Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los nueve portavoces de los partidos convocados en el debate de Televisión Española han tenido un último minuto para pedir el voto para su formación. Marta Rivera, de Ciudadanos, ha propuesto un país implacable con la corrupción, educación puntera, salarios dignos para disfrutar la jubilación y también donde haya oportunidad de caerse y volver a levantarse. Íñigo Errejón de Podemos ha señalado que en España se ha roto el acuerdo de convivencia a favor de los privilegiados. Pero que gracias a la gente que no se conformó y salió a la calle hoy hay una esperanza. Aitor Esteban, del PNV, asegura que vienen nuevos tiempos pero que no se deben olvidar en Euskadi que el autogobierno ha hecho un País Vasco mejor y que el voto al PNV es el que lo garantiza. Andrés Herzog, de UPyD, ha sido el líder que más propuestas concretas ha lanzado en el debate. En su minuto de oro, ha reivindicado los logros de su formación en asuntos judiciales y garantizado ser una opción única para perseverar en esa dirección y también en la de la igualdad de derechos entre españoles.Alberto Garzón, de Unidad Popular, ha propuesto un mensaje de esperanza para construir un nuevo país para la clases populares, y ha asegurado que no se pide permiso a los poderosos para defender los derechos. Monté Surroca, de Unió, se ha posicianado en el catalanismo moderado y de centro que no quiere romper con la legalidad. Por su parte, Miguel Puig, de Democràcia i Llibertat, ha pedido el voto para todos los que quieren la independencia de Cataluña. Antonio Hernando  PSOE, ha afirmado que no se puede cerrar los ojos a cuatro años de recortes, mentiras, y corrupción.  Por eso para volver a la ilusión de tiempos anteriores ha pedido el voto para los socialistas. Por último, Pablo Casado, del Partido Popular, ha asegurado que los españoles, como él, deben pensar qué futuro quieren dejar a sus hijos. Afirma que el PP garantiza que se siga creando empleo, y una España unida y admirada.

Miguel Puig, de CDC, y candidato de Democràcia i Llibertat, afirma en el debate a nueve emitido en La 1: “De todo lo que hemos hablado esta noche, en el País Vasco funciona mucho mejor. Lo que hay que hacer es copiar todo lo que hacen los vascos. Es ridículo pensar que la solución es homogeneizar. Hay que copiar lo que hacen los vascos”.

Y el líder de UPyD, Andrés Herzog, le pregunta si desean los privilegios de los vascos. “¿Los privilegios históricos? Por supuesto… creía que no había”, contesta Puig.

Minutos más tarde, el cabeza de lista del PNV, Aitor Esteban, aprovecha su turno de palabra para explicar en qué consiste el concierto vasco y declarar que en su comunidad no cree que estén “sobrefinanciados”, sino “mejor gestionados”.

“Querido amigo Puig, no tengo la culpa de que no quisierais el concierto en la Transición (“Yo no estaba”, contesta el candidato de DL), pero no tengo inconveniente en que lo tengáis (“Hombre, gracias”), pero que sepas que no asegura el éxito”.

Herzog quiso cerrar las ofertas de conciertos entre nacionalistas. “No regale usted conciertos, porque Cataluña sumaría más de cien. Si no es un privilegio, renuncie a ello”.

La propuesta electoral de Ciudadanos de crear un complemento salarial también se convirtió en un foco de discusión. Abrió de nuevo el duelo el candidato de IU: “No vale un subsidio como el complemento que propone Ciudadanos, pero también Podemos, que supone subvencionar al gran empresario para que los trabajadores pueden cobrar un poco más. Es perverso”, afirmó Garzón.

La representante de Ciudadanos en el debate, Marta Rivera, contestó que no se había entendido su propuesta, “que se aplica en países como Suecia, EE.UU y Reino Unido con buenos resultados. Significa que una madre soltera con un hijo a su cargo que gane 10.000 euros recibirá del Estado 3.800 euros. No entiendo cómo eso puede parecer mal a nadie".

Para beneficio del empresario. La riqueza que crea el trabajador se la queda el empresario”, interrumpió Garzón. “No, hay empleos que siempre estarán mal pagados, empleos mal cualificados y que nunca se va a ganar mucho. Se tienen que complementar", alegó Rivera.

“Perdone, perdone…”, saltó aquí el Miguel Puig, de Democràcia y Llibertat. “No tiene por qué haber puestos mal pagados. Al norte de los Pirineos está prohibido pagar lo que se paga aquí por una hora de trabajo, desde Irlanda hasta Finlandia", señaló.

“El complemento salarial garantizado, que es una limosna en el fondo, funciona bien el Reino Unido y muy mal en Estados Unidos. Alguien ha calculado cuánto le paga el tío Sam a McDonald’s en forma de complemento salarial garantizados a sus empleados y es un escándalo”, continuó el candidato catalán, aunque admitió que “puede funcionar el complemento salarial si hay un buen salario mínimo”.

El cabeza de lista al Congreso de Democrácia i Llibertat -la coalición en la que se presenta Convergència, Francesc Homs, ha propuesto este sábado en Madrid "negociar la constitución de Cataluña como estado independiente", con la base de un documento de 48 páginas que recoge las razones para pactar la independencia. El candidato de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, ha indicido la necesidad de hacer una nueva Transición y ha señalado que cree que será "útil para hacer el papel" que hizo entonces Miquel Roca. El candidato de ERC a las elecciones generales, Gabriel Rufián, ha afirmado este sábado que los dirigentes y las instituciones españolas han rechazado constantemente las peticiones de Cataluña de más autogobierno, por lo que "el Estado es un frontón, una pared, el 'no' continuo y perpetuo".

Desde Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) aseguran que es "un error" llevar la cuestión catalana a los tribunales porque se trata, dicen de un problema político. La CUP pide directamente no acatar y pide una respuesta masiva y contundente de los ciudadanos. Mientras, Ciudadanos cree que Artur Mas debe "dar un paso atrás" y coincide con el PP en pedirle que no sitúe a los catalanes "fuera de la legalidad".

Convergència ha reunido a su ejecutiva horas después de que Artur Mas desvelara su intención de refundar el partido que él preside. El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha explicado este lunes que se disolverán en su próximo congreso -que no tiene fecha concreta- para impulsar la creación de "un gran partido de centro" que atraiga a liberales, socialdemócratas y socialcristianos. El número dos de CDC ha precisado como será está disolución, prevista en un plazo de cuatro a cinco meses: se dejará el actual partido "reducido operativamente a la mínima expresión" y se invitará a los militantes a migrar hacia la nueva formación. "Cerramos un proyecto de éxito con la voluntad de abrir uno mejor para afrontar este nuevo objetivo, que es conseguir la independencia y gestionar la independencia", dicen desde el partido. ERC, su actual socio en Junts pel Sí, no ha querido valorar el cambio. Sí lo ha hecho Unió, antiguo socio de CDC en CiU. Rull asegura que no tendrán cabida en el nuevo partido porque no son soberanistas.

En Cataluña, cada vez son más las voces dentro de Convergència Democrática que muestran abiertamente su desacuerdo con la marcha de las negociaciones con la CUP para investir presidente de Artur Mas. El cabeza de lista de la formación para las generales ha acusado a los de Antonio Baños de contradecirse y ha dejado claro que si no se llega a un acuerdo para proclamar a Mas, habrá nuevas elecciones en Cataluña. Entre tanto, esta tarde se reúne el otro partido de la lista de Junts pel Sí, Esquerra Republicana para abordar las negociaciones. Joan Tardá ha afirmado que estan seguros de que habrá acuerdo con la CUP.

El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha explicado en La Noche en 24 que el candidato de Junts pel Sí para presidir la Generalitat de Cataluña es Artur Mas y que no lo van a cambiar. Ha respondido así al preguntársele por la reunión que han mantenido el propio Mas, Oriol Junqueras, Raül Romeva y él después de que no el actual presidente en funciones no lograra su investidura en la primera votación de este martes. Sobre la posible suspensión de la resolución independentista aprobada este lunes por el Parlament por parte del Tribunal Constitucional, Rull ha señalado que la pretensión es abrir una negociación dentro de la "legalidad" con el Gobierno sobre una Cataluña independiente.