Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Siria sigue viviendo momentos convulsos, lo último, el nuevo discurso de Bachar Al Asad, que vuelve a acusar a elementos extranjeros de provocar la inestabilidad en el país y que no ahorra críticas a la Liga Árabe.

Hablamos con Laura Ruiz de Elvira, doctora en Ciencias Políticas en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París y la Universidad Autónoma de Madrid, e Investigadora Asociada en el Instituto Francés de Oriente Próximo en Damasco.

El régimen, dice, ha cambiado muy poco su posición desde la revuelta de marzo y está dispuesto a luchar hasta el final. "La oferta de referéndum es una táctica más para ganar tiempo, no tiene ninguna credibilidad". El régimen sirio es un experto en anunciar reformas, que luego no se aplican o lo hacen a su favor.

Está convencida de que "detrás de los últimos atentados está el propio régimen sirio".

Sobre la posición de la Liga Árabe, dice que está muy dividida porque los países que la integran tienen intereses contrarios. No obstante "creo que no tiene ningún interés en presionar al régimen".

Bachar Al Asad, añade, cuenta con los mismos apoyos que al principio, es decir, Rusia y China que tienen derecho a veto en el Consejo de Seguridad, India, Irán, el Líbano y algunos países de América Latina. Tambien, añade, cuenta con importantes apoyos internos. "Descarto la intervención extranjera porque sería tan nefasta como en Irak y Afganistán aunque los manifestantes no derrocarán al régimen sin ayuda" (10/01/12).

El gobierno sirio ha acusado hoy a Catar de presionar a la Liga Árabe para perjudicar al régimen de Bachar el Assad. Los países de la Liga habían pedido extender y ampliar la misión de sus observadores sobre el terreno. El equipo de TVE desplazado a Siria ha comprobado cómo se ha recibido la noticia en la capital, Damasco.

Decenas de miles de sirios han vuelto a salir masivamente a las calles para denunciar la represión del régimen aprovechando la presencia de los observadores de la Liga Árabe. La oposición denuncia que las fuerzas de Al Asad han vuelto a disparar contra ellos. Los rebeldes anuncian que no atacarán mientras los observadores sigan en el país.

Rusia se ha convertido este jueves en el principal valedor del gobierno sirio, que cada vez está más aislado. Después de que la Liga Árabe diera un nuevo plazo de tres días para cumplir el acuerdo de pacificación, Marruecos ha decidido este jueves retirar a su embajador en Damasco, en protesta por los ataques a delegaciones diplomáticas.

El gobierno sirio ha asegurado que juzgará según la ley a quien dañe los edificios de embajadas y consulados, pero al presidente, Bachar al Asad, le llueven las exigencias de que detenga la violencia o, incluso de que dimita ante lo que ya parece claramente una "guerra civil".

La tensión aumenta en Siria después de ocho meses de protestas en la calle contra el régimen de Bachar el Assad, cada vez más aislado. Hoy, miercoles 16 de noviembre de 2011, los ministros de exteriores de la Liga Árabe se reúnen en Marruecos para formalizar la suspensión de Siria de esa organización. La represión interna sigue siendo feroz. Se habla de un centenar de muertos en las últimas 36 horas.

Para frenar las críticas de la comunidad internacional y la amenaza de sanciones, el régimen de Damasco ha liberado a un millar de detenidos en las revueltas.

Las deserciones en el seno del ejército continúan, y los rebeldes han atacado esta madrugada una importante instalación de la seguridad militar de la capital.

Hablamos en Radio 5 de todo ello con Sirin Adlbi Sibai, investigadora del Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos de la Universidad Autónoma de Madrid, y miembro de la Asociación de Apoyo del Pueblo Sirio.

"Siria está al borde la de guerra civil". "Se está perdiendo el apoyo de la comunidad internacional, y La Liga Árabe ha tomado una posición histórica rompiendo sus relaciones con el gobierno sirio". "La violencia de régimen aumenta de forma desproporcionada". "La posibilidad de una intervención militar es muy lejana. Ahora se están aplicando otras formas de presión internacional" (16/11/11).