Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Lotería de Navidad es una herencia española que se vive de manera diferente en Argentina y Chile. En el país del tango, las loterías son provinciales. En Buenos Aires, la lotería de la ciudad reparte 32 millones de pesos en premios, cada número son 1.500 pesos y cada décimo 150 pesos (unos tres euros y medio), pero el problema es que con la inflación galopante la lluvia de millones pierde rápidamente su brillo. En Chile, la Lotería es una institución de ámbito estatal, con un curioso nombre "La Polla chilena de Beneficencia".

El movimiento feminista ha cambiado muchas cosas, Entre ellas, la entrada de las mujeres en el mundo de la comedia, un sector muy masculinizado. Mujeres feministas que denuncian y combaten a través del humor desigualdades que se resisten a desaparecer. La mayoría de estas cómicas se mueven en los circuitos underground. Pero algunas, como Natalia Valdebenito, que acaba de recibir el premio nacional del humor en Chile -, han traspasado las fronteras. El galardón le parece "una locura" porque se lo han dado "muy joven". Valdebenito ante el público se transforma en un ciclón hilarante e indomable con un humor subversivo para abordar asuntos tan serios como la regulación del aborto o la violencia machista. La cómica critica a quienes restan importancia al acoso callejero, recuerda a las sufragistas y sostiene que las mujeres "ya estamos hartas". Con todo, atisba un rayo de luz: "Me encanta la idea, a pesar de ser tan pesimista de creer que esta vez sí: se acabó".

La Justicia chilena ha condenado este martes a nueve miembros del Ejército por la muerte del cantautor Víctor Jara y del entonces director de prisiones Littré Quiroga, crímenes perpetrados en septiembre de 1973, en el inicio de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Además, han sido sentenciados a tres años de presidio, como autores del delito de secuestro simple de ambas víctimas, de acuerdo a la información entregada por el Poder Judicial.

Los abusos sexuales cometidos por sacerdotes y la impunidad en que se mantuvieron durante décadas, han arrastrado a la Iglesia católica chilena a la peor crisis de su historia, puesta en evidencia con la renuncia masiva de los miembros de la Conferencia Episcopal. Después de tres días de reuniones con el papa Francisco, que los convocó para abordar la situación, 34 obispos chilenos han anunciado que han puesto sus cargos a disposición del pontífice.