Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Marina Mata es portavoz y secretaria de organización del Sindicato de Estudiantes, que esta misma tarde ha pedido que se suspendan las clases presenciales para reducir la curva de contagios, y en el informativo 20 horas Fin de semana de RNE nos contaba los motivos "mientras en la primera ola lo primero que se hice fue cerrar los centros de educación, en esta segunda se está tratando de aparentar una normalidad y por una razón muy sencilla, porque si cierran las escuelas, los centros educativos, nuestros padres y nuestras madres tienen que dejar de trabajar" lo que supone pagar servicios retribuidos que es algo que, evidentemente, ahora mismo las empresas del Ibex-35, la banca no quiere hacer, dice la portavoz del sindicato de estudiantes. "Nosotros estamos pidiendo el cierre de todos los centros de estudio porque están siendo un foco de contagio", pero para poner en marcha un plan de rescate de la educación pública que no se ha hecho por no bajar las ratios, la contratación de profesores, instrumentos, filtros de aire, porque las directrices del Ministerio de Educación de que abramos las ventas es absolutamente insultante, cuando estamos casi en diciembre y lo que tiene que haber es una inversión para rescatar el sistema educativo público, comenta Marina Mata. 

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaáha pedido al PP que negocie la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) si no quiere que se se ponga en marcha la reforma propuesta por el PSOE y Unidas Podemos. Celaá ha hecho esta llamada al acuerdo tras la advertencia del líder del PP, Pablo Casado, de que no pactará mientras no se retire esa propuesta de reforma que cambia la mayoría para elegir los jueces.

 “Esperemos que [el PP] tenga una intención fideligna y esta situación queda resuelta. Lo ideal es que el PP desbloquee la situación, se negocie y se llegue a buena término. [...] Lo que no se puede hacer es tener organismos constituciones continuamente bloqueados. Esto es también un fraude constitucional", ha declarado en Las Mañanas de RNE con Íñigo Alfonso.

La ministra ha defendido el decreto ley que este jueves se votará en el Congreso de los Diputados con nuevos criterios de evaluación para este curso y que algunas comunidades autónomas ya han adelantado que rechazan aplicar. Celáa cree que con esta normativa se da un “paso de calidad” porque los profesores evaluarán “de una manera colegiada” al alumno, lo que permitirá identificar sus carencias y reforzarlas.

Lo que proponemos es que los profesores evalúen de manera global el itinerario académico del alumno. ¿Eso quiere decir que los alumnos con suspensos deben pasar? No. Quiere decir que la mirada más importante está en la evaluación académica global de ese alumno, decidida de manera colegial por los profesores que les conocen.”

Celaá considera que en el sistema educativo español se pone demasiado el foco en la repetición de curso, algo que no tiene por qué beneficiar al alumno. “Mandar una alumno a repetir es una decisión seria que afecta al alumno y al sistema. La repetición es una medida excepcional, el sistema educativo español abusa de las repeticiones”.

La ministra de Educación y Formación Profesional ha admitido que viajó a Bilbao por “una cuestión médica” por lo que niega  que se saltara el estado de alarma decretado en Madrid el pasado viernes y ha confesado, además, que ha recurrido a la Justicia para denunciar las pintadas que aparecieron en su casa.

El Gobierno ha aprobado por real decreto que la repetición de curso sea una medida excepcional durante este curso y que las Comunidades Autónomas puedan conceder el título de Secundaria y Bachillerato sin tener en cuenta el número de suspensos. Hasta ahora, la ley obligaba a aprobar todo para terminar Bachillerato y a no terminar la Secundaria con más de dos suspensos. La mayoría de las autonomías rechazan esa decisión y algunas, como Castilla-La Mancha ya han anunciado que no la aplicarán. Los sindicatos también muestran sus reticencias. CSIF ha pedido la dimisión de la ministra Celaá, mientras que ANPE teme que aumente la brecha de nivel educativo entre territorios.

Dos semanas después del comienzo escalonado de las clases, hay 2.852 aulas confinadas en todo el país. En el 95,5 % de los centros no ha habido problemas y los grupos en cuarentena representan el 0,73 % del total. Los colegios, dicen desde el Ministerio de Educación, no son centros de contagio sino de detección precoz y, lejos de pensar en volver a cerrarlos, la intención es ir avanzando hacia una mayor presencialidad.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha respondido este jueves a las preguntas de Mónica López en el plató de 'La Hora de La 1', de TVE, donde ha insistido en la necesidad de que los niños vuelvan al colegio de manera presencial y ha advertido a los padres que rechazan llevarlos a los centros que no hay otra "alternativa". 

Aunque "el riesgo cero no existe", la ministra ha pedido confianza en la comunidad educativa y subraya que se está haciendo todo lo posible para minimizar riesgos frente al COVID-19. Celaá también ha hablado sobre la coordinación con las comunidades autónomas y sobre los permisos de baja laboral para padres con hijos en cuarentena, entre otras cuestiones. 

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha acusado al Gobierno de "improvisación" y de falta de "una estrategia nacional de vuelta al cole" en lugar de 17, una por cada comunidad autónoma. La ministra de Educación, Isabel Celaá, le ha contestado que al Ejecutivo le preocupa la salud de las personas y la igualdad de oportunidades, que se ha reunido con los consejeros autonómicos para coordinar el curso escolar y le achaca una visión "poco madura" del Estado de las autonomías.

Escuelas infantiles, colegios e institutos arrancan estos días un curso diferente. ¿Qué retos que hay que afrontar? ¿Por qué es tan importante la educación presencial? ¿Cómo puede ayudarnos la filosofía en todo este proceso? Para abordar estas preguntas, Casa Mediterráneo ha acogido el evento online Los retos de la vuelta al cole en tiempos de la COVID-19, en el que ha participado el filósofo José Carlos Ruiz.