Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En el Reino Unido, los británicos tienen una cita con las urnas el próximo 12 de diciembre. Unas elecciones anticipadas que estarán marcadas por el Brexit, y que se celebrarán finalmente con el país todavía en la Unión Europea. Las encuestas dan la victoria a los conservadores de Boris Johnson, pero entre los británicos hay disparidad de opiniones, entre los que creen que ganará y se aliará con el Partido del Brexit, o los que consideran que habrá un segundo referéndum. 

Mañana de sonrisas en Downing Street. El partido Conservador cree que sale ganando con las elecciones anticipadas que aparcan el 'Brexit': Johnson piensa que así tendrá mayoría para aprobar su acuerdo de salida de la UE. Pero el Laborista Corbyn tambien se ve capaz de gobernar y ahora apoya las elecciones porque ha conseguido garantías para un 'Brexit' con acuerdo. Las encuestas, en realidad, apuntan a una victoria conservadora, apuntalada por un Johnson al alza, pero con menos apoyos que en 2017, cuando los británicos eligieron este Parlamento bloqueado.

La primera ministra británica. Theresa May,  deja la puerta abierta a flexibilizar su posición y a relajar sus exigencias de cambios en el Acuerdo de Salida de la Unión Europea. A dos días de entrevistarse en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, May asegura que no entra en sus planes eliminar la red de seguridad norirlandesa del acuerdo de divorcio, como le ha exigido el parlamento británico, sino que pretende hacer cambios para conseguir algún tipo de acuerdo alternativo con la Unión Europea.

La primera ministra británica, Theresa Mayha superado la moción de censura planteada por la oposición laborista con los votos a favor de sus 317 diputados y de los diez diputados de su socio de Gobierno, el DUP (325 votos a favor de la permanencia y 306 en contra). May ha conseguido salir indemne de un nuevo intento por derrocarla una vez más, pero el problema para el Brexit persiste, sobre todo con un Parlamento muy en contra: la mayría de diputados del Partido Laborista, el escocés SNP, el Partido Liberal Demócrata, el Plaid Cymru y los Verdes han votado a favor de derrocar el Gobierno conservador.

La boda del príncipe Enrique con la actriz estadounidense Meghan Markle sirve para confirmar la fascinación que despierta la familia real británica en todo el mundo. Sus enlaces, divorcios y escándalos han estado siempre en primera linea durante el último siglo: desde la renuncia al trono de Eduardo VIII para casarse con la estadounidense Wally Simpson (dos veces divorciada) hasta la boda de Guillermo y Catalina.