Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5130578
Para todos los públicos Hacer de comer - Hojaldre de espinacas y pollo al curry - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Sintonía)

(Sintonía)

Ay... uf...

Hey, guarda el móvil ya.

¿Por qué, Dani, hombre? Llevas todo el día con el móvil.

Estoy mirando algo importante. ¿Importante?

Si no te aviso antes, te estampas con la farola.

Bueno, vale, ya lo guardo.

No hubiera pasado nada, te hubieras dado en la cara.

Con mi nariz... ¿Sabes qué es tu cara?

¿Qué? La parte más dura.

(RÍE)

¿Cómo lo ves? Lo veo bien, Dani, lo veo bien.

Buenos días a todos, hoy haremos dos recetas:

la primera, muy exótica, pollo al curry;

y de segundo, va a venir Javier, un experto en masas

y vamos a hacer un hojaldre con espinacas, beicon y queso.

Lo veo... lo veo bien. Veo que nos lavaremos las manos.

Vámonos, Dani. Vamos.

Os voy a ir diciendo los ingredientes que necesitaremos

para hacer esta receta.

El pollo al curry lo dividimos en dos;

la guarnición, que será un cuscús, y para el pollo al curry usaremos

pechuga de pollo, un sofrito de cebolla y tomate,

un poco de curry, cúrcuma, comino ajo, jengibre guindilla,

leche de coco, aceite de oliva, pimienta y sal.

Para el cuscús: pasas, piñones, un poquito de nabo, la sémola

y caldo de ave. Perfecto.

Hoy vamos a usar un poco de cilantro,

que lo cogeremos del jardín.

Cilantro, hierba superespecial, ¿eh?

En nuestro país se usa, sobre todo, en la zona de Huelva, es curioso.

Que le llaman culantro. Culantro, exactamente.

Eso sí el culantro o cilantro, es una cosa, una hierba,

que la amas o la odias.

O la odias. Como el roquefort.

Yo lo odié, durante años lo odié. No me puedo creer eso.

Sí, sí, le tenía mucha manía, me parecía ese tipo de hierba

superagresiva, ¿no?, como os parecerá a muchos,

pero le he ido cogiendo cariño poco a poco, como contigo, ¿no?

Ay... Al principio me parecía algo raro

tenerte aquí, pero, luego,... Le he ido cogiendo cariño.

Yo lo sé, yo lo sé, yo lo sé, Dani; al final, tengo algo...

Tengo algo, yo te lo digo, tengo algo que gusta, gusta.

Con la cháchara no he contado nada.

Habla, habla.

Estoy cortando en taquitos esta pechuga de pollo maravillosa,

que tenemos aquí, y Antonio está haciendo el sofrito del pollo.

Como sabéis, o si no lo sabéis os lo cuento ahora,

el pollo al curri es muy de la India, ¿no?

Y, como sabéis, en la India, a nivel cárnico,

la proteína que se usa es el pollo o el cordero,

porque la vaca es sagrada. Sagrada.

Como para mí el Betis, Dani, sagrado.

(RÍEN) Menos mal que el Betis no se come.

Una pregunta, ¿a qué sabría el Betis si se comiera?

A sentimiento. Oh... qué bonito.

¿Te ha gustado? Pero no se come.

El sentimiento se siente. ¿Qué sabor sería?

El "umami". Ahí me has ganado.

Es que estoy arriba. Ahí me has ganado, ¿eh?

Hombre... Qué nivel.

Cuenta qué es el "umami". Me encanta contarlo.

La gente dice que si es un sabor, el quinto sabor de los japoneses.

¿Es el "umami" un quinto sabor? No. Es el sabor de la emoción,

es aquello que la papila gustativa te lleva a otro planeta.

Por ejemplo, para que me entendáis bien,

el jamón ibérico de bellota, el bueno, el de verdad,

ese jamón que cuando lo metes en boca

las papilas gustativas saltan y se emocionan,

a veces, te ponen los vellos de punta.

Eso es "umami". ¿Me has entendido?

Ya veo. ¿Has entendido la comparativa?

Por eso entenderéis la comparativa del Betis.

Me ha gustado, ¿eh? Yo te puedo sorprender día a día.

Eso lo has aprendido hoy en el móvil, ¿no?

No, no; he estado mirando otras cosas en el móvil.

Vamos a ver, ¿eh? Echamos un poco de sal aquí

y vamos a hacer lo que hacemos al hacer un guiso o un salteado,

que es marcar, primero, la proteína.

Antoñito está rallando el tomate, para no encontrar en el sofrito

tropezones y que se deshaga antes. Hoy estoy...

Podríamos triturarlo o hacerlo de otras maneras.

Siempre, le echamos aceite, todavía, no lleva nada más.

Esto es una cosa que muchos cocineros jóvenes, como Antonio,

tienen manía, mover todo el rato la sartén.

Hay veces que está bien y otras veces, que no;

hoy no está bien, hay que dejar que caramelice.

Si empezamos a mover, al final, el pollo soltará agua

y, luego, no quedará bien, porque acabará cociéndose.

Necesitamos que dore, un poquito, y dejarlo tranquilito.

Vais a ver que al darle la vuelta está bien doradito.

El fuego fuerte, ¿no, Dani? Siempre, siempre, siempre, siempre.

No se puede jugar con estas cosas,

es lo que hace a un cocinero diferente.

Ese tipo de detalles y ese cúmulo de circunstancias

son los que hacen que una receta esté bien o mal hecha.

Seguimos marcando aquí... ¿Cómo va el sofrito?

Tenemos aquí la cebollita... ¿Un poquito de ajo, Dani?

Un ajito, tírale, que esto está casi.

En la India son vegetarianos, pero hay, también, mucho vegano,

y así han construido una cocina, absolutamente, genial vegetariana

y, absolutamente, genial vegana.

Con guisos y con cosas que no te creerías, vaya;

además de brutales, ricas, porque todas esas especias

son las que te llevan a otra...

Siempre hablamos de sabor y siempre hablamos de aroma;

en este caso, el aroma invade, casi, al sabor.

Muchas veces, son cocinas, que todas estas especias

las hacen, sin duda, diferente.

Tenemos ya el pollito bien salteado.

Lo dejamos por aquí.

Ya tenemos el pollo sellado, nos vamos con el ajito.

Aceite de oliva... Mira cómo baila.

Cómo nos gusta que baile. Qué me gusta un bailecito.

A mí me gusta el baile y el aroma.

Cebollita, en cuanto baile; ya está cogiendo un poco de color.

Dani, un día, le haré una canción al ajo y la vamos a tocar aquí.

¿Eres capaz o no? Hombre, por favor, Dani...

Voy a quitar caldo, que usaremos para el cuscús, y lo echo aquí.

Sabéis que nos gusta cocer la cebollita.

Yo he escuchado, Dani, que el curri,

digamos que, es una mezcla que tienen ellos.

Sí, de no sé cuántas especias.

Y que en cada casa hay un curri diferente, ¿es cierto?

Y hay curris de colores. Podemos decir...

Más que el amarillo, al pensar en curri piensas en ese,

el curri rojo esbrutal, ¿eh? Pica un poco más.

Curri rojo, curri verde. El curri verde es brutal.

Estamos con el sofrito, hemos echado el tomate.

Es como nuestro gazpacho. Ahí está.

El gazpacho de tu abuela no es como el de tu madre ni como el tuyo.

Total. Su gazpacho es el curri.

Sofrito reducido, sabores concentrados,

Antonio tiene el nabo; el nabo es para el cuscús,

no nos confundamos, ponemos una olla por aquí.

Vamos a darle caña, echamos el caldito...

¿Te voy pelando el jengibre?

Dame el nabo primero. El nabito por aquí.

Nabito por aquí...

Vamos a echar el nabo en el caldo de ave para cocerlo.

Tapamos y en nada, en cuatro minutos está listo.

Curri, para adentro, ¿eh? Fuera las historias de echar poco,

sin miedo, hay que echar, debe saber a lo que debe saber;

cúrcuma, la mitad del curri, porque es más potente, ya huele;

comino, menos, todavía, que los de antes,

porque el comino sabéis que es superpotente;

a mí me gusta echarle un poco de aceite encima;

guindilla, la rompemos en dos o en tres trozos.

Ya lo tenemos aquí, hemos cocinado, un poquito,

que suelte el aroma, vamos a añadir el pollo.

Dani, lo que dicen cuando tienes un picante en boca,

que se rebaja con leche, ¿tú lo haces?

Yo nunca lo he hecho, pero los mexicanos lo hacen,

de las veces que voy a México, que voy bastantes,

siempre los he escuchado que cuando la cosa está picosita, como dicen.

Perdona, me pone un poco de...

Un poco de leche. Un vasito de leche.

A los tíos les gusta el picante. Sí, les gusta sufrir.

Les gusta, les gusta el sufrimiento.

Hay un bar en D. F. que se llama Tenampa.

¿Y allí qué? Fíjate cómo son los mexicanos,

hay unas baterías de coche con dos cables

y tú pagas porque te den toquecitos.

¿Cómo que toquecitos? Cogen la batería, te la ponen aquí,

los cables así, y descargan. Pagas para que te den toquecitos.

Así son los mexicanos. (RÍE)

He añadido la leche de coco, vamos a integrarlo bien.

Vamos a meter el jengibre para que le dé frescor y alegría.

Lo he puesto grandecito. Vale.

¿Te parece? ¿Cantidades? Sí, venga.

Lo que tú quieras. Cuatro y cinco trocitos.

Vale, nos valen estos. Y ya, de verdad,

el pollito estaría esos tres o cuatro minutos hirviendo

y le pondríamos un poco de cilantro picado.

¿Voy a por él? Ve a por él.

Mientras, voy a preparar el cuscús,

recordamos que tenemos el caldo de ave cocinando con el nabo.

¿Cómo vas? Su culantro, su culantro.

Bueno, culantrito, cuscús...

Plato de tradición bereber hecho a base de sémola de trigo,

que la tenemos aquí. Hoy día somos muy modernos,

tenemos la sémola, prácticamente, vaporizada.

Quiero decir, con esta sopa caliente se cocina.

Vamos a ver, porque más o menos ponemos siempre

misma cantidad de cuscús y misma cantidad de caldo.

¿Picadito? Pica el tallito

y cuando llegues a la hoja, a "grosso modo".

Echamos el caldo caliente, ¿vale?

Y ya vamos a añadirle también los piñoncitos,

que están ligeramente tostados.

Me gusta que cojan un poco el calor,

porque sueltan mucho más aroma.

Y ya vamos a añadirle también estas pasas

que tenemos en moscatel, vino de Málaga.

Vamos a esperar que seque un poco más,

a que hidrate del todo y chupe todo el caldito.

Antonio, ve cogiendo, que vamos a emplatar en 3,2.

Yo le voy a echar los tallitos de cilantro

al pollito.

Y vamos a dejar las hojas para terminar de decorar el plato.

Bueno, precioso.

Es que a mí me encantan esas texturas.

Esa manera que tiene

la comida de hacerse poco a poco.

Vamos a emplatar aquí.

Vamos a poner aquí en medio el cuscús.

Vamos a dejar aquí la montañita de cuscús en el centro del plato.

Vamos a aplastar bien para que quede realmente bonito.

Vamos a dejar el aro puesto para ir poniendo el pollo.

Aquí. Una cucharita.

¿Quieres que te lo sujete? Venga.

El cilantro sin tonterías, eh.

Ahora llega el momento de levantar el aro. Sin miedo.

No, no. Yo... De cuajo, para arriba.

Venga. Venga, Dani, voy.

Una, dos y... ¡Y al lío!

Por favor, Dani. Perfecto.

Perfecto, eh. Pollito al curri con guarnición de cuscús

con pasas y piñones.

(Canción "On My Shoulders")

Como hemos prometido, vamos a hacer un hojaldre relleno

de espinacas, bacón y queso.

Hemos preparado aquí ya los ingredientes para Javier,

que va a venir a contarnos cómo se hace este hojaldre.

Y nosotros para el relleno vamos a necesitar

un poquito de cebolla, bacón, piñones,

queso de cabra, nata, un poquito de nuez moscada,

pimienta, sal, aceite de oliva y, cómo no, espinaca fresca.

(Timbre) Bueno...

Ve a abrir, anda. (SUSPIRA)

Voy yo, Dani. Voy yo.

Javier, un placer.

Igualmente. Muchas gracias. Un honor.

Bueno, gracias a ti por venirte aquí.

A mí me han dicho que vienes aquí a explicar hoy

una tarea dura, eh.

No es tan duro. Pero dura. Creo que el hojaldre

es esa masa tabú, que estamos acostumbrados

a que si queremos hacerlo en casa, lo compramos congelado.

Y eso, bueno... Vale, pero no vale.

¿No? Hemos traído a Javier para que nos explique

la realidad del hojaldre. Ojo, que Javier hace de todo.

Bueno, yo... Casi. Casi de todo.

Yo, roscón de Reyes...

El roscón de Reyes es la especialidad.

¡Guau! Para ubicarnos.

Javier tiene una panadería que se llama Pan Delirio.

Precioso nombre. Me encanta.

Y que vende, aproximadamente,

¿cuántos roscones en la época de Reyes?

Pues este año hemos llegado a los 4000 kilos,

que son unos 7500 roscones.

7500 roscones, eh. Se dice pronto, eh.

4000 kilos de masa. Hay que tener ganas

de meterse en eso, eh. Hay que tener ganas

y sacrifica mucho las navidades, porque son meses muy duros.

Claro, claro. Pero bueno.

¿Nos lavamos las manos? Venga.

Cuéntanos. Para hacer esta masa de hojaldre,

vamos a coger harina de media fuerza.

Vamos a tener mantequilla derretida y mantequilla.

Un poquito de sal, agua y una cucharadita de limón,

de zumo de limón, para que no se nos oxide la masa.

Así que, bueno, pues esto es muy sencillo.

Vamos a ir echando los ingredientes.

Dani... Es muy sencillo.

Todos dicen lo mismo. Que digo yo, Dani, que hoy

que hay un experto en masa, le tocará a él amasar, ¿no?

Hombre, yo creo que sí. Javier, estoy echando un brazo...

Barriga también, pero brazo ni te cuento.

Esto es una masa que, realmente, no hay que amasarla.

Se va amasando sola, según... Entonces, la hago yo.

La hago yo, Javier. No te preocupes.

Echamos la sal y mezclamos bien.

¿Qué es la fuerza en la harina?

La capacidad de absorción que tiene la proteína

en el grano de trigo.

La fuerza que tiene el gluten.

O sea, lo que sería el cemento, lo que aguanta la masa, ¿no?

Esa estructura que se forma cuando...

Porque aquí tiene gluten, evidentemente,

pero hay que desarrollarlo.

Eso se hace con agua. Entonces, empiezas a trabajarlo

y se empieza a convertir en esa elasticidad, como esa tela.

La floja es más floja, evidentemente.

La fuerte es más fuerte. La floja se usa más

para bizcochos, para galletas.

Cuánto aprendemos. Siguiente paso.

Pues echamos el agua y la mantequilla.

¿Lo echo ahí a...? Sí, ahí.

¿Todo junto? Sí.

Sin miedo.

Y ahora, si quieres, puedes meter los dedos.

Estoy deseando verte pringado ahí.

Aquí no hay que amasarla.

Simplemente, integrar bien los ingredientes,

que se quede como una masa rota.

Voy a echando el limón. OK.

Oye, ¿y Javier Cocheteux es tu apellido?

Sí. ¿Y es de aquí?

Es francés. Es francés.

Pero tú, ¿orígenes franceses? No. Bueno, en antepasados sí.

Bueno, yo no sé cómo ves tú esto. Pues bien.

Lo integramos bien esto.

Vale. ¿Lo puedo retirar? Sí.

Y aquí, en vez de tener dos masas, tienes una y la mantequilla,

la grasa. Puede ser manteca o puede ser mantequilla.

Bueno, aquí ya tenemos esto.

Como habéis visto, no se ha amasado.

De hecho, la masa está rota. Es quebradiza, ¿no?

Y esto ya lo envolvemos en film

y lo guardamos en la nevera. Tiene que estar frío.

Lo vamos a meter media hora. OK.

¿Qué hacemos con la mantequilla?

Pues ahora cogemos un papel del horno.

Esta es la parte compleja, ¿no? No es tanto.

Esto es estirarlo. Esto no supone nada. Verás.

Aquí cogemos el bloque de mantequilla.

Hay que tener temperatura.

Que esté fría.

Vale. Entonces, ahora esto lo cerramos.

Aquí lo que hacemos es una especie de sobre.

Y ahora vamos estirándola.

¿Con? Con un rodillo.

¿Con un rodillo o con un rodillazo?

(RÍEN) -Con un rodillazo.

Eso te ha gustado, eh. ¡Hombre!

Vaya rodillo.

Aquí vamos a ir empujando la mantequilla

hacia las esquinas hasta que completemos todo el paquete.

Mejor, Javier, que esto lo hagas tú.

Bueno. Bueno, sobre pero de verdad, eh.

El paquete. Y esto va al frío.

Perfecto. El mensajero del frío lo tienes ahí a tu izquierda.

Media hora. Y tenemos la masa.

Ahora él la va a estirar.

Pero porque él quiere demostrar que es sencillo.

Mira. Yo voy a hacer tu trabajo.

Voy a ir picando una cebollita para el relleno.

¡Mi niño, pobrecito! Escúchame.

Tú haciendo hojaldre y yo picando cebolla.

Reflexiona. ¿Reflexiono?

El que tengo que reflexionar soy yo. Venga, tírale.

Lo que quiero es motivación.

Así, ¿no? Sin apretar mucho.

Algo así, ¿no? Algo así.

Si lo hago mal, me lo dices, eh. Ya está.

Algo así. ¿A la primera me sale?

A la primera lo has clavado.

Mientras Antonio y Javier intentan hacer el primer pliegue,

yo lo que voy a hacer, es limpiar la cebollita,

picarla tipo juliana y empezar a fondearla

para terminar echándole un poco de nata.

Esto ya está. Entonces, ahora...

Antonio, aunque estés concentrado, mira. Te miro a ti, eh.

Vigila, a ver si te vas a cortar, eh.

¡Mira, mira, mira! Déjate de tonterías.

Tenemos la masa. Sí.

A la mantequilla. Vale.

Ahora. Mismo ancho.

Esto lo doblamos por aquí. ¿Y este también?

Y este también.

Lo cerramos.

Esto que llamamos "la llave", hay que tenerla cerrada.

Perdona, Javier. Esto es un pliegue, ¿no?

No. Esto no. Esto es simplemente, vamos a cerrar la masa.

Vale. Vamos a cerrar esta llave

que hemos hecho. Y a partir de ahí, empiezan los pliegues.

Vale. Tenemos esto. Cerramos.

Porque no queremos que la mantequilla se nos salga.

¿Y lo cierras con las manos? Lo cierras un poco.

Le vas dando así a la masa, suave.

Entonces, ahora esto lo tocas y ves que está un poco caliente.

Tiene que estar frío. Lo tenemos que poner en la nevera.

Vale. Es superimportante el tema de la temperatura

de la mantequilla. Es la clave.

Entonces, ahora lo metemos al frío.

30 minutos. 30 minutos.

Neverita. OK. Neverita.

¿Media hora? Pues perfecto, porque así dejo fondear la cebolla.

Cebolla, 25 minutos pochadita.

Hojaldre reposado y frío.

Primera vuelta ahora, ¿no? Ahora vamos a hacer la primera.

Venga, vamos allá. Ahora con el rodillo...

El rodillazo.

¿Cómo es? El rodillazo.

Lo estiras con mucho cuidado de que no se te vaya

hacia el otro lado. Lo vas estirando.

Hay que triplicar el tamaño.

Uno para abajo y uno para arriba.

OK. Y pones desde en medio

y tiras esta mitad para arriba y esta mitad para abajo.

Suavecito. Suavecito.

Ya que me tienes aquí trabajando, ¿cómo te dio por dedicarte a esto?

Pues porque me gusta la gastronomía de toda la vida,

me gusta mucho cocinar, compartirlo y de ahí salió

pues un poco el crear este blog de "El lunes cierro el pico",

que es el nombre, que es una frase de mi madre

de todos los fines de semana. (SONRÍE)

Bueno, me encantan los nombres del blog, de la panadería,

me encantan, vaya.

Y de ahí surgió panderillo. Y ahí vas.

Ahí vamos. Qué bueno.

¿Y antes te dedicabas a otra cosa? Me he dedicado a muchas cosas,

tuve un supermercado online en Madrid, un "start up",

luego estuve en consultorías, en bolsa, tuve una marca de ropa

de rugby durante unos años... Un partidazo, Dani, un partidazo.

¿Y estás casado, no lo estás?

Pues me caso. Enhorabuena.

Enhorabuena, enhorabuena.

Mira, aquí hemos hecho el pliegue, uno, dos

y al frío media hora. Media hora más a la nevera.

Mientras, un poquito de nata,

cebolla pochada, lo dejamos reducir y que la nata

se integre bien con la cebolla.

(Música)

Bueno, pues ya tenemos la masa estirada, hemos hecho las seis

vueltas que vimos antes, dejamos entre vuelta y vuelta

media hora enfriando en la nevera

y ahora vamos a hacer una empanada trenzada.

Una trenza. Una trenza empanada.

Una trenza empanada, una empanada trenzada, está bien.

(RÍEN)

Bueno, cómo se hace, que es lo importante.

Entonces, Antonio. No, Antonio, no, Javier

que ahora es momento cumbre tuyo.

Entonces, aquí, hacemos unas líneas imaginarias

o las marcamos, pero sin cortar y aquí,

le damos unos cortes y una clave es no arrastrar el cuchillo

porque si no, arrastras el hojaldre.

Bueno, relleno, ¿vale?

Acodaos que tenemos la cebolla que ha pochado y le echamos

un poco la nata y hemos reducido, tenemos una cebollita a la crema.

Antonio... ¿Bacon?

Bacon, mira cómo lo sabe mi Antonio.

Hombre, que no falte el bacon. Piñoncitos, ¿cómo lo ves?

Hombre, que si lo veo, Dani, quiero ese sofrito.

Venga,... Y el queso.

Vamos a dejar aquí, a mí me gusta que el bacon

sude un poquito y suelte ahí su grasita, ya huele.

Daniel, me voy a vengar. ¿Te vas a vengar?

Que corte Javier las espinacas, lo veo.

Venga, vale, venga, tírale, venga.

Vamos a darle un poquito de espacio, por favor.

¿Cuánto quieres o cómo lo quieres? Así me vale.

Perfecto, ¿sabes lo que me encanta hacer

con el hojaldre y no es nada fácil?

Pero es supertradicional, solomillo Wellington.

Oh. Espectacular.

Me flipa.

A ver, la gente se pregunta al hacer solomillo al Wellington,

cuál es el punto, cómo saben si la carne está al punto?

Dani, explícaselo. Es que un día lo vamos a hacer,

un día haremos el Wellington, pero porque tú ya

lo tienes que meter... Primero, tienes que saber

la cocción del hojaldre exacta y el solomillo lo marcas bien.

Claro. Cuando tú lo metes,

el solomillo está medio cocinado. ¿Pero eres de los que le ponen

el termometrito al solomillo?

Qué horror, al hojaldre, ¿cómo puedes romperlo?

No, pregunto. Eso es cosa de sensibilidad.

A mí me pidieron un termómetro para hacer un Wellington.

Javier, ¿eres de utensilios gourmet en la cocina o...?

Un termometrito, que si tengo el sacabola, a ver.

Eh... Sí, tengo bastantes pijadas. En casa, eh.

En casa. ¿Sí o qué?

Claro. Por ejemplo, por ejemplo.

Por ejemplo, pues todo tipo de cuchillos, evidentemente.

Mandolina, ¿tienes mandolina? Sí, claro.

¿Tienes termómetro? Tengo.

¿Sacabolas? Sacabolas.

Eh... Tiene de todo, Dani. De todo, tiene de todo.

¿Qué pasa aquí con el rollo? A ver, ¿tienes esos aparatitos

para hacer eso que llaman, esferificaciones?

Pues lo tengo y lo he hecho, pero no soy muy fan.

Lo he probado por hacer.

Pero lo tienes. Pero lo tengo.

Bueno, pues está casi ya. Dani, aquí ya huele bien.

Nuez moscada, pimienta y sal. Lo hemos derretido aquí un poquito

y las espinacas como veis, fresquitas, ¿vale?

Hay una diferencia brutal. Relleno, vamos a poner aquí

porque la quiero enfriar un poco. Hay que enfriarla antes

de echarla al hojaldre porque si no, se nos funde.

Oye, huele bien, las cosas como son.

Es un trabajo en equipo, tenemos el hojaldre, tenemos...

Pero, oye, cuando se lo curra Dani, se lo curra, eh.

Javier, ¿crees que este hojaldre tuyo merece este relleno?

Sí, hombre. Qué malo eres.

Yo pregunto, pregunto. Qué malo eres.

¿Que soy malo? Yo hago un postre, no, perdón,

una tarta parecida con hojaldre y con un relleno similar.

Podemos venderlo. Se puede vender.

Bueno, listo. Bueno, trabajo fino.

Termina, termina. Ahora te dejamos.

¿Te animas? No me animo, ahora te toca a ti.

Ya termina. Y así te llevas el mérito entero.

No, ahora sí que te lo pido que quiero que termines tu obra.

Te dejamos ahí. Fenomenal, pues...

¿Vamos allá?

Venga.

Tenemos el hojaldre que está un pelín caliente.

Hay que batir un poquito de huevo

que lo vamos a pintar. OK.

Hombre, hoy que viene un experto a visitarnos, yo me aprovecho

y que las cosas finas las haga Javier.

Qué bonito. Va a quedar espectacular.

Va queriendo, ¿no? Bueno, bueno, va cogiendo forma.

Pan Delirio que no se me olvida el nombre.

Le marcó el nombre, le marcó. Me marcó, me encanta.

¿Os gusta el roscón de reyes? No quiero ser muy crítico,

la verdad, pero no es fácil encontrar un buen roscón de reyes

como el de ellos. No es fácil, no.

No es fácil, el 90% de roscones de reyes son...

No hace falta... No deberían rellenarse.

¿El verdadero roscón de reyes no lleva relleno?

No debería. No debería llevar relleno.

Es más, nosotros hemos llegado a un acuerdo con los reyes magos

y si te pillan echando un relleno de nata o trufa a nuestro roscón...

Carbón. Carbón.

(RÍEN)

Pues me llevaría carbón todo el día.

Ojo, ojo.

Mira, no digo nada.

Cómo te gusta el trabajo fino, eh. Cómo te gusta el trabajo fino, ya.

Bueno, un hojaldre así, cuánto tiempo se lleva en el horno.

Pues hasta que se empiece a dorar.

Venga, listo.

Venga, hombre, qué te parece. Venga, llévalo tú y tírale.

Oye, Javier, ante todo, te quiero dar las gracias

porque el trabajo fino lo hiciste al final, no, no...

El mérito es tuyo.

Bueno, tiempo, Dani. 15-20 minutitos

hasta que esté dorado a unos 160-170 grados.

(Música)

Sácame el hojaldre, anda. Ya vamos a terminar bien la faena.

Bueno, de momento, huele, huele genial, huele a hojaldre.

A ver cómo le quedó a Antonio.

Ole. Bueno, ole, el pliegue ha sido tuyo

y el relleno de Dani, ojo. Ole, ole y ole.

Tres oles. Tres ole porque somos tres, Dani,

al final es un trabajo en equipo. Bueno, eso quema un poquito,

lo sacamos primero de la placa.

Ay, quema. Vámonos, una, dos y...

Espérate, mira, lo vamos a hacer así

y así lo tengo ya. Una, dos y...

Tres. Y ahora, una vez aquí, una, dos y...

Huy, con cuidadito. Bueno, ha dorado bien.

Ha dorado perfecto. Hombre.

Bueno, ¿te quedas a comer con nosotros?

Después de haber estado aquí. Hombre, Javier.

Pues vámonos. Vamos al lío.

Venga.

(Música)

Bueno, Javier, vale que Dani me haga currar de lo lindo,

pero tú, ojo. ¿Y lo bonito que es aprender?

Pues, la verdad, que me quedó bonito,

creo que mínimo me merezco que el año que viene me mandes,

por reyes, un roscón. Vaya morro que tienes.

¿Que tengo morro? Lo que te traerán

el año que viene será carbón. ¿Por qué?

Y a vosotros, espero que os hayan gustado

las recetas de hoy, el pollo al curri

con cus-cus y pasas y este hojaldre

que ha hecho Javier, relleno,

con bacon, queso y espinacas. Y si tenéis alguna duda,

contactad con nosotros a través de las redes sociales

en @hacerdecomertve

Y como siempre os digo, haz la comida y mejora tu vida.

Vámonos. Hombre.

Ay, voy a coger un poquito... El hojaldre me lo he ganado.

Come cus-cus y pollo al curri. Tírale.

Hombre.

Bueno, me pongo un poquito aquí también.

Oye, qué bueno el relleno.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hacer de comer - Hojaldre de espinacas y pollo al curry

Hacer de comer - Hojaldre de espinacas y pollo al curry

09 abr 2019

Dani García cocina un pollo al curry acompañado de un cuscús con pasas. Después, viene Javier Cocheteux, un experto en masas que tiene una pastelería, un blog con su hermana. Javier prepara un hojaldre relleno de espinacas, bacon y queso, explicando paso a paso cómo preparar la receta.

ver más sobre "Hacer de comer - Hojaldre de espinacas y pollo al curry" ver menos sobre "Hacer de comer - Hojaldre de espinacas y pollo al curry"
Programas completos (76)

Los últimos 302 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios