www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
647135
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame...

...tú que has vivido...

...el despertar...

...de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

...a ser un niño...

...al recordar...

...las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado...

...en tu largo caminar.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Cuéntame cómo te ha ido,...

...si has conocido la felicidad.

Canciones con las que los niños juegan y juegan...

...a la libertad.

Juegan a una libertad que luego...

...les será robada al dejar de jugar.

Mira cómo vienen los cuatro luceros...

...por la niña de los ojos negros.

"Poco a poco, España ocupaba un sitio en el mundo...

...tras años de puertas cerradas,...

...ostracismo y condena de los países democráticos".

"Negociábamos con la CEE,...

...con la ONU, la OEA,...

...la OPEP".

"Nos visitaban representantes de todo el mundo".

"Y por fin íbamos a cumplir nuestro sueño de volver a participar...

...en un Mundial, el de Argentina 78, para el que nos clasificamos...

...con botellazo a Juanito incluido".

"Parecía que todo iba ocupando su lugar".

"Salvo yo, que veía con creciente preocupación cómo hasta Josete...

...se me adelantaba en la carrera más importante de la adolescencia:"

"la de acostarse con una chica".

"Y así, mientras unos solo queríamos mirar al futuro y al porvenir,...

...otros seguían soñando con los tiempos del garrote y la caverna".

"O aún peor, con la sinrazón de las balas y el tiro en la nuca".

"El atentado se produjo a las 10:15 de la noche de ayer,...

...cuando el comandante subía a su coche...

...cerca de la plaza de toros de Pamplona".

"La muerte se produjo por los disparos de escopeta que sufrió...

...en la espalda, corazón y cabeza y le provocaron la muerte en el acto".

"El comandante Joaquín Imaz Martínez...

...era director de la Policía Armada de Pamplona".

"Su familia y sus compañeros ruegan una oración por su alma".

"Está previsto que mañana se celebre una ceremonia religiosa".

"Eran los años del plomo, cuando era habitual levantarse sobresaltado...

...con un nuevo atentado de la ETA o el GRAPO".

"'Otro', decíamos entonces".

"Como si aquello hubiera empezado a formar parte de una macabra rutina".

Les van a dar la autonomía, tienen democracia y elecciones.

¿Qué quieren? La independencia.

¡Independencia!

¿Para que les mande uno de esos encapuchados con boina?

Eso es lo que piden.

¡Pero que no maten a gente! No arreglas nada poniéndote así.

Ya lo sé, Mercedes, pero que una niña de 7 años pierda a su padre...

Vale ya. No tiene arreglo.

¿Quién no tiene padre?

Nada, hija. Son cosas de mayores.

Anda, que llegas tarde.

Me voy. ¿Tan pronto?

Sí, tengo una reunión a primera hora y antes quiero trabajar un poco.

¿Vendrás a comer?

Pues no lo sé. Yo te aviso.

Ten mucho cuidado.

No te preocupes, Merche.

Esto no va con nosotros.

Adiós, hija. Adiós, papá.

Adiós, Milano.

Adiós, cariño.

Vamos a desayunar o vamos a llegar tarde también.

Vaya un momento ha elegido tu marido para dedicarse a la política.

Da un golpe

¡Me cago en la ETA! -Anselmo.

Vamos a tranquilizarnos.

-Como un conejo lo han matado, a escopetazos.

-Es que no tienen perdón de Dios.

-Dios no, pero los curas vascos sí. Un padrenuestro y a matar a otro.

-No exageréis.

-No exageramos.

Esto es un sin Dios.

¿Y quién tiene la culpa?

-Suárez.

-Hasta en Alemania lo tienen claro.

-Qué va a decir. Estará harta de escucharte.

Buenos días, Pepe. Buenos días, don Antonio.

-Buenos días.

-Es Eusebio, el escolta que nos mandan de Interior.

Encantado, Eusebio. Me lo dijeron ayer en el ministerio.

Al ministerio, ¿no?

Sí, al ministerio.

¿Le importa que ponga la radio?

Ponla. Están con lo de Pamplona.

Pon la radio, Pepe.

Yo no digo que Suárez tenga la culpa de todo.

Pero con Franco esto no pasaba. -Pero ¿qué dice?

-La han sorbido el seso.

-ETA nació con Franco. Hasta en Francia se sabe.

-Sí, pero todos saben que si Franco pillaba a uno, le daba matarile.

Y ahora entran y salen por otra puerta.

-Ahí, ahí.

Habla en alemán

¡Caput!

-¿Qué ha dicho?

-Que en Alemania también ha habido terrorismo y allí...

...¡caput!

Vamos, matarile. -En Alemania saben resolverlo.

No como aquí, con tanta democracia y tanta autonomía.

-Ahí, ahí.

¡Arriba España! -¡Arriba!

-¡Se acabó!

¡A decir tonterías, a la calle! ¡Desfilando!

-¡Rojo, separatista!

-¡Que te den!

-¿Qué le ha pasado? Antes no era así.

-Las cosas son como son. -¿No será el que yo me sé?

-Un poco hipnotizada sí me tiene. Adiós, mi centinela.

-España una, grande...

...¡y libre!

-No se lo digo más.

Aquí solo levanta la mano para coger las botellas.

Es una medida temporal, don Antonio, hasta que pase el aviso de atentado.

¿Qué haces, Pepe? Vamos al ministerio.

-Son órdenes.

Debo cambiar de ruta de vez en cuando.

¿Y eso?

Por su seguridad.

-Si me lo permite, procure cambiar sus rutinas.

No cambie sus costumbres.

Pero no haga las mismas cosas a las mismas horas.

-Yo no paro de mirar por el espejo. Mira "p'alante".

A ver si nos damos un castañazo.

¿Usted cree que mi familia corre peligro?

-No, esté tranquilo. Ya le he dicho.

La probabilidad de atentado es baja.

Pero me han puesto escolta.

Interior no quiere sorpresas.

Vamos a hacer una cosa.

Mi mujer no sabe nada.

Procure pasar desapercibido, ¿me entiende?

Haré lo que pueda, don Antonio.

Ya.

Mi seguridad.

"Nuevos datos del atentado".

"El comandante Joaquín Imaz Martínez...

...recibió cuatro impactos".

-No tenían bastante con un tiro, tenían que rematarlo.

-Esa gente no tiene corazón.

-La portada del "ABC" es brutal.

¡La madre que los parió!

-"Su coche estaba aparcado a escasos metros".

"Según varios testigos,...".

-Oye, Toni. -Dime.

¿Crees que debería invitar a mi prima Eva?

Ella me invitó a la suya.

-Si invitamos a los primos, nos ponemos en 200.

-Yo no he dicho tantos.

-Será como la boda de Carrasco y la Jurado.

-La mitad son de Elche. -¿Y qué más da?

-Se les invita por compromiso y luego no vienen.

Que son 400 km.

Y nos harán algún regalo.

-¡Ah! Así que nos casamos por los regalos.

Ya sabía yo que lo de la boda era por los regalitos.

-No, pero si no nos regalan nada, me enfado.

-Era una boda para los íntimos.

-Pero para ti, íntimos son tus padres, tu abuela y tus hermanos.

Por cierto.

Mi madre ha dicho que paga la mitad del convite.

¿Tus padres pagan el resto? -Ellos no pagan nada.

-No tenemos dinero.

-Por eso debe ser pequeña.

-Que no se puede pequeña, Toni, intento explicártelo.

Familia, amigos, tus compañeros del bufete.

Los míos de "Pueblo".

-Me tengo que ir.

-¿Invito a mi prima Eva o no?

-Por mí no, haz lo que quieras.

-¿Cómo no la voy a invitar?

Mira, cariño.

Estoy de tu prima Eva, de ti y de la boda...

La voy a invitar, por...

...que la voy a invitar.

"Tirano Banderas" es una de las obras más emblemáticas de Valle Inclán.

Tiene su origen en su viaje a México.

-¿Sí?

-¿Puedo pasar?

-Se le han pegado las sábanas.

Muy bien, Molina.

Puede sentarse.

Venga, pase, pase.

Así es.

Probablemente, "Tirano Banderas" tiene su origen en su viaje a México.

Y es para muchos su mejor novela.

Valle Inclán da paso...

¿Qué? -¿Qué de qué?

-Las Comedias Bárbaras.

¿Cuántas veces?

¿Cómo que cuántas veces?

Que si lo has hecho más de una vez.

¿No me lo vas a contar?

Si yo hubiese pillado, te lo habría dicho.

Ya te vale.

Un desastre.

¿Cómo que un desastre?

Un desastre.

Pero ¿de qué magnitud?

No estoy para bromas. -¡Jiménez!

Además de llegar tarde, quiere hablar. Salga.

-No se lo digas a Karina.

-Ilústrenos.

"En vez de estar contento, Josete tenía cara de enfermo".

"O como si no hubiera dormido".

"Al verle triste, pensé que eso de hacer el amor,...

...que a mí me obsesionaba, quizá fuera tan difícil...

...como aprobar todo y no volver a examinarme en septiembre".

"Que es lo que yo había hecho desde que estudiaba".

-A ver.

Jiménez, veo que no tiene ni la más pajolera idea.

Muy buen ejemplo.

Venga, siéntese. Siéntese.

A ver si nos reímos a final de curso.

En Francia están buenísimos. Aquí también, pero no es igual.

¿Está bien así de leche? -Sí.

-Buenos días. -Buenos días.

-¿El encargado?

-Es mi padre, pero no está. "Porquoi?".

-Solicitamos colaboración en la lucha contra el terrorismo.

¿Puedo poner carteles en su establecimiento?

-¿Carteles de "quoi"?

-Sí, claro.

Pónganlos.

-Gracias.

"Pero ¿cómo que normal, Ernesto?".

¿Es normal ir con un tío pegado?

Normal no, no me parece normal.

¿Qué quieres que te diga?

Pero míralo de otra forma.

Tenemos suerte de que nos vigilen las espaldas.

Visto así, sí.

Pero dime la verdad, ¿crees que nosotros estamos en peligro?

La llevo hace tiempo.

Si vienen a por mí, a uno me lo cargo.

Timbre

¿Señores Montalbán?

Pasen, por favor.

¿Han encontrado bien la calle? Sí.

Me alegro.

Pues vamos a empezar.

Este es el vestíbulo.

Y esta es la cocina.

Una cocina muy agradable.

Y muy alegre.

Los muebles son nuevos, muy buenos.

-¿Se quedan en el piso?

Sí, los muebles de formica se quedan.

Las sillas, las mesas y todo no nos lo llevamos.

El fregadero es de dos senos.

Es muy práctico. -Sí.

Sí.

Aquí es que hacemos mucha vida.

-¿Aquí cabemos todos?

-Claro, madre. Sí, con una mesa extensible.

Se me olvidaba que tenemos un tendedero muy amplio y luminoso.

Sobre todo, muy tranquilo.

Con pistola, como Gary Cooper.

¡Coño! ¿Tú sabes disparar?

¿Yo?

Quita, quita, no.

Pues es muy fácil.

Que no.

No, Ernesto.

¿Cómo que no? Le quitas el seguro y ya está.

¿Esto lo sabe el partido?

Esta me la dio el director provincial de Álava, ya lo sabes.

Pero esto es Madrid, y no es lo mismo.

¿Crees que aquí no hay comandos?

Venga.

Si es que...

No cojo un arma desde la mili.

Por los permisos no te preocupes.

Me encargo de los trámites.

Que no, Ernesto, joder.

Una cosa es llevar guardaespaldas y otra llevar una pipa en la mano.

Y las carga el diablo.

Que cargue las nuestras.

A Mercedes de esto ni palabra. Tengo experiencia.

No se lo puedo decir ni a mi mujer.

Ni se te ocurra.

Está jodido el asunto.

Eso parece.

Mejor les llamamos nosotros. Adiós y gracias.

¿Cuánto ofrecen? 1 700 000 pesetas.

Qué poco.

Depende, madre. Medio millón menos e íbamos a rebajar.

Pero no tanto. Hay que ajustar el precio.

No me quiero meter, pero no deberíais vender por ese precio.

¿Tú crees?

Francisca acaba de vender uno como este en tres millones.

¿En tres millones? Vamos, lo dudo.

¿Me pones por embustera? No, madre.

A ver qué dice Antonio.

¡Qué va a decir!

Que vendas, solo piensa piensa en su política.

Tú debes ponerte firme y vender bien.

No me meto. Ya te has metido.

¡La hija de su madre, decir que mi cuarto huele a choto!

¿Así que no?

No.

¿Ni una vez? Ni media.

¿Por qué no me lo dijiste?

Me daba vergüenza, no quiero que lo sepa Karina.

No, hombre. No se van a enamorar de mí.

Sí, no digas tonterías.

No es fácil cubrir a las hembras.

Bruto, no somos animales.

Ojalá lo fuéramos. Los animales se reproducen por instinto.

Pero para los humanos es difícil llegar.

¿Llegar a qué?

¿A qué va a ser?

A la cópula.

Bueno.

No puede ser tan difícil.

Se hace desde la Edad de Piedra o antes.

Se hará desde antes, pero yo...

¿Te has leído el libro de "Relaciones sexuales modernas"?

Una cosa es la teoría y otra, la práctica.

No digas eso. Sigue intentándolo.

Llevo 4 días dale que te pego y nada.

Virginia me ha dicho que hemos terminado.

¿Qué te falla?

¿Gatillazo o desconocimiento de la geografía femenina?

"Las palabras de Josete me sumieron en una gran incertidumbre".

"Yo pensaba que lo difícil era que una chica se dejara".

"Ahora, si conseguías ligar, lo difícil empezaba a partir de ahí".

"Mi primera vez con Karina, si llegaba algún día,...

...tenía todas las trazas de ser un completo desastre".

Para mí que lo sueltan. -O no.

A ellos se la denegaron.

-Ya veremos.

Si echan a los obreros, hay que montarla.

-¿Sí?

-Encima cachondeo no.

-Toni.

Tu compañera.

-Dile que la llamo luego.

Gracias.

-Juana, ahora no se puede poner.

Vale, yo se lo digo.

Hasta ahora.

-Este quiere ganar tiempo. -¡Qué pesado!

-Es así. -Ya.

-Juana dice que no pasa nada, que luego te llama ella.

-Muy bien.

-Que esta tarde tenéis a las 6 clases prematrimoniales en la parroquia.

¡Qué calladito te lo tenías!

Enhorabuena.

-Gracias.

Ya os habéis enterado. Me caso.

-¿Dónde?

En los Jerónimos. -No, cabrón.

-Y el convite en Horcher o en Zarauz, como está mandado.

¿Va el obispo? -¿Voy de chaqué?

Tengo que mandarlo a la tintorería.

-Ya veis por qué no os lo había contado.

-Nos alegramos, hombre.

-Vete a la mierda.

-Javier, ¿puedes venir?

-Sí, voy.

Teléfono

-Eh...

"El féretro llegó a la iglesia". -Pobre mujer, ¿y la niña?

Hay que hacer algo.

-¿Qué podemos hacer? Dímelo.

-Mañana venid con nosotros a la Plaza de Oriente.

-Sí, hombre.

Solo me faltaba ir allí a cantar el "Cara el sol". Antes muerto.

-El "Cara al sol". Hay que demostrar que con un español no se juega.

-No insista.

No vamos a esas cosas. Y usted tampoco.

-¿Y por qué no puedo ir yo?

-Mañana es sábado y aquí damos comidas.

-Mañana no vengo.

-¿No viene?

¿Cómo abrimos el restaurante?

¿Formará la de la semana pasada? ¿Quién cocina?

-No me importa. España me necesita.

-No, padre, no. El restaurante es lo primero.

Ahí solo van fascistas.

-Yo soy fascista.

Y a mucha honra.

Con Dios, pareja.

-Miguelón, dile algo.

No viene el sábado.

-Esto...

Anselmo, hombre, venga aquí.

¡Desde luego!

¡Me pone de una mala leche!

Un día hago una barbaridad.

Si no fuera tu padre... -¿Qué?

Hace lo que quiere. Parece él el dueño.

-No exageres.

-Miguelón, no me hagas hablar. No me hagas hablar.

-¿Adónde vas?

-Al pediatra.

Dile a tu hija que cuando baje,...

...limpie debajo de la encimera.

No soy tonta.

Bueno.

Y Miguel.

Echa a lavar el mandil.

Tiene mucha mugre.

Despídete de papá. Adiós.

¿Ya te vas al cole?

Son casi y media.

¿Te echas la siesta? No, ¿para qué?

No duermo.

Me hago mayor. No necesito dormir.

Te haces viejo.

¿Qué tienes aquí, papá?

El mechero, hija.

No, es muy grande.

¿Es un regalo para mí?

¡Vaya por Dios!

¿Le has comprado algo?

Enséñamelo.

Ahora no puedo.

Tienes que ir al colegio. Venga.

¡Anda!

Luego jugamos. La abuela te espera.

La malcrías.

Es una tontería.

¿Y tú y yo qué hacemos con eso?

¿Con qué?

Con lo del piso.

Pues vendemos, Merche. Llama y diles que sí.

Pero solo han ofrecido 1 700 000 pesetas.

Vamos a subirles el precio.

Primero les decimos que sí y luego les subimos el precio.

Hay mucha oferta.

Mañana les llamo. Sí.

Me tienes que llevar allí.

A las cinco. Bueno.

Te convendría descansar un rato.

Eso quisiera yo.

Eso, inténtalo.

¿Todavía no te has estrenado?

Pues no.

Cuando yo tenía tu edad, era distinto.

En la guerra no sabías si al día siguiente te matarían.

Si los novios tenían permiso, a la cama nos íbamos.

¿Los fascistas también? Sí. Y a los curas no les gustaba.

Pero hacían la vista gorda.

No voy a esperar a que haya una guerra.

¿Tú tienes novia?

Sí, sí tengo.

¿Y no se deja?

Pues no, pero casi. Bueno.

No te preocupes. Las chicas de ahora empiezan a volver a dejarse.

Anímate. No, yo animado estoy.

Lo que me da cosa es hacerlo mal. Si le pudiese preguntar a alguien...

¿Tú no tienes un hermano?

Sí, pero me da corte hablar de esto con él.

Entonces no sé qué se puede hacer.

Bueno.

Tengo una amiga que te explicaría algunas cosas.

Es profesional.

Vive en el piso de arriba de mi casa.

¿Profesional de qué?

De gramática parda, hombre.

Le doy tu teléfono y te llama.

Pero es que yo no quiero estrenarme con una prostituta.

No, se trata solo de hablar.

Si te animas, eso ya es otra cosa.

Es muy buena chica.

Se llama Sophie.

Tú le preguntas y ella te contesta.

Hazme caso.

Las primeras veces hay que ir con mujeres que conozcan el oficio.

"Yo no dudaba de que Sophie fuera buena chica".

"Pero algo me decía que dejarme instruir por ella no era gran idea".

"Yo necesitaba hablar con alguien sin pasar a mayores".

"Una mujer de moral distraída no se ganaría la vida charlando".

"Al menos, eso pensaba yo entonces".

Son aficionadas.

(SUSURRA) Este tío me suena.

-¿Qué? -Que me suena, que lo conozco.

-No le veo la cara, no sé.

-Está apuntando. Está apuntando cosas en una libreta.

-Será un cobrador. ¡Yo qué sé, Ramón!

-A mí me mosquea.

¿Me da fuego?

-Sí, perdone.

-Gracias.

-¡Chist!

Llama a la Policía. -¿Qué?

-Llama a la Policía.

-¿Y si me oye?

-Venga.

Teléfono

Teléfono

¿Dígame?

¿Sí, dígame?

-Estás con él.

-¿Cómo dice?

-¿Quién llama?

-No lo niegues. Lo sé.

-Me parece que es tu mujer.

-¿Mi mujer?

-¡Es un sinvergüenza y tú, una puta!

-¡No se lo consiento!

-¡Os voy a matar!

¿Por qué sabe mi número? -No lo sé.

-¿Que por qué sabe mi número?

-No sé, Françoise, no sé por qué sabe tu número.

-¡No lo sabes!

¡Por liarme con casados! -¿Qué hago?

-A ver qué le cuentas.

Vicente.

Te quiero.

-Y yo a ti.

Disimula.

En la nueva casa me gustaría tener un "frigidaire" para hacer cubitos.

Hola. Hola.

Es de ellos. -De complexión fuerte.

¡Mierda!

Eso es carísimo, Antonio. Quita.

¡Suelta el arma!

Disparo

Disparo

Disparo

Disparo

¡Quieta, quieta, quieta!

Estate quieta.

Vamos, Merche.

¿Cuándo pensabas decirme que tenías guardaespaldas?

No quería preocuparte.

¡No querías preocuparme!

Pues has conseguido todo lo contrario.

¿Antonio está amenazado por ETA?

A mí no me ha amenazado nadie. A mí, concretamente, no.

Han amenazado a UCD.

¿Estás en peligro?

¿Cómo voy a estar yo en peligro?

Y la hija de la francesa liada con un taxista casado.

No lo entiendo.

¿Por qué tienes guardaespaldas?

Por precaución.

¿Miguel qué piensa hacer con su hija?

¡Me da igual lo que haga! ¡Cállate un momento!

¿Vamos a estar con un señor con pistola siguiéndote a todas partes?

Por meterse en política.

Que no pasa nada. ¿No pasa nada?

No pasa nada. ¡Sí que pasa!

¿Y qué pasa? ¿Eh?

¿Y si les hacen algo a nuestros hijos?

¡Mercedes, no digas eso, hija!

¿Y ahora qué?

¿Va a tener que seguirnos?

¿Va a estar aquí? ¡Va a dormir con nosotros!

¡Ya está bien! A mí también me incómoda.

Pues haberlo dicho. ¡Todos aquí chitón!

¡Chitón!

Vamos a tener la fiesta en paz.

Todo controlado.

-Anda, toma, bébete esto.

-¡Sinvergüenza! -Susana, no es lo que te crees.

Estaba dando francés. -¡Que no me mientas!

-Que no te estoy mintiendo.

-¿Le estaba haciendo un francés?

-Eso no tiene gracia, Desiderio.

-A ver, que no hay que ponerse así por unos tocamientos.

-¿Tocamientos?

No eres el más indicado para hablar. -Eh.

-Cállate y quítate de mi vista.

-Te espero en la tienda. -Sí, vete.

-Tómate una tila tú también.

-¡Anda, que...!

-¡Con un recién nacido y te lías con una...!

-Agua.

Ven aquí.

Deja a mi hija.

-No es eso. Son figuraciones suyas.

-¿Figuraciones? ¡Yo no soy tonto!

¡Que no aprendes! ¡Deja en paz a mi hija!

¿Te enteras de una vez, eh?

-¿De dónde has sacado esa pistola?

-Es la de mi padre, asqueroso sinvergüenza.

-¿Tiene tu suegro una pistola?

-Es guardia.

-¿Guardia civil? ¡Joder!

-¡Desgraciada!

-¡Susana!

-¡Robamaridos! -¡Señora, señora!

Siéntese.

-Ya está.

Ya está, Susana.

Ya está.

Ya está.

Llaman a la puerta

¿Sí?

Hola.

Pensaba que no llegaba a tiempo.

No me has dicho que venías.

Quería darte una sorpresa.

¿Dónde está Ignacio?

Ha salido a fumar.

Espera.

¿Qué pasa?

No, nada.

¿Te pasa algo?

Karina.

¿Tú me seguirías queriendo si yo hiciese algo mal?

¿El qué?

Imagínate que no doy pie con bola.

¿Qué? ¿En qué no das pie con bola?

Hay gente que no lo hace bien.

Es como montar en bici, cuestión de práctica.

Carlos, si no te explicas bien...

-¡Bueno, a quién tenemos por aquí!

¡A la famosa Karina!

-Sí. -Mejor os dejo solos.

Me marcho.

No, no.

¡Cómo que no!

Me voy y vuelvo a las ocho.

No... Hasta luego.

Carlos...

-A lo vuestro.

Me he olvidado el tabaco y voy a estar fuera hasta las ocho.

Pero ¿te pasa algo?

¿Por qué me miras así, Carlos?

"Teníamos el sitio,...

...la oportunidad y muchas ganas de hacerlo".

"Pero me paralizaba el miedo a dar el paso...

...y quedar como Josete, es decir, a la altura del betún".

"Decidí que si quería que mi primera vez con Karina fuese un éxito,...

...tenía que dejar que Sophie me diese una clase magistral".

¿Cuánto tiempo tendremos que vivir así?

Poco.

¿Cuánto?

¿Un mes, dos meses?

Es una situación temporal.

Sí, temporal, pero tenemos que vivir con guardaespaldas.

No es un guardaespaldas.

Es un escolta.

Pues un escolta.

Lo que tú digas.

Es una orden del Ministerio del Interior.

Han detenido a un comando de ETA.

Entre los papeles incautados...

...decía que iban a atentar contra la UCD.

O sea, que están aquí.

Entonces, un día podrían venir a por nosotros.

¡Cómo van a venir a por nosotros!

¡Ay, Señor, Señor!

Inés no sabemos dónde está.

Mi Oriol, que no lo veo nunca.

Y ahora esto.

Yo creo que no merece la pena.

Esa es la responsabilidad.

Hay que aceptarla.

Hacerse cargo.

Es lo que le toca hacer a un gobierno.

Oiga, ¿esa cervecita va marchando?

-Ahora mismo, disculpe.

Tómese unas cortecitas.

-Hija, no aprendes ni a la de tres.

No te has liado una vez ni dos, te has liado varias veces con él.

-Estoy enamorada de él.

-¿Cómo? Decías que no estabas enamorada de él.

-No sé qué dije, pero ahora estoy enamorada.

-Bueno, pues te desenamoras.

-Oiga, esto no pasa. -Ahora voy.

Estoy hablando con mi hija.

Hija.

Vicente es un hombre casado.

No puedes liarte con él, en España...

...por esas cosas se mata, no sé si te das cuenta.

-¿Y qué más da?

-¡Eres una inconsciente!

-Se separará, como tú y mamá.

-No es lo mismo.

Y no me líes.

-Es que Bisonte...

-¿Qué pasa con Vicente?

-Bisonte es el primer hombre que he encontrado de verdad en mi vida.

Mira, él tiene...

-No me digas qué tiene Vicente, que soy tu padre.

-Me gustaría que fueras mi amigo. -Y a mí también me gustaría.

Pero no puede ser. Soy tu padre.

-¡Antiguo! -Ni antiguo ni nada.

Esto se tiene que acabar.

O lo cortas tú o lo corto yo por lo sano.

Y si yo corto por lo sano, corto por lo sano.

¿Qué?

Está rica, ¿eh?

Bien tiradita. -No se ponga así.

-¡A invitar a cerveza! -¡Media hora para una cerveza!

¡Tenía la boca reseca! -Ponte agua.

¡Manda narices!

Debéis saber que la vida en común no siempre es un camino de rosas.

Que la convivencia tiene sus altos y bajos.

Sus momentos buenos...

...y malos.

-Perdona.

¿De qué está hablando?

-De la convivencia hombre-mujer.

-Habla por experiencia.

-Calla. -Es verdad.

Este sabrá de oídas.

-Chist.

-No será quedar un rato o ir al cine.

Ahora vais a formar una familia.

-Todos estos no han estado solo en el cine.

-Toni, que te va a oír.

-No van a misa, están aquí por contentar a su familia.

-Toni, ya está bien, cállate.

-¿Y dijiste en el bufete que veníamos aquí?

Se han descojonado. -¿Por qué?

-Lo saben todos.

-Perdón, ¿qué es lo que saben todos?

-Nada, padre, cosas mías.

-Compártelas con nosotros.

-Eso, compártelas.

-No, Juana, no es nada importante.

-Como iba diciendo,...

...dentro de poco...

...vais a iniciar un nuevo capítulo en vuestras vidas.

"Por mucho que a Toni le fastidiase,...

...no tuvo más remedio que aguantar el curso exprés del padre Froilán".

"En el 77 ya era obligatorio que los aspirantes a marido y mujer...

...recibiesen algún consejo de la Santa Madre Iglesia".

"Vida en pareja, débito marital, temas novedosos para algunos,...

...pero no para mi hermano, que ya tenía un cierto bagaje".

"Por estar, estaba hasta casado, aunque no a los ojos de Dios".

Que sea la última vez que me dejas en ridículo delante de mi hermana.

-Sí, Andrea, sí.

Yo ya estoy harto de acabar aquí.

¿Por qué?

Aquí con los contadores, en la última fila del cine, en el camión.

Un día nos rajamos y acabamos en el hospital.

Sí, ya.

Y cuando tenemos un sitio, luego no quieres.

De verdad, yo no te entiendo.

Se fue Ignacio para dejarnos solos.

Estaba pendiente de la proyección.

No puedo hacer dos cosas a la vez.

Soy un profesional.

Ni él se lo cree. -Con el cura.

-Como puede hablar de matrimonio si no está casado.

Calla.

¡Os hemos pillado!

-¿Qué hacéis aquí? -¿Qué estabais haciendo?

Eso digo yo. En la cámara de los horrores.

Si estás muy necesitado, os dejo la buhardilla.

No, no, otro día.

-¿Cómo que otro día?

Más adelante, me refiero.

De verdad, Carlos, no te entiendo.

Adiós.

-Adiós.

-¿Qué pasa, te has rajado? Calla.

-Rajado. -Vamos a cenar.

Pues se ha ganado el sueldo.

Pero cuando el tío cierre el bar, se queda helado.

Eso estaba pensando yo.

¡Qué haces!

¡Eh!

¿Pasará la noche ahí?

No creo, ahora le llegará el relevo.

¡Toni, hijo!

¡Antonio! Vais a coger frío.

Toni, ayúdame a apaciguar los ánimos aquí, hijo.

Entre el jaleo de hoy,...

...yo que no me explico y tu madre que se lo toma como la guerra,...

...menudo jaleo tenemos.

¿Me entiendes?

Sí, pero jaleos hay unos cuantos.

¿Dónde lo celebráis? No quiere nada especial.

Habrá un convite, por lo menos.

Me gustaría,...

...pero dice que como mucho nos iremos todos a comer.

Bueno, vosotros y mi madre. ¿Sin los amigos?

Cuando nosotros nos casamos,...

...no teníamos nada, como casi todos,...

...hicimos una boda sencilla.

Hicimos algo para comer y vino la familia a casa.

A mí me hubiese gustado...

...una boda boda, vestida de blanco, con convite, viaje de novios y todo.

Pero mira.

A mí me gustaría que os casarais como está mandado.

Qué guapos.

¡Antonio,...

...que te vas a constipar!

Calla, que la niña estará dormida.

Por cierto, hijo,...

...me tienes que coger un catálogo de la colchonería.

¿Para mí? Para ti, cuando estemos en el nuevo.

Vais a coger frío, de verdad.

Merche, ¿por qué no le decimos a ese que suba?

¿Quién? El escolta, se va a quedar tieso.

Sí, hombre, le pongo la cama turca y le compro un colchón.

Lo que faltaba.

Hablábamos del convite.

-¿Qué banquete de bodas? El tuyo, ¿cuál va a ser?

Hay que darlo en un mesón o un parador.

Yo soy amigo de los de Chinchón, seguro que me hacen precio.

Vamos a verlo mañana.

¿Ver el qué, mamá? El parador.

No quiero un banquete, y menos en Chinchón, quita.

Pero bueno, hijo,... No, no.

¿Queréis un café?

Sí, póngame un descafeinado.

Has cogido frío.

¿Qué pasa, ahora tampoco quieres?

Teléfono

¿Diga?

¿De parte de quién?

Sí, un momento. Carlos,...

...te llama una tal Sophie.

Si te casas, hazlo bien, luego te arrepentirás.

¿Sí?

Mira, que esté loco de remate, pase.

Que no se duche ni en Navidad, pase.

Que quiera vender todas las vacas del pueblo, pase.

Que sea un fascista, no lo soporto.

-Miguelón, bacalao gordo y que no pese no hay, te aguantas.

-¿Cómo? Si cada vez que entro en la cocina, me pone...

..."Montañas nevadas" o "Yo tenía un camarada".

¿Y eso? -La puerta.

Mi padre se ha ido a hacer otra de las suyas.

-No, hombre, no, por favor, ¡otra vez, no!

-Miguel. -¿Qué?

-Ven.

-¿Qué pasa?

-Que no es mi padre. -¿Cómo que no?

¿Y esa por qué llama desde la cabina y no desde casa?

-Porque va a llamar a Vicente.

Esto lo deberías arreglar.

Pero como aquí o en Francia parece que lo normal es quitar maridos...

Llanto

-Ya me han despertado a las niñas otra vez.

Ven, mi niña, ven,...

...por aquel caminito,...

...duerme, niña, duerme.

Duerme, duerme,...

...duerme,... -¿Me dejáis?

¿Me dejáis a mí? ¿Me dejáis a mí?

Por aquel...

-Ande.

-Yo, cuando esta era un renacuajo,...

...le cantaba una canción preciosa,...

...¿te acuerdas, hija? -No, no.

-Cántela, cántela.

-No,... -Que la cante, a ver si se duermen.

-Duerme, españolito,...

...que se ha puesto el sol,...

...nuestro buen Caudillo...

...nos da su protección.

¿A qué es bonita?

¿Te acuerdas, hija?

Cómo pasa el tiempo, "cagüen to".

Duerme, españolito,...

...que se ha puesto el sol,...

...nuestro buen Caudillo...

...nos da su protección.

¿A que te has acordado?

"Ya no había vuelta atrás,...

...me había citado con Sophie para una lección teórica,...

...por teléfono tenía una voz tan dulce...

...que había hecho que me olvidara de mis reparos,...

...pero me encontraba como los toreros antes de la faena,...

...en capilla, con la diferencia de que no tenía ni idea...

...de qué me iba a encontrar cuando saliera".

Mira, ya se marcha.

Menos mal, pensaba que se iba a pasar toda la noche al fresco.

No, hombre, no, se va a su casa a descansar.

Mañana lo tenemos aquí otra vez, ¿en el piso nuevo también?

Bueno,... ¿Eso es sí o no?

Eso es sí por seguridad.

A mí no me gusta esto nada, pero nada de nada.

Ya sé que no te gusta nada, lo sé, a mí tampoco.

Por cierto, hablando del piso, ¿has contestado ya?

Hablaré con ellos mañana.

No tienes que esperar a mañana, que a lo mejor te vienen con una rebaja.

No ves que se dan cuenta de que queremos vender.

¿Si pasa cualquier cosa?

¿Qué cosa?

No sé, que se tuerza...

...y tengamos que volver. ¿Qué quieres que se tuerza?

Pues todo, Antonio, todo.

Que te despidan, yo que sé.

Cualquier cosa puede pasar.

A mí no me despiden, mi trabajo en el Ministerio no es para siempre.

Es un cargo de confianza.

Algún día cambiarán los cargos. Me colocan en otro sitio.

Incluso mejor.

Yo no vuelvo a este barrio.

He pasado mucho en este barrio. Bueno.

Le doy vueltas a otra cosa. ¿Qué cosa? Pareces una peonza.

Que le dejemos el piso a los chicos, a Toni y a Juana.

Se lo alquilamos. Les vendría bien.

Las buhardilla se les quedará pequeña.

Eso es otra cosa.

Eso es otra cosa. Haber empezado por ahí.

Yo estoy de acuerdo.

No perdemos nada.

Un dinero que no nos hace falta y no malvendemos el piso.

Pues claro.

A ver cómo cae, que esa es otra.

Sí, esa es otra.

Muy bien, Merche.

Buenas noches.

Hala.

Yo no sé lo que haría si te pasa algo.

Después de todo lo que me ha pasado, ¿qué más quieres que me pase?

Nada.

A mí no me va a pasar nada.

(RADIO) "Ha anunciado su asistencia".

"Estará presidida por la esposa del caudillo,...

...acompañada de su hija y del marqués de Villaverde".

-Además de mi suegro, que es un facha y un desgraciado.

-No hables así.

-Solo falta Don Pelayo.

-España siempre estará en deuda con el caudillo.

Teléfono

-París-Nalón. ¿Dígame?

Hola, "mon cherie".

¿Has dormido bien?

-Muy mal.

-¿Por qué? -"¿Por qué va a ser?".

No estabas a mi lado.

-Mentiroso.

Has dormido con tu mujer. -"No me hables de mi mujer".

Que contento me tiene.

"Si te vuelvo a ver, se tira por una ventana".

-¿Dormís juntos? -"En camas separadas".

-Júralo.

-Trae, hija.

¡Déjame, trae!

Vicente. -Oye...

-A ver si me entiendes.

O acabas con esta situación o te corto los huevos.

¿Me has entendido?

Muy bien.

-¡La madre que lo parió!

-¡Eres horrible!

¡Y luego dices de los fascistas!

-¡No me calientes!

O cortas tú o lo capo.

-¡Basta! "Merde".

-¡Ramón!

¿Va con vosotros?

¿Quién? Vuestro guardaespaldas.

No es nuestro.

Pero sí, se viene con nosotros a Chinchón.

Pues qué fastidio.

Aunque es como muy chic. Sí, muy chic.

-Hola. Hola, Valentina.

¿Qué hace con esa camisa?

La tenía de la Sección Femenina. Anselmo quiere que me la ponga.

-¿No pensará ir a la Plaza de Oriente?

-Como está mandado.

Pero el lunes recupero las horas.

-No recupera nada el lunes y no va a la Plaza de Oriente.

-Porque tú lo digas.

-¡Por favor!

Hoy es el día de más trajín.

¿Qué se le ha perdido allí? No ha sido de esos.

-No.

-Anselmo me ha abierto los ojos. Ahí está.

¡Qué guapo está con la boina!

Parece un galán francés.

Mercedes, déjame ir, por favor.

Te prometo que voy a depilar todas las pantorrillas que sean necesarias.

Vaya. Por no oírla...

-¿Adónde va usted con esto? -¡Huy, qué despiste!

Creí que era el yugo y las flechas.

Es de la fiesta del PC.

Me la quito. -Sí.

-Bueno, hasta luego.

Adiós. -Adiós.

Se va a la Plaza de Oriente. Que le ha abierto los ojos, dice.

¡La madre que los parió!

Gracias.

Me gustaría ir contigo.

Y le hacemos una entrevista.

Pregúntale qué hay que hacer.

Que sí. Y qué hay que hacer después.

Fumar, como en las películas.

En películas francesas, toman bombones.

¡Qué nervioso estoy! Y yo.

Oye, sobre lo que dijiste ayer... Tienes razón, ¿eh?

¿En qué?

Si somos tantos, es porque lo hacen mucho.

Lo que me importa es hacerlo yo.

Pregúntale lo de los juegos amorosos.

Comerles la oreja... No, el cuello.

Y el cunilingüis.

¿A qué hora vienen tus padres? -Sobre las 12.

-Chinchón me parece precioso para casarnos.

Mi padre me llevó de niña a montar en unos burros que hay en la plaza.

Me pareció el día más maravilloso.

-El segundo día más maravilloso será en Chinchón.

-El segundo no.

El primero.

Toni, no seas así.

Para ti también será maravilloso. -Seguro.

Timbre

-Ya están aquí. -Diles que ya bajamos.

Le ha dicho que si vuelve a verme... -¿Qué?

-Cogerá un cuchillo y se los cortará.

Es un hombre atroz.

-Con un cuchillo cebollero.

Se los voy a cortar en juliana.

Sal, que no doy abasto.

Estas croquetas son pequeñas. -¡Bueno!

Llanto

¡Chist!

-Su mujer le ha dicho que si nos vemos, se tira por la ventana.

Yo no entiendo qué he hecho yo. -Mira, Françoise.

Cuando enharine las croquetas, hablamos.

Ahora ve a ayudar a tu padre.

-No lo entiendo.

-Hablamos en un rato.

¿Usted es escolta de toda la vida? -Pues no.

Estaba en la brigada político-social.

He pasado por varios sitios. -De la político-social.

-Toni. Toni.

¿Te vas a vestir de novia? No lo he pensado.

Mi madre quiere que lleve el suyo, pero ella es bajita.

No te preocupes, yo te lo arreglo. Gracias.

Aprovecha a casarte bien, ahora que podemos.

Eusebio, ¿usted está casado?

-Pues sí.

Hace 20 años y tenemos dos hijos.

Mire.

Déselo a mi mujer, que me lo enseña ella.

Muy guapo. El mayor.

A ver.

Pónmela más lejos.

¡Qué guapos!

De todos modos, con los gastos corremos nosotros.

-¡Qué dices! Sí.

Que no, mamá. Que sí.

-Mi madre quiere ayudar.

-Cuando nos casamos, sus padres y los míos pagaron a medias.

Vamos a ver, Toni.

Cásate como te dé la gana.

¿Que quieres cien gaiteiros? Pues te ponemos cien gaiteiros.

¿Que quieres 500 invitados? Aprovecha ahora.

Andamos mejor de dinero y podemos. Claro que sí.

Nos hace ilusión la boda.

Casarse hace mucha ilusión.

¡Qué bien lo pasamos!

Teníamos de todo.

Croquetas, calamares, jamón.

Lomo, ternera en su jugo.

Eusebio, pare, que me está entrando apetito.

¡Qué tarta! ¡Hala!

Ayer te lo dejé a huevo y no remataste.

No temas, que no te va a comer.

Pero es solo hablar, ¿no? Sí, una clase teórica.

Pero bueno, tampoco pasa nada.

¿Eso cuánto cuesta?

700 pesetas, más o menos.

No, lo de hablar. ¿Hablar?

No sé, no creo que sea mucho.

¿Y qué le pregunto? No sé, lo que quieras.

Bueno, lo reconozco.

Estoy nervioso.

Nunca he venido a una casa de estas...

Ella vive sola.

Casas como las de antes ya no hay.

¿Y tú fuiste a alguna? Montones de veces.

Pero hace tiempo que voy menos.

Antes, era distinto.

Los clientes hablábamos mientras esperábamos.

Jugábamos al dominó, escuchábamos la radio.

Me enteré del alzamiento en casa de la Asunción.

Venga, llama de una vez.

¿Por qué no...?

¡Llama, coño!

Timbre

-¡Hola!

Hola.

-Bueno, ahí te lo dejo.

¿Por qué no te quedas a hablar?

Yo es que lo tengo todo hablado.

-Vaya, vaya. Así que tú eres Carlos.

Me ha hablado mucho de ti.

Pero no te quedes ahí.

Anda, pasa, pasa.

Chavalote.

Corneta

¡Ama a España!

¡Vamos!

¡Arriba España!

(TODOS) ¡Arriba!

-¡Arriba España!

¡Arriba España!

-¡Arriba, me cago en diola!

(TODAS) ¡Blas Piñar, Blas Piñar!

¡Blas Piñar, Blas Piñar!

¡Blas Piñar!

-Son muy jóvenes, ¿no?

-La sangre nacional se "renova".

-¡Suárez al paredón!

-¿Por qué van contra Suárez?

-Porque está acabando con España.

-Lo quieren matar. No saben lo que es el paredón.

-Déjalos.

-¡Muerte a los demócratas!

¡Hace falta otra guerra para acabar con los rojos!

-¡Ya está bien!

Me parece mal que quiera matar a tanta gente.

-¿Qué dice?

-Hablo de cosas de las que no tiene ni idea.

Yo viví la guerra y no quiero otra.

Haga el favor de no decir tonterías.

¿Bien? -Muy bien.

-¡Váyase a la mierda, vieja! -¡Oiga!

¡Sin faltar!

-Si no le pide perdón a esta señorita,...

...le pego un mamporrón que lo descalabro.

-¡Vete al asilo!

-¡Ay, ay!

¡Socorro!

¡Anselmo!

¡Que me lo matan!

¡Que me lo matan!

¡Energúmeno!

A los hombres os gustan las chicas vírgenes.

Y a las mujeres nos gustan los hombres con experiencia.

Quiero que me cuente cosas.

¿Por dónde quieres que empiece?

¿Qué tengo que hacer para hacerlo bien?

¿No lo has hecho nunca? No.

Me recuerdas a cuando yo tenía 17.

¿Cuántos tienes? 17.

Fue la época más feliz de mi vida.

En el pueblo, con mis amigas. Hablando de chicos.

Pero siempre había uno que era el príncipe azul.

Ese lo guardas para ti.

Para tu novia, eres su príncipe azul.

Sí, más o menos.

Te voy a ser muy sincera. La primera vez sale fatal.

Y sin experiencia,...

...va a ser...

Lo importante es que os queráis.

Y después, la naturaleza ya sigue su curso.

Te refieres a esto.

Que no, mamá.

¡Cómo está el tiempo!

Y tenemos la ventaja de que esto está a dos horas de Albacete.

Más sencillo para traer a los de Sagrillas.

No vendrá nadie.

A Liceria y Lorenzo los invitaremos.

Y me gustaría invitar a los Mauros y a Benito.

Y a Rosario. Tiene mil años.

Tiene 90. Te parecerán pocos.

-Señores. A ver.

Ensalada de naranja...

...con bacalao y tomate confitado.

Es que yo tengo un amigo, mi mejor amigo,...

...y él ya lo ha hecho.

Lo ha intentado.

Y fue catastrófico.

Lo más importante es estar enamorado.

Y no tener prisa. No tener prisa.

Yo me acuerdo mucho de mi primera vez.

Fue precioso.

Él no sabía ni yo tampoco, pero nos queríamos y funcionó.

O sea, que según usted,...

...cuando Karina y yo...

¿Se llama Karina? Tiene un nombre precioso.

Sí.

Según usted, cuando Karina y yo lo hagamos,...

...todo va a ir perfectamente. Que sí.

Te lo digo yo, todo será estupendo.

Sobre todo, acuérdate. Mucho amor, mucho amor y despacito.

Y luego, te centras en esas partes del cuerpo que nunca se ven.

Ya me entiendes.

Teléfono

¿Sí?

¡Hola!

¡Cariño!

Sí, estoy con un cliente.

Cuando termine, bajo. Un besito.

Un besito.

Yo ya me marcho.

¿Y eso, te vas?

Sí.

Cuando necesites, vienes y hablamos.

Muchas gracias. De nada.

Eh...

No, no.

No me des dinero.

Ignacio me ha dicho que por hablar cobraría...

Las profesionales cobramos por otra cosa.

Si cobrara por hablar, me habría hecho millonaria.

Ya. Bueno, adiós.

Adiós, majete.

¿Puedo hacerle una pregunta? Claro.

¿Tiene un cliente guardia civil? ¡No, qué gracioso eres!

La compré en una tienda de máscaras.

Si viene uno nuevo, le digo que es de mi hermano.

Hay que tener cuidado. Nunca sabes con quién te encuentras.

Adiós.

Adiós. Carlos.

A esa Karina quiérela mucho, por favor.

Adiós.

¿Dónde pensáis iros de viaje? ¿Irnos cuándo?

Después de la boda, de viaje de novios.

-Podemos ir a Lisboa. -Perdón.

Mi señora y yo fuimos a Torrevieja, a la residencia de lo social.

Gracias, Eusebio. -Nadie le ha preguntado nada.

Toni. -Quiere ayudar.

-Ya sé cómo ayudan.

En el bufete te darán unos días por casarte.

-No ha dicho nada en el trabajo. ¿Quieres que lo arregle yo?

-No, no arregles nada.

Una semanita.

Bueno, mamá, ya veré. No me agobiéis.

-¿Don Antonio Alcántara? Sí.

No se levante.

Agustín Puente, el director. Encantado.

¿Está todo bien? Estupendamente.

Toni, el gerente del parador.

Nos va a hacer una rebaja. ¿Verdad, Agustín?

Estamos a su servicio.

Supongo que es la pareja. Sí, no le he presentado.

Mercedes, mi mujer. Toni, mi hijo.

Y su futura esposa, Juana.

Que aproveche. Es Eusebio, mi escolta.

Póngale lo mismo.

Eusebio, deje eso.

Déjalo.

¡Esas albóndigas!

¡Que no para hoy! -¿No ves cómo tengo esto?

-Hace una hora. -Vete comiendo ensalada.

¡Dos de albóndigas, tres de salmón y dos revueltos!

-No puedo, Miguel.

-Les tirarás aceite hirviendo.

-¿Quieres que las meta en una olla y las tape?

-¡Dos más de albóndigas! ¡Estoy esperando esas acelgas!

-¡No doy abasto!

-¡Miguel! -¡Va el filete!

Tu padre me la paga. ¿Dónde pongo las acelgas?

-Hay un plato ahí.

-Venga.

-Miguel. -¡Ahora llevo las albóndigas!

-¡No es eso, sal un momento!

-¿Qué pasa?

-¿Qué pasa? -Mira.

-Pero...

-¡Padre!

-¿Qué ha pasado?

-¿Quién les ha hecho esto? -Unos fascistas.

-Si Franco levantara la cabeza...

-¿Si levantara la cabeza qué?

¿No iban a salvar España? ¿Qué dice ahora?

-¿Qué pasa con mi filete?

-¿No ve cómo le han puesto?

-¡Hay que poner hielo! -Dame el mandil.

Súbete con las niñas. Voy a mi cocina.

-¿Está seguro? -Sí.

-Bueno.

-¿Qué hago yo ahora?

Llora

Acabamos de ver el salón Prior Trenas.

Y estos son los jardines. -Me encanta.

A mí también me gusta mucho.

Aquí nos cabe toda la boda.

-Caben 300 personas.

-Desproporcionado. No habrá 300. O no, hijo.

¿Esto se cobra aparte o está dentro del precio?

-¿De cuántos invitados hablamos?

A ver... -100.

O de 200. -No, de 40.

No, 40 somos solo con la familia.

-Aún están haciendo la lista. Lo vemos más adelante.

-En la mía, 200.

En la familia de mi mujer son muchos.

¿Por cuánto sale el cubierto? Por hacernos una idea.

-Eso depende.

El que han estado degustando se queda en 8000 pesetas.

-¿Por persona? -Sí.

-Tratándose de usted, puedo hacerle un precio especial.

Trátame de tú. Muchas gracias, estas cosas no se olvidan.

No te preocupes, deja que tu padre lo arregle.

¿Van a contratar orquesta, flores, un cuadro flamenco?

-Sí, un cuadro flamenco. -Da mucho juego.

-¡Usted se calla, el que se casa soy yo!

¿Se casa este señor? ¡Toni!

¿Quién?

Vosotros. ¡Entonces!

¡Dejadnos decidir cómo va a ser la boda!

¿Quieres casarte por lo criminal? No sé.

No me dejes en ridículo.

No quiero 200 invitados y tener que partir la tarta con una espada.

Bueno. Y tampoco por la iglesia.

Todo esto no es para mí. No puedo.

-¿Por qué querías casarte por la iglesia?

-Pues...

Por el lobanillo.

¿Cómo? El lobanillo.

¡Papá!

-¡Qué barbaridades decían!

Que si Carrillo ca...

Eso.

No dejaban títere con cabeza.

-Abuela, no están.

Han ido a Chinchón y todavía no han vuelto.

¿Y mi regalo? ¿Qué regalo?

Ya lo busco.

-Hablando de Chinchón, ¿no tendrá anís?

Ese tan digestivo que me daba.

Siéntese, Valentina.

Con el día que he pasado,...

...me asienta muy bien los nervios.

Ahora se lo traigo.

Gracias.

Todas las mañanas que viví.

Todas las calles donde me escondí.

El encantamiento de un amor.

El sacrificio mis madres, los zapatos de charol.

Los domingos en el club...

...salvo que Cristo sigue allí en la cruz.

¿Tienes cine esta tarde?

No, libro.

Todos bajo el sol.

Se proyecta la vida.

Mariposa tecnicolor.

Cada vez que me miras.

Cada sensación.

Se proyecta la vida.

Mariposa tecnicolor.

¿Les importa si fumo?

Pues mire, a mí sí que me importa.

Mi marido acaba de dejar de fumar.

Perdón.

No, por mí no...

Por mí sí.

Me molesta el humo.

Si los hubiera visto... Se les salían los ojos de las órbitas.

María, ¿qué buscas?

-Mi regalo, abuela.

-¿Y sabe lo que le digo? ¿Qué?

Que no es verdad que con Franco se vivía mejor.

Sí, mentira, pero había paz.

Sí, la paz de los cementerios.

¡Qué barbaridad, Valentina!

La veo muy cambiada.

Sí, porque he cambiado.

¿Sabe qué me ha pasado? Que he abierto los ojos.

¿Y sabe qué he visto? No.

Odio.

¿Odio?

Sí, rabia, mucha rabia.

¿Y por qué?

Son unos niños bien.

¿Qué les pasa, les falta algo?

Sí, claro. ¿Les falta algo?

Pues sí, sí les falta. ¡Ah!

Les falta...

...el amor.

El amor.

El amor al prójimo.

Solidaridad, justicia social.

¿Justicia social?

Así lo llaman ahora.

Es que esos no saben ni con qué se come.

Abro un poquito.

PAra que se refresque esto. Y les falta otra cosa.

Les falta buena educación. ¡Llamarme vieja!

Porque lo soy.

Es una palabra bonita.

Vieja, pero sin insultar.

Claro, claro.

Son unos malcriados y unos consentidos.

María, ¿dónde andas?

¿Qué haces?

Nada, abuela. ¡Ay!

Te voy a dar de merendar y vamos a ver la televisión.

¡Huy!

Me he pasado con el anís.

¡Aaaah!

¿Eh?

¡Oh!

Ojalá me hubieran presionado a mí tanto.

¿Va a salir más tarde, don Antonio?

No, Eusebio. Ya puedes irte a casa.

Y trátame de Antonio. Gracias.

Señora.

¡Herminia, Herminia!

¿Qué pasa?

¿De dónde ha sacado usted eso?

Pues de la maceta.

Estaba en la maceta.

No, no, a mí no me la dé.

A mí no me la dé. Tómela.

¿Qué hago yo con esto? No sé.

Con el anís... Tómela usted.

Pero...

¿Qué hago yo con esto?

¡Valentina!

Tómela.

¡Valentina, por favor!

¡Valentina!

¿Qué hace con esa pistola? ¡Guárdela!

-¡Tire el arma, tire el arma! ¡Al suelo!

¡Guarde eso! ¡Métase dentro!

¡Valentina! ¿Y esa pistola?

Es mía, Merche. ¿Cómo que es tuya?

Disparo

¡Ay, Dios mío!

Madre, ¿estás bien?

Ha sido sin querer.

Yo no sabía que estaba cargada.

Ya pasó, Valentina.

Ya pasó. Vamos, Valentina.

Guarde esto, Eusebio.

Mañana lo devuelvo.

"El miedo se instaló en mi casa".

"Nos dejó fríos a todos...

...e hizo que olvidara mi obsesión por estrenarme".

"El mejor argumento contra las balas no son las pistolas".

Mira cómo vienen los cuatro luceros...

...por la niña de los ojos negros.

Ya se van cantando los cuatro luceros...

...sin la niña de los ojos negros.

Ya se van cantando los cuatro luceros.

Canciones de niños, de tontos y de presos.

Ya se van cantando los cuatro luceros.

Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 196

10 dic 2009

Noviembre de 1977. Se cumplen los años de la muerte de Franco y algunas cosas continúan igual.  El miedo sigue estando muy presente en la sociedad española, sobre todo porque cada vez es más habitual levantarse con la noticia de un nuevo asesinato de ETA.  La última muerte, la de un coronel en Pamplona, está en boca de todos los vecinos de San Genaro incluido los Alcántara.  

La preocupación por el terrorismo es tal que incluso desde el Gobierno se ha decidido tomar medidas para proteger a personas, como Antonio Alcántara, que ocupan cargos públicos dentro del Ministerio. Mercedes sabe por Antonio que el riesgo es mínimo pero no podrá evitar preocuparse por la seguridad de su marido y de toda su familia.  

Quien también está preocupado estos días, pero por otros asuntos, es Toni que no acaba de ponerse de acuerdo con Juana en los preparativos de la boda. Los dos tienen formas muy diferentes de ver las cosas, y a esto se une el hecho de que Antonio y Mercedes están muy ilusionados con el enlace de su hijo y también quieren hacer aportaciones.

Por su parte, Carlos está preocupado por Josete, ya que desde que estuvo con Virginia no ha vuelto a ser el mismo y casi no habla. Intentará averiguar si lo hizo con Virginia, aunque en verdad lo que más le preocupa es saber cómo hacerlo él con Karina. El pequeño de los Alcántara recibirá asesoramiento de una persona muy experta en estos temas.  

 Y si Miguel y Paquita tenían suficiente con sus problemas ahora se le unen los de Francoise, que sigue empeñada en seguir con Vicente a pesar de todo y de todos, y de 'El matamulas' que no tiene ningún reparo en mostrar su tendencia política aunque no esté muy bien vista por nadie.  

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 196" ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T11 - Capítulo 196"
Programas completos (349)
Clips

Los últimos 2.504 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos