Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Doce aviones, tres barcos de guerra y un rompehielos chino peinan una zona de 80.000 kilómetros cuadrados al sur del Oceáno Índico. Las autoriades malasias ya tienen las imágenes de los satélites franceses que hace tres días avistaron hasta 122 objetos. El vuelo MH370 de Malaysia Airlines despegó de Kuala Lumpur con 239 ocupantes rumbo a Pekín el pasado 8 de marzo. Desapareció de los radares a la hora de despegar.

La misteriosa desaparición del vuelo MH370 de la Malaysia Airlines el 8 de marzo cuando volaba rumbo a Pekín con 239 personas a bordo, podría tocar a su fin tras el hallazgo por las autoridades australianas de lo que podría ser parte del fuselaje del avión. Permanecen sin embargo las incógnitas sobre quién y por qué desvió el rumbo del avión y alteró los sistemas de comunicación y localización. Algo que sólo será posible si se encuentra la caja negra del aparato ya que el hallazgo de testigos supervivientes, dado el tipo de siniestro y el tiempo transcurrido, es poco probable. Los investigadores creen que alguien con conocimientos detallados tanto del Boeing 777-200ER como de aviación comercial desconectó los sistemas de comunicación del avión antes de desviarlo miles de kilómetros de su ruta. Informe Semanal ha buscado en el análisis de expertos como el decano del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Civil, Luis Lacasa Heydt, el director de Navegación Aérea de AENA, Ignacio González, el Decano Presidente del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones, Eugenio Fontán, o la sicóloga clínica especialista en aviación, Luisa Martín Cobos, las claves de lo que pudo pasar en el trayecto de uno más de los vuelos comerciales entre Pekín y Kuala Lumpur que lo ha convertido en uno de los grandes misterios de la aviación civil.

Las autoridades australianas han reanudado este viernes la búsqueda del avión malasio desaparecido el 8 de marzo pasado. La búsqueda se centra en la zona del sur del Océano Índico situada al suroeste de la ciudad australiana de Perth, donde un satélite avistó lo que podrían ser restos del aparato.

Las imágenes, sin embargo, fueron tomadas el 16 de marzo pasado, por lo que no se puede descartar que los restos, alguno de 24 metros de largo, puedan haberse desplazado a causa del viento o las corrientes marinas.

Así lo ha declardo el primer ministro interino de Australia, Warren Truss, a la cadena local ABC. Truss ha añadido que las condiciones meteorológicas en el área de búsqueda no son particularmente buenas y que tienden a deteriorarse.

La zona se encuentra a cuatro horas de vuelo de Perth. En la búsqueda participan tres aeronaves australianas, entre allas un avión Orion, y un avión Poseidón P8 de reconocimiento de la Armada estadounidense.

La Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA, por sus siglas en inglés), que lidera la búsqueda en el sur del Océano Índico, ha informado de que, por el momento, no se ha producido ningún avistamiento.

-->