Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En Galicia trabajan la mayor parte de las rederas que hay en España. Se acaba de inaugurar una exposición con las fotografías de Xela Rodríguez, que siempre ha retratado el día a día de estas mujeres que trabajan en el masculinizado mundo de la pesca y luchan por la igualdad.

El  activo y diverso papel de las mujeres durante la guerra civil española se plasma en una nueva sala en el Museo Reina Sofía. Medio centenar de piezas que ofrecen una doble visión: el trabajo de creadoras como las fotógrafas Kati Horna y Gerda Taro, que retrataron la guerra, y el trabajo y la labor de mujeres anónimas reflejadas, en sus diversos roles, en estampas, carteles e incluso en un cortometraje. Noemí Martínez visita la sala guiada por Concha Calvo, del servicio de fotografía del departamento de colecciones del Museo. 

Hasta el 26 de abril, en la academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, se exponen las fotografías finalistas y ganadoras del vigésimo tercer Premio Internacional Luis Valtueña de Fotografía humanitaria, otorgado por la ONG Médicos del mundo. Entre los tres finalistas del premio se encuentra el fotógrafo español Daniel Ochoa de Olza, quien retrata la migración centroamericana a Estados Unidos en su serie Cruzando la última frontera.

Seis fotografías aspiran a ganar el World Press Photo, el premio más prestigioso del fotoperiodismo. El accidente de Ethiopian Airlines, las fracturas provocadas por la guerra de Siria o las protestas sociales son los principales temas de las seleccionadas. Se han presentado 74.000 imágenes por parte de profesionales de 125 países. Los ganadores se conocerán el próximo 16 de abril

El accidente aéreo de Ethiopian Airlines, que se cobró el año pasado la vida de 157 personas, y las protestas sociales en países como Sudán y Argelia, se encuentran entre los temas fotográficos nominados a la edición de 2020 del World Press Photo, confirmó este martes la fundación que otorga el galardón más esperado por los fotoperiodistas.

Con ausencia de nombres y temáticas hispanas, pero sobre todo con una representación nula de nombres femeninos entre los seis fotógrafos elegidos para la foto del año, las nominaciones seleccionadas por el jurado se centran en "la protesta y el papel de los jóvenes en la activación del cambio".

Ever young, "siempre joven", es el nombre de la exposición que acoge estos días Casa África, una selección de las imágenes del fotógrafo ghanés James Barnor. Es la primera vez que su trabajo, que abarca seis décadas y generos y espacios muy diferentes, se muestra en España.

El fotoperiodista Gervasio Sánchez lleva más de 30 años viajando por los diferentes conflictos armados que asolan y han asolado el mundo, recogiendo el testimonio gráfico de las víctimas más vulnerables y el que ha ido forjando su carrera. Parte de su trabajo se expone ahora en Zaragoza y Alicante, en sendas muestras sobre la violencia hacia las mujeres en conflictos armados y sobre la crisis migratoria de los refugiados, respectivamente.

El barrio de Entrevías de Madrid fue objetivo en noviembre de 1936 de los bombardeos de distracción del ejército franquista mientras el general Varela iniciaba la ofensiva que pensaba definitiva sobre la Ciudad Universitaria. Los barrios del sur de la capital sufrieron las consecuencias de las operaciones militares. Viviendas como la de la calle Peironcely 10 fueron destruidas. El fotógrafo Endre Friedman -Robert Capa- recogió el testimonio gráfico de los daños y de los niños que charlan junto a ella. Esta casa era una vivienda de obreros contruida acogiéndose a la ley de viviendas baratas de 1927. Desde entonces y hasta ahora la han ocupado familias humildes de trabajadores. El 22 de enero de 2020 el ayuntamiento de Madrid llegó a un acuerdo son su propietario para su expropiación y el realojo de los vecinos. La Fundación Anastasio de Gracia-FITEL promueve su conversión en el Centro Robert Capa para la interpretación de los bombardeos de Madrid. El catedrático de Documentación de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Miguel Sánchez Vigil, el fotógrafo José Latova y el director técnico del "Festival Robert Capa estuvo aquí", José María Uría Fernández, nos hablan de la historia de esta casa unida a la imagen recogida por Capa.

El Museo Reina Sofía de Madrid ha expuesto por unos días las dos únicas copias que existen de la foto de una casa bombardeada realizadas por Robert Capa en noviembre de 1936. Las fotos corresponden a una casa situada en la calle de Peironcely número 10 del barrio de Entrevías. Recoge un grupo de tres niños que conversan junto al edificio destrozado. La foto se ha converido en un símbolo del sufrimiento de la población civil y contra la guerra. El catedrático de documentación de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Miguel Sánchez Vigil, nos explica quién  fue Robert Capa. Su verdadero nombre era Enre Endre Firedman, un fotógrafo húngaro que llegó a Madrid con su pareja, la también fotógrafa alemana, Gerda Taro. Ambos crearon la marca Robert Capa antes de la muerte de Gerda atropellada por un tanque republicano por accidente durante la batalla de Brunete. Capa fundaría después la agencia Magnum. Por sus contactos, la mayor parte de sus fotos se ralizaron en la zona republicana.La fotografía de Peironcely 10 se ha expuesto justo enfrente de la obra de otro gran ilustrador de la Guerra Civil española, el Guernica de Pablo Picasso, realizado para el pabellón de la República en la Exposición Mundial de París de 1937. La exposición ha sido organizada por el "Festival Robert Capa estuvo aquí", una iniciativa de la Fundación Anastasio de Gracia y de varias organizaciones internacionales. Forma parte de una campaña para salvar el edificio retratado por Capa y convertirlo en un centro de la memoria sobre los bombardeos de Madrid.

La Fundación Anastasio de Gracia-FITEL inició hace dos años una campaña para salvar la finca de la Calle Peironcely 10 de Entrevías en Madrid. Es la casa fotografiada por Robert Capa en diciembre de 1936 después de un bombardeo del ejército golpìsta. La Fundación, con el apoyo de numerosos organismos internacionales, lleva adelante su proyecto a través del "Festival Robert Capa estuvo aquí" con numerosos actos culturales. El objetivo es la rehabilitación del edificio, una casa barata edificada en 1927 dedicada a vivienda social para trabajadores, un uso que sigue desempeñando en la actualidad. El ayuntamiento de Madrid acaba de decidir su expropiación y el realojo de las catorce familias que viven en ella. La Fundación Anastasio de Gracia pretende convertir Peironcely 10 en el Centro Robert Capa para la interpretación de los bombardeos de Madrid. Tendrá una sala de exposiciones pero conservará sus dos patios y una de las viviendas actuales para recordar las condiciones de vida de las clases trabajadoras de la ciudad. Como recuerda el director técnico del festival, José María Uría Fernández, Madrid fue la primera gran capital europea en la historia que sufrió bombardeos sobre su población civil, una estrategia de terror que alcanzaría su punto álgido en Hiroshima y Nagasaki... Lo importante del testimonio de Capa, nos dice, es que retrata el peligro en el que están unos niños inocentes, una generación perdida para nuestro país, que sufrió los horrores de la guerra. Un mensaje que sigue siendo actual ochenta años después. Tan vigente ahora como entonces,

 En la sección ¿Te acuerdas? del telediario rescatamos la peripecia de una fotografía tomada por Enre Firedman (Robert Capa) en Madrid durante la Guerra Civil. En noviembre de 1936 el fotográfo húngaro tomó una instantánea de unos niños ante una casa bombardeada. Una imagen muy conocida de este fotoperiodistaLo que casi nadie recordaba era dónde estaba aquella casa inmortalizada después de uno de los ataques del ejército franquista. Hace veinte años otro fotógrafo, José Latova, especialista en fotografía arqueológica la localizó en el número 10 de la calle Peironcely en el madrileño barrio de Entrevías. Latova y su equipo disponían de un material base para investigar: una colección de fotos que llamaron "Crónicas de retaguardia" en la que también aparece la casa. Buscaron en los barrios de Madrid que aún conservan este tipo de casas baratas construidas a principios del siglo XX para las clases trabajadoras.Tetuán o Vallecas entre ellos. Finalmente dieron con ella en la calle de Peironcely. Un hallazgo al que al principio no dieron demasiada publicidad. El interés por la edificación se renovó hace dos años cuando la Fundación Anastasio de Gracia-FITEL inició una campaña para salvar Peironcely 10. Para José Latova hoy la foto unida al espacio físico de la casa constituye un símbolo imprescindible del sufrimiento de la población civil ante la guerra que hay que conservar para no olvidar las lecciones de la historia. Informe Semanal dedicó a Robert Capa uno de sus  programas como uno de los principales cronistas gráficos de la Guerra Civil.