Presentado por: Pilar Garcia Muñiz Dirigido por: Öscar Gonzalez

El programa más veterano de la televisión nacional y el más antiguo de su género en Europa ofrece la emisión de reportajes de la actualidad internacional, nacional, social o cultural.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4880640
Para todos los públicos Informe Semanal - 08/12/18 - ver ahora
Transcripción completa

Satisfacción en la derecha...

y abatimiento en la izquierda.

Es el panorama que dejan los resultados

de las elecciones andaluzas, que, por primera vez en 34 años,

abren la puerta a acabar con la hegemonía del PSOE.

La sorpresa de la jornada la dio Vox,

el partido de extrema derecha, que superó todas las expectativas

y que, con 12 escaños, tiene en su poder la llave

del Gobierno del cambio.

Bienvenidos a Informe Semanal.

Hoy estaremos también en Perú,

donde el petróleo amenaza la supervivencia

de los pueblos indígenas de la Amazonía.

Y hablaremos de la Copa Libertadores,

un partido considerado de máximo riesgo,

que finalmente se va a disputar mañana en Madrid.

Lo veremos en unos minutos,

porque antes vamos a analizar el resultado electoral en Andalucía.

Noche electoral en Sevilla.

La desolación se palpa en el Partido Socialista de Andalucía.

Después de treinta y seis años de victorias,

la de Susana Díaz sabe a derrota.

Decepción en la sede de Adelante Andalucía,

la confluencia de Podemos e Izquierda Unida.

Por primera vez, la izquierda no suma mayoría en las urnas.

En el Partido Popular, alegría y alivio.

También ha perdido votos y escaños, pero ha evitado el 'sorpasso'

por parte de Ciudadanos.

La formación que más crece, más del doble.

Vox, la gran sorpresa.

La extrema derecha entra en un Parlamento

en el que no cree.

Esto es la guerra de los socialistas,

la Susana Díaz y el Pedro Sánchez.

Y lo de Barcelona.

Sí, y lo de Barcelona.

Por hartazgo también.

Y la inmigración.

Antonio echa la partida con otros agricultores

de Balanegra, Almería.

3200 habitantes y donde mayor proporción de votos ha ido a Vox,

tres de cada diez.

Todo esto ha sido empresa familiar, si no, esto no se levanta,

salías de Almería y era todo desierto.

Ni agua, ni nada.

El paro, el escándalo de los ERE,

cada ficha que pone Manuel es un reproche al PSOE

y un motivo para votar a la nueva extrema derecha.

¿Ustedes saben cuáles son las propuestas de Vox?

No se trata de hacer propuestas.

Por lo menos hay que cambiar, porque esto es una ruina,

la manera que tienen de mandar.

¿Aquí somos los últimos los españoles?

No se trata de que no vengan inmigrantes,

pero por lo menos que coticen como nosotros, los españoles.

Los invernaderos de Balanegra, a 12 kilómetros de El Ejido,

casi se funden con el mar.

Producen los setenta y seis millones de kilos de fruta y verdura

que su cooperativa exporta anualmente a toda Europa.

La producción es, sobre todo, pimiento, también tenemos berenjena,

pepino, calabacín y algo de judías.

En temporada alta, como ahora,

proporciona más de setecientos cincuenta empleos.

La mayoría, para mujeres de la comarca.

Los extranjeros, el veintitrés por ciento de la población,

trabajan, sobre todo, en los invernaderos.

Esto es un pueblo tranquilo, con gente buena.

Aquí se cobra más que en Rumanía

y podía estudiar mi niña con dinero de España.

Tienes la vida más bien aquí.

Lucía y Vasilica siguen la política andaluza.

Saben que el treinta por ciento de sus vecinos españoles

votaron por Vox, que propugna la deportación inmediata

de muchos de sus compañeros en los invernaderos.

Yo estaba en una mesa electoral

y, en el recuento, me quedé sorprendida, la verdad.

Aquí la gente sí es conservadora y eso, pero tan extrema no, no.

Yo creo que es el desencanto que tiene la gente,

está desencantada, decepcionada, y es una forma de protestar

y una llamada de atención.

Yo aquí tengo un ambulatorio que se ha quedado pequeño,

no cumple ni siquiera con la normativa

de la propia Junta de Andalucía de tener separados a los niños

de los mayores.

Nuria Rodríguez, del Partido Popular,

es primera alcaldesa de uno de los municipios

más jóvenes de Andalucía.

Se creó en 2015.

En las autonómicas de ese año,

el PP obtuvo el sesenta y siete por ciento de los votos.

En estas, el treinta y tres.

Hay servicios, hay competencias que no se han llevado bien

por parte del Partido Socialista, no solo aquí, en mi municipio,

sino en todo el Poniente almeriense.

Y ha habido una marea que ha decidido ese cambio.

Es a esos votantes a quienes hay que preguntarles

por qué han votado a una opción o a otra.

Yo he votado a Vox porque es un partido

que por ahora promete, no sabes si va a hacer las cosas como dicen,

pero pinta bien, a mi parecer.

Aunque Alberto, dueño de un gimnasio de boxeo,

no está de acuerdo con el rechazo de los dirigentes de Vox

al Estado autonómico y al matrimonio homosexual.

En eso sí estoy en contra, porque todo el mundo

tiene derecho a ser feliz con quien quiera.

Un cambio tiene que haber, porque España se va.

El mensaje que ha anclado en los votantes

que han acudido al final a su llamada,

tiene mucho que ver con el tema "se rompe España",

la unidad de la patria, todo aquello que está saliendo

desde el tema de Cataluña.

Evidentemente, el tema también de las fronteras,

de la inmigración.

Está cogiendo los temas clásicos de la extrema derecha

en Europa también.

Algodonales, Cádiz.

El PSOE resiste en este pueblo blanco de 5600 habitantes,

con casi el cuarenta y siete por ciento de los votos,

nueve puntos más que en toda Andalucía.

La gente se acomoda.

De hecho, de cada cinco que tenían que votar, han ido tres.

¿Eso por qué es?

Porque ya la gente piensa que su voto ya no es importante

porque ya van otros a votar.

Y eso es un grave problema.

Porque la gente tiene que entender que los votos no se dan,

los votos se prestan, y cada cuatro años los recuperas,

y cada cuatro años tienes que volver a decir con tu voto

qué quieres y qué eliges.

José María Gómez fue, por primera vez.

alcalde de Algodonales en 1983.

Estuvo ocho años y regresó hace tres, en 2015.

Aquella época era peliaguda,

no era tan fácil que las familias sobrevivieran

y se quedaran en sus pueblos, como en Andalucía se ha conseguido,

a pesar de todo lo que digan, a pesar de que digan del PER

y de todas esas historias, eso ha sido muy, muy importante

para que, en los pueblos de Andalucía,

la gente se quede fijada al territorio.

El pueblo es la patria chica de Valeriano Bernal,

innovador de la guitarra flamenca.

Su hijo Rafael ha heredado el taller

por el que han pasado los mejores guitarristas clásicos y flamencos.

Yo tengo suerte de poder seguir en mi pueblo,

con el trabajo que me ha dejado mi padre y demás,

pero ahora la gente tiene que emigrar,

como hace unos cuantos años.

Tengo muchos amigos en Francia,

porque se tienen que ir, no tienen otro remedio.

Es que aquí no hay nada.

Yo creo que el Partido Socialista

comprendió bien la situación en la que Andalucía se encontraba,

supo atender esta situación, hacerse cargo de una sociedad

que tenía muchas deficiencias desde el punto de vista

de los servicios públicos,

con unas políticas que han sido, a mi juicio, eficaces.

Siempre digo que el Partido Socialista

ha hecho muy bien su trabajo desde el punto de vista

de dotación de servicios públicos, todas las universidades,

los colegios, las infraestructuras, los ferrocarriles...

Pero empezó un declive desde el 2008 en adelante.

Ahí hay problemas endémicos de la región

como las tasas de paro, por ejemplo,

o el que no converjamos con la renta media nacional,

y son cosas que, quizás, han ido deteriorando un poco la confianza

en la posibilidad de que, al menos, lo resolviera alguna vez.

Con el paro en torno al veintidós por ciento, la cooperativa de aceite

es la principal fuente de empleo de Algodonales.

Oro líquido tres veces más caro de producir,

que sufre la reducción de las ayudas europeas.

La gente está pensando abandonar la recolección

y el cultivo del olivar porque no le es productivo.

Y es una situación que nos complica la vida

porque no hay otra cosa, aquí solo tenemos el olivar y el turismo.

Ana es una de las protagonistas de un vídeo

que hace unos meses fue viral.

Aquí vamos a ponerle el nombre de las lavanderas,

que es una mujer muy típica de Algodonales,

y es un pequeño honor a ellas.

Las mujeres de Algodonales pedían su calle y van a tener dos.

Hemos conseguido tanto, las mujeres hemos conseguido tanto,

y tanto que nos queda por conseguir.

¿Y ahora qué va a pasar con este partido

que dice que la Ley de Violencia de Género,

una ley tan potente, nueva, que nos estaba apoyando,

y que la quieren quitar?

¿Qué pensamos los andaluces y a qué hemos llegado

para tener a este partido dentro del Parlamento?

En Algodonales tiene sus raíces Manuel Pimentel,

el ministro que le dimitió a Aznar.

Ahora ve la política desde la barrera

de la Editorial Almuzara, en Córdoba.

El Partido Socialista llevaba ya décadas muchas décadas

gobernando en Andalucía,

ha habido en su contra casos de corrupción,

que pueden tener un costo electoral, el propio desgaste de Gobierno,

el clientelismo, en fin, hay cuestiones que tienen un costo,

pero, por sí mismo, ese desgaste natural

no justificaría un desgaste tan importante electoral,

tiene que haber algo más.

Y yo creo que, claramente, ha sido la postura

del Gobierno de Sánchez con Cataluña

lo que ha movido y ha roto ese statu quo

que existía hasta el momento.

Vox ha dicho: hasta aquí.

Yo oigo hablar a ese hombre y digo "es una ilusión,

y yo quiero estar ilusionada"

Hay un electorado que tiene esa pulsión emocional

de votar a una oferta de esta naturaleza,

que tiene más de emoción que de plasmación

de un programa concreto.

Va a entrar en un Parlamento

que, verdaderamente, quiere destruirlo.

Todos los derechos de la mujer por los que tanto hemos luchado.

Todo el poder que tiene la comunidad en cuanto a sanidad, educación,

todo se lo va a dar al Estado.

Yo creo que en estas elecciones ha podido más la pasión nacional

que el propio debate de Andalucía.

Las urnas han girado a la derecha en la única comunidad

que nunca ha cambiado el color de su Gobierno,

pero dejan una aritmética parlamentaria con aristas.

Los andaluces volverán a las urnas en mayo,

con el resto de los españoles.

Lejos de ayudar al progreso,

el oleoducto construido hace 40 años en Perú

está dejando un rastro de pobreza y contaminación

en las comunidades indígenas.

El petróleo amenaza su supervivencia.

Los continuos vertidos

están afectando a la salud de la población que no se resigna

y lucha con todas sus fuerzas por preservar sus derechos,

su tierra y su futuro.

En la impenetrable selva,

el río y el bosque son los pilares que sustentan la existencia

de sus habitantes,

En su peque peque Segundo recorre, como cada día,

la quebrada de Cashacano,

en la margen izquierda del río Morona de la región peruana

de Loreto.

Aquí solía venir a pescar, a bañarse,

como muchos de los habitantes de las 28 comunidades afectadas

por los vertidos de 2016 del oleoducto norperuano.

Derrames que arruinan su territorio y contaminan sus vidas.

"Está enferma la tierra, no está bien,

Cientos de hombres de la zona, como Segundo,

dejaron de cultivar sus tierras para trabajar

en las tareas de limpieza del crudo.

"Era un trabajo muy peligroso

Al trabajar tenias que utilizar equipo de personal muy especial,

que te pueda proteger para que no te contamine el crudo,

te manchabas, te ponías bien bien al color del crudo, negro negrito"

¿"Ahora mismo podemos ver si queda petróleo en el río?"

"Hay partes que existen, si se mete un palo en la parte arenosa,

cava, flotan brillos del petróleo que está encerrado adentro"

Las aguas de la quebrada de Cashacaño

nos muestran sus heridas

cuando por sorpresa nos encontramos un saco de crudo

abandonado entre los troncos de un árbol.

Lleva aquí desde que concluyeron las labores de limpieza del vertido

de Mayuriaga en 2016,

un año en el que hubo más de 10 derrames en la región de Loreto

que diseminaron miles de barriles de petróleo al río Marañón

y sus afluentes.

"Esto es evidencia más que clara que el trabajo no lo han hecho bien

La empresa que la hecho

ha debido tener cuidado en no perder este residuo

que ya lo han recogido

que es altamente toxico y contaminante

y si la hemos encontrado a esta altura a día de hoy

en la quebrada recorriendo todo el lugar

donde han ocurrido los hechos,

¿quién sabe qué podemos encontrar más?"

El río es la única vía de comunicación en esta zona

donde los wampis, kichuas o aawajun viven desde hace siglos.

Las últimas barcazas de las empresas de limpieza contratadas

por Petroperu cargan aún los sacos del crudo.

Dos años después las ayudas prometidas apenas han llegado.

Algunas comunidades indígenas han presentado ya sus demandas

pero Petroperu, con quien finalmente no pudimos hablar,

intenta eludir su responsabilidad sosteniendo que la mayoría

de los derrames fueron provocados

y que las labores de mantenimiento son constantes.

"No se puede creer que la misma población se autolesione

sus quebradas sus ríos, sus aguajales, sus manantiales,

su mercado de peces, ellos mismos, Petroperú

quiere encubrir

que han sido rotos por ellos para conseguir un trabajo,

cuando el oleoducto tiene más de 40 años de existencia

por desgaste"

No solo los ríos, también los humedales,

y la pesca están contaminados.

Es época de lluvias

pero aldeas como esta de Barranca, donde el vertido fue subterráneo,

no cuentan con pozos para recoger el agua como les prometieron.

Para limpiar el crudo de sus bosques talaron arboles indiscriminadamente.

Se les ha vulnerado sus derechos más básicos.

Como al resto de las comunidades campesinas e indígenas,

la riqueza económica que obtienen de sus tierras

no revierte en sus habitantes, que ni siquiera tienen luz.

Los pueblos de la Amazonía

siempre han tenido el concepto de cuidar la naturaleza

en lugar de avasallar.

El territorio es un espacio sagrado es la esencia de su existencia.

Sin territorito no pueden vivir.

Por eso llevan años luchando

por conseguir la titularidad de sus tierras,

reconocérselas es una forma de preservar los bosques.

Sin esa titularidad no pueden reclamar el derecho de servidumbre

de paso ante las empresas extractivas.

Aquí, como en otras aldeas, se sienten abandonados

por las instituciones.

Edwin es uno de los líderes de Barranca

que pide responsabilidades al estado

"Nunca el estado peruano ha llegado con su presencia a este pueblo

como ustedes ven, realmente a nivel educativo,

a nivel de salud, a nivel de agricultura,

a nivel de nada"

Con 47 años y 9 hijos,

Gladys tuvo que ocuparse de la parcela familiar

cuando su marido trabajó en las tareas de limpieza

del petróleo.

Todavía hoy el olor se percibe en el aire.

"Cuando nos vamos, de lejos, no más huele ese olor.

Ahí, en la distancia cuando sale el sol ,

cuando caldea, se huele de lejos".

Desde que se produjeron los derrames

han aumentado todo tipo de enfermedades,

desde dermatitis y diarreas a infecciones respiratorias.

La cabecera del distrito está en Puerto América.

Pero Paul es el único médico para todo.

No hay material médico, no tenemos medicamentos.

Por ejemplo, hace un mes tuvimos un paciente por una picadura

de alacrán.

Normalmente si uno sabe que esta zona

es endémica de este tipo de animales hay serpientes,

este tipo de arañas venenosas debería haber estos antídotos

Ese niño vivía en Tierra Blanca,

en una de las once familias que pueblan esta comunidad

de quechuas y wampis.

"Se han llevado a mi nietito, se ha ido a morir ahí.

No hay ampolla, no ha podido sanar"

Era uno de los alumnos de Nancy.

En su pequeña escuela atiende a 14 niños de 6 a 12 años.

"Ha bajado el rendimiento de aprendizaje de los alumnos

porque los niños ya no venían bien alimentados.

Incluso el agua los pobladores recogen acá del río.

Tomaban bebían y cuando había crudo era bien pésimo.

"Primero vinieron los de PetroPeru a decirnos:

señores, nosotros les vamos a dar 10 gallinas y un gallo

a cada uno de ustedes para que puedan criar,

Siembran su maíz su yuca y les doy sus gallinas,

pero hace meses que petro peru nos ha venido a ofrecer

y todavía no aparecen solamente a nosotros nos toman como burla"

En esa lucha entre David y Goliat,

las comunidades indígenas no están solas.

La REPAM, red eclesial panamazonica en colaboración con Cáritas Española

ha puesto en marcha una escuela de derechos humanos para jóvenes

líderes de los nueve paises que conforman la Panamozonia.

Aquí adquieren herramientas para documentar

sus procesos de defensa de violación de derechos,

Además se han creado talleres de incidencia política

para denunciar los casos ante organismos internacionales

y han desarrollado programas de agricultura sostenible.

"Ellos llevan defendiéndose mucho tiempo,

cuando sucedió el vertido llegaba la empresa a hacer negociaciones

y les engañaba:

no eran capaces de hacer un acuerdo verbal, un acuerdo escrito

que tuviera las firmas oportunas.

Y ahora que nos hemos metido con abogados

vemos que les han engañado,

que firmaron unos acuerdos

para hacer un poco de desarrollo sostenible,

agricultura sostenible.

No han cumplido nada.

Era un engaño"

Segundo Manuel

es un indígena quechua que quiere defender su derecho

a permanecer en su tierra.

Él es uno de los beneficiarios del proyecto de agricultura

sostenible impulsado por pastoral de Tierra y Cáritas española.

Ha aprendido a alimentar el terreno imitando al bosque

para que sea más fértil

Ha abandonado el monocultivo.

Ahora en su parcela hay diferentes cultivos

y siente un especial orgullo al ver los resultados

"El proyecto es mejorar la calidad de vida del agricultor.

Mejorar la calidad de producción también de las plantas,

por qué no decir de la piña, del caño de yuca, de la cocona

pero ya con un método tecnificado

ya ven en este caso estaos haciendo de poco a poco estamos avanzando"

Hace más de 40 años

el tubo del oleoducto conocido como la boa negra

atraviesa unos 1000 kilómetros de selva peruana

sembrando un rastro de pobreza

y vulneración de derechos entre sus comunidades indígenas.

Pero no es el único enemigo de la Panamazonia,

una superficie plagada de ríos y vegetación

equivalente a 14 Españas,

hogar de 33 millones de personas de 380 pueblos indígenas

en el que se hablan 240 lenguas.

Una selva no se salva sin la otra selva.

"Nuestro territorio es vida, no una mercancía"

Por primera vez en la historia la final de la Copa Libertadores,

el campeonato más famoso de América, se va a jugar en Europa,

concretamente mañana en el estadio Santiago Bernabéu.

Los episodios violentos de hace unos días en Buenos Aires

han traído a Madrid esta final

entre el Boca Juniors y el River Plate,

dos equipos argentinos famosos por su rivalidad histórica

y con unas aficiones

para las que el fútbol es mucho más que una pasión.

El fútbol es una pasión que en Argentina mueve montañas

y traspasa océanos.

En una pirueta extravagante, la final de la Copa Libertadores

se jugará mañana en el Bernabéu.

Es el partido de vuelta,

el definitivo entre Boca Juniors y River Plate,

de una competición, la Champions de América,

que ha cambiado de estadio, de país y de continente.

Madrid será, durante unas horas, capital mundial del balompié,

y las televisiones, el espejo millonario

en el que se refleje el episodio.

La aldea global espera el duelo entre dos enemigos íntimos.

El origen de la rivalidad con lances violentos

en los partidos Boca-River

es casi tan antiguo como las historias centenarias

de estos dos clubes porteños.

Esta vez la sangre ha llegado al río,

después de que un grupo de ultras tendieran una emboscada

y apedrearan el autobús

en el que los jugadores de Boca se dirigían

al estadio de River Plate.

Pero más grave que un suceso que no es nada novedoso

en el fútbol mundial, han sido las reacciones en cadena

de las diversas autoridades implicadas.

La pasividad del gobierno de Macri es extraordinaria.

Es extraordinaria la incompetencia de la policía

que libera una zona en la que no había ningún tipo de control,

donde se sabía que iba a ver un lugar peligroso

donde iban a tener acceso los aficionados de River

y se iba a provocar una situación de riesgo.

Pues ahí no había ninguna policía.

Eso ha sido anormal.

También ha sido anormal que la policía argentina cargara

contra los aficionados de River dentro del estadio,

después de tenerlos seis horas encerrados

esperando celebrar un partido que nunca se celebró.

Que la final de la Copa Libertadores de América,

que así se llama, se defina en España

no deja de tener guasa,

con el sinsabor y la amargura de aquellos hinchas

que siguieron a su equipo, pagaron con sacrificio la entrada

y que hoy lo tengan que ver por televisión.

Todo es un gran esperpento como diría Ramón Valle-Inclán

a lo largo de su literatura.

En Argentina, sobre todo en Buenos Aires,

que acoge a los grandes equipos del país,

al fenómeno de los hinchas violentos, los ultras,

se les llama barras bravas.

Y cada club tiene la suya.

Las barras bravas son un fenómeno puramente argentino,

que se desarrolla a partir de los años 70,

coincidiendo con la dictadura militar en Argentina,

en connivencia con la policía y con la administración local

fundamentalmente de la ciudad de Buenos Aires.

Los líderes de las barras bravas

muchas veces están compinchados con los jefes policiales

y controlan el tráfico de los barrios

donde se ubican los estadios.

Boca Juniors y River Plate son los dos grandes rivales

del fútbol argentino.

Dos estilos, dos barrios, el de Boca y el de Núñez,

dos maneras de jugar, dos filosofías, dos pasiones

que se desbordan al compás

en que el balón se mueve por el césped.

Maneras de sentir, de soñar, de sufrir, de perder y de ganar.

River fue una escuela de buen fútbol siempre,

de un fútbol exquisito.

River, Independiente, Rosario Central, Huracán.

Son equipos que manejan el criterio del purismo.

Y en cambio Boca fue siempre más un equipo de garra, de luchar,

de garra, que no le importa tanto el juego

sino que es un equipo combativo digamos.

En Argentina el fútbol se vive en los estadios

con una temperatura elevada y no solo por la violencia,

sino también por la emoción que suscita el espectáculo.

Pero, más allá de la cancha, en cada calle, esquina o chaflán

los chavales juegan a la pelota.

Nosotros entendemos el fútbol, desde muy pequeños,

desde el potrero,

que cada vez hay menos, pero lo sigue habiendo.

Y es una cultura, eso lo mamás desde muy pequeño,

no tenemos polideportivos,

con lo que el fútbol se juega en la calle

y se juega lo que nosotros llamamos la honra o la Coca-Cola.

Es mi espíritu contra el tuyo,

pero siempre nos enseñaron el espectáculo,

a saber tirar un caño, un sombrero, a hacerlo bonito.

El gusto de los argentinos por las gambetas con el balón

se ven seriamente perjudicadas

porque en los grandes equipos como River, Boca,

Independiente o San Lorenzo de Almagro

no juegan grandes figuras.

Argentina es una fábrica de jugadores

para los centros de poder económico futbolístico.

El jugador de fútbol de Argentina

que hace dos pases seguidos o tres goles se vende.

Se van 200, 250 jugadores argentinos por año.

Por tanto, si tú te fijas, Barcelona, Madrid,

Atlético de Madrid

tienen los mejores jugadores de todas las partes del mundo

y en River y en Boca cuando un jugador hace tres pases se va.

En Argentina, el fútbol se vive en los estadios

Guillermo Aira, artísticamente conocido como Cachibache,

tiene 61 años y desde hace 17 vive con su familia en Madrid,

tras perder sus ahorros

en los aciagos días del "corralito",

la feroz crisis económica argentina de principios de siglo.

No tenemos al pulpo Paul, pero sí tenemos a Manolito.

Manolito, por favor, me vas a indicar: ¿quién va a ganar?

¿Cómo que no? -River dos a uno.

-River hay que ser objetivo.

¿Por qué va a ganar River? -Porque River es el mejor.

El más grande sigue siendo River Kley.

El campeón más poderoso de la historia, River Kley.

Diego Cabrera lleva media vida en Madrid,

a donde llegó desde su Buenos Aires natal.

Aquí se ha convertido

en uno de los grandes cantineros del momento,

siguiendo la huella de aquel mito de la coctelería

que fue Perico Chicote.

Cuando tenía seis, siete años, una anécdota familiar:

Diego nació en la Boca.

Y yo lo escuché y pregunté: ¿Yo nací en la Boca?

Sí, sí, naciste en la Boca.

Pero, ¿en la Boca no había un club de fútbol?

Sí, en la Boca hay un club de fútbol.

Y digo: ¿entonces, yo no tengo que ser de Boca?

Dice: no, no, ¿cómo vas a ser de Boca?

Toda mi familia es de San Lorenzo, todos, mis abuelos, mis tíos,

vos tenés que ser, primer nieto, primer varón, el heredero.

Vos tenés que ser de San Lorenzo.

Y mi madre que es anti-fútbol: dejad al niño que sea lo que quiera.

Y mi padre, por lo bajo: vos tenés que ser de San Lorenzo

y yo no sé si es esa rivalidad que tienes con tu padre

o por llevarle la contraria que me hice de Boca.

Los 600.000 euros que costará el dispositivo policial

encargado de vigilar el partido los pagarán los contribuyentes.

A cambio se estima que el acontecimiento dejará

casi 100 millones de euros en Madrid.

Ahora solo falta saber quién se beberá la copa.

Nos vamos ya, que pasen una buena noche.

Informe Semanal - 08/12/18

08 dic 2018

Programas completos (528)
Clips

Los últimos 3.354 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios