www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5092259
No recomendado para menores de 16 años La caza. Monteperdido - Capítulo 1: El deshielo - ver ahora
Transcripción completa

(Viento)

(Música new age)

(Pájaros)

Buenos días.

¿Has dormido bien?

(Canta un gallo)

No quiero que sea lunes.

¡Está nevando! ¡Está nevando!

¡Hala!

Buenos días. Buenos días.

Papá, date prisa. Quiero llegar antes al cole para jugar con la nieve.

¿Me puedo duchar antes? ¡No!

Papá se ducha y nosotras preparamos el desayuno.

Ve a ducharte, venga. Bueno, venga, va.

¿Me estáis echando de la cama? ¡Fuera!

¡Venga, dormilón! ¡A sus órdenes!

Ana se ha empeñado en que avise a Lucía.

Álvaro las lleva al cole, ¿vale?

No, tranquila, aún nos queda un poquito.

Vale, os esperamos aquí. Venga, un besito.

¡Ana!

Que aún tienes que desayunar.

Mañana se lo entregas. -Si no me queda nada.

¿Tienes amarillo?

Gracias.

Podría pintarlo con nieve.

-Estaba pensando bajar a Barbastro, al centro comercial.

Por si te apetece.

Pues sí, tendría que comprarle ropa, pero tiene piano.

Vamos, niñas, ¿estáis listas? Hola, Montse.

Un momento.

¿Para eso me levantas antes? ¿No queríais jugar con la nieve?

Ya casi estamos. Venga, "porfa", "porfa", Lucía, entrégalo mañana.

-Voy, espera. -Venga, "porfa", vamos.

Uno, dos,... Corre, está contando a la de tres.

Que ya vamos. ...tres,...

Vamos, vamos, vamos.

(RECALCANDO) ...cuatro.

Venga, vamos.

(Música tranquila de guitarra)

(Timbre)

-Estaba más tranquila. -Es normal.

(Gritos de niños jugando)

-Molaría. -Mucho.

-¡Lucía!

-Ya está aquí otra vez la pesada. -Pero no la mires, ¿vale?

-Oye, chicas, esperad.

-(INSEGURA) Anda, Ximena, que... ahora iba a buscarte.

¿Tenemos que ir a piano, verdad? -Sí.

Lucía, ¿que se ha hecho tu hermano en el pelo? Parece una cerilla.

-Sí, vale se lo diré. -No, no, es que en serio,

le queda muy mal, porque con lo guapo que es Quim...

-Pero, ¿por qué eres tan pesada? -Venga, chicas, ya.

-¿Crees que mi hermano se va a poner supertriste por lo que le diga

"la colombiana"? Si ni siquiera sabe cómo te llamas.

¿Pero qué haces?

-¡No me vuelvas a llamar "la colombiana"!

-¡Espera! ¿Adónde vas? ¡Ximena!

Ximena, ¿adónde vas? ¡Espera!

(Música dramática)

¡Lucía!

Lucía, ¿estás ahí?

¡Lucía!

¡Lucía!

¡Uh!

(Crujido)

Oye, Lucía, si esto es una broma, no tiene gracia, ¿eh?

(Viento)

(Sintonía telediario)

-La Guardia Civil ha pedido la colaboración ciudadana.

La localidad oscense de Monteperdido se ha movilizado

para emprender la búsqueda de las niñas

desaparecidas en el día de ayer.

-Dos niñas de once años salieron del colegio "Valle del Ésera",

pero nunca llegaron a su casa.

Su rastro se pierde en el bosque que tengo a mi espalda...

-Las niñas conocían bien el camino, como ha asegurado el padre de...

-El portavoz de la Guardia Civil... -Las tareas de búsqueda...

se han tenido que suspender... -...un amigo de la familia.

-El tiempo pasa y es difícil olvidar lo sucedido.

-...no pierden las esperanza... -Y ha pedido a las autoridades...

-La investigación nunca deparó...

(VARIAS VOCES A LA VEZ)

-...y Lucía,

cuyos rostros se hicieron familiares para todo el país,

que esperaba que en cualquier momento miembros de la Guardia Civil

lograran dar con ellas.

"-No queremos rendirnos.

No podemos hacerlo, por la memoria de nuestras hijas.

Ana y Lucía desaparecieron

un 10 de febrero de 2014."

Hoy no están junto a nosotros,

pero eso no significa que hayan desaparecido de nuestras vidas.

Siguen tan presentes como aquel día.

Son la razón que hace que nos levantemos cada mañana,

porque no queremos resignarnos,

no queremos pasar página.

La Guardia Civil...

ha dejado de destinar recursos a la investigación,

pero las preguntas siguen ahí, sin respuesta.

¿Dónde están nuestras hijas?

¿Quién se las llevó?

Y nosotros... no queremos ni podemos bajar los brazos,

pero tampoco somos capaces de hacerlo solos.

Necesitamos la implicación de las autoridades,

que escuchen nuestras peticiones.

Me gustaría que el padre Bertrand se acercara y termináramos

con una oración por las niñas.

Gracias.

-Dios todopoderoso,

te pedimos que nos devuelvas a nuestras hijas

Ana y Lucía.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

"Padre nuestro que estás en los cielos..."

Los padres de Lucía: Montserrat y Joaquín Castán.

Él ha estado llevando lo de la fundación.

¿El que salía en televisión?

Cada vez que le dejaban.

Y, por otro lado, también tenemos a los padres de Ana.

Ellos están separados.

Y de Álvaro Montrell no tenemos ni datos de domicilio ni teléfono...

¿Quién ha llevado este caso? Creo que fue Salazar.

Pues es un desastre.

¿Leíste el informe de actuación de las primeras horas?

Tardaron más de dos días en establecer los controles.

¿Por qué se marcha?

La Comandancia de Huesca me ha dicho que la UCO de Madrid queda al mando.

Así es. ¿Y el conductor?

No hemos podido volver a bajar al barranco. Hace viento

y es peligroso.

¿Tenemos datos del coche?

Quitaron la matrícula.

¿Y de la niña? ¿Sabemos algo?

Aún es pronto.

Vamos.

La USECI ha puesto un control de carretera más arriba.

¿Avisamos al puesto de Monteperdido?

¿Sabemos algo más de la familia de Ana?

De Álvaro Montrell poco sabemos.

Hace 5 años fue detenido, pero no tenían nada en firme contra él.

De hecho, ni siquiera presentaron cargos.

Y su mujer, Raquel Mur, todavía sigue viviendo en la misma casa.

(SUSPIRA CANSADA)

No puedo más, todos los meses igual.

¿Cuándo se lo vas a decir?

¿Os echo una mano?

No, no queda nada.

Muy bien.

"Nieve". "Nieve".

Dile "Hola, Raquel".

Disculpad.

Burgos, dime.

Cabo Víctor Gamero,

es el comandante que está en el puesto de Monteperdido.

Nos recogerá cuando lleguemos al pueblo.

Esta vez voy quedar yo como el simpático, ¿te parece?

Me toca conducir, y no debería. El teniente al mando nunca conduce.

¿Qué vas a hacer cuando yo no esté?

¿Caminar?

¿Y tú desde cuándo llevas gafas?

Me hago mayor, Sara.

Las carreteras están cortadas

y el testigo sigue en el cuartel de Barbastro.

Gaizka Elordi, se llama. Nada reseñable en su declaración,

iba de camino al pueblo cuando vio el coche.

¿Contento?

¡Gutiérrez, nos quedamos en el puesto!

Deberían darnos más medios,

en lugar de hacernos depender de la gente de aquí.

Santiago Baín, teniente de la UCO.

A sus órdenes, mi teniente. Cabo Víctor Gamero.

Ella es la sargento Sara Campos.

Sargento. Me habría gustado que me informaran

de que cortaban la carretera de acceso. ¿Qué ha pasado?

Queremos conocer a las familias de Ana y Lucía. ¿Nos lleva a sus casas?

Claro. ¿Por qué?

Cabo, tenemos prisa. No hemos venido a charlar.

Nos ha dado plenos poderes.

En cuanto podamos, le daremos los detalles.

Síganme.

¿No hemos venido a charlar?

¿Puedo quedármelo?

Van a pensar que he empezado a mudarme.

Así me ahorro contárselo al jefe.

¿Te recojo mañana y desayunamos juntos?

Vale.

Anda, vete, vete.

(Teléfono)

Yo me encargaré de la relación con las familias.

¡Víctor!

¿Ha avisado a las familias? Quería asegurarme de que estarían

para que no hicieran el viaje en balde, sargento.

-¿Qué está pasando? ¿Joaquín Castán?

¿A qué vienen?

Espérenos en su casa, enseguida hablaremos con usted.

Por favor.

Por aquí.

Víctor. Creo que tenemos derecho a saberlo.

No sé qué está pasando, Joaquín.

(Timbre)

Agentes de la UCO. ¿Podemos hablar dentro?

Sí, sí, claro.

Pasen.

Perdonen el desorden, es que no esperaba a nadie.

Tranquila, Raquel. Son buenas noticias.

Hemos encontrado a Ana.

Tuvo un accidente de tráfico, está en el hospital de Barbastro.

Sufrió una fuerte conmoción.

Los médicos todavía no han dado un diagnóstico definitivo.

(SOLLOZA)

¿Seguro que es ella?

Completamente. Es su hija, es Ana.

¡Oh, Dios mío!

Vamos a acompañarla al hospital. Sí.

¿Y Lucía? Esta mañana,

los servicios de emergencia de Barbastro recibieron un aviso.

Un coche cayó por el barranco a la altura del kilómetro 75

de la carretera a Monteperdido. Se desplazó una unidad del GREIM

de la Guardia Civil de Jaca y una ambulancia.

La zona era de difícil acceso,

pero se comprobó que el conductor había fallecido.

También había una joven. Estaba viva, aunque inconsciente.

La evacuaron y trasladaron al hospital...

Déjese de prolegómenos. ¿Es mi hija sí o no?

Ambos no llevaban documentación.

En el hospital le sacaron unas muestras y...

el sistema reveló una coincidencia. Se trata de Ana Montrell.

(SORPRENDIDA)

¿Y mi hija?

-La niña, ¿qué ha dicho Ana?

Todavía nada, la mantienen sedada por el accidente.

-¿Dónde está mi Lucía?

Un helicóptero batió la zona en cuanto tuvimos los datos, pero...

no hemos encontrado nada. Creemos que ella no iba en el coche.

¿Y qué están haciendo aquí? ¿Qué barranco es? ¿El de El Cajigal?

El viento les impedía seguir.

Retomaremos la búsqueda cuando amanezca.

El conductor aún sigue atrapado en la carrocería.

¿Y saben quién es ese hijo de puta?

Lo averiguaremos.

Está muerta, ¿verdad? ¿Lucía está muerta?

Sé que no son las mejores noticias, pero...

5 años después hemos encontrado a Ana.

¿Está muerta?

Estamos más cerca que nunca de saber qué ha pasado con Lucía.

Luci, mírame. Lucía no está muerta.

-(SOLLOZANDO) Mi niña... -No está muerta.

Establece tú el puesto de mando y busca un sitio donde podamos dormir.

¿Y tú?

Yo iré con ella al hospital.

¿Me acompaña?

(Arranca coche)

Sargento.

El cuartel está en la carretera del colegio. ¿Quiere ir primero allí?

¿Entre las familias tienen problemas?

¿Lo dice por Joaquín? (ASIENTE)

No, no pasa nada.

Siempre han estado muy pendientes de Raquel. Lo que pasa es que...

supongo que no esperaban que pasara esto. Ya está.

Son buenas noticias.

No para todos.

¿Puedo preguntar quién era el hombre, el conductor?

No, todavía no lo sabemos.

No hemos identificado el coche porque no tenía matrícula.

¿Y qué hacía tan cerca del pueblo?

(ASUSTADA) ¡Joder! ¡Ay!

Le presento a "Nieve". ¿Le gustan los perros?

No. No nos entendemos muy bien.

¿Va a estar todo el tiempo con nosotros?

En cuanto lleguemos, lo suelto. Se sabe el camino a casa. ¿Verdad?

¿Es el bosque en el que desaparecieron las niñas?

(ASIENTE)

Hacían todos los días el mismo camino para ir del colegio a casa.

Y atajaban por ahí, por la pinada.

Nadie pensaba ya que fueran a volver.

Bueno, que Ana fuera a volver.

Vamos a encontrar a Lucía.

Hemos puesto un control a la salida del pueblo. No hay otra, ¿no?

Es la única forma de salir del valle.

Y esta vez lo vamos a hacer bien.

Se hizo todo lo que se pudo.

Y no fue suficiente.

Señores, os presento a la sargento Sara Campos.

A sus órdenes. -Mi sargento.

Ellos son los guardias Pujante, Rojas... Bueno,

ya los irá conociendo a todos. A partir de ahora,

la UCO está al mando. Órdenes de comandancia.

¿Cómo está Ana? ¿Se sabe ya algo?

Hasta mañana no creo que haya novedades.

Y este sería su despacho. Nos va a tener que perdonar,

porque está un poco desordenado, pero es que lo usamos de almacén.

Era para los nuevos guardias, pero nunca los han destinado.

Necesitará un ordenador.

No, tengo el mío. Muy bien.

Rojas está de guardia. Si necesita algo...

Yo llevaré sus maletas al hostal La Renclusa.

También Rojas le puede acercar después. Bienvenida.

Recójame a las 6:30.

También puedo conseguirle un todoterreno.

No me gusta conducir. A las 6:30 pues. Con su permiso.

Aquí es.

(RESPIRA HONDO)

¿Estás bien?

(SOLLOZA)

(Gruñido de animal)

¿Hola?

¿Hay alguien?

(Gruñido de animal)

(JADEA)

¡Mierda, mierda, mierda! ¡Joder!

(COMPASIVA) Hey, hey, hey. Shh...

¡Joder!

(Lamentos del perro)

(EN VOZ BAJA) Joder...

Te juro que no lo vi. ¿Qué ha pasado?

Se me tiró encima en el bosque y le disparé. No sabía que era tu perro.

Le he puesto un apósito. Y Rojas me ha traído. No sabía...

Váyase. ...tampoco muy bien qué hacer...

(SUSURRANDO) Ya está. Vale...

Vale, vale. Vale, tranquilo.

(CARIÑOSO) Shh...

(El perro aúlla)

¡Joder, Nicolás!

(No da señal)

¡Mierda!

Tranquilo, amigo, ya está.

Lléveme al hostal.

Tiene que despertarla.

No puedo hacerlo.

La vida de otra niña depende de esa decisión.

Y yo le digo que no puedo retirarle la sedación,

no puedo correr ese riesgo. Lo siento mucho.

Espero que no tengan que arrepentirse.

¿Qué?

Han puesto guardias en la entrada a la UVI,

no hay quien se acerque a la niña. -¿Sigue dormida?

No sé. Te lo habrían dicho a ti, ¿no?

Sí, seguro.

-¿Y tu madre? -Igual que siempre.

De noche en el hospital, por si le sienta mal la diálisis;

y, por la mañana, de vuelta a casa.

-¿Y este qué hace aquí?

Álvaro, ¿de dónde sales tú ahora? Oye, ¿estás sordo o qué?

¡Olvídame! ¡Eh!

¡Que me dejes! ¿A ti quién te ha avisado?

Quiero ver a mi hija. ¡Contesta!

¡Joaquín! Por favor.

No deje que se acerque a la niña.

Santiago Baín, de la UCO. Quiero ver a mi hija.

Acompáñeme, por favor.

¿Cómo has llegado tan rápido?

¿Cómo está?

Sedada. Tiene una conmoción cerebral.

No se atreven a despertarla.

¿Quién le ha dicho lo que ha pasado? Hemos intentado localizarle,

pero no teníamos datos de su teléfono ni domicilio.

Gaizka.

Fue quien encontró el coche y dio el aviso.

En el cuartel le dijeron que la chica era Ana...

y me llamó.

¿Adónde?

A... Posets.

Hace cuatro años que Gaizka me deja vivir en su negocio y...

y le echo una mano.

¿En Posets?

¿Qué saben?

No mucho. El conductor ha fallecido,

pero creemos que fue él el que las tenía secuestradas.

Aún no hemos logrado ponerle nombre y apellidos. Es nuestra prioridad.

Esa y que su hija despierte.

Y nos cuente quién se las llevó y dónde está Lucía.

"Mamá, ¿pero sabes grabar?

-¿Tú qué crees? -Es el botón rojo.

-Ya, ya lo sé. Venga, ¿qué me quieres enseñar?

-Mira lo que sé hacer. -Listilla.

¡Guau! (RÍE)

-Mira, voy a hacer el puente también.

-Lucía, te vas a romper la nuca. -Que no.

-¿No te pinchan las agujas esas los pies?"

(Puerta)

"A ver, otra co..."

¿Quim?

-Ahora, no, mamá. Quiero meterme en la cama.

Mañana me cuentas lo que sea. -Han encontrado a Ana.

Está viva.

Soy Sara Campos. Creo que el cabo Gamero ha reservado dos habitaciones.

Los de Madrid, sí.

Habitaciones... 11 y 12.

(NERVIOSA) Víctor, el cabo, trajo su equipaje

y lo subimos a su habitación.

El desayuno se sirve en la salita, de siete a diez.

¿Podría tomar algo caliente?

La cocina ya está cerrada,

pero tiene una máquina de café abajo.

-¿Insomnio?

Vivo ahí enfrente.

Todas las noches la misma historia:

camisón, vaso de leche

y, después de dos horas dando vueltas por la cama, a tomar por culo,

otra noche en vela.

Nada, me doy a dar una vuelta por... por el pueblo

hasta que se me hinchan los ovarios. Y entonces me vengo aquí.

Es que a Elisa no le importa que me tumbe un ratito ahí, ¿sabe?

¿Puedo?

Caridad.

Sara Campos.

¿Has matado a alguien, Sara Campos? ¿O eres tú la muerta?

No es... Ha sido un accidente esto.

Pues... habría que ver al otro, ¿no? (RÍE)

No, no está muerto. Bueno, no lo sé.

Pero, vamos, ha sido un perro.

Ah, bueno. Entonces, si es un can, que le zurzan.

Ahí se pudra el bicho.

Hay demasiados canes. Se cagan y se mean por todas partes.

Estás aquí por lo de las niñas, ¿verdad?

Qué cosa más fea.

No se me permite hablar del caso. ¡Dios me libre

de obstruir una investigación!

Si me disculpa, me voy a descansar.

¡Qué hija de puta!

No, lo digo porque, claro, tú ahora te vas a dormir,

y a mí me quedan todavía una cuantas horas hasta la amanecida.

No te preocupes por el perro, Sara Campos.

Víctor ya ha llamado a Nicolás, el veterinario.

Seguro que sale de esta.

¿Quién le ha dicho que el perro era de Víctor?

Esto es muy pequeño.

Ya te darás cuenta.

-¿Tú crees que Lucía está viva?

Nicolás, has tardado dos horas en llegar.

Déjate de preguntas y ocúpate de "Nieve", anda.

La bala ha salido limpia. Mira,

calibre nueve.

Ya sé que es calibre nueve.

¿No la vas a denunciar? Menuda forma de empezar con la UCO:

"La sargento que odiaba a los perros".

Esto pasará factura, tienes que estar con ella todo el día.

Muy gracioso. ¿Y el perro qué?

Bueno, sobrevivirá. Con una cojera a lo mejor.

Le ha tocado el músculo. ¿No puedes hacer nada más?

Oye, hago lo que puedo. Que lo mío son las vacas. ¡Encima!

(SUSPIRA)

Perdona.

(Ranchera mexicana en el móvil)

Yo no bailo, ¿eh?

Es para él.

No sé por qué, pero las rancheras... le relajan.

Buenos días. Buenos días, mi sargento.

¿Qué tal está el... perro?

El "perro" se llama "Nieve".

Y está bien. Nicolás, el veterinario, se ha quedado con él.

No lleva documentación.

¿Pueden destaparlo?

Hasta que no saquemos el coche,

no vamos a poder ver el número de bastidor para identificarlo.

¿Le suena de algo?

No. Y no creo que sea de la zona.

¿Y qué estaba haciendo aquí?

¿Por qué iba a volver con Ana?

Han sacado todo lo que había dentro.

Estaban fuera del coche. Siempre pierden los zapatos.

Ni papeles del coche ni teléfono móvil.

Rastrearon los alrededores por si lo perdió en la caída, y nada.

Tampoco hay señales de que pudiera haber alguien más en el vehículo.

(Móvil)

¿Por qué no estás aquí? "Ana está peor, con convulsiones."

La están bajando a quirófano. ¿Qué tienes tú?

"Nada. Necesito más tiempo para identificar el cuerpo."

No lo tenemos, Sara. No lo tenemos.

(CONVERSACIÓN LEJANA)

Tenías que haberme llamado anoche, habría venido para estar contigo.

Joder, Montse. No quiero ni pensar lo que habrás pasado.

-Estoy bien, Rafael. Ahora la que menos importa soy yo.

-Bueno, si es que todo está en manos de Ana, ¿no?

-Es la única que puede decirnos algo,

aunque sea que mi hija está muerta. -Venga, no te pongas en lo peor.

Si tuvieran esa sospecha, se lo habrían dicho a tu marido.

-¿Te quedas con mi hermana?

Iré al hospital por si Joaquín necesita algo.

(MONTSE) Gracias, Rafael. (NICOLÁS) ¿No te ha llamado Raquel?

(MONTSE) A lo mejor tenía que haberla llamado yo.

(NICOLÁS) Déjala ahora. ¿Qué te va a decir? La niña está en el quirófano.

(MONTSE) Al menos está a su lado.

(NICOLÁS) Bueno, Quim está arriba. ¿Qué más quieres?

(MONTSE) ¿Que qué más quiero? -Bueno, sí, ya sé que...

(MONTSE) Nunca me imaginé que...

-Es posible que mañana aparezca tu hija.

Voy a por un café. ¿Quieres tomar algo? Bajo a la cafetería.

No.

Va a salir bien. Tiene que salir bien.

Tiene un coágulo en el cerebro.

Cinco años esperando.

Tú... Tú no sabes lo que ha sido.

Para mí también han pasado cinco años.

Con Gaizka.

Ni una llamada.

¿Me habrías cogido el teléfono?

Necesito aire.

Mira, este periódico es de hace dos meses.

Llenó el depósito hace dos días. Lo tenemos.

Este es el número de transacción. Llama a la jefatura,

que te den los datos de la tarjeta.

Voy.

No puedo garantizarle cuál será el resultado.

¿Pérdida de memoria?

Puede ser. Tenemos que realizarle una craniectomía descompresiva.

Aunque el edema no es grande, la presión aumentaba y...

Entiendo, entiendo.

Disculpe.

Dame una buena noticia.

Tenemos su nombre: Simón Herrera. Y una dirección en Ordial,

un pueblo a 20 km de Monteperdido. Estamos yendo para allá.

"Dame la ubicación, iré enseguida." Necesitaré una orden judicial.

"No hace falta que la esperes, hablaré con Figueroa. Ten cuidado."

(Sirena)

¡Guardia Civil!

¡Lucía!

Lucía.

Lucía.

Arriba está limpio.

Voy afuera.

¡Mi sargento, hemos encontrado un cobertizo!

-Limpio, mi sargento.

-¡Simón!

Pilar, tenemos hablar sobre Simón.

Ayer su marido tuvo un accidente de tráfico.

Su coche cayó por un barranco y...

y falleció.

Pilar, ¿entiende lo que le estoy diciendo?

Sé que estos momentos tienen que ser muy difíciles, pero necesito

hacerle unas preguntas sobre él. Es importante.

En el coche, junto a tu marido, había una persona también.

Una chica de dieciséis años, se llama Ana.

¿Sabe usted que podía hacer esa chica con su marido?

Seguro que a Simón le parecería bien que compartiera con nosotros

todo lo que sabe sobre esas niñas.

¿Qué niñas?

Lucía y Ana.

¿Simón nunca le dijo nada de ellas?

(Ruedas de coche)

Al final me soltaron a las tantas del cuartel.

¿Cómo estás? ¿Cómo estás, Ana?

No lo sé.

Debe de tener algún retraso mental, la pobre mujer

ha sido incapaz de entender que su marido ha muerto.

¿Has registrado ya la casa? Un primer vistazo,

pero nada que lo relacione con las niñas.

Trabajaba para seguros de coches con esta grúa.

No podía ser tan fácil.

¿Seguro que la señora no sabe nada más?

Sara.

Pedí los datos de Simón. Échale un vistazo.

Dos años en Martutene por posesión de pornografía infantil.

¿Sabía que su marido estuvo en prisión?

Fue hace mucho tiempo.

Le pusieron cosas que no eran suyas.

A Simón le gustaban las niñas.

Estuvo en la cárcel por tener pornografía infantil:

vídeos y fotos de niñas de siete y ocho años desnudas, practicando sexo.

Ahora había cogido a las niñas de Monteperdido: Ana y Lucía,

¿las recuerda?

Mi Simón no hace eso.

Sí que lo hacía. Él es bueno.

Tengo que... preparar la comida.

No tiene que preparar nada, Pilar. Tiene que ayudarnos.

Queremos encontrar a Lucía.

No sé quién es Lucía.

Esa niña ahora puede estar sola, Simón ya no está para cuidarla.

Tiene que estar en la carretera por si entra un aviso.

A veces no puede volver, pero yo le guardo la cena.

Se la guardo en el horno y se la caliento cuando llega.

¿Dónde podía estar, Pilar? Le mentía, ¿lo sabe?

Simón no se quedaba atascado en ningún sitio.

Simón no me miente. Sí que lo hacía, Pilar.

¿Dónde las tenía?

Nuestros padres murieron.

Las carreteras son malas.

pero aquí se está bien.

Aunque... los políticos

no se gastan nada en arreglarlas,

(LLORANDO) se lo meten todo en los bolsillos.

Claro.

Muchas gracias, Pilar.

Si necesita algo, dígaselo a un agente.

Se quedarán aquí con usted.

Acompáñeme.

Mi Simón no me mentía.

Este es mi número de teléfono.

Llámeme con lo que sea.

Si está asustada, si se acuerda de algo, aunque sea una tontería...

En cuanto sepamos algo, lo diremos. -¿Diréis qué? ¿Qué vais a decir?

(HABLAN VARIOS A LA VEZ)

Ni siquiera ha preguntado por el cuerpo de su marido.

A saber qué tendrá ahora mismo en la cabeza.

Avisa a Criminalística, que recojan huellas.

Aunque no creo que encuentren nada. Tengo que volver al hospital.

No la dejes sola.

Le diré al cabo que deje a un par de agentes.

(CONVERSACIÓN ACALORADA)

En cuanto sepamos algo...

¿Por qué no se quedarán en sus casas?

Porque todo esto es su casa, Sara.

Quedaros tranquilos...

Hemos conseguido controlar la hipertensión intracraneal.

¿Cuándo podré verla? Está en Reanimación,

pero, en cuanto despierte de la anestesia, os avisaremos.

Podéis estar tranquilos, de verdad. La cirugía ha ido muy bien.

(SOLLOZA)

Perdona. Perdona. Qué tonta. No, no digas eso. No digas eso.

Voy a tomar el aire. Claro.

Raquel, felicidades.

Podéis ir a la cafetería a tomar algo o incluso iros a casa a descansar.

Todavía le quedan unas horas. Si hay cualquier novedad, os avisaremos.

¿La operación... tendrá secuelas?

Todavía es muy pronto para decirlo.

Lo más difícil ya ha pasado, ¿verdad, doctora?

Sí. Si me disculpáis...

(ASIENTE)

El... El hombre que estaba en el coche,

¿saben algo más?

Lo estamos investigando.

No se ha movido de la casa.

Los guardias han estado registrando, pero hace un rato que se han ido.

A la "muller" ni se la han llevado al cuartelillo.

-¿Tampoco están los de la UCO? -No.

-¿Los conocías?

Al matrimonio, digo. -No son del valle.

Bueno, él trabajaba con la grúa. Alguna vez me lo habré cruzado.

Pero nunca salían de la casa, sobre todo la "muller".

La Teresa dice que es retrasada.

-(FARFULLA)

Quiero verla. -Sabes que no puede ser, Joaquín.

¡Déjalo pasar, a ver si habla de una vez!

-¿Qué habéis hecho con la niña? -¡La pobre niña!

-¡Que salga! -Venga, alejaos.

Vamos a tener la tarde en paz, por favor.

-¡Asquerosos! -¡No merece tanto cuidado!

-La tonta se está riendo de nosotros. ¡Esa sí que sabe dónde está la niña!

-¡Que salga! ¿Qué le ha hecho a Lucía?

-Está protegiendo al cerdo del marido.

-¡Cerdo! -¡Sinvergüenza!

-¡Vamos! -¡Asquerosos!

Es la foto de Simón en la cárcel de Martutene hace doce años.

Cuando salió de allí, se vino a vivir aquí.

¿Y todo eso qué es? Partes del seguro.

Simón los tenía en casa.

En un lado están los dígitos del cero al nueve

y en el otro el número de veces que aparecen en los partes.

¿Y qué significa? Es una ley matemática.

En una serie de números, el 1 tiene que aparecer en mayor proporción

y aquí solamente aparece un 7%. ¿Ve el 9?

Un 12%, cuando no debería superar un 5%.

¿Puedo?

Claro.

¿Tiene hambre? Íbamos a subir a por unos bocadillos de chiretas.

Es... arroz con tripa de cordero. Están riquísimos.

¿A qué viene eso?

No, nada. Me ha dejado impresionado, lo reconozco.

Pero... más nos vale seguir con los interrogatorios

porque no creo que una regla matemática nos devuelva a Lucía.

Simón manipulaba los partes, los kilómetros son falsos.

Vale, hacía trampas al seguro. Un cabrón. ¿Y?

Sus movimientos son falsos.

Simón no quería que se supiera adónde iba con la grúa.

El coche del accidente no tenía matrícula.

Simón lo encontraría en la carretera y no quiso dar parte.

Y los vecinos no nos dirán nada, ya se encargó él de no dejar rastro.

Ni siquiera quien estaba al mando de Monteperdido lo conocía.

Estamos yendo por el lado equivocado.

Y supongo que por esto están al mando.

Estamos al mando porque Santiago es el mejor y porque Vds. en 5 años

han sido incapaces de dar un solo avance en el caso.

¿Va a ser siempre así?

Siempre que se equivoque.

¿Por dónde seguimos, mi sargento?

Pilar. Es lo único que tenemos y hay que hacerle hablar.

A sus órdenes.

Buenos días, princesa. ¿Cómo estás?

Nadie puede hablar con ella antes que nosotros.

Tienen que perdonar, pero no van a poder verla.

Debemos hablar nosotros primero, forma parte de la investigación.

Por favor, hace cinco años que no veo a mi hija.

Lo entiendo, pero les pido que me comprendan.

Señorita, mi Simón no me mentía.

No me mentía.

-¡Cerdo! -¡Sinvergüenza!

-¿Dónde se ha escondido? -¡Vamos!

-Vale ya, ¿eh? Si no, te voy a tener que detener.

-Gracias.

-¡Hagan el favor!

-Cariño, Ana ha despertado.

-Marcela ha llamado a Joaquín.

La niña está en la habitación con los guardias, despierta.

Van a encontrar a Lucía, ¿verdad?

-Claro que sí.

Hola, Ana.

Me llamo Santiago. Ella es Sara.

Somos de la Guardia Civil y estamos aquí para ayudarte. No tengas miedo.

Sé que ahora todo tiene que ser un lío.

Tuviste un accidente, ¿recuerdas eso?

Poco.

La doctora dice que te vas a poner bien muy pronto.

Vamos a dejarte descansar, pero...

antes tenemos que hacerte un par de preguntas.

¿Dónde está Lucía?

¿Está bien Lucía?

Haz un pequeño esfuerzo, Ana.

Queremos encontrarla. Sus padres la están buscando, como todos.

Por eso necesito saber si está bien o no.

Tiene que estar bien ella.

Ella se quedó en el agujero.

(Cristal roto)

-¿Dónde está la niña? ¡Trae a Lucía!

-¡Puta idiota! ¡Sal de ahí, no te escondas!

(Muchedumbre iracunda)

¡Que salga!

¿Qué es el agujero? ¿El lugar donde os tenía?

¿Dónde está ese agujero?

¿No lo sabes o tienes miedo a hablar?

La montaña.

-¡Hagan el favor! ¡Que no! -¡Sacadlos!

Nadie va a hacerte daño, nunca más. Ni te vas a quedar sola.

El hombre que te encerró ya no puede hacerte nada. Está muerto.

¿Qué?

En el coche. Caísteis por el barranco, él murió en el accidente.

Por eso necesitamos encontrar a Lucía cuanto antes.

Se ha quedado sola en el agujero.

Él... Él no me hizo nada.

¿Quién? ¿Simón? ¿El hombre del coche?

Eso no importa ahora, ya tendremos tiempo de hablar de él.

Él me sacó... del agujero.

¿Quién te sacó del agujero?

El hombre del coche. Él me encontró.

No pudo coger a Lucía porque ella estaba dentro.

Un momento.

(MÓVIL) "-¡Iros de aquí! (MÓVIL) -Señorita,

Simón no me mentía. No me mentía."

(Timbre teléfono)

(Timbre móvil)

¡Pilar!

Mi sargento.

¿Estás con Pilar? Intento comunicar con ella.

¿Pilar?

Sí, sí, estoy aquí. He entrado a verla.

"Vale. Dile que nos equivocamos,

que Simón no se llevó a las niñas. Él fue quien rescató a Ana."

Fue su marido el que la salvo.

"Víctor, ¿me estás escuchando?"

¿Sara?

Avisa a emergencias. Te llamo más tarde.

¿Cómo es?

Os ha tenido encerradas, no le debes nada.

¿Cómo se llama, Ana? Tú estás a salvo, pero Lucía sigue ahí fuera.

Sé valiente, dame su nombre. No lo sé.

¿O es que no quieres que Lucía salga?

Sí que quiero. ¿A qué esperas entonces?

¿Cómo es? No lo sé.

Eso es imposible.

¿Es alto? ¿Tiene barba? ¿Cómo lleva el pelo?

No lo sé, nunca le he visto la cara.

Me duele la cabeza.

Él se escondía.

Entonces,

¿cómo hacía para que nunca le vierais la cara?

Porque llevaba un casco.

Un casco negro.

¿Cuánto tiempo más vamos a tener que esperar? Quiero estar con mi hija.

En cuanto sea posible.

¡Hace cinco años! ¡No hemos podido ni abrazarla! ¡Necesita vernos!

Álvaro... ¡Déjales hacer su trabajo!

(Móvil)

(GAIZKA) "¿Qué? ¿Cómo va todo? He oído que Ana está bien."

La tienen los de la UCO. Ni siquiera me han dejado verla.

"Tranquilo, ahora vas a pasar todo el tiempo del mundo con ella.

¿Necesitas algo? Ropa, o lo que sea, que estoy en el negocio.

He venido a por material para una ruta."

No lo sé. Sí, tráeme algo de ropa.

De momento, no pienso moverme de aquí.

"OK, en un rato voy a verte."

Oye, Gaizka...

Gracias.

"¿Cómo es ese casco, aparte de negro? ¿De motorista?

¿Es un casco de hacer algún deporte? ¿De hacer alpinismo?

(ANA) Le tapa la cara."

Tiene un cristal negro.

Y agujeros en la barbilla.

(SOLLOZA)

Me duele la cabeza.

Avisa al médico.

Lo estás haciendo muy bien, Ana.

Perdona que sea tan pesado con tantas preguntas, pero...

cada detalle es muy importante.

Lucía está sola.

La vamos a traer de vuelta.

Está cansada y dice que le duele la cabeza.

(Marcación telefónica)

(PILAR) "Señorita, Simón no me mentía.

¡No me mentía!"

(Música dramática)

¿Te acuerdas de mí?

(SOLLOZA)

¿Te has cambiado el pelo?

Tú también.

Estás... Estás preciosa.

(LLORAN)

Ya está, ya ha pasado todo. Ya estás en casa.

(Golpeteo rítmico)

(Canción folclórica)

¿Saben si la Guardia Civil tiene ya un sospechoso?

-No nos comentan gran cosa, pero yo tengo uno.

-¡Se acabo el circo!

-Son como alimañas.

(Grito agudo)

Déjame hablar con Ana.

¿Acaso no sé llevar un interrogatorio?

Después de tantos años, os hiciste amigos.

No tienes que avergonzarte de eso. Yo no soy amiga de Silbán.

¿Silbán?

Debemos ser pacientes.

¿Hasta que ese hijo de puta mate a mi hija?

(Grito agudo)

Era un gigante. Un día conoció a una joven pastorcilla y...

se enamoró de ella.

-¿Y papá? ¿Hay algo que quieras contarme?

Aquí la gente le tiene más respeto a la montaña que a Dios.

La montaña es un laberinto. ¡Rápido!

Nunca te puedes fiar de ella.

¿Saben algo de tu hermana? -Que está muerta.

No te tengo en mi lista de sospechosos.

Aquí en Monteperdido no te van a faltar.

-Sabes que puedes pedirme lo que quieras.

-Te voy a llevar a casa.

¡Sara, no entres ahí! ¡Déjala en paz!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 1: El deshielo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

La caza. Monteperdido - Capítulo 1: El deshielo

25 mar 2019

Ana y Lucía desaparecen en Monteperdido cuando salen del colegio. Cinco años después, una de las niñas reaparece; ha sufrido un accidente de tráfico. Ella está inconsciente y el conductor, muerto. Una noticia que dará un vuelco a las vidas de las familias afectadas. El teniente Santiago Baín y la sargento Sara Campos, agentes de la UCO, llegan al pueblo para hacerse cargo del caso. La investigación se revela como una contrarreloj: ayudados por el cabo Víctor Gamero, tendrán que resolver dos preguntas fundamentales: ¿quién es el hombre fallecido que han hallado en el coche? ¿Dónde está la otra niña que desapareció hace cinco años?

ver más sobre "La caza. Monteperdido - Capítulo 1: El deshielo" ver menos sobre "La caza. Monteperdido - Capítulo 1: El deshielo"
Clips

Los últimos 54 programas de La caza. Monteperdido

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Celia younger

    Carmen si vas a google search y pones lacaza monteperdido te dará más opciones y eliges el capítulo que necesites

    28 abr 2019
  2. Celia younger

    Estoy un poco de acuerdo con Pablo a veces se oyen ruido y gente hablando muy fuerte detrás de lo que está produciendo una conversación entre dos personas y otras cositas ... pero la producción y serie está muy bien hecha y me encanta GRACIAS

    28 abr 2019
  3. Santi

    A Carmen, a lo mejor es porqué cuando escribiste el comentario tan sólo habían emitido un capítulo?

    03 abr 2019
  4. Santi

    Nadie te va a leer Pablo, al menos nadie de producción. De todas formas, según mi opinión, es preferible esto a que no se entiendan los diálogos, algo muy común en el cine español

    03 abr 2019
  5. Pablo

    Hola. Creo que habría q darle una vuelta a la pospodruccion de audio, sobretodo en el campo de las voces. Están tan mega masterizadas (compresión,eq..) que los planos sonoros se distorsionan. X ej estan las voces tan por encima del ruido de fondo que en un exterior no resulta creible. De hecho a veces hace el efecto como cuando se abre una puerta de ruido. No se creo que está muy pasada la masterizacion, y esto no es un disco de musica comercial si no una serie. Ah y el efecto de reverb que se le pone al parroco en este primer capítulo...!! Reverb de iglesia en un exterior a lo bestia y una puertaza que la corta bruscamente al terminar de hablar... un poco raro no?? eso le canta a cualquiera q lo escuche. La serie es buena, me gusta, pero descuidos de estos hacen que baje un monton la calidad. Mucho 7K pero el sonido.... jajaja. Seguro que mejora. Gracias por leer esta charleta.

    28 mar 2019
  6. carmen

    No comprendo esta página.... ¿Por qué sólo está accesible el capítulo 1 de Monteperdido?... no comprendo nada....

    27 mar 2019