Jara y sedal La 2

Jara y sedal

Viernes a las 18:00 horas

Jara y sedal
Viernes a las 18.00 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4963402
Para todos los públicos Jara y sedal - Mequinenza: historia de un reencuentro - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Tengo otro, otra picada.

Y este parece que tira un poquito más.

El bass es junto a la trucha y tal vez, también la carpa,

la especie más deportiva de cuantas se puede pescar

en las aguas continentales españolas.

También es la última en llegar,

puesto que su introducción en nuestros embalses

empezó a realizarse entorno al año 1965.

Esta especie, autóctona del norte de América,

fue liberada en buena parte de nuestra red de embalses

por los servicios estatales de medio ambiente.

Desde su introducción,

el bass pasó desapercibido durante décadas.

Los pescadores conocían su existencia

pero no lograban capturarlos

con las técnicas conocidas en nuestro país.

Destinadas, esencialmente,

a la captura de barbos, truchas o carpas.

En Norteamérica, en cambio, la tradición del Black-bass

se remonta mucho más allá en el tiempo.

En Estados Unidos, la pesca del bass

es la tercera actividad de ocio al aire libre

preferida por sus habitantes.

La practican de forma casi exclusiva más de 33 millones de personas.

Revistas, como "Bassmaster", tienen una larga tradición

y tiradas mensuales de millones de ejemplares.

Alrededor de Black-bass hay toda una industria

sustentada en millones de aficionados

que gira entorno a una élite de pescadores

que se disputan torneos multitudinarios.

Un gran espectáculo

en el que la ceremonia del pesaje y entrega de trofeos

abarrota las gradas de los estadios.

No es de extrañar,

que la introducción del bass en nuestros embalses

tenga que ver entonces

con la presencia de estadounidenses en nuestro país,

fruto del acuerdo que permitió la construcción

de varias bases militares en España durante la Guerra Fría.

Una de ellas, fue la base aérea de Zaragoza

a una hora escasa en coche del embalse de Mequinenza.

En este lugar empieza nuestro relato histórico

en el que conoceremos a dos pescadores, que sin saberlo,

se convirtieron en los protagonistas esenciales

de la historia del bass en España.

Steve Carter y Marcos Calleja, se conocieron en los años 80

casi por casualidad a orillas del embalse de Mequinenza.

Sin saberlo, sus caminos continuaron unidos

hasta que finalmente se han reencontrado

durante la grabación de este programa,

33 años después de haber pescado juntos aquí por última vez.

-No problema.

-Medium. -Sí, mucho...

Yo veía que los militares norteamericanos destinados en España

principalmente de Zaragoza,

acudían a Más de la Punta en fin de semana

y pescaban muchísimo y peces muy grandes.

Y yo me veía totalmente incapacitado,

no podía ni sabía ni tenía absolutamente nada.

Un día, casualmente, cerca de aquí, en el Puente de Caspe,

pues yo ya tenía una barca neumática a remos

y me encontré a un piloto norteamericano

que se llama Steve Carter y me acerqué a preguntarle.

Bueno, se quedó la cosa así y pasó un año.

Al año siguiente, en el mismo sitio nos volvemos a encontrar,

nos reconocemos y él, viendo que yo todavía estaba totalmente inexperto

muy amablemente me dice: "Mañana tú conmigo a pescar".

Y yo, pues encantado, ¿no?

-Vi como pescaba,

vi como sacaba los peces de entre los árboles sin problema

y bueno, pues me regaló unas lombrices y unos anzuelos.

Y allí empezó toda la revolución de la pesca del bass en España.

Porque yo empecé a pescar mucho, muy grandes

y claro, yo veía que aquello en España no lo hacía nadie.

Con Steve Carter solamente nos vimos ese día,

me invitó a pescar, estuvimos por la Valcuerna,

por la Liberola, le tomé unas fotos, pero bueno, nos despedimos...

¿Qué sucedió?, pues que ninguno de los dos

ni nos hemos vuelto...

Ni nos hemos vuelto a ver ni a hablar.

Escribí dos artículos sobre esta jornada de pesca

y las publicó Joaquín España Aguado en la revista Caza y Pesca.

Y a partir de allí, se montó una revolución que ha llegado hasta hoy.

En aquel momento en España, no se conocía ni los vinilos

ni los materiales para la pesca del bass,

así que Marcos decidió cubrir aquel vacío

y poner a la venta un pequeño catálogo de productos.

Esto, y sus apariciones en la prensa especializada

hicieron que el Black-bass despertara el entusiasmo

de los aficionados españoles.

Una cantera que ya destaca en competiciones internacionales

y que atrae a deportistas de muchos países

cuando se celebran campeonatos en aguas españolas.

Entre las competyiciones europeas más relevantes

sobresale la Caspe Bass internacional

que se celebra en este embalse desde hace 26 años

y que fue el legado que dejaron aquellos militares americanos

cuando regresaron a su país.

Para informar de este campeonato la revista Bassmaster,

la publicación de referencia en Estados Unidos,

envió a su editor, James Hall,

para elaborar un reportaje sobre el bass en Aragón.

El periodista conoció a Marcos

y este le contó la historia de aquel piloto que hacía tres décadas

le había descubierto algunas técnicas para la captura del bass.

Ve la revista,

y no sale de su asombro.

¿Qué pasa?, me busca por internet

y encuentra mi nombre y manda un email.

Contactamos, y bueno...

Hasta hace escasamente tres día que ha llegado,

ya estamos otra vez pescando juntos.

-Venga. -Bueno, bueno.

Igual que hicieron hacer 33 años,

Marcos y Steve comenzaran la jornada

buscando lo que se conoce como el patrón de los basses,

esto significa, dar con la profundidad y el tipo de fondo

en el que se encuentran los basses

y con los engaños que provocan su picada.

Los vinilos fueron aquellos señuelos

que tanto sorprendieron a Marcos hace años

pero que ahora son abundantes en todas las tiendas de pesca.

¡Guau! -Sí.

Los crankbait, son señuelos rígidos

que según el tamaño del babero alcanzan diferentes profundidades.

Probando unos y otros van lanzando en diferentes lugares,

ayudados por el sigiloso motor eléctrico

que en estas embarcaciones se instala en la proa.

Dentro de unos días dará comienzo el Caspe Bass Internacional

y el embalse en un continuo ir y venir de participantes

intentando descubrir los distintos patrones del bass

según el momento del día.

-Grande...

El spinnerbait es un señuelo que, pese a su estrafalaria apariencia,

da muy buenos resultados en un amplio abanico de situaciones,

ya sea con agua clara o turbia, en primavera o incluso en invierno.

-Guau, dame un abrazo.

-Un poquito... -Bueno, este va a ser...

Steve logra el primer bass con un vinilo plomado.

La talla da por la mínima

pero este ejemplar ya puntuaría en el campeonato,

buena señal.

El calor del verano se resiste a marchar

y los basses no están activos todavía.

-Vámonos.

-Ahí había un bass de un kilo más o menos

y estaba arriba. -¿Aquí?

En orillas en las que abundan las piedras sumergidas

los jerkbaits son la mejor opción por la mañana.

Simulan a un pequeño pez herido, una presa fácil para el bass.

Steve y Marcos siguen adentrándose en la recula de la Liberola,

en busca de estructuras sumergidas

donde puedan estar acechando los basses.

-Marcos...

Esta es la picada que veníamos buscando,

solo que grabada esta vez por las cámaras de Jara y Sedal.

Una imagen que hace más de 30 años supuso una gran revolución

que aún no ha terminado.

-Guau. -Qué bueno.

Grabamos esta picada con los mismos protagonistas a los unió el azar,

pero que ya forman parte de la historia de este lugar.

-Ok, Steve, ok.

El mismo sitio que hace 33 años. -Sí.

-La misma foto.

Algunas cifras dan una idea de la dimensión del mar de Aragón.

Ciento diez kilómetros de longitud

y una anchura media de seiscientos metros,

la profundidad máxima ronda los sesenta.

Dado su tamaño, el embalse tiene a lo largo de todo su recorrido,

paisajes muy diferentes.

En todos ellos habitan las especies que hacen famoso a este embalse,

el siluro, el black-bass, la lucio-perca,

la perca europea y la carpa.

Sin embargo, los pescadores acuden a un lugar o a otro

en función de la especie que esperan capturar.

Cerca de la presa los pinos cubren las abruptas orillas,

talladas en su origen por el propio rio Ebro.

Es el espacio de los basses

que se encuentran en la vegetación sumergida

y en las rocas inundadas, el lugar perfecto para acechar a sus presas

principalmente alburnos y carpines.

En el tramo medio del embalse,

el acceso a la orilla sigue siendo difícil desde tierra.

Barrancos y profundas reculas delimitan el embalse

que lentamente va abriéndose y suavizando su contorno.

Es el espacio para el bass y la lucio-perca

que es la que garantiza la actividad durante los meses más fríos

con grandes tallas y responsable de ataques espectaculares.

-Te has equivocado, pasa una décima.

Sesenta y cinco y una.

En este tramo, el otro gran protagonista

es el siluro, donde encuentra fondos blandos donde enterrarse

para sorprender a sus presas.

Las orillas, algo más suaves y pedregosas,

son buenas zonas para la presa del bass,

ya que es en estos lugares donde construyen sus nidos

y los defienden de los depredadores.

Su tramo más alto es el más árido,

con páramos ya próximos al desierto de los Monegros.

Es el lugar perfecto para la pesca desde orillas de carpas y de siluros

no es de extrañar que en sus aguas se celebren campeonatos

de diferentes disciplinas deportivas

pero la cita más importante del calendario es octubre,

cuando tiene lugar el Caspe Bass Internacional.

La última edición empezó con mucha agua

y el rumor, más que confirmado,

de que los peces iban a estar muy difíciles.

Más de 30 equipos de diferentes países europeos

acudieron a la cita aún sabiendo que iba a ser muy difícil

repetir los magníficos resultados de la edición anterior.

Tres mangas que comenzaban, cada día,

con la botadura de todos los barcos y la salida por el paso de control.

Marcos y Steve

salían con ganas de sellar su reencuentro con una victoria.

Fuimos testigos de la perseverancia

de todos los equipos implicados en el campeonato.

De Marcos y de Steve y del propio James Hall,

editor de la revista Bassmaster,

que tampoco quiso perderse el reencuentro de estos dos amigos.

Al final de cada jornada, la imagen se repetía,

pocas capturas aunque algunas muy grandes dieron como vencedor

al equipo formado por Daniel Valverde y Pedro García.

Quizá el próximo Caspe Bass sea recordado por las capturas record

pero lo que es seguro es que esta edición pasará a la historia

por ser la que unió

a los que pusieron los cimientos de lo que hoy

representa el Black-bass en España.

-Se ha abierto un mercado que es imparable.

Y en poco menos de diez años

el Back-bass ha pasado de ser un desconocido sin valor ninguno

a alzarse con el protagonismo total de la pesca en agua dulce en España,

creando una corriente económica incalculable.

Es tu instinto,

es tu refugio,

es tu futuro,

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Mequinenza: historia de un reencuentro

Jara y sedal - Mequinenza: historia de un reencuentro

01 feb 2019

Hace 35 años un piloto militar estadounidense enseñó a pescar a un joven español una especie llamada black bass desconocida hasta entonces. En este programa se reencuentran los dos pescadores durante el campeonato de pesca de bass más importante de Europa, el Caspe Bass Internacional .

ver más sobre "Jara y sedal - Mequinenza: historia de un reencuentro " ver menos sobre "Jara y sedal - Mequinenza: historia de un reencuentro "
Clips

Los últimos 217 programas de Jara y sedal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos