www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4907663
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Recife - ver ahora
Transcripción completa

Hoy sólo necesitamos decirles dos palabras para convencerles

de que no cambien de canal y se vengan de viaje con nosotros.

Una es Brasil

y la otra es carnaval.

Si les han convencido nuestros argumentos

les ofrecemos un viaje al nordeste de Brasil

para conocer Recife y Natal.

Recife es la capital del estado de Pernambuco

y una de las ciudades más antiguas del país,

fundada por los portugueses en 1537.

Hoy en día con cerca de dos millones de habitantes

Recife se ha convertido

en un importante centro económico y cultural.

Además es aquí donde se celebra

uno de los carnavales más espectaculares del mundo.

Esto que están viendo aquí, el "Galo da Madrugada",

es lo que marca el inicio de 5 días de fiesta ininterrumpida.

-¡Bienvenidos a Recife!

Y para descansar de tanto baile y tanta fiesta nada mejor que esto,

las infinitas playas de Natal.

Natal significa "Navidad" en portugués.

Y la ciudad se llama así porque fue fundada

el 25 de diciembre de 1599.

Sus playas, sus dunas y su arrecife de coral

hacen de este el destino turístico favorito para los brasileños.

Podríamos hablarles de la hospitalidad brasileña,

pero mejor acompáñennos y lo comprueban ustedes mismos.

-Aquí empieza "Españoles por el mundo".

¡Muy bien!

-Recife es una ciudad relativamente importante.

Es la quinta o la sexta más importante, ¿no?

Ahora, culturalmente hablando, políticamente hablando,

después de Río, Sao Paulo y Salvador de Bahía es Recife.

-Mira, Luis, esta es mi playa. Yo vivo ahí al lado.

Cada día por la mañana vengo aquí, me pego un bañito

y me voy a trabajar.

-Y en carnaval se mezcla todo el mundo.

Aquí están ricos, están pobres, clase media.

No quieren saber de clases.

Se olvidan todos los prejuicios, el racismo.

Aquí tienen la cultura mucho

de llevar los biquinis bien pequeñitos, ¿no?

Pero sí que por ejemplo está totalmente prohibido hacer topless.

¿En Brasil? -En Brasil.

-La manera correcta de ponerse en una hamaca es atravesado, ¿no?

Aquí pones tu agua de coco o tu Coca Cola

y el mundo desaparece, ¿no?

-Son muy muy cachondos.

Pero no en carnaval. Durante todo el año.

Yo con Flavio todos los días me río.

Y de hecho fue lo que a mí me enamoró de él.

Empezamos nuestros viaje en Recife,

en el lugar exacto donde se originó la ciudad.

Y aquí nos espera Fernando, un profesor de derechos humanos

que se conoce mejor que nadie la historia de este lugar.

Buenos días, Fernando. -Buenos días.

-Yo soy de Zaragoza, soy mañico.

¿Qué te trajo aquí?

-Pues la razón fundamental es que mi mujer es de aquí.

Y yo conocí a mi mujer en España.

Hicimos el mismo doctorado juntos en Salamanca.

Pero claro, ella tenía que volver aquí a retomar su trabajo

de funcionaria en el Tribunal de Justicia

y yo me vine con ella como paquete.

¿Dónde nos has citado?

-Pues mira, estamos en el fuerte de las Cinco Puntas.

Actualmente, desde 1982,

alberga el museo de la ciudad de Recife.

Olinda es la segunda ciudad más antigua de Brasil,

fundada por los portugueses en 1535.

Y Recife era el puerto de Olinda.

Hasta el siglo XVII cuando los holandeses conquistaron.

Vinieron aquí y arrebataron este territorio a los portugueses.

Y este fuerte fue la primera construcción

que hicieron los holandeses aquí.

A partir de que los holandeses dejan de utilizar

Recife como puerto y fundan aquí una ciudad,

cuando ellos son expulsados la ciudad permanece.

Los portugueses pasan a residir también en Recife

y ya no solamente en Olinda.

Hoy por hoy Recife es la ciudad capital de Pernambuco.

Pernambuco es un estado

dentro de la República Federativa de Brasil.

Y esta es la bandera de Recife.

Si os dais cuenta tiene un león.

Se parece mucho a la bandera de Zaragoza.

-Vamos aquí un momento.

Esto sí, no pasa nada.

Aquí con tranquilidad todo se hace sin problema.

El ritmo tropical siempre es así,

tranquilo, no pasa nada, no te estreses.

En medio de una carretera, tranquilo, los coches paran.

Tú vas tranquilo, tranquilo.

Ahí es el Marco Zero, kilómetro cero.

Esta es la Puerta del Sol de Recife, ¿no?

-Esta parte de la ciudad es una parte noble.

Son edificios ya del siglo XIX que están muy bien conservados.

Este edificio fue el primer edificio

del "Diario de Pernambuco",

que es el diario más antiguo de Brasil.

-¡Hey!

-Esta es la rua do bom Jesus, la calle del buen Jesús.

Tenemos la primera sinagoga de las Américas.

Porque cuando esos holandeses llegaron aquí a Recife

trajeron a judíos que habían huido de España y de Portugal.

Se habían refugiado en Holanda porque allí con la reforma

protestante había tolerancia religiosa de los judíos.

Y aquí fundaron la primera comunidad judaica en América.

Y estos judíos que vivieron aquí 24 años,

cuando los holandeses fueron expulsados,

ellos se fueron de aquí a fundar

la que hoy es la ciudad de Nueva York.

-Recife es una ciudad relativamente importante.

Es la quinta o la sexta más importante, ¿no?

Ahora, culturalmente hablando, políticamente hablando,

después de Río, Sao Paulo y Salvador de Bahía es Recife.

-Esto es un trineo eléctrico pequeñito,

un trineo eléctrico de juguete.

-Aquí tenemos el más antiguo mercado público de Brasil.

El primer mercado prefabricado en hierro,

siguiendo el modelo de los mercados centrales europeos

de la segunda mitad del siglo XIX construidos en hierro.

-Esto me recuerda a mí mucho

al Mercat de La Boquería en Barcelona.

Está muy bien conservado, 1875.

Está copiando directamente.

Es un modelo de mercado central de París.

-Ahora vamos a ver un proyecto

que tiene mucha relación con mi tesis doctoral.

Esta es la sede del proyecto.

(TOCA LA CAMPANA)

-Hola, Vincent, qué tal.

-¿Todo bom? Encantado.

-Vincent es el presidente, el responsable máximo

del proyecto "Vídeo en la aldeas", ¿no?

¿En qué consiste este proyecto?

-Capacitar y permitir que los indígenas brasileños

puedan utilizar el instrumento de la imagen y del sonido

para expresar su identidad, para darse a conocer

a otras etnias indígenas y para incluso desarrollar

estratégicamente una reivindicación política

que satisfaga sus necesidades.

Aquí les enseñan a manejar cámaras, a grabar, a hacer vídeos.

-A que puedan realmente producir

sus propios productos audiovisuales.

Y el gran público en Brasil

y fuera de Brasil conozca esa realidad.

Mi tesis doctoral trabaja

sobre productos audiovisuales indígenas.

Esa es la conexión que tiene mi tesis doctoral,

porque ellos producen el material que estudio para mi tesis.

¿Y cuál es la situación de los indígenas en Brasil?

-Hay mucha discriminación todavía.

Claro, comparado con la que había a principios de siglo

o en el siglo XIX, o en las colonias, ¿no?

Pero claro, todavía realmente hay muchos problemas por resolver.

Aquí vives, ¿no, Fernando?

-Pues aquí, este es mi edificio.

Sí, aquí vivo.

Vivimos, yo y mi mujer.

Voy, cámara.

-Boa tarde. -Boa tarde.

En los edificios todos tienen seguridad.

Las ciudades brasileñas no son muy seguras.

Es muy frecuente lo que se llama los arrestois,

bandas organizadas asaltan edificios enteros.

Y roban piso por piso.

Nosotros somos un poco también multiculturales, ¿no?

Ya lo veo. -Tenemos una ágata turca.

Tenemos aquí un Jesús cristiano, católico.

Y tenemos un pawa taoísta.

Y verás dentro, hay más cosas.

Bueno, aquí tenemos al tercer elemento de la familia.

Huy, qué guapo. -Que es Peralta.

Ah, qué guapo es.

-Es guapísimo, ¿verdad?

Voy a buscar a mi mujer, ¿no?

¿Podemos seguir?

-Pues no sé, déjame que pregunte. Esperamos aquí.

-¿Dani?

Oye, que estos están grabando ya, ¿eh?

Que no, claro que no, no he mostrado nada

que no se pueda mostrar, hombre.

El año en que conocí a mi mujer,

aquí en Zaragoza, en la Basílica, es una Semana Santa.

Bueno, esta es mi mujer. ¿Qué tal?

-Qué tal, muy bien. Encantado.

¿Y cómo conociste a este hombre? -Ah, vaya.

-Es una larga historia, ¿verdad? -Una larga historia.

-Es una larga pero no es amarga historia, ¿no?

-No, no, es una larga. -Bien.

-En Salamanca yo me fui en 2006.

-Sí. -Para hacer un doctorado.

¿Qué tal en Salamanca cuando estuviste?

-A mí me gusta más Zaragoza y Sádaba.

¿Ah, sí? -Claro.

-Es porque Salamanca es muy...

muy fría.

Y tenía que poner 15 kilos de ropa para poder salir.

Y salía como si fuera una astronauta.

-Claro. -Me sentí fatal.

Música.

Hola de nuevo.

-Hola, hola, qué tal.

Esto fuegos artificiales que habéis escuchado

son ya la inauguración oficial del carnaval de Recife.

Acaba de acontecer ahora en el Marco Zero.

-Esto se baila con pasos de frevo, ¿eh?

Están frevando ya.

Es muy interesante, es muy rico culturalmente.

A mí me encanta todo lo que es mezcla cultural, simbiosis.

Estás viendo influencia africana,

influencia europea, influencia indígena.

Y combinaciones nuevas que surgen

a partir de esas mezclas, es estupendo.

Música.

-El carnaval el sentido que tiene cristiano, religioso,

es poder tener libertad, desfogarse,

lo que uno quiera hacer antes de entrar

en una fase de cuaresma y preparase para Semana Santa.

Y en Brasil en la época colonial

fue realmente la única etapa en todo el año

en que los esclavos, los indígenas, las personas subordinadas

podían realmente hacer lo que querían.

-¡Maracatu!

Maracatu de vaque virado, baque virado.

Es golpe virado, lo que vira la vara.

Mira cómo tocan.

Música de percusión.

¿Tu vida ya está aquí en Brasil o volverías a España?

-A España me gusta ir para ver a mi familia.

Pero tampoco necesito vivir en España, ¿no?

Y ahora tal y como están las cosas es mejor ni pensárselo.

Nos lo hemos pasado muy bien, muchísimas gracias, Fernando.

-A vosotros, un beso para todos.

¡Que te vaya muy bien!

¡Chao! -Chao.

Era cámara de televisión y ahora es dueño de un hotel.

Esta playa que están viendo fue la culpable de que Eduardo

decidiera cambiar de profesión y de vida.

Vio el terreno, lo compró y empezó un nuevo proyecto.

Muy buenas, Edu.

-Luis, cómo estás. Muy bien, ¿y tú?

-Bien, aquí trabajando un poquito.

-El proyecto es un proyecto pues muy bonito,

porque son cinco villas. Total, 18 huéspedes.

Servicio de mayordomo privado.

¿Y qué haces aquí?

-Pues aquí, a ver, dirijo el hotel.

Es una cosa nueva para mí,

porque yo trabajaba en televisión.

Y bueno, fue un poco una aventura, ¿no?

La primera idea fue construirme mi casa.

Yo trabajaba como sabéis en la televisión y tal.

Y quería pues ir viniendo, pasar 6 meses aquí y 6 meses allí.

Lo que pasa es que después pues viendo las posibilidades

pues ya se me lió la cabeza y decidí hacer cinco, ¿no?

Son cinco casas, cada una tiene un estilo y decoración diferentes.

¿Y cómo fueron tus inicios? ¿Tuviste que pelar mucho?

-Muy jodidos, tío.

De hecho me tuve que venir a vivir aquí.

Me tuve que venir a vivir.

Aquí hay un dictado que dice...

(HABLA EN PORTUGUÉS)

Quiere decir "el ojo del dueño es el que engorda el ganado".

O sea, quiere decir que no te puedes ir

de tu lugar de trabajo porque cuando vuelves

el ganado está así.

Y nada, tuve que dejar la productora,

venderlo todo y venirme aquí.

Y la verdad es que ha sido

la mejor decisión que he hecho, ¿no?

-Y cuando ya sales pues tienes esto, ¿no?

Tienes una inmensa playa,

desierta como veréis,

porque nadie tiene acceso.

Imagínate hace 7 años cuando llegué aquí de paseo en buggy.

Vi la placa "se vende".

Me bajé, miré la placa, vine andando...

Y ya cuando vine por aquí y vi esto dije:

"madre mía, esto tiene que ser mío".

Y bueno, pues ahí fue el principio de todo, ¿no?

Y ya el terreno era de un portugués.

O sea, no era de un nativo, que no lo pagué tan barato.

Pero bueno, fue barato, sí, la verdad.

¿Cuánto? -Pues fueron 100 000 euros.

-Mira, vamos a ver Villa Zumbí,

que tenemos la suerte que han salido los clientes ayer.

Bueno, a ver, esta es una villa

como os he comentado, con un estilo minimalista.

El blanco predomina en toda la casa.

Esta casa tiene dos suites.

O sea, está preparada para hospedar a cuatro personas.

Este es el dormitorio principal.

Camas grandes, utilizamos sábanas de 600 hilos.

¿Qué cuesta pasar una noche aquí? -965 reales.

Que son unos 400 euros para una pareja.

-Pues mira, esto es una hacienda de un amigo mío portugués.

Y bueno, que siempre acostumbro por la mañana cuando me despierto

unos dos o tres días por semana hacemos unos kayaks, caballo...

Bueno, un poco de naturaleza como os había dicho antes.

¿Cómo acabaste aquí?

-Acabé en Sibaúma pues lo típico, hace 10 años un viaje

y un amigo mío pues me dijo: "tiene que ir a ese sitio,

que es un sitio super rústico, muy bonito y tal."

Bueno, pues alargué ese viaje

y vine aquí a nordeste a conocer esto cuando lo vi

pues me quedé encantado, ¿no?

Tampoco nos podemos quejar, ¿no?

Yo tampoco estaba mal ahí, tenía mi casa, tenía tal.

Lo que pasa es que empezaba ya la cosa a complicarse.

Y bueno, me vi un poco así agobiado y es cuando decidí hacer el cambio.

Sólo que tuve la suerte de vender mi casa

en el máximo auge, cuando estaban sobrevalorados.

Y bueno, gracias a esa sobrevaloración estoy aquí.

Y he podido hacer un negocio muy superior a mis posibilidades

en España con un proyecto de futuro muy bonito, la verdad.

-Este es el manglar que ahora está apareciendo ya

porque la marea está empezando a bajar.

Y está lleno de cangrejos, a ver si los veis.

(HABLA EN PORTUGUÉS)

Hambre aquí no pasan, ¿no?

-Hambre aquí no pasan, sólo tienes que verlos.

O están cuadrados como este o gordos como una cebolla.

Está yendo para el cámara.

Cuidado, Gabi, que te vas a llevar un picotazo.

-Le has gustado, ¿eh?

¡Hala!

-Mira, Luis, esta es mi playa, yo vivo ahí al lado.

Cada día por la mañana vengo aquí, me pego un bañito

y me voy a trabajar.

Vaya lugar. -A ver, es lo que te digo,

hay veces que nos conformamos con lo que tenemos

y no luchamos por encontrar algo más afín a nosotros, ¿sabes?

Aunque haya que viajar.

Viajando y viviendo en otros lugares

es crecimiento personal muy grande, ¿no?

¿Y a ti qué te ha aportado Brasil?

-Me ha aportado una experiencia en otro trabajo

que yo no tenía ni idea, como es la hostelería.

Nunca pensé que iba a ser hotelero

después de estar siempre detrás de la cámara.

Y fuera de tu país sacas cosas de dentro de ti

que tú no pensabas ni que las tenías, ¿sabes?

Bueno, pues esto es Sibaúma,

la villa de pescadores cercana al hotel.

Y bueno, es un sitio como veréis muy rústico.

Nada de extranjeros viviendo, soy el único.

Y bueno, pues como veréis aquí ya 8:30 de la mañana

deporte nacional: cachaza, mesita y a hablar.

(HABLA EN PORTUGUÉS)

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

-Estos son los pensadores.

Están en un consejo de administración ahora.

Es que se ponen además... Tío, es increíble.

Desde por la mañana, no sé cómo aguantan.

Os voy a presentar a Pimpim, es el... abuelo del pueblo.

Ochenta y... (HABLAN EN PORTUGUÉS)

-87 años, un figura.

Con su cigarrito.

Este hombre controla el paso fronterizo.

Dice «pasa» o «no pasa».

Son simples, pero felices. Esto es bueno verlo.

Dame la mano, mira, unos amigos.

¿Qué pasa contigo? -Manda un chao.

-Chao. (RÍE)

-Te hace pensar que con poco puedes vivir, ¿sabes?

Yo siempre he sido comunicativo,

siempre me ha gustado conocer gente.

De hecho, aquí soy bien recibido.

Hombre, tío. (RÍE)

-Pero, hombre, de Rexona Woman.

Tú eres un hombre, esto es de mujer.

You can get it if you really want.

You can get it if you really want.

You can get it if you really want,

but you must try.

-Pues, bueno, aquí está el taller del artesano

que trabaja para el hotel también, que me hace el tema de...

pues complementos, decoraciones.

Si os fijáis, es todo con coco y con palos.

Por ejemplo, esta garza de aquí.

Esto es un palo, que en el pico lo han afilado.

Esto es un coco. Qué bueno, ¿eh?

-Pues sí, tío, la verdad es que...

yo lo valoro un montón, ¿sabes?

Lo dejo aquí, que lo ponga él.

(RÍE) -Yo... estas cosas...

Eh, Coco, ven que te presento a unos colegas de España.

Marco Coco. ¿Qué tal?

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

-Es un don natural.

(COCO HABLA EN PORTUGUÉS)

(RÍE) -Dice que hasta su nombre ya vino como Marco Coco.

Es el coco lo que trabaja, o sea, ya es...

(RÍE) Genial.

-Es el hijo de Coco, Coquinho.

(RÍE) -Es la antigua panadería

de aquí, del pueblo.

La han aprovechado como lugar de trabajo.

Esta zona tiene un ambiente bastante bohemio o artista.

-Sí, sí, jipi total.

A Marco Coco ahora lo veis reformado,

pero tenía unas rastas más largas que las de aquí el amigo.

(RÍE)

Cómo se nota que eres cámara.

-Ah, estás en directo...

Aquí, haciendo un poquito recuerdos.

Con los turistas.

Esto es la bahía de los Golfinhos, «golfinho» es delfín.

Bueno, es un sitio donde vienen los delfines a comer naturalmente,

sin ser una atracción. ¿Dónde está tu futuro, Eduardo?

-A ver, eso nunca se sabe.

En principio aquí; tengo muchas cosas por hacer aún.

Pero nunca se sabe, ¿eh? Yo también soy así de...

puntazos, que se dice. (RÍE)

-Si un día me agobio, para otro lado.

Seguimos nuestro camino. Muchas gracias.

-Gracias a vosotros, un placer. Cuídate.

-Cuidaos también, hasta luego. Adiós.

Dicen que uno de los carnavales más espectaculares de Brasil

es el de Olinda, una pequeña localidad cercana a Recife

Diego y su familia Picapiedra nos llevan allí.

Buenos días, Diego. -Hola, buenos días.

¿Qué tal? -Pasad, por favor.

Te veo preparado ya.

-Sí, para Olinda hay que estar preparado pronto.

Aquí, mi mujer Claudia. ¿Qué tal, Claudia?

-Hola, ¿qué tal? Bien. ¿Cómo va?

-Mi amigo Edu, que está de vacaciones.

Edu, ¿qué tal? -Bien, de vacaciones.

Aprovechando las amistades.

Tú viajaste a España para estudiar.

-Sí, estuve allí... Terminé una carrera aquí

y fui allí a estudiar, a pasar un año y...

lo conocí y empezamos a salir.

Yo quería volver.

Y él decidió... Aceptó probar un tiempo.

Cuando os vinisteis, teníais trabajo los dos en España.

(AMBOS) Sí.

(CLAUDIA) Teníamos trabajo, lo dejamos los dos.

Y vinimos sin nada. -Llegamos sin trabajo, sin nada.

-Sin trabajo, sin nada. ¿Ellas han nacido aquí?

(AMBOS) Sí.

(CLAUDIA) Era uno de los objetivos también, era este.

¿Sí? -La familia.

Yo tenía muchas ganas de que si un día vamos a tener hijos,

que los tengamos en Brasil.

Tú trabajas en casa, ¿no? -Sí, trabajo en casa

desde... pues desde 2008, que abrí la empresa.

Y... me dedico principalmente a administrar whatsnew.com.

Es un sitio web conocido en España sobre noticias de tecnología.

Aquí trabajo yo, ahí trabaja mi mujer,

que es arquitecta y trabaja en casa con lo cual tenemos el despacho

completamente casero. Ahora es el cuarto de huéspedes.

(RÍEN) (EDU) La he invadido.

(RÍEN) La he invadido un poco.

Esta es la web, es whatsnew.com.

Comencé un «blog» para explicar a los que no saben de tecnología

los conceptos básicos de cómo funciona internet.

Empecé el «blog» sin pretensión, para tener a amigos y familiares

más o menos informados.

En dos años, creo, llegó a 10 000 visitas diarias.

Y ya empezó a generar renta

con publicidad, patrocinadores, diferentes modelos de negocio.

Cuando empezó a ser muy conocido, con 50 000 visitas diarias,

los emprendedores entraban en contacto con nosotros

para enseñar los proyectos. Hoy tenemos 100 000 suscriptores,

llegamos a los dos millones de visitas.

Y Eduardo preparándose, ¿no? -Me pongo todo lo guapo que puedo.

(RÍEN)

-Realmente tienes una pinta... (RÍEN)

Que yo no sé si eres un pirata, un superhombre mutante...

-No nos vestimos así normalmente. (RÍE)

-No penséis que estamos en las cuevas.

-Hoy nos vamos a Olinda.

Precisamente el domingo de carnaval que es hoy

es cuando Olinda está realmente rebosando de gente,

de alegría y de disfraces.

Ir allí sin disfraz es... Mejor volverse a casa.

Llegamos a Olinda donde todavía no hay mucha gente.

La parte de Olinda alta, que es la más bonita,

la histórica, que es patrimonio histórico de la humanidad.

Esta es una de las calles más famosas de toda la ciudad..

Veréis que en las casas muchas veces ponen «ateliê».

No solamente es una casa, sino que también es un «atelier»,

que allí hay pintura, hay artes, etcétera.

Aquí la gente vive prácticamente de eso, haciendo arte, pintando

y disfrutando de hacer lo que les gusta.

Pintan cada año, generalmente del mismo color,

porque forma parte de la identidad visual de cada casa.

Intentan que nunca coincida el color de una casa

con el color de la casa de al lado.

De forma que siempre genera un... visual

heterogéneo, lleno de colores, representando la alegría

que Olinda transmite constantemente.

(CANTA EN PORTUGUÉS)

¿Qué supone para los brasileños el carnaval?

-Supone desconectar de todo.

Supone dejar el trabajo, los problemas,

En carnaval se mezcla todo el mundo.

Ricos, pobres, clase media, no quieren saber de clases.

Todos están disfrazados, una forma de decir:

«Yo no soy más yo, soy todo el mundo».

Se olvidan los prejuicios, el racismo.

Eso es lo que la hace especial.

Si el brasileño no tuviese ese sentimiento tan clasista,

el carnaval no sería lo mismo.

El agua de coco es lo mejor para hidratar y además

es bueno para el dolor de barriga.

Dicen que cura todos los males. Antes costaba un real.

Ahora hay sitios donde cuesta cuatro.

En líneas generales, ¿es caro Brasil?

-Ahora es caro, muy caro.

De hecho, esta parte de Brasil, la del noreste,

ahora es una de las más caras,

porque crece la infraestructura en todos los sentidos.

Ahora, si comparamos los precios,

ahora es más caro vivir en Recife que en Barcelona.

Hoy en día es difícil ir a un restaurante y no gastar...

60 euros en la cena.

La escuela de las niñas, la más barata cuesta 300 euros al mes.

Cada una. Como la educación pública no es muy buena,

tienes que ir por privado y es carísimo.

Las diferencias entre clases sociales

es... es brutal.

El sueldo mínimo en Brasil ahora es de 680 reales,

que son 200 euros.

Con eso hay familias que viven todo el mes.

Claro, sin ningún lujo.

Ningún tipo de lujo

Hay escuelas de baile de todo tipo, para todas las edades.

Desde pequeñitos saben bailar.

Cuando tienen 16 años, mueven los pies que parece que van solos.

Incluso yo intenté hacer clases de baile

hace unos cuatro años.

Le dije a la profesora que no tenía ritmo.

Y me dice: Eso es mentira, todo tienen ritmo

Seis meses después, me dijo: Diego, no tienes ritmo.

(RÍEN)

(HABLA EN PORTUGUÉS)

-Mira qué demostración.

¿Este tío qué baila? -Es samba, samba.

¿Hay cierta libertad sexual aquí?

-Creo que se vive un poco más abierto que allí.

Sin duda. La libertad es mayor.

Se vive con más alegría, se vive con más...

con menos compromisos, menos problemas.

-En carnaval más, en carnaval la gente se suelta.

(GRITAN EN PORTUGUÉS)

-A veces aquí se hacen concursos de besos, digamos.

Desconocidos se encuentran y se apuestan...

chorradas

si se dan un beso.

Cualquier excusa es buena para liberarse un poquito

en todos los sentidos y el gobierno lo sabe

y se distribuyen en algunos puntos clave de la ciudad

se distribuyen preservativos, se da orientación.

Se educa sobre enfermedades de transmisión sexual.

-«Hello, my friend».

(RÍE) ¡Hala! (HABLA EN PORTUGUÉS)

-Es un peligro, muy peligroso.

La Tomatina en Buñol, allí en España,

es posible que se pueda comparar

en lo que a densidad de personas se refiere.

Quitando la Tomatina, no recuerdo ninguna otra.

Diego, ¿volverías a cambiar de vida y regresar a España?

-Ahora es más difícil.

Estamos aquí y las cosas se complican un poco.

Creo que ya hemos sedimentado, hemos echado raíces aquí.

Un beso muy grande

a mi padre, a mi madre, a mi hermana Marta, a Rolando.

Chao a toda la familia. -Adiós.

Nos lo hemos pasado muy bien, gracias.

-A vosotros. -Venga.

¡Pasadlo bien! -Chao.

Vamos a comprobar con Nieves la cantidad de actividades y deportes

que se pueden practicar en las playas de Natal.

Ella es sevillana, su novio, argentino,

Se conocieron en Londres y han acabado en Brasil.

Mejor que lo explique ella misma.

Buenos días, pareja. -Hola, ¿qué tal?

-Hola. ¿Cómo estáis?

-Os presento a José, es mi novio. -Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal, Jose? -Muy bien.

Un argentino y una española en Brasil.

(RÍEN) (NIEVES) Pues sí.

Las cosas de la vida, ¿no?

Nos encontramos en Londres, nos conocimos y...

decidimos que había que buscar un punto intermedio para vivir

(RÍE) -El punto intermedio

después se fue un poco lejos y vinimos a Brasil, a Natal.

Con este coche vamos a pegar unos cuantos paseos por las dunas.

Puedes hacer el paseo con más calma

y puedes dar un paseo, como vamos a hacer, con «emoçao».

que es metiéndole caña al buggy.

¡Familia, adiós!

Bueno, fantástico, ha habido un momento que casi vuelo.

Esto es el tipo de cosas que...

a los brasileños les gusta de «brincar», como ellos dicen.

¿Qué significa? -Juguetear.

Como dice nuestro amigo Marcio, es bueno para el corazón.

¡Vamos!

¿Por qué elegisteis Natal? -Porque la familia de José

ha estado poniendo las miras en Natal,

tanto para Jose, que es ingeniero, como para mí, que soy arquitecto.

Pensamos que habría oportunidades de trabajo

porque realmente hay mucho por hacer, ¿no?

Yo dejé mi trabajo en Londres en julio.

En agosto ya estaba en Natal.

Y en septiembre ya estaba trabajando en la empresa

donde sigo hoy en día, un estudio de arquitectura

con proyectos internacionales.

Lo que haces es echarle las más ganas posibles

para que todo salga bien.

Lógicamente nos hemos encontrado piedras por el camino,

pero al final creo que con voluntad se resuelve todo, ¿no?

Con este sistema tan rudimentario cruzaremos el buggy

desde un lado del río Sala Mirim hasta el otro lado

para poder continuar con nuestro paseo.

¿No sería más fácil hacer un puente?

-Bueno, es que la construcción aquí es más cara.

Y realmente, bueno, la mano de obra

es más barata. -Y es más artesanal también.

-También más artesanal, cierto.

-Chao, amigo. -Chao.

Este es el sitio más conocido para tomarse la caipifruta.

¿En medio de un lago? -Así es.

Aparecen estas barracas, donde aquí se toma

la mejor caipifruta del mundo.

Se llama caipifruta, porque es como si fuera una caipirinha,

hecha con frutas tropicales.

Esto es de donde sale...

las almendras que tienen... El anacardo.

-Exacto, el anacardo. ¿Esto es el anacardo?

-Aquí sale el anacardo y esto es el fruto.

Ah, ¿y con esto qué hacen? ¿Zumo? -Sí, zumo.

Es el ingrediente maestro.

(RÍE) Es la cachaça.

(HABLA EN PORTUGUÉS) -Da emoción a la caipifruta.

Se echan cosas de menos, como...

los centros históricos de las ciudades,

el caminar por la calle.

El encontrarte a tu gente conocida por la calle,

que eso en Andalucía lo tenemos mucho.

¿Qué tal? -Está excelente.

Está excelente. -Que marche otra.

Buah... -Bueno, ¿eh?

Una maravilla.

¿Para qué?

Buah, buah es en portugués.

(RÍEN) Muy buena.

¿Se lo ha ganado? -Sí.

Se ha portado como un campeón.

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

(RÍEN)

Hay todo tipo de actividades. -De todo tipo.

Y si no, cada uno se las busca.

(RÍEN)

Ay, ay, ay, ay...

-Ha llegado mi turno.

Me vais a ver volando.

Me sientan aquí en este invento

y me lanzan al vacío.

Allá vamos, ¿eh?

Esperadme aquí arriba, que vuelvo.

(RÍE) Esperemos.

-¡Levanta las manos! ¡Arriba!

(NIEVES GRITA A PLENO PULMÓN)

Se la ve bien adaptada a Brasil.

-Se le ve, está completamente adaptada.

Le gusta bastante.

Estoy feliz en la vida de que me haya seguido.

La idea de venir fue mía.

(RÍE) La engañé para que dejara su trabajo

y me siguiera y, bueno, la verdad es que muy bien.

Este año ya nos vamos a casar, así que toda la aventura

ha tenido un final feliz.

-Ahora nos vamos a montar en un barco.

Nos vamos a adentrar en el mar.

Natal es el punto más cercano

del continente africano

y, bueno, de Europa, por así decirlo también.

En su día, en la Segunda Guerra Mundial,

fue un punto escogido por los americanos como base.

¿Hay buenos cuerpos en Brasil?

-Bueno, el sur de Brasil es donde hay gente más...

más bonita de todo el país.

Aquí estamos en el nordeste.

El sur de Brasil tiene mucha mezcla racial.

Esa mezcla al final da el resultado de cuerpos...

muy bonitos, atléticos como los africanos,

rubias impresionantes como las alemanas.

Realmente el nordeste de Brasil no es tan así.

Tiene más mezcla indígena con portugués y con holandés.

Y, bueno, el resultado no es tan impresionante

como es en el sur. ¿Están más gorditos aquí?

-Más gorditos. (RÍEN)

-Sí, están más gorditos, son menos altos y másgorditos.

Aquí tienen la cultura de llevar los biquinis bien pequeñitos.

Pero por ejemplo está totalmente prohibido hacer toples.

¿En Brasil? -En Brasil.

Vamos a ponernos las gafas

y vamos a ver si buscamos algunos peces.

-Venga, ¡yuju!

-Son peces chiquititos, de estos típicos de colores, de rayitas.

Estamos justamente encima de...

de un banco de arena rodeado por roca...

y corales.

Uno de esos placeres que te ofrece

el nordeste de Brasil.

-Bienvenidos a casa. Gracias.

-Esta es mi casa, para que mi familia vea

que, por lo menos, tengo un sitio donde dormir.

(RÍE) ¿Qué cuesta el alquiler?

-Bueno, un apartamento como este viene a costar

unos 1500 reales, unos 600 euros.

En mis ratos libres hago un poco de pintura.

Es una forma de relajación, más que nada.

Muy bonitos. -Tengo uno un poco más romántico.

¿Ah, sí? -Simboliza un poco el camino

de dos personas, que están ahí al principio...

Es un poco un reflejo de nuestra aventura.

¿Y las dos ratitas?

-Cada ratita tiene su historia.

¿Cuál es? -Yo siempre digo que él

cuando era pequeño tenía cara de ratón,

y entonces él empezó a llamarme ratita.

Escrito en la arena, me pidió que nos casáramos diciendo:

"una ratita quiere casarse con un ratón".

Muy bien, y aquí estáis tan a gusto en vuestra madriguera.

-Sí, exacto, has hecho la pregunta clave

para que te cuente la historia supercursi.

¿Dónde está vuestro futuro, pareja?

-¿Quién sabe? -¿Quién sabe?

(RÍE) -Está en el sitio

que estemos juntos, mientras que estemos juntos,

dónde sea. -Mandar un beso enorme

a mi familia, mi madre, mis amigas,

a las chicas I Do Proyect. Y espero veros pronto.

Espero que con esto os haya entrado ganas de venir

a visitarme. Muchas gracias. -Chao, gracias.

-Chao. Hasta luego.

-Adiós. Chao. -Gracias.

Seguimos en Natal y en primera línea de playa

encontramos la casita de Juanjo y su mujer.

A sus casi 50 años este catalán se enamoró

de una brasileña con tanta pasión que lo dejó todo por ella

y aquí están.

Muy buenos días, Juanjo. -Muy buenos días, ¿cómo estáis?

Muy bien, ¿y tú? -Bienvenidos.

Dani, mi esposa. -Hola.

¿Qué tal, Dani? -Bien.

¿Hablas español?

-Poquito. ¿Por qué? ¿Has estado por allí?

-Sí, he estudiado hace 12 años en Granada.

-Esta es nuestra casita de pescadores.

Preciosa. -Y cuando tenemos

un tiempiño libre y tal pues nos venimos aquí a descansar,

a estar en paz, tranquilos,

disfrutando con el mar delante que tenemos.

Vamos a probarla.

Esto parece mentira pero para los europeos

no es demasiado fácil. La manera correcta de ponerse

en una hamaca es atravesado.

Lo suyo sería ponerte un cojín en la cabeza, tu libro...

Aquí pones tu agua de coco o tu Coca Cola

y el mundo desaparece, ¿no?

(RÍE) -Podéis pasar, adelante,

estáis en vuestra casa.

Es una casa de pescadores, tiene la estructura

del techo de madera, tened en cuenta que aquí

la temperatura...

Estamos todo el año sobre los 30 grados.

Fijaros que en las ventanas no tienen ni cristales.

Hay que hay una costumbre que es muy curiosa,

que es que las cocinas normalmente están fuera de casa.

En España, ¿dónde vivías? -En España yo vivía en piso

en Barcelona y la verdad es que allí vives

mucho más cerrado que aquí. Aquí es todo alegría,

todo fiesta, tienes un contacto mucho mayor con los vecinos.

No sabes nunca cuando te llamarán a la puerta

y te dirán ocho personas: "¡Hola, estamos aquí!".

¿Lo llevas bien eso?

-A ver, al principio se me hizo como muy sorprendente:

¿cómo se presentan ocho y no han llamado antes?,

ahora, ¿qué vamos a comer?.

¿Cómo os conocisteis vosotros dos, Juanjo?

-Pues nos conocimos... Yo vine por trabajo

y en una reunión de negocios, me imagino que para que no

me sintiese tan solo invitaron a Dani,

porque hablaba español, y yo pudiese hablar con alguien.

Fue evolucionando la cosa hasta que un día pensamos

que estábamos enamorados, pero mantener una relación

con siete mil kilómetros de distancia no es nada fácil.

Y pensamos que lo mejor era que me viniese yo para Brasil,

en España estaba la situación muy complicada.

Ella tiene su trabajo muy bueno,

en el periódico en el que trabaja.

Y cogí las maletas y me vine a Brasil.

Yo en ese momento, hace tres años,

tenía 49 años, y, bueno, en la vida se han de tomar

decisiones y tomamos esa decisión y hasta hoy pues muy bien.

Ahora estamos en el barrio de la Ribera,

es el barrio más antiguo de Natal,

es donde están las casas señoriales,

es donde existía la ciudad...

En el siglo XIX prácticamente solo era esto.

A partir de aquí la ciudad se ha ido extendiendo,

las casas originales no se conservan demasiadas,

pero sí la estructura... Calles estrechas, adoquinadas...

¡Qué bonita esta, Juanjo!

-Sí, esta es muy bonita, para mí es la iglesia

más bonita de Natal, es la iglesia de San Antonio,

aunque todo el mundo la llama iglesia del Galo,

la iglesia del Gallo,

porque si vemos la veleta que tiene encima es un gallo.

Natal se llama Natal

porque fue fundada el día de Navidad.

Entonces por eso se llama Natal:

Natal en portugués significa Navidad.

Estamos en la casa de Luís Câmara Cascudo,

fue un escritor y, sobre todo, un hombre que recopiló

las tradiciones y costumbres populares de Brasil.

Fue un intelectual, vivió a principios de siglo XX.

La casa es preciosa. -Sí, es una casa de 1900,

todo son muebles originales de la época.

Él trabajaba en esta mesa, tal como está,

con estos santos. Él tenía a sus santos delante

y quien lo viniese a visitar que se adaptase a ponerse

en posición para verlo a él a través de los santos.

Pero él no movía un milímetro los santos.

Eso que demuestra que es un país muy creyente.

-Sí, Brasil es un país muy creyente,

se vive una religiosidad mucho mayor que en España.

Eso es una de las cosas que más te sorprenden

cuando llegas a Brasil, la religiosidad de las personas.

Natal quiso hacerle un reconocimiento

y le quisieron dar las llaves de la ciudad.

Como Natal es una ciudad sin murallas no tenían llaves,

no sabían qué llave darle, lo que hicieron fue

darle la llave del Fuerte de los Reyes Magos.

Cómoda. -Cómoda, sí, una llave

para llevar en el bolsillo en cualquier parte.

Ahora estamos en lo que era el salón principal de la casa,

lo que era el comedor. Como podéis ver

hay un montón de cuadros, de artistas brasileños.

Brasil es un país con mucha luz, con mucho color

y eso se traduce también en las pinturas.

Vamos para el helicóptero,

a dar una vuelta por natal desde el aire.

Para que podamos verlo desde una perspectiva diferente.

Es como bastante ligero.

Esperemos que sea sólido.

Ahora estamos viendo el Morro de Careca,

la postal turística más conocida de Natal.

Si alguna imagen define Natal es el Morro de Careca

y la playa de Punta Negra.

La playa que estamos viendo es Punta Negra,

que es el punto turístico más conocido de la ciudad de Natal,

es donde están todos los hoteles,

la zona más animada de la ciudad.

¿Y es turística la ciudad de Natal? -Es una ciudad muy, muy, turística.

A la izquierda tenemos el Parque de las Dunas,

es uno de los grandes pulmones de la ciudad.

Este es Fuerte de los Reyes Magos, es el fuerte que se construyó

para controlar el paso de barcos por el Río Potengi.

El puente es un puente moderno, es un puente que debe tener

cinco o seis años, es el Puente Newton Navarro,

que fue un gran pintor de la ciudad de Natal.

Natal es una ciudad, para Brasil, pequeñita,

para España sería una ciudad muy grande,

es una ciudad de unos 800 mil o un millón de habitantes.

(HABLAN EN PORTUGUÉS)

-Esta mañana sacó el carné de piloto

y lo estaba estrenando ahora. (RÍE) ¿Y nos lo dice ahora?

-Nos lo dice ahora. Acaba de aterrizar.

-A primera hora. Menos mal

que nos enteramos ahora. -Sí, porque si no

ni con la Guardia Civil me hacéis subir encima.

-Nos hemos venido para Cotovelo

para cenar un poco la comida típica de aquí, que la conozcáis.

Aquí tenemos carne de sol a la nata.

Aquí tenemos un bobo de camarón.

La verdad es que es un plato delicioso, es exquisito.

Lleva camarón, lleva harina de mandioca, leche de coco.

Aquí se cocina mucho con coco.

La típica feijoada.

Viene a ser... para nosotros

sería como una especie de cocido hecho con judías negras.

Aquí tenemos una de las cosas

más deliciosas de la cocina del nordeste,

que es gallina caipira. Pollos y gallinas criados en libertad,

picado. Vendría a ser equiparable a unos callos en España.

Oye, pero con el calor que hace, es muy denso.

-Fortísima. -Sí, realmente es fortísima.

Con las personas que vienen de España, por ejemplo...

sufren un poco, ¿no? Porque...

Juanjo, a veces, empieza a comer y está sudando, sudando...

Y nosotros: ¿qué pasa? Porque ya estamos acostumbrados.

-Hay una costumbre muy típica de la zona, es que comes a peso.

Te vas poniendo lo que quieras y, una vez estás, vienes a caja

y simplemente te pesan el plato y pagas

de acuerdo al peso del plato que tienes.

Buenísima.

¿Volveríais a España o vuestro futuro está en Brasil?

-Nosotros, cuando nos casamos, hicimos un pacto,

que es el día que tengamos niños

pues querríamos educarlos en España.

Ya sabéis dónde tenéis vuestra casa.

Muchísimas gracias a los dos, ha sido un placer.

Disfrutad de la cena. -Venga, hasta luego. Gracias.

¡Adiós, chicos! -Adiós, hasta la próxima.

¡Chao! -¡Chao!

Volvemos a Recife para vivir el día grande del carnaval,

que se conoce como el "Galo da madrugada".

Susana y su chico nos aclaran que hace en medio de la calle

un gallo de 30 metros de altura.

Susana, ¿qué tal? Muy buenas. -¡Hola, buenas, Luis! ¿Qué tal?

¿Qué te ha traído hasta aquí? -El amor.

Él estaba antes en mi pueblo, jugando a fútbol sala profesional

en un equipo de segunda división.

Y nada, nos conocimos una noche de san Valentín

y ahí empezó la historia.

A medida que van pasando los minutos,

va empezando la aglomeración de gente, la multitud.

Y de aquí a una horita como mucho, esto ya está a reventar.

Música de charanga.

¿Por qué un gallo?

-El símbolo gallo de la madrugada

nació de un grupo de amigos y familiares;

la necesidad que había del carnaval de la calle, se estaba perdiendo.

Estos amigos se han juntado y han decidido

sacar a la calle otra vez el carnaval.

Y decidieron salir muy temprano;

salieron antes del sol y empezaron a cantar.

Y entonces, ¿quién es la primera voz que se escucha

antes de que salga el sol? Es la del gallo.

Y como era de madrugada, se quedó "El gallo de la madrugada".

-Este paragüitas es muy típico del ritmo del frevo.

El frevo es un ritmo que se originó en Recife a finales del siglo XIX.

¿Qué pasa? Vas a dos cámaras ahora.

-Sí, ¡por Dios! -Muito obrigado. Bom dia.

Muito obrigado. Te estás convirtiendo en una estrella.

-Vaya, quién me lo iba a decir a mí.

Frevo viene de la palabra portuguesa "ferver", que es hervir.

Hervir. Y como puedes ver, el baile es eléctrico,

es caliente, ¡no paras de moverte!

El que sabe es él.

¡Venga ahí que te veamos! ¡Venga ahí, sin miedo, torera!

-¡Eh...!

Muito obrigada. -Muito obrigado.

-Bom carnaval. ¡Chao!

¿Por qué decidiste venirte a Brasil?

-Pues decidimos venir a Brasil por trabajo.

Con la situación por la que pasa España, estaba bastante complicado;

Flavio había terminado de jugar allí

y entonces, aprovechando que ahora la economía de Brasil está en alza,

alquilamos un apartamento aquí; teníamos la familia. Dijimos:

"¿Por qué no empezamos una nueva vida aquí?"

Aparecimos por aquí y en menos de un mes ya estábamos trabajando.

Estoy trabajando en un club deportivo.

Soy coordinadora de las escuelas

de fútbol sala, de baloncesto y voley.

En España estaba estudiando, estaba sin trabajar

y estaba opositando para ayudante

de instituciones penitenciarias y estudiando inglés.

(GRITAN)

Oye, ¿te regalan de todo aquí, no? -Mira.

Aquí... esto hace parte del kit de todo carnavalejo.

En los árboles, en cualquier rinconcito

puede ser un rincón apropiado para el tema.

-La verdad es que son muy sensuales, sexuales, ardientes,

provocativos...

Pues toma, que nos lo han regalado. -Nada, Flavio...

-Mira, tengo faena, eh.

¡Aquí se va a liar la de Dios!

-Son muy, muy cachondos, pero no sólo en carnaval.

Son muy cachondos, son mucho de hacerse bromas, de reírse...

Yo, con Flavio, todos los días me río. O sea...

y de hecho fue lo que me enamoró de él.

-Un poquito de español. ¿Ah, sí?

-Beso de gordo.

-Son los reyes. El rey del carnaval es el rey Momo.

Suelen ser muy gordos todos.

Y ahí está el mejor ejemplo de uno de ellos.

Traca.

Empieza "El gallo de la madrugada".

¡Olé! -Ya estoy...

lista para el carnaval. Esta camiseta es de mi camarote,

el camarote "Galo Sponja". Normalmente, las mujeres,

la simple camiseta de manga corta se la suelen modificar

y la costuran... la suelen hacer un poquito más bonita.

Pues nada, vamos a pegarle un tijeretazo

y así la vamos a dejar más personalizada para vosotros.

Vamos aquí, manos a la obra. Espero dejarla bien para Gabi.

Bueno, yo creo... Vas a ir estupendo, Gabi.

-Es tu estilo, eh. -Estilo de Gabi total.

Vamos allá.

¡Sí, señor! -Es tu cara, es tu cara.

-El bloco "Galo da madrugada" es el mayor del mundo.

En 1995, entraron dentro del Libro del Récord Guinness

con más de un millón y medio de personas.

O sea, ¿que el carnaval de Recife es tan famoso como otros de Brasil?

-Está el de Río, está el de Bahía

y, por supuesto, el de Recife y Olinda.

Y a nivel nacional, mucha gente

de otras ciudades o estados de Brasil

suelen venir aquí a conocer el "Galo da madrugada".

Aquí tenemos mi camarote, Galo Sponja.

La persona que dirige un poco el camarote es el tío de Flavio.

Y bueno, aquí reunimos familia y amigos.

He sido superbién acogida...

Me cuidan muy bien. Mamá, tranquila, que me cuida muy bien;

me quiere mucho y la verdad es que me siento una más en casa.

Sin esto no entramos, eh.

¿Qué es?

-Es agua. Vodka.

¿Un vodka a las diez de la mañana? Muy bien.

-¡Es muy tarde ya, tenía que haber empezado antes!

Música de carnaval.

-Esto es el remedio para coger enfermedad.

Cualquiera.

-Quiero aprovechar para mandar un saludo muy fuerte a mis amigas

y a mi familia, os quiero mucho. Ha sido un placer.

Pasadlo bien. -¡Gracias!

Adiós, chicos. ¡Pasadlo bien! -¡Adiós!

¡Igualmente! ¡Adiós!

(CANTA EN PORTUGUÉS)

(RONCA)

Tienen nombre cada una, ¿no? -Sí, cada nombre...

Ay, espera, joder...

-Eso lo cortáis.

-Que no quiero que me... ¡no quiero que me...!

¡No filméis cuando me atropellan! ¡Chop!

-Tres, dos, uno...

-No me acuerdo lo que iba a decir. Invéntatelo.

-Eh...

¿Habéis visto qué bien formado está?

Y lo comprueban ustedes mismos.

-Aquí pasa España...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Recife

Españoles en el mundo - Recife

20 mar 2013

Los Españoles que viven en Recife, Brasil, nos llevan al Carnaval, a bailar el Maracatú, a la Fuerte de las Cinco Puntas, a Sibaúma y las playas de Natal...

ver más sobre "Españoles en el mundo - Recife" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Recife"
Clips

Los últimos 2.104 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios