empezando a llegar a la clínica.

¡Oído! Eso significa que en 20 minutos

quiero 50 raciones perfectas de vichyssoise y de melón

saliendo de cocinas. ¡Oído!

(TODOS) ¡Sí, chef!

¿Estáis seguros? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues yo no tanto. La sopa de melón.

Voy a ponerla en los vasitos. -Vale.

Vamos a poner primero los cubitos. Vale, venga.

Apoya esto mejor en el medio. -Sí, en el medio mejor.

Así lo hacemos las dos, ¿vale? Unos poquitos.

Si luego caben más metemos más, pero no nos pasemos.

No, no, así. Porque es una sopa.

Oye, vamos a hacer el marcado del atún.

Carlos, el salmorejo sale ya.

Teresa, que nos coge el toro. -Vale, ponte.

Doctores, doctoras, bienvenidos a todos

y gracias por estar aquí.

Sé que dejar la consulta no ha sido fácil,

pero les necesitábamos para hacer este merecido

homenaje a todos los médicos

que trabajan por cuidarnos y curarnos la piel.

Y para celebrarlo hemos preparado un cóctel

que consta de 12 elaboraciones dermosaludables.

Espero que los aspirantes hayan sabido explotar

los nutrientes de cada uno de los ingredientes,

porque si no les aseguro que me van a oír.

Equipo azul, equipo rojo. Sí.

En cinco minutos empezamos a sacar platos.

Y no pienso esperar a nadie.

¡Oído! -¡Oído, chef!

Pues caña a lo loco.

Carlos, cuidado con ese atún.

No te preocupes, que el atún está controlado.

¡Pepe, tu equipo quema la clínica! ¡Ayuda, fuego!

Mira la que tenéis aquí liada.

Vaya zorrera. Estás quemando la clínica.

Ya te espabilarás. Me voy.

Carlos, vamos a ver. Tranquilo, tranquilo.

Tranquilo, tranquilo.

Lo tienes a toda pastilla.

Me voy cinco minutos, Carlos...

Sácalo ya, por favor. Sácalo. Sí, porque es...

Esto se dora con cariño, se dora con cariño.

Carlos, ¿qué ha pasado?

Que me han dejado con esto, con aquello, con lo otro.

Vamos, que tienes tres cositas, no treinta y siete.

No, que tienes razón. Carlos, arriba, ¿vale?

Ahora es cuando hay que dar la talla, tío.

Sí. Teresa, organízame.

Sí. Fundamental.

Porque este cocinado iba justo de eso,

de organización. Ya.

Y es justo lo que aquí ha habido malamente.

Me voy, venga. Hala, adiós. Sí, oído, chef.

Venga, Carlos, animado que lo vamos a hacer genial.

Vamos, chicos, vamos. Un hueco, chicos,

que voy echando la espirulina.

No te pases que es muy fuerte.

No te preocupes, he echado poca.

Venga, va. Equipo, vámonos.

Venga, vamos, vamos.

Venga, va, equipo. Venga, vamos, vamos,

que voy poniendo esto.

Estos. -Vale, oído.

Caña, caña. Limpiamos estos dos vasos, por favor.

Límpialos. -Voy.

¡Venga, chicos, a por ello!

Recuento, ¿vale? Déjame recontar.

Venga, dale. -Voy, voy.

Aitana, hay que limpiar.

Termina lo que estás haciendo y luego cuenta otro.

Venga, chicos, que vamos bien.

A por ello. Ayuda a Aitana con las crudités.

Sí, voy, voy.

Equipo rojo, equipo azul, arranca el servicio.

¡Oído! Quiero 50 raciones

de vichyssoise y otras 50 de melón que hagan historia.

¿Oído? ¡Oído, chef!

Samira, más ligera, más ligera.

Trae, quita. Dame.

Coño, sangre en las venas.

Venga, que vamos. Adelante, camareros, por favor.

Adelante, por favor. Sopa de melón con apio.

La vichyssoise con mejillones.

Hola. -Hola, qué tal.

Buenas tardes. Gracias por todo.

Perdona. Perdona, ¿eh? Es que no llego.

Vamos, señores, que me duermo.

Solo me queda esta. Adelante.

Dr. Ruiz y Dr. Sánchez Carpintero,

¿cuál es la primera norma básica para unir alimentación

y salud de la piel?

Bueno, pues la verdad es que los dermatólogos

a través de la piel podemos diagnosticar

más de mil enfermedades internas.

Es decir; la piel nos dice mucho de lo que pasa dentro

y también de cómo comemos.

El consejo, el mensaje sería que no debemos comer nada

que nuestra abuela no identifique como alimento.

Es decir; no tenemos que comer comida procesada,

tenemos que comer comida fresca rica en antioxidantes

y eso nos va a hacer tener una mejor piel.

¿Y las abuelas reconocerían esta vichyssoise

y esta crema de melón?

No lo sé, no lo sé. Pero está muy rica.

Dr. Sánchez Carpintero, ¿qué le parecen los platos?

Yo coincido con el Dr. Ruiz

que los dos son realmente espectaculares.

Así que tenemos un empate técnico en este plato, ¿no?

Yo creo que sí. -Yo diría que sí.

Venga, vámonos, chicos. -Carlos, ¿cómo vas?

Cortando el atún. -Vale.

¿Dónde se emplatan las patatas? -En el cuenquito.

¿El negro? -En el negro, sí.

Vale. -Ay, Dios. Venga, niños,

un último esfuerzo.

Venga, vamos. Venga, venga.

Aún me queda por hacer la crema de queso del postre.

Venga, no pararse. -Venga, Samira, vamos.

Huy. -Tranquila.

Vamos. -Venga, más ligero, más ligero.

No puedo correr más que esto. -Si no corre le metes el dedo.

Con el ligero ni el ligero. -Hay que tener sangre.

Todos tenemos sangre. No te vayas de vacilón

porque todos estamos haciendo lo que podemos.

Hombre, es que siempre con lo mismo, tío.

No te desconcentres. -Así me gusta a mí, cabreada.

Pues a mí no, porque tú estresas a la gente.

Pon barritas, pon barritas.

Siempre igual. -Siempre igual no, coño.

Tienen que salir los platos.

Venga.

Siguiente plato. -Me voy a cortar el salmón.

Termino esto, ¿vale?

Ponte tú a cortar el salmón. -¿Terminas tú con esto?

Sí, yo termino, venga. -Vale.

Gracias. -Venga, muy bien, chicos.

No bajemos el ritmo, ¿vale?

Vámonos.

Vamos, chicos. -No quiero un retraso.

Venga, venga, venga. Quiero ese tataki, ¿eh?

Aitana, te quedan cuatro ya. Venga, vamos.

Tres, dos, uno... hecho.

Venga, va. -Muy bien.

Vamos estirando, venga.

Vamos, chicos, esto ya está.

Equipo rojo, equipo azul, es el momento de sacar

el salmorejo y las crudités, ¿vale?

Segundo cóctel, por favor, ya saliendo.

Camareros, por favor.

Venga, vamos. -Coge mojama.

Trae. -Toma.

Adelante, salen las crudités.

Necesito sacar los salmorejos, chicos, por favor.

Ya está. Equipo rojo, el salmorejo sale.

No sé si os habéis enterado. Las crudités han salido.

Venga. -Aquí, venga, echa aquí.

Vamos, venga.

Venga, venga, ahí. Bueno, ¿qué pasa?

Ya vamos acumulando retraso.

Carlos, Teresa, por favor. El equipo azul hace rato

que ha terminado y veo que tu equipito

no ha sacado el salmorejo.

Deberíamos ir a por el tercero.

Jordi, no me los pongas más nerviosos

que el que se está poniendo nervioso soy yo.

Vamos con el siguiente plato. Venga, el atún.

Madre mía. La patata y la cebolla.

¿En cuál se emplata?

Tengo que ponerme con el postre.

Está muy bueno.

Doctoras, ¿qué tal? (AMBAS) Muy bien.

Me han comentado que hay una cosa muy importante,

una relación entre salud de la piel y autoestima.

Si consideramos que la piel

es nuestra primera carta de presentación

en las relaciones con las personas,

una piel saludable, una piel de calidad,

es adonde centramos todos los esfuerzos

para que mejore la autoestima de la persona.

¿Y qué tal el esfuerzo de los aspirantes

con este maravilloso plato?

Los crudités me han encantado, estaban buenísimos.

Muy ricos, muchísimo sabor.

¿Y el salmorejo picante qué tal?

También muy bueno, pero un poquito avinagrado.

Avinagrado, fuerte. Un poquito fuerte, sí.

Venga, vamos, vamos.

Aitana, ve poniendo los trozos de salmón

y yo pongo el guacamole encima.

Con mucho cuidado, ¿vale? Pim, pam, pim, pam.

Equipo azul, vamos bien de ritmo.

No quiero que os pille el toro en ningún caso.

Venga. Venga, eléctricos, eléctricos.

Hay que adelantar por la derecha todo el rato.

Venga, venga. Vamos, no pares.

Venga, vámonos. ¡Vámonos, vámonos, vámonos1

Muy bien, muy bien. Samira, vamos.

Carlos, ligero pero con cabeza.

Teresa, capitana, una preguntita, por favor.

Dime, Pepe. ¿Sabemos cuál es el plato

que sale en tercer lugar? El ceviche.

¿Y por qué emplatamos el atún? Un error.

Otro error. Déjalo en un lado.

Vamos a centrarnos en el ceviche.

Venga, venga, sí. No, no, sale en esa.

Ah, vale, perdón.

Joder, madre mía...

Vuela. ¿Lo has probado, Carlos?

¿El ceviche? Sí.

No, lo está preparando ella. Vale, que lo pruebe ella.

Voy ahora mismo, estaba removiendo.

Un punto de sal. Punto de sal.

Punto de sal. ¿Dónde está la sal?

¿Sal? -Punto de sal.

No encontráis nada hoy, ¿eh? Ya.

Toma. Venga, mueve.

Venga, los comensales no pueden esperar, ¿oído?

No, no, ya va. Vamos montando ceviches.

Venga. Venga, vamos, no pares.

He puesto 52, así que... -Venga, vamos, vamos.

Vamos, que tenemos que adelantarles.

Que luego van las carrilleras y tardamos.

Venga, vamos, chicos.

¿Tienes ya todo?

Dale, dale, dale. -Está, dos más.

Ten cuidado. -Venga, id poniendo el plátano.

El plátano. -Vamos, vamos, chicos.

Dale, dale. Ya está, listo.

El tataki de salmón del equipo azul está preparado.

Y el ceviche casi casi. Camareros, a cocinas.

Si el equipo rojo no tiene nada que sacar

pues no la sacará.

Venga, venga, venga. Venga, Carlos, Samira.

Vamos sacando el equipo azul que sí lo tienen terminado.

No nos demoremos más. Venga, lo tenemos aquí ya.

Oye, ¿podríamos limpiar las bandejas, por favor?

Que no salga así. Eso, eso.

Que no salga así, que esto es una guarrada.

Eso no puede salir así. Es una guarrada.

Solo os digo que el ceviche de postre no queda rico, ¿eh?

Ay, de verdad... Que no se noten los fallos.

Venga, que esto va deprisa.

Vámonos, Carlos, fenomenal.

Si ya está. -Sale, sale.

Vamos sacando, camareros.

Ese es. Adelante, camareros, por favor.

Venga, montando ese atún, ¿vale?

Doctores. Hola, ¿qué tal?

Me han dicho una cosa que me ha extrañado,

que las cremas hidratantes no hidratan.

Realmente sí que hidratan,

lo que pasa que un mecanismo importante es que evita

la pérdida de agua a través de la piel,

con lo cual mejoramos la hidratación.

¿Y qué tal son los platos? ¿Hidratan o no hidratan?

A mí me han gustado. No sé qué te parecerá a ti.

El ceviche tiene mérito pero creo que está por debajo;

nos quedamos con el azul, el tataki ha sido excepcional.

Nos ha parecido excepcional.

Gracias por la valoración. (AMBOS) Gracias.

Vamos, vamos. Rápido, rápido, chicos.

Vamos, vamos, vamos.

Equipo Azul, mantendremos la cadencia, el ritmo.

Venga. -Venga, va.

Tengo cincuenta trozos de sobra, si queréis más carrillera, tengo.

-Tenemos que saltearlo para poder sacarlo ya.

Equipo Rojo, quiero, por favor,

cincuenta raciones de atún encebollado.

¿Oído? Oído.

Venga, niños. Teresa, ¿por qué no emplatas?

Porque tengo que hacer lo de la crema de queso.

Ponte con ella, porque... En eso estoy...

Necesito un cazo y la gelatina.

Calcula para cincuenta, Aitana. -Vale.

-¿Quién está salseando? -Yo.

(VALENTÍN) Pongo los vegetales. Muy bien, chicos, muy bien.

-Vale, esto va por aquí, la zanahoria.

Equipo Azul, vamos a aprovechar que vamos avanzados

y no perdamos ni un segundo, ¿vale? El equipo Rojo lleva retraso

y nosotros vamos muy bien. Venga, ¿lo tenemos?

(TODOS) Sí, chef.

¿Lo puedo sacar? Falta el calabacín, que está aquí.

Venga, calabacín y nos vamos.

(TERESA) Venga, niños.

¿Y tu equipo? Te veo tenso, apretado.

No, no; solo les ha faltado ese poquito más de gas.

¿Sabes qué te falta? Han quemado mucha energía.

Te falta poder decir lo que digo: Camareros... adelante.

(VALENTÍN) Gracias, los que tienen el calabacín.

Muchas gracias. Vamos a por los postres a lo loco.

Equipo Rojo, venga, que está todo bien

y está todo rico, no lo vayamos a estropear.

(SAMIRA) Oído. (TERESA) Venga, a volar.

Equipo Rojo, venga, que lo podemos mejorar un poquito.

Venga, ligerito.

Carlos, están sacando el postre, ¿podemos sacar el atún?

Sí. Camareros, sacando el atún.

Pero ¿y el jugo? ¿Y el caldo? Venga.

Va ahí, va con la cebolla.

(Música jazz)

(Música jazz)

¿Qué tal, doctores? Muy bien.

Aquí degustando. Está riquísimo.

Vamos a hablar de los falsos mitos en torno a la alimentación

¿La carne es tan mala?

Desde el punto de vista de la piel, lo mejor para tener una piel sana

es hacer una dieta equilibrada y completa, con los nutrientes.

No hay que omitir la carne.

No hay que omitirla, no es necesario.

Ya que nos vamos a quitar la carne y vamos a probar de todo,

¿qué tal la carrillera?

Los dos me han gustado mucho,

pero me inclinaría hacia la carrillada, me gusta más.

Equipo Azul, concentrados y rápido, que todo salga impoluto.

Oído. -¡Sí, chef!

¿Por qué no monto yo y tú las colocas?

-Vale, vamos haciendo eso. -Sí.

-Me parece bien. -Toma otra.

-Vale. -Diez por bandeja, ¿vale?

Chicos, venga, lo quiero para ayer.

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

Vamos, chicos. -Diez.

-Las ponemos bien, las ponemos bien. Venga, vamos.

-Venga, vamos, que ya acabamos.

¿Qué voy haciendo? ¿Voy poniendo...?

-Coge el "crumble" y lo rompes. -Vale.

-¡Vamos, rápido, que ellos ya salen!

Venga, eso es. Vamos, Carlos, rellenando ya.

Venga, dale. Pero no eches mucho, que, luego, lleva la espuma.

¿Qué te parece así? Mira. -Vale.

Teresa, echando encima.

¿Qué tenemos? ¿Sifón, espuma? (AMBOS) Sí.

¿Dónde está ese sifón? ¿Ya lo tienes?

Venga, sigo yo. Moviendo.

Eso lleva cuatro capas, ¿eh? Cuatro capitas.

Yo veo una y muy gorda.

Venga, a volar. Sami, frutos rojos aquí.

-Vale. -Venga, Samira, vamos.

(AITANA) Esta y esta, esta otra... (VALENTÍN) Vale.

Venga, que ya acabamos.

Yo voy a llamar a los camareros, porque la piña está terminadita.

Camareros, por favor, adelante, por favor.

Vamos con el último postre.

Llenemos. Llena, llena, llena.

Equipo Rojo... Pepe... Llena.

Es que Pepe el tema de idiomas lo lleva muy mal.

"Cheesecake". Tiene que llevar "cheese".

¿No puedes decir "tarta de queso"? En español.

Vale, pero ¿lleva queso eso? ¿Qué lleva?

Lleva muy poquito, hay que poner más cantidad

y que haya proporción, hay más frutos rojos.

Pero, venga, llenemos. Camareros, sacamos, por favor.

Vamos con el siguiente postre. Venga, rápido.

(Música jazz)

(Música jazz)

Ya que hablamos de falsos mitos, quería saber cuál es la realidad

entre alimentación y acné.

Lo que más preguntan es la relación con el chocolate.

Sí, de toda la vida. Eso es.

Lo más importante, lo que, realmente, empeora el acné

es el consumo de azúcares refinados y un exceso de lácteos.

¿Los lácteos de la "cheesecake", qué tal?

Bien, nos han gustado, pero a mí, quizá, más la piña,

porque me ha gustado el sabor y la espuma, me ha encantado.

Quizá, le faltaba, un poco, el "cheese", tenía poco queso.

Equipo Rojo, equipo Azul, últimos dos platos.

¡Venga, último esfuerzo! Bizcocho y helado con sésamo negro.

Vamos, chicos. Y sorbete de mango.

Eso tienen que ser migas, tienen que ser migas.

-Ya, ya lo sé. -Migas finas.

Venga, venga, venga, ahora, emplátamelo rápido.

Dos o tres trocitos. Nos están igualando, chicos.

Vamos, vamos. Rápido, rápido.

Vamos, chicos. Venga, venga.

¿Os ayudo o qué, en el último plato?

¡No! Pues, cambiad de marcha.

Vamos, vamos, chicos. Un poquito de garbo, de vida.

¡Sangre! ¡Energía!

Lo quiero bien y quiero cumplir tiempos, ¿vale?

(VALENTÍN) Voy. ¿Vale?

(AITANA) Sí, chef. Venga.

(VALENTÍN) Vamos, chicos. (AITANA) ¡Vamos!

(ALEIX) Esto está listo, este helado.

A por ello, venga, que vamos bien.

Iremos bien cuando lo terminemos, Valentín.

No nos relajamos ni un poquito.

¡Muy bien! Aitana, menos perfección y más rapidez.

¿Tenemos que hacer el sorbete con nitro?

Está en el abatidor.

Estará hecho una piedra. Ah.

Claro, ¿y ahora? Lo pongo aquí.

Sí, claro... Ponte aquí, que yo te vea.

Si teníamos nitro para el sorbete y lo metes a congelar, no se hace.

¿Eso es el sorbete?

Lo ha metido a congelar y tenemos nitro para hacerlo...

Eso es una losa de mango. Ya.

¿Hacemos esto para poner algo?

-Lo podemos triturar. -Venga.

Carlos, la idea está bien si no estuviese tan duro,

aún así, se podría recuperar. Sí.

Pero no tiene sentido ponerlo aquí.

Ya... Es que es una...

Ya... No tiene sentido.

Pepe, ¿puedo sacar el postre?

Saca tu postre, esto no tiene sentido.

A no ser que tengamos más. Camareros, preparados.

Salsa de mango, si no hay, se cancela y no sale.

Claro, ya está... Nada.

A las puertas de la semifinal y me cancelan el postre.

Samantha me quita su chapa, pero...

Qué horror.

Me da igual el equipo Rojo, quiero los platos perfectos.

Sí. No quiero...

No quiero fuentes sucias, no quiero "quenelles" mal hechas.

Venga, vámonos.

Venga, venga, venga. -Muy bien, chicos, venga.

Camareros, adelante, cogemos los que están terminados.

(VALENTÍN) Sí, está ya está.

Venga. Está. Muchas gracias.

Vamos, chicos, que vamos bien. Rápido, rápido, chicos.

Esta está. Cuidado, que se vuelcan. ¡Muchas gracias!

Venga, chicos, los últimos. -Venga, equipo, vamos.

-Chicos, últimos tres. Gracias. ¿Ya está? ¿Ya está?

Oh, qué bueno está. Uf, tengo la espalda...

Muchas gracias. ¡Listo!

-Oh... -Tengo un equipazo...

Ahora mismo, no estoy, realmente, ni preocupado por el veredicto,

lo que estoy es contento de haber conocido a gente

tan genial como Aitana y Aleix. Son brutales.

(Música jazz)

(Música jazz)

Doctor Carlos Guillén, quería preguntarle qué relación hay

entre la alimentación y la prevención del cáncer.

Creo que está, ampliamente, demostrado la relación

entre ciertas vitaminas

y la acción anticancerosa de algunas, como la vitamina D.

Los dermatólogos, siempre, estamos evitando que la gente

se sobreexponga al sol y eso, a veces, tiene consecuencias

en los déficits de vitamina D, con lo cual, es muy importante

complementar con la alimentación.

Hemos tomado salmón y otros alimentos que tienen vitamina D;

con lo cual, estos alimentos, son saludables y anticancerosos.

Vamos a tomar nota, porque todo es interesantísimo,

pero, ahora, quería preguntarle sobre el postre, ¿qué tal está?

Bueno, el bizcocho que hemos tomado nos ha gustado mucho.

Han echado de menos el sorbete de...

Lo hemos echado en falta porque un sorbete anima y refresca.

Pido disculpas, el sorbete de mango y "crumble" no ha salido.

Lo siento, de verdad, pero muchas gracias...

Hemos estado a gusto. Por los consejos.

Gracias a vosotros.

Doctores, doctoras, quería agradecerles mucho su ayuda,

los consejos son maravillosos para todos los espectadores;

así que, muchas gracias.

No quisiera irme sin dar un consejo;

casi el 100% de las enfermedades de la piel se pueden curar

si tenemos un diagnóstico precoz. Animamos a los espectadores

a que entiendan que si algo no funciona dentro, la piel reacciona.

Así es, Pepe, yo me quedo con una frase del doctor Ruiz:

la dermatología ayuda a mejorar la vida de las personas;

eso es maravilloso, como vuestro trabajo.

Hasta siempre.

Muchas gracias. ¡Gracias!

Aspirantes, ¡enhorabuena! (AITANA) Ay...

El cóctel ha sido un éxito. (AITANA Y VALENTÍN) ¡Gracias!

Todos los comensales han alabado vuestras elaboraciones

y el ritmo del servicio ha sido, más que, aceptable.

Qué bien. -Gracias.

La pena...

Huy. -Ya... hay un "pero".

Es que no eran once, sino doce los bocados que debíamos servir.

Ya.

¿Me podéis explicar por qué no ha salido el sorbete de mango?

Sí, porque metí la preparación del sorbete en el abatidor,

en vez de hacerlo con nitrógeno y claro...

Estaba congelado como una piedra.

Programa once. Ya.

Confundimos abatidor con nitrógeno.

La semana pasada hiciste la primera prueba tan bien

que ganaste el delantal dorado, pero al llegar a la de equipos

ni rastro de la Teresa que destaca. Y esta semana, pasa lo mismo.

Creo que estamos de acuerdo en que la capitanía te va grande.

Efectivamente. La presión...

Porque hemos fallado en cosas básicas.

Sí. Aguar el melón, quemar el atún...

Totalmente de acuerdo, pero... Es cuestión de organizarse

y saber organizarse bajo tanto estrés, que es lo difícil.

A lo que tú llamas estrés es una cocina profesional.

Ya.

Me están dando mucha caña pero todo lo que me dicen

me lo guardo todo aquí, lo proceso y lo aprendo. Y corrijo.

Samira... voy contigo.

¿Me puedes explicar cómo pretendes llegar a la semifinal?

Pues... no sé... Yo intento hacer lo que puedo,

yo intento dar todo lo que puedo dar

cocinando con mis compañeros.

Había seis platos para tres aspirantes,

podías billar en cualquier de ellos, pero no.

Claro.

No has asumido responsabilidades, hoy parecías la becaria.

No, no te equivocas.

Es verdad, coño.

No creo que evada ninguna responsabilidad,

pone interés y su mejor intención en todo lo que hace.

(AITANA) Sami... (VALENTÍN) No llores.

Intenta darlo todo, lo que pasa es que no llega.

Yo digo que en vez de sangre tiene horchata en las venas.

No la veo con el temperamento...

Me da rabia que un compañero diga eso, cuando doy todo de mí.

Samira, si Pepe, que te ha estado vigilando,

y Carlos, que ha trabajado codo con codo, opinan eso,

deberías escucharlos, está claro. Sí.

No tomarlo como un ataque personal, a veces, las verdades duelen.

Sí, sí, sí, sí.

Menos mal, Carlos, que tú me has salvado hoy

de perder la afición, porque, en tu caso,

si he visto un aspirante luchador; de hecho, has sido tú

el que más caña ha metido a Samira para que se pusiera las pilas.

Muchas gracias. Enhorabuena por lo que me toca.

Gracias.

Ser el mejor me da igual, no hemos sacado un plato,

esperemos a ver si no nos vamos al patio de los leones.

Equipo Azul, habéis trabajado bien,

serios y concentrados, pero, al final, os habéis relajado.

Creo que hemos trabajado a un 80%, hemos trabajado bien, pero...

-No. -Nos faltaba esa sexta.

¿Cómo no os exigís un 120%?

¿Pretendes ganar esta edición a un 80%?

No.

Si veo un 80%, tiras para casa. Correcto.

Jordi, lo que busca, siempre, es la excelencia.

El 80% se convertirá en un 180%, voy a darle la vuelta a todo,

para estar ahí, para pelearlo y cumplir este sueño, es mi vida.

Dicho esto, el equipo ganador de la prueba de hoy es...

El equipo Azul.

(GRITAN DE FELICIDAD)

(AITANA) Qué guay.

Perdón, chicos, pero... -No, qué va, celébralo.

No me podría hacer más ilusión que fuera hoy.

Equipo Rojo, no está todo perdido,

todavía podéis tener una última oportunidad

en la prueba de eliminación. Mucha suerte a los tres.

Gracias, chef. -Suerte, chicos.

-Suerte, ánimo. -Gracias.

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar

y quieres vivir una experiencia inolvidable en un entorno natural

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef junior".

Este verano, campamentos MasterChef.

(A LA VEZ) ¡Ven al campamentos MasterChef!

(Música épica)

(Música épica)

Bienvenidos, de nuevo, a estas cocinas.

Tres aspirantes regresan con el delantal blanco,

no solo significa que no van a eliminación,

también, que son los primeros semifinalistas de "MasterChef VII";

las otras dos plazas, aún, están en juego.

(AITANA Y ALEIX) Hola, buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo.

Valentín, ¿qué significa para ti ese delantal blanco?

Pues... Te coloca en semifinales.

El delantal blanco, significa mucho,

porque, al final, queda bastante bien

y, sobre todo, una recompensa a un trabajo duro

que es llegar a semifinales, porque "MasterChef" es duro.

Carlos, ¿qué te da más rabia, no haber podido hacer más

por tu equipo o que Valentín, Aleix y Aitana

estén en semifinal y tú, todavía, no?

Yo sé qué le da más rabia.

Primero, no hacer más por mi equipo,

lo importante es sacar los platos y, después, me da una rabia...

(TODOS RÍEN)

¿Quién te dé más rabia que de los tres?

Valentín, porque... -Ay, qué sorpresa.

-Lo quiero ver cara a cara,

me gustaría bajarle ese ego de superioridad.

Delantales blancos, podéis subir a la galería.

Gracias. -Gracias.

-Suerte, ánimo. -Sí.

Semifinalista, ¿quién me lo iba a decir

y quién se lo iba a decir a mis inseguridades?

Estoy supercontento.

Además, con Aleix y con Aitana, mejor compañía, imposible.

Tiene una pinta eso... -Parece una ruleta, ¿no?

-Habrá que correr.

Delantales negros, por favor, acompañadnos al restaurante.

Adelante. Vamos...

(AITANA) Una ruleta... ¡Es una ruleta!

Qué guay, tienen mogollón de campanas.

(VALENTÍN) Molaría, si aciertas lo que es, te lo quedas

y si no, no te lo puedes quedar.

Chiquititas me dan más miedo.

Aspirantes, como veis, tenemos una ruleta con campanas,

cada una de las campanas oculta un ingrediente distinto.

Haréis girar la ruleta y destaparéis la de enfrente,

deberéis adivinar de qué alimento se trata.

Hay un pequeño detalle que debería poner en relieve,

no podréis ver lo que hay debajo de las campanas.

¿Cómo? -¿Vamos a tocar?

-Ay... no. -Ostras...

Tendréis que identificar qué ingrediente es por el olfato.

Esto va a ser una hecatombe.

Los ingredientes que adivinéis serán los únicos

con los que contéis para hacer vuestro plato.

Qué drama.

Debéis integrarlos todos en vuestras elaboraciones,

tendréis, además, los básicos que estarán en las cocinas.

Se ve divertidísima la prueba.

-Creo que será guay. -Muy divertida.

Cuando los tres tengáis ocho ingredientes, pararemos.

(TERESA Y SAMIRA) Vale.

Nunca he adivinado nada así, pero creo que no se me dará mal,

porque es fácil identificar los olores.

Cuando vas a casa de tu madre o vas a casa de alguien

y está cocinando, sabes qué cocina sin verlo.

No tiene que ser difícil.

Primera ronda, Teresa, empiezas. ¿Empiezo yo?

Sí, dale a la ruleta desde allí. Vamos.

Dale. Vamos, más fuerza.

Es que... pesa...

Tere, vaya fuerzas.

(ALEIX) Parece un pepino o una lechuga.

Apio. ¡Muy bien, Teresa! Apio.

Muy bien, Tere.

Vamos, Samira, dale a tope. Eso es, muy bien.

Uf...

¿Una endivia?

Parece queso...

Pues no, no es queso.

Verás qué golpetazo le da Carlos.

Ahí, cuidado. Pégale un bocado.

Vamos a ver, Carlos...

No sé... ¿tomate? Yo qué sé. Pues no.

Tiene que ser complicado.

Teresa, tu turno.

Huele a pescado, pero...

Venga, di un pescadito.

Atún. Muy bien, Teresa.

¡Bien, Tere! -Tengo atún y apio. Bien.

Le había tocado a Carlos.

Ay, huele a sangre.

Un ave cuesta mucho decirla.

¿Hígado? Es que, claro...

Pues no es. Carlos, vamos contigo.

¿"Cheesecake"? -¡¿"Cheesecake"?!

Esto huele a carne.

¿Qué carne? De ternera.

No vas mal, exactamente, el solomillo.

El solomillo... -Bien, Carlos.

Una tiene atún; el otro, solomillo;

y Samira cocina con aire.

Vino blanco. ¡Muy bien, Teresa!

Es que ese olor me resultaba familiar.

A ver si acierto alguna.

A ver si es verdad.

Como se le den igual de bien que las carnes...

Huele... ¡Ay, como a...! ¿Anís? Pues, no.

Carlos, tu turno.

Me encantaría jugar.

¡Hostia! ¿Canela? No.

Guau.

Ese olor cítrico...

A lo mejor lo sabe y no lo dice para no meterlo.

No sabes lo que es. No.

Tengo el olfato superdesarrollado.

Como hay que usar los ingredientes que aciertes,

mi estrategia va a ser; ingrediente que no quiera, dejarlo.

Habrá que cocinar algo. Vamos. No sé, a este paso...

¡Vamos, Sami!

Ay... no sé... ¿un alga?

Bien... ¡Muy bien!

¿Sí? Ay, menos mal. Bien.

¡Bien, Sami!

Ya, vale.

Queso. Roquefort o azul.

Muy bien. Roquefort con la carne...

Con el solomillo le va a muerte.

Joder... Es que no lo quiero decir.

Huele como a sobrasada, pero... Muy bien, sobrasada.

No la quiero. No haberla dicho.

¿Es licor? No.

Samira... Esta va a ser que no.

Hostia, huele... ¿¡Salmón ahumado!?

Sí. ¡Ole!

Carlos tiene salmón y solomillo.

Mientras más ingredientes, mejor, así fallará más fácilmente.

Huele a pimiento de padrón, así que diré pimiento verde.

Muy bien, Teresa. Vamos...

Qué hociquillo.

Vamos contigo, Samira.

Ay, no sé... Es que, claro...

Tira, juégatela. -Venga, adelántate.

¿Pollo? Es que...

(MUY EMOCIONADA) ¡Bien!

¿Es una verdura? Por ahí vas.

¿Tomate del gazpacho?

Tomate. Muy bien, Carlos.

No es una prueba para constipados.

Esto me huele...

Jamón. Muy bien, Teresa.

Este sí lo quería.

Vamos contigo, Samira.

Es el olor de antes.

No sabes, ¿no? No.

Qué va a tener ocho ingredientes, nos echamos la siesta aquí.

(CANTA) # ¿Qué será, será...?#

Yo qué sé... ¿alguna hueva?

¿De qué? De trucha.

Eso es. ¿Sí?

De trucha. ¿Dónde meto las huevas?

Carlos tiene un buen plato.

Tiene buen producto, el plato, lo veremos.

Ostras... ajo.

Ajo, muy bien. Tienes siete ingredientes, te falta uno.

Vamos con Samira.

Pepino. Esto lo tiene que acertar.

Me huele como a pepino.

(EMOCIONADA) ¡Bien!

Muy bien.

Eso es... una especia.

Sus muelas "toas". Esto es comino y cúrcuma.

(SAMIRA) Yo sé lo que es.

Vaya, hombres, no hueles a un centímetro y sí a un metro.

Te voy a abrir la campana de enfrente.

No lo adivines, Carlos.

¿Curri? ¡Venga! Bueno...

Esto me suena.

¿Lo quieres o no? No.

No lo quieres. No lo quiero.

¡Bien, Tere!

Vamos, Samira.

¡Ay! Es un licor o un vino.

¿Y de qué zona? Tú que eres sumiller.

Oporto.

(LOS JUECES SE EMOCIONAN) ¡Bravo!

El vino se te da bien.

Bueno, esto va a ser fácil.

Limón, lima.

Lima... Te queda solo un ingrediente.

Último ingrediente, necesitamos algo guay.

Vaya...

Esto... Este le gustaría a Samira.

Puf... Es... -Ah, vale, ya sé lo que es.

Es hígado o algo de eso. Muy bien, tendrás que cocinarlo.

¡Hígado! Qué bien con el atún.

Venga a ver este.

¿Qué es? Ah, otra especia. Pobre...

No, no sé.

Carlos, vamos contigo. Esto lo adivina a la primera.

¿Tomate triturado? No.

Tabasco. ¡Epa!

¿Sí? Sí, señor.

¡Bien!

Samira, te voy a dar dos oportunidades, ¿te parece?

Vale.

Si no aciertas, cocinarás con los que tienes y los básicos.

Vale.

(PEPE Y JORDI) Bueno.

¿Es queso?

Ay... ¿pescado?

Comodín del público.

Bacalao...

(LOS JUECES SE EMOCIONAN) ¡Bien!

Bien, bien.

Bueno... ¡Hombre!

¿Qué pasa? ¡Te persigue!

¿Otra vez? Te persigue.

Hinojo.

¡Bien! Pero bueno...

¡Bravo!

¡Oye! Fíjate...

Es que no es fácil, con los ojos tapados, con tensión,

con dos compañeros que adivinan más

y todos diciéndote cosas, es muy difícil, de verdad.

Quería quitarme el antifaz y decir: "Hala, me voy".

Vamos a hacer recuento.

Carlos tiene solomillo, salmón ahumado, queso azul,

tomate, huevas de trucha, curri, lima y salsa de chile.

Tengo los platos hechos.

Samira, tú has fallado muchas oportunidades

y, al final, te has quedado con seis ingredientes:

algas, pollo, pepino, vino de Oporto, bacalao e hinojo.

Con algas, hinojo y pepino puedes hacer algo.

Sí. -Sí, algo fresco.

Teresa, tú tienes apio, atún, vino blanco, sobrasada,

pimiento verde, jamón ibérico, ajo e hígado.

Tere es mi favorita, porque tiene verduras...

Tiene cosas clásicas, que es lo que ella es, además.

Aspirantes, tenéis sesenta minutos para hacer un plato libre

con los ingredientes que habéis adivinado por el olfato.

Perfecto.

Contaréis con ingredientes básicos en los puestos de cocinas

que son hierbas aromáticas, leche, nata, huevos y harina.

Qué bien. Podréis utilizarlos si queréis.

Os recuerdo que este plato puede daros el paso a la semifinal.

Lo más importante es salvarme de esta eliminación

y ser semifinalista.

En sesenta minutos da tiempo de hacer alguna genialidad.

Aspirantes, sé que lo veis todo negro

pero ha venido una persona para arrojar luz en las cocinas.

Desde el restaurante Arzak. ¡Hala!

Con tres Estrellas Michelín, Elena Arzak.

Qué guay.

Qué pasada.

Bienvenida, una vez más, a "MasterChef".

Estar aquí es, casi, como estar en casa con vosotros.

Me alegro. ¿Cómo anda don Juan Mari Arzak?

Os manda un beso muy grande,

le hubiese encantado venir, pero los dos no podemos.

Tu padre recibió el Premio Nacional de Gastronomía

cuando tú eras una niña y hace nueve años lo recibiste tú.

¿Cuál de los dos crees que le hizo más ilusión?

Yo me acuerdo de su premio, yo era muy pequeña,

pero en el mío le iba diciendo a los clientes: "Mi hija, mi hija".

Y, bueno, una vergüenza... Por favor...

Que quede claro que me lo dieron "ex aequo" con este señor.

Nos lo dieron el mismo premio el mismo año.

Lo celebramos juntos. Es verdad.

(Aplausos)

Lo celebramos por todo lo alto, los detalles no los contamos.

Los aspirantes tienen que hacer un plato en sesenta minutos

con los ingredientes que han adivinado por el olfato.

Se están jugando el paso a la semifinal,

¿qué consejo podrías darle?

Me parece un reto muy interesante; concentración

e ir probando lo que vais haciendo, que el gusto importa mucho.

Ya habéis escuchado a Elena.

Os recuerdo que este último reto de la noche

consiste en hacer un plato libre en sesenta minutos

con los ingredientes que habéis adivinado.

Si queréis espesantes o gelificantes, como siempre,

los tenéis en el supermercado.

¿Estáis preparados? (TODOS) Sí, chef.

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Ya!

Venga, chicos. -Vamos.

Ánimo. -Han ido al súper.

Al súper a coger los básicos; gelificantes y cosas así.

Agar-agar.

Luego nos lo pasamos. -Sí, luego, te lo paso.

Están cogiendo solo gelificantes. -Sí.

La cajita de básicos está aquí.

Carlos, el tiempo corre.

(AITANA) ¡Vamos! (ALEIX) Venga, corred.

(VALENTÍN) Joder...

Tengo un lío...

¡Dale! Con buen ritmo empezamos... Con ritmo, ¿eh?

Ay, el dedo. -La mano...

Cuidado con el dedo, por favor. (SAMIRA) Sí.

-Poco a poco.

Ahora sí que tenemos una prueba complicada,

porque descubrir ingredientes con el olfato no es fácil,

y una vez que los descubres, a ver cómo ligas, como Carlos,

tiene tomate, solomillo, salmón ahumado,

queso azul, huevas de trucha, curri, lima y tabasco.

Haz un plato con esto y que tenga sentido.

Es complicado.

Se ha venido arriba, está con el tema de las técnicas,

ha cogido muchos polvitos y quiere hacer de todo.

Hoy no dejo la carne cruda, si no lo clavo me voy para Sevilla.

Voy a hacer un solomillo, lo voy a marcar,

lo voy a complementar con un velo, que pondré abajo, de tomate

y con el queso azul haré una crema. Creo que lo voy a clavar.

No pienso en "me puedo quedar", no puedo pensarlo.

Vamos a hacer un sofritito para acompañar a mi atún,

que es mi producto principal.

(AITANA) ¡Vamos, Sami! Ay, los dedos...

Voy a poner, un poco, de esto, que le dará saborcillo.

En los básicos tenían leche, huevo, harina... Que pueden hilar

alguna guarnición importante y eso les puede ayudar.

A Samira, todavía más, solo tiene seis ingredientes y muy dispares:

algas, pollo, pepino, vino de Oporto, bacalao e hinojo.

Samira lo tiene muy complicado. Lo tiene muy difícil.

El bacalao lo deshidrataría y lo echaría como sazonamiento,

para que se notara lo menos posible.

Huy, los dedos, por favor...

(ALEIX) Dale como si fuera... Dale, dale.

Venga, Sami, bien. -Lo paso mal.

-Lo estás haciendo muy bien.

-Muy bien, aceite caliente. -Huy...

-¿Por qué lo quita? ¿Por qué lo bajo? No, mujer.

¡Cuidado! -Por favor... Qué horror.

Samira se ha quemado la cara con el chisporroteo del aceite.

Tienes que echarlo con cuidado y si no ha secado el pollo

y tenía agua o lo que sea... Hay que tener cuidado.

Dale vida, sartencita, dale vida.

-Tere, cómo huele eso. Tiene un pintón...

-Tiene que pochar.

Es que le molesta la cara, creo.

-Estoy superliada... -Ya, escucha, para, repara

y continúa. -Vale...

-No sé ni qué voy a hacer con esto. -Dale vida...

Para, repara y continúa. Es así la vida, en general.

Teresa que ha sido la más lista de la clase,

había ingredientes que sabía

y no los quiso decir porque sabía que no iban a casar.

Muy lista. Tiene atún, sobrasada,

pimiento, jamón... Es bueno.

Vino blanco... Y lo peor

es el hígado de ternera y atún.

Tere... qué rico, Dios mío, ha hecho el sofrito.

Siempre decimos que el atún es como el cerdo del mar,

el atún el protagonista, texturas de cerdo

que las puedo poner en una medida justa...

Buena idea. Para contar una historia sencilla.

Este tiene que ser mi delantal blanco,

lo que hago es un sofrito sabroso con jamón, sobrasada...

Lleva hígado y, entonces, creo que va a ser un plato

que me permita pasar a la semifinal.

Fácil no se lo vamos a poner...

A mis amigos del balcón.

-¿Qué...? -Digo que fácil no se lo pondré

a mis amigos del balcón.

-¡Dale caña! -Tiene buena pinta.

Qué bien huele, por favor.

(TERESA) Me alegro que estén en la semifinal,

pero prefiriría que estuviéramos Carlos y yo en el balcón, obvio.

Ahora, aquí aún faltan

muchas etapas que quemar.

-Con esto la espuma.

-Ah, mira, mira... no usa el agua, utiliza el hinojo batido

para hacer la espuma de hinojo. -Vale...

-Echa un poco de agua... -Bien, Sami.

-Tú ojito, hoy, a lo que dices. -Sí, sí.

-Carlos me preocupa, no ha terminado ninguna elaboración.

Ha empezado tres y no ha acabado ninguno.

-Yo creo que va dejando cosas prehechas...

-Por ejemplo, si va a hacer un velo...

O lo que quiera que haga con tomate,

¿por qué no lo acaba y se pone con el salmón?

Oye, ¿qué hubieran hecho Marta Verona,

Carlos Maldonado o Miri con los ingredientes

que había en la ruleta de minicampanas misteriosas?

Primero ordenarlos con criterio.

Si queréis descubrirlos y vosotros en casa,

podéis verlo en el canal de YouTube de "MasterChef".

A ver, qué iba a coger, el colador... ¿dónde está?

-¡Vamos! -¡Vamos! ¡Ánimo!

-Vamos, chicos, lo estáis haciendo superbién.

(VALENTÍN) Vamos... venga.

(AITANA) Vamos, Sami.

¿Qué es el agua de Tere? -De albahaca, hará un velito.

-Qué bonito color, además. -Ahora a hervirlo.

-Hola... Pero, bueno, Samira.

¿Cómo vas? Ya sé que de olfato no vas muy bien.

Pepe, no seas malo. Cómo me gusta a mí...

En fin, te vengo a dar una cosita.

Mira qué te traigo. Gracias.

"Cocina de aprovechamiento". Por fin.

Un libro que te propone platos brillantes

realizados con sobras,

más de 70 recetas fáciles y resultonas

que te van a sacar de muchos apuros y te van a permitir

ahorrar en la cesta de la compra sin desperdiciar.

¿Te parece bien? Sí, muchas gracias.

Guárdalo que, ahora, no lo puedes utilizar.

Cuéntale a Elena qué vas a hacer, es el miedo que me da.

Pues voy a hacer una ensalada de mar y montaña...

El ingrediente principal es el pollo,

he hecho... voy a hacer una espuma

con el caldo del bacalao y el hinojo.

Y voy a hacer una crema, también, con hinojo, nata...

-¿Podría probar la crema? -Sí, claro, mira...

Samira, sé que no son fáciles de casar estos ingredientes.

Pero tienes que tenerlo hilado, con gusto,

para que tenga un sentido. Lo voy probando.

Sí... -Está muy bien,

porque además no...

No está fuerte. Sí, por ahí va bien.

Muchas gracias. Ahora...

El resto de ingredientes que tengan un poco de sentido.

Perfecto, muchas gracias. -Suerte.

Suerte, Samira. Gracias.

-¡Vamos, vamos, ritmo!

Tiene que ir más rápida, va muy lenta.

-No quiero que sea muy fino, el otro día...

(AITANA) Le ha quedado un velo superbonito de color,

a mí no me quedaba así, quedaba más claro.

-Mira... quitándole las burbujas, Teresa.

-Ya está... -Se han pirado todas en un plis.

-Es maravilloso.

Tere, tiene un pintón ese color, maja...

-Muy bonito.

-Superverde. -Sí...

Aspirantes, os quedan 30 minutos. Oído.

-¿Y Carlos?

-Ya sé qué está haciendo, Carlos.

-Nata... ¿para qué? -Para echar el queso.

-Cuidado con los dedos, solo tienes cinco.

(SAMIRA) Sí, sí... ya me quemé la cara.

-Bueno, me arde un montón. -Luego me cuentas.

-Venga, venga... charletas ahora. -Venga, Sami.

-Gracias...

Te estoy viendo que estás en casa, tranquilamente, en el sofá mirando

y se te hace la boca agua con los platos de los aspirantes.

Tú también quieres vivir la experiencia "MasterChef".

Ya puedes hacerlo en el Restaurante MasterChef,

encontrarás los platos más famosos elaborados en estas cocinas

y podrás charlar aspirantes que han formado parte

de la historia de este "talent". Tienes más información

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

Hola, Carlos. Buenas, Samantha, encantado.

-Oh, ya estamos con los besos. Cuéntanos...

¿Qué haces? Pues mira, he puesto a macerar

un poco el solomillo, lo sellaré y después lo pasaré por el horno.

Soy especialista en dejar la carne cruda,

hoy la dejaré en su punto. Cierto.

He hecho un velo de tomate, la intención es poner el solomillo

y, después, haré unos cartuchitos con el salmón.

Voy a introducir, estoy montando nata

con el queso azul... voy a darle con una manga en el interior,

pondré las huevas encima y abajo pondré el velo.

La intención es esa. ¿Cómo lo ves?

Lo veo muy suelto, seguro y la idea pinta muy bien.

-Espero que a los jueces les guste, esperemos que sí.

Escucha, ¿cómo se siente uno estando aquí con delantal negro

y viendo a Valentín ahí arriba?

Más fuerte me siento, me lo quiero encontrar en la final.

Te viene bien para practicar. Claro.

Siempre digo que aquí se aprende, allí no.

Y te está animando. Ninguno, pero prefiero

a mi princesa y a la reina que a ellos.

-Es más pelota, Dios mío. -A ver cómo te queda el plato.

A ver cómo te queda. Lo importante es que sea bueno.

Mucho ánimo. Muchas gracias.

-Yo creo que hay una línea tan fina entre ego y competitividad

que no la sabe separar. -No es competitividad gastronómica,

es hundimiento personal.

-Pepe, no te dejo la carne cruda. Eso espero, Carlos.

-¡Vamos, Tere!

-Ay... no sé cómo funciona.

Se lo he explicado 15 millones de veces y es sencillo.

-Va con miedo a todo.

-Vamos... -¡Venga!

Teresa... Hola, Teresa.

-¿Qué tal? -Muy bien, ¿cómo lo llevas?

-Pues ahí lo llevo, me cogéis en momento fondo.

He hecho un fondito con lo que tenía que integrar:

el jamón, la cecina, el hígado...

Y mis verduras y, ahora, quiero reducirlo un poco,

porque mi ingrediente principal

va a ser el atún y quería poner un poquito al lado.

Y, después, hice una gelatina... que quiero poner debajo.

Aprendí ha hacerla el otro día y cuando aprendo algo,

me vengo arriba y quiero probar otra vez.

-¿Puedo probar? -Sí, claro.

A ver si el jugo tiene la complejidad...

Que dices que tiene. ¿Cómo lo ves? Di la verdad.

Puedes decirme la verdad. -Me gusta mucho, es intenso,

pero con el atún va a quedar muy bien.

También me gusta mucho la forma, el corte que le diste al atún...

Me encanta. Bueno... suerte, Teresa.

Suerte. -Gracias y hasta pronto.

-Venga, hombre...

Vamos. -Se colapsa, para no moverse

se lleva la sartén para ella que baja la temperatura.

-Y la quita del fuego, entonces, baja la temperatura.

-Son pequeñas tonterías que multiplicadas por muchas...

-Por mil... es mil más trabajo. -Claro.

-Hija, tendrías que ser cirujana, tú también.

(TERESA RÍE) -Qué precisión, la verdad.

Qué maravilla.

Aspirantes, últimos cinco minutos. Oído, chef.

-Venga, venga, venga los tres.

Me pongo de pie porque me pongo nerviosa.

-Voy a poner el velo este mítico, a ver cómo ha quedado.

-¡Vamos...!

-Queda poco. -Samira, no pierdas ni un minuto.

-Vale... estoy... estoy pensando. -Venga, Sami.

-Piensa moviéndote.

Tendría que tener más claros sus pasos.

-No tiene sangre.

(CARLOS) Me cago en la madre que te trajo.

-¡Uh... no! -Qué tiene en el biberón metido.

-No sé. -Me estoy liando.

-Oh, yo no voy a mirar, miro a Teresiña.

-Ay, Tere, qué bonito. -¿Mola o no mola?

-Estéticamente es bonito... ¡joder!

¡Tere! -Dime, cariño.

-Precioso... de verdad. -Gracias, amiga.

-Mira, el velo de tomate. -No lo ha quemado...

-Están ahí las burbujas, están ahí a tope.

-Estéticamente está bonito, sí. Blanco sobre blanco, no tanto.

Es que es un hacha, la tía.

Es la perfección de... ¿verdad?

Mira ha hecho rollos de salmón con la nata.

-Sí, lleva los rollitos esos, pero... bueno.

-Te gustará más o menos, pero hay un trabajo:

hay un velo, hay cosas... Eh...

-Venga, Sami. -Velocidad, venga.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Venga, muy bien, muy bien! -¡Vamos, vamos!

-Ya lo tenéis. Venga va, Carlos, que ya estás.

-Voy a hacerme un montadito de gelatina.

-Qué bien, Tere. -Luego no puedo probar.

-Muy bien... -¡Está buenísimo!

-Qué serio Carlos. -Normal, último minuto.

-Es que no sé... -Bien, Sami.

La salsita tiene un pinta... -Está muy buena.

-Dejad de darle palique a esta señora, por favor.

-A esta señora... Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

¡Bien los tres! -Y levanto las manos yo.

(SAMIRA) He empezado cocinando sin saber lo que hacer, realmente,

he intentado hacer elaboraciones que no he hecho nunca,

para que el jurado vea, más que nada, mi evolución

y yo estoy contenta.

Aspirantes, ha llegado el momento de la cata; pero, antes,

tenemos que despedir a nuestra invitada,

Elena, muchas gracias por venir.

Un abrazo enorme a tu padre y aquí os esperamos cuando queráis.

Es vuestra casa. Muchas gracias a vosotros,

felicidades a todos por haber llegado hasta aquí.

-Gracias. -Y os deseo mucha suerte.

Hasta pronto a todos, gracias. Vuelve cuando quieras.

Da muchos recuerdos. (TERESA) Me encanta

que siga la tradición familiar

y que haga tan buen equipo con su padre y que aporte ideas

nuevas y frescas, está muy bien.

Teresa, tú serás la primera.

Me gusta que corta el lomo así en chiquitín.

Teresa, cuéntanos, nombre de tu plato.

Creo que le pondré Más Mar que Montaña.

Porque le he dado el protagonismo al atún,

así que he hecho un fondo con el jamón, el hígado

y la sobrasada y las verduras que tenía y, luego,

he hecho una gelatina vegetal que he puesto abajo.

¿Y el fondo? Lo he puesto por encima.

Muy poquito. Sí, por eso es Más Mar que Montaña.

Pero de estética está muy bonito. Sí.

Está fino, sabiendo que no todos los ingredientes que teníais

son fáciles de encajar.

Yo me hincho como un pavo,

cuando veo que has probado el plato que has evolucionado,

la presentación me gusta, has aprovechado los ingredientes...

Tiene un poco de sentido, te has quitado de encima

el hígado como has podido; pero lo has puesto.

Trae la salsa, Teresa. Voy.

Déjame que la pruebe... te ha faltado ligarla.

Me quedó un poco fuerte y le eché un poco de nata para rebajarla.

Es que es otro plato con la salsa, al final,

has tenido un poco de miedo al incorporar una salsa que tiene

un toque suave de la sobrasada, el punto del ibérico...

Al atún no le va nada mal,

no deja de ser lo que pedimos y buen trabajo. Felicidades.

Bueno, Teresa, ¿qué ocurre? El producto principal

está perfectamente respetado, has hecho una gelatina

abajo con las hierbas que tenías que no le va mal,

has sido hábil a la hora de ponerle el justo toque salado

con el jamón y la sobrasada para que no resalte en exceso

y se echaba en falta un poco más de salsa

para que tuviese protagonismo y le diera más gracia.

Aún así, yo creo que está bastante bien el plato, Teresa.

Me gusta ver la evolución, me gusta ver que hay una idea,

un pensamiento, que está todo bien hecho y todo rico,

que todo encaja, has utilizado los ingredientes.

Estoy contenta, Teresa. (TERESA) Nunca se sabe,

todavía falta la valoración de mis compañeros.

Estoy esperanzada, pero hay que esperar.

Samira, el nombre de tu plato.

Ruleta de Mar y Montaña. Ay... la ruleta.

Pues, mira, el pollo lo he puesto como ingrediente principal

y, luego, el bacalao he pensado...

De hacer como... hervirlo y sacar un agua de bacalao

y hacer una espuma con el hinojo,

entonces, es la espuma del centro. Y el pepino...

Lo he aliñado, como en ensalada, y lo he enrollado.

Luego, he puesto el alga...

Pues por encima, la he probado

y me parecía rica así, y es como una ensalada.

Los huesos del pollo... he hecho un fondo

y lo he reducido, también, con el pollo y...

Y lo he puesto ahí, para que tenga más sabor.

Hay que reconocer que, por tu falta de olfato, hija...

Había unos ingredientes complicados de casar.

Hay una estética que se agradece,

porque nunca te habíamos visto un plato tan estético.

Es tan mono como tú.

¡Sí! ¡Gracias! Vamos a probar.

Es un plato... complicadito.

Casar pollo con bacalao, me resulta difícil, créetelo.

Si encima, el bacalao no aparece... me quedo con el pollo.

Si guisamos el pollo y lo guisamos en exceso, además, una pechuga,

se queda una pechuga seca. Yo creo que, a lo mejor,

lo has jugado al revés. Yo hubiese tenido el bacalao,

como producto principal y del pollo hubiese hecho

una salsa reducida

que me serviría de hilo conductor para tener algo.

Aquí hay cosas tiradas encima del plato, es un collage.

Yo creo que tu fallo viene del principio, de la nariz.

Ahí ya... y tenías la suerte de tener menos ingredientes

que el resto, con lo que sería más fácil de casar.

Pero no lo veo... casado esto.

El divorcio absoluto aquí, Samira.

Qué importante es la nariz al cocinar.

La nariz es el propulsor del sabor, sin aroma no hay sabor

y a los cocineros nos ayuda a hacer las mezclas...

De una forma más coherente.

Y no es un mar y monta, se me queda en pollo con pepino.

Aquí tenemos el claro ejemplo de cuando ves un emplatado bonito,

es verdad que te entra por los ojos

y te tiene que sorprender, algo que digas... ¡uf!

Tu plato no sorprende nada, Samira.

Samira, delante de cocinas. Vale, gracias.

(SAMIRA) Ha sido para mí muy estresante esta prueba,

pero es que era muy difícil combinar esos alimentos.

Carlos, nombre del plato. La Ruleta de la Fortuna.

¿Te ha dado fortuna?

Porque te hacía más estratega y estrategia no has utilizado.

Has ido a detectar los ingredientes y te ha dado igual

si el resultado era una combinación imposible

que la tuya imposible no es; pero sí...

Complicada. Muy difícil.

¿Estás contento con el trabajo? El punto de la carne.

¿Bien o mal? Medio.

¿Cómo te gusta a ti? Poco hecha.

Está poco hecha. Hombre...

Nos tienes acostumbrados al crudo, a lo mejor no eres capaz

de diferenciar con el poco hecho.

Aparentemente, está sonrosada, te la compro.

Oye, cuéntame cómo has integrado los ocho ingredientes.

Pues... el salmón ahumado, como tipo sushi,

le he puesto queso y leche,

he hecho el relleno con las huevas de trucha.

¿Te ha dado miedo... hacer esto?

Joder, vaya cambio. Sí, pero... no lo veo.

Yo tampoco lo veo, sigue siendo complicada

la combinación. No ha hecho un plato, son dos.

Sí... has hecho un solomillo con una guarnición

o con una ensalada al lado, es el plato de un avión.

Te lo ponen todo junto, ¿entiendes?

La carne con la guarnición que no casa,

no tiene sentido, pero ahí está.

Yo creo que puede haber dos cosas que no van a funcionar;

pero que, por separado, tiene sentido.

Yo creo que, hoy, lo que pedían era integrar todo en un plato.

Las burbujitas qué son. Le he dado golpecitos...

Hay que estar pendiente en las cocinas,

la semana pasada dimos... Con el soplete.

Dimos un recurso técnico. Con el soplete...

¿Y por qué no lo has hecho? Vamos a probar tus platos.

Tus platos.

El solomillo está muy bien. Sí.

Hemos mejorado, me gusta que mi equipo...

Ya sabes hacer gazpacho, el punto de la carne...

Después de probar, me parece un pequeño acierto

que las dos cosas que haces

casan la salsa de queso y el solomillo, tiene sentido

y, por otro lado, un velo muy fino que no se nota el tomate,

debía ser un poco más grueso con un rollito ñoño

con una salsa de queso también.

Es un compuesto, es un... plato combinado "deluxe" podría ser

Yo creo que todos los ingredientes, analizando lo que tenías,

casan muy bien suprimiendo el solomillo.

Tenías un salmón que funciona con la parte láctea

con el tomate que podrías haber hecho,

hicimos un tartar de tomate

como es un tartar, el tabasco ya va en el tomate,

sería mejor que esos dos platos

que son un primero y un segundo en una misma fuente.

Es lo que tenemos aquí, dos elaboraciones separadas

con muy poco en común y no juegan entre sí.

Ahora sí se puede decir "luces y sombras".

Sí, es un clásico. La verdad es que evolucionas

con el punto de la carne, utilizas técnicas, te atreves

con el velo, te veo que... tiras adelante.

Quieres mejorar, pero... te entra miedo,

llevas el delantal negro y entiendo que era complicado.

Son dos platos que están bien, pero pedía un solo plato.

Así que ya veremos qué pasa. (CARLOS) Me veo con Samira,

creo que estoy al 50 por ciento, según la valoración...

Pero como me vaya me voy a llevar un palo.

Pero un palo grande, porque con la caña que le doy a Samira...

Y que yo me vaya y se quede Samira, para mí sería un palo tremendo.

Pero tremendo.

Aspirantes, la cata ha terminado y hay que deliberar para decidir

quién abandona las cocinas de "MasterChef".

(LOS JUECES DELIBERAN)

O tú o yo, uno de los dos. -Ajá...

-Suerte... suerte.

-Qué estrés la espera...

¿Vamos? Sí, cuando quieras.

Dios mío...

Ahora sí que sí...

Aspirantes, en este reto los protagonistas debían ser dos:

el azar y vuestro olfato.

Ha habido un aspirante que ha descubierto sus ingredientes

se tomó unos minutos para pensar la manera de sacar partido

y el resultado ha sido el mejor plato del reto,

bien resuelto, rico y bien presentado.

Ese aspirante es...

Teresa.

Enhorabuena, porque te conviertes en semifinalista

de "MasterChef VII".

De verdad, por mucho que tengas esperanzas,

hasta que no lo verbalizan,

hasta que no lo dicen, uno no está seguro.

No es que yo no crea en mí, soy muy fan de mí misma;

pero es que no daba un duro por estar en la semifinal,

estoy feliz, feliz, feliz.

Carlos, Samira, vosotros dos

no habéis conseguido brillar como Teresa,

tenemos que deciros que en ambos casos

nos ha sorprendido y nos ha gustado mucho vuestra manera de emplatar,

así que felicidades a los dos. (AMBOS) Gracias.

Pero en uno de los platos, vemos más defectos que en el otro.

Dios... qué nervios, tío.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Samira.

Carlos, has estado a punto

de quedarte a las puertas de la semifinal,

puedes subir a la galería. Gracias.

Adelante...

(CARLOS) Madre mía, qué alivio,

he llegado a la semifinal de "MasterChef"

y me ha costado sudor, pero sudor de sangre.

Esperemos poder culminarlo...

De buena manera, yo siempre digo que a quien mucho zurran,

tiene su recompensa.

Bueno, Samira, tranquilízate que has llegado muy lejos, mujer.

Si... me da mucha pena... Empezaste seis semanas más tarde

que los compañeros. Sí.

Y has llegado... a un pasito de la semifinal.

¿Qué te ha pasado en este reto? Me he puesto muy tensa

y por dentro decía: "Ya verás como no acierto nada".

Estaba muy negativa y... bueno,

he intentado hacerlo lo mejor que he podido.

¿Cuál es el momento más emocionante que has vivido en estas cocinas?

Pues el más fue cuando entré a las cocinas de "MasterChef"

que no me lo esperaba, es que... fue impensable para mí.

Y, bueno, las patatas soufflé se me han quedado en mi mente y...

Estoy superorgullosa.

Bueno, yo creo que todos estamos muy orgullosos de que estuvieras

con nosotros en el programa y yo, especialmente, de ser

tu mentor y espero que sigas cocinando mucho.

Sí, lo haré, siempre cocino, me encanta.

-Qué bueno es Pepe, bonachón. -Es más mono.

Y mirando a la galería...

¿quién es el próximo ganador de "MasterChef"?

Es difícil, porque creo que hay mucho nivel,

pero mi ganadora es Aitana, porque es...

La que tiene el completo. Me vas a hacer llorar al final.

Y, luego, pues Aleix también se lo merece mucho.

Porque también le encanta la cocina,

siempre practica y estudia.

Y... Valentín, también, sería un buen ganador.

Samira, oyéndote hablar de Aitana, me recuerda

cuando entraste al programa defendiendo a Aitana

cuando Carlos la llamó "mantis religiosa".

Desde el primer día nos llevamos muy bien.

-Y conmigo muy mal. A Carlos no lo ves ganador.

Realmente, en tema de cocina creo que se defiende bien;

pero pienso que tiene que haber una balanza,

hay cocineros más agradables y menos agradables, es una balanza.

No está entre los agradables. No.

En la cocina tiene que haber buen rollo.

Y... Teresa... no he dicho nada de ella, creo que también.

Es muy ordenada, cocina muy bien, piensa mucho y no parece...

(Risas generales)

Bueno, Samira, llega el momento de abandonar las cocinas...

Deja, por favor, tu delantal encima de la mesa.

(EMOCIONADA) Qué pena... Gracias, Samira.

(Aplausos)

(TERESA) ¡Venga, Samira!

(SAMIRA) He besado el delantal porque "MasterChef" para mí

es un sueño que, ojalá, nunca acabara.

Algún día le contaré a mi hija todo esto de "MasterChef"

y le explicaré mi paso por aquí, todas las sensaciones,

le inculcaré que, en la vida, nunca hay que rendirse.

-¿Estás bien? -Sí, pero me da penita.

Cinco de los 16 aspirantes que han participado

en esta edición continúan

en su lucha por ser el próximo ganador.

La semana que viene será decisiva y tendrán que pelear

con uñas y dientes por conseguir una de las plazas para la final.

Nosotros volvemos en una semana, mientras ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

Señores, hay en juego un puesto en la final y no sale gratis.

Ya podéis correr.

(ALEIX) Apretemos el culo un poco más, ¿eh?

(AITANA) ¡Nos jugamos la final, Dios!

-No puedo hacer 40 elaboraciones a la vez.

No empieces a hacer todo torcido y mal, es el programa 12.

(ALEIX) Estas setas van salteadas y se añaden al guiso.

-No estoy de acuerdo, lo haré distinto.

Si no, no tiene sabor, lo deberías saber.

Por primera vez, vais a replicarlo sin verlo ni probarlo.

Jolín... se me rompen todas, ¿qué me pasa hoy?

Fíjate lo que hace en la sartén. ¡Guau, guau!

-Está siendo la peor prueba. Ni técnica

ni gusto ni sabor... es algo desastroso.

No, está claro que no lo he entendido.

El plato no tiene ningún defecto que te pueda valorar.

Muchas gracias. Es una maravilla.

El pasaporte para el paso a una final.

El resultado es... "chapeau".

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es..

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 11

MasterChef 7 - Programa 11

11 jun 2019

Las cocinas de ‘MasterChef’ llevan casi tres meses encendidas y es hora de que los aspirantes recarguen energías para afrontar la recta final. En la primera prueba de la noche, viven uno de los momentos más emotivos: el ansiado reencuentro con sus familiares. Juntos reinterpretan sus postres favoritos en 75 minutos. Milhojas de merengue, tarta Sacher o roscón serán algunos de los dulces que preparan en este emotivo reencuentro. En la Clínica Dermatológica Internacional de Madrid aprenden a cuidar la piel a través de la alimentación. En la prueba de eliminación, se enfrentan a una ruleta con 30 campanas.

ver más sobre "MasterChef 7 - Programa 11" ver menos sobre "MasterChef 7 - Programa 11"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 183 programas de MasterChef 7

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. raquel

    por que no se puede ver el programa 11??

    pasado miércoles
  2. Lachelito

    Que pasa? No sabéis que Valencia no es catalana? Aquí no son típicos ni las colmenillas ni los canelones, ni el fricandó, de la crema catalana ni hablamos. Os recuerdo que aquí tenemos una de las mejores huertas de España, todo tipo de pescado y mariscos, anguilas, clochinas, y por si se os ha olvidado, los postres típicos valencianos son entre otrosla calabaza asada, el arrop i tallaetes, el arnadi, el helado de leche merengada y la horchata. Muchos valencianos nos hemos sentido profundamente ofendidos. Ha sido una falta de respeto imperdonable .

    pasado miércoles
  3. Noelia

    Que poca vergüenza. Porqué se hace un menú catalán en Valencia? Nunca se han cocinado platos típicos de fuera de la región que se visita. Y que casualidad que le toca a Valencia. Que pasa, que en Valencia no tenemos platos tradicionales? Ya nos meten a los catalanes hasta en la sopa. Esto es indecente

    pasado miércoles
  4. Rafa

    En valencia y hacer un menu catalan??? No se os cae la cara de verguenza.

    18 jun 2019
  5. Martha Vargas

    Carlos no tiene humildad y no sabe de competitividad, envenena al equipo. Ha hecho cosas que él mismo jurado ni se entera, y no lo critican como debiera ser. Debería ya salir de programa.

    15 jun 2019
  6. Fernando Rodríguez vicente

    En la ultima prueba cuantos platos pedía uno o dos? Entonces porque no echaron a carlos? Aparte de que el es una persona súper hipócrita e inhumano que no sabe jugar limpio si no que tira fastidiar y engañar sin decir lo mentiroso que es siempre que puede. Carlos no puede ganar Masterchef ni de coña

    15 jun 2019
  7. Maria de Bouzon

    A Carlos debería eliminarlo por mala persona

    14 jun 2019
  8. Rocío

    No se puede ver el programa 11 !!

    12 jun 2019
  9. Javier D

    ¿Por qué cuentan el final del episodio en los clips?

    12 jun 2019