Presentado por: María José García Dirigido por: Salvador Valdés

Programa diario matinal destinado a la formación y la divulgación mediante entrevistas y series documentales. ''La aventura del Saber'' pertenece al espacio de TV Educativa, fruto de un Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Educación y Radio Televisión Española.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4082161
Para todos los públicos La aventura del saber - 26/06/17 - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, buenos días.

Hoy hablaremos del potencial educativo

de los superhéroes del cómic

y de lo mucho que hay que pensar para convertirse en un buen padre

con el profesor José Carlos Ruiz,

que acaba de publicar un libro estupendo sobre este tema.

Y también les ofrecemos un documento

con el que queremos hacerles partícipes

de la celebración de los 25 años de Casa América,

una institución hermana con la que compartimos

el entusiasmo por la cultura hispánica en todo el mundo.

La lectura de Alfonso Reyes, Rubén Darío, Borges, Octavio Paz,

García-Márquez, José Martí y tantos otros,

Vargas Llosa entre ellos,

se encuentra entre lo mejor que nos ha pasado.

Y siguen estando a nuestro alcance gracias al español,

que todos compartimos, y ellos enriquecieron generosamente

y, en algunos casos, siguen enriqueciendo.

(Música)

Como cada semana, iniciamos "La aventura del saber"

con el Minuto gastronómico,

una invitación a la reflexión y mejora de la cultura general

en un tema de gran importancia para la salud y el bienestar.

Lo hacemos gracias a la colaboración de don Rafael Ansón,

presidente de la Real Academia de Gastronomía de España

y de la Academia de Gastronomía Europea,

quien ha sido recientemente nombrado cofrade de honor

de la Cofradía del Espárrago de Mendavia, Navarra.

Enhorabuena. (RÍE)

Me ha hecho mucha ilusión.

Es un producto que me encanta, es un producto muy saludable,

no hay ningún problema. (TOSE)

Difícil de combinar con el vino o con alguna bebida.

Y que permite hacerlo de muchas maneras.

Y luego, quiero añadir una cosa.

Cada vez hay mejores latas de espárragos.

No es igual que fresco...

Fresco hay una temporada muy concreta.

Hay un refrán que dice:

"Los espárragos, en abril para mí, en mayo para mi amo,

y en junio para ninguno".

No es verdad, se pueden tomar en junio.

Pero no están igual de buenos que en abril o mayo.

Pero los hay muy buenos de lata.

No prescindir del espárrago.

¿Cuál es la mejor forma de tomarlos?

A mi modo de ver, cocidos o fríos con vinagreta,

o calientes... Tibios, nunca calientes.

Pero sí tibios con holandesa, con mayonesa,

incluso con salsas

a las que se le añade un poco de mostaza o wasabi.

Buscar siempre una forma de que el espárrago no pierda

su textura y su sabor, y añadirle lo que uno quiera.

Por supuesto, cogerlos con la mano si es posible.

Claro. Aparte, son muy buenos porque son diuréticos.

Desde el punto de vista de la salud es un producto bueno

porque, además, no engorda.

Sin duda, casi todos los vegetales son buenos.

Pero vamos, el espárrago no aporta demasiados nutrientes.

Pero es un producto muy "light" y está muy bien.

Y luego, realmente, en esta época del año

tienen un sabor y una calidad extraordinaria.

Es verdad que los hay muy buenos, por supuesto en Aranjuez,

que también tiene una huerta fantástica

de fresitas, de espárragos, de melones, de todo.

Aunque la gente no lo crea.

Pero, obviamente, yo diría que los de la ribera, los de Navarra,

son los mejores durante 15 o 20 días al año.

Luego, siguen siendo buenos, pero aprovechemos ahora que es época.

Muy bien, muchas gracias.

(Música)

En 1992, con motivo de las celebraciones

en torno al V centenario del descubrimiento de América

un buen número de jefes de Estado y de Gobierno

se dieron cita en la calle de Alcalá de Madrid

e inauguraron la Casa de América.

Desde entonces, esta institución se ha convertido

en una gran ventana que desde Madrid muestra

la riqueza y diversidad de América Latina.

Hoy celebramos su 25 aniversario.

(Música)

-Bienvenidos a la Casa de América.

En esta misma escalera, el 25 de julio de 1992

su majestad el rey don Juan Carlos I

y los jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos,

con ocasión de la II Cumbre Iberoamericana,

inauguraron este edificio:

la sede de la Casa de América en el palacio de Linares de Madrid

que se acababa entonces de restaurar, renovar y actualizar.

Desde entonces, y hace ya un cuarto de siglo,

la Casa de América ha querido acoger aquí en Madrid

todas las manifestaciones de América, y de Iberoamérica en particular.

La política, la sociedad, la economía, el cine, la literatura,

y cualquier aspecto de la realidad americana.

-En los 80, el Gobierno de Felipe González,

cuando me nombró presidente de la comisión del V Centenario,

quería que el 92, el año en que se celebraban

los 500 años del descubrimiento de América,

fuera el trampolín de lanzamiento de la nueva España,

de la España democrática, de la España avanzada.

Entonces, pensamos en crear cosas, instituciones

duraderas, perdurables.

Y una de ellas era la Casa de América.

(Aplausos)

-La creación de la Casa de América,

así como también la creación de las cumbres iberoamericanas,

se corresponden con un momento muy especial de las relaciones

de España con América Latina.

En España, se había consolidado la democracia.

La economía empezaba a crecer vigorosamente.

Y por otra parte, en América Latina habían terminado

el ciclo de las dictaduras militares.

Pero también España se acababa de incorporar a la Unión Europea.

Y la Unión Europea nos pedía a los españoles

que le hiciéramos de puente con América Latina.

Intentando jugar un papel de interlocutor bueno.

Cuando digo "interlocutor bueno" quiero decir

mirando de tú a tú a América Latina, en una relación simétrica.

América Latina tiene mucho que ofrecer al mundo.

Tiene mucho que ofrecer a España.

De hecho, América Latina ha salvado a España

en los momentos de la crisis.

No puedo ocultar mi emoción y satisfacción sinceras

al declarar inaugurada para toda Iberoamérica

esta trascendental obra e invitarles esperanzadamente

a que América se quede siempre entre nosotros

en esta su nueva casa madrileña.

(Aplausos)

-Tal como España está representada en cada país latinoamericano...

Tenemos casas de la cultura española en todas partes.

De la misma manera, estamos nosotros representados

en esta maravillosa institución. Y creo que eso tiene vigencia.

No creo que porque lleve 25 años de existencia

haya decaído en nada el poder que tiene,

y la necesidad que tenemos los latinoamericanos

de tener esta casa aquí.

-Pero yo creo que lo más importante es que es en esta casa

donde nos hacemos presentes en España,

donde nos sentimos orgullosos de nuestra procedencia,

donde dejamos ver nuestras maneras de ser

y nuestra idiosincrasia

y donde confraternizamos con los españoles

para que nos conozcan mejor.

-No hay otro lugar como este donde puedas venir

y encontrarte con todos los grandes escritores, artistas, cineastas

de América Latina, también con los españoles.

Además, tiene la particularidad de que es un lugar

con toda esa tradición y esa trayectoria tan ilustre,

pero al mismo tiempo muy acogedor,

donde tú llegas y te sientes escuchado.

(Música)

El palacio de Linares es uno de los edificios

más emblemáticos de Madrid, en plena plaza de Cibeles.

Se empezó a restaurar en el año 90

y durante dos años se sometió a un trabajo intensísimo

de reparación y reposición.

Y desde entonces, luce con todo su esplendor.

En la Casa de América lo cuidamos todos los días

para que esté así de bonito.

Estamos ahora en el comedor de gala

que usamos para reuniones, principalmente.

Y fue aquí donde en el 92 los tres miembros del consejo,

del consorcio,

firmaron el acta de constitución de nuestra la Casa de América.

El Ayuntamiento de Madrid,

el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación

y la Comunidad de Madrid.

Hemos sido, durante 25 años, un gran centro cultural.

Un foro de encuentros.

Unos impulsores y constructores de Iberoamérica.

Y por aquí hemos tenido grandes personalidades políticas

del continente americano,

como Lagos, Arias, Bachelet o Hugo Chávez.

(Música)

-Recuerdo muy bien en la época en que era secretario de Estado

para la cooperación internacional para Iberoamérica

el remoto 2002, que se celebró el décimo aniversario

de la creación de la Casa de América

y se hizo la entrega de los Premios Casa de América

a dos de las más grandes figuras

que ha tenido la comunidad iberoamericana.

Mario Vargas Llosa y Ernesto Zedillo.

Creo que ellos simbolizan muy bien

lo mejor de esta comunidad.

Tanto en la política y la voluntad de mejorar las cosas.

Creo que Ernesto Zedillo pasará a la historia,

está ya en la historia,

como uno de los grandes presidentes de México.

Me emociona ser galardonado junto a un personaje

que he leído y admirado desde que a los 18 años de edad

me fasciné con "La ciudad y los perros".

También admito con orgullo que mis convicciones liberales

me identifican con el pensamiento político y económico

de Mario Vargas Llosa.

-Mario Vargas Llosa, que entonces no tenía el premio Nobel

pero ya era, sin duda, la gran pluma en lengua española

y un hombre...

Cuando ingresó en la Academia,

lo definían como "este español del Perú"

y "este peruano de España".

-Agradeciendo una vez más al jurado

la muy generosa distinción que me ha ofrecido,

y haciendo votos por que esta institución,

esta magnífica institución que es la Casa de América

celebre muchos otros cumpleaños.

(Aplausos)

-Me imagino que habrás escrito

en muchos estados de ánimo diferentes.

¿Se escribe mejor o se escriben cosas distintas

depende de tu estado de ánimo?

Sí, todos los estados de ánimo pueden llevarle a uno a escribir.

Sobre todo si uno es un vocacional incurable

de la literatura.

Pero claro, son cosas distintas, ¿verdad?

Un poema que parte de la alegría no es lo mismo que un poema

que parte de una tristeza profunda.

La literatura, por ejemplo,

ha sido una de las áreas que más ha abordado

la programación de la Casa de América a través de múltiples formatos.

Desde homenajes a grandes escritores

a presentaciones de libros, reflexiones, mesas redondas

en torno a vanguardias o temas propios de la región latinoamericana.

Por ejemplo, hemos tenido a premios Nobel,

como es el caso de Vargas Llosa.

Y premios Cervantes, en el caso de Jorge Edwards.

Y tantos otros que han pasado por la Casa

y nos ha permitido poner en valor

el trabajo que se realiza desde el área de programación.

(Música)

-Uno de los actos que yo recuerdo

fue una conversación entre Gabriel García-Márquez,

que ya había sido galardonado con el premio Nobel,

y José Saramago, que lo sería después.

Y fue un acto muy entrañable,

porque tener delante a dos escritores como García-Márquez y Saramago

pues era muy importante.

El sur es una forma, además de ser lo que ha sido siempre,

el lugar de la explotación,

el sur es una forma de sentir,

una forma de entender el mundo, o de buscar entenderlo,

una forma de situarse en el conjunto complejo

de las relaciones humanas.

José Saramago reflexionó mucho de su relación sentimental

con Latinoamérica

sobre todo en los últimos años de su vida.

Pero un día se dio cuenta

que antes de pensar que él, de alguna manera,

se iba a considerar transibérico,

y consideraba que este continente que había descubierto,

que había enunciado ideas tan fabulosas

como la democracia, como el derecho, como la Ilustración,

también tenía otras muchas cosas que aprender en estos momentos

de otro continente donde se estaban ensayando fórmulas,

experimentando,

donde se estaba ofreciendo una vida menos agotada y más nueva.

(Música)

-La verdad es que recuerdo con tanto gusto

como interés y curiosidad la visita que hizo a Madrid,

y a esta Casa, la conferencia que dio aquí,

en noviembre, creo que fue, de 2015,

John Elliott, decano de historiadores de lengua inglesa

especialistas en historia de España.

Se impulsó bajo Felipe II una burocracia eficaz en América

con algunos buenos virreyes,

como don Francisco de Toledo, el más famoso, en Perú,

durante muchos años.

Y todo un sistema de equilibrio de poderes

bajo el control de un rey

justo pero benévolo con sus criados.

Restableció la imagen.

En la conferencia que dio aquí, fue un caso evidente.

La justa imagen de Felipe II.

La justa imagen de toda una época de la historia de España,

la más brillante, probablemente.

Y que eso siempre lo ha hecho

con gran modestia y dignidad a la vez.

Y por eso, esa conferencia aquí, para mí...

Fue sobre Felipe II y América.

Fue apasionante.

-Bienvenidos a la Casa de América.

A este acto de entrega oficial

del XVI Premio Casa de América de poesía.

-Casa de América se ha convertido en una de las instituciones clave

del mundo de la cultura en Madrid y en España.

Yo creo que es un punto de referencia ahora mismo, imprescindible.

Uno de los proyectos que a mí más me han interesado

y que me parece más sólido

es el premio de poesía para escritores latinoamericanos.

"Noviembre cuelga de las ventanas. Se estira y se congela.

Las nubes grises de nieve se desploman sobre los techos".

Y, además, ha permitido un diálogo fundamental en la lengua.

Me gusta repetir, en el calor del premio,

que la poesía es la capital de un idioma sin centros.

"El uso de la metáfora, la enumeración, el versículo,

el ritmo de la canción o los vislumbres irracionales

suponen un esfuerzo aceptado para hacer el poema

ejercicio inseparable del rehacerse a uno mismo.

De volver a levantar la identidad que ha sufrido la desgarradura.

La voluntad cumple así un papel en el conflicto.

Es una tarea de definición personal.

Quiero mirar atrás hasta encontrarme.

Quiero golpear un alba.

Quiero golpear un instante del alba

y mancharme de luz los hermosos nudillos destrozados".

-Por supuesto, no hay nada más ridículo

que la pretensión de registrar la propia vida.

Sin embargo, estoy convencido

de que si no hubiera empezado esa tarde a escribirlo

jamás habría escrito otra cosa.

Recuerdo especialmente la figura de Ricardo Piglia,

un autor con quien tuve una relación personal,

no solo por la importancia que tuvo y que todavía tiene

en el contexto de la narrativa latinoamericana.

Yo fui su primer editor en España

con un libro que se llamaba "Prisión perpetua".

Para mí, fue una alegría participar también

en la semana que le dedicó la Casa de América

y que para mí cerraba este ciclo

donde, por primera vez, se le conocía en España,

se publicaba en España su obra literaria.

Y participar en ese acto fue, realmente, una alegría.

Yo empecé a escribir tarde en mi vida.

Cuando ya existía el "boom" de la literatura latinoamericana,

que impactó al mundo, tomó al mundo por asalto.

Y ese "boom" fue creado, en parte,

por el ímpetu de los editores españoles,

que publicaron las obras de los latinoamericanos

y las exportaron al mundo.

Yo vine a la cola de ese "boom", no soy parte de eso.

Pero tuve la suerte de ir en el pavimento, digamos,

que ellos abrieron para todos los que vinimos detrás.

Y el movimiento del "boom" pasó,

pero dejó un sedimento

en el cual nos hemos alimentado todos los que vinimos después.

Y se sigue produciendo gran literatura en Latinoamérica.

Es una literatura rica, poderosa.

Y en Casa de América ha tenido siempre una cuna.

(Música)

-Casa de América traza, desde el eje de Cibeles,

un arco de influencia extraordinario en todos los ámbitos.

En el caso del cine, aunque tenemos una lengua común,

por desgracia, no es tan normal que lleguen película latinas a España

en una distribución convencional,

ni que lleguen españolas a Latinoamérica

Así que la labor de Casa de América me parece fundamental

porque ha traído películas no estrenadas comercialmente

porque ha sido un puente permanente de comunicación entre los autores,

entre los creadores y el público de Madrid,

que ha podido acceder a encuentros, a diálogos,

en los que yo, como os decía antes,

he tenido la suerte de ser un rostro habitual.

Con Buñuel aprendí poquísimo.

Con Buñuel se aprendía la ética del trabajo y otras cosas.

Él se jactaba de que no sabía nada de técnica,

cosa que era completamente falsa.

Era de una minuciosidad y una precisión asombrosas.

Yo aprendí con los directores malos, porque esos son los más estimulantes.

Si tienes 17 años y estás viendo a un señor

que a la mitad del rodaje tú te paras y dices:

"Yo lo puedo hacer mejor", es donde aprendes.

Con Buñuel llegas, lo ves y dices: "Esto es insuperable".

Y ese fue mi primer aprendizaje

y el arranque de mi ya larguísima carrera.

Una de las charlas que recuerdo con mucho cariño

fue una que participé con Arturo Ripstein.

Arturo es un director de los más grandes de América Latina.

Yo lo había conocido años antes y siempre tuve una relación...

Increíblemente, tuve una relación muy afable de amistad con él

a pesar de su mala fama.

Siempre la gente decía que era un ogro en el "set"

y fue muy interesante para mí,

porque aproveché para preguntarle cosas,

ya que habíamos terminado el trabajo juntos,

que yo, realmente, tenía curiosidad por saber.

Cosas que la gente, quizás por el respeto que le tiene

a la figura de Ripstein y a su mal carácter,

no le preguntan nunca.

Hay una cosa que me da mucha curiosidad.

Cómo es posible que a partir de un guion escrito por Paz,

que es una guionista con una personalidad fuerte,

y cuyos guiones son muy acabados, muy trabajados, con una estructura,

tú puedas hacer una película en la que en cada fotograma

la gente identifique tu personalidad cinematográfica

y diga, por ejemplo en "Las razones del corazón":

"Esto es puro Ripstein".

Sin embargo, si leías el guion, podía pensar: "Esto es pura Paz".

No en sentido pacífico, sino de Paz Alicia Garciadiego.

¿Cómo es ese tránsito?

Trabajar con Paz...

Por eso me vuelvo loco a veces y digo las cosas que digo.

(RÍEN)

Todo es culpa de Paz, que es la mala.

Claro, como no está.

(RÍEN)

Creo que él dio una exposición muy generosa, muy abierta, muy afable

y por eso fue única.

Me parece divertida y muy interesante porque Ripstein, además de cineasta,

es un gran pensador, casi un filósofo,

y siempre uno aprende muchísimo escuchándole.

(Música)

-Yo creo que lo que más valoro de la función de la Casa de América

es ese impulso, esa labor que tiene

para fortalecer, para potenciar y para unir

a los cineastas hispanos.

Y unir los vínculos no solo de los cineastas latinoamericanos,

sino escritores, artistas, con España,

sino también fortalecerlos y ayudarlos en su proceso.

Esa, por lo menos, ha sido mi experiencia.

Y sé que ha sido la experiencia de muchos.

(Música)

-Pues yo creo que este 25 aniversario,

lo primero que habría que hacer es poner en valor

el trabajo del equipo humano que compone el departamento

y que ha hecho posible que durante todos estos años

brillara la Casa a través de su programación.

Una programación que responde al ADN de la propia Casa,

porque no solo somos un centro cultural,

ni tampoco somos solamente un centro de estudios,

sino que somos mucho más que eso

puesto que tenemos un componente institucional.

Tenemos también un apego muy importante

a la realidad del momento,

y por lo tanto, hacemos un seguimiento de la misma

sin abandonar ese enfoque plural y holístico,

puesto que pretendemos integrar todas las realidades de América,

del área iberoamericana,

y en este sentido, tenemos en este momento

un equipo compuesto por cuatro especialistas

que abordan estos dos grandes ámbitos.

Por un lado, lo que serían la cultura, por así decirlo,

y por otro lado, lo que son las cuestiones

relativas al estudio, al pensamiento.

El palacio de Linares es uno de los edificios

mejor conservados del Madrid del siglo XIX.

Se construyó con gran riqueza de medios,

con los mejores artesanos y artistas de la época,

italianos, franceses y españoles,

y se ha conservado casi perfectamente durante más de un siglo.

Estuvo a punto de que lo derribaran, pero afortunadamente se conservó

y en el año 90 se restauró con un equipo de 80 profesionales

que trabajaron durante dos años consecutivos

para devolverle todo su esplendor.

(Música)

-Esto era un edificio que llevaba muchas décadas abandonado.

No en ruinas exactamente, pero sí muy abandonado,

muy dejado de cualquier tipo de reforma

durante, yo creo, que 50 años.

La aventura del saber - 26/06/17

26 jun 2017

Los últimos 4.041 programas de La aventura del Saber

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios