Enlaces accesibilidad
¡Vive la música!

Disfruta de un enero musical en RTVE Play

Por
¡Celebra el Día de la Música en Somos Cine!
¡Celebra el Día de la Música en Somos Cine!

El próximo 26 de enero arranca el Benidorm Fest y en RTVE Play se prepara con un mes muy musical. El poder de la música y la emoción de Eurovisión 2022 llega a toda la programación de enero, también a Somos Cine. ¿Te imaginas la última escena de Cinema Paradiso sin banda sonora?¿Serían los besos de película igual de románticos sin esa canción de fondo? Es el poder de la música en el cine.

Una simple melodía puede cambia las emociones que provoca una escena, una canción es capaz de transportar al espectador al pasado o a otro rincón lejano del mundo. Con la música, el cine se eleva, cambia la mirada y cala más hondo.

Disfruta de la nueva colección Enero musical en RTVE Play, un catálogo que recoge varios títulos y películas en las que la música ese parte esencial de la historia o cuyos personajes se dejan llevar por ella. Desde la adaptación al cine de 'Bodas de sangre', con La novia (2015), de Paula Ortiz en la que aparecen las obras de artistas como Carmen París o Vanesa Martín; pasando por otros títulos como Mi gran noche (2015) con Raphael; Cerca de tu casa (2016) con Silvia Pérez Cruz; y hasta Campeones (2018), ganadora del Goya a la Mejor Canción Original por 'Este es el momento', compuesta por Coque Malla. 

Campeones (2018), de Javier Fesser

Reparto: Javier Gutiérrez, Gloria Ramos, Jesús Vidal

Para todos los públicos Somos Cine - Campeones - Ver ahora
Transcripción completa

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¡Eh!

¡Eh!

¿Qué pasa?

¡Que ya voy! ¿Qué pasa?

Es que estaba sin ticket, por eso le he puesto la sanción.

Hombre, no me joda, han sido cinco minutos.

No, han sido 42 y el máximo son 10, por eso le he puesto la sanción.

¿Le pagan para joder a los demás?

No, por controlar el aparcamiento.

Estaba usted sin ticket.

42 minutos.

Que sí, que sí, que ya me lo ha dicho.

Lo decía porque me parecía

que se había quedado usted con alguna duda.

¿Con alguna duda?

Ya veo que contratan a los más espabilaos

para este trabajo, ¿eh?

Yo me voy al mío, que llego muy tarde.

(MEGAFONÍA) "¡Triple!".

"Oh, là, là, Edwin Jackson!".

"Yes!".

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Palmas)

(PÚBLICO) ¡Oh!

-¡El rebote! -¡Oh!

-¡Pasa, pasa!

(TODOS) ¡Estu, un, dos, tres!

(Cánticos)

(Palmas)

(Pitido)

(Aplausos)

¡Ruido!

# "Happy birthday to you". #

"¡Marcó triple!".

¿Tampoco ha venido hoy? No ha venido, no.

¿No estará enferma?

Me importa tres cojones. Eh... Quita.

"Yes!".

¡Jordi!

¡Pita, coño!

(Silbato)

Te estás equivocando.

¡Buscamos el "extra pass"!

(PÚBLICO) ¡Uh!

Así no vamos a ganar.

-¡Vamos, largo!

(Pitido)

(ACENTO ARGENTINO) Jugamos una posición larga

y finalizamos en un dos por dos con bloqueo directo para Jackson.

Si está haciendo una mierda de partido.

Posesión larga

y si no anotamos, defendemos.

Toma.

Primero, este ataque.

Agotamos posesión.

Jugamos largo...

y finalizamos en "pick and roll" para Jackson.

¿Está claro?

Bien, si no anotamos, defendemos.

Y cambiamos en cada bloqueo.

A ver, Fernández.

¿Cómo vamos a defender? Tendremos que hacer falta.

¿O ahora vamos a ser los únicos gilipollas

que defendamos esta situación?

Sabané, Wilson y Grimau,

para Jackson.

Está claro, ¿no?

Defendemos.

(Pitido)

¡Defendemos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

-¡Un, dos, tres! (TODOS) ¡Estu!

No escucha.

No escucha, se cree Dios.

Nos vamos a cubrir de mierda, ya verás.

Vete al vestuario ¿Cómo?

Que te vayas al vestuario.

¿Qué eres, el árbitro tú ahora o qué?

No, soy el primer entrenador y tú, mi segundo,

así que te guste o no, soy el que manda en este equipo.

Este equipo te importa una mierda. Sal de la cancha.

No tienes ni puta idea. ¡Que salgas!

¿Qué haces, coño? -¡Marco!

(TODOS) ¡Eh!

(Crescendo musical)

Ya está, ya está.

(Gritos y silbidos)

(Continúa música)

(Abucheos)

(PÚBLICO) ¡Fuera, fuera, fuera!

¡Fuera, fuera!

(Continúa música)

(Decrescendo musical)

"El baloncesto profesional nos ha dejado una imagen lamentable".

"En el encuentro de la Liga Endesa que el Movistar Estudiantes

y Tenerife Iberostar han disputado esta tarde,

el emblemático entrenador del equipo madrileño,

Francisco Carrascosa,

ha sido violentamente empujado por Marco Monte...,

Montes. ...el segundo entrenador".

Me llamo Marco Montes, cojones.

"Y esta es la sala Apolo de Barcelona,

que esta noche está ha sido testigo de un único concierto de Mermelada,

la mítica banda de "rhythm-and-blues" de los 80,

ha reunido a sus integrantes". Otro.

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren de las 3:10.

# ¡Contaminación!

# Esto es un follón.

# Coge las maletas. #

¡Coño!

# Coge el tren. - # Coge el tren.

- # Coge el tren. #

¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!

(Sirena)

# ¡Sopla! #

¡Mierda!

(Para la música)

Pero bueno...

¡Ahí va, ahí va, ahí va!

Pero ¿cómo os paráis ahí?

¿No habíais visto que venía?

¡Oh!

Marco Montes.

(Puerta)

Fuera.

Ya era hora, llego tarde al trabajo.

Ya lo creo que va a llegar tarde, tiene el juicio ahora.

¿No se pone los zapatos?

No... ¿Qué juicio?

¿De qué juicio me habla? Vamos a tener un juicio rápido.

Si no lo estropea más, puede que tengamos suerte.

Yo me pondría la corbata. ¿Que tengamos suerte?

¿Usted quién es? Su abogado,

también estoy encantado de conocerle.

¿No entra? No.

No, no, yo prefiero subir caminando si no le importa.

Eh... ¡Señor Monte!

-Conducir con una tasa de alcohol que triplica lo permitido,

daños a un vehículo policial,

lesiones pendientes de determinar,

resistencia a la autoridad... No, no, no.

Yo no me resistí a nadie.

Le pedí a un agente su número de placa, nada más.

Cállese, por favor. Estoy diciendo la verdad.

¿Quiere que añada desacato a la lista?

Yo la veo ya cargadita. -No, nada que añadir.

Perdone, abogado, me está preguntando a mí.

Más repetidos insultos a los dos agentes referidos.

Aparte de pagar los daños

y de la retirada del permiso de conducir dos años...

¿Cómo, cómo, cómo?

-Está muy bien, podría ser más. Pero ¿cómo que más de dos años?

¿Cómo que más de dos años? Vamos a ver,

a mí me parece un poquito desmesurada la condena

por conducir con dos copitas.

La condena viene ahora, señor Monte.

Montes. Montes.

Se enfrenta a una pena de prisión no inferior a los 18 meses.

Pena que podrá ser conmutada por la realización de trabajos

en beneficio de la comunidad en un destino

y por un periodo que le serán comunicados

en los próximos días en este tribunal.

Se levanta la sesión.

Le dije que íbamos a tener suerte. Pero ¿cómo que suerte?

¿Cuándo voy a hacer ese trabajo si ya tengo el mío?

Lo siento mucho, no me dejas otra opción.

A ver, presidente.

Eh... Lo que pasó el otro día

no fue para sentirse orgulloso, pero...

todo lo hago por el bien del equipo.

¿Lanzaste al primer entrenador al banquillo por el equipo?

No lo lancé, fue él quien perdió el equilibrio.

Díselo, Paco.

Paco, por favor, díselo.

Llevo tiempo avisándote. ¿De qué?

Eres el mejor segundo que he tenido. ¿Entonces qué cojones hacemos?

No sé cuáles son tus problemas,

pero no le convienes al equipo.

Paco, no me jodas.

No, eso ya lo estás haciendo tú solito.

Me voy abajo.

-La decisión está tomada.

Ya no perteneces a este club.

Asociación Los Amigos.

Va a trabajar usted con personas con discapacidad intelectual.

¿Qué coño es eso? Cuide su lenguaje, señor Montes.

Bueno, perdone, señora jueza, pero...

Su señoría.

Perdone usted, su señoría, es que no entiendo a qué se refiere.

¿Está hablando usted de... subnormales?

-Le ha pedido que cuide su lenguaje. Ahora no he dicho "coño".

No, lo que ha dicho es peor.

Es ofensivo. ¿Lo de subnormal?

Pero si hace años existía lo del día del subnormal.

Que salían los mongólicos a la calle a pedir dinero con una hucha.

He dado dinero a los mongólicos, a los subnormales.

Así pues, deberá ponerse a disposición de dicha asociación

durante los próximos 90 días. ¿90 días?

Pero eso son 3 meses.

Enhorabuena, señor Montes. ¿Enhorabuena por qué?

Porque veo que sabe dividir.

¿Discapacitados intelectuales?

¿Y eso qué son, escritores en silla de ruedas?

No, mamá.

A ver, eso serían intelectuales discapacitados,

yo voy a trabajar con discapacitados intelectuales.

Ahora te vas a juntar con subnormales.

Walter, una copa de vino por favor. -Sí, señora Amparo.

Se les llama discapacitados intelectuales

porque lo de subnormal es ofensivo.

Toda la vida se ha celebrado el día del subnormal

y nunca ha pasado nada.

Como el día del cáncer o del sida. Sí.

Pues ahora no se puede decir eso.

No, no, no, Walter, al niño no le pongas.

¿Y eso por qué?

No sé, es como lo de los gais. ¿Y qué pasa con los gais?

Pues que ahora se les llama gais. ¿Y cómo se les llamaba antes?

¿Antes? Maricones.

Hala.

Pero ¿a ti quién te ha enseñado a hablar así en esta casa, eh?

Porque yo desde luego no.

(Móvil vibrando)

(Móvil vibrando)

¿Por qué no lo coges? Si es Sonia.

Porque no, mamá.

Pues déjame que lo coja yo.

A lo mejor es de la tienda y es urgente.

Mamá, ¿qué va a ser de la tienda? No quiero hablar con ella y ya está.

(Móvil vibrando)

Marquito, mira que le fastidias la vida a todo el mundo.

¿Que fastidio a todo el mundo?

No sabes lo mal que lo estoy pasando.

Lo que yo daría por que se arreglara lo vuestro.

Mamá...,

no te preocupes por mí. No, si es por mí,

para que te marches a tu casa, que aquí invades mi espacio.

Tanta prisa con este pedido y luego no pasan a recogerlo.

Luego dicen que la Policía acude cuando les llamas,

pues aquí llevan los uniformes 15 días.

Con las prisas no se va a ningún lado, hombre.

Se me pone el cuerpo a mí "rehiloso" de tanta prisa que le meten a uno,

hay que estar calmado.

Vamos a ver, ¿dónde lo pongo yo esto ahora?

Esto lo coloco aquí, pero ya le digo que...

-Alfonso. -...no me van a coger igual.

Que no, que no.

No y es que no.

-Nos está esperando papá.

¡Vamos, hijo!

¡Venga, vamos!

(Música suave)

¡Bueno, bueno, bueno, bueno!

Qué honor que un profesional como tú esté interesado

en trabajar con un equipo como el nuestro.

Interesado no sería la palabra.

Ni equipo tampoco.

Tenemos la sección de fútbol sala con la que hemos jugado campeonatos.

Ya veo. Impresionante.

Y nos gustaría aprovechar que vas a estar con nosotros

para que seas entrenador.

Ya, verá...

Es que no tengo ni idea de fútbol sala, sé de baloncesto.

Es que es eso lo que necesitamos, un entrenador de baloncesto.

¿Tienen sección de baloncesto? Sí, sí.

Pero nos hemos quedado sin entrenador.

¿Y cuántos días tengo que entrenar a la semana?

Bueno, eso depende de ti.

Ah, perfecto.

Pues con... un día está bien.

¿Un día solo? Un día es perfecto, sí.

Una horita, para no sobrecargarlos demasiado.

Bueno, lo que pasa es que estar aquí beneficia a los chicos, ¿sabes?

Para ellos, el deporte... es secundario.

Una manera de normalizar la situación.

Y cuanto más tiempo están aquí entrenando, más socializan,

más felices son.

Bueno, usted no se preocupe

que en esa horita van a socializar a tope.

¿Y todos estos trofeos son de fútbol sala?

No, no, son de ping-pong. Ah.

Y también alguno de bailes de salón.

El sobrino de Vicky ha ganado varios.

Vicky. Vicky.

Victoria, tu amiga.

¿Mi amiga Victoria?

Bueno, bueno, ya nos dijo que cuando te enteraste

de que necesitábamos un entrenador de baloncesto,

te ofreciste a ayudarnos.

¿Vicky, Victoria? No caigo.

Sí, hombre, Victoria.

La jueza.

Ah. Ah, sí, claro, Victoria.

Su sobrino lleva más de 10 años con nosotros.

Ah, que su sobrino está aquí. Sí, sí.

¿Y qué le pasa? Paquito tiene síndrome de Down.

¡No!

Tiene dificultad para expresarse, pero lo entiende todo.

Qué máquina.

Está emocionado con lo del nuevo entrenador.

Como todos.

¿Y este es el pabellón?

No es nuestro, es del Ayuntamiento.

Qué lujazo.

Además de cedernos el local, nos da 1000 euros.

Hemos tenido mucha suerte.

Ya te digo, 1000 euros al mes. ¿Qué al mes? ¡Al año!

¿Cuándo les digo a los chicos que empezamos?

El lunes.

El lunes estaría bien, así tienen tiempo durante la semana para...

¿Para?

¿Eh? ¿Para qué?

Bueno, para sus cosas.

(Móvil, tono de pasodoble)

Es Victoria.

Sí, Vicky.

¿Qué tal?

Sí, sí, está aquí conmigo.

Muy majo, muy majo el chico, sí.

Empiezan a entrenar el lunes.

Sí, solo el lunes.

Sí, y una hora, una hora solo.

Dice que es mejor.

Sí, espera que ahora mismo te paso. No, no.

Un momentito que no sé qué me hace con las manos.

Es Victoria.

Gracias.

Eh... ¿Sí, dígame?

¡Señoría!

Una broma que tenemos.

Sí, dígame, perdón.

No, se lo estaba diciendo aquí precisamente...

Claro, claro, claro, no, si es muy poco.

Muy poco, es...

Es poquísimo.

Sí, pero es que...

Eh... Ya, ya, ya, ya.

Bueno, pues...

Claro, sin problema, ¿eh?

Venga.

Adiós.

Sí, se lo paso.

¿Sí, Vicky?

¿Sí?

¡Ah!

¡Qué bien!

¡Qué bien, qué bien, qué bien! ¡Qué bien!

Bueno, un beso, Vicky.

Hasta pronto, guapísima.

Adiós, adiós.

Qué bueno, ¿no? Sí, sí.

Al final van a ser martes y jueves y dos horas cada día, sí, sí.

Qué bien. Qué contentos se van a poner.

No sabes la alegría que les vas a dar.

Es mejor así.

Claro, y luego, los sábados partido para que no te aburras.

También, también, también. Me ha comentado Vicky, muy bien.

Marco.

Estate tranquilo, nadie sabrá que estás aquí por una condena.

Bueno, y los chicos... te van a encantar.

Bueno, eh...

Mi nombre es Marco Montes.

y voy a ser vuestro entrenador durante los próximos tres meses.

Vamos a comenzar por algo muy sencillo.

Os colocáis en parejas, hacemos dos calles,

comenzamos con un trenzado de pases, fintas y tiros al aro.

Luego cambiamos de posición.

¿Lo habéis entendido?

Fantástico. Bueno, a ver cómo os movéis.

¡Perdón!

Bueno, elegid cada uno una pareja.

Yo tengo novia.

Es mentira, no tiene. -Sí tengo novia, tengo dos.

-No tienes dos, es la misma que se cambia el pelo.

Que no, que son dos. -No, que es la misma.

Bueno, que cada uno elija una pareja y ya está.

Es que yo tengo novia. -Si es puta.

¡Eh, eh! ¡Eh!

Es puta. -Bueno, es puta, pero es mi novia.

¿O las putas no pueden tener novio?

-Sí pueden, pero si la pago yo, es mi novia.

Bueno, pues págaselo.

Sí, hombre, voy a darle dinero a tu novia.

Yo juego de alero.

-Yo de...

(TARTAMUDEA) Yo de... Yo de pívot porque me aclaro más.

Bueno, muy bien.

Eh... Vamos a ir por partes, ¿vale?

Vosotros, los de las novias, venid aquí.

Coged una pelota.

No, solo una.

Madre mía.

El de rojo, coge una pelota.

¡Voy! ¡No, no! Tú no.

Estoy hablando con ellos, vosotros esperad ahí.

Coge una pelota.

¿Qué pasa? Que le ha dado una ausencia.

Se ha quedado ausente.

¿Cómo que ausente? Se ha quedado empanado.

Hay que esperar.

¿Hay que esperar a qué? A que vuelva.

¿De dónde? Del "empanamiento".

Mira, ya está.

Bueno, eh...

A ver, coged una pelota.

Avanzáis hacia canasta, pasándoos...

¿Adónde vas?

¿Adónde vas? ¿No has dicho que coja la pelota?

No, se lo he dicho...

(PITA)

¿Cómo te llamas? Jesús Lago Solís.

Muy bien.

Pero todos mis amigos me llaman Jesús, que es más corto.

Vale, Jesús, vas a... Jesús Lago Solís.

Que sí, ya lo he entendido, Jesús. ¿Tú cómo te llamas?

Yo me llamo Marco, Jesús.

Ah, como yo. Jesús.

No, Marco a secas.

Yo en realidad me llamo Jesús Lago Solís.

Vale, muy bien, pues yo me llamo Marco.

¿No has dicho que te llamabas Jesús?

No, te lo he dicho a ti. Te he llamado Jesús.

Si yo me llamo Jesús Lago Solís. Pues yo me llamo Marco, ¿vale?

Lo que vamos a hacer... Yo me llamo Sergio.

Vale, pues muy bien. Jesús y Sergio.

Vais a formar una pareja... Yo ya tengo.

Ya sé que tienes novia,

pero olvídate de ella un ratito. ¿Cómo me voy a olvidar?

Eso no está bien.

Ya jugarás luego con ella.

Yo con ella no juego, nosotros follamos.

¿Qué te dije? ¿Es puta o no es puta?

-Vamos a su casa, nos tomamos unos cubatas y hacemos de todo.

Vale.

Muy bien, eh...

Pues Jesús y Sergio. Costa, Costa. Sergio Costa.

Un poco fresca sí es. Di la verdad.

Jesús y Sergio Costa. Es Zorrilla.

Oye, olvídate de tu novia ya. Que no, que es mi apellido.

Sergio Costa Zorrilla.

Bueno, pues perdona. Perdóname.

Eh...

Jesús y... -Jesús Lago Solís.

Jesús Lago Solís y Sergio Costa Zorrilla,

vais a formar una pareja... Mira este.

¿Y esos zapatos?

-Van a juego con el protector.

Pues el próximo día traes zapatillas

y el protector tampoco te hace falta para entrenar.

Bueno, a ver...

¡Estoy emocionado, entrenador!

¡Dame un abrazo! ¡Ah!

Usted es una buena persona y lo estás haciendo muy bien.

Sí, pero yo le veo muy bajito para el baloncesto.

Es bajito.

No es bajito, lo que pasa es que aún no ha dado...

el estirón.

O sea, enano.

Lo veo imposible.

Antes de que te des cuenta, habrás rellenado todos.

No, si digo convertir a esta gente en un equipo.

Eso no es imposible. Es difícil, pero no imposible.

Pero si no saben ni pasarse la pelota.

Eres el entrenador, que aprendan. Ese es tu trabajo.

No, mi trabajo es entrenar a jugadores normales.

Estos ni son jugadores ni son normales.

¿Y quién es normal, Marco?

¿Tú y yo somos normales?

No sé...

Tampoco es necesario que los conviertas en los Lakers.

Ni siquiera que jueguen bien.

Solo que ellos se consideren un equipo.

Los entrenadores siempre estáis de paso,

pero para ellos, esto es su vida. Tampoco será para tanto.

El último nos dejó el mes pasado.

Justo cuando nos habíamos inscrito en la liga.

Vaya, a lo mejor la teníais ganada. O no.

Pero ellos estaban muy ilusionados.

¿Te imaginas cómo se quedaron cuando les dije

que no podíamos competir porque no teníamos entrenador?

Eh... No te prometo nada.

No te pido ninguna garantía.

Solo que no tires la toalla.

Ellos no la van a tirar.

Pero ¿cómo voy a enseñarles a encestar una canasta

si no saben ni correr?

Bueno, pues empieza por ahí.

Oye, ¿qué te iba a decir yo? Con tu mujer entonces, ¿qué pasa?

Hace días que no hablamos. (ASIENTE)

Mejor, no quiero que sepa lo que ha pasado.

Pero ¿os habéis separado o qué?

Eh...

Joder, qué pena, con lo buena que está.

¿Qué te ha puesto? Los cuernos, claro.

¿Qué coño dices tú de cuernos?

¿Se los has puesto tú entonces? Joder, ya te...

Que no, que no, no va de eso.

¿Entonces qué problema tenéis?

Que ella quiere unas cosas, yo quiero otras...

A lo mejor se merece un hombre mejor que yo.

Ya, es que está muy, pero que muy buena.

Oye, eh...

Perdóname, pero estás hablando de mi mujer.

Que lo digo para animarte, Montes, y te digo más, aprovecha.

¿Que aproveche qué? A desmadrarte.

Si mi cuñado también tuvo un juicio rápido

y lo mandaron al barco de Greenpeace con unas voluntarias noruegas

que te enseña las fotos y no te lo crees.

"Me seguís a mí".

En línea recta y sin desviaros.

¿De acuerdo?

Vamos a comenzar despacio y luego iremos apretando.

¿Apretando el qué?

Pues que luego iremos más deprisa. Ahora, siguiendo la línea.

¿Derechos?

Mejor yo...

(ININTELIGIBLE)

(ININTELIGIBLE)

¿Perdón?

(TARTAMUDEA) Lo que Paquito se refiere es...

que si seguimos en línea recta

o cambiamos de sentido.

(TARTAMUDEA) Me refiero al sentido de la izquierda que...

Que sí, que ya está. Venga, vamos.

(PITA)

Cogemos aire por la nariz, profundo, llegando a los pulmones...

y echamos ese aire despacito por la boca.

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¡Uno, dos!

¿Y tus compañeros? Se están duchando.

Ayer vieron cómo me duchaba

y ahora ellos...

(ININTELIGIBLE)

Un poquito...

y así. Voy para allá.

(ININTELIGIBLE)

¿Sabe?

Tú eres el sobrino de la jueza, ¿verdad?

Sobrino, sí.

Señora jueza, ¿podemos hablar...? No tengo tiempo, señor Montes.

Yo no puedo seguir entrenando a esas personas.

¿Prefiere la cárcel? No, no, no.

Lo pongo en marcha. No, claro que no.

¿No podría pagar una multa? Lo que quiera.

Ya le puse una cantidad, 90 días.

¡Señoría!

Señoría, perdone, ¿y no hay otra cosa que yo pueda hacer?

Claro que hay otras, pero esta es la que debe hacer.

Si me permite, tengo mucho trabajo.

Vaya casualidad que me haya destinado usted

a la asociación donde está su sobrino, ¿no?

Que digo yo que será una coincidencia

y no estará usted intentando aprovecharse de esta situación.

¿No?

Pues sí, es una coincidencia

porque yo no soy quien elige los destinos.

Ya.

Le habría enviado al hospital de tetrapléjicos.

Hay mucha gente en silla de ruedas

por culpa de personas que cogen el coche con dos copitas.

(CARRASPEA)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí, hola?

"¡Marco!".

¿Qué pasa?

"Marco, no sabes qué alegría. ¡Que nos han cogido!".

¿De qué hablas, Julio? "En el Campeonato Nacional

y como tenemos entrenador

y encima siendo tú,

pues que nos han dejado inscribirnos".

"¡Que nos hemos inscrito!".

Julio, son las... 6:30 de la mañana.

¿Tú crees que son horas de dar esta noticia?

"Perdóname que no te haya llamado antes,

pero es que pensaba que estabas durmiendo".

"¡El Campeonato Nacional, Marco!".

"¡El nacional! Qué alegría, ¿no?".

Una alegría tremenda, Julio.

Tremenda.

"¿Marco?".

Y una cosa le voy a decir, yo el puente me lo pienso coger.

Se ponga como se ponga quien se ponga

y si luego yo, con el puente, que son mis días libres,

me quiero ir al pueblo, pues me voy al pueblo.

Si me quiero quedar, pues me quedo

porque a lo mejor se me antoja quedarme,

pues ya veré yo lo que hago con esos días.

-Huy, perdón.

¡Sonia!

¡Qué sorpresa! ¿Cómo estás?

Bien. ¡Joder!

Cuando Marco me ha contado lo vuestro,

me he quedado de piedra.

Es que no caigo en quién eres.

Iván.

Iván Bajero. ¡Ah!

Compañero de Marco, nos hemos visto mil veces.

¡Del Estu! ¡Ah! ¿Qué tal?

Bien, muy bien.

Claro, es que así, sin chándal, no te reconocía.

Bueno, no pasa nada. Aunque bueno, ya excompañeros, como vosotros.

¿Ya no estás en el club?

Sí, el que ya no está es Marco.

¿No te lo había dicho?

Pues ya hace unos cuantos días.

Claro, si ya me había dicho que no os estabais viendo.

No te ha dicho tampoco lo de los subnormales.

¿Cómo?

Sí, la condena que le metieron por conducir...

¡Joder! Y que le quitaron también el carné.

Eso sí te lo habrá dicho, ¿no? Siento el disgusto,

pero él está bien, ¿eh?

Si yo te puedo ayudar en algo...

¡Eh! ¿Quieres que quedemos tú y yo un día a tomar una copa

y así te desahogas?

¿Tú sabes dónde está Marco ahora? Ni idea.

Pero ¿tú le ves, Julián?

Iván. ¡Ay!

Iván. Mira, te dejo mi tarjeta.

Habíamos quedado el sábado que viene.

¿Dónde? En el Kiss.

Vale, pues no le digas que voy a ir. No, no.

(Mensaje de móvil)

(Música melancólica)

¡Ah!

Bueno, pues al parecer, vais a competir en un campeonato

y competir significa ganar

y a mí me gusta ganar, me gusta ganar siempre,

así que para ganar os voy a exigir que me lo deis todo en la cancha.

Yo mi Play no te puedo dar, porque no he terminado el FIFA.

¿Qué Play? La PlayStation.

La PlayStation te la puedes quedar. Vale.

El resto, ¿lo ha entendido? A medias.

Suficiente.

¡Vamos a lo táctico!

Empezaremos por donde lo dejamos el otro día.

En parejas, dos calles y tiros al aro.

Chicos, venga, en parejas.

A ver, eh... Juanma y..., y Benito, ¿no?

¿Y nosotros qué?

Primero vamos a ver lo que hacen Juanma y Benito

y luego lo hacemos todos.

¿Qué hacéis? Estiramientos.

Yo estoy calentando.

¿Hacemos lo mismo que ellos?

No, no, esperad.

Ya hemos calentado, primero vamos a hacer lo que hicimos el otro día.

¡Juanma!

Ven aquí.

No, pero coge la pelota, hombre.

La botas dos veces avanzando hacia canasta, se la pasas a Benito,

él hace lo mismo... ¡Entrenador!

No, no me abraces, nos abrazamos luego.

Ponte a jugar. Vale.

¡Huy!

¿Era eso?

La idea no era esa, pero está bien. Joder.

Que cada uno coja una pelota y vaya practicando.

Tú conmigo, Manuel.

(PITA)

¿Tú qué haces?

Tirar a canasta.

¿Cómo vas a meterla desde ahí? ¿Que no?

¡Ay!

-¡Joe, qué puntería, macho!

Mira, Román...,

aquí el único que parece saber jugar un poquito a esto eres tú

y se nota que eres el más listo con diferencia.

Aunque eso tampoco es tan difícil.

Lo que está claro es

que con este equipo, no vamos a ganar un puto partido

así que a mí al menos me gustaría no hacer el ridículo,

por eso necesito que juegues con nosotros.

Entrenador, tengo un problema.

Bienvenido a mi mundo, Marín.

Ah, muchas gracias.

¿Qué te pasa, a ti?

¿A mí?

Ah, que tengo una discapacidad del 39 % por problemas en el parto.

¿Y?

¿No puedes jugar? Sí, sí que puedo.

¿Entonces?

Ah, es que como me ha preguntado que qué me pasa...

No, no, no. Tú me has dicho que te pasaba algo

y entonces sí, te he preguntado.

Sí, es que ayer fui al médico de la espalda

y me dijo que tengo una pequeña desviación de la columna.

¿Y no vas a poder jugar? Sí, sí que puedo.

Es muy poco.

De hecho, el médico me recomendó que jugara.

¿Entonces?

Es que tendré que ir al fisio, me harán masajes y es unos días.

Y te coincide con los entrenamientos.

No, es por las mañanas.

Entonces, ¿cuál es el problema?

¿Entonces qué?

¿Que cuál es el problema, Marín, cuál es el problema?

Es que estas zapatillas son nuevas

y me duelen mucho los pies.

Prueba a cambiarlas.

Es que no tengo el ticket.

No, no, que te las cambies de pie.

Es que de pie no puedo.

Siéntate. Hazlo sentado, haz el favor.

Vale. (SUSPIRA)

¡Anda, coño!

Mucho mejor.

¿Ves?

¡Muchísimo mejor!

Si es que soy un poco disléxico.

Lo digo para que usted no crea que soy tonto.

No, yo no he dicho eso.

Ya sé que usted me dijo que era listo

cuando le puse la multa,

pero es que algunos me llaman tonto y eso es porque no me conocen.

-Marquito.

(OLFATEA)

¿Qué haces? ¿Qué haces? Ver si has estado bebiendo.

Mamá, demasiados problemas tengo para que vengas...

¿Has ganado ya algún partido? Todavía no hemos jugado ninguno.

Pues ya ganaréis.

¿Tú crees que me importa algo? Pues debería, es tu equipo.

¿Te acuerdas de aquel entrenador que decía

que no podías ser jugador profesional porque no dabas la estatura?

No tenía ni idea.

Pues sí, sí tenía idea. Tenía toda la idea.

¡Ni idea, tenía! ¡Ni idea! Me acuerdo perfectamente de él.

Fui a verle y le di un bofetón.

¿Que tú hiciste qué?

Con razón me echaron del equipo. Que no, que no, que no fue por eso.

Fue por lo otro, porque eras bajito

y porque no supo ver todas tus virtudes.

¿Cómo lo sabes si nunca viniste a verme?

Nunca fuiste a un partido. El mundo está lleno de gente bajita

que consigue grandes metas sin que su madre vaya a verles.

Ah, ¿sí? ¿Como quién? Julio César por ejemplo.

¿Julio César era bajito?

No lo sabemos.

¿Y de los que sabemos?

Mira, Marco, duerme la mona

y no me vomites en las sábanas, quité la funda de cuando te meabas.

Mamá, si sigues animándome así, me voy a ir a dormir a un hotel.

Hijo, no me digas esas cosas...

que sabes que me ilusiono.

(Puerta cerrándose)

Esas piernas flexionadas, el culo hacia fuera.

Muy bien, Fabián, perfecto.

Marín, he dicho con la derecha.

Es que tengo una tendinitis.

Vale, pues tú con la izquierda.

Por eso lo digo.

Avanzad. Muy bien, Benito, muy bien.

Cambiándola de mano a medida que avanzamos

para luego ir practicando con los pases, ¿de acuerdo?

¿Y... y eso cómo es?

Bueno, pues tú me la tiras a mí y yo te la tiro a ti.

Fácil, ¿no? ¡Eh!

¡Oh!

¿Por qué me tiras la pelota?

¡Entrenador!

Ya, ya. Para tu sitio, venga.

Quizás le ha roto la nariz. No creo, Marín, que me la haya roto.

Yo me la he roto tres veces y tengo sinusitis.

Vaya por Dios.

Y asma.

¿Hay algo que no tengas?

Fibromialgia no me han detectado,

pero a veces me duele la cabeza y veo luces.

-Es que es un hipocondriaco.

-Eso me lo han recetado también. Hipocondriaco.

¿Alguien ha visto a Román?

No.

Ha dejado el equipo.

¿Que ha dejado el equipo? ¡Si es el único que sabe jugar!

Bueno, jugar jugar, juegan todos.

Hale, hasta el jueves.

Pero ¿qué van a saber jugar todos?

Si no saben botar la pelota sin hacer pasos, dobles

o cosas que te aseguro que son ilegales.

Ese chico, por ejemplo, tiene una falta de coordinación absoluta.

No es capaz de avanzar cuatro pasos seguidos con la pelota controlada.

¡Coño!

Pero ¿qué hace ese descerebrado?

Es que se puede matar o puede matar a alguien.

Benito nunca ha tenido un accidente. ¿Y tú?

¿Yo?

Bueno ya, pero es que este señor, Julio...

Este señor ahí donde le ves

(Despertador)

"se organiza la vida él solo".

"No tiene familia".

"Se levanta todos los días a las 4:00 de la mañana

para ir a trabajar a la cocina de un restaurante".

"Fabián no es tan independiente".

"Vive en una casa tutelada con otros tres compañeros".

"Por las mañanas va a un taller de jardinería

donde le ha dado por hablarle a las plantas,

pero no creas que les dice cosas cariñosas, no, no, las regaña".

A ver si estamos calladitas, que al final la tenemos

y tú cállate, que eres la peor.

¡Mira cómo la echo!

Tú lo sabes, ¿no?

Jesús trabaja en un centro ocupacional

"donde desarma motores

y los vuelve a armar una y otra vez".

"Es tan buen mecánico, que tiene aprendices

que van al centro solo para verle trabajar".

"Él les llama sus 'followers'".

También le gusta mucho la música.

Tiene un grupo con el que ensaya todos los domingos.

# ¡Hay que esperar! ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar!

# ¡Hay que esperar! #

"Cada uno tiene su historia".

"Alguno se quedó anclado en la infancia".

"Alguno maduró mal en el vientre de su madre".

"Alguno sufrió al nacer".

Perdone. -¿Sí?

Que este tinte se sale.

-Mira, Sergio, como no te puedo pagar las horas extras,

quédatelo... y has salido ganando, hijo.

Ah, vale.

Por eso se pinta el pelo de colores.

Hasta luego. ¡Ey! ¿Qué tal?

¡Eh! ¡Bonito!

¡Bonito! Es una perra.

¡Ah! ¡Bonita!

Juanma trabaja en un centro

"de acogida de animales, le encantan".

"A cambio puede vivir allí".

Por eso huele como huele. No, no.

Es que de pequeño estuvo a punto de ahogarse

y le ha cogido tanto miedo al agua que ni se lava.

Yo le cogía y le metía en la ducha directamente, porque anda que...

No, eso no funciona así.

Tiene que meterse él solito.

Su problema es el miedo, no el olor.

Buenas tardes, Julio. Buenas tardes.

Buenas tardes, entrenador,

y muchísimas gracias por todo.

A ti, a ti, Marín, siempre.

Pero ¡bueno!

Esto es muy preocupante.

El Vueling de las 19:45 Madrid-Roma va con retraso.

Yo ya no sé. Esto es un caos aéreo.

Esto a ti también te parece normal. Bueno, hay quien se tira

días y días detrás de un matorral observando pájaros

y en vez de locos, les llaman ornitólogos.

Todo es muy relativo.

Oye, Julio, ¿y Román?

Román... Lo de Román es otra cosa.

Pídeme lo que quieras, pero la caravana no te la dejo.

No te pienso dejar la caravana.

Se ha molestado, pero es que está impoluta,

es que duerme en garaje.

Le echo yo gasolina 98, que es un poquinino más cara,

pero le viene muy bien al motor.

No, no le dejo yo la caravana a nadie.

¿Por qué no se la dejas a tu hermana?

Pero ¿cómo le voy a dejar la caravana?

Me rasca las marchas, me changa el motor...

La caravana la tengo como de colección.

Si es un trozo de hierro con cuatro ruedas.

Eso es como si le digo a usted que es un trozo de carne con patas.

Aun siendo verdad, seguro que le molestaría.

¿Y a mí me la dejarías, Antonio?

Se la dejaría porque sé que no me la va a pedir.

"A ver, chicos".

Escuchadme un segundo.

El sábado jugamos nuestro primer partido oficial

y lo hacemos en casa.

¿En casa de quién? -En la mía no, que no cabemos.

Es muy pequeña.

No hombre, no, lo hacemos aquí, en nuestro pabellón.

Así que el sábado antes del partido, diré el equipo titular,

pero vais a jugar todos.

Pero solo pueden jugar cinco, entrenador.

Ya lo sé, iremos cambiando durante el partido.

Saldrá uno que esté jugando por otro que no.

¿Y los otros?

¿Cómo que los otros?

Si sale uno y entra otro, solo jugarán seis.

No, eh... Jugaréis todos.

-Pero ¡si solo pueden jugar cinco!

¡Ay! Bueno, el sábado lo veremos, ¿vale?

Yo no sé si podré jugar de todas maneras, entrenador.

¿Por qué no?

Por un dolor repentino en el cuello. Creo que tengo contracciones.

Tranquilo que de aquí al sábado no las tendrás.

Ya, pero ¿y si las tengo?

Pues si las tienes, ya lo solucionaremos, Marín.

Si lo sé, pero el no saberlo me da ansiedad.

Ansiedad.

¿Eh? (SUSURRA) Ansiedad.

Además, Román ya no está. No me lo recuerdes.

Ah, perdón, perdón, perdón. Perdón.

A ver, Julio me ha dicho que os dieron dos equipaciones.

Una azul y otra roja.

Pues el sábado tenéis que venir con la azul.

La roja mola mucho más que la azul. Ya, pero el otro equipo va de rojo

y nuestra primera equipación es la azul

así que el sábado, todos de azul. ¿Y si viene mi novia a verme?

Si es puta, ¿qué más le da? -Pero le gusta el rojo.

Si viene tu novia a verte, dirá:

"Pero qué guapo está de azul".

Esas cursiladas no las piensa mi novia.

Ella es más de hacer guarrerías.

-Mejor todos iguales, ¿no?

Porque la...

Porque la roja mola más.

¿Qué pasa, también viene tu novia a verte?

No, viene mi madre, pero si me pongo la azul, no me va a reconocer.

Pues si viene tu madre, también te reconocerá de azul.

¿Van a venir tus padres?

Eso, diles a tus padres que vengan.

Eh...

De azul.

El sábado todos de azul.

(RESOPLA)

¡Hombre! ¿Qué tal? Encantado.

¿Yo no dije que teníamos que venir todos de azul?

Azul. -Dijiste de rojo.

¡No! No, dijo el azul.

¿Entonces por qué vienes de rojo?

Porque me queda mejor y tú lo sabes. Te he leído el pensamiento.

Yo, como soy daltónico, no sé cómo voy.

Además, camiseta azul es de maricones.

Lo del entrenador no es camiseta, es polo.

-Peor me lo pones. El polito es de maricones, maricones.

Bueno, eh...

Vamos a ver. Primero van a salir Manuel..,

Fabián, Paquito... ¡Bien!

¡Yo, yo, yo, yo! ¡Yo, yo, yo!

¿Dónde está Benito?

No ha podido venir, ha tenido que ir a trabajar.

Azul.

Si había pedido permiso al jefe.

El jefe es un capullo y se ríe de él. A mí me lo ha dicho.

Bueno, a ver, eh...

Vamos a centrarnos. Manuel, eh...

Sí. Fabián...

Estoy leyendo un libro.

Ah, ¿y qué tal?

Bien, pero me gustó más la película.

Muy bien.

Eh...

Y... Juanma..., ¡Bien!

...dale tu camiseta a Sergio. Yo no me pongo su camiseta ni loco.

Si no te la pones, no juegas, tú verás.

Azul.

Y... y Jesús.

¡Toma! Yo de rojo, para que me reconozca mi madre.

(Pitido)

¡Jesús!

¿Quién te ha puesto ese niqui? ¡Vas haciendo el ridículo!

¡No, que soy yo, mamá!

(PITA)

(Vítores)

(Aplausos)

¡Tiramos la pelota! Eso es. Muy bien. Jugamos con pases.

Pasamos y nos movemos.

(Pitido)

Bien, Paula.

Chicos, "timing" en el corte y en el bloqueo

y, Paquito, no forzamos el tiro. ¡Buscamos el "extra-pass"!

¡Venga, vamos!

¿Qué dice? No sé, serán cosas de baloncesto.

A ver, chicos, mantenemos la presión siempre en el jugador del balón.

No quiero que piense.

Jugamos en "pick and roll" para Sergio.

¿Rocanrol de qué? ¡En "pick and roll"!

(Música rock)

No es tan difícil.

El próximo día, quien no traiga la equipación correcta no juega.

¿Entendido? Completamente.

Si es que cuando usted habla claro, se le pilla todo.

Y tú prepárate, ahora te voy a sacar.

¿A mí? Ah, bueno, pues muchísimas gracias.

A ver, Nicky Lauda, ¿te vas a pasar toda la mañana con esa cacerola?

Que no hay que sacarle brillo, que hay que quitarle la mierda.

No te enteras de nada.

Luego sacas la basura y friegas el suelo

y no pongas esa cara.

Me dijo que podía ir al partido.

No me toques más los huevos con el baloncesto de los cojones.

Encima que te tengo aquí, solo piensas en escaquearte.

¡Venga, a currar todo el mundo! Y el que tenga alguna queja,

a la calle, que tengo cola para trabajar aquí.

(Canción "Stumblin' In")

¿Y tú?

¿Qué haces aquí?

No, eso tendría que preguntarlo yo. ¿No decías que no podías venir?

Pues sí, al final he podido.

No, ya veo que has podido, ya, ya.

¿Y tú por qué has venido?

Coño, yo he venido a tomarme una copa.

¿O es que no puedo salir solo? Puedes, puedes.

¿Y dónde vas tan emperifollado?

No me jodas, no me jodas. No...

Puta casualidad. Mira que no habrá bares.

Oye, yo os dejo que habléis de vuestras cosillas.

Hola, Marco.

Hola, Sonia, ¿qué haces aquí?

He venido a verte.

¿Y cómo sabías dónde estaba?

Porque me lo ha dicho tu amigo, el que se acaba de ir.

¿Iván?

¿Por qué no contestas mis llamadas?

Eh... ¿Qué llamadas? No he visto ninguna llamada.

Estaba preocupada.

Pensé que habías tenido un accidente.

Nada, no fue nada. ¿Cómo que nada?

Si me ha contado Iván lo de que te han echado del club

y que te han condenado a entrenar a unos discapacitados.

¿Qué os pongo?

Eh... A mí, un gin-tonic.

¿Por qué te escondes, Marco?

Yo no me escondo.

No me apetecía hablar antes ni tampoco ahora.

¿Y cómo quieres solucionar los problemas?

¿Problemas? ¿Qué problemas? No lo sé.

Dímelo tú que eres el que te has ido de casa.

He preferido irme antes de que me echases.

¿Qué?

Que he preferido irme antes de que me echases tú.

Ya está.

Pero ¿por qué dices eso?

Si a mí me encantas.

Cómo me gustaría tener un hijo con tus ojos.

Has venido a eso, ¿no, Sonia? A sacar el tema.

Oye, ¿me pones un gin-tonic?

Siempre huyes, tío.

Huyes de todo.

¿Qué? Como un niño.

Que eres un Peter Pan.

¿Eres psicóloga ahora o qué?

No hace falta serlo para ver

que así no vas a lograr nada en la vida.

Habló Penélope Cruz, la actriz que se iba a comer el mundo

y ha terminado de dependienta en la tienda de su suegra.

No ha sido buena idea venir a verte. Pues no, no ha sido una buena idea.

(Música triste)

(Móvil vibrando)

A ver, chicos, vamos a formar un círculo a mi alrededor.

Cuando yo diga un nombre, el que tenga la pelota,

se la pasará a quien yo haya dicho.

Y cuando yo diga "canasta",

el que tenga la pelota en ese momento,

lanzará a canasta. ¿Entendido?

¡Sí! -Sí.

¿Entendido? -Sí.

Muy bien.

Hay que esperar, ¿no?

No. Es que estaba mirando, que se ha colado un pájaro.

A mí me encantan los pájaros. -Y a mí. Yo como mucho pollo.

Eh... Fabián, venga.

Vamos, Jesús.

Sergio. Marín.

Manuel.

Fabián.

Muy bien.

Benito.

Paquito, Paquito.

Jesús.

¡Cuidado, hombre!

Venga, Sergio.

Oye, cuidado, un poco más de cuidado.

Marín.

Juanma.

¡Eso es!

¡Canasta!

Muy bien.

Un abrazo, entrenador. No, no, no, no.

Primero nos duchamos y luego nos abrazamos.

Venga, a la ducha, vamos.

(Trinos)

¿Le has dicho que el sábado teníamos partido en Cuenca?

Sí, claro. ¿Y qué te ha dicho?

Que..., que... Pues que no le toquen los cojones.

Ah, muy bien.

¡Juanma!

¿Sí?

A la ducha.

Yo no creo en las duchas.

¿Cómo que no crees? No cree.

(TARTAMUDEA) Yo creo que sí me deja

porque me apetece mucho,

pero tengo una duda. ¿Qué duda?

Esa.

Tranquilo, que todo va a salir bien.

Si tienes más dudas, me las preguntas.

-¡Oye, oye, oye!

Una rata.

Bueno, es un ratoncito.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

¡Sálvale!

Juanma, a ver.

¿Dónde está? A lo mejor se ha ido por el desagüe.

Si está ahí, se ahoga seguro. -Sí, porque es estrecho y no cabe.

¡Sálvale, entrenador, sálvale!

(Música épica)

Juanma, ¿y si le salvas tú, que tú entiendes de animales?

Eres quien mejor va a hacerlo, Juanma.

El ratón te necesita, que se va a ahogar.

¡Juanma, el ratón necesita a alguien como tú, Juanma!

Alguien que acuda a su llamada de auxilio,

el ratón está gritando tu nombre.

¡Juanma, Juanma, Juanma!

¡Solo tú puedes hacerlo, Juanma!

¡Venga, vamos, que se nos ahoga, vamos!

¡Eso es, chicos, eso es!

¡Trabajo en equipo, coordinación de la jugada!

Ayudándonos unos a otros.

¡Sacando a Juanma de la zona!

¡Vamos, venga, vamos, vamos!

¿Dónde está?

Hay que encontrarlo, Juanma, venga.

¿Dónde está, Juanma? ¡No lo encuentro!

¡Búscalo! ¡Búscalo, Juanma!

¡Vamos, loco, va!

(GRITA)

¡Vamos! ¡Entrenador!

¡Arriba, Juanma, arriba, arriba!

(GRITA)

¡No!

El ratón se ha escondido

porque quiere que todos estemos limpios.

¡Ah! ¡Ah! ¡Quiere que todos estemos limpios!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! A ver si va a coger hongos.

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

¡Ah! ¡Vamos, Juanma!

¡Ah! ¡Enjabónate!

Eso es.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

(GIME)

¡Uh!

¡Ah!

¡Ay!

¡Uf!

¡Ah!

¡Ah!

¡Oh!

¡Ay!

¿Lo veis, chicos?

Así se curan los miedos, de golpe.

¡Ah! ¡Ah!

¿A que ahora ya crees en las duchas? ¿Me das un abrazo, entrenador?

Tengo una duda.

¿Qué duda? ¿Cómo nos vamos a ir hasta Cuenca?

Vais a Méndez Álvaro, cogéis el autobús hasta Cuenca,

que os deja a 300 metros del polideportivo.

¿Vamos a ir en transporte público?

No, si te parece, vais en helicóptero.

No sé, hombre. ¿Y quién viene conmigo?

Los jugadores. Tú y los jugadores, ¿quién quieres que vaya?

¿Y quién va a cuidarlos?

No, los chicos se cuidan solos.

Lo único que puede pasar es que al sacarles de su ambiente,

se comporte alguno raro. ¿Que alguno se comporte raro?

Todos se comportan raro ya sin ir a ningún sitio.

En su ambiente no se comportan raro.

Mira, ahí está tu parada. Hale.

Hasta luego.

(Claxon)

Ya sabía yo que tenía que darte una buenísima noticia. Collantes.

¿Cómo que Collantes? Collantes, el nuevo fichaje.

Muy grande, para sustituir a Román.

Collantes.

(Sirena)

Estás hecho un pimpollo, ¿eh?

(TARTAMUDEA) Me he echado polvos de talco

en las dos axilas y en los pies.

¿Y el equipo? No llevarás todo el equipo en esa bolsa...

No, lo tengo aquí.

Juanma, ¿no he dicho la equipación roja?

¿No lo he dicho mil veces? La tengo aquí.

(TARTAMUDEA) Las dos por si acaso.

Vale, muy bien, perfecto.

¿Y qué llevas en la bolsa entonces? Polvos de talco, por si sudo más.

¿Y la muda para cuando te duches después del partido?

La tengo aquí. Anda, tápate, tápate.

(RÍE) Tápate.

Bueno, pues ya solo falta Collantes.

Espero que Julio le haya explicado bien cómo llegar.

El año pasado entrenó con nosotros.

Le llamamos mosca cojonera.

Ya me dijo Julio que era muy grande.

¿Grande? Si es muy pequeñaja. ¿Cómo que pequeñaja?

¡Collantes!

(Música electrónica)

(TODOS) ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes!

¡Collantes! ¡Collantes! ¡Collantes!

Manda huevos de quedar aquí, que vivo a tomar por saco.

Buenos días, Collantes.

¿Tú quién coño eres?

Bueno, yo soy Marco, tu entrenador, bienvenida al equipo.

A mí no me tutees. A mí me dices usted o señorita.

Ah, bueno, pues perdone usted.

¿Y esto qué es? Es mi tabla, ¿qué pasa?

Pues pasa que vamos a jugar al baloncesto, no a surfear.

Ya, pero me gusta llevarla

por si hay piscina con olas en el hotel.

-Yo traigo bolsas para el vómito,

que a veces me mareo en los autobuses.

-¡Ah!

¿Qué hotel? Si nos vamos a Cuenca y volvemos en el mismo día.

Joder, qué tío más negativo. ¿De dónde lo habéis sacado?

Ha venido él. -Eh, el autobús.

Una cosa, una cosa. ¿Qué día es hoy?

# Hoy es sábado.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# Qué bonitos son los sábados.

# Me gustan los sábados.

# ¡Vivan los sábados! #

(Pitido)

Vamos, atacamos, Pedro.

¡Tira, Pedro!

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Cuidado con ese hombre!

¡Defensa en ayudas!

(Vítores)

¡Eso es, Pedro, arriba! ¡Muy bien, muy bien, Pedro!

Muy bien, eso es. ¡Muy bien, Pedro!

Pedro, Pedro...

-¡Bien! -¡Venga, vamos!

(Pitido)

(Aplausos)

¿Dónde está Collantes? No está.

No está.

-¡Con Pedro!

-¡Falta, falta!

¡Oye, marcaje individual!

¡Defensa en ayudas, chicos!

(Vítores)

(PÚBLICO) ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro! ¡Pedro!

-¡Vamos!

(Pitido)

Eh...

Vamos a ver, ¿qué pasa con el 7 de ellos?

¿Qué pasa con ese chico?

Ese chico no tiene nada, no tiene nada.

Las está metiendo todas.

Ese chico no...

(Aplausos)

-¡Sí, señor! -¡Otra! ¡Otra!

-¡Sí, señor! -¡Bien!

¡Por favor!

Collantes, ¿tú dónde coño te habías metido?

Fumando un pitillo.

Es que aquí dentro no..., no se puede.

No dejan.

¡Pasad el balón, chicos!

¡Marcadme a ese tío, por favor!

(Aplausos)

Yo lo puedo anular.

Pues sal y anúlalo.

¿Del todo o un poquito? Del todo.

Vuelvo enseguida.

(Música electrónica)

Pasadle a Pedro, chicos.

¡Fabián!

Ya sé por qué la llamáis la mosca.

¡Ah! ¡No, no!

Cojonera. La mosca cojonera.

¡Anulado!

# Hemos ganado.

# Qué bonito es ganar.

# Nos gustan los sábados.

# Hemos ganado. ¡Me gustan los sábados! #

(VOMITA)

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Hemos ganado!

# ¡Nos gusta ganar!

# ¡Nos gusta ganar! #

Collantes.

Yo ya tengo novio, te lo digo para que no te emociones.

Ah, qué suerte.

¿Y tú tienes novia o qué? No, yo no tengo.

Es normal.

¿Tan feo soy? Pues, hombre, Bertín Osborne no eres.

Ya, pues mira, no tengo novia porque estoy casado

y con una chica muy guapa, Sonia. Ah, ¿sí?

¿Y por qué no ha venido al partido? Qué casualidad, ¿no?

-Es que han regañado.

Hombre, Manuel, bienvenido al debate.

Muchas gracias.

-¿Y por qué habéis regañado?

Es que no hemos regañado, es que estamos...

-Peleados.

Estarán peleados.

A esta gente les pasa mucho.

Otro que se suma a la reunión. ¿Y tú qué sabes?

Lo sé porque si no, estarías contento de que hayamos ganado.

Es porque no han venido sus padres.

Adiós, Sergio. Hasta luego.

-No es porque no hayan querido, es porque estarán muertos.

No, no están muertos. -¿Y tu mujer por qué pasa de ti?

Es que no pasa de mí ni yo paso de ella.

¿Entonces? ¿Entonces qué?

Entonces, no es tan fácil.

Pues haz algo. Llévale unas galletas.

¿Cómo que unas galletas?

No vas a llevarle flores como si fueras un "pringao".

Además que las flores, ojo,

ojito con las flores, que las carga el diablo.

# Hemos ganado. Qué bonito es ganar.

# Hemos ganado. #

Déjale. -La madre que le parió.

¿Quieres?

-Ni le contestes. Vámonos de aquí, por favor.

# Me gustan los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Me gustan los polvos.

# Qué ricos son los polvos. # Ven aquí.

# Qué buenos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos.

# Qué ricos son los polvos. #

(ININTELIGIBLE)

¿Eh?

Que qué hay de comer, de cena.

(ININTELIGIBLE)

Pero ¿está por ahí vuestro monitor?

Sí, sí, está...

-El encargado. -El encargado.

-¿Se puede volver a su asiento ya, por favor?

No.

¡Que me haga el favor de volver!

-Ene, o, no.

(ININTELIGIBLE)

Parece un niño, mami.

¡Ni idea!

¡Paquito!

¡Ahí va!

¡Me cago en mi madre!

(Frenazo)

-¡Ostras!

-¿Qué ha pasado? ¡Ah!

¡Joder!

(VOMITA)

¿Estáis bien, chicos? De puta madre.

# Me gustan los sábados. #

Hijo. -Hasta aquí.

# Me gustan los sábados. #

A ver, tú, Bustamante,

o te callas de una puta vez o te bajas aquí mismo.

¡Oiga!

Cuidado con cómo habla al caballero. Está cantando porque está contento.

Ningún cartel prohíbe cantar. Es que no hay derecho.

Oye, que les pongan una furgoneta especial.

Porque es que no son normales, hombre. ¡Por Dios!

-Sí que somos normales.

Lo que pasa es que tenemos distintas capacidades.

Anda tú, "capacidades", cállate. A ver si vamos a tener aquí un lío.

Vamos a tranquilizarnos un poquito. Vamos a tranquilizarnos.

Disculpen, es que vienen de ganar un partido

y están alborotados, pero no quieren molestar.

Ah, ¿no? Pues le están tocando las pelotas al resto.

Y llevan droga, que le han ofrecido al niño.

Yo estoy limpio, entrenador.

O se sientan y se quedan calladitos

o se apean del autobús.

-Discúlpeme, señor, pero tengo una pregunta.

¿Usted está casado o no ha engañado todavía nadie a día de hoy?

Mira, bonita, no te doy una bofetada porque eres mongólica.

¡Ah!

¡A mí no me tutees!

¿Cómo iremos a los partidos? A tomar por culo los partidos.

¿Y el campeonato? A tomar por culo el campeonato.

Tomar... culo.

(Coque Malla "La señal")

# Tú deberías volver,

# deberías estar otra vez a mi lado. #

¿Sonia?

# Yo no debería haberte tratado tan mal.

# Sabes que pasan los días,

# pasan los años

# y sigo esperando. #

(JADEA)

# Yo no debería haberte dejado marchar. #

(JADEA)

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

(JADEA)

Con nuestra canción, no.

¡Ah!

¡Ah!

(GRITA) ¡Ah!

¡Ah! ¡Perdón, cariño, lo siento!

Lo siento mucho, no te he visto.

Perdona. ¿Cómo que perdona?

¡Me has reventado la nariz! Me has asustado.

Ya te he dicho que lo siento.

Vengo a hacer las paces porque no me contestas

y me llevo una hostia.

¿Y esa nariz? ¿Cómo?

¿Has estado bebiendo?

Sonia, acabas de darme un golpe.

No, eso ya lo traías. ¿No decías que no me habías visto?

Te he visto un poquillo de refilón justo antes de darte.

O sea que me has dado un puñetazo aposta.

Y otro no te vendría mal,

que ahora voy a ser yo la que no contesta.

No hago bien las cosas, pero no es para ponerse así.

No, bien no las has hecho, como siempre.

Muchas gracias.

¿Qué tal te va con el equipo?

Muy bien.

Muy bien, ya hemos ganado un partido.

Qué guay. ¿Y cuándo jugáis el siguiente?

No vamos a jugar más. ¿Y eso?

Yo no puedo hacerme cargo

de un grupo de tíos de 30 años que se comportan como niños de 6.

Te da miedo ocuparte de ellos. ¿Qué miedo? No digas tonterías.

Mi condena es a entrenarlos, no a sacarlos a pasear,

que un día tenemos un disgusto.

Eres su entrenador, debes protegerlos y defenderlos.

Soy su entrenador, no su padre. Tú no quieres ser el papá de nadie.

Tú no tuviste y los demás tampoco. ¿Cómo?

Me voy, no sé muy bien qué he venido a hacer.

Sí que vais a jugar, Marco.

Pues ya me dirás cómo porque no pienso subirme con ellos

ni a un autobús ni a un tren. ¡Alquiláis una furgoneta!

El club no tiene dinero.

Yo sé quién tiene una y me la deja. No tengo carné.

¿Alguna excusa más? ¡No es ninguna excusa!

Conduce tú, que eres tan guay y te importa tanto mi equipo.

¡Mierda!

(Portazo)

Arrancas.

(Motor)

Ya está bien.

Es un motor divino, como la gloria.

Y embragas, con el pie bien pisado hasta abajo

y ahora vas buscando la marcha, muy suavecito, muy poquinino,

muy poquinino y ahí ya ha entrado.

Cuidado, que no rasque, que no rasque.

Y cuando el piñón, ya sueltas...

(Chirrido)

¡Vamos a ver, hombre!

¡Estaos ahí tranquilos, hombre, por favor!

¿Te lo explico otra vez? (AMBOS) No.

¿Seguro que te ha quedado claro? -Sí.

Antonio, confía.

# Me gustan las caravanas.

# Me gusta viajar. #

Qué suerte, cómo se lo van a pasar esos gamberros ahí dentro.

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gustan las caravanas!

# ¡Qué bonitas son las caravanas!

# ¡Me gusta viajar!

# ¡Me gusta viajar! #

¿Has probado a pisar el embrague?

Collantes, que las mujeres nos tenemos que apoyar.

A mí no me tutees.

¿Y tú por qué no conduces? Que esta no tiene ni puta idea.

Eh... Porque no tengo carné.

¿Por qué no te lo sacas?

Tengo, pero me lo ha quitado una señora.

Qué "hijaputa".

¿Quieres que se lo diga Paquito a su tía, que es jueza?

Para que la meta en la cárcel a esa señora.

Sí, vale. No, no, no.

Déjalo, no le digas nada.

(Aplausos y vítores)

Fabián, he traído la merienda.

Así no me mareo.

(Música pop)

Mi gorrita.

# Esta vez solo quiero ganar. # ¡Muy bien!

¡Pásamela!

# Ganarle tiempo al tiempo.

(Vítores)

# Voy a salir a caminar.

# Me pongo en movimiento. #

¡Vamos, Sergio!

-¡A Marín, a Marín!

# Nos gustan las calles, nos gusta la ciudad. #

¿Ha entrado?

Bastante.

# Nos gusta el rocanrol.

# Nos gusta todo lo que venga

# porque este es el momento. #

¡Saca a mi chico o te monto el chocho!

# Este es el momento. #

(Ambiente estadio)

(Aplausos)

¡Dale, Sergio!

Vamos a hacerlo...

# Mira qué luz tan especial.

# Lejana y de colores.

# Dentro de poco amanecerá.

# Seremos campeones. #

¿Y tú qué? Mira para delante, anda.

# Nos gusta el silencio,

# nos gusta olvidar,

# nos gusta que te acerques.

# Nos gusta tu canción. # ¡Tiempo!

¡Muy bien, chavales, muy bien!

Estos tíos son muy buenos en ataque

así que vamos a seguir defendiendo fuerte, sin miedo al contacto...

Para nada. Hay que atacar. Lo están haciendo genial.

Genial.

El entrenador soy yo.

No tiene ni idea. Hay que atacar.

Robar el balón y atacar. Atacar.

¿A que os vais a la caravana? ¡Vale, vale, vale, vale!

¡Este!

¡Bien! ¡Eso es!

¡Sí!

¡Vamos!

-¡Bien!

(Vítores)

¡Vamos, entramos hasta el fondo! ¡Tira, tira!

¿Qué pasa?

"Elige una carta, la primera que se te ocurra".

El caballo de oros. El caballo de oros.

¿Eh?

¿Qué os ha parecido?

¡Qué bueno!

(Vítores)

Muy bien, muy bien.

Juanma, como sigas así, te vas a quedar como una pasa.

# Me gustan las duchas.

# Qué ricas son las duchas. #

# Este es el momento. #

(Vítores)

(RÍE)

Te tenía que ver aquí Carrascosa, en la caravana.

"Voy a explicaros la mecánica de tiro".

Eso es, el brazo en ángulo recto. La muñeca también.

Apoyamos la pelota en las yemas de los dedos.

¿Tú me quieres?

¿Que si yo te quiero? Sí.

Te quiero un huevo, Manuel.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento.

- # Este es el momento.

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento #.

A ver, chicos, venid aquí.

Esos tíos son muy malos.

Así que vamos a salir como sabemos y los vamos a machacar.

¿Estamos de acuerdo?

Yo no estoy de acuerdo. -No.

¿En qué no estamos de acuerdo? -En machacarles.

Si vamos a salir a ganar, no a humillar.

No.

¡Eso es!

¡Vamos, vamos!

(Ambiente cancha)

(Aplausos)

-¡Venga!

(Pitido)

¡Uh!

Con esta victoria, os colocáis terceros en la clasificación.

¿Qué supone para vosotros estar jugando el Campeonato Nacional?

Muy bien.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

# Este es el momento. #

¿Todavía estás con eso? Ponte a fregar, que pareces tonto.

# Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # Este es el momento.

- # No hay otro momento. # ¡Eso es! ¡Muy bien!

(Vítores)

Si ganamos el partido, estamos en la final, ¿qué te parece?

Que nunca lo hubiera creído.

Nos defendemos fuerte, ¿eh?

¡Fuertes en defensa, chicos!

¡Vamos, Fabián!

¡Eso es!

¡Va, va, va, va, va!

¡Venga, vamos, vamos, dando el pase!

¡Venga, ahí, a Juanma!

¡Muy bien, muy bien!

(Aplausos)

¡Tira desde ahí, Fabián!

¡Tira, tira, tira!

¡Eso es, muy bien! ¡Menudo partidazo, chicos!

¡Muy bien, muy bien!

¡Esos brazos, arriba! ¡Venga!

¡Román!

Hola, entrenador.

Hola, Román. ¿Cómo estás? Hace tiempo que no sé nada de ti.

Me gusta. Lo está haciendo bien.

Es que es muy bueno.

Montes es muy bueno.

Está aprendiendo.

(TARTAMUDEA) O sea, la discapacidad la va a tener siempre,

pero nosotros le estamos enseñando a manejarla.

# Este es el momento.

- # Este es el momento. # ¡Bajamos a defender!

# No hay otro momento.

- # Este es el momento. #

(Vítores)

- # Ahora es el momento.

- # Este es el momento.

- # Ya llegó el momento. # (AMBAS) ¡Muy bien!

¡Somos la leche!

¡Toma!

# Este es el momento. # (TODOS) ¡Somos la caña!

¡Somos demasiado!

# Este es el momento.

# (EQUIPO) ¡Oe, oe!

# ¡Oe, oe, oe, oe, oe!

# ¡Oe! #

¡Román!

Vamos a jugarnos el título en el último partido.

Digo vamos porque me gustaría que jugases ese partido.

¿No quieres hacer el ridículo? No.

El ridículo ya lo hice la última vez que hablé contigo y lo siento.

¿Sabes qué? Yo te veo bajito, pero no para el baloncesto.

¿Y eso qué significa? ¿Que sí, que no?

Están como cabras.

Lo que están es felices.

Se sienten un equipo de verdad.

Y lo son.

Y gran parte del mérito es tuyo, Sonia.

Ya te digo.

¿Y tú y yo?

¿Tú y yo, qué?

Que podíamos volver a ser un equipo, tú y yo.

¿Tú y yo?

Sí.

¿Quieres?

Claro que sí, Marco.

Pero lo que a mí me gustaría es que fuéramos uno más.

Ya.

Quiero ser madre y no quiero esperar más.

Es que...

¿Me vas a poner excusas siempre?

Es que no es fácil.

Hay que pensarlo bien, Sonia.

Y tú sabes que después de los 40

y siendo tú además madre primeriza pues...

se multiplican las posibilidades. ¿De qué?

Pues...

De tener un hijo con síndrome de Down.

Con síndrome de Down o autismo o como cualquiera de estos chicos.

Sonia.

Sonia. Entrenador.

¿Qué pasa, Marín?

Bueno, a mí tampoco me gustaría tener un hijo como nosotros.

No, perdona, no quería decir eso.

Si puedo elegir, prefiero que estén bien, no soy tonto.

Lo que sí me gustaría es tener un padre como tú

y muchísimas gracias por todo.

No puede ser, Marco.

Pero si es la final.

¿Cómo no vamos a jugar la final?

Los finalistas son Los Enanos.

¿Y?

No nos vamos a reír de ellos.

Los Enanos son de Tenerife y se juega en su casa, en Canarias.

Pero eso es maravilloso, Julio.

¿No te das cuenta? Va a ser inolvidable para los chicos.

El club tiene que pagar los viajes.

El avión, los hoteles...

Está completamente fuera de nuestras posibilidades.

Vamos segundos y podemos ganar. Digo yo que alguna solución habrá.

¿Te das cuenta de que la mayoría no ha visto nunca el mar?

No te preocupes por los chicos.

Ya se lo he comentado y lo entienden.

(Música triste)

Venga, bonito.

Pero qué contento estás, Jesús.

No, estoy triste.

¿Cómo que estás triste? Pero si estás sonriendo.

Es que es por dentro.

Primera.

Abre.

Arriba.

Primera y cae.

Y primera.

Abre.

(Graznidos)

(Puerta abriéndose)

Hijo, me voy. No hagas tonterías y cuida bien de la casa, ¿eh?

Pero ¿y a dónde vas?

De ejercicios espirituales.

¿Y cuándo vuelves?

Pues no sé, en unos días, ya te avisaré.

Mamá.

¿Sí?

Diviértete mucho.

(Timbre)

Eh, Antonio, ¿qué tal?

"Regularcino", ando todavía con el disgusto.

Ya, claro. Oye, ¿está la jefa por ahí?

La jefa, por ahí detrás está. Por ahí.

¿Te puedo coger esto un segundo?

Cogedme lo que queráis ya, ¡quedaos con "to"!

¿Qué necesitas ahora, Marco?

Una actriz.

Ahora mismo.

¡Bombón!

Mira a ver si está tu jefe,

que tenemos que preguntarle unas cosillas.

Aquí se cumplen los horarios a rajatabla.

Ah, ¿sí? Sí.

¿Sabe lo que hay aquí? No.

Vídeos, grabaciones y testimonios de trabajadores

que demuestran sus abusos

hacia la persona de Benito Recuenco Valdegómez.

Persona con una discapacidad intelectual

por la que obtiene

una bonificación fiscal nada despreciable.

Vamos a ver... No, no vamos a ver nada.

Le vamos a cerrar el chiringuito,

le vamos a poner una multa de 60 000 euros

y se chupará seis años en Alcalá-Meco.

Bueno, ¿y no hay alguna manera de...?

¿Perdón?

¿No nos estará usted proponiendo alguna cosa, verdad?

No, no. ¡Ah!

Pero seguro que hablando encontramos alguna solución, ¿no?

# Me gusta volar.

(TODOS) # Me gustan los aviones. Qué bonito es volar.

# Me gustan los aviones.

# Me gusta volar.

# Qué bonito es volar. # (TODOS) Me gustan los aviones. #

¡Vamos, chavales! # Qué bonito es volar. #

Nos ha pagado el viaje el jefe de este.

Es el nuevo patrocinador del equipo. -Qué buena gente hay en el mundo.

Dios bendiga a este señor. -Sí

y me ha dado 15 días de vacaciones.

-Demos gracias al Señor. -Desde luego.

A ese señor hay que darle las gracias, que se ha estirado.

Se ve el mar.

Todo el mar.

¿Por qué?

No sé..., pero es mucho más grande de lo que me imaginaba.

Me alegro de que hayas venido.

Es que desde que se ha hecho cargo del equipo tu mujer,

apetece todo volver a jugar.

Ya me ha dicho que quiere tener un hijo.

(Risas infantiles)

Pero ¿tú qué haces en el avión?

Con mis ojos.

Enfermera, dígale por favor al piloto que gire un poco a la izquierda,

no vaya a ser que nos demos

con el Ryanair Tenerife-Liverpool de las 5:45,

que va con retraso.

Pero ¿está usted bien? -No, si está bien.

Lo que pasa es que es alérgico a los accidentes aéreos.

Le hacen reacción.

(Silbido)

(Música tradicional canaria)

Muy bien, ya solo necesitaría una tarjea de crédito como garantía.

Así que nos quedamos en el hotel, ¿no? No me jodas.

Que me he traído los esquís. -¿Tenéis ping-pong?

Tenemos un gimnasio totalmente equipado.

¿Y cuerda? -Hay de todo.

-Guay. Estas son las llaves.

Tenemos habitaciones dobles, hay que compartir habitación.

Yo con Sonia. No, tú nada.

Lo siento.

-Lo dice en el buen sentido, está buenísima.

Lo siento. Tú con Jesús.

Yo con este no duermo en la misma cama.

Hay dos camas, Sergio.

Ah, pues me pido la litera de arriba,

que a veces me meo y prefiero la de arriba.

Yo comparto con Collantes. ¡Bien!

¡Mierda!

Hala, venga, seguidme. Vamos, chicos.

Voy un momento a ver el mar. Vale.

Luego nos vemos.

Hale, vais subiendo en dos grupos.

¿Adónde vais, adónde vais? ¡Que no cabéis todos!

Subid en dos grupos, por favor.

No sé si van a caber dos grupos, uno casi no cabe.

Primero un grupo y luego el otro.

Usted primero, entrenador.

No. No, no. Yo voy a subir por las escaleras. Sonia, ocúpate.

Si es en la planta 7.

Bueno, así hago ejercicio.

Ponte el chándal. (PAQUITO) No pone nada de chándal.

No pone. Mirad, chicos.

Yo es que le tengo pavor a los ascensores. Lo reconozco.

De pequeño me quedé encerrado en uno y es que no puedo ni acercarme.

A mí me pasaba con el agua y mira.

Venga, arriba.

¡Entrenador, una culebra!

¡Una culebra, entrenador! ¿Una culebra?

¡Una culebra! ¡Ven!

¡Venga! Voy.

¡Una culebrita! ¿Qué haces?

¡Eh, eh, eh! ¡Marco!

¡No, no, eh!

¡No! Dejadle salir. ¡Sonia!

¡Sonia! ¡Que le da algo! ¡Marco!

¡Dejadle salir!

Yo no he subido porque tengo claustrofobia...,

¡Marco! ...no te pienses que soy un cobarde.

¿No veis que no puede con todos?

¿No ves que sí? Si esto está preparado para grupos.

Pero si es sólo para cuatro personas. ¡Ah!

¡Mierda!

¿Veis lo que pasa? Que alguien le dé a la campana.

¿Dónde hay una campana? ¡Ahí, donde los botones!

¡No llego! ¡Que le dé alguien que llegue!

(Alarma)

Voy a pedir ayuda.

Voy a llamar al novio. Para despedirme.

¿Y si saltamos para que se ponga en marcha?

-Me has leído el pensamiento, macho. Así se arregló el de mi casa.

-¡Escuchadme una cosa! Tiene que ser todos a la vez.

¡Venga!

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

¡Eh, eh, eh, eh, eh! (GRITANDO) ¡Parad!

(Estruendo)

Qué raro.

¡Ah!

(Estruendo)

¡Por favor, por favor!

¡Por favor!

¿Estás bien? ¿Qué? Dime.

(Risas)

¿Qué tal ha ido todo, entrenador? No, no.

No, no, qué va, fenomenal, mamá.

Al llegar tuvimos un susto, pero no ha sido nada.

No, no, nada, nada, en serio.

Oye, que..., que me hace mucha ilusión que me llames.

¿Los chicos?

Bueno, los chicos se han ido a descansar temprano

porque mañana hay que estar a tope.

(Chillidos)

Espera un segundo.

(Chillidos)

(Música electrónica)

¡Uh!

¿Qué pasa, entrenador? ¡Venga! ¡Vamos!

¡Más fuerte!

¡Ah!

¡Ah!

¿Mamá?

(Gritos)

Eh... Sí, sí, estoy aquí, lo que pasa es que...

Bueno, ¿qué tal tus ejercicios espirituales?

Pues mira, están siendo muy provechosos, hijo.

Porque me paso el día,

excepto ese ratito que he dedicado para llamarte,

rezando y pidiendo por vosotros dos.

Pero ¿qué estás, en un convento o...?

Sí, bueno. Un sitio de esos muy retirado.

-Buenas noches, señor Marco.

Manuel.

¿Eh? ¿Qué?

¿Te puedo preguntar una cosa? Sí.

¿Por qué haces esto?

Porque el tiempo pasa más rápido.

¿Haciendo esto el tiempo pasa más rápido?

Sí, pero hay que esperar unos años.

Es campeón olímpico.

¿Cómo que campeón olímpico?

Ganó una medalla de oro en Sídney 2000.

¿En los Juegos Olímpicos?

Bueno, sí, en los nuestros, en los Juegos Paralímpicos.

Román era el capitán del equipo español.

¿En serio?

Sí, pero le quitaron la medalla.

Estuvo a punto de suicidarse.

¿Por qué?

Porque le afectó mucho. Que por qué le quitaron la medalla.

Pues porque los únicos que tenían discapacidad eran él y otro.

El resto no tenía discapacidad ninguna.

Había un ingeniero, un arquitecto, un periodista...

Que tampoco significa mucho

porque he visto a periodistas y juegan fatal.

¿Cómo hicieron eso? Es un fraude.

La Federación los llevó para eso,

para ganar y tratar de sacar más subvenciones.

Una vergüenza.

¿Y no se dio cuenta nadie?

Bueno, sí, después salió en la prensa

y les hicieron devolver las medallas a todos.

Incluso a Román.

Por eso no se fía de los entrenadores.

(Ambiente estadio)

(PÚBLICO) ¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos! ¡Enanos!

¡Enanos!

No son tan enanos.

Son más bien... grandotes.

¡Bah!

Entrenador, no es un amistoso, ¿no?

¿Amistoso? No. Esta es la final del Campeonato Nacional, Marín

y la vamos a ganar porque somos unos campeones.

Pero tú, de todos modos, ponte el protector, anda.

(Pitido)

(Vítores)

¿Salgo ya, entrenador?

No, saldrás en lugar de Sergio.

¿Voy calentando?

No, no.

¡Eh!

¡Vamos, corre, Benito!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Román!

¡Sí!

¡Vamos, chicos, atrás, atrás!

¡Rápido!

¡Tapona!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Vamos, Sergio!

¡Ay! ¡Oye!

(PITA)

¡Eh, eh, eh!

-Perdona, se me ha ido la olla.

Vas a salir tú. ¿Sin calentar?

Sin calentar. Venga, vamos.

¡Venga, Manuel!

¡Muy bien, venga, Manuel!

¡Pásamela, pásamela!

¡Venga, Juanma! ¡Tira!

¡Juanma!

¡Ah!

Hay que seleccionar mejor el tiro, ¿eh?

¡Defendemos en zona!

¡En zona!

¡Defendemos! ¡Vamos!

¡No!

¡No pasa nada, equipo!

¡Vamos, equipo!

¡No pasa nada, chicos!

¡Vamos, hay que defender, chicos!

(Pitido)

¡Venga, vamos!

¡Vamos!

(PÚBLICO) ¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

¡Enanos!

-¡Lanza!

¡Lanza! ¡Lanza!

(Pitido)

(Vítores)

¡Atacamos, chicos!

¡Venga, chicos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Muy bien! ¡Defendemos, chicos!

¡Defendemos! ¡Muy bien, Manuel!

¡Vamos!

-¡Vamos, vamos!

-¡Uh!

¡Muy bien! ¡Venga, vamos!

¡Vamos!

¡Venga, chicos, vamos, vamos!

¡Bien!

¡Tenemos el rebote!

¡Vamos, Román!

(Pitido)

¡Vamos, nos colocamos en defensa!

¡Ese rebote, vamos, vamos!

¡Ábrete, Román, ábrete!

¡Vamos, vamos, vamos!

¡Muy bien! ¡Venga, Manuel!

¡Bien!

¡Eso es!

¡Muy bien!

¡Sí!

(Pitido)

(Aplausos)

¡Manu, ábrete!

¡Collantes, juego para Román!

¡Venga, a Román, a Román!

¡Román!

¡Para Román!

-¡Román!

¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, chicos!

¡Bien!

¡Muy bien, venga!

(Pitido)

¡Vamos!

¡Muy bien, Sergio!

¡Bravo!

Pero ¡qué canasta, Dios mío!

(SIN AUDIO)

(Vítores)

(Aplausos)

(Pitido)

(Pitido)

-¡Oh! -¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos, vamos, vamos!

(Latidos de corazón)

¡Jugamos en equipo!

¡Eso es!

(Vítores)

¡Muy bien! ¡Muy bien!

¿Cuánto queda?

Un minuto, Manuel.

¡Chicos, robamos y atacamos!

¡Marín, bloqueo!

¡Que no pase, Marín, que no pase!

(TODOS) ¡Eh!

(PITA)

¡Árbitro!

Entrenador, se me ha torcido el dedo 90 grados.

No exageres, Marín.

¡Ah!

Vete a la enfermería, así no puedes jugar.

Es que quiero jugar.

Queda un minuto y perdemos de uno, el equipo me necesita.

Así no, no puedes jugar.

No puedes. Vete a la enfermería.

(Crujido)

Mucho mejor. De todas maneras, creo que iré a enfermería,

no vaya a ser que pierda la mano

y se me complique luego por todo el brazo.

Vete.

(Pitido)

¡Sí!

(Aplausos)

(Pitido)

(TODOS) ¡Eh!

¡Vamos! -¡Vamos!

¡Sí!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Aguantamos la posesión! ¡Jugamos en triple, vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

¡Chicos!

¡Nos defendemos!

¡Es nuestro!

(Vítores)

¡Atacamos!

¡Vamos!

¡10 segundos!

¡Tira, Benito, que empatamos!

¡Tira, Benito!

¡Tira!

¡Tira!

¡Hacia aquí!

¡Hacia aquí!

(Pitido)

¡Eh!

¡Yuju!

-Enhorabuena.

Muy bien, macho.

¡Ole!

¡Ole!

¡Eh, eh, eh!

(Risas)

(TODOS) ¡Eh, eh, eh, eh, eh!

-¡Uh!

¡Segundos!

¡Hemos quedado segundos!

¡Uh!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos! ¡Amigos! (COLLANTES) ¡Yuju!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Amigos!

-¡Somos unos cracks, entrenador! Pero si hemos perdido, chicos.

Qué va, hemos quedado subcampeones.

Pues eso. Subcampeón es mejor que campeones.

Ah, ¿sí? ¿Tú crees?

-Hombre, pues claro.

¿Qué es mejor, un marino o un submarino?

-¡Te quiero mucho, entrenador!

(PÚBLICO) ¡Amigos! ¡Amigos!

¡Un abrazo, entrenador!

(RÍE)

(TODOS) # ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe!

# ¡Subcampeones, subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

Mamá.

(TODOS) # ¡Subcampeones!

# ¡Oe, oe, oe! #

¡Qué partidazo, hijo!

Gracias, pero siento que no hayamos ganado.

¿Ah? ¿Que habéis perdido? Bueno, eso a una madre le da igual.

Lo importante, hijo, es que tú estés bien.

Yo estoy bien, mamá.

Yo estoy muy bien.

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien.

Lo has hecho muy bien...

y lo mejor es que lo has hecho por tu equipo.

Mi equipo eres tú, Sonia.

Me encantaría que lo hiciésemos crecer,

que trajésemos otro jugador al equipo.

O jugadora.

Con tus ojos.

No, con los de Román, no te jode.

¡Sergio!

¿Estás tonto, Sergio?

(Graznidos)

¡Eh!

¡Vente a bañar!

Ahora voy.

Muy bien esa Muralla China, Benito.

Bien.

¿Qué tal, Román?

Estoy bien.

Me alegro.

¡Ah!

Has jugado como un campeón.

Usted tampoco lo ha hecho tan mal.

Muchas gracias, hombre.

Ha confiado en nosotros.

Sois unos campeones, como para no confiar.

Bueno, subcampeones.

No, tú ya no.

Tú ya eres un campeón.

Y eso no te lo va a quitar nunca nadie. ¿Me oyes? Nunca.

Bueno, el próximo campeonato tendremos que ganarlo.

Lo ganaremos.

Me gusta.

¿El qué?

Que digas "lo ganaremos" en vez de decir "lo ganaréis".

Ya.

¿Nunca nos vas a abandonar?

Tú no me necesitas, Román. Tú sabes de baloncesto más que yo.

Tengo ventaja. Jugué muchos años en el Getafe.

¿En el Getafe?

No sabía que el Getafe tenía equipo de personas de discapacidad.

No, en el primer equipo. Paco Carrascosa era mi entrenador.

Íbamos a subir a la división de honor cuando tuve el accidente.

¿Tuviste un accidente?

De moto. Me llevó por delante un tío que conducía borracho.

A él... A él no le pasó nada,

pero yo me golpeé en la cabeza y estuve en coma.

Cuando desperté y vieron que tenía afectada la cabeza, me dejó mi novia.

Tuve que abandonar la universidad también, quería ser arquitecto.

Lo siento mucho, Román.

No, si estoy contento.

Estoy contento porque estamos juntos y estando juntos vamos a ganar.

Mi padre se marchó de casa cuando tenía nueve años.

Ya me lo dijo Sonia.

Nosotros nunca te vamos a abandonar, entrenador, nunca.

(Graznidos)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

¿Quién llama tan temprano?

¿Eh?

Es muy pronto.

(Móvil)

Cógelo.

Seguro que es Julio, ya verás.

A lo mejor es importante.

Qué va a ser importante.

(Móvil)

¿Hola?

(CARRASPEA)

¡Paco!

¿Y cómo lo sabías?

Sí, sí, sí. Subcampeones, sí.

¿Cómo?

¿Qué pasa, Marco?

"Los dos sabíamos que este momento"

iba a llegar.

Bueno, si no hubiera surgido esto...

Hace un mes que firmaste el último parte.

Nos has dado mucho más de lo que te correspondía

y no sabes lo agradecido que te está el club.

¿Entonces? Al Estudiantes, ¿no? Vuelves a casa.

No, no, a la Selección Española.

¡Coño! Entrenador de la Selección Española.

No, no.

Han fichado a Carrascosa, mi antiguo jefe

y me ha pedido que sea su segundo.

Pero sí es un sueño para mí.

Quieren que me incorpore enseguida, Julio.

No sabes cuánto me alegro por ti.

Y sabes que aquí dejas una pandilla de buenos amigos para siempre.

Te los has ganado.

Sé que no va a ser fácil despedirte de ellos,

pero verás como lo entienden.

Bueno, preferiría que lo hicieras tú.

Bueno, pero tendrás que decirles adiós

y ellos querrán decírtelo a ti.

Pues diles que me es imposible,

que volveré a verles en cuanto tenga tiempo.

¿Te vas sin despedirte, entrenador?

(COLLANTES) No dice nada. -Callado. No dice nada.

A ver, yo tengo que seguir mi camino.

Tengo una gran oportunidad y me tengo que ganar el pan.

-Claro que sí, entrenador, solo queríamos darte las gracias.

-Has sido muy, muy buena persona.

-Y nos has enseñado mucho.

Yo también he aprendido.

Sí. -Y nos has leído el pensamiento.

Y se te ha quitado el miedo a los ascensores.

Y además, de golpe. -De golpe.

-Y mi novia está orgullosa de mí porque nos ha visto por Internet.

Y eso que es puta.

-Es puta, pero está orgullosa.

-Nos has convertido... en equipo.

Y nos has tratado como un padre, como un padre bueno.

Vosotros sí que me habéis tratado bien.

El mérito es vuestro, chicos.

-Bueno, no hemos tenido mucho tiempo para encarrilarte del todo,

pero estamos contentos.

Estás llorando, entrenador. -Está llorando.

No, hombre, qué voy a estar llorando.

-Será alérgico. A mí me pasa a veces.

-No es por eso, es que Manuel le está apretando tan fuerte

que se le saltan las lágrimas. -Casi te lo cargas.

No.

-Es que nos has tratado como a personas.

Es que es lo que sois. A mí no me tutees.

(Risas)

(TODOS) ¡Eh!

(TODOS) ¡Somos la leche, somos el cacao!

¡Somos la caña, somos demasiado!

¡Naranjas, limones, Amigos campeones!

(Trinos)

Somos Cine - Campeones - Ver ahora

"Una maravillosa locura de la que hemos aprendido todos muchos", con esas palabras agredecía Coque Malla su Goya a la Mejor Canción Original por 'Este es el momento', el tema que compusó y que forma parte de la banda sonora de Campeones. Para el músico crear esta canción fue formar parte de esa gran lección de vida que es la cinta de Fesser. Un relato sobre Marcos (Javier Gutierrez) un entrenador de baloncesto que es condenado a entrenar a un grupo de chicos discapacitados intelectuales. Lo que comienza siendo un trabajo forzado, acaba ayudándole a salir de su crisis existencial. 

Cerca de tu casa (2016)

Reparto: Silvia Pérez Cruz, Iván Massagué 

Para todos los públicos Somos Cine - Cerca de tu casa - Ver ahora
Transcripción completa

Duérmete.

Duérmete.

Duérmete.

Eh.

Duérmete.

Si no duermes, no podrás saber...

que hay dos soles...

y un mundo al revés.

Que las piedras esconden sus pies...

y que te quiero...

hasta la luna.

Sin volver.

Duérmete.

Duérmete.

Oh, oh, oh, oh.

Y verás.

Ah, ah, ah, ah.

Que los peces hablan en francés.

Y que te quiero...

hasta la luna.

Luna.

-Venimos a ejecutar una orden judicial.

Vamos a proceder al derribo de la puerta.

(Música dramática)

Andrea.

¿Estás bien?

-Duérmete.

(RÍEN)

(Llaman a la puerta)

(MUJER HABLA EN ALEMÁN)

-¿Sí?

No, que me voy.

Ah, vale. Adiós.

Perdón.

Sí, ¿qué? ¿Qué? Es que me tenían que pagar el mes.

(HABLAN EN ALEMÁN)

-Sí, sí, un momento.

Lo siento. No.

No te preocupes.

¿Cuánto te debemos?

Trescientos cuarenta y cuatro euros.

Okey. Un momento. Vale.

Mira.

Son trescientos cincuenta. ¿Te va bien así?

Sí. Un momento, te...

No te preocupes, ya me los darás. ¿Vale?

(MUJER HABLA EN ALEMÁN)

-Ah. Si puedes bajar la basura cuando te vayas.

¿Sí? Claro.

(Timbre)

Ya era hora.

Qué monas. -Espera.

(TODAS RÍEN)

A Laurita le van a encantar. -Estas cosas a ella, ya sabes...

-Está en la edad. -Ya.

¿Dónde las has comprado? En los chinos de la esquina.

Estaban de oferta: doce eurillos.

-Tú deja de echarte colonia, que luego en el coche...

-Bueno, ¿os venís? -Sí.

-¿Vais a Torre Blanca? -Sí, pero nos vamos ya.

-Sí. -Mañana hemos quedado, acuérdate.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Hasta luego.

-¿Otra vez la última?

¿Esperas a alguien?

A ti desde luego que no.

En los vestuarios no se puede fumar.

Ni entrar sin permiso.

Ya te lo he dicho otras veces.

Yo a ti también.

Un día, vamos a tener que hablar tú y yo.

Mira cómo tiemblo.

"Dile al de los aceites que te reenvíe las facturas".

Ya me las ha mandado, ya te las he dado.

Les falta el NIF, papá.

Pídeselas ya, que hay que presentar la declaración.

Ah, que no está el NIF.

Bueno, bueno.

Pero oye, no te vayas así, déjame que te prepare un café.

Que no, papá, que tengo prisa.

Ya.

¡Martín!

Hazle los cristales. No, papá, que tengo prisa.

Venga, venga.

Yo tengo un cliente.

Cuídate mucho.

Martín.

No hace falta. -Es un momento, hombre.

Que no, que ya está. Ya está.

Toma. No, Pablo.

Tenga, coja. Venga, deja eso, hombre.

¿Cómo está Sonia?

Bien, bien.

Dígale que se acerque por la oficina.

Es que la llamo y no...

Va.

Yo se lo digo, no te preocupes. Vale.

¿Pasa algo? No, no, no, pero que se pase.

Mañana, por favor. Vale.

Adiós. Adiós.

Va.

(SOPLA)

(Pitidos)

¿Qué? ?Eh?

Pero si aquí no se puede fumar. Da igual.

¿Cómo va a ser igual? Es solo para la demostración.

Además, de aquí humo puede salir de cualquier sitio.

Puede haber un cortocircuito.

O el aparato este. ¿Eh?

-Hola, buenas tardes. Hola, ¿qué tal?

Esto va con electricidad, ¿no? -Claro.

Pues eso. Se han dado casos de aparatos como este chamuscados.

¿A que sí, señora? ¿Dónde?

Buah, en muchos sitios. Muchos sitios.

Les digo una cosa: la Comisión Europea

se va a poner muy dura con esto del humo.

De momento, no eso obligatorio, pero en dos o tres años...

Y entonces, otro precio.

Estas cosas, cuando se hacen oficiales,

se disparan que no veas.

Venga, va. Si se me queda dos, le hago precio de amigo.

¿O no lo ves? Señora, ¿qué le pongo?

Hala, hasta luego.

¿Qué?

¿Te aprietan?

No. Espera.

Están bien. Venga, quítatelas.

¿Puedo llevarlas mañana al cole?

Son para tu cumple.

Es de aquí a tres días.

Cuatro. El día de mi cumple no se cuenta.

Venga, quítatelas.

¿Tendré una fiesta?

Pues te las quito yo.

Les he dicho a Fátima y a Laura que podrían venir.

¿Les has dicho que vives aquí? ¿En qué hemos quedado?

Pero no les he dicho que nos echaron de casa.

¿Y qué les has dicho?

Que nos la están arreglando, lo que me dijiste.

¿Qué haces ahí?

¿No tienes frío?

No.

¿Y tu madre?

Se está duchando. Venga.

¿Hay algo para cenar?

¿Has traído algo?

(Silbidos)

Déjala, si ya sabes cómo es. "Ya sabes cómo es" no.

No.

Y mira cómo mima a la niña, joder.

¿Por qué no...

nos buscamos un piso o algo?

Por aquí cerca.

¿Con qué dinero? Tú limpias la casa de los alemanes.

Sí, dos días.

Y la mitad se la doy a mi madre.

Pero encontrarás más casas.

Y yo tengo las alarmas. Sí.

¿Qué?

Que antes de pensar en un piso, tendríamos que pagar al banco.

Que le den por culo al banco. Aquí con tus padres no puedo más.

Pues te aguantas. Me aguanto no, no puedo más.

Joder.

¿Cuánto hace que no echamos un polvo?

Dani... ¿Eh?

¿Con Andrea durmiendo al lado?

No solo se puede follar en la cama. Ay, Dani, va.

¿Cuánto hace?

¿Eh?

Qué pesado.

Pesado no.

¿Cuánto hace?

¿Has fumado? Uno rapidito, va.

Vamos.

Dani...

(Llaman a la puerta)

¿Salís o qué? ¿Lo ves?

No, lo ves tú, lo ves tú. ¡Chist!

Voy, voy. Coge eso.

¡Venga!

Todo tuyo.

Ya era hora.

El único sitio donde se podía estar tranquilo, y ni eso.

El baño no es para vosotros solos.

¿Me has oído? Sí, mamá.

Siempre metiéndose en todo, ¿eh, Mercedes?

Pues si no te gusta, ya sabes.

¿Ya sé qué?

Dónde está la puerta.

¿Tú no querías ir al baño? No quiero zánganos en mi casa.

¿Cómo dices?

Que eres un zángano y un pringao, y estoy harta.

¿Tú no la oyes o qué? Sí, sí.

¡Eh! Va, Dani, va.

Puta bruja. Cálmate un poco, por favor.

No, venga.

Nos vamos. Relájate un poco.

Vamos, vístete.

No. Andrea, coge tus cosas. Nos vamos.

No. He dicho que cojas tus cosas.

A la niña... Que no quiero.

la dejas en paz.

Ya está bien de tanta tontería y tanta mierda.

Vamos, vamos.

No. Andrea, vamos.

Tú quédate tranquila aquí, ¿vale?

¿Sí? Sí.

Dani. Venga, mujer, no digas que no.

Si piensas como ella. Que no.

Que sí, mujer, que soy un mierda. Ya está.

A mí también me trata así. Por eso, coge a la niña y nos vamos.

¿Adónde? Adonde sea, algo encontraremos.

Cuando lo encuentres, nos vamos los tres.

Ahora hablo con mamá... No. Que estoy hasta la polla ya.

Me tiro todo el día buscándome la vida

y cuando llego a casa, bueno, aquí,

la cabrona de tu madre no hace más que meter.

Yo también me paso todo el día buscándome la vida.

Pues por eso. ¿Por eso qué?

Cuando encuentre algo, os venís. ¿Qué vas a encontrar?

Lo que sea. Lo que sea no.

Hasta la polla ya.

Lo que sea no, Dani. Lo que sea, lo que sea.

Lo que sea no.

¿Eh? Lo que sea no.

Tú haz lo que quieras, pero Andrea y yo no nos vamos.

¿Cómo? Ya me has oído.

Eh, Sonia.

Sonia.

¡Sonia!

Vamos. ¡Mierda!

Estás pensando que tal vez ya no exista

la manera de sobrevivir tranquila.

Que tal vez ya no exista.

Que tal vez ya no exista la manera...

(Silbidos)

Que tal vez ya no exista.

Que tal vez...

Que tal vez...

Que tal vez ya no exista...

la manera...

de sobrevivir tranquila.

Ya por no saber dónde dormir,

sino por cómo descansar...

la frente,

de frente.

Y una cosa encima de la otra,

que reposa justo donde hay una hermosa

que me guardo para respirar,

porque alguien quiere ahogar

la poca dignidad que me queda.

Y una cosa encima de la otra,

que reposa justo, justo donde hay una hermosa

que me guardo para respirar,

porque alguien quiere ahogar

la poca dignidad que me queda.

Que me queda.

Vete de aquí.

Piensa por y para, por y para ti.

Vete de aquí.

Quiero dormir

y soñar que vuelo lejos,

muy muy lejos de aquí.

Y soñar que vuelo lejos,

muy lejos de ti.

Y soñar que vuelo lejos,

muy lejos...

de mí.

De mí.

De mí.

Hoy...,

hoy...,

hoy, estoy soñando...

que tal vez exista...

la manera...

de sobrevivir tranquila.

No por ya saber dónde dormir,

sino por aprender

a aguantar...

y aguantarme.

"Si es muy sencillo".

"Lo que tenéis que hacer es pagar la cuota de este mes

no más tarde del día 3, que es este viernes".

"Y así, de momento, paráis el golpe".

No. Y así, de momento, paráis el golpe.

Y cuando puedas, ingresáis las otras cuotas que...

Cuando te vaya bien,

ingresáis las otras cuotas que lleváis de retraso.

Yo soy el primero al que le sabe mal, Sonia.

Pero es que el piso ha perdido valor.

Sí, ya. Pero ¿cuánto os debemos todavía?

Diecisiete mil quinientos veintitrés euros.

Es que... no puedo.

Y si no pagas, este viernes pasa la deuda a los servicios jurídicos

y entonces ya...

Yo os lo he parado otras veces.

Pero esta vez, ya no.

Si son solo cuatrocientos veintisiete euros.

¿Solo?

Vamos a ver, ¿no hay alguien que os pueda hacer un adelanto?

No.

¿Tus padres no te pueden hacer un ingreso?

Si no pagas tú, tendrán que pagar ellos.

¿Cómo van a pagar?

Tu padre os avaló.

Si, bueno, pero... Si no pagas tú, deberá responder él.

Es que no tiene nada.

El piso.

¿Cómo les vais a quitar el piso, Pablo?

A mis padres los conoces desde que eras un niño.

Te pasabas el día en casa. Sonia.

Los bancos no son casas de caridad.

Dejamos dinero porque de eso vivimos.

¿Y cuando lo del cáncer de tu madre?

Te quedabas a dormir.

De eso vivimos, y tenemos que cobrar.

No puedes hacernos eso.

Pablo.

Pablo, tú no.

Sonia, tengo gente esperando.

Recuerda,

el viernes.

Por favor.

(Música lenta)

(Alboroto)

"Que no les van a quitar el piso, mujer".

Si no pagamos, sí nos van a echar. Que Pablo se espere unos días.

Que no puede. ¿Y por qué no?

Porque en el banco no le dejan. Tú siempre defendiéndole.

No le defiendo. No, los cojones.

Lo que le pasa es que no soporta que estemos juntos tú y yo.

Se va a enterar este cabrón.

Ni se te ocurra.

¿Me oyes? Sí.

Vale.

¿Tú tienes algo? ¿Algo de qué?

¿De mala leche? La que quieras.

De dinero, imbécil.

¿De dinero? Sí, mira.

Dinero.

Esto.

¿Y de qué como?

Estoy durmiendo en la furgoneta.

Y en reserva la tengo.

Hay que pagar la cuota este viernes. Sí, claro.

Dani, yo me tengo que ir ya.

Me han llamado de la prueba y llego tarde.

Pídeles un anticipo a esta gente. Sí, dos.

Antes del viernes. Sí.

"¿Diga?". Industria.

Control de seguridad. "¿Qué seguridad?".

Doblamos los laterales, metemos la parte superior por las hendiduras,

ajustamos las pestañas, cerramos la tapa

y ponemos las etiquetas.

Venga, os toca a vosotros.

(Móvil)

(Móvil)

Perdón.

(Móvil)

Coge, coge.

Pablo, no puedo hablar ahora.

¿Y qué hace ahí?

No, no.

Que no, que no sabía nada.

Mira, dame... dame veinte minutos.

Sí, sí, ahora voy. Hasta ahora.

Lo siento.

Pero es que me llaman de...

Vete, vete.

¿Puedes esperarte ahí fuera como todo el mundo?

Espero aquí, ¿eh?

Que te quede claro.

Hasta que no venga la hija de puta esta,

no me muevo de aquí.

La directora no va a poder ayudaros, ya lo verás.

Por favor, tío. Por favor.

¿Qué favor me has hecho tú?

Imbécil.

Pasa. Está aquí.

Así no vas a conseguir nada.

¿Qué haces tú aquí? ¿Y tú?

¿La has llamado tú?

Eh, mamón, ¿la has llamado tú? ¡Dani!

¿Qué? Que te vayas.

Como no te la pudiste follar entonces...

¡Dani! ¡Dani, vete!

¡Como toquéis a mi familia, os vais a enterar!

¡Os vais a enterar!

Por favor, vete. No te reviento porque está ella.

¡Ya os habéis quedado el piso, coño! ¿Qué más queréis?

¿Qué más queréis?

¡Hostia! ¿Matarnos?

¡Puta mierda ya, hostia!

Dani. ¿Qué? ¿Qué?

A ver. ¿No es tu amigo?

Pues habla con tu amiguito. Ya está, no pasa nada.

No pasa nada. Es Asun.

Para ti. ¿Para mí?

No tiene nada que ver. ¿Hola?

Sí.

No, Daniel Torres, que... Ya está. Pues bueno, bien.

Lo arreglas tú. Sí, lo arreglo yo, como siempre.

Ahora le digo que se espere. Muy bien. Perfecto.

Ajá. Sí.

Sonia, ¿puedes quedarte un momento?

Nada, son solo cinco minutos. ¿Por qué?

La directora quiere hablar contigo.

Vale.

Que no, que yo no lo sabía. Ya.

Pero lo supiera o no... Es que no me dijo nada.

Si ya no vive en casa.

Eso a nosotros nos da igual.

Lo que nos importa es que usted y el señor Daniel Torres

tienen una deuda con nosotros. Y la vamos a pagar.

Sonia, deja que termine, por favor. Y venir aquí

a montar un escándalo no es la manera.

Llego a estar yo y la Policía viene en dos minutos.

Y él estaría en el calabozo.

Ya.

Le ha cogido, y no piensa a veces. Sepa que, si no nos paga...,

nos veremos obligados a quedarnos con el piso de sus padres.

Es que voy a pagar.

Porque usted y su hija viven allí, ¿no?

¿No es así? Sí.

Pues si pierden el piso y se quedan en la calle,

como parece que va a ser,

y no pueden garantizar vivienda y alimentación para su hija,

Servicios Sociales tomaría cartas en el asunto.

Y podrían retirarle la custodia de su hija.

Pero ¿qué dice?

Se han dado otros casos.

Pero ¿cómo que podrían retirarme...?

Sonia. Pero ¿tú la has oído?

Pero ¿cómo podéis decir eso? Sonia, calma.

¡No, calma no!

Tranquilízate. Me van a quitar a Andrea.

Tranquilícese. Solo digo... Déjame. Que me dejes.

Tengo una deuda con ustedes y voy a pagarla, no sé cómo.

Pero no me amenace con quitarme a mi hija, ¿me oye?

Ni se le ocurra.

¡Sonia! ¡Sonia!

Sonia, Sonia, Sonia.

Sonia, Sonia. Déjame, por favor. Déjame.

¡Perdona!

Es que he visto lo que ha pasado en la oficina y...

y no tienen razón.

Ah, ¿no?

No, no. Te lo digo porque soy abogado.

Trabajo en un bufete, pero...

algunas tardes, con algunos compañeros,

por nuestra cuenta, asesoramos legalmente

a gente que está en la misma situación que tú.

Y conozco el tema.

Además, un desahucio se puede parar. Ah, ¿sí?

Hay que estudiar bien el caso, pero sí.

Claro que se puede.

Mira, esta tarde, me reúno con algunos afectados.

Y si quieres que nos lo miremos, pásate y lo hablamos.

¿De acuerdo? Sin ningún compromiso.

Mi móvil está en la tarjeta. Si quieres, me llamas.

Gracias.

De nada.

¿Quieres que te lleve la mochila?

Eh. ¡Eh!

Andrea. ¿Qué?

Espérame, ¿no?

¿Quieres merendar? No.

¿Un bocata? No.

Mirad, ya viene el pastel.

-¡Anda, mira!

(NIÑOS) ¡Bien!

-Ahora tienes que soplar.

-A la de tres.

-¡Una foto primero! -¡La foto, la foto!

-Yo no quiero ser pobre.

Coño, ni yo.

Y quiero que tengamos una casa.

Díselo a los bancos eso.

Dame.

¿Por qué a los bancos?

¿Quién crees que nos quitó el piso?

La abuela dice que fue porque no pagabais.

Eso dijo la abuela, ¿eh?

¿Y cómo íbamos a pagar sin trabajo?

Pues yo tampoco.

-¡Vamos a repartir los regalos! ¡Venga!

Pero ellos siguen pidiéndonos dinero, eso sí.

¿Por qué? Dame.

Porque son unos hijos de puta.

Y te lo quieren quitar todo.

¿Sí? Sí.

Primero, te quitan esto.

Luego, te quitan esto.

Y esto.

Y, al final, te dejan un trocito

como este...,

que también te quitan. Eh.

Y va el cabrón del banco ¿y sabes qué hace?

¿Qué?

Se lo come.

¡Papá! Eso es lo que hacen los bancos.

-"Ellos os dirán que no".

Pero hay que insistir, porque el banco o la caja, da igual,

está obligado a firmarlo. -A mi madre le han dicho que no.

-Eso lo dicen siempre. Vaya a la oficina con su hija, ¿vale?

Y les dices que habéis consultado con un abogado

y que tienen la obligación de firmarlo.

Y luego, si el banco no quiere negociar,

que normalmente no quieren,

está la reclamación judicial.

Tiene sus costes, lleva su tiempo, pero es el siguiente paso.

-Y luego está lo de Europa, ¿no?

Me han dicho que esto se puede llevar a Bruselas.

-Claro. Una cosa no quita la otra. Pero eso es mucho más lento.

Bueno, tengo los papeles de todos.

No. No, no. Ya, ya.

¿Los suyos también? -Sí, los puse aquí.

Creo que están todos. -De acuerdo.

¿Y sin pastel?

Pero ¿no es un cumpleaños?

Sí. Pues ¿cómo no va a haber pastel?

¿Y si solo están la niña, los padres...

y el pastel?

Es que la oferta es un paquete, por eso es una oferta.

Con su hamburguesa, sus patatas, el refresco que se puede repetir,

el pastel con las velas y la corona.

Y según el número de invitados, es un precio u otro; aquí lo pone.

Ya.

En otros sitios, lo he visto más barato.

Bueno, pues... -Pásame un trapo.

-¿Qué pasa? -Se les ha caído un vaso.

-Y además, les damos un obsequio.

Este mes, el organillo ese; otro, otra cosa.

Disculpe.

¿Qué desean tomar?

Se presenta una interlocutoria al juez para que pare el proceso,

así ganamos tiempo. ¿De acuerdo? Esto es lo primero.

Y después, se puede pedir la dación en pago,

demandar al banco por malas prácticas y mil cosas más.

Y si el banco presenta recurso, se puede hacer presión.

¿Qué presión? Llamar a la prensa,

presentarse delante de la agencia con carteles denunciando el caso.

No, yo no quiero. Qué vergüenza.

En el cole de la niña, no saben nada.

Yo creo que es a los bancos a quien debería darles vergüenza.

Sí, bueno, pero... ¿Y eso del juez?

¿La interlocutoria?

Sí.

¿Los papeles de la hipoteca los tienes?

Aquí no. No, ya, pero ¿los tienes?

¿Y el libro de familia? También.

Vamos a ver si para la semana que viene...

Tengo hasta el viernes solo.

¿Este viernes?

Tendríamos que presentarlo ya. Sí, pero ¿cuánto costaría?

Porque algo habrá que pagar, ¿no?

Vamos a ver.

Está el procurador, que tiene que abonarse ya,

la entrada a registro, el acta de sobreseimiento...

Setecientos doce euros.

Y aparte de esos setecientos, está su trabajo, las gestiones...

No, no, no.

Nosotros solo cobramos si ganamos: 300 euros.

Si no, no.

La cuestión es que lo otro, como es oficial,

si no se paga al momento... Ahora no llevo nada.

Tranquila. Eso, cuando se presente. No te preocupes.

Mi teléfono lo tienes. Sí.

Me llamas esta noche para confirmar que tienes los papeles.

Y quedamos mañana ante el juzgado, o pasado, para presentarlos.

¿De acuerdo? Y entonces traes el dinero.

¿Sí? Sí.

Perfecto. -¡Voy!

Es... nuestro piso. Sí, papá.

Todos nuestros ahorros están aquí. No nos van a quitar nada.

Si presentamos la denuncia esa al juzgado,

nos anulan la hipoteca y ya está. ¿Qué van a anular, Sonia?

Que sí. No van a anular nada.

Estos no anulan nada. No es el banco, es el juez.

Pero hay que presentarla ya.

Por eso necesitamos los setecientos euros.

Yo no tengo setecientos euros.

¿Seguro? ¿Seguro que no tienes nada?

Ven.

Entra. Siéntate.

Mira.

Aquí tenemos...

doscientos treinta y siete euros con cuarenta céntimos.

De las propinas.

Tu madre siempre soñó con ir a París,

y en un par de años o así, pensaba llevarla.

Ahora, lo importante es... que no nos saquen de aquí, Sonia.

Sí, papá.

Pero con esto no nos llega.

¿Por qué no bajas un momento

y sacas de vuestra cuenta lo que falta, y ya está?

Es que yo solo tengo ciento veinte euros.

De la cuenta no podemos sacar, es el dinero para los recibos.

Yo os lo devuelvo pronto. Que no, que no.

De ahí no se saca. Olvídalo.

Además, tu madre se enteraría. Bueno, pues hablo yo con ella.

Tu madre no sabe que te avalé, Sonia.

¿Cómo que no lo sabe?

Papá.

¿Tú no me dijiste que hablaste con ella?

¿Cómo puede ser que no sepa que nos avaló?

Porque el piso está a mi nombre.

Entonces, mamá no sabe nada. No.

Y si se entera, la matas.

¿Cómo que si se entera? Mamá se va a enterar, queramos o no.

No, no, no. "No, no, no" no. Que sí, papá.

Es que si no pagamos, os van a echar del piso.

Como nos echaron a nosotros. ¿Cómo no se va a enterar?

De aquí no nos echa nadie.

Si no presentamos la denuncia, sí.

Ya encontraré yo lo que falta.

¿Cómo?

-¡Mamá!

Un momento. ¿De dónde lo vas a sacar?

De donde sea, Sonia. De donde sea.

Mañana lo necesito sin falta.

Si el viernes no lo tenemos, nos echan.

Que sí. -¡Mamá, ven!

¡Voy, voy!

Seguro, ¿eh? Que sí. Ve, vamos.

¿Y dónde está mamá?

Con las amigas.

¿Vendrá a cenar?

No lo sé. Bueno.

Sí, pero el pelo así para arriba. Y me quemo la oreja.

Pero ese pelo ya te lo he visto.

-Para la boda. ¿Para la de mi sobrina?

Ah, claro, es verdad.

-La que estaba embarazada. Esa misma.

-¿Y cómo le fue al final? Pues muy bien.

Nada que ver con mi hija, con ese Dani que tengo atravesado.

-Es que ese chico no... Pues claro.

Tienes una hija para darle todo lo que la vida te ha negado,

y ni trabajo y casada con ese inútil.

Hasta clases de piano le pagué.

Fíjate. Si no fuera por mi nieta...

-¿Y le gustaron las deportivas?

Anda, que cuando yo era joven... ¡Me cago en la mar!

Anda que no he ligado. Pues sí.

Así. Así.

Así los tenía. Así, así, así, así.

¿Quién me mandaría a mí casarme con ese mondongo?

(RÍE) Mondongo.

Pero relájate, está muy tensa.

-Que se te suben las tetas.

Es verdad, espérate.

¿Qué pasa? -Uy.

Todo mirando. ¡Pero bueno!

-No paran de mirar; les gustas.

Vamos. -Venga, sí.

-Venga, va. -No tengo nada.

Dos gin-tonic y...

Perdón. Tres gin-tonic y un vodka limón.

-Hola. -Hola.

-Los pagamos nosotros. -Uh.

Venga.

-Gracias.

A mí me gusta el de las gafas. Ese me gusta a mí.

-Sí. Gracias.

(Murmullos)

Oh.

Sí, sí, sí.

-Raquel, Raquelita.

-Esos van de caza. -Ya te digo.

Yo, si no tuviera a mi Paco...

¿Qué tu Paco? ¡Deja a Paco en paz, hombre!

Ay, el Paco. Mira. ¡Venga!

Por Paco. Por Paco.

-Por Paco.

(Caja de música)

Guapa, ¿me haces un hueco?

A ver, ¿cómo suena?

(Caja de música)

Reina de la morería,

no estés triste como el tigre.

Pon sonrisa de planeta,

que serán tus mañanitas.

Guapa, princesa y coqueta,

corona de margaritas.

Verde, verde esperanza,

el trigo verde, verde bonanza.

(AMBAS) Verde el cocodrilo,

el monte verde, ciudad esmeralda.

Verde, que te quiero verde.

"Verde desesperanza,

verde rebelde, verde añoranza".

"Verde, el chile verde,

verde que duele, verde que pierde".

Verde, que te quise verde.

-"Verde, que te quise verde".

Verde como la tortuga y tus ojos.

"Verde como la serpiente y el musgo".

Como un cucurucho de menta

y palmera de un oso perezoso.

Guapa tiene que ser... la que de verde,

(AMBAS) verde, verde...

se puede poner.

"Guapa tuvo que ser

la que de verde, verde, verde

se pudo poner".

Guapa tuvo que ser

la que de verde, verde, verde

se pudo poner.

Tanta culpa que no es mía;

tú la tuya y yo la mía.

Cambio gusto, rumbo y rima.

Mi mamá ya no me mima.

Cambio cromo, culpa y pena...

sin pecado concebida.

Reina de la...

morería.

Reina de la morería.

Reina de la morería.

"Reina de la morería".

(AMIGAS RÍEN)

Ven aquí.

Déjame.

¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa, hombre?

¡Que me dejes, hostia!

¿Qué te pasa?

Ven aquí.

¿Adónde vas?

No, no, me ha ido normal, bien.

-Pero ¿se lo has contado o no? -Bueno, no exactamente.

-Jaime. -Que no era para hablar de eso.

Era un control, ya está. -¿Y qué?

Eres un profesional; para eso están.

-Se lo cuento, ¿y qué? Me mandan a Tráfico.

-Quizá estarías más tranquilo.

-Además, yo no me hice policía para poner multas, joder.

-Para hacer desahucios tampoco.

Mira cómo te pusiste en el de la niña.

-Eso fue un día. -No era la primera vez.

-Bueno, ya, pero, joder, cada vez que pienso adónde irán...

¿A ti no te pasa?

-Seguro que encuentran algo.

Que nadie se queda en la calle, joder.

Cumplimos con lo que manda el juez. -Sí.

-Y si no pueden pagar la hipoteca, no haberla pedido.

¿No pagas tú la tuya?

-Mi ex. -Bueno, es lo mismo.

¿Para qué quieren los bancos esa mierda de pisos?

-Haz tu trabajo y no te comas el coco.

Jaime, lo que tienes que hacer es salir, divertirte.

-Sí.

-Si quieres, salimos a tomar algo esta noche.

Si te apetece. -No, si tengo a mi hijo.

-Vaya.

-Sí.

(Música dramática)

Abandonen la vivienda, por favor.

(Continúa la música)

Vale. Esta.

Va, va.

(Pitidos)

¿Lo veis? Vale.

¿Cuál es la idea?

La idea es vender seguridad, porque eso le interesa a la gente.

Sobre todo, a las familias, y más si tienen críos.

Por eso les hacemos la demostración, para que la vean en acción.

Yo no fumo. -Yo tampoco.

Da igual, sin tragárselo.

El tema es que cuando el cliente ve cómo suena,

le colocas un par, o más. ¿Por qué? Porque lo ve.

Porque lo entiende. Y luego está el precio.

En las tiendas, está sobre... ¿Sobre cuánto diríais que está?

Ni idea, ¿no?

Esto está sobre los veintitrés o veinticuatro euros.

Por eso nosotros las vamos a vender a veinte euros.

Y yo os dejo cada una a diez euros.

Es decir, que por vuestra cara bonita,

ya os estáis llevando la mitad del beneficio.

Y por cada diez que os quedéis...,

os doy una de regalo.

-¿Y cuántas se venden más o menos al día?

Un día bueno, llego a vender...

así sin agobios, fácil,

unas treinta.

Y parándome a tomar mi cafelito.

Pero si las queréis..., me las tenéis que pagar ahora.

Que no es que no me fíe, pero...

¿Vale?

Venga. Quédate esta.

Además, nos vamos ahora mismo.

¿Y cuándo vuelven?

No sé, pero la madre de Berta se ha puesto mala

y nos vamos para allá.

Ya te llamaremos.

¿Me podrían adelantar lo del mes?

¿Qué mes?

Este.

Ya te pagamos. Ya, pero...

(HABLA EN ALEMÁN)

Sonia, adiós.

Adiós. Que vengas una vez por semana solo.

¿De acuerdo? De acuerdo.

(HABLAN EN ALEMÁN)

Lo siento.

Si ves que se está a punto de echar a perder algo,

como fruta, yogures y tal,

o lo tiras o te lo llevas, como quieras.

¿Vale? Gracias. Hasta luego. Vale.

Adiós. Adiós.

(Música lenta)

(APAGA LA MÚSICA)

¿Aquí también? Sí.

Muy bien. Y ahora tú, Sebastián, aquí.

Eso es.

Un momento.

Hola, papá.

Ve y cuéntale todo.

Todo.

Dicen que hay...

una manera mejor

de contar esta historia.

Hay que brindar.

Tener piedad...

con honradez

no es tan fácil.

No lo es.

Todo hombre que pega a otro hombre

es un hijo que pega a otro hijo.

Todo hombre que roba a otro hombre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y lloraba y flotaba.

(TARAREA)

Se despistó...,

perdió el orgullo, las llaves...

y el nombre de hombre normal.

Hay que dormir.

Todo pobre que pide a otro hombre

es un hijo que pide a otro hijo.

Todo rico que es un pobre hombre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y pedía y dormía.

(Tarareos)

Mal pescador...

el que no sabe de vientos,

ni nombra a los peces, ni quiere mojarse en el mar,

ni cortarse la boca con sol y sal,

cambiar o remar.

Ir a misa o repicar.

Todo hombre que echa a otro hombre

es un hijo que echa a otro hijo.

Todo padre que echa a otro padre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y nacía y moría.

Conquistador...,

provocador...,

vendes humo...

al mejor postor.

La dignidad...

pierde valor...

por tres duros

y un bofetón.

Levantemos la copa y sol

del poeta que atiende el dolor.

Que se inspira y espira perdón.

Que se esconde a llorar a un rincón.

Que declina con alma y pudor.

En voz baja y desde lejos.

Él resiste y persiste.

Y confía en su don.

(Tarareos)

(Tarareos)

(Timbre)

Sonia.

¿Estás solo?

Sí.

¿Puedo pasar?

Sí, sí, claro.

Solo una semana. Lo paras una semana y ya está.

Es un proceso regulado.

Sonia, automático.

Entra directamente a los servicios jurídicos,

sin que yo pueda hacer nada. Te lo he dicho mil veces.

Ya. ¿Y tres o cuatro días?

Que no.

Venga, siéntate.

Hasta el lunes y ya está.

¿Y qué cambiará de aquí al lunes?

Me lo van a solucionar.

¿Quién te lo va a solucionar? Es igual quién.

Yo no le puedo hacer eso a mis padres.

Sonia, a ver.

Necesitas que alguien te ayude. Tú nos dijiste que nos avalaran.

Que no pasaba nada.

Que era una formalidad.

Y ahora, les sacaréis de casa y será como si les echara yo.

Pablo, hasta el lunes.

No puedo.

Si quieres, sí que puedes. Que no puedo, no puedo.

Sonia, ¿qué haces?

Sonia... Solo hasta el lunes.

Hasta el lunes y ya está. Sonia, para.

Por favor.

Para. Hasta el lunes.

Vete.

Vete.

¿No me has oído? Vete.

(Música lenta)

¿Qué haces aquí?

¿Tú no querías unos eurillos?

¿Y de dónde los has sacado?

"Pip, pip".

Eh.

¿Quieres que lo celebremos?

¿Sí? Sí.

Ven.

Aquí, ¿eh? Aquí.

(RÍE)

¿Qué?

Mira.

Ay.

(Música portuguesa)

¿Vienes? Sí.

(RÍEN)

(Continúa la música)

Bueno.

(Continúa la música)

¡Vamos! ¡Venga!

(Continúa la música)

¿Y el libro de familia?

Aquí. Vale. ¿Has traído las copias?

Sí, están aquí. Pues toma, que con esto ya hago.

Pues nada, creo que ya lo tengo todo.

Bueno, el dinero. Ah, sí.

Vale.

Bueno, pues nada, voy a ver si pillo al procurador ahora.

¿Me espero? No, mejor que no.

Porque llevo otros casos, y estaré un par de horitas dentro.

Pásate por el bufete esta tarde.

¿A qué hora? A la que quieras.

¿Mi tarjeta la tienes?

Sí.

Aquí. Pues mira, aquí está la dirección.

Si estoy reunido, pregunta por Lourdes,

ella está al corriente de todo. ¿Vale?

Irá bien, ¿no?

Que sí.

Claro que sí, que esto está ganado.

Y después, ya verás, iremos a por el banco.

(Música lenta)

¿Vamos?

Joder, tío. -Eh, tú.

-¿Qué?

-¿Un uno contra uno, a diez canastas? -¿Ahora?

-¿No te atreves?

-Uno a cero.

-¿De dónde son? -¿Quién?

-Los que jugaban contigo.

-Colegas.

-¿Del instituto o...? -Colegas.

-Nunca me cuentas nada de tus amigos, ni de tu vida.

-¿Para qué te lo voy a contar? -Hombre...

-Tú tampoco me cuentas nada de la tuya.

-No me preguntas. -¿Para qué te iba a preguntar?

-¿No te interesa lo que hago?

¿Te raya que sea policía? -Joder, tío, qué manía.

-Eh, yo estoy muy orgulloso de mi trabajo.

-Joder, tío, que no estás en el trabajo.

-Va. -Que no, tío.

-No hemos terminado.

-Yo sí. La bola.

Ya sé que te sorprenderá, Asun, pero lo tengo decidido.

Dejo el banco.

Sí. Sí, sí. No, no, no. Es una decisión firme.

No quiero seguir trabajando aquí. No quiero seguir...

(SUSPIRA)

No quiero seguir trabajando aquí,

echando a gente de su casa y dejando a familias en la calle.

A Sonia no la echamos nosotros, se echó ella.

Firmó un contrato. La gente no se lee los contratos.

Se fía de nosotros, y... Nosotros no la hemos engañado.

No, pero... ¿Ha pagado o no?

Sí, hoy.

Una transferencia de su madre. ¿Lo ves?

Ya, pero... el mes que viene y el otro

y el otro... Tu coche, ¿lo has pagado?

Me acogí a un plan de financiación.

Y tienes una hipoteca. Sí.

Y pediste un préstamo para arreglarte el piso.

¿O no? Sí.

¿Dónde fuiste de vacaciones?

A Costa Rica.

¿Y todo esto quieres perder?

Si dejas el banco...

No, ya, pero, Asun...

¿Crees que me gusta echar a familias de su casa?

Me duele tanto como a ti.

Pero fuera, el mundo es muy duro.

No hay planes de pensiones, ni mutuas médicas.

Ni incentivos por hipotecas contratadas.

Y para seguir teniendo todo eso,

hay que olvidarse de los sentimientos

que no pagan las facturas.

Y hay que ser fuerte.

Porque esto cada día va a ser peor.

Los impagados del último mes.

Y cuando los enviemos al juzgado, también vendrán a llorarnos,

y a amenazarnos.

Y todos tienen sus razones.

Mujeres embarazadas, niños, familiares con Alzheimer.

Lo de tu amiga Sonia...

es solo el principio.

¿Has terminado los informes?

No, pero...

Pues los quiero mañana,

a primera hora.

Esta tarde me quedo aquí y lo acabo, seguro.

Mañana lo verás todo mejor, ya verás.

Me voy.

Dile a Delfi que repase los lavabos. Vale.

Salgo por detrás.

(Timbre)

¿Sí? ¿Julio Carrión?

Ya estamos. Aquí no hay ningún Carrión.

¿Y Lourdes? ¿Qué Lourdes?

Eh... ¿Aquí no es Carrión y Soler Abogados?

Que no. Esto es un domicilio particular.

Perdón. ¿Y sabe en qué piso es?

En la escalera, no hay ningún abogado.

(Llanto)

(LLORA)

Mi alma ya no está...

en sus oraciones.

Pero seguirá...

y aguantará el muro

de mis lamentaciones.

(SUSURRA)

Mi alma ya no está...

en tus azucenas.

Pero seguirá...

en mis fotografías.

(CANTA EN INGLÉS)

(Tarareos)

(CANTA EN INGLÉS)

(Tarareos)

(CANTA EN INGLÉS)

Mi alma seguirá...

el rastro de estas vías.

Vías.

Vías.

Vías

Vías.

Ay, ay, ay, ay.

¡Ay! ¡Ay!

Ay, ay.

Ay.

¡Ay!

¡Ay!

¡Ay, ay!

(TARAREA)

¡Mamá!

Hola.

Guapa.

Mamá.

Espera, espera un momento.

¿Has merendado? No.

¿Por qué no se lo has dicho a la abuela?

Sí que se lo he pedido.

Hola, mamá.

Hola, papá. -Hola.

¿Qué quieres comer?

¿No tenías que pasar por el súper?

El dinero es para pagar el piso.

Si sobra algo, ya iré a la compra.

-¿Este también nos lo van a quitar?

-No te preocupes.

¿Y qué vamos a comer?

Hay pan.

Está duro.

La niña tiene que comer.

Cállate, por favor.

Andrea, va, nos vamos.

-¿Adónde? A cenar y a celebrar tu cumple.

Es mañana. Es igual. Ponte el abrigo.

Mamá.

Yo no sé si os van a quitar el piso.

Pero tú sola has perdido a papá,

estás a punto de perderme a mí.

Y si me pierdes a mí, también vas a perder a Andrea.

O sea, que tú verás.

Mamá.

Mamá, va.

¡Anda!

¿Te gusta?

Mucho.

Pues ven, ya verás.

¡Guau!

¡Anda!

Hala.

Mira.

Guau.

¿Cenamos aquí?

Y llamamos a papá.

Y hacemos mi fiesta. Vale.

Y se compran el piso y el coche

y la pantalla de plasma y la PlayStation.

Y luego, si no pueden pagar, culpa del banco.

Así cualquiera.

Y luego están esos sudamericanos

y esos rumanos, que vienen aquí y se piensan que...

Pues no, aquí las cosas se pagan.

Que yo tengo que fregar muchos suelos para poder pagar mi hipoteca.

Le he dejado los lavabos perfectos.

Que luego no...

Se ha vuelto a colar ese pobre en el cajero.

Ya. No, si cada noche...

¿Cerrará usted, o quiere que cierre yo?

Sí, cierre usted, Delfi.

Yo saldré por atrás. Vale.

Hasta mañana. Hasta mañana, Delfi.

Eh. Venga, fuera.

Fuera. Vamos, fuera.

¡Rápido! Venga, vamos.

-No puede dormir uno en ninguna parte.

(Alarma)

(TARAREA)

(TARAREA)

(Timbre)

Corre, corre. Corre.

¡Ja! ¡Ay!

¡Papá, es chulísimo!

Es grande. Gracias.

Hola.

Venga, a jugar.

Le llamaré Ricky.

Joder.

No está mal, ¿no?

No toques nada, ¿eh? Que no.

Gracias.

¿Puedo sentarme?

Tu hija no tiene la culpa.

Ya, claro.

Ni su chico.

Ni Martín.

Ni tu hijo.

Tu hijo tampoco.

Deberías buscarte una mujer.

Llevas demasiado tiempo solo y no te está sentando nada bien.

José.

Te pago.

Pablo tampoco tiene la culpa.

Ni el primo de José, que lleva año y medio en el paro.

Y también les van a echar del piso.

O la hija del que me sirve la bollería...,

que se va a quedar en la calle con tres hijos.

¿Cómo van a tener ellos la culpa?

¿Y quién tiene la culpa?

¿Yo?

Yo no sé quién tiene la culpa, ni me importa.

Yo me ocupo de lo mío.

Ocúpate tú de lo tuyo.

No quiero que nadie sepa que igual nos echan del piso.

¿Y qué que lo sepan?

Son vecinos.

¿Cómo que "y qué que lo sepan"?

Mercedes.

¿Qué quieres?

¿Qué quieres, Mercedes?

¿Que nos quiten el trabajo, el piso,

la dignidad, la familia, todo?

¿Sin decir nada?

¿Sin que nadie lo sepa?

¿Es eso lo que quieres?

¿Y a ti qué te importa lo que yo quiero?

¿A quién le importa lo que yo quiero?

Quizá a más de los que crees.

(Música lenta)

"¡Déjenme pasar!".

"¡Esta es mi casa!".

-"¿Qué está pasando, agente?".

"¡Mamá!". "¡Andrea!".

"¡Hijo de puta!".

"¡Andrea! ¡Dejadla!".

-Papá.

(Música animada)

(Caja de música)

Te necesito.

Solo...

resulta muy difícil.

No vas a estar solo.

Llama a tu hija.

¿Y Andrea qué? ¿Qué Andrea?

Mamá.

La abuela.

Bueno...

Ven aquí.

¿Qué quieres?

No.

Sí.

Claro que sí.

No, no pasa nada, mamá.

Que sí.

Estamos celebrando el cumple.

En casa de los alemanes. No, no, no están.

¿Dani?

Dani sí.

Claro que no. Venid.

Que traiga los regalos. Ya la has oído, ¿no?

No, no, hay de todo.

La calle... Atención, ¿eh?

Es Sor Eulalia de Anzuza.

De Anzuza.

Treinta y siete.

Primero A.

(RÍE)

Y yo a ti, mamá.

Y yo a ti.

Te quiero.

Hay que poner dos platos más.

Venga.

Espera, rubia.

¿Rubia?

Sí. Ven aquí.

Guapa.

Hay un gallo que llora y que grita:

"Despierta, despierta,

despierta, despierta", prudente.

Que esto duele, te arrasa, te mata y te irrita.

Qué suerte la tuya, tan cruda y maldita.

Reza de día, de noche y no almuerza.

Se cree mala madre y también mala hija.

¿Dónde está la suerte?

La mía, poquita.

Alguien se lo da y después, se lo quita.

-No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

Unos son grandes y otros valientes,

unos traicionan y otros son fuertes.

Despierta, Mercedes. Ay, mi Patricia.

Tomás, Martín, Juan...,

Lola, Pablo y Cristina.

Que esta gran culpa

no es tuya ni mía.

"Mentiras, sonrisas y amapolas,

discursos, periódicos, banqueros y trileros".

"Canciones, manos y pistolas,

bolsos, confeti, cruceros y puteros".

(TODOS) Te roban y te gritan.

Te roban y te gritan.

Te roban y te gritan.

Y lo que no tienes también te lo quitan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan. -También te lo quitan.

-No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

Y es indecente, y es indecente,

gente sin casa, casas sin gente.

-No hay tanto pan. -Es indecente.

No hay tanto pan. -No hay tanto pan.

-No hay tanto pan.

No.

No hay tanto pan. Es indecente.

Convierten el pueblo en barco, la mierda en oro.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No.

No hay...

hay tanto...

pan.

Ay, ay, ay, ay, ay.

Ay, ay.

Ay. Ay.

Ay, ay, ay.

Ay. No.

No.

No.

No.

No.

Ay, ay, ay, ay.

Ay.

No.

No.

No.

(MANIFESTANTES) ¡No es una crisis, es una estafa!

¡No es una crisis, es una estafa!

Somos Cine - Cerca de tu casa - Ver ahora

Silvia Pérez Cruz unió su talento vocal e interpretativo y se llevó el Goya a la mejor canción original y una nominación a Mejor actriz revelación por su trabajo en este musical. Una película sobre la cruda realidad de los desahucios. La cantante interpreta a Sonia, una joven de treinta años que, tras perder su trabajo, no puede hacer frente al pago de la hipoteca, por lo que es desahuciada. Sin techo y con una hija de diez años, se ve obligada a regresar a casa de sus padres.

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba

Reparto: Natalia de Molina, Javier Cámara

Para todos los públicos Somos Cine - Vivir es fácil con los ojos cerrados - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

(Radio)

(Inglés)

"Help. I need somebody".

"Help. Not just anybody".

"Help, you know I need someone".

-"When I was younger, so much younger than today,

I never needed anybody's help in any way".

Cuando era más joven, mucho más joven que ahora,

nunca necesité la ayuda de nadie para nada.

"But now these days are gone". Pero ahora, estos días han pasado...

"I'm not so self assured". Y no estoy seguro de mí mismo.

"Now I find I changed my mind".

No. "I find I've changed", contractura de "I have changed".

Ahora noto que he cambiado, que he abierto las puertas...

Sigue, Pavón. "And opened up the doors".

(ASIENTE)

"Help me if you can, I'm feeling down".

Ayúdame si puedes, me siento mal.

"And I do appreciate you being around".

Y me encantaría tenerte cerca.

"Help me get my feet back on the ground".

Ayúdame a volver a poner los pies en la tierra.

No es mío, de verdad.

-¿Qué haces aquí? ¿Quién te ha echado de clase?

¿Quién te ha echado de clase, eh?

(Gritos)

Nos vemos en el despacho.

¿De qué creéis que habla esta canción?

Pajuelo.

¿De pedir ayuda?

Eso ya lo sabemos, ¿no? Se titula "Help!".

Pero, en realidad, ¿de qué está hablando?

(SUSURRA) Yo, yo.

Yo, yo, yo. Quinito.

Habla de alguien que pide ayuda porque se ha hecho viejo.

Habla del éxito.

De la soledad del éxito.

¿Por qué pediría ayuda alguien que vende miles de discos

y que actúa delante de miles de personas?

Ugena, ¿por qué necesitaría alguien volver a ser normal?

No sé. Tener amigos en los que confiar...

Para gastarse el dinero, para salir de fiesta...

(Risas)

¿Y por qué no al revés?

Quizá ya no le basta para ser feliz con tener dinero

y con salir de fiesta.

Lo que John Lennon nos grita a nosotros es: "Help!".

"Help!". Todos juntos. (TODOS) "Help!".

(TARAREA)

¿Dónde está mi niña? ¿Has visto a mi niña?

No he visto a nadie. ¿No la has visto?

La tienen aquí, no me la dejan ver. Diles que me la dejen ver.

Me está haciendo daño. Te van a hacer lo mismo.

Diles que me den a mi niña. ¡Por favor, por favor!

¡No te vayas! ¡Por favor, ayúdame!

¡Me tienes que ayudar! ¡Por favor, no te vayas!

¡Por favor! -¿Qué haces aquí?

¿Cuántas veces te tengo que decir que no quiero volver a verte?

¿Quieres que llame a la policía, que cuente todo de ti?

¡Que te vayas de aquí!

¿No te hemos ayudado suficiente o qué?

-¿Qué pasa? -Tranquilícese, doña Mercedes.

Abra y vamos para adentro.

"Una extraña enfermedad vírica ha causado ya cuatro muertos

y diez casos más de distinto grado...".

-Ayuda a tus hermanos a poner la mesa, gamberro.

-Perfecto. -¿Ya estamos, Pablo?

-Ya está.

-Oh, qué descanso.

-Javi, quítate la máscara, vamos a comer.

-Pero ¿y si hay un ataque de gases venenosos?

-¿Qué ataques venenosos? Julia, llama a tu hermano.

-¡Juanjo, a comer!

-No levantes polvo con la comida aquí.

-No voy a dejar esto así, solo amontonarlo.

(TV) "La benemérita vuelve a apuntarse un éxito

con la detención del quinqui Eleuterio Sánchez, El Lute".

-Mamá, ¿por qué siempre que viene Pablo, el peluquero,

haces sopa de arroz? -No siempre.

Siempre.

¿No ves que los viejos no tienen casi dientes?

Así no les cuesta masticar. -Mira si tengo dientes yo.

-¿Podéis dejar de decir bobadas?

-¿A que a ti te gusta la sopa de arroz?

A ella le encanta, mamá. -Pues cuánto nos alegramos.

-Claro que sí. Ahora deja la muñeca, y a comer.

-¿Con quién sigo después?

Empieza por Juanjo, que tiene más trabajo.

Con esas greñas... No me lo pienso cortar.

Faltaría más. -Deja que te lo arregle un poco.

Ya dije que no me lo cortaba. Si quieres, te presto mi diadema.

-¡Pásale la maquinilla al cero para que aprenda!

¡Cállate, enano!

¿Me pones un poco más? -Deme el plato.

No se le vaya a caer.

-Cuando vuelvan del colegio, empieza por el que primero llegue.

Qué lata con la bomba. Ni que hubiera matado a alguien.

(TV) "Sucesos como el accidente de la bomba en Palomares,

Almería, han quedado superados...". -Pero si es nuclear.

-Lo hacen por el turismo.

Si los extranjeros dejan de venir, ya me dirás qué queda aquí.

-Como Hiroshima y Nagasaki. -Estás serán bombas de entrenamiento.

-"A ello contribuyó singularmente el baño de confianza...".

Niña, dale a la tele.

Vaya dos focas.

-Pablo, pregúntame la tabla de multiplicar por donde quieras.

-¿3 por 6? -¡18!

-Déjale a él. -¿9 por 8?

-54. -¡72, animal!

-¿Queréis callar la boca y dejarme oír el parte?

-Pablo, déjamelos guapos, que el domingo tenemos bautizo.

-Te los voy a dejar como artistas de cine. A todos.

Mamá, no me lo pienso cortar. Venga, si te vas a quedar a gusto.

Es como si te quitaran un peso. Como un casco.

No, papá. Mi pelo es mío y hago lo que quiero con él.

Venga, hombre. Encima de que viene Pablo a casa a hacernos el favor.

¿Te he contado que gracias a él conocí a vuestra madre?

Después de la guerra, cuando me destinaron a Gerona.

Mil veces, papá.

Pues te lo cortas, y no hay más que hablar.

-Y no hay más que hablar.

Lo llevas claro. ¡A mí no me hables así!

¡Como vuelva y no te lo hayas cortado,

la vamos a tener!

Hala, venga.

Vosotros, comed y callad.

¡Toma, por desobediente!

(Música suave)

¡Me cago en la oscuridad bendita!

Venga, rápido. Yo voy a mi pasito.

Pregúntame la tabla de multiplicar. Ya estás otra vez.

Tengo que irme. Subid solos. ¿No vienes a cenar?

Claro que vengo a cenar.

Venga, va. Rápido.

Se lo vi hacer a El Santo.

Tú no digas nada. -¿Se va a ir de casa?

-Eso parece.

(Gemidos)

Dicen que los saltos son malos.

Mejor perderlo que pensar toda la vida que anda por ahí.

(SUSURRA) ¿Estás loca? No puedes hacerlo.

¿Lo que vas a hacer tú es mejor? No voy a hacer nada.

¿No? ¿Para qué estás aquí? -¿Qué pasa?

Josefina, que se ha torcido el tobillo la pobre.

Estás cogiendo demasiado peso,

y los tobillos son los que más sufren.

Venga adentro, que refresca.

¿Puedo salir luego un momento a comprar pipas?

Es verdad lo de los antojos. Le apetecen pipas todo el rato.

Y a mí, croquetas. Ayer me comí 62.

-Pero qué bruta eres, hija. -Eran de las pequeñitas.

-Mañana sales conmigo. Antes, te recoges un poco ese pelo.

Ya sabes que las chicas guapas tenéis que extremar la prudencia.

Hablé con tu madre anoche.

Le dije que venga a verte el día que quiera.

Y vas tú y te lo crees.

¿Puedo?

No te enfades, mujer. ¿Quieres que te acompañe?

¿Dónde vas tan sola?

¿Me das pipas?

(Inglés)

¿John?

Antonio San Román.

Anthony.

San Román.

(Música suave)

(Arcadas)

(TOSE)

¿Se lo lleno?

¡Sí, gracias!

¿Se encuentra bien?

La he oído vomitar.

Es un mareo. Gracias. ¿Quieres un caramelo?

Para el mal sabor.

Son de la tos, pero... sirven igual.

Los uso en clase.

Soy profesor, y la garganta...

No vas a conducir ahora, ¿no? No.

¿Te acompaña alguien? Me trajo un señor.

¿Te trajo un señor? ¿Tienes chófer?

(RÍE) No.

¿Estás haciendo dedo?

¿Adónde vas? A Málaga.

Yo voy a Almería.

Si te viene bien...

¿Quién te trajo, aquel?

(ASIENTE)

Prefiero no seguir con él. No hace más que hablar de su mujer.

Ha muerto hace poco. Dice que se le aparece.

Hagamos una cosa.

Yo arranco el coche y tú te metes dentro de un salto.

Mi coche no es gran cosa, pero no se me aparece nadie.

A ver si se enfada.

¿Y nos mata a los dos, como a la mujer?

Seguro que la mató él.

Venga.

¿Preparada?

¡Ya está! ¿Qué te debo?

80 pesetas.

Buen viaje.

Agáchate, están ahí los guardias civiles.

Ahora multan a los autoestopistas con dos duros.

¿Y el señor de antes?

¿Tus padres no te han dicho que no subas con extraños?

¿Y tú?

Yo, ¿qué? Yo no soy un extraño.

Antonio, profesor de inglés. Belén.

(RÍE) Muchacha, suelta,

que voy conduciendo. Cada día hablamos más en inglés.

"OK", "hobby", "sweater"...

América es hoy lo que fue Roma.

Seguro que tu novio para ligar se puso en plan playboy.

No tengo novio. ¿Y eso?

¿Has vivido entre ciegos? No.

Es como si la torre Eiffel no tiene turistas.

Seguro que tuviste uno y lo dejaste.

Más o menos.

Mira.

Aquí tengo un mapa.

¿Dónde te va mejor que te deje? Yo de geografía estoy pez.

A mí me va bien cualquier lado. Almería me va bien si quieres.

El Cerillo.

Al profesor de geografía le llaman el Cerillo los chavales.

Es muy alto, muy delgado, tiene la cabeza muy gorda...

¿A que no sabes cómo me llaman?

A ver si lo adivinas. Ni idea.

Yo no te lo voy a decir. Prueba.

No sé, el...

calvo.

El gordito, el cuatro ojos...

Oye, tú, vale ya, que veo que te animas.

No es mía, de verdad.

(RADIO) "El ángel del Señor anunció a María,

y concibió por obra del Espíritu Santo.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte.

He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí según tu palabra".

(Música suave)

(HABLA EN INGLÉS)

¿Estás hablando solo?

No, estaba pensando.

¿Y piensas en inglés? No.

¡Anda!

¡Un Beatle!

¿Un Beatle? Sí, el pelo. El chaval.

No te importa, ¿verdad?

Vamos a Almería.

¿Te va bien?

Sí. Pues hala, sube.

Hola.

Antonio, Belén, ¿y tú? Juanjo.

Hola, Juanjo. Quita esas cosas de en medio.

Son de los chicos.

Ahora vosotros me preguntáis si tengo hijos y esas cosas, ¿no?

Vaya compañeros de viaje que me he buscado.

¿Que si tengo hijos? No, no tengo.

Es que entreno a los chavales. Fútbol. ¿Te gusta el fútbol?

Sí, me gustaba. ¿Me gustaba?

Como si fuera una cosa de cuando eras joven.

¿Qué edad tienes? 16.

¿Has dejado los estudios? Más o menos.

¿Más o menos? Buena respuesta.

Pues yo, más o menos, soy profesor de inglés y de latín.

Aunque parezcan cosas opuestas, en realidad tienen mucha relación.

¿Por qué piensas tú que los ingleses usan "table" para decir "mesa"?

Porque viene del latín "tabula". "Tabula", "table".

A mis alumnos les encanta estudiar inglés.

Dicen que aprender latín es inútil. ¿Sabes qué les digo?

Que su abuelo es viejo y no sirve para nada,

pero sin él no estarían aquí.

¿Tienes otro caramelo de los tuyos?

¿Te mareas?

No, es que tengo la tripa revuelta.

¿Voy muy deprisa? Es que esto es un bólido.

En realidad es de mi padre. En el pueblo no lo usa,

y me lo prestó a condición de que les fuera a ver a menudo.

¿Este es tu padre? Mi padre, mi madre y mis hermanos.

¿Ocho? ¡Qué bestia!

A mis padres no les gustaba jugar a las cartas.

Ahora lo cojo.

No te preocupes.

Hablaremos más despacio para que lo entiendas todo.

Este eres tú.

No, gracias.

Quédatelos. Tengo muchos en casa.

Siempre me falla la voz... Por eso no hablo demasiado.

Ya, lo he notado. Qué graciosa.

Lo sigo en serio. Si no fuera por la voz...

Me hubiera gustado cantar, pero en España, imagínate.

¿Te gustan los Beatles? Sí.

¿Y a ti?

Bueno, no sé...

Prefiero los Rolling o los Kinks.

Ah, no, no, no. Tú te bajas de mi coche.

¿Un tipo que desprecia los Beatles? En mi coche no va a ningún sitio.

¡Te bajas ya!

Lo siento, ¿eh? Me has tocado el punto débil.

¡Fuera de mi coche! Tampoco es para tanto.

¿Que no? ¿Te gustaría que yo insultara a un amigo tuyo?

¿O a tu novio? ¿O a tu actor favorito?

¿Cuál es tu favorito?

Marlon Brando. ¿Te gustaría que dijera que es una nenaza?

No sé. No he insultado a nadie.

Solo he dicho... ¡Que te bajes de mi coche!

¡En mi coche a los Beatles se les respeta!

Está exagerando. ¡Pues este es mi coche,

y en mi coche mando yo! Pues me bajo con él.

¡Hala, venga!

¡Hala, y que os lleve Mick Jagger!

¡Os lo habéis creído los dos!

Vaya par.

Ay, ay...

Este viaje lo hago por los Beatles. Va a conocer a Lennon.

¿En serio? Sí, voy a hablar con él.

Nada, un ratejo. Está en Almería rodando.

En realidad voy a reñirle.

Pero ¿te dejarán verle? Le tendrán protegido.

¿Y qué harías tú con las histéricas esas,

que se quitan la ropa interior y la tiran al escenario?

Debe ser horrible, ¿no?

Salir a cantar y ver a esas locas gritando.

Es lo que buscan, ¿no? No es lo que Lennon busca, ¿eh?

En el concierto de España dijo que lo que más le molestó

fue ver los mejores asientos ocupados por enchufados

y gente del Gobierno.

Y fuera, la policía dando palos a los chicos

a la puerta de Las Ventas.

Mi padre estuvo. ¿Ah, sí?

Dando porrazos. Es gris.

En Inglaterra dicen que se van a separar.

Es que John quiere hacer otras cosas. Escribir...

Trabajar de actor... Y no lo hace mal.

¿Habéis visto "Qué noche la de aquel día"?

Sí. Yo no.

¿No? En realidad está mal traducido.

En inglés es...

Es una frase incorrecta, un solecismo.

No sabéis qué quiere decir, pero equivale a un error sintáctico.

John se lo oyó a Ringo: "It's been a hard day's night".

Yo más bien diría: "La noche de un día de perros".

No es igual. Suena peor.

¿Vosotros sois los profesores de inglés?

La ignorancia es muy atrevida, ¿eh?

¿Sabéis la anécdota de Menéndez Pelayo?

Estaba dando una conferencia, y nombró a Shakespeare,

pero él pronunció "saquespeare". Y la gente se rió de él.

¿Sabéis qué hizo?

Acabó la conferencia en inglés.

Qué país.

¿Tenéis hambre? Sí.

Sí.

La casera me prepara las comidas.

¿Y no te has casado?

No sé.

Los profesores, de tanto tratar con los niños,

acabamos por no entender el mundo de los adultos.

No, cómelas tú. ¡Come!

Que tú estás creciendo, venga.

A mí no me hacen falta.

Esta pensaba que en el colegio me llamaban el Gordito.

¿Cómo te llaman?

A ver si lo adivinas tú. El Calvo ya lo dije yo.

Mi madre les pone cebolla picada.

Menos para mi hermana, que la odia.

¿Cuántos sois? Seis.

Tres chicos y tres chicas.

Los dos tenéis un montón de hermanos.

¿Y tú?

Yo estoy sola.

¿Me vais a contar qué leches hacéis en la carretera los dos?

Seguro que tramáis algo, digo yo.

Yo vuelvo a Málaga, a casa de mi madre. ¿Y tú?

Pero sigue, cuenta. ¿Por qué te has fugado de casa?

Y de casa de un policía. Yo no me he fugado.

Mis padres lo saben. ¿Te llevas bien con ellos?

Ahí, ahí. Buena pregunta. Mi padre es gilipollas.

Pero es buena gente. ¿Has dejado los estudios?

No sé.

Voy a recoger.

(Música emotiva)

Te ayudo.

¿Crees que le dejarán ver a Lennon? ¿Estás loca?

Suerte si lo ve de lejos. Pues está convencido.

(RONCA)

No, gracias.

¿No tendrás un cigarrito?

No fumo.

A ver. Silencio, niños.

(MURMURA)

Cuánta humedad. Eso es que el mar está cerca.

Mira.

¡Almería!

¡Capital del esparto, los mocos y las legañas!

Tiene que ser el siguiente pueblo.

Está antes de llegar. Apartado, cerca del mar.

Eso me dijeron por teléfono.

Si llego a saber que hay esta pendiente...

En la subida se calienta y más vale prevenir.

¿Cuánto tiempo te quedarás? Mañana vuelvo.

En cuanto hable con él. No puedo perder ni un día de clase.

A don Paco le tuve que mentir.

¿Quién es? El jefe de estudios.

Si se entera de a qué vine...

Seguro que se enfada y me da de bofetadas.

Qué bestia. Se pasó diez años en Admisiones,

y ahí se acostumbran a soltar mucha cera.

A un compañero de clase la profesora le rompió el tímpano de un bofetón.

¿Una profesora? Sí.

Pensaba que ellas eran más sensibles.

(RÍE) Seguro. Yo tuve una monja que nos cogía de aquí,

y te arreaba en la cara con las dos manos

como si tocara los platillos.

Fuiste a las monjitas, ¿eh? Ya te lo notaba yo a ti.

Las Herrerianas de Málaga. Las llamábamos las "terrorianas".

¿Tú estudias con los curas? Mis padres lo tuvieron fácil.

El peor colegio de Madrid quedaba al lado de casa.

Madrid me agobia mucho.

Desde que acabé la carrera, habré estado cuatro o cinco veces.

Siempre me pareció inhumana de grande.

Soy más machadiano.

De pasear por las afueras.

"En los montes lejanos, hay oro y sangre.

El sol murió.

¿Qué buscas, poeta, en el ocaso?". ¡Toma ya!

Cada noche, antes de dormir, leo un poema.

Es una forma de sacudirse la suciedad del día.

Como una ducha. ¿Los aprendes de memoria?

La memoria es un músculo. Si no lo ejercitas, se atrofia.

Pues que empuje la memoria. Yo no puedo más.

¡Vamos! ¡Hay que aprovechar la inercia!

¡Por Newton!

(Música suave)

¡Eh!

Te dejas la bolsa. Es verdad.

Bueno...

Suerte, y gracias por todo. A ti, Juanjo.

Sé bueno. Sí.

Adiós. Yo también me voy.

Refréscate en el hotel si quieres. Mientras, yo me tomo un café ahí.

Vale.

Bueno, pues... Adiós, Juanjo.

¿Vas muy lejos? No...

A ver qué hay por aquí. Es bonito esto.

Ve, camina.

No habrás llegado hasta que todo lo hayas perdido.

Otra vez don Antonio... Machado.

¿Saben dónde está el hotel? Ahí está, en esa puerta.

Gracias.

Hola.

¿Este es el "Hotel Sol y Mar". Sí.

Yo soy el que llamó para pasar la noche.

Ah, el señor Antonio.

El mismo.

La señora no puede entrar.

Ah, no, yo vengo solo...

La señora no puede entrar a no ser que traiga

el libro de familia.

Es que ella iba... a refrescarse,

mientras yo me tomo un café. Vale.

¿Usted sabe si dan café ahí? Ahí dan de todo.

¿Qué le debo? Una peseta.

Vaya, otra vez.

¡Qué lata!

No te abrirás, no... No te abrirás.

¡Coño!

¿Busca un empleado?

No, tengo el cartel de decoración.

¿Le interesa? A mí no.

Pero quizá...

Vuelvo en un segundo.

Hola.

¿Cómo te llamas?

Bruno.

¿Has visto a un chaval jovencito por aquí?

¿Qué estás contando, las olas? Sí.

Adiós.

(SILBA)

(Puerta)

Si quieres, puedo llevarte a la estación.

A lo mejor encontramos un tren.

Antes de que se haga tarde.

Sí, será mejor que me ponga en marcha.

¿De cuánto estás?

Conmigo no tienes que disimular.

De tres meses y algo...

Prométeme que no vas a hacer ninguna tontería, ¿eh?

¿Tienes dónde ir, seguro?

¿Seguro?

No me mientas, ¿eh?

Venga, mujer, no llores. No jorobes.

Yo no se lo voy a decir a nadie.

Si fuiste mayorcita para meterte en este lío, seguro que...

también eres mayorcita para saber cómo...

Qué hacer, ¿no?

Bueno...

A ver, vamos a hacer una cosa.

Quédate en la habitación, ¿eh? Y duerme aquí toda la noche.

Yo voy a ver si este hombre tiene una habitación libre.

No, no. Que sí, mujer, que yo te invito.

Ya mañana por la mañana, descansada, pues ya...

Ya piensas a ver cómo llegar a Málaga.

Que no puedo aceptar, que ya bastante lío te he dado.

Yo hablo ahora con el del hotel.

A ver si me entiende porque yo no sé en qué idioma habla.

Venga.

Paso.

-Te sobra uno.

-Paso.

¿Qué tal el fenómeno?

Ahí va. Por ahora no ha roto nada.

Catalán, ponnos otra de vino. Voy.

Cuidado con el acento de esta gente.

Al hombre del hotel para entenderlo hay que hacer oposiciones.

¿Qué es usted, corredor de tejidos? No...

A lo mejor usted me puede ayudar.

Estoy...

Ando detrás de los del rodaje. ¿De los ingleses?

Sí, sí. Me gustaría saber dónde paran mañana para acercarme.

A ver qué nos pueden decir.

Alguno de por aquí anda echando una mano.

Eso sería fantástico.

(Puerta)

Catalán, ponnos el matarratas. Eso el chaval, que tengo ayudante.

¿De dónde lo has sacado? De Madrid, ¿qué te parece?

Toda una señorita.

No toques los cojones.

Lleva esto. A peseta cada uno que se tomen.

Al segundo invitará la casa, ¿no?

La casa no invita más que cuando gana el Barça.

Pues habrá que esperar sentados. (RÍEN)

Si no fuera por el caradura de Ortiz Mendibil...

¿No serás del Madrid? No, no...

El deporte... para los niños.

Después empiezas en un negocio y...

Que va el tío y alarga 10 minutos el partido.

¿Este no estaría mejor si llevara coleta?

¡Déjale en paz!

Si es que parece una niña, y yo no respondo.

Déjale al chaval. A ver si arrancando los mechones.

Bueno, ¿vale ya, no?

Es el protegido de este hombre... -¿Y este quién es?

Viene por los de la película.

Oye, ¿tú no conoces al hijo de la Damiana del camión del agua?

Sí. ¿Y dónde para mañana?

Y a mí qué me cuentas.

Luego te digo, que anoche vendrá donde la madre.

No, no... Si el moscatel es un tónico.

¿Y un lugar para cenar por aquí? Joder... Un sitio para cenar...

Aquí.

¡Guapa, pon otra ronda!

Y tráete las tijeras que te he dicho.

¡Qué pesaos! No lo sabes tú bien.

Ahora, te posa una manaza de esas en la cara

y te tienes que ir a buscar los dientes a Granada.

A varios del equipo los han visto dormir la mona.

Los ingleses beben en serio. Los italianos son más de zampar.

¿Esto qué es? Pan tumaca.

Probablemente, la mayor aportación de Cataluña

a la historia universal.

¡Está cojonudo!

Prueba, prueba... Sí.

Esta caja se atranca, maldita sea.

Oye, ¿y de él qué se cuenta?

¿Del cantante? Sí.

Pues que se mudó del delfín verde a una casa más grande en Almería.

Y se le ve en un Rolls. Va en un Rolls-Royce

con los cristales tintados a todas partes y tiene megafonía.

A veces saluda por el altavoz.

Salvo unos días que se le estropeó y andaba en taxi.

Este país le debe parecer un atraso absoluto.

Imagínate...

El mundo que habrá visto él con 25 años...

Llenando estadios...

Juanjo.

Oye, prueba este pan. Gloria vendita.

Mi madre también lo hace, es catalana.

Ahora te enseño dónde vas a dormir. ¿Duerme aquí?

Sí.

Ese cuarto de ahí.

¿Cómo ha terminado un catalán por aquí?

Es una historia un poco larga.

Es mi hijo.

¿Qué tiene?

Qué más da... Por ponerle nombre no se cura.

Pues sí.

Ya va la leche, Bruno.

Yo estuve en el frente de Aragón, en Teruel.

En un pueblo que...

se llama Lechago.

Eché una mano a un desertor italiano que le querían dar matute.

¿De los voluntarios de Mussolini? Sí.

Al primer tiro se le quitaron las ganas de aventura.

Buena gente Doménico, buena gente...

Y ya, después de la guerra, cuando perdí la plaza de Correos,

la sigues escribiendo y un día fui a conocer aquello.

Doménico tenía una hermana.

Y a la hermana lo que más la gustaba era el sol.

Y si algo hay en Almería es sol. Y aquí nació Bruno.

¿Nació así? Sí.

Todo normal. Pero a los 6 meses ves que no se incorpora,

que no gatea...

¿Y la italiana?

María Concheta.

Va y viene desde Italia.

Supongo que se cansó del sol y de mí.

Tirar para adelante con Bruno es duro.

¿Te gusta el mar? También ayudó que se lió

con un fotógrafo que vino desde Huesca.

Pero... vuelve a pasar temporadas. ¿Y sabes lo peor?

Que yo la espero.

Yo antes contaba esto y me echaba a llorar.

Ahora me parece algo que le pasó a otro.

¿Es así, no?

Cuanto más lejos te queda, menos te importa.

La distancia es la sabiduría. Pasa mucho con los chavales.

Se toman las cosas por la tremenda.

Con los años se dan cuenta de que eran bobadas.

Pero en el momento...

Oye, ya es la segunda que te bebes. A ver si me vas a salir caro.

Está hecho una trapería, como lo dejó el antiguo empleado.

Hay algo de ropa. A lo mejor te va.

Si te quieres duchar, tienes la manguera del aljibe,

pero no me gastes mucha agua. Desde marzo no cae ni una gota.

Te echo el cierre por fuera, puedes salir por la otra puerta.

¿Vosotros qué hacéis? Nosotros nos vamos ya.

Sí.

Esto lo puedes quitar si no te inspira...

¿Y puede usar el teléfono? Sería bueno que llame a sus padres.

Detrás de la barra, pero no te alargues, que es conferencia.

¡Ah! Necesito tu carné de identidad, por los datos.

Sí, claro.

Aquí.

Juan José.

Ale, buenas noches. Buenas noches.

Adiós.

Venga, Bruno. Vamos a dormir.

Buenas noches.

Buenas noches.

¿Ya se recogen? Sí, ya... ya nos recogemos.

Mañana será otro día.

¿Tienen un acento fuerte aquí? No, nosotros no.

Donde tienen el acento fuerte es en Cádiz, Granada y...

Ahí sí tienen el acento fuerte.

Pero aquí no.

Que descansemos la gente. Buenas noches.

¿Has oído? "Que descansemos la gente".

Eso es un solecismo.

No le he entendido nada...

¿Quieres venir mañana conmigo?

Te gustará ver un rodaje. No sé...

Conocer a John Lennon.

Podrás presumir con tus amigas... Vale.

Habrá que madrugar, eso sí.

Buenas noches. Buenas noches.

Antonio. ¿Sí?

Gracias por todo. Gracias a ti por la compañía.

Sí, volveré. Pero cuando se le pase a papá el cabreo.

No es el pelo, es que es todo.

Es que siempre igual. Estoy harto.

No, le ha venido bien hablar con Modesto.

Al menos, le ha bajado los humos.

Le ha dicho que él también tiene que aprender a ceder.

¿Dónde te estás quedando?

¡Ay, sí! Dime algo, aunque sea mentira, para que me tranquilice.

¿Estás comiendo bien? Que sí, que estoy bien.

No te preocupes, de verdad.

Llevé a la cristalería a enmarcar el retrato que me pintaste.

Pero si estaba fatal.

No vas a colgar eso en casa.

A mí me gusta.

(TARAREA)

¡Buenos días!

¿No te gusta madrugar?

No mucho, la verdad.

Mi madre me enseñó a levantarme temprano.

Alguien tiene que encender el sol, me decía.

Mira. Ven.

Ahí lo tienes. Encendido para ti.

(Música)

No se da permiso a nadie. ¿Por qué no?

Porque hay muchos mirando, muchos moscones...

Ya me imagino, ya...

Queríamos pasar para verles.

Va a ser un minuto, nada más.

Espérate en el coche, que voy a consultarlo con la inglesa.

Váyase usted para el coche.

Qué pesaos.

Que ni acercarnos nos dejan.

Joder...

Que dice la producción que sin permiso no se puede pasar.

¿Y dónde está la producción? Habrá unas oficinas o algo, digo yo.

Eso tiene usted que ir a Almería. Déjeme pasar, haga el favor.

Aquí no se le hace el favor a nadie.

Me cago en la hostia... Gloria bendita.

¿Y no podemos llegar hasta el rodaje por otro lado?

Como no vayamos campo atraviesa...

Pero igual estos nos pegan un tiro. ¿Y están ahí?

Eso me han dicho.

Pero claro, a lo mejor está en su día libre...

Yo qué sé... Yo qué sé...

¡Están allí!

Pero si es un campamento increíble. Hay hasta tanques.

(Motor)

Ese es el Rolls que me dijeron.

¡John! ¡¡John!!

¡¡Míster Lennon!!

¡¡John!!

Bájese de ahí, hombre, que está haciendo el ridículo.

¡Bájese de ahí! ¡Lennon!

Oye, como no se calle, le voy a tener que denunciar

y tomar la matrícula, ¿eh?

Ya me bajo, hombre. Ya me voy...

Espere, hombre, espere...

No veo yo que es tan complicado... Que no. He dicho que se vaya de aquí.

Que se vaya.

Qué pesado, hombre. Dando por saco...

Perdona, no me había dado cuenta.

¿Estás bien? Sí.

¿Quieres que te lleve a la estación? ¿Tú qué vas a hacer?

Déjame ayudarte.

En algún sitio...

dormirán o se irán a cenar cuando acaben, ¿no?

Ya, pero... ¿Qué le digo yo al bestia de don Paco?

No sé.

(Explosión)

Que se te ha estropeado el coche.

¡Sal, sal, sal! ¡Sal, no vaya a estallar!

Quita el contacto. ¿Eh?

Es la junta de culata.

¡Me cago en oscuridad bendita!

¿Por qué siempre todo me tiene que salir mal?

Cojones...

Seguro que la Guardia Civil te consigue una grúa.

Es un paseo de nada.

Mucho sabes tú de coches.

¿Tienes un pañuelo?

Este sol es peligroso, a no ser que sepas apagarlo.

Anda, ve.

(Música)

Ve.

Por el coche no te preocupes. El mecánico es de confianza.

Se vino aquí de hippie, pero sabe de coches.

A mí me arregla la furgoneta cada vez que me da problemas.

Hola...

¿Y la arena de playa? Para que el suelo guarde la humedad.

¿Sabes decir mi nombre?

¿Qué?

Toma.

Qué rica.

La fresa se alimenta del calor, por eso es tan dulce.

¿Entonces tú crees que el camionero me ayudaría

a colarme en el rodaje?

A ver, el chico es el que les lleva la cisterna de agua.

Ya. Pero no sé si va todos los días

y tampoco sé si le metes en un compromiso.

Me sabe mal, pero es que irme sin verle...

Ya, ya...

En confianza... ¿La chica qué es tuyo?

Nada, nada... No, pobrecita.

Como el otro. En este país los jóvenes están desesperados.

Les han tapiado las vistas al futuro.

Me vas a dar un mitin ahora...

¿Qué quieres, contarme un secreto?

(RÍE)

Venga, vamos para fuera. Cuidado, no tropieces.

¿Te gustan las fresas?

Me encantan.

Pues hala, para ti todas, que yo estoy de fresas hasta los cojones.

¡Eh! ¿Os habéis hecho amigos?

Lo que más le gusta es la música. ¿A que sí, Bruno?

Esto es un horno.

(Trompeta)

(Música)

Ya voy, Bruno. Ya voy.

Cuidado, cuidado las manos.

Coged las fresas.

Venga, Bruno. Vámonos.

Buenas tardes. Buenas tardes.

Bueno.

Ya hemos llegado.

Ahí está el chaval.

Me cago en...

Estoy bien.

Deja, deja.

En el armario hay agua oxigenada y algodón. Venga.

¿Y estabais aquí y no habéis hecho nada?

Son cosas de chavales. ¿Cosas de chavales?

¡Venga, fuera, largo!

¿Te duele algo a parte del orgullo? No... No...

Venga, todos para fuera. Me cago en la hostia bendita.

Habrá que denunciarlo a la Guardia Civil, no sé...

Deja, deja... Estos pueblos son muy pequeños.

Antonio...

¿Sí?

¿Habéis visto a Lennon?

(SUSPIRA)

(Ladridos)

¡Eh, Julian!

¡Julian!

(HABLA EN INGLÉS)

¿Cynthia?

¡Cynthia!

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

Pero... ¡Oye!

(Ladridos)

No te lo vas a creer. Estudié medio año para peluquera.

¿Y no te gustó?

Sí, pero lo tuve que dejar.

Tienes un pelo precioso. ¡Qué calidad!

Sí... Gusta mucho por aquí.

No sé lo que te he hecho, pero espero que no te asustes

cuando lo veas. Tranquila.

Estaba harto de llevarlo largo.

¿Estos dibujos los has hecho tú?

¡Tachán!

¿No ha quedado tan mal, no? Tienes mano, sí, señora.

Y tú también.

¡Hala!

¿Los haces de memoria?

Me enseñó un vecino.

A veces le ayudo a reparar alguna virgen de escayola,

que pierde un dedo o se le troncha la nariz.

Tengo información fresca. Todas las tardes el cine Cervantes

suspende la sesión de las 8 porque ven lo rodado el día antes.

Van el director y la gente del equipo.

¿Y me dejarán entrar? Eso ya...

Le puedo escribir una nota a John explicándole.

¿Tú cómo estás?

¡Coño, qué bien te han arreglado el pelo!

Si quieres, tienes peluquera. ¿Tú?

¡Ya funciona! Era la chapa del cajón, que no...

¿Y si vamos a la sesión anterior?

Solo hay que esconderse hasta que vacíen la sala.

Tanto trabajo para conocer a un tipo.

Ni que fuera Claudia Cardinale. Eso es una mujer.

Esta tarde nos vamos al cine.

Mira, somos piratas.

(Claxon)

(PELÍCULA) "¿Pueden llevarme hasta la granja?

Voy a ver a una hermana mía que está en estado de buena esperanza.

-Que suba, hay sitio para todos.

-Por la otra puerta.

-¡Uy, un cura! -¿Le dan miedo?

-No, por Dios. Yo también tengo una hermana seminarista".

(SILBA)

Se me ha dormido la pierna.

Ven, ponte aquí.

(CONVERSACIONES SUPERPUESTAS)

¡Empezamos!

Mira, mira. Se ha cortado el pelo y se ha puesto las gafas.

¡Por fin! Es miope, pero lo ocultaba.

¿Y él no ha venido?

No, no parece.

Vamos, vamos... Hay que ir con mucho cuidado.

¡Vamos!

¡Vamos! ¡Por aquí!

Deseadme suerte. ¡Suerte!

¡Suerte!

(HABLAN EN INGLÉS)

¡Ay, a ver si lo convence!

Lleva bisoñé.

Me lo contó la maestra de peluquería.

¿Manolo Escobar?

Y un buen peluquín. ¿En serio?

Y Fran Sinatra.

(SILBA)

Eh, oigan, ¿qué hacen aquí? Que aún no hay sesión.

¿La película de Manolo Escobar no la echan?

A partir de las 10. ¿Hasta las 10 hay que esperar?

Pero aquí no se espera. En la calle.

Que la de Manolo Escobar no la ponen hasta las 10.

¿Qué? ¿Y este por dónde ha entrado?

Dice este señor que tenemos que esperar fuera.

Sí, sí. Fuera.

Luego volvemos.

Fuera.

Es que le encanta Manolo Escobar. ¿A quién, a mí?

¿Qué tal ha ido?

Como dicen en las películas: "Necesito un trago".

Venga, vamos, a la calle, a la calle.

La clave está en cazar la canción en Radio Luxemburgo y grabarlo.

Pero antes de que salga el disco en España.

Así los chavales presumen de saberse la letra

y se la traducen hasta a los mayores.

Eh, funciona.

Es una evidencia pegado...

Pega...

Pedagógica.

Yo sigo derecho. Sí, sí, siempre derecho.

Yo saco las letras de oído.

Pero es que no hay manera, se escapan cosas.

Y es feo dejar huecos en los cuadernos.

Pero como tienen la manía de no incluir letras en los discos.

¿Por qué?

Yo qué sé, eso es lo que quiero hablar con John.

Enseñarle los cuadernos

y decirle de tú a tú: "Oye, mira, John.

Hay chicos de Albacete... Sí, John, de Albacete".

¿Y por qué de Albacete? Da clases en Albacete.

Albacete capital.

¿Tú tienes carné? No.

Pero sabes conducir.

Esperemos.

¿Lo ves? A eso me refiero.

La gente aprende cuando quiere, cuando encuentra una motivación.

¿Sabes? Que sale de sí mismo, no del profesor

ni del programa de estudios.

Yo sé que mis alumnos algún día le dirán a sus hijos:

"Yo tuve un profesor que me enseñó el inglés

con 'I want to hold your hand'",

que quiere decir "déjame cogerte la mano".

Porque hay canciones que te salvan la vida.

Saber que alguien antes sintió lo que tú estás sintiendo ahora.

Ya no estás solo.

Todos necesitamos gritar "Help!"

alguna vez en la vida, ¿eh? "Help!".

Como John, sí.

(GRITA) "Help!".

Venga, "Help!". "Help!".

¿Sigo derecho? Sí, sí, sí, siempre derecho.

Luego ya vendrá la lista de los verbos irregulares.

Me da igual que se cachondeen de mí. ¿Sabéis cómo me llaman?

¿Cómo? Eso, ¿cómo?

Tuerce, tuerce, que te pasas el cruce.

Bueno.

Vamos a dormir.

Mañana va a ser un día histórico.

Hasta mañana, Juanjo.

Buenas noches, Antonio.

Hasta mañana. Hasta mañana.

(RONCA)

Hay canciones de Los Beatles que quedarán para siempre,

porque tocan a la gente, porque son alegres y melancólicas.

¿Sabes por qué?

Porque la vida es alegre y melancólica.

¿Sabes que John también fue un hijo no deseado?

Hecho un sábado por la noche con unas copas de más.

Arrojado a la soledad.

También a la vida que le den.

Tú eres hermosa.

Tú no tienes que sufrir.

No puedes sufrir.

Tú vas a ser alegre y triste, ya vas a ver.

¿Te puedo dar un beso? Claro.

Me voy a dormir.

Solo quiero que pienses una cosa esta noche, ¿vale?

¿Tú te casarías conmigo?

Piénsatelo.

Yo me casaría contigo.

Llevaba semanas sin uno.

¿Y eso?

Vivía con una gente y no estaba permitido.

¿Quieres?

No, no sé, me marea.

Mi padre fuma puros y apestan.

Voy a poner música.

(RADIO) "El amor no hace alarde, no se envanece,

no busca su propio interés, sino que se regocija con la verdad".

Es guapísima.

Es la favorita de Ramón.

Mira qué rasgos.

Yo no soy ella.

Pero también eres muy guapa.

¿Tú crees?

Sí.

Seguro que no conoces a muchas chicas.

Las suficientes. "Las suficientes".

No sé, tengo ojos. ¿Te gusta mirar a las chicas?

Me gusta mirarte a ti.

Pero yo no soy como las chicas de las películas esas, ¿eh?

Ven, ven.

Ahora es cuando yo te cuento que estoy embarazada.

Es broma, ¿no?

Sí, una broma de tres meses y medio.

Perdona.

No hay nada que perdonar.

Si ya te he dicho que no soy lo que te imaginas.

Ven.

Siéntate aquí conmigo.

¿Te has asustado?

No.

Yo sí estoy asustada.

Mi madre me mandó a un sitio donde nos cuidan

hasta que tenemos el niño.

Y luego, si quiero, pues pueden hacerse cargo del bebé.

Yo puedo volver al barrio...

sin que las vecinas importunen a mi madre.

Hasta casarme con el hijo de don Ricardo el de la farmacia...

que lo está deseando.

Ya.

Le llaman el "Perdigones".

Porque escupe mucho al hablar.

Una vez me dijo que me quería con locura.

"Te quiero con locura".

Y me llenó la cara de babas.

¿Y el padre?

El padre es John Lennon, para el caso.

Yo...

no quiero...

que nadie decida por mí.

Nadie te puede obligar a nada.

Yo te quiero.

Tú sigue con tus películas.

¿Y no has pensado en ir a Madrid? ¿Qué se me ha perdido a mí allí?

No sé, es una ciudad grande.

Allí nadie te conoce. Ni yo conozco a nadie.

Ahora me conoces a mí.

¿Te conozco?

¿De verdad?

¿Y quién eres tú?

¿Quieres que te cuente lo que va a pasar?

Seguro que ya te ha pasado con alguna otra chica.

La deseas.

La amas.

Le dices que la quieres, que siempre estarás a su lado.

Y de pronto...

ya no sientes nada.

No digas eso.

(CANTA) "Mejor era cuando decías que también me querías

y ahora todo pasó.

Mejor era cuando pensabas que me necesitabas

y ahora todo pasó...".

Me han crecido no te creas que son siempre así.

"Mejor...

será...

olvidar tu amor.

Será mejor...

tal vez para los dos.

Tal vez para los dos".

(TARAREA)

¡Eh, vamos, que hay que irse ya!

Yo ni voy a desayunar.

No me entra nada.

Uno, dos, probando, probando.

¡Venga, vamos, eh! Hay que llegar con tiempo de sobra.

Pero si yo no sé si puedo ir. Buenos días.

Muy buenas.

Ya tienes el coche reparado. Muchas gracias.

Me llevo al chaval, esto puede ser una experiencia inolvidable.

Vaya ayudante que me he buscado.

Pasa más tiempo contigo que trabajando.

¿Y esto?

Un regalo.

El chaval es una joya, ¿has visto?

¿Y cuál es la idea?

¿Pudrirte en este pueblo donde solo hay lagartos y piedras?

¿Y Belén?

Se fue, ni siquiera ha dormido esta noche en el hotel.

Mira, te lo digo por experiencia.

Para entender a las mujeres lo mejor es renunciar a entenderlas.

Vete tú a saber lo quieren.

Ahí me tienes a mí,

con un corazón que no me cabe en la camisa y más solo que la una.

(RADIO) "Escuchan los tambores de Calanda,

símbolo máximo de la Semana Santa española".

(Tamborrada)

¡Mira, está ahí! Es ella.

Belén.

Forastero, una caridad, cómpreme una chumba.

¿Y tú quién eres?

Miguel. ¿Miguel?

¿Y no vas al cole?

¿Qué cole? Pues al que van los niños.

Para que los profesores les enseñen a leer y a escribir.

Yo ayudo a madre.

A ver qué tengo por aquí.

Mira.

Bueno.

Toma.

Espera, espera que tengo una cosa mejor para ti.

Mira.

Ahí va, ¿te gusta?

¿Y para comer?

Toma.

Gracias, adiós.

(Música)

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLAN EN INGLÉS)

Chicos, que dice que solo puedo acompañarle yo, que es muy tímido.

No, no, claro, ve tú. ¿Sí?

Bueno, allá voy.

Espera, espera.

Te has puesto muy guapo.

Mira, mira. Es él.

Lo ha conseguido.

Ven.

"She is a hairdresser. She can help you".

"Okey, come on".

Ven, ven.

¿Cómo? (HABLA EN INGLÉS)

¿Militar? "Yes".

Gracias.

No me quites mucho, ¿vale? Que el sábado tengo una boda.

No, no.

¿Lo ves? Ya trabajas en el cine.

(Música yeyé)

Vamos a bailar.

Un twist.

Venga. Yo no sé bailar.

Es superfácil.

Como si apagaras cigarrillos con los pies.

Venga, dame las manos.

Dame las manos.

No sé si ha sido el té...

el té ese tan fuerte que toma...

o la marihuana.

Tenía unas galletas de marihuana que me ha ofrecido

y no iba a decirle que no.

(RÍE)

Casi me caigo.

¡Eh!

¿No os bañáis?

Está buenísima.

Bond, James Bond.

Lo extraño es...

alguien que es tan famoso, hablando conmigo...

como si nos conociéramos de toda la vida.

Y rellenando las letras en los cuadernos...

con rotuladores de colores.

"Yellow submarine" lo ha corregido en amarillo.

¿Y de qué habéis hablado?

Me ha prometido que va a venir a la clase un día.

Yo le he dicho que los chavales son muy modestos.

Y el me ha contestado: "Mejor".

Hemos hablado de cuando él era estudiante.

Casi todos sus profesores eran horribles.

Pues ya tenemos algo en común.

Tener malos profesores no es tan grave.

A veces, si tienes talento,

un mal profesor te ayuda a decidir por ti mismo,

a no aceptarlo todo sin rechistar.

Nuestra profesión es así de absurda.

¡Eh! Alcánzame el jumilla, no se nos caliente.

¿Y qué más te ha contado?

Hemos hablado de su madre.

No sé por qué hemos hablado tanto de la madre.

Y de Liverpool, casi no hemos hablado de Los Beatles.

Ni siquiera saben si seguirán con el grupo.

¿En serio? ¿Se van a separar?

Que está harto de las giras. ¿Y quiere ser actor?

Ya es actor. Bueno, ya.

Me refiero a hacer cine. Las piernas de Marlene.

Me ha dicho que le impresionaron las piernas de Marlene Dietrich,

una noche que la conoció en una fiesta.

Ella allí, apoyada en un piano.

Unas piernas magníficas.

Se ha quemado con el sol. Es tan blanquito.

Y me ha cantado una canción, la tiene a medias.

¿Que te ha cantado? Con la guitarra.

Con una guitarra que le ha comprado a un gitano.

Esto ya está.

Me la ha grabado aquí.

"A ver si le gusta a tus chavales", me ha dicho.

Y aquí.

Aquí me ha escrito la letra.

Todavía no tiene título.

¿O sea que os habéis hecho amigos?

¡Pero claro, hombre! ¿No te he dicho que va a venir a verme?

Verás la cara de los chicos...

cuando se presente un día en clase.

No la toques con esos dedazos llenos de grasa.

(LEE) "Living is easy with eyes closed".

(TRADUCE) "Vivir es fácil con los ojos cerrados".

(Sonido distorsionado)

¿Eso es lo que he grabado?

¿Eh?

¿Es él?

¿Qué vas a hacer?

Déjalo, ni se te ocurra.

Os voy a decir una cosa a los dos.

Bien importante.

No se puede vivir con miedo, ¿eh?

En este país hay mucha gente que vive con miedo.

Pero vosotros sois jóvenes y tenéis que cambiar esto, maldita sea.

Hay que sacudirse el miedo.

La vida es como los perros:

si te huelen el miedo, se te tiran a morder.

Creo que te tienes que ir a disculpar de un chico.

¿Es que no le ha gustado el corte de pelo?

Le ha gustado a él y me ha gustado a mí.

Mira, yo sé que es difícil ir a disculparse a un forastero

y más, de un chaval joven, pero creo que deberías hacerlo.

¿Vas a dejarme tranquilo?

Nunca os dejéis robar la dignidad.

Hoy ese bestia ha aprendido una lección.

Dame una peseta y te limpio el coche.

-¡Dame una peseta y te limpio el coche!

A ver, venga.

Bueno, primero a limpiarlo, venga. ¿Por qué?

Yo ahora pago. Porque primero hay que limpiarlo.

¡Vamos a por los cubos! Bruno, vigílalos, ¿eh?

Que lo dejen reluciente.

¿Me llevarás a la estación si te va de camino?

Claro.

Saluda a un amigo de Lennon. ¿Ha ido bien?

Juanjo.

Nos vamos para casa.

Mañana es el bautizo de tu hermana.

Voy por mis cosas.

Era mi obligación.

Le llamé anoche. Has hecho bien.

¿Qué se debe?

Invita la casa.

Cuida de nuestra bandera pirata, ¿eh?

¿Lo harás? Sí.

Bueno, hasta luego.

Adiós.

¿Podemos llevarla a Madrid? Iba a coger un tren.

Claro.

Ven, te acercamos a Madrid. Juanjo, no.

Mis padres son íntimos de uno que tiene una peluquería.

¿Estás loco?

Venga, va, despídete de todos.

Tranquilo, Bruno.

Toma, esto es para ti.

Toma.

Un recuerdo.

Tiene usted un hijo estupendo.

Enhorabuena, le ha educado muy bien.

El quinto Beatle. ¿Qué?

Los chavales en el colegio así es como me llaman.

El quinto Beatle.

Ya sabes dónde estoy, ¿eh?

Si necesitas ayuda.

Gracias.

"If you need someone".

No marches sin llevarte unas fresas.

¡Eh, señor! Ya está lavado el coche.

Espera.

¿Qué tiene en los ojos? Es el tracoma.

Se os va a echar de menos por aquí.

(REVOLUCIONA EL MOTOR)

¿Adónde vas...? ¡¿Adónde vas, desgraciado?!

¡Me cago en toda tu generación!

¡Te cojo y te reviento toda la calva!

¡"Help"!

¡"Help"!

Te has cortado el pelo.

("Strawberry fields forever")

¿Qué es eso?

Una canción.

Y esa es la música que os gusta, ¿no?

(Música créditos)

Somos Cine - Vivir es fácil con los ojos cerrados - Ver ahora

La música de los Beatles está presente en esta cinta desde el título a la banda sonora. David Trueba ganó el Goya a la mejor película con esta cinta. En 1966 John Lennon llega Almería para rodar una película. Paco deja por unos días su trabajo de profesor decidido a conocerlo. A su viaje se sumarán Belén y Juanjo, dos jóvenes en fuga. Almería en 1966 será para los tres una inolvidable estación en sus destinos. La película estuvo nominada en 7 categorías y se llevó 6 Premios Goya. Entre ellos, los de Actor Principal, para Javier Cámara, y Actriz Revelación, para Natalia de Molina. 

Todo sobre mi madre (1999), de Almodóvar

Reparto: Cecilia Roth, Penélope Cruz, Marisa Paredes

No recomendado para menores de 18 años Historia de nuestro cine - Todo sobre mi madre - Ver ahora
Transcripción completa

(Pitido de constantes vitales)

Voy a llamar.

Organización Nacional de Trasplantes, ¿dígame?

Soy Manuela del Ramón y Cajal. Dime, Manuela.

Tenemos un posible donante,

se le ha hecho el primer electroencefalograma

y hay consentimiento familiar. Dame los datos.

Es un varón de 35 años. ¿Grupo sanguíneo?

Cero positivo, pesa alrededor de 70 kilos.

(TV) "Ni gota, ni gota, con Dodotis, Dodotis, Dodotis,

no notas ni gota".

¡Mamá, la película va a empezar!

Voy.

(TV) "Eva al desnudo".

Qué manía de cambiar el título,

"All about Eve", significa todo sobre Eva.

Todo sobre Eva suena raro.

¿Qué escribes? Nada,

futuros premios Poulizter.

Venga, come, que tienes que hacer unos kilitos.

Por si tienes que hacer la carrera para mantenerme.

Para hacer la carrera no hacen falta kilos, sino un buen rabo.

¿Quién te ha enseñado a hablar así?

Tú preguntaste.

Era una broma.

¿Y tú? Yo, ¿qué?

¿Serías capaz de prostituirte por mí?

Ya he sido capaz de hacer cualquier cosa por ti.

Come.

(TV) "Cazadores de autógrafos no son personas,

son animalillos que acuden en tropel como los coyotes".

"Son tu público, tus admiradores".

"Qué van a admirar esos, son delincuentes juveniles,

retrasados mentales, nunca vieron una comedia,

ni han pasado las puertas de un local".

"Bueno, ahí hay una que sí lo ha hecho,

la he traído para que te vea. Adelante, Eva".

"Creí que se había olvidado de mí".

"Margot es Eva Harris".

"¿Cómo está querida?"

¿No te gustaría ser actriz?

Bastante me ha costado ser enfermera.

Si fueras actriz, yo escribiría papeles para ti.

De jovencitas estuve en un grupo de aficionados,

no lo hacía nada mal. Debo tener alguna foto por ahí.

Me encantaría verla.

Luego la busco.

Mira, Esteban, he encontrado una foto.

Hacíamos un espectáculo sobre textos de Boris Vian,

cabaret para intelectuales.

(Llaman a la puerta)

¿Sí?

Feliz cumpleaños. ¿Ya?

Son las 12 mi vida.

"Música para camaleones".

¿Cómo sabes que lo quería?

Porque sé que te gusta Capote.

Léeme algo, como cuando era pequeño.

Prefacio, empecé a escribir cuando tenía ocho años.

¿Lo ves? No soy el único.

Entonces no sabía que me había encadenado de por vida

a un noble pero implacable amo.

Cuando Dios le entrega uno un don, también le da un látigo.

Y el látigo es solo para autoflagelarse,

es como para que se te quiten las ganas de escribir.

No seas bruta, es un prefacio maravilloso.

¿Qué quieres hacer mañana para festejar tu cumpleaños?

Me gustaría ver uno de los seminarios que haces.

¿Para qué?

Estoy escribiendo un relato sobre ti para un concurso.

Quisiera verte en las dramatizaciones esas

que hacéis en los cursillos de donación de órganos.

Tengo que consultarlo con Mamen,

ella es la psicóloga que lleva el seminario.

Muy bien, consúltalo.

Creo que no me gusta nada que escribas sobre mí.

Su marido ha muerto, señora.

No puede ser.

Acabamos de verle en la UVI parecía que respiraba.

Ya se lo hemos explicado señora, son las máquinas

que le están oxigenando.

¿Quiere que avisemos a algún familiar?

No tengo familia, solo mi hijo.

Ay, Dios mío, ¿cómo voy a decírselo?

¿En vida su marido le dijo algo en torno a la donación de órganos?

En vida a mi marido solo le preocupaba vivir.

Pero supongo que su marido era solidario con la vida de los demás.

No le entiendo.

Lo que mi compañero quiere decir es que los órganos de su marido pueden

salvar la vida de algunos enfermos, pero para ello necesitamos

su autorización.

O sea, que le pueden hacer un trasplante.

No exactamente, más bien lo contrario.

Y ahora vamos a comentar los incidentes de la simulación.

(GRITA) ¡Ah!

Mira por donde vas cuando cruzas la calle.

¿En qué pensabas? En nada, es que había

tenido una idea.

¿Por qué me miras así? Estoy horrenda.

No, no. Estas más guapa que nunca.

Mira, debe ser el caballero que viene a buscarte.

Usted no es el señor Hanley, ni usted tampoco.

¡No!

¡No!

¡No!

Habrá que cortarle las uñas.

La camisa, doctor.

Dígale que me suelte, por favor.

Suéltela.

Vamos, levántese.

Apóyese en mi brazo.

Señorita Dubois.

Gracias, quien quiera que sea, siempre he confiado en la bondad

de los desconocidos.

Vamos, nena, ya pasó lo peor.

No me toques, no vuelvas a tocarme, hijo de puta.

Cuidado con lo que dices.

Stella, ven aquí.

No volveré nunca más a esta casa.

Nunca.

Stella.

¡Stella!

Me gustaría pedirle un autógrafo a Huma Rojo.

¿Un autógrafo? ¿Con este tiempo?

Pero, ¿qué tiene que ver?

Oye, y si no sale nadie. Espérate un poquito, es mi cumple.

Mira, pues ya está aquí el otoño.

Adiós. -Hasta mañana.

Te ha emocionado mucho Nina Cruz, ¿verdad?

No, ella no, Stella.

Hace 20 años con el grupo de mi pueblo hacíamos una versión

del Tranvía.

Yo hacía de Stella, tu padre de Kovalski.

Algún día tendrás que contármelo todo sobre mi padre.

No basta que me digas que murió antes de que naciera.

No es un asunto fácil de contar.

Me imagino, sino ya me lo habrías contado.

Estuve a punto de pedírtelo como regalo de cumpleaños.

No estoy segura de que sea un buen regalo.

Te equivocas, para mí no hay regalo mejor.

Entonces te lo contaré todo cuando lleguemos a casa.

Lo del teatro es peor que ser monja de clausura.

¡Taxi!

Para ti todo lo que no sea salir y ponerte hasta el culo de todo

es ser monja de clausura. Pues sí.

Alfonso, M30.

Vámonos, déjalo ya.

¡Esteban, Esteban!

¡No!

¡No!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío, por favor!

¡Hijo mío!

¡Hijo mío!

(GRITA) ¡Hijo mío!

(LEE) "Mañana cumplo 17 años, pero parezco mayor.

A los chicos que vivimos solos con nuestra madre se nos pone

una cara especial, más seria de lo normal, como de intelectual

o escritor, en mi caso es normal, porque además yo soy escritor".

Soy Lola del Ramón y Cajal. -"Sí, dime, Lola".

Tenemos un posible donante, está en la UCI,

le acaban de hacer el primer encefalograma,

pero la madre todavía no ha dado el consentimiento.

¿Me das los datos? No los tengo, es el hijo de Manuela.

¿Manuela? ¿La que yo conozco? ¿La coordinadora?

Sí. Se ha muerto, es horrible.

Manuela,

desgraciadamente.

(LLORA)

El resultado del encefalograma es el que nos temíamos.

Hay que tomar una decisión, no tenemos tiempo.

(Teléfono)

Del hospital, hay que ir para allá.

Hay que llamar.

Tú tranquilo.

Toma.

Ya estamos en la calle, cariño.

Ya hemos salido. -Qué bien está, parece mentira.

No se lo creía.

(LEE) "Anoche mamá me enseñó una foto de cuando era joven,

le faltaba la mitad.

No quise decírselo pero mi vida también le falta ese mismo trozo".

(Timbre)

(Timbre)

Manuela, estaba preocupada.

Creí que no me ibas a llamar nunca.

Te llamé en cuanto volví a Madrid.

Te he llamado un montón de veces. Debí anotar mal el número de tu tía.

No estaba en Argentina, Mamen, e ido a La Coruña.

¿Y para qué has ido a La Coruña?

He ido tras el corazón de mi hijo.

¿Quién te ha dicho? ¿Cómo sabes tú...?

Yo misma busqué en los archivos hasta encontrar el nombre

y la dirección del receptor del trasplante.

No debías haberlo hecho.

Además de un abuso, es el mejor modo de volverte loca.

¡Mírame coño! Ya lo sé.

Lo es mejor es que deje de trabajar en la ONT, y me vaya a Madrid.

Yo no he dicho eso. Pero lo piensas y tienes razón.

Creo que ni siquiera voy a deshacer el bolso.

Manuela, no estás para viajar sola, estás enferma.

Tienes que descansar,

y recuperarte, me quedo contigo esta noche.

Pues vente a casa.

Quiero estar sola.

Se un poco razonable. ¡Cómo!

(PIENSA) Hace 17 años, hice el mismo trayecto,

pero al revés.

De Barcelona a Madrid.

También venía huyendo, no estaba sola.

Traía a Esteban dentro de mí.

Entonces huía de su padre.

Y ahora,

voy en su busca.

¿Seguimos por aquí? Sí, sigue.

¡Pare, pare!

(Grita) ¡Hijo puta! -¡Cállate!

(Grita) ¡Tú estás loco, maricón!

¡Canalla!

¡Hijo puta!

Tía, ¿qué has hecho?

Le he dado con una piedra.

Ayúdame a levantarlo, maricón.

Levántate, venga.

Venga, Juan levántate.

¿Estás bien?

Ponte de pie.

Vamos ligero.

Menudo psicópata de mierda estás hecho tú, maricón.

Mira.

¿Ves aquella vera donde están las dos?

Resulta por la Úrsula,

dile que te manda la Agrado.

Ella se cuidarán, anda. ¿Agrado?

¿Eres tú?

Manuelita.

¿Estás herida?

No, no, me has manchado tú.

No es porque me hayas salvado la vida,

pero cuanto te he echado de menos.

Llevas 18 años sin decir ni mu,

ni una carta, ni una mala llamada.

Creía que te habías muerto hija puta.

Anda, vamos para la casa y me lo cuentas todo.

Primero vamos a una farmacia que estás hecho un Cristo.

¿Dónde cogéis un taxi? Por allí.

A ver si tenemos suerte y no nos atacan por el camino,

lleva la navaja.

Sí, y una piedra gordísima en el bolso.

Oye, bona nit.

Mira, perdona que te haya despertado.

Oye, ven acá pacá. No, ¿qué queréis?

Venga hombre, que no te vamos a comer.

¿Qué queréis?

Déjame que le explique.

Povidona yodada, puntos de aproximación,

Trombocid, gasas esterilizadas y...

¿Tienes alcohol en casa?

No, anoche estaba fatal y me lo bebí.

Digo de desinfectar.

No, tengo vaselina, condones y mucho esparadrapo.

¿Algo más?

Alcohol, por favor.

¡Ay!

Manolita, "La Barceloneta", qué tiempos, ¿te acuerdas?

Sí.

Ahora no muevas la cara, por favor.

¡Ay! ¡Shh!

¿Sabes algo de ella? ¿De quién, de Lola?

Sí, por desgracia.

¿Qué ha pasado?

La recogí porque estaba mala, bueno como siempre,

con todo lo que se mete.

Una mañana, cuando volví del campo,

harta de trabajar, descubro, que me había desvalijado la casa.

Relojes, joyas, revistas de los 70

donde yo me inspiro, 300.000 pesetas.

Lo que más me duele, es que se llevará una talla

de la Virgen del Piro, que mi madre me había regalado.

Para que coño la querrá ella, si no cree en nada.

A no ser que esté metida en una secta satánica

y la quieran para una ceremonia de esas.

Ya veo que no ha cambiado.

Hacerme eso a mí, con todo lo que...

Desde que nos conocimos desde hace 20 años,

me he portado con ellas como una hermana.

Nos pusimos las tetas juntas. Tú lo sabes mejor que nadie.

¿No has vuelto a ver la?

No, ni quiero.

¿Qué pasa, la estás buscando?

Sí.

Tenemos algo pendiente.

Manuela, ¿por qué te fuiste de ese modo?

No me vas a contar nada.

No puedo.

Otro día.

Bueno.

Pero no vuelvas a desaparecer así.

A mí me gusta despedirme de la gente que quiero,

aunque sólo sea para hincharme de llorar.

No puede ser.

Si parezco el hombre elefante.

Qué exagerada. Estás un poco hinchadita nada más.

Un poco hinchada, ¿dónde voy con este careto?

Venga, a comer.

Mujer, ¿por qué te has molestado?

Hay ensalada, qué rica.

Cómo me duele al masticar.

No podré ni mamarla.

Hoy no debes ir a trabajar.

¿Y qué hago?

Lola me ha dejado sin un puto duro, tengo que trabajar.

Un vaso de leche, la ensalada, ¡ay! mi provoleta.

Yo también tengo que trabajar, si quieres,

buscamos trabajo juntas. Ay, sí.

Desde que te fuiste, no vuelto a comer como Dios manda.

Bueno, también porque claro, al ser modelo tengo que cuidarme.

Lo malo de esta profesión,

que tienes que estar de mona por cojones

y siempre al loro en los últimos avances tecnológicos

en cirugía y cosmética.

¡Ay!

Estás estupenda.

No hay nada como un Chanel, para resentirse respetable.

Estás respetable.

Y yo, ¿no estoy un poco putón con este traje?

Mejor, porque estamos hartas de lleva a putas y travestis.

El Chanel este, ¿es auténtico?

No mujer, ¿cómo voy a gastar yo medio millón en un Chanel auténtico?

con la de hambre que hay en el mundo.

Yo lo único que tengo de verdad son los sentimientos

y los litros de silicona que me pesan como quintales.

Que mayor estoy, Manolita.

No, es por la paliza.

Por la paliza que me he metido los últimos 40 años.

Adelante. Buenas.

¿Buscáis a alguien o puedo ayudaros yo?

Venimos a ver a esta que va al campo, a esta tan mona.

La hermana Rosa, está en el taller, pasad.

Gracias.

Rosa, mira, visita.

-Sagrado.

¿Qué te han hecho en la cara?

Nada, un palizón, gajes del oficio.

¿Podemos hablar? Claro.

Vamos al vestíbulo que estaremos más tranquilas.

Mi amiga y yo queremos dejar la calle,

pero tenemos que trabajar, ¿verdad Manolita?

De lo que sea, aunque sea limpiando escaleras, da igual.

Es que no hay mucho más, bueno, basureras

o atender aquí en el taller para hacer artesanía.

Manteles de petit fua, centros de flores secas.

Sentaros. Pues yo casi prefiero de basurera.

¿Y tú qué sabes hacer, además de la calle?

Yo he trabajado de cocinera en un restaurante.

Y es medio cirujana, mira qué cara.

Me lo ha hecho ella.

Es paisana de Lola.

Ah, sí, ¿sabes algo de ella?

Hace más de 18 años que no la veo.

A mí me desvalijó la casa.

Pues estuvo aquí.

Hará unos cuatro meses, le ayudamos a desintoxicarse.

La cuidé yo, pero ya sabes cómo es,

desapareció de la noche a la mañana.

Si la veis, decirle que me gustaría despedirme de ella

antes de irme al Salvador. ¿Te vas al Salvador?

Pues no sé si apuntarme, porque yo siempre he pensado

que en el tercer mundo, yo podría dar el pego.

Pues vente mujer, así no voy sola.

Aquí la calle, está cada día peor, hermana.

Y si tenemos poca competencia con las putas,

las Drag nos están barriendo, no puedo con las Drag,

son unas mamarachas, han confundido circo con travestismo.

Que digo circo, mimo.

Una mujer, un pelo, una uña, una buena lengua

para mamarla o criticar.

¿Dónde se ha visto a una mujer calva?

No puedo con ellas, son unas mamarrachas.

En El Salvador no creo que haya muchas Drag,

pero están en plena guerrilla.

¿Ah, sí, no lo sabía?

Voy a sustituir a unas monjas que asesinaron.

Pues no sé, si lo que mejor me viene ahora

en este momento, es una guerrilla.

Qué bruta eres Sagrado.

¿Tú has sido cocinera?

Sí.

Esto, lo mejor.

Qué sorpresa.

-Hola, mamá.

¿Interrumpimos?

No importa, para una vez que vienes a vernos.

Mira mamá, esta es Manuela.

Entrad, no os quedéis en la puerta.

Mamá, Manuela es cocinera y cómo se os ha ido Florinda,

he pensado, que...

-Gracias tesoro, entre Vicenta y yo nos apañamos.

-No sé cómo, solo papá necesita a dos personas.

Por cierto, ¿dónde está?

-En la calle con el perro. -¿Solo?

-Sí, claro.

-¿Y si se pierde?

-Pero sabe volver, no te preocupes.

-Qué pena, tenía muchas ganas de verle.

-Luego salimos a buscarle, pero antes tenemos que hablar,

acompáñame al estudio.

Siento que mi hija le haya hecho venir para nada.

No pasa nada. -Mamá, ponla unos días a prueba.

No tendrías que preocuparte por papá.

Manuela, es enfermera.

-¿Además de cocinera? -Sí.

-No necesito a nadie para cuidar de tu padre, me gusta hacerlo yo.

Me parece muy bien, muchas gracias de todos modos.

Me voy. Adiós.

-Adiós. -Manuela.

Espérame aquí, no tardó nada.

-¿Cómo te atreves a traer una puta a casa?

-No es fácil encontraros servicio, mamá, nadie os aguanta.

-Pero una puta.

-Eso no justifica, que seas una grosera con ella.

-No me gusta, que una extraña me vea falsificando Chagales.

Tan difícil es eso de entender.

-De todas formas, Manuela ya no es puta, lo ha dejado.

-¿Desde cuándo la conoces?

-Desde esta mañana.

-Esta mañana, eres increíble Rosa.

-Mamá, mi trabajo es ayudar a la gente,

aunque acabe de conocerla. -El mío no.

Y no pongas esa cara,

eso no significa que sea intolerante.

Rosa, voy a proponer que un trato.

-¿Un trato?

-Estoy dispuesto a darle una oportunidad a esa mujer,

si tú no te vas al Salvador.

-Mamá, no me crees más dudas, que ya tengo bastante.

-¿Cómo no vas a tener dudas?,

Ese viaje es un suicidio, mejor dicho, un parricidio.

-Bueno, te dejo.

Que Manuela, está esperando.

-Eso es, cualquier puta o salvadoreño

son más importante que tu madre y tu padre.

-No empieces mamá. -En vez de ir al Salvador,

debería ir a un psiquiatra. -Sí.

No nos vendría mal a ninguna de las dos.

-¿No querías ver a tu padre y al perro?

-Otro día.

-¿Estás bien?

-Adiós, mamá.

Hola, Vicenta.

-Rosa, cariño.

Qué delgada estás, ¿es que no comes?

-Sí, sí como, ¿has visto una rubia abajo?

-No.

-Adiós.

-Cuídate y come.

Siento mucho lo de mi madre, Manuela, lo siento.

¿Nos vamos?

No puedo con mi madre, me pone mala, ¿tú tienes padres?

Murieron.

¿Estás sola? Supongo que sí.

Tienes muy mala cara.

No me encuentro muy bien, tengo unas ganas de vomitar.

Yo te ayudo.

A ver, ¿has sido el médico?

No. Pues tendrías que ir,

puede ser una simple gastritis.

¿Te importa que vayamos a tu casa hasta que se me pase?

Pues... ¿Tienes casa?

Sí, acabo de alquilar una, pero está casi sin amueblar.

Está todo un poco manga por hombro.

Me instalé hace cuatro días, ¿quieres echarte en mi cama un rato?

No, me voy a sentar aquí.

Hasta que se me pase. Me voy a quitar esto.

¿Quién es este chico tan guapo?

Esteban, mi hijo.

Esteban.

Creí que estabas sola.

Murió en un accidente.

Lo siento, Manuela.

No cojas el cuaderno, por favor.

Vamos, Stella, ya pasó lo peor.

No vuelvas a tocarme, hijo de puta. Cuidado con lo que dices.

Stella, ven aquí.

No volveré a esta casa nunca más, nunca.

Stella.

¡Stella!

Pasa, Nina.

No soy Nina, soy Manuela.

¿Manuela? Usted no puede estar aquí.

Nina se ha ido.

¿Qué?

¿Dónde está Nina?

No lo sé, solo la vi salir corriendo.

Si me dijo que me esperaba en su camerino.

No puede ser.

Llevamos solo dos semanas, no puede hacerme esto.

¿Tienes coche? No.

¿Dónde quiere ir?

No lo sé, ¿sabes conducir? Sí.

No lo comentes, pero Nina tiene problemas con el caballo.

No conozco Barcelona, ¿sabes dónde ha podido ir

a pillar a estas horas? No, pero es fácil enterarse.

Gracias, quien quiera que seas,

siempre he confiado en la bondad de los desconocidos.

Yo no sé conducir, Nina es quien conduce.

¿Quieres? No, gracias.

Empecé a fumar por culpa de Bette Davis, por imitarla.

A los 18 años fumaba como un carretero, por eso me puse Huma.

Es un nombre muy bonito.

Es lo único que ha habido en mi vida.

También ha tenido éxito.

El éxito no tiene sabor, ni olor.

Cuando te acostumbras es como si no existiera.

Dios mío, ¿dónde habrá ido esta chica?

Me parece que está allí.

Quédate aquí, voy yo.

Es un hijo de puta, le está haciendo la pirula a todo el mundo.

No me toques.

Oye, Nina, Huma te está esperando.

¿Quién coño eres?

Está en el coche.

Tengo de todo.

Joder, el bolso.

Tengo el bolso, éxtasis, farlopa.

(Timbre)

(Timbre)

(Timbre)

¿Quién es? Soy Rosa.

¿Rosa?

¿Estás sola? Sí, acabo de levantarme.

¿Tan tarde? Anoche salí, me acosté a las tantas.

¿Quieres desayunar? No, gracias.

¿Así que has vuelto a la calle?

Te quería proponer una forma de ganarte la vida sin salir de casa.

Propónmela. No soy puta. Me han puteado mucho en la vida.

Pero nunca he sido puta.

¿Y por qué me mentistéis? Cosas de Agrado.

Bueno, cuéntame, ¿cómo puedo conseguir dinero

sin moverme de aquí? Me muero de curiosidad.

¿Cuánto me cobrarías por el alquiler de una habitación?

¿Alquilarte una habitación para qué?

Voy a dejar a mis compañeras unos meses.

¿Y el viaje a El Salvador?

No me encuentro bien, Manuela, no puedo viajar así.

¿Para qué quieres instalarte aquí es si estás enferma?

Estoy embarazada.

Embarazada, ¿y qué piensas hacer?

Pues tenerlo, ¿qué quieres que haga?

Pensé que aquí en tu casa sería menos escandaloso.

El padre puede echarte una mano, ¿no?

¿El padre? Dios sabe dónde estará el padre.

Pero tú sabrás quién es, supongo.

Pues claro, Manuela, ¿por quién me tomas?

Perdón.

Fue tu paisana Lola.

¿Lola? ¿Lola?

Hija de la gran puta, Lola.

¿Por qué te pones así Manuela?

Que porqué me pongo así. ¿De cuánto estás?

De tres meses, creo, estoy muy preocupada.

¿Preocupada? No me extraña.

Hoy he manchado, esta mañana. ¿Has ido el médico?

Voy a ir mañana al hospital del Mar,

quería saber si me podrías acompañar.

Sí, claro.

Gracias.

¿Y lo del alquiler?

Lo siento, no te puedes quedar aquí.

¿Sí?

Buenas tardes, ¿molesto?

Te estaba esperando, no sabía dónde mandarte el bolso.

Aquí lo tienes.

Gracias.

¿Está todo? Sí, está todo.

Gracias por lo de anoche, me encantaría quedarme

hablando contigo pero voy fatal de tiempo.

¿Quieres que te ayude? Por favor, abróchame.

¿Cómo te llamabas? Manuela.

¿Te gustaría trabajar conmigo? ¿Haciendo qué?

De todo.

De todo, menos acostarnos juntas, tengo bastante con Nina.

Estaba buscando trabajo. Necesito un asistente personal.

Alguien en quien pueda confiar. No me conoces.

Me basta con la exhibición de noche.

Pero Nina me odia. Nina odia a todo el mundo.

Bueno, ¿cuándo empiezo?

Ahora mismo, si puedes. De acuerdo.

Pregunta a Nina lo que quiere para cenar.

Para mí solo una esqueisada de carpincho.

¿Algo más? Si pudieras conseguir

un ansiolítico para Nina. Hoy estaba muy nerviosa.

Yo tengo Lexatín. Estupendo.

No digas nada del padre.

¿Por qué te cae tan mal Lola?

Tiene lo peor de un hombre y lo peor de una mujer.

Te contaré una historia,

yo tenía una amiga que se casó muy joven,

al año su marido se fue a trabajar a París,

le dijo que la llamaría cuando estuviera situado,

pasaron dos años, el marido reunió un dinerito

y vino a Barcelona para montar un bar.

Ella se reunió aquí con él.

Dos años no es mucho tiempo, pero el marido había cambiado.

Ya no la quería.

El cambio era más bien físico,

se había puesto un par de tetas más grandes que las de ella.

Ahm, ya.

Mi amiga era muy joven.

Estaba en un país extranjero.

No tenía nadie.

Exceptuando el par de tetas su marido no había cambiado tanto,

así que terminó aceptándole.

Las mujeres hacemos cualquier cosa con tal de no estar solas.

Las mujeres somos más tolerantes, pero eso es bueno.

Somos gilipollas y un poco bolleras.

Escucha el final de la historia.

Mi amiga y su marido con tetas se montaron un chiringuito

aquí mismo, en la Barceloneta.

Se pasaba todo el día embutido en un bikini microscópico tirándose

todo lo que pillaba.

Ella le montaba un numerazo si andaba con bikini.

Como se puede ser machista con semejante par de tetas.

María Rosa Sanz.

Siéntense. ¿Quién es la paciente?

Ella.

¿Y?

Mi hermana está embarazada,

según nuestros cálculos debe estar de tres meses,

esta es la primera revisión que se hace.

Ayer y hoy he manchado un poco.

Échese en la camilla, descúbrase la parte de abajo.

Tranquila.

Póngase esto. -Gracias.

En principio, según la ecografía el feto está bien.

¿Viven juntas? No.

Sí. -¿En qué quedamos?

Ella vive con nuestra madre pero todavía no le ha contado nada.

¿Suele tener tensión alta? -Sí, soy hipertensa.

Tiene una amenaza de aborto.

Debe moverse lo menos posible.

Pero yo no puedo dejar de trabajar.

Su único trabajo es quedarse quieta y no hacer más tonterías.

Dígale a su madre que le vigile la tensión, tiene que hacer dieta

sin sal y reposar.

Se lo diré.

Doctor, yo trabajo con gente de alto riesgo,

me gustaría que en los análisis me hiciera la prueba del sida.

¿En qué trabaja? Es asistente social.

¿Cuándo podemos recoger los análisis?

Dentro de 15 días.

Tienes que decírselo a tu madre, Rosa.

Necesitas que te cuide.

He conseguido trabajo, voy a estar ocupada todo el día.

Oye, Rosa, me estás pidiendo que sea tu madre, no tienes derecho.

Tú tienes una madre aunque no te guste.

A los padres no se les elige.

No me hagas chantaje, por favor.

No sé si he hecho bien llamando a la clínica.

Has hecho lo que tenías que hacer, cariño.

Es que si la creo a ella no podría seguir.

Entonces no la creas. Lo importante eres tú y tu niño.

¿Pero y si mi hermana me ha dicho la verdad?

¿Blanche?

Blanche no está en condiciones de decir la verdad

ni aunque quisiera.

¿Dónde está mi corazón?

Se refiere a su joyero, que tiene forma de corazón.

Creo que está por aquí. Mira, aquí está.

Necesito un collar. Vamos a buscarlo.

¿Cómo se llama el caballero ese con el que has quedado?

¿Me ha llamado mientras estaba en el baño?

No.

¡Qué raro!

¿Por qué me miras así?

¿Estoy horrenda?

No, no. Estás más guapa que nunca.

Con este collar estaré mucho mejor.

¿Te ayudo? Sí.

Así que te vas de vacaciones, qué suerte, chica.

¡Me das una envidia!

Ahí lo tienes.

Debe ser el caballero ese que viene a buscarte.

(Llaman a la puerta) -Segunda, faltan 15 minutos.

Entra.

¿Todavía no han llegado? No sé dónde estarán.

Yo me he pasado todo el día en televisión, no las he visto.

¿Y Nina? ¿No estaba contigo?

Acabo de dejarla en casa acostada.

¿Acostada? ¿Qué le pasa?

Le debe haberle sentado mal la cena. Esta mañana estaba fatal.

¿Por qué no me dijiste nada cuando te llamé desde televisión?

No queríamos que estuvieras nerviosa en la grabación.

¿La ha visto un médico? Claro, tiene gastroenteritis

y le he dado limonada alcalina como dijo el médico,

mañana estará mejor. Entonces suspendemos.

Me gustaría hablar con Huma, por favor.

Sí, espera fuera.

Cinco minutos. ¡Que sí!

Dime la verdad. Se ha puesto hasta las trancas.

No puede ni hablar.

Salió nada más irte tú a televisión,

no sabía que yo iría a vuestra casa esta mañana.

Pensó que me quedaría contigo.

¿Y qué hacemos ahora?

Si no quieres que te de un infarto yo podría sustituirla.

¿Qué? Conozco su papel de memoria

de oírlo por los altavoces.

¿Pero tú sabes actuar?

Sé mentir muy bien y estoy acostumbrada a improvisar.

Esto es inaudito.

Mi hijo decía que era muy buena actriz.

Ni siquiera sabía que tuvieras un hijo.

(Llaman a la puerta) Tercera, cinco minutos.

Huma, ¿qué hacemos? No podemos esperar más.

-Felicidades, Blanche.

Tu regalo de cumpleaños.

Gracias.

¿Por qué te has molestado? Espero que te guste.

Pero si es... Un billete de autobús.

Un billete de vuelta para el martes.

¿Estás insinuando que me marche? ¿Tú qué crees?

Blanche, Blanche, ...

¿Pero por qué le has hecho esto? ¿Por qué?

Estoy harto de que me insulten. Estoy hasta los cojones

de veros a las dos cuchicheando delante de mis narices.

No te vayas, por favor. No te vayas. Suelta, joder,

me has roto la camisa. ¡Ay, que bruto!

¿Bruto? Ya lo era cuando nos conocimos

pero te recuerdo que mi brutalidad nunca fue un problema para ti.

Un día me enseñaste la foto de vuestra casa,

una maravillosa mansión llena de columnas.

Yo te saqué de entre esas columnas, te enseñé a ser feliz y nos reímos.

Y fuimos felices juntos.

Hasta que apareció tu hermana Blanche.

(LLORA)

¿Stella, qué te pasa?

Llévame al hospital, por favor. ¡Stella!

(LLORA Y GRITA)

(Aplausos)

(Timbre)

Rosa... Hola, Manuela.

Enhorabuena por lo de anoche.

Me han dicho que estuviste muy bien. ¡No sabes cómo fue!

Lástima que no vinieras.

Me encontraba fatal.

Me llamó la Agrado para decírmelo.

Debe haber llamado a medio Barcelona.

¿Y tú? ¿Estás haciendo todo lo que te dijo el médico?

Vengo de verlo. ¿Sí?

He ido a por los análisis.

Soy seropositiva.

Repetiremos los análisis.

¿Pero cómo se te ocurrió follar con Lola?

¿No sabes que se pincha desde hace 15 años?

¿En qué mundo crees que vive, Rosa? ¿En qué mundo?

No lo sé.

¿Has hablado con tu madre?

No.

¿Con sus compañeras?

Tampoco.

(LLORA)

Vamos a por tus cosas y te instalas aquí.

(LLORAN)

Hola, Manuela. Hola, ¿qué hay?

Estuviste maravillosa anoche, maravillosa.

Gracias.

Hola, buenas tardes.

Aquí llega la mosquita muerta.

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

Si lo tenías todo planeado, hija de puta.

Nina, no insultes.

Tú eres igualita que Eva Harrington

y te aprendiste el texto de memoria a propósito.

Coño, que es imposible aprendérselo oyéndolo por los altavoces.

¿Por quién me has tomado? ¿Por gilipollas?

Los altavoces me ayudaron a recordarlo.

El papel de Stella me lo sé desde hace años.

A sí, qué casualidad.

No te lo puedes imaginar.

¿Qué te dije?

¿Qué buscabas la primera noche en este camerino?

¿O vas a decir que llegaste aquí también por casualidad?

No, no fue casualidad.

Bueno, no os molesto más.

Recojo mis cosas y me voy.

Manuela, creo que deberías darnos una explicación.

"Un tranvía llamado deseo" ha marcado mi vida.

Hace 20 años hice de Stella con un grupo de aficionados.

Allí conocí a mi marido.

Él hacía de Kowalski.

Hace dos meses vi vuestra versión en Madrid.

Fui con mi hijo.

Era la noche de su cumpleaños y, a pesar de que llovía a mares,

nos esperamos en la calle porque él quería un autógrafo tuyo,

Huma.

¡Huma, Huma!

Era una locura esperar bajo la lluvia,

pero como era su cumpleaños no me atreví a decirle que no.

Vosotras cogistéis un taxi y él corrió detrás

y un coche que venía por el canal lo atropelló.

Y lo mató.

Esa es la explicación.

Esa es la explicación, Huma.

Muévete, Rosa, que no puedo pasar.

Huma, ¿qué haces aquí?

Hola, he venido a pagarte.

Ayer te viniste sin cobrar.

Ella es mi hermana Rosa.

Hola. ¿Qué tal?

¿Dejas que te ayude?

Vamos, vamos dentro.

¿Y Nina?

La he dejado con Mario, te manda saludos.

Deja las bolsas aquí, Huma.

Tú vete a descansar un rato, Rosa.

No estoy cansada. No me discutas.

Siéntate, Huma.

¿Quieres tomar algo?

No, gracias.

Es como una niña pequeña.

No he podido dormir en toda la noche pensando en tu hijo.

Recuerdo perfectamente su rostro bajo la lluvia,

con el cuaderno la mano.

Me parece estar viéndolo.

No quiero hablar de mi hijo, Huma.

No puedo.

Ya.

Además de pedirte perdón, Nina y yo querríamos que volvieras

con nosotros.

Rosa está enferma.

Necesita alguien que se ocupe de ella todo el día.

No puedo dejarla, ¿sabes?

Lo siento.

No sé por dónde tirar, Manuela.

¿Por qué no ingresas a Nina en una clínica?

Si no terminamos el contrato la compañía me denunciará

en Magistratura.

Búscale una sustituta y termina tus compromisos

con la compañía. Sin Nina no puedo hacer la función.

Ella está enganchada al caballo pero yo estoy enganchada a ella.

(Timbre)

¿Si?

Sí, sí.

¿Quién era?

La Agrado.

¿Y le has abierto?

Sí.

Tenías que haberle dicho que estamos ocupadas.

Lo digo sobre todo por ti. Ven, échate en el sofá

y deja de moverte.

¿Qué le pasa exactamente?

Un accidente.

Ah, ¿de qué tipo?

¡Uy!, ¿cómo no se me había ocurrido antes?

Agrado podría ocupar mi puesto. ¡Claro!

¿Agrado es a la que no queríais abrir la puerta?

(RÍE) Eso son cosas nuestras pero para ti es ideal.

¿Qué edad tiene Agrado?

Mayorcita, entre 30 y 50.

¿Y Agrado es su nombre real?

No, su nombre artístico, como Huma.

¿Sabes por qué me puse Huma?

Sí, me lo ha contado Manuela.

Ajá. ¿Y qué más te ha contado?

Pues todo, me lo ha contado todo.

Lo tuyo con Nina, lo del caballo ...

y que lo vuestro tiene muy mal final.

¿A sí?

¿Y qué más te ha dicho?

Es que soy muy curiosa.

Y que tú como actriz es maravillosa,

pero que como persona estás muy equivocada.

¿Y qué más?

Y que no dijera nada.

¿Qué llevas en esa bolsa? Ven, entra.

Cava y helado. ¿Y eso?

Para celebrar tu éxito anoche en el teatro, cabrona.

Gracias. Venga, entra.

(LADRA) (RÍE)

¡Pero bueno, qué sorpresa!

Tres chicas solas en una casa, con pocos muebles

pero buenas siempre para casarse con un millonario.

¿Qué tal, Rosa? Hola, Agrado.

Huma, ella es Agrado. Encantada, soy fan.

¿Qué tal?

Huma, tú eres una diosa, una leyenda viva.

Yo te digo que soy fans, así, en plural.

¡Cómo actúo mi Manuela la otra noche!

No sé cómo salióa por la tarde pero, por la noche, lo que pude llorar.

¿Y tú no tenías que estar en El Salvador?

Sí, pero ya no voy, me quedo aquí.

Agrado, ya no trabajo con Huma y antes de que llegaras

estábamos comentando que tú podrías ocupar mi puesto.

¿Yo haciendo de Stella?

Pues me veo más haciendo de Blanche, no sé.

Sustituirme a mí, no a Nina y mucho menos a Huma.

Gracias, Manuela, pero no creo que...

Ponla a prueba unos días. No es tan bruta como parece.

Sí que lo soy, Huma, y mucho.

Ahora, por ejemplo no me estoy enterando de nada.

Así que te voy a dar la botella, para agarrárnosla un poco.

Estás helada.

Venga, vamos a beber y así aflojamos un poquito.

Voy a por los vasos.

Solo voy a tomar un poco de helado porque no puedo beber alcohol.

Yo me apunto al trago.

¿Qué le pasa a Manuela que la noto tan rara?

¿No se le habrá subido el éxito a la cabeza tan pronto, verdad?

Es que quiere encasquetarte a Huma.

(Risas)

A mí, Prada me parece ideal para monja.

Mi problema es que como me sienta todo bien

soy muy ecléctica.

¿Quieres que vaya a por más?

Me encantaría pero no.

¿Dónde está el baño? Ahí, recto.

Perdonad.

Me vas a tener que poner al día de lo que está pasando en esta casa.

Mañana te lo cuento.

No le digas nada, esta no es capaz de tener la boca cerrada.

Yo sé muy bien cómo tener la boca cerrada.

¿No os he seguido la corriente para que ella no se coscará de nada?

Pero si soy un modelo de discreción.

Hasta cuando me estoy comiendo una polla se ser discreta,

la cantidad de pollas que me he comido en lugares públicos

sin que nadie, excepto el interesado,

se diera cuenta.

El tiempo que hace que no me como yo una polla.

(RÍEN)

Pues a mí me encanta la palabra polla...

¡y pollón!

Me tengo que ir. ¿Estás bien?

Mejor que nunca.

Anda, Agrado, ¿por qué no la acompañas a coger un taxi?

Ah, me olvidaba.

Esto es para ti.

Gracias.

Bueno, niñas, adiós. Hasta luego.

(LADRA)

Me he pasado un poquito ordinaria con Huma porque le ha dicho de todo.

No pasa nada.

Qué dos hermanas tan distintas, ¿verdad?

¿Ah, pero son hermanas? Eso me ha dicho Manuela.

Si ella lo dice...

Me parece que sois un poquito liantas.

Hay que cogernos el punto.

Oye, Agrado, ¿tú sabes conducir? Sí. De joven fui camionera.

¿Ah sí?

En París, justo antes de ponerme las tetas.

Luego dejé el camión y me hice puta. Qué interesante.

Mucho.

Un cheque.

150.000. Qué generosa.

¿Qué es?

Un autógrafo de Huma para Esteban.

(LEE) "Querido Esteban,

este es el autógrafo que nunca llegué a escribir,

y no porque tú no lo intentaras".

(GRABACIÓN) -He sido una estúpida echándole margaritas a los cerdos.

-¿Lo dices por mí? -Por ti y por tu amigo, el Sr Michel

Vino a verme y me recogió las cartas, así que le eché.

-¿Que tú lo echaste? -Sí.

Y volvió a ... pedirme perdón. ...pedirme perdón.

Con un ramo de rosas. Perdón, decía,

pero hay cosas que son imperdonables,

la crueldad no merece perdón,

es lo único que no se puede perdonar.

Y algo de lo que jamás... ¿Qué?

¿Aprendiéndote el papel tú también? Yo no, mujer.

Pues deberías hacerlo, por si acaso. ¿Tú crees?

¿Te importa dejarme sola?

¿Para qué, para fumarte un chino, ya no te puedes esperar al final?

Si lo sabes, ¿por qué me lo preguntas?

Si no quieres que le diga nada a Huma,

fúmatelo en el cuarto de baño donde yo no te vea.

No tengo por qué ver tus espectáculos.

Bueno, al loro con la puerta.

Ya sé que cuando se es joven, bueno, tampoco eres una niñata,

esas cosas no tienen valor.

Pero eres mona, "proporcionaíta", chiquitina, pero mona.

Has adelgazado, bueno, con todo lo que te metes...

Pero, bueno, lo importante es que has adelgazado.

Tienes talento, "limitaíto", pero tienes tu talento

y, sobre todo, una mujer que te quiere

y tú lo cambias todo por el caballo.

¿Tú crees que te compensa o no te compensa?

No te compensa.

Lo cambio por un poquito de paz.

Anda, ayúdame.

Te estás quedando escurría, ¿eh?

Comparada contigo, desde luego.

¡Qué vicio tan feo tienes!

Agrado, ¿nunca has pensado en operarte del todo?

Las operadas no tienen trabajo.

A los clientes le gustan neumáticas y bien dotadas.

¿Reumáticas? Qué raros sois.

Reumáticas no, neumáticas.

Un par de tetas duras como ruedas recién infladas

y además un buen rabo. Agrado, enséñame la polla.

A ti te ha sentado fatal ese chino. A lo mejor a mí también me molas.

Gustándote lo que te gusta, ya tienes bastantes problemas

y no necesitas más complicaciones, venga, que tienes que salir

y cuidado no le vomites a nadie encima.

Al público le encanta, ¿no ves que hago de preñada?

Se creen que es por el papel y flipan.

Pero en la próxima escena no estás preñada. Ya has parido al muñeco.

Es verdad.

Me voy, pero luego ¿me enseñas la polla?

Después te enseño la polla y comes un pisco.

Esta juventud no le hace ascos a nada.

Le voy a poner Esteban. ¿A tu hijo?

¿Eso por qué? Por el tuyo.

Este niño va a ser de las dos.

Ojalá.

Ojalá estuviéramos solas en el mundo.

Sin ningún compromiso.

Tú y tu hijo para mí sola.

Pero tienes familia, Rosa.

Voy a peinarte y maquillarte un poco.

¿Para qué? Me gusta verte guapa.

Además, he llamado a tu madre. Vendrá a verte esta tarde.

¿Mi madre? Tienes una madre, ¿no te acuerdas?

¿Qué le digo? Pues que la quieres.

(Puerta)

Pasa, Huma.

No, no soy Huma, ¿puedo pasar? Claro, Mario, pasa.

¡Qué pronto llegas hoy! Sí.

¿Qué haces? Nada, planchar un poquito.

¿Te pasa algo? No, nada, anoche no dormí bien.

Llevo todo el día nervioso. ¿Tú no me harías una mamada?

¿Oye, aquí no os entra en la cabeza que yo estoy jubilada?

No quiero que pienses eso,

lo que pasa es que como llevo todo el día nervioso...

Creo que una mamada me relajaría.

Mámamela tú a mí, que yo también estoy nerviosa.

Bueno, pues sería la primera vez que le como la polla a una mujer,

pero si es necesario...

Qué obsesionada toda la compañía con mi polla. Ni que fuera la única.

¿Tú no tienes polla? Sí.

¿Y te va la gente pidiendo por la calle que le comas la polla

porque tú tengas polla? ¿A qué no? No.

¿Entonces?

(Teléfono) Pues mira, te voy a comer la polla,

para que tú veas lo abierta que soy

y lo sensible que soy yo a tantas cosas.

(Teléfono) El puto teléfono dónde está.

¿Sí?

Vale, no te preocupes, ya me ocupo yo de todo.

¿Vamos a mi camerino?

Lo digo por si viene Huma, no vaya a ser que...

Huma no puede venir, está en el hospital con Nina.

¿En el hospital? ¿Qué ha pasado?

Han estado a punto de matarse la una a la otra.

Joder.

Toma.

Entonces hoy sí que habrá que suspender.

No digas nada. Algo habrá que decir.

Sí, pero no hace falta decir la verdad.

Ya me inventaré yo algo.

¿Y...?

Hola, qué tal. Hola.

(Puerta)

Pase.

¿Dónde está? Ahí, en la habitación.

Y yo preocupada creyendo que estabas en El Salvador.

Ya veo que has aprendido a mentir.

-No sabía cómo decírtelo. -¿Y ahora qué vas a hacer?

-¿Vas a dejar la orden, te vas a casar?

-¡Mamá, qué cosas preguntas!

-Contigo nunca se sabe. Por lo menos, yo.

Hasta de esto he tenido que enterarme por tu amiga.

-Manuela. No sé qué hubiera hecho sin ella.

¿Cómo está papá? -Como siempre, no sé. Peor.

Si no te importa, prefiero no decirle nada.

De todos modos, tampoco se enteraría.

-¿Y Sapic? -Bien.

Rosa, no sé qué hacer. ¿Qué esperas tú que haga?

-Nada, mamá.

-¿No esperas nada de mí?

-No es eso.

Lo que quiero decir es que no me lo pongas más difícil.

¿Bien?

(Puerta)

¿Quiere tomar algo? Me estoy preparando un té.

No, gracias. ¿Qué tiene exactamente?

¿Por teléfono no me he enterado muy bien?

Según la ecografía tiene placenta previa.

Cuando llegue el momento habrá que practicarle una cesárea programada.

Mientras tanto, tiene que hacer reposo absoluto.

¿Crees que debería llevarme la casa? Ya sabe cómo está el padre.

Tengo que estar pendiente de él como si fuera un niño.

Ya... Usted es su madre pero creo que Rosa estará mejor aquí.

Esa es la impresión que me ha dado.

Si necesitáis dinero, me lo pides y, por favor,

tenme informada.

Sí, descuide. Muchas gracias.

Le acompaño. No te molestes.

Por favor.

No sé. ¿Qué he hecho mal con Rosa?

Desde que nació fue como una extraterrestre.

¿Tú tienes hijos? Sí, uno.

¿Y te entiendes bien con él?

Murió.

Lo siento.

(LLORA)

Por causas ajenas a su voluntad,

dos de las actrices que diariamente triunfan sobre este escenario

hoy no pueden estar aquí, pobrecillas.

Así que se suspende la función.

A los que quieran, se les devolverá el dinero de la entrada.

A los que no tengan nada mejor que hacer

y para una vez que venís al teatro, es una pena que os vayáis.

Si os quedáis, yo prometo entreteneros

contando la historia de mi vida.

Adiós, lo siento.

Si les aburro, hagan como que roncan. Así... (RONCA)

(Risas) Yo me cosco enseguida,

y para nada herís mi sensibilidad. De verdad.

(Risas)

Me llaman la Agrado

porque toda mi vida

solo he pretendido hacerle la vida agradable a los demás.

Además de agradable soy muy auténtica.

Miren qué cuerpo.

(Risas) Todo hecho a medida.

Rasgado de ojos, 80.000.

Nariz, 200, tiradas a la basura porque un año después

me la pusieron así de otro palizón.

Ya sé que me da mucha personalidad, pero si llego a saberlo

no me la toco.

Continúo. Tetas. Dos, porque no soy ningún monstruo.

70 cada una.

Pero estas las tengo ya superamortizadas.

Silicona en... ¿Dónde?

Labios, frente, pómulos, caderas y culo.

El litro cuesta unas 100.000, así que echa las cuentas

porque yo, ya las he perdido.

Limadura de mandíbula, 75.000. Depilación definitiva láser,

porque la mujer también viene del mono, tanto o más que el hombre.

60.000 por sesión. Depende de lo "barbúa" que una sea,

lo normal es de dos a cuatro sesiones.

Pero si eres folklórica, necesitas más, claro.

(Risas)

Bueno, lo que les estaba diciendo,

que cuesta mucho ser auténtica, señora.

Y en estas cosas, no hay que ser rácanas

porque una es más auténtica cuanto más se parece

a lo que ha soñado de sí misma.

(Aplausos)

Sí, con cuidado, por favor. No se preocupe.

Vamos a subir un poquito. Muy bien.

¿Estás bien? Sí.

Póngamela ahí, así yo la bajo. Muy bien.

Ya me encargo yo. Gracias.

¿Puedes?

Al Hospital del Mar, por favor.

¿Podemos pasar por la plaza de Medinacelli?

¿Pero no habíamos quedado con tu madre en el hospital?

Sí. Solo quiero ver la plaza de pasada.

Bueno.

Pare, pare aquí.

Aquí solía jugar y yo de niña.

¡Sapic!

(Silbido)

¡Sapic!

Bien aquí. Ven aquí, chiquitín.

Ven aquí.

Hola, Sapic.

Hola. Hola, chiquitín.

-Este perro se va con cualquiera.

¿Tiene usted perro?

-No, pero me gustan mucho.

-¿Qué edad tiene usted? -26 años.

-¿Y cuánto mide? -No mucho, 1,68.

-¡Sapic! Venga.

-Hale, vuelve con papá.

-Venga. -Adiós, papá.

-¿No tienes dolores? -No.

-Qué bien. Parir sin dolor.

¿A qué hora ha dicho el médico que entrará en el quirófano?

Dentro de hora y media.

Pues casi me da tiempo de darle una vuelta a tu padre y volver.

-No hace falta que vengas, mamá. -Estaré aquí contigo.

-Dale un beso a papá. -Este me lo quedo yo.

-Hasta luego, Manuela. Adiós.

Espero que el tercer Esteban sea para ti el definitivo.

¿El tercer Esteban?

Lola fue el primero y tu hijo el segundo.

O sea, que sabías que Lola también fue el padre de mi hijo.

Claro. No hay que ser muy listo.

Lola no sabe que tuvimos un hijo. Nunca se lo dije.

¿Y tu hijo lo sabía? Tampoco.

Pero no hablemos de cosas tristes, que hoy es un gran día.

Han metido en la cárcel a Videla. Y va a nacer tu hijo.

Prométeme una cosa. Dime.

Si pasara algo... ¿Pero qué va a pasar?

Prométeme que no le ocultarás nada al niño.

Es que no tengo que prometerte nada. Le podrás decir todo

lo que tú quieras tú misma.

Prométemelo. Si te quedas más tranquila...

Bueno, te lo prometo.

Estamos hoy aquí para despedir a nuestra hermana Rosa.

Cada uno de los aquí presentes...

Y aun a pesar de todo ello, nunca desfalleció en su empeño...

Manuela, cuánto me alegra verte. Lástima que sea aquí.

No podía ser en otro sitio.

No eres un ser humano, Lola. Eres una epidemia.

(LLORA)

Siempre fui excesiva. Y estoy muy cansada.

Manuela, me estoy muriendo.

Ven.

Estoy despidiéndome de todos.

Le rogué a la Agrado para pagarme el viaje a Argentina.

Quería ver por última vez el pueblo.

El río, nuestra calle.

Y me alegra poder despedirme también de ti.

Solo me queda conocer al hijo de la hermana Rosa.

A mi hijo...

Siempre soñé tener un hijo, tú lo sabes.

Cuando me fui de Barcelona, iba embarazada de ti.

¿Qué?

¿Quieres decir que tú también? Sí.

¿Lo tuviste?

(LLORANDO) Un niño precioso.

Quiero verle. ¿Lo has traído contigo?

Está en Madrid, pero no puedes verle.

Aunque sea de lejos, Manuela,

te prometo que él ni siquiera me verá.

Es lo último que te pido. No puedes verle.

Manuela.

(LLORA) Por favor.

Ha... (LLORA) Hace seis meses lo atropelló un coche.

Y lo mató.

(LLORA)

Vine a Barcelona solo para decírtelo.

Lo siento. Lo siento.

(LLORA)

(Llanto de bebé)

El niño.

¿De dónde vienes a estas horas? -¿No has sacado a Sapic todavía?

-Como no estabas... -Ya estoy aquí.

Tiene hambre. El biberón se está calentando.

¿Me lo traería, por favor?

(Llanto de bebé)

-Vicenta, ocúpate del señor, que no entre aquí, por favor.

-Está imposible, qué perra tiene con que el niño es de usted.

-Ya lo sé. Es muy celoso.

Le he dicho que el niño es tuyo.

No me atrevo a decirle la verdad. Tampoco lo entendería.

Ojalá fuera mío.

-Rosa. -¿Qué quieres?

-¿Quién es esa mujer? -Es Manuela, la nueva cocinera.

Lleva cuatro días con nosotros.

Le hemos preparado esta habitación para que se quede aquí con su hijo.

¿Recuerdas que te lo dije?

-¿Cuántos años tiene? 38.

¿Y cuánto mide? 1,70.

-Bueno. Ahora vas a dar un paseo. Sapic.

Ven, ven.

Ya está.

-El biberón, señora. -Gracias.

No, no... Ahora vamos a comer, ahora.

(Llanto de bebé)

Manuela. Sí.

No le digas a nadie lo de los anticuerpos.

¿Lo saben las monjas? No.

Bueno...

Hola, Lola.

Cógelo.

¿Qué te ha dicho el médico?

Que está muy bien, ya le ves. Normal.

Estás con papá.

¿Puedo darle un beso? Claro, mujer.

Hijo mío. Siento dejarte una herencia tan mala.

No digas eso. El niño está muy bien,

no tiene por qué desarrollar la enfermedad.

Este es nuestro Esteban.

¿Le pusiste también Esteban? Sí.

Gracias.

Quería ser escritor. Este es su cuaderno de notas.

Lo llevaba consigo a todas partes.

Esto lo escribió la mañana en que murió.

Léelo.

(LEE) "Anoche mamá me enseñó una foto. Faltaba la mitad.

No quise decírselo pero a mi vida le falta ese mismo trozo".

Sigue, sigue leyendo.

(LEE) "Esta mañana he revuelto en sus cajones

y he descubierto un fajo de fotos. A todas les faltaba la mitad.

Mi padre, supongo.

Quiero conocerle. Tengo que hacerle comprender a mamá

que no me importa quién sea ni cómo sea.

Ni cómo se portó con ella. No puede quitarme ese derecho".

Quédate con la foto.

Gracias, Manuela.

(Puerta)

Hola, Rosa.

No me gusta que cualquiera bese al niño.

¿Quién es esa mujer con la que estabas en el bar?

Esa mujer es su padre. ¿Qué has dicho?

Que es su padre y está muy enfermo.

Ese hombre es el que ha matado a mi hija.

No piense en eso, Rosa.

(Campanada)

Hay gente que piensa que los hijos son cosa de un día.

(Campanada)

Pero se tarda mucho, mucho.

Por eso es tan terrible ver la sangre de un hijo

derramada por el suelo.

Una fuente que corre durante un minuto

y a nosotras nos ha costado años.

(Campanada)

Cuando yo descubrí a mi hijo, estaba tumbado en mitad de la calle.

Me mojé las manos de sangre y las lamí con la lengua.

Porque era mía.

Los animales la lamen, ¿verdad?

A mí no me da asco de mi hijo.

Tú no sabes lo que es eso.

Una custodia de cristal y topacios.

Pondría yo la tierra empapada por su sangre.

Ahí, mi vida. Ahí.

Amasando, tú sigue amasando.

Que la tristeza se vaya a las manos.

Relájate.

Así hay que trabajar.

Oye, ¿no se me nota mucho el catarro?

No, está muy bien.

Venga, venga, no se puede estar aquí.

Hola. Traigo un ramo para la Agrado. ¿Ah, sí?

Sí, ¿me firma aquí, por favor?

¿Está seguro de que es para la Agrado?

Sí, ahí lo pone.

Tome.

¿Sabe por qué me llaman la Agrado?

Porque toda mi vida solo he pretendido

hacerle la vida agradable a los demás.

Vale.

(LEE) "Queridas Agrado y Huma. Otra vez huyendo y sin despedirme,

con lo que te gustan las despedidas, Agrado.

La situación con los padres de Rosa se ha vuelto insoportable.

La abuela teme que el niño le infecte solo con arañarla.

Me llevo a Esteban a un lugar donde no tenga que soportar

tanta hostilidad. Agrado, tú sabes cómo te quiero.

Cuídate mucho y cuida de Huma. Siento no estar para el estreno,

pero seguro que tendréis mucho éxito con el homenaje a Lorca.

Ya os escribiré, pero de momento, mejor que no sepáis más.

Ah, y rompe la carta. Vuestra Manuela".

"Vuelvo a Barcelona después de dos años.

Pero esta vez no vengo huyendo.

Voy un congreso sobre el sida organizado por Canrruti.

Mi Esteban ha negativizado el virus en un tiempo récord

y quieren investigarlo.

Estoy tan contenta..."

¿Molesto? ¡Manuela! ¡Mi Manolita! Madre mía...

Pero bueno, que es mía también. Hola.

Qué guapa estás. ¡Cómo te ha crecido el pelo!

Y a ti también, muchísimo. No, esto es peluca. Para la obra.

Oye, que tienes abierto el pendiente,

un momento que te lo ponga bien. ¡Aprende, bruta!

Muy bruta, pero a ver quién te cuida mejor que yo.

Qué maravilla lo de tu hijo.

O sea, que han enfatizado el virus. Así, de la noche a la mañana.

Así es, el caso de Esteban demuestra que el virus puede desaparecer.

Todavía no se sabe cómo.

Lo están investigando pero es un milagro.

Yo lo sabía, lo que he podido yo rezar por ese niño...

¿Dónde vais a vivir en Barcelona? ¿Por qué no os venís con nosotras?

Claro, mujer.

Vamos a quedarnos en casa de los abuelos.

No sabes la ilusión que le hace a la madre de Rosa.

Ha cambiado tanto esa mujer, tanto...

¡Tercera, cinco minutos!

Me tengo que ir.

Tienes la foto de Esteban.

Lola me la dio antes de morir.

La tengo en depósito hasta que aparecieras tú.

Quédatela.. Gracias.

¿Nina? Me voy.

Nina se casó y se fue a su pueblo.

También tiene niño, gordo y horroroso. Feísmo.

Te veo luego.

Historia de nuestro cine - Todo sobre mi madre - Ver ahora

Además de por las canciones originales y los soundtracks, la música del cine se compone de incréibles bandas sonoras. En esta película de Almodóvar -como en practicamente todas las del director manchego- tenemos tras la batuta a Alberto Iglesias, compositor de esta y otras bandas sonoras. Todo sobre mi madre narra la historia de Manuela pierde a su único hijo el mismo día que el chico celebra su diecisiete cumpleaños. Destrozada por tan irreparable pérdida, huye del presente refugiándose en el pasado. Viaja hasta Barcelona de donde huyó embarazada hace dieciocho años. Va en busca de Esteban, el padre de su hijo.

Blancanieves (2012), de Pablo Berger

Reparto: Marcarena García, Maribel Verdú

Somos cine - Blancanieves - Ver ahora

También aquí se encuentra la voz y firma de la compositora catalana Silvia Pérez Cruz que compuso tres temas para la película, entre ellos Blancanieves, la canción principal del filme. Triunfadora absoluta en el año 2012. La película de Pablo Berger se convirtió en un clásico popular desde su estreno. Una brillantísima adaptación del cuento de los hermanos Grimm ambientada en los años 20 en el sur de España. Blancanieves es Carmen (Macarena García), una bella joven con una infancia atormentada por su terrible madrastra, Encarna (Maribel Verdú). Huyendo de su pasado, Carmen, emprenderá un apasionante viaje acompañada por sus nuevos amigos: una troupe de enanos toreros.

Mi gran noche (2015), de Alex de la Iglesia

Reparto: Mario Casas, Blanca Suárez, Hugo Silva

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Mi gran noche - Ver ahora
Transcripción completa

Vamos allá. Cristina, Roberto, ¿listos?

Chicas, chicos, ¿prevenidos?

¡Soltamos "playback"!

(Música animada)

(CANTAN EN INGLÉS)

-Amparo, espabila un poco. -Que sí, joder, son muchas cosas.

Venga, va. Vamos, pincha. Uno, cinco, uno.

¡Uno!

Cinco. Cuatro. Tres.

-¿Qué cenamos hoy? -¿Pepperoni o chino?

Chino. La dos.

(Continúa la música)

Hala, chaval.

(Gritos)

-¿Qué pasa? Corta, corta. Se me ha ido la imagen de la grúa.

-Pero ¿qué haces? -¿Qué pasa?

(Gritos)

A ver, Paco, ¿me oyes?

-Pero ¿qué haces, desgraciado? -¿Se me oye ahí dentro?

-"¡Paco!". -Se te oye.

-¡Paco! -Que se te oye, cojones.

Te dije: "Baja lentamente".

Va, va. Vamos a primera.

Rosa, por favor te lo pido. Acabamos de aplastar a un figurante.

(GRUÑE)

-¿Cómo está? -¿Cómo va a estar?

-Una ambulancia, ¿no? -Habría que quitarle eso de encima.

-¿Me bajo? -Sí, bájate.

Que no lo toque nadie, no hay que moverlo.

-Como los motoristas. -Qué coño, moved.

(Gritos)

¿Respira?

-Señorita, no se puede fumar aquí. -Fumar no, pero aplastar peña sí.

-Manda cojones. -Ha sido un accidente.

-Si no quiere seguir, váyase. -Necesito dinero.

-"¿Qué coño pasa?".

¡Dejen paso, por favor! ¡Despejen!

-Dime que está vivo. -Solo le ha rozado.

-¿Rozado? -Lo ha dejado en dos dimensiones.

-¿Tenemos seguro? -Seguro contra incendios.

-¿Y quieres que le prendamos fuego? -Hombre, chispas han saltado.

-Gracias. -Soy abogado, se puede argumentar.

Quieres que te cojan para "Supervivientes".

-El maquinista es de los sindicatos. -Van a por nosotros.

-Hay que parar esto como sea. -Esto no lo para ni Dios.

Vamos a ver, chicos, aquí no ha pasado nada.

Vamos a continuar.

¡Esta tiene que ser nuestra gran noche!

(Música suspense)

Esa mesa, Clemente. Brillo, brillo.

-Señorita, el pollo. -Aquí.

¿Empezamos otra vez o qué?

Vamos allá. Cristina, Roberto, ¿listos?

¿Prevenidos? ¡Soltamos "playback"!

(Música animada)

-Pincha la uno. Tres. ¡Fantástico! Cuatro.

¡Me cago en su puta madre!

-¡Para, para! -Así no se puede.

Ahora os digo.

-Joder, colega. -Dime.

Paco, cariño, céntrate un poquito.

"Que no acabaremos en la vida".

-¿Qué pasa ahora? -"A tu izquierda, cielo".

Hay un hueco de puta madre en la mesa 21.

-Sí, ya lo veo. -Lléname eso, anda.

-Nadie quiere sentarse ahí. -¿Por qué?

-"Dicen que les da yuyu". -¿Que les da qué?

-"No quieren, tienen miedo". -Vamos a ver...

Si se vuelve a caer la grúa, nunca será en el mismo sitio.

Amparo, bonita, ¿estás de huelga?

Si no quiere currar, pírate, pero no me jodas aquí dentro.

"Hay alguien en la mesa que da mala suerte".

-¿Un gafe? -No lo digas.

-¿Por qué? -"Da mala suerte decirlo".

-¿La palabra? -"Yo no sé, háblales tú".

Yo no hablo con nadie, búscate la vida.

Oye, si vas a traer alguien de fuera, que no sea muy alto, lo tapa todo.

Y muy bajo parece que no hay nada.

Que no sea un palo, que ocupe bien el sitio.

Y que no sea muy guapo, que distrae.

-"¿Un tipo vulgar?". -Eso, vulgar, del montón.

(Música distendida)

(Móvil)

¿Dígame? ¿Te pillo bien?

"Sí, dime". ¿Cuándo vendrás a recoger a mamá?

Pero si estamos a 15 hoy, ¿no?

José, por favor, no empecemos, no tengo el horno para bollos.

Quedamos en que tú la recogías y cambiábamos por lo de Disneylandia.

¿Que te vas a Disneylandia?

José, te mandé un WhatsApp y me contestaste "OK".

Te puse "OK" a lo de la cena del sábado.

Pero hace una semana. Ya estamos con lo de siempre.

Me contestaste "OK" y una carita sonriente.

Yo no te puse carita sonriente porque no tengo en el móvil.

"Déjalo, paso de discutir".

Pero está aquí mamá desde las cinco con el crucifijo esperándote.

Así que mueve el culo.

No puedo ir, María, me ha salido una cosa.

¿Qué? ¿Una cosa? ¿Cuál? Un curro.

¿Un curro de qué? De los de la ETT.

Llevo tres meses esperando a que me llamen

y si no voy me ponen en una lista negra y no me llaman más.

Anda, que para una vez que te pido algo.

¿Una vez? El otro día te cuidé a los niños.

Cinco minutos, lo que tardé en volver del súper.

Sí, y del cine. Jugamos al Lego y se acabaron las fichas.

Eres un exagerado. María...

Te dejo la llave bajo el felpudo. Que no.

Y las pastillas por la mañana y por la noche. Adiós.

(Portazo)

Me ha colgado.

(Sirena y radio policial)

(Alboroto)

¡Alphonso! ¡Alphonso! ¡Alphonso!

-¿Ha llegado ya? -Sí, está en el camerino.

-Pero dice que no hay toallas. -Ni flores.

¿Estas qué hacen aquí? ¿No ven que es peligroso?

Vienen en bus de Holanda.

¿Cómo sabían que cantaba aquí esta noche?

-Su representante lo habrá filtrado. -El ruso.

-No parece ruso. -Exige que Alphonso sea el primero.

¿Después de las campanadas? Imposible, ya está comprometido.

¡Benítez, cabrón! ¡Vete a casa y no vuelvas!

¡Cabrón! ¡Benítez dimisión!

-Y a este demandadle. -¿Al herido?

-Antes de que nos denuncien a nosotros, le denunciamos nosotros.

Que se acojone.

Perdón, me han llamado para una sustitución.

¿Qué pasa aquí? No pasa nada.

Pase dentro y pregunte por el regidor.

¿Allí dentro?

-¡Benítez dimisión! -¡Cabronazo!

Eres un esquirol. No sabes lo que estás haciendo.

-No entres ahí, piénsatelo. -¡Te estás jugando la vida!

Madre mía, la que hay liada fuera.

Vamos, vamos.

(SE QUEJA)

¿Qué tengo que hacer? -Nada, estar sentado.

-Aplaudir, sonreír. -Ser feliz.

¿Y a qué hora se acaba esto? Mi madre está sola.

-A qué hora se acaba dice. -Qué mono.

-¿José Díaz Marino? Soy yo. Me han llamado de la ETT.

Ya lo sé, ven conmigo.

¿Esa chaqueta no es del mago?

No, hombre, este no es nadie. Quítasela y ponle la suya.

Ya voy, ya voy.

No mires a cámara, no hables con la gente,

no te bebas lo de los vasos, la comida es de plástico.

Cuando haga falta, aplaudes. Paras cuando yo diga.

No te quedes ahí solo como un idiota.

Y sonríe todo el rato, esto es una puta fiesta.

De acuerdo. Hola, ¿qué hay?

Hola. Qué bonito esto.

Sí, es superbonito.

Joder...

-Pero ¿qué haces? ¡Joder, otra vez! ¡Estate quieto, coño!

(LEE) "Pero bueno, qué maravilla, qué bien lo estamos pasando".

-¿Empieza así? -¿Cómo quieres que empiece?

-Yo esto no lo digo. -Masculino, viril.

Vete a la mierda.

¡Eh! ¿Cómo está mi chiquitín?

Solucionado, cantas el primero. Suenan las campanadas y salís vos.

¿Y Alphonso? Por favor, olvidate de Alphonso.

A las 12 la gente te quiere ver a vos que es cuando está el "share" a tope.

Después, a la una, saldrá el yayo para los abuelos.

Trata con más respeto a Alphonso, es un gran cantante y persona.

Sí, seguro. Pero vos vas antes. Acabo de cerrarlo con Benítez.

(SUSURRA) Los dientes... Ah, por cierto.

La foto de la loca esa del centro comercial.

¿Qué pasa? Solucionado, caput.

¿Las has comprado? No.

¿Entonces? Es mejor.

Contraté a un "hacker" para que le borrase su móvil

y su ordenador personal. ¿Eso se puede hacer?

Si trabajás en el CNI, sí.

Al final la cosa era tan simple como mandarle un "mail"

con un pedazo de virus que te borra hasta la sonrisa.

¿Ha costado mucho?

Un concierto en el Palacio de Deportes.

¿Tanto? Sí, tanto.

No puede volver a ocurrir, Adanne. No te preocupes, te lo juro.

¡Por favor! Te lo prometo.

Métetelo en la cabeza, ya no estamos en los 70

y no podés ir por ahí con la bragueta abierta.

Ahora todo el mundo te graba y en 10 minutos estás en YouTube

y te vieron la polla dos millones.

¿Dos millones? Con que la mitad compren el disco.

¿Todavía no lo entendés?

Vos sos un ídolo adolescente. ¡Sí!

Pelotudo, por eso te apoyan las empresas.

Y si te ven cogiendo en Internet... "Cogiendo" significa "follando".

Ni Coca-Cola, ni Pepsi, ni nada. ¡Dios!

¡Dios! ¡Sí!

¡Dios! ¡Dios!

(RÍEN)

(Móvil)

¿Qué haría yo sin ti? Espera, pará.

¿Aló? Sí, Benítez.

No, no, eso es innegociable.

Que no, ya lo habíamos hablado.

Pero ¿cómo? Querido, Benítez... ¿Cómo que después de los comerciales?

Me estás cagando, la gente ya está en el cotillón.

Benít... ¡Chiquitín!

Tranquilo, cielo. -Le ha tirado el café a la cara.

Yuri, no entre ahora, no quiere ver a nadie.

Yo no soy nadie, creo. Le quité las tijeras por si acaso.

-Pero me ha clavado un lápiz. -¿A ver?

Si no entro ahora será peor.

Trátale de usted. ¡Y no le mires a la cara!

Lo sé, llevo toda la vida trabajando para él.

Llegas tarde.

No sabe cuánto lo siento. Su medicación.

He bajado a Madrid, aquí en Coslada no la tenían.

Me has dejado solo otra vez. No volverá a ocurrir.

Y me distraje con un bus de fans que ha venido de Holanda.

Me dieron flores para usted.

¿Por qué hemos venido aquí esta noche?

¿Para promocionar su nuevo disco? No.

¿Para relanzar su imagen? ¿Perdona?

Quiero decir, ¿para actualizarla?

¿Qué problema hay con mi imagen? Ninguno, no hay.

No venimos a relanzar nada, venimos a por lo que es nuestro.

Sí, señor. Hay que salir tras las campanadas.

Habla con Benítez y cierra esto antes de que yo cante.

Está cerrado, está en el contrato. ¿Ah, sí? Léelo.

"El cantante...".

Su actuación será la primera, lo dice aquí.

Lee la letra pequeña.

"Siempre y cuando las circunstancias no impliquen una reestructuración

del 'timing' previsto".

¡Siempre hay una circunstancia que reestructura el "timing"!

Firmar esto es como no firmar nada. ¿En qué estabas pensando?

Sería salir el segundo, que tampoco está mal.

Adanne, el chico jovencito latino que canta eso de "Bombero"

está pegando muy fuerte ahora.

Claro. Está muy bien eso que dices.

(SE QUEJA)

¿Sientes el dolor? ¡Sí!

Así me siento yo cuando dices esas cosas.

Llevo 40 años en el mundo del espectáculo.

Canté para el emperador de Japón, me adoran en Rusia,

y tú lo sabes mejor que nadie.

Arréglalo, Yuri. Eres mi relaciones públicas,

mi jefe de prensa, mi abogado, mi asistente.

También soy su hijo, señor.

No deberías mezclar lo personal con lo profesional.

Siempre te lo he dicho. Perdona, papá.

Papá, papá... ¡Adoptado! Ya, bueno, pero...

Se te olvida, pero a mí no. Hacía un frío tremendo en Moscú.

Y yo no quería ir al orfanato. Estabas en los huesos.

Pero los de promoción insistieron tanto que...

Una cosa más, Yuri. ¿Sí, señor?

¿Qué es esto? Estaban en mi maleta.

Son amenazas de muerte. ¿Por qué no me has dicho nada?

No quería molestarle. ¿Molestarme?

No. Los que estamos en la cima estamos hechos a eso.

¿Viste lo que le pasó a John? ¿Qué John?

Lennon. Ah.

Un amigo. Tú eras muy joven.

¿Has avisado a la policía? Sí, está todo controlado.

Han examinado las cartas y no les dan credibilidad.

Piensan que solo quiere llamar la atención.

¿Y cómo lo saben?

Si fueran en serio no escribirían su nombre y dirección en los sobres.

Óscar García.

Pobre hombre.

(Música tensión)

La tensión en los platós de Mediafrost crece por momentos.

La mesa de negociación está en punto muerto y según los...

Y según los sindicatos, los despidos podrían estar en 500 empleados.

-¡Sinvergüenzas! ¡Cabrones!

Hoy, para mí, es un día especial.

Puede ser mi gran noche.

Pero qué maravilla, qué bien lo estamos pasando.

Nos lo estamos pasando genial, Roberto.

-¿Tengo que repetirlo? -Para enfatizar que esto es gracioso.

Ya.

Nos lo estamos pasando genial, Roberto.

Pero la noche acaba de empezar.

Y que lo digas, Cristina. Ahora llega un plato fuerte, fuerte.

Otra repetición.

El 80 % del público tiene más de 70 años. Hay que repetirles.

-Pero fuerte, fuerte. -"¿Qué es? Dime, no me tengas así".

-¿No lo sabes? Te voy a dar pistas. -No me lo pongas muy difícil.

Lleva más de 40 años en el mundo del espectáculo.

-¡José Luis Moreno! -No, mujer.

-Ha sido número uno en Rusia. -¡Gorbachov!

Ha cantado para el emperador de Japón.

-¡Frank Sinatra! -No, Cristina, Sinatra está muerto.

-¿Tengo que parecer subnormal? -¿Por qué?

¡Coño, porque yo no sé nada! ¡Me lo tiene que explicar todo él!

-Y siempre remata los chistes. -En la 15 Tienes un chiste.

¿El de la jirafa? No me jodas.

A mí me parece muy cachondo. Si no lo quiere, pónmelo.

¡Claro que sí! Dilo tú todo, no pasa nada.

Tú eres el tío de puta madre que hace las gracias

y yo la que enseña las tetas.

¿Quieres que enseñe yo las tetas? Si tanto te molestan,

¿para qué te metes esa siliconaza? Pareces un pavo.

-Son naturales. -Sí, como el yogur.

Vamos a tranquilizarnos y seguimos repasando.

Pero qué maravilla, qué bien lo estamos pasando.

Nos lo estamos pasando genial, Roberto.

¿Crees que soy imbécil?

¿Que no me doy cuenta de lo que haces?

-¿Qué pasa? -Quieres presentar "Supervivientes".

-Eso es lo que pasa. -¿Yo?

Tu representante habla con la cadena. Me estás poniendo a parir.

Llevas tres días mandando vídeos a los de arriba

con mis meteduras de pata. -Eso no es verdad.

¡Pero si me los han reenviado a mí! ¡Y yo aquí siguiéndote el rollo!

(RÍE)

¿Qué te pasa? ¿Te hace gracia?

-Yo no me río. -Sí, te estás riendo.

¿Nos estamos riendo todos? ¡Claro que sí!

¡A reírse a la puta calle! ¡Todo el mundo fuera!

¡Venga, venga! ¡Fuera!

(SE QUEJA)

-A ver, que os dormís. Necesito unas buenas risas.

Todo el mundo riéndose, cabrones.

Hijos de puta celebrando, eso es.

(Risas)

¡Vale, suficiente!

-¿Hay wifi? -Producción ha cambiado la clave.

-Prueba con "1234". -Nada, a ver si es "Producción1234".

(NIEGA) ¿Y "Nochevieja1234"?

El mío es de los antiguos, solo saca fotos.

¿A ver?

Es como el que me regaló mi padre cuando acabé la ESO.

(LEE) "¿Estás con mamá?". ¿Cómo?

Te acaba de llegar un mensaje de María.

Es mi hermana.

Tengo que recoger a mi madre, que está en su casa.

Pues han dicho que no nos vamos hasta que esto se acabe.

¿Lo dices en serio?

Tienen miedo de que si nos vamos los piquetes no nos dejen entrar.

Pues tengo que recoger a mi madre.

-¿Cuánto te paga? -¿Qué?

Por meterle los chistes buenos. ¿500? ¿1000 euros?

Vamos a hacer una cosa. (SUSPIRA)

Yo leo sus textos... y él los míos.

Cristina, esto no es así, te estás equivocando.

¿Quieres que hable con el productor? ¿Llamo a Benítez?

-Te lo estás tirando, ¿no? -Por favor, Roberto.

-Te he hecho una pregunta directa y sencilla:

¿Te tiras o no te tiras a Benítez?

-Estamos sacando las cosas de quicio. -Yo no, no me jodas.

Tranquilicémonos y sigamos.

Leído con ganas funciona. No sé por qué, pero funciona.

¿Dices que lo leo mal?

¿Que no sé leer el texto?

¿Me vas a enseñar a leer un texto a estas alturas?

¿Tú, que no tienes dónde caerte muerto? ¡Payaso!

Chicos, venid conmigo. Vamos calentando motores.

Os quiero ver a tope.

-Vamos. -¡No me toques!

-¡Gorda! -¡Maricón!

-¿Y esto? ¿La cicatriz?

Me caí de un columpio.

Mi hermana me empujó demasiado fuerte.

Yo también tengo una. Mira, aquí.

¿La notas? Sí...

Sí, claro que la noto.

Un cristal de una botella en Sanfermines.

Al lado de la yugular, te podría haber matado.

Pero eso no es nada.

Un pastor alemán en un viaje de fin de curso a Fuengirola.

Me encanta. ¿Fuengirola?

No, la cicatriz. Me gustan mucho las cicatrices.

¿En serio? ¿Y por qué?

Porque son sexys, como los tatuajes. No...

No, ¿no?

O sea, a ver, los tatuajes son falsos.

Son lo que a ti te gustaría ser, tú te los inventas.

Pero... las cicatrices son de verdad, tú no las eliges.

Son tu vida. No lo había pensado.

(RÍE)

Santa madre de Dios, ¿eso qué es, de tiburón?

De morena. Tenía un novio submarinista.

¿Quieres ver algo fuerte?

Sí, por favor.

-José, ¿qué haces? -¡José!

Apendicitis. 14 años. Por poco me muero.

Fue horrible.

A ver, campeón, ¿te subes los pantalones?

¿Sabes cuánto llevamos aquí? Lo siento.

¡Semana y media!

Repitiendo y repitiendo tomas por culpa de gente como tú,

que no se toma en serio su trabajo. Lo siento. Perdón.

Tampoco he enseñado tanto.

(EN VOZ BAJA) Me encanta tu cicatriz.

¿De verdad?

(CHISTA)

¿Lo has conseguido? (GRITAN DE ALEGRÍA)

¡Qué fuerte, tía!

-Con esto vamos a ganar una fortuna. -¿De qué vas, tía? Métetelo.

Te quedas preñada y luego le pides una fortuna.

-¿Y eso cómo se hace? -Te vas a una clínica

y dices que es el semen de un colega, que te lo da para ser madre soltera.

-¿Y no me pedirán papeles? -¿Qué te van a pedir?

Tú con que lleves el bote y les pagues, a ellos se la suda.

Joder, es como lo del Boris Becker.

-Eso es verdad. -Ahora esa puta está forrada.

Y el niño monísimo. (RÍE)

¿Y tú qué miras?

Disculpad, no he podido evitar escucharos.

-Pues tú calladito. -Calladito.

Creo que deberían reconsiderar una decisión como esa.

¿A ti quién te ha dado vela?

Ser madre es trascendental, sobre todo a vuestra edad.

Pero ¿qué dice este pavo?

-¿Y quién es el padre? -A ti te lo vamos a decir.

No será Alphonso, ¿verdad?

¿Qué Alfonso? ¿El del gimnasio? ¿Lo conoces?

No, Alphonso el cantante, con "PH".

(RÍEN)

No, para nada. Es uno que está bueno.

Perdón, Alphonso es genéticamente perfecto.

Lo que tú digas, es uno que es más joven.

-Tía, ¿te quieres callar? -Es Adanne, ¿verdad?

El de "Bombero".

No se te puede contar nada, enseguida lo sabrá todo el mundo.

-A ver, chicos, escuchadme. Necesito aplausos.

Se acabó el recreo, ¿de acuerdo?

Todo el mundo aplaudiendo. A trabajar, venga.

(Aplausos)

Antes, todo esto se hacía bien.

La gente cantaba, tú aplaudías y se grababa a la vez.

Ahora todo se hace por separado, cantantes y figuración.

Se tarda más y queda falso.

¿Ya le has contado que estuviste en la Nochevieja del 74?

Y otra vez...

Y en la del 75, la del 80, la del 85...

En la gran época.

Aquello sí que eran Nocheviejas, ¡y qué artistas!

Pajares, María José Cantudo... Qué buena estaba.

¿Y esa quién es?

Un personaje histórico de la Transición.

¿Sabes lo que era tener a Tom Jones aquí cantando "Delilah"?

Y nosotros aplaudiendo con ganas, no como ahora.

Y haciendo coros.

Y con bebida de verdad, coño, no con esta mierda.

Es que lo recuerdo y se me saltan las lágrimas.

A mí también si vuelves a repetirlo.

-Oye, ¿tú eres el Chino? -¿Cómo?

-El que vende botellas. -50 pavos.

-No te he dicho lo que quiero. -Todo a 50.

(Música tensión)

-¿Tienes Hendricks con pepino? -Tú eres gilipollas.

-Muchachos, ahora necesito risas. ¿De acuerdo?

Pero a carcajadas.

No, más risas.

Eso, risas. ¡Ja, ja, ja!

(Risas)

¡No puedo más! ¡Por favor!

Vale, suficiente.

(TOSE) Ahora necesito aplausos.

¡Vamos!

(Aplausos)

¡Eso es!

¿Y "Cotillón1234"?

Vale, suficiente, lo tenemos también.

-No, no es la wifi. -¿Entonces qué es?

No hay nadie ahí fuera.

Somos los únicos supervivientes de la Tierra.

Un virus ha matado a todo el mundo y está todo contaminado.

¿Os imagináis?

Encerrados aquí de por vida, y sin wifi.

Aplaudiendo hasta que nos sangren las manos.

(RÍE)

Joshua, eres el tío más subnormal que he conocido en mi vida.

Pero mira cómo te gusta.

Eh, no os adelantéis, eso viene ahora, por favor.

Guardad energía.

Ahora vamos a festejar el Año Nuevo. ¿De acuerdo?

Cuando se encienda eso de ahí, "Feliz 2016", todo el mundo abrazos,

todo el mundo besos, ahí sí, brindando con champán y a tope.

¿De acuerdo?

Vamos a darlo todo, chicos. Pendientes de mí, vamos.

¿Son novios? No, se han conocido aquí.

El primer día ni se hablaban.

(Música animada)

¡Vamos allá, cabrones!

(Aplausos y vítores)

Vale, vale, suficiente. Muy bien, chicos, muchas gracias.

Vale, ya está.

De acuerdo, suficiente.

¡Vale! ¡Vale!

Bien, guardad energía que todavía queda noche.

-¡Anoche follamos debajo de la mesa! -Pero no lo cuentes, Joshua.

¿Crees que no se notó? Tirasteis las copas.

¡Hasta el pavo se movía!

-Ha estado muy bien pero vamos a por otra.

-No hay otra cosa que hacer que aplaudir, reírse.

-Es normal, son muchas horas. -Estás muy cerca.

-Y se aburren. -Empiezas a hablar...

Una cosa lleva a otra y acabas follando.

-¡Vamos allá, cabrones!

(Música animada)

¡Alegría, bien! ¡Vamos, hijos de puta!

Vale, vale, vale.

Muy bien, gracias a todos.

¿Hay que repetir esto?

El tipo que estaba sentado aquí era un coñazo.

Una semana y media con la misma gente a tu lado

todo el rato.

Menos mal que has venido tú.

Gracias.

Al final tú y yo nos enrollamos.

¿Te imaginas?

Sería como... ¡uh!

(RÍE)

(Música animada)

Me gusta mucho como besas. Sí, ¿verdad?

Pues mira que yo no beso mucho. Yo tampoco, no te creas.

Yo creo que es este sitio.

Parece que aquí no importa lo que hagas.

Es todo tan absurdo. Sí.

Uno acaba haciendo lo que le da la gana.

Sí. (RÍEN)

Por ejemplo, tú y yo, nos conocemos en una discoteca,

y nunca nos hubiéramos enseñado las cicatrices.

Ya.

Estoy pensando en operarme a corazón abierto.

Una cicatriz desde aquí hasta aquí.

(Continúa la música)

(Aplausos)

-¿Qué hacéis? -¿Qué pasa?

-No se puede beber. -Esto sí, es güisqui de verdad.

-¿De dónde lo has sacado? -Del Chino.

Roba botellas de los camerinos y las vende.

-Saca una pasta. -Botellas y lo que pille.

El año pasado le sacó 2000 pavos a una chupa de Melendi.

-¿Y las bragas de Mónica Naranjo? -Esas se las quedó.

Las lleva puestas. (RÍEN)

(Música tensión)

¡Eh! ¿Crees que no sé lo que estás haciendo?

-¿Quién, yo? -Sí, tú.

-Anda, sácate eso de ahí. -¿El qué?

El tabaco. Nadie puede salir a fumar.

-No, yo voy al baño.

¡Hala, venga! ¡Todo el mundo a mear! Parecéis viejas, no vamos a acabar.

(Música tensión)

-Eh, ¿no será usted el mago? -No.

Dani, vas a flipar.

Dos de Coslada le han hecho una mamada al cantante ese, Adanne.

El de "Bombero".

Sí, ya. Y a mí, no te jode.

Coño, que te estoy hablando en serio.

Se han guardado el tema en un tarro y quieren preñarse para sacar pasta.

Acojonante. Escúchame...

Yo me hago con la historia y se la pasamos a Luca, tu colega.

¿Cuánto podemos pedirle?

No, no, no, eso es una puta mierda.

Imagínatelo en "Supervivientes" con la prueba de paternidad.

Semanas de programa rajando sin parar.

Que si la madre, que si es verdad, que si no...

Un culebrón, lo que les gusta a las chonis.

Joder...

Coño, mira.

Dani, se ha cortado. Nos podemos hacer de oro y lo sabes.

Y luego viene el bautizo del niño, la primera comunión...

Ahí, ahí. Al niño lo metemos a cantante.

Con ocho años, bolos por toda España.

(RÍE) Yo me parto el culo.

Solo de pensarlo se me pone dura.

Llama a Luca y que traiga la pasta.

(SUSURRA) -Es un escándalo. -Vale, mamón, luego te llamo.

Están buenos.

(Música tensión)

De puta madre.

(Música de ópera)

No, imposible, lo quito.

Adanne hace el "photocall" pero no se queda a la película.

Tiene la gala de los niños autistas y después lo de Loewe.

Ya sé que te lo prometí, pero no llegamos al partido.

La gente no se sabe los textos, no hacemos más que repetir.

Te paso con tu madre.

Cielo, ¿has cenado?

Cariño, no sé a qué hora acabaremos, tu padre no para de improvisar.

Sí, ya sabes cómo es cuando se pone gracioso.

-Luego no hay quien le siga. -Perdón, te he pisado.

Sí, mi amor.

No, métete en la cama, que no pasa nada.

¿Qué haces? ¿Estás loco?

No podía esperar más, quería hacerlo ahora.

¡Ya!

Pues ahora no puedes. Está en maquillaje, hay que esperar.

Eso es. Me escondo...

...y cuando aparezca le pego un tiro y que me detengan.

No es lo que hablamos, sigamos el plan.

¿Qué plan? ¿Cómo que qué plan?

Óscar, llevamos tres meses preparando esto.

Ahora te vas a ir a tu mesa y te vas a calmar.

¿Te has tomado las pastillas? Sí, me he acabado la caja, pero nada.

Lo único que me tiembla un ojo. ¿Se me nota?

No, estás estupendamente. Repite conmigo: "Estoy bien".

Estoy bien.

No estoy bien.

¿Cómo estás? Mejor.

Muy bien. ¿Cuál es el plan?

Matar a Alphonso.

¡Hey! ¿Cómo están mis chiquitines?

Me han dicho que venga. -No era hora.

-¿Por qué no vuelves luego? -Mañana.

Canto hoy, creo, princesa.

Adanne, ha sido un error. Por favor, si pudieras esperar.

Así que tú eres Adanne, el de "Bombero".

Tenía muchas ganas de conocerte.

Alphonso.

(Música tensión)

Muy bien, estás en el "backstage". Alphonso te da la espalda.

Alphonso siempre me ha dado la espalda.

Nunca ha contestado ni una carta. No.

Alphonso te da la espalda porque mira al público

y tú estás aquí detrás. Ah, vale, de acuerdo.

Bien. Comienza la canción. Suena "Mi gran noche".

¿Y por qué no suena "Escándalo"? Yo prefiero esa.

La canción da igual, lo importante es matar a Alphonso.

Vivo mi vida, soy como soy, no hay quien me pare por donde voy.

No empecemos, por favor. La canción no la elegimos nosotros.

Es la que se ha pactado, ¿de acuerdo?

¿Qué sabe nadie? ¿Qué dices?

Si ni yo mismo muchas veces sé qué quiero.

Pues yo te lo cuento.

Quieres acabar con Alphonso porque te ha hundido la vida,

porque le has escrito 635 canciones y no le ha gustado ninguna.

A veces oigo sin querer algún murmullo.

¿Han vuelto las voces?

Óscar, por favor, no hagas caso a las voces.

No, no hago caso.

Y yo me río y me pregunto, ¿qué sabe nadie?

¿Qué sabe nadie de nadie?

(LLORANDO) De nadie, de nadie, de nadie...

Antes de nada me gustaría decirle que admiro muchísimo su trabajo.

A mí también me gusta mucho lo tuyo.

Aunque no he oído ninguna de tus canciones.

Muchas gracias, señor Alphonso.

Pues este último disco le encantará, me he metido más en la producción.

Quería un sonido tipo Miami. ¿Sabe lo que le digo?

No tengo ni la menor idea.

Como Enrique Iglesias pero más sucio, con guitarritas.

¿Ha oído a Enrique Iglesias? No.

El hijo de Julio Iglesias. No conozco a ningún Julio Iglesias.

¿Ah, no? Hablemos de ti.

Me gusta tu energía. ¿Sí?

Tienes algo en la mirada. ¿Sí?

Sí, tienes algo, aquí en el ojo. Es una pestaña.

¿Ahora? Sí. Es una mota de polvo.

¿Ya? No, déjame a mí.

A ver.

(SE QUEJA) No te muevas, abre bien el ojo.

Mi madre adoraba sus canciones. (SE QUEJA)

Siempre estaba tarareando alguna. ¿Ha muerto? Lo siento.

No, está perfectamente. Como decías "tarareaba".

(SE QUEJA) ¿Hace mucho que no la ves?

Con la gira, conciertos y demás, es complicado.

Un bastoncillo.

No deberías descuidar a tu madre. Hoy está aquí, pero mañana...

Cuando acabe la grabación me pasaré a verla.

Yo a tu edad también ponía el éxito y el dinero

por delante de mi familia. Tampoco me he portado mal con ellos.

Claro que no, tú no hagas caso de lo que dicen.

(SE QUEJA) Rizapestañas.

¿Y qué dicen? Nada, tonterías.

Lo típico, que si les has dejado tirados...

Mucha envidia hay. (SE QUEJA)

Esto ya está. Voy a ponerte un poco de agua.

(GRITA) ¡Es colonia!

(SE QUEJA) No te muevas, que es peor.

Y lo de tu madre, por favor, no le des más vueltas.

Tienes que evitar los pensamientos negativos.

Sacarlos de la cabeza.

Sobre todo cuando sales al escenario.

Vale. Bueno, chicos, me voy.

Cuídate ese ojo. No te lo toques.

No... Déjalo estar.

Chao.

Gracias por sus conejos, señor Alphonso.

Me ha dicho que tengo algo en la mirada.

(Música animada)

Dormido en mi cama, oigo la campana.

Me bajo por la barra, todo está en calma.

La adrenalina, cojo mi manguera.

Salimos a la calle, la noche nos espera.

Las llamas crecen rojas, queman mis entrañas.

En un momento, chica, pierdo la cabeza.

De pronto, aquella chica grita en la ventana.

Para salvarla de las llamas dime si hay que ser...

Bombero, echar el agua en el fuego.

No importa lo que se quema, siempre llego yo el primero.

Como un buen bombero, me quemo la cara por ti.

Ahora estoy en urgencias, escocido y chamuscado.

Ya no duermo y desvarío, que las nalgas me he pelado.

Y tú pasas de todo, no me mandas ni un WhatsApp.

Agrégame, que soy tu amigo.

¿Que tú no sabes que yo te necesito

como el agua al fuego?

¿Que si tú me haces caso yo ya me derrito?

De pronto, aquella chica grita en la ventana...

Esto no es normal, ¿eh?

Es perfectamente normal, José.

-Tú eres un tío atractivo, maduro. -Un madurito interesante, diría yo.

¿La habéis visto a ella y me habéis visto a mí?

La magia de la Nochevieja.

Me estáis ocultando algo. Esto es una broma.

-¿Todavía no se ha dado cuenta? -Cállate.

¿Cuenta de qué? ¿Qué pasa? (TODOS) Nada.

¿Cómo que nada? ¿Está casada? ¿Tiene un novio culturista?

¿Es un tío? Si fuera eso...

José, esa tía está buenísima. ¿Y qué?

Resulta que le has hecho gracia, ¿qué hay de malo?

-¡Nada! -¡Disfruta!

¡Baila, José!

Echar el agua en el fuego.

No importa lo que se quema, siempre llego yo el primero.

Como un buen bombero...

Esto no te va a gustar mucho, Perotti.

-¿Qué es esto? No veo nada. -Ponlo, Amparo.

¿De quién es este vídeo y cuánto pidieron?

-Es nuestro, no te preocupes. -¿Hay cámaras en los camerinos?

-Tranquilo, relájate. -¿Cómo que tranquilo, papito?

-¿Qué mierda es esta? -Es por seguridad.

-Evita robos. -Botellas, ropa...

Hasta un sofá se llevaron. Pero no te traemos por eso, mira.

-Mira, ahí, ¿has visto? -¿Qué?

Pónselo otra vez.

Ha escupido algo en un bote.

¡La concha de su madre!

Bombero, echar el agua en el fuego.

No importa lo que se queme, siempre llego yo el primero.

Como un buen bombero, me quemo la cara por ti.

¿Cómo que estoy en peligro? ¿De qué? De muerte.

José, parece que nos estamos pasando, que exageramos.

"¡Hala, los locos!".

No, te hablamos completamente en serio.

Cuéntale lo que le pasó al que estaba ahí.

-¿A quién? -Al que estaba ahí sentado donde él.

-El de la grúa. -Le pide el teléfono...

Le aplastan la cabeza, al hospital. ¿Y qué tiene que ver?

-Nada, José. -Cuéntale lo que pasó en el baño.

O lo de maquillaje. Joder, llevamos aquí solo una semana

y ya le han pasado muchas cosas. -Dejadlo, si es que no...

Cuéntale lo de ayer en vestuario.

Se está probando el traje, entra Paco a coger los bajos.

-Se agacha, cuando ella le mira... -¡Solo mirar!

Directo, ¡fua! Se tragó una aguja.

-Así, como suena. -Y al hospital.

-José, yo soy amiga de Paloma, la conozco de toda la vida

y no quiero hablar mal de ella, pero siempre ha tenido eso.

¿Qué es eso? Un problema.

-No se puede decir la palabra. -No, no lo digáis.

¿Qué pasa? ¿Es gafe?

-¡No lo digas! -¡José!

Entra, un cámara la sigue con la mirada.

Ella le sonríe, él le devuelve la sonrisa.

Esto te lo cuento porque lo vi, no me lo invento.

¿Y? ¡Un ictus!

Le estalla una vena en la cabeza y...

Al hospital. Como suena, directo al hospital.

Me parece que estáis sacando las cosas de quicio.

-¿Tú me has visto mirarla a la cara? -Y mira que está buena.

Relaja, ¿vale?

¿A ti te parece normal que nada más llegar

te cuente toda su vida y a los 5 minutos te come la boca?

-Está desesperada. -No le entra nadie.

-Todo el mundo lo sabe. -Se ha corrido la voz.

Se ha corrido.

Ya.

Y solo una desesperada podía besarse conmigo, ¿verdad?

-José, no te lo lleves por ahí. -Estás mezclando.

-Por ahí no vayas.

Es verdad, y si te lo contamos es porque corres peligro.

¿Qué pasa? ¿La única que baila soy yo o qué?

Es que no nos gusta el electro-latino.

Somos más de merengue, de salsa. Qué tonto.

No, en serio, ¿qué pasa?

No pasa nada, cariño, de verdad.

Me quemo la cara por ti.

¡Bombero!

(Aplausos y vítores)

¡Gracias, España!

(Móvil)

¿Diga?

Buenas noches, le llamo de la policía.

¿Cómo?

¡Solo tres palabras! ¡Os amo!

(Aplausos y vítores)

Perdone, es que no le oigo muy bien, hay mucho jaleo aquí.

¿Es usted familiar de doña Dolores Mariño Sepúlveda?

Sí, es mi madre. ¿Le ha pasado algo?

No, su madre está bien, no se preocupe.

Pero la hemos tenido que detener, ha mordido a un compañero

cuando intentábamos sacarla de casa. -¿Y vosotros qué? Móviles no.

Un segundo, por favor, han detenido a mi madre.

Pero ¿por qué la estaban sacando del piso?

Porque está en llamas.

Su madre no sabe encender la cocina de gas

y la ha encendido con papeles. Pero tranquilo, están los bomberos.

(Explosión por teléfono)

¿Se hará usted responsable de ella? "Claro que sí".

Pero ahora estoy trabajando, no me puedo mover.

Si no se hace responsable va a dormir en el calabozo.

¿Cómo va a dormir mi madre en el calabozo? No, por Dios.

"Lo que yo le diga". Hago unas llamadas y les llamo.

Usted mismo.

Ahora les llamo.

(MARCA)

José.

María... ¿Qué?

Menos mal, pensé que estabas volando.

Llevamos dos horas de retraso por un aviso de bomba.

Esto es un infierno.

No te creas, te tengo que contar una cosa.

Estamos a punto de embarcar, no tengo tiempo. ¿Qué pasa?

¿Qué has dicho?

(Música tensión)

¿Ves? No funciona. Es peligroso. Mira cómo estás.

¿Te imaginas que le pasa a una señora del público o a mí?

A ese lado del espejo es difícil. Eso es lo que te pasa.

Que me odias. ¿Quién, yo?

¿Te crees que no lo sé?

Tú lo que quieres es estar a este lado del espejo, Alicia.

¿Quién es Alicia? No te hagas el tonto.

Sé que por las noches vas por ahí de karaokes

cantando mis canciones a mis espaldas.

Son las únicas que me sé. Quieres ser como Enrique Iglesias.

Trepar y trepar hasta acabar con tu padre.

Adoptivo. Precisamente de eso quería hablarte.

Hay algo que te he ocultado durante todos estos años.

Y no me mires así, que me molesta.

Sígueme en Twitter. Sí, sí.

Un poquito más para abajo, un poquito... Ahí.

Ahí está, cariño.

¿Cómo lo has visto? Cojonudo, Adanne, a la primera.

Muchas gracias, chiquitín.

Adanne, se acabó, no aguanto más. Yo me voy.

¿Tan mal lo he hecho? ¿Qué te dije?

Te pillaron, y esta vez en serio. Mira que te lo advertí.

Pero vos pasás de todo, sos la estrellita rebelde.

Yo estaba cantando, ¿qué ha pasado? La loca esa que te hizo una mamada

mientras yo te pedía por favor que te controlaras, tiene tu semen.

¿Entendés? Tu semen. Y lo guardó en un botecito.

¿Para qué? ¿Vos qué creés? ¿Para hacer un caldo?

Para chantajearnos, Adanne. Con hijos, con custodias, con jueces.

Bien a lo grande.

Y yo por el 10 % todo esto no lo aguanto.

Perotti se va.

¿Y qué hacemos? ¿Tenemos el niño?

(RÍE)

No, no vamos a tenerlo. Vamos a encontrar a esa zorra.

Y cuando la tenga entre mis manos pienso exprimirla

hasta sacarle la última gota de lo que nos robó.

Tienes los pechos más bonitos del planeta.

-¿Qué haces luego? -¡Adanne!

Perdóname, chiquitín. No me toques.

Princesas, príncipes, se os quiere. ¡Os quiero, gente!

(Música animada)

La noche es joven, anímate.

Recuerdo aquella noche como si fuera hoy.

La Nochevieja del 74, hace 40 años.

¿Cómo doy por cámara? Espectacular.

Le tira un poquito de aquí.

Estábamos los más grandes.

Estaba Esteso, Fórmula V, Tom Jones y yo, por supuesto.

Tom y yo nos conocíamos de antes, éramos amigos.

La canción no era nada del otro mundo

pero nos lo pasábamos tan bien juntos.

El decorado era mediocre, antiguo, de los de antes,

pero lleno de encanto.

Y las fans nos perseguían por los pasillos.

No había forma de quitárselas de encima.

(RÍE)

Digamos que por eso naciste tú.

¿Qué?

Tu madre era una bailarina del ballet Zoom.

Pero ¿yo no era adoptado? Eso fue cosa de la prensa.

Tu madre, en realidad, se llamaba Gwendolyne

y era de Badajoz.

La buscaré en YouTube. Está seguro.

Gwendolyne... Qué bonito.

¿Y toda la historia del niño ruso rescatado por el cantante español

en una de sus giras...? Era un poco mentira.

Un poquito mentira, ya. Sí.

Entonces, ¿por qué me llamo Yuri? Sonaba mejor cara a la prensa.

Ah. 40 años llamándome Yuri para disimular.

Eres un juguete roto, Yuri. Sí.

Asúmelo. Sí lo soy.

Cuando Gwendolyne estaba embarazada tenía antojos.

A unas les da por las fresas, a otras por el chocolate.

Tu madre era más bien de caballo o de LSD.

Yo le decía que era malo mezclar. Claro.

Pero no me hacía caso.

Un día llegué y no te encontré en la cuna.

Te buscamos por todas partes.

Te encontramos en el horno rodeado de cebollas.

Hubo que alejarte de ella.

Bien, algo hemos avanzado.

Mi madre era una colgada de los 70 y yo he aprendido ruso por que sí.

Noto cierta ira en ti, pequeño Yuri.

Bueno, Yuri o como quieras llamarte.

De momento seguiré con Yuri, ya me he acostumbrado.

Una pregunta. Dime.

¿Por qué me lo cuenta precisamente esta noche?

Porque tienes que saberlo antes de...

¿Antes de qué? De que sea demasiado tarde.

(Música tensión)

Que no me moleste nadie hasta la grabación.

(Pitido electrónico)

(Música de conga)

(CANTAN EN INGLÉS)

(Grito)

-No me rompas las pelotas, es una de esas, estará por ahí.

No lo sé, no me acuerdo. ¿Cómo que no te acordás, boludo?

(SE QUEJA) No lo sé, no me acuerdo de su cara.

Entró medio de espaldas en el camerino,

le comí la boca, se agachó y luego ya... Y ahí...

¡No, Dios mío!

(Continúa la música)

¿No decías que querías mudarte de casa

para que cada niño tuviera su cuarto?

Pues aprovecha, mujer.

No te pongas histérica, María, lo del incendio lo paga el seguro.

No, el problema es mamá.

(Continúa la música)

Yo estoy aquí encerrado en un plató y no se puede salir.

Porque han despedido a 500 y la gente está muy quemada.

No me lo estoy inventando, que es verdad.

(CANTAN EN INGLÉS)

Te mando el teléfono de la policía y hablas tú con ellos.

Yo no tendría que estar acá, ¿entendés?

Yo tengo estudios, soy economista.

Podría estar robándole la guita a unos pelotudos en una consultora

y no con un desubicado como vos.

¿De verdad no te acordás de nada? ¿De la ropa, si era rubia, morena?

Tenía un "piercing" en la lengua.

¿Un "piercing" en la lengua, hijo de remil putas?

(Continúa la música)

Pero vamos a ver, tía, si nos vamos ahora no nos pagan.

Yo no me voy a quedar aquí por 50 pavos de mierda.

(CHISTA) -50 pavos es una pasta.

A mi padre lo han echado del Carrefour.

La gente no compra en la pescadería, lo pillan todo envasado...

Por eso nos tenemos que ir. ¿Y si esto se pone malo?

¿Malo por qué?

Yo qué sé, que se corta, como la leche o algo.

Qué ascazo, tía.

¿Que te han dicho qué?

No, eso es imposible, aquí no la pueden traer.

Yo estoy trabajando. ¡María!

Encima se corta, no hay cobertura ni hay nada.

Perdona, Paloma, es que no paran de llamarme con lo de mi madre.

¿Cómo está? Bien.

Loca, con falta de riego y la cadera rota.

La que está mal es mi hermana, le ha dado un ataque de nervios.

¿Por qué? Porque se le ha quemado la casa.

Normal.

(Alboroto exterior)

-Joder. -¿Qué hacemos?

-¿Estás segura? -No te rayes. Salimos y ya.

¿Qué va a pasar?

(Alboroto)

Dios...

Ahora el avión no sale, una amenaza de bomba.

No puede ir a recoger a mi madre a la comisaría.

Por cierto, me estaba yo preguntando...

El novio ese submarinista que tenías...

¿Qué fue de él?

Hum...

El caso es que hace mucho que no sé nada de él.

Menos mal, pensaba que le había pasado algo terrible.

¿Por qué tendría que pasarle algo terrible?

Es que como estaba buceando contigo el día que te mordió el pescado ese,

la morena, pues pensaba que a lo mejor también...

No, a él no le pasó nada. Menos mal.

Si no llega a ser por la mayonesa...

¿Cómo?

(Música tensión)

Tía, tía, tía.

¿Qué hacéis aquí? ¡Venga! ¡Adentro!

(GRITAN)

Salmonelosis. Tres semanas en el hospital.

Y yo con él, cuidándole. ¿Te lo puedes creer?

Venga, va, tampoco es para tanto.

Que no, paso de celebrar la Nochevieja en octubre.

Yo me estoy agobiando que te cagas, me quiero ir de verdad.

¿Sabéis cómo se arregla esto? Con un gin-tonic con hielo y limón.

-¿Tienes? -Tengo de todo, preciosa.

-Pues yo un Red Bull con Coca-Cola. -¡Marchando para la niña!

Nos lo vamos a pasar fetén.

Me encanta que me preguntes por mi vida.

Eso es que te gusto, ¿verdad?

Claro, claro.

No sé, es como que tú me puedes ver por dentro.

Que puede ver mis... Tus cicatrices.

¡Sí!

(SUSPIRA)

Y ya sé que nos conocemos de hace nada.

Pero creo que me estoy enamorando de ti como una tonta.

(Música de conga)

-¡Quiero veros reír!

¡Venga, felices!

¡Os gusta, cabrones!

¡A ver! ¡Sonreíd! ¡Que la vida es bella, coño!

¡Felicidad! ¡Felicidad!

"¡Sonreíd un poco más! ¡A tope!".

¿Esto qué es, una película?

No, Benítez, está pasando ahora ahí afuera.

-Hay que cortar la grabación. -Ni de coña. Me corto las venas.

¿Sabes lo que puede pasar si esa gente entra?

-Está la policía. -No sabes lo que dices.

¿Y tú sí?

Qué fácil es decirles a los demás lo que tienen que hacer

sentada aquí, en tu camión, protegida del mundo,

con tus cigarritos, pero te gusta cobrar a fin de mes.

No estaré en la lista, ¿no?

¿Cómo?

No serás tan cabrón de tenerme aquí currando durante meses

para echarme a la puta calle. -Rosa, eso no depende de mí.

-Hay un comité de empresa que... -O sea, que sí, que me echas.

Vamos a ver, ¿tú no querías hacer cine?

Me cago en tu puta...

¿Qué pasa? ¡Eh!

(Alboroto)

¡La madre que nos parió!

¡Joder! ¡Rosa!

Vas a morir, cabrón. Ni amo ni patrón.

¡Benítez dimisión!

-¡Dile a la colgada que se esté quieta!

-¿Hablas conmigo? -Rosa, por favor.

Yo estoy aquí fumando tranquilamente, mira.

-¿Esto qué es? -Es la televisión, señora.

¿Mi hijo trabaja en la televisión?

Ya sabía yo que al final le reconocerían su talento.

-Me cago en la puta, como me baje... -¡Los efectos especiales! (RÍE)

-¡No toquéis el coche! -Me encanta la televisión.

-¿Qué dices? No te entiendo. -¡Sal del coche, cabrón!

Por favor, ¿baja la ventanilla, que me están hablando?

Negativo, señora. Es completamente improcedente.

¡No es procedente!

(MANDA BESOS) Mira qué alegría tienen.

-Coño, ¿y esto? -Controlado, la policía nos protege.

No son formas, coño, nos están tirando cohetes.

-¿Cómo vamos a trabajar así? -Que se vaya el cobarde.

Está acojonado. Vete a casa y díselo a tu hijo.

-Al niño no lo metas en esto. -Da igual, de aquí no se puede salir.

-¿Cómo? -Seguridad no deja salir.

Hasta que la cosa que calme.

-Si él no quiere hacerlo, lo hago yo. -Está bien, lo haré.

Antes muerto que ver cómo estropeas mis frases, mi amor.

(Llaman a la puerta)

Señor, ha habido un giro en los acontecimientos

del que debería estar informado. Estoy informado.

Es posible que no podamos actuar. Eso no ocurrirá. Llama a Benítez.

Llevo media hora intentándolo pero no me coge el teléfono.

No me gusta la palabra "no". ¿Puedo dejar las flores?

(Música tensión)

Lo siento, caballero, no se puede salir.

Soy el representante de Alphonso.

Muy bien. Seguridad puerta 15, ¿verdad?

Usted es Ricardo Rojas y usted Francisco Colmenar.

¿Quieren perder su trabajo ahora? Solo me tienen que impedir el paso.

Hago una llamada al director de la cadena

y se van los dos de cabeza al paro. ¿Estamos?

(Alboroto)

Ginecólogo rumano, ginecólogo rumano...

¿Habéis hablado con el ministro? Que manden a más gente o lo que sea,

pero que nos saquen de aquí. -Abre el plano, la jirafa.

¡Y no se ha ido la señal!

¿Quién ha configurado el "software" y el cableado?

¡Eh! (RÍEN)

¡Muy bien! ¡Perfecto! ¡Seguimos grabando!

Estos se van a enterar.

(Sirena)

A ver, todo el día para la jirafa. ¡Cuidado, cuidado!

(INAUDIBLE)

(Gritos)

Che, ¿qué están haciendo? Perdón.

¡Dale para arriba! ¡Dale!

Lo siento, no puedo.

¡Es Roberto!

Roberto, por favor, hazte una foto conmigo.

-Soy superfán suya. -Sí, no te preocupes.

¿Me haces una foto?

-Mejor tú, Paloma. -Tengo un poquito de prisa.

-Me encanta todo lo que haces. -Ya lo sé, no te preocupes.

Ya lo sé.

(Gritos)

¡Dios mío! ¡Dios mío!

Cariño, ¿qué ha pasado? ¿Estás bien?

Le ha dado una pelota de goma en la cara. No sé qué ha pasado.

¿Cómo ha llegado aquí? ¡Imposible!

¡Traed hielo! ¡Rápido! (MÓVIL)

Sí, dime. Ay, qué loca estás. Me apunto, me parece un planazo.

-Sácame el billete y ya arreglamos. -Roberto. Joder.

-Vale, ya está. -¿Qué...?

-¡Un médico en la sala, joder! Roberto, háblame.

¡Háblame! Oye, no me jodas.

Quiero que los identifiquen a todos. ¡Quiero los nombres!

¡Benítez! ¿Quién es usted? ¿Qué quiere?

Alphonso quiere hablar con usted. Ahora no tengo tiempo.

Le tengo en FaceTime.

"Benítez". Hola, Alphonso.

Tranquilo, la policía se hace cargo de la situación.

"Todo controlado".

Me alegra mucho que tengas todo bajo control.

Solo quería comentarte que me voy.

Hay un helicóptero que viene desde Madrid para buscarme.

"¿Cómo que un helicóptero? ¿Estás de broma?".

-"Charlie, Tango Delta Siete despegando de Cuatro Vientos".

No podemos irnos, tenemos un contrato, un compromiso.

(Cristales)

-"Calculamos 15 o 20 minutos". -"¿Cómo te vas? ¿Y el programa?".

Gracias, Manuel.

¿Y la canción de las campanadas? Vamos después, ¿verdad?

"Sí, claro". Han derribado la unidad móvil.

No pasa nada, la señal sigue estable. Es verdad, funciona estupendamente.

Alphonso.

"Tienes 20 minutos para grabar la canción".

No me puedes hacer esto, joder. Con 20 minutos tenemos de sobra.

¿Qué haces aquí? ¿Por qué no estamos grabando?

-La unidad móvil no va. -¡Está perfectamente!

-Ponte con lo de Alphonso ya. -Habrá que avisar a Rosa.

Habla tú con ella. Estoy harto de lesbianas histéricas.

Y dile que si acaba esta noche la saco de la lista.

-¿Qué lista? -La de Schindler, no te jode.

-¿De qué hablas? -Tú díselo, lo entenderá.

No aguanto más, déjeme descansar un momento.

Siéntese.

Oiga, disculpe, ¿esta señora quién es?

Se la tenemos que entregar, que está trabajando aquí.

¿Cómo se llama su hijo?

(MEGAFONÍA) -"José Díaz Mariño, preséntese en puerta seis del plató".

¿Te acompaño, amor? No, quédate, ya voy yo solo.

"José Díaz Mariño, le espera su madre en la puerta seis del plató".

¡Mamá! ¡Hijo!

Estás aquí, qué alegría. Vaya lío tenéis aquí dentro.

Sí, mamá. Diga que sí, señora.

Sobre todo si algunos se traen a su familia al plató.

-¿Usted manda aquí? -Sí, debería.

Se nota, tiene cara de inteligente y de buena persona.

Falta me hace. Por favor, maquillad y vestid a esta señora.

Bueno, yo me retiro. Muchas gracias.

-Hasta luego, señora. -Sentadla en la mesa 21.

¿En la 21? Querrás estar con ella, imagino.

Sí, claro. Perdón, gracias.

¿Voy a salir yo en la tele? Sí, mamá.

¡Dios mío de mi vida! ¡No me lo puedo creer!

¿Yo en la tele?

Si lo sé me pongo el traje de la boda de tu hermana.

No se preocupe, va a parecer una auténtica marquesa.

Sí, puede dejar el crucifijo ahí.

No, esto va conmigo siempre. No lo suelta.

Lo arrancó de cuajo de la caja de mi padre.

Tanto amor... Me abracé a la caja, es como mi marido, la arranqué...

Me hace compañía.

Ahí hay una morena. -Un poquito para atrás.

-Qué de gente. No será tan difícil encontrar a alguien.

-Ahí hay tres golfas. -¿A ver esa?

Esa está buena.

¡Esa! -¡Pará ahí!

¡Esa es! Tenía un "piercing", te lo dije.

Esa es muy guarra. Qué ojazos, es preciosa.

Preciosa... No hagas ninguna locura.

Por favor.

(Música animada)

Discúlpame, princesa, ¿me podés sacar la lengua?

¿Perdona? ¿Tú eres?

-¡Eh, eh! -¿Qué haces? ¿Eres gilipollas?

(CHISTA)

-A ver, Houston... -Voy.

Tenemos un problema. Así no puedo trabajar.

No tengo gente para salir y ponerte eso como Dios manda.

Pero dices que todo funciona, ¿no?

¡Estoy boca arriba! Así que una se va a su casa

a disfrutar del paro tranquilamente. -Y yo, esto es una mierda.

Espera, Rosa, por favor te lo pido. Me he encontrado con Benítez.

Me ha dado un mensaje para ti, dice...

Dice que si acabas el programa, te saca de la lista.

-¿Te ha dicho eso? -Qué hijo de puta.

-Ya ves. -¿Cómo se puede ser tan cabronazo?

¿Se cree que soy un perro que le tiras un hueso y se va detrás?

-No, si es un asqueroso. -¿Sabes lo que le vas a decir?

-Dime. -Que de acuerdo.

Lo queremos por escrito, Amparo y yo fuera de la lista.

Voy a llamarle.

Muy bien.

(Móvil)

Pues ya lo ves, no me lo coge. En cuanto lo vea se lo digo.

Pero ahora, por favor, vamos con la canción de Alphonso.

-Por favor, ya. -OK.

-Pero necesito un ensayo técnico. -No hay tiempo.

Una cosa es que yo sea una perra y otra una chapucera.

Para hacerlo mal, no lo hago.

Búscate a alguien, un doble de Alphonso.

-"Alguien que se sepa la canción". -Voy. Joder.

(Música tensión)

No te muevas, te estoy apuntando con una pistola.

Coño, ¿quién eres?

-Yo soy aquel. -¿Aquel?

Sí, y lo sé todo. El semen, el rumano, el cambiazo.

-¿Quieres una parte? -No, lo quiero todo.

Se terminó el cachondeo, acabemos con esto de una vez.

Ahora mismo me vas a dar ese bote y devolveremos el semen a su dueño.

Vale, podemos negociar.

No hay nada que negociar, hay que respetar a los artistas.

La cultura es un bien universal, una canción puede salvarte la vida.

Lo que tú quieras.

Vamos a hacer un ensayo técnico.

Necesito un voluntario que se sepa las canciones de Alphonso.

-¡Yo! -¿Tú?

A ver, "Mi gran noche", dale.

Hoy para mí es un día especial.

Hoy saldré por la noche y podré vivir lo que el mundo da...

Contratado. Chicos, lo tenemos. Cámaras en posición, ¿me oís?

Vamos, por favor.

¿De fútbol? Nada, era muy patoso.

Pero el teatro...

El teatro le llamaba muchísimo. Mamá, por favor, ya está bien.

A los ocho años hizo "Cabaret". Mamá, por Dios.

Y si vierais lo que hizo con la silla... (RÍE)

Es mentira, no había ninguna silla.

¡Había sillas! Vale ya, mamá.

Estuviste muy gracioso. ¡No se valora!

No es para tanto, por este lado casi no se nota.

-¿Cómo vas a salir con esa cara? -Cállate que te conozco.

No digas tonterías. Si tú no sales, yo tampoco.

Una cosa es que nos guste picarnos para reírnos un rato

y otra es hacerte esta putada.

Aprovechar las campanadas, con el "share" a tope,

para salir yo sola... No.

-¿Para lo bueno y para lo malo? -Y en la salud y en la enfermedad.

Mira, que te curen, nos vamos a casa con el niño

y a disfrutar de la familia, que ya va siendo hora.

-¿En serio? -Cariño, ¿nos queremos o no?

Claro.

-Sí, dime. Un golpe muy duro.

-¿Quién es? -Luego te cuento.

Pues preocupadísima, imagínate, un sinvivir, un susto...

Pues el móvil no ha sonado.

-Ahí, disimulando...

Hay dos maneras de hacer esto, por las buenas o por las malas.

Por las buenas.

-¿Me das el bote o te lo saco yo? -Sí, ¿y tú qué me vas a dar cambio?

No ahostiarte ni denunciarte por extorsión.

-Está lleno de ventajas. -¿Tú no vas a decir nada?

Tendrás algo de culpa.

¿Yo? ¡Pues sí!

Estoy flipando con que dejes que este me haga esto.

Vamos a ver... ¿Qué?

No sé, me estáis chantajeando un poco.

El bote está ahí, o sea que es verdad.

Pero ¿qué bote?

Yo me he portado de puta madre contigo.

¡No, Adanne! Al final no hemos hecho nada.

-Además, la habéis cagado, ¿vale? Lo estoy grabando todo.

¿En serio? Así que vos sos la ideóloga.

El cerebro de la operación. ¡Dame eso!

-¡Dios mío! No puede ser... ¡Si es él!

-Sí, soy. -Sí, es.

Ahora mismo soy un poco más el Hombre Elefante pero sí, soy.

Criatura, ¿qué te han hecho? Con lo guapo que tú eres.

-Usted que me mira con buenos ojos. -Estamos todas enamoradísima de ti.

Me voy a poner rojo del otro lado.

¿Cómo no me habías dicho que trabajabas con él?

Es que trabajar, lo que se dice trabajar, tampoco.

-¿Tú quién eres? -Mi hijo.

Nadie.

Mi hijo. Vamos, mamá.

¿Por qué me quitas? Para que te maquillen mejor.

Pero ¿qué haces, tío? ¿Estás "zumbao" o qué?

¡Que es un puto Samsung Galaxy!

¡Mira! A tu Galaxy me lo meto bien en el orto.

A tu Galaxy me lo cojo...

"Coger" significa "follar", ¿entendés, hija de la reputa madre?

Mira, lo tengo. Muy bien, así sí. Vamos.

Lo siento.

(Música dramática)

Luca, ¿dónde estás?

-Yo estoy fuera. -"¿Me oyes?".

-¿Qué coño pasa? -Han pillado a esas dos tías.

Y un colgado me persigue con una pistola.

O mueves el culo o se jode el "business".

¿Estás loco? Hay policías por todas partes.

Primero, tranquilo, Luca. Ya salgo yo.

No puedo pasar. Mucho riesgo.

Que no te muevas, ya salgo yo con el bote.

-No tengo papeles. -Pero tú tienes la pasta, ¿no?

-¡Soriano! -Joder con la puta cobertura. ¡Luca!

Vamos a hacer un ensayo. Suelta "playback".

(Música animada)

Hoy, para mí, es un día especial.

Hoy saldré por la noche.

Podré vivir lo que el mundo nos da cuando el sol ya se esconde.

Podré cantar una dulce canción a la luz de la luna.

Y acariciar, besar a mi amor, como no lo hice nunca.

¡A la marca!

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

Y al despertar, ya mi vida sabrá a algo que no conoce.

Lailolá, lailolá, lailolá.

¿Qué coño son esas imágenes?

-¡Eso de ahí atrás! -¿Qué coño es eso?

La madre que me parió, qué coño pasa aquí.

-Sebas, ¿me explicáis qué es eso? -He soltado el vídeo que me han dado.

¿Un virus? ¿Un complot? ¿Qué pasa aquí?

-No lo sé, lo entiendo. -Mira, no me jodas...

El amor es mejor cuando todo está oscuro.

¿Eso qué es? ¿Las lobas de las SS? ¿Quién ha pinchado eso?

Irán a buscar otra puerta.

A ver, la grúa. ¡Síguele, no te pares!

Cámara dos, ciérrate. Ahora.

Lailolá, lailolá, lailolá.

-Mira esto, es la hostia. -Ahora no, coño.

Ha sobornado a un político para que aprueben el ERE.

"Nos vemos en Zúrich. Trae el dinero".

Con esto podemos meterlo en el trullo.

-A él y a todos sus colegas. -¿Y qué hacemos?

-Si lo publicamos vamos al paro. -Ya lo he publicado.

¿Qué?

Lo tiene El País, El Mundo, Europa Press y Colpisa.

-¡Qué haces, coño! -¿Qué?

-Podrías esperarte a ver qué opinaba. -No. Siempre hago lo que tú digas.

"Cámara uno, cámara dos, cenamos chino. Amparo, bonita...".

-Ahora se hace lo que yo diga. -Pero qué burra me pones.

Lailolá, lailolá, lailolá.

Será, será esta noche ideal, que ya nunca se olvida.

Poder reír, y cantar, y bailar disfrutando la vida.

Olvidaré la tristeza y el mal y las penas del mundo.

Y escucharé los violines cantar en la noche sin rumbo.

Cuidado con los cables, mamá.

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

Y al despertar, mi vida sabrá a algo que no conoce.

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

¿Qué pasará, qué misterio habrá? Puede ser mi gran noche.

(Aplausos)

(Vítores)

¡Alphonso! ¡Alphonso! ¡Alphonso!

Genial.

¡Genial! Alphonso, yo soy...

Sé quién eres.

Tú eres Óscar García y has venido aquí para matarme.

¿Qué? Ven, tenemos mucho de que hablar.

(Música tensión)

Te juro por Dios que no sé nada de eso.

-¿Tengo cara de pelotudo? -No.

¿Te crees que por sonreír mucho y ser muy educado

no te puedo romper la cabeza a trompadas

hasta sacarte los sesos por las orejas?

¡Perotti! ¡Cuidado, no te pases!

(GRITAN)

¿Estás bien, mi amor? ¿Qué pasa, pelotudo?

¡Estás despedido! ¿Cómo?

Pues eso, ya no trabajas para mí.

Si esta chica tiene un hijo mío, bienvenido sea.

Pero no la vas a matar por eso. ¿Sos subnormal?

¡Las estoy asustando! ¿No te enterás que se trataba de eso?

De meterle miedo para... ¡Presta atención!

Para que nos devuelvan el bote. Pero ya está, lo arruinaste todo.

¡Soltá! ¿Qué te pensás?

¿Que estoy tan loco que le cortaría la cabeza por una mamada?

No hace falta que asustes a nadie. Lo tengo yo.

Flípalo, tía.

Si quieres hablar de negocios, habla conmigo.

-Vamos con la presentación de Alphonso. ¿De acuerdo? ¿No, Rosa?

Rosa, ¿estás escuchando? (ASIENTE)

Pues cinco y acción. ¡Vamos ahí, aplausos!

(Aplausos)

Pero bueno, qué maravilla, qué bien nos lo estamos pasando.

Pero ¿qué coño hace ese?

Nos lo estamos pasando genial, pero la noche acaba de empezar.

¿No iba solo ella?

-Y que lo digas, Cristina. Ahora llega un plato fuerte, fuerte.

¿Qué lleva en la cara?

Lo tuyo sí que es fuerte, hija de puta.

Estás hundiendo tu carrera, ¿lo sabes, verdad?

¿Qué es? Dímelo ya, no me tengas así.

¿No lo sabes? Misterio... Te voy a dar pistas.

No me lo pongas muy difícil, porque tengo una curiosidad...

-Lleva más de 40 años en el mundo del espectáculo.

Y a ti te queda un cuarto de hora.

-¡José Luis Moreno! -Ha sido número uno en Rusia.

¿Esto lo has escrito tú? Buenísimo, lo mejor que hemos hecho.

Ha cantado para el emperador de Japón.

Pero ¿qué me comentas? ¡Frank Sinatra!

No, Cristina. Frank Sinatra está muerto.

Como tú, hija de la gran puta.

(GRITAN)

¡Te voy a hundir, zorra! ¡Cabrona de mierda!

(Aplausos)

-¡Yo soy la estrella! -¡Putón!

-¿Qué coño estrella? -¡No te soporto!

¡Gilipollas, no te metas!

Vaya par de humoristas. Están fenomenal.

Y, además, son pareja en la vida real.

-Sí, ya se ve. -Señora, ¿y esa crucecita que lleva?

Es la Cruz de Caravaca.

La tenía en mi casa, pero como ya no tengo casa.

-Habla con ella, ¿no? -¿Con la cruz?

-Sí. -Tú eres tonto.

Este chico es tonto. No le habla, pero no la suelta.

Cada cual tiene sus cosas.

Tú tienes el ordenador, te pasas el día enganchado.

-Y hablas con él, porque te he visto. -Sí, con las chicas del PornoTube.

¿Tienes Facebook? Agrégame como amiga.

Sí... ¿Quién es esta chica?

-Me llamo Paloma. Un placer, señora. -Dame un beso.

No la toques. ¿Qué?

-¿Qué pasa? Es por el maquillaje.

Le han puesto una tonelada y con lo que les ha costado...

Estás sudando. ¿Estás bien? No, mamá, no estoy bien.

Estamos trabajando, mamá. Somos figuración.

Hacemos lo que nos dicen, no lo que queremos.

Cuando nos toca reír, nos reímos, cuando toca aplaudir, aplaudimos.

No se levanta uno a dar abrazos.

Sobre todo a mí, ¿no?

¿Creéis que no me doy cuenta de lo que está pasando?

¿De lo que andáis contando a mis espaldas?

Paloma, yo... ¡Y tú el peor de todos!

A Yanire se lo paso porque siempre ha tenido celos de mí.

Y estos dos payasos, como si no existieran.

Pero que tú te hayas podido creer una cosa así...

Paloma... ¡Paloma!

¡Tengo wifi!

¿Qué has hecho?

¿Cómo se te ha ocurrido llamar la atención?

Le gusta cómo canto. ¿Qué?

Dice que tengo estilo. Óscar, no vayamos por ahí.

Tú le odias, ¿recuerdas?

Todas esas tardes en el psiquiátrico dándole vueltas al tema.

Tú me visitabas. Siempre me traías sus discos.

Eso es, hazme caso a mí. Quieres matarle.

"Descubriré que el amor es mejor cuando todo está oscuro".

Ese es el momento. "Caminaré abrazado a mi amor

por las calles sin rumbo". Muy bien.

Pero él lo sabe. ¿Cómo? ¿Se lo has contado?

No le he contado nada, pero lo sabe todo desde el principio.

Sabe que queremos matarle, lo sabe todo.

Está en todas partes.

Es un Dios.

Pues como es tan listo, no vamos a ser nosotros

los que le llevemos la contraria. ¿De acuerdo?

Digan lo que digan, yo soy un artista.

La cultura es un bien universal.

No entiendo cómo hay tipos que van por ahí robando el semen.

¿Cómo? Hay gente robando semen.

Mira, Óscar, yo no sé a qué trauma corresponde esto del semen.

Pero ahora mismo no nos interesa. ¿De acuerdo?

Vamos a centrarnos en nuestro trauma, el de siempre.

Que es Alphonso.

Alphonso. Te ha mentido, siempre lo hace.

Le he preguntado por ti. ¿Quieres saber lo que me ha dicho?

Lo grabé, sabía que no me creerías.

"Mediocre, antiguo, de los de antes. Mediocre, antiguo, de los de antes".

Entonces... ¿Te lo vuelvo a poner?

Le di mi pistola.

No te preocupes, siempre hay un roto para un descosido.

(Música tensión)

Cambiamos la canción, cantamos "Escándalo".

¿No era "Mi gran noche"? Cambio de planes.

Ha cambiado de canción. Lo sabe, ¿qué hacemos ahora?

Da igual, la cosa es matarle.

Pero no dice: "Descubriré que el amor es mejor...".

Cuando diga: "Vivo mi vida, soy como soy", disparas.

¿Y por qué no cuando diga: "Es un escándalo"?

¡Porque lo dice muchas veces y te vas a liar!

Venga, va, tira que no llegamos. Cámara dos.

-Si no te importa, claro. -Marchando cámara dos, churri.

-¿Cámara uno? -Grabando.

-¿Cámara dos? -Grabando.

-¿Cámara tres? -Grabando.

Vamos allá.

(Música animada)

(Aplausos y vítores)

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Siempre la misma rutina.

Nos vemos por las esquinas evitando el que dirán.

Eh.

¿Te importa esa chica?

Hay oportunidades que solo se presentan una vez en la vida.

Yo estoy aquí por algo.

Sí, para dejarme en ridículo delante de todo el mundo.

¿Cómo le hablas así a tu madre? Porque está loca, ¿no la ves?

¿Quieres dejar el dichoso crucifijo de una puñetera vez, mamá?

A veces es mejor estar un poco loca

que ser el figurante de tu propia vida.

Solo haces lo que te mandan, te crees todo lo que te cuentan.

Hijo, ¿tú la quieres?

Más que tú a este crucifijo, mamá.

Pues ve por ella. Yo ya estoy para que me ingresen.

A tu hermana no hay quien la aguante. Y tú estás sin trabajo.

No hay mala suerte que empeore esto.

Mi cuerpo no se acostumbra a este amor entre penumbras

que es más fuerte que un volcán.

Escondidos de la luna

no se puede continuar.

Por desgracia o por fortuna,

no te dejare de amar.

¡Paloma!

Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.

Paloma.

Escándalo, es un escándalo.

¡Paloma! Paloma, por favor. José, que están grabando.

Paloma, me da igual lo que me pase estando contigo.

Quiero estar contigo y punto, ¿vale?

Si me cae una grúa encima o me muerde un tiburón,

pues me aguanto y ya está.

Yo no doy mala suerte, te lo juro.

Per a lo largo de mi vida se han dado unas circunstancias

que desde fuera puedes pensar... Que me da igual, Paloma.

Soy el hombre más afortunado del mundo.

Quiero estar contigo pase lo que pase.

Ahora no hay quien me detenga.

Sube.

"No hay quien me detenga aunque no pare...".

¿Qué dices? Estoy repasando la letra.

"Este río desbordado no se puede controlar.

Si lo nuestro es un pecado, no dejaré de pecar.

Escándalo, es un escándalo. Vivo mi vida, soy como soy".

¡Disparo!

"Vivo mi vida, soy como soy", ¡disparo!

Si lo nuestro es un pecado,

no dejaré de pecar.

Escándalo, es un escándalo.

"Vivo mi vida, soy como soy", disparo.

"Vivo mi vida, soy como soy", disparo.

"Vivo mi vida, soy como soy", disparo.

Escándalo, es un escándalo.

-Escándalo, es un escándalo. -Vivo mi vida...

(Música tensión)

Dispara, dispara.

¡Dispara, dispara!

¡No puedo! ¡Me encanta esta canción!

¡Solo tenías que apretar el gatillo! ¡No, Yuri!

¡Joder, no!

¡No, Yuri!

No puedo. ¡Le quiero!

¿Lo quieres matar? ¡No!

¡Yo le amo con la fuerza de los mares!

¡Yo le amo con el ímpetu del viento!

Alphonso es una leyenda, es historia de España.

Y además es tu padre.

(GRITA)

¡Con más razón! Hay que empezar de cero.

(Música animada)

¡No!

¡Hijo!

¡No! ¡José!

(Gritos)

José...

(GRITA)

José, lo siento, todo esto es culpa mía.

Perdóname. ¿Cómo va a ser culpa tuya?

No, mujer, habrá sido una casualidad.

Es la cruz. ¿Eh?

La cruz de tu madre ha parado la bala.

Es increíble.

Es como si la energía de mi madre hubiera anulado la tuya.

¡Sí!

Pues mira que casi no lo traigo porque pesa una barbaridad.

Menos mal que estás loca, mamá. Es un milagro.

Milagro no, la bala lo atravesó. Es superficial.

No es grave, saldrá de esta. Pues sangra mogollón, don Alphonso.

¡Ay, Dios mío! ¡Eres Alphonso!

Encantado de conocerla, señora.

Esa sonrisa...

La sonrisa de siempre. ¡Y ese cutis!

Si ese cutis es de porcelana.

Me cuido y no soy mucho de tomar el sol.

Mamá, por favor, que me estoy muriendo.

No seas quejica.

Alphonso ha dicho que es una herida superficial.

Ya están aquí.

(Música tensión)

Cuidado. José, te acompaño al hospital.

Y me llevo a tu madre. No hace falta, Paloma.

(SE QUEJA)

Que sí, amor mío. No hace falta, Paloma, no vengas.

Por favor, que no hace falta. Que sí, no me cuesta nada.

(SE QUEJA) ¡José!

¡Ha sido ese! ¡Cogedle!

Que no se acerque, por Dios.

Dejadme aquí un ratito solo, por favor.

¡Es ese! ¡A por él! ¡Quitaros, joder!

Dejadme tranquilo.

¡La puta de tu hermana!

Hombre, Ricardo Rojas y Francisco Colmenar.

Qué alegría volver a verles. ¿Todo bien?

-¿Te vale esta toma? -¿Hum?

-Si no repetimos. -No, hombre, está bien.

Si no, lo arreglamos en montaje. Tú tranquilo.

En montaje ya lo...

-¿José Luis Benítez Quintana? -¿Y esto?

Es una citación para el juzgado de guardia a declarar.

-¿Cuándo? -Ahora mismo, si no le importa.

-Está usted imputado. -¿No debería estar mi abogado?

-Por supuesto, llámele. -No tengo móvil.

Ahora el juez le deja el suyo.

Vamos a ver, esto no es necesario.

No, pero nos encanta hacerlo.

(Música alegre)

¡Alphonso! ¡Alphonso! ¡Alphonso!

¿Esto qué es?

Mamá, cuidado con la espuma.

¡Feliz año!

(SE QUEJA)

Mi nueva chiquitina.

Dime.

¿En serio?

Vale, venga.

Me acaban de llamar de "Supervivientes".

-¿Y qué te han dicho? -Que nos quieren a los dos.

Qué mal rollo, colega, que es de día.

Joder, tío, ¿ahora ir a casa? Qué bajón, ¿no?

Como cuando sales del "after" y te da el solaco en la cara.

Yo siempre me vuelvo a meter. (RÍEN)

Pues yo conozco un sitio cerca que no cierra nunca.

¿De verdad te tienes que ir, Alphonso? Qué pena.

Tengo que atender mi gira por Sudamérica.

Pero estoy encantado de haberla conocido.

¿Os llevo al hospital? No. No, no, muchas gracias.

Pero hijo, primero has dicho que no a una ambulancia.

Y ahora que Alphonso se ofrece a llevarnos...

No soy yo muy de helicópteros. Yo se lo agradezco, de verdad.

No va a pasar nada. Id vosotros.

Ay, qué tonto. Voy andando y me da el fresquito.

Que no, hombre, que no. Venga, vamos. ¡Qué superdivertido!

(INAUDIBLE)

¡José! Pues voy...

-¡Adiós! -¡Qué bonito!

-¡Adiós! -¡Adiós!

(Música distendida)

-Aquí Tango Delta despegando.

-¿Qué me he clavado? ¿Puedo quitar esto?

-Señorita, deje eso, por favor.

Paloma, siéntate y ponte el cinturón.

-¿Qué es esto? Déjalo.

-¿Lo dejo donde estaba? Perdonadme. -Señorita, siéntese.

-Ya lo he dejado donde estaba.

(Explosión)

¿A qué le has dado, Paloma? Siéntate, mujer, te lo he dicho.

Y no le sonrías tanto, mamá.

Momentos de alegría.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Yo te agradezco tu amistad, tu compañía.

Por ser mi amigo en el dolor, mi confidente en el amor,

quiero decirte que sin ti no sé qué haría.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Cuántas locuras y aventuras compartimos.

Cuántos recuerdos imborrables nos quedaron.

De los amores y pasiones que vivimos.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Soy tan feliz cuando yo siento tus latidos.

Porque la vida tú me das y, cuando pido, mucho más.

Tú estás conmigo porque soy tú consentido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

No dejes nunca de soñar, yo te lo pido.

Ni dejes nunca de sentir las emociones,

si es de emociones que los dos hemos vivido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Eres la llama que se anida aquí en mi pecho.

Para que siempre exista amor, para llevarlo a donde voy,

te doy las gracias por lo bien que tú lo has hecho.

-Maravilloso corazón, maravilloso.

No dejes nunca de soñar, yo te lo pido.

Ni dejes nunca de sentir las emociones,

si es de emociones que los dos hemos vivido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Eres la llama que se anida aquí en mi pecho.

Para que siempre exista amor, para llevarlo a donde voy,

te doy las gracias por lo bien que tú lo has hecho.

Maravilloso corazón, maravilloso.

No dejes nunca de soñar, yo te lo pido.

Ni dejes nunca de sentir las emociones,

si es de emociones que los dos hemos vivido.

Maravilloso corazón, maravilloso.

Eres la llama que se anida aquí en mi pecho.

Para que siempre exista amor, para llevarlo a donde voy...

Somos cine - Mi gran noche - Ver ahora

Descubre aquí a Raphael y Mario Casas en todo su esplendor, dando rienda suelta a su talento y su voz. En esta película de Álex de la Iglesia, con Blanca Suarez, Hugo Silva, Mario Casas o Pepón Nieto, Raphael interpreta a Alphonso, la estrella musical de un show de Nochevieja, capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá la máxima audiencia.

A cambio de nada (2015), de Daniel Guzmán

Reparto: Miguel Herrán

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - A cambio de nada - Ver ahora
Transcripción completa

¡Gracias!

Hola.

Joder, ¿otra vez lo mismo?

Ya no sé qué más hacerte.

¿Te duele? No.

¿Cuántas veces tengo que decirte que te laves la cara antes de salir?

Me la he lavado. ¿A qué hora te acostaste?

Pronto.

¿Por qué no dejas ese trabajo? ¿Con qué comemos?

Darío, tienes que venir a hablar con el abogado.

¿Me estás escuchando?

¿No puedes de otra manera?

Que pase el dinero que debe.

Me da dinero. Me lo tiene que dar a mí.

Ya te lo doy yo, ¡a ti qué más te da!

¿Por qué no habláis antes del juicio?

¡No tengo que hablar con nadie!

¡Ya sabes lo que tienes que hacer!

"¿Sí?".

Baja, Luismi. "Todavía no puedo, tío".

Venga, va, coño, que te espero detrás.

No puedo bajar tan pronto. Pero ¿cómo vas con esas pintas?

Que hay que ir a trabajar. Haberme avisado antes.

¡Tira para atrás! Déjame llevarla, coño.

Luego. Siempre luego, pero luego nunca.

No tienes carné.

Ni tú tampoco, no te jode. A ver si nos va a ver alguien.

Es que eres un mierda.

110.

115.

¡115!

¡Joder!

A ver si adelgazas, no llegamos a 120 en la vida.

Puta madre.

Que buenas las hacen ahora, las hacen de verdad.

Joder, qué sensación.

(CHISTA)

Te la has pillado un poco justa, ¿no?

Estoy tocho.

Hijo puta, pero si no te he visto hacértelas.

Son muchos años, tío.

Qué cabrón...

Están guapas, ¿eh?

Pásate mañana.

Pero qué mañana, tronco, llevo pasándome dos semanas.

¿Yo qué quieres que haga, niño? La gente es muy "malqueda".

No me cuentes tu vida, te traje lo que pediste y me pagas.

Que te voy a pagar, en cuanto cobre.

No puedo esperar más, necesito la pasta sin falta.

Como no la pinte...

Estoy más tieso que Tarzán.

Te buscas la puta vida, tío.

Y dale, pedales... Que no tengo, niño, joder.

Que más me gustaría que poderte pagar.

A mí no me gusta deber dinero a nadie.

Así que si quieres coge las piezas y te las llevas.

¿Qué te crees que es El Corte Inglés? ¡Quiero mi dinero!

Qué hostia. ¿Te has hecho algo?

¡Quita, coño!

Has venido muy fuerte, tigre.

Ni tigre, ni pollas.

O le pagas lo que le debes o te lo explico de otra manera.

Joder, cómo ha venido hoy el escudero.

Darío...

Darío, venga, vamos a la cama.

Venga, vamos, hijo, que yo ya no puedo contigo.

¿Sí? -Pasa.

Hombre, pensaba que estabas enfermo.

Bueno, estaba malo, pero ya estoy bien.

Siéntate.

¿Qué vas a hacer el año que viene si no apruebas?

Voy a aprobar. Eso dijiste el año pasado y mira.

Este año será diferente, lo verá. ¿Sí? ¿Por qué?

Porque lo va a ser. Porque lo digas tú.

Veo que voy a aprobar. Lo creo.

Dile a tus padres que vengan a hablar conmigo.

No pueden, trabajan los dos.

Pues dame su teléfono.

No me lo sé.

¿No te sabes el teléfono de tus padres?

Por favor, las cosas están muy mal en mi casa.

Y peor que van a estar si sigues así.

Deme una oportunidad, por favor. ¿Otra?

Ya no me quedan.

(Claxon)

Hola. ¿Qué pasa?

¿Esos pelos?

No sé como tu madre te deja salir así de casa.

No sé qué cojones hace.

Trabajar, no te jode. Esa boca...

me cago en Dios.

¿Has hablado con ella?

¿Y?

Cago en Dios... es que...

Encima que me deja en la puta calle, me quiere quitar lo poco que tengo.

Ahora sí que vamos a tener problemas, estoy hasta los cojones

de tu madre, al final se queda sin la casa, ya verás.

No se queda en la calle. Yo sí...

No he dicho eso.

Una cosa es que quieras a tu madre y otra que me jodas.

No voy en contra de nadie. ¡Díselo a ella!

¡No me levantes la voz que te saco a hostias!

Habla con ella a ver si te das cuenta de cómo es, coño.

¿Qué tal las clases?

Bien.

¿Seguro?

Menos mal que este año lo estás haciendo bien.

Casi es la única alegría que tengo.

Para ti, para ti, ¿eh?

Fírmalo aquí.

¡Tyson, para!

Tronco, ¿quieres coger a tu puto perro?

No la monta, no llega.

No te muevas, puto gordo.

Que está en celo, coño.

¿Y si le ponemos chubasquero y que se den un homenaje?

¿Y si me la doy con tu hermana? Chúpame el cipote.

¡Tú! Para, coño.

Como se la cargue vas a flipar, ¿eh, subnormal?

Tronco, ¿quieres parar ya?

Joder, mañana te traigo tres bolsas, gañán.

Siempre traes mucho pero luego no traes nada.

¡Tú, deja el calcio, coño!

¡Joder, qué asco, no sé como puedes beber esa mierda!

¡Tú, tú, la hora!

Joder...

Qué guapa es Alicia, tío.

Ya ves, menudas tetas tiene.

¿Se las ves? Ah, no, es el codo.

Esta quiere con los dos cien por cien, te lo digo yo.

Que se está tocando. ¿Lo estás viendo?

No, pero lo dice su cara.

Vamos a pedirle aceite, ahora es el momento.

Ahora no se puede, su viejo está al caer.

¿Qué haces, coño? Me he resbalado, joder.

¿Qué hace? ¿Qué hace?

Buah, chaval, que se está tocando.

¡Eh, qué coño haces!

Yo no te he tocado con nada, te lo juro.

Madre mí...

Pues... esa es la situación.

Si no aprueba los exámenes finales tendrá que abandonar el instituto.

Estoy de piedra. No sé qué decir.

Sería un error que dejara de estudiar.

No, hombre, no, eso desde ningún concepto.

No, yo le juro... ¡Tú te callas, coño!

Que bastante la has liado ya.

¿Qué haces? ¿A tu padre le vas a contestar?

Con todos los problemas de casa y ahora esto...

Toda la vida sufriendo y trabajando y trabajando

para darte una educación y ahora esto.

Es pública.

Que no me contestes, coño, que no me contestes.

¿Qué quieres acabar como yo? ¿En la obra?

¿Eso es lo que quieres?

¿En qué nos hemos equivocado, hijo? Dímelo.

¿Qué hemos hecho mal?

Jo... estoy hundido en un pozo profundo.

Bueno, tranquilo. Tranquilo, tranquilo...

¿Tiene usted hijos?

No sabe el dolor que tengo ahora, no sabe.

Estoy... estoy... estoy que no estoy, vamos.

Bueno, estamos en paz. ¿Cómo que en paz?

Nos ha jodido, compi, he tenido que cerrar el taller.

¿Cómo puedes tener tanta cara? Anda, vamos, niño,

que menudo marrón te he quitado. Lo suyo es que ganemos todos.

Ah, figura, ya te puedes espabilar,

que como no apruebes vas a cagar vinagre.

Pero ¿qué haces? Que está mirando, joder.

Déjate de gilipolleces, déjate de gilipolleces.

Joder, niño, cada vez subes más pronto.

¿Has cenado?

Anda...

¡Vamos, tronco!

¡Alicia!

¿Qué haces, gilipollas? Nada, se ha enganchado.

A ver si te engancho una hostia. Que tienes la mano muy larga.

¡Tyson!

Ahora os tiráis una hora en la calle.

¡Que no tenga que bajar a por ti!, ¿me oyes?

Venga, espabila, que me tengo que subir ya.

No tardas nada, he dejado todo hecho.

Venga, dale ahí, venga.

Venga, más, más, más.

Más... Que no, tigre.

Que no se puede. A que le dabas, ¿eh?

¿Se puede saber qué haces aquí?

Espero a Darío que ha subido a pedirle apuntes a un compañero.

Tira para casa. Ahora subo.

Que te muevas, ¿qué quieres que baje tu padre?

Ahora subo.

No me digas coño que te parto la cabeza.

Tira para casa, coño.

(LADRA) -El perro también...

¡Vamos! ¡Toma!

(SILBA)

(RADIO) "Adelante, radio 5".

Mañana te vas a vivir con tu padre, no me complicas más la vida.

¿Sí?

Ah, perdone, Santos, luego continuamos. Adelante, pase.

Hasta luego.

Hola. -¿Qué tal?

Siéntese, por favor. Siéntate.

¿Y su marido?

Ni idea, le dejé un mensaje.

¿Perdón?

Que le he dejado un mensaje.

No creo que venga, la verdad.

Ah...

Bien, siento mucho lo ocurrido.

El instituto no va a presentar ninguna denuncia contra Darío.

(Puerta) Pero la dirección del centro...

Sí, ¿qué desea? -Soy el padre.

¿Cómo el padre? -El padre de Darío.

Pase, pase. Pase.

Siéntese.

Le estaba diciendo a su mujer

que el instituto no va a presentar ninguna denuncia contra su hijo.

Pero la dirección ha decidido expulsarle del centro.

Es una decisión demasiado drástica, ¿no le parece?

Un buen estudiante puede tener un mal día.

¿Perdón?

¿Han tenido en cuenta sus notas antes de tomar esta decisión?

Ese ha sido uno de los motivos por los que se ha tomado.

¿Cómo?

Mi hijo tiene todo aprobado y con nota.

No, me temo que no.

Su hijo tiene todo el curso perdido.

Si quieren que continúe estudiando

tendrán que matricularle de nuevo en tercero y en un centro privado.

Querrá decir en cuarto.

No, en tercero.

Darío, ¿en qué curso estás?

No entiendo nada, perdone.

Darío.

¡Tú tienes la culpa de todo!

¡¿Que me siente?! ¡Levántate tú!

¡Levántate y da la cara, hijo de puta!

¡Me cago en tu puta madre! -Tranquilícese.

¡No me toques! -¿Que no te toque?

¡Estás como una puta cabra! ¡Mira como está tu hijo!

¡Estás loca de la puta cabeza, cojones!

Niño, cuando termines barre el taller.

Oye, Justo, ¿puedes adelantarme algo?

No llevas ni dos semanas y ya estás pidiendo.

Lo necesito. Y yo.

¿Qué te crees? ¿Que esto se paga solo o qué?

Tú por lo menos no pagas casa.

Los servicios oficiales están acabando con el oficio.

No veas lo que tengo que hacer para mantenerlo abierto.

Ya, pero... A ver si salen un par de temas

y te doy algo, cojones.

¿Le ayudo?

Bueno.

Pues esto tira. Sí,

tiene un carburador más grande, está trucado.

Lo tiene bien cuidado.

Lleva 20 años conmigo y va como un reloj.

Esto es muy viejo, ¿no? Lo viejo vale para mucho.

Deje que le ayudo.

¿Hasta qué hora te puedes quedar? No tengo hora.

Que bien vivís lo estudiantes.

Soy mecánico.

¿No estudias?

Lo he dejado.

Prefiero ganar dinero.

¿Tus padres no te dicen nada por llegar tarde?

No tengo padres.

Lo siento.

¿Hace mucho? Mire, mire.

Vaya nochecita, me has traído suerte.

¿Sabes que Julito y yo jugamos juntos al fútbol?

Lo que hace tener padrinos.

Si yo hubiera tenido hubiera llegado arriba.

Como cantante no sé, pero futbolista...

Menuda zurda tenía, ponía la bola donde quería.

Un día de esto vamos a dar unos toques para que veas.

Justo, ¿has estado detenido alguna vez?

¿Quién no ha estado detenido alguna vez?

Solo una vez me han trincado y fue una movida que no hice.

Dos años me comí por la cara.

Dos años con Franco, que no veas como era eso.

Nada más entrar te querían partir el culo.

¿Y no te lo partieron?

¿A mí?

No...

No me jodas, me van a partir el culo de qué.

No, no, no.

Ahí va mi madre la que liaba yo ahí.

¡Tú si que eres una diosa y no las griegas!

¿Has visto? Esta quiere lomo embuchado.

¡Eh, tú, reina, espera!

¡Dame tu teléfono que te quiero contar un secreto!

A ti te han sacado punta al lápiz, ¿no?

Sí, sí, muchas veces.

A mí a tu edad no se me escapaba una gallina, caían todas.

Tenía más pelo, claro.

Estaba en los huesos de tanto empujar, no hacía otra cosa.

Pero como con una profesional no hay color.

¿Estás casado? ¿Casado yo?

Buah, con lo que me gusta a mí la música, deja, deja.

¿Qué hay, "caracandao"? ¿Qué pasa?

A ver qué tengo por ahí. Venga.

Coño, dichosos los ojos.

¿Qué es de tu vida? Que estás más perdido...

Luchando para sobrevivir.

¿Tú? No creo. Está la cosa bonita.

A mí me vas a decir.

Tenemos que ponernos al día.

Esta semana sin falta. Eso dijiste hace un mes.

Entrego un par de motos y cerramos.

Esto es lo que yo necesito.

Olé.

Si quieres esto tenemos que saldar.

Venga, coño, Matías...

Que nos conocemos hace 20 años, que yo no fallo.

Somos ley antigua, compi.

Por eso, Justo, por eso.

Te digo que es para las motos.

Que sí. Me hace falta esto.

O pagas o no te las llevas.

Pero si es por ti.

Por mí no te preocupes.

Pues peor para ti.

Joder, cómo pica, chaval. Eso es de no lavarte, cerdo.

¿Qué te crees que hago aquí? ¿Cuándo piensas volver?

Paso.

Tengo curro, casa y voy a ganar mazo de pasta.

Paso de aguantar las tonterías de nadie, a mi rollo.

¿Cómo vas a estar solo?

No necesito a mis viejos, puedo vivir solo perfectamente.

Estoy de vacaciones, chavalote, he aprobado todo.

F.P. está tirado.

Porque tú lo digas.

Todo lo sé hacer yo. Tú sabes hacer mucho.

Por eso suspendías todas.

Porque paso de estudiar, es un coñazo.

Paso de estar atado a una silla. A mi nadie me ata a una silla.

Eres un gordo que te mueves menos que un gato de escayola.

Tú un enano que toma calcio para crecer.

No te piques, "gordopilo".

Me tienes hasta la polla. Pues adelgaza.

Tu padre el del camión. Tu madre la del sonotone.

O la tuya que se pone un cojín en el coche

para llegar a los pedales.

¿Qué haces?

Por si lo necesitas. No hace falta, voy a cobrar ahora.

Cuando cobres me lo devuelves.

Estás flipando.

Joder, te podías haber echado más colonia, que pestazo.

Solo me he dado un par de disparos, figura.

(Música disco)

¡Ey! ¿Qué tal? ¿Qué pasa?

Hacía mucho que no te veía por aquí. ¿Qué?

¡Que hacía que no te veía! Es la primera vez que venimos.

Ah, claro, a eso me refiero.

¿Queréis tomar algo?

¿Que si queremos tomar algo? -Venga sí.

Ricky, vamos a por unas huérfanas.

Acércate, coño.

Hola, guapo.

¿Quieres lomo? ¿Cómo?

¿Que si quieres lomo embuchado?

¿Qué haces? ¿Eres tonto o qué te pasa?

Chica, pensaba que querías. Flipado...

¿Qué haces aquí, chaval? Lo que mes sale...

¡Eh, eh!

¡Suéltame, coño, suéltame!

¡No se te ocurra tocarme! Vámonos.

¿De qué te ríes? Vámonos.

¿No te confundas conmigo? ¡Tira de una vez!

¡Cállate, coño! ¡Vamos!

¡Meteros para dentro que al final os vais a casa calentitos, maricones!

¡Gilipollas!

Se va a cagar ese maricón, no sabe con quien ha dado, va a flipar.

¡Cuidado, coño!

Me cago en mi puta madre.

Cómo me ha puesto el "jarsuéter". Te lo ha puesto bien, sí.

¿Has visto la que le he dado yo?

De refilón, le llega a entrar y le echo a dormir.

(Claxon)

¿Ves? ¿Te dije que venía o no?

Este pavo es ley antigua.

Me ha pillado a traición el maricón. Ha sido muy rápido.

No nos ha dado tiempo a nada, se ha metido a dentro.

Mejor.

Si le cojo yo caga vinagre.

Tranqui.

Mañana venimos y se lo explicamos. Está ahí.

Mira, ese ha sido, el del casco.

Venga, vamos a por él. Aquí no se puede.

Hay mucha peña. Claro, claro.

Le seguimos y le cogemos por ahí. Que hay más días que sandías.

Venga, coño, ¿le vas a dejar que se pire?

Vente, Luismi. ¿Dónde vas, Tarzán?

¡Déjame!

¡Ese no va abusar de mí! ¡Que te estés quieto!

Las cosas hay que hacerlas cuando hay que hacerlas.

Que te cagas con él, ¿no?

Pero ¿qué dices, niñato?

¡Eh, tú!

Dime.

¿Conoces a aquellos chavales?

No. ¿No?

Pues uno de ellos es mi hijo.

Muy bien, ¿y?

¿Y...?

Ven un momento, que te voy a explicar una cosa.

La que le va a dar, vas a flipar.

Que este pavo es muy chungo.

¿Qué pasa?

¿No te interesan unas alforjas de cuero con flecos para tu burra?

¿Cómo? (CHISTA)

De cuero bueno, bueno.

Puedes ir a la discoteca cuando quieras, te invita.

¿Le has dado mucho? Lo justo, no me gusta abusar.

Hay que saber bien donde está los atajos, tigre.

En cuanto me quite la puta hipoteca

alquilo el taller, me pillo una chocita en la playa

y a tocármela de mear.

Lo tengo todo "cubicado". Ya ves.

Qué cabrón.

¿Y tú qué vas a hacer de mayor?

Conductor de ambulancias. ¿Para salvar vidas?

Para saltarme los semáforos.

(RÍE)

Qué jodío...

Disfruta todo lo que puedas ahora.

Esto pasa a toda hostia, te lo digo yo.

¿De pequeño qué querías ser? ¿Yo? Lo que soy, un triunfador.

("La vida sigue igual"- Julio Iglesias)

Cómo te mola mi musiquilla, ¿eh, brother?

Oye, Darío, te tengo que pedir un favor.

Dime.

Ahí es, está en la segunda planta.

Vienes conmigo, ¿no? Yo vigilo, coño.

Uno se tiene que quedar fuera.

Vale, vale, vale.

¿Has visto qué fácil?

No te creas, ¿eh?

Me ha costado arrancarla, tenía un corto.

Anda que no aprendes, al final te voy a cobrar.

Oye, hijo puta, ¿no me ibas a esperar fuera?

Ahora sí que vas a ganar dinero. Ya ves.

No sabes los encargos que tengo, vamos a subir como la espuma.

Mañana tienes el día libre, campeón.

Pero si mañana es fiesta. Pues por eso.

Perdone, ¿cuánto cuesta?

Hombre, Darío, se presentó y vino, ¿eh?

¿Qué tal, Antonia? ¿Cómo va el negocio?

Regular, más bien mal. Hay mucho centros comerciales.

Oye, pues tiene un buen puesto, ¿eh?

Demasiado para mi edad, hijo.

Señora, perdone,

¿el precio es el que pone aquí? No, es la fecha de fabricación.

No te jode esta...

Hombre, quizá se le ha ido la mano, ¿no?

Qué va, cuanto más caro más pagan.

Hombre, eso sí.

Estás más delgado, ¿eh?

Muchas gracias, está muy bueno.

Lo has dicho cuatro veces, ¿quieres más?

Estoy bien, gracias. Pon el plato.

Gracias.

Tú ven cuando quieras que siempre estoy sola.

Hay días que no te da nadie ni los buenos días.

¿Su familia? Sí, es mi familia.

Deje, ya recojo yo.

Deja, si tengo tiempo, así me entretengo.

No para quieta. No, hay que moverse, hijo.

¿Y eso? Envejece uno menos.

Ahora voy a ver el telediario.

¿Y esto?

Se la he cogido a mi jefe.

Vamos monta, corre. ¿A dónde quieres ir?

Donde teníamos que haber ido hace tiempo.

¿Me dejas llevarla?

Luego.

Siempre luego pero luego nunca.

Coño, sácate el carné, no te jode.

Sácatelo tú primero.

A mí no me hace falta.

("Soy un truhán, soy un señor"- Julio Iglesias)

¿Qué puta mierda es esto, tío?

Buah, no tienes ni idea, este tío es un poeta.

Soy un truhán, soy un señor,

algo bohemio y soñador.

Y es que yo...

¿Qué te parece? Menudo aparato, chaval.

Quien la pillara.

¿Es una piba o un travelo? Es tu padre, no te jode.

No ves las tetas que tiene, tío.

Las veo, las veo.

Y podemos tocarlas.

Venga, vamos, que te invito.

Que me han dado un adelanto.

Me tengo que subir ya. Te vas a subir pero bien.

Venga, va, vamos a ser los primeros que sino no mola.

¿Qué tal, reina?

Ya ves, aquí, pasando el rato.

Hace muy buena noche, ¿no? Bueno...

Eres muy guapa.

¿Sí? Sí.

Pues gracias, príncipe.

¿A cómo va?

¿El qué?

Todo lo que se pueda.

(RÍE)

Eres muy pequeño, corazón.

Pero funciono que flipas, ¿eh?

Te lo puedes pasar pero que muy bien.

(Claxon) Eso no lo dudo.

Espérame un momento.

Lo que necesites, reina.

Hola. -¿Qué tal, guapa?

Bien, aquí. -¿Cuánto cobras?

Venga...

Anda.

Tú cuando seas grande no seas un flipado como este.

Entonces ¿qué?

Mira, vente dentro de un par de añitos

y vemos qué hacemos.

En un par de añitos nos hemos casado, diosa.

(RÍE)

¡Tú que sí, tronco, que sí! ¡Venga, coño!

Te lo juro, cuando ha visto cómo funciono.

Vamos a la furgoneta a follárnosla.

Estarás limpio, no podemos quedar mal.

Me duché el jueves.

La que le vamos a dar. Ya ves.

Encima juntos, nos acordamos toda la vida.

¡La vamos a dejar loca!

¡Vamos!

¡Vamos, coño, a ver si se la va a llevar alguien!

¿Crees que era tu viejo? Qué va, tronco.

Los fines de semana lo lleva otro conductor.

Hoy es lunes.

Bueno, y algún día de diario, coño.

Se turnan.

Yo también creo que no era él.

¿Qué te parece?

Parece nueva. Nos ha jodío.

Aquí trabajamos calidad.

Oye, tengo para vender esta, esta, aquella...

Tengo mogollón para vender.

Y esta es la hostia, esta es cojonuda.

Si conoces a alguien... ¿Esta también está barata?

Pues claro, tío, como la tuya.

Si me entero de alguien te lo digo. Gracias.

¡Niño!

Sácasela al caballero. La moto, ¿eh?

Hay que tener cuidado con este que es más rápido que Billy.

Te dejo que tengo un poquito de prisa.

Vale, compi, nos vemos. Ya sabes donde estamos.

Claro. Anda, vete por la sombra.

¡Tigre!

Tu primer sueldo, campeón.

Gracias.

¿Qué coño gracias? Te lo has ganado con dos cojones.

Ah, las cosas se piden antes de cogerlas, machote.

Y a ver en qué te lo gastas, ¿eh? Anda.

(SUSPIRA)

¡Vamos, tú, que vas a gastar el termo, coño!

(Puerta)

¡Va!

(Puerta)

(Puerta)

¡Ya va, coño!

¡Policía, alto!

(Timbre)

Alicia, Alicia.

¿Qué? ¿Está tu padre?

No, aún no ha llegado.

¿Vas a una fiesta de disfraces y no invitas?

Joder, Darío, tío. Es la última vez.

Que me metes en un lío. Por favor.

Me vas a meter en un lío, mi padre llega ya.

Alicia, que es la última vez, te lo juro.

Tira, anda, tira.

¿Le cuentas a tu padre todo lo que haces?

Un día te vas a matar, tío.

No jodas, me quedan muchas cosas por hacer.

Venga, anda, niñato.

Sí, si tuviese cinco minutos te hacía tocar el cielo.

¿Eres de 5 minutos? Bueno, ponle media hora.

Muchas gracias, te debo una.

Hola, Darío. Hola, Antonia.

¿No la habré despertado? No, no.

Estaba oyendo la radio, apenas duermo.

¿Le puedo dejar aquí mi mochila?

Ha cerrado por vacaciones.

¿Y qué vas a hacer ahora?

No sé, tendré que buscar algo.

Muchas gracias. ¿Quieres "kenflog" o galletas?

"Kenflog" mejor.

Ten cuidado que estará muy caliente, este micro está como una regadera.

¿Y tu familia?

Tengo una tía, pero vive fuera.

¿Y dónde vas a dormir?

Tómate la leche.

¿Ya te vas a acostar, hijo? Sí.

Que descanses. Hasta mañana si Dios quiere.

Buenas noches, Antonia. Buenas noches.

¡Eh!, ¿qué pasa, cabrón?

¿Cómo lo llevas?

De lujo, compi.

Estoy conociendo a una gente de puta madre.

La pena es no haber entrado antes.

No sabes los contactos que estoy haciendo.

Es que tengo de todo, televisión, consola...

Estoy yendo al gimnasio, niño.

¿No me ves bien? Se nota, se nota.

Hombre, me he sacado 20 años de encima.

Estás mejor dentro que fuera. Claro, tigre.

Hay que aprovechar las oportunidades de la vida, coño.

¿Qué te ha pasado?

Nada, a unos que se lo he tenido que explicar.

Tú estás más delgado, ¿no?

Claro, todo el día metiéndola, hijo puta.

Tampoco todo el día, pero no me quejo.

Yo aquí paso.

Oye, ¿te han...?

Tranqui, yo tengo código.

Pero la madriguera de momento mejor no, ¿vale?

¿Eh? ¿Y qué te ha dicho tu abogado?

Que va todo de puta madre, pero que si puedo que me escape.

Menudo maricón.

Se lo quería llevar muerto. Me dice el hijo de gran puta

que me declare culpable que así rebajan condena, ¿qué te parece?

Yo que no he hecho nada me voy a comer esto por la puta cara.

Le he mandado a tomar por culo, lo que hace la peña por no currar.

¿Y qué vas a hacer? Me ha dicho uno que es una máquina,

10 000 pavos y a la semana estás en la calle.

Lo he hablado con el juez que lleva lo mío.

Hostia, de puta madre. Sí, joder, ya.

Pero tengo que designar el caso esta semana

y me han quitado lo que tenía.

Y a ver de donde saco yo esta cifra, joder.

¿Alguien que te eche una mano? Sí,al cuello.

Ahí fuera el único que tiene código eres tú.

Tengo que salir de aquí pero ya niño, pero ya.

El banco me va a quitar el taller

y a ver qué hago yo al salir de aquí con la edad que tengo.

Toda la puta vida currando y ahora mira.

Tú no te agobies, tío, algo se podrá hacer, seguro.

¿Y yo aquí dentro qué quieres que haga?

¿Estás mal de la cabeza?

Está por la cara, coño.

Es una puta bola. La que te van a poner a ti,

retrasado mental.

Que no pasa nada. Que no, que te olvides.

Paso, es un marrón muy gordo.

Te necesito para sacarle de la trena.

¿Te la vas a jugar? Ha dado la cara por mí.

No le voy a dejar tirado, tengo código.

Lo que tienes es una pedrada importante.

¿Dónde vas? Ya no puedo más. Es para mí.

Joder, parece que no te dan de comer en casa.

Llevo toda la semana a verduras, tronco.

Por lo menos acompáñame a verlo.

Que no, coño, que ya te conozco yo a ti con lo de ver las cosas.

Vamos, coño, que ahora está a huevo.

Déjame comer tranquilo, ¿eh?

Me han dicho que para adelgazar tengo que comer despacio.

Vale, yo voy a mear. Sí, una polla...

A mí esto me da la vida, si me quedo en casa me apago.

Qué va, esta muy bien. Sí, porque no paro.

¿Siempre se ha dedicado a esto? No, me he dedicado a la costura.

Pero ya como hay tantos almacenes y tantas tiendas,

sale más barato comprarlo que hacerlo.

¿Qué prefiere usted, ahora o antes?

Hombre, ahora hay adelantos y mucha comodidad,

pero la convivencia de antes era mejor que la de ahora.

¿Si pudiese volver atrás volvería?

Por una cosa sí.

¿Dónde has cogido eso? Estaba en la calle de al lado.

Está nuevo.

La gente que se cansa muy pronto de las cosas.

Espere que ahora vengo.

No vamos mal. No, vamos muy bien.

Siempre que salgo contigo siempre encontramos algo.

Hacemos buen equipo. Muy bueno.

Parece que me has caído del cielo.

(Sirena)

Hola, buenas noches. Hola, buenas noches.

¿Voy muy deprisa?

No, señora, va un poco cargada, ¿no le parece?

Esto puede bien. No lo dudo.

Lleva usted una muy buena máquina.

Sí, va muy bien.

¿No sabe que la carga del vehículo no puede superar sus dimensiones?

No lo sabía.

¿Sería tan amable de enseñarme la documentación del coche?

Señora, tiene el carné de conducir caducado.

¿No me diga? Se me habrá pasado.

Se le habrá pasado hace 5 años.

¿5 años? Hay que ver cómo pasa el tiempo.

Voy a tener que inmovilizar el vehículo, señora.

Perdone, señor agente,

no podemos dejar esto ahí cargado, ya sabe lo que hay por ahí.

Si no le importa dejamos esto en casa

y no lo movemos hasta que renueve.

Muy buena idea.

(RADIO) "Indicativo 1, 12 para Marcelo.

Servicio de grúa requerido llegando al lugar referido".

Hola, ¿qué tal? Vengo de parte de Justo.

¿Qué vienes a pagarme lo que me debe?

¿Podemos hablar un momento a solas?

Pues tú dirás.

Nada, venía a buscar trabajo, a ver si tienes algo.

¿Cuántos años tienes? Cumplo 16 este año.

Ahora mismo no tengo nada. De lo que sea.

Puedo hacer cualquier cosa.

Lo siento. Aprendo rápido.

Me paga lo que vea. Ahora mismo no necesito a nadie.

Vale.

Vale.

Pues nada, ya vengo otro día a ver si hay suerte.

Hasta luego.