Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5331820
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 129 - ver ahora
Transcripción completa

se han enviado estos mensajes.

¿Estás lista?

¿Para qué? Para hablar conmigo.

Y para que te cuente por qué hice lo que hice.

No tengo nada qué hablar contigo.

Aparece de repente como si nada y tú caes en su trampa.

¿Es tan raro que quiera conocer a mi madre, es tan raro?

¡Hijo!

¿Puedo abrazarte?

-Sí.

¿Por qué lloraba mi hija?

-Porque Ángel ha despertado del coma.

¿Se lo has contado? No sabes cómo se puso.

Te dije que no se lo contases a nadie.

Cárol me lo ha contado. Cómo la presionaste.

Te preocupa lo que Ángel pueda contar de ti.

Malas noticias.

Los mensajes de correo se enviaron desde la cuenta de tu padre.

Crees que vive de esto. No estoy segura.

Hace poco detuvieron a una mafia que se dedicaba a esto.

Fingir accidentes para cobrar el seguro.

Va a ser difícil de demostrar.

A ver si tenemos más suerte.

¿Cómo no hemos llevado un caso juntos?

Jorge.

Ángel me dijo que no me fiara de Francisco.

Y que me iba a contar toda la verdad.

¡No lo entiendo! ¿En qué estabas pensando?

¿Qué pasa? -Nada.

Es personal.

He visto a Francisco y no me ha gustado lo que he visto.

Me voy del bufete.

Y me voy a llevar a mis clientes.

¿Te han hecho una oferta? No.

Pero te la voy a hacer a ti.

Tu padre no puede estar.

No, es innegociable.

Pues está todo dicho.

Gracias.

Era el padre de Ángel.

Ha empezado a hablar.

Los médicos dicen que se recuperará.

Un brindis por Ángel.

Por Ángel. -Por Ángel.

¿Se puede?

¿Qué haces? ¿Es lo de mamá?

Sí.

No sé, le estaba dando vueltas a...

cómo sería nuestra vida si ella no hubiese desaparecido

de un día para otro.

Me acuerdo de cuando me subía a sus rodillas.

Y empezaba: aserrín, aserrán. Sí.

Lo cantaba, pero es imposible que te acuerdes.

¿Cómo que no? Te lo acabo de decir.

Te acuerdas porque te lo he contado un millón de veces.

Por eso te acuerdas.

Porque eras un moco así de pequeño.

O sea, que no tengo recuerdos de ella.

No.

Igual tienes razón.

Creo que me he pasado años de mi vida

inventando recuerdos de cosas que no existían.

Decía: ¿cómo será tener una mamá?

Ven aquí.

Yo, Luis, lo hice lo mejor que pude.

Lo hiciste muy bien.

Sobre todo, cuando nos quedamos solos.

Sí, fue...

fue progresivo. Primero, éramos cuatro.

Luego, pasamos a ser tres, dos...

Y, al final, yo sola.

Tú también te has ido.

Pero ahora estoy de vuelta, hermanita.

Y...

¿te vas a volver a Alemania?

Me he dado cuenta de que estoy muy solo.

Y de que la familia la tengo aquí, que es lo que importa.

Gracias.

Y ahora somos dos.

Pero...

igual somos tres, está Marcos.

Está Marcos también.

¿O no?

¿No?

Igual somos cuatro. También está mamá.

Sí.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Hola. -Buenos días.

(PIENSA) "Te dije que dejaras en paz a mi hija".

-No la pienso dejar sola, y menos con gentuza como tú.

-Eres un pobre desgraciado.

-Francisco, voy a llegar hasta el final.

Caiga quien caiga. -¡El que va caer vas a ser tú!

¿Qué buscas? ¿Se puede saber qué buscas?

Esto es un suicidio. -Quiero salir

de todos estos chanchullos. Y empezar a vivir con tu hija.

-¿Te has vuelto loco? ¿Has perdido el juicio?

Anda ve y cuéntaselo.

Le va a encantar. Te va a querer eternamente.

-Adiós, Francisco.

Imbécil.

(Móvil)

Hombre, Francisco.

Justo estaba pensando en ti.

¿Te acuerdas del sitio donde comíamos las ostras buenísimas?

Hace algunos años.

-Eso hace muchos años.

-¿Unos quince años?

-¿Nantes?

-Es verdad, el Nantes. Lo voy a apuntar.

¿Crees que sigue abierto esto?

-Lo ignoro. Escucha, Efrén.

-Dime.

-Tenemos un problema.

-¿Qué ocurre?

-Ángel.

Se ha despertado.

Hola, Jorge.

Hola.

Jesús todavía no ha llegado.

Cuando venga nos reunimos con él y le comunicamos la decisión.

Muy bien.

No me han podido pasar más cosas esta semana.

¿Cómo vas con el caso? ¿Qué tienes?

Los destinatarios del chantaje son de lo más variopinto.

Pero todos tienen una cosa en común.

Que han sido juzgados por mi padre y la causa se sobreseyó.

¿Y pasa en todos los casos? En todos.

Además, coindicen en otra cosa.

¿El qué?

Que todo apuntaba a su culpabilidad.

Fuese cual fuese la acusación. Fueron declarados no culpables.

¿Y por qué?

Por insuficiencia en las pruebas de cargo.

Mi padre siempre ha sido de los que,

ante la duda, ha preferido dejar a un culpable fuera

que encerrar a un inocente.

No sé, pero pensando en quién se está pudiendo jugar tanto,

creo que puede ser alguien de dentro.

¿De dentro de dónde?

Del mismo juzgado.

¿Y eso por qué lo piensas?

Si las víctimas de ese chantaje han sido encausadas

en el juzgado de mi padre,

sus datos están en los expedientes, que a su vez están en el archivo.

Y a ese archivo, cualquier funcionario

que tenga plaza en el juzgado

podrá acceder sin ningún problema.

Secretarios judiciales, ordenanzas, administrativos, en fin.

Sigue por esa línea porque es muy buena.

Quien haya montado todo esto tiene que culpabilizar a tu padre.

Seguro que tienes razón.

Pero ahora mismo no tengo tiempo de investigar.

Y me da pena que mi padre no me lo haya contado antes.

No te habrá dicho nada por su orgullo de padre.

Que no, Jorge.

Que lo que no ha querido es salpicarme.

No lo sé. Me resulta complicado meterme en la cabeza de mi padre.

¿Cuál es el siguiente paso?

Mañana es la vista de instrucción.

¿Cómo la llevas? ¿Qué te falta?

Tengo que revisar las cámaras de seguridad.

Es la única baza que tengo hasta mañana.

Ya ha llegado Jesús. Pues venga, cuanto antes.

Hola, Jesús. -Buenas.

Hola.

Hola.

Reunión de pastores, oveja muerta.

-¿Qué?

-Nada, un dicho de mi abuela.

Una mujer muy sabia.

Me vais a dar malas noticias, ¿verdad?

¿Me equivoco?

-Bueno, pueden ser malas

o buenas, si te unes a nosotros.

-¿Os vais?

¿Qué ha pasado para que cambiéis de opinión?

-Tu padre.

Eso es lo que ha pasado.

-Yo no le voy a abandonar.

Y no lo voy a hacer

porque estáis siendo muy injustos con él.

Jesús, no lo ves con claridad porque te está manipulando.

Al único que están manipulando es a ti.

Y te estás volviendo paranoico.

¿Paranoico?

¿A quién mintió tu padre a la cara?

¿A quién le enseñó documentos con firma falsificada de mi padre?

¿Quién quiso imputar, después de muerto, a su amigo?

Te recuerdo que mi padre ha pagado con la cárcel por eso.

Pues no es suficiente.

Quedan todavía muchas cosas sin pagar.

Por ejemplo, el infarto de tu padre.

No, el asesinato de mi padre.

¿Y eso quién lo dice?

Que yo recuerde, el juez no lo dijo.

Y la policía tampoco.

No, lo digo yo.

Lo dices tú,

que tienes comida la cabeza por Victoria, que solo quiere venganza.

Muy científico todo, sí, señor.

¿Tú te vas a dejar arrastrar por la obsesión de Jorge?

¿No te das cuenta que no tiene fundamento?

-Sabes que te quiero mucho.

Por eso, prefiero ser sincera contigo.

No sé, es que a medida que pasan los días y observo a tu padre,

me doy cuenta de que es capaz de todo.

-¿De todo?

-Y de todo lo peor, para ser más exacta.

Y no quiero compartir empresa con él.

Y es más, tampoco quiero compartir techo.

-Pues bajo este techo está mi padre.

Bajo este techo empecé mi carrera y bajo este techo seguiré.

Creo que si seguimos hablando, lo único que vamos a conseguir

es discutir y no llegar a nada.

Muy bien.

Ya habéis tomado vuestra decisión, solo hay que comunicarla.

Y los trabajadores merecen saberlo antes de que corran bulos.

Muy bien.

Perdonad, un momento. ¿Os podéis ir acercando, por favor?

Queremos comunicaros algo.

Han surgido diferencias entre los socios.

Y hemos tomado una decisión bastante drástica.

Continúa, porque a fin de cuentas, es una decisión vuestra.

-Jorge y yo abandonamos el bufete y montamos uno propio.

-¿Cómo nos afecta a nosotros?

Nos gustaría que no os afectara en nada.

Pero, al separarnos, cambios va a haber.

-¿Va a haber despidos?

-En principio, no.

-Si se divide el bufete, también se dividirán los clientes.

Por lo tanto, habrá despidos. -Podría pasar, sí.

Queremos que sepáis

que sois tremendamente valiosos para nosotros.

Por eso, vamos a intentar que entre los dos bufetes,

nadie se quede sin trabajo.

De todas maneras, tranquilidad. Aún no hay nada decidido.

Os iremos informando a medida que tomemos las decisiones.

-Os quiero dar las gracias por la dedicación

y entrega durante todos estos años.

Y, sobre todo, por la calidad humana.

Es lo mejor que me llevo de este bufete. Muchas gracias.

Muchas gracias.

Lo he intentado, he hecho lo que he podido, pero nada, papá.

Lo siento, se van. -Ven aquí, ven aquí.

-¿A qué viene eso?

-Sé que querían dejarme fuera.

Y tú has estado ahí, conmigo.

-Es lo justo, ¿no?

-Sí, pero has estado ahí, ahí.

-Te acusan del asesinato de Felipe.

-¿Me crees capaz de hacer algo así?

¿Me crees capaz? Soy tu padre, jamás te mentiría.

¿Qué hacemos? Estamos solos. -Ya.

Vamos a refundar este bufete.

Y el apellido Zabálburu va a brillar más que nunca.

Yo, con mi experiencia. Y tú, con tu juventud y empuje.

-Mi empuje.

¿Qué empuje? Si ya me conoces.

¿Qué? -Siempre dices que yo no...

-Que no, eso era antes.

Te he visto delante de la gente.

Jamás he estado tan orgulloso de ti.

De mi hijo.

Se veía venir. -Lo verías tú, yo no.

-Tampoco hace falta ser un lince, miradas, palabras...

-Después de visto, todo el mundo es listo. No te flipes.

-Perdona, pero yo las jugadas estas me las huelo.

-Las sucias, las que más. Es lo que mejor se te da.

A ti no hay quién te pare.

-No, y cuando me pongo nerviosa, solo quiero trabajar.

Y prefiero que me vean ocupada.

-A mí ya me da igual. Estoy fuera seguro.

-¿Por qué dices eso?

-La líe con don Francisco.

-¿Qué pasó? No exageres.

-No soy exagerada.

-No sé. ¿De verdad?

¡Huy! ¿qué pasa aquí?

Casi te encuentras con el chiringuito cerrado.

¿Qué? Los jefes se separan.

¿Cómo? -Sí.

Por un lado, Jorge y Carlota. Por el otro, los Zabálburu.

¿De verdad? ¿Y cómo ha sido eso?

-Parece ser que han terminado a tortas.

¿Lo han dicho de repente? No me lo puedo creer.

No sé y...

¿Qué harán? ¿Se dividirán los clientes?

De momento, se reparten el personal entre las dos partes.

¿Cómo no me ha dicho nada don Francisco?

Espero que no hagan una limpia.

Espero que todos tengamos trabajo.

Sí. -Es normal que os preocupéis.

Yo también lo estaría.

-¿Tú no lo estás?

-No, Carlota me necesita. Donde vaya ella, iré yo.

-¿Qué pasa aquí?

¿Os podéis poner a trabajar, por favor?

Hay muchos casos pendiente. Y este bufete no ha cerrado.

Cárol, Charly, a mi despacho, por favor.

Madre mía.

Y encima, tengo que cambiarlo todo.

Había puesto a Jorge con don Francisco y a Carlota con Jesús.

Sentaos, por favor.

Espero que no estéis muy liadas. Necesito que hagáis un trabajo.

-Estábamos organizando unas cosas.

-Da igual. Esto tiene prioridad.

Quiero que visionéis estas imágenes a fondo.

Y que no me preguntéis cómo las he conseguido.

-¿Qué buscamos?

-Gente.

Entradas y salidas al archivo de los juzgados.

-Pero ¿eso el legal?

-Digamos que no es ilegal,

no hemos robado las imágenes.

No se lo decimos a nadie, ¿no? -Exacto.

-¿Son muchas horas?

-Bastantes, sí.

-¿Para cuándo lo necesita?

-Para mañana.

Cotejad entradas y salidas con las fechas de estos correos.

-¿En qué sentido?

-Quiero que cotejéis el envío de estos correos

con la entrada sistemática de estas personas en el archivo.

-Eso es lo que hacemos aquí con las facturas.

-Exacto.

¿Os queda claro?

Sí. -Bien.

Ahora os lo envío. Muchas gracias.

-Gracias.

Esto, hay que tener cuidado. Es como una relación.

Los componentes tienen que tirar al mismo lado.

Si no, la cosa no funciona.

El símil con la relación está muy bien.

Pero para empezar, esto es una relación a tres.

Como siempre, ¿no?

Sácame el cuchillo de la espalda. (RÍE)

No. Lo que te decía.

Es una relación que está rota. Sin solución.

Ya. Hay que hacer las cosas bien.

Repartirse las cosas y en eso estamos.

Que me rebajes a cosa es fantástico.

Tú no eres una cosa.

¿Qué soy? Eres una abogada maravillosa.

Un amiga increíble.

Y una pieza fundamental en el nuevo despacho.

Sigue, por favor.

Con estilazo, simpática, graciosa, un poco loca...

Bueno, ya.

Maravillosa, en general.

Ya. ¿Entonces, qué?

¿Cómo no me voy a ir contigo?

Dónde sea.

¿Sí? Claro.

Pues bienvenida.

Gracias.

Es un auténtico jeta

dedicado al deporte de riesgo.

Se deja atropellar para cobrar el seguro.

Lo que hacen algunos para no trabajar.

Ya. ¿Estás seguro? Segurísimo.

Este es el informe de la fiscalía, mira.

Rubén Escribano consta en expedientes por casos similares

en, al menos, ocho comunidades.

Aragón, Cantabria, Andalucía, Región de Murcia y sigue.

Madre mía. Menuda pieza.

¿Sabes lo que hace el tío?

Ha viajado por medio mundo gracias a las indemnizaciones.

Trabajar no ha trabajado ni un solo día en su vida.

No consta ni un día de afiliación a la Seguridad Social.

Ni en el régimen de autónomos, ni en el general, nada.

Pues todo esto cambia las cosas. Cambia completamente todo.

¿Estás contenta?

Sí. Sí.

¿Se lo dices tú a tu madre?

¿Yo? Claro, se va a poner contenta.

Pero tú eres su abogado.

Pero si se lo dices tú...

Perdona que me meta, pero si se lo dices tú,

es una buena excusa para acercaros la una a la otra.

Os puede venir bien a las dos.

Sí, puede ser. Gracias. Sí

Lo dejo en tus manos, ¿vale?

Pues nada.

Que todas las noticias que tengas que darme sean así de buenas.

Ojalá.

Pero no todas lo son.

Quiero decir, que hay

noticias malas también.

Y seguro que estás al tanto de todas.

Sí. Ya.

Y supongo que sabes...

Estás informada de todo. ¿Me equivoco?

No, no te equivocas. Vale.

La versión de Jorge la conoces.

Si quieres, te doy la mía.

No, Jesús. Prefiero darte mi versión.

Ven.

Ven, ven. Ya me hago a la idea.

No te preocupes. Ya.

Quiero que sepas que dentro de todo lo que está pasando,

que...

hay un sitio para ti en todo esto.

¿Qué quieres decir? Que...

Que aunque Jorge y Carlota se vayan donde quieran,

las siglas del bufete, L y D,

aunque nos quedamos sin esas siglas,

el... no, no, espérate aquí.

Aunque nos quedemos sin la L

y la D de nuestras siglas, porque se van,

el bufete Zabálburu seguirá adelante y ahí es donde quiero

que haya un sitio para ti.

Ah.

No sé, no me esperaba todo esto, Jesús.

Muchas gracias. A mí no me lo agradezcas.

Te lo tienes que agradecer a ti misma.

Te lo has trabajado de verdad.

Y has demostrado con creces tu valía

el tiempo que has estado aquí.

Quiero que haya un sitio para ti y un sitio mejor.

También te mereces eso.

Entonces, lo que me propones es...

Te propongo que si quieres,

te incorpores como letrada

en la nueva etapa de Z, Z, Z, Z...

(RÍE) (RÍE)

Zabálburu, Zabálburu, Zabálburu. Sí.

Tampoco suena mal. No.

Está bien.

Bueno, y algún día, igual Zabálburu Rojas Zabálburu.

¿No? Sí.

Me emociona mucho todo lo que me dices y no sé si me lo merezco.

Pero bueno, eh...

Por otro lado, está Jorge.

Sí, lo sé. ¿Y?

Contaba con eso. Ya, y bueno...

Sabes el vínculo que tenemos

él y yo, ¿no?

Ya.

Que me parece bien.

Para mí no es un obstáculo. ¿Lo es para ti?

Siempre he pensado que eres muy generoso.

Y...

Muy buena persona. Bueno.

Pero... No, no, no me contestes ahora.

Prefiero que lo pienses.

Si contestas ahora, dirás que no.

Piénsatelo,

medítalo y ya me dirás algo.

Y quiero que pienses también en otra cosa.

Piensa que te fueras con Jorge,

pongamos que te vas con él.

¿No te quedaría la duda de si te da el puesto porque...

porque tienes una relación afectiva con él?

Y no por méritos profesionales, que es de lo que se trata.

Y eso aquí no te pasaría. Sabrías que estás

por tu trabajo.

¿No?

Sí, claro.

Lo voy a pensar.

Piensa, piensa lo que necesites.

Bueno, gracias.

A ti.

¿Qué tal? -Bien, muy bien.

Me acaban de dar una buena noticia.

Me acaban de ofrecer otro empleo.

¿En serio? -Sí.

¿Y dejas el bufete así? Pensaba que estabas contenta.

-Estoy muy contenta. No sabes nada, ¿verdad?

-¿El qué?

-Que los socios se separan.

-¿Qué me dices? ¿Qué ha pasado?

-Pues no lo sé.

Tantos años y se separan. -¿Y quién se va con quién?

-Carlota y Jorge. Y los Zabálburu siguen aquí.

¿Y, Rodrigo? -¿Rodrigo?

Rodrigo, con su padre, que está en su zona de confort.

-Lo digo porque como es tan amigo de Jorge, igual se va con él.

-No, no tiene sentido. Bueno, que yo sepa. No sé.

Quizá. Pero no lo veo.

-Ya, bueno.

Oye. -¿Qué?

-¿Sabías que tiene novia?

-No es novia.

Es como una amiga especial.

-Es novia, yo creo. Estaban muy acaramelados.

-¿Les viste?

-Me recuerda a ti.

-Si, hombre. No.

-Sí.

-No.

-Tiene un airecillo.

-Un poco de respeto.

-Tiene un aire a ti,

no es que sea un clon.

-Ella tiene el pelo teñido.

Esto es natural.

En fin. -Sí, venga. Hasta luego.

Alba, Alba.

¿Te has enterado?

Te lo habrá dicho Jesús, pero...

que el bufete se parte en dos.

Jorge y Carlota, por un lado. Tu familia, por otro.

¿Qué vas a hacer tú? ¡Déjame en paz!

Alba, ¿qué pasa?

Ha desaparecido. ¿Quién ha desaparecido?

Ángel. Nadie desaparece de un hospital.

Se ha quitado las vías y se ha ido.

¿Le han visto?

Las cámaras de seguridad lo han visto. Estaba como loco.

A ver si le ha dado un brote psicótico.

Imagina que lo atropellan otra vez.

Tranquila, tranquila.

¿Todo bien?

Ángel ha huido.

¿Cómo que ha huido?

Se ha ido del hospital. Así, un poco loco.

¿Qué pasa? Tú no te preocupes.

Seguro que se ha ido a su casa. Voy a ir a buscarle.

Y voy a llamar a sus padres.

Bueno, tranquila.

Y digo yo,

que al final el que va tener difícil conseguir curro va a ser Ángel.

Ni con uno, ni con otros. Cállate, Daniel.

Buenas.

Aquí, con mi ensalada y nadie al lado.

¿Qué es esto?

-¿El qué?

-¿Qué ha sido de tu fuerza de voluntad?

-"I dont know". A ver si está por aquí.

Ups, no está.

¿Estás borracha? -No.

No, no. -Estás borracha.

Trae tu móvil, anda.

-¿Quieres mi móvil?

Sí. -¿Para qué?

¿Para ver mis fotos desnuda?

¿Es para eso?

¿Tienes? -Muchas, muchas.

-Berta, vamos a centrarnos.

Para que dejes de usar las redes. -Pues cógelo.

Vale, lo siento. Tienes razón.

Lo siento.

Por cierto, Macarena...

Cuántos pulpos hay aquí. Son como tú.

Muchos pulpos. -Eh.

-Sabes que se casa, ¿verdad?

-Lo sé yo y media humanidad.

-Cuatro, cinco, seis.

Nos ha dicho que los que vamos singles a la boda

vayamos con acompañante.

Porque muchos se han caído.

Muchos invitados no pueden ir. Y me da mucha pena, es triste.

Eh... -Entonces, he pensado

que a lo mejor, y solo a lo mejor,

tú y tú, y tú. -Eh....

-Puedes ser mi invitado. ¿Qué te parece?

Me encantaría. -Te encantaría.

-Pero no va a poder ser, Berta.

Igual hay alguien a quien no le encantaría tanto.

-¿Perdona?

-A ver, Berta.

Sabes que estoy con alguien. -Vamos a ver, Rodrigo.

No creo que le haga ilusión. -Vamos a ver.

Si es solo acompañar a tu amiga del alma.

A tu amiga de toda la vida para que no vaya sola

a una boda de una chica que se casa.

Eso lo entiende tu amiga, la que tienes ahora

y lo entiende media humanidad.

No pasa nada.

-No, no. Te tengo que decir que no, Berta.

No me gustaría explicárselo. -¿Lo dices en serio?

¿En serio? -No te enfades, es comprensible.

Justo ahora... -Una chica que acabas de conocer.

-La chica me importa.

Y yo no te importo. -Claro que sí.

-¿Entonces?

Pues que no sé si es conveniente. -Vale, me da igual.

-No te enfades.

-Que me da igual, que no vengas.

A ver. -¡Que me dejes!

Que me dejes.

Vete con tu chica que te importa.

-Me voy a trabajar.

Vete con tu chica. -No, me voy a trabajar.

Ponle un café. -¿Me invitas?

Venga. ¡No me toques!

Esto es como el ejército, hay soldados, capitanes y generales.

Los generales marcan la estrategia

y son los que ganan o pierden las batallas.

Así que, amigo, a ti te toca decidir con quién quieres estar.

Si te conformas con los capitanes, ahí están Leiva y Duarte.

Pero si quieres continuar con los generales,

este es tu bufete.

Así que ya sabes.

Capitanes o generales.

Tengo que atender a un capitán.

Hay que llamar antes de entrar. ¿No te lo enseñó tu padre?

A mi padre ni lo menciones.

Lo conocí antes que tú, aunque te pese.

Y más a fondo.

No he venido a hablar de él. Espero que cuando lo hagamos

sea en un tribunal contigo en el banquillo.

Pues gracias por tus buenos deseos e intenciones.

No esperaba menos de un amigo de la familia.

¿A qué has venido?

Ángel ha huido del hospital.

Pues habrá ido a comprar un diario deportivo.

Son muchos días sin saber los resultados.

O, a lo mejor, se ha despertado.

Y, a lo mejor, se acuerda de lo que le ha pasado.

No le ha quedado otra que esconderse,

no vaya a ser que sufra otro accidente.

No, no...

Yo creo que mi teoría del diario deportivo es más creíble.

A ti no te importa nada, nadie una mierda, ¿no?

Claro que me importa. Me preocupo por la gente

que me merece la pena.

Los que me traicionan no forman parte de ese grupo selecto.

Vosotros os habéis disparado en el pie.

Vosotros solos.

Ángel habrá tenido su merecido, pero tú lo vas a tener también.

¿Ah, sí? Sí.

Me voy a encargar personalmente de ello.

Y de buscar a Ángel antes de que lo encuentres tú o tus amigos.

¿Te queda claro?

¿Sabes cómo se arregla todo esto?

Pagando. -Ya.

Me parece genial, pero habrá que saber a quién pagamos.

-Pues al notario, siempre al notario.

Es el invento de sacacuartos más grande de la humanidad.

Mira, tú quieres montar una SL,

al notario.

Si quieres montar una comunidad de bienes, ¿qué tienes que hacer?

Al notario.

Yo montaría una comunidad de bienes mejor que una SL.

Es más fácil de disolver. -Ya.

-Como un matrimonio.

-Tú en eso eres experto, en disolver matrimonios.

-Pues sí, me crecen los enanos.

Pero entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera, ¿no?

Perdona. ¿Entonces? -Entonces.

Si queremos formalizar nuestra relación

Queremos. -y montar una sociedad,

tenemos que ir a un notario,

coger esos papeles y llevarlos al Registro Mercantil.

Nos cobrará también, menos que el notario.

Pero nos va a cobrar. -Genial.

¿Y todo esto quién lo gestiona?

Una gestoría o un bufete. -Ya.

Esto es dinerito, a ver si me a salir por un ojo de la cara.

-No te va a costar ni un duro. Paga la casa.

-¿Qué casa?

La banca. -¿Qué banca?

Que pago yo. -¿En serio?

-Claro. Estás con un Manzanas.

Solo tienes que saber

dónde tenemos que ir, qué día y a qué hora tienes que estar ahí.

¿Sabes dónde?

En la notaría. -Efectivamente.

-Son superbonitos y coloridos los zumos.

-Tienen sentido. Hola.

¿Me pones una tila, por favor? Tengo mal cuerpo.

¿Qué te pasa? -Siéntate, cariño.

Pues nada, no sé. Hay en el bufete mucho lío.

Resulta que los socios se van a separar.

No sé dónde va acabar esto.

En la notaria. -(RÍE)

Qué graciosos.

No estoy para bromas.

Igual acabamos todos en la calle.

¿A nosotros no nos pasará eso? Lo de ir a la calle.

-A lo mejor.

Pero, en todo caso, tú y yo no nos separaremos nunca.

-¿Y si no nos llevamos bien?

-Somos los jefes, nos separamos y punto.

-¿Otro refresquito?

-No, gracias. Pero creo...

-Tu tila. Sí, por favor, gracias.

¿Olivia y José?

Apelando al artículo 637, apartado primero

de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

A ver.

Bueno.

Por la cara que traéis parece que hay buenas noticias.

-Hay un tío que se repite en todas las grabaciones.

El día anterior a la fecha de los correos que nos pasaste.

Entraba a por los archivos

y al rato, salía con una carpeta

y luego las devolvía.

Sí.

-Al principio, pensamos que era coincidencia.

Pero luego hemos visto que es como un rito.

-Es lo que buscabas, ¿no?

Una serie de patrones de repetición.

Las fechas concuerdan. Solía ser a última hora de la tarde.

Entraba en los archivos y a la media hora, salía con una carpeta

y al día siguiente, se mandaba un mail desde el correo de tu padre.

-Pues sí. Es exactamente lo que buscaba.

¿Se le ve la cara?

-No, porque el tiro de cámara está muy picado.

-Algún rasgo significativo

por el que le podamos reconocer, no sé.

-No.

Salvo por su complexión.

-Ya tenemos algo por lo que empezar.

Hay un problema. -¿Cuál?

-En ningún plano se le ve entrar en el despacho.

-¿Y cómo pudo acceder a la dirección de correo?

-Yo también podría hacerlo. Puedo conseguirlo sin entrar.

-Pero no todo el mundo tiene tus habilidades.

Buen trabajo, así da gusto.

-No nos hagas la pelota que nos vamos a ir contigo.

-¿Cómo?

-Estaríamos encantadas de formar parte de tu equipo,

si tú quieres llevarnos.

-Desde luego que me gustaría, claro.

Pero eso es una cosa de la que ahora

no debemos hablar.

Lo que sí necesito

es una copia de la captura de imágenes.

¿De acuerdo?

Eso está hecho. -Por cierto,

en la captura,

me imagino que sale la fecha y la hora superpuestas o algo.

Por supuesto, jefa. -Bien.

Gracias. -Nada.

¿Volverá a andar?

Sí, pero con dificultades.

Le ha afectado a la columna.

Me da lástima.

Pues no, mamá. Que no te la dé.

Casi te despluma

y encima casi te meten en la cárcel.

Ya. Pobre.

Hola. Hola.

Mamá, él es Jorge, mi novio.

¿Qué tal? Encantada.

Me alegra mucho que estés con mi hija. Espero que la cuides.

Claro, por supuesto.

Espero que nos sigamos viendo muchos años.

Eso has de negociarlo con mi hija.

Si ella quiere, yo, encantada.

Mamá, poco a poco.

Sí, voy a recoger a Marcos antes de que se haga tarde.

Hasta luego. Hasta luego.

Oli. Ya puedes salir.

¿Qué haces escondida?

Pues que ayer le canté las cuarenta a la madre

y va y se reconcilian. Y me deja a mí como una bruja.

Tampoco nos hemos reconciliado. Sí, os habéis reconciliado.

Nos vemos mañana. Vale.

Bueno, sigo. Adiós, Oli.

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido tu día?

Bien, ¿y tú?

Bien, un poco de todo.

Jorge, quiero decirte algo.

A ver. ¿El qué?

Jesús me ha dicho si quiero trabajar con él.

¿Qué?

¡Esto es acojonante, ya!

¿Qué es acojonante? Hace esto para hacerme daño.

Lleva así toda la semana.

Quizá lo hace pensando en mí y no en ti.

¿Pensando en ti? Sí.

Pensando en mis cualidades que, según él, tengo muchas.

Claro que las tienes. Hay que estar ciego para no verlo.

Parece que tú no lo veas.

¿Cómo me dices eso? Te está comiendo la cabeza.

¡Ya! Por ahí, no.

Viene, te alaba, te dice cosas, simplemente

para separarte. Y busca hacerme daño a mí.

Jorge, no tiene nada que ver contigo.

Cree que soy buena abogada.

Eres buena abogada.

Está aprendiendo de su padre. No, no, no.

Está buscando vengarse por lo que está pasando.

Jorge y Julia están juntos. Que no, Jorge.

No estoy de acuerdo. Ni Jesús está aprendiendo de su padre,

ni yo soy tan tonta para dejarme manipular,

¿no te parece? No he dicho que seas tonta.

Vamos a dejarlo porque no me estoy explicando bien.

Pues sí, haz un esfuerzo para explicarte mejor.

¿Le conoces?

-No sé.

-¿Le conoces, sí o no?

-Diría que sí, pero no estoy seguro.

-¿Quién dirías que es?

Papá.

Tranquilo, estamos solos.

No pasa nada. Di lo que quieras.

-Diría...

-¿Qué dirías?

-Diría que es Álvaro.

-¿Álvaro?

¿Tu secretario judicial?

-Sí, diría que es él o alguien que se le parece.

-¿Estás seguro?

-No, ya ves que no.

Te digo que puede ser él o alguien parecido.

-¿Él tiene acceso a tu ordenador?

-Yo nunca le he visto usarlo.

-Pero, ¿podría tener acceso?

Es muy raro que en la grabación,

no se vea cómo entra a tu despacho, ¿no?

-No, mi despacho tiene dos puertas.

Una, la puerta principal y la otra comunica con una sala común.

Cuando tiene que dejarme algún documento, Álvaro entra por ahí.

Y no hay cámaras.

-Está claro. Es él.

¿No? ¿Tú que crees?

¿Qué te dice tu olfato?

-Sí, sí. Yo creo que es él.

-¿Entonces?

-Seguro del todo no estoy.

-Ante un tribunal, ¿qué dirás?

Darás su nombre. -¿Te has vuelto loca?

¿Cómo voy a dar su nombre?

-Todo apunta a que es él el que te la está jugando.

-Sí, pero son indicios.

-Es lo único que tenemos, indicios.

-Insuficientes ante un tribunal.

Ante uno que yo presidiera.

-Pero papá, por favor.

¿No te das cuenta

que esto puede hacer que sea la última vez que presidas uno?

-Lo entiendo perfectamente.

-Todo esto puede poner una mancha a tu carrera, que es injusta.

Y aun así, no quieres dar su nombre.

-Aun así.

Hija,

no voy a exigirme a mí menos

de lo que durante años he exigido a los demás.

No sería justo.

Y no sería yo.

Me alegra mucho que hayas tomado la decisión tan rápido.

Y, además, la decisión acertada.

Tú siempre supiste elegir.

Y sabes que los galones no son un adorno.

De verdad.

Muchas gracias por seguir confiando en mí. Un abrazo.

"Seguimos sin encontrarle, ¿sabes tú algo?"

Ángel.

Voy a llamar a los hospitales, ¿vale?

Yo, a Jesús, a ver si sabe algo. Vale.

Tú tranquila, no pasa nada. Y tú.

Estoy bien. Yo también.

Ángel se fuga, tu padre desaparece.

Yo llamaría a la policía.

Tengo una sorpresa para ti.

Me ha ayudado tu hermano Luis.

¿Una sorpresa? Sí.

¿Y de qué se trata?

Si te lo dijera, ya no sería sorpresa.

¿Quién es ese? -Ah, tu sustituto.

-¿Sustituto de qué?

Sustituto del verbo sustituir.

No quiero encontrarme con Jorge.

¿Y eso por qué?

Ayer discutimos por la división del bufete.

Madre mía, cómo está la división.

¿Qué es esto?

Un archivo back up que estaba en el ordenador de tu padre.

¿Alguna noticia de tu padre?

No, como si se le hubiese tragado la tierra.

-Jesús, me parece un detalle precioso

que vengas con lo preocupado que estarás.

Sí. -Supongo que debo estar aquí.

¿A quién estaba buscando? -Carlota Duarte.

¿Es posible que la conozca?

-¿Tenía alguna cita concertada o algo?

-Le explicaré a ella el motivo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 129

Derecho a soñar - Capítulo 129

10 jul 2019

El conflicto en el bufete ha llegado a un punto de no retorno: definitivamente, se separan en dos, Jorge y Carlota por un lado, los Zabáburu, padre e hijo, por el otro. Ahora procede luchar por cada empleado y, en especial, por cada cliente de los existentes. De buena fe, y tras solucionar el caso que afectaba a Sagrario, madre de Julia, Jesús le oferta a esta, en cuyas cualidades confía, seguir trabajando con él ascendiendo a la posición de letrada. Esta oferta, que Julia aceptará estudiar, será motivo de discordia y desencuentro entre ella y Jorge, que se la toma como un ataque personal. Con la ayuda técnica de Charly y Carol, Carlota consigue hilvanar una estrategia defensiva en la querella que se ha presentado contra su padre, pero el propio juez Quintana reducirá su valor al llevar al límite su purismo jurídico. En su visita al hospital, Alba descubre que Ángel ha desaparecido. Al parecer ha huido y nadie sabe dónde puede estar… pero todavía habrá tiempo, antes del final del capítulo, para que reaparezca en condiciones sorpresivas.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 129 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 129 "
Programas completos (130)

Los últimos 132 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Shakawy

    Plas, plas, plas: Os habéis cargado una serie digna, que estaba bien construida, bien hecha, con unos personajes sólidos para una telenovela, una trama de lo más presentable, unos diálogos de lo mejor que se ha visto en las sobremesas, y en general un producto para estar orgullosos. Todo a cambio de mantener el bodrio costumbrista-surrealista-cantinflas de 'Acacias 38' y la cuchufleta esa de 'Servir y Proteger'. Como siempre, la TV pública acertando. Vivan las caenas, que me diga las audiencias.

    14 jul 2019
  2. Isa

    No es posible que dejen un final tan abierto y no haya continuación. Estaba muy enganchada.

    14 jul 2019
  3. Bego

    Me entero aquí que la cancelan. Qué chapuza. Hace años que no me enganchaba así una serie. Los programadores no tienen ningún respeto por la audiencia.

    12 jul 2019
  4. Luna

    Han cancelado la serie definitivamente porque la han sustituído por un concurso. Han dejado a los usuarios colgados, así sin más.

    12 jul 2019
  5. Tonia

    El problema es el horario. Gusta más bien a la gente joven que a esa hora suele estar trabajando. Jode porque no es correcto que no se le dé tiempo para terminar la historia o trama. Yo no llego a entender el último capítulo. ¿Muere Carlota asesinada? ¿Que le ha pasado a Ángel? ¿Ha sido Francisco? Que mal sabor de boca me ha quedado.

    12 jul 2019
  6. melisa

    que chapuza de final

    12 jul 2019
  7. Raquel

    De verdad que van a dejar de emitirla de un dia para otro sin avisar? Que verguenza... Había gente que le gustaba y estábamos muy enganchados. No podían dejar de emitir las anteriores que llevan ya 20 años al menos en emisión y ya aburren...?

    12 jul 2019
  8. Elisabel

    Buenisimos actores,temas interesantes, y mucho sentido del humor...me encanta esta serie.

    12 jul 2019
  9. Aaa

    A lo mejor no la emiten por que está el tour. Y han recortado programación..si q es verdad q podían avisar para los q la seguimos...

    12 jul 2019
  10. Griselda Bustamante

    Pueden dar una explicación, para todos los que seguíamos está historia, lo agradeceré, desde CdMx, si hay un capítulo 130 o no. Saludos

    12 jul 2019