www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
413751
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

Cuéntame...

..tú que has vivido...

..el despertar de un tiempo que nos cambió.

Volverás...

..a ser un niño,...

..al recordar las largas tardes de sol.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

..cuéntame cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Cuéntame, cómo te ha ido si has conocido la felicidad.

Sentirás...

..el dulce abrazo...

..de aquellos padres que dieron todo por ti.

El sabor...

..del primer beso,...

..todos los sueños que tú querías cumplir.

Háblame de lo que has encontrado en tu largo caminar...

Está dormido.

Gracias a Dios. Que se entere lo menos posible la criatura.

¿Y qué hacemos?

No sé, de momento esperar a que llame tu padre.

Dios mío, que no le hayan hecho nada.

Que Toni está bien. ¿Me oyes? ¡No le han hecho nada!

¡Además, no tienen nada contra él!

(La policía había invadido nuestra casa, y nuestras vidas,...)

(..revolviéndolo todo, sacándonos de la cama,...)

(..y dejándonos un triste recado: Mi hermano estaba detenido).

(A través de la pared me llegaban las voces de mi madre,...)

(..de mi abuela y de mi hermana, asustadas, impactadas...)

(..y sin acabar de creerse lo que ocurría).

(Aquella primavera empecé a saber de verdad lo que era el miedo).

Buenas noches.

Vengo preguntando por mi hijo, se llama Antonio Alcántara.

Aquí está. Ha ingresado a las 02:30 de la madrugada.

¿Se le puede ver? Imposible. Está incomunicado.

¿Pero está bien? ¿Por qué no iba a estarlo?

Hombre, sí. Lo digo porque nadie nos ha contado nada aún,...

..y ha pasado todo tan rápido.

Su hijo ha recibido el mismo trato que el resto de los detenidos.

¿Pero no le ha pasado nada?

Perdone, ¿no hay nadie que me pueda decir algo?, lo que sea.

¿Por lo menos le pueden dar este paquete?

Es ropa. Como ha refrescado. No sea que se me enfríe.

Está bien. Déjelo ahí.

Perdón.

¿Y ahora, qué?

¿Tienen un teléfono?

Junto a la puerta.

Gracias.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,...

..bendita tú eres entre todas las mujeres,...

..bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Abuela, por favor.

¿Qué? Me estás poniendo nerviosa.

Si estoy rezando muy bajito.

Hija, acuéstate. Es muy tarde. Me quedo hasta que sepamos algo.

Pero si son las cuatro. ¿Con qué vas a ir mañana a la peluquería?

Le digo a Nieves que no voy y seguro que lo entiende.

¿Que entiende qué? ¿No se lo contarás?

¿Por qué no? Toni no ha hecho nada.

Pues por eso. Más vale no menearlo. Cuanto menos sepa, mejor.

Claro. Imagina, la gente, lo que puede inventar como se entere.

Dios quiera que no le pase nada.

¿Por qué va a pasarle nada? No te pongas en lo peor.

Igual tenía panfletos o propaganda, o Dios sabe qué.

¿Y por eso le tienen que tratar como un criminal?

¿Tú no sabes cómo son las cosas en España?

Y tu hermano, que es un ingenuo, por hacer un favor,...

..igual le han pillado con algo encima.

Y está Marta. Esa es otra.

No se puede esperar nada bueno de las chicas como ella.¡Abuela!

Perdona. Ella lo estará pasando mal. Es que no sé lo que me digo.

Mira. Estos cafres, no han dejado títere con cabeza.

Bueno, no seamos agoreras.

Teléfono. ¡Ya lo cojo!

¿Dígame? (Merche, soy Antonio).

Antonio, ¿sabes algo?

Todavía no. Me han dicho que está incomunicado.

¿Incomunicado? ¿Qué es eso?

No le harán nada, ¿verdad?

No, no, no, qué va.

Todos saben que es un error, y están deseando que se aclare y soltarlos.

Pero, claro, a estas horas no pueden.

¿Y Marta?

Muy bien. Como no han hecho nada, los van a soltar enseguida.

¿Qué dice?Que saben que no ha hecho nada. Y lo van a soltar enseguida.

Gracias a Dios. ¿Lo veis?

Ya sabía que esto era un error.

Me voy a quedar, por si el comisario quiere que aclare algo.

Sí, no te muevas de ahí. ¿Quieres que vaya yo?

No, no. Acuéstate y descansa.

¿Cómo voy a dormir?

Bueno, llámame si sabes algo. ¡Antonio!

¿Qué?

¿Han llegado los padres de Marta?

Es tu hija.

¡Por eso! Si no quiere hacerme caso, que se entere cómo son las cosas.

Una noche en comisaría le servirá de lección.

¿Cómo puedes decir eso? Es tu hija, y está embarazada.

Ya sé que es mi hija.

Esto tenía que pasar, lo que no sé es cómo no ha sido antes.

Muy bien. Me voy a buscarla a la Dirección General de Seguridad.

Estás loca. ¡Tú no vas a ir a ninguna parte!

¿Que no? Te juro que o llamas al ministro, o voy yo a solucionarlo.

¡Está bien, está bien!

Aquí está.

Si la hubiéramos mandado interna a Irlanda esto no habría pasado.

Qué tonterías dices. ¿Qué se le habrá perdido a Marta en Irlanda?

¿Oiga?

Al habla Luis Altamira. Quiere despertar al señor ministro.

¿Pero a quién coño me meten en el calabozo? ¡Cagonlaleche!

Altamira, Altamira.

¿Pasa algo?

¡Joder, que me han traído a la hija de Altamira!

Aquí está.

Marta Altamira.

¡La madre que os parió! ¿No os tengo dicho que reviséis bien?

¡Que estos universitarios son unos hijos de papá!

Sí, ya, pero...

-¿Quién firma la detención? -El subinspector Ortiz.

¡Pero si no la han encontrado nada!

Pero la detuvieron en....

¡Mañana la soltáis y se acabó la historia! ¿Entendido?

Perdone, señor. ¿Qué pasa?

Mi hijo, que precisamente es el novio de esa chica. Marta Altamira.

Lo han detenido esta noche. ¿Y usted quién es?

Su padre. Antonio Alcántara.

Soy funcionario del Ministerio de Agricultura,...

..y amigo personal de don Luis Altamira.

Somos casi familia política. Mi hijo se llama Antonio Alcántara.

Tiene que estar entre esos papeles.

¿Sabe usted cómo está?

¡Oiga, que mi hijo no ha hecho nada!

Si sólo trataba de ayudarla.

¿No ve que ella está embarazada?

Lo tenemos todo arreglado, se van a casar.

¡No pueden soltarla a ella y dejar a mi hijo, que va a ser su marido!

Si es que no puede ser.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo,...

..bendita tú eres entre todas las mujeres,...

..bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.......

¡Vamos, arriba, chaval!

¿Adónde?

Vamos, que quieren hablar contigo los de arriba.

¿Dónde vamos?

¡Arriba!

¡Toni, hijo! ¿Estás bien?

¡No te preocupes, que te sacamos enseguida!¡Cállese!

Perdone, se me ha escapado.

¡Paco!

¡Aquí no se puede quedar más tiempo!

¿Pero lo van a soltar o no? Yo que usted, buscaba un abogado.

¡Venga, vamos! ¡Venga!

¿Toni dónde está?

¿Por qué no le sueltan? ¿Qué te han dicho?

Que busquemos un abogado.

Si me dijiste que todo iba bien, que era un error.

Parece que el único error fue detener a Marta.

Lo he visto. Estaba esposado, pero estaba muy entero.

¿Le han pegado? No, qué va.

¿Y Toni?

Bien, está bien.

Antonio dice que de momento no lo sueltan.

¡Dios mío, cómo que no lo sueltan! Sí, lo van a soltar enseguida.

¿Y Marta qué pasa? A esa la van a soltar antes.

Oí a un gerifalte decir que cómo habían detenido a una Marta Altamira

O sea, la sueltan antes. Son unos cerdos, no tienen vergüenza.

Prepárame un café. Me afeito y me voy a hablar con Altamira.

No va a dejar a Toni en la estacada. Al fin y al cabo es de la familia.

Voy a ver a Eugenio. A ver si nos puede ayudar.Te acompaño.

¿Y yo qué hago? Ir al colegio, que es tu obligación.

Puedo meter una lima en un bocadillo a Toni para que se dé el piro.

Lo que nos faltaba.

Hijo, escúchame lo que te voy a decir, que es muy importante.

Toni no es un ladrón, ni un quinqui, ni nada por el estilo.

Entonces los policías son los malos. No, los policías están equivocados.

Carlos, le han metido en la cárcel por... por pensar diferente.

Inés, no le calientes la cabeza. Tu hermano no está en la cárcel.

Le han confundido con otro, y va a volver enseguida a casa.

Nos vamos.

Tú a desayunar, Carlitos.

Carlos.

De esto ni una palabra a nadie. Pero a nadie.

Ni a Luis, ni a Josete, ni a nadie, ¿está claro?Palabra.

¿Cómo quieres que te lo diga? Mi hermano no es un ladrón.

¿Y por qué Franco le ha metido en la cárcel?Por pensar diferente.

¿Y eso qué es?No sé, que tiene el cerebro más grande o de otro color.

Pues a tu hermano siempre le he visto normal.

¡Josete, baja!

¿Lo del cerebro es contagioso? ¿Por?

Porque tienes un cabezón que no es normal.¿A que te meto una chufa?

Vale, vale. Tranquilo.

Y a este pesado, ¿qué le pasa? ¡Josete, que vamos a llegar tarde!

¿Qué pasa?

¡Que te estamos esperando!

¡Que mi madre no me deja ir!

¿Que no le deja ir al colegio? Qué potra.

¡Eso es imposible!

Que dice que no puedo ir con Carlos, porque tiene un hermano comunista.

¡Carapepino, mi hermano no es comunista!

Dile lo de la cabeza diferente. ¡Baja o te suelto una galleta!

¡Que no, que no me deja mi madre! ¡Idos sin mí!

Me parece que no viene. Que le den morcillas.

(En 1969, tener un comunista en la familia era como tener el tifus).

(De pronto, muchos de los que habían sido tus amigos...)

(..tenían un ataque de alergia que les impedía acercarse,...)

(..por miedo a ser metidos en un mismo saco,...)

(..el de los disidentes al régimen).

A ver, que me haga cargo de la situación.

¿Llevaban algo que les comprometiera? No, que sepamos.

¿Os han dicho qué cargos le imputan? No nos han dicho nada.

Ni siquiera hemos podido ir a verle. Bueno, mi padre le vio en un pasillo.

Pero esto no puede ser. Uno tiene derecho a saber de qué le acusan.

Yo confío en que don Luis... ¿Quién es don Luis?

Luis Altamira es el padre de Marta. Un alto cargo del régimen.

¿Y qué dice ese don Luis? De momento nada.

Pero yo creo que,... Toni va a ser su yerno, así que algo hará.

Puede ser, pero de momento tenemos que ponernos en manos de un abogado.

¿Toni milita en algún partido?

Dios no lo quiera.

Claro. Tampoco os lo hubiera dicho.

Había pensado que a través del episcopado...

-Uff, el episcopado. -¿Qué pasa?

Últimamente no nos llevamos muy bien mis jefes y yo.

¿Entonces no puede hacer nada? No sé.

Hombre, claro que... Tengo el teléfono de un abogado del Felipe.

¿De quién? Del Felipe.

¿Quién es ese?

No es una persona, es un grupo.

Se llama el Frente de Liberación Popular, pero lo llaman el Felipe.

-¿Tú eres del Felipe? -Yo qué voy a ser.

En ese partido, o lo que sea, no serán comunistas.

Bueno, digamos que no son muy franquistas.

O sea, son antifranquistas.

¡Inés, vámonos! Lo que nos faltaba. Espera, deja que se explique.

¿Qué queréis? ¿Que metan a tu hermano 30 años por comunista?

Necesita un abogado. ¡Pero no del Federico!

Del Felipe. Si quieres, contacto con mi amigo,...

..y averiguamos qué se hace en estos casos.

Pero sin nombres, a ver si es peor el remedio que la enfermedad.

Sin nombres. Yo hablo con él y vemos qué se puede hacer.

¡Pero que no haga nada hasta que no hablen con Antonio!

-Tranquila, que él sabe lo que hace. -¿Eh?

Dáselo a Carlos.

De parte de Abel.

¿Usted qué es lo que está haciendo?

¡Que yo no he hecho na'!

¡Se dice nada! ¡Siéntese!

Vamos a poner unas cuantas sumas.

Se la va a cargar. Abel se la carga. Es que tiene envidia.

¿De qué?De tener un hermano que piensa diferente.

Traidor.

¿Qué haces? Nada, nada.

Niños, en pie.

Podéis sentaros.

Niños, tengo una gran noticia que daros.

Esta tarde nuestro colegio va a ser honrado...

..con la visita de doña Carmen Polo de Franco.

¿Y ésa quién es?

¡Yo lo sé! ¡Una forrada de collares!

¡Niño, ten mucho respeto!

Esa señora es la mujer del jefe del Estado.

Una dama que, con sus desvelos, hace más llevadera al Caudillo...

..la tarea de regir el país. ¿Y no hay colegio?

Las clases se suspenderán desde las cuatro.

¡Bieeeeenn!

Lo que no quiere decir que no tengáis que venir.

Debéis estar aquí para recibir como se merece tan importante personalidad

¿Nos tenemos que arrodillar cuando la veamos?

Qué tonterías dices. ¿Por qué te vas a arrodillar?

Como es la que manda.

Solo tenéis que venir con las mejores ropas.

¿El traje de comunión vale?

No, hombre, no. Una chaqueta, corbata si tenéis.

Alcántara, usted está dispensado de venir. Puede quedarse en casa.

Y decidle a vuestras madres que os vistan y peinen lo mejor posible.

Quiero que deis una imagen de urbanidad y decoro.

¿De acuerdo?

¡Carlos no va, Carlos no va, Carlos no va!

Silencio.

¡Silencio!

Pensad en lo que ha dicho el director. Y copiad las sumas.

Tenéis 10 minutos.

¿Por qué no puedo ir? Por tener un hermano comunista.

(Con mis antecedentes familiares revolucionarios,...)

(..los profesores habían optado por evitar que aquella mancha...)

(..salpicara la reputación del colegio).

(De nada servía mi tercer puesto en el concurso de catecismo).

(A partir de ahora mi vida estaba condenada al ostracismo).

-Dicen que en casa tenían pistolas. -¿En serio?

Y que recibían órdenes directamente de Moscú.

Si se venía venir. La chica en Londres. Que para mí fue a abortar.

Y el otro creo que ha dejado preñada a una.

-¿Qué me dices? -Lo que oyes.

Qué familia.

Claro, en esos ambientes. Dicen que en Rusia no hacen otra cosa.

¿Otra cosa de qué?

-De eso, mujer. -Chitón, la abuela.

Buenos días. Buenas.

¿La vez quién la da? Yo misma.

¿Quién va?

Yo. Ponme unas manzanas. "Bien rojas".

¿Ha habido algo?

No.

Antonio no ha llamado, y lo de Eugenio ya te lo explicaré.

Cuéntamelo ahora, no me dejes así. Que va a buscar un abogado.

Eso es bueno. Pero no sé si le vamos a poder pagar,...

..porque creo que cuestan mucho.

Eso no es el problema. Dice que no nos cobraría.

¿Quién es?, ¿un sacerdote? No. Uno del Felipe.

¿Quién? Unos que no quieren mucho a Franco.

¿Rojos? ¿No me digas que son rojos?

No. Universitarios, gente de buena familia, profesores, escritores.

¿Escritores? Lo que yo digo, rojos.

Mercedes, creo que salimos de Málaga para caer en Malagón.

Algo habrá que hacer. No me voy a quedar mirando.

No, pero liarnos con rojos...

A ver si le cogen ojeriza. Pero qué ojeriza ni qué...

Pues en la guerra, solo por ser del sindicato le daban el paseo.

No me vengas con la guerra.

Merce, tú sabes que quien manda, manda y cómo se las gastan.

Me voy. ¿Adónde?

A la Puerta del Sol, a ver si me dejan darle estos bocadillos.

Si lo ves, dile que le echamos mucho de menos.

Claro que sí. Claro que se lo voy a decir.

Dame un beso.

La subsecretaría hace más de 2 meses que pidió esas copias.

Haga el favor de comprobarlo. Está bien, espero.

¿Qué quiere? Buenos días. ¿Está el subsecretario?

Reunido. ¿Y va a tardar mucho?

Vaya usted a saber. Creo que toda la mañana. Ya le diré que ha venido.

Es un asunto muy urgente.

¿Y qué quiere que le haga? Pues decirle que me reciba.

Es un asunto de vida o muerte para los dos.

No sé los tejemanejes se traen,...

..¡pero no le da derecho a venir con exigencias!

Ni tejemanejes ni exigencias. Dígale al menos que estoy esperándole.

Parece olvidar que es un ordenanza. Y usted una secretaria.

Alcántara, vamos a tener la fiesta en paz.

Imposible.

Teléfono.

¿Sí? ¡El jueves dije!

¡Un segundo, Alcántara!

Haga el favor de comprobarlo.

Ya que está aquí, hágame el favor de bajar estos sobres a la estafeta.

¡Urgentes!

Teléfono.

¿Sí?

Un segundo, le paso.

¿Sí?

Don Luis. El ministro de la Gobernación al aparato. Le paso.

Hola, Camilo. Dime.

¿Todo arreglado?

No sabes cómo te lo agradezco.

Lamento haberte levantado a esas horas, pero ya sabes, la niña...

Un disgusto terrible. Mi mujer no prueba bocado desde ayer.

Claro. Por supuesto, dalo por hecho.

Te reservo un puesto junto al Caudillo en la próxima cacería.

Cuando quieras, y repito, muchísimas gracias.

De acuerdo.

Sí, allí nos vemos. Un abrazo.

Siguiente.

Buenas. Traigo un paquete para mi hijo.

¿Nombre?

Antonio Alcántara.

¿Habría alguna manera de verlo?

¿Qué contiene la bolsa? Ropa y bocadillos.

La comida se la lleva.

¿Al menos podría decirme cómo está?

Correcto. Siguiente.

-¿Se ha ido ese? -Su trabajo me ha costado.

Si vuelve, dígale que he salido de viaje.

Muy bien, don Luis.

-Hasta mañana. -Hasta mañana.

Don Luis, ¿puedo hablar con usted? Por Dios, aquí no.

Pues ya me dirá dónde, llevo toda la mañana para hablar con usted.

No tengo tiempo, hable con mi secretaria y que le dé cita mañana.

Mañana no puede ser.

¿Quiere escucharme un momento? Cálmese. Y sobre todo, baje la voz.

¿Cómo me calmo si tengo a mi hijo en la Dirección General de Seguridad?

Y su hija lo mismo. ¡Que baje la voz!

Lo digo bajito, pero está detenida. ¡Los dos!

¿Pretende comprometerme? ¿A qué viene eso?

No quiero comprometerle, pero hágase cargo de la situación.

Mi mujer está destrozada Y no sabemos nada de él.

En estos casos es mejor acudir a un abogado.

Si no ha hecho nada, es un error. Eso es lo que hay que comprobar.

Seguro que si es inocente, le pondrán en libertad cuanto antes.

Claro que sí, si es un error, usted lo sabe.Yo no sé nada, ¿me oye?

Y por favor, estos asuntos prefiero tratarlos en otro lugar.

Mi hijo no se ha metido en política jamás. Él estaba allí por su hija.

¡Eh, eso sí que no! Y se lo advierto, de mi hija ni una palabra.

Don Luis, que no es eso. ¿Cómo voy a decir algo de su hija?

Es que no sé a quién acudir. No podemos dejarlos allí.

Si alguien puede hacer algo por Toni es usted.

Le he dicho que no es el momento, ni el lugar. Si me lo permite.

¿Cómo que no es el momento? Si es el padre de su nieto.

¡Alcántara, ya está bien! Ese tema, aquí, ni mentarlo.

Pues yo quiero tener a mi hijo en casa.

Y lo tendrá, Alcántara. Verá cómo todo se arregla.

Pero mientras tanto, ¿qué hago? ¿Qué le digo a mi mujer?

Al menos dígame que va a hacer algo. Le prometo que me ocuparé.

Ahora, si me lo permite. Al Pardo.

Madre, soy Mercedes.

No, no me han dejado verle.

Imagina cómo estoy ¿Ha llegado Antonio?

Cuando llegue le dices que voy para allá.

Que no, madre. Ya te digo que aquí no me hacen caso.

Ya me gustaría a mí saber a quién acudir.

Altamira.

Sr. comisario, la detenida.

Todo esto ha sido una tontería. Espero que seas buena chica.

-¿Puedo marcharme ya? -Dale sus cosas.

-¿Puedo hacer una llamada? -Ahí está el teléfono.

Pero si es Marta. ¡Que la han soltado, madre! Ahora te llamo.

Tienes mala cara. ¿Cómo estás?

No es nada. Sólo cansancio. Estoy bien.

¿Y mi hijo?

Yo no le he visto, pero un compañero me ha dicho que está bien.

No tienen nada contra él. ¿Y por qué os han detenido?

No lo sé. La casa en la que nos cogieron estaba limpia.

Quizás dejamos algo en mi piso. ¿Algo, qué?

¿Vosotros sabéis lo que os estáis jugando? Que vais a tener un hijo.

¡Que tenéis todo un futuro por delante y...

..tantas cosas que nosotros no tuvimos! Que por una tontería...

No es una tontería. ¡Eso lo dices tú, que estás fuera!

Perdona, hija, digo cosas que no quiero decir. Pero me da mucha rabia

Ayer estuvieron en casa, registrándolo todo,...

..tirado todo por el suelo, buscando no sé qué.

Y nosotros allí, como pasmarotes, como si tuvieran derecho a eso y más

Lo siento, de verdad que lo siento.

No tengo derecho a pagarla contigo. Lo importante es que estás bien.

Mercedes, Toni va a salir, te lo prometo.

¡Hablaré con mi padre! Él me ha sacado a mí, pues que lo saque a él.

Te lo prometo. Confía en mí.

Anda, vámonos de aquí.

¿Y qué? ¿No os apuntáis al viaje a la Luna?

¿Qué viaje, Nieves?

El que sortean en Pueblo. 15 días en la Florida con los gastos pagos.

Y luego, ¡zas!, para la Luna.

Nieves, es para ver el despegue. A la luna van los astronautas.

Con tal de bañarme en la piscina de la revista, que me manden donde sea.

-Buenos días. -Hola.

-¿Qué te hacemos, Reme? -Lavar y marcar.

-Ocúpate tú de doña Remedios. -¿Le pongo el champú de siempre?

Si no te importa, prefiero que sea Pili la que me lave.

¿Me disculpas?

Pili, lava a doña Remedios, voy a ver qué le pasa.

Doña Remedios, se muerde la lengua y se envenena.

-¿Pero qué he dicho? -Sí, ahora disimule.

Pues sí, no quiero que me lave ella. ¿Sabes por qué?

Porque en el barrio no quiero comunistas.

¿Qué comunistas ni qué narices? Y si lo fuera, ¿qué pasa?

¿Qué pasa? Que se empieza así y se acaba como en Moscú.

Y si no al tiempo. Seguro que el chico era un comisario político.

-No empiece, que me tiene muy harta. -Niña, a mí no me hables así.

La hablo como me dé la gana. Otra cosa:

Inés es mi amiga y como la vuelva a hacer llorar la lava el pelo su tía.

-Mujer, tampoco es para tanto. -Pues a callar, que me pone nerviosa.

Igual le abraso la cabeza.

No, hija, tú tranquila, que ya me callo.

Pase que estés nerviosa por lo de tu hermano,...

..pero desplantes, ni uno más. ¿Entiendes?

Lo siento. Pero es que me saca de quicio.

Pero es clienta, y no está el horno para bollos.

Y la clienta siempre lleva la razón, ¿no?

-¿Crees que estás en el "London" aún? -Allí no te detienen por hablar.

No sé para qué hablo.

Tú que has estado podías darte cuenta ¿No te acuerdas de los de Hyde Park?

¡Unos chiflados!

¡Pero nadie les detenía por decir lo que pensaban!

Oye, ¿salís? Que no puedo con todo.

Sí. Vamos para dentro, que me tienes frita.

-¿Estás bien? -Sí.

-No pasa nada, ¿eh? -Gracias.

¡No sé por qué no puedo ver "a la collares"!

No te quejes, que cuando se entere mi madre me lava.¡Yo quiero verla!

¿Por qué? Si creo que tiene una nariz de loro.

Ahora te lo cuento. ¡Tú, no nos sigas!

¡Es que este es el camino de mi casa! ¡Pues te vas por otro lado!

¿Y ahora qué hace?

¿Puedo ir con vosotros? ¿Y tu madre?

Joé, que yo prefiero ir con vosotros, aunque seas comunista.

Vale. ¿Queréis que os cuente por qué quiero ver a esa señora?¿Por qué?

Porque vamos a raptarla. ¡Yo me voy!

Ya tengo un plan. ¿Pero cómo la vamos a raptar?

Y no la soltamos hasta que suelten a mi hermano.

Que su marido es Franco. ¿No crees que se enfadará?

Así suelta a mi hermano antes. Y si nos pillan, ¿qué?

Que no nos van a pillar. Hay que hacer algo por su hermano.

¿Nos ayudas o no? Vale, está bien. Sí.

A las tres reunión en el camión. Y ni una palabra nadie. Juradlo.

¡Marica el último!

¡Antonio! ¡Antonio, ven, hombre!

¿Para qué te metes en líos? ¿No sabes que han detenido a su hijo?

Pues por eso le llamo, porque es mi amigo.

Buenas, señores.¿Qué tal, Antoñito? ¿Te tomas una caña?

No estoy para cerveza. Si he leído que es sanísima.

Es buena para el corazón, no engorda y además es diurética.

Me tomo una.¡Una cerveza para Antonio, y otra para mí!

Me acabo de enterar de lo de tu chico. ¿Cómo estás?

¿Cómo voy a estar? Destrozado.

Encima no nos dicen nada, ni sabemos a quién acudir, ni nada.

¡Antonio, enhorabuena.!

-¿Tú estás falto? -¿No te has enterado?

Claro que me he enterado, ¿no se casa tu hijo?Sí, se casa.

El chico está en la Dirección General de Seguridad.

Primera noticia. ¿Cómo no me habéis dicho algo antes?

¿Ahora meten a la gente en la cárcel por tener hijos?

Cállate, que no te enteras. Lo han detenido por rojo.

¿No fastidies?

¿Del chico no sabéis nada? No sabemos nada, Cervan.

A lo mejor conocéis a alguien que me pueda ayudar.

¿Y el suegro del chico? Es un mandamás, ¿no?

¡De ese ni me hables que me enciendo!

Chico, yo no sé a quién acudir para ayudar al chaval. Pero...

¡Pero para todo lo demás puedes contar conmigo! ¡Para lo que sea!

Para lo que haga falta. Gracias, Desi.

Me marcho.Espérate. Tómate la cervecita tranquilo.

Me está esperando Merche para comer. Adiós, señores.

Se dice bien. Tenga usted amigos para esto.

Oye, que contra Antonio no tengo nada.

Además yo soy apolítico. A-po-lí-ti-co.

¡Tú lo que eres es un "cagao"!

Además, que en un bar nunca sabes quién te puede escuchar.

¿Pero tú no tenías un cuñado guardia civil?

¿Yo? Bueno, sí... Es cocinero.

Ya me contarás cómo un cocinero, por muy guardia civil que sea,...

..va a tener mano para sacar a la gente de la cárcel.

Yo no conozco a nadie.

Desde luego. Idos a tomar morcilla.

(Nos encontramos en el refugio de Áliva).

(Su excelencia lo abandona, acompañado por otras personalidades-)

(..y por su nieto Francisco, para emprender una jornada cinegética).

Yo creo que si se lo pide su hija, seguro que saca a nuestro Toni.

¿A ti qué impresión te ha dado en el Ministerio?

Antonio.

¿Que cómo le has visto a don Luis?

Ya te he dicho que bien. Que no hagamos nada, que él se encarga.

¿Ves? No va a dejar a Toni en la estacada.Eso digo yo.

Pues yo, es que no lo entiendo.

¿Qué no entiendes, hija?

Que pidamos favores a los que meten en la cárcel a Toni.

¿El padre de Marta ha metido a Toni en la cárcel?No hagas caso.

Inés, no digas tonterías.Además, no es verdad. Ya has oído a tu padre.

Tenemos que estar agradecidos a don Luis de que se ocupe de tu hermano.

Sí, sí.¡Ya está bien! ¡Para Quijote me basta uno en casa!

¿Pero qué es lo que queréis? ¿Que cambien las cosas de un día a otro?

Pues no cambian, hija.

Tu padre tiene razón, debemos resolverlo entre nosotros,..

..y no pedir ayuda a los amigos de Eugenio.

¿A quién has dicho?Los del partido de Eugenio. Unos comunistas.

¿Comunistas? ¿Pero qué me has estado haciendo, Merche?

¿Qué me has estado haciendo? ¡Nada! No te he hecho nada.

Es que... Y no son comunistas, son del Felipe.Ni Felipe ni Felipa.

Es que Eugenio se ha empeñado en que busquemos un abogado.

Eso sí que no. Encima un abogado, no, que luego lo complican todo.

Eso mismo he dicho yo.

¡Y yo! Pero él, erre que erre, y no he sabido decirle que no.

¿Que no, a qué? A buscar un abogado.

Bueno, bueno, bueno.

¿Pero quién os mandó ir por ahí buscando un abogado?

Merche, a ti te hablo, hija.

En fin. Si ya está, ya está. ¡Pero primero que hable conmigo!

Ya se lo he dicho. Y después ya veremos.

(Doña Carmen Polo de Franco asiste a la recepción...)

(..que los señores de Grassy ofrecen para presentar...)

(..la colección de alhajas y relojes de una famosa firma de Ginebra).

Mamá, esta tarde me tienes que poner la chaqueta.¿Y eso?

Viene la mujer de Franco al colegio,...

..y aunque don Severiano me diga que no vaya, yo pienso ir.

Jesús, qué casualidad. Mira qué día se le ocurre ir de visita.

¿La "Franca" viene al colegio? ¿Por qué no le dejan ir a él?

(Ardía en deseos en decirle a mi madre que no se preocupara,...)

(..que Toni saldría de la cárcel...)

(..en cuanto nos hiciéramos con aquella señora con tanto visón).

(Qué orgullosos estarían mis padres cuando me vieran,...)

(..pidiendo como rescate la liberación de mi hermano).

(Aquello bien valía el sufrimiento de ir al colegio de traje).

Jo, cómo pica.

Por eso me he puesto polvos talco, si no, no hay quien aguante.

Y poned cara de empollones. A las visitas les gustan los empollones.

Vaya elegancia.

Es que hemos quedado. Sí, con doña Carmen Polo.

Un poco mayor para vosotros, ¿no? Es por un rollo del colegio.

¿Tienes el Ama? ¿No queréis mejor el Zipi-Zape?

Tiene que ser el Ama.

Toma, son 8 pesetas.Yo solo tengo un duro, venga, sacad el dinero.

¿Cuánto cuestan los collares? ¿Para Maika?

No te lo puedo decir. Por ser para vosotros, 10 pesetas.

Bueno, te lo compro, pero me lo fías. Te lo pago el domingo.

Con clientes así me voy a forrar. Te lo fío, pero me debes dos duros.

Aquí lo tienes. ¿Te lo envuelvo? No, mejor que se vea.

Pues ahí lo tienes. Gracias. Adiós.

Adiós, chavales.

¿Para qué quieres un collar? Para el plan. Luego os lo cuento.

Merche, me voy.

¿Tan pronto?

Es que quiero hablar con don Pablo antes de que lleguen los compañeros.

Si ya has hablado con don Luis, y Marta va a hablar con su padre.

Merche, tómate esto como te lo tienes que tomar, pero...,

Para mí que las cosas no van bien.

Pero si me habías dicho que...

Antonio,... tú sabes algo que no me has dicho.

No, mujer.

Pero por lo que me barrunto y lo que oigo,...

..a lo mejor no es mala idea eso de buscarnos un abogado.

Imagínate que le meten a la cárcel. ¿En la cárcel? ¡No digas eso!

Ahora está en el calabozo, pero no sé qué pasará.

Me estás asustando. Yo también estoy asustado.

¿Quién iba a decir que nos pasaría a nosotros?

Pero si es que Toni no ha hecho nada Pues claro que no.

Y aunque estuviera en política, ¿qué ha hecho?, llevar la contraria.

Pues le pueden caer 20 años. 20 años. Virgen Santísima.

Así, que temiendo lo peor, prefiero coger el toro por los cuernos.

Voy a hablar con don Pablo, a ver qué me dice.

Su hijo estuvo metido y lo soltaron enseguida.

Porque tienen amistades. Igual que el padre de Marta.

Ellos fuera, y Toni dentro. Si es que somos unos desgraciados.

No le pegarán, ¿verdad?

No, pegarle no.Si es que he oído tantas veces que pegan.

Y pegan, Merche, pegan. Pero no a Toni, que es un chaval.

Bueno, me voy.

Adiós.

Tú eres Crispín. Tú me ayudas a mí, que soy el capitán, a dar el golpe.

Yo no quiero ser Crispín, yo quiero ser el Capitán Trueno.

El Capitán soy yo, que es el que manda.¿Y yo qué hago?

Tú te colocas aquí y haces el ciego.

Si lo estoy. Con estas gafas no veo nada. ¿Por qué no me pongo las mías?

Porque con las tuyas no pareces un ciego.Es verdad.

Cuando llegue "la collares", haces la maniobra de distracción.

¿Y eso qué es?Pues haces algo para despistar a la gente.

Entonces Josete, o sea Crispín y yo nos llevamos a "la collares".

¿Y qué hago para despistar?

Te quitas las gafas y dices: ¡Veo, veo! ¡Milagro, es un milagro!

Joé, vaya trola.

Lo importante es que la gente crea que la collares ha hecho un milagro.

Entonces sacas el collar, ¿no?

Y le digo que tenemos más y que sabemos dónde hay muchos gratis.

Y como le gustan tanto, viene.

No es porque sea mío, pero es un plan perfecto.

¿Cómo ha quedado la carta de tu hermano?

Tenemos a su mujer.

Si quiere "bolver" a "berla" con vida, suelte a mi "ermano".

Los "bengadores".

¿Por qué has puesto que suelte a tu hermano? Van a saber que has sido tú.

Es verdad, lo quito y pongo Toni. ¿Y las latas de comida?

Aquí hay dos de fabada, una de sardinas y los garbanzos tuyos.

Le van a dar gases.

Seguro que no ha comido igual de bien en su vida.

Estoy nervioso. Hombre, es nuestro primer secuestro.

Como me pille mi madre me la lío.

Para un día que quiero verle, no aparece.

Tranquilo, que ya tienes bastante. Vete a casa, que yo me ocupo de todo.

Pero si yo no me quiero ir a casa, yo quiero hablar con don Pablo.

¡Buenas tardes! Buenas tardes, don Pablo.

Don Pablo, si tiene un minuto me gustaría hablar con usted.

¿Cómo un minuto? Para ti tengo todo el tiempo del mundo.

Gracias.

Merce. ¿Sí?

Que me bajo a la iglesia a rezar. No tengo el cuerpo para coser.

Baja, yo me espero a ver si me dicen algo de Toni.

Hija, ¿quieres que me quede? No, baja tranquila.

¿Pasa algo que no me has contado? Que no, madre. Son cosas mías.

Ay, Señor, Señor.

¿La chica también?

La chica también. Claro, a ella la han soltado esta mañana.

Bueno, bueno, bueno. ¿Y qué quieres que haga yo? Porque tú me dirás.

Había pensado que, como se vio en una parecida con su hijo,...

..podía conocer a alguien que nos echara un cable.

¿Un cable? Pero vamos a ver, Antonio.

¿El suegro de tu hijo no es el subsecretario del ministerio?

Es el futuro suegro. Aún no se han casado. Y a este paso no sé.

Pero la boda sigue en pie, supongo. Sí. Pero no estamos para bodas.

Si yo lo digo, porque donde hay patrón, no manda marinero.

Y en este caso soy un simple marinero.

¿Usted marinero? Sí. Siéntate, que vamos a hablar.

Gracias.

Vamos a ver. Según tú, a la chica la han soltado, ¿no?Sí.

Pues tú tranquilo, porque detrás saldrá tu hijo.

No lo tengo tan claro. A ver si le caen un montón de años

¿Tu hijo es el líder del Partido Comunista o algo así?

No, no eso. Mi hijo es un ingenuo, y le han liado en la Universidad.

Pero no te preocupes, Luis Altamira no dejará a su hija preñada y soltera

Vamos, de ninguna manera. No sé qué decirle.

Que no pasa nada, ya lo verás. Menudo escándalo sería.

¿Sabes? Tómate el día libre, y estás con Mercedes. Te lo agradecerá.

Si no le importa, preferiría preparar unas planchas pendientes.

Ese es mi Antonio. Siempre al pie del cañón.

Por lo menos tengo la cabeza en otra parte.

Entonces... No cree que lo metan en la cárcel.

Y dale. Que no te preocupes, hombre.

Es más, puede que en el fondo, esto le venga hasta bien.

Venirle bien, que está detenido. Eso si no le han zurrado.

¿Cómo le van a zurrar? Y si se les escapa una hostia, no pasa nada.

Verás como, a partir de ahora, sienta la cabeza.

Tu hijo le ha visto las orejas al lobo.Si usted lo dice.

Claro. Tenías que ver a mi hijo, no le conozco ni yo.

¿Ni usted? Ni yo, Antonio.

Pues sí que ha cambiado.

¿Puedo hablar con la señora?

¿Doña Celia? Buenas tardes, soy Mercedes Alcántara.

Bien. Bueno, no muy bien. Estoy preocupada por mi hijo.

Me gustaría que nos viésemos esta tarde.

No, no, esta misma tarde.

Cervan, ¿esto que dice el periódico es verdad?

Tranquila, lo hacen para asustar a la gente.Pues lo han conseguido.

-El Lecturas, Cervan. -Marchando.

¿Aún no saben nada del chico?

Todo sigue igual. ¿Usted cree que hay derecho?

Creo que a ella la detuvieron en la guerra.

¡Bueno, hasta aquí hemos llegado!

¡Chistttt, señoras! ¿Es a nosotras?

¡Claro que es a ustedes! Herminia, que se pierde.

No me voy a perder, las que se van a perder son ellas, por chismosas.

Una servidora no la han detenida nunca. Y cuidado con lo que se dice.

Porque yo puedo ir con la cabeza muy alta, no como otras.

¿Qué quiere decir?Que ya está bien de chismes, que estoy muy harta.

Nosotras, lo que oímos. No, lo que se inventan.

¿No se dan cuenta por lo que estamos pasando?No haga caso, Herminia.

¿Cómo no voy a hacer caso?, si no inventan más que bulos.

Que si teníamos una metralleta, que si había robado 7 bancos.

¡Si es que parece el Lute! No es para ponerse así.

¿Cómo que no? ¿Quieren saber por qué han detenido a mi nieto?

Lo han detenido por dar la cara por otros. Porque es mejor que ustedes.

¡Y ya están desapareciendo de mi vista, que no respondo!Bueno, bueno

¡Y cuidado, porque voy a su casa y las saco por los pelos!¡Bien dicho!

Herminia, perdone. ¿Sabe dónde puedo encontrar a su yerno?

¡No, y no se lo digo!

Herminia, no sea niña. Se trata de su nieto.

No quiero que se líe con ese amigo suyo.¿Qué amigo?

El Felipe.Herminia. Mi amigo no va a perjudicar a su nieto. Confíe en mí

Que soy su párroco.

Escuchad bien porque no lo voy a volver a repetir.

Primero el claustro de profesores, conmigo a la cabeza,...

..recibirá a doña Carmen y su séquito en la puerta del colegio.

Posteriormente les acompañaremos por las instalaciones del centro.

Va a visitar la nueva guardería, el gimnasio...

¿Ese chicle? ¡Sácate ese chicle!

¡Pero no lo pegues ahí, por Dios!

Luego va a disfrutar con un espectáculo de danzas.

¿No le has dicho a tu madre que te peine?

Y cuando estemos aquí, Fresnadillo entrega el ramo de flores.

-¿Y vosotros qué decís? -¡Bienvenida, doña Carmen!

Muy bien, muy bien.

Y recordad, solamente hablaréis con su excelencia si ella os habla.

¿Y yo cuándo recito?

A ver, practica un poco.

Doña Carmen Polo de Franco, báculo de nuestro generalísimo,...

Carlos. Llámame capitán.

Bueno, pues capitán.

¿Qué quieres? Me estoy meando.

¿Dónde has visto que un raptor se mee antes de entrar en acción?

Severiano. ¿Ese no es Alcántara?

-Sí. -¿Qué hace aquí?

-Le dije que no viniera. -Nos puede poner en un compromiso.

-Que no me aguanto. -Eres un meón

Ponte las gafas.

¿Pero usted dónde se cree que va? ¿A la playa?

Quítese las gafas, hombre.

¡Que se quite usted eso! ¡Que se las quite!

¡He dicho que se quite las gafas!

(Con Luis fuera de juego, y Josete más preocupado por ir al baño...)

(..que por su carrera de delincuente,...)

(..empecé a pensar que mi plan estaba condenado al fracaso).

(Pero no podía fallarle a Toni).

(Aún tenía el collar, y la voluntad de no dejarle en la estacada).

Mercedes, me pone en un compromiso. ¿Usted sabe la posición de mi marido?

Claro, por eso he querido hablar con usted.

Estamos desesperados, con los nervios de punta.

Imagínese, hace un día y no sabemos nada.

Si lo entiendo. Pero lo que me pide no es fácil.

Y no sé hasta qué punto mi esposo tiene mano para ciertas cosas.

Antonio me ha dicho que Franco y él...Don Francisco.

Don Francisco y él cazan juntos. Eso no lo voy a negar.

Pero que pueda sacar de la cárcel a cualquiera....

Mi hijo no es cualquiera, no olvide cómo están las cosas.

No hace falta que me lo recuerde.

De verdad, que mi hijo no ha podido hacer nada.

Y si su marido ha podido sacar a Marta...Ese es un caso distinto.

¿Distinto? ¡A ver si al único que han detenido es a mi hijo!

Le ruego que no se altere. Lo siento, estoy muy nerviosa.

Pero no permitiré que a mi hijo le carguen culpas ajenas.

Por favor, haga el favor de calmarse.

Aquí todos queremos lo mejor para nuestros hijos, ¿verdad?

Pues no lo sé.

Pues así es. Y no olvido que Marta y Toni están... muy unidos.

No dejen a mi hijo dentro. Por favor, hable con su marido.

Está bien. Pero tiene que asegurarme que su hijo no está metido en nada.

Mi hijo es inocente.

Antes de la Universidad no sabía de la misa la mitad.Hablaré con Luis.

Interfono.

-¿Sí, Clara? -Don Luis, su hija está aquí.

Dígale que pase.

¿Podemos hablar?

-¿Cómo estás? -Bien, bien.

-¿Has ido a ver a tu madre? -Sí. Estaba muy nerviosa.

Lógico. Ya te puedes imaginar el disgusto que nos has dado.

No sé si lo sabes, pero me has puesto en una posición muy difícil.

-Lo sé, papá. ¿Qué quieres que haga? -Dejar de hacer idioteces y estudiar.

-No son idioteces. -¡Mira, Marta...!

¿Para qué has venido?

Para pedirte que no dejes que Toni pase una noche más en el calabozo.

¡Estupendo!

¿Tú qué te crees que yo puedo sacar de la cárcel a quien quiera?

¡Pues no, señor!

¡Pues claro que sí! Me has sacado a mí, pues di que le saquen a él.

Mira, hija, bastante me ha costado arreglar lo tuyo.

No te creas que esto ha salido gratis. Todo tiene un precio.

Ese amigo tuyo saldrá cuando tenga que salir.

¡Es el padre del hijo que voy a tener!

A mí no me grites.

Mira, Marta. Si ese chico no ha hecho nada, saldrá enseguida.

Digan lo que digan por ahí, en este país se respetan los derechos.

No me vengas a mí con ese cuento.

Piensa lo que quieras, no vas a sacarme nada más.

¡Papá, o sacas a Toni...!

O no me vuelves a ver en tu vida. Ni a mí ni a tu nieto. Ya lo has oído.

(Doña Carmen Polo recibe la calurosa acogida de pequeños y mayores...)

(..a su llegada a un colegio del extrarradio madrileño).

(Vemos las nuevas instalaciones que complacieron a la visita).

(En todo momento fue recibida con el afecto que le profesan los españoles)

¡Bienvenida, doña Carmen!

Excelencia, este niño le quiere recitar unos versos.

Doña Carmen Polo de Franco, báculo de nuestro generalísimo,...

..ha sido tu develo tanto, que te has ganado ya el paraíso.

Doña Carmen, doña Carmen...

¡Hola, doña Carmen!Qué niño tan mono. ¿Este collar es para mí?

Si viene conmigo se los doy todos. Tengo más, y gratis.

Es un caso especial, un poco...

Es un encanto. Muchas gracias, pequeño.

¡Alcántara! Ya sabía que la armarías.

Doña Carmen, diga a su marido que suelte a mi hermano.

¡Doña Carmen, diga a Franco que suelte a Toniiiiiiiiii!

Antonio, es para ti. Voy.

Diga.

Hola, Eugenio. ¿Qué pasa?

Es que no sé si me conviene, Eugenio.

-He conocido a un chico. -¿Sí? ¿Es del barrio?

No, hace la mili en Cuatro Vientos. Y le queda de bien el uniforme.

Qué bien. Me alegro.

-El caso es que... tiene un amigo. -Uy, Pili, no, de verdad.

Si aún no te he dicho nada. Y Mike hace mucho que no escribe.

¿Cómo lo sabes?

Porque estás más mustia que las amapolas.

-Bueno, sí. Pero eso no cambia nada. -Digo yo que algo sí que cambia.

Además, no es por Mike. Solo que no me apetece salir.

Si sólo sería un rato, el sábado.

Que no, Pili. Y no es por ti, ni por tu amigo, que seguro que es muy majo.

Es por todo. Por la ciudad, porque no me gusta la gente de aquí.

Cualquiera que te oiga diría que odias esto.

Que no es eso. No me gusta la peluquería, ni mi vida aquí, pero...

Ya, que te aburres como una ostra con nosotras.

Que no es eso.

Pues tú dirás, porque esa vida que tan poco te gusta, es la mía,...

..y la de Nieves y la de nuestras amigas.

-Que somos antiguas y aburridas -No me entiendes.

No, creo que no. Yo lo único que quería es animarte,...

..pero la próxima vez me callo y no digo nada. Hasta el lunes.

-¡Pili! -¿Qué?

Lo siento, no sé qué me pasa, estoy muy rara.

Bueno, anímate, ¿eh?

Lo que digo es que no lo vamos a abandonar. Ni a ningún compañero.

¿Qué quiere decir con eso de los compañeros?Es una forma de hablar.

Los únicos compañeros de mi hijo son los de la facultad.

El caso es que lleva 24 horas detenido y no sabemos nada.

Yo lo vi un momento en un pasillo y esposado. Estaba esposado.

Lo primero es un recurso de habeas corpus.

Eso es una denuncia de que le han zurrado.

Es un término legal. No te asustes.

¿Cómo quieres que no me asuste? Si yo nunca hago estas cosas,...

..y llevamos una hora con este amigo tuyo que solo habla de compañeros...

..y de cosas que me ponen muy nervioso.

Se escucha la voz de Mike. ¡En Francia!

¿Esto qué es?

Que viene.

Dios mío, que viene. ¡Que viene Mike!

Te quiero, Mike.

Y encima se queda con el collar. Claro, es lo que más le gusta.

Y le debo dos duros al Cervan. Y las gafas de mi madre rotas.

¿Y mi hermano qué? En la cárcel. ¡Y todo por tu culpa!

¿Por qué? Porque te pusiste a mear.

-Porque no me aguantaba. -Eres un meón.

Oye, podemos hacer un túnel hasta la cárcel.Tú estás loco.

¿Un túnel?Sí. Cogemos una pala y un pico y empezamos a hacer un agujero.

Anda ya.Sí. Y en 5 ú 8 días llegamos a la cárcel...

(Cuando era niño, un amigo era algo más...)

(..que aquel chico con el que echabas la tarde jugando).

(Decir amigo era hablar de compañero, de socio, de hermano).

(De nada servía que frieran a collejas a Josete por salir conmigo)

(..o que a Luis le abroncaran por romper las gafas,...)

(..mis amigos siempre estaban a mi lado).

(Eran tiempos en los que las palabras amistad, solidaridad...)

(..y compañerismo, aún tenían sentido entre nosotros).

(Más de 10 años lleva Edmundo Dantes en esta celda).

(No consiguió ser juzgado y puesto en libertad).

Hijo, siéntate a cenar. ¡Inééés!

No sé qué le pasa. Se ha encerrado en su cuarto y no sale.

Hola, Antonio.Hola. Ahora el que llega tarde soy yo.

¿Has hablado con el cura? Luego os cuento. ¡Vamos, a cenar!

Teléfono.

¿Sí?

Hola, Marta.

Es Marta. Quiere hablar con uno de vosotros.

Dime, hija.

Entonces,... ¿Tú crees que...?

Gracias, de verdad.

Claro. Si sabemos algo te llamo. Gracias, hija.

Dice que ha hablado con su padre y que por fin se va a ocupar de Toni.

Gracias a Dios, una buena noticia. Pues anda, que no se ha hecho rogar.

A lo mejor mañana lo sueltan.

No pensemos que don Luis lo puede todo.

No sabemos de qué acusan a Toni. Cómo estamos, es una buena noticia.

Lo que digo es que no echemos las campanas al vuelo.

Antonio, ¿pasa algo?

¿Qué va a pasar? Carlos, a cenar, hijo.

Carlos, ponte la chaqueta del pijama y apagala luz. Hasta mañana.

Hasta mañana.

(Imaginaba a mi hermano andrajoso como el Conde de Montecristo).

(Y no es que Toni y yo fuéramos la pareja perfecta).

(La mitad de rato la pasábamos peleándonos y la otra ignorándonos).

(Sin embargo, aquella noche sin Toni, sin su "duérmete, enano"...)

(..y sus discos de Paco Ibáñez, empecé a sentir su ausencia...)

(..como si fuera la más dolorosa de todas las pérdidas).

¿Qué haces?

Mira.

Son las notas de Febrero de Toni.

¿De dónde las has sacado?

Las encontré recogiendo sus cosas.

Joder, esto es un sobresaliente. Y otro. Dos.

Y tres.

Historia del derecho. Derecho Romano. Y político.

No te lo había dicho, ¿verdad? No me había dicho nada.

Cada día entiendo menos a este chaval.

Tiene el orgullo de su padre.

El orgullo será de su padre, pero en las notas ha salido a ti.

Yo no quiero que le hagan daño. No le habrán pegado, ¿verdad?

No. Pegado no.

¿Seguro?

Seguro, Merche.

No te preocupes. Verás como todo sale bien.

¡Virgen del amor hermoso, mi chico!

¿Cómo estás? ¿Estás bien? Estoy bien.

¡Mercedes! ¡Antonio! ¡Que está aquí el niño!

¡Mercedes, que ha venido Toni! ¡Inés! ¡Antonio!

(Nuestro Toni, estaba por fin con nosotros).

(Habían sido sólo 48 horas de angustia...)

(..en las que todos habíamos vivido con el corazón en un puño).

(Mi hermano estaba por fin con nosotros, sano y salvo,...)

(..y de una pieza, por más que mi abuela no dejara de mirarle).

(Pero no todos tuvieron su suerte).

(Muchos otros, demócratas y luchadores de la libertad,...)

(..pasaron largos años alejados de los suyos...)

(..por el único delito de pensar diferente).

(Tiempo después, supe que Toni había salido...)

(..gracias a los contactos del padre de Marta,...)

(..aunque para mí, mi hermano quedó libre...)

(..gracias a un collar de perlas falsas).

Subtitulación realizada por Fco. Javier González.

Cuéntame cómo pasó - T1 - Una larga espera - Capítulo 24

25 abr 2002

La detención de Toni y Marta ha sumido a la familia Alcántara en el caos. Antonio y Mercedes buscan la manera de sacar a su hijo de la cárcel, bien sea a través de contactos con influencia, bien por la intervención del cura Eugenio, que sugiere ponerse en contacto con miembros del Felipe (frente de liberación popular). Tal posibilidad alerta a Herminia y Mercedes, que temen que entablar relaciones con antifranquistas no puede sino perjudicar la precaria situación de Toni. Mientras, el chico sigue incomunicado en las dependencias de la DGS. Cuando más desesperados está la familia, Marta es puesta en libertad, merced a la intervención de su padre, subsecretario de Agricultura. La joven promete interceder para conseguir que su padre intervenga y consiga la liberación de Toni.

Carlos y su pandilla, profundamente impresionados por la detención de Toni, idean un plan para conseguir liberarle: El rapto de doña Carmen Polo. La presencia de la mujer en el barrio para inaugurar una escuela infantil, les dará la oportunidad de acercarse a ella y, por medio de un cebo (unos collares de plástico comprados a Cervan)tratar de llevársela hasta su camión. Carlos propone a sus amigos canjear después a la mujer de Franco por su hermano.

ver más sobre "Cuéntame cómo pasó - T1 - Una larga espera - Capítulo 24 " ver menos sobre "Cuéntame cómo pasó - T1 - Una larga espera - Capítulo 24 "
Programas completos (363)
Clips

Los últimos 2.626 programas de Cuéntame cómo pasó

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos