Malaka La 1

Malaka

Lunes a las 22.40 horas

Malaka
Lunes a las 22.40 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5403836
No recomendado para menores de 16 años Malaka - Capítulo 6: Alquimia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Qué gilipollas.

Pelopo, ahora.

(Mensaje)

¡Quieto! ¡Manos arriba!

-La pescadita pega duro, ¿eh?

Pero ha mordido el anzuelo hasta el fondo.

Hija de puta.

Y digo yo que entraron, cogieron los ladrillos y se fueron.

¿Cómo se te ocurre abrir la puerta con el chocolate en la mesa?

Oro. Una mijilla rebajado,

pero ¿sabes la pasta que le podemos sacar?

¿Quién te ha vendido esto?

Tu coleguita, el gaditano ese.

(MEGAFONÍA) Vehículo oficial, parque móvil del Ayuntamiento

asignado a Irene Casares. Concejalía de Urbanismo."

Nacional 340. El faro La cala de mi hija.

Estoy buscando a mi sobrino. Se llama Yunes.

-¿Qué quieres que haga?

-Hablar con el Gato. Él controla. Monzón tiene que saber algo.

¿Te interesa un naranjito o no?

-Lo hablo con Nabil.

-Qué putada, ser siempre un segundón, ¿eh?

-Si le vas a dar un recado a Monzón, sé cómo hacer para que le llegue

alto y claro.

(GRITA) -¡Socorro!

¿Y qué hay del propietario de la mansión de la costa?

La persona que está detrás de la producción, la distribución

y la venta del oro es Germán Castañeda.

Y esto podría estar relacionado con el asesinato de Noelia;

así que, le toca elegir: o ponerse la medalla

por la incautación del alijo o dejar que actúe la jueza

y queda usted como un incompetente.

Lo único que necesito saber es cómo llegó hasta la droga

y quién le dio la dirección.

¡Una puta rata!

(Risas)

(Risas)

(Risas)

(Risas)

(RESPIRA AGITADAMENTE)

(Música)

(Sirena)

# A enemigo que huye

# puente de plata,

# puente de plata.

# A enemigo que huye

# puente de plata,

# puente de plata. #

A veces parece que no hay salida.

Cuando estábamos en las pateras uno de los hombres se volvió loco

y se tiró al mar para beber agua salada.

-¿Y tú qué hacías?

Mirar dentro de mí y buscar algo que me ayudara a vivir.

-Ya. Pero ¿para beber?

-Anda, ven.

-¿En serio?

Que yo no creo ni en la Virgen.

¿Me voy a poner a mirar para la Meca?

-La Meca está en esa dirección.

Y no se trata de rezar, Perico,

sino de cerrar los ojos y escuchar tu corazón.

Y, de paso, estiras la espalda, que es bueno.

Prueba.

-Es el niño de Darío, ¿no?

-Sí.

-¿Con quién estará?

-No tengo ni idea.

¡Miki!

No sabemos qué hacer, Gato. Nos tiene fritos.

¿Tan grave es? Son las 08:00 de la mañana.

(Música)

# Tire donde tire siempre gano.

# Me rebusco # y encuentro la humildad

# que pierdo.

# Canta el cora... #

¿No veas, no?

Lleva así una hora.

Cada vez que le pedimos que baje, nos enseña la placa

y nos obliga a poner la puta canción otra vez.

¿Qué coño hago?

Corta la música.

# Me rebusco # y encuentro la humildad

# que pierdo. #

(Cesa la música)

(CHISTA)

Otra vez.

Venga, vamos.

# Huyo hacia el amor. #

Anda, que...

(Claxon)

No vayas a echar la pota, por favor, aquí, en el coche.

No veas la peste. Sí, estás bien. Estás divina, ¿no?

Hazme caso.

Verás... Verás como vomites, ¿eh?

Yo te tengo que contar una cosa de Castañeda.

Ya lo sé.

Que te has ido de la lengua y lo han detenido.

Eres gilipollas.

Uh, uh.

Para, para, para, para.

No, no, no, no. No se te vaya a ocurrir.

Para, para.

Haz el favor, chiquilla.

¿Ya vas sola o te arropo?

Ya me arropo yo.

Bueno.

Oye, gracias.

Gracias a ti.

Perico.

¡Blanca!

¡Eh!

Hola.

Eh...

¿Cómo estás?

¿Tú qué haces aquí?

He... He venido a verte. Bueno, hemos venido a verte.

Yo soy Darío, el compañero de Blanca.

Hola. Yo soy Andrés, su pareja.

Eh...

Veo que no es un buen momento,

así que, me cojo una habitación para mí y para el niño y ya está.

No, Andrés, no.

Te quedas en mi habitación.

Es igual.

Es igual.

Por favor.

Bueno.

Sube tú y... Y descansa. Ahora voy.

Venga.

Voy.

(RESOPLA)

Yo, para mí, que el niño...

Sí.

Sí.

Nos encontramos ahora mismo

en la cárcel de Alhaurín de la Torre,

porque se va a producir el ingreso inminente

del empresario Germán Castañeda, tras haber sido detenido

por agentes de la Policía Nacional al haberse registrado

un local de su propiedad donde se hallaron una plantación

de cannabis y un laboratorio clandestino.

¡Castañeda!

-¡Castañeda!

-¡Castañeda, por favor! ¡Castañeda!

-¡Castañeda!

-¡Castañeda!

-¡Castañeda!

-¡Castañeda, por favor!

-¡Castañeda!

-¡Vaya potra que tienes, cabrón!

A saber cómo te habrás camelado tú a los del Rico.

Ahora, que en dos meses te veo de vuelta. Eso te lo digo yo.

-Ni de coña, Gutiérrez. Te recuerdo que soy un hombre nuevo.

-¡Escucha! ¡Mira el fino!

-¡Qué alegría de verte!

-¡Vente, vente para arriba!

-¡Ven, ven, ven, ven!

(Gritos)

Uh.

Tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez.

Señores, creo que salimos a 3.000 por barba.

-¡Olé! -¡Eso se merece un puto brindis!

-Yo no bebo.

-Bueno, pero ¿puedes brindar, no?

¿O tampoco te deja Mahoma?

-Tío, toma.

-La peña guapa. ¡Olé!

-Vamos ahí.

-Suizo, cómo eres, hijo.

A ver qué te dura la guita.

-Me voy a comprar un peluco como la cabeza de un niño chico.

-Yo me voy a gastar hasta el último euro

para encontrar a mi sobrino.

Eso no pagará ni para encontrarlo.

-A ver. Sí, lo que tenemos que hacer ahora

es centrarnos en volver a buscar oro.

¿Vale?

En eso nos vamos a centrar, señores.

-Jefe, te buscan.

-Ahora no. Encárgate tú.

¡Jesusito!

¡Sal pa' fuera!

Que te juro que la vamos a liar, ¿eh?

Anda, ven acá pa' acá.

Me cago en mi puta vida.

¡Venga, hombre!

¡Hombre, Tota!

¿Qué se te ofrece?

Eso mismo digo yo.

Por lo visto, lo estás petando con ese naranjito, ¿no?

¿Y a mí,

qué es lo que se me ofrece?

Tota, te doy mi palabra de que yo...

Tu palabra vale menos que una puta en Cuaresma, nene.

O me das mi tajada

o te juro que te echo encima al Gato.

Muy bien.

Ya está.

Vamos.

(Música)

Ya sabía yo que esto tan bonito no podía ser.

Me cago en Dios...

-Señores, que le tenemos que untar a Tota.

-Lo justo es que le saques a él.

-Eh, un mojón para ti.

-Suizo,

la gorda es tu hermana;

así que, tú te la comes.

En eso estoy con Rachid.

O eso, o te enfrentas a ella de una puta vez.

Lo que me imaginaba.

(Teléfono)

-Adiós.

-Hasta luego.

Buenos días.

Vaya, vaya, vaya, Gámez.

Dichosos los ojos.

Lo siento, tenía un asunto personal.

¿Dónde, en una despedida de soltera?

Tengo noticias sobre Noelia.

Creo que era ella quien estaba detrás del oro.

Y, muy probablemente, Castañeda no tenga ni idea;

así que, su detención, sinceramente, me parece

una cagada.

Una cagada es ir a hablar con la jueza a mis espaldas,

involucrar al desgraciado de Romero en una investigación policial

y, básicamente, hacer lo que te sale del coño.

Eso es una cagada, Gámez.

Arjona, a mi despacho.

(SUSPIRA)

¿Desde cuándo tiene esta mierda?

Aquí no hay nada que me comprometa.

Ahí hay de sobra para suspenderte en funciones.

Lo sabes.

Además, tendrá que ser un juez quien lo decida.

O sea,

que yo le entrego a Castañeda en bandeja

y usted, a cambio, me da por culo.

(SUSPIRA)

Te voy a decir una cosa,

a partir de ahora, Gato,

ten cuidado por los callejones.

¿Qué tal?

¿Qué pasa?

¿Qué es esto?

Estaba en la estatua con el dinero.

Es de Noelia.

¿Y por qué lo tienes tú?

Se conoce que se me ha olvidado catalogarlo.

Y tenías razón,

la niña estaba detrás de todo el tinglado.

Confío en que lo descubras tú sola.

¿Cómo?

Sarabia me ha quitado la placa y la pistola.

Y no me la va a devolver.

María,

por favor, llámame en cuanto oigas esto.

Voy a arreglarlo todo, ¿vale?

Luego te llamo.

Gitana, le dice usted a su hijo que se ande con cuidadito,

que sé dónde vive.

(TV) "Me tienes que decir el nombre del portador del anillo.

El que lleva el a..."

(Murmullos)

Tú, si te vas a chutar, aquí no es. Es al final, a la izquierda.

-¿Mercedes Pacheco?

-Mi Jesús no está.

-Que no, hombre, que no, que soy amigo de su hijo.

-¿De verdad?

-Sí, de verdad.

-¿De verdad?

-De verdad, señora. -Oy, qué alegría más grande.

Qué alegría más grande.

Ay, Dios mío. ¿Cómo está mi niño?

-Está bien.

En Málaga, luchando como un campeón.

-Ah.

-Me pidió que viniera a echar un ojo,

a ver si les faltaba a ustedes algo.

-¿Algo, hijo, algo?

Ya ves, lo que me falta es ponerle a los niños

un palillo de dientes en la boca, para que parezca que han comido.

Algo.

-De hecho, me dijo que le diera esto, señora.

De su parte.

-Gracias.

Que Dios te bendiga, hijo. Muchas gracias.

-Tome.

Esto, de la mía.

-¿Cómo te llamas, hijo?

-David. -David.

Por favor, dale un beso muy grande a mi niño de mi parte.

Y, por favor, dile que estamos muy bien.

-Yo se lo digo, señora.

-Gracias.

-De su parte.

-Gracias.

Ve con Dios, hijo.

Así están las cosas.

Sarabia ya se ha cargado a Darío.

Y, ese, como se entere de que estoy aquí contigo,

me empapela a mí también.

Te lo dije, Sarabia es un hijo de la gran puta.

Pues la única opción que tengo ahora

es demostrar

quién era realmente Noelia

y, luego, por supuesto, encontrar a su asesino.

¿Cuento contigo?

Mala racha, ¿eh?

Bienvenido al club.

Quino.

¡Quino! Tienes dos opciones:

Una es quedarte aquí,

en tu mierda,

lamentándote;

y la otra es resolver el caso.

Y ya de paso le van a dar por culo a Sarabia.

Todo apunta a que este móvil era de Noelia.

Y aquí hay dos números, uno de Pascual Moyano,

que sabemos que no la mató...

¿Y el otro?

Pues esa es la cuestión.

Hay que averiguar quién es el titular de la otra línea.

Trae para acá el móvil.

(Teléfono)

¿Sí?

Verá, me llamo Wilson Romero.

Le llamo del Departamento Comercial de Phone Phone

y le llamo para informarle que vamos a obsequiarle

con un terminal completamente gratis,

a cambio de que nos proporcione sus datos personales.

¿Con quién tengo el gusto de hablar?

¿Es la Policía?

No, ya le digo que le llamo del departamento comercial

de Phone Phone para in...

No hace falta que finja, Wilson.

Mi nombre es Francisco Zurita.

Les estoy esperando.

¡Hola, compi! ¿Qué pasa?

¿No te acuerdas de mí o qué?

-La verdad es que no.

-Normal, porque no nos conocemos.

José María Gallardo,

el Bubu.

Eso es. Qué grande el tío.

Dicen por aquí que estás forrado.

-Escucha, Bubu, ¿qué es lo que quieres?

-Nada, hombre.

Yo estoy aquí para lo que tú me pidas.

-Pues te voy a pedir una cosa:

Largo de aquí, anda.

Déjame tranquilo.

-¿Tú qué coño haces aquí, eh?

-Nada, cojones, darle la bienvenida aquí, al amigo.

-Castañeda, tienes visita.

No me mire así, que yo no lo he metido aquí.

Me pareció verte con tu comisario arramblando mi casa.

Es una historia muy larga y mi situación ha cambiado.

Mucho.

Yo también pensaba que controlaba a Sarabia y me la ha clavado.

¿Vienes a pedir o a ofrecer?

La vida aquí se puede complicar un poquillo, ¿eh?

Yo tengo buenos amigos.

O sea, protección a cambio de...

Información.

El típico pendrive lleno de mierda

para hundirle la carrera a nuestro enemigo común.

Paso. No voy a estar aquí mucho tiempo.

Habéis detenido al hombre equivocado.

A lo mejor,

pero hasta que lo demuestre puede pasar un tiempo,

y Sarabia sabe cómo alargarlo.

Mire usted,

esto puede ser muy sencillito, muy llevadero,

o se puede convertir en un infierno.

Yo vivo en uno desde que mataron a mi hija.

(Puerta)

¿Qué pasa?

Hay que despedirse, hermano.

(Puerta)

-Eh, tenéis media hora.

No me jodáis.

-Saca eso, anda.

-"Illo", ¿qué pasa, figura?

Hombre, Marchena, ¿qué? Aquí, en un follón.

Pues, nada, yo, aquí, a traer al pieza este.

Ya veo.

Oye, justo esta mañana he visto a tu niño en la playa.

¿Qué se ha hecho, Mohamed, o qué?

¿Qué estás hablando, Marchena?

Igual la cago, pero lo he visto de rodillas rezando

con un negro. Te lo juro.

Hemos estado a punto de acercarnos, pero tampoco había motivos.

Si quieres le apretamos las tuercas al moreno.

No hace falta. Ya me encargo yo. Gracias, tío. Venga.

Francisco Zurita Busto. 31 años.

Ingeniero Agrónomo, sin antecedentes,

natural de Antequera y residió en Berlín durante varios años.

Volvió a instalarse aquí, en Málaga, hace seis meses.

"El cirio vuelve a brillar".

¿Eso qué significa?

Eso es lo que estaba escrito en una postal que le mandó

a Noelia desde Berlín.

Vamos para allá.

(Telefonillo)

(Telefonillo)

Adelante.

(SUSPIRA) Bueno.

Buenos días.

Hola. Buenas.

¿Francisco Zurita?

Sí. Inspectora Gámez.

Mucho gusto.

Y... Wilson Romero, supongo.

Eh... Venimos a hablar con usted sobre Noelia Castañeda.

Les agradezco mucho la rapidez, ¿eh?

La verdad.

Es casi un alivio.

Podía haber llamado usted a la Policía o haberse entregado

directamente, ¿no?

¿Por qué?

Yo no la maté.

¿Qué relación tenía usted con Noelia?

Pues éramos amigos.

La conocí el año pasado

en Berlín, en una conferencia sobre biotécnica.

Noelia buscaba a alguien que le ayudara a materializar

su idea.

Que consistía...

Pues en la creación de un cánnabis especial

mediante el cruce de una selección de plantas psicoactivas

alteradas genéticamente.

O sea, que...

Usted es el creador del famoso oro.

Acompáñenme.

Miren,

este es un maíz común, con sus limitaciones naturales,

y este es su hijo,

que ha sido modificado genéticamente para que pueda crecer en el Sáhara.

Mi trabajo es, simplemente, pues hacer que cada generación

supere a la anterior.

Vamos, que el hijo sea más fuerte que el padre.

Más resistencia, pues...

Mejor para el mundo, ¿no?

Hay un chaval en el hospital con parálisis cerebral

por culpa de tu mierda de droga,

así que,

borra esa sonrisa de tu cara.

Vamos a ver, un momento, no pueden acusarme de esa manera

sin pruebas. Y si yo les he invitado a mi casa

es porque quiero ayudarles, para que cojan a la persona

que mató a Noe.

¿Qué es esto?

Su amiga.

¿Sabe quién le ha podido hacer eso?

¿Les importa si salimos, por favor?

Coño, Poyato.

-¿Te estás comiendo a los delincuentes

del Campo de Gibraltar o qué?

-Vamos, que tú en Málaga estarás a ensaladita.

-Hijo de puta.

-¿Qué pasa, tío?

Te digo dónde está la madre de ese cabrón

para que le des un susto y por poco acabas dándole dinero.

-No he querido meterme con la familia, tío.

-Quien te ha visto y quien te ve.

Te estás ablandando, ¿eh?

Venga, vamos.

-Bueno, ¿qué?

¿Se te ocurre alguna manera de agarrar a este hijo puta

por los cojones?

-Pues sí, tengo algo que te va a gustar,

pero primero mira esto.

Te presento a la pequeña Débora.

Mi novia.

-¿Y quién pollas es esta petarda?

-Mira que eres tonto, Manzano.

Es un perfil falso.

Es una que nos hemos inventado para usarla de cebo con los malos.

-Vale, vale, ya sé cómo va. ¿Y funciona?

-Tela. Caen como moscas. -Ajá.

-No veas cómo se ponen a largar para intentar ligarse a la Debo.

El otro día

se ligó a este:

Sebastián Urenda. -Ajá.

-Otro perla bueno.

No muy listo, pero psicópata como él solo.

Está loquito con la Debo

y, claro, se le fue la olla y empezó a fardar

de haber hecho un viajecito a Málaga

para darle matarile a uno.

-¿No jodas? -Sí.

-Él es.

-¡Hostia! La peña está fatal. -Sí.

¿No ves?

¿Eso es lo que creo que es?

¡Es una polla! -Sí, tío.

Que se vino arriba el notas

y me mandó una foto... Bueno, a mí, no; a la Debo.

-Está cortada. -¿Qué coño va a estar cortada?

La tiene así de chica.

-Pero ¿esto tiene algo que ver con lo que te estoy pidiendo?

-Que he pensado que a lo mejor te interesa

que la Debo quede para tomar café con el amigo Urenda.

-¡Olé!

Esta sí que es buena, Poyatico.

Hola.

(Música)

Hola, Darío. ¿Qué tal?

Buscándote estoy.

Ojú.

¿Ha pasado algo?

Dímelo tú.

Mira,

cuando Perico tenía ocho años le daba 20 toques a una de esta,

cuando tenía 10, le daba 100

y, cuando tenía 14, se iba de la casa al colegio

dándole pataditas. Y en el recreo se comía la naranja.

¿Tú sabías esto?

¿Tú qué vas a saber?

En cambio, ahora, como soy yo el que no se entera de nada...

Como prefiere hablar contigo...

Yo solo soy su amigo.

¿Su amigo, vas a decir?

Pues, mira, amigo,

a ver qué es lo que le pasa al niño, ¿eh?

¿Qué pasa, Salo tiene razón?

¿O qué, está presionado con la prueba?

¿Qué le pasa?

A Perico lo que le pasa es que se siente solo,

que necesita a su padre.

Mira,

su padre está más cerca de lo que tú te crees. ¿Ves?

Y una cosa te voy a decir,

que sea la última vez que te lo llevas a la playa

a rezar.

Y yo te voy a pedir por favor

que no le vuelvas a pegar.

Pasen por aquí.

¿Ven ese escaramujo?

Pues como ese escaramujo, yo sé lo que es crecer

en terreno hostil.

¿Se imaginan qué es ser gordo, amanerado y con acné

en un pueblucho de mierda?

Lo que entiendo es que a usted le gustan los retos

y que Noelia era de su misma especie.

Ella tampoco creció en el mejor jardín, precisamente.

Por eso congeniaron tan bien, ¿verdad?

Bueno...

Sí, a ver, ella...

En el fondo, cuando ella me contó

su idea, a mí me pareció un completo disparate, la verdad.

O sea, todo lo que es la web, los bombones con las claves

y el sistema de caletas...

Es increíble.

Pero es que al final logró que todo funcionara.

Bueno, relativamente. Le costó la vida.

¿Y cuándo fue la última vez que la vio?

Pues la última vez que hablé con ella fue por teléfono,

pero la última vez que la vi fue hace un par de semanas

en una de las fiestas de la mansión de su padre.

¿Ella iba a esas fiestas?

No, a ver.. Sí, ella se coló un par de veces

y allí repartió muestras del hachís

entre lo mejorcito de Málaga, ¿sabes?

Y allí es donde ella comenzó

todo el negocio.

Yo le dije que era peligroso, pero con ella era imposible.

Peligroso, ¿por qué?

Pues, porque, no sé, ese sitio no...

El ambiente a mí no me gustaba, la verdad...

No sé, gente turbia, ¿sabes?

Había mucha "scort".

No sé, los guardias de seguridad me daban miedo, la verdad.

Y una pregunta, eh...

¿Qué fue de lo que hablaron por teléfono?

Pues de todo un poco.

No sé, ella me dijo que...

Que el negocio estaba yendo bien,

que había empezado a nadar por las tardes...

Ay, sí.

Que tuvo un accidente tontísimo con...

Con el patinete,

de estos eléctricos.

También me dijo que... Que no me preocupara,

que lo tenía todo controlado.

Y lo último que...

Que supe y que vi de ella fue...

La noticia en el periódico.

¿Y por qué cree que hizo todo esto?

Una vez me contó

que había sacado la cuenta de lo que su padre

había invertido en ella en sus 22 años de vida

y a mí me dijo que no iba a parar hasta devolverle a su padre

hasta el último céntimo.

(Golpe)

Me duele ya la boca de decirlo, cojones.

Yo no he estado en Málaga en mi vida ni conozco a ningún Jesús Pacheco.

-Mira que podemos estar aquí todo el día, ¿eh?

-Por mí, de puta madre, gordinflón. Yo no he quedado con nadie.

-Poyato,

este tío la tendrá pequeña, pero tiene los cojones bien puestos.

Así no le vamos a hacer hablar.

(SE QUEJA)

Ven aquí un momento.

Vamos a tener que hacerle la perforadora mexicana.

-¿Eso qué es lo que es?

Suena muy bestia, ¿no?

-Pues sí.

Tengo un video

de un compañero que tiene un contacto

en la DEA.

Es de un narco que le gustaba grabar tortura.

(Gritos)

(Gritos)

-¡Hostia! ¿Qué le está untando, miel en los...?

-Miel. Y ahora le ponen un saco con una...

-La madre que...

Pero ¿qué es lo que tiene el saco dentro?

¿Qué es lo que se mueve?

-Imagínatelo.

(SE QUEJA)

-No. ¿Cómo le vamos a hacer eso a esta criatura?

-No nos está dejando otra opción.

(BALBUCEA)

(Gritos)

(BALBUCEA)

-¿Se te ha refrescado ya la memoria?

-A lo mejor he estado en Málaga una vez por el puto Fali.

-Al video. Y que se te entienda.

-Hola. Fui para Málaga, porque el Fali este...

-Ah.

-Bueno, le he hecho un trabajito fino.

Pero que no, que no fue idea mía. Jesús, el malo, me hizo el encargo.

-Jesús, ¿quién? El nombre completo.

-Jesús Pacheco, hostia. -Ahí va. Clarito.

-Eso y "que no bebas más agua", me dijo.

Ya ves tú, para 500 euros de mierda que me pagó el hijo de la gran puta.

(Mensaje)

-¿Crees que es posible que la matara él?

No.

No tenemos ninguna pista que apunte en esa dirección.

Lo que sí estamos seguros es que Castañeda

no sabía nada del oro.

Es inocente.

Aquí no hay nadie inocente, Gámez.

Este capullo se va a ir de rositas gracias a su apellido.

El señorito es intocable.

Lo sabe perfectamente.

Bueno, termina de contarme cómo vendían el oro,

que tengo a los buitres pelando.

Perdona, no estaba en Málaga.

¿La has traído?

Toma. Con el número de serie limado.

Perfecto.

Vamos al lío.

Gato,

se dice que ya no eres pestañí.

Ya me han suspendido otras veces.

Se dice que esta es la buena.

Por ahí es que se dicen muchas cosas, Tota.

Ya ves.

Señores, vamos a hacer el favor de ir al tema, ¿eh?

Muerde el rollo, Suizo.

Quien te ha visto y quien te ve.

Sí, vamos al tema, que tengo muchas cositas que hacer.

¿Para qué me habéis llamado?

Queremos el oro.

¡Hombre!

Ahora sí que estamos todos, ¿no?

Te vas tú a comisaría y te lo llevas, listo.

Para eso te tenemos a ti.

Ya, pero como ya no soy Policía...

Tú sabes dónde está la droga y por qué camino lo llevan.

Fíjate el Rachid, oye.

¿Qué pasa, que tú das las órdenes ahora o qué?

Eso habrá que preguntárselo a Nabil, ¿no?

Menudo palo queremos dar.

Aquí me parece que nos hemos vuelto todos un poquito ambiciosos.

La recompensa merece el riesgo.

Además, tú ya no tienes nada que perder, ¿no?

Ni nada que ganar.

Si sale mal me voy al talego. ¿Y si sale bien?

Pues te llevas tu parte.

Tú no te estás enterando, Suizo.

Suponte que me interesa.

¿Por qué lo voy a hacer con ustedes?

¿Por qué no con los rusos, eh? O con los nigerianos.

Porque nosotros sabemos dónde viva la Salo.

Y porque tú quieres que tu Perico

siga teniendo las dos rodillas para que siga jugando al fútbol,

¿verdad?

"Ea".

Todos de acuerdo.

Vete preparándolo.

Y cuando saques la mandanga, nos avisas.

Andando.

Pacheco, una cosita.

(CHISTA)

Eh, eh, eh, eh.

Eso es.

Abre la puta boca, abre la boca. Eso es.

Eso es.

Como le vuelvas a dar droga a mi hijo,

te reviento la cabeza.

¿Me estás escuchando?

¿Que si me estás escuchando?

Ahora sí que ha terminado la reunión.

Estamos hablando, ni más ni menos, de una sustancia muy potente

y peligrosa, cuya última remesa hemos incautado,

antes de ser distribuida, evitando así que llegue

a las calles de Málaga.

Por todo ello, me siento especialmente orgulloso

de haber dirigido...

Hijo de puta.

Esta gran operación policial.

Muchísimas gracias.

No veas eso,

que te envenenas.

¿Ha dicho algo de Los tres fantásticos?

Nada.

La niña pija, el excéntrico y el hombre de campo.

(SUSPIRA)

¿A ti no te parece raro?

Hace unos años en el Puerto de Málaga

abrieron una tintorera en canal.

¿Sabes lo que encontraron dentro?

Un mono.

Un mono verde de Guinea: "Cirtepitecus".

¿Moraleja?

Que más raro es el mar

y ahí está.

Ese tampoco te lleva a casa.

No.

¿Y si mañana es tarde?

(SUSPIRA)

No lo quiero ni pensar.

Claro que sí.

Pero ¿cómo no me he dado cuenta antes?

(SUSPIRA)

¿Se puede saber qué haces aquí, eh? ¿Qué has venido, sola?

Tengo Ayuda aquí al lado.

Y ya soy bastante mayorcita.

Bastante mayorcita, anda que...

Entra, cariño.

No, no, tengo un montón de deberes.

Entra. Solo venía a ver cómo estabas.

Siéntate. Por si te había pasado algo...

(Música)

Puto Gato, colega,

que lo tenemos pillado por las pelotas

y nos sigue tratando como a escoria.

Ahora, lo de la pistolita me lo paga, os lo juro.

-Pero el Monzón es mío.

¿Qué pasa, que vosotros no tenéis casa o qué?

Venga, "jopo".

Venga, Tota.

Y, tú, tira para adentro ya.

Yo tiraré para adentro cuando me salga de los cojones a mí.

¿Qué has dicho?

Vamos a ver,

he dicho que la música la quito, vale.

(Cesa la música)

Pero mis colegas y yo estamos hablando

y no hemos terminado.

Niñatos de mierda...

Chiquillo, ¿tú de dónde has sacado esos cojones?

-Bueno, entonces...

Os voy a contar lo que vamos a hacer con el Gato.

Primero, que nos lleve a dar el palo.

Le quitamos el oro

y, luego, pues...

-Pero el Monzón me lo dejáis.

Lo voy a hacer cachitos.

-Estamos hablando en serio, señores.

Así es cómo se cambia el mundo, Suizo.

Un brindis.

-Dale.

(Mensaje)

-"Priba", no, pero meterte "filipitos",

sin problema con Alá, ¿no?

(Risas)

¡Madre mía!

-¿Quieres? -No, hombre, no.

Espérate. -Échame una a mí.

¿Qué haces aquí? ¿Ha pasado algo?

Nada, mujer.

¿Puedo pasar un momentillo?

Sí, claro.

(Suspiro)

Salo, he estado pensando para mí que le he metido mucha presión

al niño con el tema de la prueba;

pero es que yo lo único que quiero es que salga del barrio.

Yo por eso hago lo que sea.

Tú lo sabes.

Ya, pero no...

No, déjame que acabe, por favor te lo pido.

Por eso quiero que...

Que le salga bien la prueba

y que se lo lleven a Inglaterra o que se lo lleven

donde se lo tengan que llevar,

pero que no se quede aquí, en el barrio, por Dios.

Atrapado.

Atrapado como nosotros.

Y yo lo intenté, gorda.

Tú lo sabes.

Tú lo sabes, que lo intenté.

Me saqué la puta placa y...

Y la pistola y...

¿Y para qué?

Sigo siendo la misma puta mierda de siempre.

Pero nuestro niño, no, ¿eh, Salo?

Te lo juro por mis muertos, gorda, que el Perico va a ser mejor

que nosotros.

Te lo prometo, Salo.

¿Verdad que sí?

Anda, dame un beso.

Dale un beso a mamá y a la hermana de mi parte.

Vale.

¿Qué tal?

Bien.

Eh... No te he llamado, porque...

Porque ha sido un día de locos.

Se ve que el caso te está dando duro, ¿eh?

Pero duro, duro, de verdad.

Tengo que redactar el informe.

¿No me vas a preguntar por qué estoy en Málaga?

(SUSPIRA)

La última conversación que tuvimos me dejaste preocupado.

Andrés, no... Espera, espera. Deja...

Déjame que termine, por favor.

Me dejaste preocupado y creí que te vendría bien

tenernos cerca,

pero a lo mejor me he equivocado.

Es que no me acuerdo de la última conversación.

Estaba borracha. No me acuerdo.

Ya, como esta mañana, ¿no?

O como dentro... Dentro de un rato.

Se suponía que venir aquí

te iba a ayudar a solucionar tus problemas,

pero es que estás peor que nunca

y no sé por qué. ¿Qué es, por el caso?

¿O es que hay otra cosa?

Andrés,

esto tengo que solucionarlo yo sola,

pero estoy bien, de verdad.

"Joer".

Me cago en mis muertos. Tú.

¿Tú qué coño quieres, tío?

-Tengo algo que te va a interesar.

"Fui para Málaga, porque el Fali este...

-Ah.

-Le he hecho un trabajito fino.

Pero que no, que no fue idea mía. Jesús, el malo, me hizo el encargo.

-Jesús, ¿quién? El nombre completo.

-Jesús Pacheco, hostia. -Ahí va. Clarito.

-Eso y 'que no bebas más agua', me dijo.

Ya ves tú, para 500 euros de mierda que me pagó

el hijo de la gran puta."

-Termina de vestirte y márchate, por favor.

Vete antes de que llegue alguien.

Pero, Sole...

Que no, Darío.

Ahora no.

¡Que no puedo!

Que las cosas no son como tú las pintas, que no.

Que el niño no va a cambiar, por mucho que te lo lleves fuera.

Que para cambiar...

Cuando uno nace en la mierda,

el olor te persigue por todas partes.

¿Por qué dices eso? Porque me siento muy sucia.

Eso es lo que me pasa, que me siento muy sucia por dentro.

Salo.

Salo.

(Llanto)

(Silbidos)

¿Sabes qué pasa cuando voy de buen rollo

y me toman por tonto?

Que se me cruza el cable.

En serio. No lo puedo evitar.

-Con permiso.

(CHISTA)

-Tranquilo, hombre.

No tengas miedo.

-Déjame pasar, anda.

-Espérate, no tengas tanta prisa.

Tengo que contarte una cosita.

-A mí me huele a piojo.

-Me encanta.

-¿Por qué no te pones a cuatro patas y le pides a tu mono

que te la meta hasta la garganta, si es lo que te gusta, hijo de puta?

# Nadie verá mi tristeza,

# nadie verá mi tristeza.

# Al mal tiempo, buena cara... #

Me cago en tu puta madre, que no me entiendes.

# La tristeza en el alma.

# "Al mal tiempo, buena cara", # decía mi madre cuando amanecía.

# Tristeza en el alma.

# "Al mal tiempo, buena cara", # decía mi madre cuando amanecía.

# Tristeza en el alma.

# "Al mal tiempo, buena cara", # decía mi madre cuando ama... #

Yo necesito saberlo todo.

# "Al mal tiempo, buena cara", # decía... #

¿En qué momento decide una policía

hacerse una chivata de mierda de Asuntos Internos?

# "Buena cara", # decía mi madre cuando ama... #

Yo me llamo Noelia. ¿Y tú?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 6: Alquimia

Malaka - Capítulo 6: Alquimia

07 oct 2019

Blanca y Quino descubren por fin quién era realmente la misteriosa Noelia, logrando así un sorprendente avance en la investigación, pero Darío, tras haber decidido por su cuenta presionar a Sarabia para mandar a la cárcel a Castañeda, se enfrenta ahora a las terribles consecuencias.

ver más sobre "Malaka - Capítulo 6: Alquimia " ver menos sobre "Malaka - Capítulo 6: Alquimia "
Clips

Los últimos 32 programas de Malaka

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios