Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Urgoiti ha sido así elegido presidente después de que en la asamblea la cervecera Damm, apoyada por Luxempart e Iberfomento, otros dos accionistas de referencia de Pescanova, lograra sacar adelante su candidatura para formar el nuevo consejo de administración. La propuesta de Damm, que ostenta el 6,183% de la empresa, ha salido adelante con el apoyo del 70,82% de los votos emitidos. Urgoiti ha dicho nada más ser elegido que la compañía necesita una quita en el convenio de acreedores en torno al 75%.

La empresa Pescanova afrontará este jueves una junta general extraordinaria decisiva en sus más de 50 años de historia, en la que se cesará a todos los miembros del actual consejo de administración y se designará un nuevo presidente, tras la dimisión de Manuel Fernández de Sousa, imputado por cometer presuntamente varios delitos, como el falseamiento de cuentas anuales o estafa, entre otros. La junta, que se celebrará en la sede de la firma, en Chapela-Rendondela (Vigo, Pontevedra), tendrá lugar una semana después de que Deloitte, administrador concursal de la firma, haya revelado en su informe que el 'agujero patrimonial' de la empresa es de 1.667 millones de euros, superior al estimado inicialmente, y que cuenta con una deuda de más de 3.674 millones de euros.

El presidente de Pescanova, Manuel Férnandez Sousa, ha asegurado sobre el informe forensic a esta empresa de la auditora KPMG que "todo tiene explicación". Avanza que dará las explicaciones que se precisen "en el momento oportuno y en el lugar adecuado", pero lo más importante es que "todas las decisiones adoptadas en Pescanova, equivocadas o no, se tomaron siempre para mantener viva la empresa y que siguiera adelante". En relación con las irregularidades en la gestión que pone de relieve el informe de KPMG, Sousa ha dicho que "si no tuviera la conciencia tranquila no habría tenido motivos para encargar el informe que fue contratado a KPMG". Ha agregado que Pescanova "está ahí, sigue presente en todo el mundo y está seguro de que "tiene futuro".

El Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional ha admitido a trámite una querella de Luxempart, accionista de Pescanova, contra nueve directivos y consejeros de la empresa gallega -entre ellos directores de auditoría, financiero y administración- y contra cinco sociedades.

En el auto del magistrado Pablo Ruz, se recoge que Luxempart asegura haber sufrido un perjuicio económico de 52,06 millones de euros como resultado de las diferentes inversiones realizadas entre los años 2011 y 2012, "inducidas por la información proporcionada por los querellados desde sus puestos de consejeros o altos directivos de la entidad con conciencia de su falsedad".

La querella admitida se dirige contra el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa ya imputado por varios delitos; el director general y representantes de Inverpesca e Inverlema, Pablo Javier Fernández Andrade; el miembro de la comisión de auditoría y consejero por ICS Holdings, Fernando Fernández de Sousa Faro; y el consejero y miembro de la comisión de auditoría, Robert Albert Williams.