Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

TVE es uno de los pocos medios que está informando desde dentro de Afganistán. En Kabul han podido presenciar las aglomeraciones de gente en los bancos y la vuelta al trabajo de los hombres únicamente. Los talibanes han dicho que no permitirán que el país sea plataforma de terroristas y miran a Rusia y a China, dos potencias con intereses en Afganistán, económicos y de seguridad. [Consulta nuestro especial: 20 años del 11-S]

Foto: Un control talibán en una calle de Kabul (EFE/EPA/STRINGER)

RTVE entrevista al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, por el 20 aniversario de los atentados terroristas del 11-S. Stoltenberg asegura que la alianza se mantendrá "vigilante" para evitar que Afganistán se convierta en el refugio del terrorismo yihadista durante el gobierno talibán. Además, el secretario general de la OTAN repasa el despliegue de las tropas en Afganistán e Irak y la difícil decisión de retirarse que dio paso a la llegada al poder de los insurgentes.

[Especial: 20 años del 11-S]

FOTO: REUTERS / KENZO TRIBOUILLARD
 

Los atentados del 11-S llevaron a Estados Unidos y a sus aliados a emprender su guerra más larga: la de Afganistán. Dos décadas de presencia militar que han terminado hace pocos días de manera caótica y con la vuelta al poder de los talibanes. [Consulta nuestro especial: 20 años del 11-S]

Foto: Control talibán en una calle de Kabul (EFE/EPA/STRINGER)

Plena guerra de Afganistán y un general confiesa "No sabíamos qué estábamos haciendo". "No había ninguna estrategia", alerta un funcionario. "Las cifras siempre se manipulaban", cuenta otro. Una agencia federal los entrevistó, habló con cientos de militares, diplomáticos y asesores para entender qué fallaba en Afganistán.

[Especial: 20 aniversario del 11-S]

FOTO: Una bandera estadounidense cuelga de la fachada del Pentágono durante los actos en memoria del 20 aniversario del 11-S. REUTERS/Al Drago.

En un parque de Kabul, la preocupación es sobrevivirMás de 200 familias viven con lo puesto, huyeron cuando avanzaba la ofensiva de los talibanes que finalmente les llevó a tomar Kabul. Hoy están sin futuro, sin ayuda y con quienes les amenazaban, en el poder.

Islamudin, de 42 años trabajaba de policía para el anterior gobierno y resultó herido en Humruz. "No tenemos agua ni techo, nadie nos presta ayuda", se lamenta.

Expolicías, exmilitares, civiles que huían de los combates: el parque es un cajón de sastre.

Bibigol vino de la provincia de Tajar. Usaba burka antes de la llegada de los talibanes, pero el nuevo régimen le da pavor. "Los niños enferman, no tenemos medicamentos", se queja esta madre de cinco hijos.

Poco después de la entrevista una patrulla de talibanes irrumpe en el parque. Piden nuestros permisos, se los mostramos, pero aun así nos echan. Y nos advierten: que sea la última vez que firmamos a las mujeres.

Foto: EFE/EPA

En su primer viaje oficial a Pakistán, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, se ha comprometido a buscar "vías seguras" para evacuar a los colaboradores afganos que no han podido salir del país, tras la subida al poder de los talibanes. Es la primera visita oficial de un canciller español a Islamabad en 70 años de relaciones diplomáticas.

Nuestro país ha tenido un papel activo en la evaciación de los colaboradores afganos tras la caída de Kabul y se ha convertido en punto de acogida. Una maniobra que ha gustado a la mayoría de la población, un 48% que considera que el Gobierno ha estado a la altura, frente al 38% que opina lo contrario. Es la conclusión de un estudio de Metroscopia, que realizó más de un millar de entrevistas entre el 2 y el 2 de septiembre. Su director general, Andrés Medina, lo ha explicado en Las Mañanas de RNE.

"El Gobierno no ha salido debilitado con su actuación", ha concluído, aunque sí lo ha hecho ligeramente la opinión sobre la oposición. 8 de cada 10 españoles no han visto adecuado su proceder, también dentro de sus propios votantes. En términos de opinión pública, ha añadido Medina, el Ejecutivo "se siente más cómodo en aguas internacionales".

En referencia a la acogida de los refugiados, en general, la población "apenas muestra rechazo [...], solo el 18% cree que el número actual de acogidas estén siendo excesivas". Medida ha destacado que son los votantes con enfoques radicalmente diferentes, difieren en su opinión sobre este tema: "Más de la mitad de los votantes de Unidas Podemos consideran que España está acogiendo demasiado pocos, [...] por otra parte más de la mitad de los votantes de Vox considera que son demasiados".

Los españoles enfrentan el próximo curso con una mezcla entre alivio y peocupación. 3 de cada 4 españoles consideran que lo peor ha pasado, una aparente sensación de alivio que convive con la resignación, ha señalado, aunque la mayoría no ven cerca el final de la pandemia "y que habrá que esperar al menos un año más". A pesar de ello, el 80% cree que el tiempo que se abre ahora es positivo, aunque solo 1 de cada 3 lo afronta con ilusión.

Un equipo de TVE, con el enviado especial Luis Pérez, se encuentra ya en Kabul, capital de Afganistán. Han llegado desde Jalalabad, donde el caos típico del centro de la ciudada daba un aire de normalidad.

Sin embargo, en el principal núcleo urbano del este de Afganistán, los detalles cuentan. Hay poquísimas mujeres en la calle y todas con burqa. Los niños intentan ganarse la vida vendiendo banderas del Emirato, pero ni siquiera los milicanos las compran. Los talibanes se pasean con vehículos arrebatadasos a la policía, el Ejército afgano e incluso del estadounidense.

La ruta de Jalalabad a Kabul está plagada de controles militares. Los talibanes revisan sin mucho orden ni entusiasmo los coches, no hay interrogatorios profundos. La presencia de talibanes armados aumenta según se avanza hacia Kabul. 180 km y 5 horas después, otro control da la bienvenida a quienes cruzan las puertas de la capital de lo que hoy es el Emirato Islámico de Afganistán.

Los talibanes insisten en que el país va a ofrecer seguridad, orden y estabilidad, y que no van a alojar a terroristas. Buscan el reconocimiento internacional para recibir la ayuda humanitaria que recibía el anterior gobierno, y que ahora está paralizada. La ONU advierte que el 97% de la población se expone a la pobreza a mediados de 2022 si la actual crisis no se supera.

Foto: Controles de los talibanes en Kabul. EFE/EPA/Colaborador

Un equipo de TVE, con el enviado especial Luis Pérez, ha entrado en al Afganistán de los talibanes tras un largo viaje desde Pakistán.

Las guardia talibán y paquistaní están separadas apenas cuatro metros en el paso fronterizo de Torkham, donde la bandera del Emirato ondea desde hace tres semanas. Es el final del territorio Pakistan e inicio del Emirato Islámico de Afganistán. El movimiento de camiones de mercancías contrasta con las familias afganas que quieren huir y que llevan días chocando con la negativa de Pakistán. Islamabad no quiere un refugiado afgano más al otro lado de la frontera.

Para llegar al Emirato hace falta un salvoconducto de los talibanes. Para que el equipo de TVE pudiera rodar, hizo falta una larga conversación a media tarde con los mandos de la zona. "El pueblo de Afganistán y la comunidad internacional pueden esperar seguridad y orden del nuevo gobierno", afirma tajante el jefe de las tropas de frontera. 20 años después de ser desalojados del poder por la invasión de Estados Unidos, no quieren cometer los mismos errores. Asegura que Afganistán no será otra vez refugio de grupos terroristas.

Sobre la situación de la mujer, se remite a la sharia, la ley islámica. "Sus derechos están protegidos", asegura, así que todo depende, para variar, de la interpretación que hagan los talibanes.

Foto: Paso fronterizo de Torkham. REUTERS/Gibran Peshimam

-->