Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El autor confeso de los atentados de Oslo y asesino de 77 personas, Anders Behring Breivik, ha dado otra muestra de su extremismo ideológico, al verter algunas lágrimas de emoción durante la emisión de un vídeo propagandístico que él mismo realizó y colgó en internet. Dicho vídeo resume, con citas e imágenes, la teoría del acusado sobre la "invasión islámica" de Europa y el supuesto peligro del "multiculturalismo". Breivik, que no ha mostrado remordimiento ni ha pedido perdón por sus crímenes, se considera a sí mismo en guerra contra estas supuestas "amenazas".

Rodeado de medidas de seguridad y de gran expectación mediática, este es el juicio más importante que se desarrolla en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial.

El autor confeso de los atentados de Oslo y asesino de 77 personas, Anders Behring Breivik, ha dicho al comienzo del juicio que actuó "en defensa propia". "Reconozco los hechos, pero no la culpabilidad. Actué en defensa propia", ha dicho Breivik a la pregunta de la juez después de la lectura de la acusación, que se prolongó durante una hora.

En la primera ocasión en la que ha tenido el uso de la palabra, el acusado ha advertido que no reconoce la autoridad del tribunal por representar al Estado noruego, que defiende el "multiculturalismo".

"No reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo", ha dicho el fundamentalista cristiano y extremista de derechas, de 33 años.

Breivik ha dicho también que la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, no está habilitada para juzgarlo, porque "es conocido que es amiga" de Hanne Harlem, hermana de la ex primera ministra laborista Gro Harlem Brundtland, uno de los objetivos del ultraderechista, aunque no ha presentado queja formal contra la magistrada.

El autor confeso de los atentados de Oslo y asesino de 77 personas, Anders Behring Breivik, ha dicho al comienzo del juicio que no reconoce la autoridad del tribunal por representar al Estado noruego, que defiende el "multiculturalismo".

A su llegada a la sala y tras ser liberado de sus esposas, Breivik, ha saludado a la sala extendiendo el brazo frente a sí con el puño cerrado.

A las 8:30 de la mañana llegaba al tribunal un furgón gris, escoltado por motoristas y un coche de la Policía, donde supuestamente era trasladado el acusado. El convoy ha entrado en el parking subterráneo del tribunal.

Rodeado de medidas de seguridad y de gran expectación mediática, este es el juicio más importante que se desarrolla en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial.

El autor confeso de los atentados de Oslo y asesino de 77 personas, Anders Behring Breivik, ha dicho al comienzo del juicio que no reconoce la autoridad del tribunal por representar al Estado noruego, que defiende el "multiculturalismo".

"No reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo", ha dicho el fundamentalista cristiano y extremista de derechas, de 33 años.

Breivik dijo que la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, no está habilitada para juzgarlo, porque "es conocido que es amiga" de Hanne Harlem, hermana de la ex primera ministra laborista Gro Harlem Brundtland, uno de los objetivos del ultraderechista, aunque no presentó queja formal contra la magistrada.

El juicio que se inicia este lunes contra el ultraderechista Anders Behring Breivik por los atentados del pasado 22 de julio, en los que murieron 77 personas, enfrentará a Noruega de nuevo y durante 10 semanas con la mayor tragedia nacional en las últimas décadas.

Este país que encabeza el índice de desarrollo humano de la ONU y tenía en los últimos años 30 asesinatos anuales de media revivirá el drama surgido cuando Breivik hizo explotar un coche bomba en el complejo gubernamental de Oslo y luego perpetró una matanza en el campamento de las Juventudes Laboristas en la isla de Utoya.

El objetivo del proceso, del que no existen precedentes en la historia noruega, será reconstruir los hechos para tratar de determinar no la culpabilidad de Breivik, que nunca ha negado ser el autor de los atentados, sino si es o no penalmente responsable.

El primer informe psiquiátrico determinó que padece esquizofrenia paranoide y que se encontraba en estado psicótico cuando realizó los atentados, por lo que según las leyes noruegas no puede ir a la cárcel, sino que deberá ser ingresado en un psiquiátrico.

Faltan unas horas para que comience en Oslo el juicio por los 77 asesinatos del verano pasado. Anders Breivik, autor confeso del atentado en la capital noruega y de la matanza en la isla de Útoya, se enfrentará al mayor proceso judicial que haya visto el país desde la Segunda Guerra Mundial.

Por primera vez la TV de Noruega ha emitido las grabaciones de audio de la Policía desde la isla de Utoya cuando detuvieron a Anders Behring Breivik, autor de los atentados del mes de julio. Breivik llamó a emergencias para identificarse, la llamada se cortó y el operador lo comunicó a la Policía. Las conversaciones entre los policías muestran como le detuvieron y solicitaron ayuda. "Soy el comandante Anders Behring Breivik, de la Resistencia Noruega Anticomunista. Estoy en Utoya ahora mismo y quisiera entregarme", dice el autor de los atentados. En el audio de la Policía se escucha:

"El agresor ha sido detenido. Varias personas han sido tiroteadas. Hay muertos y heridos. Solicitamos evacuación con helicóptero. ¡Rápido!".

El ultraderechista Anders Behring Breivik, autor confeso de los ataques costaron 77 muertos en Noruega, ha sido acusado formalmente este miércoles de "actos de terrorismo" y de "homicidio voluntario". El auto de la acusación ha sido comunicado a Breivik en la cárcel de Ila, cerca de Oslo, donde se encuentra actualmente detenido en espera del inicio del juicio, el 16 de abril.

Los médicos están divididos sobre el estado mental del acusado. Mientras el informe de los psicólogos encargado por el tribunal, y realizado en prisión, aseguraba que Breivik estaba loco, un informe posterior negaba este extremo y aseguraba que era plenamente consciente.

Los fiscales han reiterado que no pedirán inicialmente pena de cárcel, sino el ingreso en un hospital psiquiátrico, pero añaden que mantienen una "reserva expresa" para poder solicitar durante el juicio una pena de cárcel o de custodia de 21 años, renovable cada cinco, de acuerdo con las pruebas que se presenten en el proceso.

Breivik justificó la colocación de una bomba en Oslo y los asesinatos de 33 jóvenes en la isla de Utoya como parte de una cruzada para evitar la islamización de Europa.