www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4351438
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Navidad en Nueva York - ver ahora
Transcripción completa

La abuela Gloria, la abuela Paquita...

Todos están aquí, intentamos no olvidarnos.

Los tíos, los primos... El Belén es más una decoración

mucho más española. Aquí no se hacen Belenes.

Charly ya ha preparado el ponche. Está hecho con huevo,

con leche... -Nata.

-Nata, canela... -Azúcar.

-Azúcar. Se llama eggnog. (HABLA EN INGLÉS)

-Tenéis un regalo para cada uno. Muchas gracias, de verdad.

A ver qué te ha traído Santa Claus, Gaby.

Qué bonito... Para tu nueva casa, Gaby.

-No puedo seguir. Necesito...

Ay, espera...

-¿Que estás llorando? -Me sube... me sube la marea.

-¡Adeu! -¡Adiós!

-¡Adeu! Gracias.

Estamos en el Lincoln Center, y les vamos a presentar

al único español en la historia de la Orquesta Filarmónica

de Nueva York. Buenos días, Pascual.

-Hola, ¿qué tal?

¿Cómo acaba un mallorquín en la Filarmónica de Nueva York?

-Estudié en España música y siempre me quise marchar fuera

a estudiar, lo conseguí aquí, en Estados Unidos,

con un profesor muy bueno, muy prestigioso,

y ya me quedé, haciendo audiciones, pruebas,

y hubo un proceso muy largo y de mucho esfuerzo

y mucha dedicación, estudio y pasarlo mal,

pero al final lo conseguí. O sea, que guay.

Este de aquí es la Ópera, el Metropolitan.

La Metropolitan Opera, se llama. Y el de enfrente, el Ballet

de Nueva York, y este de aquí es el nuestro, donde toca

la Orquesta Filarmónica. ¿Qué llevas en la mochila?

-¿En la mochila? Pues mis dos clarinetes.

Aquí los tengo. Siempre los llevo en una mochila

para que no se note que llevo algo de bastante valor,

porque son un poco caros. Y para ir por el metro y tal

pues la gente no sabe que llevas un instrumento.

Pues aquí estamos, el en Avery Fisher Hall,

que es la sala donde toca la Filarmónica de Nueva York,

donde trabajo. ¿Y cómo entraste aquí?

-Pues vine a hacer una oposición, como todo el mundo,

para ganar un trabajo. Preparé el temario que te pedían

y vienes aquí y tocas delante de un jurado y, nada,

les gustó cómo tocaba y me ofrecieron el trabajo.

¿Y cuántos vinieron? -Creo que unos doscientos

clarinetistas que se presentaron. O sea, un montón.

Te viene de pequeñito lo del clarinete.

-Sí, sí, empecé a estudiar con mi papá.

Cuando tenía como ocho años empecé a estudiar música

y a los diez me puso el clarinete en las manos y me dijo:

"Venga, a tocar". A la banda del pueblo

y a estudiar con mi padre, que estudié

hasta que tuve dieciocho años. Mi padre, muy orgulloso de mí.

Me imagino, espero. Hola, papá.

Ahora os voy a dejar porque vamos a empezar

la segunda parte del ensayo, entonces necesito calentar

un poquillo y prepararme para el ensayo.

Música clásica.

Ya se ha terminado, nos vamos a encontrarnos

con mi mujer. Hola, un besito. -Hola.

Tú también te dedicas a la música. -Soy pianista.

Ajá. -Y mánager, también.

Ajá. ¿Mánager de él? -Sí.

-Sí. Pero eso está muy bien, porque...

-Todo queda en casa. -Todo queda en casa y es muy fácil.

-La comisión queda en casa. -Es muy fácil.

Tuve la oportunidad de tocar en la ceremonia de los Grammy.

Colaboramos en la gala y tocamos con Coldplay,

con el famoso grupo Coldplay. Fue superdivertido.

Antes de la ceremonia estábamos dentro del edificio

y subí al ascensor y me encontré con Gwyneth Paltrow.

Me impactó tanto que me quedé totalmente sin palabras.

No pude ni decir hola, me quedé ahí supercohibido.

Pero, bueno... En la orquesta donde trabajo

tenemos la suerte de que viene mucha gente famosa

a colaborar con nosotros. Por ejemplo, hicimos una vez

un concierto muy chulo de música de películas.

La primera parte la presentaba Scorsese y la segunda Spielberg.

O sea, estuvieron ahí con nosotros, tenían como un guión escrito.

Alec Baldwin, también hacemos cosas.

Jeremy Irons también ha colaborado con la orquesta.

Bueno, gente famosilla, sí.

Y ahí, si queréis, podéis ver el pedazo de edificio

que tenemos aquí. Todo el mundo lo conoce,

pero verlo de verdad es otra cosa.

El Empire State es el edificio más emblemático quizá del mundo,

no sólo de Nueva York. Ahora vamos a subir,

y hoy hace un día increíblemente fantástico para ver las vistas.

O sea, que lo vamos a disfrutar.

Este edifico tiene creo que 102 pisos.

Ahora estamos subiendo con el ascensor

y vamos a subir hasta el piso 80. Y notas como los oídos

están empezando ahí a la presión.

Llevo once años viviendo aquí y he subido un montón de veces.

Cada vez que vienes a este sitio es como que te sobrecoge un poco.

¿Cómo es vivir en Nueva York? -Cuando llegué me costó

un poco adaptarme, porque yo soy... siempre he vivido

en Mallorca, una ciudad pequeña, somos muy tranquilos

los mallorquines, pero al final, cuando llevas un tiempo

trabajando es lo mismo: me levanto por la mañana,

ahora que tengo familia llevo a las niñas al cole,

trabajo, hay que hacer la compra... Lo de que la ciudad

es muy estresante sí, puede que lo sea,

pero al final haces tu vida. -Te acostumbras.

-De verdad que te acostumbras.

Lo que vemos allí, hacia el sur, es Brooklyn,

y esta parte un poco más hacia nuestra altura y al norte

es Queens. Todo esto lo llaman el Midtown,

o sea, la parte central de la ciudad,

donde está la concentración de rascacielos más grande.

Esta vista quizá para mí es la más bonita.

Toda la parte del sur, con los nuevos edificios

que se han construido después del desastre

del 11 de septiembre horrible, y ya casi están terminando

el rascacielos que están haciendo.

Y, ahora, pues nada, vamos a subir a casa

y así conocéis a las peques. ¿Vale? Venga.

¿Qué tal? -Bien.

Qué guapa te has puesto. ¿Cómo te llamas tú?

-Patricia. ¿Tú sabes tocar?

¿Nos lo enseñas?

Piano.

Aplausos. Muy bien.

¿Quién te ha enseñado? -Mamá.

Es una canción de ella cuando era pequeñita.

-Es la primera canción que estudié yo de pequeñita.

¿Y te gustaría que ella siguiera tus pasos?

-No. (RÍE) Bueno, sí, me encantaría

que aprenda, y por eso le estoy enseñando,

y además le gusta y disfruta un montón,

pero es muy duro. Tú cuentas, ¿vale?

-Uno, dos, tres...

Villancico.

-Aquí está mi madre, ha venido de visita.

-¿Cómo estáis? Feliz Navidad. Muchísimas gracias.

¿Tú qué tal, por aquí, por Nueva York?

-Cortando queso manchego. (RÍEN)

¿Y cómo llevas lo de que la hija y las nietas estén en Nueva York?

-Ya me voy acostumbrando. Sí.

-Pero muy bien, muy bien. Pues tiene muy buena pinta

todo esto que estás preparando. -Pues ánimo, ánimo.

Quiero que le eches un vistazo a esto.

-¿Y esto? -A ver...

-¡Hola! -Os queremos mucho

y os echamos mucho de menos. -Os enviamos muchos besitos

desde Mallorca y esperamos que tengáis felices fiestas.

Bon Nadal!

-Voy a llorar.

(RÍEN) -Qué barbaridad.

-A ver, a ver. -Mira.

-Los abuelos. -Los abuelos nos han enviado

un vídeo. -¡Feliz Navidad!

¿Te ha gustado, Pascual? -Mucho.

Yo antes diciendo: "Mi familia no sabe nada,

no les he dicho nada para que sea sorpresa".

Y vaya, me las has metido bien. (RÍEN)

-Bueno, pues estamos en el famoso club de jazz en Lincoln Center.

Esto es como si fuese un poco un paseo de la fama,

entre comillas, con fotos de la gente más famosa

del mundo del jazz.

Jazz.

-El jazz nació aquí. Bueno, en New Orleans,

pero en Harlem y toda la parte del norte de la isla,

que es de mayoría de gente de color, el jazz es una cosa

muy arraigada, la gente lo disfruta de una manera muy especial.

Más que en otros sitios, me imagino.

Aquí pasan todos los mejores artistas.

Tanto de jazz, como de clásico, de teatro, de todo.

Esta ciudad es como el mundo en pequeñín.

Entonces todo pasa por aquí. La verdad es que estar aquí

para mí ha sido increíble, porque me ha dado la oportunidad

de trabajar a un nivel mucho más alto

del que estaba acostumbrado y de conocer a gente importantísima

en mi campo. Para mí Nueva York,

no sólo por el trabajo, como ciudad creo que es la mejor

ciudad del mundo, la verdad.

Jazz.

(APLAUDEN)

-Somos jóvenes todavía y hay que aprovechar

la oportunidad tan grande que nos entienda esta ciudad

y este país. De momento, volver no lo tenemos pensado.

Os dejamos disfrutando de la noche y gracias.

-Muy bien. -A vosotros.

-Un abrazo. Que os vaya muy bien.

-Vale, gracias, hasta luego.

Cristina nos invita hoy a vivir algo único como es

una misa de gospel en pleno corazón de Harlem.

Buenos días, Cristina. -Buenos días, ¿cómo estás?

Muy bien, ¿y tú? -Muy bien.

Os he traído a una misa gospel. La palabra gospel

viene de una palabra inglesa que significa "palabra de Dios".

¿De qué parte de España eres? -Soy de Barcelona

y llevo aquí diez años. Estoy casada con un americano

y tengo cuatro hijos. Ajá.

-Y, bueno, en un ratito los conoceremos a todos.

¿Vamos a ver antes el gospel? -Sí, vamos a ver el gospel.

Gospel.

Es increíble.

Gospel.

-Estos son cristianos, son metodistas cristianos,

no católicos. La música gospel era una música

que estaba... que está arraigada en lo que los africanos

sufrieron de haber sido arrancados de su tierra

y deportados aquí, a América.

Gospel.

(APLAUDEN)

-La misa gospel ha estado muy bien. Ahora nos vamos a conocer

a mi familia.

Hemos venido al Botanical Gardens de Nueva York, en el Bronx.

Es uno de los lugares preferidos de mi familia,

venimos aquí cada año. Aquí tenemos a Creck,

el papá de la familia. Hola, Creck.

-Hola. ¿Cómo estás?

-Bien, ¿y tú? ¿Hablas español?

-Un poco. Entiendo todo español y...

Ajá. -No practico mucho y... hablando.

-Sandy... Hola, Sandy.

¿Qué tal, guapa? -Ella es la segunda empezando

por arriba, porque la mayor la tenemos estudiando en España.

En su lugar tenemos a mi sobrino Dani.

¿Qué tal, Dani? -Bien.

Choca. ¿Cómo estás? -Muy bien.

-También tenemos a Matthew. Ven, Matthew.

Y María, que es la pequeñita. Qué guapa, María.

Qué bien estás ahí, ¿eh? -Vine con la idea

de aprender inglés y aprenderlo a hablar,

a escribirlo mejor, y luego volver a Barcelona

y seguir mi vida allí. ¿Qué pasó?

-Pues, nada, que este americano me robó el corazón.

Un día pidió para casarme aquí, en Nueva York, en Central Park.

¿Ah, sí? -Como mis padres estaban aquí,

Creck aprovechó y me pidió la mano. Qué tradicional.

-Sí, sí, sí, sí, sí, exacto, muy tradicional.

Él viene de familia italiana, o sea, que el tema de familia

y tradiciones está muy arraigado en su familia.

Vamos, María, ¿vamos a ver los trenes?

Venga, ya verás qué chuli. Bueno, esto es un trabajo

de taller en el que intentan replicar muchos de los edificios

importantes de Manhattan. Pero fijaros cómo están hechos

con frutos secos, los tejados, las ventanas...

Trozos de corcho. Cada año venimos a esto.

A este show, a verlo.

Bueno, aquí tenemos Saint Patrick, la catedral.

Nos encanta ir a Saint Patrick. Aquí tenemos el Chrysler Building.

El Empire State y, luego, aquí debajo,

tenemos el New York Stock Exchange, la bolsa.

Es una obra de arte. Increíble. Una pasada.

¿Se vive una gran Navidad con niños?

-Yo creo que los niños siempre facilitan estas cosas.

Y ponerte en la mentalidad de un niño siempre ayuda a vivir

las cosas con una inocencia, ¿verdad?, más pura,

lo disfrutas todo más, no te quejas...

El Jardín Botánico es muy familiar. Muchas familias vienen aquí

a pasar el día. Es una ciudad buenísima

para tener hijos. Lo bueno de aquí es que los horarios de trabajo

son más condensados, entonces un padre de familia

puede llegar a casa antes de lo que llegaría en España.

¿Qué hacen aquí, Cristina? -Aquí están decorando

unas galletas de jengibre. En esta zona siempre tienen

actividades para niños, ya sea decorar galletas,

ya sea picar nueces, rascar canela...

¡Muy bien!

Ha decorado una galleta. Y María se la está comiendo.

¡Muy bien, tú eres la más lista! -Primero frosting.

Ahora, ponle los ojos. Muy bien.

Muy bien. -¡Muy bien!

Un diez, Sandy.

Aquí tenemos casas de jengibre. Bueno, de verdad,

que te las puedes comer. Son típicas de aquí.

Sobre todo de esta época del año. Esto sería como las monas

de Pascua, ¿no?

Qué bueno, están para comérselos. Qué bonitos.

Se te cae la baba, ¿eh? -Se me cae la baba,

se me cae la baba. No es siempre así, pero, bueno,

la vida todo tiene bitter sweet, ¿no? Dulce y amargo.

Pero los dulces, bueno, sobrepasan a los amargos.

Ahora os llevamos a la American Girl Doll,

que es una tienda de muñecas, como esta, la que tiene Sandy,

y os va a impresionar, porque son cuatro o cinco plantas

de tienda de muñecas.

Aquí es donde sientan a la muñeca y, claro, si el pelo lo tiene mal,

hay que llevarla a la peluquería, como a una niña de verdad.

¿Cómo lleva el pelo? -Mal.

¿Lo lleva bien o no? -Mal.

-Esperad, que veáis el resultado.

Son únicos los americanos en montar cosas de este tipo.

No sólo te vendo la muñeca, te vendo la muñeca

y te lo ofrezco todo, todos los servicios te los ofrezco.

Esto lo hacen para las niñas pero un poquito también

para las madres. -Sí.

(RÍE) Sí, las madres somos las primeras

que lo disfrutamos. Y, sobre todo, ver a nuestras hijas

disfrutar tanto, es lo que más nos gusta.

Qué bonita. Gírala, para que vean. Qué guapa te la han dejado.

-Ahora vamos a tomar té con las muñecas.

Esto es American Girl Tea Time. Esta es la silla especial

para la muñeca.

Ahora que vendrá María, le han traído una bebita para ella.

Esto es una experiencia única. Sandy ya está arreglando

a las muñecas, les está poniendo el vestido

de gala. Muy guapa te ha quedado.

-Oh...

Guau... Me lo paso mejor yo que ellos. Míralos.

Oye, ¿y a la muñeca no le das nada, Sandy?

Cógele algo y dale a la muñequita. -Muffin.

-¿Una muffin?

Ya estamos en casa. Venga, adelante.

Decoramos así, cada año, el Belén, el árbol...

Es muy típico, ¿no? -Muy típico.

Y Santa deja cositas dentro de cada calcetín.

-El mío es este y el de mi hermana este.

-Mira, este es el mío.

Y el del jefe de la casa, el de Creck es este.

¿Y quién es el que se ha portado mejor?

-Yo. -Yo.

-Yo. (RÍE)

-No, yo. -No, yo.

-Todos. Y en Fin de Año, en Nochevieja,

¿también os juntáis aquí? -Tenemos tres amigos españoles

con los que nos juntamos a hacer Fin de Año español

a las 6 de la tarde. Conectamos TVE.

Muy bien. -Tomamos las uvas a las 6.

Una vez estos están agotados los ponemos a dormir

y los adultos celebramos el Fin de Año de Nueva York.

Lo de sentarnos aquí, encender el fuego

y sentarnos aquí es algo que hacemos muy a menudo.

Nos encanta apagar un poco las luces, dejar el fuego...

Y hace hogar, un montón de hogar.

En Navidad cantamos villancicos.

Una, dos y tres.

Campana sobre campana

y sobre campana una,

asómate a la ventana,

verás al niño en la cuna.

¡Muchas gracias!

¡Adiós, adiós!

En el mercado de granjeros de Union Square

nos vamos a encontrar con un enamorado de Nueva York.

Muy buenas, Kike. -Muy buenas.

¿Qué te trajo a Nueva York? -El amor a Nueva York. Me encanta.

Tengo aquí un hotel, en Nueva York, y vengo una vez al mes.

Soy hiperactivo y hago muchas cosas y en Nueva York

siempre hay cosas para hacer. Cuando terminemos el día

vais a acabar agotados conmigo. (RÍEN)

-Mira, esta es Union Square. Ajá.

-Es una de mis plazas favoritas. En el año 76 empezaron a hacer

un mercado local. Son todos productos naturales,

buenos, orgánicos, muchísimos de ellos.

Empezó a crecer y ahora es para mí el mejor mercado

de Nueva York. Es una tendencia que crece mucho

a buscar las cosas que son ecológicas,

que contaminan menos, cosas orgánicas más sanas.

Fíjate que pensamos que sólo comen hamburguesas.

-Qué va, aquí en Nueva York puedes comer la mejor comida,

española, la mejor italiana, los mejores restaurantes del mundo

están en Nueva York. (HABLAN EN INGLÉS)

-Le pregunto que si manzanas y peras y me dice

que sólo calaveras humanas. (RÍEN)

(HABLAN EN INGLÉS)

Hum... (HABLAN EN INGLÉS)

-Eso son mermeladas. -Mermeladas.

-Mermeladas. -Mermeladas.

-Siempre con fruta local, todo de la zona,

sembrado por ellos mismos. (HABLAN EN INGLÉS)

¿Le vas a poner mostaza a la manzana?

Muy bien, Kike. -Hum...

Buenísimo. Aquí tienes el producto de verdad,

sabes que es de buena calidad.

(HABLA EN INGLÉS) -Es miel que habéis producido

en el tejado de vuestros edificios.

(HABLA EN INGLÉS) -Ah, fantástico.

Si miras allí dice que tiene dos cajas allí que es donde tiene

el panal. -Esta miel es de mayo

y esta miel es de octubre. -Ah, qué bueno.

-Las dos son de la ciudad. -De la ciudad, de los techos.

-Y tenemos de Brooklyn, del Bronx, de Southern Island,

de Union Square, allí nomás. -Esas de allí arriba.

-Sí. Niño, enhorabuena, me encanta. (RÍE)

Hola, chicos. Este es mi hotel. Grace, de Nueva York.

Como veréis, el lobby es una piscina.

¿Qué hacías tú antes de dedicarte a los hoteles?

-Antes fui jinete profesional. Estuve en tres olimpiadas,

he sido cinco veces campeón de España,

y me dedicaba a negocios inmobiliarios.

Vaya cambio de vida pegaste tú, ¿no?

-Antes era lo mismo, viajaba sin parar

y ahora sigo viajando sin parar. Antes era por mis caballos

y ahora es por mis hoteles. Vamos, os voy a enseñar

una habitación, que es mi favorita.

Que es la habitación

con cuatro literas. ¿Qué cuesta dormir aquí?

-Esta está como en 220 dólares. Este hotel tenemos una ocupación

casi del 93% al año. La ocupación media en Nueva York

puede estar en 87, 88, 89%, que es altísimo

para cualquier ciudad, y encima cara.

Os dejo, porque me voy a ir a cambiar.

Tengo una sorpresa para esta noche que es muy divertida

y os va a hacer mucha gracia. Nos vemos luego.

Hasta luego. Adiós.

Kike, hola de nuevo. -Hola, chicos, ¿cómo estáis?

¿Qué tal? -Bien, aquí, en Times Square,

en el centro del mundo, el centro de Nueva York.

Mis chicos. La directora... (JALEAN)

¿Y por qué van tan guapos? -Estamos preparando el vídeo

de felicitación de Navidad a todo el resto del equipo,

que somos casi quinientas personas, y vamos a cantar un villancico.

Lo estamos grabando y este señor es el cerebro de todo eso,

así que os vamos a dar un poquito de vergüenza,

porque vamos a... ¿Empezamos? (HABLAN EN INGLÉS)

Villancico en inglés.

¡Eh!

-Bueno, lo que me faltaba. La corona.

(RÍEN) -¡Viva "Españoles por el mundo"!

(HABLA EN INGLÉS) ¡Uh!

-Nueva York es una maravilla. Nueva York pasa de todo,

y la gente va a su... Con tal de que respetes a los demás

ellos te respetan a ti. Almu es nuestra top model

española en el mundo que vive aquí, en Nueva York.

Ella, como lleva más de diez años es neoyorkina.

-Ya me considero neoyorkina. Para mí es la ciudad.

Para lo que me dedico y todo es una ciudad llena de energía,

te inspiras continuamente con lo que pasa en las calles...

No te puedes aburrir. Y siempre te está inspirando,

que es muy bueno. -En Times Square ahora son las 7

de la tarde, pero estás a las 4 de la mañana

y hay gente. Nueva York está abierta

y está funcionando veinticuatro horas.

Nueva York es un sitio para ver lo que se está cociendo,

las nuevas tendencias en decoración,

lo que se va a llevar en música, en ropa, en decoración.

Cuando vengo a Nueva York procuro empaparme de todo

porque lo que sale en Nueva York, a los dos, tres años llega al resto

del mundo. -Es donde está la gente

más preparada y donde viene a mostrar lo que vale.

Es el sitio donde debes estar. Como llaman ellos: the place to be.

-The place to be: el sitio para estar.

(RÍE)

Almudena, ¿te veremos en España? -Me veréis, me veréis.

¿Qué proyectos tienes? -Ahora mismo estoy trabajando

en un proyecto sociomedioambiental en el que mezclo el surfing,

el surf, con la educación medioambiental para los niños

necesitados de la costa del Pacífico de Centroamérica.

Ha sido un placer, muchísimas gracias

y muchísima suerte. -Muchas gracias, igualmente.

Pasadlo muy bien. -Te quiero.

-Y yo. Hasta luego, cariño. ¡Hasta luego, chicos!

-Os he traído a Rockefeller Center. Es el árbol más grande del mundo.

Tiene veintiséis metros. Y creo que tiene

cuarenta y cinco mil o cincuenta mil bombillas.

Ha sobrevivido al Sandy. En Estados Unidos le hacen mucha

historia: el árbol, en encendido, la Navidad. Lo viven.

Y esta es la pista de patinaje que ponen.

Puedes alquilar los patines y ponerte a patinar.

Apetece, ¿eh? ¿Te animas?

-No, si tengo el pie roto. ¿Qué te ha pasado?

-Me rompí el pie, así que estoy cojito, no puedo.

Y como os conozco me lo he puesto, pa no hacerlo.

(RÍEN) -La primera vez que vine aquí

fue con cuatro años, que me trajeron mis padres.

Hace treinta y pocos. (RÍEN)

¿Para cuándo traerás a tu hija por aquí?

-Pronto, pronto. Tengo unas ganas de traerla

y patinar con ella ahí. Imagínate. ¿Y qué le pides al 2013?

-Que salgamos de esta crisis, que haya más empleo, más trabajo

y que se apoye a los emprendedores en España.

Ha sido un verdadero placer, te dejamos aquí,

en Rockefeller Center. -Me encanta.

Espero que os haya gustado mi Nueva York

y mando un beso muy fuerte a Charly y a mi Aitana.

Feliz año. Muchísimas gracias.

-A vosotros. Cuídate mucho.

Españoles en el mundo - Navidad en Nueva York

25 dic 2012

Vivimos la Navidad de Nueva York. Visitamos el árbol del Rockefeller C., Bryant Park, El Lincoln Center, Union Square, disfrutamos con el jazz, el Gospel.

ver más sobre "Españoles en el mundo - Navidad en Nueva York" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Navidad en Nueva York"
Programas completos (266)
Clips

Los últimos 2.087 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos