Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los de Simeone ya se encuentran en Liverpool. Hasta ahora han viajado 300 aficionados de los 2.500 que este miércoles estarán en Anfield. Un partido, Liverpool-Atlético de Madrid, correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Champions League, que se disputará este miércoles a las 21:00 horas en el feudo inglés. Además, el coronavirus mantiene en vilo a los aficionados de ambos equipos por si se tomara la decisión de disputar el encuentro a puerta cerrada, aunque de momento todo el mundo confia en que se pueda acudir al estadio.

El Atalanta llegó este lunes a mediodía a su hotel de concentración en la ciudad de Valencia, donde fue recibido por apenas un reducido grupo de aficionados tras las restricciones de salida impuestas por el gobierno italiano por la expansión del coronavirus, y toda vez que por esta situación el partido se jugará a puerta cerrada.

La competición de fútbol italiana se queda en suspenso por el coronavirus. El decreto del gobierno sobre la limitación de movimientos en el norte del país afecta al deporte. El ministro Vicenzo Espadafora y la asociación de futbolistas no quieren que se juegue; tampoco la Federación, pero la Liga sí. Además, están en el aire las competiciones europeas, con el Valencia- Atalanta del martes, el Inter-Getafe del jueves e incluso el Juventus- Lyon, para el día 17. Algo similar ocurre con el baloncesto. En el resto del mundo, la lista de pruebas deportivas afectadas por la expansión del coronavirus no deja de crecer. Ecuador celebró a puerta cerrada su triunfo sobre Japón en Copa Davis y sin contacto entre tenistas y recogepelotas.
El Gran Premio de Bahreín de Fórmula 1 se disputará también a puerta cerrada. Y la confederación asiática de fútbol ha aplazado hasta octubre los partidos de clasificación de la zona para el Mundial 2022. El ciclismo por su parte está muy afectado, aunque la París-Niza sí ha comenzado este domingo entre excepcionales medidas para prevenir los contagios.