Presentado por: Jenaro Castro Dirigido por: Jenaro Castro

El programa más veterano de la televisión nacional, y el más antiguo de su género en Europa, ofrece la emisión de reportajes de la actualidad internacional, nacional, social o cultural.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/1.6.18/js
3645763
Para todos los públicos Informe Semanal - 25/06/16 - ver ahora reproducir video 30.30 min
Transcripción completa

Hola, saludos a todos.

Y gracias por acompañarnos en Informe Semanal.

En plena jornada de reflexión

y a la espera del resultado del 26-J en España,

Gran Bretaña ha dicho no a Europa.

El referéndum que marca la salida del Reino Unido de la Unión Europea

provocó el anuncio de dimisión de Cameron,

la caída de la libra y la debilidad de las bolsas.

Un equipo de Informe Semanal ha estado en Londres.

Pero también hemos estado en Alicante,

donde la comunidad británica vivió la consulta

como una cuestión de supervivencia.

El sol ha salido en un Reino Unido independiente.

Mirad, incluso el clima ha mejorado.

Los británicos han votado para salir de la Unión Europea

y debe respetarse su voluntad.

Las caras del triunfo y de la derrota.

La dimisión del primer ministro británico, David Cameron,

tras la victoria de su némesis política,

el populista e independentista Nigel Farage.

Si abrís esa caja de Pandora,

nunca se podrá saber qué caballos de Troya pueden salir de ella,

dijo el político británico Ernest Bevin,

refiriéndose al Gobierno supranacional

cuando se pergeñaba en Europa, a mediados del siglo pasado.

El proyecto político de la Unión,

el más extraordinario de la historia,

nunca había vivido una crisis como la del Brexit.

Barrage Farage, cortina de fuego Farage,

ha galvanizado con una retórica simple,

repleta de lugares comunes,

los centros lejanos a Londres, inmersos en la crisis económica.

El primer ministro ha aparecido en debates televisivos,

y delante de su residencia en Downing Street.

Farage ha tomado al asalto, sin irse por las ramas,

a los descontentos con Europa y la globalización.

Pero a largo plazo, me gustaría ver una Europa

que coopere estrechamente, como vivir en una calle,

tener un vecindario que lo comparte todo

pero sin tener acceso a la misma cuenta bancaria,

eso no tiene sentido.

Farage, cuya esposa es alemana,

y trabajaba con él cuando era europarlamentario,

llegaba a Norwich, en el Mar del Norte,

proclamando una vez más la necesidad

de restablecer fronteras, pasaportes

recordando a los locales, afectados por la crisis

del sector pesquero, que reimpondrá la vuelta

a las 200 millas de aguas territoriales.

Yo creo que es una desgracia nacional.

No nos representan.

Solo a los peores valores británicos, enmascarados,

pero Farage no es más que un Charlot.

Hasta se viste como un payaso.

La plaza de Trafalgar se convertía la semana del referéndum en un ágora

por el sí a Europa.

Manifestaciones de jóvenes convocados por Internet,

o para conmemorar el que hubiera sido cumpleaños número 42

de la diputada Jo Cox,

asesinada por un extremista el 16 de junio,

cuando también abogaba por la permanencia

de su país en la Unión.

Personalmente no habría convocado

el referéndum en absoluto porque creo que los colegas europeos

sienten que lo que ha hecho el señor Cameron

es poner las dificultades de su partido por delante

de la pertenencia del Reino Unido a la Unión Europea;

y quizás otros países quieran seguir sus pasos.

En el mundo occidental tenemos dos polos:

Estados Unidos y la Unión Europea.

Y después de una noche de tormentas e inundaciones

llegó el día de las votaciones, 23 de junio,

en el colegio electoral

de la Real Academia de Arte Dramático,

barrio del grupo de Bloomsbury, con intelectuales como Keynes,

Woolfs, Foster o los Bell.

He votado por la permanencia.

Este referéndum ha sido una horrible pérdida de tiempo;

completamente innecesario

solo porque Cameron ha dado demasiada importancia a Farage

de quien todo el mundo piensa que es un idiota.

Yo he votado por irme.

He votado por la gente que hace los cambios, las leyes,

porque cada vez nos van dejando con menos poder.

El pánico en la Babilonia de la City era tal, que los bancos

y fondos de inversiones mantenían a sus trabajadores

toda la noche electoral en la oficina.

Y las autoridades financieras suspendían los algoritmos de cambio

a fin de evitar que la volatilidad provocara el colapso

de los mercados.

Tocando la City,

el distrito financiero de Londres se halla Whitechapel,

el barrio de inmigrantes en su mayoría musulmanes,

que celebra un día más de ayuno de su mes santo, el Ramadán.

Los ingleses llaman a esta zona, Londonistán,

y para los radicales anti-inmigración,

simboliza todo lo que falla en Europa.

Es exactamente lo mismo que ha hecho la gente

que ha votado por Donald Trump en Estados Unidos.

La emoción ha solapado a la economía;

ha ganado a la legitimidad;

se ha sobrepuesto al pensamiento racional.

Sí, lo he visto aquí,

pero es lo mismo que en otros lugares del mundo.

70 años después de que Winston Churchill

proclamase que se debía crear

una especie de Estados Unidos de Europa en el continente,

el Reino Unido sigue los consejos de su líder,

también en la letra pequeña:

Gran Bretaña debe ser amiga y patrocinadora de la Unión,

pero sin formar parte de ella.

Del Grexit al Brexit,

las andanadas a la Unión amenazan la solidez

de unos cimientos cada vez más horadados.

Europa es el tema de estudio

ahora que se plantean otros referéndum en cascada.

El problema de la marca Europa

es que no la gestiona Bruselas, o la gestiona muy mal.

Los países nacionales no la gestionan.

Está en tierra de nadie.

Por eso nosotros creamos el Centro de la Marca Europea

para resolver este problema y para crear sobre todo una visión

de qué es la Unión Europa, porque el ciudadano no la entiende.

Nosotros hemos elaborado un informe de escenarios futuros

donde podemos encontrarnos con una grave situación;

un efecto dominó donde otros países van a hacer un referéndum,

más salidas de la Unión Europea,

y eso va a llevar a una incertidumbre, al caos,

falta de inversión, y veremos una ruptura de Europa

como escenario que lleva a una crisis global.

Con Irlanda del Norte, Escocia, o la propia capital Londres

votando mayoritariamente por quedarse en Europa

Cameron deja tras sí un legado políticamente explosivo.

Que ha llegado también a sus connacionales en España.

La mayoría de los escoceses queremos seguir formando parte

de la Unión Europea, somos gente inteligente.

Mientras los ingleses parecen haberse vuelto todos locos.

Pasa siempre que hay elecciones, ellos votan una cosa,

y nosotros otra.

Yo estoy muy preocupado con todo este lío. De verdad.

Porque llevamos 14 años viviendo en España

y si nos vamos de Europa,

¿cómo va a afectar a mi sistema de salud?

¿Me van a seguir pagando la pensión en España?

Son preguntas sin respuesta porque no sabemos qué va a pasar.

Vosotros sois los que tenéis que estar preocupados,

porque si salimos de la Unión Europea,

la Costa del Sol se arruinará.

Hay un montón de pensionistas gastando allí su dinero,

y eso viene muy bien a vuestra economía.

Me encanta estar aquí.

Esto es el paraíso.

Es maravilloso, con gente estupenda,

un clima buenísimo donde pasan cosas mágicas.

Es el mejor lugar donde nunca haya vivido

y eso que he recorrido medio mundo pero no hay nada como esto.

Este siglo comenzaba con una Europa a punto de englobar

en una forma de Gobierno sin precedentes,

a más de dos tercios del continente.

El Brexit abre una vez más otro periodo convulso

de una historia que nunca había conocido una era de paz

tan duradera, como la de los últimos 70 años.

España se juega el lunes en la Eurocopa

su pase a cuartos de final.

La afición española está teniendo un comportamiento deportivo

y la seguridad ha funcionado con los ultras.

Pero hay otros hinchas radicales que han puesto en peligro

la continuidad de sus selecciones, como es el caso de Rusia.

Informe Semanal ha comprobado sobre el terreno

que la tensión y la violencia han bajado, aparentemente,

en la segunda semana de torneo.

Algo debe estar pasando para que pequeños grupos de ultras,

amparados en los colores de un equipo,

sean capaces de poner en jaque

la seguridad de un campeonato internacional

y evitar que brille con fuerza la fiesta del fútbol.

Gane quien gane en el Parque de los Príncipes de París,

el álbum de la memoria colectiva de esta Eurocopa

estará marcada por las imágenes

de la pelea campal entre ingleses y rusos

en las calles de Lille y Marsella que contagió a los ultras

de otras aficiones.

Imágenes que no deben olvidarse para lograr que no vuelvan a darse.

El partido entre rusos y galeses que se celebraba en Toulouse

tenía en vilo a la prefectura.

Su gabinete de crisis decidió elevar el nivel de riesgo.

2100 agentes de policía,

600 más que en anteriores encuentros,

patrullaban las calles junto a unidades especiales del Ejército

y unidades antiterroristas en coordinación

con la policía galesa y rusa desplazada al lugar.

Quiero subrayar que estamos listos para cualquier situación.

Con la policía francesa estamos listos para reaccionar

ante cualquier situación. Pero no la esperamos.

El porqué la seguridad de la UEFA

y de las autoridades francesas fue tan poco previsora

en los primeros días de la Eurocopa permitiendo la entrada

a los estadios con bengalas es algo que muchos se cuestionan.

Creo que las autoridades francesas deberían culparse

por lo que ha ocurrido,

porque han permitido que los bares y restaurantes vendiesen alcohol

en botellas de vidrio.

Los aficionados ingleses utilizaban esas botellas

para lanzarlas a la policía.

No he visto que nuestros aficionados hicieran eso.

Nadie esperaba escenas como las que se vieron

en Lille y Marsella dentro y fuera de los estadios.

Yo creo que también la cercanía,

la facilidad de viajar a Francia ha hecho que muchos más aficionados

se desplacen, grupos violentos

que otras veces, a otros países más lejanos

no tenían posibilidad económica de desplazarse

aquí están accediendo en coche.

Son grupos que vienen,

no vienen a animar a sus selecciones

sino simplemente a reventar lo que es el espectáculo.

Una violencia gratuita que la UEFA

ha contestado simplemente con multas económicas

y el Gobierno francés con deportaciones a hinchas rusos

y órdenes más restrictivas a los comercios y los bares.

Se supone que no pueden comprar cerveza en las tiendas

y bebérsela en la calle.

Pero aún así hay mucha policía en la calle

para asegurarse de que no hay ningún problema,

ninguna pelea, que no hay daños.

Pero, pienso que el jefe, seguramente, que no estará contento

porque hemos hecho una cifra enorme hace cuatro días con suecos,

pero estamos obligados y lo hemos hecho.

La Francia que acoge a la Eurocopa se había blindado

ante el terrorismo.

Momentos antes del partido Rusia-Gales

pudimos comprobar la psicosis colectiva

por la amenaza yihadista.

En pleno centro de Toulouse,

agentes especiales detonaban una maleta

que alguien dejó abandonada en la terraza de un bar

donde ambas aficiones se divertían.

Quizá por eso se minimizó el riesgo.

Planificadas, o no, lo cierto es que en las peleas

de Marsella y Lille,

los rusos estuvieron más organizados y preparados físicamente,

algo que marca la diferencia con el hooligan inglés.

El fenómeno de los hooligans

empieza en Gran Bretaña, en los años 60.

Generalmente son chicos jóvenes un poco desarraigados socialmente

que se identifican con el club de su localidad,

con el equipo nacional.

Siempre van acompañados de alcohol y eso les hizo ser conocidos

como los primeros vándalos del deporte, se puede decir.

Los fans en Rusia muy rara vez

se pelean en las ciudades, habitualmente en los bosques,

porque los órganos de seguridad actúan de forma muy dura.

La mayoría de las peleas se organiza en los bosques,

los grupos contactan por teléfono,

acuerdan la cita y se enfrentan. Cualquier tipo de pelea.

Diez personas contra diez o cientos contra cientos.

La regla principal del estilo ruso son manos limpias,

te peleas con manos y piernas, sin usar objetos.

Realmente en esos grupos hay muchísimos campeones de Europa

de deportes de combate, campeones de Rusia.

Hay muchos deportistas profesionales,

muchos guardianes privados, son jóvenes bien acomodados

y con la visión del mundo bastante dual, o blanco o negro.

Allá donde juega Rusia, las medidas preventivas adoptadas

por las autoridades de la ciudad y el dispositivo de seguridad

desplegado por la policía se incrementan.

Entre 15.000 y 20.000 aficionados rusos

han llegado a Francia para disfrutar de la Eurocopa,

la mayoría solo querían disfrutar del buen fútbol,

algunos piensa que se está provocando

a sus compatriotas yque pase lo que pase

se les culpa pero hemos encontrado gente que les apoyan.

Son todo rumores, todo rumores.

Hay mucha presión contra Rusia aquí por todas las peleas.

Es probable que hayan sido provocados.

Las tensiones acumuladas entre Rusia y Occidente

por cuestiones políticas

se han trasladado al ámbito deportivo

y eso contribuye a alimentar cierto victimismo.

Solo se habla de los hinchas rusos.

Sí, había cien, 200, 250 hinchas radicales.

Pero contra ellos había miles de aficionados ingleses.

Parece un poco extraño que cuando se habla de ingleses

y franceses se les llame aficionados o seguidores, a los seguidores;

pero a los rusos se les llama matones.

Yo creo que eso es segregar.

Esta es sin embargo la imagen que debe imperar

en una fiesta como la Eurocopa.

Aficiones rivales en el campo pero hermanadas en la calle

contrarias a la violencia.

No son verdaderos aficionados,

eso son hooligans radicales que tienen intereses políticos

y los quieren reivindicar en el estadio,

pero ese no es el sitio para hacerlo.

La UEFA ha endurecido los controles de seguridad

para acceder a los estadios y la policía que sigue

a las aficiones controla todos los movimientos de los ultras.

Incluidos los españoles.

Siempre tuvimos en mente que pudiera venir

algún pequeño grupo, no es lo habitual,

pero, el otro día, sí que detectamos un pequeño grupo,

con la información que intercambiamos con la policía francesa, en Niza,

la colaboración fue correcta y evitamos un incidente.

Los grandes acontecimientos deportivos internacionales

no deben ser la ventana por la que las aficiones exaltadas

exhiban su gamberrismo o sus inclinaciones políticas.

Con la violencia en el deporte.

No puede haber medias tintas.

Dicen que es el acontecimiento cultural del año en España,

que estamos ante la única exposición capaz de hacernos sentir por igual

el infierno y el paraíso.

Lo mejor de El Bosco se puede ver en Madrid, en el Museo del Prado,

hasta el 11 de septiembre.

Y en Informe Semanal les proponemos un paseo

por el jardín pintado de las delicias,

con el pincel placentero, tenebroso y tentador de El Bosco.

Su vida casi no dejó huella pero su pintura impresionó

el arte plástico durante los cinco siglos posteriores.

Su pincelada, lo destacó sobre los maestros flamencos;

su estilo onírico, desmitificador y grotesco

influyó decisivamente en artistas muy posteriores como Goya o Dalí.

Es el gran creador de imágenes.

Su obra será clave en movimientos contemporáneos

como el simbolismo, el surrealismo o el cómic.

Probablemente aquí nació Jeronimus Van Aeken

a mediados del siglo XV, en Hertogenbosch,

conocida también o Bolduque en español,

actualmente integrada en los Países Bajos.

Una ciudad medieval con una próspera actividad industrial y comercial.

El maestro encontró en la rica vida cultural y cotidiana

de su ciudad su inspiración,

incluso cambió su apellido Van Aken por Bosch

y con ello se vinculó eternamente a la ciudad.

Su casa y su estudio, en la plaza del Mercado,

eran lugar de encuentro de todas las clases sociales,

escenario de fiestas religiosas y profanas,

fundamentales en el mundo visual del pintor.

Jerónimo Bosco formó también parte de la de la influyente

y poderosa hermandad de Nuestra Señora.

El Bosco era un miembro destacado de una familia de artistas

y cabría preguntarse si en aquella época,

un artista podía formar parte de una hermandad

normalmente formaban parte

miembros de la aristocracia y la nobleza,

pero dado que su padre ya era miembro,

esto facilitó su acceso a la hermandad

y además estaba casado con una mujer rica

y eso seguramente le ayudó también.

Jerónimo Bosco dirigió, durante algún tiempo,

las obras de construcción de la catedral gótica.

Aquí se celebró un capítulo de la Orden del Toisón de Oro

al que asistieron Maximiliano de Austria, Enrique IV de Inglaterra

y Felipe el Hermoso.

En aquel momento

el templo debía estar lleno de obras del maestro.

Reyes y aristócratas pudieron así conocer su obra

de los que recibió a partir de entonces numerosos encargos.

Murió un día de agosto de 1516.

La ciudad no conserva ni una sola obra del pintor.

Las guerras de religión que asolaron la zona

hicieron que muchas obras desaparecieran.

Durante los asaltos a la Catedral,

los miembros de la Hermandad custodiaron la capilla

y pudieron esconder y salvaguardar parte de su obra.

Pese a que muchas de sus pinturas se han perdido, Felipe II,

gran admirador de El Bosco, logró reunir en España

un gran número de obras del pintor.

La mayoría las envió al Escorial

para que decoraran sus estancias privadas.

Felipe II se forma como príncipe,

como un príncipe en los Países Bajos y tiene un contacto muy directo

con el arte que se está creando en esa parte de Europa.

Y ese interés y ese conocimiento del arte flamenco lo traslada

a sus gustos coleccionistas y es la razón por la cual el Prado

conserva hoy esta colección tan admirable del Bosco.

Felipe II siente un gran interés por la obra de El Bosco,

por el carácter alegórico moralizante

que encierran sus obras.

Seres fantásticos, demonios, bestias,

ángeles y santos, infiernos y paraísos.

El universo de El Bosco inunda el Prado,

en una exposición excepcional e irrepetible

que busca el diálogo con el espectador.

El Bosco es esa mirada genial de un artista

en la transición entre el mundo medieval y el Renacimiento.

Nos traslada de una forma excepcional,

con una imaginación prodigiosa ese mundo de creencias

que está desapareciendo y, al mismo tiempo esa visión objetiva,

esa visión empírica del mundo que está llegando

con el Renacimiento.

Dos semanas de montaje y varios años de preparación.

Algunos cuadros se mueven solo unos pocos metros desde la sala

de el Prado hasta la sala de exposiciones.

Otros han hecho un largo viaje

llegan desde Viena, Venecia, Róterdam o Nueva York.

La adoración de los Reyes Magos llega directamente

desde el taller de restauración.

Ha permanecido durante más de un año

donde se ha constatado el carácter excepcional de la obra.

Esa zona es una puerta abierta, se ve un fondo negro,

que antes de la limpieza estaba un poco turbio, al eliminar el barniz

sale un negro de una calidad excepcional

y además en ese hueco negro hay una fogata,

que hemos visto con la limpieza

que se aprecia ligeramente el humo de la fogata,

un detalle totalmente sutil,

y luego pequeñas pinceladas que son las chispas de la fogata,

eso por ejemplo antes de la limpieza no se apreciaba.

Uno de los préstamos excepcionales de Lisboa, es el tríptico

de Las tentaciones de San Antonio

donde podemos admirar al paisajista extraordinario.

Si nos fijamos, por ejemplo,

en la ciudad que aparece en la tabla central

de las "Tentaciones de San Antonio" que se está quemando,

vemos esa ciudad holandesa con sus casas,

cómo los diablos están saltando,

como hay un camino con árboles que todavía no se ha quemado

pero está con el color de la ceniza,

y por delante vemos cómo la lavandera está lavando en el río,

como los demás están trabajando en la vida cotidiana

y no se ha percatado de cómo todo el mundo se va devorando detrás,

quemándose y que el fuego les alcanza.

Se ha dicho de el Bosco que dibujaba como un pintor

y pintaba como un dibujante.

Un artista original creador de una nueva técnica

y de imágenes enigmáticas

objeto de todo tipo de interpretaciones.

Hay una inspiración literaria

en un texto del siglo XII que se llamaba

Las visiones de Tundal o Tundal en las que se contaba

la historia de un caballero

que, en un momento determinado se apartó del camino de la fe.

Lo que encuentra el caballero Tundalo en ese viaje

se asemeja mucho a la iconografía fundamental del Bosco.

Por ejemplo, aparecen puentes estrechos

por los que las almas tienen que atravesar

y no caerse a lagos sulfurosos;

aparecen, por ejemplo, pájaros gigantes, monstruosos,

que devoran a los pecadores y después los defecan.

Esos pecadores finalmente son castigados al fuego eterno.

El Carro de heno una de sus últimas creaciones

o el dibujo de El hombre árbol procedente de Viena,

que también aparece en el Jardín de las Delicias.

Probablemente la creación más compleja y enigmática

de el Bosco.

Junto a ella una radiografía

permite ver detalles del dibujo.

Esta técnica se ha utilizado también para estudiar y afianzar

los argumentos de El Prado, que mantiene la autoría de el Bosco

sobre tres obras cuestionadas por una fundación holandesa.

Las opiniones de los expertos holandeses las hemos estudiado,

las hemos valorado

pero no nos han convencido hemos defendido,

seguimos defendiendo la atribución a el Bosco

de las obras descatalogadas por este grupo

de investigación.

21 pinturas y ocho dibujos originales

para recorrer, reflexionar admirar y profundizar

en el universo bosquiano.

Nada más, les dejamos con la programación de la 1

del Canal 24 Horas y del Canal Internacional de TVE.

Pueden ver de nuevo los reportajes en la web de rtve.

Gracias y hasta la próxima semana.

Informe Semanal - 25/06/16

25 jun 2016

Los últimos 2.789 programas de Informe Semanal

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios