Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha manifestado que seguirá ejerciendo su responsabilidad al frente de la institución y ha destacado que "no existe un solo dato objetivo" que le haga arrepentirse de la designación de Manuel Moix al frente de la Fiscalía Anticorrupción, de cuyo trabajo está "satisfecho" y cree que está demostrando "valentía" y "firmeza" para ocupar el puesto. Maza ha comparecido ante la Comisión de Justicia del Congreso por la actuación de la Fiscalía en el caso Lezo, dos meses después de hacerlo ante esta misma comisión por el papel del Ministerio Público en relación a la decisión de no imputar al ya expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez.

El PSOE ha amenazado este miércoles con pedir la reprobación del ministro de Justicia, Rafael Catalá, por las presuntas "injerencias" en la Fiscalía Anticorrupción en relación al caso Lezo y por su relación con el ahora detenido expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, si no presenta antes su dimisión. Al respecto, el titular de Justicia ha rechazado que vaya a presentar su dimisión y ha asegurado que seguirá trabajando por "el interés de los ciudadanos", tal y como ha he hecho "en los últimos 30 años". En este sentido, ha alegado que sigue contando con la "confianza" de quien le nombró, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Estoy nombrado por el presidente del Gobierno; tengo la confianza de quien tengo que tenerla", ha recalcado.

La corrupción política, concretamente todo lo relacionado con el caso Lezo que investiga la gestión del Canal de Isabel II, acapara la actividad parlamentaria. En la sesión de control al Gobierno el portavoz socialista, Antonio Hernando, ha asegurado que el Ejecutivo está acorralado por la corrupción y pide el cese del secretario de Estado de Interior. El presidente, Mariano Rajoy, ha subrayado que ahora se investigan y juzgan esos casos y defiende la independencia del Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix

La corrupción política, concretamente todo lo relacionado con el caso Lezo que investiga la gestión del Canal de Isabel II, acapara la actividad parlamentaria. En la sesión de control al Gobierno el portavoz socialista, Antonio Hernando, ha asegurado que el Ejecutivo está acorralado por la corrupción y pide el cese del secretario de Estado de Interior. El presidente, Mariano Rajoy, ha subrayado que ahora se investigan y juzgan esos casos y defiende la independencia del Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix

Los fiscales del caso Lezo aseguran que hay una conversación entre Ignacio González y sus dos hermanos en la que se evidencia que querían saber quién llevaba en la Policía sus problemas por la presunta investigación "chivada" del Secretario de Estado de Seguridad. Pablo González se reúne con Nieto dos días después y los fiscales señalan la gravedad de ese encuentro. Además, en este escrito dicen que el expresidente popular de Madrid intentaba conseguir impunidad utilizando a personas con influencias en el ámbito judicial, fiscal o de la policía.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha afirmado que no fue "consciente" de que la espiaran durante su época de delegada de Gobierno en Madrid y ha señalado que si el exalcalde de Leganés y diputado autonómico del PP Jesús Gómez lo sabía tenía que haberlo comunicado a la Fiscalía o al juez.

"No tengo conocimiento pero si se me hubieran espiado, no fui consciente", ha señalado en una entrevista en Los Desayunos de TVE, preguntada por las palabras de Gómez, que transmitió al juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco sus sospechas de que el entorno del expresidente madrileño Ignacio González realizó seguimientos y una campaña de desprestigio contra Cristina Cifuentes cuando era delegada del Gobierno en la región, antes de que se anunciara su candidatura a la Presidencia.

La presidenta de la Comunidad de Madrid también ha anunciado que, para aumentar la "transparencia" del PP, centralizarán en una sola cuenta todos los ingresos que entren en el partido, y se ha manifestado "muy tranquila" ante la moción de censura que plantea Podemos contra ella, porque confía en el cumplimiento del pacto de investidura firmado con Ciudadanos, y cree que esta iniciativa de la formación morada solo es "fuego de artificio" y "política espectáculo".