Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Curiosity ya lleva horas en la superficie de Marte y ha empezado a mandar fotos del planeta rojo. Según la NASA, estamos ante una hazaña sin precedentes en la historia de la exploración planetaria. Y la ciencia española también ha estado presente porque aportamos una sofisticada estación meteorológica diseñada por el CSIC e INTA. Hablamos con Javier Gómez Elvira, responsable de dicha estación (06/08/12).

Después de 567 millones de kilómetros el Curiosity ya está en Marte y una de las personas que ha hecho posible esta hazaña espacial ha sido el español Fernando Abilleira, ingeniero y analista de la trayectoria del vehículo en su viaje al planeta rojo. "Después de más de 10 años trabajando en esto, cuando hemos recibido confirmación de la llegada lo hemos vivido con mucha euforia, saltamos de alegría y emoción", ha asegurado Abilleira, quien también afirma que esta misión es fundamental para detectar si los habitats tuvieron o tienen las condiciones necesarias para que en algún momento hubiera vida microbiótica. "Hemos hecho historia y tenemos tiempo de sobra para gestionar esta misión en Marte que va a ser fascinante" (06/08/12).

Pasaban las siete y media de la mañana en España cuando en el centro de la NASA se desataba la euforia. El motivo de la alegría se encontraba a millones de kilómetros de distancia de la Tierra. El robot Curiosity, el más avanzado que ha enviado nunca la NASA a otro planeta, lograba pisar suelo marciano y enviar sus primeras imágenes desde el cráter Gale. No es la primera vez que la NASA logra poner un vehículo robótico en Marte. Pero esta vez es diferente: estamos, según los científicos, ante la operación robótica más compleja en la historia de la exploración espacial. Después de un viaje de 567 millones de kilómetros, el Curiosity comienza una misión de dos años en busca de pruebas de vida en el planeta rojo.

A primera hora de esta mañana hemos vivido la llegada a Marte de la nave exploradora Curiosity, que va a determinar si este planeta ha tenido o puede tener vida. Tras un viaje de 567 millones de kilómetros el explorador ha iniciado su misión, que se va a prolongar por dos años.

Hablamos de este asunto con Roser Urqui, miembro del equipo Rems del Centro de Astrobiología, el equipo español que acompaña a la nave.

Explica que la operación de aterrizaje era complicada debido a que la nave enviada es la más grande de las que se han mandado hasta ahora y por lo tanto el sistema utilizado era también más complejo. "Es la primera vez que un instrumento español está en Marte, un mecanismo, dice, que aportará los resultados científicos que se consigan". De sus resultados, añade, pueden salir las posibilidades de que haya podido existir vida, que la haya ahora o en un futuro. Recuerda, no obstante, que la misión de este sistema es examinar los procesos geológicos y atmosféricos que hacen que la vida sea posible pero no busca vida como tal (06/08/12).

El investigador del CSIC Felipe Gómez, integrante del equipo español del Curiosity, ha seguido desde el centro de control de la NASA en Pasadena, en California, el aterrizaje en Marte del robot explorador. "Se está viviendo con una emoción increíble", ha dicho en Radio Nacional minutos después de que el Curiosity se posará en la superficie del planeta rojo. "La verdad es que se ha hecho un trabajo perfecto, aunque ahora hay que chequear que todo funciona correctamente". El científico recuerda también que la estación ambiental que lleva la nave es la aportación española al proyecto, una estación a través de la cual se medirán los parámetros tanto del suelo como de la atmósfera (06/08/12).

A las 7,31 horas de este lunes, el Mars Science Laboratory de la NASA, más conocido como Curiosity, ha aterrizado en Marte y ya ha enviado las tres primeras imágenes del Planeta Rojo, según ha informado la NASA. Después de un viaje de 567 millones de kilómetros, el vehículo explorador ha amartizado con éxito y ha dado comienzo a una misión que durará dos años y que pretende buscar pruebas de vida.

8 meses de viaje al planeta rojo llegan a su fin. La próxima madrugada, siete y media de la mañana aquí en España, el Curiosity aterrizará en la superficie de Marte. Viaja a 21000 kilómetros por hora y tiene que frenar en tan sólo 7 minutos, una maniobra extremadamente arriesgada. España es potencia turística y pretende serlo también en el espacio.¿Cuanta gente está dispuesta a pagar 200.000 dólares para ir al espacio 10 minutos? en principio parece que poca pero no es así. Hay varios estudios de consultoras japonesas y europeas. Se cree que hay 15.000 personas al año que estarían dispuestas a hacer esto en el mundo. Esto da para dos operadores. Es una carrera. Ahora mismo hay 4 operadores en EEUU y nosotros en Europa. Estamos 5 compitiendo para un nicho que da para 2 operadores. El gobierno americano es muy práctico. Una prorroga sin regular. En Europa no sabemos en qué punto estamos de la regulación, etc. Podemos incluso dar sentido a aeropuertos que de momento no lo tienen. Por ejemplo, el de Castellón y el de ciudad real. Hace falta una pista grande, las pistas de Estos aeropuertos son perfectas. Además este turismo espacial. Si una persona está dispuesta a pagar 200.000 dólares por 10 minutos y trae a su familia aquí, quiere decir que donde vaya a dejar, va a mover la economía, es turismo del que nos gusta tener.

La NASA ha empezado la cuenta atrás para el aterrizaje más complicado de su historia. Dentro de 2 días y 8 horas, el robot Curiosity tocará la superficie de Marte. Tardará 7 minutos en aterrizar, los minutos del terror, según los científicos. Se juegan una misión que llega al planeta rojo para rastrear posibilidades de vida.

El rover Curiosity de la NASA está a punto de llegar a Marte. Partió de la Tierra el 26 de noviembre. Y ahora el lunes 06 de agosto a las 07.30 de la mañana, el robot aterrizará en suelo marciano en una complicadísima maniobra que los ingenieros han denominado como "los 7 minutos de pánico".

Ya falta muy poco para que la NASA lance al espacio a su nuevo robot explorador, el Curiosity. La fecha prevista, el sábado, y el destino, Marte. Allí estará cerca de dos años. Su misión es confirmar o desmentir si en ese planeta hay o ha habido alguna vez vida. Y a ello va a ayudar tecnología española.