Presentado por: Jenaro Castro Dirigido por: Jenaro Castro

El programa más veterano de la televisión nacional, y el más antiguo de su género en Europa, ofrece la emisión de reportajes de la actualidad internacional, nacional, social o cultural.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.5.0/js
3813066
Para todos los públicos Informe Semanal - Y en esto... se fue Fidel - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Hola, saludos a todos y gracias por acompañarnos

en este especial de Informe Semanal sobre la muerte de Fidel Castro.

El fallecimiento del líder comunista cubano

abre un nuevo tiempo en la Isla y en sus relaciones con el mundo

y las libertades.

Por tanto vivimos fechas históricas para Cuba

que requieren una mirada en profundidad

al personaje y al político.

Trazamos un recorrido biográfico de Fidel Castro

que va de la revolución a la dictadura en espera

de una democracia sincera y sin tapujos.

Viva la Revolución.

Patria o muerte.

Apenas quedan líderes políticos ya en el mundo,

tan controvertidos como Fidel Castro.

Casi ninguna personalidad pública

alcanza los múltiples récords de su biografía.

Pocos han sido tan odiados por sus adversarios

como admirados por sus partidarios.

Casi nueve décadas ha estado presente de alguna manera

en la vida de la isla caribeña.

El régimen político que implanta en ella es todavía,

uno de los ejemplos que quedan en el planeta

de lo que es una dictadura.

Un singular modelo comunista con acento cubano.

Por eso hay una biografía de Fidel y otras muchas,

inéditas escritas en las historias

y en las vidas de cada cubano, viva fuera o dentro de la isla.

O de cada persona que ha tenido una relación especial con Cuba.

Se escucha la canción de Silvio Rodríguez "La vida"

Era el último gran estadista de cuantos influyeron

en el mapa del mundo en la segunda mitad del siglo XX.

Por un extraño capricho del destino,

tenía que llamarse Fidel Castro,

nombre que significa fidelidad y campamento militar,

los dos denominadores comunes de toda su vida.

Dictador para unos, revolucionario sincero

y líder del Tercer Mundo para otros,

se mantuvo casi cinco décadas en el poder, fiel a su principio

de que las ideas son más importantes que las armas.

Sobrevivió a más de 600 planes de atentado.

A una decena de presidentes norteamericanos.

Pronunció los discursos más largos.

Era el gobernante más veterano del mundo de los que llegaron

al poder por sus propios medios.

Su biografía está llena de hitos,

recorrerla es repasar la historia de Cuba y del mundo

en el último medio siglo y aproximarse

el espíritu de su último combate.

Birán, a 800 kilómetros al este de La Habana,

es el lugar donde nace Fidel Castro Ruz,

el 13 de agosto de 1923.

Una pequeña aldea construida por su padre Ángel María Castro,

terrateniente nacido en Galicia

y casado en segundas nupcias con Lina Ruz,

con quien tiene 7 hijos.

A Fidel le impactan desde muy pequeño los acontecimientos

de la Guerra Civil española y de la contienda mundial.

Ya adolescente, estudia interno en los mejores centros de Cuba.

Moldean su educación los colegios de jesuitas de Santiago y La Habana,

donde en 1950 se licencia en Derecho.

Hay una escuelita donde él empieza a ir y tal,

pero digamos que nace en un ambiente muy rústico, donde la fuerza, etc.

tiene importancia.

Luego es educado esencialmente, en escuelas católicas,

por organizaciones cristianas muy conservadoras,

en particular los jesuitas,

conocidos por formar de una manera por crear una impronta fuerte;

y jesuitas "franquistas", como dice él.

Mi padre estuvo en el colegio con Fidel

y era hombre inteligente, un gran lector,

un hombre de difícil encaje entre los alumnos,

no era una persona como que se integrara fácilmente, ¿no?

Yo creo que Fidel era una persona muy complicada desde muy niño,

era una persona muy complicada, tuvo una situación familiar difícil.

No era hijo de la mujer de su padre sino era hijo de una sirviente.

Yo creo que él tuvo siempre un conflicto social familiar ahí

sin resolver muy importante.

Pero era un hombre muy inteligente.

Mi madre siempre dice que ella conoció a Fidel

cuando la revolución, que estaba en una cafetería

y decía qué hombre tan simpático.

Una persona muy simpática y con mucho carisma.

En la Universidad empieza a convertirse

en un político profesional.

Allí apunta ya su carisma y su dominio de la retórica.

Su rebeldía se forja en los años de estudiante.

Acaba presentándose como candidato a diputado por el Partido Ortodoxo,

que tiene como diana a los líderes corruptos de la época.

Pero su sueño político se frustra con el golpe de Estado

del sargento Fulgencio Batista en 1952.

El régimen que domina la isla se caracteriza por la dependencia

de los Estados Unidos, la extensión del gansterismo,

la prostitución y la caza de brujas.

Los marines norteamericanos utilizan Cuba

como centro de recreo y desprecian los símbolos nacionales.

Se desata la violencia

y surge un fuerte sentimiento antiimperialista.

En ese ambiente,

se forja una generación de jóvenes revolucionarios.

Algunos, capitaneados por Fidel Castro

intentan el asalto al cuartel de Moncada en Santiago.

La operación fracasa.

En el repliegue, varias decenas de asaltantes son asesinados.

Mueren también civiles.

Es una masacre que recordará después fundando el movimiento 26 de julio.

Entonces, para los dueños de la isla,

Cuba es sólo un negocio.

Quizá por eso Castro, que asume su propia defensa

en el juicio tras el asalto al cuartel Moncada,

pronuncia una de las frases más repetidas en sus biografías:

"Condenadme, la historia me absolverá".

Pasa dos años en prisión, donde acentúa su radicalismo.

Es amnistiado y se exilia a México.

Allí conoce a Ernesto Guevara.

Juntos proyectan regresar a Cuba.

Lo consiguen, años más tarde en un barco al que llaman: "Granma".

Tras los primeros combates, de aquellos 82 hombres,

solo sobrevive una docena que logra refugiarse

en la Sierra Maestra.

Declaran la guerra total en el país y piden ayuda a la población

para destituir al Gobierno.

Cuando él tardó 8 días en llegar a La Habana,

en la Habana ya dirigia el tráfico el Partido Comunista

o sea le hicieron la cama, como se dice en castellano.

¿Pero el luego él se pone al frente?

Claro, hay un dicho inglés:

si no puedes luchar contra ellos únete a ellos.

Y eso es lo que hizo fue un oportunista.

Fidel Castro es una personalidad tan compleja,

que ha gobernado tanto tiempo,

que ha vivido tantos momentos decisivos,

que, evidentemente, para algunos,

la historia lo absolverá, y, para otros,

la historia lo condenará; es absolutamente normal.

Si hubiese sido un dirigente mediano,

entonces ni siquiera habría debate.

Pero es alguien que ha marcado profundamente

la historia de su país.

Hay que darse cuenta de que Cuba, durante varios siglos,

estará pensando, finalmente, en Fidel Castro,

en lo que ha hecho, si lo hizo bien o mal, etc.

Fidel Castro tiene 32 años cuando derroca al dictador

Fulgencio Batista en 1959,

con una guerrilla de barbudos entre los que está el Ché.

Hoy aprovecho la oportunidad de la visita de un periodista cubano

para dar al pueblo de Cuba el primer saludo

que tengo oportunidad de dar de un pueblo que he decidido defender

conociendo solamente a través de la acción

y el pensamiento de nuestro jefe Fidel Castro.

Aquel joven médico argentino revolucionario,

que ha sido nombrado comandante de la segunda columna guerrillera

que toma la ciudad de Santa Clara,

se va a convertir en una figura legendaria

de la revolución cubana por la que una vez triunfante,

tendrá solo un paso fugaz.

Por eso se enfado Fidel conmigo porque yo publiqué

que había comunistas en la sierra.

Yo almorcé con el Ché cuando era ministro de Hacienda

me parece que era y que pasaba por El Cairo

y me enteré que venía y me invitó a comer al palacete

donde metían a los huéspedes ilustres

y le pregunté cómo está Fidel pues está cabreado contigo,

por qué, por qué dijiste que había comunistas en la sierra.

Hombre, para empezar tú después Raúl,

después Escalante, después Almejeiras.

Si no os habéis escondido nunca.

Dice no pero claro no era tácticamente bueno decirlo

porque nos llegaba dinero de ayuda del pueblo norteamericano.

O sea de Estados Unidos venía dinero y a veces armas.

Batista huye de Cuba el 1 de enero de 1959,

al día siguiente entran en La Habana Ernesto Guevara y Camilo Cienfuegos,

6 días más tarde, tras cruzar la isla desde Santiago,

llega Fidel.

Nombrado comandante en jefe del ejército cubano,

se hace con el control del Gobierno un mes y medio después.

Esa primavera, Castro visita los Estados Unidos.

Aunque el presidente Eisenhower no le recibe,

las relaciones con la nación que a lo largo de la historia

ha tratado siempre de ejercer su influencia en Cuba,

son aún cordiales.

El primer gobernante del mundo que utilizó la televisión

como mediopropagandístico fue Fidel.

Eso lo sabe muy poca gente.

Él fue el primero que metió los discursos políticos

en las casas de los cubanos.

Y entonces eran horas y horas y horas hablando,

cosa que luego imitó Chávez, horas y horas y horas hablando,

pero la primera persona que utilizó eso fue Fidel,

meter el discurso político dentro de casa,

estamos hablando del año 59 cuando él empezó.

Claro si tú crees en él, viene una Cuba nueva,

peleas por ello y utilizas bien la propaganda,

peleas por ello y el personaje, es que era como un actor de cine.

Yo he estado en todas las reuniones que ha habido con Fidel

con gente que venía de fuera vinieron los Bacardí

cuando Fidel dio la orden de quemar toda la caña de azúcar.

Claro los Bacardi sin caña de azúcar no pueden hacer el ron

y vinieron a ofrecerle dinero y los mando al cuerdo

y además les dijo he dado orden de que la primera finca de cañaveral

que se queme sea la de mi madre.

O sea era un tío que era Robín de los Bosques,

era de lo más puro y sincero.

Llegaron los comunistas y le preguntaron

pero delante de mí,

es que no hablo de terceras personas que me hayan contado.

¿Qué es lo que nos ofreces si nos ofrecemos a ayudar

a tu movimiento 26 de Julio y dice, aquí yo no ofrezco nada,

el que quiera luchar, que luche.

Y además te voy a decir otra cosa no quiero salir de un imperialismo

para meterme en otro.

Todo esto eran frases que las oía yo delante

y las apuntaba inmediatamente.

Fidel Castro inicia el reparto de tierras entre los campesinos.

Promulga la reforma agraria por la que expropia latifundios

y los cede a las cooperativas.

Los sabotajes y las tensiones con el Gobierno norteamericano

se desatan cuando sienta las bases de la transformación de Cuba.

Lo que no pueden perdonarnos los imperialistas

es que estemos aquí y que hayamos hecho

una revolución socialista en las propias narices

de los Estados Unidos.

A principios de los 60 proclama el carácter socialista

de la revolución y se declara marxista-leninista.

Impone un régimen de austeridad, disciplina y productividad

que no conseguirá las metas previstas.

Pone en marcha la nacionalización de las empresas extranjeras,

en su mayoría norteamericanas, y establece relaciones

con la Unión Soviética.

Uno, Compañía Cubana de Electricidad,

Compañía Cubana de Teléfonos, Sinclair Cuba Oil Company SA,

24 United Fruit Company.

Regresa a Nueva York,

donde se entrevista con Nikita Kruchev,

para intervenir por primera vez ante la Asamblea de Naciones Unidas.

Las nacionalizaciones, unidas a la 1 Declaración

de La Habana en 1960, en la que denuncia la miserable

situación de Latinoamérica y llama a la sublevación

contra el imperialismo norteamericano,

mueven a los Estados Unidos a declarar el embargo

a las exportaciones cubanas y a iniciar el bloqueo de la isla,

que se mantendrá durante casi 5 décadas.

En enero de 1961 el Gobierno norteamericano

rompe relaciones diplomáticas con Cuba.

Ese año se despliega una campaña de alfabetización por todo el país

en el que se radicalizan las posturas,

sobre todo después del intento, en abril,

de invasión de la isla por Bahía Cochinos,

con el apoyo de la administración Kennedy.

Una operación organizada por la CIA con el apoyo de exiliados cubanos

para desalojar a Castro del poder.

Desembarcaron 7 batallones

que fueron neutralizados en 72 horas.

En 1962, tras el refuerzo de la alianza militar

de cubanos y soviéticos,

la crisis de los misiles coloca al mundo

al borde de un enfrentamiento entre potencias nucleares.

Última hora, última hora derribado avión espía U-2

sobre territorio cubano.

Cuba derriba un avión de reconocimiento estadounidense

que sobrevuela territorio cubano.

Los misiles soviéticos están desplegados en su territorio.

La guerra nuclear parece inminente.

Son los peores momentos de la Guerra Fría.

Como solución, las dos grandes potencias

llegan a un acuerdo para retirar los misiles sin contar con Cuba.

Cuba sí, yankees no.

A finales de la década Castro justifica la invasión

de Checoslovaquia por las tropas soviéticas,

pero no duda tampoco en pedir perdón por el fracaso de uno

de sus planes económicos más desproporcionados,

el de los diez millones de la recogida de azúcar, la zafra,

que deja la economía cubana al borde del colapso.

Es que esa batalla no la perdió el pueblo,

esa batalla la perdimos nosotros, nosotros.

La perdió el aparato administrativo de la Revolución,

nosotros los dirigentes de la Revolución

hemos perdido esta batalla.

Los cubanos no nos dábamos cuenta en aquel momento,

nada más que veíamos nuestro problema,

pero no nos dimos cuenta de que aquello fue

una especie de derivada de la Segunda Guerra Mundial,

de la guerra fría, yo siempre digo que Cuba

fue el último bastión de esa Guerra Fría ¿no?,

que se metió en el Caribe y luego ha desestabilizado tanto.

El mundo estuvo a punto de una cosa horrible, muy complicada,

afortunadamente aquello no pasó a mayores,

porque hubiera sido verdad volver a muchísimo peor

que la Segunda Guerra Mundial, hubiera sido una crisis terrible,

que no sé dónde hubiéramos acabado.

La verdad que Kennedy no tuvo otra

y además al final no tuvo más remedio que hacer eso,

y estoy segura que le dolió,

le dolió tener que dejar a Cuba de lado, le dolió,

estoy segura que sí,

pero claro ser presidente de un país

y tener que tomar decisiones es muy difícil,

y no se puede gobernar siempre a gusto de todos, es muy difícil.

La entrada de Cuba, a principios de los 70

en el Consejo de Ayuda Mutua Económica,

impulsado por la Unión Soviética, trae un tiempo de bonanza

y da un respiro al régimen de Fidel que se mantiene toda la década.

En esa época la ayuda

de militares castristas llega a países de África

que luchan por su independencia.

En Angola, la intervención cubana

cambia el curso de una guerra que dura 15 años.

Con el regreso de los combatientes

de aquella arriesgada operación militar,

Castro se consagra como un estratega

capaz de intervenir en la geopolítica del mundo.

Después tendrá una influencia decisiva en la caída

del régimen racista de Sudáfrica

y en la llegada al poder de Nelson Mandela.

Médicos y maestros cubanos colaboran también en países

como Yemen, Honduras, Níger, Namibia, Tanzania o Venezuela,

en una particular lucha cultural contra el imperialismo.

Viva el Partido Comunista de Cuba,

viva Socialismo, o muerte, Patria o Muerte.

Venceremos. Tenía un año cuando triunfó

la Revolución, o sea que soy un producto

de ese proceso, nací con ese proceso,

me obligaron a ser pionero, porque te ponían la pañoleta

en la escuela y, de alguna manera

pues tuve que vivir con eso ¿no? Nunca fui militante de la Juventud

ni del Partido Comunista de Cuba ni nada porque nunca tuve esa

no soy de esa materia, digamos, no soy no tengo esa arcilla.

No me gustaba eso,

mi manera de ser me gustaba la música americana

y oír a los Beatles estaba prohibido en Cuba

y eso nos hacía diferentes, ¿no?

Tener el pelo largo,

oír a Led Zepelin o lo que fuese

eso era considerado era mal visto,

podías ser acusado de diversionismo ideológico.

Y eso pues te iba, ibas acumulando, indisciplinas sociales, ¿no?

Eso de que tú oyeses música americana o no

solamente americana, porque Julio Iglesias,

por ejemplo, un cantante español, estuvo prohibido en Cuba

por mucho tiempo.

En 1980, Cuba tiene una Constitución y su poder se ha consolidado.

Ha mantenido los primeros contactos con el exilio

y ha liberado a 3600 presos políticos.

Pero ese año, miles de cubanos se refugian en la embajada peruana.

La crisis, se resuelve con la salida de 130.000 personas de la isla.

La sanción de muerte para los acusados

Arnaldo Ochoa Sánchez.

A finales de la década de los 80,

cuando el régimen castrista vive uno de sus mejores momentos,

solo empañado por el juicio y fusilamiento

del general Arnaldo Ochoa y otros militares acusados

de tráfico de drogas y alta traición,

se produce el acontecimiento que cambiará para siempre

el rostro del mundo y el rumbo de la isla:

la desintegración de la Unión Soviética.

Tiempo atrás Castro ya ha dejado claro,

durante una visita de Mijail Gorvachov,

que su Gobierno no participa del espíritu de apertura

política y económica que supone la "Perestroika".

Ahora se queda casi como único baluarte

de la ortodoxia comunista.

Hay gente que quisiera matarse antes

que recordar que militó en un partido comunista,

que siente miedo de haber militado en un partido comunista.

Cuando llega la noticia de la caída del muro de Berlín,

hay un problema político para los cubanos,

de entender, primero, qué está pasando,

y hacer una previsión sobre la repercusión

que todo eso puede tener para ellos, con ellos,

más de todo en el sentido económico, y no en el sentido político,

porque Cuba reaccionó a todo eso diciendo:

"Nosotros vamos a seguir adelante,

porque nuestra revolución es una revolución nacional,

que tiene un pensamiento propio, tiene su historia, muy original.

Entonces yo tengo recuerdo de que no hubo nada del otro mundo,

no pasó nada del otro mundo en los días de noviembre,

final de 1989.

Algo serio pasó en junio en Cuba,

porque Gorbachov se va en abril del 89

-creo que el viaje tuvo una duración de tres días-

y en junio explota el gran caso del general Arnaldo Ochoa,

que fue un escándalo muy serio en Cuba.

Se habló también de una llamada telefónica que Ochoa

había hecho a alguien relacionado con el grupo de Gorbachov

que estaba visitando la isla,

donde Ochoa decía que estaba de acuerdo

con la política de Gorbachov.

Esa gran mayoría del pueblo de Cuba está observando lo que ocurre,

deseando que haya cambios, la inmensa mayoría del pueblo de Cuba

lo desea pero temen decirlo,

porque no está lejos el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa

y otros tres militares,

que eso por cierto a varios de nuestros colegas y a mí

nos costó prisión porque hicimos

una campaña contra el fusilamiento de aquel hombre

que era el principal jefe militar en Cuba y un héroe,

un hombre muy querido por las tropas.

Pero más allá de esas valoraciones, según nuestra investigación,

para nada había motivos para matarles a los cuatro.

Obviamente había un interés político malicioso detrás de la decisión

que la tomó Fidel Castro sin duda de matarles.

Desde principios de los 90 los cubanos empiezan a sufrir

las consecuencias de la falta de petróleo

y suministros procedentes de los antiguos aliados soviéticos.

Estas condiciones estrangulan la economía nacional

y se implanta el llamado

"periodo especial en tiempos de paz",

que impone 14 medidas de restricción de consumo de gasolina

y electricidad.

Años después se intenta salvar la situación

con una tímida apertura económica, que entre otras cosas,

despenaliza la posesión de divisas.

Y se inicia un acercamiento a los opositores al régimen

más moderados.

Entre julio y agosto de 1994

se produce la llamada crisis de los balseros.

Después de la muerte de 40 cubanos al hundirse el remolcador

en el que abandonan el país,

Fidel Castro permite la salida de todo el que lo desee.

Una opción que aprovechan más de 30.000 personas.

En aquel verano,

en medio de la tensión entre las autoridades

y la gente que intentaba emigrar, cientos de jóvenes

y hombres causan disturbios en el Malecón,

que trata de aplacar el propio Fidel.

Es la primera y única manifestación durante su mandato.

Once millones de habitantes viven en la isla.

800 mil en el exilio en Miami.

Tendremos que darles instrucciones a los guarda fronteras

de no obstaculizar la salida de embarcaciones

que quieran viajar a Estados Unidos y de no obstaculizar la salida

de embarcaciones que quieran venir de Estados Unidos a recoger aquí

familiares, ciudadanos cubanos.

El 40 aniversario de la revolución lo comparte con amigos

como Gabriel García Márquez.

La figura de El Comandante despierta simpatías y controversias.

Pero nadie niega su gran magnetismo.

Manteniendo siempre el uniforme y la barba de revolucionario,

ha pronunciado los discursos más largos de la historia,

algunos de hasta 6 horas,

y ha conseguido que Cuba tenga el mejor nivel

de alfabetización de América Latina

y la mayor proporción de médicos por habitante del mundo.

Antes del fin de siglo, llega una imagen histórica,

el viejo dirigente comunista visita en el Vaticano a un Papa decisivo

en la caída del telón de acero.

Es el prólogo del viaje que Juan Pablo II

realiza a la isla en 1998 y que acaba con décadas

de desencuentros entre la Iglesia y Cuba.

Son dos de las personalidades que mejor reflejan el siglo XX.

Fidel denuncia la situación de su pueblo

y el Papa condena el neoliberalismo, desautoriza el embargo norteamericano

y pide que Cuba se abra al mundo,

pero que el Mundo también se abra a Cuba.

También Juan Pablo II tenía esa capacidad de comunicación.

Creo que los dos se entendieron como jefes de dos mundos diferentes.

Uno como el mejor de una parte, la izquierda de América Latina,

Fidel Castro, y otro, un hombre que ya tenía

un prestigio muy fuerte, el papa, con posiciones políticas

y sobre el futuro del mundo muy diferentes,

pero con una voluntad de buscar un acuerdo entre ellos.

El fervor, porque yo recuerdo cuando el papa fue,

aquellos gritos de libertad se oían, se oían,

y sin embargo cuando fue Benedicto no.

Yo no sé si el Gobierno cubano ejerció su presión

sobre la iglesia Católica

y la iglesia Católica no quiso perder sus espacios,

pero yo creo que aquello se podía haber manejado mejor,

pero no se pudo.

Y en definitiva al final lo que hizo aparentemente

respaldar un régimen.

Creo también que la crítica que hizo el papa

sobre el neoliberalismo, el capitalismo sin ética,

le dio la posibilidad a Fidel de decir que estaba

de acuerdo con eso,

y no se puede olvidar tampoco

que Fidel tiene una formación católica.

Estudió en un colegio de jesuitas, y eso yo creo que tiene

una influencia sobre el pensamiento político de Fidel,

donde el problema de la ética llega siempre antes

que un problema de pragmatismo político.

La sintonía que se desprende de aquel viaje

es un impulso moral para Fidel que ejerce de anfitrión en 1999

en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno latinoamericanos.

Es una de las muchas ocasiones en las que Castro

conversa con el rey don Juan Carlos.

Ha estado en España en 4 ocasiones,

aprovechando escalas técnicas o haciendo un recorrido sentimental,

por la aldea de sus orígenes gallegos.

Cuando el castrismo entra en el siglo XXI

Fidel obtiene otra gran victoria simbólica

frente a sus adversarios del exilio.

Lo único que puedo decir

es que si son medianamente inteligentes

anuncien la devolución de ese niño antes de 72 horas.

Después de dos meses y medio gana la batalla

por la custodia de Elián González,

el niño de cinco años rescatado después de que su madre

y otras personas se ahogaran cuando trataban de alcanzar

en una lancha motora las costas de los Estados unidos.

Elián vuelve a Cuba con su padre, después de que su caso

se haya utilizado como arma arrojadiza

contra el régimen cubano.

Desde entonces, Castro ordena la construcción

de un foro de protesta permanente frente a la sección de Intereses

de los Estados Unidos, que hace las veces de embajada,

institución que a su vez trata de difundir propaganda

entre los cubanos con frases y consignas en letreros luminosos.

Cuando se derrumba la URSS la idea es, en definitiva:

¿Qué hacer? ¿El país se va a enquistar en principios

y en defender una forma de socialismo autoritario?

Y la gran idea de Fidel Castro en ese momento es lanzar

la batalla de las ideas, es decir, en realidad,

decir lo siguiente:

Este país se salvará si aumenta su nivel cultural.

La que llama batalla de las ideas es su penúltima lucha.

Una campaña en la que implica a jóvenes ideólogos leales

para defender y renovar el espíritu de la revolución.

Tratan de intervenir en la vida cotidiana,

repartiendo bombillas de ahorro de energía casa por casa

y hasta ollas arroceras.

Que levanten la mano aquellos a los que les guste

la hoya arrocera.

En la isla, las carencias diarias durante años han llevado

a la mayoría de la población al mercado negro

y a resistir en una economía de subsistencia

apoyada sobre todo en el ingenio.

Si la tambora está gastada no sirve un carajo

y la banda están en medio palo,

cuando tú pisas el freno ella tiene que venir aquí.

En 2002 invita a la isla a James Carter

el expresidente norteamericano con el que ha tenido

mejores relaciones.

Carter se entrevista con dirigentes moderados anticastristas.

Aunque desde mediados desde 1996 el Gobierno cubano

tolera algunas actividades de la disidencia interna

y consiente las peticiones de democracia

de la Plataforma Común y del Proyecto Varela,

dos de los movimientos contrarios al régimen,

no cesa la persecución a los opositores

como demuestra la condena en 2003 de casi 80 disidentes.

Yo estuve en prisión solamente ocho años y medio.

Y debo decir solamente porque tuve amigos

que han estado 30 años en la cárcel en Cuba

como presos políticos o prisioneros de conciencia, 25 años, 28, 27,

o sea que es casi rídiculo cuando mencionó

que estuve ocho años y medio.

En febrero de 2008 salimos directamente de la prisión

como sucedió también con los que salieron luego,

nosotros no tuvimos la posibilidad de elegir entre quedarnos en Cuba

o salir, fue salir o salir, no hubo otra alternativa.

En los últimos años,

Castro se preocupa de forjar estrechas alianzas

políticas y económicas con el Gobierno de Hugo Chávez

en Venezuela y con el de Evo Morales en Bolivia.

Los tres se unen en la llamada Alternativa Bolivariana

para el Continente,

en recuerdo de Simón Bolívar el legendario libertador

de América Latina.

El centro de ese proyecto es Fidel.

Su personalidad arrolladora,

su capacidad de seducción y persuasión,

es una de sus armas principales, que explota a conciencia.

Su vida privada siempre se ha mantenido

en el más estricto secreto,

estuvo casado una vez y se le conocen otras dos relaciones.

Tuvo siete hijos.

En los últimos tiempos poco a poco fue desvelándose

con quien convivía y quienes forman parte

del clan familiar.

Su salud se consideró siempre secreto y asunto de Estado

pero no es noticia hasta que se producen

los primeros accidentes públicos.

En 2001, sufre un desvanecimiento mientras pronuncia un discurso

cerca de La Habana.

En 2004 una grave caída le provoca la rotura

de la rodilla izquierda y la fisura del húmero derecho,

por lo que tiene que ser operado.

Yo lo estaba viendo en la prisión el televisor, era obligatorio,

era un solo televisor para 200 personas

y tenían puesto eso porque es obligatorio ver los actos

de como lo que están viendo en Venezuela

que encadenan la televisión y entonces estaba viendo,

no vimos la parte de la caída pero sí vimos que la cámara

se fue a otra parte, no ha habido un problema y tal

y después él salió explicando que se había caído

y se había fracturado la rodilla.

De ahí empezó ese proceso agudo de deterioro de la salud de él

y el proceso que después terminó en 2008 con el cambio

de la entrega del poder a su hermano,

que eso ya lo viví desde España.

Ironiza sobre su edad cuando aparece por última vez en público

el 26 de julio de 2006.

La cifra de los 100 años,

pero no se asusten nuestros vecinitos del norte

que yo no estoy pensando en estar ejerciendo funciones

a esa edad.

Días después salta la alarma sobre su estado de salud.

El primero de agosto,

una crisis intestinal que requiere una intervención,

le obliga a ceder provisionalmente el poder a su hermano Raúl.

Las noticias son escasas

pero se disparan las conjeturas sobre su enfermedad.

Y aumentan los rumores que le dan por muerto.

Convaleciente, reaparece el 13 de agosto,

el día de su cumpleaños junto a su amigo

el presidente de Venezuela Hugo Chávez

que es quien facilita alguna información

y quien vuelve a visitarle en varias ocasiones.

Hasta la victoria siempre, venceremos.

Hasta la victoria siempre. Venceremos.

Días después recibe en su habitación del hospital a Koffi Annan

que asiste a la cumbre de Países no Alineados,

la organización que Castro presidió durante años

y a la que en este caso no puede acudir.

Cuando nuestros enemigos prematuramente

me han declarado moribundo o muerto.

La televisión cubana vuelve a ofrecer nuevas imágenes

el 28 de octubre de 2006.

Él mismo quiere desmentir las noticias que le dan por muerto.

Pasan dos meses sin que los cubanos vuelvan a saber de Fidel Castro

hasta que el 24 de diciembre de 2006 se hace pública la noticia

de que un médico español,

el jefe de cirugía del hospital Gregorio Marañón de Madrid

ha viajado a Cuba para examinarle a petición de médicos de la isla.

Dentro de la confidencialidad lo que sí le puedo decir

es que el presidente Castro no parece ninguna enfermedad maligna

es un proceso benigno en el que ha tenido

una serie de complicaciones.

García Sabrido desmiente que tenga cáncer

y asegura que está en proceso de recuperación.

Semanas más tarde el diario El País desvela que el líder cubano

rechazó una técnica quirúrgica y optó por otra que le provocó

una severa infección y que obligó a operarle

dos veces de nuevo.

Su aparición en otra grabación junto a Hugo Chavez,

a finales de enero de 2007,

demuestra que ha superado las peores complicaciones.

Estoy seguro que el pueblo de verdad ha evolucionado.

Esas imágenes siguen repitiéndose, cada vez con menos frecuencia

hasta que solo son fotos de Castro las que llegan a la opinión pública.

La muerte de Hugo Chávez, en marzo de 2013

cuya enfermedad fue tratada en Cuba provoca una aparición en televisión

del líder cubano visiblemente afectado.

Así Castro rompe su silencio.

Pero el silencio ha ido cubriendo durante años

también en el interior de la isla,

y lo sigue haciendo las huelgas de hambre,

las muertes de algunos disidentes en prisión

y el accidente que cuesta la vida a Oswaldo Payá,

uno de los principales opositores.

En los últimos años sigue siendo el líder en la sombra

que escribe artículos desde su retiro.

Alterna periodos de ausencia en los que a veces incluso

se desatan rumores sobre su estado con apariciones esporádicas

que siempre son noticia.

Las imágenes le muestran recibiendo a presidentes de América Latina

en contadas ocasiones visitando proyectos cubanos

o departiendo con los más relevantes mandatarios internacionales.

En septiembre de 2015 vuelve aencontrarse con un pontífice

que en este caso habla su idioma.

Recibe en su domicilio y en privado con su familia

al papa Francisco de visita pastoral en la isla.

Meses después departirá con el patriarca ruso.

Es ya 2016.

El año en el que por primera vez en casi nueve décadas,

un presidente de los EE.UU. visita Cuba.

Castro se pronuncia sobre Obama en un artículo crítico

publicado en Gramma días después.

Tal vez sea de las últimas veces que hable en esta sala.

Pocas semanas más tarde

en el congreso del Partido Comunista cubano

entona con visible energía lo que parece una despedida.

Pronto seré ya como todos los demás.

A todos nos llegará nuestro turno,

pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos.

Es quizá el epílogo del largo adiós a la política y a la vida

de alguien que nunca quiso soltar las riendas del relevo

y los futuros cambios.

¿Cuántas formas de robo hay en este país?

La sucesión de Fidel fue siempre también tabú en Cuba.

Hasta que el deterioro de su salud impuso que él mismo abordase

la cuestión en un discurso que marca un punto de inflexión

en noviembre de 2005, en la universidad de La Habana.

Ya entonces señaló a su hermano Raúl como sucesor.

Aunque podría haberse preparado un relevo colectivo,

apoyado en las instituciones, más que en un líder,

que siempre ha parecido insustituible.

Esto ha inaugurado un debate inédito:

¿como será Cuba sin Fidel?

Este tipo de líder lo produce la historia,

pero cuando una historia se normaliza

ya no produce ese tipo de líder histórico.

Además, ha conducido,

como estratega del Estado, del ejecutivo,

ha conducido el país durante casi 50 años.

No hay ejemplo prácticamente en el mundo de un dirigente

que haya ejercido efectivamente el poder durante 50 años.

Por consiguiente, marca su país de tal manera que ese tipo de líder

no se puede sustituir.

Hay una tendencia fuerte a la unidad del movimiento disidente

en su conjunto, han surgido líderes jóvenes,

talentosos, carismáticos, que me permiten pensar

de manera halagüeña que vamos a tener un futuro

que va a ser necesariamente de reconstrucción nacional

porque los regímenes totalitarios,

los modelos totalitarios son ruinosos.

Yo le he tenido que cumplir 20 años de prisión en diferentes etapas.

En febrero de 2008,

mientras un grupo de disidentes aterrizan en España,

en la isla se toma una decisión que se anuncia horas más tarde:

Fidel Castro, abandona el poder.

En un mensaje que aparece en Gramma asegura que no está

en condiciones físicas de gobernar.

El poder lo hereda Raúl.

Aunque siempre se le supone en la sombra.

Mientras los tiempos cambian también en la isla

y lo que antes era imposible,

se transforma ahora en un debate global.

O sea que uno tiene que trabajar dos, tres jornadas laborales

para adquirir un cepillo de dientes.

Yo veo que puede haber una transición muy suave

si se ponen de acuerdo y si lo hacen bien

y no empiezan a reclamar la casa del abuelo

la casa del otro porque si se ponen a reclamar cosas

antes de que hayan resuelto el problema de la transición

tendrán otra guerra civil entre ellos.

Está claro que Fidel

es un personaje muy fascinante, mítico, que va a quedar

en el siglo XX, en el siglo XXI.

Hace tiempo que tiene su nombre en la Enciclopedia

de todos los países del mundo.

Yo mismo he tenido la oportunidad de hacer entrevistas con él.

La cosa que siempre me ha golpeado en los últimos años

fue tener la impresión que él no tenía la capacidad

de promover un cambio en el interior de Cuba.

Tengo la impresión de que dentro de Cuba hay un riesgo de que,

después de la muerte de Fidel,

la nueva generación se va a olvidar rápido de él,

va a buscar un cambio muy fuerte.

Y eso lo siento, porque el personaje tiene una relación

con la isla muy fuerte.

Hay algo muy interesante de su política

que va a quedar en la historia de Cuba:

la independencia nacional enfrente de EE.UU.,

y algunos logros de la política social:

la instrucción, la sanidad, la cultura.

Lo que sí pienso es que habrá continuidad,

es decir, que todo análisis que conduce a creer

que, inevitablemente, después de Fidel,

se va a derrumbar el sistema y se va a adoptar soluciones

de tipo polaco o húngaro, como ocurrió en Europa,

no lo creo.

Cuba es un país muy diferente, y existen otras vías.

¿Se adoptará la vía china o la vía vietnamita?

Tampoco lo creo.

Yo creo que se adoptará la vía cubana;

y, si no se ha entendido que Cuba es un país con mucha personalidad,

entonces es que no se ha entendido cómo está funcionando Cuba.

Su muerte abre uno de los capítulos más impredecibles de nuestro tiempo:

cómo un país comunista se desarrollará

en un mundo capitalista casi por completo.

Pero la gran cuestión es:

¿cuál será la reacción del pueblo cubano,

que en su mayoría, el 70%,

no conoce otro régimen que el de Fidel?

Hay que preguntarle a esta gente.

A los viejos del barrio

donde está el Buenavista Social Club.

Como en una parábola de la vida que transcurre

bajo los acontecimientos,

este documental recordaba que músicos cubanos,

estuvieron décadas sin poder tocar sus instrumentos

hasta que se reunieron para recrear el sonido que identifica a Cuba

en cualquier rincón del planeta.

Como les ocurrió a ellos,

la isla aborda un tiempo nuevo y ese, precisamente,

ha sido el drama de los últimos momentos

de quien la gobernó durante 47 años:

Fidel Castro no estará allí para comprobarlo,

pero ahora la revolución tendrá que demostrar

hasta qué punto sigue viva entre los cubanos

y hasta cuándo puede sobrevivir a su principal líder.

Nada más.

Aquí termina este especial de Informe Semanal

sobre la muerte de Fidel Castro,

que pueden volver a ver en la WEB de RTVE,

el Canal 24 horas y el Canal Internacional de TVE.

Gracias.

Y hasta el próximo programa.

Informe Semanal - Y en esto... se fue Fidel

26 nov 2016

Los últimos 2.892 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios