1524607
cerrar cerrar

Subtítulos de Entrevista íntegra de Mariano Rajoy en TVE

¿Qué tal? Buenas noches. Hoy, en la televisión pública, nos acompaña el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Muy buenas noches. Buenas noches. Es su primera entrevista en televisión desde que llegó a la Moncloa y, en televisión española. Lo que hemos querido es abrir este encuentro, compartir esta entrevista también con cinco periodistas de diferentes medios, de diferentes diarios. No están todos, pero sí una amplia representación de la prensa de este país. Anabel Díez, buenas noches. Hola, buenas noches. Victoria Prego. Buenas noches. Ignacio Camacho, bienvenido. Hola. Muy buenas noches. Carmen del Riego. Muy buenas noches. Y Pilar Gómez. Buenas noches. Empieza así la entrevista al presidente. Presidente, ¿España necesita un rescate? Vamos a ver. Yo no sé si usted ha pedido un crédito alguna vez, pero muchos españoles han pedido un crédito para comprar una casa. Normalmente, para comprar una casa. Y, entonces, antes de ir a pedir el crédito, pues, y demandarlo, pues preguntan cuáles son las condiciones, ¿no? El tipo de interés; no es lo mismo que sea al cinco que al 10%. O el tiempo que tienen para pagarlo, no es lo mismo que le den 10 años, que 30; o cuáles son los avales o las garantías que tiene que presentar para que se lo den. Es decir, se lo estudian. Bueno y, en este momento, pues el Banco Central Europeo ha tomado una decisión muy importante sobre la cual voy a hacer ahora algún comentario. Y, lógicamente, el Gobierno tiene que estudiárselo, porque igual que una persona estudia si pide o no una hipoteca y ve las condiciones, pues el Gobierno, cuando se trata de los intereses de 47 millones de españoles, pues, lógicamente, tiene que estudiarse las cosas muy bien y ser prudentes. Aquí, en el tema del rescate, hay un dato muy importante, que es que ya sabemos que, si lo pedimos, nos pueden dar el crédito. Es decir, lo cual es muy importante. El Banco Central Europeo ha dicho: "El euro es irreversible". El Banco Central Europeo ha abierto una ventanilla, ha dado un paso importante y ahora nos corresponde a nosotros tomar la decisión. Pero yo, antes de tomar la decisión, y el Gobierno, pues debemos verlo, debemos ver si efectivamente es necesario y, sobre todo, debemos ver cuáles son las condiciones, porque, claro, las condiciones no las pone el Banco Central Europeo, sino las pone el conjunto de los países de la Unión Europea. Entonces, en este momento, estamos estudiando la situación, vamos a ver si nos conviene o si no nos conviene, o si es necesario o no es necesario, pero yo haré siempre lo que crea que es bueno para los intereses generales del conjunto de los españoles. Eso es lo que haré. Señor Rajoy, habla usted de condiciones. En el supuesto de que España tenga que pedir ese rescate, ¿cuál es la línea roja que usted no está dispuesto a atravesar? Es decir, me refiero a pensiones, me refiero a prestaciones por desempleo. ¿Cuál es esa línea roja que Mariano Rajoy no está dispuesto a pasar? Yo no voy a anunciar cuáles son las líneas rojas. Yo lo que creo es que nosotros debemos de cumplir el déficit público, nuestro compromiso, que es el reto más importante, y la obligación básica que tenemos como país para los próximos años y, por tanto, eso es lo que más me importa. Luego, las condiciones ya las veré. Desde luego, a mí no me gustaría y no podría aceptar que nos dijeran cuáles son las políticas concretas en las que hay que reducir, en las que no hay que reducir. Yo creo que España tiene que bajar su déficit público, como Francia o como otros muchos países dentro de la Unión Europea, pero a partir de ahí, pues igual que nos parecieron buenas las condiciones que se dieron cuando pedimos un crédito para el sistema financiero, yo estoy absolutamente convencido de que todo el mundo será razonable. Pero, insisto, todavía no hemos tomado ninguna decisión, porque creo que lo que procede en este momento es ver si es necesario. De momento, la prima de riesgo ha bajado mucho y, por tanto, ya se puede financiar uno más fácilmente. Y, luego, vamos a ver cuáles son las condiciones en las que estamos. Pero, insisto, hay que ser prudente. No es una decisión menor, hay que esperar a algunos acontecimientos que se van a producir en próximas fechas, como decisiones de tribunales constitucionales en Europa, como el Eurogrupo de la próxima semana, hay que ver el Consejo Europeo. E, insisto, lo que hay que procurar, sobre todo, es tomar una decisión que sea buena para los intereses generales de los españoles. Anabel. Sí. Presidente, usted ha explicado ahora, con bastante precisión, que se lo está pensando. Está pensando, quiere ver las condiciones. No es que no está decidido. Sin embargo, la inmensa mayoría de los españoles, al menos según reflejan las encuestas... En mi periódico ayer publicábamos un estudio de Metroscopia, un 70% dice que la decisión está tomada y que usted va a solicitar ya el rescate, quizá por el antecedente de que algunas cosas que usted dijo que no iba a hacer, las ha hecho. Entonces, la percepción de la ciudadanía es que vamos, de manera inexorable, hacia el rescate y, en concreto, va a afectar a varios capítulos. Yo le voy a preguntar por algunos de ellos, por si usted nos puede aclarar si los va a tocar o no. 00:05:16,240 --> 00:05:27,8 40 00:05:27,880 --> 00:05:36,520 Funcionarios, si además de quitarles la paga de Navidad, va a haber algo más para ellos, y si también va a sufrir alguna merma el acceso a la prestación por desempleo. Que en estos momentos ya solo alcanza el 63% de los ciudadanos. Esos tres aspectos, por favor. Mire, con absoluta franqueza, yo no tengo decidido si voy o no a pedir la ayuda del Banco Central Europeo y, por tanto, pedir que compre bonos en el mercado secundario. Puedo asegurarle que no es así. Es decir, yo, efectivamente, he leído que hay personas que dicen que hay que hacerlo; otras dicen que no hay que hacerlo; otras, que están convencidas de lo que va a suceder, pero yo, esa decisión, me la tengo que pensar. Es decir, es que tengo la obligación de ser muy prudente. Estamos hablando de 46 millones de españoles y de sus intereses. Y, por tanto, yo, si considero que es bueno para los intereses generales, tenga la total y absoluta certeza de que yo lo haré. Y si creo que ni es necesario ni es conveniente, no lo haré. Pero en estas cosas hay que ser prudentes y no se puede trabajar a la ligera. Tenga la total y absoluta certeza de que yo no lo haré. No sé por qué habla usted de las pensiones, de los sueldos de los funcionarios, del desempleo, si no hemos hablado con nadie todavía de ese asunto, si nadie ha planteado absolutamente ni una palabra de ese asunto. Yo, sobre las pensiones, le puedo decir una cosa, en los Presupuestos Generales del Estado que están en vigor, solo hay dos partidas presupuestarias que suben. Una es los intereses de la deuda, porque debemos mucho, que es evidente que no tenemos más remedio, porque es nuestra obligación pagarla; y otra, son las pensiones. No tengo ningún interés. Y si hay algo que no tocaré serán las pensiones porque, al fin y a la postre, el pensionista es la persona más indefensa, es el que lo tiene más difícil. Ya no va a tener otra oportunidad, no va a buscar un puesto de trabajo a los 80 años, o a los 75. Lo tiene mucho más complicado que todos los demás, y por eso, la única partida del presupuesto que no ha bajado, ha sido la partida de pensiones. Y yo, desde luego, es mi intención, mantener la partida de pensiones en los próximos presupuestos. Victoria Prego. He entendido que las prensiones no las va a tocar. Las va a tocar, sean cuales sean las condiciones que plantea la Unión Europea, en caso de que a usted le convenga. Pero mi pregunta es otra. Usted ha pedido soluciones rápidas. Las pidió el otro día. Ahora la Unión Europea de Bruselas le pide respuestas rápidas a esta cuestión. Yo le pregunto, cuando usted conozca las condiciones, porque se dice que se van a conocer el viernes, a lo mejor, en la reunión del grupo, aunque yo no estoy segura. Cuando usted conozca las condiciones, ¿usted va a comparecer ante los españoles para explicar ce por be todos los puntos que constituyen esas condiciones? Tengo que decir que a mí nadie me ha pedido en la Unión Europea nada. No sé por qué dice usted que la Unión Europea le pide... Porque se publica en los periódicos. Los periódicos sin duda alguna tienen muy buena información. Yo puedo hablar por mí. Yo soy el Presidente del Gobierno y tengo que decir que a mí nadie de la UE se ha dirigido para que yo dé una respuesta a nada. Ni de la UE ni de fuera de la UE. A partir de ahí, si alguien sabe más que yo sobre este asunto me parece muy bien. Simplemente digo lo que yo sé, que nadie se ha dirigido a mí. Yo, efectivamente, pedí lo que se ha hecho y creo que es bueno porque lo que se ha dado es un mensaje de que el Euro va en serio y de que, por tanto, aquí no se va a caer nadie. Y de que, por tanto, hay una ventanilla abierta. Es decir, hay un banco que tiene una ventanilla abierta. Es uno de los grandes problemas que tiene España hoy en día, que alguien va a pedir crédito y no se lo dan. Es uno de los temas que hay que arreglar. A partir de ahí, el solo hecho de que el BCE diera ese mensaje a los mercados hizo que el tipo de interés al que se financian algunos países de la UE, entre ellos el nuestro, haya bajado mucho. Lo cual quiere decir que esa fue una señal magnífica. A partir de ahí, vamos a estudiar si nos conviene hacerlo en este momento. Si es necesario hacerlo en este momento. Cuáles son las condiciones que se pueden plantear. Y luego tomaremos una decisión. Yo, en este tipo de asuntos... ni en este, ni en ninguno... pero sobre todo en un asunto de estas características, no voy a frivolizar. Y, por supuesto, cuando yo tome esta decisión, que hablaré con mucha gente, se la comunicaré y daré mis razones al conjunto de los españoles. Hasta ahí podríamos llegar. Perdón, un segundo. No me refiero a las razones, sino a los puntos de las condiciones. Usted las enumerará para que todos los españoles estemos enterados de por dónde vamos a ir. Los puntos de las condiciones serán públicos, en cualquier caso, igual que fueron públicas las condiciones para la asistencia financiera a nuestro país, a nuestras entidades financieras, muchas de las cuales estaban pasando por dificultades. Ahí se elabora algo que se llama el MOU, donde se establecen una serie de condiciones. Cuando fueron las condiciones del sistema financiero a todo el mundo, y desde luego al Gobierno le parecieron muy sensatas y razonables. Nadie se opuso a eso, porque gracias a eso iniciamos una de las reformas más importantes que tiene en marcha nuestro país que es la restructuración de su sistema financiero para que vuelva el crédito a España que, sin duda alguna, es capital para que haya inversión. Por tanto, crecimiento económico y empleo, que es la prioridad básica de los próximos 4 años en nuestro país. Ignacio Camacho. Señor Presidente, estábamos hablando del rescate pero a mí me gustaría hablar del no rescate. Es decir, sin habernos acogido al rescate usted ha anunciado ya un recorte aproximado de 90.000 millones de aquí a 2014 al que habría que sumar el que hizo el Sr. Zapatero de unos 15.000 millones. Entonces, me gustaría preguntarle cuál es la diferencia entre un rescate y un no rescate o una situación como la actual, que no sé si se puede definir como de tutela o de recomendaciones. ¿Qué más debemos temer los españoles de un rescate? ¿Qué debe temer el Gobierno, aparte de un estigma político? Porque todos los Gobiernos que han pedido rescate hasta ahora han acabado derrotados en las elecciones. No, con absoluta franqueza, este no es un problema de elecciones ni de derrotas ni de victorias. Este es un problema de resolver los problemas de España. Usted ha hablado del rescate, del no rescate, y ha hablado de la reducción del déficit público. Yo le voy a decir una cosa con absoluta franqueza que probablemente es lo más importante que yo pueda decir aquí esta noche. Si alguna prioridad hay en este momento en España para conseguir crecer y crear empleo es reducir nuestro déficit público. Eso es mucho más importante que esto que todo el mundo llama el rescate. Es decir, todo lo que nosotros hagamos, nosotros me refiero a España como país, es muchísimo más importante y muchísimo más necesario que lo que puedan hacer otros. Le voy a decir una cosa, supóngase usted que ganara 1000 euros. Y supóngase usted que gastara 1500 euros todos los meses, porque pedía 500 prestados. ¿Cuánto tiempo cree usted que podría mantener esa situación? Llegaría un momento en que usted tendría que empezar a devolver aquello que le han prestado. Y, al mismo tiempo, como tendría mucha deuda, tendría problemas para financiarse. Pues ese mismo problema, referido a una persona, a usted o cualquiera de los telespectadores que nos están viendo en este momento, se puede aplicar a las cuentas del Estado. Le voy a dar un dato que es tremendo. El año pasado en España, el conjunto de las Administraciones Públicas... me refiero a Gobierno de la nación, CCAA y ayuntamientos... gastamos 90.000 millones de euros más de lo que ingresamos. Es decir, para el que todavía quiera pensar en pesetas, 15 billones más de pesetas. Fíjese, nosotros gastamos en Sanidad, en España, el conjunto de las Administraciones, 61.000 millones de euros. Pues el año pasado, tuvimos que pedir prestado 61.000 y el 50% de esos 61.000... 90.000 millones de euros. Comprenderá usted que así no se puede vivir permanentemente y que, por tanto, tengamos que ir acomodando los gastos a los ingresos. Y eso es lo que estamos haciendo. Lo que ayer anunció en Francia el presidente Hollande también. Y a la hora de acomodar los gastos a los ingresos estamos intentando ser equitativos. Sé que hay muchas personas, y tienen razón, para estar descontentos, pero en esto intentamos ser equitativos porque no podemos seguir gastando mucho más de lo que tenemos. Entre otras cosas, porque no nos lo prestan. Y antes le dije una cosa y se la reitero ahora, solo la partida de pensiones ha subido en el último presupuesto. Hemos intentado ser equitativos en la distribución de la subida del impuesto a la Renta, en la subida del Impuesto de Sociedades, en la subida del IVA, en el reparto del gasto, hemos intentado ser equitativos, pero este es el problema más importante que tiene España. Y es que hay que superarlo porque así conseguiremos la confianza de los que nos tienen que prestar dinero, que si no, no nos lo prestan. Ahora vivimos un período transitorio, difícil, pero si hacemos bien nuestros deberes, y este es el más importante, el de acomodar nuestros gastos a nuestros ingresos, pronto superaremos ese momento transitorio y empezaremos a crecer, crear empleo y tendremos ingresos en las administraciones y las cosas irán mucho mejor. Por tanto, ahora hay una época difícil, pero hay que tener muy claro que se puede superar y hay que tener muy claro lo que hay que hacer para superarla. Y eso pasa por no gastar lo que no se tiene y por seguir la política de reformas que hemos puesto en marcha en los últimos 8 meses. Señor presidente, después de la presión que usted ha hecho para que el Banco Central Europeo compre bonos, ¿usted cree que las autoridades europeas entenderían ahora que España no se acogiese a esa ayuda? Vamos a ver, yo personalmente no he hecho ninguna presión para que el Banco Central Europeo compre bonos. No lo he hecho, porque no se me ocurriría hacerlo. Ahora, yo estoy de acuerdo con que el Banco Central Europeo compre bonos, pero lo que más me gusta de lo que ha hecho el Banco Central Europeo, que he calificado como un paso muy positivo. Es el mensaje que ha dado sobre que el euro es irreversible, el mensaje que ha dado avisando que si se especula contra algún país de la Unión Europea, ahí está el Banco Central Europeo para resolver el problema. El Banco Central Europeo ha abierto la ventanilla. Ahora ya podemos usar la ventanilla, que es lo que quería decir en mi primera intervención. A partir de ahí, vamos a ver lo que piensan el resto de los países de la Unión Europea. Esto no es tan fácil, he visto mucha gente decir: "Tiene que pedirlo, no tiene que pedirlo". Mire, permítame que yo me estudie antes las cosas y que sepa lo que piensan todos los demás. El Banco Central ha hablado. Ha hablado bien, ha preservado su independencia. Pero esto también tienen que decidirlo el resto de los países de la Unión Europea. Esto no es solo una decisión del Banco Central Europeo. Tienen que estar de acuerdo el resto de los países de la Zona Euro. Vamos a esperar a ver cómo se producen los acontecimientos. En cualquier caso, una decisión como esta, no puede frivolizar con ella, créame. Comprendo que quien no tiene que tomar la decisión pueda decir que lo pidan o que no lo pidan. El problema es que yo no estoy para opinar, yo tengo que decidir, porque es la responsabilidad que me han encomendado los españoles. A mí y a mi partido. Más preguntas, Carmen del Riego. Presidente, dejando a un lado el rescate, el gobierno va a aprobar unos presupuestos dentro de 15 días que tienen que llevar un ajuste de 39.000 millones, según el plan financiero que ha presentado a la Unión Europea. Cuando habla de que las pensiones no se tocarán, ¿quiere decir que se van a congelar? ¿Va a hacer revalorización de acuerdo con el IPC de noviembre? ¿Los sueldos de los funcionarios van a congelarse o van a bajar? ¿Se plantea alguna medida como la que ha hecho Portugal de rebajar los sueldos privados y públicos vía cotizaciones? Portugal, efectivamente, ha hecho un aumento de las cotizaciones sociales que tienen que pagar los trabajadores de 7 puntos. Nosotros vamos a presentar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene. Lo aprobaremos en un Consejo de Ministros el 27 de este mes y lo presentaremos... el 28 es viernes, lo hacemos el 27 porque hay que presentarlo en las Cortes antes del día uno. Yo quiero decirle una cosa con meridiana claridad. Si lo más importante para crecer y crear empleo, que es el gran objetivo nacional, que no se consigue en poco tiempo, es cumplir el déficit público, yo lo único que le aseguro es que nuestros compromisos de déficit público para el año que viene, que son del 4,5 los vamos a cumplir. Fíjense que eso significa que aún vamos a gastar 45.000 millones de euros por encima de lo que ingresamos. Eso hay que pedir lo fuera, que es el gran problema de la economía española hoy y por eso hay que ajustar los gastos a los ingresos, como le he dicho antes. La primera prioridad será tratar a los pensionistas de la mejor manera posible. Esto lo vemos en su día, hay que debatirlo en el Consejo de Ministros y lo aprobaremos el 27. Pero, desde luego, mi primera prioridad y la primera instrucción que le he dado al ministro de Hacienda, que está elaborando estos presupuestos, es que las personas a las que no se debe perjudicar de ninguna manera es a los pensionistas. Que estamos ahí en una situación difícil, porque las tensiones las pagan las personas que están trabajando, que cotizan a la Seguridad Social. Desde el año 2007, ahí en España 2.600.000 personas menos cotizando a la Seguridad Social, es decir, 2.600.000 personas menos que pagan. Sin embargo, desde entonces el número de pensionistas ha aumentado en 600.000 personas. Entonces, tendremos que hacer un gran esfuerzo. El objetivo tiene que ser crear empleo, porque es bueno para el que tiene trabajo, pero es bueno también para el pensionista, porque tendrá mejores pensiones. Es bueno para las administraciones, que podrán prestar mejores servicios. Entonces, la primera instrucción que le he dado el ministro es esa. No creo que el año que viene, vamos, no vamos a tocar más el IVA. En el impuesto de la renta no habrá cosas diferentes de las que ya se han anunciado en su momento. Es probable que planteemos alguna modificación en el impuesto de plusvalías. También impuestos verdes. Lo que sí seguiremos es haciendo todo cuanto esté en nuestras manos para ir reduciendo el gasto corriente. Se ha hecho un esfuerzo enorme. Creo que el año que viene vamos demás ingresos públicos que este año, entre otras razones porque el año que viene no va a ser tan malo como va a ser este año, donde el crecimiento negativo puede estar, la previsión era el 1,7, igual está algo mejor, y el año que viene será mejor que este año. Por tanto, creo que podemos hacer un presupuesto, cuyo objetivo básico es crecer y crear empleo, y, para eso, hay que reducir el déficit y cumplir nuestros compromisos. Pilar Gómez. Usted habla de reducción de déficit y el Estado parece que no está consiguiendo, pero las comunidades autónomas lo tienen más difícil, como vemos, el cumplir ese objetivo de déficit. Yo quería saber si... El análisis que hace usted. Si las comunidades autónomas se desvían en su presupuesto por una mala gestión, ¿es necesario revisar el modelo económico? ¿Son buenas las medidas que plantean algunos de los barones del PP, como la señora Cospedal, de reducir el número de diputados? ¿Usted también lo haría en el Congreso, reducir el número de diputados? Vamos a ver, la pregunta es importante, porque, claro, las comunidades autónomas son entre el 37 y el 38% del gasto público español. Es decir, de cada 100 euros que gastan el conjunto de las administraciones, Gobierno de España, Seguridad Social, ayuntamientos, diputaciones, 37 ó 38 euros los gastan las comunidades autónomas. Yo quiero decir que las comunidades autónomas se han visto afectadas por algo por lo que también se ha visto afectado el Gobierno de la nación, que es la pérdida importante de ingresos públicos a lo largo de estos años. Por darle un dato, las CCAA recaudan unos impuestos que se llaman transmisiones patrimoniales, actos jurídicos documentados, sucesiones, y hoy recaudan menos de la mitad de lo que recaudaban en el año 2007. Por tanto, si recaudan menos de la mitad, no tienen dinero, y por eso es importante ajustar los gastos a los ingresos. Las cuatro cosas y las cuatro líneas en la que estamos actuando en relación con las CCAA son las siguientes, con una previa: primero, nosotros estamos en el Gobierno de España y yo soy el presidente del Gobierno. Yo, como presidente del Gobierno, me tengo que responsabilizar de lo que pase en todas las comunidades autónomas, las gobierne mi partido o no, porque las CCAA son también Estado, y así lo hago. Y si tengo que ayudar alguna comunidad autónoma, como ya hemos hecho, porque han tenido problemas importantes de liquidez y de otro tipo, lo hemos hecho y lo vamos a seguir haciendo. Es decir, no nos vamos a desentender de las comunidades autónomas que, entre otras cosas, prestan servicios como la sanidad o como la educación u otros tan importantes para la gente. Hay cuatro líneas en las que estamos actuando en relación con los comunidades autónomas, y todas responden lo mismo. Oiga, vivimos un momento muy difícil y ahora no estamos ni para líos ni para problemas ni para disputas. Estamos para ir juntos, en la misma dirección, y conseguir el gran objetivo, que es la creación de empleo en España. ¿Primero qué le hemos pedido a las comunidades autónomas? Lo mismo que nos hemos perdido nosotros en el Gobierno: no gasten ustedes lo que no tienen. Entre otras cosas porque, si quieren gastar más de lo que tienen, no se lo van a prestar. Por tanto, primera obligación: controlar el déficit público. Y hemos hecho una ley que no se había hecho nunca en España, la ley de equilibrio presupuestario, que es pionera en Europa y que impone la obligación de no gastar por encima de los ingresos, con un período transitorio de unos años. Eso no se ha hecho nunca. Hoy las comunidades autónomas tienen un plan de reequilibrio y tienen que cumplir sus objetivos de déficit, porque forman parte de la nación. Segundo, hay algo que es muy importante, que es la unidad de mercado. No podemos estar en Europa yendo a normas únicas y normas iguales económicas y, aquí, en España, tener en muchas materias 17 normas diferentes. A lo largo de lo que queda de año presentaremos una ley de unidad de mercado, para intentar que un empresario de transporte de medio ambiente tenga las mismas condiciones y las mismas obligaciones en todas partes. Tercero, vamos a hacer un esfuerzo para eliminar las duplicidades que todavía hay en el conjunto de las administraciones. Es decir, esta materia, que se dedique una administración, sino dos o tres administraciones. Y, en cuarto lugar, tendremos que hacer un esfuerzo, es la cuarta línea, para evitar el exceso de normas, decretos, reglamentos, etcétera, que hay en nuestro país en este momento. Por tanto, lo que hay que hacer con las comunidades autónomas lo sabemos muy bien, lo saben ellas. Es mi intención convocar a principios del próximo mes de octubre a los presidentes de todas las comunidades autónomas. Para decirles que, en este momento, todos debemos trabajar juntos, que hay un gran reto, que es volver al crecimiento y a la creación de empleos, que hay que dar una batalla en Europa para trabajar por más unidad europea y que eso irá en beneficio de todos. Por tanto, habrá una presidencia de comunidades autónomas, una conferencia de presidentes a principios del mes de octubre. Victoria. Señor presidente, yo le quería... Una precisión: usted ha dicho que vamos a cumplir el déficit el año que viene. Yo le pregunto si lo vamos a cumplir también este año, los objetivos de déficit de este año 2012. Y ¿cuánto tiempo calcula usted que necesitamos para que vuelva a fluir el crédito y se pueda producir la reactivación económica? Bien, son dos preguntas. Mire, buena parte, no digo todos, pero una buena parte de los problemas económicos en este momento tiene España es por haber gastado mucho más de lo que teníamos. Es decir, el día que Europa y los mercados internacionales, los que nos prestan, se enteraron de que España, que en el año 2011 estaba comprometida a tener un déficit del seis, tuvo un déficit del nueve, 30.000 millones de euros más que el compromiso, eso le hizo mucho daño a España, muchísimo. Y eso afectó muchísimo a la confianza en nuestro país. Nosotros este año teníamos que cumplir un déficit del 4,4, pero era imposible. Bajar del nueve al 4,4 estando en recesión es imposible, como cualquiera puede entender. Negociamos con la Unión Europea y, al final, tenemos que cumplir el 6,3, lo que significa, bajar del 8,9 al 6,3, unos 27.000 millones de euros. Y, además, en un momento de recesión económica, menos actividad y menos ingresos. Pero nosotros hemos hecho los esfuerzos y se los hemos pedido a los españoles para conseguirlo. Por eso en el mes de julio hemos tomado medidas que yo, desde luego, en una situación normal no las hubiera tomado de ninguna manera. Igual que, en una situación normal, no hubiera subido el impuesto de la renta a las personas físicas ni hubiera subido el IVA. Es más, en cuanto pueda, los bajaré. Pero, en una situación como ésta, no teníamos alternativa si no queremos colocarnos absolutamente fuera de la realidad. Por tanto, el gran objetivo, lo he dicho y lo vuelvo a reiterar, hoy es ese: es no gastar demasiado por encima de lo que ingresamos, porque si no, no nos prestan, y además tenemos que devolver lo que debemos. Ese es el gran problema. Que lo vamos a cumplir, vamos, dice usted. Lo vamos a cumplir. Ese es el objetivo. Lo de los bancos, que no me ha contestado. ¿Cuándo volverá el crédito? Pues estamos dando los pasos necesarios para que vuelva el crédito. Mire... ¿Cuándo? El sistema financiero es como el sistema circulatorio del cuerpo humano. Usted puede estar muy bien, que si no fluye la sangre, pues es un problema. Y para que haya inversión, se necesita, confianza, primero, pero se necesita crédito. Bueno, los bancos pasan por enormes dificultades en este momento. Pasaron en todos los países de la Unión Europea. Fíjese, en el año 2008, son datos que a lo mejor no son muy conocidos, los países de la Unión Europea inyectaron en sus bancos 1.000.000.500.000 millones de euros. Que es una cifra astronómica. Nosotros hemos pedido ahora, porque entonces no se hizo gran cosa, pero, en fin, ya estamos donde estamos, una cantidad máxima de 100.000 millones. No van a ser necesarios los 100.000 millones. A partir de ahí, y con la creación del banco malo, pretendemos que las viviendas se vendan a un precio más bajo, aunque ya han bajado, y pretendemos que vuelva el crédito. Darle una fecha, por mi parte, sería una frivolidad, pero yo creo que el año que viene será bastante mejor que este, sobre todo, si seguimos trabajando en esta dirección, que ya sé que es dura, que es difícil y que es incómoda. Pero hay que hacerlo, hay que hacerlo. Créanme ustedes. Y por eso lo hacemos. Anabel. Señor presidente, todas estas medidas que está usted diciendo que ha tenido que tomar, en contra de su voluntad, están produciendo un gran quebranto en buena parte de la sociedad. Pero vamos a las reformas. Usted dice que está tomando medidas de reforma. Para reforma, reforma, la laboral y, hasta ahora, crear puestos de trabajo, no parece. Lo que está produciéndose es una máquina de despidos impresionante y de forma muy, muy barata. ¿Está usted satisfecho del funcionamiento de la reforma laboral? Y, por otro lado, ¿tienen cartera para los presupuestos próximos, alguna medida para sentar las bases de crecimiento económico? Porque todo son recortes y restricciones. Sí. Para la recuperación de la economía en España, esto es lo que no parece que hay por ninguna parte. Pues, mire, una medida para relanzar el crecimiento económico es la reforma del mercado laboral que a usted no le gusta. En fin, en este tema no coincidimos. Ni a millones. Ya. No pasa nada. Lo cual, por otra parte, hay mucha gente en España que tampoco coincide conmigo, y otra que, supongo, no coincidirá con usted; pero la reforma laboral es un instrumento de los más importantes para recuperar el crecimiento económico en España. Buena prueba de ello es que el presidente francés, el señor Hollande, que es un entusiasta del crecimiento, ha anunciado una reforma laboral. Yo es que creo que hay que hacer dos cosas a la vez: una, la austeridad, el recorte del déficit público; y, otra, hacer reformas para la competitividad. Y es lo que estamos haciendo. Y no son incompatibles, no son incompatibles la austeridad con las reformas. Son compatibles, y las dos son necesarias para resolver los problemas que tiene España en este momento. La reforma del sistema financiero no es un problema de austeridad, es una reforma importante para el crecimiento, porque ahí volverá el crédito. La reforma laboral, también. La reforma laboral ha producido efectos muy importantes. Le voy a dar un dato. Es que es realmente dramático. Mire, en estos años, desde el año 2007 hasta hoy, casi 3 millones de españoles, casi 3 millones, perdieron su puesto de trabajo. Si hubiera una legislación laboral que diera alternativa al despido, le puedo asegurar que eso no hubiera pasado de ninguna de las maneras, porque lo que está pasando ahora es que se hacen EREs, se dice, se hacen Expedientes de Regulación de Empleo, pero ya no son EREs de expulsión de la gente del trabajo. Son EREs, a lo mejor, de suspensión. Ahora no se puede, pero luego, volverá usted. Son EREs donde se rebaja la jornada, donde incluso se vuelve a pactar el sueldo, pero se ha conseguido algo, que es que los EREs no sean siempre "echar a la gente a la calle", que es la desgracia terrible que ha vivido este país y, sobre todo, los afectados directamente en estos años. La reforma laboral ha funcionado muy bien y, cuando haya actividad económica, yo le puedo asegurar que será instrumento decisivo, junto con la reestructuración del sistema financiero y la vuelta del crédito, para que España dé un salto adelante de primer orden. Estoy contento. Creo que es una buena reforma. Ha sido muy aplaudida por mucha gente. Otra gente, legítimamente, la ha criticado, pero era una necesidad de la que se venía hablando en España desde hace 30 años. El Gobierno anterior hizo dos. En mi opinión, se quedó corto. Esto es bueno para la gente, esto va a favor del empleo, por eso lo hemos hecho. Es decir, no hacemos las cosas ni por prejuicios ni para fastidiar a nadie. Lo hacemos porque creemos que es bueno para que haya empleo en España. Presidente, se habla últimamente de este otoño caliente, se anuncian movilizaciones, se anuncia huelgas. ¿Teme usted un aumento de la conflictividad social? Vamos a ver. El Gobierno, como estamos comentando aquí, ha tomado decisiones duras y poco gratas. Claro, le hemos subido los impuestos a todo el mundo, hemos bajado muchas partidas presupuestarias, porque son decisiones difíciles, y yo entiendo que haya mucho descontento. Claro, sería absurdo pretender que la gente estuviera contenta con estas medidas, ¿no? Pero yo también tengo que decir que yo he sentido la comprensión de muchos españoles. Se lo tengo que decir así. Muchos no, pero otros muchos comprenden y no comparten las decisiones que estamos tomando. Como he dicho antes, hay muchas decisiones que a mí no me gustan. Pero esto es, son los pasos decisivos, insisto, los pasos decisivos para volver a crecer y crear empleo. Lo que sería un suicidio es pretender seguir gastando lo que no tienes. Eso sería un suicidio. Lo que sería un suicidio es no hacer reformas. Lo he dicho antes, este es un período transitorio. Es un período complicado, duro, desagradable, en el que hay que trabajar mucho, en el que mucha gente no entiende lo que hace el Gobierno. Quizá porque no lo explicamos bien también. Pero lo que se está haciendo es fundamental para que España pueda salir de la situación en la que estamos viviendo en estos momentos. Anabel. Señor Presidente, es posible que tenga usted que tomar, siga tomando decisiones alejadas de las que prometió, o con las que se presentó, a las elecciones y obtuvo una mayoría absoluta muy holgada de la que goza. Y, por tanto, usted puede presumir, como alguna vez ha podido hacer, de estabilidad parlamentaria, que en otros países no ha ocurrido. Pero dado que el programa electoral, el proyecto político que está llevando ahora a cabo, no se parece al que se presentó, ¿podría plantearse la posibilidad de presentarse ante el Parlamento y defender una cuestión de confianza? Hay muchas cosas, efectivamente, que hemos hecho y no las habíamos anunciado, ¿no? Pero hay muchas cosas que también han sido muy positivas. Una de las cosas que me sigue reclamando alguna gente ahora, en verano, que he tenido la oportunidad de hablar con mucha gente, es que no se pague el IVA hasta que no se cobre la factura. Y lo vamos a hacer. Eso lo vamos a hacer. En cuanto podamos, pero tenga la seguridad de que lo vamos a hacer. Más importante que eso es que la gente cobre. Hemos hecho un plan de proveedores porque las Administraciones en España le debían cifras astronómicas a la gente, 25.000 millones de euros, que es una vergüenza que las Administraciones no le paguen a la gente. Ese fue un buen paso adelante. A partir de ahí, hay cosas que, efectivamente, hemos hecho y que no teníamos previsto hacer. Pero siguen siendo nuestra referencia. Es que yo en cuanto pueda, bajaré el IRPF, no le quepa la menor duda. Y, luego, hay algo que es importante. Es decir, nosotros nos presentamos ante los españoles y nos dieron un mandato, ¿para qué? Nos dieron un mandato para que España recuperara el crecimiento y para que en España se creara empleo. Y como usted ha dicho el PP tiene mayoría, y eso es muy bueno. Muy bueno para España, y no lo digo yo por ser el presidente del PP, lo digo porque la estabilidad política es un valor en sí mismo muy importante. Y yo estoy intentando cumplir ese mandato. Y los grandes compromisos que asumimos ante la gente fue trabajar para crecer y crear empleo. Y dijimos hasta la saciedad que eran tres puntos capitales. Primero, hay que reducir el déficit público, y nos hemos puesto a ello. Segundo, hay que hacer reformas; la primera, la laboral, y la hemos hecho. Tercero, hay que reestructurar el sistema financiero para que vuelva el crédito, y estamos en ello. Ese fue mi discurso por toda España, no en campaña electoral sino los meses anteriores. Luego es verdad que yo no dije que iba a subir el IRPF, y es verdad que dije que no iba a subir el IVA. Y es verdad que dije que el IVA de las facturas no había que ingresarlo hasta que no se cobraran definitivamente. Todo eso es verdad, pero eso son cosas que se pueden recuperar a lo largo de lo que queda de legislatura. Todavía quedan más de tres años y, sobre todo, son imprescindibles. Al menos así lo pienso yo. No hago estas cosas porque me haya levantado un día y se me hayan ocurrido. No son ocurrencias. Son las cosas que creemos que, en la situación en la que vive España hoy, tenemos que hacer. Oiga, es que a mí nadie me dijo que en lugar de habernos gastado el año pasado 60.000 millones de euros más de lo que ingresamos, fueron 90.000. Si yo pudiera disponer de esos 30.000, pues, evidentemente, la situación era muy diferente. Pero las cosas son como son, y la obligación de un Gobierno es afrontar las cosas, tomar decisiones e intentar resolver los problemas. Y en eso estamos. Entonces no, cuestión de confianza, no. No, no voy a plantear ninguna cuestión de confianza porque no tiene ningún sentido en estos momentos. Voy a cambiar de tema, hacia la próxima cita electoral que tienen, que es Galicia. Mucha gente lo plantea como que va a ser un examen a su gestión. Yo quería preguntarle, si el resultado no es bueno para el PP, ¿usted pensaría en cambiar algunas de sus políticas? Y si el PP no consigue la mayoría absoluta, si estaría dispuesto a pactar con algún otro partido, a hacer un pacto de gobierno, para gobernar. Y, luego, muy brevemente, me gustaría saber si ha hablado últimamente con el señor Rubalcaba. Son dos o tres cosas. En relación con Galicia, que es mi tierra, he tenido oportunidad de estar unos días, muchos menos de los que yo quisiera, durante este verano allí. Yo tengo mucha confianza en los gallegos, muchísima. Creo que Alberto Nuñez Feijóo ha sido, además, un magnífico presidente de la Xunta de Galicia. Fíjese, Alberto Núñez Feijóo llegó al gobierno en el año 2009, recibió una herencia mejorable. Y empezó a tomar unas decisiones en materia de control de déficit público, en materia de gestionar mejor los servicios públicos que, si en toda España se hubiesen empezado a tomar en el año 2009 y no ahora, pues nos hubieran ido mucho mejor las cosas. Y creo que eso se lo van a valorar, y se lo van a valorar bien mis paisanos. Estoy confiado y estoy esperanzado. Dice usted: "Si eso no se produjera". No sé si es bueno hablar aquí sobre posibles, pero ¿para qué? Es decir, si se ha demostrado que cuando el Partido Popular, salvo algunos sitios excepcionales, el caso de Aragón y tal, pero lo que quieren es hacer gobiernos bipartitos, tripartitos, cuatripartitos o de cinco o seis partidos para que no gobierne el Partido Popular. Por tanto, yo creo que en estos momentos los gallegos tienen dos opciones claras: una es el Partido Popular y otra son seis o siete partidos; porque, además, se han dividido en varias fuerzas políticas, ¿no? Por tanto, eso es lo que ocurre en relación con el tema de Galicia. En relación con el señor Rubalcaba, en los últimos días no, pero hablo, hablo con el señor Rubalcaba. Es decir, más de lo que algunos piensan. ¿No está ese muro de contención del que habla el señor Rubalcaba? Bueno, el señor Rubalcaba sí ha dicho ayer que va a poner un muro de contención, que va a endurecer la oposición. Tiene perfecto derecho a ser la más dura, menos dura, menos blanda. Yo, lo único que le dicho, es que sería bueno que en los temas que afecten al interés general de España, que en este momento, es decir, a día de hoy, son, en fin, la propia defensa de la Constitución Española. Pero, hoy, en estos temas económicos, en esta batalla europea, en la unión bancaria, en la unión fiscal, en trabajar para fortalecer el euro, fuéramos juntos. Y tengo que decir que en las posiciones que ha fijado en estos temas que se han debatido en Europa pues la coincidencia es buena, de lo cual a mí me reconforta. Luego supongo que en otras muchas cosas no estará de acuerdo conmigo, pero esto no deja de ser normal. Victoria. Entre otras cosas, en que ha dicho que un rescate con condiciones no lo aceptará de ninguna manera y se opondrá frontalmente. Yo no sé cómo va a administrar el Gobierno esa posición por parte de la oposición, y ese es un acuerdo bastante importante. Pero este es un comentario y mi pregunta es otra. Le quiero preguntar por el País Vasco. Son otras elecciones, el mismo día, 21 de octubre, donde no solo el Partido Popular tiene unas posibilidades muy modestas de mantenerse y, siendo optimistas, de tener un escaño más, quizás tener Álava, sino que la opción constitucionalista, Partido Socialista, Partido Popular, parece haber fracasado. Porque los sondeos dan la victoria manifiestamente al Partido Nacionalista Vasco, con la..., seguido inmediatamente por los radicales proetarras de Bildu. Mi pregunta es: ¿le ha merecido a usted, como dirigente del Partido Popular, la pena ese apoyo al Partido Socialista para que el lehendakari fuera Patxi López, vistos los resultados? Y segunda, porque es inevitable que la cuelgue, esta pregunta de la otra: ¿usted es consciente de hasta qué punto el caso Bolinaga les está haciendo perder votos, también en el País Vasco, que es donde se van a hacer las elecciones del 21 de octubre? La primera pregunta que me hace es si el Partido Popular se arrepiente de haber dado su apoyo al Partido Socialista en su momento. En vista de lo obtenido. En vista de lo obtenido. Mire, no. El Partido Popular tomó aquella decisión en su momento porque creía que era bueno para el País Vasco, después de casi 30 años, vamos, desde que hubo elecciones allí, que hubiera un cambio de Gobierno. Es decir, el Partido Nacionalista Vasco había sido la fuerza política que había monopolizado, porque tuvo los apoyos, como es natural, el Gobierno en el País Vasco. Y, entonces, en ese momento, la suma del Partido Socialista y el Partido Popular permitía construir un Gobierno distinto y nosotros votamos al Partido Socialista y, además, lo votamos sin nada a cambio. Lógicamente, unas políticas, no quisimos entrar en el Gobierno y, mire, creo que fue bueno por una cosa. Vamos a ver lo que pasa en el futuro, porque la alternancia es bueno que se produzca de cuando en cuando en democracia. Y no es bueno que haya un partido político que esté toda la vida y al final acabe pensando que es que no puede haber otro distinto de él en el Gobierno. O sea, que, desde ese punto de vista, ha sido positivo. Nosotros teníamos un compromiso, lo hemos cumplido y ahora los vascos decidirán. ¿El resultado de las elecciones? Bueno, lo veremos. Estas elecciones son distintas a las anteriores, porque en estas elecciones se presenta una fuerza política, una coalición que en las anteriores no se pudo presentar. Si esa fuerza política obtiene escaños, los escaños que obtenga esa fuerza política los perderán el resto de las fuerzas políticas. Son más fuerzas políticas a repartirse los escaños. Se presenta en estas ocasiones porque lo ha dicho el Tribunal Constitucional, no porque lo haya dicho otro. Y, lógicamente, hay que acatar las decisiones del Tribunal Constitucional. El resultado, insisto, lo veremos, pero, desde luego, el Partido Popular va a defender sus posiciones, defendiendo lo mismo que hemos defendido siempre. Es decir, el Partido Popular defiende la Constitución Española, que es la garantía de los derechos y de las libertades de los ciudadanos. Y vamos a seguir defendiéndolo. Y, en el tema del terrorismo, mire, yo no he cambiado. Yo he sido ministro del Interior y, además, he sido ministro del Interior en momentos que, por decirlo de alguna manera, dejémoslo ahí, no eran fáciles. Y creo no ser sospechoso. El señor Bolinaga es un criminal, pero no porque lo diga yo, sino porque lo han dicho los tribunales de justicia que lo han condenado. Lleva 15 años en la cárcel. Su situación, ahora, vamos, he leído que pesan menos de 47 kilos, lleva 50 días, que ni siquiera está en la cárcel, está en un hospital, porque está sometido a tratamiento, y la Junta Penitenciaria, basándose en criterios médicos, atendió a la petición del juez. Dijo que procedía el tercer grado, el juez decidió darle la condicional, el fiscal lo ha recurrido y ahora a la Audiencia le corresponde tomar la resolución definitiva y todos debemos respetarla. Ahora bien, mi posición es exactamente la misma. No hemos negociado con ETA ni vamos a hacerlo nunca, de ninguna manera. No hemos aceptado el chantaje de ETA nunca y no lo vamos a hacer. Y, hasta entonces, ahí está la ley y el Estado de Derecho. No me he salido de ahí y no me voy a salir de ahí, Victoria, no lo voy a hacer de ninguna de las maneras. ¿Por qué cree entonces que hay tantas protestas por parte de sus votantes en este asunto? Y ya termino, prometo que he terminado. Porque es un hecho que, evidentemente, repugna. Es decir, a nadie le gusta esta situación. Es decir, oiga, insisto, que yo he sido ministro del Interior y yo he visto lo mismo se han visto muchísimos españoles. ¿Usted se cree que a alguien le gusta esta situación? A nadie le gusta esta situación, pero esta decisión ha habido que tomarla por las razones... Y, además, ahora corresponde a los tribunales decidir. Pero estamos hablando, insisto, de una persona con 47 kilos de peso y que lleva más de 50 días en la cárcel, le den o no... digo, en la cárcel, en... en el hospital; y allí va a seguir, le den o no la libertad o no se la den. Que, además, sería condicionada, no podría salir de su pueblo, no podría hacer política. Las leyes no quieren que nadie muera en la cárcel, no lo quieren las leyes, Victoria. Carmen. Presidente, mañana es 11 de septiembre, la Diada, y hay convocada una jornada muy reivindicativa. Unos van a pedir la independencia, otros van a pedir el pacto fiscal. ¿Le preocupa esa deriva de reclamación de la independencia? Y ¿hasta dónde está dispuesto a negociar en el pacto fiscal? Mire, vamos a ver si somos capaces de fijar prioridades y saber dónde estamos cada uno. España tiene hoy un problema, tiene el problema de que hay 5.600.000 españoles que quieren trabajar y no pueden. Y en Cataluña hay más de 700.000 ciudadanos de Cataluña que quieren trabajar y no pueden. Entonces, Cataluña tiene problemas muy graves. El primero, el desempleo. Tiene problemas de déficit, tiene problemas de deuda, y esos problemas los tiene el conjunto de España y los tienen muchas comunidades autónomas. Algunas, más que otras. Y entonces, en este momento, lo que no toca es el lío ni la disputa ni la polémica. En este momento, lo que toca es la unión, la colaboración y la cooperación. Y yo trabajo por eso y para conseguir un objetivo, que es crecer y crear empleo. Y lo que menos necesitamos ahora, y con todo el respeto, como es natural, a todo el mundo, son estas cosas. Y, si conseguimos crecer y crear empleo, la Generalitat tendrá más dinero y el Estado, la Administración Central del Estado, también. Y todas las autonomías, también. Porque si hay más IVA, la mitad se lo llevan las autonomías, y la mitad, el Gobierno. Si hay más IRPF, lo mismo, la mitad se lo lleva cada uno. Y si hay otros muchos impuestos, impuestos especiales, las autonomías se llevan el 58%. Por tanto, fijemos las prioridades y seamos conscientes, por favor, que en este momento en España no estamos para grandes algarabías. Para lo que estamos es para hacer una política económica que nos lleve a crecer y a crear empleo, porque eso es lo que nos va a hacer crecer como país y que mejore nuestro bienestar y nuestra riqueza. Y solo un apunte, quizá un poco más personal, presidente. ¿Le preocupa que algunos ciudadanos no entienden, no entiendan, en este caso, algunas de las medidas que está tomando? Me preocupa, sí. Me preocupa muchísimo. O sea, siempre que tomamos una decisión que no entiendan los españoles, es para preocuparse. Y me gustaría que esta entrevista hubiera servido para poder explicarme. Pero, claro que me preocupa. Sería un irresponsable si eso no fuera así. Intentamos tomar las medidas que son mejor para todos, intentamos explicarlas. Y, desde luego, no siempre acertamos. ¿Se manifestaría usted, señor presidente, contra un Gobierno que le sube los impuestos, le quita prestaciones y le quita la paga de Navidad? Si lo hiciera por prejuicios ideológicos o lo hiciera porque sí, a lo mejor hasta me manifestaría. Si lo hiciera por las razones a las que yo acabo de referirme hoy, no lo haría de ninguna de las maneras. Pues hasta aquí esta primera entrevista en televisión, en este caso, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Muchísimas gracias por estar aquí, en Televisión Española, en la televisión pública. Muchas gracias a usted. Ha sido un gusto. Gracias también a los cinco compañeros, a los cinco periodistas. Y a ustedes, nada más, emplazarles también al próximo lunes. Será, también, a las 21:30. Aquí estará el líder de la oposición, el Secretario General del Partido Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba. Muy buenas noches.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Entrevista íntegra de Mariano Rajoy en TVE

Entrevista íntegra de Mariano Rajoy en TVE

10 sep 2012

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha concedido su primera entrevista televisada desde su victoria el pasado mes de noviembre a TVE. Durante cincuenta minutos ha sido entrevistado por Maria Casado y otros cinco periodistas de distintos medios de comunicación. Rajoy ha asegurado que aún no ha decidido si pedirá el rescate o no para que el BCE compre deuda, ha asegurado que no aceptará que le digan dónde tiene que recortar y que su intención es no tocar las pensiones. Sobre el caso Bolinaga ha dicho que es "repugnante" pero que han cumplido la ley.

ver más sobre "Entrevista íntegra de Mariano Rajoy en TVE" ver menos sobre "Entrevista íntegra de Mariano Rajoy en TVE"

Los últimos 445 programas de Especiales informativos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios