Hospital Valle Norte La 1

Hospital Valle Norte

Lunes a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4947284
No recomendado para menores de 12 años Hospital Valle Norte - Capítulo 2: "Segundo tiempo" - ver ahora
Transcripción completa

"Experta en medicina familiar

y una de las mejores cirujanas e internistas del país".

-Por fin una mujer al mando, a ver si cambian las cosas.

-"Os presento a la doctora Díaz".

Nueva jefa del departamento de cirugía

y enlace directo con la dirección médica.

Como todos sabéis,

la situación económica no es la mejor.

Soy el doctor Salgado, jefe del servicio de cirugía.

¿Va a despedir a los médicos con más experiencia del hospital?

¿Es del sindicato? Es el otro aspirante para tu puesto.

Ese puesto era mío. Llevo trabajándomelo años.

Seré el primero que esté ahí cuando falles.

No voy a fallar. Ya veremos.

¡Vamos, señores!

-Equipo de rescate.

Un milagro. Politraumatismo en abdomen, brazos y piernas.

No se ve daño cerebral

ni alteraciones llamativas en el abdomen.

¿Cómo están?

En buenas manos. Todos sabemos lo que hacer.

Por cierto, ¿tú no deberías estar en un despacho?

¡Que la dé!

-¡Va, va, va, va!

-¡Tira fuerte, fuerte! -¡Va!

-Cuidado. -Toca, toca, toca.

(Silbato)

(Silbato)

-¡Vamos!

-Rápido, va.

-¡Eh!

-¡Darío!

-¡Eh!

-¡Chist!

-¡Hola!

Voy para allá. -¡Eh!

-¡Tira fuerte, fuerte!

¡Fuerte, Pablo!

-Buenas. -Hola.

-Mírala. Cómo te has puesto para venir al fútbol.

Qué maravilla.

-¿Qué pasa? -¿Qué tal?

(Silbato)

-Bueno, ¿qué? ¿Cómo vamos? -Empate.

-Sigue, sigue, corre. Corre, corre.

-Han tenido varias, pero les está costando.

-Bueno, ya estoy yo aquí, verás cómo se ponen las pilas.

-Al final te has podido escapar, ¿eh?

-He dicho que tenía médico y he dejado al subdirector al cargo.

-Un clásico. -Sí, sí.

-¡No!

-¡Ahí va! Joder.

-Sacamos aquí uno.

-Creía que había que estar en forma.

¿Has visto al gordo? -No, si va asfixiado.

(Risas)

¡Pide el cambio, Piraña!

-¡Eh! ¡Respeto, que es solo un crío!

-Lo digo por él, le va a dar un ataque.

-No deberían haberle dejado ni salir al campo.

Ni como balón. -Oye...

-Déjalo, cariño, no les hagas caso,

por favor.

Pasa de ellos.

-Haz caso a tu mujer, hombre,

haz caso a tu mujer.

Si solo nos estamos divirtiendo.

-Pues diviértete con tu puta madre y déjale.

-¿Perdona? ¿Qué has dicho? -Ya, ya, ya.

Ya. -¡Ya me has oído!

-Parad, por favor.

-Ha empezado él. -Da igual.

-Siéntate, siéntate.

Siéntate.

Siéntate.

-Por favor. -Hay que joderse cómo está la gente.

Acojonante. -¡Venga, más, más, más!

-Llega, llega. -¡Ponte ahí, coño!

-¡Ahí va, mira, mira, mira!

(AMBOS) ¡Gol!

¡Gol!

-¡Es mi chico, coño! -¡Vamos!

-¡Es mi chico!

¡Mario!

¡Gol, tío!

¡Ole ahí mi niño!

¡Si es que es verdad! ¡Ole ahí!

-¿Ves como tenías que venir? -Claro.

-Estos partidos entre semana son una putada, pero ¿ves?

Si no vengo,

no ganamos. -Bien.

-Además, si no vengo, me cae la mundial.

¿Qué haces, Porky?

-¿Adónde vas, Porky? -Ven aquí, Porky.

¿Adónde ibas con tanta prisa?

-Te están hablando. ¿Es que eres sordo y gordo?

-A ningún sitio.

-¿Qué tienes ahí?

-Enséñanoslo.

¿Qué mierda es eso?

-Un juego. Se ponen todas las caras del mismo color...

-Eh, eh. -Dámelo.

No.

¡No!

-¿Lo quieres?

-Ajá. -Pues píllalo.

(RÍEN)

¡Pablo!

-Ya, ya.

Ya.

-Oye, ¿no has visto quién es? -¿Cómo que quién es?

-Es el puto Porky del colegio. -Que no, hombre, que no.

-Que sí.

-Solo faltaba. -Que sí.

Mira. -No.

-¡Eh, Porky! (IMITA A UN CERDO)

-¿Quieres parar? -¡Hostia!

¡Hostia, es él! -Que sí.

-¡Hostia!

¡Que es él, qué fuerte!

Qué fuerte. -Que sí que es él.

-Déjalo, déjalo. -Que sí que es él.

-Qué fuerte. Joder.

-¡A Jose, vamos!

-¡Eh! ¡Eh! ¡Sí!

-De tal palo tal astilla, ¿eh, Porky?

-Ya está bien, ¿eh? -No. No, no.

No, no. No, por favor. -Con los niños sí te atreves.

-Tranquilo, tranquilo. -¿Qué? ¿Qué?

¿Adónde vas? ¿Adónde vas?

¡Vale, vale, vale, vale! (HABLAN A LA VEZ)

¡Tranquilo! ¡Tranquilo! ¡Tranquilo!

¡Gilipollas!

¡Tranquilo!

-¡Te parto la puta cabeza!

-¡Tú no me partes la puta cabeza, gilipollas!

(Gritos)

(Llanto)

¡Carla!

-¡Carla! -¡Llamad a la policía, por favor!

¡Carla!

¡Carla! ¡Carla!

-¡Tomás, baja, por favor!

¡Oh, mierda! ¡Mierda, mierda!

(Crujido)

¿Estáis listos? No quiero ir.

¿Cómo que no? ¿Por qué?

-Como es el nuevo se meten con él.

Pero vamos a ver, mi amor,

mira, en cuanto pasen unos días,

todos se olvidarán y no serás el nuevo.

Además, hoy tenéis excursión y seguro que lo pasáis genial.

Así que coge la mochila. ¿Sí?

Samuel, coge la mochila.

¿Y tú qué haces así todavía?

-Que nos han anulado la clase de Historia del Arte

y llego más tarde.

¿Qué?

Bien.

Pero como sabe que su padre le va a enchufar en el banco...

-Hola, papi. Venga, a desayunar, que es tarde.

-Qué rico.

¿Está bueno o no? Está muy bueno.

Ah... -Muy rico.

Bien.

Dame un beso. (RÍE)

Vamos, vamos. (RÍE) Venga.

-Hola, enano.

Eh... ¿A qué viene esa cara?

-No me gusta el colegio nuevo, se meten conmigo.

-¿Has probado a pegarles una paliza?

Muchísimas gracias, Marcos, por tus consejos paternales,

pero tenemos prisa.

Y no quiero ni saber qué haces aquí.

Tengo que hablar contigo de un tema. Ya.

¿Cuánto quieres esta vez?

A ver, es que...

Bueno, con lo de siempre me apaño.

En un par de meses, te lo devuelvo. ¿En serio?

¿Todo lo que me debes?

Y si no te importa, que sea en efectivo.

Pásate esta noche y lo hablamos.

Claro. Hago yo la cena.

No, gracias.

Buenos días, cariño.

¿Te llevo a clase?

"(Timbre)"

Adiós. Tened cuidado y pasadlo bien.

Adiós, guapo.

(Móvil)

Hola, Lidia.

"Paula, acaban de llamarme de Ruiz Castillo,

un bufete importante de Zaragoza". Sí.

"Mira, ante todo,

quiero que no te pongas nerviosa todavía".

¿Por qué? ¿Qué pasa?

"Fernando ha solicitado la custodia de Samuel".

¿Qué?

Me...

Lidia, dame un segundo para que pare el coche.

¿Cómo se puede ser tan hijo de puta?

"Dice que lo ha intentado,

pero que no le has dejado alternativa".

Sí, seguro.

Si quisiera hablar, podríamos hablar

sin abogados de por medio.

Pero vamos a ver, soy su madre,

tiene que estar conmigo, no hay de qué hablar.

Toda la culpa es suya.

Si no hubiera metido su micropene en el...

"Paula, tranquila". ¡Estoy muy tranquila, Lidia!

¿Tú estás tranquila? Pues ya está.

"Bueno, pues escuchemos lo que tiene que decir".

Ajá.

"Hablaremos a última hora por videoconferencia. ¿Puedes?".

No lo sé. No lo sé. Estoy hasta arriba, pero...

me las arreglaré.

"Venga, pues luego te veo, ¿vale? Tranquila".

Ya está, mi amor.

Nos vamos.

(Videollamada)

"¡Hola, Paula!". Mamá, ahora no puedo hablar.

"¿Pasa algo?".

No, ¿qué va a pasar? No pasa nada.

Luego te llamo. "Bueno, pero llámame, ¿eh?".

-Me parece que al cole ya no llegamos.

Qué pena, me pierdo la excursión.

(Sirena)

Héctor, perdona. ¿Me disculpáis?

¿Tienes un momento? Claro.

Francisco Narváez en el hospital.

¿Cómo estás?

Bien, reunión rutinaria

y ahora me voy a Bruselas. Ya.

Dime qué puedo hacer por ti.

Verás, mi hijo empieza hoy la residencia.

Tiene talento.

Me gustaría que le siguieras de cerca.

Seguro que necesitas un ayudante y él a tu lado podrá destacar.

Eres el mejor cirujano del hospital.

Pero eso puede colocarle por encima del resto de sus compañeros.

Héctor, si crees necesario darle caña,

tienes mi permiso.

¿Harás esto por mí?

De una cosa puedes estar seguro,

voy a hacer todo lo que esté en mi mano

para convertirlo en un gran médico.

Gracias, Héctor.

Si necesitas algo, no dudes en llamarme.

¿Qué pasa, chavales? ¿Cómo estáis?

Después de las charlas, por fin entramos en materia.

Hoy es un gran día, hoy empieza mi residencia

y no sabéis la de cosas que voy a contaros.

Aquí tenemos a Alejandra, aunque yo la llamo Álex.

Ya la conocéis.

Llevamos juntos toda la carrera

y me va a tocar aguantarla en la residencia.

-Aguantarte yo a ti.

-Oye, tú eres el del canal de YouTube.

-Sí, sí, sí. Así que lo ves.

-Sí, sí, sí, sí. Está muy bien, sí.

-Yo soy Manu y esta es Alejandra. -Hola.

-¿Qué tal? -Yo soy Rodrigo.

Bonito nombre. -Gracias.

-Manu. -Gabriel.

-¿Qué tal?

-Hola.

-Chicos...

Seguidme, por favor.

-Creía que se habían olvidado de nosotros.

-¿Te callas? -Vale.

Mira.

Verás cuando lo sepa.

-Buenos días.

¿Todo bien?

Joder, macho.

(SUSURRAN)

Jose.

¿Qué les pasa a estas?

-Estarán comentando algo sobre tu último ligue.

-¿Qué?

-Ligue. ¿Ya no se dice ligue?

Rollo, chorba, piba... No sé, la tía esa

con la que montaste el show en el Lion.

Que yo no estaba, pero me lo han contado.

Varias veces.

(Silbidos)

Mira.

Está buenísima.

-Es un poco joven, ¿no?

Demasiado joven.

Incluso para ti.

(Móvil)

(CUELGA LA LLAMADA)

(Móvil)

(CUELGA LA LLAMADA)

No me lo puedo creer.

Pero ¿tú le has visto?

Hombre, para no verle.

Que me lo lleva haciendo toda la semana desde que...

Desde que...

Desde que follasteis.

Calla.

Pues sí, sí. ¿Vale?

Pues parece que está incómodo el chaval.

Pues esa noche parecía bastante cómodo.

Sí, mucho, sí, sí.

Que... Oye, que lo estaba, ¿vale?

Sí, sí, sí.

¿Qué te parece si mientras me voy a trabajar me haces un superdibujo?

¿De qué? Pues de lo que tú quieras.

-Cada vez los contratas más jóvenes.

Hemos tenido un problema para llegar al cole

y su clase de iba de excursión. No tenía con quién dejarle.

No, no pasa nada.

Bueno, ¿qué? ¿Nos presentas? Sí, él es Samuel.

Samuel. -¿Y tú quién eres?

Samuel.

-El que le dice a todo el mundo lo que tiene que hacer.

Y ahora, mientras hablo con tu madre,

vas a hacer un dibujo, ¿de acuerdo?

Dime.

Acaba de llegar uno de los robots. Están acabando de instalarlo.

Voy para allá. No, no te preocupes, no hay prisa.

Solo quería avisarte.

Se lo hubiera dicho a tu ayudante, pero como aún no tienes...

Eh...

Bueno, en realidad es porque creo que no me va a hacer falta.

Lo de hoy es extraordinario.

No, no, no lo digo por eso.

Paula, tus obligaciones irán en aumento día a día.

Un refuerzo que te organice la agenda no te va a sobrar.

Ve pensando en alguien, me lo prometiste.

¿Sí? Sí.

Samuel, ¿has hecho el dibujo?

-No puedo dibujar tan rápido, necesito tiempo para el diseño.

-Vaya...

Un niño con personalidad.

Como su madre.

Cariño, ahora te tienes que quedar un rato aquí solo,

pero si necesitas cualquier cosa,

le dices a una enfermera que me avise, ¿vale?

Bueno.

-"Este es el buzón de Alba".

"Si quieres dejar un mensaje, hazlo después de la señal".

Hola, cariño, necesito que vengas al hospital a recoger a tu hermano.

¿De acuerdo? Ya te lo explico luego.

(Sirena)

Doctora Díaz, ya están aquí.

Buenos días a todos

y bienvenidos a vuestro primer día de rotación en urgencias.

Cada uno de vosotros

va a estar asignado por especialidad a los doctores Hoz,

Salgado,

Fuentes y Mercero.

Tenéis que hacer todo lo que os digan.

Yo voy a estar vigilándoos de cerca.

Estadísticamente, hoy se supone que uno de vosotros

perderá su primer paciente, otro decidirá que no es lo suyo

y un tercero la cagará. Tratad de no ser ninguno de ellos.

Y al terminar vuestra residencia aquí,

solamente tres de vosotros obtendrán una plaza.

Tenéis una gran oportunidad,

así que aprovechadla.

"Anatomía de Grey". -Calla.

-Capítulo 1.

¿Doctor Arriero? -Gracias.

Bienvenidos a todos.

Soy el doctor José Arriero.

Soy el jefe de urgencias en funciones.

Vamos a recibir a los primeros heridos

de un accidente en un campo de fútbol.

Durante una pelea entre padres, las gradas se han desplomado

y tenemos un poco de todo. ¿Alguna pregunta?

-Perfecto. Eso es todo. Punky Brewster, vente.

Vamos.

Tú. Tú conmigo.

¿Bertual? Joder. Bueno...

(Sirena)

¿Qué tenemos? Mujer, 37 años.

Precipitada de una grada de seis metros

que se ha derrumbado. Glasgow 3 inicial.

La hemos sedado y analgesiado.

Hemos empezado con succinilcolina. -Box vital.

-Y etomidato.

Tensión inicial 10-6.

-Arriero. -¿Sí?

-¿Para ti?

-De verdad... Es mi mujer, por favor.

-¡No me lo toques!

-No lo estoy tocando, caballero. -Hola. Buenas, ¿cómo estás?

-Mareado. -Cuéntame, ¿qué te pasa?

Hola, bonita, ¿qué tal? Hola, buenas.

Por aquí.

-Mareado.

Gerardo.

No, no he querido presionarte, pero...

ahora que el robot está, con respecto a operar...

Para, para, para.

Mira, lo he pensado.

¿Sí? Mucho.

Bien. Creo que ahora

debes centrarte en los retos que hay.

Pero vamos a ver...

No digo que no lo hagas en un futuro,

pero ahora te distraería. No.

No me distraería.

Te lo advertí antes de que aceptaras el puesto.

Dijiste que podías hacerlo.

Porque puedo hacerlo.

Debes ser consecuente... Gerardo, estoy siendo consecuente.

Paula...

Gerardo. (RÍE)

Venga.

¿Cómo que has dejado las clases?

¿Por qué? -Porque no es lo mío, me equivoqué.

Mamá tenía razón.

-Al principio, Bellas Artes puede parecer un coñazo,

pero luego encuentras tu voz y acabas encajando.

-Pero si tú ni siquiera acabaste. -Porque lo mío era la escritura,

aunque tardé en darme cuenta, pero rectifiqué.

-Bueno, pues justamente eso hago yo. Papá, que tengo 19 años,

me queda mucho tiempo para pensar bien qué quiero hacer.

Y, además, que últimamente aquí está habiendo muchos cambios

que no me ayudan a encontrar estabilidad.

-Mira, hija,

tu madre lo hace lo mejor que puede.

No es unas situación fácil la que está pasando.

Dale tiempo para adaptarse.

Y no le digas que yo sé que has dejado la carrera.

Al menos hoy.

Encontrará la manera de culparme y necesito que me deje dinero.

(Sirenas)

Pues esto está.

Desinfectante.

-Jon, el paciente del 5, el de la fractura de tabique,

ya está fuera,

pero tenemos otro pómulo y unas fracturas esperando.

-Bertual, pide un TAC cerebral para descartar lesiones.

-Claro.

¿Dónde es? -Ven conmigo, anda.

-No necesito un TAC ni nada,

lo que quiero saber es cómo está mi mujer.

-Tranquilo.

Ya vendrán a informarle, no se preocupe.

(Móvil)

Bueno, pues esto está listo.

Enseguida viene alguien a hablar con usted.

-Gracias.

(Pitidos)

¿Qué opinas?

Pues que habría que ver el escáner,

pero quizá deberíamos hacerle una laparoscopia.

Podría ser una rotura de bazo.

Muy bien, señores, espero que hayáis desayunado bien

porque tendremos muchas horas de quirófano.

Hay que transfundirle sangre, analítica completa,

TAC craneal y abdominal.

Vamos. Enseguida.

¿Cómo se llama?

-Ellen de Elefante.

-Hola, Ellen.

Lo siento, pero vamos a tener que intervenir.

-Pero ¿qué le pasa?

El TAC muestra un urinoma por una perforación vesical.

Eh...

Para que lo entiendan, tiene la vejiga perforada

y la orina está en una zona que no debería.

Mi niña solo quería ver a su hermano jugando.

A mi niña no le puede pasar nada malo. ¿Lo entiende?

Sí.

Lo más importante es que drenemos el urinoma.

Les mantendremos informados.

-Hasta luego.

Bueno...

Es tu primera intervención.

Espero que estés atenta y concentrada, ¿sí?

-Sí.

Vamos.

-¿Estás bien?

-Sí, sí, sí.

Por favor, estoy buscando a mi marido.

¡Oye, oye!

¿Qué te pasa? ¡Quieto, quieto, quieto!

Tranquilito, ¿eh? -¿Eres tonto?

-Quieto, quieto. ¿Qué te pasa?

-¿Qué me pasa, cabrón? -¿Qué quieres?

-Esto es acojonante. -¿Qué quieres?

¡Te mato, cabrón! -¡Vale, vale, vale!

-¡Eh! ¡Eh!

-¡Vamos a ver, vamos a ver! -La culpa es vuestra!

-¿Qué dices, imbécil?

-Que nosotros no lo hemos empezado.

La culpa la tiene el gordo de los cojones.

-Señores... -Tranquilito.

Por favor, a ver...

A ver, por favor.

¡Eh, eh, eh! ¡Que pare!

¡Eh, eh, eh!

¡Un momento, silencio! ¡Ah!

Para, para, para. Para, para.

¡Por favor! Quietos un momento.

-¿Qué nos está contando? ¡Dígaselo a él!

¡Me van a escuchar, por favor!

Entiendo muy bien que estén preocupados,

que estén frustrados y molestos con lo ocurrido,

pero esto es un hospital.

Y aquí dentro hay gente muy grave

que no tiene que ser molestada por unos exaltados como ustedes.

Al próximo que grite,

lo echa a la calle y llama a la policía.

Venga, va.

¿Y tú dónde coño estabas?

-Hostia, nunca te había visto así. ¿Qué ha pasado?

Haz el favor de hablar bien.

(Móvil)

Oye, mamá, ¿estás bien?

Alba se queda contigo y te llevará a casa, ¿vale, cariño?

Siento el lío

y que te hayas perdido la excursión,

pero te lo compensaré.

También me debes el día que no pudimos ir al zoo.

Cierto.

Bueno, apúntalo en la lista de compensaciones.

Cuida de tu hermano.

Que coma algo. -Que sí. Que no te preocupes.

Os quiero. Chao.

A ver, ¿te apetece que nos comamos una pizza?

-Sí. -¿Sí?

Joder, joder, joder.

Escucha, no te muevas, yo vengo enseguida.

Y no le digas a nadie que estoy aquí.

-Vamos.

¿Lo hacemos así entonces?

Ahí te veo.

¿Qué pasa contigo?

¿Te has perdido?

¿Eres de los del fútbol? -No.

-No. -A mí me va más el ajedrez.

-Ah.

Muy bien.

Pues a darle duro al peón.

Te veo, chaval.

No lo entiendo, creía que habían aprobado el plan.

Y así es,

pero quiero que tengas claro y seas consciente

del estado de las cuentas ahora mismo.

Porque ya has gastado más de la mitad del crédito

entre prejubilaciones y la adquisición

de tecnología robótica. Vamos a ver,

yo no he gastado nada,

se benefician el hospital y los paciente.

El hospital,

que en tu departamento en dos semanas

ha invertido casi el presupuesto anual.

Gerardo, como comprenderás, no podemos asumir

ni más gastos de personal ni reducir turnos de cirugía

para hacer formación.

Ya, pero ¿entonces las clases y las horas del simulador?

Pues...

tendrán que ser horas no remuneradas.

La plantilla deberá asistir fuera de su jornada laboral.

Pero nadie va a querer hacer horas si no las pagan.

Ya, pero es que ese no es mi problema.

Mi trabajo es que las cuentas cuadren.

Y tienes un presupuesto aprobado para contratar cinco expertos

que no necesitan formación.

Así que si tu equipo quiere hacer la formación, pues...

Esto es lo que hay.

De todas formas, si alguno de tus cirujanos

se niega a hacerlo, puedes invitarle a que se marche

y así sacamos para horas extra.

Siento que nuestro primer encuentro haya sido así,

pero no lo tomes a mal.

Hay muchas cosas de este hospital que todavía desconoces.

Será un placer ponerte al día.

Cuando quieras.

¿Es que no vas a decir nada?

-El hospital lleva mi apellido, pero es la junta quien decide.

Nuestro juego,

sus reglas.

Samuel.

Samuel.

Samuel.

¡Samuel!

He coagulado un foco del sangrado, pero veo más sangre

y no puedo cortar la rama principal porque provocaría lesiones.

¿Jesús cómo está?

Estable. Haz lo que tengas que hacer.

De lo que tú hagas depende que siga estándolo.

Vale, parece que ya veo de dónde sigue sangrando.

Gabriel, aspira aquí. -Sí, doctora Hoz.

Y tú, Rodrigo, separa con cuidado para que pueda ver.

-Eso estoy haciendo, doctora Hoz.

Pues parece que no muy bien.

¿Le vale así o necesita más?

(SUSPIRA)

Vamos a drenar la orina extravasada, ¿sí?

(CARRASPEA)

Hay un sangrado.

Es leve, pero hay que ver de dónde viene.

Abrimos. Bisturí.

Es un pequeño vaso.

Bien. Ya sabes lo que hay que hacer.

(Pitido)

(Latidos)

Ya lo hago yo.

Reparo también la pared vesical.

Vale, ya está estable.

Vamos a cerrar.

Que avisen al doctor Salgado.

¿Va a necesitar ayuda?

Primero terminamos aquí.

Lo sé, puedo pensar en dos cosas a la vez.

En quirófano solo se piensa en la persona que está aquí.

Es lo que importa.

¿Estamos? Ya, pero estamos terminando.

Pues vosotros dos sí.

A partir de ahora, me encargo yo.

Si tanto queríais operar con Salgado, cuando yo termine,

podéis prepararos.

(Pitidos)

(Sirenas)

Bájala a la UCI pediátrica y espera a que se despierte.

Buscaré a los padres.

Sí, doctor.

No te preocupes, es tu primer día,

procura que el segundo sea mejor.

¿O vas a ser tú la que descubra que esto no es lo suyo?

¿Eh?

(Móvil)

(Pitidos)

¿Cómo está? Crítica.

Depende de ti, la están preparando para tu operación.

De acuerdo.

Tú no vas a entrar.

¿Cómo que no?

Como que no, Narváez.

Como que con un nuevo ya tengo más que suficiente.

El paciente del box 4 está en planta.

¿Me escuchas?

Quiero una valoración de su situación cardiorrespiratoria

con tensión arterial, ritmo cardiaco

y auscultación cardiopulmonar.

Y hazle un electrocardiograma.

Y cuando termines, te quedas con él

y esperas que alguien que sepa lo que hay que hacer

te diga lo que debes hacer.

¿Está claro? ¿Está claro?

Sí, doctor Salgado.

¿Qué miras?

Lávate.

-Enseguida, doctor Salgado.

¿Y ese de qué va?

Una combinación cojonuda: ansias e insolencia.

Dos semanas conmigo y se le pasa.

Voy a hablar con la familia.

¿Así te lavas tú?

¿Íñigo Estrada?

Sí, sí, soy yo.

Buenas.

Soy la doctora que acaba de intervenirla.

¿Cómo está? El doctor Salgado,

jefe de cirugía general,

hace una segunda intervención ahora.

¿Otra operación? Pero ¿por qué?

Su mujer entró con lesiones muy graves.

Las gradas le aplastaron el abdomen.

Estamos haciendo todo lo posible,

¿de acuerdo?

Cuando salga de la anestesia, hablamos.

Oye.

-Déjame. -Papá.

-Espera, espera.

Deja a tu padre.

Venga, vamos a tomar algo, anda.

Vamos, venga, chicos.

-Quédate con él.

No entiendo cómo has podido perder a tu hermano.

Me di la vuelta un momento

y ya no estaba. Sí, sí,

pero me encantaría entenderlo.

¿Qué significa me di la vuelta y ya no estaba?

Alba, ya tienes una edad para ser más responsable.

Muy bien.

12-6.

-¿Sabe cómo están los demás heridos?

-Aquí están las pruebas que has pedido.

Creo que está todo, ¿no?

-¿Todavía hay operaciones pendientes?

-Pues sí.

-¿No te podrás quedar con el paciente?

-Eh... Lo siento, tengo que ir al control de enfermería.

-¿Puede entrar mi familia?

Estarán preocupados.

Te devolveré el favor, te lo juro.

-¿No deberíamos decírselo al doctor Salgado?

-No, no, no. No se va a enterar.

Vas a la habitación, y yo, al quirófano.

-Es nuestro primer día, no quiero que pase nada.

-Ya, ya, tranquilo.

Tú déjamelo a mí.

Ahora, ni se te ocurra decir una palabra de esto a nadie.

Gracias.

Hola, saco de grasa.

-¡Ah! Pero ¿qué haces?

-¡Por tu culpa mi mujer está en el quirófano!

-¡Ah!

-¡Debí haber acabado contigo en el colegio!

¡Vamos, levántate!

¡Levántate y pelea como un hombre!

¡Vamos, Porky, como en el colegio!

"A ver,"

que yo no esperaba que se tirara a mis brazos,

pero tenerme un poquito de consideración.

No sé, ¿eh?

No, si al final, es un capullo como todos.

Bueno, tampoco es que eligieras el mejor momento para que pasara.

¿Qué insinúas?

Bueno, pues que un poco sí que te aprovechaste de la situación.

¿Perdona? A ver, Marta, Pablo estaba borracho

y vulnerable. De esa combinación no sale nada bueno.

Juana, ¿tú me escuchas cuando te hablo?

Sí. A ver, me dijo:

"Ojalá fueras como Cristina. Literal".

Al revés, ¿no?

Lo que sea, pero tú me entiendes. Si yo te entiendo.

-Sí, yo también lo entiendo,

pero necesito una opinión femenina. Es una emergencia.

Todas tenemos emergencias, Jon. Sí, muy bien,

pero lo importante aquí es...

¿Soy demasiado mayor?

Me refiero, ¿soy demasiado mayor

para una chica, mujer, mujer,

de 19, 20 años máximo?

-Lo dices por la rubia del Lion. -Sí, por esa.

-Has quedado con ella varias veces. -Sí.

Eso ahora no importa.

Lo importante aquí es:

¿Soy demasiado mayor para ella o no?

(AMBAS) Sí.

-No, a ver... Sí, así, tan rápido, así...

parece que es que os queréis librar de mí.

(AMBAS) No.

-Un momento,

no a que no os queréis librar de mí.

Me voy. A que yo... Un momento.

No a que no porque... Es una urgencia.

-Yo me voy a control.

-O no a que... -Límpiame la taza.

-...en ningún caso yo soy mayor para una perso...

Está bien.

¿Qué ha pasado?

Hematoma epidural izquierdo con desviación de línea media.

Distorsión del ventrículo ipsilateral

y fractura lineal del hueso temporal.

A mi señal, uno, dos... Vamos.

Quita eso.

Pero ¿tú lo has visto?

Bullying entre adultos. ¿Cómo?

Ahora te lo cuento, vamos a lavarnos.

Toma.

Para ti.

Oye, siento que vieras lo que has visto.

Mira, a veces los mayores lo hacemos muy mal.

Nos enfadamos, discutimos y...

Pues luego en vez de hablar y pedirnos perdón,

lo hacemos muy mal.

Pero tú estás bien, ¿no?

Vale.

¿Me enseñas los dibujos que has hecho?

¡Hala, qué bonito!

Hola.

Hola, mira.

Tenéis un artista en la familia. ¿Sí?

Una antena es lo que eres.

Como nos has oído hablar del robot, has dibujado uno.

¿Estás bien?

-No es un robot, es una guerrera con armadura.

Eres tú, mamá.

¿Yo? Sí, una guerrera

con muchos problemas y toda esta gente que curar.

No, mi amor, mamá ya no opera...

ni cura.

¿Seguro que estás bien?

¿Sí?

¿Me das un abrazo?

Oye, enano, gracias por no decirle nada a mamá.

-Bueno, me debes una.

-Qué morro tienes, ¿eh?

(Videollamada)

Mira, es la abuela.

Hola, abuela.

-"Hola, cariño".

"Llevo todo el día intentando hablar con tu madre y no hay manera".

"¿Va todo bien?".

"Hace una semana que habéis llegado y no ha llamado".

-Sí, todo genial. -"¿Seguro?".

-Sí.

Bueno, a ver, la casa está patas arriba,

mamá no da abasto, yo voy a dejar la carrera

y Samuel no quiere ir al colegio.

Ah, y casi se pierde, pero ya lo hemos encontrado.

Por todo lo demás pues, sí, genial.

-"Ya veo, genial, genial".

-Abuela, lo siento, pero te tengo que colgar.

-"Dile que me llame, que me llame". -Sí, hablamos.

Samuel, te he dicho que conmigo, vamos.

Tranquilo, hijo, ¿vale? Va a ir todo genial.

(Pitidos)

No se preocupen, se recupera bien.

En unos días, podremos darle el alta.

Muchas gracias, doctor.

Muchísimas gracias por salvar a mi niña.

No. Dios le bendiga.

Bueno...

Pueden entrar si quieren.

Yo les dejo.

(Alarma)

Tu madre se ha llevado un golpe muy fuerte en el bazo.

El bazo es un órgano que tenemos aquí,

pero se va a poner bien, ¿me oyes?

Aunque tenemos que dejarla una semana al menos ingresada

para ver cómo evoluciona.

¿Y mi marido?

Lo único que le puedo decir, señora,

es que sigue en quirófano.

Dígame que se va a poner bien.

Por favor, lo tiene que salvar.

Él es un hombre muy bueno, de verdad,

pero la vida le ha tratado muy mal.

No se merece esto. Por favor,

no puedo perderlo. Bueno, tranquilícese, señora.

No podemos perderlo.

(LLORA)

-¡Marcos!

¡Marcos, espera!

Hijo.

Chicos, venga, no.

Chicos.

Esperad.

(Pitidos)

Gasa.

Pinzas.

Bueno, parece que ya no sangra.

Sí,

he conseguido contener el foco, ahora solo falta...

acabar de quitar el coágulo.

Y que tenga un poco de suerte.

¿Y bien?

A ver, me da igual que no me queráis decir

quién de los dos ha sido el culpable,

pero esa persona es irresponsable

y además no está capacitada para ser médico.

Porque si lo estuviera,

ahora mismo no habría un paciente a punto de morir.

¿Vosotros sois conscientes de lo que significa esto?

¿Eh?

Lo que ha pasado es muy grave

y no permitiré que el responsable haga la residencia aquí.

O me aclaráis ahora mismo esto o estáis fuera.

Como queráis.

Fui yo.

Yo desobedecí las órdenes del doctor Salgado.

Dejé solo al paciente. Lo siento.

Muy bien.

Contigo voy a hablar sobre lo de tapar a un compañero.

Y tú estás fuera de la residencia, puedes irte.

Hola.

(Móvil)

Dime, cariño.

¿Te importa que cenemos más tarde? Tengo mucho lío con un cliente.

No, para nada.

¿Quieres que vaya preparando yo la cena?

No, hoy quiero hacer un plato especial.

Te llamo en cuanto salga del trabajo.

Vale. Oye, que te quiero mucho, ¿vale?

Yo también.

Hasta luego.

-Me la quedo.

A ver, a ver, compañeros, compañeros, un segundo.

Sea como sea, no podéis obligarnos a hacer la formación

fuera de nuestros horarios.

Tienes toda la razón,

esas horas deberían ser remuneradas.

Estoy totalmente de acuerdo

y tampoco me están dando otra opción,

pero, por otro lado, creo que la formación del robot

es una muy buena oportunidad. Valoradla.

¿Y se puede saber por qué?

Por razones económicas del hospital.

O sea, que sí hay dinero para prejubilaciones,

sí hay dinero para invertir en equipamiento,

pero no hay dinero para nuestra formación.

¿No? Vamos a ver,

es un tema presupuestario muy difícil de explicar,

pero resumiendo, puedo utilizar ese dinero

para contratar médicos especialistas,

pero no para las horas de formación.

Y lo siento muchísimo, pero es lo que hay.

Y si nos negamos, ¿qué?

¿Y si no hacemos la formación?

No pasa absolutamente nada.

Si no lo queréis hacer vosotros, vendrán otros que lo harán.

Esto es todo.

(Sirenas)

(Pitidos)

(Pitidos)

Cuando tengas la analítica me dices y hazle el TAC también.

¿Vale?

Eh...

Luego hablamos, Hannah, gracias.

Gracias, Luis.

Huy...

Casi.

Buenas. Hola.

(Pitidos)

Perdón.

¿Puedo quedarme con vosotros un rato?

-Claro que sí.

-¿Y os han dicho cuándo se despertará?

-No, no lo saben.

(Pitidos)

Bueno...

¿Se puede saber qué coño te pasa conmigo?

¿Por qué me evitas? ¿Eh?

¿No vamos a hablar del tema si quiera?

¿Qué tema? O sea, no sé a qué te refieres, de verdad.

Mira, vete a la mierda, creía que éramos amigos.

No, espera, espera.

Que sí, tienes razón.

Lo siento, Martita.

Se supone que somos amigos,

pero es que precisamente por eso

no sé muy bien cómo gestionar lo que pasó, ¿vale?

Nos acostamos, ¿y qué?

Ya está, ¿no? Somos mayorcitos,

tampoco vamos a hacer un drama de eso.

¿Lo dices en serio?

Por supuesto.

Si no hubieras estado tan raro, se me hubiera olvidado.

Joder...

Me alegra mucho saber esto porque...

Cristina me ha estado llamando.

Puede que no esté todo perdido. No hemos hablado todavía, pero...

Joder, si se enterara que tú...

Ya. Tú y yo...

Sí. Vale.

Vale, sí.

He sido un idiota,

te he intentado evitar, lo admito, pero es que pensé

que a lo mejor tú pues...

Joder, pues que pensabas que podía haber algo más.

(RÍE) ¿Qué?

¿Qué? ¿Tú y yo?

Por favor...

Tú y yo, por eso... No.

Entonces,

está todo bien. Joder,

por supuesto que sí.

Vale. Vamos,

que un polvo de mierda no va a joder nuestra amistad.

Que, que...

Que todo bien, todo bien.

De verdad. ¿Cómo que de mierda?

Es que, en realidad,

tampoco me acuerdo mucho, la verdad.

Hasta luego.

(Canción en inglés)

Enano, vuelvo en cinco minutos, no te muevas de aquí, ¿eh?

-Están los barriles para cambiarlos, ¿vale?

Ese está vacío.

-¿Qué mierda de mensaje es ese que me has mandado?

-¿Qué haces tú aquí?

-¿Qué pasa, es que no te gusto?

-Ahora seguimos, ¿vale? Ve a por lo de los barriles.

¿Qué dices?

Por supuesto que me gustas, estás buenísima.

Me gustas mucho. -¿Entonces?

-Nada,

entonces... Eh...

Es un tema, Alba, y ya está, hay que solucionarlo.

Es posible que sea un poco mayor para ti.

-Espera, ¿estás hablando en serio? -Sí.

-Pero, tío, si no me debes de sacar más de 5 o 6 años.

-No, alguno más sí te saco,

lo que pasa es que estoy estupendo e igual eso te confunde.

-Mira, Jon, de verdad,

si es eso lo que te preocupa, déjate de tonterías.

Soy mayor de edad, sé lo que estoy haciendo

y además sabes que te doy mil vueltas.

-No, no me las das.

-Entonces, ¿qué? ¿Cuándo quedamos?

-En serio, Alba, es un marrón. ¿Quieres seguir viéndome?

-Jon, ¿tú qué crees? -Que es un marrón.

Eso creo.

Vale, está bien.

Dejo la guitarra y nos vamos a casa. -No.

Espera, es que hoy no puedo. -¿Por qué no?

-Porque...

No sé, ¿nos vemos... mañana?

-Me va fatal.

-Ya.

Porque mañana serás un día más viejo.

¿Por qué dices que no sirves?

-Me he bloqueado, me he quedado en blanco. No sé.

¿Si llego a estar sola? -Bueno, pero no lo estabas, ¿no?

Pues ya está.

Mañana lo harás mejor, Álex, preciosa.

-Bueno, ¿y tú qué? ¿Te van a echar de la residencia?

-Bah...

Estoy seguro que la doctora Díaz lo reconsiderará.

(Puerta)

¿Paula?

Emma.

Que me han dicho que ha habido un problema con Rodrigo Narváez.

Sí, voy a expulsarlo del programa,

está todo en el informe que le di a Gerardo.

Sí, ya lo he visto, pero...

los motivos que aduces no me parecen suficientes.

Todos tuvimos una primera metedura de pata, un primer día.

Así aprendemos, ¿no crees?

Bueno, es una decisión de régimen disciplinario,

un tema médico. Nada que ver con la junta.

Es algo que ese chico ya debería saber.

Puedes dejarlo pasar.

No.

No voy a dejarlo pasar.

Porque no puedo. Sus compañeros deben tomar ejemplo.

Sí puedes.

Claro que puedes.

Por el bien de todos.

Vamos a ver, Paula, hay una serie de cosas de este hospital,

que como ya te dije, todavía desconoces.

Como por ejemplo que Rodrigo

es el hijo de uno de nuestros mayores inversores.

Lo que significa que ese chico va a ser un gran médico

estés aquí tú o no.

Entiendo.

Lo entiendes, ¿verdad?

Ajá.

Gracias.

Sabía que lo entenderías.

Y ahora que hago esto por ti,

quiero que tú encuentres la manera de financiar

las horas de formación de mi equipo.

¿Perdona?

O si lo prefieres, puedo hablar yo directamente con el señor Narváez.

Como soy la tutora de su hijo, a lo mejor

agradecerá un trato personalizado y comprensivo por mi parte

que me lo querrá compensar de alguna forma.

¿No crees?

Algo podremos hacer.

Estoy segura de que sí.

Venga. Venga, va, no le des más vueltas,

si vas a poder ser médico.

Estamos en un hospital, ya lo somos.

-En realidad no.

Estamos en camino.

-Pues yo tengo claro que voy a ser el que más pasta gane.

Os propongo una apuesta.

Al que se le muera el primer paciente,

paga una ronda al resto.

-¿Y el padre del fútbol cuenta?

Al fin y al cabo, es culpa tuya.

Perdona.

Hola.

Narváez, ¿no?

No sé si he entendido lo que acabas de decir.

-¿Usted también quiere apostar, doctor?

No se me ocurriría.

No sé, imagínate que el que se muere es tu padre.

Narváez padre.

Cuando muere un paciente

mucha gente lo pasa mal

y los médicos, nosotros,

tú,

porque dices que ya eres médico, ¿no?,

también.

No creo que sea un tema para bromear en un bar.

Piénsatelo la próxima vez antes de hablar.

Buenas noches.

Buenas noches. -Buenas noches, doctor Salgado.

-Este debería ser

quien da los discursitos de bienvenida en el hospital, ¿eh?

-Bueno, yo me voy a casa, chicos.

-Te acompaño. -Hasta mañana.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Bueno, ¿qué pasa? ¿Se ha muerto alguien o qué?

("The little white door")

"Que la señorita 'puedo con todo' se piensa que va de nosotros

y esto va de Samuel". -"Podemos llegar a un acuerdo

que no modifique

algunos de los términos que firmasteis en su día".

¿A qué términos te refieres?

"Vacaciones, reparto equitativo de los gastos extraordinarios...".

Pero vamos a ver, que a mí todo eso me importa una mierda.

-Eso no ha lugar cuando lo que proponéis

es que la guarda y custodia del menor

pase al otro progenitor.

Que no te voy a dar la custodia de Samuel, Fernando.

-"Sabes que yo puedo cuidarlo mejor,

dedicarle más tiempo y estar para él".

Solo porque tengas una pareja o más dinero

no significa que esté mejor contigo.

¡Necesita a su madre!

"¿Ves? ¿Ves lo que pasa?".

"Se piensa que por ser la madre tiene más derechos que yo".

¡No es eso, no entiendes nada!

"Te has mudado de ciudad,

te has cambiado de trabajo

y el niño acaba de perder una excursión en su colegio

por tu culpa".

-Por favor, calmaos, venga. ¿Sabes lo que creo, Fernando?

Que solo quieres la custodia para jugar a la familia feliz.

-"¿Sabes lo que te digo? Que te vayas a la mierda".

"Ya está". -"Fernando".

-"Córtalo". -"Por favor, Fernando".

"Creo que vamos a tener que dejar esta conversación

para otro momento".

No. "Cuando estemos más calmados".

No va a haber más conversaciones.

Ve diciéndole que se prepare porque pienso invertir

todo lo que tengo para que no se lo lleve.

-Carlos, hablamos en otro momento.

Paula, tranquilízate,

todo va a salir bien, ¿eh?

(Música lenta)

¿Y esto que sobra lo vuelves a echar en la bolsa?

Por supuesto, somos muy de reciclar.

-Claro. Eso es trampa.

No, hombre, no.

¡Hey!

Hola. -Hey.

-¿Qué pasa, Pablo? No te esperábamos hoy.

No, he cambiado de opinión.

Necesito un poquito de apoyo.

¿Y eso? ¿Qué te pasa?

Lo he dejado definitivamente con Cristina.

-¿Otra vez? Pero ¿has hablado con ella?

No, no me hace falta.

Me da igual lo que diga después de dejarme plantado.

No... No me interesa. Sin más.

Así que nada,

hoy empiezo de nuevo y para celebrarlo,

una rondita para todos.

-Y una de tequila, ¿no? De chupitos.

-Del bueno. -Solo tomodel bueno.

-Claro, pero no lo pones.

Hola, papá. Hola, hijo.

-¡Hola! Hola, cariño.

¿Qué tal el baloncesto?

-Muy bien, hemos ganado. Muy bien.

-Iván, vete a buscar a tu hermano. -Vale.

¿Qué es eso que huele tan bien?

-Ragut de ternera Strogonoff.

Una receta de internet.

He tenido que hacer algo muy bueno para ganarme esto.

¿Sabes?

¡Hombre, César!

-Héctor.

¿Cómo estás? Bonita chaqueta.

Gracias.

¿Tú has traído esto?

Claro. Pues un vino.

¿Qué tal los negocios?

Ya sabes, no tan bien como a ti.

-Gracias. -Aunque tu mujer y yo

hacemos lo que podemos.

Ah, te recuerdo que este sábado tenemos pádel.

No me vuelvas a dar plantón otra vez.

Tú preocúpate por ti, yo este sábado no tengo guardia.

Por vuestros negocios.

-Por nuestros negocios.

-Salud.

Cariño, tengo hambre.

-Voy a buscar la ternera. No, voy yo.

¿Vas tú? Sí.

-¿Dónde me pongo?

-Aquí mismo.

¡Iván!

¡Carlos!

-¡Ya vamos!

-Bueno...

No, no, lo peor es que ahora quiere la custodia.

Sí, ya, eso es lo que le he dicho,

pero le da igual.

Eh, enano.

Ya, ya lo sé.

¿Quieres un refresco de naranja? -No.

-Mejor porque no hay.

Bueno, perdona por el rollo, Marian, te llamo mañana.

(RÍE) Un besito.

Esto, mamá...

¿Sí?

La próxima vez que hables con tu amiga,

baja más la voz.

¿Y tú qué? No has comido nada.

-¿Papá y tú os lleváis como los del fútbol?

No, mi amor.

No, lo que pasa es que a veces

no vemos las cosas de la misma manera y nos enfadamos,

pero no nos tenemos que enfadar.

¿A que no? No.

Y lo que quiero que tengas claro

es que tú no tiene la culpa ni te debes preocupar.

Porque los dos te queremos muchísimo.

¿Sí o no? Sí.

-Mamá, tengo que decirte una cosa.

Que voy a dejar la carrera.

Bueno, de hecho, ya la he dejado, no hice el traslado de expediente.

¿Cómo?

Sí, que tú tenías razón, no es para mí, me equivoqué.

Siempre dices que todos tenemos derecho a equivocarnos.

¿No?

No.

No te estoy preguntando, que lo he hablado con papá.

Ah, cómo no.

Perfecto, siempre la primera en enterarme de todo.

Bueno, he pensado en cogerme un año sabático

para mirar mis opciones, pensar qué puedo hacer y...

Eh... Mira, Alba,

haz lo que quieras,

pero si no quieres estudiar, te buscas un trabajo

y vas pensando de cara al año que viene

qué quieres hacer, porque sin estudiar no te quedas.

Sí, sí, claro, sí.

Ese es el plan.

Mamá, nada, que esta pizza sigue congelada.

Llamáis a un chino

o pedís una hamburguesa.

Lo que os apetezca.

Me... Me voy a duchar.

¿Chino o "burger"? -"Burger".

-Chino.

Hola, mamá,

perdona por no habértelo cogido antes,

pero no sabes el día que he tenido.

Y luego a última hora me he enredado a hablar con Marian

y, en fin, que...

Todo son problemas.

Y...

creo que la he cagado cogiendo este trabajo.

Después del divorcio necesitaba huir,

pero ha sido peor

porque no era consciente de a qué estaba renunciando.

Y creo que no lo estoy haciendo bien con los niños.

Ya te llamo en otro momento.

Te quiero.

(CUELGA EL TELÉFONO)

(Timbre)

(Timbre)

¿Mamá?

Sí, desde que naciste.

-La he ido a recoger a la estación.

No le cogías el teléfono

y como yo tenía que venir para lo que hablamos esta mañana...

¿Qué pasa? ¿Qué haces aquí?

-¿Qué voy a hacer?

No te haces con la situación y vengo a ayudar.

En plan telecomedia de los 90.

¿A estas horas?

Hija, que vengo de Segovia, no de la Conchinchina.

Supongo que tendrás habitación para mí.

¿Y mis nietos?

¿Dónde están?

Yerno uno, pasa.

Vamos a ver la casa.

Mi amor...

Te tienes que despertar, cariño.

Por favor, ¿vale?

Los niños se han ido a cenar.

Necesito que te despiertes, mi vida.

Necesito que te despiertes, por favor.

Que tú puedes, que eres muy fuerte, cariño.

Mi amor.

Tranquilo, tranquilo, mi vida.

Tranquilo.

Todo va a ir bien, mi amor, tranquilo, ¿vale?

Mi amor.

Ya está, ya está.

Tranquilo, tranquilo.

No intentes hablar, ¿vale?

Va a ir todo bien.

Va a ir todo bien.

Tú no hables.

Tranquilo.

(Disparo)

¡Eh, tú!

¡Floren!

(LLORA)

¿Qué te han hecho?

¡Madre mía!

¿De qué coño vas? No voy de nada y tengo razón.

Ni siquiera estabas escuchando.

No actúas como una cirujana. ¿Y qué?

Operad los dos. Ahora.

¿Qué ha pasado? -No sé.

Una venganza personal.

-Héctor, ocúpate del otro guardia, y tú, del muchacho.

(TV) "A primera hora de esta mañana, se ha producido un tiroteo

en Soto de los Negrales".

Oye, ¿qué coño hace? Quieto.

Hay un hombre armado.

-¿Sabemos quién es?

-No se ha confirmado su identidad.

-Consígueme toda la información que haya.

¿Qué cojones ha llevado a este tío a salir a la calle así?

¿A cazar gente?

(Sirenas)

¡Ah! ¡Ah!

(Sirenas)

Apártese le digo.

Ya he matado a otros.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 2: "Segundo tiempo"

Hospital Valle Norte - Capítulo 2: "Segundo tiempo"

21 ene 2019

Durante un partido de fútbol infantil, una pelea entro los padres acaba en tragedia. Conducidos los heridos al HVN, los cirujanos tratan de salvar la vida de los accidentados. Su entrada en urgencias coincide con la llegada de una nueva promoción de jóvenes residentes.

ver más sobre "Hospital Valle Norte - Capítulo 2: "Segundo tiempo"" ver menos sobre "Hospital Valle Norte - Capítulo 2: "Segundo tiempo""
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 36 programas de Hospital Valle Norte

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. camino

    Me gusta la serie! Trama dentro y fuera....y sus cosillas de amores

    03 feb 2019
  2. Carmela

    Me encantó ver a mi actor favorito Javier Collado, el único motivo que la vi, me gustó, la seguiré viendo. Ojala otras series lo contraten .

    01 feb 2019
  3. María

    Me está gustando. Las series es lo único que se puede ver en RTVE hoy en día.

    26 ene 2019